P. 1
Bloqueo a Las Costas Venezolanas en 1902 Trabajo

Bloqueo a Las Costas Venezolanas en 1902 Trabajo

1.0

|Views: 12.757|Likes:

More info:

Published by: Crisbel Rosellie Almeida on Jun 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/11/2015

pdf

text

original

ORIGEN Y EVOLUCIÓN DE LA DEUDA EXTERNA En este siglo la deuda pública de Venezuela representó la absorción de la mayoría de los ingresos del

país y la generación de conflictos tantos internos como externos. El endeudamiento de Venezuela comienza desde la Guerra de Independencia, deuda externa que fue reconocida por la Gran Colombia y luego por la República de Colombia después del Congreso de Angostura. Cuando se desintegra la Gran Colombia, Venezuela mediante un acuerdo en 1834reconoció parte del pago de la deuda contraída tanto en el proceso independentista como en la Gran Colombia, se dice que se acordó el pago de 28.5 unidades de la deuda (37.798.396 Bs.). Los nuevos Estados recurrieron a los empréstitos externos para poder enfrentar los problemas financieros y secuelas de los movimientos; estos empréstitos se tomaron en nombre del Gobierno venezolano a Londres, en los primeros diez años de la República llegaron a un total aproximado de Bs. 114.234.910, incluso con el pago que se hizo en esa época de Bs. 56.500.000. Luego de estos inicios el endeudamiento venezolano continuó incrementándose a partir de leyes y políticas tomadas por los gobiernos, como la Ley del 10 de Abril de 1834 que daba absoluta libertad para los contratos y la fijación de intereses, y a pesar de que se hicieron esfuerzos estos contratos ocasionaron pérdidas y se extendieron por varios años. En 1841 se estableció la “Ley de Espera y Quita”, esta medida pronto fue acogida por deudores extranjeros, trayendo numerosas pérdidas para el país, por lo que fue derogada en 1850, pero ya había generado problemáticas y reclamaciones extranjeras. Las deudas que más afectaron a la economía fueron las deudas por los empréstitos onerosos y por generadas por la reclamaciones de otras nacionalidades. Sin embargo nuevos empréstitos para el desarrollo del país como el obtenido para el pago a la deuda que se tenía con las Compañías de Ferrocarriles de manera de obtener garantías y las propiedades para la Nación, no sólo generaron el aumento de la deuda externa sino contradicciones con Alemania, que se explicaran más adelante con el Bloqueo de 1902-1903. La deuda externapara 1897 estaba en aproximadamente Bs. 197.982.419, esto gracias al pago que el Gobierno Federal hizo entre 1889-1890; ya que antes en 1870 la deuda alcanzó una cifra de Bs. 252.870.395 por las reclamaciones extranjeras y no incluían los intereses. Luego del bloqueo de Alemania, Italia y Estados Unidos a Venezuela se llevó el caso a la Corte Internacional de la Haya donde Comisiones Especiales ajustaron la deuda, quitando alrededor de Bs. 151.000.000 que se estaban cobrando en exceso, dejando la deuda alrededor de los 40 millones de bolívares.

ENDEUDAMIENTO CRISIS Y DESENLACE Por una primera parte podemos ver que este proceso se da de dos formas una de un orden externo: que contra las potencias aliadas o los países industrializados; esta presenta dos facetas:  Carácter violento: cuando Alemania, Inglaterra e Italia bombardearon los puertos del país. Esta acción concluyo a principios de 1903 con el protocolo de Washington

Carácter no violento: consistió en la ruptura de las relaciones diplomáticas de Venezuela con estados unidos, países bajaos y Francia. Antes del bloqueo se produjo las rupturas de las relaciones con Colombia que aunque obedece a otras causas esta legalmente vinculada la situación coyuntural.

Y la otra parte que se da en ese proceso es la parte interna que condujo a la situación de Cipriano castro por Juan Vicente Gómez; esta situación en sentido histórico significo la liquidación del caudillismo decadente y la centralización del poder, con la puesta en marcha de un significativo proceso de modernización del estado bajo la forma institucional de los que algunos han llamado la dictadura petrolera de Juan Vicente Gómez. Este poseía unos elementos los cuales conformaban esta situación de crisis venezolana los cuales se dan de la siguiente forma:

Crisis socio- económica • • condiciones de dependencia a un ritmo de un mercado internacional; ya que Venezuela era un país agro exportador y dependía de las fluctuaciones de un mercado internacional La producción agrícola se ve afectada a cambios climáticos; el café representaba el rubro de exportación dominante. Pero los riesgos de las plagas especialmente las langostas, las pestes y las sequias afectaban al aparato productivo; y como dependían de un mercado internacional con las baja de los precios se vio totalmente afectado Principal fuente de ingreso eran los aduaneros, con la constitución de 1864 se destinaba el producto de los impuestos sobre exportaciones e importaciones como únicas rentas para atender los gastos generales. 1886-1887 decreto de libre comercio subsidiado por las distintas administraciones representantes de los intereses de la oligarquía a latifundistas y comerciantes. Dependencia externa y carencia de vías de comunicación (polos de crecimiento.) Existencia de un antiguo sistema de peaje

• • •

Crisis político – militar • en este proceso histórico lo más relevante es la crisis económica y los trastornos políticos que revelan una lucha entre el militarismo y el civilismo o entre el modernismo y el caudillismo; el proceso de formación del estado moderno no solo es tardío si no que nace como estado independiente el caudillismo y las guerras civiles han sido vistos tradicionalmente como la causa primera de todos los males económicos y políticos del país; este es el resultado por una parte de de la situación de dependencia como fenómeno históricamente gestado y por otra parte como consecuencia de una clase social abortada.

En cuanto al proceso de independencias fue impulsado por un sector social conocido como la nobleza criolla (expansionismo industrial); esta no cuajo así que surgió como la oligarquía criolla, que actuó en el proceso histórico como una clase social abortada. Como nobleza criolla llevo a cabo el proceso de independencia pero como oligarquía criolla no lo llevo a un estado nacional y modernizado, este es la razón principal por la cual este proceso de modernización viene impulsado desde afuera respondiendo a las necesidades expansionistas del capitalismo industrial la burguesía europea en su proceso de desarrollo crearon riquezas y crearon por lo tanto su propia conciencia de clase a diferencia de Venezuela que solo se ocupo de acumular no de crear esta fue la principal causa de un carácter parasitario. En donde esta acumulación de riquezas simplemente paso a otra y genero esta situación de dependencia parasitaria

Crisis institucional Lo que resalta de esta crisis fue la lucha de poder y la existencia de caudillismo en las diversas regiones del país que genero una anarquía expresada como guerras civiles .las podemos ver en la siguiente cronología: • • • • • 1885 el estado recurre a gastos extraordinarios, parta atender el orden público en el oriente del país 1892 se da la revolución legalista o revolución de marzo dirigida por Joaquín crespo contra andueza 1898 – 1899 sublevación de José Manuel Hernández 1899 la invasión de los 60 poniendo a Cipriano castro en Miraflores 1901 se da la revolución libertadora financiada por interés extranjeros especialmente EEUU, franceses y alemanes

En estas condiciones la imagen que presentaba Venezuela tanto interna como externa eran dramáticas y caóticas a los ojos de los gobiernos europeos. Un escritor francés decías al respeto lo siguiente “Desde que Venezuela existe, ha estado siempre en banca rota, no por miseria, penuria o accidente, si no porque su administración no ha sido otra cosa que una forma de bandidismo y la banca rota era la necesaria consecuencia de todo un sistema gubernamental” Ciertamente esta es la apreciación unilateral, pero se acerca a la constatación de una realidad: el país estaba considerado como un “deudor crónico”

BLOQUEO A LAS COSTAS VENEZOLANAS EN 1902 – 1903

La Venezuela de finales del siglo XIX y principios del siglo XX se caracterizaba por ser un país políticamente inestable y en bancarrota. Las interminables luchas facciosas distraían a los gobiernos de los proyectos de desarrollo nacional. Asimismo, la estructura económica del país invalidaba cualquier posibilidad de progreso. Se trataba de un país primario exportador que dependía de dos productos básicos (el café y el cacao) y que, por lo tanto, dependía de la dinámica del mercado capitalista mundial. Así, cualquier disminución en los precios internacionales de las materias primas conducía a severas crisis económicas en el país. La gran mayoría de los ingresos públicos dependía del movimiento de entrada y salida de productos, es decir, de los derechos de aduana. Ello fomentaba una constante fragilidad fiscal, lo cual también se debía a la corrupción administrativa de los funcionarios y gobernantes. El 23 de octubre de 1899 finalizó una más de las revoluciones desatadas en Venezuela durante el siglo XIX: la Revolución Liberal Restauradora. Con la victoria del General Cipriano Castro se debilitó el sistema político que había funcionado por cuarenta años y arribó al poder un nuevo grupo de hombres proveniente de la región de los Andes. El nuevo Presidente Castro anunció su programa de gobierno, el cual supuestamente estaría conformado por “nuevos hombres, nuevas ideas y nuevos procedimientos”. No obstante, se trató de una simple alternancia de facciones en el poder, sustentada en los mismos problemas estructurales del país. En Venezuela, la hacienda pública era concebida como hacienda particular de los gobernantes en aras de consolidar sus proyectos políticos personales. Durante el gobierno de Cipriano Castro el gasto público estuvo comprometido en más del 45% a los gastos de guerra. Esta situación bélica más la falta de ingresos públicos condujo a la suspensión del pago de la deuda en febrero de 1902. Esta decisión se sumaba a la acción del Presidente Castro en enero de 1901 de desconocer todas las reclamaciones y créditos extranjeros establecidos antes de su llegada al poder. Esta actitud ya había alarmado a los acreedores extranjeros, quienes en más de una ocasión solicitaron a sus respectivos gobiernos emprender una medida coercitiva contra el gobierno venezolano. A la deuda pública externa contraída mediante empréstitos se añadían las reclamaciones de los súbditos extranjeros residentes en Venezuela por los daños causados a sus bienes durante las guerras civiles. El nuevo gobierno enfrentó gravísimos problemas: además de la crisis económica que vivía el país debido a la parálisis parcial del aparato productivo por causa de las guerras civiles, Castro combatió una rebelión interna (la Revolución Libertadora encabezada por el banquero Manual Antonio Matos en diciembre de 1901) y la agresión de tres potencias europeas por la falta de pago de la deuda externa en diciembre de 1902. Desde 1880 Venezuela había desatendido nuevamente el servicio de la deuda: no pagó principal ni intereses de la deuda interna ni externa. La moratoria general de pagos de la deuda continuó, de modo que para 1902 las obligaciones con los acreedores externos alcanzaban unos 120 millones de bolívares. La situación fiscal del país hacía imposible destinar recursos para el pago de la deuda. La complicada situación llegó a un punto de ruptura cuando el gobierno venezolano, fiscalmente asfixiado, declaró formal y unilateralmente la moratoria de una deuda cuyo servicio había sido desatendido por más de 20 años, con algunos pocos gestos de buena voluntad, por escasa sumas que no aplacaban los ánimos

de los acreedores. Para entonces se intensificaron los reclamos de los prestamistas extranjeros y los gobiernos asumieron su representación por las quejas que formulaban y, de esta forma, Holanda, Francia, Bélgica, Estados Unidos, España e Italia se sumaron a las protestas, presiones y reclamaciones de Inglaterra y Alemania. Mientras continuaba la persecución de los caudillos dispersos de la Revolución Libertadora, Inglaterra, Alemania, Italia y otras potencias extranjeras reclamaron el inmediato cumplimiento por parte del gobierno del pago de las deudas. Finalmente, el 9 de diciembre de 1902, una flota conjunta de Inglaterra, Alemania e Italia impuso un bloqueo naval a las costas venezolanas, exigiendo el pago inmediato de las deudas contraídas por Venezuela a las compañías de sus connacionales. Al finalizar el año 1902, con los barcos de guerra emplazados en La Guaira, la deuda externa total de Venezuela ascendía a 155.411.296 bolívares. Los abusivos requerimientos superaban a ésta: 186.558.150 bolívares; después de algunos ajustes y negociaciones los gobiernos demandantes la redujeron al límite aceptable. Con la gestión mediadora de Estados Unidos se llegó a un acuerdo expresado en los Protocolos de Washington. Alemania e Inglaterra convocaron un bloqueo de las costas venezolanas “hasta que el presidente Castro aceptase pagar todas las deudas extranjeras y prometiese la compensación por las pérdidas que habían sufrido ambos países durante la reciente guerra civil”. El 7 de diciembre de 1902, el Ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Rafael López Baralt, recibió el ultimátum por parte de estas dos potencias. Dos días después una flota anglo-germana conformada por 15 buques de guerra llegó al puerto venezolano de La Guaira, donde apresaron a pequeños barcos venezolanos. El 11 de diciembre Italia se sumó a la acción punitiva contra Venezuela. Uno de los ataques más violentos se llevó a cabo el día de 12 de diciembre en las aguas del lago de Maracaibo. Desde el castillo de San Carlos, la población venezolana atacó a los cruceros alemanes, los cuales tuvieron que retirarse por problemas de navegabilidad en la zona. La reacción inmediata de Cipriano Castro frente a la agresión fue hacer una llamado a la unidad nacional para defender la soberanía del país. Anunció la libertad de los presos políticos y el regreso de los exiliados, a quienes se les restituyó el goce de las garantías constitucionales. Asimismo, Castro ordenó apresar a todos los súbditos ingleses, alemanes e italianos residentes en el país. “En un pueblo acostumbrado a ver en los extranjeros un aire concreto de superioridad, de alguna manera consciente de que era explotado por ellos, aunque nada más lo notara por el enriquecimiento del que se beneficiaban los mismos y por las relaciones comerciales a través de las cuales ocurría ese enriquecimiento. A ese pueblo le resultaría un acto glorioso, un desquite sublime ver cómo pasaban por las calles esos prósperos comerciantes entre policías que los llevaban presos a los muelles para que fueran masacrados por la artillería de sus connacionales, o rumbo a las cárceles donde debían responder por sus ofensas inferidas a la patria”. Lograr la unidad nacional fue una batalla interna que ganó Cipriano Castro, ya que logró consolidar su poder, debilitando a los sectores opositores a su gobierno, que frente a la agresión externa conformaron un frente común. Para el pueblo venezolano se trató de un acto heroico. El Presidente ganó popularidad a través de la incitación de un sentimiento nacionalista y antiimperialista en la sociedad venezolana. Esta hazaña sólo podía garantizarse si el conflicto llegaba a su fin. En este sentido, el 17 de diciembre de 1902 la cancillería venezolana solicitó al embajador estadounidense, Herbert Bowen, su

intervención como árbitro en el conflicto. Finalmente, Estados Unidos promovió un arbitraje internacional para terminar con el bloqueo naval. Las potencias agresoras aceptaron esta medida. El 13 de febrero de 1903 se firmaron los llamados Protocolos de Washington. El bloqueo naval tuvo su fin con el Protocolo de Washington el cual fue firmado en esa ciudad el 13 de febrero de 1903 ya que Estados Unidos estuvo como mediador al ser un partido neutral en la situación. En este Protocolo se acordó que Venezuela pagaría poco a poco sus deudas con el 30% de sus ingresos de aduana Suscritos éstos, el gobierno venezolano, con recursos de impuestos adicionales, comenzó a cumplir sus compromisos de pago y el bloqueo fue levantado. Las reclamaciones se terminaron de pagar en 1913 y en 1930 la deuda se canceló en su totalidad durante el mandato del general Juan Vicente Gómez.

PROTOCOLO DE WASHINGTON O LA GRAN SUBASTA

El bloqueo se constituyó como una acción contraria a los que imploraba el Derecho Internacional que tuvo tres ocasiones como lo fueron la destrucción de la marina de guerra venezolana, el bloqueo a los puertos especialmente el de puerto cabello que incluso fue bombardeado, y finalmente el fracaso de la marina alemana específicamente en las costas del Estado Zulia debido al desconocimiento de estas aéreas marinas y submarinas por parte de los alemanes. Se espero una reacción del gobierno norteamericano debido a la doctrina Monroe, pero había otro incidente que fue la remoción del cargo del embajador de EE.UU en Venezuela Francis Loomis por un supuesto complot junto a la New York Bermudez company en contra de Castro y se sustituyó este embajador por Herbert Bowen. Estados unidos ofreció una mediación en el conflicto, el gobierno venezolano nombro a Bowen como mediador. Con esta política de mediación se nota el aislamiento de esta nación norteamericana sobre Latino América, no hubo una reprocidad y no se actuó con la Doctrina Monroe, esto llevo a que las potencias europeas y EE.UU llevaran a Venezuela a firmar en 1903 los protocolos de Washington, obviando las decisiones de Venezuela como país afectado, inclusive arruinado. Dichos protocolos fueron acuerdos binacionales con las diez naciones reclamantes de la deudas vencidas, que incluso el representante de Venezuela que fue Hebert Bowen obvio las decisiones que había tomado el gobierno de Venezuela para esta negociación, Hebert Bowen hizo caso omiso de esto y empezó a firmar documentos desfavorables para Venezuela. Una de las condiciones establecidas en este protocolo fue que Venezuela tenía que responder por los daños causados a sus extranjeros y a sus bienes, esto es una violación muy importante al derecho internacional Público donde establece que ningún Estado puede privilegiar a extranjeros por encima de sus nacionales. Otra característica fue la creación de comisiones mixtas para establecer el pago de las deudas, se supone que estas comisiones son para establecer una negociación y a su vez una repartición equitativa entre las partes en conflicto pero no fue así ya que la representación de Venezuela había firmado documentos donde hacían responsable a Venezuela de la deuda. Dichas comisiones mixtas de 1903 estaban conformadas por un representante venezolano, uno de la nación reclamante y un tercero que

era en la mayoría de sus casos jueces de la nación norteamericana donde Venezuela pregonaba la inexistencia de la deuda y el árbitro le daba mayor privilegios a los reclamantes y en vez de favorecer a la nación suramericana la decisión que se tomaba era la reducción de la deuda a pesar de la falta de información y pruebas contundentes. Cláusulas: 1. Venezuela reconocía a priori la responsabilidad de unas deudas que se enunciaban pero no se especificaban ni probaban. 2. Se apartaría el 30% del ingreso mensual de las dos mayores aduanas nacionales para depositar en las oficinas que representaban los intereses de la banca europea en el país. 3. Dichas oficinas de Aduanas estarían manejadas por funcionarios extranjeros, a fin de garantizar que el primer artículo se cumpliera a cabalidad. 3. Venezuela recibiría de vuelta sus buques de guerra, en el estado en que estuvieran, aún fuera hundidos, sin hacer reclamación alguna por daños. Otro punto que establecía el protocolo de Washington era que si la deuda era en bolívares, se llego injustamente a que Venezuela cancelara a cada potencia europea en moneda de cada nación que demando no en bolívares aquí podemos apreciar una injusticia hacia Venezuela, así que Venezuela debía cancelar en libras esterlinas, dólares, oro , o en dicho caso la moneda que estableciera el protocolo duplicando en si el pago hacia esas potencias extranjeras. De tal forma, había Comisiones Mixtas con: Alemania, Gran Bretaña e Italia como países agresores; y con Estados Unidos, México, España, Francia, Países Bajos, Bélgica, Suecia y Noruega y España como países reclamantes. El bloqueo fue levantado en virtud de los protocolos firmados en Washington el 13 de febrero de 1903 con los agresores y otras naciones, para cuyas discusiones Venezuela nombró como representante diplomático al ministro norteamericano acreditado en el país, Herbert Wolcott Bowen. Por medio de aquellos instrumentos se formalizó el compromiso de reiniciar el pago de la deuda externa (Bs.165.300.000 de capital e intereses) y la nación reconoció y empezó a pagar, previos dictámenes de comisiones mixtas, las reparaciones extranjeras por Bs.35.500.000; Bs.150.900.000 menos que las demandas iniciales de los reclamantes. En 1908 tras la ascensión al poder de Juan Vicente Gómez, las relaciones internacionales rápidamente mejoraron, en especial con los Estados Unidos que enviaron a las aguas venezolanas, a petición del mismísimo Gómez, los acorazados USS Maine, USS Des Moines y al crucero pesado USS North Carolina, para vigilar cualquier revuelta interna; oportunidad que aprovecharon los estadounidenses para espantar cualquier nueva incursión naval europea en Venezuela y reafirmar su Doctrina Monroe.

GÓMEZ Y LA DEUDA EXTERNA Una de las principales preocupaciones del dictador era restaurar la solvencia fiscal de Venezuela. Para 1909, la deuda externa venezolana era de Bs. 161.138.109 y la deuda interna Bs. 71.958.383. El Estado venezolano, en 1913, ya había cancelado Bs. 12.000.000. El 11 de junio de 1915 promulgó una ley que imponía un pago de Bs. 6.000.000 anuales y ya en 1929 Venezuela sólo adeudaba Bs. 29.249.416 en deuda externa y la interna era de Bs. 28.735.884 Quien mantuvo la política económica del Gobierno de Juan Vicente Gómez fue el Ministro de Hacienda entre 1913 y 1922. El Dr. Román Cárdenas ejerció una política de reducción de salarios y logró que, para 1920, las reservas del Estado alcanzaran 48.578.284 Bs. De manera que para el centenario de la muerte del Libertador se pudo cancelar totalmente la deuda. El General Juan Vicente Gómez fue quien por primera vez, hizo el compromiso de cancelar la deuda externa, lo cual se efectúo en 1930, como homenaje al Libertador en el centenario de su muerte y gracias a los ingresos del petróleo que entonces iniciaban un crecimiento sostenido. En la década de 1930, no se contrajo deuda pública externa y la deuda interna era prácticamente inexistente. El Gobierno de Juan Vicente Gómez favoreció ampliamente a las inversiones extranjero en el país, concentrándose la mayoría de ellas en el sector petrolero que comenzaban a desarrollarse. En ese sentido, durante el régimen gomecista se definió un marco legal por medio del cual se entrega gran parte del territorio nacional en concesiones, de acuerdo a los intereses de los consorcios petroleros internacionales. Las inversiones extranjeras en el país que se habían iniciado en la época de Guzmán Blanco, y que tuvieron tropiezos durante el Gobierno de Cipriano Castro, resultaron generosamente favorecidas por el régimen Gomecista. En efecto, desde la llegada de Gómez al poder, una de sus principales preocupaciones fue la de restablecer el crédito Internacional paralizado en tiempos de su predecesor, para lo cual volvió a otorgarle a la compañía americana New York and Bermúdez, la concesión por cincuenta años de la explotación de asfalto que había suspendido Castro. Además de lograr regenerar la confianza del mundo exterior en Venezuela, y de restablecer las relaciones diplomáticas rotas por Castro, la actitud benevolente de Gómez hacia las inversiones extranjeras perseguía aumentar los Ingresos Fiscales para hacerle frente a las obligaciones internas y externas por los gobiernos anteriores.

LIQUIDACIÓN DE LA DEUDA Luego de que las Comisiones Especiales “ad hoc” de la Corte Internacional de la Haya y suscritos los Protocolos de Washington, el Poder Ejecutivo del país creó un impuesto extraordinario adicional sobre las importaciones, gravándolas con el 30% de los derechos ordinarios, con los fondos generados por esta política fiscal se comenzó a pagar a los acreedores, las reclamaciones (terminándolas de cancelar en 1913) y la deuda se cancela en el año fiscal 1929-1930 bajo el mandato de Juan Vicente Gómez.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS BANKO, C. (2007). Manuel Antonio Matos. Biblioteca Biográfica Venezolana, El Nacional- Bancaribe, Volumen 67, Caracas. CARRILLO, T. (1989). Historia de las finanzas públicas en Venezuela. Siglo XX 1915-1917. (Sección doctrinal) (subsección opinión pública). Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, economía y finanzas, N° 54, Caracas. CENTENO, M. (1924). Bosquejo histórico de la vida fiscal de Venezuela. FUNDACIÓN POLAR (1997). Diccionario de Historia de Venezuela. Fundación Polar.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->