Está en la página 1de 1

JULIO GARMENDIA (1.898-1.

977)
Julio Garmendia es considerado uno de lo más destacados cuentistas
venezolanos y creador de un estilo propio como es la literatura fantástica. Sus
obras más conocidas “¡Tiendas de Muñecas” (1927), y la “Tuna de Oro” (1951),
han traspasado la frontera patria. Julio Garmendia nació el 9 de enero de 1898
en la hacienda “El Molino”, El Tocuyo, propiedad de su familia,- una de las más
adineradas de la región - siendo sus padres Rafael Garmendia y doña Celsa
Murrieta.

Quedando huérfano de madre a muy temprana edad, su padre lo lleva a vivir


con su abuela en Barquisimeto. Allí estudia en el Colegio de Pablo Wohnsiedler
y en La Salle. Siendo un adolescente publica algunos escritos en el periódico “El
Eco Industrial”. Nuevamente la desgracia familiar, la muerte de la abuela, trae
cambios a su vida. En 1914 se traslada a Caracas con la intención de hacer
estudios en el área comercial, lo cual deja muy pronto y desde entonces se
dedicaría a lo que es realmente su pasión; la escritura, convirtiéndose en uno de
los redactores del diario “El Universal” que para entonces dirigía Luis Correa. Se
hace amigo de los más importantes intelectuales, como José Semprúm, Andrés
Eloy Blanco, Pedro Sotillo, Blas Millán, Mariano Picón Salas y Antonio Arráiz,
con quienes conformaría la conocida generación del 18.

En 1923 sale rumbo a Europa en busca de nuevas fuentes para su creación


literaria regresando a Venezuela en 1940. Es allí, en el viejo continente, donde
escribe su primera gran obra “Tienda de Muñecas” (1927).

La narrativa de Julio Garmendia es única en el país, logrando romper con el


realismo y criollismo de la época en la que le toca desarrollarse, creando su
propio perfil bajo la atmósfera de la ficción, lo fantástico, lo imaginario en
donde predomina lo ingenuo, el profundo amor a la naturaleza y también el
humor. Su obra no fue tan extensa, ni tan periódica, por lo que ha sido más la
calidad de la misma la que le ha dado el puesto de honor al escritor. Su segundo
y último libro “La Tuna de Oro” (1951) aparece a 24 años de distancia del
primero y si bien hoy conocemos además de éstos, “La Hoja que no había caído
en su Otoño” (1959) y “Opiniones para después de la Muerte” (1984), son
publicaciones producto de la recopilación de escritos sueltos, el último
comprende los realizados entre 1917 a 1924. Además publicó algunos cuentos
que conforman ya la lectura obligatoria para los venezolanos como son; “El
Difunto Yo”, “El Librero”, “Guachirongo”, entre otros. En 1973 obtuvo el Premio
Nacional de Literatura, en 1976 le es otorgado la medalla Honor al Mérito por
parte del gobierno nacional. El 9 de julio de 1977 a la edad de 79 años muere
don Julio Garmendia.

(http://elinformador.com.ve/nueva/xxprint.php?ArtID=49782)

Intereses relacionados