P. 1
anorexia nerviosa

anorexia nerviosa

|Views: 10.475|Likes:
Publicado porJohan J Febres M

More info:

Published by: Johan J Febres M on Jun 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/20/2015

pdf

text

original

Son muchas las personas que actualmente sufren la enfermedad de la
anorexia, sobre todo los adolescentes, que motivados por diferentes
circunstancias desde el ámbito social, son dirigidos a padecer de la misma.
Otras opiniones manifiestan o definen la anorexia como una enfermedad
mental que hace que el joven al pararse frente a un espejo no se observe tal
cual como es, si no que presente cierta distorsión de la realidad.

Los medios de comunicación, son los primeros en dedicar tiempo a los
cuerpos bonitos y excelentes curvas, pero aun así se deberían encargar
también de dar información sobre la alimentación balanceada, que necesita el
ser humano para desarrollarse saludablemente.

Los adolescentes en edades comprendidas de 14 a 16 años, son los
más influenciados a lucir cuerpos perfectos, bien sea por las amistades o los
medios de comunicación

A continuación se presentan investigaciones realizadas anteriormente y
que guardan relación directa con el estudio:

Según Villar y otros (2002) en su trabajo titulado “Estudio sobre variables
de la evolución, tratamiento y abandono a la anorexia nerviosa” concluyeron
que el rendimiento académico “bueno” es un factor favorable de respuestas

15

tanto en áreas clínicas, cognitivas como biológicas y los pacientes con mas
relación obsesiva son más resistentes al tratamiento y a la recuperación del
trastorno.

Pérez, Montiel y Pirela (2003) en su trabajo titulado “trastorno de la
conducta alimentaría en los adolescentes” determinaron que hubo una
prevalecía de anorexia nerviosa, seguida así de bulimia nerviosa y trastorno
por atracón en adolescentes de ambos sexos. Las características clínicas
asociadas a estos trastornos muestran singularidades que otorgan rasgos
distintivos a los sujetos del estudio.

Lita y Castellar (2005) señalaron en su estudio titulado “la influencia de
la publicidad entre otros factores sociales en los trastornos de la conducta
alimenticia”. Concluyeron que la publicidad goza de mala prensa a priori, que la
información dirigida a adolescentes es más influyente que otras características
sociales del entorno, y que por encima de las causas sociales, la causa de tipo
personal como la aceptación y necesidad de popularidad son detonantes más
fuertes de adelgazamiento que la publicidad y la moda, aunque se confiere su
influencia en la anorexia y la bulimia nerviosa.

En la actualidad, existe una orientación muy fuerte hacia los factores
sociales como causas de los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Aunque
está comprobado que estas enfermedades son multicausales, parece existir
una corriente de opinión contraria a la moda y sobre todo hacia la publicidad
como causantes directos de estos trastornos, de la que se han hecho eco los
medios de comunicación, y la opinión pública, por el efecto que producen las
imágenes y la venta de productos adelgazantes por la publicidad, sobre
adolescentes preocupadas por cuestiones estéticas y con una personalidad
que se define por rasgos especiales, capacidad de autoexigencia,

16

perfeccionamiento, excesiva sensibilidad, entre otros. La investigación pretende
desde lo general a lo particular, esclarecer las causas de los Trastornos de la
Conducta alimentaria especialmente la anorexia y la bulimia nerviosas, y
encuadrar a la publicidad como un elemento del contexto social que pudiera
influir en la provocación de los trastornos citados por la presencia de imágenes
publicitarias como modelos delgadas y llamar la atención sobre el autocontrol
de la publicidad si así procediera.

Quintero. J, y otros (2003) realizaron una investigación titulada
“trastornos en la conducta alimentaria. Prevalencia y características clínicas en
adolescentes de la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, Venezuela”, con el
objetivo de determinar la tasa de prevalencia de los trastornos de la conducta
alimentaria y estudiar las características clínicas de cada uno de ellos. La
investigación adoptó la modalidad de una investigación de campo, con una
población de 1.363 estudiantes. La técnica de recolección de datos se realizo
mediante una lista de chequeo A.B.A desarrollada por los autores.

La investigación arrojó los siguientes resultados: 0% de Anorexia
Nerviosa, 1,58% de Bulimia Nerviosa y 0,66 correspondiente al trastorno por
atracón.

Estos concluyeron que los hallazgos obtenidos en esta investigación
sugieren que los trastornos de la conducta alimentaria son entidades válidas
para la población de adolescentes venezolanos. La presencia real de estos
trastornos en nuestra población es un indicador directo de la necesidad de
implementar estrategias preventivas a fin de detener la propagación y la
instauración de estos trastornos en los adolescentes.

17

Portia Jackson, Marcela Romo, Marcela Castillo y Carlos Castillo
Durán(2004) elaboraron un análisis antropológico nutricional llamado "Las
golosinas en la alimentación infantil"

Este trabajo se basa en analizar los factores de la implementación y
propagación del consumo masivo de golosinas por parte de los niños y de la
preocupación que existe en que, las golosinas más que un alimento por su
contenido nutricional constituyen una distracción o diversión para los niños, ya
sea por sus atractivos envoltorios y sabores que en nada satisfacen la
exigencias nutricionales de los niños que las consumen que en algunos casos
pueden ocasionarles desordenes alimenticios tales como la obesidad, la
bulimia y la anorexia ya que comparados con las comidas normales, las
golosinas incrementan la densidad energética y la proporción de energía
proveniente de la grasa e hidratos de carbono, mientras que son deficientes en
otros nutrientes.

En este sentido es importante dar el impulso a acciones destinadas al
apoyo de la producción, comercialización y publicidad de alimentos saludables,
de manera que puedan competir con las golosinas. Son necesarias
intervenciones educativas tempranas para informar a los padres acerca de las
golosinas y colaciones y su composición nutritiva. También es importante
discutir, por un lado, el rol de los medios de comunicación en los patrones
alimentarios de la población, en especial el impacto que tienen en los niños y
por otro lado la toma de conciencia de la influencia que tienen los niños en la
decisión de compra y en el consumo familiar de estos productos.

18

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->