P. 1
La poesía latinoamericana II

La poesía latinoamericana II

|Views: 1.063|Likes:

More info:

Published by: Alvaro Martinez Torrez on Jun 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/13/2013

pdf

text

original

La poesía latinoamericana

El renacimiento
La poesía renacentista culta, tanto en su faceta lírica como épica, mantiene características heredadas del movimiento europeo, fundamentalmente una rigurosidad formal, sentido unitario y armonía, y la preeminencia de lo clásico. En la vertiente lírica, destacan Francisco de Terrazas y la dominicana Leonor Ovando. Sobresale en la épica Alonso de Ercilla y Zúñiga (1533- 1594), autor del poema épico inaugural de la literatura latinoamericana: “La Araucana”. Otros dos poetas destacados fueron el andaluz Juan de castellanos, que escribe “Elegías de varones ilustres de indias” y el chileno Pedro de Oña, autor del “Arauco domado”. Con respecto a la poesía popular, el romancero ocupa un lugar importante entre las manifestaciones de la poesía latinoamericana por su calidad poética y por su difusión espacial temporal. El romance ese hace presente en América a principios del siglo XVI, con la llegada de los conquistadores y colonizadores españoles. Posteriormente, con ciertas variantes, adquirirá en América características autóctonas.

El barroco
En un periodo de aproximadamente ciento cincuenta años (1600-1750) predomino en la literatura latinoamericana el estilo barroco. Góngora Quevedo y Calderón de la barca son los autores de mayor influencia en la literatura de esta época.

Como una etapa intermedia entre el renacimiento y el barroco se puede distinguir el llamado estilo manierista que entre fines del siglo XVI y principios del XVII, creó en arte y una literatura que aspiraban a una mayor expresividad, complaciéndose en lo insólito y a veces artificioso. Así, frente al clasicismo renacentista, empezó a prevalecer el anticlasicismo, y la subjetividad en el tratamiento de los temas, junta a una excesiva ornamentación y dinamismo. En esta periodo de acomodación a las nuevas inquietudes artísticas se puede situar la poesía épica de dos españoles que residieron en América desde muy pronto: Bernardo de Balbuena, autor de la “Grandeza Mexicana” y “El Bernardo”, y Fray Diego de Hojeda, que publico una epopeya religiosa, la “Cristiada”. Por lo que respecta a la poesía lirica, con el único antecedente de Mateo Rosas de Oquendo, su manifestación es netamente barroca, mas aun si tenemos en cuenta que dentro de ella resalta la figura mas sobresaliente representativa del barroco latinoamericano y quizá de toda la larga etapa colonial: Sor Juana Inés de la cruz. Además destacan otros poetas como fray miguel de Guevara en México, el colombiano Hernando Domínguez Camargo o el argentino Luis de Tejeda y Guzmán. Asimismo sobre sale en Perú Juan del valle Caviedes, caracterizada por una poesía de tono festivo y satírico, y en Colombia, sor Francisca Josefa del Castillo Guevara, autora de poemas.

Neoclasicismo, romanticismo y realismo el Latinoamérica
La crisis del sistema colonial se acentúa en el siglo XVIII. La segunda mitad de la centuria en Latinoamérica se caracteriza por el surgimiento de movimientos anticoloniales que fueron el desencadénate del proceso

independista. En efecto hacia 1830 la casi totalidad de los países de Latinoamérica habían logrado su independencia El neoclasicismo se desarrolla en América en la primera mitad del siglo XIX. Cerca de cuarenta y cinco años aproximadamente entre 1845 y 1890, duro la vigencia del romanticismo en la literatura latinoamericana. Una vez que la mayoría de los países latinoamericanos lograron su independencia, vino un periodo de consolidación de los diferentes nacionalismos. Esto implico una preocupación por establecer estructuras políticas, económicas sociales y culturales acorde con la nueva etapa que se estaba viviendo. En este contexto el movimiento romántico trascendió lo meramente literario y se constituyo en el signo distintivo de la nueva realidad latinoamericana. El costumbrismo es la nota predominante de estos años de vigencia romántica, pues sirvió de pretexto a poetas, novelistas, dramaturgos y ensayistas para criticar y satirizar a una sociedad que atravesaba una etapa de grandes cambios y que se acercaba peligrosamente a modas extranjeras. Producto de esta situación la mayoría de los países latinoamericanos viven una efervescencia literaria que se traduce principalmente en la creación de literaturas nacionales y, por consiguiente, en la presencia de autores representativos de esta modalidad. La vigencia del realismo en Latinoamérica se puede situar aproximadamente entre 1890 y 1935, pero no se cultiva mucho la poesía. Dos son los poetas que sobresalen como representativos de una poesía neoclásica: el ecuatoriano José Joaquín de Olmedo (1780-1847) y el venezolano Andrés bello (1781-1865). En ellos existe una evidente preocupación métrica y un interés por resaltar aspectos políticos y sociales, además de hacer patente la presencia de lo americano. Por su parte, la poesía romántica encontró favorable eco en un abundante número de escritores. Entre ellos se destacan los argentinos que conforman el grupo de los proscritos, opositores a Juan Manuel rosas (1835-

1852). Entre ellos se encontraba la figura de José esteban Echeverría (18051851). De sus poesías Elvira o La Novia de Plata (1832), Consuelos (1834) y Rimas (1837), Resalta la Cautiva (del último libro), un largo poema que trata de las desventuras de una mujer blanca, retenida por los indios. En Cuba son significativamente las obras de Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873). Paralelamente, durante el siglo XIX se desarrolla en torno al rio de la plata la poesía gauchesca. Centrada en la figura del campesino nómada de la pampa, recurre, en general, a un lenguaje que recoge los usos dialectales de este colectivo. El interés por el mundo del gaucho se enmarca en el renacimiento del nacionalismo y la búsqueda de lo autóctono propios del siglo XIX. La fama de José Hernández (1834-1886) queda ampliamente justificada con el poema narrativo Martín fierro la obra más significativa del periodo. Su éxito provoca la prolongación de la poesía de materia gauchesca en el siglo XX. Pero, además de estos primeros poetas, destaca un grupo de autores más jóvenes que siguen también la estela de la estética romántica. Con ellos se desarrolla la última etapa del movimiento. Cabe destacar entre ellos al chileno Guillermo blest gana y el colombiano Rafael Pombo (1833-1912). Así también merece una atención especial la figura del uruguayo Juan zorrilla de san Martín (1855-1931), autor de Tabaré, un poema que convierte en mito la figura del indio uruguayo.

El modernismo
Entre fines del siglo XIX y comienzos de la segunda década del siglo XX se desarrolla dentro de la literatura latinoamericana el movimiento modernista. Este surge de una doble reacción: en primer lugar, como una respuesta a los cambios socioeconómicos operados en Latinoamérica a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, y en un segundo lugar, como liberación de elementos románticos y técnicas naturalistas.

Esta doble reacción llevó consigo la necesidad de crear un nuevo lenguaje y unas nuevas formas, lo que se tradujo en una reelaboración de la lengua poética que alcanza sus momentos cumbres en la figura y personalidad de uno de los autores más singulares de la literatura latinoamericana: Rubén Darío. Junto a esta innovación del lenguaje literario resaltan en el modernismo otros rasgos distintivos:  Individualismo o subjetivismo  Búsqueda de la originalidad  Universalismo  Sensualidad  Evasión del materialismo existente Esta nueva forma de sentir y de enfrentarse a la literatura tiene validos antecedentes en Francia, de donde los modernistas americanos reciben influencias, básicamente a través del parnasianismo y del simbolismo. Los mayores logros del modernismo se dan en el ámbito poético. De aquí nacen muchos precursores del modernismo.  Manuel González Prada (1848-1918) fue el precursor

en Perú de la transición del periodo colonial al universalista. Además hay en él una preocupación constante por los problemas sociales y políticos, primordialmente en lo que se refiere a la reivindicación del indio. Sus innovaciones poéticas, tanto en el ritmo como en la introducción de nuevas formas estróficas, alcanzan su mayor altura en su obra “Exóticas”.  El cubano José Martí (1853-1895) fue también un

escritor político y comprometido con su tiempo. Para Martí la poesía es un desahogo para expresar sus sentimientos y en sus versos se aprecia especialmente la influencia del simbolismo. Cuatro títulos

sintetizan su filiación modernista: Ismaelillo (1882), Versos libres (1882), versos sencillos (1891), y Flores del Desierto.  Salvador Díaz Mirón (1853-1928), mexicano, es uno de

los maestros del modernismo. En su primera etapa poética son claras de resonancia románticas. Posteriormente, con la publicación en 1901 de Lascas, se muestra inserto en búsquedas formales y en aventuras verbales, típicas del movimiento.  La obra poética del mexicano Manuel Gutiérrez Nájera

(1859-1895) queda reducida a un solo título, Poesías, publicado el año siguiente de su muerte. En ella se descubre una honda de preocupación filosófica. Sus poemas resaltan por la riqueza melódica y plástica, por la sensibilidad y elegancia, por sus imágenes y colorido.

Rubén Darío,
El poeta nicaragüense Félix Rubén García sarmiento, Rubén Darío, (1867-1916), es el gran renovador de la poesía latinoamericana, en la que desempeño un papel histórico. Las obras de Darío sirvieron para difundir y consolidar el modernismo. En su producción se destacan tres libros:  Azul… (1888) consta de composiciones escritas en verso y en prosa, donde se ponen de manifiesto las directrices de la nueva estética.  Prosas profana (1896) significa la consolidación de la línea elegante y refinada que se había iniciado en su obra anterior. En este libro, la importancia del ritmo y la musicalidad, el gusto por los ambientes refinados y exóticos y por los referentes sensoriales alcanzan su más alta cima. Además, Prosas Profanas supone una revolución métrica. En esta obra, junto con los poemas de temas amorosos, aparecen composiciones reflexivas y meta poéticas.  Cantos de vida y esperanza (1905) significa un cambio de la trayectoria de Darío. Renuncia al virtuosismo anterior y sus

composiciones se orientan hacia la revisión del pasado. En los versos de esta obra se acentúa el tono de melancolía y resignación.  Ricardo Jaimes Freyre (1868-1933) fue cofundador con Darío de la Revista de América. este poeta boliviano escribió dos colecciones de versos: Castalia Bárbara (1899) y Los Sueños son Vida (1917).

INTRODUCCION
La poesía es una de las grandes expresiones humanas y se ha desarrollado en muchas partes del mundo, unos de los últimos lugares en desarrollarse fue en Latinoamérica a comparación de Europa pero la belleza de los poemas compenso el tiempo esperado. Por este informe esta centrado en la poesía que se desarrollo en Latinoamérica.

CONCLUSION La poesía en Latinoamérica se guiaba un poco de la europea pero su estilo era distinto y nació tarde pero sus resultados fueron provechosos y con mucho sentimiento, que es lo que caracteriza a los latinos.

OBJETIVOS Nuestro objetivo como grupo es de poder inculcar conocimiento a nuestros compañeros sobre las etapas y periodos por los que paso la poesía en Latinoamérica.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->