P. 1
Oración de los Talentos 3 de mayo

Oración de los Talentos 3 de mayo

|Views: 507|Likes:
Publicado porjucapeya
Oración para agentes pastorales
Oración para agentes pastorales

More info:

Published by: jucapeya on Jun 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/05/2015

pdf

text

original

Guía: El Señor nos recuerda que los dones recibidos pierden su valor si no los compartimos.

Pidámosle al Señor fructificar en obras buenas lo que nos da día a día. En el nombre del Padre… Canto: Yo creo en las promesas de Dios (2 x) Yo creo en las promesas de mi Señor. Si soy fiel en lo poco, él me confiará más. Si soy fiel en lo poco, mis pasos guiará (bis) Yo creo en la misericordia de Dios (2 x) Yo creo en la misericordia de mi Señor… TEXTO BÍBLICO: Mateo 25, 14-30
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: Un hombre que se iba al extranjero llamó a sus siervos y les encomendó su hacienda: a uno dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad; y se ausentó. Enseguida, el que había recibido cinco talentos se puso a negociar con ellos y ganó otros cinco. Igualmente el que había recibido dos ganó otros dos. En cambio el que había recibido uno se fue, cavó un hoyo en tierra y escondió el dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo, vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos. Llegándose el que había recibido cinco talentos, presentó otros cinco, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes otros cinco que he ganado. Su señor le dijo: ¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegándose también el de los dos talentos dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes otros dos que he ganado. Su señor le dijo: ¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegándose también el que había recibido un talento dijo: Señor, sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste. Por eso me dio miedo, y fui y escondí en tierra tu talento. Mira, aquí tienes lo que es tuyo. Mas su señor le respondió: Siervo malo y perezoso, sabías que yo cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí; debías, pues, haber entregado mi dinero a los banqueros, y así, al volver yo, habría cobrado lo mío con los intereses. Quitadle, por tanto, su talento y dádselo al que tiene los diez talentos. Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Y a ese siervo inútil, echadle a las tinieblas de fuera. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. PALABRA DEL SEÑOR

MEDITACIÓN DEL PAPA Este es el tesoro que Jesús encomendó a sus amigos al final de su breve existencia terrena. La parábola de hoy insiste en la actitud interior con la que se debe acoger y valorar este don. La actitud equivocada es la del

miedo: el siervo que tiene miedo de su señor y teme su regreso, esconde la moneda bajo tierra y no produce ningún fruto. Esto sucede, por ejemplo, a quien, habiendo recibido el Bautismo, la Comunión y la Confirmación, entierra después dichos dones bajo una capa de prejuicios, bajo una falsa imagen de Dios que paraliza la fe y las obras, defraudando las expectativas del Señor. Pero la parábola da más relieve a los buenos frutos producidos por los discípulos que, felices por el don recibido, no lo mantuvieron escondido por temor y celos, sino que lo hicieron fructificar, compartiéndolo, repartiéndolo. Sí; lo que Cristo nos ha dado se multiplica dándolo. Es un tesoro que hemos recibido para gastarlo, invertirlo y compartirlo con todos, como nos enseña el apóstol san Pablo, gran administrador de los talentos de Jesús» (Benedicto XVI). COMPARTIMOS brevemente la parábola de los talentos (en tríos):
1. ¿Cuáles son los talentos que el Señor me regalado? 2. ¿Cómo me he sentido o me siento al poner mis talentos al servicio de los demás? 3. ¿Qué siento que el Señor me pide cada día para dar más frutos al servicio del Reino?

PRESENTACIÓN: CON EL NOMBRE DE MARÍA Guía: De manera espontánea presentamos nuestras intenciones. Padre Nuestro…

¿QUÉ BIEN PUEDO HACER?
¡Se puede hacer tanto bien, Señor! que me alarmo e inquieto al contemplar el mundo en que vivo! ¡Hay tanta gente que sufre y tan pocas palabras de consuelo! ¡Hay tanta gente desesperada y tan pocos que ofrecen esperanzas! ¡Hay tanta gente infeliz y tan pocos que brindan alegría! ¡Hay tanta gente que odia y tan pocos que difunden amor! ¡Hay tanta gente que vive en soledad y tan pocos corazones acogedores! ¡Hay tanta gente equivocada y tan pocos que enseñan la verdad! ¡Hay tanta gente sin Dios y tan pocos profetas verdaderos! En este mundo agitado y sin paz, ¿Qué bien puedo hacer, Señor para obtener la vida eterna? Esta pregunta me inquieta, Señor. Tarea sublime y difícil ser hoy discípulo tuyo y seguirte. La vida eterna es herencia de los fuertes, De los que luchan sin derrotismo De los que trabajan sin medir esfuerzos. Este, Señor, es el programa de vida que me ofreces. Estoy dispuesto. Amén.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->