P. 1
Mortalidad Infantil

Mortalidad Infantil

|Views: 2|Likes:

More info:

Published by: Alexito Elunico Enamoradodealison on Jun 22, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/21/2015

pdf

text

original

Mortalidad Infantil, en la Niñez, Adulta y Materna 129 MORTALIDAD INFANTIL, EN LA NIÑEZ,ADULTA Y MATERNA 8 Al igual que en las encuestas

anteriores del mismo tipo, en la ENDSA 2008 se obtuvo la historia denacimientos de cada una de las mujeres entrevistadas, en la que se averiguó el sexo, fecha de nacimiento,edad actual y la condición de sobrevivencia de cada hijo nacido vivo. En el caso de los nacidos vivos quefallecieron se registraba la edad a la que había ocurrido el deceso, con tres variantes: En días para niños que murieron durante el primer mes de vida; En meses para los que perecieron entre uno y 23 meses; y En años para los que fallecieron después de cumplir los dos años.Los datos recolectados en las historias de nacimientos permiten calcular, para períodosdeterminados, las siguientes probabilidades de morir: Mortalidad neonatal: probabilidad de morir durante el primer mes de vida (MN); Mortalidad infantil: probabilidad de morir durante el primer año de vida (1q0); Mortalidad post-infantil: probabilidad condicional de morir entre el primero y el quinto aniversario (4q1); Mortalidad en la niñez: probabilidad de morir antes de cumplir 5 años (5q0).También se calcula la mortalidad post-neonatal como la diferencia entre la mortalidad infantil y laneonatal. Todas las tasas de mortalidad se expresan por 1,000 nacidos vivos, excepto la tasa de mortalidadpost-infantil la cual se expresa por 1,000 niños que han alcanzado los 12 meses de edad.Al igual que las otras variables demográficas, la mortalidad está sujeta a errores de declaración. Laconfiabilidad de las estimaciones de la mortalidad depende de los niveles de omisión de hijos que hanfallecido al poco tiempo de nacer, especialmente cuando la defunción ha ocurrido bastante tiempo antes dela encuesta. Es importante, de igual manera, la calidad diferencial de la declaración de las fechas denacimiento de hijos sobrevivientes e hijos muertos. Otro problema que puede ocurrir es la declaraciónerrónea de la edad al morir o de la fecha de defunción del hijo. En encuestas en muchos países se haobservado una tendencia en las madres a redondear hacia "un año" (12 meses) como edad del hijo al morir,aún cuando el niño hubiera fallecido no exactamente a los 12 meses sino en meses próximos a esa edad.Este redondeo hace que en el mes 12 se produzca una gran concentración de defunciones. Cuando lamagnitud del traslado de muertes ocurridas a los 10 u 11 meses de vida, hacia el año, es grande, se originauna subestimación de la mortalidad infantil y la sobreestimación de la mortalidad post-infantil. En el caso dela ENDSA2008y al igual que en la ENDSA 2003, no hay evidencias de desplazamientos significativos deedades al fallecer informadas para los menores de un año hacia los 12 meses o más en las declaracionesreferidas a los cinco años anteriores a la encuesta (véase el Cuadro C.6 del Apéndice C). 8.1 NIVELES Y TENDENCIAS DE LA MORTALIDAD INFANTIL Y EN LA NIÑEZ En el Cuadro 8.1 se presentan estimaciones de la mortalidad infantil y en la niñez para los tresquinquenios anteriores a laENDSA2008, calculadas utilizando métodos directos de estimación a partir de lashistorias de nacimientosy defunciones obtenidas en las entrevistas a mujeres en edad reproductiva. 1Las estimaciones de mortalidad en lasENDSASno sontasassino probabilidades calculadas siguiendo los procedimientos estándarpara construcción de tablas de mortalidad. Para cada período calendario se tabulan las muertes y las personas expuestas para losintervalos de edad en meses: 0, 1-2, 3-5, 6-11, 12-23, 24-35, 36-47 y 48-59, para luego calcular probabilidades de sobrevivencia encada intervalo de edad. Finalmente se calculan las probabilidades de morir multiplicando las respectivas probabilidades desobrevivir y

restando de 1. Una descripción detallada del método para calcular las probabilidades de morir se encuentra en Rutstein,1984. | Mortalidad Infantil, en la Niñez, Adulta y Materna 130 Especial atención debe prestarse a la mortalidad durante el primer mes de vida (mortalidadneonatal), pues cuando desciende la mortalidad se espera que los riesgos tiendan a concentrarse en el primermes de vida, por provenir ellos fundamentalmente de razones congénitas. En cambio, las causas de lasdefunciones a partir del segundo mes de vida son atribuibles a los condicionantes socio-económicosimperantes en los hogares y en su entorno. Cuadro 8.1 Según la ENDSA 2008 , de cada 1,000 niños que nacieron en el país durante el último quinquenio (periodo 2003-2008), 63 murieron antes de cumplir su quinto año de vida. Este nivel de mortalidad en la niñez es inferior en 12puntos por mil comparada con la estimación derivada de la ENDSA 2003 para el penúltimo quinquenio (periodo1998-2003): 75 por mil nacidos vivos. La tasa de mortalidad infantil también tuvo un descenso en los últimos años, pasando de 54 por mil nacidosvivos para el penúltimo quinquenio (según la ENDSA 2003) a 50 por mil para el último (de acuerdo a laENDSA2008). Por otra parte, si bien en los últimos dos quinquenios no se aprecia una disminución en el nivel de mortalidadneonatal al confrontar las estimaciones derivadas con laENDSA 2008 (27 por mil nacidos vivos para el periodo2003-2008) y con la ENDSA 2003 (27 por mil nacidos vivos para el periodo 1998-2003), sí se observa unatendencia decreciente al comparar las estimaciones para los dos últimos quinquenios basadas únicamente en la ENDSA 2008 , pasando de 34 a 27 por mil nacidos vivos
Procede señalar aquí que los valores de las probabilidades de morir a las diferentes edadesconsideradas son especialmente susceptibles a los errores y variaciones aleatorias de las encuestas pormuestreo, dada la baja frecuencia relativa de estos eventos en la población total. Esta situación conllevala necesidad de ser cautelosos en la interpretación de las tendencias observadas, sean éstas dadas poruna encuesta en particular o establecidas mediante la comparación de valores puntuales derivados dediferentes encuestas. Los intervalos de confianza de las estimaciones de mortalidad se presentan en elApéndice B.

Con el fin de ilustrar lo apuntado en el párrafo anterior se presentan en el Gráfico 8.1 las tasas demortalidad infantil (probabilidades de morir durante el primer año de vida), resultantes para los tresquinquenios que precedieron a la ENDSA2008 y para períodos similares referentes a las otras encuestasde demografía y salud realizadas en el país en 1994, 1998 y 2003. 8.2 DIFERENCIALES DE LA MORTALIDAD INFANTIL Y EN LA NIÑEZ Para el análisis de los diferenciales de la mortalidad es recomendable ampliar el período dereferencia hacia los 10 años anteriores a la encuesta, debido a que el tamaño de la muestra puede serinsuficiente para proporcionar estimaciones confiables para un período de cinco años para muchas de lascaracterísticas estudiadas. Por dicha razón, las estimaciones presentadas para la

E NDSA 2008 en el Cuadro8.2 por características socioeconómicas y en el Cuadro 8.3 por características demográficas se refieren a unperíodo de diez años. Sin embargo, en el Apéndice C se presentan las tasas de mortalidad por característicasseleccionadas para los 5 años que precedieron la encuesta.Los niveles de la mortalidad infantil y en la niñez se resumen en el Gráfico 8.2 por área deresidencia, departamento y nivel de educación. En el Apéndice B se presentan los errores de muestreo paralas estimaciones de mortalidad para los dos intervalos: cinco y diez años Al igual que en las encuestas anteriores, los resultados de la ENDSA 2008 corroboran que el nivel educativoalcanzado por la madre es la característica que conlleva las mayores diferencias en los riesgos de mortalidadinfantil: los niños de madres sin educación tienen una probabilidad de morir durante el primer año de vida (107por mil) tres y medio veces más que los hijos de madres con nivel de educación superior (24 por mil). El departamento de residencia también marca amplias diferencias. Esto es, la tasa más alta de mortalidad infantilse presenta en Potosí (101 por mil), más de dos veces que la tasa más baja, registrada en Santa Cruz (31 por mil). Otra característica ampliamente discriminante del nivel de mortalidad infantil es la riqueza poseída por loshogares. En hogares del quintil más bajo la probabilidad de morir en el primer año de vida (89 por mil) es másde dos veces que en el quintil más alto (26 por mil). Para las demás características estudiadas, área y región deresidencia, los valores más altos están alrededor de una vez más que los valores más bajos, lo cual no significaque esas diferencias no sean importantes. El orden de las características según su poder discriminante de los niveles de mortalidad en la niñez y neonatales similar a lo observado para el caso de la mortalidad infantil. En ambos casos el nivel de educación de lasmadres es el más importante, seguido por el departamento de residencia y quintil de riqueza. Nuevamente laregión y área de residencia presentan las diferencias extremas más bajas, pero no por ello menos importantes. Como era de esperar, la tasa de mortalidad presenta grandes variaciones en cada una de las característicasanalizadas. La diferencia más amplia se presenta cuando se considera el intervalo intergenésico. Esto es, la tasade mortalidad infantil para los nacimientos sucesivos espaciados por un tiempo inferior a dos años (105 por mil)es casi dos veces más que en nacimientos con intervalo intergenésico de 4 años o más (37 por mil). Esteresultado confirma el vínculo estrecho que existe entre la fecundidad y la mortalidad infantil en particular. Similar diferencia máxima se tiene al considerar el tamaño al nacer. Entre los niños cuyo tamaño al nacer seconsidera pequeño o muy pequeño la tasa de mortalidad infantil (93 por mil) también es casi dos veces más queentre los nacidos con tamaño normal o mayor (36). El orden de nacimiento y la edad de la madre al nacimiento de sus hijos son otras dos características en las quese registran importantes diferencias, si bien menos amplias que en los dos casos previos. En efecto, el nivel demortalidad infantil entre los nacimientos de séptimo orden y más (91 por mil) es el doble que en nacimientos deprimer orden (46 por mil). Nuevamente se puede apreciar la asociación estrecha entre fecundidad y mortalidadinfantil Al considerar la edad de la madre al nacimiento de sus hijos, la tasa más alta de mortalida infantil se encuentraen nacimientos de madres de 40 a 49 años (96 por mil), casi el doble de la tasa más baja estimada paranacimientos de madres de 20 a 29 años (51 por mil). Cabe

resaltar que el nivel de mortalidad infantil en hijos demadres adolescentes (63 por mil) es mayor que en hijos de madres de 20 a 29 años. La diferencia por sexo es menos amplia que en todos los anteriores casos: 63 por mil en hombres, frente a 53 pormil en mujeres. El orden de las características demográficas según su poder discriminante de los niveles de mortalidad en laniñez es similar a lo observado para el caso de la mortalidad infantil. En cuanto a las diferencias de mortalidad neonatal, las más amplias se encuentran según el tamaño al nacer, másque según la amplitud del intervalo intergenésico. 8.3 MORTALIDAD PERINATAL La mortalidad perinatal es unindicador de los riesgos de muerte ligados ala reproducción y es muy importante porquepermite tener reflejo de la atención prenatal,durante el parto y postparto, actuando comodemarcador tanto de la calidad del serviciode salud materno infantil como de lacondición nutricional de la madre y delentorno en que ésta vive.Tanto los nacidos muertos como lasdefunciones neonatales muy tempranas sondifíciles de identificar y es por ello que elcálculo de este indicador es complicado porfalta de datos precisos. A esto se suma elhecho de no contar con un buen sistema deestadísticas vitales que proporcione infor-mación confiable, de allí que las estima-ciones de la tasa de mortalidad perinataldependen de encuestas como la ENDSA 2008 .La distinción entre un nacido muertoy una muerte neonatal no es fácil de hacer yrequiere que la madre recuerde a menudosignos débiles de vida después del parto. Lascausas de mortinatos y muertes neonatalesestán correlacionadas y si sólo se examinauna de ellas se puede subestimar el nivel dela mortalidad perinatal. Por esta razón lasmuertes alrededor del alumbramiento secombinan en la tasa de mortalidad perinatal.En La ENDSA 2008 se recolectóinformación sobre mortinatos a partir de enerodel 2003, en el calendario reproductivoincluido al final del cuestionario. En el Cuadro8.4 se detallan los resultados: se incluye elnúmero de nacidos muertos (muertes fetalesen embarazos de 7 o más meses de duración), las muertes neonatales tempranas (aquellasocurridas entre nacidos vivos durante laprimera semana), el número de embarazos de28 semanas (7 meses) o más de gestación y latasa de mortalidad perinatal. Ésta se calculacomo la suma de nacidos muertos y muertesneonatales tempranas dividida por losembarazos de siete o más meses de duración.Los resultados se presentan por característicasseleccionadas. Según la ENDSA 2008, la tasa de mortalidad perinatal es de 29 defunciones por mil embarazos de siete o másmeses de duración, ligeramente inferior a la estimada con la ENDSA 2003: 31 por mil. Del total de muertes perinatales, las defunciones neonatales tempranas representan casi las dos terceras partes(62 por ciento), mientras los mortinatos constituyen un poco más de la tercera parte (38 por ciento). Estasuperioridad - del número de defunciones neonatales respecto del número de mortinatos – es cerca de ser generalen el país por observarse en casi todos los subgrupos de población. Puede apreciarse que entre las características analizadas el nivel educativo de las madres constituye el principalfactor diferenciador de los niveles de mortalidad perinatal: 72 por mil en mujeres sin educación, frente a apenas17 por mil en mujeres con educación superior. El departamento de residencia también es una variable ampliamente diferenciadora: el nivel más alto demortalidad perinatal se presenta en Potosí (40 por mil), mientras los niveles

más bajos se registran en losdepartamentos de Beni/Pando y Santa Cruz (14 y 16 por mil, respectivamente). Las diferencias extremas entre los niveles de mortalidad perinatal al examinar la edad de la madre al nacimiento,el intervalo intergenésico, el quintil de riqueza y el área de residencia son inferiores a las observadas para niveleducativo y departamento. En todos esos casos las diferencias extremas son inferiores a 20 puntos por mil. La diferencia más baja entre niveles de mortalidad perinatal se observa al comparar áreas de residencia: 36 pormil en el área rural, en comparación a 23 por mil en el área urbana, una diferencia de 13 puntos por mil, peroigualmente importante. 8.4 GRUPOS DE ALTO RIESGO REPRODUCTIVO Con el fin de sintetizar los diversos aspectos antes presentados, el estudio de la mortalidad tambiénpuede emprenderse a través de las categorías de alto riesgo de mortalidad en la población, no sólo desde elpunto de vista de los niños nacidos vivos, sino también desde el punto de vista del grupo de mujeres cuyoshijos se encuentran en categorías de riesgo de mortalidad en el futuro. Normalmente se consideran como deriesgo elevado los nacimientos que ocurren en las siguientes condiciones: La madre tiene menos de 18 años al momento del nacimiento del niño; La madre tiene más de 34 años al momento del nacimiento del niño; El intervalo intergenésico es menos de 24 meses; El orden del nacimiento es mayor de 3.Tomando en cuenta estos grupos se construyen categorías especiales de riesgo combinando dos omás de ellos. Por otro lado, las mujeres se asignan a una categoría dada dependiendo de la situación en quese encontrarían en el momento del nacimiento del niño si éste fuese concebido en el mes de la entrevista:edad actual menor de 17 años y 3 meses; edad actual mayor de 34 años y 3 meses; el nacimiento anteriorocurrió hace menos de 15 meses; el nacimiento anterior era de orden 3 o superior.El Cuadro 8.5 contiene el porcentaje de niños nacidos en los últimos cinco años en grupos de altoriesgo de mortalidad y el porcentaje de mujeres en unión a riesgo de concebir un niño con alto riesgo demortalidad, según categorías de riesgo. La razón de riesgo en la segunda columna del Cuadro 8.5 se definecomo el cociente de (1) la proporción de niños muertos entre aquellos nacidos en una categoría específica deriesgo, y (2) la proporción de niños muertos entre aquellos nacidos a mujeres en ninguna categoría deriesgo elevado . Los primeros nacimientos a mujeres entre 18 y 34 años constituyen una categoría especialde riesgo no evitable .Las mujeres y niños en diferentes categorías de riesgo reproductivo detalladas en el Categorías de alto riesgo reproductivo En Bolivia, entre los niños nacidos en los cinco años anteriores a la encuesta, más de la mitad (53 por ciento) seencuentra en alguna categoría de riesgo elevado de mortalidad. Este nivel de riesgo es inferior al estimado con laENDSA 2003: 58 por ciento. Los nacimientos más frecuentes en dicho periodo fueron los de orden superior a tres (16 por ciento) y losnacimientos de madres de más de 34 años y, a la vez, de orden mayor a tres (11 por ciento). Lo que equivale adecir que estas dos categorías - una individual y la otra una combinación - juntas concentran la mitad de losnacimientos en riesgo elevado de muerte, pero que pudo ser evitable. Cabe resaltar que sólo una cuarta parte (26 por ciento) de todos los nacimientos no se encuentra en ninguna delas categorías de riesgo definidas. Para estos nacimientos, su razón de riesgo es 1. En las demás categorías, tantoinevitables como evitables, la razón de riesgo es superior a 1.

Para los nacimientos pertenecientes a alguna categoría de riesgo elevado, pero evitable, su riesgo de muerte es87 por ciento más que para los nacimientos fuera de riesgo. En las categorías de riesgo con mayor frecuencia de nacimientos - vale decir los nacimientos de orden superior atres y los nacimientos de madres de más de 34 años y, a la vez, de orden mayor a tres - los riesgos de muerte son45 por ciento y 84 por ciento, respectivamente, más que para los nacimientos fuera de riesgo. Por otra parte, un 69 por ciento de las mujeres actualmente unidas está en riesgo de concebir hijos cuyo riesgo demortalidad es elevado. Este nivel es levemente inferior al obtenido con la ENDSA 2003: 71 por ciento. Al examinar algunas categorías específicas, destaca que un 13 por ciento de las mujeres en unión está en riesgode concebir hijos cuyo orden de nacimiento es mayor a tres. Pero, resalta aún más el resultado que casi la terceraparte de las mujeres en unión (29 por ciento) está en riesgo de concebir hijos a una edad superior a 34 años y deorden mayor a tres. 8.6 MORTALIDAD ADULTA Y MATERNA La mortalidad materna, lo mismo que la adulta, es un fenómeno de rara ocurrencia, si se comparacon la mortalidad infantil, aún en países con altos niveles de mortalidad. En la ENDSA 2008 se incluyó unmódulo especial con el propósito de evaluar los niveles de mortalidad materna a partir de información dela sobrevivencia de las hermanas de las mujeres entrevistadas, utilizando métodos directos e indirectos deestimación.A todas las mujeres de 15-49 años entrevistadas en los hogares visitados se formularon lassiguientes preguntas sobre todos y cada uno de sus hermanos y hermanas de parte de la misma madre:

murió para aquellos/asque fallecieron nas que fallecieron con 12 años o más de edad se recolectó información sobreparidez o si murió durantelos dos meses siguientes después de un parto o aborto debió a complicaciones de un embarazo o el parto Calidad de la Información Las estimaciones de mortalidad adulta y materna derivados de las ENDSAS se basan ensupuestos con relación a la cobertura de los hermanos y hermanas de las personas entrevistadas, lacondición de sobrevivencia, y para los fallecidos, las circunstancias en las cuales murieron, implícitos enel método utilizado, llamado método de las hermanas. En el Cuadro 8.6 se presentan indicadores sobre lacobertura de la información recolectada lo cual permite una primera evaluación de la calidad de lainformación. En general, no se evidencian sesgos en la información recolectada. Estimación de la Mortalidad Adulta El Cuadro 8.7 ilustra los cálculos para la estimación de la mortalidad adulta para el período de 10años que precedió la ENDSA 2008. En realidad, los cálculos de las tasas se hacen en términos de meses-persona de exposición (vividos), no número de personas. Cada persona contribuye con meses deexposición a los diferentes grupos o intervalos de edad por los cuales pasa dicha persona durante elperíodo de estimación, en este caso los últimos 10 años. Quien muera durante el período contribuye conmeses de exposición,

para el denominador de la tasa, hasta el mes del fallecimiento, y por supuestocontribuye con una muerte al numerador de la tasa. Para efectos del Cuadro 8.7, los meses-persona seconvierten en años-persona dividiendo por 12 Estimación de la Mortalidad Adulta El Cuadro 8.7 ilustra los cálculos para la estimación de la mortalidad adulta para el período de 10años que precedió la ENDSA 2008. En realidad, los cálculos de las tasas se hacen en términos de meses-persona de exposición (vividos), no número de personas. Cada persona contribuye con meses deexposición a los diferentes grupos o intervalos de edad por los cuales pasa dicha persona durante elperíodo de estimación, en este caso los últimos 10 años. Quien muera durante el período contribuye conmeses de exposición, para el denominador de la tasa, hasta el mes del fallecimiento, y por supuestocontribuye con una muerte al numerador de la tasa. Para efectos del Cuadro 8.7, los meses-persona seconvierten en años-persona dividiendo por 12. Estimación de la Mortalidad Materna Una de las ventajas del método de las hermanas para la estimación de la mortalidad materna esque si las estimaciones de mortalidad adulta, particularmente la femenina, parecen razonables (y ésteparece ser el caso en la ENDSA 2008,con mortalidad creciente con la edad de la mujer), las estimacionesde mortalidad materna, un componente de las estimaciones de la mortalidad adulta, también puedenserlo. 2 Con la información recolectada en la ENDSA 2008, la mortalidad materna puede estimarse indirectamente a partir de la sobrevivencia de las hermanas o Directamente si se dispone de informaciónadicional sobre edad de las hermanas sobrevivientes, edad a la muerte y fecha de la defunción, al igualque la paridez de las hermanas que murieron. A diferencia del método indirecto, el método directopermite hacer estimaciones para varios períodos, incluyendo el quinquenio anterior a la encuesta si eltamaño muestral lo permite. Por estas y otras razones, se prefiere presentar en este informe lasestimaciones realizadas con el método directo y en este caso para el período de 5 años antes de laencuesta. La información básica para los cálculos de la mortalidad materna se presenta en el Cuadro 8.8 porgrupos quinquenales de edad: el número de mujeres entrevistadas, el número de hermanas que cumplieron15 años, el número de hermanas que murieron después de los quince años, el número de muertes porcausas maternas y el porcentaje de hermanas que murieron de causas maternas. Con la información adicional recolectada en la ENDSA 2008 sobre edad de las hermanassobrevivientes, edad a la muerte y fecha de la defunción, el método directo permite estimar los niveles demortalidad materna para varios períodos. Sin embargo, en esta ocasión sólo se presentan las estimacionespara el período de 5 años que precedió la ENDSA 2008, aproximadamente el período 2003-2008. Losresultados se detallan en el Cuadro 8.9.En la columna 4 del Cuadro 8.9 se presentan las

tasas de mortalidad materna específicas por edad,expresadas por cada 100,000 mujeres, calculadas directamente dividiendo el número de muertes en cadagrupo de edad por los años-persona de exposición. El resultado es una estimación insesgada de laprobabilidad de muerte por causas maternas siempre y cuando el riesgo de mortalidad para todas lashermanas sea igual. A diferencia del método indirecto, las estimaciones por grupos de edad del métododirecto son tasas anuales a partir de las cuales se puede calcular la tasa de mortalidad materna para lasmujeres de 15-49 años, para lo cual es aconsejable estandarizar las tasas específicas utilizando ladistribución por edad de la población femenina representada por la distribución de las mujeresentrevistadas. Esta distribución se muestra en la última columna del Cuadro 8.9.La mortalidad materna estimada en el Cuadro 8.9 está expresada en muertes maternas por cada100,000 mujeres. Para expresar el nivel de mortalidad materna, no en términos de mujeres sino de nacidos vivos , se divide la tasa de mortalidad materna (expresada por 100,000 mujeres), por la tasageneral de fecundidad (por 1,000 mujeres) y se multiplica luego por 1,000, obteniendo así la razón demortalidad materna , interpretada como el número de defunciones maternas por 100,000 nacidos vivos.Las estimaciones de fecundidad utilizadas para convertir la tasa de mortalidad materna en la razón demortalidad materna se muestran en la penúltima columna del Cuadro8.9 tasa de mortalidad materna estimada para los cinco años anteriores a la ENDSA 2008 asciende a 34defunciones por 100,000 mujeres. No se observa un patrón claro de mortalidad materna por edad, si bien esbastante mayor entre las mujeres de 35-39 años. razón de mortalidad materna estimada para los cinco años anteriores a la encuesta(período 2003-2008) equivale a 310 defunciones maternas por cada 100,000 nacimientos. Esta cifra provienede dividir la tasa de mortalidad materna (34.2) por la tasa general de fecundidad para el mismo período (110)y multiplicado por 1,000. Esta estimación es superior a la obtenida con la información de la ENDSA 2003 para el período 1998-2003: 229muertes maternas por cada 100,000 nacimientos. Sin embargo, dado el tamaño de los errores de muestreo de las estimaciones de mortalidad materna, no esprudente comparar directamente las dos cifras para determinar su tendencia. Por ejemplo, el error estándarrelativo para las estimaciones de mortalidad materna es alrededor de 18 por ciento. Esto implica que el intervalode confianza para la estimación en la ENDSA 2008 sería [198, 422] si a la estimación de 310 se le suma y resta112, calculado como 2 veces el error estándar relativo (2*310*0.18=112). En cambio, el intervalo de confianzapara la razón de mortalidad materna derivada con la ENDSA 2003 es [147, 311]. Es claro que ambos intervalostienen un trayecto importante en común lo que impide obtener conclusiones claras sobre la tendencia de lamortalidad materna.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->