P. 1
Fundamentos de impresión

Fundamentos de impresión

|Views: 9|Likes:

More info:

Published by: Máximo D. Meridio G on Jun 22, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/19/2014

pdf

text

original

Fundamentos de impresión

http://www.quesabesde.com/camdig/articulos.asp?articulo=178

Fotografía digital | Vídeo digital | Mundo móvil | Cine en casa
quesabesde Buscar: cámaras digitales y fotografía artículos y reportajes

entrar/registrarse

Fundamentos

de...
martes, 17 de abril de 2007

Imprimir el artículo Enviar a un amigo

QUESABESDE.COM en Facebook Me gusta 18000

Actualidad Artículos Entrevistas Cámaras Objetivos Opiniones Vídeos Segunda mano Glosario Foro Enlaces Concursos

1 Resolución: la medida de la imagen digital 2 Interpolación, compresión y otras amistades peligrosas 3 Redimensionado: cambiando el tamaño de las fotos 4 Rutinas para después de disparar: de 2 a 4 megapíxeles 5 Rutinas para después de disparar: 5, 6 y 8 megapíxeles 6 De qué color es la foto digital 7 Cambiando el modo de color: blanco y negro, grises, virados… 8 Ajustando los niveles

suscripciones
boletines Para suscribirte a los boletines debes registrarte antes. Si ya eres usuario de QUESABESDE.COM, haz clic aquí. RSS Twitter

publicidad

Trabaja en QUESABESDE.COM

Las más nuevas
junio, 2012

Canon EOS 650D Sony DSC-RX100
mayo, 2012

publicidad

9 Ajuste con curvas: ¡Agarraros! 10 Curvas de ajuste: ejemplos prácticos 11 Dimensión y tono: las dos caras de la imagen digital 12 Destripando el histograma 13 Mejorar el enfoque 14 Selecciones: lo que hay detrás de la máscara 15 Selecciones: el traje a medida 16 Capas: ¿a qué piso va? 17 Capas: al séptimo, por favor 18 La compresión de imágenes 19 Canales: recipientes del color 20 Por qué a 16 bits 21 El tampón de

Pentax K-30 Pentax Optio LS465 Casio EX-ZR300 Sony NEX-F3 Sony A37 Leica X2 Leica V-Lux 40 Leica M Monochrom
¿Qué significa esta tabla?

Más visitados
1. Nikon D5100
10,35%

2. Nikon P510
9,18%

3. Nikon D3100
8,8%

4. Nikon D7000
6,44%

5. Canon EOS 1100D
5,88%

1 de 7

22/06/2012 02:24 p.m.

Fundamentos de impresión

http://www.quesabesde.com/camdig/articulos.asp?articulo=178

clonar 22 RAW: razones de peso 23 Acciones: el piloto automático 24 Técnicas de filtrado 25 Crear filtros personales 26 Gestión del color: una torre de Babel 27 Flexibilidad para retocar 28 La transparencia: una mirada al más allá 29 Ajuste básico del color 30 Cómo igualar los colores en fotomontajes 31 Transformar y deformar imágenes 32 Soluciones prácticas: corregir inclinaciones y perspectivas 33 Soluciones prácticas: adaptar fotos a perspectivas y cilindros 34 Brillo y contraste: dos herramientas básicas 35 Posterizar imágenes 36 Técnicas de coloreado 37 Soluciones prácticas: colorear por zonas 38 Un vistazo a los modos de fusión 39 Cómo usar los modos de fusión sin perderse en la jungla 40 Controlando los retoques con los modos de fusión 41 Digitalizar documentos: la biblioteca virtual 42 Tratamiento y ajuste de textos digitalizados 43 Película y sensor, dos almas sensibles 44 Señal versus ruido: ¡más alto, por favor! 45 Imágenes dinámicas e interactivas

2 de 7

22/06/2012 02:24 p.m.

Fundamentos de impresión

http://www.quesabesde.com/camdig/articulos.asp?articulo=178

Fundamentos de impresión
Gracias a las técnicas digitales, la fotografía tiene hoy dos tipos de soporte final: físico y electrónico. A pesar de que el destino de una toma puede relegarse exclusivamente a la pantalla de un ordenador, seguimos entendiendo como finalidad de los procesos fotográficos la creación de copias impresas en papel u otros soportes estables que no dependen más que de la luz ambiente para su contemplación. La impresión es la parte química de la fotografía que sobrevivirá. Por Paulo Porta

46 Dominar el exceso de contraste 47 HDR: rompiendo barreras 48 El color bajo control 49 Fundamentos de impresión 50 Tecnologías de impresión
Fotografía: página

principal Un aspecto generalizado en los sistemas de impresión es la utilización de soportes claros sobre los que se aplican sustancias colorantes o tintas que actúan como filtros al paso de la luz. Hablamos, por tanto, de sistemas sustractivos.

Por otra parte, cualquier tecnología de las que entran en juego dispone de un número limitado de tintas o colores base para formar las imágenes. Así pues, todo método de reproducción es un embudo y un filtro, y nunca una imagen impresa va a sustituir con exactitud la realidad captada. Sin embargo, esto sólo debería preocuparnos relativamente. Los avances tecnológicos deben encaminarse -y así lo han hecho durante estas últimas décadas- a superar el umbral de percepción de los defectos propios de los sistemas de tratamiento y reproducción de imágenes. Los defectos a que nos referimos se deben, especialmente en imagen digital, a la naturaleza numérica de los datos y, por tanto, al carácter discreto de sus escalas espaciales y cromáticas (volvemos a hablar, otra vez, de los componentes dimensional y tonal). Sin embargo, cabe advertir que estas características son, precisamente, las que proporcionan una enorme versatilidad al sistema y posibilitan un control teóricamente absoluto sobre el resultado final.

Al digitalizar una imagen o al crearla con medios digitales el motivo se reduce a cierto número de píxeles, y a cada píxel se le asigna un color único de una gama también restringida. La edición puede mejorar la visión de la imagen, pero también acentuar las limitaciones del sistema, produciendo posterizaciones, bandas, empastes. Ya en la salida, la superficie a imprimir se divide en zonas que se asocian a cada píxel, y se intenta reproducir su color combinando pequeñas gotas de un repertorio muy escaso de tintas (cuatro, habitualmente). El punto de partida, como se ve, no está exento de problemas. Veamos cómo se han ido sorteando. Aumento del número de píxeles Cuando nos referimos a "aumento del número de píxeles" lo hacemos a

3 de 7

22/06/2012 02:24 p.m.

Fundamentos de impresión

http://www.quesabesde.com/camdig/articulos.asp?articulo=178

propósito para evitar la expresión "aumento de la resolución". Dividir el motivo en más píxeles supone capturar y anotar más cantidad de información, y ello se traduce en una imagen con más detalle. Una imagen más detallada puede observarse más de cerca sin apreciar su estructura de filas y columnas, y sin que las siluetas se muestren escalonadas. Se puede imprimir a mayor resolución o a igual resolución, pero con un mayor tamaño superficial que otra imagen con menos píxeles. Además, una mayor definición soporta mucho mejor la edición. Aumento de la gama de color Ya supuso un salto cualitativo aumentar la información de color de un byte (paleta índice de 256 tonos) a tres bytes (RGB) o cuatro (CMYK). Actualmente, manejamos el mismo número de canales, pero podemos -sobre todo en RGB- aumentar la profundidad de bits de cada primario, pasando de 8 a 16, 32 ó 64. ¿Tiene sentido que continúe esta progresión? Ya estamos muy por encima del umbral de diferenciación. A una distancia de observación situada entre 35 y 40 centímetros, razonable para una copia pequeña, la estructura de píxeles deja de percibirse entre 180 y 200 píxeles por pulgada. Con una gama RGB de 8 bits por canal, los degradados más suaves se ven perfectamente continuos entre los 210 y 230 píxeles por pulgada. En realidad, no diferenciamos los casi 17 millones de colores de una gama RGB. Pero trabajar a 16 ó 32 bits tiene sentido en imágenes que se van a someter a una edición compleja, porque soportarán muchísimo mejor los efectos colaterales a cambio de duplicar o cuadruplicar temporalmente su peso informático. Técnicas de tramado Las pantallas utilizan tres colores, y muchas impresoras, cuatro. Afortunadamente, su yuxtaposición en pequeños puntos produce el conocido fenómeno visual de integración espacial llamado "dithering", por el que percibimos el color que resultaría de una mezcla real de luces o colorantes, sin necesidad de que el tamaño de cada punto sea muy pequeño. Lo que pretendemos, además, es "recrear" una gama de millones de tonos con muy pocas tintas. Evidentemente, necesitamos bastantes gotitas para representar cada píxel si queremos hacerlo con una gama variada de color. No es cierto, por tanto, que una impresora con una resolución de 1200 puntos por pulgada le quite partido a una resolución de imagen de 1200 píxeles por pulgada. Si se basa en técnicas de tramado -como prácticamente todas las domésticas, a excepción de las de sublimación-, la primera resolución debe ser varias veces mayor. Razonémoslo. ¿Qué significa una resolución de impresora de 720 puntos por pulgada? ¿Que la impresora es capaz de depositar 720 puntos en una distancia de una pulgada lineal? Pues no. No hay nada que impida a la impresora echar más tinta en esa pulgada hasta acabar el cartucho o deshacer el papel. Se trata, en realidad, de su capacidad para diferenciar en la pulgada de papel un total de 720 posiciones diferentes y acertar con una gota de tinta en cualquiera de ellas. La resolución de impresora se denomina técnicamente direccionamiento, y es una cuestión de precisión, no de cantidad. Tampoco es cierto que una impresora de inyección mejore su resolución aumentando el número de inyectores por cabezal. Con uno solo por cartucho sería suficiente. Lo que se logra con más inyectores es acelerar la impresión -una foto son muchísimos millones de gotas- y gestionar mejor la combinación de tintas según el tamaño de la gota y su tiempo de secado. El direccionamiento se puede ilustrar con una cuadrícula imaginaria según un sistema simple de coordenadas (A, en la siguiente figura). La técnica tradicional de semitono consiste en juntar varias posiciones para poder agrupar gotas de tinta en puntos de diferentes tamaños. De este modo, se pueden simular grados de coloración, cuando realmente

4 de 7

22/06/2012 02:24 p.m.

Fundamentos de impresión

http://www.quesabesde.com/camdig/articulos.asp?articulo=178

lo que varía es la proporción de superficie cubierta con la tinta.

Cada grupo de posiciones se llama celda de semitono (B, en azul), y cada gota de tinta se denomina pinta o "spot", mientras que cada grupo es un punto o "dot". De todos modos, dpi (del inglés "dots per inch", esto es, puntos por pulgada) siempre se refiriere al direccionamiento, mientras que la frecuencia de celdas de semitono o lineatura se expresa en lpi (líneas por pulgada) y obviamente es un submúltiplo de dpi. A ambas frecuencias aún se va a superponer una tercera: la resolución de imagen (C, en rojo) expresada en píxeles por pulgada y que indica la superficie que se asocia a cada píxel. Es razonable pensar que lo ideal es que coincidan esta resolución y la lineatura, y que la frecuencia de direccionamiento las multiplique varias veces. La lineatura se controla por software. Con celdas de semitono grandes se consigue más gradación tonal, porque hay más pasos entre el blanco y el tintado completo del papel. Con celdas de 5 x 5 pintas de impresora, el factor de lineatura es 5, y los niveles de tintado, 25. Por ejemplo, con una resolución de impresora de 1200 dpi y celdas de 6 x 6, la lineatura es 1200 / 6 = 200 lpi, pero la escala de tintado tiene 6 x 6 = 36 grados (37, si contamos el blanco). Sin embargo, la misma impresora con celdas de 10 x 10 consigue 101 niveles, aunque a costa de disminuir a 120 lpi la lineatura y, por tanto, aumentar la trama de puntos de semitono. Alcanzar los 256 niveles requiere un factor 16. Si además queremos que el tramado de semitono suba de 200 puntos por pulgada para que no salte a la vista, podemos concluir que una resolución mínima de 3200 dpi es deseable para cualquier sistema de impresión por tramado. Superposición de tintas Además del tramado, una forma de aumentar el número de tintas es mezclarlas, depositando una gota sobre otra antes de que esté completamente seca. Hasta hace muy poco, sólo se conseguían superponer dos. Superponer al negro otra tinta no es operativo en un sistema sustractivo. Con tintas cmyk se consiguen tres primarios extra: azul (c + m), rojo (m + y) y verde (c + y). En total, con el negro y el blanco, los ocho tonos fundamentales. Un cartucho extra aportaría otros cuatro tonos: el suyo y las mezclas con cada cartucho existente, excepto el negro. El siguiente aumentaría la gama en cinco, y así sucesivamente. Las impresoras que agregan tintas magenta claro y cian claro lo hacen para disimular el tramado en los degradados suaves de zonas luminosas, concretamente las luces en la piel y en los cielos. Las que ofrecen cartuchos rojo y verde lo hacen para ampliar la gama tonal reproducible y evitar la pérdida de los primarios aditivos. Tecnologías recientes como PhotoREt gestionan la superposición de más gotas de tinta sobre la misma posición, llegando hoy a 32. Consiguen así multiplicar el número de matices sin tener que aumentar la resolución de la impresora. Gotas más pequeñas La reducción del tamaño de las gotas ha sido otro gran avance. Pasar de 60 picolitros a 1 ó 2 por gota no sólo ha permitido la superposición de más colores, sino tiempos de impresión más rápidos -con un aumento del número de inyectores- y el manejo de resoluciones más altas.

5 de 7

22/06/2012 02:24 p.m.

Fundamentos de impresión

http://www.quesabesde.com/camdig/articulos.asp?articulo=178

En efecto, es inútil conseguir un direccionamiento más fino, de mayor frecuencia espacial, si el diámetro de la gota supera en más de 1,41 la distancia entre dos posiciones consecutivas (A, en la figura anterior). Ambas magnitudes deben guardar una proporción adecuada (B). Además, con gotas de pocos picolitros es inapreciable la ganancia de punto, defecto consistente en el engrosamiento de la gota sobre el papel, que ha desaparecido prácticamente en la inyección de tinta. (No así en la impresión off-set, ya que otra de sus causas es la presión de los rodillos sobre el papel.) Sin ganancia de punto ya se puede sustituir con éxito la trama de semitono por tramados de difusión, con lo que la continuidad visual es mucho mejor.

Celdas de semitono con diferentes niveles de tintado.

Los mismos valores, con tramado de difusión.

Depurar la composición de las tintas Existe una gran variedad de tintas para impresión: sólidas o líquidas, de base acuosa u oleaginosa, orgánicas o plásticas... Para inyección, se ha utilizado sobre todo tinta líquida de base acuosa, con la que se alcanzan tamaños de gota casi microscópicos y una gran flexibilidad. Su punto débil es la capacidad de tintado, ya que el colorante nunca supone más del 10% de la mezcla. Ésta ha de contener, además de una gran proporción de agua, otras sustancias emulgentes, surfactantes, antioxidantes, bactericidas, controladores de viscosidad, de pH, de adherencia... Las tintas sólidas son un poco más consistentes, porque se dejan absorber y difuminar menos por el papel, pero son las basadas en la dispersión de pigmentos las que han mejorado notablemente. Al no estar realmente disueltas en el medio, las partículas de pigmento permanecen en la superficie del papel. Además, son mucho más resistentes a los agentes externos que los colorantes, por lo que aseguran una estabilidad y duración mucho mayores. Con todo, el uso de pigmentos en suspensión también ha aportado problemas que poco a poco se van superando. Se ha hablado mucho de los defectos de acabado, como el metamerismo o el bronzing, pero también está su opacidad, que dificulta la mezcla por superposición. Por otra parte, estas tintas son menos homogéneas y necesitan inyectores con boquillas más anchas, con lo que se pierde resolución espacial. Mejorar las características del papel El papel influye muchísimo en el resultado final. Basta probar a imprimir la misma imagen en diferentes soportes. El papel corriente es totalmente inadecuado para impresiones de alta definición, sobre todo porque es muy fibroso. La tinta se seca lentamente, dispersándose dentro del soporte. Los colores se mezclan y es fácil que solamente consigamos tonos apagados y sucios.

6 de 7

22/06/2012 02:24 p.m.

Fundamentos de impresión

http://www.quesabesde.com/camdig/articulos.asp?articulo=178

El gramaje del papel -peso en gramos por metro cuadrado- y el calibre o espesor aportan robustez y capacidad de absorción, aumentando además la opacidad, aunque ésta también depende del colorante base, normalmente blanco. Son particularmente importantes las características superficiales. Los papeles especiales para impresión tienen varias capas, principalmente una capa receptora, menos fibrosa y más uniforme para evitar que la tinta se desparrame, más encolada para reducir el tiempo de secado y absorción, y a veces con una subcapa resinosa para evitar que el medio líquido de la tinta atraviese el papel y lo ablande. Los papeles buenos, por tanto, tienen más capacidad de absorción, pero ésta es rápida. Admiten más tinta y son capaces de mantenerla en superficie, lo que ayuda a aumentar la intensidad del color y el rango tonal. Por su parte, el papel ha de aportar un tintado blanco de calidad. En brillo se consigue mayor detalle y contraste que en mate, alcanzándose hasta un 90% de reflexión de la luz. Si en este artículo nos hemos centrado en la exposición de los factores físicos y las técnicas de impresión, en el próximo nos ocuparemos de los sistemas existentes y las opciones que ofrecen. Paulo Porta

Paulo Porta es profesor de instituto. Imparte plástica y fotografía digital y es autor del manual 'Fotografía e Imaxe Dixital'. Los artículos de la serie "Mapa de bits" se publican, normalmente, los días 15 y 30 de cada mes.

Comenta este artículo en el foro

Díselo a un amigo

Añadir a favoritos

RSS

Facebook

Twitter

Ofertas de trabajo

Contacta con nosotros Política de privacidad Preguntas frecuentes Foro de fotografía digital Publicidad Quiénes somos

Mapa de la web

Resolución mínima de 1024 x 768 © Copyright 2001-2012, Exartia Media SL

7 de 7

22/06/2012 02:24 p.m.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->