Está en la página 1de 27

MILLAU (Francia)

El puente más alto del mundo.


Le plus grand pont au monde
2460 mètres de long
343 mètres de haut
INGENIERÍA
Millau, el puente más alto del mundo
 
Discurre a 245 metros del suelo, pesa 400.000 toneladas, resiste 
vientos  de  210  kilómetros  por  hora  y  ha  costado  casi  300 
millones  de  euros.  La  construcción  del  viaducto  de  Millau,  en  el 
sudeste de Francia, es una colosal obra de ingeniería que incluso 
supera en altura a la célebre Torre Eiffel. Desafiando las leyes de 
la física, salvando la dificultad orográfica del valle del río Tarn, el 
puente  prolonga  en  2.460  metros  la  autopista  A-75  para 
descongestionar el tráfico y acortar en más de 100 kilómetros la 
ruta  que  conecta  París  con  el  Mediterráneo.  Hasta  siete  países 
europeos, entre ellos España, han participado en su construcción 
mientras  que  el  diseño  ha  sido  obra  del  arquitecto  británico  Sir 
Norman  Foster. 
El  prestigioso  arquitecto  de  Manchester  tenía  razones  para 
maravillarse. El puente se apoya sobre siete grandes pilares, 
tiene  una  longitud  de  2.460  metros  y  discurre  en  su  punto 
más  elevado  a  245  metros  del  suelo.  La  altura  alcanza  los 
336 metros con la suma del pilar superior y la anchura de la 
plataforma,  que  es  de  4,20  metros.  De  resultas,  la  obra 
supera en 16 metros la estatura de la célebre Torre Eiffel. El 
coste  también  ha  dado  un  estirón;  300  millones  de  euros. 
Guarismos  de  récord  Guinness  que  se  sustentan  en  la 
tecnología  más  puntera.  Para  materializar  esta  faraónica 
infraestructura,  se  han  empleado  más  de  350,000  toneladas 
de hormigón y otras 40,000 toneladas de acero. 
Ensamblado  con  la  precisión  de  un  reloj  suizo,  este  gigante  ha  sido 
concebido  para  resistir  vientos  de  hasta  210  kilómetros  por  hora  y 
para tener una vida útil hasta que el calendario marque el año 2?29. 
 

El termómetro no fue obstáculo para que el 20 de octubre de 2003 se 
rematara  la  construcción  del  pilar  más  alto  del  mundo:  el  P2,  que 
alcanza  una  altura  de  245  metros.  En  mayo  del  año  siguiente,  dicho 
sostén  se  unía  al  pilar  P3,  mediante  una  operación  denominada 
empalme.  En  la  actualidad,  ya  es  posible  contemplar  esos  siete 
impresionantes  pilares,  fundidos  con  el  increíble  paisaje  de  la  Gran 
Meseta  Caliza  como  fondo.  Cuando  se  encuentre  plenamente 
operativo, este viaducto dará continuidad a la autopista A-75, que une 
las  ciudades  de  Clermont–Ferrand  y  Béziers,  localidades  separadas 
entre sí por una distancia de 342 kilómetros.