P. 1
Sistemas de Trabajo en El Peru Antiguo Trabajo Completo

Sistemas de Trabajo en El Peru Antiguo Trabajo Completo

|Views: 977|Likes:
Publicado porLucia Cotrina

More info:

Published by: Lucia Cotrina on Jun 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/22/2014

pdf

text

original

SISTEMAS DE TRABAJO EN EL ANTIGUO PERÚ

I. EL TRABAJO A TRAVÉS DE LA HISTORIA DEL HOMBRE EN EL PERU Como todos sabemos que el ser humano empezó a sentir necesidad de sobrevivir, asi que este empezó a buscar su propio alimento, y siguió un proceso de evolución como el de cazar de manera improvisada, también en la improvisación del sembrío de semillas y otros. A estos hombres se les consideraba nómades que no tenían un lugar exacto de estadía lo cual comían todo lo que veían y así poco a poco conocían estas plantas. A. LA SOCIEDAD PRIMITIVA Elementos Importantes:  División Natural del Trabajo.  No existencia de la Propiedad Privada.  No existencia de divisiones de Clases.  Creencias religiosas espontáneas, no institucionalizadas.  Existencia del trueque como intercambio.  Forma de organización a través de Clan, Gens y/o tribus.  Técnicas poco desarrolladas.  Eran nómades principalmente, aunque existan otros sedentarios. Se podría decir que en el Perú existió esto como en el: 1. Período Lítico  Sociedad depredadora: Cazador, recolector y pescador.  Nómades y trogloditas; Se agrupa en bandas.  Se produce la existencia del matriarcado (Gobierno de la mujer).  Desarrolla el arte rupestre, se cubre con pieles y conoce el fuego.  División sexual del trabajo.  Trabaja la piedra primero con la técnica de percusión y luego presión.  Presencia de mega fauna.

a) HOMBRE DE PACAICASA Uso de técnicas de percusión en el trabajo de la piedra.
1

b) HOMBRE DE CHIVATEROS El hombre de Chivateros comenzó a utilizar la piedra, la madera, el barro y todo lo que encontró en la naturaleza para sobrevivir. c) HOMBRE DE LAURICOCHA En Lauricocha existía una organización del trabajo y empezaban a aparecer las primeras jerarquías, la defensa colectiva de su círculo de supervivencia y se evidencia ya la práctica funeraria. d) HOMBRE DE PAIJÁN  Elaboraron puntos de piedras vi. faciales (punta de Paijan).  Trabajaban a presión para hacer sus armas. Se cree que el hombre Paiján tuvo en un inicio predilección por la caza, pero con el transcurrir de los años, y al observar las facilidades que la pesca le otorgaba, volvió su mirada al mar. B. SOCIEDAD HORTENSE Realizan intentos de producir sus propios alimentos (agricultura incipiente) aún dependían de la caza, la pesca y la recolección. Seminómadas (mayor tiempo en los lugares de habitación trashumancia); cambia de lugar por razones climáticas. Los más reconocidos: a) HOMBRE DE GUITARRERO: Es el primer horticultor del Perú. b) HOMBRE DE PARACAS: Primer pescador de red. C. SOCIEDAD PRODUCTORA Domestica plantas y animales (Ganadería y agricultura). Son sedentarios. a) HOMBRE DE TABLADA DE LURÍN b) HOMBRE DE KOTOSH II. SISTEMA DE TRABAJO EN EL IMPERIO INCAICO Por otro lado, en la Época Incaica, existía un sistema de trabajo el cual era la principal actividad del imperio incaico y se presentó de estas formas: 1. Minka La minca, minka, o minga, es el trabajo comunitario que se realizaba en obras a favor del ayllu y del Sol (Inti), un impuesto en trabajo y por turno, que tenía por beneficiario al Estado, donde concurrían muchas familias portando sus propias herramientas y alimento. Las familias participaban en la construcción de locales, canales de riego, fortalezas, minas, cultivo de
2

tierras estatales, así como la ayuda en la chacra de las personas incapacitadas huérfanos y ancianos. Cuando el ayllu convocaba al trabajo de la minca, pero las personas que no asistían al trabajo eran expulsados del ayllu y perdían su derecho a la tierra. 2. Ayni Era un sistema de trabajo de reciprocidad familiar entre los miembros del ayllu, destinado a trabajos agrícolas y a las construcciones de casas. El ayni consistía en la ayuda de trabajos que hacía un grupo de personas a miembros de una familia, con la condición que esta correspondiera de igual forma cuando ellos la necesitaran, como dicen: "hoy por ti, mañana por mí" y en retribución se servían comida y bebida durante los días que se realizaban el trabajo. Esta tradición continúa en muchas comunidades campesinas del Perú, ayudándose en las labores de cocina, pastoreo y construcción de viviendas. 3. Mita La Mita era un sistema de trabajo a favor del Estado Imperial del Tahuantinsuyo, donde se movilizaban multitudes de indígenas a trabajar por turno en labores de construcción de caminos, puentes, fortalezas, centros administrativos, templos, acueductos, explotación de minas, etc. Existía una mita para servicios especiales como las labores de cargueros del Sapa Inca, músicos, chasquis y danzantes, los obligados a cumplir esta labor eran los adultos hombres casados, más no las mujeres, comprendían entre los 18 y 50 años. La Mita era realizada por todos los pobladores del imperio que estaban aptos para realizar el trabajo, por solo un número determinado de días al año o más como el caso de las acllas o Chasquis. Los mitayos no recibían
3

ningún salario, pero fueron alimentados por el Estado inca mientras duraba su trabajo. 4. La Chunga Era el trabajo realizado en beneficio del pueblo inca por las mujeres en caso de desastres naturales. Este es similar a la denominada Defensa Civil actual y consistía en curar, ayudar, mantener a los heridos de los desastres naturales tanto como intentar salvar a los que se ven en peligro durante el mismo desastre. III. LA ESPECIALIZACIÓN DEL TRABAJO EN PERÚ En el antiguo Perú operó la división del trabajo, la cual se ejerció más allá de las formas de trabajo realizado por cada hombre o mujer. Existía una diversificación interétnica de las labores, la cual operaba en relación directa con los recursos naturales que poseía cada uno de los individuos en su comarca. De esta manera, los habitantes de las playas se especiaban como pescadores y salineros, los ubicados próximos a bancos de arcilla en la ollería, produciendo bienes apetecidos de ser adquiridos y consumidos por todos los miembros de la sociedad. En los valles del interior la agricultura, en las profundidades de las minas, a la explotación y orfebrería con metales preciosos. En las serranías se desarrollaba con otros tipos de productos agrícolas, al igual que la ganadería. Se empezó a desarrollar progresivamente la especialización por oficios, teniendo como polo de desarrollo la costa central y norte del Perú. El crecimiento poblacional originó que las tierras de cultivo no alcanzaran para todos, entonces, tuvieron que dedicarse a otras actividades productivas, creándose la oportunidad de acudir a los mercados para dar salida a las mercaderías que tenían como excedentes de su producción. Desde ya, quien producía algo sabía muy bien que tales productos no le iban a servir exclusivamente a él o su familia, pero conocía perfectamente la utilidad que dichos bienes podían satisfacer necesidades de otros miembros de la población que no los producían y en consecuencia los requerían. Con los mencionados productos excedentes, se lanzaba a la búsqueda de otro que con diferente oficio, tuviera lo que él deseaba para intercambiar sus productos. Así fue que, en un mismo territorio o nacionalidad de la costa se especializaron como: shamanes o médicos curanderos (quienes bien merecen estudios aparte), pescadores, salineros, materos, huseros, agricultores, pescadores, chicheros, etc., las aptitudes de cada uno de los mencionados individuos los acreditaba como especialistas o profesionales en la materia. Por ello sus
4

excedentes habrían de canjearlos con otro personaje que tuviese productos diferentes también excedentes. Ante esta incipiente transacción vale realizar una reflexión; encontramos a un sujeto con productos a ofrecer y a la vez demandar otros, y otro con las mismas necesidades pero con diferentes productos de tal modo que, ambas oferta y demanda deberían encajar perfectamente para mediar la mutua satisfacción. Estamos frente al concepto de mercado, en el que concuerdan oferta y demanda, ello logrado sin el uso de la moneda Las comunidades serranas y de la costa sur, presentaban otra la realidad; no existían tierras individuales ni extensas, los terrenos ubicados en diversos pisos ecológicos redujeron esta posibilidad, al igual que la carencia de artesanos dedicados a tiempo completo. La producción relativamente era autosuficiente, por ello el trueque quedó limitado a unas cuantas mercaderías de carácter alimentario, ceremonial y/o sagrado. Los pequeños excedentes se permutaban en mercados (catu), situados en lugares estratégicos. Estos lugares de intercambio no se practicaban en la costa centro y norte, razón por la cual dicha zona se convirtió en el eje comercial mediante sus mercaderes. En la sierra y costa sur apenas se distinguía al artesano del campesino, era un mismo sujeto dedicado a todos los quehaceres; agricultura, sastrería, tejeduría, ojotería, etc. De esta manera podemos citar a los cumbicamayos (tapiceros finos), los sañocamayoc (olleros) y los carpinteros quienes eran los únicos que en las serranías se les podía considerar como especialistas, pero siempre compartían su actividad con otras propias del campo. No existían diferencias entre oficios y profesiones, artesanos, técnicos en ollería, cirugía, farmacología, adivinación, chichería, dibujo, etc.; se les denominaba camayoc en lengua quechua, es decir expertos, diestros, hábiles o sabios en algo, diferente a maestro, cuyo sinónimo es yachachic (persona que enseña algo). De las voces quechuas "experto" y "mercado" se acuña el término "catucamayoc". Los oficios, artes, ocupaciones eran transmitidos hereditariamente, eran aprendidos dentro del ayllu, tal como lo expresa el Jesuita Anónimo: "aunque lo más común y ordinario sea que cada uno siga el oficio de su padre". Comentario aparte merece el de "los hacedores de chicha" sea de maíz, yuca, maní, algarrobo, etc., realizado en los valles de la costa, labor que estaba a cargo de hombres. No detentaban chacras ni cultivaban, subsistían gracias al trueque de su bebida. Era así que se procuraban de maíz, lana, chaquira y otros productos. En la sierra dicha elaboración estaba a cargo de las mujeres.
5

La chicha del litoral dio lugar al funcionamiento de tabernas (acja huasi) y del acja camayoc, su producto era infaltable en todo tipo de brindis, agasajos, festividades, trabajos comunales, etc. Si bien dicha bebida no fue considerada como sagrada, tenía una connotación muy particular en los actos ceremoniales y celebraciones de todo tipo. Los chicheros estaban exceptuados de todo tipo de mitas (trabajo comunal), salvo caso de auténtica emergencia, como la reparación de un canal destruido por un huayco, tal como lo menciona Gregorio Gonzales de Cuenca (1566). Los Catucamayoc: El mercader desde la época pre Inca era el encargado de la comercialización de ciertos productos, oficiaba como intermediario entre productor y consumidor. Actuaban de manera profesional ya que era su única actividad, limitándose a "comprar" y volver a "vender", función que no sólo les permitía ganarse la vida sino acumular riquezas. Ellos no practicaban la agricultura ni la artesanía lo cual es certificado por el Anónimo de Chincha y Fray Reginaldo de Lizárraga. Dicho comercio era realizado en su mayor manifestación en la costa norte y centro, teniendo su mayor expresión y especialización en Chincha llegando el ámbito de su comercialización hasta la altiplanicie del Collao, mercadeando mates, pescado y caracolas, productos de enorme demanda entre hombres y mujeres aymaras, regresando desde Puno con maíz, lana, cobre, coca, quinua, chuño y charqui. Se afirma que por mar llegaron hasta Panamá, versión que no está confirmada, pues los restos encontrados en dichas latitudes pueden obedecer a un comercio de larga distancia, realizado a su vez por mercaderes de la actual República de Ecuador, quienes tomaron el nombre de "mindales". IV. ALGUNOS DE LOS ACTORES QUE DEFINIERON EL TRABAJO EN EL ANTIGUO PERÚ Según freundt, el joven autor quien acepta sin más la tesis del comunismo primitivo, de calificar a los incas como “amos absolutos” que dictaban normas sabias para el mantenimiento de la población hábil, que aseguraba el sustento de los incapacitados para el trabajo y que distribuían sus tierras, generosos, para el alivio de tanto desagraciado “todos trabajaban decía Freundt, la ociosidad era condenada, todos tomaban parte de esa máquina: el trabajo colectivo”. En ese sistema casi perfecto, empero, Freundt echa de menos un espacio para la iniciativa individual ¨los indios eran esclavos de su gobierno, resignados y temerosos, jamás alimentaron en su pecho a llama sagrada de la libertad, consecuencia natural de su civilización estacionaria.

6

V. BIBLIOGRAFÍA Historia del Derecho Civil peruano Carlos Núñez ,2006 fondo editorial la PUCP

7

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->