P. 1
Materia Civica y Etica

Materia Civica y Etica

4.33

|Views: 33.077|Likes:
Publicado porRycardo Bravo Colin

More info:

Published by: Rycardo Bravo Colin on Jun 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/29/2015

pdf

text

original

Sections

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE VERACRUZ LICENCIATURA EN MEDIOS DE LA INFORMACION ASIGNATURA:ETICA Y VALORES

INTRODUCCION A LA ETICA Y LOS VALORES. Etimológicamente la palabra ética se deriva de la palabra griega “ethĭcus” que significa: costumbre, modo de proceder. Se le confunde impropiamente con la moral (del latín “mores”, costumbre). También se le ha llamado “Filosofía moral.” Se le considera una ciencia normativa, ya que se ocupa de las normas de conducta humana. El campo de estudio de la ética es la moral. La ética se propone estudiar los problemas fundamentales de la moral. Estos se llaman problemas éticos y son el objeto formal de la ética. Su objeto de estudio lo constituye un tipo de actos humanos: los actos conscientes y voluntarios de los individuos que afectan a sí mismo y a los demás, a grupos o a la sociedad en general. La ética trata de dar explicación en forma objetiva a la conducta moral, se ve en la necesidad de recurrir a otros campos del saber, es decir la moral no se explica por sí misma: requiere del auxilio de otras disciplinas del conocimiento a fin de que sus explicaciones tengan cierta importancia, como productos de investigaciones y reflexiones interdisciplinarias. Todo tipo de conocimiento científico- social que aspire a tal, debe tener una metodología de investigación, abierta al conjunto multidisciplinario, dialógico, inclusive, polémico que requiere la ética. Por ello mencionamos a la ética y su relación con otros campos del conocimiento. La ética y sociedad. La conducta moral, siempre es un hecho de la vida social: familiar, cultural, política, etc. Así, se puede afirmar que los individuos no inventan ni la sociedad ni su moralidad. El propio comportamiento individual, es determinado por la vida del hombre en sociedad; cultura, creencias, odios, amores, tienen su origen en el complejo de las diferentes prácticas sociales. Un individuo fuera de la sociedad y de la historia, no se podría decir que actúa moral o inmoralmente. La ética estudia qué es lo moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo se ha de aplicar posteriormente a los distintos ámbitos de la vida personal y social. En la vida cotidiana constituye una reflexión sobre el hecho moral, busca las razones que justifican la utilización de un sistema moral u otro. Algunos han caracterizado a la ética como el estudio del arte de vivir bien, lo cual no parece exacto, puesto que si se reuniesen todas las reglas de buena conducta, sin acompañarlas de examen, formarían un arte, más no una ciencia.

La ética es una de las principales ramas de la filosofía, en tanto requiere de la reflexión y de la argumentación, este campo es el conjunto de valoraciones generales de los seres humanos que viven en sociedad. El estudio de la ética se remonta a los orígenes mismos de la filosofía en la Antigua Grecia, y su desarrollo histórico ha sido amplio y variado. Una doctrina ética elabora y verifica afirmaciones o juicios determinados. Una sentencia ética, juicio moral o declaración normativa es una afirmación que contendrá términos tales como "bueno", "malo", "correcto", "incorrecto", "obligatorio", "permitido", etc., referidos a una acción, una decisión o incluso también las intenciones de quien actúa o decide algo. Cuando se emplean sentencias éticas se está valorando moralmente a personas, situaciones, cosas o acciones. Se establecen juicios morales cuando, por ejemplo, se dice: "ese político es corrupto", "ese hombre es impresentable", "su presencia es loable", etc. En estas declaraciones aparecen los términos "corrupto", "impresentable" y "loable" que implican valoraciones de tipo moral. Definición y objeto Según una corriente “clásica”, la ética tiene como objeto los actos que el ser humano realiza de modo consciente y libre (es decir, aquellos actos sobre los que ejerce de algún modo un control racional). No se limita sólo a ver cómo se realizan esos actos, sino que busca emitir un juicio sobre estos, que permite determinar si un acto ha sido éticamente bueno o éticamente malo. Ello implica establecer una distinción entre lo que sea bueno y lo que sea malo desde el punto de vista ético, y si el bien y el mal éticos coinciden o no con lo que serían el bien y el mal en sí. Límites con disciplinas adyacentes La ética se relaciona con la antropología, el derecho, con la ley, y con ciencias empíricas que estudian el comportamiento humano, como la sociología y la psicología. ¿Qué es ética? Una enciclopedia define ética del siguiente modo: “Ética (del griego ethika, de ethos, ‘comportamiento’, ‘costumbre’), principios o pautas de la conducta humana, a menudo y de forma impropia llamada moral (del latín mores, ‘costumbre’) y por extensión, el estudio de esos principios a veces son llamados filosofía moral.” Seguidamente añade: La ética, como una rama de la filosofía, está considerada como una ciencia normativa, porque se ocupa de las normas de la conducta humana, y para distinguirse de las ciencias formales, como las matemáticas y la lógica, y de las ciencias empíricas, como la química y la física. Las ciencias empíricas sociales, sin embargo, incluyendo la psicología, chocan en algunos puntos con los intereses de la ética ya que ambas estudian la conducta social. Por ejemplo, las ciencias sociales a menudo procuran determinar la relación entre principios éticos particulares y la conducta social, e investigar las condiciones culturales que contribuyen a la formación de esos principios.
El problema del ser y el deber ser

La ética teleológica es generalmente una ética orientada hacia fines, hacia un "télos" (en griego, fin u objetivo que perfecciona a quien lo alcanza).
Hume ha planteado la objeción de que la transición de ser no-debe "para ser legítimo (" Ley

de Hume "). Bajo la falacia de la partida "naturalista" de George Edward Moore ha planteado las cuestiones estrechamente relacionadas, pero que no son estrictamente los mismos. Como se destaca más adelante, los positivistas, deben estar epistemológicamente entre las tasas y tarifas de destino, y se diferencian por su relación diferente a los sentidos. La distinción epistemológica entre es y debe se basa en la ciencia empírica moderna. Quien no acepta esta distinción, o bien debe postular a un ser que no es directamente o indirectamente detectable, o se debe considerar lo que debe ser perceptible. Las normas éticas se derivan de supuestas declaraciones sobre los seres, con frecuencia pasan inadvertidos por el uso de la ambigüedad normativa y empírica de términos como "esencia", "Naturaleza", "determinación", "función", "final", "sentido" u " Objetivo alcanzado". Así, la palabra "objetivo" es incluso lo que en realidad busca una persona (Su meta es graduarse). La palabra objetivo puede referirse también a lo que debe perseguir un hombre (por ejemplo, cuando se dice de alguien que perdió el objetivo o la meta de su existencia humana). La ambigüedad inadvertida empírico-normativa de ciertos términos conduce a falacias lógicas tales como: "La esencia de la sexualidad es la procreación. Por lo tanto, la anticoncepción no está permitida, porque no refleja la naturaleza de la sexualidad". Tomando nota de que esto supone que se ha deducido lógicamente que el ser es una justificación de las normas aún no desesperada. Porque, además de las declaraciones normativas y de los registros, hay voluntades. La expresión de la voluntad de una persona: "No quiero ser molestado en la siguiente hora por cualquier persona" incluye el deseo de que la norma "Nadie me moleste en la hora siguiente" sea capaz de ser acogida y respetada por otros. El punto central será saber si la expresión de la voluntad de esa persona sea o no sea éticamente correcta, o sea simplemente un acto arbitrario que no exige un respeto absoluto por parte de otros. Siglo XXI. Crisis, riesgos, esperanzas: En la actualidad, se habla como nunca de valores y de ética. Parece que el ensalzamiento de la ciencia y de la tecnología en las décadas anteriores —que desplazó el sentido ético, humano de nuestra sociedad— decae. El trabajo científico y técnico es herramienta indispensable para el desarrollo, pero no basta. Los problemas sociales que nos afectan requieren también del concurso de otras disciplinas que hagan de sus procesos, instrumentos valiosos para disminuir el deterioro humano, ambiental y planetario. Podría considerarse que, a partir de los noventa, surge una preocupación por recuperar la importancia de educar en ética y valores. El libro de Latapí (1999), La moral regresa a la escuela: una reflexión sobre la ética laica en la educación mexicana, evidencia tal situación. Y

si bien los planes y programas de educación contienen tópicos ético-axiológicos, la práctica de valores aún está muy distante. La crisis estructural que se confronta en todos sus aspectos (personal, económico, social, político, cultural, ambiental, etcétera) demuestra que nuestra sociedad y nuestro planeta se van deteriorando aceleradamente. 1.2 Aproximaciones Conceptuales Al Mundo De Los Valores: El Humanismo El Humanismo es el movimiento intelectual que se extendió por Europa a partir del siglo XV. Viene de la palabra latina homo (hombre). La nueva forma de pensar confiaba en el ser humano, en su razón y en su capacidad para cultivar todas las ramas de la sabiduría. Si en la Edad Media los ideales de perfección fueron el guerrero o el monje, ahora será el cortesano, el caballero renacentista; sabedor de las lenguas clásicas, griego y latín, de la poesía y de la historia; capaz de escribir en prosa y en verso; conocedor y practicante de la música , el dibujo y la pintura; hábil en el manejo del caballo, en torneos, competiciones y juegos; además, gentil y galante. La dama debía ser honesta, tener conocimientos de las letras, de pintura y de música, y saber danzar, para alegrar las fiestas cortesanas. Como ves, lo que se pretendía era un formación integral, esto es, saber de todo; tal vez lo contrario que ahora, que se tiende más a la especialización, a saber mucho de una materia, aunque se desconozca lo elemental de otras muchas. Claro está, eso era el ideal. La realidad luego sería otra. Lo cierto es que algunos personajes de la época sí que se aproximaron. Los humanistas se reunían para cambiar impresiones y experiencias. Lo hacían en la corte, en los palacios de los mecenas, sus protectores, o en academias . Escribían sus obras en la lengua de su país y no en latín, que era la lengua culta de la época anterior, un gesto más de romper con lo medieval; por ello, cobraron gran importancia las literaturas nacionales. Solían viajar mucho a otros países, para entrevistarse con sus colegas y estar al corriente de sus actividades. Las ciudades donde más se desarrolló el Humanismo fueron: Florencia, Venecia, Bolonia y Padua (en Italia); París (Francia); Oxford (Inglaterra); Alcalá de Henares y Salamanca (España). ITALIA Castiglione propone las cualidades que ha de reunir el hombre de la época, en su obra El cortesano. 1.3 La dimensión ético-axiológica: configuradora de sujetos sociales: En este trabajo, producto de la línea de investigación en educación y valores, se pretende fundamentar por qué la dimensión ético-axiológica es configuradora de sujetos sociales. Con tal propósito, previa precisión de las palabras clave, se abordan tres tópicos profundamente interrelacionados: 1. Siglo XXI. Crisis, riesgos, esperanzas. Se aborda la crisis estructural que se confronta y que incluso podría ocasionar riesgos. Y en los sistemas educativos, pese a las reformas y al incremento en las inversiones, aún no se logra superar los problemas, especialmente los de inequidad. Se asume que toda esta crisis

económica, social y ambiental es fundamentalmente de carácter moral, por lo que es imprescindible enfatizar y fortalecer la formación ética. 2. El ser humano. Potencialidad axiológica. Este tópico sustenta, a través de las categorías: reflexividad-reciprocidad, alteridad, complejidad, eticidad, la potencialidad axiológica del ser humano y, por ende, el carácter ético-moral de todo proceso educativo. 3. Exigencias epistemológico-teóricas. En concordancia con los tópicos anteriores, se destaca la importancia de esta formación, que a su vez es profundamente ética, como instrumento vital para el desarrollo moral. En este marco, son elementos y procesos nodales la reflexión, la apertura, la problematización, la autocrítica. a) La reflexividad y reciprocidad son condiciones humanas constitutivas. Es la fuente de aptitudes y posibilidades para su despliegue mental, afectivo, social, cultural, ético. Por lo mismo, el ser humano puede pensar, examinar, apreciar, preferir, optar, decidir y actuar. Es el ser de la racionalidad, de la valoración. Y valorar es deliberar, evaluar, priorizar, jerarquizar.

El ser humano siempre estará decidiendo y actuando. La indiferencia, la pasividad, el conformismo son manifestaciones de crisis de la condición humana. b) La eticidad es característica ontológica del ser humano “por la cual éste es moral en su ser mismo y existe siempre moralmente, sea cual sea la moral particular que le rija, incluso en la inmoralidad, pues no existe propiamente, en lo humano, una literal a-moralidad” (González J., 1997). Al respecto, señala Cortina (2000, p. 18): “no hay ningún ser humano que pueda situarse más allá del bien y el mal morales, sino que todos somos inevitablemente morales En este marco, también todo proceso educativo está signado por la necesaria eticidad humana de la cual no puede evadirse educando alguno. Podrá transgredirla —riesgo permanente—, pero no podrá eludirla. Reencuentro c) Por su compleja condición ontológica de ser “yo” y “alter”, el ser humano es sí mismo y es apertura. Consecuentemente, la determinación indeterminación lo signan. Es permanente y cambiante a la vez; “producto-producente”, “ser no ser” en interacción dialéctica. Es el espacio de la educabilidad, de la proyección humana, del sentido educativo, de los horizontes de formación. Es el hontanar nutriente de toda construcción ética, axiológica.

d) La complejidad implica contradicciones, polaridad, conflictos. Fuerzas biológicas, psicológicas, cognitivas, sociales, culturales, interjuegan en el ser humano: “ser racional e irracional, capaz de mesura y desmesura; sujeto de un afecto intenso e inestable; él sonríe, ríe, llora, pero sabe también conocer objetivamente; es un ser serio y calculador, pero también ansioso, angustiado, gozador, ebrio, estático; es un ser de violencia y de ternura, de amor y de odio; es un ser invadido por lo imaginario y que puede reconocer lo real, que sabe de la muerte pero que no puede creer en ella, que segrega el mito y la magia, pero también la ciencia y la filosofía; que está poseído por los Dioses y por las ideas, pero que duda de los Dioses y critica las ideas; se alimenta de conocimientos comprobados, pero también de ilusiones y de quimera. Y cuando en la ruptura de los controles racionales, culturales, materiales hay confusión entre lo objetivo y lo subjetivo, entre lo real y lo imaginario, cuando hay hegemonía de ilusiones, desmesura desencadenada, entonces el homo demens somete al homo sapiens y subordina la inteligencia racional al servicio de sus monstruos” (Morin, 1999, p. 29). Para Freud (1973; 1975), el ser humano está dotado de fuerzas constructivas y negativas. El thánatos lo inclina al odio, a la agresión, a la destrucción, a la muerte. No sólo atenta contra los otros, genera autodestrucción. El Eros es la fuerza del amor, de la vida. Es fuente de valores, de ascesis. Ambas pulsiones generan la polaridad que es constitutiva en los seres humanos, quienes siempre estarán en conflicto, en lucha, en sus procesos de valoración, de elección, de decisión. Y muchas veces fracasará el Eros, predominará el Thánatos manifiesto especialmente en procesos de dominación, de represiones, de opresión, de destructividad.

De ahí la importancia de reforzar, de fortalecer el Eros que ennoblece la condición humana, cimienta los pilares axiológicos, construye bases para un comportamiento eminentemente humano. Hemos esbozado algunas condiciones ontológicas del ser humano: reflexividad, reciprocidad, eticidad, alteridad, apertura, complejidad, contradicción, polaridad, que lo constituyen en potencialidad axiológica. Por tanto, corresponde a los procesos educativos dinamizar esa potencialidad. Si es posible construir principios éticos, valores que orienten el comportamiento humano porque el ser humano es fuente de los mismos, ¿cómo podría contribuirse para fortalecer la formación de sujetos sociales?, ¿para propiciar la práctica de valores desde la perspectiva del Eros, del amor, de la vida, del bienestar? Todo proceso educativo implica el ejercicio de los diversos aspectos del ser humano (mental, afectivo, social, físico, ético). Lo asumimos como un complejo proceso uno y diverso a la vez. Uno, en tanto proceso total, global que impacta la educabilidad toda de todo el ser humano. Diverso, porque si bien implica al educando todo, enfatiza una determinada dimensión. En tal sentido, pensamos que se hace necesario fortalecer —entre otras— la formación epistemológico-teórica (profundamente entretejida con lo ético y axiológico) la única que se abordará en esta ponencia, por razones de espacio, para favorecer el desarrollo del pensamiento crítico, instrumento vital para el desarrollo moral.

Exigencias epistemológico-teóricas Es importante destacar que toda actividad gnoseológica también es ética e implica riesgos. Se puede acertar, también errar. ¿Para qué conocer? ¿Para qué formarse en destrezas, en capacidades, en estrategias intelectuales? ¿Al servicio de qué o de quién ponerlas? ¿Cuál es el sentido de la formación mental? ¿Qué sentido y direccionalidad asume el pensamiento? ¿Qué valores lo orientan, lo nutren? Interrogantes desafiantes que conllevan la necesidad de fortalecer la conciencia crítica, cuyos elementos constitutivos son: reflexión, apertura mental, problematización y autocrítica.
La falacia naturalista George Edward Moore, en su obra Principia Ethica, acusa al naturalismo de cometer un error

cuando infiere que algo tiene una propiedad moral a partir de que ese algo tiene tal o cual propiedad natural. Por ejemplo, asumiendo que el placer es una propiedad natural, un naturalista podría sostener que las relaciones sexuales son buenas porque son placenteras. Sin embargo, Moore señala que para afirmar esto, primero se necesita mostrar que todo lo placentero es bueno, y esto requiere de un argumento que parece difícil de proveer. Pese al nombre de la falacia, la misma parece poder extenderse más allá del naturalismo. Así, el desafío propuesto por Moore parece ser mostrar cómo es posible concluir legítimamente que una propiedad no moral puede identificarse o tener la misma extensión que una propiedad moral.
Ética normativa

El dilema del tranvía es un experimento mental que puede servir para ilustrar y poner a prueba distintas teorías éticas. Las teorías de la filosofía ética o moral se pueden distinguir de acuerdo a los criterios de sus bases para la determinación del bien moral. El bien moral puede ser determinado por: Las consecuencias (ética teleológica) consecuencialismo; Disposiciones de comportamiento, rasgos de carácter y virtudes (ética de la virtud); La intención del actor (ética disposición); Objetivos hacia hechos morales, como objetivo de las evaluaciones morales sobre la propiedad o la acción (ética deontológica); Optimización de los intereses o de las partes interesadas (de preferencia), la ética utilitarista, de la felicidad (eudaimonía), o del bienestar.
Consecuencialismo Jeremy Bentham, uno de los padres del utilitarismo.

El consecuencialismo sostiene que la moralidad de una acción depende sólo de sus consecuencias (el fin justifica los medios).5 6 El consecuencialismo no se aplica sólo a las acciones, pero éstas son el ejemplo más prominente.5 Creer que la moralidad se trata sólo de generar la mayor cantidad de felicidad posible, o de aumentar la libertad lo más posible, o de promover la supervivencia de nuestra especie, es sostener una postura consecuencialista, porque aunque todas estas creencias difieren en cuanto a las consecuencias que importan, están de acuerdo en que lo que importa son las consecuencias.6 Una manera de clasificar a los distintos tipos de consecuencialismos es a partir de los agentes que se deben tener en cuenta cuando se consideran las consecuencias de las acciones.7 Esto da lugar a tres tipos de consecuencialismo:7 El utilitarismo es la teoría según la cual la mejor acción es aquella que produce las mejores consecuencias para la mayor cantidad de personas.7 8 El altruismo moral sostiene que la mejor acción es aquella que produce las mejores consecuencias para todos menos para el agente.7 El egoísmo moral sostiene que la mejor acción es aquella que produce las mejores consecuencias para el agente.7 9
Immanuel Kant, uno de los principales pensadores de la deontología. Deontología

Artículo principal: Deontología. La deontología es la teoría normativa según la cual existen ciertas acciones que deben ser realizadas, y otras que no deben ser realizadas, más allá de las consecuencias positivas o negativas que puedan traer. Es decir, hay ciertos deberes, u obligaciones, que deben ser cumplidos más allá de sus consecuencias.
Ética de virtudes

La ética de virtudes es una teoría relativamente reciente según la cual una acción es moral si hacerla fuera propio de una persona virtuosa. Por ejemplo, si para el utilitarismo hay que ayudar a los necesitados porque eso aumenta el bienestar general, y para la deontología hay que hacerlo porque es nuestro deber, para la ética de virtudes, hay que ayudar a los necesitados porque hacerlo sería caritativo y benevolente.11
Ética aplicada

La ética aplicada es la parte de la ética que se ocupa de estudiar cuestiones morales concretas y controversiales. Por ejemplo, algunos objetos de estudio de la ética aplicada son el aborto inducido, la eutanasia y los derechos de los animales.7 Algunas de estas cuestiones se agrupan por similitudes y son estudiadas por subdisciplinas:7 La bioética estudia las controversias morales que son producto de los avances en la biología y la medicina.13

La deontología profesional se ocupa tanto de buscar justificación para valores morales que deberían guiar a los profesionales, como de estudiar los valores que de hecho guían a los profesionales.14 En el primer sentido la deontología profesional es una disciplina normativa y filosófica. En el segundo sentido, se trata más bien de una disciplina descriptiva y por lo tanto científica .14 La deontología profesional también cuenta con subdisciplinas como la ética médica, la ética de negocios y la ética de la ingeniería.15 La ética ambiental se ocupa de la relación ética entre los seres humanos y el medio ambiente.16 Quizás las dos preguntas fundamentales de esta disciplina sean: ¿qué deberes tienen los seres humanos hacia el medio ambiente, y por qué?16 En general, la respuesta a la primera pregunta es una consecuencia de la respuesta a la segunda.16 Distintas respuestas o aproximaciones a respuestas han dado lugar a distintas éticas ambientales.16
Ética militar

La ética económica se ocupa de las relaciones éticas que deberían guiar las relaciones económicas entre los seres humanos y el efecto que tales normas tendrían sobre la economía de nuestras sociedades. De hecho gran parte de los economistas que desarrollaron la teoría moderna de la economía partieron de bases éticas. El ejemplo más cercano es el utilitarismo desarrollado primero como doctrina moral y luego usado para la teoría del valor neoclásica.17
18

Historia de la ética Antigua Grecia

Desde el inicio de la reflexión filosófica ha estado presente la consideración sobre la ética. Platón afronta la temática ética en diversos lugares y desde contextos diferentes. Así, por ejemplo, en el Gorgias busca superar el hedonismo y la ley del más fuerte. En el Fedón evidencia la importancia de lo que exista tras la muerte para regular el propio comportamiento. En La República aborda juntamente la ética individual (desde la perspectiva de una justicia dentro del alma) y la ética pública, con una compleja teoría del Estado, que encuentra complementos y puntos de vista diferentes en otras dos obras, el Político y las Leyes. La Ética nicomáquea , seguramente el más importante tratado de ética de Aristóteles, se basa en la premisa de que todo ser humano busca la felicidad (ética eudemónica). Para Aristóteles todos los seres naturales tienden a cumplir la función que les es propia y están orientados a realizar completamente sus potencialidades. El bien, que es lo mismo que la perfección de un ser o la realización de las capacidades es cumplir su función propia, aquello a que solo él puede realizar. También los seres humanos están orientados a la realización plena de la función que les es propia. El problema que se suscita, entonces, es cuál es la función propia del hombre. Y si acaso hay más de un bien propio del hombre, ¿cuál es el bien más alto y más perfecto de los que puede alcanzar el ser humano? Como en otras de sus obras, Aristóteles releva las opiniones de sus contemporáneos al respecto y comprueba que todas parecen estar de acuerdo en que el objetivo supremo del hombre es vivir bien y ser feliz, aunque hay muchos desacuerdos respecto de en qué consiste la felicidad y el buen vivir. Para Aristóteles la vida feliz (plena) es la que permite

realizar la actividad superior (contemplación), con una suficiente autonomía (bienes materiales, salud), y en compañía de un número suficiente de amigos (cf. Ética Nico maquea I). Sólo son morales las acciones en las que se puede elegir y decidir qué hacer. En cambio, no son morales ni inmorales las acciones padecidas, compulsivas o forzosas. Lo que es moral es la acción que depende de la voluntad, si se actúa de modo correcto. ¿Cuándo se actúa correctamente? La forma correcta de actuar depende del ámbito de acción (dianoético o intelectual, ético o moral) y en parte está pautada por las costumbres de la comunidad a la que se pertenece (si la comunidad es éticamente sana, algo que supone Aristóteles para el mundo griego quizá de modo acrítico) y se aprende con la educación. Cuando se actúa de acuerdo con estas pautas, se vive bien y se es virtuoso. Por otra parte, los filósofos estoicos y epicúreos propusieron teorías morales basadas en principios opuestos: la virtud y la vida con moderación (estoicismo), y la búsqueda del placer (epicureísmo).
Edad Media

Es un momento en el que la ética asume elementos de las doctrinas clásicas de la felicidad (el fin del actuar humano consiste en obtener el bien que nos hace felices) y los une a la doctrina cristiana (vista como Revelación divina), especialmente según la normativa que recogen los mandamientos. El fin último del actuar humano es la caridad, que se consigue al vivir desde el Evangelio, y que permite al hombre acceder a la visión de Dios (en el cielo), donde el ser humano alcanza su máxima plenitud y el bien supremo. Diversos autores hablan de ética y según perspectivas diferentes. Es oportuno recordar dos grandes nombres, san Agustín de Hipona y santo Tomás de Aquino (especialmente en la segunda parte de la Suma de teología, en la que se recogen numerosos elementos de la ética de Aristóteles).19 Posteriormente, y tras las huellas de las ideas de Tomás de Aquino, se desarrolla en el ámbito católico lo que luego será conocido como principio de doble efecto.
Edad Moderna

Los filósofos éticos modernos trabajan con la mirada puesta, sobre todo, en el mundo antiguo (estoicos, epicúreos, Platón, Aristóteles), si bien con algunos elementos heredados de la Escolástica medieval. Descartes tiene algunos elementos de ética en su famoso Discurso del método. Dentro del racionalismo, es Baruch Spinoza quien elaboró de modo más amplio y sistemático una propuesta ética. En el ámbito del empirismo, David Hume trabajó en diversos momentos para comprender los motivos profundos de las acciones humanas. La gran revolución ética moderna se realiza a través de Immanuel Kant, que rechaza una fundamentación de la ética en otra cosa que no sea imperativo moral mismo (deontologismo formal), pues si la moral se orienta a buscar la felicidad no podría dar ninguna norma categórica ni universal. Los filósofos idealistas desarrollaron esta moral del imperativo categórico. Hacen frente así al utilitarismo , al afirmar que el principio de utilidad no es el único criterio de corrección de las acciones.

Edad Contemporánea

La ética del siglo XX ha conocido aportes importantísimos por parte de numerosos autores: los vitalistas y existencialistas desarrollan el sentido de la opción y de la responsabilidad, Max Scheler elabora una fenomenología de los valores. Autores como Alain Badiou han intentado demostrar que esta principal tendencia (en las opiniones y en las instituciones), la cuestión de "la ética" en el siglo XX, es en realidad un "verdadero nihilismo " y "una amenazante denegación de todo pensamiento".20 Recientemente, y desarrollando un análisis en profundidad de los orígenes y fundamentos de la ética, han aparecido diversos estudios sobre el papel de las emociones en el desarrollo de un pensamiento ético anti fundacionalista, como ha indicado Richard Rorty. En las últimas dos décadas, el filósofo escocés MacIntyre establece nuevas herramientas de análisis histórico-filosófico de distintas versiones rivales de la ética.

UNIDAD II. ÉTICA Y CIENCIA
2.1 ÉTICA, CIENCIA Y AMBIENTE. REFLEXIONES TEÓRICAS: Las relaciones entre ciencia, ética y ecologismo no están exentas de paradojas y de contradicciones, cuando no de virulentas polémicas y enfrentamientos. Abordaremos inicialmente está contradicciones por pares en primer lugar la relación entre ciencia y ética. Originalmente la tríada medieval compuesta por el bonun , el pulchrum y el verum ( bondad/ etica, belleza/ estética y verdad/ciencia) , constituían una unidad indisoluble ( nulla aetica sine aestetica, nulla aesteticasine aetica). La irrupción del nominalismo de Occam , del racionalismo de Locke y del escepticismo de Hume destruyeron tal unidad. El racionalismo cartesiano y la cultura analítica y atomista del mecanicismo consagró tal divorcio sobre la base de los principios de separación analítica. La distinción kantiana entre razón práctica y razón teórica acabo edificó una arquitectónica del saber centrada en esta división entre el conocimiento científico exento ya de todo valor moral y de toda dimensión estética y ética ( valores en sí mismo positivos, auto justificación trascendental, subjetivismo.

En el pensamiento moderno está prohibido transgredir estas fronteras y especialmente la que divide la valoración ética de la descripción científica. De esta forma hemos obtenido una "ciencia sin conciencia ( parafraseando al contrario de la expresión usada por Morin) y una "conciencia sin ciencia " (sin apoyatura ontológica solo sicológica o jurídica. Todo lo demás es o "falacia naturalista" ( deducir leyes morales de leyes científicas) o teología (deducir leyes científicas de leyes morales. La relación pues entre ciencia y ética ha sido, y en gran medida sigue siendo, de divorcio y de incomunicación. Hay entre la lógica moral y la lógica científica una relación de inconmensurabilidad que hace teóricamente imposible cualquier reducción ( o traducción) de enunciados de una a otra o el encuentro en cualquier territorio común de diálogo y debata. No es que la ciencia sea inmoral y la ética falsa o anticientífica: son amorales y acientíficas respectivamente ( en todo esto ayudó mucho la doctrina fideista admitida incluso por la propia iglesia católica en última instancia. ¿Pero esta situación de aislamiento es realmente insuperable?¿Está la división en la "naturaleza de las cosas?"¿ Es posible que ese vastísimo campo de creencias, argumentaciones, actos y prácticas que es la ciencia funcione sin ningún tipo de valores morales y sin ningún sustento ético?¿ Y por el contrario puede entenderse que la ética carece de cualquier anclaje en la racionalidad o en la "naturaleza de las cosas y de los hombres?" ¿ Es posible en fin una ontología sin axiología o una axiología sin ontología? Sobre ello volveremos más adelante, de momento dejemos anotado la situación y sus interrogantes. Veamos el

otro par, el compuesto por ciencia y ecologismo. Aquí tenemos que detallar, en primer lugar, la existencia de una situación paradójica por la cual por un lado todo el discurso ecologista proviene de datos obtenidos y respaldados científicamente ( los ecologistas perciben la crisis ecológica con ojos científicos), incluso la denominación de origen está tomada prestad de una ciencia la "ecología". Por vez primera una ideología política y social reciben su denominación de una ciencia Por otro lado el discurso ecologista se distancia y se enfrentan a la ciencia a la hora de establecer las responsabilidades y las culpas de la crisis ecológica (el cientifismo, el racionalismo, el mecanicismo, la racionalidad científico-técnica) y en muchos casos ignora, cuando no desprecia, el papel de la ciencia a la hora de configurar alternativas a esta misma crisis. Podemos decir que hay una percepción racional de la crisis ecológica pero una alternativa irracional o acientífica a la misma. Tal paradoja ha sido interiorizada por el ecologismo hasta el grado que muchos discursos ecologistas utilizan las nociones entresacadas de la meteorología, la botánica, la geología, la zoología o la química para denunciar y demostrar los efectos catastróficos de la cultura científica y racionalista a la que impugnan por falsa ( la vida no es así) y por dañina ( sus efectos son destructivos. Esta interiorización ha llevado a abrazar las explicaciones más inusitadas bajo los paraguas de un supuesto y malentendido holismo, del esoterismo orientalistas, del energetismo ilusorio o de las imposibles experiencias extrasensoriales ( sí hay experiencia hay algún tipo de sensibilidad, si no hay ninguna sensibilidad entonces no hay experiencia; Podrá haber, a lo sumo, experiencia paranormal, fuera de las normas cognitivas admitidas. El budismo , la el chamanismo, la intuiciones místicas o el hinduismo no son instrumentos más ciertos y más buenos, como parece creer la ecología profunda, que la geología, la botánica o la química orgánica para construir un sistema y una cultura sostenible y ecológica. Bien es cierto que esto no ocurre en todo el discurso ecologistas, ni se da con igual magnitud en todo los discursos. Pero también es cierto que de una manera u otra esta paradoja atraviesa, en un grado mayor o menor, todo discurso alternativo sobre la crisis ecológica que pueda ser identificado con el ecologismo social y político. Por tanto, tiene por un lado una relación inexistente entre ética y ciencia, y por otro lado, una comunicación confusa y contradictoria entre ecologismo y ciencia. ¿Es esto realmente así? Me propongo demostrar aquí dos cuestiones a este respecto: una, que el supuesto divorcio entre ciencia y moral es falso y que lo que sí existe es un muro de separación ( descontrol) de la ciencia con respeto a una ética pública y democrática. Y dos, que no hay ninguna contradicción fundamental entre ecologismo y ciencia sino una confusión, lo que provoca la contradicción fenomenológica, entre una versión ideológica ( paradigma científico) el mecanicismo y un uso determinado la tecnociencia y el ecologismo. Pero la ciencia no es solo mecanicista y no es solo tecnociencia. La alianza entre la ciencia y la ecología es tan evidente como necesaria, pero tal alianza no depende solo de afinidades epistemológicas u ontológicas sino de opciones éticas que deben gobernar la investigación científica y la aplicación técnica. Como se podrá ver las líneas de disolución del divorcio ética-ciencia y de las contradicciones entre ciencia y ecología son complementarias en el proyecto de un mejor diseño de las utilidades sociales y ambientales de la ciencia.¿ Por qué hay valores en la ciencia y por que hay ciencia en los valores? Toda actividad humana consciente y social, medida por alguna forma de leguaje natural o artificial, es gobernada por ideas y reglas sobre lo justo, lo bueno, lo deseable, lo legítimo. La actividad científica esta cargada de estos componentes de tipo inter-subjetivo o social ,que sirven para motivar la acción, organizar la percepción, seleccionar los datos relevantes de la realidad externa, impulsar programas, definir metas y resultados, bendecir objetivos, etc. Incluso la misma ciencia cuenta con reglas epistemológicas que le diferencian de la brujería o la religión. La definición de lo verdadero o de lo correcto remite genealógicamente a ideas morales. Los mismo sentimientos son siempre sentimientos morales. Todo esto sin recurrir a la historia empírica de los conceptos y los métodos científicos cargados de influencias externas de tipo social y moral como muy bien nos detalla la historia social de la ciencia.

LA CIENCIA Y LOS VALORES: ¿ MONISMO O PLURALISMO?. La ciencia pues esta atravesada de valores, es más, resulta, como hemos visto, que es imposible hacer ciencia sin valores, pues la ciencia consiste en gran medida en la racionalización de un conjunto de procedimientos basados en unos determinados tipos de valores. Pero esos valores permanecen oculto bajo falacias naturalistas, objetivistas o fisicalistas. ¿Cómo se produce esa ocultación de los valores? ¿ Son todos los valores a los que nos referimos valores éticos o morales?. La ocultación viene de la mano del reduccionismo monistas:"La ciencia sola busca la verdad", " o la tecnociencia busca la eficacia y la utilidad". En la ciencia y en la tecnociencia conviven valores de categorías diversas y plurales, la negación de esa pluralidad (en la que también puede incurrir un exceso de constructivismo sociologista al afirmar solo la existencia de valore sociales o éticos, negando el resto. La primera cuestión pues para deshacer la separación entre ciencia y ética y entre ciencia y ecologismo es reconocer que tanto en la ciencia como en la tecnociencia subsiste un conjunto plural de valores o de categorías de valoración. ¿Cuáles pueden ser esas categorías valorativas?, simplificando podemos distinguir cuatro tipos de categorías valorativas: Epistemológicas. Pragmáticas. Sociales Y Éticas. EPISTEMOLÓGICA Precisión. ( formalización y / o cuantificación)Coherencia / consistencia. Adecuación ( a los hechos) experimentación universalidad replicabilidad Publicidad. simplicidad ( elegancia, belleza)economía (la navaja de OCAM)Falsabilidad. Previsibilidad. comprensión del mundo ( dar sentido).explicación de la realidad ( orientar la acción, dar significado)Prognosis Racionalidad ( reglas conforme la lógica clásica o alguna otra lógica consistente o para consistentes)Explicativa ( causalidad)Comprensión ( Von Wright ) Todos estos valores epistemológicos no se dan en cada una de las prácticas científicas , ni siquiera se dan en igual grado y frecuencia en toda y cada una de las ciencias y disciplinas o encada una de las escuelas. Es más el debate sobre la unida epistemológica del método científico es un viejo debate de la filosofía de la ciencia y un viejo sueño, nunca alcanzado, desde neopositivismo lógico de la Escuela de Viena de Neurath o Carnap. Pero lo cierto es que todos esto valores forman parte del meta relato o discurso de justificación y legitimación de la ciencia. También es cierto que un cierto grado de combinación de esto valores forman parte mayoritaria de los valores epistemológicos de todo acto o teoría científica, al menos desde la aparición de la ciencia moderna con Galileo, Bacón, etc. Hay meta teorías como la del "cierre categorial" de Gustavo Bueno o la teoría de los juegos de leguaje de Wittgenstein que restringen la unidad epistemología a cada disciplina científica ( la química inorgánica, la biología molecular) o a cada corriente de pensamiento ( mecanicismo, evolucionismo. Ciertamente diferencias epistemológicas entre disciplinas y entre escuelas y corrientes pero eso no significa que entre geología y química no haya ninguna comunidad epistemológicas o que ambas no contienen un cierto "aire de familia". Ni tampoco puede suponer que no podamos distinguir entre una discurso científico y otro que no lo es, o que no hay una identidad o unidad básica mínima epistemológica entre todas las disciplinas y corrientes que podemos describir como formando parte del sistema de la ciencia: significa que esa identidad y esa unidad son difusas. Es decir, que hemos que comprender que la forma de pertenencia al conjunto de los valores epistemológicos científicos es una pertenencia difusa según la lógica difusa de L. Zadeh. Alguno de estos valores epistemológicos ( como los conceptos de la filosofía aristotélica) proviene del discurso jurídico y forense. Por ejemplo la falsación ( principio de contradictoriedad),racionalidad (razonamiento del fallo), experimentación ( teoría de la prueba), publicidad (audiencia pública y oralidad del juicio), explicación ( causalismo procesal e

imputacional),axiomática ( dogmática) prognosis ( fictio iuris), replicabilidad ( reconstrucción de los hechos),economía cognitiva ( economía procesal y principio de interpretación del legislador económico),universalidad ( universalidad de la norma. Esta relación entre derecho y ciencia esta bien estudiada en la Grecia clásica por Jean-Pierre Vernant ante la crisis del imperio micénico. Allí se demuestra la afinidad entre los valores epistemológicos del derecho y la ciencia y la emergencia de la democracia. Es decir, derecho, ciencia, política y democracia tienen una misma cuna y comparten unos mismos valores no y amorales si no epistemológicos: El origen de la racionalidad es político; y el origen de la política es evolutivo. El origen de esto valores epistemológicos esta unido a cambios sociales y a la emergencia de otros valores morales ( virtudes públicas que entierran la moral heroica) y la democracia. El mismo término "investigación", procede, como demuestra Foucault de la construcción de la unidad administrativa del Estado protomoderno allá por el siglo XIII y XIV.¿ Que significa esta identidad de valores epistemológicos entre fenómenos sociales convencionales ( lo que para Searle sería una hecho social construido o convenido) con la axiología científica?. Significa que esas identidades nos remontan al origen y a la base de todo discurso y de todo valor las estructuras evolutivas del conocimiento de la especie humana: Hay una unidad básica elemental de la estructura cognitiva de la especie humana. Y esa unidad elemental es evolutiva: es el producto de la evolución ( interacción continua con el ambiente y la herencia) y está en continua evolución ( sigue en interacción con diferencial de complejidad con el medio) y, por tanto, sometida a cambios.. Esa unidad elemental determina la forma de representación del mundo y la forma de acción y transformación de este. Como podemos ver la axiología epistemológica de la ciencia no es monista ni pacífica ( hay contradicciones) ni cerrada ( es difusa), ni excepcional ( comparte valores con otros campos de la acción y el conocimiento humano.

PRAGMATICO Eficacia. Eficiencia Equilibrio Utilidad. Rentabilidad. Economía de costes Productividad Capacidad de transformación del medio Fuerza Precisión Exactitud Complejidad Seguridad Velocidad No cabe duda que al igual que la axiología epistemológica esta dominada por la intuición de la verdad y de la demostración; la axiología pragmática esta gobernada por la utilidad ( efectos) y la eficacia; es decir, por el establecimiento de medios que obtengan más y mejor y con mayor seguridad unos fines determinados. Los valores pragmáticos son los valores típicos de la tecnociencia y no son para nada despreciable siempre y cuando se sitúen en el lugar subordinado propio de los valores instrumentales y no en el cuadro de mando de las decisiones políticas o científicas. SOCIALES Empleo renta social seguridad salud Evitación de tareas penosas. Incremento en la producción de bienes Aumento de la autonomía del medio La axiología social esta unida a satisfacción de necesidades, deseos, demandas y a la producción de bienes y a la consecución de objetivos colectivos. En este caso se trata de un conjunto de valores que deben desde un criterio de valorización ética jugar un papel de principios rectores, evaluativos y orientadores del desarrollo científico. El uso de este tipo de valores nos adentra en las complicaciones conceptuales y éticas sobre las necesidades básicas, los deseos, la jerarquización de las satisfacciones de preferencias, etc. Las paradojas en la toma de decisiones colectivas

son abundantes como nos indico en su teorema de incompatibilidad K. Arrow. Esto supone que la axiología social requiere también de una autovalorización interna. ETICA Justicia. Igualdad. Equidad. Libertades. Derechos fundamentales. Bienes básicos. Verdad (no mentir) Piedad. Precaución. Beneficencia. Normal eficiencia Irreversibilidad. Responsabilidad Como se puede ver no todos los valores que intervienen en la valorización posible del sistema científico son exclusivamente valores éticos pero si son valores que tienen algún tipo de conexión mutua. El reconocimiento de la determinación y la pluralidad axiológica de la ciencia es básico para poder reconstruir la relación entre ciencia y ética y entre ciencia y ecologismo. Ahora bien esto es solo un paso estructural que por sí sólo no es suficiente, es necesario dotarlo de un nuevo contenido. Una nueva axiología pluralista que sea capaz de articular una sistema de valorización pluralista capaz de conciliar los objetivos y valores éticos y ambiéntales con el quehacer científico y tecnocientífico.El objetivo aquí es seleccionar valores en las cuatro dimensiones de esta axiología pluralista (eficiencia sobre eficacia), (seguridad sobre velocidad) (equilibrio sobre productividad); con una reelaboración de estos mismos conceptos seleccionados. 1. UNA CULTURA CIENTÍFICA DEMOCRATICA.. La democracia entendida como democracia radical o integral ( también denominada forma de vida) ha de presidir todo este nuevo proceso de valorización pluralista de la ciencia. Sin una cultura científica democrática no cual comporta que la ciencia tenga afinidades interiores y axiológica con los valores democráticos pero también que la cultura democrática ciudadana tenga conocimientos y cultura científica, es imposible esta el pluralismo axiológico y la emancipación dela tecnocracia. Para ello os propongo un breve decálogo de reflexión y propuestas. La alianza epistemológica entre ciencia y democracia ( isomorfismo epistemológico)No hay democracia sin cultura científica popular. Es necesario una opinión publica informada y crítica. Son necesario instrumentos normativos e institucionales Son una ética ambiental y una bioética vigorosa. Códigos profesionales deontológico. Son necesarias normas (mejor hipe regulación que desregulación) Sistemas de valorización pública y eliminación del secretismo. Programas de formación científica popular no reglada y medios de comunicación con secciones y espacios sobre ciencia. Comités de bioética, sistemas de auditorias y tribunales de tecnología. En definitiva proponemos reconsiderar a la ciencia como un complejo hecho social. Complejo en cuya evaluación y dirección interviene un abigarrado pluralismo axiológico. El objetivo es reconducir la ordenación, peso y composición de los valores de tal modo que sea compatible con un uso sostenible de la tecnociencia y con una cultura y una visión del mundo ecológica. Estos objetivos comportan el abandono de cualquier imperialismo epistemológico y la convivencia de la ciencia con otros discursos del saber que sean compatible con una ética pública y la justicia ambiental. La ciencia, y la tecnociencia, no son la única forma universal y absoluta de conocer la realidad. Tal definición presupone deberá ser democráticamente ponderada por la sociedad desde criterios de sostenibilidad y solidaridad intergeneracional e inter específica 2.2 CIENCIA Y SOCIEDAD. UNA MIRADA DESDE LA ETICA Ciencia y técnica no son saberes neutrales. No es raro encontrar en los dibujos animados y en las películas de aventuras la imagen del científico chiflado, unas veces al servido de una buena causa, y otras, en cambio, a las órdenes de ciertos personajes malvados empeñados en dominar el mundo entero según su capricho. Hasta cierto punto, esa imagen es una burda caricatura de lo que realmente hacen los hombres y mujeres que cultivan la ciencia, pero en el fondo refleja algunos elementos que sí se corresponden con la realidad. Por ejemplo:

La ciencia y la tecnología poseen un enorme potencial que puede ser utilizado para fines muy diferentes, desde la producción de alimentos y la curación de enfermedades hasta la fabricación de sustancias altamente contaminantes y de armas de destrucción masiva. Las personas que se dedican a la investigación científica y técnica se ven obligadas a ofrecer su servicios a las grandes empresas multinacionales (poder económico) y a los estados (poder político). De este modo, la utilización que finalmente se haga de sus descubrimientos se les escapa de las manos la mayor parte de las veces. La investigación científica requiere una gran especialización y un vocabulario propio, de modo que puede darse cierto distanciamiento entre la sociedad y los profesionales de la ciencia. En resumen, la actividad científica no está por encima del bien y del mal, sino que, como cualquier otra actividad humana, tiene una dimensión ética indudable, tanto en lo que se refiere a sus posibles aplicaciones industriales y bélicas como en lo referido a la propia mentalidad social. La ciencia en la sociedad y en la historia2.1.La ciencia y la ética desde la Antigüedad La relación mantenida entre la ciencia y la ética ha cambiado. A nuestra mirada, ambas aparecen como unidas en los orígenes del pensamiento racional griego; y hoy resulta todavía difícil distinguir lo propiamente ético o filosófico de lo estrictamente científico (con independencia de su validez actual) en las obras de pensadores como Aristóteles. Para aquellos primeros pensadores, sin embargo, tal distinción resultaba improcedente, puesto que vieron en la ciencia una actividad secundaria respecto de la filosofía, la cual venía a ser una especia de ³ciencia de las ciencias´, es decir, un saber totalizador que abarcaba el ámbito entero de lo inteligible. Al menos, de lo inteligible en el orden de lo temporal, puesto que, en el Occidente cristianizado, la teología reinó sobre el conjunto de todos los saberes. Con todo, dicha independencia no deja de ser también relativa. El hecho mismo de la existencia y desarrollo de las ciencias plantea problemas de índole filosófica, tales como el de la posibilidad del conocimiento científico; o el de la adecuación entre las teorías científicas. La ciencia como búsqueda ilimitada de la verdad. En la Antigüedad clásica y en la Edad Media se concebía la ciencia como un conocimiento absolutamente indudable, demostrable a partir de unos principios supremos, razonando sistemáticamente y enseñable; se contraponía al saber vulgar (mera colección de experiencias) ya la simple opinión (saber todavía inseguro, falto de una demostración suficiente).Sin embargo, a partir del siglo XVI se abrió paso un nuevo concepto de ciencia, según el cual todos los conocimientos pasan a ser considerados como ³hipótesis´, esto es, como explicaciones más o menos verosímiles que han de ser comprobadas mediante experimentos, pero que quedan sometidas en todo momento a la posibilidad de revisión y modificación. La ciencia moderna ya no se entiende como un conjunto de verdades absolutas, sino más bien como un conjunto de afirmaciones provisionalmente aceptables que forman parte de un proceso ilimitado de búsqueda de la verdad que se lleva a cabo a muy largo plazo, dando cabida a todas las personas que deseen participar en él.2.3.¿A quiénes deberían beneficiar la ciencia y la técnica? Dado que los conocimientos científicos son el producto de un largo proceso en el que han participado miles de personas a lo largo de la historia, parece justo que los beneficios que se derivan de dichos conocimientos sean disfrutados por toda la humanidad. Sin embargo, la investigación científica es una actividad muy costosa. Se necesitan investigadores bien formados y los medios materiales (como laboratorios, aparatos o bibliotecas)son complejos y caros. Por esta razón, tanto los países como las empresas que invierten en investigación se fijan unas metas muy claras y concretas, intentando rentabilizar al máximo esta actividad. En consecuencia, el fin último que se persigue al poner en marcha un determinado proyecto de investigación no siempre es el bien de todos, sino a menudo defender los intereses políticos y económicos de los gobiernos o de las empresas que lo financian.2.4.La nueva colonización tecnológica Es muy frecuente, y cada vez más, que muchos descubrimientos e inventos

permanezcan en secreto por razones militares o de rivalidad entre grandes compañías comerciales. Este secretismo perjudica especialmente a los países menos desarrollados, puesto que suelen ser ellos los únicos que no tienen ninguna posibilidad de acceder a esas investigaciones. Pero lo más escandaloso es que en ocasiones los países ricos realizan sus experimentos más peligrosos y contaminantes en los países pobres e instalan en ellos las industrias de mayor riesgo para la salud, mientras que se reservan los beneficios posteriores para su disfrute en exclusiva, o hacen pagar un alto precio a esos países a cambio de la licencia de uso de las nuevas tecnologías. En consecuencia, el diferente potencial científico e investigador de los países ricos y los países pobres ahonda aún más las diferencias económicas entre ambos. Así se produce una situación de dependencia tecnológica de los países pobres respecto a los ricos, lo que equivale a un nuevo tipo de colonización: la colonización científico-técnica. Unos pocos países o unas pocas empresas transnacionales (o, mejor dicho, los gobernantes de esos países y los directivos de esas empresas) tienen muchas veces en sus manos las posibilidades de desarrollo de países enteros. Los valores que orientan la tarea investigadora 3.1.Ni prejuicios, ni dogmatismos, ni censura Tanto en la concepción antigua de la ciencia como en la moderna, se supone que el objetivo último de la ciencia es la investigación y la enseñanza de la verdad objetiva, sin dejarse arrastrar por prejuicios ni por dogmatismos de ningún tipo, y sin someterse a ningún tipo de censura política ni religiosa. Los prejuicios son errores de comprensión que pueden proceder de distintas fuentes: fallos en el razonamiento, excesivo apego a la costumbre, etc. El dogmatismo consiste en mantener a toda costa una opinión sin permitir que pueda ser criticada. Por el contrario, la actitud propia de la ciencia es la de argumentar con rigor las afirmaciones que se hacen y no convertirlas en dogma. Para que esta crítica constante sea posible, es necesario que los investigadores puedan publicar libremente los resultados de sus investigaciones, de modo que puedan ser contrastados por los demás investigadores de su misma especialidad. Además, el auténtico investigador es muy modesto porque sabe que sus conocimientos son limitados yrevisables.3.2.La fuerza de los argumentos Por estas razones, la ciencia es el producto de la comunidad de investigadores que se ha ido formando a lo largo de los siglos y de la que hoy forman parte millones de personas de todos los países del mundo. En esa comunidad no se concede a nadie el privilegio de poseer la verdad absoluta, sino que en ella se pretende mantener el diálogo y la argumentación como el único medio adecuado por el que las teorías o los descubrimientos pueden ser aceptables. Hacia un control ético del uso de las tecnologías4.1.Autocontrol ético de los profesionales de la ciencia En la actualidad, son cada vez más los científicos que ven la necesidad de introducir principios éticos -como el del respeto a la vida y a la libertad de las personas, o el de la preservación del medio ambiente natural- entre los criterios de lo que se debe considerar una buena investigación. De este modo han comenzado a elaborar sus propios códigos de ética profesional de modo similar a como ya lo venían haciendo los médicos desde hace tiempo. El hombre del siglo XXI se enorgullece de pertenecer a una cultura que privilegia el conocimiento y la innovación. Sin embargo, durante su larga historia y no obstante su inteligencia, el hombre ±arrastrado por su soberbia no siempre ha sido capaz de percibir con humildad las limitaciones de sus capacidades, lo que ha causado duros golpes no sólo a su ego sino también graves detenciones y retrocesos a la especie humana. Para Freud, las grandes conmociones que ha sufrido la humanidad han sido: -Dejar de ser la tierra el centro del Universo (Copérnico); - Dejar de ser la especie humana la coronación del mundo animado (Darwin); - Dejar de ser los hombres, amos de sus propios impulsos (psicoanálisis), a lo cual debemos agregar desde el siglo XX:

Dejar de ser los hombres amos de sus técnicas1. Estas conmociones ilustran dos aspectos de la especie humana que son contradictorios: El contraste entre su inteligencia y la profundidad de sus errores conceptuales que sentaron las bases para concepciones teóricas sustentadas largo tiempo y de tal arraigo, que incluso lo impulsaron, en determinadas épocas, a dar muerte en calidad de sacrílegos, a los que visionariamente pretendieron modificar el es-quema de pensamiento vigente. Pero, ¿ha aprendido el hombre algo de humildad? Hasta principios del siglo XX, el conocimiento se basaba en la transmisión directa de experiencia, lo que era muy notorio en Medicina. El juicio personal sumado a experiencias ajenas semejantes, contribuía a resolver el problema que se enfrentaba con un elemento de subjetividad enorme. Posteriormente, el conocimiento fue el resultado de la interpretación de los hechos observados mediante el uso del método científico. En el ambiente actual la investigación va más allá de las fronteras y le cabe abrir caminos con libertad e independencia de las aplicaciones que puedan dársele a sus descubrimientos, mientras que a la Innovación le corresponde desarrollar las potencialidades de éstos, aplicando en la práctica determinados aspectos derivados de ellos, lo que a su vez provoca la introducción de novedades adicionales. Así, es creativa en el sentido de crear necesidades .De esta manera como consecuencia de una potenciación técnica y capacitación intelectual nunca antes logradas, la inventiva del hombre ha alcanzado niveles insospechados lo que le permite escudriñar el mundo y a la especie humana hasta sus partículas esenciales, dando rienda suelta al gozo de descubrir y entender, sin imaginar que, por desgracia, las aplicaciones que se darán en algunos casos a estos nuevos conocimientos pueden convertirse en fines en sí mismos que siguen ³perfeccionándose´ con independencia de sus creadores. Así pues, la actual es una Sociedad que contrasta sueños y patentes, tratando de conciliar sus mutuos intereses: Comprensión de un problema y aplicación práctica, utilitaria, de la novedad y sus derivaciones, con la mayor rapidez y difusión posible. Dejan de ser los hombres, amos de sus técnicas. El impacto de la aplicación del conocimiento científico y tecnológico en el bienestar de la humanidad es evidente: por ejemplo, los sistemas de transporte y de comunicación, de tan incorporados, ya no se aprecian en lo que han significado para la modificación de nuestros hábitos. Esta misma situación de ³aceptaciónpor uso´ sobre otros puntos nos inquietan sobremanera, por ejemplo, hasta donde puede llevar el desarrollo de la biología molecular y sus implicancias éticas a modificar los conceptos tradicionales de vida, muerte y apreciación de nosotros mismos como seres humanos. En otra mirada de este tema, Richard Lewinton plantea una visión futurista al relacionar conocimiento científico y democracia4. Sostiene que, en una sociedad dominada por la ciencia y la tecnología, el verdadero poder está en aquellos pocos que tienen este conocimiento y que para adoptar decisiones, la opinión de la mayoría pierde todo valor. Hasta ahora, evidentemente es la sociedad quien ha influido en la ciencia de manera profunda, guiando o desvirtuando su investigación sea por razones económicas, políticas o ideológicas. Ejemplos de esto lo apreciamos todos los días y en la historia reciente: la legitimidad de la clonación reproductiva, los experimentos raciales en los campos de concentración, la limitación económica a la investigación pura o al apoyo de la formación de capital humano especializado5.En salud, la Innovación (entendiendo por talla aplicación de un conocimiento o una metodología)tiene un componente ético importante. Se abren una serie de preguntas ante la aplicación de una determinada técnica o de un procedimiento, que van más allá de la técnica misma y se dirigen más bien a las implicancias que tiene su aplicación. ¿Cuándo se hace indispensable un procedimiento? ¿De quién depende su aplicación? ¿A quiénes beneficia? ¿Cómo podría modificar nuestros conceptos de lo que es lícito o no?¿Cuáles modificaciones en la docencia de los profesionales de la salud acarrea su uso? ¿Cuáles son los costos y beneficios económicos que significan para la ³industria de la salud? En Medicina, hemos vivido una revolución especialmente en los campos de la genética y de la inmunología que han hecho posibles cosas

impensadas hace pocos decenios: trasplantes de órganos, solución de problemas de fertilidad, mantención artificial de la vida. Junto a los aspectos positivos han surgido las infinitas pero también temibles posibilidades que estas mismas técnicas pueden eventualmente desarrollar, hasta llegar a la creación de vida, alterándolo que por siglos se ha considerado conceptos normales sobre la procreación y de las características de la especie. La discusión sobre el comercio genético ha llegado hasta el punto que Stewart Newman, distinguido biólogo celular, junto a un grupo connotado de personalidades, intentaron obtener una patente en la Oficina de Patentes norteamericana para treinta posibilidades que abarcan un espectro de quimeras animales humanas, en busca de una ³protección genética´ que prohíba cualquier investigación con células embrionarias que atraviese las fronteras entre humanos y animales durante20 años y permita en ese lapso una reflexión sobre el tema6.Las expectativas del público respecto a la práctica médica y a la investigación clínica han cambiado en los últimos 30 años: hay un grado mayor de información, desgraciadamente no bien procesada (el llamado analfabetismo científico)7, que ha conducido, entre otras cosas, a una relación médico-paciente en un plano aparentemente igualitario, pero llevado a cabo en términos casi exclusivamente técnicos, lo que ha contribuido a deteriorar dicha relación en su valioso componente espiritual. En relación a la investigación aplicada es necesario aclarar inquietudes que nos surgen como profesionales, por ejemplo:

III.EDUCACION DE LA MORAL.
3.1 EDUCACION Y VALORES El ser humano tiene una naturaleza indeterminada. Las personas no están programadas sino que se ven obligadas a decidir continuamente sobre cómo y hacia dónde quieren dirigir su vida. El origen de lo moral esta en la necesidad de decidir cómo se quiere vivir, a pesar de presiones sociales y los condicionamientos biológicos y culturales. Desde este convencimiento nuestro grupo de trabajo ha concebido la necesidad de indagar, analizar y presentar la siguiente monografía. El tema escogido es de palpitante actualidad, pues parte de la crisis que cómo país tercermundista padecemos es, precisamente, la falta de una práctica de valores, cuyas características de universalidad y homogeneidad persistente, redunden en una mejora en nuestra calidad de vida. La escuela, en ese sentido, juega un rol fundamental pues como agente reproductor y socializador de los valores presentes en la sociedad, se convierte en el espacio donde se puede empezar el cambio que tantas veces se ha pregonado pero que aún permanece como una utopía: Donde se produzca el tránsito de una sociedad autocrática, intolerante y dogmática a una sociedad democrática, tolerante y crítica. Desde este punto de vista la misión de la educación en valores debería consistir en la superación de la socialización de los mismos para fijarse objetivos próximos a la capacidad crítica, autonomía y racionalidad de la persona en situaciones de conflicto ético. ¿QUÉ SON LOS VALORES? El valor es tanto un bien que responde a necesidades humanas como un criterio que permite evaluar la bondad de nuestras acciones. Cuando hablamos de valor, generalmente nos referimos a las cosas materiales, espirituales, instituciones, profesiones, derechos civiles, etc., que permiten al hombre realizarse de alguna manera. El valor es, entonces, una propiedad de las cosas o de las personas. Todo lo que es, por el simple hecho de existir, vale. Un mismo objeto (persona o cosa) puede poseer varios tipos de valores, por ejemplo, un coche puede ser útil además de bello. El valor es pues captado como un bien, ya que se le identifica con lo bueno, con lo perfecto o con lo valioso. El mal es, entonces, la carencia o la ausencia de

bien. Se llama mal al vacío, es decir, a lo que no existe. Por ejemplo, el agujero en el pantalón, es la falta o ausencia de tela. Existen dos tipos de bienes; los útiles y los no útiles: Un bien útil se busca porque proporciona otro bien, es el medio para llegar a un fin. Por ejemplo, si voy a comprar un coche para poder ir al trabajo ( utilidad) busco un coche de buena marca, de buen precio, que me sirva para mi fin, ir al trabajo. Un bien no útil, por el contrario, es el que se busca por sí mismo. Por ejemplo, las personas son bienes no útiles, porque valen por sí mismas, por el hecho de existir como seres humanos, tienen dignidad y no pueden ser usadas por los demás .Los valores valen por sí mismos, se les conozca o no. Van más allá de las personas, es decir, trascienden, por lo que son y no por lo que se opine de ellos. Todos los valores se refieren a las necesidades o aspiraciones humanas. Las personas buscamos satisfacer dichas necesidades. Los valores físicos, como el afecto y la salud, así como los valores económicos, el poseer una existencia con un mínimo de confort, satisfacen en gran medida estas necesidades básicas.1.2.- IMPORTANCIA.-Pensamos que debemos partir de nuestra propia realidad, una de las conclusiones del Informe General de la Comisión Nacional de Seguridad Ciudadana (Ver Anexo: Unidad de Defensa Nacional PLAN DE CAPACITACIÓN), enuncia y señala de manera terminante la parte de responsabilidad que le correspondería al sistema educativo del país, respecto del estado de violencia y el clima de inseguridad que afecta a la ciudadanía nacional. Se expresa textualmente: "Fracaso de la política de prevención y di fusión de valores en la escuela pública. El riesgo más próximo para las grandes ciudades peruanas es el establecimiento de una cultura juvenil violenta" . Una de las manifestaciones preocupantes en el comportamiento de la juventud y otros segmentos de la población peruana, se configura en el imaginario colectivo como una aguda crisis de valores. Corrupción desenfrenada en las altas esferas políticas (con esto se hace especial alusión a lo ocurrido en la última década del siglo XX), ascenso de la criminalidad, violencia juvenil, las barras bravas, terrorismo, narcotráfico y drogadicción, protestas violentas con atropello de los derechos ciudadanos, proclividad a la anarquía, impunidad, etc. La crisis de valores es un fenómeno cuyas causas no son directamente imputables sólo al sistema educativo del país, por muy deteriorado que se le encuentre a la calidad de la educación que imparte, particularmente en las instituciones públicas. Las causas del fenómeno en mención tienen una raigambre social muy compleja. Para hablar con propiedad sobre este asunto sería conveniente y necesario realizar una investigación rigurosa en un segmento representativo de la población. Definitivamente la sociedad peruana en los últimos tiempos ha experimentado cambios vertiginosos, la "globalización", la revolución tecnológica (Internet, cable, celular, etc.) la libre competencia, hace que nuestra calidad de vida sea cómoda y podamos elegir lo que nos conviene de acuerdo a nuestros intereses. Pero cabría reflexionar, será de manera uniforme para todas las personas, ¿Es acertada la política democrática ± neoliberal en nuestro país?, y ¿Qué hay de la situación "moral"? Por ejemplo, frente a la ausencia de una buena calidad de vida, hace que muchas personas, intenten valerse de cualquier medio para cubrir su necesidad o fin trazado, interfiriendo en la vida de las personas, cometiendo delitos, ¿Quién es responsable? ¿Es tarea de la escuela o de la sociedad? Nos parece que ambas convergen y se nutren recíprocamente una de la otra. Porque el desarrollo de la personalidad en el individuo, el proceso de socialización, aparece obviamente desde los primeros años de vida y en casa, pero esto se consolidará en el día en que ingrese a la escuela donde reforzará, aprenderá o modificará lo aprendido. El asunto en realidad es complejo, en nuestros niños y jóvenes parte de su aprendizaje se da a través de la imitación, durante los últimos diez años hemos sido testigos de la corrupción en las más altas esferas gubernamentales, violación de derechos humanos, inestabilidad laboral, pobreza extrema, insensibilidad de la población, violencia a través de la prensa escrita

y hablada. Parece que aún nuestro país no tiene la brújula, que nos oriente a buscar nuestros objetivos para alcanzar el desarrollo nacional, en todos sus aspectos. CLASES.-Se entiende por valor moral todo aquello que lleve al hombre a defender y crecer en su dignidad de persona. El valor moral conduce al bien moral. Recordemos que bien es aquello que mejora, perfecciona, completa El valor moral perfecciona al hombre en cuanto a ser hombre, en su voluntad, en su libertad, en su razón. Se puede tener buena o mala salud, más o menos cultura, por ejemplo, pero esto no afecta directamente al ser hombre. Sin embargo vivir en la mentira, el hacer uso de la violencia o el cometer un fraude, degradan a la persona, empeoran al ser humano, lo deshumanizan. Por el contrario las acciones buenas, vivir la verdad, actuar con honestidad, el buscar la justicia, le perfeccionan. El valor moral te lleva a construirte como hombre, a hacerte más humano. Depende exclusivamente de la elección libre, el sujeto decide alcanzar dichos valores y esto sólo será posible basándose en esfuerzo y perseverancia. El hombre actúa como sujeto activo y no pasivo ante los valores morales, ya que se obtienen basándose en mérito. Estos valores perfeccionan al hombre de tal manera que lo hacen más humano, por ejemplo, la justicia hace al hombre más noble, de mayor calidad como persona. Para lograr comprender plenamente los valores morales debemos analizar la relación que éstos guardan con otro tipo de valores. Siendo el ser humano el punto de referencia para los valores, cabe ordenarlos de acuerdo con su capacidad para perfeccionar al hombre. Un valor cobrará mayor importancia en cuanto logre perfeccionar al hombre en un aspecto más íntimamente humano: Valores infrahumanos .- Son aquellos que sí perfeccionan al hombre, pero en aspectos más inferiores, en aspectos que comparte con otros seres, con los animales, por ejemplo. Aquí se encuentran valores como el placer, la fuerza, la agilidad, la salud. Valores humanos infra morales .- Son aquellos valores que son exclusivos del hombre, ya no los alcanzan los animales, únicamente el hombre. Aquí encontramos valores como los económicos, la riqueza, el éxito, por ejemplo. La inteligencia y el conocimiento, el arte, el buen gusto. Y socialmente hablando, la prosperidad, el prestigio, la autoridad, etc. Valores Instrumentales .- Son comportamientos alternativos mediante los cuales conseguimos los fines deseados. Valores Terminales .- Son estados finales o metas en la vida que al individuo le gustaría conseguir a lo largo de su vida.1.4.CARACTERISTICAS.-Cuando hemos referido líneas arriba cuando hablamos de valor, generalmente nos referimos alas cosas materiales, espirituales, que permiten al hombre realizarse de alguna manera. Se dice también, que la finalidad del hombre en el mundo es alcanzar la felicidad. Para ello una de las cosas que debe hacer la persona, es la valoración de su vida y establecer jerarquías de importancia. Así se dará cuenta que algunos valores serán sacrificados por otros de mayor grado. Entonces se convertirá en la carta de presentación "moral" del individuo. Por otro lado, se refiere también a las necesidades (satisfacción de las mismas) o aspiraciones humanas y su clasificación se da de la siguiente forma: Necesidades primarias

.- Son las necesidades fisiológicas que todo ser humano tiene que satisfacer, por ejemplo: el alimento, el vestido, la vivienda, la educación, etc. Valores económicos .- El hombre siempre busca su comodidad, a través de una estabilidad laboral por ejemplo, precisamente para cubrir sus necesidades básicas. Necesidades de seguridad .- Se refiere al temor de pasar desapercibido, relegado por los demás, todos nosotros en el fondo buscamos aceptación del grupo social. Necesidades sociales .- Es cuando un núcleo familiar no es suficiente para el desarrollo de la persona, por lo que tendemos a formar nuevos grupos de pertenencia ( proceso de socialización a través del colegio, de la universidad, instituto, trabajo, etc.) Necesidades de autorrealización .- Se refiere de encontrar un sentido a la vida, luchar por ideal. Estas pueden satisfacerse por medio del cultivo de la ciencia, el arte, la moral y la religión. Dentro de las características principales que poseen los valores, encontramos las siguientes: Independientes e inmutables .- Son lo que son (originales) y no cambian. Ejemplo: la justicia, la belleza, el amor, entre otros. Absolutos .- Son aquellos que no están condicionados a ningún hecho social, histórico, biológico o individual. Por ejemplo: la verdad o la bondad. Inagotables .- No existe ninguna persona que no agote la nobleza, la bondad, el amor, la sinceridad. Objetivos .- Los valores se les da tanto a las cosas como a las personas, independientemente de que se las conozca o no. Para los hombres es necesario descubrirlos para que vaya formando su personalidad, para la sobrevivencia de su propia vida. Subjetivos .- Tiene importancia para la persona en específico de acuerdo a sus intereses

3.2 PEDAGOGIA DE LA ÉTICA. LA ALTERIDAD. PEDAGOGÍA DE LA ÉTICA: DE LA RESPONSABILIDAD A LA ALTERIDAD Hablar de ética en la sociedad actual y el momento histórico en el que nos encontramos debiera ser una necesidad, sino casi un imperativo existencial, debido a las crisis a las que nos enfrentamos como comunidad y como especie, gracias al desarrollo incontrolado de la tecnociencia, la deformación de la noción de progreso (para unos pocos y en detrimento de los demás y de nuestro planeta), la confusión intencionada muchas veces de la cuestión de los fines y los medios (µ¿se debe hacer todo lo que se puede hacer? es una cuestión clave en ética), la conflictividad entre la globalización y la pluralidad (fundamental para la convivencia en un mundo como el nuestro donde sólo desde perspectivas interculturales se alcanza un mínimo equilibrio), etc. En este contexto nos movemos y a partir de aquí vamos a intentar delimitar un poco qué entendemos por ética y qué por moral, para a partir de ahí ofrecer una panorámica de lo que se ha llamado ética filosófica desde una postura definida que nos ayude a encontrar preguntas y respuestas (tan importantes son las unas como las otras, o quizás más incluso las primeras a veces) a los desafíos que tenemos frente a nosotros en cuanto que miembros de una comunidad, de diferentes culturas y ciudadanos y ciudadanas responsables y solidarios, así como en nuestro papel de educadoras y educadores comprometidos con el cambio social y la lucha contra las injusticias y desigualdades. No en vano, parafraseando a Wittgenstein podemos decir que la ética no trata del mundo, sino que ha de ser una condición del mundo. En una primera aproximación podemos comentar que, desde el punto de vista etimológico, si consultamos un diccionario de griego clásico nos encontramos con dos términos muy parecidos al buscar la palabra µ Ética: êthos, disposiciones morales, y éthos, costumbre. Parece, a primera vista, que el primero alude a los valores con respecto a los cuales el segundo plasma las costumbres. El latín no nos aporta mucho más: mores significa a la vez costumbres y principios. Hasta recurriendo a Aristóteles, en su Magna moralia, éste nos señala la relación entre ética y moral, pero no su coincidencia. No obstante, y aunque aquí vamos a diferenciar ambos términos, hay que advertir que en muchos escritos no se hace o se utilizan indistintamente, lo cual debe ser tenido en cuenta a la hora de indagar en esta temática. No obstante, prosiguiendo con la evolución de la ética filosófica hay que decir que ésta no se ha mantenido al margen del denominado giro lingüístico, hermenéutico y pragmático de la filosofía contemporánea, mediante el cual se trasciende la idea de que la teoría del conocimiento se dé únicamente bajo la relación subjeto-objeto y se introducen los procedimientos de entendimiento intersubjetivo y la formación de consenso desde la comunicación, puesto que el lenguaje lo utilizamos para comunicar algo al otro o la otra. Así, de acuerdo con De Zan (2002), podemos decir que casi todas las teorías éticas contemporáneas se presentan vinculadas a algún tipo de análisis o reflexión sobre el lenguaje, ya se trate del análisis metaético del lenguaje de la moral, de la reconstrucción de la moral del lenguaje como condición de posibilidad de la comunicación y del entendimiento intersubjetivo, o de la hermenéutica del µethos en el lenguaje de la tradición. De todas formas, y siguiendo con las palabras de este autor : Lo que interesa destacar aquí es que esta transformación pragmática y hermenéutica de la filosofía conlleva la comprensión del reconocimiento recíproco como una presuposición moral necesaria de la validez epistémica del saber objetivo y de la racionalidad en general. (...) la constitución del sentido intersubjetivo por medio del uso comunicativo del lenguaje y la resolución de las pretensiones de validez por medio del discurso argumentativo presuponen como condición necesaria el reconocimiento y el respeto de principio

normativos de orden moral, sin los cuales no podría existir ninguna comunidad intersubjetiva. Lo cual equivale a decir también que no hay racionalidad posible sin moralidad y que es necesario investigar, por lo tanto, los presupuestos éticos de la racionalidad en cuanto tal En este punto, consideramos necesario continuar entonces aclarando aspectos, y para ello nos servimos de Maturana (1994) cuando afirma que la preocupación ética, como preocupación por las consecuencias que nuestras acciones tienen sobre los demás, es un fenómeno que tiene que ver con la aceptación de la otra persona como legítima desde su propio ser. Las preocupaciones éticas no tienen ±digo yo- de todas estas reflexiones una fundamentación racional, sino que tienen una fundamentación emocional. Y la preocupación ética surge en el momento en que a uno le importa lo que le pasa al otro con las cosas que uno hace, o con las cosas que se están haciendo en la comunidad a la cual uno pertenece. Pero para que me importe lo que le pasa al otro tengo que verlo, y para verlo tengo que amarlo. Siguiendo esta línea de pensamiento, se insiste en considerar que el carácter social, dependiente de las emociones, es el que define a la ética desde un dominio social concretado por la aceptación recíproca del otro o de la otra desde su alteridad. Pero claro, en esto tendríamos a su vez que diferenciar dos dimensiones: la de la reflexión teórica y la de la aplicación cotidiana de dicha reflexión, lo cual supone, como estamos avanzando, una de las más claras diferenciaciones entre ética y moral. En este sentido, afirma Haber mas que Las orientaciones de valor, incluyendo las auto comprensiones de personas o grupos orientadas por valores, las juzgamos desde el punto de vista ético; los deberes, las normas y los mandamientos los juzgamos desde el punto de vista moral . Por otro lado, continuando con la exposición de los principios de la ética filosófica desde la postura que estamos intentando desarrollar sucintamente, de la mano de Etxeberría (2002)podemos decir que en lo moral reflexionado por la ética hay como dos caras o núcleos temáticos clave: el teleológico (referente a aquello que estimamos bueno, la felicidad, el deseo y el sentido de lo que consideremos una vida plena) y el deontológico (normativo, universal, relacionado con la constricción y el deber). La armonización de ambas posiciones es compleja y delicada (aunque ha habido intentos muy loables, a destacar últimamente el posicionamiento de Paul Ricoeur, desde una perspectiva narrativo-argumentativa), por eso históricamente esta distinción ha sido válida para aplicarla a las posiciones éticas más desarrolladas. De esta manera, en la posición teleológica podemos situar, a pesar de las diferencias entre ellas, al aristotelismo, el epicureísmo y el utilitarismo, siendo muy interesante desde su propia idiosincracia la aportación más reciente de Wittgenstein. Comenta este autor en suµ Conferencia sobre ética: En lugar de decir que la ética es la investigación sobre lo bueno, podría haber dicho que la ética es la investigación sobre lo valioso o lo que realmente importa, o podría haber dicho que la ética es la investigación sobre el significado de la vida, o de aquello que hace que la vida merezca vivirse, o de la manera correcta de vivir. Por otro lado, la génesis de lo deontológico se puede encontrar en los estoicos entre otros, si bien alcanza su plenitud con la obra de Kant, y su realidad actual más desarrollada (aunque con matices) en la ética discursiva de Haber mas y Apel. En todo caso, lo que no podemos olvidar nunca es el carácter social y práxico de la ética, no técnico-científico, y su inclinación por tanto por un tipo de racionalidad no instrumental sino más dialógica. Esa vertiente social que estamos otorgándole a la ética y esa realidad individual de la moral nos puede recordar también lo que anticipara Vigotsky (2000) al comentar cómo llegamos al conocimiento primero desde una dimensión inter psicológica, para después pasar eso a una dimensión intrapsicológica. Pero, además, este principio vigotskiano nos servirá para disertar sobre el tema de los fines y los medios. Partiendo de la concepción maturaniana, entiendo que toda práctica social (y, por consiguiente, toda práctica educativa) debe tener presente en todo momento las consecuencias de su acción, tanto en el planteamiento que le da origen como en la necesaria reflexión

continua que el proceso de concreción de ese planteamiento debe poseer como inherente al mismo. Si no tenemos presente estas cuestiones corremos el riesgo de caer en un reduccionismo legitimador de situaciones discriminatorias. El mismo Hegel ya advertía de este planteamiento ético al afirmar que si llamo criminal a alguien que ha cometido un delito, lo reduzco a ese acto y olvido todos los demás aspectos de su persona y su vida. Es por esto, entre otras razones, que no podemos creer en una ética de máximos, o sea, en una ética determinada y determinista, cerrada a lo histórico, a lo contingente y dinámico como elementos constitutivos del ser humano y la cultura. La apuesta en todo caso, más si cabe en nuestra sociedad plural y compleja, debería partir de una ética de mínimos comunes, procedimentales, consensuados y en permanente (re)creación. En la sociedad pluralista una ética común como la que se busca no puede reposar sobre principios imponderables o que no fueran conjugables con otras formas posibles de conducta. (...) En otras palabras, un sustrato ético común para una sociedad pluralista sólo es viable a través de principios cerrados, la compatibilidad de lo que para todos debe ser entendido y aceptado como bueno o correcto y lo que para cada uno sea su propia idea y realización de lo bueno. En el pluralismo una ética común excluye cualquier µética de máximos¶, por más incuestionables o atractivos que nos parezcan sus principios. A pesar de ello, permanecerán cerrados a la pluralidad. La alternativa consiste en una ética del mínimo común moral, que es la basada en pautas comunicables y al mismo tiempo compatible con todas aquellas que no están en abierta contradicción con ellas. (Bilbeny, 1997: 169-170) Evidentemente, el referente más claro a la hora de hablar de esta ética de mínimos se encontraría reflejado en los derechos humanos, fundamentales desde su significación configuradora de principios consensuados que nos permitan ir dando respuesta a una cuestión que se encuentra detrás de todas estas reflexiones, y es que la situación del ser humano es en sí una cuestión ética fundamental para el propio ser humano. Como decíamos anteriormente, no hay que olvidar que la ética surge de nuestra preocupación por las consecuencias de nuestras acciones sobre los demás dentro de un marco intercultural (ya que la educación debe ser, por definición, intercultural) donde las propias culturas deben ser vistas como redes de conversaciones, por lo que el ser cultural implica el vivir en tal red de conversaciones (Maturana, 1994). Pues bien, esas redes, precisamente por su naturaleza social, están impregnadas de valores que deberán ser configurados intersubjetivamente y aceptados de manera universal por los actores sociales para ser legítimos, en función de su interés por el bien común, sin ningún tipo de exclusiones Esta concepción de la ética recuerda también a lo desarrollado por otros filósofos como Hans Jonas (aunque este autor, más que al discurso de la Modernidad, se encontraba próximo a un giro aristotélico en sus planteamientos), a través sobre todo de su µprincipio responsabilidad¶, que él mismo definía desde la necesidad de actuar de tal modo que las consecuencias de nuestras acciones sean compatibles con la permanencia de la vida. Como recuerda a la hermenéutica de Paul Ricoeur y su intento de armonización narrativa de las perspectivas teleológica y deontológica, otorgándole un papel central al concepto de justicia y lo que conlleva. O también podríamos hacer referencia a Emmanuel Levinas y su ética de la alteridad, en la cual el encuentro ético con el otro es fundamental, siempre desde una justicia entendida como igualdad para todos desde el reconocimiento de nuestras diferencias. Desde aquí vamos a profundizar brevemente en dos conceptos que parecen fundamentales cuando hablamos de ética dentro de esta concepción, y que constituyen desde ahí los núcleos centrales que una pedagogía de la ética debe desarrollar, puesto que hablar de las consecuencias de nuestras acciones y del valor ético de las mismas alude a la responsabilidad y la corresponsabilidad en el ejercicio de dichas acciones y a la alteridad como referencia, inexcusable educativamente; a que las mismas cobran sentido desde la presencia y solicitud del otro y la otra en el marco de la convivencia. 3.3 LA EDUCACION EN LA RESPONSABILIDAD

Sáez (2001) sostiene que la responsabilidad social es la capacidad y obligación de responder ante la sociedad como un todo, por acciones u omisiones y que se ejerce, cuando corresponde, desde alguna persona hacia todas las otras. La capacidad de responder está dada por los recursos con que cuenta la persona, ya sean de índole personal, recibidos por la herencia, adquiridos por la educación, por el propio esfuerzo o puestos a su disposición por terceros; la obligación de responder está dada por convenios, pactos, contratos, convicciones políticas, morales o religiosas. Según la capacidad de acción, la responsabilidad social es mayor o menor. Así, cuando los efectos de las acciones u omisiones alcanzan a muchas personas, se dice que la responsabilidad social es alta. En un plano más concreto, Urzúa (2001) define la responsabilidad social como la orientación de las actividades individuales y colectivas en un sentido que permita a todos igualdad de oportunidades para desarrollar sus capacidades suprimiendo y apoyando la eliminación de los obstáculos estructurales de carácter económico y social, así como los culturales y políticos que afectan o impiden ese desarrollo. Desde la perspectiva de la psicología individual, en 1997 Berman (cit en Arón y Milicic,1999) la define como el compromiso personal de cada persona con las demás e incluye tres dimensiones necesarias para comprometerse con otros: entender que cada persona pertenece a una red social más amplia que tiene influencia decisiva en la construcción de la propia identidad; relaciones interpersonales basadas en consideraciones éticas de justicia y de preocupación por los otros y; actuar con integridad; consistentemente con los propios valores. La responsabilidad social es una abstracción, un valor y, por tanto, una persona no es socialmente responsable si sólo conoce intelectualmente el concepto; la responsabilidad social se ejerce y concreta a través de una conducta moral (Navarro, 2002 a). Siguiendo a Aristóteles, se puede sostener que una persona no es moral si únicamente conoce intelectualmente el bien; para serlo es preciso que mantenga una línea de conducta virtuosa: que realice actos virtuosos y que los realice habitualmente, es decir, actos que apunten en dirección al bien, a la supervivencia y a la felicidad del hombre y de la especie humana. Estos actos virtuosos son también llamados conductas constructivas y son aquellas que contribuyen a satisfacer las propias necesidades deautoprotección y desarrollo y, a la vez, cooperar en la satisfacción de las necesidades de los demás, para una plena y sana supervivencia. Conducta moral La conducta moral es expresión del desarrollo bio-psico-social alcanzado e incluye conducta prosocial y altruista; conducta solidaria, de cooperación y participación y, autocontrol o inhibición de actos prohibidos, tales como la evitación de actos que hieran a otros y la capacidad para respetar normas sociales en ausencia de control externo. Es entendida como la acción o comportamiento voluntario ejecutado por un ser humano, luego de una decisión en la que intervienen todos los componentes de la moralidad:la habilidad de razonamiento general, el juicio o razonamiento moral, la toma de perspectiva social y, los factores afectivos como la empatía y laculpa (Vigneaux, 1990). 1.El comportamiento prosocial es un comportamiento altruista, justo, compartido o generalmente empático (Eisenberg y Fabes, 1998, cit en Woolfolk, 2000). Según Spacapan yOskamp (1992, cit en Woolfolk, 2000), incluye acciones que benefician a los demás, sin proporcionar necesariamente un beneficio directo a la persona que la realiza. Cuando busca ayudar a otra persona en la satisfacción de sus necesidades sin esperar recompensa, se trata deun comportamiento altruista.2.La cooperación es obrar juntamente con otro u otros, para un mismo fin; es el acto de conjugar, voluntariamente o no, la conducta propia con la de otros, para alcanzar un determinado fin (Pedrals, 2002). Consiste en trabajar juntos para alcanzar objetivos

comunes, procurando obtener resultados que son beneficiosos para si mismos y para otras personas (Johnson y cols,1999) .La conducta cooperativa puede darse para lograr una meta común, alcanzando una recompensa mayor que la que cada uno hubiera logrado por separado, donde junto con beneficiar a otros se espera un beneficio personal. También puede haber conducta cooperativa con otros, para beneficiar a personas o grupos distintos de quienes intervienen en ella y sin esperar recompensa externa. En este caso, se habla de altruismo (Macaulay y Berkowitz, 1970 cita en Papalia y otros, 2001).3.La conducta participativa está formada por todas aquellas acciones tendientes a la asociación con otras personas en situaciones y procesos y en relación a objetivos finales claros y conscientes o resultados no conscientes para ella, pero significativos para el sistema social. La participación activa incluye todas aquellas conductas tendientes a tomar parte en actividades y decisiones destinadas a la colaboración espontánea para el bien común; supone autoconocimiento de necesidades y capacidad de satisfacerla a partir de la articulación con otros; conocimiento de las necesidades de los demás y recursos personales para comprometerse con ellos; es una manera de construir comunidad (Corvalán y Fernández, 1998). Giddens (2000), la describe como un medio y un fin para la emancipación y transformación de las relaciones sociales que generan las desigualdades, las relaciones de explotación y dominación social .Lima (1988) plantea que la participación es acción y compromiso y, en el plano político, conduce a adoptar decisiones políticas racionales, a que todas las personas tengan una efectiva participación en el poder y, a la búsqueda de la igualdad social y emancipación de los hombres. Inteligencia y conducta moral Todas las conductas antes descritas requieren de y son una expresión de la inteligencia emocional, concepto acuñado a principios de los años noventa por los psicólogos americanos Peter Salovey y John Mayer (cit en Roca, 2003) para definir el uso excelente de la inteligencia interpersonal e intrapersonal planteadas por Gardner (1993), en su teoría de las inteligenciasmúltiples.1.Gardner (1993) define como inteligencia intrapersonal a la capacidad para conocer los aspectos internos de si mismo; el acceso a la propia vida emocional y sentimientos; la capacidad de discriminar entre estas emociones, ponerles un nombre y recurrir a ellas para interpretar y orientar la propia conducta. El Autoconocimiento es, en términos generales, reconocer los propios sentimientos, emociones, preferencias, habilidades, recursos e intuiciones, es saber en que estado se encuentra la persona en cada situación que afronta, estando conscientes de lo que es, sus reacciones y los efectos que causa sobre el entorno. Constituye una de las aptitudes básicas de la excelencia (Briano, 2003). Se encuentra estrechamente relacionado con el concepto de autoestima y por lo tanto con los de autoconcepto, autoevaluación, autoaceptación, y autorespeto.b)La inteligencia interpersonal es aquella que se construye a partir de una capacidad nuclear para sentir distinciones en los demás: en particular, contrastes en el estado de ánimo, temperamento, motivaciones e intenciones (Gardner, 1993, cit en Gardner, 1995). Es la capacidad de comprender en los demás cuáles son las cosas que más les motivan, cómo trabajan y la mejor forma de cooperar con ellos. En formas más avanzadas, esta inteligencia permite a un adulto hábil leer las intenciones y deseos de los demás, aunque se hayan ocultado. Las investigaciones de Gardner (1995) sugieren que los lóbulos frontales del cerebro desempeñan un papel importante en el conocimiento interpersonal. Goleman (1995), interpreta y resume estas dos capacidades la inteligencia interpersonal y la intrapersonal, propuestas por Gardner, como la capacidad de discernir y responder apropiadamente a los estados de ánimo, temperamentos, motivaciones y deseos de las demás personas en referencia a la inteligencia interpersonal, y en cuanto a la inteligencia intrapersonal como la capacidad de establecer contacto con los propios sentimientos, discernir entre ellos y aprovechar este conocimiento para orientar nuestra conducta. Sostiene que, además de ser meta habilidades, estas inteligencias pueden ser categorizadas en competencias o dimensiones, tales como: el conocimiento y

capacidad para controlar las propias emociones; el reconocimiento de las emociones ajenas; la capacidad de motivarse a sí mismo y; el control delas relaciones interpersonales. Dos componentes claves de la inteligencia interpersonal, son la empatía y la habilidad pararelacionarse con los demás, apreciando sus perspectivas y siendo sensitivos a sus motivos personales e intenciones (Carreras, Guil y Mestre, 2003). La inteligencia proporciona el potencial; también es muy importante practicar la habilidad para tener buenas relaciones con la familia, amistades y con la gente en general y tomar el liderazgo entre otras personas, para resolver problemas, influenciar decisiones y velar por las relaciones grupales (De Jesús, 2002).-La empatía es el conjunto de capacidades que permiten reconocer y entender las emociones de los demás, sus motivaciones y las razones que explican su comportamiento. Fuedefinida por Rogers, en la década de los 80, como el estado que consiste en darse cuenta con precisión del cuadro de referencias interno de otra persona, juntamente con los componentes emocionales y los significados a ella pertenecientes, como si fuese la otra persona. Supone poder ponerse en el lugar del otro, pero sin mimetizarse con él; distinguir las señales sutiles que los demás emiten, en función del estado emocional en el que se encuentran, lo que permite comprender mejor lo que desean o necesitan y hacérselo ver con respeto. La otra persona se sentirá comprendida y ese entendimiento mejorará de forma notable la relación. El control de las relaciones interpersonales es un verdadero arte que está basado, en gran medida, en comportarse en la forma adecuada al estado emocional que se percibe en los demás. Estahabilidad es clave para el liderazgo y la influencia personal. Las personas que sobresalen en este tipo de competencia suelen tener gran éxito social y profesional (Roca, 2003). La empatía se construye sobre la conciencia de si mismo; cuanto más abierto se está a las propias emociones, más habilidad se desarrolla para interpretar los sentimientos propios y ajenos. La inteligencia interpersonal está a la base de las habilidades sociales. Estas son comportamientos o conductas verbales y/o no verbales, que son aprendidas, para interactuar con los demás de manera efectiva y facilitan la convivencia, bienestar personal y social (Cieza, 1997).La acción de la persona se determina en una o varias conductas interpersonales relacionadas entre sí, siendo la conducta empleada un medio para alcanzar una meta que intenta resolver el conflicto entre el yo y las circunstancias o viceversa. La habilidad social debe considerarse dentro de un marco determinado, pues existen sistemas de comunicación distintivos que tipifican la cultura de cada país y están influenciados por las situaciones contextuales. Las habilidades sociales son conductas comunicativas y constituyen un requisito indispensable para la convivencia entre los seres humanos (Martínez, 2003).Umbert (2003, cit en Martínez, 2003) plantea que las personas se expresan a través de tres tipos de conductas o formas de comportamiento: -conducta asertiva o socialmente hábil, que es la expresión directa de los propios sentimientos, deseos, derechos legítimos y opiniones, sin amenazar o castigar a los demás y sin violar los derechos de esas personas. Implica respeto hacia si mismo al expresar necesidades propias y defender los propios derechos y, respeto hacia los derechos y necesidades de las otras personas. No tiene siempre como resultado la ausencia de conflicto entre dos personas, pero su objetivo es la potenciación de las consecuencias favorables y la minimización de las desfavorables.-conducta pasiva, implica la transgresión de los propios derechos al no ser capaz de expresar abiertamente sentimientos, pensamientos y opiniones o al expresarlos de una manera autoderrotista, con disculpas, con falta de confianza, de tal modo que los demás puedan no hacerle caso. La probabilidad de que la persona no asertiva satisfaga sus necesidades o sean entendidas sus opiniones se encuentra sustancialmente reducida debido a la comunicación indirecta o mensaje incompleto. Puede sentirse a menudo incomprendida no tomada en cuenta y manipulada.conducta agresiva: es una conducta directa o indirecta, verbal y/o no verbal, que corresponde a la defensa de los derechos personales y expresión de los pensamientos, sentimientos y opiniones de una manera

inapropiada e impositiva, que transgrede los derechos de las oras personas. Su objetivo es la dominación del otro y se alcanza a través de la humillación o degradación, se trata, en último término, de que los demás se hagan más débiles y menos capaces de expresar y defender sus derechos y necesidades. Generalmente refleja una conducta ambiciosa, que intenta conseguir los objetivos a cualquier precio, incluso si ello implica transgredir las normas éticas y vulnerar los derechos de los demás Descubrimientos recientes en neurolinguística e inteligencia emocional han estudiado los factores que influyen en el desarrollo de habilidades comunicacionales y han logrado técnicas de resultados sorprendentes, que pueden ayudar a una persona a convertirse en un excelente comunicador y orador (Umbert, cit en Martínez 2003; González, 2001, Huebner, 1990). Al respecto, Montaño (2003) sostiene que la inteligencia emocional ayuda a potenciar las capacidades de comunicación y de relación con los demás, a través de la comunicación efectiva donde hablante y oyente se entienden mutuamente. Plantea que esto se puede lograr por medio de la claridad y la sinceridad, transmitiendo seguridad, escuchando dinámicamente y siendo constructivos, lo que permite un acercamiento de posiciones. En cuanto a la relación con losdemás, para descubrir y satisfacer las necesidades, se debe crear un clima de confianza y respeto mutuo, a través de la buena educación, opiniones, ideas y principalmente sentimientos.

Desde la perspectiva de Kohlberg (1970), el máximo nivel de desarrollo del juicio moral se alcanza cuando se logra la autonomía moral, es decir, cuando se descubre y escoge los principios éticos universales de justicia y cuando se cree que lo bueno es aquello que está de acuerdo con estos principios: la igualdad de los derechos humanos y el respeto de la dignidad de la persona. La persona con autonomía moral hace el bien porque cree en la validez de los principios morales universales y tiene un compromiso personal con ellos, es conciente dev alores y derechos antes que de acuerdos sociales y contratos. Según Puig Rovira (1996), la autonomía moral es el reconocimiento personal de la necesidad de las normas morales de la sociedad, es decir, el paso de lo exterior al interior de la experiencia individual. Implica asumir la responsabilidad personal sin esperar de los de más soluciones a sus conflictos de valores. Así, un mismo comportamiento puede tener diferentes intenciones, (que reflejan actitudes yorientaciones valóricas) de tal manera que no siempre sea un comportamiento socialmenteresponsable. Las intenciones pueden ser : -Orientación Hacia sí Mismo. El sujeto desde una visión egocéntrica, sólo tiene en cuenta supropia gratificación personal, y no los intereses de los otros. -Orientación Hacia PersonasCercanas a suContexto y a laColectividad . El individuo se guía por el grupo y por sus normas. -Orientación del Individuo Según sus Principios Éticos. La persona actúa orientada por estosprincipios, que han surgido de su experiencia interpersonal.

IV. RECONSTRUIR LA CONVIVENCIA. EDUCACION CIVICA Y VALORES. Aún cuando el tema de los valores es considerado relativamente reciente en filosofía, los valores están presentes desde el inicio de la humanidad. Para el ser humano siempre han existido cosas valiosas: el bien, la verdad, la belleza, la felicidad, la virtud. Sin embargo, el criterio para darles valor ha variado a través del tiempo. Se puede valorar de acuerdo con criterios estéticos, esquemas sociales, costumbres, principios éticos, etc. Los valores son producto de cambios y transformaciones a lo largo de la historia. Surgen como

un especial significado y cambian o desaparecen en las distintas épocas. Es precisamente el significado social que se atribuye a los valores uno de los factores que influyen para diferenciar los valores tradicionales y los modernos. El concepto de valor abarca contenidos y significados diferentes y ha sido abordado desde diversas perspectivas y teorías. En sentido humanista, se entiende por valor lo que hace que un hombre sea tal, sin lo cual perdería la humanidad o parte de ella. El valor se refiere a una excelencia o a una perfección. La práctica del valor desarrolla la humanidad de la persona, mientras que el contravalor lo despoja de esa cualidad. Desde un punto de vista socio-educativo, los valores son considerados referentes, pautas o abstracciones que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la realización de la persona. Son guías que dan determinada orientación a la conducta a a la vida de cada individuo y cada grupo social. ¿ DESDE CUÁLES PERSPECTIVAS SE APRECIAN LOS VALORES ? La visión subjetivista considera que los valores no son reales, no valen en sí mismos, sino que son las personas quienes les otorgan un determinado valor, es decir, dependen dé la impresión personal del ser humano. La escuela neokantiana afirma que el valor es, ante todo, una idea. Se diferencia lo que es valioso de lo que no lo es dependiendo de las ideas o conceptos generales que comparten las personas. Es en el pensamiento y en la mente donde los valores se aprehenden, cobran forma y significado. La escuela fenomenológica, desde una perspectiva idealista, considera que los valores son ideales y objetivos; valen independientemente de las cosas y de las estimaciones de las personas. Así, aunque todos seamos injustos, la justicia sigue teniendo valor. En síntesis, las diversas posturas conducen a inferir dos teorías básicas acerca de los valores dependiendo de la postura del objetivismo o del subjetivismo axiológico. CARACTERÍSTICAS DE LOS VALORES. La humanidad ha adoptado criterios a partir de los cuales se establece la categoría o la jerarquía de los valores. Algunos de esos criterios son: Durabilidad: los valores se reflejan en el curso de la vida. Hay valores que son más permanentes en el tiempo que otros. Por ejemplo, el valor del placer es más fugaz que el de la verdad. Integralidad: Cada valor es una abstracción íntegra en sí mismo, no es divisible Flexibilidad: Los valores cambian con las necesidades y experiencias de las personas Satisfacción: Los valores generan satisfacción en las personas que los practican Polaridad: Todo valor se presenta en sentido positivo y negativo; todo valor conlleva un contravalor. Jerarquía:

Hay valores que son considerados superiores (dignidad, libertad) y otros como inferiores (los relacionados con las necesidades básicas o vitales Trascendencia: los valores trascienden el plano concreto; dan sentido y significado a la vida humana y a la sociedad Dinamismo: los valores se transforman con las épocas. Aplicabilidad: los valores se aplican en las diversas situaciones de la vida; entrañan acciones prácticas que reflejan los principios valorativos de la persona. Complejidad: los valores obedecen a causas diversas, requieren complicados juicios y decisiones. LOS VALORES ETICOS Y MORALES EN LA FORMACIÓN PROFESIONAL HONESTIDAD "Es una forma de vivir congruente entre lo que se piensa y la conducta que se observa hacia el prójimo, que junto a la justicia, exige en dar a cada quien lo que le es debido. "Con toda seguridad, una de las cualidades que más buscamos y exigimos de las personas es la honestidad. Este valor es indispensable para que las relaciones humanas se desenvuelvan en un ambiente de confianza y armonía, pues garantiza respaldo, seguridad y credibilidad en las personas. No debemos olvidar que los valores deben primero vivirse personalmente, antes de exigir que los demás cumplan con nuestras expectativas. Una persona honesta se puede reconocer por ser siempre sincero en su comportamiento, palabras y afectos; cumplir con sus compromisos y obligaciones al pie de la letra, sin trampas, engaños o retrasos voluntarios; evitar la murmuración y la crítica que afectan negativamente a la personalidad de los demás; guardar discreción y seriedad ante las confidencias personales y secretos profesionales y tener especial cuidado en el manejo de los bienes económicos y materiales. COMPROMISO "Comprometerse va más allá de cumplir con una obligación, es poner en juego nuestras capacidades para sacar adelante todo aquello que se nos ha confiado." Una persona comprometida es aquella que cumple con sus obligaciones haciendo un poco más de lo esperado al grado de sorprendernos, porque vive, piensa y sueña con sacar adelante a su familia, su trabajo, su estudio y todo aquello en lo que ha empeñado su palabra. El hecho de aceptar formalmente un compromiso, hace suponer que se conocen todos los aspectos, alcances y obligaciones que conlleva. Casi siempre, la falta de compromiso se debe a descuidos un tanto voluntarios, pero principalmente a la pereza, la comodidad y al egoísmo. No basta con cumplir con lo previsto, lo estipulado, lo obvio... todo compromiso tiene muchas implicaciones, pensemos un instante en aquellos que son los mas importantes que tenemos: Como padres de familia:

No basta proporcionar los medios materiales, los hijos necesitan que los padres les dediquen parte de su tiempo para jugar, conversar y enseñar. Como hijos: Además de la sinceridad, la obediencia, la ayuda en el hogar y el esfuerzo en los estudios, los padres también necesitan cuidados, detalles de cariño y pequeños servicios, los cuales no piden y sin embargo, estarían muy agradecidos de recibirlos. Como amigos: ¿Nuestras amistades son "utilitarias"?, es decir, si sólo recordamos a los amigos cuando algo se nos ofrece. La amistad se cultiva. Como ciudadanos: Evitar la indiferencia, no podemos quejarnos de la situación actual del país sin hacer algo para cambiarlo. La persona comprometida es generosa, busca como dar más afecto, cariño, esfuerzo, bienestar...en otras palabras: va más allá de lo que supone en principio el deber contraído. Es feliz con lo que hace hasta el punto de no ver el compromiso como una carga, sino como el medio ideal para perfeccionar su persona a través del servicio a los demás. RESPONSABILIDAD "La responsabilidad es una obligación, ya sea moral o incluso legal de cumplir con lo que se ha comprometido." La responsabilidad (o la irresponsabilidad ) es fácil de detectar en la vida diaria, especialmente en su faceta negativa: la vemos en el plomero que no hizo correctamente su trabajo, en el joven que tiene bajas calificaciones, y en casos más graves en un funcionario público que no ha hecho lo que prometió. Un elemento indispensable dentro de la responsabilidad es el cumplir un deber. La responsabilidad tiene un efecto directo en otro concepto fundamental: la confianza. Ponemos nuestra fe y lealtad en aquellos que de manera estable cumplen lo que han prometido. La responsabilidad es un signo de madurez, pues el cumplir una obligación de cualquier tipo no es generalmente algo agradable, pues implica esfuerzo. La responsabilidad puede parecer una carga, y el no cumplir con lo prometido origina consecuencias. ¿Por qué es un valor la responsabilidad? Porque gracias a ella, podemos convivir pacíficamente en sociedad, ya sea en el plano familiar, amistoso, profesional o personal. La responsabilidad en su nivel más elemental es cumplir con lo que se ha comprometido .Cuando alguien cae en la irresponsabilidad, fácilmente podemos dejar de confiar en la persona. El origen de la irresponsabilidad se da en la falta de prioridades correctamente ordenadas. La responsabilidad debe ser algo estable. Todos podemos tolerar la irresponsabilidad de alguien ocasionalmente, empero no todos toleraremos la irresponsabilidad de alguien durante mucho tiempo. Ser responsable es asumir las consecuencias de nuestra acciones y decisiones. Ser responsable también es tratar de que todos nuestros actos sean realizados de acuerdo con una noción de justicia y de cumplimiento del deber en todos los sentidos. Los valores son los cimientos de nuestra convivencia social y personal. La responsabilidad es un valor, porque de ella depende la estabilidad de nuestras relaciones. La responsabilidad vale, porque es difícil de alcanzar. Vivir la responsabilidad no es algo cómodo, como tampoco lo es el corregir a un irresponsable. Sin embargo, nuestro deber es asegurarnos de que todos podemos convivir armónicamente y hacer lo que esté a nuestro alcance para lograrlo. Si todos hiciéramos un pequeño esfuerzo en vivir y corregir la responsabilidad, nuestra sociedad, nuestros países y nuestro mundo serían diferentes. Si es difícil, pero vale la pena.

TOLERANCIA "Hablar de tolerancia es hablar del respeto a la diferencia de ideas y posturas respecto de algún tema, o de la vida misma." El pluralismo, la diversidad y la tolerancia son valores irrenunciables, que asumen la forma de un ideal al que aspirar, a partir del hecho evidente de que somos distintos, y hemos de respetarnos como somos, con opiniones, estilos de vida y valores diferentes. Debemos aprender a convivir con gentes de distintas culturas, tradiciones y religiones, esto nos ha enseñado que esa pluralidad no es una pérdida, sino todo lo contrario, una ganancia. Debemos aprender a respetar y a convivir con quienes no piensan como nosotros, es decir, debemos propiciar la sensibilidad hacia la dignidad de la persona y su libertad. Esa sensibilidad ha aumentado mucho gracias a la mejora de la educación y a la progresiva desaparición de la miseria económica, jurídica, política y moral El respeto al pluralismo y a la diversidad forma parte esencial de toda verdadera cultura, por tener profundas raíces en la misma racionalidad humana. Así es como llegamos al concepto de intolerancia. Fácilmente, ante alguien que no piensa, no actúa, no vive o no cree como nosotros podemos adoptar una actitud agresiva. Esta actitud, cuando es tomada en contra de nuestras ideas se percibe como un atropello a uno de nuestros valores fundamentales: la libertad. La intolerancia puede ser tan opresiva, que haga prácticamente imposible la convivencia humana. HUMILDAD "Una personalidad sencilla a veces puede pasar inicialmente desapercibida, pero su fortaleza interior y su encanto es mucho más profundo y perdurable." Probablemente no hay nada más chocante que la personalidad de quienes se vanaglorian constantemente de sus propios logros, cualidades y posibilidades. Son aquellos que muestran sofisticada ropa de diseñador, varios automóviles exóticos, una conversación plagada de términos rimbombantes derivada de su profunda cultura, una altivez propia de la dignidad de una familia importante. La personalidad sencilla en cambio es única, recia, sin adornos ni artificios, no le hace falta mostrar y poner en un escaparate sus posesiones y cualidades porque son evidentes y naturales. La sencillez nos enseña a saber quienes somos y lo que podemos. La persona humana esta dotada de inteligencia, cualidades y habilidades. El progreso interno, donde nosotros crecemos es en verdad lo importante. Con frecuencia se desvirtúa la imagen de las personas sencillas, haciéndolos sinónimo de timidez e ingenuidad, pobreza y la suciedad. La sencillez no es pobreza, es tener lo que se necesita pero sin caprichos superficiales. La sencillez no es suciedad, la pulcritud no está reñida con la humildad del corazón. Una persona sencilla utiliza con mesura la palabra, evitando acaparar las conversaciones para convertirse en el centro de atención; del mismo modo su lenguaje es apropiado, sin recurrir en el uso de palabras cultas o rimbombantes, para formar una imagen erudita y de vasto conocimiento; en una conversación, nunca aprovechará el momento para "dar una cátedra" sobre el tema; evita hablar en todo momento de sus logros, aciertos y reconocimientos alcanzas. Lo más digno, es omitir toda manifestación ostentosa de nuestra inteligencia, habilidades y bienes materiales. La persona sencilla no se exalta ni menosprecia, aprecia a las personas por lo que son, lo cual permite un diálogo amable y una amistad sincera. La manifestación más clara de la sencillez se encuentra en el aspecto exterior de la persona ya que viste con decoro, sin llegar a ser estrafalario y sin dejarse seducir por la exageración caprichosa de la moda; los modales distan mucho de ser artificiosos y estudiados especialmente para cada situación concreta, desde la forma de saludar, utilizar los cubiertos, etc. Es cierto que todos debemos luchar por superarnos, tener una forma de vida más digna, superarnos profesionalmente, pero siempre con sencillez.

El valor de la sencillez nos ayuda a superar el deseo desmedido por sobresalir, sentirnos distinguidos y admirados sólo por la apariencia externa. Nuestro interior, nuestro corazón es lo que verdaderamente cuenta. Una persona sencilla gana más corazones. OBJETIVIDAD "La Objetividad es el valor de ver el mundo como es, y no como queremos que sea."

Los seres humanos somos una compleja mezcla de sentimientos, raciocinio, experiencia y aprendizaje. Todos estos elementos pueden brindar a una persona una percepción de la realidad que puede estar equivocada. Cuando una persona no es objetiva, se centra en las circunstancias y no en los problemas. Observa las cosas superficiales, pero no el fondo. Ser objetivo, exige de nosotros ver los problemas y las situaciones con un enfoque que equilibre adecuadamente emoción y razonamiento. Por ello el valor de la objetividad es tan importante, porque nos permite dar su justo peso a los acontecimientos y obrar de una forma coherente. Una de las formas más eficientes de vivir el valor de la objetividad es viendo los problemas y las situaciones desde todos los puntos de vista. En este proceso el escuchar la opinión de gente madura y desinteresada nos permite observar las cosas con menos apasionamiento y con mayor objetividad. La objetividad nos permite tomar decisiones más eficientes, mejora nuestras relaciones humanas, tiene un impacto positivo en la familia. La objetividad nos permite ser más justos con quienes nos rodean y siempre nos abre las puertas. La lucha por ser objetivos implica el ceder un poco ese "Yo" que a veces nos pesa tanto. Para vivir este valor siempre es conveniente escuchar atentamente, pedir consejo y considerarlo seriamente, no precipitarse en los juicios; quien es objetivo razona, observa, escucha y concluye en base a información. Una persona objetiva siempre es apreciada porque genera a su alrededor un sentido real de paz y de justicia. El valor de la Objetividad, además de ahorrarnos muchos dolores de cabeza, puede hacernos mejores personas OTROS VALORES: RESPETO "Hablar de respeto es hablar de los demás. Es establecer hasta donde llegan mis posibilidades de hacer o no hacer, y dónde comienzan las posibilidades de los demás .Elrespeto es la base de toda convivencia en sociedad. "El respeto también es una forma de reconocimiento, de aprecio y de valoración de las cualidades de los demás, ya sea por su conocimiento, experiencia o valor como personas. Aquí viene, entonces, también el concepto de Pluralidad, es decir, de las diferencias de ideas y posturas respecto de algún tema, o de la vida misma. La pluralidad enriquece en la medida en laque hay más elementos para formar una cultura. La pluralidad cultural nos permite adoptar costumbres y tradiciones de otros pueblos, y hacerlos nuestros. Sin embargo cuando la pluralidad entra en el terreno de las convicciones políticas, sociales y religiosas las cosas se ponen difíciles. SOCIABILIDAD "Este valor es el camino para mejorar la capacidad de comunicación y de adaptación en losambientes más diversos."

La sociabilidad es el valor que nos impulsa a buscar y cultivar las relaciones con las personascompaginando los mutuos intereses e ideas para encaminarlos hacia un fin común, independientemente de las circunstancias personales que a cada uno rodean. Al tener contacto con personas diferentes, tenemos la posibilidad de aprender de su experiencia y obtener otra perspectiva de la vida para mejorar nuestra persona, para más adelante poder contribuir a su desarrollo personal y así comenzar una espiral sin fin en la cual todos nos vemos beneficiados. La sociabilidad es un canal de comunicación que puede sentar las bases para tener nuevos amigos, elegir a la persona adecuada para formar una nueva familia o comenzar una nueva empresa, en base al intercambio de gustos, aficiones e intereses que se comparten y dan como resultado una relación más trascendente. AUTODOMINIO "Formar un carácter capaz de dominar los impulsos propios de su forma de ser para hacer la vida más amable a los demás." Este valor nos ayuda a controlar los impulsos de nuestro carácter y nos estimula a afrontar con serenidad los contratiempos y a tener paciencia y comprensión en las relaciones personales. El autodominio debe comprenderse como una actitud que nos impulsa a cambiar positivamente nuestra personalidad. Cada día que buscamos ejercer ese señorío sobre nosotros mismos, automáticamente nuestro carácter comienza a madurar por la serenidad y paciencia que imprime este valor. PULCRITUD "El valor de la pulcritud es la práctica habitual de la limpieza, la higiene y el orden ennuestras personas, nuestros espacios y nuestras cosas." El vivir el valor de la pulcritud nos abre las puertas, nos permite ser más ordenados y brinda en quienes nos rodean una sensación de bienestar, pero sobre todo, de buen ejemplo. APRENDER "El valor que nos ayuda a descubrir la importancia de adquirir conocimientos a través del estudio y la reflexión de las experiencias cotidianas." El valor de aprender tiene como finalidad la búsqueda habitual de conocimientos a través del estudio, la reflexión de las experiencias vividas y una visión profunda de la realidad. El valor de aprender nos convierte en personas que tienen más herramientas para avanzar en la vida y para ser mejores seres humanos. Para crecer en este valor, necesitamos tener en mente que aprender algo nuevo no es pérdida de tiempo, es una forma de alcanzar la superación personal. Para reforzar el valor de aprender puedes hacerte el hábito de leer al menos un libro por mes, terminar la universidad Inscribirte aalgún diplomado, empezar una maestría, cursar un doctorado escuchar noticieros, leer periódico acercarte a medios que te proporcionen información sobre la realidad que te rodea, comprar revistas sobre temas adicionales a tu profesión u oficio, etc. COHERENCIA "Es el valor que nos hace ser personas de una pieza, actuando siempre de acuerdo a nuestros principios."

Coherencia es la correcta conducta que debemos mantener en todo momento, basada en los principios familiares, sociales y religiosos aprendidos a lo largo de nuestra vida. Con este valor somos capaces de cumplir con mayor eficacia nuestras obligaciones, pues hace falta ser honesto y responsable; en nuestras relaciones personales es indispensable para ser sinceros, confiables y ejercer un liderazgo positivo; para nuestra persona, es un medio que fortalecer el carácter y desarrolla la prudencia, con un comportamiento verdaderamente auténtico. SACRIFICIO "Siempre es posible hacer un esfuerzo extra para alcanzar una meta" El valor del sacrificio es aquel esfuerzo extraordinario para alcanzar un beneficio mayor, venciendo los propios gustos, intereses y comodidad. Debemos tener en mente que el sacrificio es un valor muy importante para superarnos en nuestra vida por la fuerza que imprime en nuestro carácter. Compromiso, perseverancia, optimismo, superación y servicio, son algunos de los valores que se perfeccionan a un mismo tiempo, por eso, el sacrificio no es un valor que sugiere sufrimiento y castigo, sino una fuente de crecimiento personal. El verdadero valor del sacrificio consiste en sobrellevar algunas situaciones intentando poner buena cara, sin quejas ni remilgos. El espíritu de sacrificio no se logra con las buenas intenciones, se desarrolla haciendo pequeños esfuerzos. Todo aquello que vale la pena requiere de sacrificio, pues querer encontrar caminos fáciles para todo, sólo existe en la mente de personas con pocas aspiraciones. Quien vive el valor del sacrificio, va por un camino de constante superación, haciendo el bien en todo lugar donde se encuentre. TRABAJO Y LABORIOSIDAD

"Constante actividad productiva y dinamismo, buscando el aprovechamiento del tiempo para estar disponible para realizar cualquier actividad ."Una persona con estos valores tiene como características hacer con cuidado y esmero las tareas, labores y deberes, tiene especial dedicación para realizar cualquier actividad o trabajo con la mayor perfección posible y concluirlas en el tiempo previsto, hacer cosas que beneficien a los demás en su persona o sus bienes, organizar el tiempo para mantener un equilibrio entre el descanso y la actividad, evitando el ocio y la pereza, etc. Al mantenernos en constante actividad, adquirimos una mayor capacidad de esfuerzo, nos hacemos más responsables y llevamos una vida con orden; conscientes que la laboriosidad no es un valor para lucirse en un escaparate, sino un medio para ser más productivos, eficientes y participativos en todo lugar. MAGNAMINIDAD "El valor que nos hace dar más allá de lo que se considera normal, para ser cada día mejores sin temor a la adversidad o a los inconvenientes." La magnanimidad es una disposición hacia dar más allá de lo que se considera normal, de entregarse hasta las últimas consecuencias, de emprender sin miedo, de avanzar pese a cualquier adversidad. La magnanimidad se caracteriza por la búsqueda de su perfección como ser humano y la entrega total de su persona para servir a los demás desinteresadamente. Para el magnánimo no existen tareas de ínfima categoría o el temor a cuidar lo que podría denominarse "buena imagen", actúa con la convicción de

cumplir con un compromiso y un deber personal:ayuda a quien goza de menor simpatía en un grupo; saluda con cortesía, cede el paso, o sirve en la mesa al empleado yal amigo por igual, etc. La magnanimidad es un excelente medio para robustecer nuestra comprensión, el espíritu deservicio, la generosidad, el perdón y el optimismo. Todas nuestras acciones se ennoblecen cuando están al servicio de los demás:el consejo, la ayuda, la compañía y hasta el mismo trabajo, son los medios ordinarios que tenemos al alcance para hacer de nuestras labores y aspiraciones algo grande, algo fuera de lo común, algo que pocos están decididos a hacer. SOBRIEDAD "Es el valor que nos enseña a administrar nuestro tiempo y recursos, moderando nuestros gustos y caprichos para construir una verdadera personalidad. “El valor de la sobriedad nos ayuda a darle a las cosas su justo valor y a manejar adecuadamente nuestros apetitos, estableciendo en todo momento un límite entre lo razonable y lo inmoderado. Para la sobriedad hace falta autodominio. Debemos ser sobrios en nuestra forma de hablar, de comportarnos y de vestir. La sobriedad no es negación ni privación. Es poner a tu voluntad y a tu persona por encima de las cosas, los gustos y los caprichos, dominándolos para no vivir bajo su dependencia. Es muy natural que al estar condicionados por nuestros impulsos, nos cueste trabajo dejarlos, pero nunca es tarde para comenzar, con pequeños esfuerzos, fortalecemos nuestra voluntad y desarrollamos este valor necesario para aprender a administrar nuestro tiempo y nuestros recursos, además de construir una verdadera personalidad. COMUNICACION "Una buena comunicación puede hacer la diferencia entre una vida feliz o una vida llena de problemas." La comunicación es indispensable para procurar y mantener las buenas relaciones en todos los ámbitos de nuestra vida, particularmente en la familia, el trabajo y con las personas más cercanas a nosotros. El valor de la comunicación nos ayuda a intercambiar de forma efectiva pensamientos, ideas y sentimientos con las personas que nos rodean, en un ambiente de cordialidad y buscando el enriquecimiento personal de ambas partes La buena comunicación tiene algunas características que todos conocemos: escuchar con atención, no acaparar la palabra, evitar interrumpir, utilizar un lenguaje propio y moderado, lo cual demuestra educación y trato delicado hacia las personas. Pero este valor tiene elementos fundamentales e indispensables para lograr una verdadera comunicación como son: el interés por la persona; saber preguntar, el punto es no quedarnos con la duda; aprender a ceder, sinceridad ante todo, expresar lo que pensamos, sobre todo si sabemos que es lo correcto, etc. PRUDENCIA "Adelantarse a las circunstancias, tomar mejores decisiones, conservar la compostura y el trato amable en todo momento, forjan una personalidad decidida, emprendedora y comprensiva." La prudencia es el valor que nos ayuda o reflexionar y a considerar los efectos que pueden producir nuestras palabras y acciones, teniendo como resultado un actuar correcto en cualquier circunstancia. El valor de la prudencia no se forja a través de una apariencia, sino por la manera en que nos conducimos ordinariamente. Posiblemente lo que más nos cuesta trabajo es reflexionar y conservar la calma en toda circunstancia; la gran mayoría de nuestros desaciertos en la toma de decisiones, en el trato con las

personas o formar opinión, se deriva de la precipitación, la emoción, el mal humor, una percepción equivocada de la realidad o la falta de una completa y adecuada información. La falta de prudencia siempre tendrá consecuencias en todos los niveles, personal y colectivo, según sea el caso. El ser prudente no significa tener la certeza de no equivocarse, por el contrario, la persona prudente muchas veces ha errado, pero ha tenido la habilidad de reconocer sus fallos y limitaciones aprendiendo de ellos. Sabe rectificar, pedir perdón y solicitar consejo. El valor de la prudencia nos hace tener un trato justo y lleno de generosidad hacia los demás, edifica una personalidad recia, segura, perseverante, capaz de comprometerse en todo y con todos, generando confianza y estabilidad en quienes le rodean, seguros de tener a un guía quelos conduce por un camino seguro. CARÁCTER "Transformar la imagen de una personalidad emprendedora, llena de energía, de fuerza yvitalidad, a una forma de ser propia y natural." El tener carácter implica una decisión firme y una férrea voluntad para proponernos objetivos y alcanzarlos en la medida de nuestras posibilidades, el cultivo de los buenos hábitos, la actitud positiva hacia el trabajo y el esfuerzo por dominar a nuestros impulsos y al egoísmo. El transformar la imagen de una personalidad emprendedora, llena de energía, de fuerza y vitalidad, a una forma de ser propia y natural, es sin lugar a dudas, algo atractivo para cualquier persona. En algunos momentos se ha malentendido el "tener carácter" como sinónimo de rudeza, prepotencia, altanería, u obstinación. Sin embargo, una persona con carácter tiene retos constantes, no contra los demás, sino para consigo mismo. Cada reto personal es una manera de forjar un carácter recio, firme y decidido, incapaz de detenerse ante los obstáculos, de lamentarse por el cansancio o cuando las cosas salen mal. La persona que verdaderamente tiene carácter no ve obstáculos, sino retos; domina sus impulsos para ser dueño de su voluntad:conserva amistades y relaciones por los valores que transmite; encuentra alegría en lo que hace, sin conformarse con ser feliz a través de los placeres pasajeros. CRITICA CONSTRUCTIVA "Hacer una crítica constructiva para ayudar a los demás es una actitud madura, responsable y llena de respeto por nuestros semejantes." El valor de la crítica constructiva se fundamenta en el propósito de lograr un cambio favorable que beneficie a todas y cada una de las personas involucradas en circunstancias o ambientes determinados, con actitud de respeto y sentido de colaboración. A través de la crítica constructiva se desarrollan otros valores: lealtad, honestidad, sencillez, respeto, amistad... Con esta referencia sería absurdo cerrar nuestro entendimiento y pasar por alto la importancia de vivir este valor, pues nadie puede jactarse de tener un buen juicio crítico, sino ha logrado establecer un equilibrio entre la manera como acepta las críticas y la forma e intención con que las expresa. Cualquier crítica debe formularse responsablemente a través de la reflexión, considerando las implicaciones que podría tener; el respeto que debemos a las personas se manifiesta protegiendo su buen nombre y reputación, además de procurar su mejora individual. De esta manera actuamos en justicia y todo nuestro actuar se convierte en actitud de servicio e interés por el prójimo 4.1 ETICA Y POLITICA EN LA SOCIEDAD DEMOCRATICA. Uno de los temas que se han puesto de moda en estos días, ante la cantidad y calidad de las denuncias de corrupción, es la ética política. Los ciudadanos tienen mucho tiempo planteando entre sus demandas la

honestidad de los gobernantes. Sin embargo tal parece que se ha puesto mucho más atención en las demandas de acciones como el empleo, la vivienda, la seguridad, etcétera, y no se ha dimensionado la importancia que para la sociedad tiene el contar con un liderazgo transparente, congruente. Sabia la postura del ciudadano, hoy queda al descubierto con toda claridad a qué le tenía miedo: al engaño, a la corrupción. Los estudiosos dicen que para hacer funcionar las instituciones, la ética política debe ser contemplada como una virtud colectiva. Hacerlo de manera individual perjudica el actuar de una organización, de un país. La buena intención personal, que siempre es importante en la vida, no es suficiente cuando tenemos que tomar decisiones en las que entran en juego también las decisiones de otros individuos. Hay que comprender la relevancia de esta idea, para lograr los ajustes necesarios en lo colectivo. Los individuos que pretenden con su ética individual enfrentar las situaciones, sin hacer este cambio, sin corresponsabilizar a la sociedad en este proceso ético, simplemente pretenden convertirse en "héroes" y eso es lo menos que necesita este país. Este concepto tiene mucho que ver con la situación que actualmente sacude a México. Y es que los mexicanos teníamos muy clara la percepción de la corrupción que existía en nuestro país, sin embargo el observarla de una manera tan cruda nos sensibilizó, nos exigió más. Entonces viene la reflexión, qué tan importante, dentro de la escala de responsabilidad que debe cumplir un gobierno, es la ética política. ¿Es acaso más importante que las reformas estructurales? Y la sociedad seguramente en muchas mesas ya discute qué será lo mejor: un político eficaz o un político ético. Esta idea de la ética colectiva es muy destacada si logramos permearla a la sociedad. Y se trata simplemente de que todos participemos. Así como la fuerza de la participación social ha dado muestras en muchas áreas de desarrollo en nuestro país, también lo hará en la cuestión de la transparencia y la honestidad social. Así como la sociedad se ha concientizado y se ha organizado para exigir respeto a su voto, transparencia en el gobierno, libertad de expresión, rendición de cuentas, parece que llegó el momento para exigir con más severidad la ética política en todos sus gobernantes, no sólo en quienes encabezan el régimen. España, por ejemplo, nos ha dado muestras muy claras de lo que significa la ética colectiva en su máximo esplendor. Sus fuerzas políticas abandonaron los radicalismos, abandonaron sus proyectos individuales y establecieron un pacto que dio cauce a la democracia y modernización del pueblo español. Es decir, apostaron por el beneficio colectivo. La política es, antes que nada, una actividad humana, es una actividad que se ejerce por las personas y como tal está regida por la moral, que regula la conducta humana en cuanto al bien yal mal. Bajo esos esquemas, no se entiende cómo hoy observamos a algunos gobernantes pender su futuro como políticos en el concepto de ser honestos, aunque estén rodeados de colaboradores corruptos. Creer que con la aportación de un solo individuo las cosas puedan cambiar, es tanto como querer suplantar el valor de la sociedad con el suyo propio y eso es una actitud arrogante. Por eso todo está relacionado, cuando se habla de gobernantes con más humildad, con honestidad, nos referimos a una conjugación de valores, de virtudes que componen una opción real de liderazgo. LA POLÍTICA Y LA ÉTICA 1) Concepto de Política. Según su etimología, "político/a" es lo relativo a la polis, término con que los griegos designan la “comunidad" más amplia, última, no englobada en otra posterior y superior, resultado y condición de la plena realización humana. En cuanto miembro de la ciudad se es polites. La constitución estructuras y jurídica de la polis es politeia(que puede también, según los contextos, traducirse por ciudadanía, constitución,res pública, democracia).La idea de polis entraña un sentido de plenitud convivencia que está ausente de los términoslatinos civitas, civis, civilis con que literal y respectivamente se traducen polis, polites, politikós. Sustantivado el término, "política" ("la" política) será el conjunto, orden o esfera de todas las actividades e instituciones, saberes y haceres, que se refieren específicamente de uno u otro modo a la polis. Con el término "política" se designa, en efecto, no sólo un determinado tipo de

realidad , sino también los saberes acerca de ésta (descriptivos y/o prescriptivos, teóricos/prácticos, científico-positivos o filosóficos,...).Por "política" se entiende también tradicionalmente un "arte" (forma de saber práctico inmediato o simple actuar prudencial de quien posee dotes especiales, más naturales que adquiridas, para la dirección, gobernación o pastoreo de "hombres" en colectividad). Según otras acepciones, usuales también en referencia a ámbitos ajenos a su sentido más propio, "política" es, en general, un conjunto de supuestos, principios, medios, actividades con que se organiza y dirige un grupo humano para la consecución de determinados objetivos ("la política de nuestra empresa");conjunto de criterios y objetivos, proyectos, planes y programas de acción, global o sectorial, de agentes individuales o colectivos, públicos ("la política fiscal del gobierno"), o privados ("la política de ventas de nuestra Casa"). Y "con política" o "políticamente" se quiere decir, según el contexto, “con cuidado", "suavidad", "cortesía".La ciencia política puede definirse como un conjunto de enunciados descriptivos sobre las instituciones y acciones políticas. Estas instituciones y acciones consisten básicamente en relaciones de autoridad, gobierno y poder. La acción política será, por tanto, el ejercicio de esas relaciones. Ejemplos de acciones políticas son las decisiones legislativas de una asamblea soberana, o las decisiones ejecutivas de un gobierno legítimo.2) Concepto de Ética. La éticadetermina, por medio de enunciados normativos, qué debe hacerse (a qué se está obligado o, en general, qué debe ser ). Esta determinación se realiza por dos vías: mediante la formulación de principios generales y particulares, o mediante la elección de un procedimiento ecuánime y generalmente aceptado, capaz de permitir una decisión sobre cada acción éticamente relevante. Cabe una distinción entre los enunciados de la ética: deontológicos y axiológicos. Los primeros se refieren al deber (por tanto se aplican a una acción o a un agente en tanto que obligatoria u obligado). Los segundos se refieren al valor (se aplican a objetos oestados de cosas en tanto que objetivamente valiosos o simplemente valiosos para alguien). 3) La Ética Política. La ética política puede definirse etimológicamente como la ética propia del estado o la organización social. En este sentido estaría constituida por las normas de acción que efectivamente permiten la convivencia y la cooperación social y coordinan las acciones individuales para fomentar el bienestar general. Por otro lado, desde un punto de vista moderno podemos definir la ética política como la parte de la ética que se ocupa de los principios o normase acción que deben regir el comportamiento del político en su calidad de gobernante o legislador, responsable, en última instancia, del bienestar y seguridad de todos los miembros del estado. La ética política adquiere su personalidad a partir de las difíciles relaciones históricas entre ética ypolítica. Mientras la ética filosófica se halla comprometida con la formulación de principios universalmente válidos, que han de generar obligaciones (y, en contrapartida, derechos)irrenunciables, la práctica política se ve abocada a la toma de decisiones que, para hacer compatibles valores en conflicto, han de negar o limitar algunos de los derechos que la ética considera inalienables. Aspectos tópicos de esta vieja disputa son el debate libertad Vs seguridad; derecho individual vs interés nacional; derecho de resistencia vs obediencia política, etc. La ética política es ética aplicada y, desde la perspectiva de su aplicación, la ética debería ser entendida como el impulso del Buen hacer y el rechazo de lo que está mal hecho. Si pensamos en el hacer político, habrá que decir que la ética es el Impulso de la buena política y la crítica de la mala política. De algún modo, pues, el discurso ético se encuentra antes y después de la práctica política:

Antes, porque fija horizontes; después, porque critica sus fallos, desviaciones omisiones. Si es difícil determinar en qué consiste la buena política, no lo es tanto decir en qué se está equivocando la política, cuando incurre en maldades. De una parte, la política es mala si utiliza procedimientos y medios impropios para fines supuestamente justos y democráticos. La mala política es, en una palabra, la política corrupta. También es mala la política que no se dedica a combatir el mal del mundo: las injusticias, las catástrofes, los privilegios, la violencia, la discriminación, el terror. Ahí es donde entra, como consecuencia, la buena política, dirigida a corregir lo que no es como debería ser» (Camps, V., "El segundo Rawls, más cerca de Hegel", Daimon. Revista de Filosofía, nº 15, 1997, p. 64)Tradicionalmente se buscaron caminos para someter la política práctica al imperio de los mandatos morales. Este intento proscribiría la injusticia, llenando de contenido ético la acción política. Sin embargo, este anhelo histórico de la filosofía moral se vio contrariado, paradójicamente, por la ética kantiana. En efecto, el rigorismo, universalismo y formalismo kantianos elevaron tanto la exigencia moral que parecía imposible que una práctica política no acabase por dar la espalda a la ética. Hegel supo ver que la moral pura jamás podría llegar a ser práctica. Ante él se abría un dilema: o justificar la aceptación de un imperativo categórico irrealizable o admitir la práctica impura como única alternativa al quietismo. Hegel optó por esto último. Ahondando en esta escisión entre principios éticos irrealizables y pragmatismo político sin límites externos, Max Weber formuló una distinción clásica en el campo de la ética política: la distinciónentre ética de la convicción y ética de la responsabilidad o de las consecuencias. 4.2 ETICA Y CIUDAANIA. CIUDADANÍA Se define a ciudadanía como:condición social de un miembro nativo o naturalizado de una ciudad o Estado. Posición de miembro de un Estado con derechos y deberes definidos. La teoría moderna de la ciudadanía, que surge con las publicaciones de Thomas Paine, fue definida en Gran Bretaña por T.H. Marshall como una lucha entre el sistema de clases sociales yl os derechos de los ciudadanos. El sistema de clases utiliza el mercado para conferir poder y ventajas sociales, y el resultado de la mercantilización del estatus social es, típicamente, la desigualdad. La ciudadanía se relaciona con el Estado para demandar derechos para sus miembros y, a cambio, el Estado le impone deberes como el servicio militar o el cumplimiento del derecho vigente. El creciente poder de la ciudadanía se inicia con la inauguración de los derechos fundamentales de hábeas corpus en el siglo XVIII y a continuación sigue con la lenta difusión del sufragio político en el siglo XIX y la posterior extensión de los derechos sociales a las pensiones, la sanidad y la educación ya en el siglo XX. Algunos opinan que el sistema de clases y la ciudadanía están en pie de guerra y que el Estado de bienestar es su campo de batalla actual. El concepto de ciudadanía, base y fundamento de la legitimidad y la representación política aparece en la primera Constitución liberal española de 1812, pero también se extendió por toda la América española, sirviendo de fundamento a los movimientos de emancipación, que desembocaron en la independencia y la redacción de las constituciones liberales en los nuevos países. La ciudadanía es el resultado de las luchas y reclamos políticos, étnicos, económicos y culturales ocurridos en contextos históricos definidos. Expresa el vínculo entre el Estado, sus instituciones y sus miembros. La ciudadanía conlleva la obligación de cumplir deberes específicos, el respeto alas leyes establecidas y a la autoridad por parte de los ciudadanos. Actualmente se vincula el concepto de ciudadanía con la democracia participativa, puesto que los ciudadanos tienen que poner en práctica todos los métodos de participación posibles para contribuir con el logro demejoras necesarias para su comunidad y en general para la nación a través de las instituciones del estado.

No cabe duda de que estamos atravesando por una época de mucha confusión en nuestro país yen todo el mundo. No hay consensos reales en las sociedades actuales sobre cuál es el verdadero significado del quehacer económico, político y social, y sobre cómo deben llevarse a la práctica. Estamos en una fase de la civilización en la que las ideas y modos de convivencia que tuvieron cierta vigencia en el pasado inmediato, ya no responden a los nuevos problemas que enfrentamos como humanidad. Todo está pasando tan rápido en el presente siglo que bien podríamos afirmar sin exceso que en nueve décadas hemos transitado al menos por tres fases de avance (¿retroceso?) civilizatorio. En la actualidad convivimos en una misma familia o en una misma ciudad por lo menos tres generaciones con experiencias, percepciones, ¿convicciones?, y visiones de futuro que entrañan importantes diferencias. Dicho de otra forma, en nuestro país y en el mundo, convivimos personas con diversas mentalidades. Hay quienes ven la vida con mentalidad de civilización agraria, hay quienes tienen mentalidad de civilización industrial, y existen otras que operan ya con visión de civilización cibernética. Los estudiosos de la teoría del conocimiento dirían que conviven en simultaneidad diversas epistemologías, o para decirlo simplemente, en nuestro mundo hay un "babel" de maneras de entender las cosas. Esto tiene muchas implicaciones cuando se trata de hablar de la educación cívica y de la ética comunitaria, ya que nuestras conductas están regidas por nuestros intereses, conocimientos, creencias, habilidades y valores. Para el propósito de estas reflexiones, entendamos la ética como la serie de conductas que cada persona debe tener frente a sí misma, frente a los demás, y frente a la naturaleza que nos rodea y de la que somos parte esencial. Conviene entonces hacernos las siguientes preguntas: ¿es realmente posible que todos nos pongamos de acuerdo en las conductas que deben regir nuestras vidas, a pesar de constatar el hecho de que no todas las personas pensamos igual sobre el sentido y valor de la vida?, ¿en dónde se marca la diferencia entre las conductas que debo tener en mi vida comunitaria, independientemente de mi religión, de mis preferencias políticas, de mis capacidades económicas, y del grupo social y cultural al que pertenezco? Sin duda, es deseable que todos busquemos nuestra propia identidad como personas y seamos congruentes con nuestra manera de pensar; sin embargo, esto por sí solo no asegura la armonía y la paz social, ya que no todos compartimos los mismos valores profundos, ni tenemos las mismas experiencias de vida. Por esta razón, es necesaria la existencia de un ámbito de ideas yde conductas en las que todos debemos coincidir, independientemente de nuestras diferencias. A esto le podemos llamar el ámbito de la ética ciudadana. La ética ciudadana debe establecer con claridad las conductas a las que todos estamos obligados. Es la agenda común que debemos cumplir para poder ser miembros activos y reconocidos de una comunidad plural, ya que es imposible y absurdo pensar que todos nos debemos poner de acuerdo en todos y cada uno de los aspectos de la vida. La ética ciudadana señala los derechos que todos debemos exigir, y las obligaciones que todos debemos cumplir, sin importar nuestro sexo, raza, religión, partido político, capacidad económica, profesión, actividad, y cualquier otro aspecto que nos diferencie. La ética ciudadana nos debe señalar la diferencia entre aquello que nos es propio por pertenecer al ámbito de lo que es estrictamente nuestra vida privada, y aquello que corresponde al ámbito de nuestra vida pública. Es muy difícil entender esta distinción, pero sin duda es muy necesaria para asegurar los equilibrios básicos indispensables en sociedades complejas y plurales como la nuestra.Es urgente empezar a construir esta ética ciudadana en México, para poder salir de la crisis económica, política y social que estamos viviendo. Esperar que todos piensen como nosotros es una actitud inmadura y condenada al fracaso. Debemos crear los mecanismos eficientes para quela sociedad dialogue consigo misma, y con ello poder definir y consensar los contenidos básicos de la ética ciudadana. Para que esto suceda debemos imaginarnos formas y mecanismos novedosos de promover una educación cívica, basada en la ética ciudadana. Como toda la educación auténtica, el punto departida debe ser el fomento de la conciencia crítica de la persona. La comprensión y el análisis de uno(a) mismo(a) y de todo lo que nos rodea

es el eje orientador de nuestro estar en el mundo. Sin esto, no podemos estar en condición de encontrar el verdadero significado de nuestra vida en comunidad, expresado en las formas de relacionarnos con las demás personas. Sin conciencia de que somos sujetos de derechos y obligaciones no es posible crear una ética ciudadana. Este comportamiento en sociedad debe expresarse en todas las actividades que realizamos. Como personas podemos ejercer diversos roles en diversas etapas de nuestra vida: hijos, padres, estudiantes, profesionistas, empleados, patronos, gobernantes, amas de casa, vecinos, turistas, deportistas, maestros, electores, etcétera. Todos estos roles se expresan necesariamente en diferentes conductas, sin embargo, todas deben estar reguladas por unamisma intención y propósito: construir el bienestar individual y el bienestar colectivo. Educarnos cívicamente es educarnos en la corresponsabilidad. Los problemas que vivimos en nuestro país son de tal complejidad que no podemos esperar que una sola persona, o un reducido grupo de personas, por poderosas, capaces y bien intencionadas que sean, nos brinden las soluciones. Por ello, requerimos una educación cívica que resinifique nuestro quehacer individual y colectivo, en lo político, en lo económico y en lo social. En este sentido, debemos entender que en los asuntos de interés público todos debemos asumirnos como gobernantes de nuestra propia comunidad; que en los asuntos de economía todos debemos concebirnos como responsables de la producción, conservación y distribución dela riqueza; y que en los asuntos de nuestra vida cotidiana, todos debemos entendernos como miembros de una sociedad civil participativa. Ideas como ésta deben derivar en contenidos específicos de educación cívica y de ética comunitaria. Esto no es algo fácil de lograr, en razón de la pobre cultura ciudadana que tenemos, sin embargo debemos convencernos de que es la única salida posible de la complicada situación que vivimos los mexicanos

¿QUÉ VALORES DEBEMOS CULTIVAR? Este es un tema amplio e interesante, es mucho lo que se ha dicho y se dice sobre valores, aquí presentaremos algunas síntesis sobre el concepto de valores y presentamos aquellos valores que a nuestro modo de ver y tomando en cuenta las exigencias del nuevo tiempo son esenciales para que los nuevos y las nuevas profesionales se comprometan con el pueblo, especialmente con lacomunidad donde les toque desempeñar su profesión. VALORES Según La Real Academia Española, valor se refiere a la capacidad que tiene una persona para afrontar peligros. La guía del profesor de la Editorial Océano, dice: Conjunto de cualidades o aptitudes que permiten elegir aquellos aspectos de la realidad que son o parecen más óptimos para dar sentido a la existencia. Regulan, guían y ordenan la vida de las personas. José Gregorio bello Porras los define como: luces en las oscuridades de la existencia. Nos permiten ver salidas en los laberintos. En las noches tenebrosas, donde nos sentimos y estamos solos con nuestros pensamientos y nuestros dilemas, nos anuncian el día, como el gallo convoca la aurora. Es decir, los valores son el fundamento, los pilares sobre los cuales se construye la personalidad del individuo(a); se podría afirmar que sin valores la sociedad no podría existir o por lo menos no como la que estamos buscando. En este sentido, los valores son la guía de la conducta de las personas, son ellos los encargados de acompañar a cada uno y a cada una en el sendero de la vida. Son responsables de nuestra supervivencia, es decir,

garantizan la existencia de la persona. Cada persona, indistintamente de su condición social, económica o religiosa, posee valores, solo que a veces los valores son vistos de distintos puntos; ejemplo, alguien tiene como valor el respeto a las cosas ajenas; otro considera valor apropiarse de cosas que no le pertenecen; esto ultimo se denomina antivalor. Tenemos que estar claros en que todos no compartimos los mismos valores, por esto se hace necesario que todos y todas nos empeñemos en adquirir y en inculcar el valor de la TOLERANCIA, ya que este se hace imprescindible para poder vivir en comunidad, donde todos y todas debemos tener espacios para compartir y alcanzar el bienestar conjunto. Cada quien tienes valores o lo que es igual a decir que hay valores individuales, pero estos se constituyen en la base que sustentan a los valores familiares y comunitarios. Muchos son los valores que se pueden cultivar, pero hay unos que son fundamentales. A continuación especificaremos algunos: El amor, es el punto más elevado en la escala de los valores, ya que de el parten los demás. Por amor, el hombre es capaz de transformar y transformarse. Por amor las personas pueden cambiar su forma de ser. Este valor permite la salvación, es decir, a través del amor se construye, se innova y se evoluciona en contra de todo lo caótico. El agradecimiento, este valor esta intrínsecamente unido al amor y al justicia, y las personas agradecidas son garantes de la equidad y abren puertas en la consecución de cosas grandes. La belleza, el valor de la belleza conduce a la simplicidad de vida, es decir, al abandono de todo lo recargado, lo vano, lo inútil. El bien común, la práctica de este valor favorece a todos, incluso a un conglomerado de personas que no están consientes de ello. Este valor no es fácil de digerir y menos aun de practicar; se logra en la medida en que seamos capaces de desprendernos de nuestros anhelos por alcanzar anhelos conjuntos estamos buscando el bien común. La bondad, a veces se le confunde con una debilidad humana ya que este mundo es completamente materialista y deshumanizado, por esto la bondad se convierte en una provocación; la bondad procura el bien de todos y todas en todos los ámbitos de la vida La constancia, es la clave para conseguir las metas que el ser humano se propone. Constancia significa continuar siempre adelante aun en medio de las dificultades que se puedan presentar en el camino, porque la vida tiene sus contrariedades. La convivencia, tiene diferentes niveles, desde el familiar hasta el universal; si aprendemos a vivir en familia, ayudándonos mutuamente, podemos emprender la experiencia de vivir en comunidad. La generosidad, es una virtud que se convierte en valor cuando evoluciona como tal. Representa el compartir sin miedo los bienes materiales de los que disponemos. La honestidad, también es una virtud que se convierte en valor humano. La honestidad nos permite ver que los demás tienen derechos y que al igual que nosotros merecen respeto. La humildad, es ser lo que se es, sin pretender otra cosa, sin aparentar otra cosa. Quien tiene el valor de la humildad, es una persona autentica. La justicia, es un valor que se construye día a día. La justicia es dar a cada quien lo que le toca, según sus acciones. La libertad, es un conjunto de condiciones que le permiten al ser humano obrar, ser y desarrollar su potencial según su propio esfuerzo. Al mismo tiempo, es una actitud personal. Cada quien es propulsor de su propia libertad, cuando inicia el dialogo, cuando acepta la critica constructiva, en fin, cuando acepta que vive en comunidad. El optimismo, es saber que todo acabará de la mejor manera, aun cuando parezca que todo se viene abajo. La paz, nace de la práctica de la justicia y del ejercicio de la verdadera libertad. La paz es algo más profundo que la ausencia de la guerra. Es un esfuerzo que comienza en el hogar y terminadentro de la persona; porque sino hay paz interior, imposible que se este en paz con lo demás. La responsabilidad, es un valor que no es muy frecuente. Consiste en hacerse cargo de las acciones, de los procesos y de la consecuencia de los actos, aun cuando no sean de nuestroagrado. Es indispensable para crecer como personas. La solidaridad, es tomar el lugar del otro, sentir lo que el sentiría y actuar desde nuestro lugar en consecuencia de lo que sienta el otro. La tolerancia, consiste en respetar a los demás tal y cual son, con sus diferencias e incluso aun por encima de cualquier acción que otros puedan tomar en contra de nosotros. Nace del acto de valoración de la vida humana. El trabajo, la falsa concepción de que el trabajo es para los sirvientes, ya está fuera de uso. El

trabajo es la vía de liberación del ser humano. Son muchos los valores que podemos y debemos cultivar, pero estos nacen y se adquieren dependiendo de la realidad social de cada individuo. En si, el ser humano está en constante búsqueda de valores y es esta la que le da el verdadero sentido a la vida. El proceso que vive actualmente Venezuela requiere de un profundo cambio de actitud de sus ciudadanos, especialmente de aquellos que tienen en sus manos el desempeño de las distintas profesiones existentes en el país. La ética en el sentido completo de su significado, solo es posible en un ambiente y en un sistema político adecuado. Los últimos tiempos han estado marcados por la dominación de un régimen democrático representativo, donde los ciudadanos elegían a sus representantes que al final le daban la espalda ante sus necesidades. El cambio debe ser a una DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y PROTAGÓNICA, que permita a todas y a todos desarrollar su potencial individual en pos de lo colectivo. DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y PROTAGÓNICA Sistema de gobierno en el que los ciudadanos son sujetos activos y protagonistas de su propio destino, lo que garantiza que la acción de los Poderes Públicos esté a su servicio. Es igualmente una nueva forma de relación entre el Estado y los ciudadanos, en la que la democracia de los partidos es sustituida por la participación protagónica de la ciudadanía. Nuestra Constitución plantea en el artículo 62, lo siguiente: "Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas. La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones másfavorables para su práctica" . Este proceso de cambios requiere de todos un compromiso, es decir, no podemos dejar enmanos de unos pocos las tareas a realizar, por lo que todos tenemos responsabilidad en que selleven a cabo todos los cambios necesarios .CORRESPONSABILIDAD Principio que implica que todos los venezolanos y venezolanas, así como el Estado y sus instituciones, comparten la responsabilidad de hacer cumplir la Constitución y las leyes, dedefender la soberanía y de construir el nuevo modelo de país propuesto en la Carta Magna. Lasociedad en su conjunto debe aportar sus esfuerzos para darle validez a la letra y el espíritu delas disposiciones constitucionales y legales de la República Bolivariana de Venezuela." T oda persona tiene el deber de cumplir sus responsabilidades sociales y participar solidariamente en la vida política, civil y comunitaria del país, promoviendo y defendiendo los derechos humanos como fundamento de la convivencia democrática y de la paz social " . CONTRALORÍA SOCIAL La contraloría social es la máxima expresión de la democracia participativa. Por medio de ella, las comunidades ejercen acciones de control, vigilancia y evaluación para lograr el cumplimiento delos objetivos de los programas sociales, fomentando así, la responsabilidad ciudadana en la construcción del poder político, y evitando que los recursos se desvíen hacia intereses ajenos a los del pueblo." Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y, en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político".

PARTICIPACIÓN CIUDADANA En la cuarta republica el gobierno era quien determinaba las políticas a seguir en cuanto a las necesidades del país sin tomar en cuenta a los ciudadanos. En la actual Carta Magna esta realidad ha cambiado, ya que todo ciudadano y toda ciudadana tiene la oportunidad de formar parte activa en la planificación, aprobación y ejecución de las políticas que atañen a su comunidad." La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el poder publico.

Los órganos del estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos" . Anteriormente, además del voto a los ciudadanos y ciudadanas se les permitía agruparse en asociaciones de vecinos y esta organización era muy limitada. Actualmente se abre un abanico de posibilidades para que todos nos organicemos y participemos; seamos garantes del desarrollo sostenido de nuestras comunidades. Dentro de las nuevas formas de organizaciones tenemos las cooperativas, los comités, los consejos comunales de planificación, cajas de ahorro, asociaciones civiles, las misiones, entre otras."

Hoy en día contamos con una Constitución que garantiza la participación de todos en la construcción de un país mejor y que además nos da la posibilidad de crear nuevos mecanismos que permitan que esta participación sea efectiva. Por tanto, es importante que todos conozcamos nuestra Carta Magna y las leyes que nos amparan. Los artículos de la constitución que norman la participación ciudadana son: 62, 70, 123, 127, 128,168, 173, 184, 187, 294 y 299. Así mismo contamos con la Ley de los Consejos Comunales y la Ley Orgánica de Régimen Municipal. Todo lo antes expuesto tiene que servir o aportar a que todos y todas logremos una verdadera organización que nos permite dar solución a los problemas que se puedan presentar o que hay en nuestras comunidades, de igual manera ha de fortalecer nuestra convivencia con los demás, tomando en cuenta que cada localidad tiene sus propias realidades y desde allí parte entonces su forma de organización. En toda comunidad y organización humana deben existir una serie de normas que hagan posible el desarrollo armonioso de las actividades propias que le tocan y partiendo de las leyes, cada comunidad tiene sus propias normas. Estas normas se denominan en su contexto "NORMAS DECONVIVENCIA", a continuación presentamos algunos aspectos de las mismas. Desde muy antiguo el hombre ha convivido, es una necesidad intrínseca de ser humano. Es por eso que nuestros ancestros nos han heredado parte de las normas que hoy en día seguimos, un ejemplo de ello es el de que debemos respetar a nuestros ancianos, respetar las cosas de los demás, entre otras. Establecer normas de convivencia no es fácil, puesto que cada región, pueblo, sector y familia tienen realidades diferentes que le hacen única; pero si podemos regirnos por pautas emanadas de las constituciones, leyes y tratados internacionales. Ciertamente el mundo actual y especialmente occidente viven un proceso de descomposición social que hace aun más complicado el que los hombre convivan en armonía; no por que no haya leyes, sino porque los sistemas capitalistas que han predominado en nuestras culturas han hecho del hombre una especie en pugna, donde la norma predominante es la del mas fuerte sobre el mas débil. El capitalismo se basa en el principio de la explotación del hombre por el hombre, y esto ha hecho que las comunidades se hayan convertido en pequeños "reinos" donde hay uno o un grupo de personas que se encargan de determinar que conviene y que no conviene; así mismo cada persona vive solo para si y nada mas, sin importarle lo que pase a sus vecinos. Ante esta realidad surge en nuestro país la propuesta de

construir un modelo socialista, donde el hombre sea el centro y no el objeto. El punto de partida en este proceso se encuentra en nuestra constitución, que, retomando el pensamiento bolivariano busca en primer lugar reivindicar a los primeros pobladores de esta tierra que durante mucho tiempo fueron los grandes marginados del sistema. A partir del Capitulo I, en sus disposiciones generales, nuestra Constitución marca las pautas a seguir para establecer las normas de convivencia que nos tocaría implementar en nuestras comunidades: Respetar el derecho de los demás y del orden público social. No discriminar a nadie por razones de sexo, raza, religión o condición social; pues todos somos iguales ante la ley. Toda persona tiene derecho a acceder a la información y los archivos que sobre si misma existan. Formar parte de las distintas organizaciones que existan en su comunidad y ser parte activa en la toma de decisiones que afecten su entorno. Velar por que se cumplan las normas que se aprueben. Se puede afirmar que toda la convivencia humana estaría sustentada en el principio de "no hacer a otros lo que no nos gusta que nos hagan" y "para exigir hay que dar primero". Es necesario que formemos a nuestras futuras generaciones en el marco del amor, pero de un amor verdadero, un amor como el que describe la Biblia donde la persona que ama deja que el otro crezca y se esfuerza en ayudar a los demás a crecer. Mucho se habla de amor a la patria, pero es bien sabido que no se puede amar a lo que no se conoce, y lamentablemente unas las cosas negativas del capitalismo es que ha borrado la memoria histórica de nuestros pueblos, a veces nuestros muchachos conocen mas del extranjero que de su país. Entonces es necesario comenzar a profundizar en nuestras raíces y lo que somos. Dado el momento de cambios que vive nuestro país se hace urgente el que cada uno de nosotros a suma su compromiso con el país y consigo mismo en pos de alcanzar una sociedad democrática donde participemos todos y todas sin mas restricciones que las que impone la ley. Pero en este proceso de cambios es necesario que cada ciudadano y ciudadana revise su conducta y se comprometa en mejorar y en luchar por que la nueva sociedad este sustentada en principios éticos individuales y colectivos que fomenten la defensa y respeto de los derechos esenciales del hombre. Podemos afirmar que: Sin una ética donde el centro no sea más que la búsqueda del bienestar social no lograremos latan anhelada paz social. Los derechos fundamentales del hombre aunque están contenidos en tratados y en la Constitución, se hace urgente la promoción y defensa de los mismos y sobre todo de que sean estudiados en las comunidades. Es necesario exigir la formación integral de los profesionales, especialmente en lo que se refiere ala ética y a los valores. Debemos profundizar en los valores democráticos y en la importancia de que todos y todas participemos en la consolidación de la democracia participativa y protagónica. Por ultimo, creemos que urge la formación humana desde nuestras familias sobre la base del amor al prójimo, puesto que solo con amor es que se pueden dar los cambios que nuestro país necesita; es a través del amor que lograremos tolerarnos y como nos pondremos de acuerdo. Así mismo es importante que todas las personas conozcan el proyecto país que se plantea porque solo a través del conocimiento se puede alcanzar la libertad. Queremos finalizar con lo siguiente:

You're Reading a Free Preview

Descarga