P. 1
Reseña Prohibido Suicidarse en Primavera

Reseña Prohibido Suicidarse en Primavera

5.0

|Views: 4.707|Likes:
Publicado porSofia Muneratti

More info:

Published by: Sofia Muneratti on Jun 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/16/2013

pdf

text

original

Alejandro Casona, Prohibido suicidarse en Primavera, Editorial Losada, Buenos Aires, 1985 Prohibido suicidarse en primavera — obra teatral

en tres actos de Alejandro Casona — desde el título nos acerca a un topíco literario inconsueto: el suicidio. Lo que hace de esta obra algo excepcionál, es que intenta dar una llave para solucionar esa tendencia que tienen los hombres a buscar volutariamente la muerte cuando se enfrentan con el dolor. Alejandro Casona escribió esta obra durante su exilio en México y allí fue estrenada por primera vez el 12 de junio de 1937. Retrata el "Hogar del suicida", una clínica en España dirigida por el doctor Roda y sus asistentes Hans y Alicia, y en la que albergan personajes que quieren acabar con su vida por diferentes razones. La llegada por error de dos reporteros, Chole y Fernando, cambia las cosas para todos los que viven en el centro, y las relaciones que se establecen entre los personajes — desarrolladas con un tono entre lo cómico y lo dramático — transtornan sus intenciones frente a la muerte. La primera cosa que llama la atención es, sin duda, el título. Como ya dijimos, el título introduce primero el tema fundamental de la obra, que no es el suicidio en sí mismo, sino que es la cancelación del deseo de suicidio. Es un título muy significativo, que Casona explica muy bien por medio de una conversación entre el doctor Roda y Chole. Esta última, tras haber leído ciertos libros contenentes estadísticas sobre el suicidio, expresa su rechazo hacia una acción en contra de lo natural: "¿Y por qué se matan [...] en la primavera más que en el invierno?" La ambientación, o sea la creación por parte de Casona, del Hogar del suicida, es otro elemento muy importante de la obra. Este lugar está lejos de la ciudad, inmerso en la naturaleza, y aparece tan confortable que, al llegar, Chole y Fernando lo equivocan por un hotel turístico. Lo que deja pensar en que detrás de ese aspecto tan confortable se esconda algo extraño son los óleos en las paredes, que reproducen el momento de las muertes de suicidas famosos (Sócrates, Cleopatra, Séneca, Larra) y una cita de Santa Teresa: "Ven, Muerte, tan escondida que no te sienta venir porque el placer de morir no me vuelva a dar la vida". En realidad, el Hogar del suicida está pensado por los que quieren morir: tiene un lago para los que quieren ahogarse, un bosque de suspensiones, venenos de cada género. Sin embargo, cuando llegan dos jóvenes enamorados y felices, ven al Hogar del suicida como un sitio inesperado y maravilloso, como un lugar donde irse de vacaciones, un rincón tranquilo y feliz donde acoger su amor.

Las diferentes maneras de ver a ese lugar por parte de los personajes, creo que también refleje las diferentes actitudes que cada uno tiene hacia la vida y hacia la muerte, dos fuerzas que están constantemente contrapuestas y que pero, en algunos casos, puden también coexistir en una única persona. Eso nos lleva a hablar del otro elemento destacable de la obra: los personajes. Aparecen muchos personajes, cada uno diferente del otro y cada uno sufriendo por un dolor. Todos los personajes acarrean un mensaje importante: muestran lo débil del ser humano frente a las dificultades, y el deseo de la muerte cómo vía más fácil para dejar de sufrir; además, nos muestran que el deseo de morir puede apoderarse de cada uno de nosotros. Sin embargo, la solución al dolor muchas veces reside dentro de nosotros: hay que seguir viviendo con esperanza, buscando las ganas de vivir porque el dolor puede acabarse en cualquier momento. Cada uno de los personajes encontrará el camino que lo llevará a desear vivir, y a través de las relaciones que se establecen entre los personajes el lector se acerca, hasta que pueda comprender el tema que Casona quiso tratar. Los personajes de Prohibido suicidarse en primavera aparecen como representantes estereotipados de los diferentes sujetos que se encuentran en la vida real: su ser espejo del género humano nos permite ver como a veces todos, frente a las adversidades de la vida, estaríamos dispuestos a tirar la toalla y a desear la muerte. El dolor es la causa que lleva los personajes de la obra a la voluntad de suicidarse; es un dolor que viene de sentimentos diferentes: soledad, arrepentimiento, envidia y amor. Las relaciones entre los personajes, que en algunos casos son las que provocan este dolor, se complican y se deshacen hasta llegar a un punto en que se perfeccionan y se unen, rescatandolos de una muerte sin sentido. El personaje que podríamos considerar como el que mantiene la estabilidad de los demás personajes es el doctor Roda; de hecho, no es una casualidad que sea el primer personaje que aparece en el escenario. El doctor Roda está descrito sólo con calidades positivas. Es bueno, por tratar de salvar la vida a personas que ni siquiera conoce. Es leal y generoso, por dedicar toda su vida al proyecto del Doctor Ariel, el que tuvo la idea de dar vida al Hogar del suicida. Además representa al sabio, porque tiene una explicación para todo y el tono de sus intervenciones las hace parecer casi a dogmas. La complejidad de este personaje es lo que lo hace tan importante para establecer (o en unos casos mantener) el equilibrio de los demás. Hans también tiene un papel complejo: es presentado al lector como el ayudante del doctor Roda, pero resulta ser un paciente más. Lo que lo hace diferente de los otros pacientes es el hecho que él no desea suicidarse, sino que disfruta del dolor de los demás y espera con ansias que alguien se mate. Es un personaje enigmático y con una personalidad fría, y a lo largo de la obra descubrimos que estas características son debidas a su historia, o sea al pasado de un hombre traicionado por la vida. Está tan acostumbrado al sufrimiento que lo necesita como una droga, y por eso no comprende

el verdadero rol de la clínica. No hay maldad en su actitud, sino él quiere de verdad ayudar a los que quieren acabar con su vida. Alicia, la otra ayudante del doctor Roda, entra en la clínica buscando la manera de resolver los problemas de su vida pero, al ver que se trata de una casa de suicidas intenta salir, siendo ella una chica llena de vida a pesar de las muchas dificultades. Alicia no necesita el ayuda del doctor Roda, porque ella pudo salvarse por sí sola, gracias a la capacidad de ver un rayo de luz salvador aún en los momentos más oscuros. Por eso el doctor Roda la invita a ser su ayudante. La Dama Triste es el primer verdadero paciente que encontramos, y también es el más deprimido: por un lado es una mujer que quiere acabar con su vida porque en esta no hay el romanticismo suficiente para disfrutarla; por otro lado no es bastante valiente para cumplir su intención. Constante en ella es la búsqueda de romanticismo, tanto en la vida cuanto en la muerte, y logrará encontrarlo sólo en el personaje del profesor de filosofía (que es nombrado algunas veces aunque no actúe), haciendola finalmente sumamente feliz. El amante imaginario es un personaje que, desde su nombre, resulta gracioso. Cuenta a todos de su historia de amor con una cantante lírica, intentando hacer que le crean aunque sea una invención suya, hasta que a la clínica llegue la misma cantante y entonces, después de una corta relación con ella, se da cuenta de que lo que contaba no era lo que quería y renuncia a la posibilidad de hacer realidad lo que había imaginado tantas veces. Por el otro lado Cora, la cantante de quien se ha enamorado el amante imaginario, es la representación del artista apasionado. Se siente atraída por la historia del amante imaginario, al punto que llega a acosarlo literalmente y le ofrece hacer realidad los viajes imaginados. El amante imaginario decide interrumpir la relación apasionante pero fugaz con Cora, prefiriendo quedarse sólo con los sueños. Cora es muy diferente de su amante, porque ella toma todo a la ligera, burlándose de las pasiones y de los sentimientos más profundos: en efecto ella nunca ha considerado la idea de suicidarse; su rol es lo de solucionar ciertos aspectos de la vida del amante imaginario. Hay también tres personajes que tienen una relación muy fuerte entre sí: Fernando, Chole y Juan. Chole representa la positividad: llega llena de buen humor en la clínica y la transforma completamente llenandola de risas y felicidad y quitando los cuadros con las imagenes de los suicidas sustituyendolas con "La Primavera" de Botticelli. Chole, gracias a su modo de ser, resulta capaz de establecer relaciones con otros personajes, sobre todo con Fernando (relación apasionada, lo ama profundamente y con él comparte todo), con Alicia (una amistad que nace del apoyo y de la ayuda que se dan reciprocamente) y con Juan (una relación conflictiva, casi enfemiza, porque ella llega al punto de eligir a él, aunque no lo ame, para que deje de sufrir). Sin embargo, Chole también llega a querer morir cuando se da cuenta de que nunca se ha preocupado de ver a los sufrimientos

de los otros. Fernando, el novio de Chole, es realmente feliz y lleno de vida. Se pone en contraste con los demás personajes por ser un joven apasionado que disfruta su vida. Sus peculiaridades son la ironía y el humor, pero también la determinación para conseguir buenas historias para su trabajo de periodista, aunque se trate de entrometerse en la vida de los demás. En la obra él permite descubrir el pasado de unos personajes, pero descubrimos su pasado sólo cuando llega Juan: su historia nos muestra que Fernando ha ido avanzando en su vida, dejando atrás a otra gente, como su hermano, que no tuvo la misma suerte que él. También es un personaje amable, que intenta ayudar a los otros, entre ellos al amante imaginario. Finalmente, Juan es completamente diferente de Fernando, aunque sea su hermano. Él llega a la clínica porque si no se mata, va a matar a alguien. Su sufrimiento es debido a la envidia por el éxito que siempre ha tenido su hermano. Sin embargo, Juan sabe que Fernando nunca ha deseado hacerle daño de ninguna manera, y decide suicidarse por no poder contener el deseo de matarlo. Ironicamente, al llegar a la clínica tiene que enfrentar al problema, dado que encuentra los dos principales fautores de su sufrimiento: Fernando y Chole. Gracias a estos y otros personajes y gracias a las relaciones que se establecen entre ellos, la obra de Casona se desarrolla en una serie de episodios tragicómicos que permiten al lector entretenerse hasta el final, haciendo de Prohibido suicidarse en primavera una lectura increíblemente agradable.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->