P. 1
Complicaciones en el embarazo

Complicaciones en el embarazo

|Views: 52|Likes:
Publicado porJosé Agh
Un documento para medicina o enfermeria durante los procesos del embarazo
Un documento para medicina o enfermeria durante los procesos del embarazo

More info:

Published by: José Agh on Jun 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as TXT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/31/2013

pdf

text

original

LAS COMPLICACIONES DEL PRIMER TRIMESTRE DEL EMBARAZO. COMPLICACIONES DEL PRIMER TRIMESTRE DEL EMBARAZO.

El embarazo se refiere al proceso posterior a la fecundación del óvulo por el esperm atozoide, hasta el momento del parto. El primer trimestre del embarazo es la etapa temprana del embarazo que inicia de sde la concepción hasta las 12 semanas de gestación o alrededor de 14 semanas desde el primer día del último período menstrual normal, aproximadamente. El cuidado prenatal adecuado incluye: buenos hábitos nutricionales y alimenticios antes y durante el embarazo, exámenes prenatales frecuentes para detectar problema s tempranos, ultrasonidos de rutina para detectar anomalías y problemas fetales y algunos exámenes de rutina; esto con el fin de identificar cualquier factor que pu diera cambiar el panorama del embarazo de normal a un embarazo de alto riesgo. Entre las principales complicaciones que pueden presentarse durante el primer tr imestre del embarazo, están: Aborto espontáneo. El aborto espontáneo o aborto natural es la pérdida de un feto por causas no provoca das intencionalmente. El término sólo se aplica cuando la cesación se produce antes de la semana 20 del embarazo, denominándose a partir de ese momento parto prematuro. El aborto espontáneo puede ser: Retenido: es un fallecimiento en el embarazo en el cual no se expulsa nada d el cuerpo del feto. Incompleto: es el fallecimiento fetal en el que no se han expulsado todos lo s productos de la concepción. Completo: es en el que todos los productos de concepción han sido expulsados. La causa más frecuente es la muerte fetal por anomalías congénitas del feto, frecuente mente genéticas y, por lo general, estos problemas no tienen relación con la madre. Otras causas posibles del aborto espontáneo son: • Infección • Problemas físicos en la madre • Factores hormonales • Respuestas inmunitarias • Enfermedades maternas sistémicas graves (como la diabetes o enfermedad tiroide a) En un gran numero de casos, los óvulos fecundados mueren y se pierden en forma esp ontánea, usualmente antes de que la mujer se percate de que está embarazada. El riesgo de aborto espontáneo es mayor en mujeres: • Mayores de 35 años • Con ciertas enfermedades como la diabetes o problemas tiroideos • Con antecedentes de 3 o más abortos espontáneos previos Los síntomas más frecuentes son el dolor abdominal sordo, agudo o de tipo cólico o en la región lumbar; sangrado vaginal acompañado o no de cólicos abdominales o la emisión d e materia sólida tisular o de coágulos por la vagina. Por otra parte algunos de esto s signos son frecuentes durante los primeros meses de la gestación sin que tengan que ir necesariamente seguidos de aborto. En el caso de presentarse el aborto espontáneo, el tejido que sale por la vagina d ebe ser examinado para determinar si era un feto o una mola hidatiforme. Igualme nte, es importante determinar si aún queda algún tejido fetal dentro del útero. Si el tejido remanente no sale del cuerpo en forma natural en un plazo de pocas semanas, es posible que se necesite cirugía (dilatación legrado) para completarlo ar tificialmente. La cirugía puede sustituirse por un tratamiento con medicamentos pa ra ayudar al útero a eliminar los contenidos restantes, pero los efectos secundari os y el riesgo de que la evacuación no se complete, obligan finalmente a recurrir a la cirugía, hace que esta opción no sea siempre preferible. Los efectos de un aborto espontáneo suelen desaparecer enseguida, volviendo al cic lo menstrual normal y a una probabilidad normal de embarazo. HIPEREMESIS GRAVIDICA. Se denomina hiperémesis gravídica a la presencia de vómitos persistentes que aparecen en etapas tempranas del embarazo y que llevan a cuadros de deshidratación, con pérdi da de sales del cuerpo (sodio y potasio) y pérdida de peso mayor del 5% al peso in icial del embarazo.

Se cree que la causa de las náuseas y el vómito durante el embarazo es una elevación ráp ida de los niveles séricos de HGC (gonadotrofina coriónica humana) secretada por el feto. También se le ha atribuido la causa al incremento de los niveles de estrógenos . La hiperémesis gravídica aparece desde el inicio del embarazo y muy raras veces se e xtiende más allá de la semana 20 de gestación. Los vómitos aparecen por la mañana, a veces se prolongan durante todo el día, pudiendo incluso imposibilitar completamente la ingestión de alimentos. Los síntomas de esta patología son: náuseas intensas, vómitos excesivos y persistentes ( a menudo conducen a pérdida de peso) y mareos o desmayos. Las náuseas que no presentan complicaciones se pueden manejar con alimentos secos, como galletas y comidas pequeñas y frecuentes. Es importante para la mujer embarazada mantener el consumo de líquidos y se recomi enda su ingestión en los momentos del día cuando ella puede sentir menos náuseas. Las aguas de soda u otras aguas efervescentes pueden ser de ayuda. La medicación para prevenir las náuseas está reservada para los casos en que el vómito e s persistente y lo bastante severo como para representar un riesgo potencial par a la madre y el feto. Los casos más graves pueden requerir hospitalización y adminis tración de líquidos por vía IV.

EMBARAZO ECTÓPICO. El embarazo ectópico es un embarazo que se implanta fuera del útero, por lo general en una de las trompas de Falopio, y comienza a crecer allí; sin embargo, los embar azos ectópicos también pueden presentarse en raras ocasiones en los ovarios, el área d el estómago y en el cuello uterino. Este tipo de embarazo es causado frecuentemente por una afección que obstruye o re tarda el paso de un óvulo fecundado a través de las trompas de Falopio hacia el útero, posiblemente por una obstrucción física en la trompa. La mayoría de los casos son el resultado de una cicatrización provocada por una infe cción previa en las trompas de Falopio, cirugía de las mismas o embarazo ectópico prev io. Algunos embarazos ectópicos pueden deberse a defectos congénitos en las trompas de F alopio, endometriosis, complicaciones de una ruptura del apéndice o cicatrización ca usada por una cirugía pélvica previa. En ocasiones, una mujer puede quedar embarazada después de practicarse una esteril ización tubárica y el riesgo de un embarazo ectópico debido a este procedimiento es al to. Las mujeres que se han sometido a una cirugía de recanalización tubárica con el fi n de volver a quedar embarazadas también se exponen a un alto riesgo de tener un e mbarazo ectópico. La administración de hormonas, específicamente estrógenos y progesterona (como las que se encuentran en las pastillas anticonceptivas), puede hacer más lento el desplaz amiento del óvulo fecundado a través de las trompas de Falopio y puede ocasionar un embarazo ectópico. Las mujeres que se someten a fertilización in vitro o que utilizan dispositivos in trauterinos que contienen progesterona también tienen mayor riesgo de embarazo ectóp ico. La "píldora del día siguiente" ha sido relacionada con varios casos de embarazo ectópi co. Un embarazo ectópico puede presentar varios síntomas cómo: dolor en la parte inferior del abdomen o en la pelvis; cólico leve a un lado de la pelvis; amenorrea; hemorra gia vaginal anormal, por lo general con manchas; sensibilidad en las mamas; naus eas; dolor en la parte inferior de la espalda. Si el área del embarazo anormal presenta ruptura y sangra, los síntomas pueden empeo rar. Éstos pueden abarcar: dolor agudo, súbito e intenso en la parte inferior del ab domen; sensación de mareo o mareos reales; dolor referido a la zona del hombro por irritación diafragmática. El sangrado interno debido a una ruptura puede llevar a que se presente shock.

Los embarazos ectópicos no pueden continuar hasta término, por lo que la extracción de las células en desarrollo es necesaria para salvar la vida de la madre. Es necesa ria la asistencia médica de emergencia si el área del embarazo ectópico presenta ruptu ra. Se lleva a cabo una laparotomía para detener la pérdida de sangre (en caso de una ru ptura), confirmar el diagnóstico de embarazo ectópico, remover el embarazo anormal y reparar cualquier daño a los tejidos. En algunos casos, puede ser necesaria la ex tracción de la trompa de Falopio comprometida. En los casos en que no se haya presentado ruptura, los tratamientos quirúrgicos más comunes son una mini laparotomía y una laparoscopia. Segundo trimestre: complicaciones La naturaleza ha querido resguardar este momento tan trascendente de ocurrencias inoportunas que interfieran tan significantes vivencias. Es por ello que durant e la etapa de la gestación suelen presentarse pocas patologías. Las toxemias Enfermedades propias del embarazo, pueden comenzar a manifestarse a partir de la semana 20. Más frecuentemente en las primerizas, tienen tres síntomas característicos que pueden o no presentarse en conjunto: hipertensión, edemas y eliminación de prot eínas en la orina. Si estas patologías siguen su curso sin diagnóstico y tratamiento o portuno, pueden agravarse hacia el final del embarazo, transformándose en ECLAMPSI A, situación sumamente afligente. Felizmente esto ya casi no ocurre. El control periódico prenatal permite detectarl as antes de que sean peligrosas. Aprovechamos entonces esta oportunidad para rec ordar a las mamás que deben visitar a su obstetra frecuentemente desde el comienzo el embarazo, y no confiarse "porque total en los otros no me pasó nada". Interrupción tardía y parto inmaduro Si bien muy poco frecuentes, son patologías características del segundo trimestre. E l síntoma inicial, casi obligado, es la hemorragia. Por ello, si se presenta esta complicación, debe guardarse reposo de inmediato y llamar al médico. El reposo (abso luto) y la medicación sedante de las contracciones uterinas son eficaces en la may or parte de los casos. A diferencia de los abortos espontáneos del primer trimestre, los del segundo trim estre por lo general son más frecuentes en las “multíparas” (embarazadas que ya han teni do hijos). Las deficiencias del cuello uterino son la causa más frecuente. Para so lucionar esta situación, puede recurrirse a una pequeña intervención, el “cerclaje”, que c onsiste en cerrar el cuello uterino con un hilo resistente, como si fuera una bo lsa de tejido. Algunas localizaciones anormales de la placenta (placenta previa) pueden provoca r hemorragias a partir del segundo trimestre. En estos casos la placenta adhiere al útero muy abajo, cerca del cuello, en vez de hacerlo sobre el fondo, que es la localización más frecuente. No debes alarmarte innecesariamente, habida cuenta de que estas situaciones por lo general no son riesgosas. Requieren paciencia y reposo. Casi todos los episod ios hemorrágicos debidos a esta causa se superan, y al crecer el útero la placenta s e aleja del cuello, cesando el peligro de futuras hemorragias. La ecografía es un método insustituible para el diagnóstico de esta patología. Permite e l seguimiento hasta la normalización de la situación. Las anemias del embarazo (falta de glóbulos rojos) Se presentan casi siempre durante el transcurso de este trimestre. Son debidas a una mala absorción de hierro a nivel intestinal y a la licuefacción de la sangre po r un aumento de volumen de plasma necesario para mantener la circulación placentar ia. Insistimos nuevamente en la necesidad del control médico periódico para permitir el diagnóstico precoz. Su tratamiento es a base de compuestos que contienen vitam inas y hierro. Los trastornos circulatorios periféricos (várices y hemorroides) Algunas veces aparecen hacia el final de esta etapa del embarazo. Es conveniente consultar al obstetra para evitar su agravamiento. Debe controlarse la constipa

ción –frecuente– pues ésta acentúa los problemas hemorroidales. La obesidad (aumento patológico de peso) En el embarazo debe evitarse. Ya no se considera que la futura mamá debe ser una v erdadera matrona. Sabemos que el exceso de peso corporal perjudica a la madre y al hijo. Como ya pasaron las náuseas y los vómitos, muchas embarazadas suelen descon trolarse, dan rienda suelta a sus antojos (a menudo tolerados e incentivados por su marido y familiares cercanos) y comen en exceso. Es muy difícil perder el peso que se ganó indebidamente, así que evitemos que ello ocu rra. Como verán, consideramos a la obesidad como una verdadera patología. Queremos insist ir en la necesidad de alimentarse correctamente pero no en demasía. No es bueno pa ra la mamá y el futuro hijo la alimentación inadecuada. Muchas embarazadas se asusta n cuando ven crecer la barriguita y, preocupadas por su apariencia física, inician regímenes alimentarios que las ponen al borde de la desnutrición. Recordamos que no están solas, que hay un bebé adentro del vientre que tiene que crecer y requiere es tar bien alimentado. No te asustes, el equilibrio adecuado no es difícil de lograr. Verás que con un poco de información y cuidado lo lograrás. Consulta a tu médico y sigue las sugerencias qu e te damos. Problemas con la vista Los cambios hormonales y circulatorios pueden acentuar defectos visuales que ant es tolerabas sin darte cuenta. No te esfuerces por ver más allá de lo que puedes. Qu ienes usan lentes con frecuencia requieren nuevas prescripciones. Dientes También la dentadura necesita un buen control a esta altura de los acontecimientos . Concurre al odontólogo. Muchas caries se agrandan hacia la mitad del embarazo, y es conveniente tratarlas para evitar focos de infección. Las infecciones urinarias Aparecen por lo general a partir del segundo trimestre del embarazo, pueden tene r su origen en una infección bucodental. Si tienes síntomas de cistitis no demores l a consulta. Es conveniente tratar estas infecciones precozmente, antes de que as ciendan hasta el riñón. Los síndromes febriles –y la infección urinaria es frecuente causa de éstos durante el embarazo– pueden provocar partos inmaduros. Hemorragias Además de las hemorragias relacionadas con trastornos del embarazo –como hemos menci onado al referirnos a la placenta previa y a la amenaza de aborto– la embarazada p uede padecer otras de origen ginecológico. Por consiguiente debes permitir que tu obstetra haga un examen ginecológico completo, una vez que por ecografía se haya des cartado una mala localización de la placenta. Es de buena medicina, si no se ha re alizado previamente, someter a todas las embarazadas a un chequeo ginecológico y m amario completo durante este segundo trimestre del embarazo. Infecciones vaginales Debido a las hormonas circulantes se producen cambios en las condiciones de temp eratura, humedad y acidez vaginal que facilitan ciertos tipos de infecciones sup erficiales. La más frecuente de ellas es la causada por un hongo, el Candida albic ans. Si tienes flujo, picazón o ardor consulta a tu médico. No te automediques, ya q ue ciertas drogas medicinales incluidas en forma de óvulos vaginales pueden absorb erse a través de la mucosa vaginal y resultar perjudiciales para el bebé. Enfermedades infecciosas Debes alejar de ti todo aquello que pueda representar un peligro para el bebé. Sus órganos están en pleno proceso de maduración durante esta etapa. Ciertas enfermedades infecciosas como la rubéola, la hepatitis b, el sida, la toxoplasmosis, la lister iosis, la sífilis, y la virosis graves en general, pueden en algunas ocasiones per judicar a tu bebé. Evita el contacto con todo tipo de enfermos. Si eres docente o circulas en ambientes en donde hay muchos niños, está alerta. Si se comprueba un cas o infeccioso no te asustes y llama a tu médico. Medicamentos No tomes ningún medicamento sin consultar antes. En especial, durante los cuatro p rimeros meses debes evitar toda medicación que no sea específicamente indicada para

el embarazo. Insistimos: NUNCA TE AUTOMEDIQUES. ¡Hasta la aspirina en exceso está co ntraindicada! Radiaciones Mantente alejada de las radiaciones peligrosas. No concurras a los consultorios radiológicos. Si otro hijo tuyo debe someterse a un estudio de este tipo, pide a t u marido o a un amigo o familiar que lo acompañe. No obstante, si es imprescindibl e y se toman los debidos recaudos, ciertos tipos de estudios radiológicos pueden s er efectuados a una embarazada. Se impone una consulta especializada en cada cas o. Tercer trimestre: complicaciones Durante el tercer trimestre del embarazo –así como durante los otros– pueden hacerse p resentes enfermedades preexistentes. Otras, por el contrario, pueden mantenerse estables durante todo el embarazo. En cada caso individual, es conveniente que la embarazada alerte a su obstetra ace rca de sus antecedentes personales, tanto en lo que respecta a enfermedades de t ipo clínico, como a operaciones y traumatismos. En este capítulo nos referiremos exclusivamente a aquellas enfermedades propias de l embarazo. Su enumeración completa excede el propósito de nuestra obra, de manera tal que nos r eferiremos a las de mayor significación, y sin entrar en clasificaciones o enumera ción de los distintos grados de severidad. Felizmente, la gran mayoría de los embarazos cursan libre de complicaciones el ter cer trimestre, y aun cuando se presente alguna de las situaciones que describire mos a continuación, éstas suelen por lo general ser moderadas y controlables. Para q ue ello siempre ocurra así es imprescindible el control periódico durante todo el tr anscurso del embarazo. Hipertensión inducida por el embarazo Aun en pacientes con presión previa normal (normotensas) o de baja presión habitual (hipotensas), a partir de la semana 26 de embarazo pueden aparecer elevaciones d e las cifras de la presión arterial. Por lo general, aumenta primero la presión de d iástole (mínima) debido a la disminución del calibre de las arterias que llevan la san gre al cuerpo a causa de una contracción de las células musculares que forman parte de la pared de las arterias. Este cuadro se acompaña casi siempre por un grado mayor o menor de retención de líquid os extracelulares (edemas) y pérdida de proteínas por la orina (proteinuria). Cuando estamos en presencia de estas tres manifestaciones de la enfermedad, se h a configurado el llamado síndrome preeclámptico. Si no se diagnostica y trata oportu namente, puede agravarse y llegar a la eclampsia, cuadro clínico muy severo que cu rsa con convulsiones, pudiendo llegar al estado de coma. Esta situación siempre revierte luego de terminado el embarazo. Pero debe tratarse antes –cuanto más precozmente mejor–. El tratamiento tiene componentes de vieja data que aún mantienen vigencia, y asociados elementos de la medicina moderna, como son ciertas drogas antihipertensivas. El reposo y la dieta libre de sal son el sopo rte fundamental del tratamiento. Si la gravedad del cuadro clínico pusiera en serio peligro a la madre, se debe int errumpir prematuramente el embarazo, aun sabiendo los riesgos que eso acarrea pa ra el bebé. Si no lo hiciéramos, podría fallecer dentro del vientre materno. Felizment e, la moderna neonatología ha hecho perder vigencia a la antigua disyuntiva de ten er que elegir entre la vida de la madre o el niño. Bien diagnosticada y tratada, l a eclampsia debiera de tener un final feliz para ambos. Diabetes gestacional Algunas embarazadas, que no son diabéticas, pueden presentar glucemia (nivel de azúc ar en la sangre) elevada durante el tercer trimestre del embarazo, normalizándose las cifras luego del parto. De acuerdo con la magnitud del caso pueden indicarse distintos tipos de tratamie nto: • dieta pobre en azúcares • dieta e insulina En ningún caso se deben administrar hipoglucemiantes orales (el tipo de medicación p

or boca que reciben algunos diabéticos adultos) pues estos medicamentos están contra indicados durante el embarazo. El diagnóstico precoz y el tratamiento correcto permiten llevar adelante el embara zo hasta la fecha estimada de parto. Excepcionalmente debe interrumpirse prematu ramente el embarazo. Hoy sabemos que el pulmón del hijo de madre diabética tarda más en madurar, motivo por el cual debe evitarse la posibilidad de un parto antes del noveno mes. Amenaza y trabajo de parto prematuro Un sinnúmero de causas pueden llevar a esta situación Rotura prematura de membranas La rotura de la bolsa de las aguas antes del término del embarazo es una poco frec uente complicación que por lo general se presenta asociada a infecciones vaginales no tratadas. Por ello recomendamos consultar al obstetra toda vez que exista fl ujo excesivo, sobre todo si se asocia a ardor y picazón, y especialmente si es de color distinto al blanco y con olor fuerte. El tratamiento del flujo patológico evita esta situación. Placenta previa La placenta es un órgano formado al implantarse en el tejido que recubre el interi or del útero materno, cuando hay embarazo (decidua) el huevo (óvulo fecundado) cumpl e una importante función de intercambio de substancias, tal como hemos visto oport unamente. Estos intercambios de nutrientes y desechos entre la madre y el hijo son posible s debido al gran desarrollo de venas y arterias –tanto maternas como fetales– que oc upan casi en su totalidad a la placenta madura. Ambas circulaciones sanguíneas corren paralelamente sin mezclarse. Normalmente el huevo se implanta en el fondo del útero, de manera tal que sobre el cuello de este órgano, en el sitio de mayor presión por la gravedad, apoya la parte libre de la bolsa de las aguas. Durante el trabajo de parto, ésta se rompe a ese nivel, permitiendo la salida del bebé sin producirse ningún sangrado importante ya que la bolsa no tiene vasos sanguíne os. Cuando la placenta se ubica por debajo del feto se denomina placenta previa. Es decir, se encuentra antepuesta al bebé en relación al orificio de salida. Si la placenta llega hasta el borde del cuello pero no impide la salida del bebé, que logra deslizarse lateralmente a ella, se denomina placenta previa marginal, y es posible un parto vaginal totalmente normal. Cuando ocupa parcial o totalmente el orificio de salida, se denomina placenta pr evia oclusiva (total o parcial). En estos casos debe efectuarse necesariamente u na operación cesárea. De intentarse el parto vaginal cabría la posibilidad de que el n iño llegase a nacer, pero la madre sufriría una gravísima hemorragia (que incluso podría costarle la vida); en general se produce la muerte del bebé antes de que llegue a nacer pues al dilatarse el cuello la placenta se despega interrumpiéndose la lleg ada de sangre materna a la misma (y por ende de oxígeno para el bebé). En los casos leves (la mayoría), sólo debe guardarse reposo en cama e indicarse medi camentos que inhiban las contracciones uterinas. Es una de las situaciones en la s que no deben mantenerse relaciones sexuales, pues podrían acrecentar la hemorrag ia. Sólo en casos muy graves puede tener que decidirse la interrupción del embarazo ante s del término. Muchas placentas que aparecen como previas en las ecografías del primero y segundo trimestre, se “acomodan” al crecer el útero y se “convierten” en placentas de ubicación nor mal hacia el final del embarazo. Por ello no debes asustarte si, tempranamente, te informan acerca de esta situación. La placenta previa es una patología del embara zo que adquiere significación solamente durante este tercer trimestre. Desprendimiento prematuro de placenta Habitualmente la placenta se desprende del útero y se expulsa luego de la salida d el bebé. A esta etapa del parto la denominamos “alumbramiento”. Si se desprende parcial o totalmente antes de que ello ocurra, estamos en presen cia de una situación anormal que puede revestir cierta gravedad. Esta rarísima complicación pone en grave riesgo al bebé y a la madre por crearse una s

ituación similar a la que describiéramos para la placenta previa. Debe actuarse de i nmediato procediendo sin demora a efectuar una operación cesárea. Es una de las poca s patologías que obliga a veces a realizar la cesárea en la misma sala de partos. La madre siente un intenso aumento del tono uterino que se expresa por dolor (co ntracción intensa y permanente), constatándose además una disminución de los latidos car díacos del bebé. Los grados leves –los más frecuentes– pueden llegar a no dar síntomas ni afectar al bebé, y ser diagnosticados luego del parto al examinar la placenta. Los casos más graves pueden producir la muerte fetal y requerir ocasionalmente la histerectomía (extir pación del útero) debido a los cambios irreversibles que sufre el músculo uterino. Como verás, existen durante el tercer trimestre del embarazo enfermedades que pued en aparecer o agravarse, así como complicaciones de la evolución del embarazo propia mente dicho. Esto que antes podría asustar a nuestros lectores, hoy puede ser trat ado abiertamente sin que ustedes deban alarmarse. El control prenatal de rutina en forma periódica y la moderna tecnología diagnóstica nos permiten asegurar un final feliz en casi todos los casos. Trabajo de Parto Síntomas prodrómicos Los pródromos del trabajo de parto, son los sucesos anteriores a la labor de parto propiamente dicha. Hacen el trabajo preliminar al parto, prepa ran paulatinamente al útero, al cuello del útero y al bebé para el parto. Las contracc iones que se pueden sentir en este período pueden comenzar horas o días antes del tr abajo de parto verdadero. Son irregulares, no se presentan con una frecuencia es tablecida, por lo general no duran más de un minuto, y son cada 7 a 10 minutos, a veces menos frecuentes también. No son intensas. Lo mejor que puedes hacer en esta etapa, es estar tranquila, no acudir al médico todavía, realizar las tareas cotidia nas más indispensables con mucha tranquilidad, y con un poco de reposo. En esta et apa el cuello del útero pasa de una posición posterior a una anterior. El cuello se ablanda y comienza a borrarse, haciéndose cada vez más fino, y se dilata levemente, de 1 a 4 cm. Se puede perder el tampón mucoso, te darás cuenta de esto porque tendrás una pérdida de flujo amarronado. Lo mejor es mantenerse tranquila, respirar profun damente y relajarse, estos son los primeros indicios de que todo está marchando bi en. No focalices tu atención en las contracciones, distráete con otras cosas, y trat a de descansar y de alimentarte bien, comidas livianas para no agregar dolor a t u estómago, comidas ricas en hidratos de carbono complejos, como granos enteros, y a que te espera una faena agotadora en las próximas horas o días, cuando llegue el t rabajo de parto final. No te angusties ni te pongas ansiosa, vívelo con alegría, son un indicio de que el gran y tan esperado momento está por llegar. Trabajo de part o activo Primera etapa: fase latente Aquí comienza el trabajo de parto activo. Las contracciones se hacen cada vez más largas, fuertes y frecuentes. El cuello del úte ro alcanza unos 4 a 5 cm. de dilatación. Este período puede durar de pocas horas a 1 0 o más. Estas contracciones varían de 15 a 30 segundos, comienzan cada unos 30 minu tos hasta llegar a 7 o incluso 5 minutos. Necesitarás más concentración para sobrellev arlas, pero todavía puedes hablar e incluso reírte entre contracción y contracción. No t e quitan la respiración. El cuello sigue dilatándose, puedes perder el tapón mucoso, a lgo de sangre. Aquí ya tienes que llamar a la partera o ir al hospital, dependiend o del lugar que hayas elegido para parir. Relájate, escucha música que te guste y te haga bien, que te ayude a mantenerte tranquila. Usa las técnicas de respiración que has aprendido. No pierdas la calma. Estás a muy poco de conocer a tu bebé, piensa e n eso y lo vivirás con alegría. Trabajo de parto activo Segunda etapa: fase activa L as contracciones se tornan más fuertes, más seguidas y de mayor duración. La dilatación va de 5 cm. a 9 cm. Esta fase puede durar de 2 horas a 10. Esto varía en cada muje r. En general, las contracciones en esta etapa comienzan cada 5 minutos, y luego llegan cada 2 minutos. Son contracciones totalmente definidas, tienen un comien zo, un pico de dolor fuertísimo y finalizan. Se hacen cada vez más prolongadas, fuer tes y frecuentes. Mantén la calma, no te descontroles. El bebé ya está a poco de nacer . Toda tu atención ahora está puesta en esto, ya no querrás hablar con nadie, sólo neces itarás la compañía de alguien querido, las personas que tú elijas, sólo para estar ahí, para que te sientas apoyada. No vas a querer comer, sí es importante que tomes líquidos. Quizás se te rompa la bolsa en este período, puedes perder un poco de sangre, eso t

ambién es normal. Será un trabajo tan duro, que sentirás que el mundo desaparece, solo estarás tu y tus contracciones. Pide ayuda, es importante que alguien esté a tu lad o dándote su apoyo. Con que solo te tome de la mano, y te mire a los ojos, ya te s entirás mejor. No estés sola. Transición El cuerpo completa el trabajo de parto. Comie nza la parte más intensa, la que nunca olvidarás. Es el período más fuerte, y totalmente agotador. Es muy probable que sientas que ya no puedes más, que no resistirás tanto dolor. Pero tranquila, las mujeres estamos hechas para resistirlo, solo hay que saber sobrellevarlo. Este período puede durar de 10 minutos a una hora. Las contr acciones son cada 1 o 2 minutos, son intensísimas, prolongadas, pueden durar hasta 90 minutos, algunas vendrán sin período de descanso entre ellas. El pico de estas c ontracciones puede ser muy prolongado. El cuello se dilatará de 9 a 10 cm., quizás s ientas náuseas. Es un momento muy difícil de sobrellevar, aquí más que en cualquier otro momento necesitarás la presencia de alguien que esté totalmente comprometido a ayud arte, que te apoye en la concentración de los ejercicios de respiración que has apre ndido, que los haga contigo, para que no pierdas la concentración y no te descontr oles por el gran dolor que sentirás. Esa persona debe guiarte en la relajación, debe alentarte, y por sobre todas las cosas, debe recordarte que tu hijo está por nace r, porque es normal que debido al gran sufrimiento que sientes, lo único que quier as sea salir de eso cuanto antes y como sea y no te importe ni tu bebé. No te preo cupes ni te sientas culpable, sentir eso es normal. Muchas mujeres lo sienten. N o te olvides en ningún momento, que si llegaste hasta ahí, es que todo está saliendo b ien, y seguramente terminará pronto y de maravilla. Fase latente En esta etapa la dilatación se completa y tu bebé baja por el canal de parto. Ya comienzas a tener se nsación de pujo. Es un período más descansado, las contracciones disminuyen. Aquí las co ntracciones no son para dilatar sino que el útero contrae para darte la sensacion de pujar. Las contracciones merman, son mucho más suaves y esporádicas, aprovecha y descansa, tu bebé ya viene. Fase activa Aquí comienza el pujo. Sientes la necesidad imperiosa de pujar, y no puedes evitarlo, pujarás por instinto. Ya casi no hay dol or, pero es igualmente intensa, y deberás poner todo tu esfuerzo. El descenso del bebé puede durar de 5 minutos a 3 horas. Las contracciones van asociadas a la nece sidad de pujo. Puedes llegar a sentir la cabeza del bebé bajando por la vagina. La cabeza del bebé se va amoldando para entrar en el pubis de la madre y el canal de parto. Puedes llegar a expulsar orina, materia fecal, gases, no te preocupes ni te sientas avergonzada, es natural, y no tiene nada de malo. Estás viviendo un mo mento maravilloso. Los pujos requieren concentración, y sería bueno que ya te den di rectivas, ya sea el médico o la partera. Pero confía en tu cuerpo, este es el moment o en que toda tu información genética no te defraudará y sabrás qué hacer y cómo hacerlo, y te sorprenderás, te lo aseguro. Cuando tengas la necesidad de pujar, puja con conc entración y con todas tus fuerzas. Quizás ya te sientas más que agotada por las horas previas que has vivido, pero no te preocupes, tu cuerpo sacará fuerzas de algún luga r y será capaz de hacerlo. En cada pujo tu bebé descenderá cada vez más, por lo tanto el médico o la partera te harán indicaciones de como debes hacerlo. La mejor posición pa ra esto es de cuclillas. En los hospitales suelen colocarte acostada de piernas para arriba, esta posición es pésima. La gravedad no está ayudando, pero bueno, ya sea acostada o de cuclillas, lo harás bien, ten confianza. Toda tu energía y esfuerzo d eben estar concentrados en el pujo. Busca una buena posición, para que toda tu ene rgía física se dirija hacia allí. Coronamiento y nacimiento En estos momentos vas a es tar tan concentrada en lo que haces que quizás olvides a tu bebé, es que tu cuerpo s iente la urgencia de expulsarlo, y ya. No te sientas culpable, esto es normal. E starás tan concentrada en tu propia labor, que apenas estarás conciente de lo que te rodea, se puede venir el mundo abajo, pero ese niño, va a nacer, porque tu cuerpo te lo impone y no importa nada más. Una fuerza desconocida, animal, totalmente in stintiva y femenina estará de tu lado, algo que nunca habías percibido antes en tu s er, y que forma parte de tu hermoso género, vendrá a ayudarte. Tu bebé se hace visible , se le ve la cabeza. Está naciendo. Desde que el bebé asoma su cabeza hasta el naci miento total, puede durar de 2 a 20 minutos. Primero sale la cabeza del bebé, el méd ico se fija de que el cordón no este alrededor de su cuello, luego lo ayuda a sali r, primero un hombro, luego el otro, y despues el resto del cuerpo. Puedes expul sar orina, materia fecal o gases, pero ni cuenta te darás, además después de todo esto a quien le importa... Tu bebé nació. Quizás lo veas nacer, quizás no, pero cuando lo ve

as estarás eufórica, y feliz, lo lograste. Una indescriptible paz te relajará completa mente. Y para ti, como madre, aquí se terminó todo, te darán a tu bebé, lo pondrán en tu p echo, y todo tu mundo es él, y que importa lo demás. Pero si falta algo. La tercera etapa. Tercera etapa, la expulsión de la placenta o alumbramiento Puede llevar de 5 a 30 minutos. Tendrás sensaciones de calambres en el vientre, pero no contraccio nes. Y deberás pujar un poco más, aunque mucho más suave que lo anterior. La placenta se desprende del útero y baja por la vagina. Algunas mujeres no sienten nada, y ti enen que estimularlas a expulsarla comprimiendo fuertemente el vientre, puede do lerte un poco, pero no temas, después de todo lo que has pasado, esto no es nada. Cuando la placenta finalmente sale, sentirás un gran alivio, ya todo terminó y te se ntirás completamente normal, cansada, y seguramente con un hambre feróz. Y ahora si, estás libre para disfrutar a tu bebé. Y te puedo asegurar que le darás gracias a la v ida por haber vivido algo tan maravilloso. Sentirás que fuiste protagonista de un verdadero milagro. Algo que nunca olvidarás. Será una de las experiencias más fuertes, intensas y más hermosas que habrás vivido. Te recomiendo que leas las recomendacion es de la Organización Mundial de la Salud con respecto a temas muy importantes dir ectamente relacionados con el trabajo de parto y el parto. Este video es muy ilu strativo para entender los momentos previos al nacimiento de tu bebé [youtube HQSL mqSoRoc] Aquí podras ver un video del descenso del bebé a través del canal pélvico, hast a su nacimiento: EVALUACION DEL RN Después del parto. a. Succión Bucal y Nasal. b. Evaluar la respiración c. Evaluar el APGAR (ver Anexo No. I) d. Examen Físico e. Temperatura Corporal. f. Sonda Oro gástrica (SOG) En niños de Muy bajo peso, sangrado, niños con problemas específicos Madre c on polihidramnios (para tamizaje de Atresia esofágica. g. Cordón umbilical (ponerle clamp o cinta de castilla, visualizar una vena y Dos arterias, Placenta membranas y sus características. h. Profilaxis Ocular. i. Vitamina K 1 Mg. Intramuscular. j. Identificación (Edad Gestacional ( a termino 37 a 42 semanas, Postermino mas de 42 semanas, menos de 37 semanas Pretermino) Curvas de Luchenko (Pequeño para edad Gestacional PEG, Grande para Edad Gestacional GEG, Adecuado par a la Edad Gestacional AEG, Bajo Peso menor de 2501 gramos, Muy Bajo Peso menor de l500 gramos y Muy Extremada Bajo Peso menor de 1000 gramo s) k. Sangre del Cordón Umbilical: (VDRL, Grupo y RH, T3, T4, etc.) l. Relación madre hijo. Sala de Cunas: Expediente Medico. Rectificar riesgo y Clasificación del Recién Nacido. ASPECTOS IMPORTANTES A VIGILAR Micción y Defecación: 24 A 48 HRS primeras. Atención y Alimentación: 2 a 6 horas después del parto. El niño Grande para Edad Gestacional 30 minuto s EXAMEN FISICO DEL RECIEN NACIDO: (4 momentos para realizarlo) 1. ida. 2. Inmediatamente después del Nacimiento: enfocado a anomalías que amenazan la V Una a Cuatro horas después: Peso, Talla, Edad Gestacional, Clasificacion.

3. 4.

Doce a Veinticuatro horas: (examen minucioso) ALTA: (Breve y minucioso con la madre)

ASPECTOS IMPORTANTES A EVALUAR EN EL RECIEN NACIDO: A. Clasificación de APGAR: (tipos de asfixia, actualmente la clasificacion d e la academia Americana de Pediatria. B. Tórax: Frecuencia Respiratoria 30 a 60 por minuto. Frecuencia Cardiaca: 120 a 160 por minuto. Escala de Dawnes(ver anexo II) y en la misma Especialmente entrada de aire. C. Temperatura: 36.5 a 37.3 Hipotermia: produce acidosis metabólica, hipoxia, hipoglucemi

a, A.

Choque. Piel: Acrocianosis (cianosis de uñas y perioral) normal, los Recién nacidos pueden ser de colores: Azules, cianosis problemasrespirato rios,cardiacos,metabólicos(Hipoglucemias),hematológicos(metahemoglobinemia), Amarill os, Ictericia estudiarlos, Verdes, bañados en meconio por Sufrimiento fetal cróni co, Rojos, por poliglobulia (hematocrito arriba de 65 en el Recien Naci do), Palidos, anemia (hemorragia feto_ Materna, Preterminos: hemorragia y choqu e. E. Abdomen: Excavado (hernia diafragmática) Distendido (Obstrucción intestinal) B. Aspecto General: Sexo (genitales ambiguos), Boca (paladar hendido), Miel omeningocele, Ano imperforado. GEG: Lesiones del plexo Braquial (Kumple y Erb) Lesiones del Nervio Frenico.

ANEXOS FETALES A. Liquido Amniótico: Color: Pajizo leve. Volumen: normal 700 mililitros. Polihidramnios: 2000 mililitros. Deglución o absorción: Malformaciones del Sistema Nervioso

Central, Obstrucción Intestinal. Oligohidramnios: Disminución de la orina (Prum Belly, Agenesia Ren al, obstrucción Urinaria.) Meconio: es un indicador de Sufrimiento Fetal Agudo, por lo que lo indicado es evacuar por una posible Asfixia Intrauterina, es importante contr olar las variaciones de la Frecuencia Cardiaca Fetal. B. Cordón Umbilical: 2 arterias y 1 vena, establecer si es mucoso o Cutáneo. C. Placenta: Grande: Hidropesía Fetal. Pequeña: Hipertensión Crónica. 2. Una a Cuatro Horas después del parto: Evaluar alteración en el Estado de Recuperación y pensar en: Medicamentos, Trauma, y Enfermedades del Recién nacido.

Rectificar Edad gestacional por Ballhar, Capurro y Dubowits y posteriormente cla sificar de acorde a las Curvas de Luchenko. EXAMEN FISICO COMPLETO DEL RECIEN NACIDO Signos Vitales (Temperatura, Respiración (40 a 60 por minuto), presión arte rial, Frecuencia del pulso. Medidas Antropométricas: Circunferencia de la cabeza u Occipitofrontal qu e normalmente es de 32 a 37 cm. Longitud, Peso, Edad Gestacional, Clasificación, Estado General: Se registra su aspecto General, actividad, anomalías congénitas obvi as etc. Piel Color: Plétora, color rojo o rosado oscuro, Ictericia(color Amarillento), Palidez, Ciano sis Central, Periférica o Acrocianosis (normal en las primeras horas de vida), Col oración Arlequín(clara línea de separación entre una area de enrojecimiento y una clara . Lesiones Cutáneas: Mancha mongolica, Milio, hemangiomas capilares, eritema toxico, infecciones por estreptococo y estafilococo, mancha en vino Oporto si la lesión aparece en la frente y labio superior debe descartarse Síndrome de STURGE WEBER(se acompaña de glaucoma y convulsiones jacksonianas contra laterales. Coloración de Ar lequín ( una línea clara de separación entre una area enrojecida y una area de colorac ión normal), Cabeza: Fontanela anterior y posterior, Modelado (asimetría transitoria del cráneo se recupe ra en una semana), Caput Succedaneun y Céfalo hematoma (ver anexo), Craneosinostos is(cierre prematuro de las suturas), Craneotabes(ablandamiento del cráneo. Cuello: Se estimula el reflejo de hociqueo, se palpa el esternocleidomastoideo en busca de hematomas, el tiroides, presencia de quistes tiroglosos, cuello corto en Turn er, Noonan y Klippel Feil Cara: Anomalías obvias, lesiones del Nervio Facial. Orejas Malformaciones o posición defectuosa de las orejas, Microtia, implantación, la audic ión grosera puede evaluarse cuando el niño parpadea en respuesta a ruidos fuertes o potenciales evocados. Ojos: Epicantos, tumefacción de párpados, opacidades de cornea y cristalino, esclerótica azu l pensar en Osteogenesis Imperfecta. Anomalías del Iris: Ausencia aniridia, manchas en sal y pimienta de Brushfield, co lobomas, Hifema(hemorragia de la cámara anterior), corioretinitis, retinoblastoma, Hemorragias Subconjuntivales: Se ve en 5% de neonatos ocurre después del parto gen eralmente traumático, desaparece exponteamente. Conjuntivitis. Nariz: Respiradores nasales, alas de la nariz, defectos. Boca: Labio Fisurado y paladar hendido, frenillo lingual corto, Ranula: es una t umefacción quistica en el piso de la boca la mayoría desaparece en forma espontánea, p

erlas epiteliales de Epstein o quistes de retención son normales y se localizan e n los paladares, dientes natales, macroglosia, saliveo en lactantes con atresia esofágica y fístula, Muguet son lesiones blanquecinas algodonosas producidas por un hongo cándida albicans se trata con nistatina, Vocalizacion: Grito Agudo: Encefálico, Ronco: Edema laringeo, Maullido: Cromosoma 5, débil: niño enf ermo. Tórax: Respiración bronquial, estertores finos pueden ser normales en las primeras horas, signos de Neumotórax y Neumomediastino, mamas del neonato leche de brujas secreción blanquecina y tumefacción mamaria normal y se debe a supresión hormonal. Corazón y Sistema Vascular: Soplos, Pulsos saltones, ausencia de pulsos femorales. Abdomen: Escafoideo, distendido por aire, onfalocele, gastrosquisis, hernias, Prum belly (agenesia de rectos y problemas renales), ombligo y sus características. Genitales: Los hidroceles son comunes y en general desaparecen hacia el año de edad, se obser van en busca de genitales ambiguos, la secreción blanquecina lechosa y hemorrágica puede considerarse normal y es por supresión hormonal. Ganglios Linfáticos: Palpables en 33% de neonatos normales en general inguinales y del cuello. Ano y Recto: Permeabilidad del ano, su posición, la eliminación de meconio es en las primeras 48 horas de vida, Tapón de meconio. Extremidades: Sindactilia(fusión anormal de los dedos), Polidactilia(dedos supernumerarios), sur co simiano, Talipes equinovarus(el pie esta girado hacia abajo y hacia adentro y la planta esta dirigida medialmente. Metatarso Varo: Aduccion del pie se corrig e espontáneamente. Tronco y columna: Quiste pilonidal, senos dermoides, espina bifida oculta, masas sacrococcigeas, mielomeningoceles y meningoceles. Caderas: Se produce en 1 de 800 niños, una de las maniobras que se utilizan son Ortolani se coloca al niño en posición de Rana se aducen las caderas usando el dedo medio para aplicar una suave presión hacia adentro y hacia arriba sobre el trocánter mayor. Se aducen las caderas por medio del pulgar para aplicar presión hacia fuera y hacia atrás sobre la parte interna del muslo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->