P. 1
Gustavo Rolda

Gustavo Rolda

|Views: 142|Likes:
Publicado porLuciana Castronuovo

More info:

Published by: Luciana Castronuovo on Jun 16, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/30/2013

pdf

text

original

Leer y escuchar leer novelas

·2·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Leer y escuchar leer novelas
Seguir la obra de un autor

Una actividad habitual en primer ciclo

La leyenda del bicho colorado
de Gustavo Roldán

·3·

Leer y escuchar leer novelas

·4·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Índice

07 Presentación 09 Leer novelas en primer ciclo 09 Actividad habitual de lectura de la novela La leyenda del bicho
colorado de Gustavo Roldán Organización de la clase: tiempo y modalidades de lectura Presentación de la novela y del autor El docente lee la novela y se abre un espacio de intercambio

14 Situaciones de escritura en torno a la lectura literaria 16 Seguir la obra de un autor: a propósito de Gustavo Roldán 27 Sugerencias de novelas para leer como una actividad
habitual en primer ciclo

28 Documentos consultados 29 Apéndice
Biografías de Gustavo Roldán

·5·

Leer y escuchar leer novelas

·6·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Presentación

Se desarrolla en este documento una secuencia de lectura de novela para primer ciclo de la escuela primaria como una actividad habitual en Prácticas del Lenguaje. Especialmente, se desarrolla la situación con la lectura de una novela en particular: La leyenda del bicho colorado del escritor argentino Gustavo Roldán. Asimismo, para continuar el trabajo de lectura y escritura iniciado con la novela, se propone el seguimiento de otras obras del autor. En el texto, se señalan otros documentos curriculares que se pueden consultar para planificar estas situaciones con otras obras. Al final del documento se sugieren posibles novelas para leer con los alumnos en primer ciclo.

·7·

Leer y escuchar leer novelas

·8·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Leer novelas en primer ciclo

A lo largo de toda su escolaridad, los niños pueden acceder a la lectura de novelas a través de la voz del docente:

“Esta experiencia de lectura, que es muy diferente de la del cuento, permite que los niños aprendan una práctica lectora y quehaceres específicos, como reconstruir el hilo argumental de lo ya leído para poder continuar la lectura.” (DC para la Educación Inicial, niños de 4 y 5 años,
Prácticas del Lenguaje, p. 334.)

En el primer ciclo, las situaciones de lectura de novelas se caracterizan fundamentalmente por la mediación del docente que presta su voz para que los niños accedan a un texto extenso y complejo y que selecciona títulos y autores destinados al público infantil1. La lectura de novelas se puede desarrollar como una actividad habitual, es decir, como una modalidad de organización del trabajo didáctico, cuya frecuencia permite familiarizar a los niños con un determinado género y que se sostiene a lo largo de un período de tiempo determinado2. Es responsabilidad de la escuela ofrecer un repertorio de títulos y autores de novelas que acompañen a los alumnos en cada grado y contribuyan a conformar un lector asiduo del género. Esta continuidad en la práctica de lectura de novelas, –ya sea porque las escuchan leer o las leen por sí mismos– puede resultar propicia para el logro de la autonomía de los alumnos como lectores literarios, quienes pasan de escuchar leer a leer por sí mismos y de leer novelas elegidas por el docente a seleccionar según sus propias preferencias (autor, temática, género, etc.).

Actividad habitual de lectura de la novela La leyenda del bicho colorado de Gustavo Roldán
En este apartado se desarrolla una propuesta de lectura de la novela de Gustavo Roldán: La leyenda del bicho colorado. Si bien, la lectura de esta novela podría desarrollarse en cualquier grado del primer ciclo, algunas de las actividades de escritura propuestas son más pertinentes para alumnos de 2.do o 3.er grado. ...Como las antiguas y modernas historias de viajes, en La leyenda del bicho colorado, el lector va conociendo las peripecias de la travesía desde el relato del viajero, que ha sorteado innumerables obstáculos y llega ante un auditorio ávido de escuchar su historia. Probablemente, Gustavo Roldán se nutrió de muchas obras de la literatura como la Odisea, Los viajes de Gulliver, Robinson Crusoe, Frankenstein, entre muchas otras...
1 2

En este documento se sugieren títulos de novelas para leer en primer ciclo. Se puede consultar el DC de primer ciclo para diversas propuestas de actividades habituales de lectura y escritura en Prácticas del Lenguaje de 1er. a 3er. grado, pp. 364-369.

·9·

Leer y escuchar leer novelas

En esta novela, el escritor presenta el relato en cada capítulo a través de extensos títulos que tienen un eco en las crónicas de viajes y en novelas de aventuras como Don Quijote de la Mancha y que contribuyen a generar intriga y expectativas en los lectores. Los niños podrán conocer las imágenes del bicho y de los animales del monte a través de las ilustraciones de Luis Scafati. En el primer capítulo vemos la ilustración del bicho colorado grande, con el mundo a sus pies dispuesto a recorrerlo con su atadito de viaje. Avanzamos en el texto y, para poderlo distinguir entre los otros animales, aparece detrás de una lupa. En otros casos vemos su sombra. Las ilustraciones que presentan a otros personajes lo hacen de una manera sumamente creativa. En el caso de la víbora la conocemos en el capítulo 5 a través de cómo se la imagina el bicho colorado, luego aparece la imagen de “Esa cuevita tan linda...” en la que se mete el bicho colorado sin saber a quién pertenecía y vemos dos ilustraciones de la víbora en todo su esplendor, en una de ellas el bicho colorado está otra vez detrás de la lupa. Recién en el final del último capítulo el ilustrador decide presentar al pichón de picaflor que dialogó con el bicho colorado durante todo su relato de viaje. Tal vez porque sea él, con un signo de interrogación en la cabeza, quien emprenda un viaje “...porque, ¿sabe?, me están entrando unas ganas bárbaras de ir a dar una vuelta al mundo para averiguar quién hace madurar las sandías”. En el libro Dragón escrito por Gustavo Roldán e ilustrado, al igual que La leyenda del bicho colorado, por Luis Scafati se pueden observar otras ilustraciones en un tamaño mayor. El docente puede recorrer la obra de Roldán con los alumnos y observar, según las características de las obras y sus ediciones, cuáles de los textos están ilustrados totalmente, cuáles solo las tapas, cuáles no tienen ningún tipo de ilustración; también puede comparar el mismo texto en distinats ediciones.

Luis Scafati nació en Mendoza en 1947. Sus dibujos y su pintura crean, como una constante, un ámbito de sorpresa y asombro que siempre deslumbra, mostrando la excelencia de un artista mayor. Recibió el Gran Premio de Honor XVII Salón Nacional de Dibujo; el Primer Premio de Dibujo en el Salón Grandes Premios Nacionales; el Premio Gunther de Pintura “Medalla de Oro CAYC” y el Premio de Dibujo en el Salón Municipal Belgrano. Sus obras están expuestas en diversos museos del país y del extranjero. En Dragón, Primera Sudamericana, 3ª. ed. Buenos Aires, 2003. Según sus propias palabras Scafati se define como un escritor que utiliza otro tipo de caligrafía y agrega: “Pienso que la ilustración no debe ser solo un adorno y ajustarse servilmente a un texto. Cada lenguaje tiene sus leyes especiales, sus matices particulares, lo que sirve a este puede no ser efectivo en aquel.”

Organización de la clase: tiempo y modalidades de la lectura
Por la brevedad de la novela y el ritmo ágil del relato que se repite con algunas variaciones, es conveniente que la lectura se desarrolle en un tiempo breve, por ejemplo dedicarle todos los días a leer uno o dos capítulos en clase, de modo que finalice en menos de dos semanas. Se podría alternar la lectura del docente con la lectura de los niños, si hubiera en la escuela suficientes ejemplares. Como parte de la secuencia de lectura, se propone que el docente genere, cada dos o tres capítulos, espacios de intercambio entre los lectores para profundizar la interpretación y confrontar ideas y opiniones sobre los personajes, el relato, la historia del viaje, las formas de escribir de Roldán, las ilustraciones...

· 10 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Presentación de la novela y del autor
Para presentar la lectura, el docente puede buscar datos y otras obras de Roldán. Así introduce la novela como parte de una producción más amplia y les aporta a los niños información para contextualizar la obra que van leer juntos. El docente puede: · Mencionar al autor; informar que es argentino, contemporáneo, que sigue escribiendo, la mayoría de sus relatos tienen como protagonistas a animales del monte chaqueño donde nació. · Mostrar imágenes del monte o selva chaqueña y de sus animales. Sin embargo, no es necesario que se presente exhaustivamente la vida del autor o se estudie sobre la región geográfica donde transcurre la historia, esto demoraría el inicio de la lectura de la novela. Los alumnos podrían seguir igual la historia sin esta información o el docente podría proponerla como indagación paralela a la lectura de la obra literaria.

El docente lee la novela y se abren espacios de intercambio
Para orientar el intercambio posterior a la lectura de la novela, se detallan algunas intervenciones docentes específicas relacionadas con características de la historia y el relato en esta obra.

Sobre la historia · La reiteración de las mismas acciones en un esquema previsible. La acciones de los personajes se repiten siguiendo un orden: el protagonista pregunta a otro animal “¿qué hace madurar las algarrobas?”, éste le propone un juego o le plantea otra pregunta, hay una falta de respuesta a la pregunta inicial, finalmente el protagonista es llevado por su interlocutor a otro lugar donde tal vez su pregunta pueda ser contestada o se escapa para continuar el viaje. Al final de la historia, el bicho colorado sigue ignorando la respuesta a su pregunta. Es el colibrí quién va a retomar la aventura planteándose otra pregunta y planeando otro viaje. Luego de haber leído al menos dos capítulos, es posible establecer relaciones dentro de la historia. La intervención docente puede guiar a los alumnos a que descubran estas regularidades y puedan usar este conocimiento para anticipar lo que sucederá en los capítulos posteriores.

· Presentación de los personajes en cada capítulo a través de la reacción y mirada del protagonista. Características del protagonista: exageración, astucia, curiosidad. A medida que se avanza en la lectura, aparecen los distintos animales que encuentra el bicho colorado en su viaje, el docente puede comentar junto con los alumnos las características de estos personajes y su relación con el protagonista (si lo ayudan, si se enfrentan, si serán como los ve el bicho colorado o si sus particularidades están exageradas). Es conveniente que registren en sus cuadernos estas características para retomarlas en el comentario de capítulos posteriores o utilizarlas más adelante para escribir sobre los personajes. · El relato de viaje: cambios del protagonista. Paso del tiempo y cambios en el espacio. En su viaje, el bicho colorado se va al hemisferio norte y conoce animales de esos lugares.

—Me habían cambiado las estrellas. No estaban las Tres Marías, ni las Siete Cabritas, ni la Cruz del Sur. Había otras estrellas diferentes, pero de las que yo no conocía... ninguna. —¿Quién hizo eso? —No sé qué había pasado. Pero ya les digo, así, yo andaba perdido y encima muerto de frío. p. 51.

· 11 ·

Leer y escuchar leer novelas

La intervención del docente puede orientar a los alumnos para que reparen en algunas transformaciones de la historia que pueden pasar inadvertidas para ellos, porque se relacionan con información del mundo que no necesariamente poseen. El maestro puede aportar información sucinta sobre los animales que se encuentran con el protagonista, que viven fuera del monte en otras regiones muy alejadas, por ejemplo el coyote o el quetzal. El hecho de que el bicho colorado se encuentre con un cielo distinto en el que no reconoce las constelaciones también da una pista sobre la extensión y la duración del viaje.

Sobre el relato (¿cómo está contada la historia?) · En la historia se alternan dos narradores: uno en tercera persona que abre y cierra el relato y el protagonista que ha concluido su viaje y cuenta sus propias aventuras. Al ser el protagonista uno de los narradores, el lector sabe que sobrevivió a todas las peripecias, así que podrá anticipar los resultados de algunas peleas. La historia se cuenta desde su punto de vista y entonces se exageran las descripciones de los animales que lo enfrentan o de los lugares, las situaciones de peligro y la supuesta valentía y astucia para resolverlas.

“Lo que pasa es que usted es un jovencito irresponsable. Yo le voy a dar una lección que le va a servir para siempre. Lo voy a matar, y va a ver cómo se le acaban las ganas de andar caminando de un lado para otro”, gritó el lobo, y mostrando todos los dientes me tiró un mordiscón que si me agarra me hace diez pedacitos de bicho colorado. “¡Añamembuí!”, le grité yo, y pegué un salto y lo atropellé. Fue como el salto del jaguar, como el salto del puma... bueno, con algunas diferencias pero más o menos así. Y entre los pelos del cogote del lobo me quedé bien agarrado y bien quietito, como para que no me pudiera descubrir. “¡Animal tercermundista!”, rugía el lobo buscándome por todos lados. Y comenzó la persecución más larga de la historia. p.68

El docente tendrá que intervenir con la relectura de algunos pasajes, focalizar en aspectos del relato que los alumnos no advierten porque están centrados en la historia. Por ejemplo, para los alumnos puede ser sencillo identificar los personajes y sus acciones, pero sin la intervención del docente no pueden reparar que hay dos voces narrativas diferentes. El docente interviene para que los alumnos puedan diferenciar las distintas voces (personajes y narradores) que conforman el relato de esta historia, leyendo con ellos distintos fragmentos donde aparecen diversos narradores, aportando información para ayudar a dilucidar quién es quién en la narración y aclarando que el narrador en tercera persona no es el autor, sino una voz creada por él para contar la historia.

“La situación narrativa de una narración de ficción, a diferencia de la de un relato referencial (por ejemplo, la anécdota o el recuerdo), es una enunciación ficcional que está constituida por el narrador y el narratario, los que de ningún modo deben confundirse con los participantes de la situación o enunciación literaria, que son el autor y el lector” p. 43. En Irene Klein, La Narración, Buenos Aires: Eudeba, 2007.

· 12 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

En esta carta del sapo a los lectores se trata este tema de la autoría.

Carta a los chicos Entre salto y salto quiero hacer algunas aclaraciones. Ese Gustavo Roldán firma los cuentos, pone su nombre en la tapa, sale en una foto grandota, pero ¿qué hizo? Escribió las historias del sapo, mis historias, y después se lleva toda la plata. Si ésta no es una de las injusticias del mundo, ¿dónde están las injusticias? Pero no importa, al final los buenos siempre triunfan. Y entonces de ese Gustavo nadie se va a acordar, nadie lo va a querer, aunque tenga el mérito de ser chaqueño, ser un buen carpintero y tener un pedazo de sangre de indio. Este no es el primero que me roba, ya antes un titiritero pícaro que se llama Javier Villafañe se anduvo metiendo con mis sueños para hacerse rico y famoso. ¿Para cuándo una foto del sapo? ¿Para cuándo una foto de mi amigo el piojo? [...] Entre salto y salto, vamos a dejar una cosa bien claro. ¡El sapo no se rinde! El sapo.
En Cada cual se divierte como puede, Libros del malabarista, Ediciones Colihue, Argentina.

· El bicho colorado tiene un auditorio dentro de la novela que influye en lo que se cuenta. Hay muchas aventuras que el protagonista decide no relatar y las resume (viajó mucho más de lo que cuenta, conoció otros animales que menciona al pasar). La actitud del auditorio, ávido de escuchar las novedades, seguramente estimula al narradorprotagonista a exagerar su actuación frente a los animales que lo desafiaron.

—¿Y después, qué hizo? —preguntó la corzuela. — Caminé y caminé, y pasaron un montón de aventuras que no les cuento porque la historia no tendría fin. Conocí ríos y montañas y desiertos, pero de las algarrobas ni noticias. —¿Conoció muchos bichos? —A montones. Bichos grandes y chicos, con pelos y con plumas, blancos y negros y de todos los colores.” p. 49 —¿Y después qué pasó? —preguntó el picaflorcito—. ¿Tuvo más peleas? ¿Anduvo por muchos lugares? —¡Uf! Seguí conociendo mares y montañas. Estuve con osos, tortugas gigantes, delfines, ballenas, peces voladores, jirafas, tigres, rinocerontes… pero ésas son otras historias. p. 74

El docente puede releer estos pasajes para resaltar este aspecto del relato. En otra ocasión, finalizada la lectura, las historias que no contó el bicho colorado podrán dar lugar a la escritura de los niños3. · Las formas de decir: dichos y frases hechas. Hay un juego en casi toda la obra acerca de la interpretación de frases o giros de uso común que el pichón de colibrí no entiende, toma literalmente o confunde con otras palabras. Los niños podrán identificarse con este personaje y tener que buscar ellos también el significado de estas frases, preguntando a otros mayores.

3

Se puede consultar el apartado siguiente sobre escrituras en torno a la lectura de la novela para algunas sugerencias sobre estas situaciones.

· 13 ·

Leer y escuchar leer novelas

—Fue una linda manera de matar dos pájaros de un tiro —¿Usted mató dos pájaros? —Dijo con miedo el pichoncito de picaflor—. ¿Por qué hizo eso? —Es otra cosa... Decile a tu papá que te explique. —¿Pero los mató o no los mató? —No. No maté a ningún pájaro. —Ah, ya me estaba asustando... —Y montado en el yaguareté recorrí medio monte, para un lado y para el otro. Claro que muchas cosas las vi a vuelo de pájaro. —‘Estuvo con el abuelo del pájaro? ¿De cuál pájaro? —preguntó el picaflorcito. —No, no estuve con el abuelo de nadie. Dije a vuelo de pájaro. Preguntale a tu papá. p. 14.

Para analizar estas formas de escritura, el docente puede ir haciendo un listado de las frases y giros a medida que van apareciendo en el relato, proponerles a los alumnos averiguar su significado y, luego, hacer que lo compartan con el resto de la clase para volver al texto con esa nueva información, que puede generar otras interpretaciones sobre lo que se cuenta. · El inicio del primer capítulo y del último son iguales. El relato parece cíclico, como las estaciones por las que va pasando el protagonista en su viaje (se fue en un verano y volvió en verano). El narrador en tercera persona intercala comentarios y descripciones. A través de su voz, se cuenta de manera indirecta qué hace madurar las algarrobas. Desde el primer capítulo responde a esa pregunta inicial y lo vuelve a reiterar en el capítulo 7.

“Las chicharras cantaban para hacer madurar las algarrobas y las algarrobas comenzaban a amarillear con entusiasmo” p. 9 y p.73.

En el inicio, el lector interpreta como una presentación del lugar la descripción que hace el narrador, pues todavía no conoce la pregunta que guía el viaje del bicho colorado. Pero, al final, la reiteración tiene otro valor para el conocedor de la historia, quien podrá interpretar en esa descripción la respuesta que el protagonista seguirá ignorando. El docente tendrá que ayudar a los niños a recordar cómo comenzaba la historia y a buscar en el libro las semejanzas y diferencias entre el primer y el último capítulo: ¿Qué diferencias hay? ¿Qué información nueva se aporta? ¿Se responde la pregunta el bicho? ¿Qué hará madurar las algarrobas? ¿Es el canto de las chicharras o es la estación del año? Tal vez el docente tenga que dar información a los niños sobre la relación entre el canto de las chicharras y la época del año en la que sucede, para poder ayudarlos a interpretar qué hace madurar las algarrobas.

Situaciones de escritura en torno a la lectura literaria
Las situaciones de escritura en torno a la lectura tienen una finalidad y un sentido en sí mismas, antes que concebirlas como un medio para evaluar la lectura. Se escribe para registrar comentarios e interpretaciones, seguir la evolución de los personajes, recrear el mundo propuesto por la ficción, poner en juego recursos del lenguaje literario... Las propuestas de escritura colaboran en la interpretación y les permiten a los niños seguir y profundizar la lectura. En la planificación de la actividad de lectura literaria, representan un equilibrio entre las situaciones de lectura y de escritura. Las actividades de escritura, que se presentan a continuación, tienen distinto grado de complejidad. Algunas de ellas, tales como la elaboración de un nuevo capítulo de la novela, será conveniente realizarlas por dictado al docente. Otras,
· 14 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

como la toma de notas de características de los personajes o frases y dichos que aparecen en el texto u otras anotaciones relevantes para los lectores, pueden llevarlas a cabo los alumnos por sí mismos (en parejas, en tríos o individualmente). Es condición didáctica para la realización de cualquiera de estas escrituras que los alumnos estén familiarizados con la novela. · Escritura de posibles respuestas a la pregunta ¿quién hace madurar las algarrobas? o ampliaciones de la que se da en el texto (p. 9 y p.73). · Toma de notas de los personajes que van apareciendo, de sus formas de reaccionar, rasgos, destino en la obra y los cambios que sufren. · Escritura de un diálogo entre el bicho colorado y otro animal que no aparezca en el texto teniendo en cuenta: – La descripción del animal. – Sus costumbres. – El reto o el desafío al que somete al bicho colorado. – Cómo el bicho colorado supera el reto y se traslada a otro lugar. · Invención de un nuevo capítulo del viaje del bicho colorado a partir de información que el personaje alude pero no cuenta, como con los viajes que hizo en conejo, en ardilla y en zorro (cap. 5, p. 50). En este caso, para contribuir a la planificación de este texto, es posible escribir primero entre todos posibles títulos que anticipen la historia del encuentro con esos otros animales, de acuerdo con la forma que tienen en la novela, ya que son títulos tan extensos que resumen el argumento: DONDE SE CUENTA… AQUÍ SE RELATA EL ENCUENTRO ENTRE…Y… CUANDO FINALMENTE ENCUENTRA A… En la escritura de este capítulo se puede utilizar el diálogo previamente producido, vinculándolo con la narración.

· Escritura del inicio de “La leyenda del pichón de picaflor” en la que el pichón sale a recorrer el mundo para averiguar quién hace madurar las sandías. · Elaboración de una galería de personajes para dar a conocer la novela y el autor a otros alumnos de la escuela. Las tomas de notas que los alumnos realizaron durante la lectura de la novela pueden servir como base para elaborar los retratos de los personajes.

· 15 ·

Leer y escuchar leer novelas

Seguir la obra de un autor: a propósito de Gustavo Roldán

Para los docentes y alumnos que se hayan entusiasmado por las aventuras y por el viaje del bicho colorado en el monte chaqueño, es posible continuar disfrutando de las historias de estos personajes a través de la lectura de otros textos del mismo autor. Gustavo Roldán ha creado con sus libros un mundo plagado de seres entrañables: el sapo y sus cuentos, las historias y peleas sin fin del piojo, los avatares de los exóticos elefantes en el Chaco, o lo que sienten y les sucede al tatú, al coatí, al mono, a la pulga... y a otros animales del monte chaqueño. Como se señala en el Documento de Actualización Curricular N.° 4 (GCABA, 1996), seguir la obra de un autor es un comportamiento social, una práctica habitual de los lectores literarios, quienes deciden leer muchas obras de un mismo autor o eligen qué seguir leyendo basándose en el autor. Proponer esta secuencia de actividades ayudaría a incluir a los alumnos en prácticas sociales que se dan fuera de la escuela, a promover el conocimiento de autores y a ampliar sus repertorios de lecturas y modos de leer. Asimismo, el seguimiento de la obra de un autor tiene un valor didáctico, pues supone la lectura de muchos textos, su comparación, el reconocimiento de recursos que aparecen en todos, o que el autor utiliza sólo en algunos de estos, la consideración de las temáticas que aborda en diferentes momentos de su obra, la posibilidad de establecer relaciones entre sus textos y textos de otros autores, etcétera. De acuerdo con la propuesta curricular de Prácticas del Lenguaje, se espera que los alumnos, desde primer ciclo, tengan oportunidades de leer y escuchar leer con frecuencia obras literarias y se adentren en propuestas de lectura literaria de calidad, de modo que puedan crecer como lectores estéticos y ajustar sus interpretaciones a partir de conocimientos del género y del autor. Contenidos de Prácticas del Lenguaje involucrados Quehaceres generales del lector: Leer para divertirse, emocionarse. Conocer otros mundos posibles y reflexionar sobre el propio. Participar en una comunidad de lectores de literatura. Seguir la lectura del maestro (o de otro adulto). Compartir la lectura de un texto con otros, el efecto que una obra literaria produce. Comentar lo que se está leyendo e intercambiar opiniones acerca de la historia y de cómo está contada. Confrontar interpretaciones. Intercambiar información con otros acerca del autor de la obra y del contexto en que se produjo. Recomendar la lectura de la obra fundamentando su opinión. Emplear datos acerca del autor y del género para precisar las anticipaciones y enriquecer las interpretaciones. Averiguar datos sobre un escritor que hasta ese momento no se conocía. Seleccionar un texto tomando en cuenta al autor. Anticipar, mientras se está leyendo, sobre la base del conocimiento que se tiene del autor. Seguir un autor cuya obra interesa. Utilizar la información provista por otros textos para anticipar el contenido y para enriquecer la
· 16 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

interpretación. Evocar otros textos a partir de lo leído. Interpretar a partir de lo que se sabe de otro texto. pp. 372-373.

Planificación de la situación. Algunas condiciones didácticas
La selección de los libros Para llevar a cabo el seguimiento de la obra de Roldán, el docente deberá asegurarse la provisión de algunos libros del autor, al menos 4 ó 5, que puedan estar disponibles para el grado durante un mes, al menos. De modo que, además de la lectura del docente, los alumnos puedan llevarse dos o más libros para leer o releer por sí mismos. Estas son algunas sugerencias de obras de Gustavo Roldán: Sapo en Buenos Aires El viaje mas largo del mundo Cuando el río suena Cada cual se divierte como puede Pájaro de nueve colores La noche del elefante Como si el ruido pudiera molestar Historias del piojo El vuelo del sapo Prohibido el elefante Crimen en el arca Cuentos de Dragón Y entonces llegó el lobo Animal de patas largas La canción de las pulgas El monte era una fiesta Historia de pajarito remendado El carnaval de los sapos

La frecuencia y la duración de la lectura Para profundizar en la obra de un autor y que los alumnos puedan volver sobre lo leído, es preciso organizar un momento de la semana dedicado al seguimiento y sostenerlo por cierto tiempo, en este caso teniendo al menos 5 ó 6 sesiones en las que se alterna la lectura, la escritura e intercambio oral.

Otras situaciones de lectura, escritura y oralidad que acompañan a la lectura de las obras El seguimiento de la obra de un autor no se agota en la lectura de sus obras, es una secuencia propicia para leer textos biográficos del autor y conocer otros autores relacionados. Además, por un lado, los comentarios antes y después de las lecturas, las recomendaciones y la confrontación de interpretaciones son prácticas de la oralidad que apoyan el seguimiento de la obra. Por el otro, también la escritura es una práctica que ayuda en el seguimiento. Por ejemplo: registrando obras y personajes, anotando datos sobre el autor, comentando por escrito lo que se leyó, caracterizando los personajes, las historias y el estilo del autor, recomendando y explorando formas creativas de escritura a la manera del autor. De modo que, en la planificación de la secuencia, el docente podrá incluir situaciones de intercambio oral y escritura, por ejemplo previendo tiempo para los comentarios y que los alumnos tengan distintas maneras de registrar lo que van leyendo en hojas, fichas, afiches y en el cuaderno.
· 17 ·

Leer y escuchar leer novelas

1. Presentación del seguimiento y organización de la tarea
El docente les propone a los alumnos conocer otros de los libros de Gustavo Roldán que los alumnos conocen por los títulos, porque fueron presentados en la secuencia de lectura de la novela. Según las posibilidades de la escuela, se podría presentar los libros disponibles a partir de: · La lectura de catálogos y reseñas de editoriales. · La lectura exploratoria de tapas y contratapas en una mesa de libros de la biblioteca (organizada en el aula o en la biblioteca). · La inclusión en la biblioteca del aula de libros de Roldán. En todos los casos, los alumnos tendrán que leer para distinguir cuáles son las obras del autor, identificar títulos conocidos y algunos nuevos, y conocer las propuestas de distintas editoriales que tienen libros del autor y de otros autores. A medida que los niños van leyendo, el docente promueve una discusión sobre cuáles son los libros de Roldán, los títulos, los posibles temas. De la discusión, el docente va anotando en un afiche los libros del autor. Luego, los alumnos podrían pasar la lista al cuaderno o a una hoja o ficha de seguimiento del autor. A esa lista se podrá volver a medida que se lee y discute sobre las obras, para marcar las leídas, para señalar semejanzas y diferencias, para mirar al final del seguimiento y advertir cuánto se leyó y se conoce sobre el autor.

2. Lectura por parte del docente de otra obra de Roldán previamente elegida por el grupo
De los libros que están disponibles en el aula para hacer el seguimiento, el docente selecciona aquellos cuentos que leerá a sus alumnos y sobre los que se harán intercambios entre todos y aquellos que los alumnos leerán por sí mismos. La situación de lectura en voz alta por parte del docente4 supone crear condiciones para que todos los niños puedan seguir esa lectura, sumergirse en la obra y conocer lo que dice el texto, por eso el docente deberá procurar: · Retomar que se trata de un cuento de Roldán, autor que los alumnos ya conocen por la lectura de la novela La leyenda del bicho colorado y en qué libro aparece de los que fueron listados para leer. · Durante la lectura, variar el tono de voz para indicar cambios de personaje, transmitir diferentes emociones y climas, formas de hablar de los distintos personajes del monte. · Después de la lectura, quedarse en silencio durante unos segundos para que todos puedan disfrutar del clima creado y para facilitar la generación de comentarios espontáneos de los alumnos. · Preguntar acerca de los sentimientos que haya despertado la historia, sobre algún fragmento y/o personaje en particular y comunicar las propias impresiones como lector. · Escuchar los comentarios de los chicos, abrir a la opinión de los demás, recuperar diferentes interpretaciones respecto de una misma cuestión y devolverlas al grupo destacando que son opciones diferentes, que se plantean para profundizar el intercambio. · Releer para disfrutar de un pasaje que ha sido elegido como particularmente hermoso, divertido, romántico, triste, etc. o para precisar la interpretación de un pasaje difícil o dirimir sobre aquellas que reflejan diferencias de opinión. Estas son algunas sugerencias de cuentos e intervenciones específicas que el docente puede realizar para esta situación de lectura de cuentos de Roldán mediada por su voz: Sapo en Buenos Aires. Los cuentos del sapo en Buenos Aires pueden aportarles a los niños una mirada diferente de la Ciudad. El sapo describe los objetos, las personas y los paisajes urbanos como él los ve y los entiende. Los cuentos de este libro son una ocasión propicia para conocer este personaje tan querido para el autor, narrador de muchas de las historias, confrontar su forma de ver con la de los niños y discutir acerca de cómo los cuentos nos pueden brindar una nueva manera de mirar lo conocido.
4

Estas son intervenciones generales relacionadas con esta situación de lectura mediada que han sido desarrolladas en otros documentos curriculares: Documento de Actualización Curricular N.° 2, pp. 18-21 Documento de Desarrollo Curricular “Yo leo, tú lees, él lee”, Capítulo 1 “El maestro lee cuentos”, pp. 15-34

· 18 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Cuentos de Dragón5. Roldán incursionó en las historias de estos personajes míticos que aterran e intrigan a niños y a grandes desde hace miles de años. El docente puede leer estas historias de dragones y proponerles a los niños compararlos con los otros personajes o con dragones conocidos en otras historias. Por otra parte, también se pueden observar y comparar las ilustraciones realizadas por Luis Scafati en este texto y en La leyenda del bicho colorado. “Nadie es más grande que su sombra” (del libro Como si el ruido pudiera molestar) es otra historia de dragones desde el relato del sapo, que cuenta una formidable pelea que tuvo con estos animales. Los niños pueden encontrar en las descripciones del sapo lo que saben sobre los dragones y discutir sobre cómo los vence a pesar de que todas las posibilidades estaban en su contra. “La noche del elefante”6. ¿En el Chaco hay elefantes? El autor afirma que sí, e incluso se saca una foto junto a uno. Para apoyar su creencia, escribe un libro sobre historias de elefantes en el monte. Entre ellas, el docente podría compartir con los alumnos el cuento que explica cómo los elefantes llegaron al monte, esa noche en que decidieron escaparse del circo y recuperar su libertad. En este cuento se va describiendo “El impenetrable” chaqueño a medida que los elefantes se van adentrando, a través de imágenes y metáforas, así el autor busca mostrar a sus lectores su mirada sobre esos lugares donde apenas ha llegado el hombre y donde los personajes van a buscar refugio. El docente puede con la relectura de algunos pasajes descriptivos del cuento hacer notar a los alumnos estos recursos y discutir sobre el efecto que producen en ellos como lectores literarios. “Cada cual se divierte como puede”. En este cuento al sapo no se le ocurren historias que contar, ni siquiera mentiras. Pero con ayuda del piojo se va creando una pelea formidable del sapo con muchas víboras. En los comentarios posteriores al cuento es posible volver para discutir cómo se inventa esta historia, qué rol tiene el auditorio en lo que cuenta el sapo y qué puede significar el título que se repite en boca del sapo al final del cuento. “Como si el ruido pudiera molestar”7, del libro que lleva el mismo nombre (Ed. Norma) y “El tamaño del miedo”, así como “Un monte para vivir” (de Cada cual se divierte como puede) presentan una visión poética y entrañable de los animales del monte. Podrían generar interesantes discusiones entre lectores sobre grandes temas como la muerte, los miedos, la opresión de la libertad Al finalizar los intercambios, el docente puede proponer escrituras que conserven hallazgos y conversaciones sobre lo leído y que sirvan de insumo para las rondas de lectores, cuando se comente la lectura que los alumnos hagan por sí mismos. Así, se podrá volver sobre temas que se reiteren y comparar historias y personajes.

3. Lectura de los alumnos por sí mismos de otras obras del autor. Comparación de historias y personajes.
La lectura de los alumnos por sí mismos de los libros de Roldán, en primer ciclo, apunta a que los niños se animen a emprender la lectura de un autor, historias y personajes conocidos. Así, es una condición para proponerla que los alumnos hayan escuchado leer y comentado algunos cuentos del autor y el docente siga leyendo mientras los alumnos leen individualmente o en parejas otros cuentos. Como marco para esta lectura, el docente promueve la anticipación de las historias, los personajes y los posibles desenlaces. · Una historia más del piojo. El piojo, un personaje de “pelea” sale al monte y sin duda se enfrentará a otros personajes, no importa cuán grandes y fieros sean: el tigre, el lobo, la serpiente, etc. nada amedrenta al piojo. Además, el piojo le gusta mejorar sus historias y exagerarlas. ¿Qué le pasará al piojo en esta nueva aventura? · Otros relatos del sapo. El sapo es el narrador por excelencia, dueño de la sabiduría que le da la experiencia y gran contador de cuentos. ¿Qué nueva historia podrá contar el sapo? ¿Habrá personajes conocidos (los bichos del monte) u otros nuevos (dragones)? · Historias de elefantes. ¿Hay elefantes en el Chaco? Si una noche estos exóticos animales llegaron desde un circo y se adentraron en el “Impenetrable”. ¿Qué historias podrá generar la presencia de estos enormes animales? ¿Se imaginan la pelea del piojo y un elefante?
Disponible en Internet, con permiso de autor, en la Revista Virtual Imaginaria: http://www.imaginaria.com.ar/02/3/roldan4.htm Disponible en Internet, con permiso del autor, en: http://www.ebicentenario.org.ar/documentos/mat_lengua/La%20noche%20del%20elefante.pdf 7 Disponible en Internet, con permiso de autor, en la Revista Virtual Imaginaria: http://www.imaginaria.com.ar/02/3/roldan5.htm
5 6

· 19 ·

Leer y escuchar leer novelas

Rondas de lectores de cuentos de Roldán La propuesta de los intercambios entre lectores de los cuentos que los alumnos lean por sí mismos se centra en la posibilidad de compartir nuevas historias, comparar temas y personajes y expandir el conocimiento de toda la clase sobre las preferencias y modos de escribir del autor. No se trata de comprobar que los alumnos han leído, sino de que se genere un genuino intercambio entre lectores de Gustavo Roldán. El docente que conoce la mayoría de las obras actuará como moderador de los intercambios y como un lector más: · Propone temas para comentar: ¿Quién quiere contar otra historia del piojo? · Promueve la comparación entre obras: En estos dos libros, ¿el protagonista es el sapo? ¿Son iguales las historias que cuenta? ¿Aparecen los mismos personajes? ¿Aparece en otras obras las frases y las bromas que registramos durante la lectura de los otros cuentos? ¿En cuáles? Voy a anotar lo nuevo que aparece para completar nuestras notas. · Recuerda historias leídas entre todos y las relaciona con las nuevas: ¿Se acuerdan que los elefantes se escaparon del circo? ¿Qué les sucede después en otros cuentos? · Comenta sus impresiones como lector: Me gusta la manera que tiene Roldán de presentar sus historias. Escuchen cómo comienza este cuento que leímos:

Fue como si el viento hubiera comenzado a traer las penas. Y de repente todos los animales se enteraron de la noticia. Abrieron muy grandes los ojos y la boca, y se quedaron con la boca abierta, sin saber qué decir. Es que no había nada que decir. Las nubes que trajo el viento taparon el sol. Y el viento se quedó quieto, dejó de ser viento y fue un murmullo entre las hojas, dejó de ser murmullo y apenas fue una palabra que corrió de boca en boca hasta que se perdió en la distancia. Ahora todos lo sabían: el viejo tatú estaba a punto de morir.

¿Ustedes se dieron cuenta de cómo empiezan los cuentos que leyeron? ¿En sus cuentos hay descripciones del monte, se presenta en seguida el problema de los personajes? ¿Los ayuda esa descripción a conocer el monte o a saber qué va a pasar en el cuento? Si en las rondas los alumnos se animan a comentar las historias que leyeron, escuchan lo que interpretaron sus compañeros, vuelven a leer para comparar algún aspecto del relato y conocen otras obras del autor, los propósitos de estos intercambios han sido cumplidos.

4. Lectura de biografías y toma de notas
Como parte del seguimiento se les puede proponer a los alumnos escribir una biografía del autor para dar a conocer su vida y su obra en la escuela. Para poder escribir sobre el autor, se les propone situaciones de lectura mediada y luego por sí mismos de textos biográficos8 sobre Gustavo Roldán: · Biografías de libros y contratapas. · Entrevistas. · Autobiografía. · Artículos.

8

Estos textos están disponibles en Internet en: - Las audiotecas del GCABA en las que se publican biografías y entrevistas a autores: http://www.buenosaires.gov.ar/areas/com_social/audiovideoteca/ literatura/roldan_bio2_es.php - El sitio de la revista virtual Imaginaria: www.imaginaria.com.ar - Otros sitios educativos como: http://www.educared.org.ar/galeriadeautores/roldan/ En el APÉNDICE, al final del documento se presentan unas breves biografías de Roldán.

· 20 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Se propone que los alumnos escuchen leer biografías de Roldán, tomen notas de manera colectiva, vuelvan a leer los textos biográficos y completen las notas por sí mismos (en parejas).

Selección de las biografías La selección que el docente haga de los textos biográficos resulta esencial para poder llevar acabo estas situaciones de lectura y escritura. El docente deberá cuidar que los textos tengan distinta manera de presentar la información y datos diferentes sobre Roldán. Así, por un lado, los alumnos van a poder conocer distintos datos sobre la vida del autor y, por el otro, se justifica la segunda lectura de biografías y es posible tomar nota de datos nuevos sobre su vida y su obra.

Lectura de biografías de Roldán El docente comienza leyendo una biografía de Roldán. Es conveniente elegir para leer una biografía más o menos extensa y completa del autor. Mientras lee o después de leer, el docente puede recoger información sobre el biografiado completando junto con sus alumnos un cuadro como éste:

Sobre Gustavo Roldán VIDA OBRA

Este cuadro, que puede quedar en un afiche o en el cuaderno de los alumnos, servirá de base para completar información a partir de la lectura de otros textos.

Volver a leer otras biografías para completar las notas En clases posteriores, el docente puede proponer a los alumnos leer por sí mismos otros textos sobre la vida y la obra de Roldán. En parejas o en grupos de no más de tres niños, se organiza esta segunda situación de lectura. En primer lugar, se discute sobre los datos que les interesa conocer acerca de Gustavo Roldán y lo que esperan encontrar en un texto que cuenta sobre su vida y su obra como el que ya leyeron. El docente anota en el pizarrón o en un afiche esas anticipaciones para retomar después de la lectura: datos sobre su familia, sus obras, premios, intereses, relación con el monte chaqueño, sobre lo que opina de sus personajes y temáticas, etcétera. Luego, los alumnos leen buscando nuevos datos sobre el autor. Se comenta lo que leyeron y aquellas partes del texto cuyos datos pueden resultar poco familiares para los alumnos. A partir de lo que se anticipó es posible armar entre todos un punteo de los datos interesantes que se podrían registrar de esa biografía. El docente les propone a los alumnos anotar esos datos para tener a mano cuando lean otro texto y finalmente en el momento en que escriban la biografía. Como es una situación nueva para los niños es conveniente orientar el registro de datos y dar tiempo para que puedan volver al texto para encontrar esos datos, subrayen y copien los que les parezcan pertinentes, Para ello, en las discusiones posteriores a la lectura el docente pone explícitamente en discusión qué puede ser importante saber sobre la biografía de Roldán. Se trata de reflexionar: · Sobre los datos centrales de una biografía: datos de la vida del biografiado (nacimiento, familia), su origen, sus estudios, etc.
· 21 ·

Leer y escuchar leer novelas

· Sobre el hecho de que en la biografía siempre hay un recorte de información en función de una pregunta central: · ¿Por qué vale la pena escribir sobre la vida de esta persona? ¿Por qué es relevante para ellos y para otros lectores conocer sobre algunos datos de la vida? ¿si es así, cuáles?: datos sobre su relación con el monte chaqueño, sobre la escritura de los cuentos que lo hicieron famoso o sobre los autores que lo inspiran... Van a decidir si completan la biografía con otros datos de su vida personal y profesional: · ¿Escribió sólo cuentos para niños? ¿Qué más podemos decir sobre el autor que nos ayude a hacerlos conocer mejor? ¿Conocemos sus anhelos, lo que lo movía a escribir? ¿Algunos sucesos de su vida se reflejan en su obra? Van discutir cómo anotan las fechas y cuáles pueden ser más importante registrar y cuáles no tanto. De la discusión previa a la lectura sobre lo que les gustaría saber y de estos comentarios sobre lo que saben después de leer y podría ser de interés para otros lectores, se establecen los datos importantes para notar. La escritura de las notas podría ser en pareja o de a tres, cada miembro del grupo tendría una tarea: · Buscar datos a partir de los temas discutidos. · Escribirlos en la nota. · Revisar mientras buscan o escriben, o de manera diferida, que sea pertinente lo que se está registrando y esté escrito de manera legible para poder volver a utilizar las notas cuando lean otra biografía o las usen para escribir sobre Roldán. Al final, los alumnos se podrían pasar las notas entre los grupos para revisar si se entiende lo que el otro grupo escribió o hay que sugerir volver a escribir o completar el texto. Una posibilidad es pasar entre todos las notas en un afiche para que quede disponible como ayuda para planificar el texto biográfico. A partir del afiche, los alumnos podrían revisar por sí mismos sus notas, chequear la información anotada y completarlas. Y en última instancia, fijarse si escribieron correctamente algunas palabras: uso de mayúsculas en nombres propios, ortografía de palabras conocidas de uso frecuente y aquellas que corresponden a algunas restricciones básicas del sistema de escritura.

5. Escribir al dictado el texto definitivo de la biografía
En un momento del seguimiento, después de que los alumnos leyeron y comentaron varias obras y anotaron datos sobre la vida y la obra de Roldán, el docente les propone a los alumnos que le dicten la biografía del autor con la idea de promocionar a través de ese texto al autor en la escuela: en una cartelera, en la biblioteca, en una presentación. Para poder participar en el dictado, los alumnos cuentan con las notas registradas y el punteo de lo que no puede faltar en una biografía. De modo que, ya conocen la organización del texto y su posible contenido por haber leído y escrito sobre éstos. El docente les propone a los alumnos: Planificar el texto: Es posible usar los registros de lectura para anotar en una lista (sin escribir el texto definitivo) qué datos se van a incluir y en qué orden. Por ejemplo:

Nacimiento de Roldán en Chaco. Estudios del autor. ¿Cómo se hace escritor? ¿Cuándo vuelve al Chaco? Su familia.

Sobre su infancia / Sobre lo que le gustaba hacer en el monte, sobre lo que leía. Relación con sus intereses de chico / nuevos intereses.

La relación con la escritura. / Laura Devetach / Laura y Gustavo Roldán (h) ¿Por qué escribe sobre el monte chaqueño? Cita del autor. ¿Qué hace actualmente? Premios y presentaciones
· 22 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Escribir la primera versión de la biografía (textualización) Empezar a escribir la biografía al dictado supone para los niños adecuar su registro oral a las formas de escribir esos textos y poder sostener la coherencia en un texto extenso y complejo. Entonces, a lo largo de toda la situación de dictado el docente interviene para que los alumnos dicten “como se escribe”, señalando si pone así tal cual como le están diciendo o habría que modificarlo para la escritura9, vuelve al plan y a las notas para no perder el hilo del texto y habilita la palabra de todos, estimulando a que participen niños que por sí mismos no se hacen escuchar. Comenzar y cerrar una biografía no es una tarea sencilla. Estos textos narrativos no empiezan con “Había una vez”. ¿Cómo empezar el texto? Podría haber distintas posibilidades. En la primera versión el docente puede anotar las posibilidades que luego se van a revisar. Por ejemplo:

Gustavo Roldán, escritor argentino, nació en... El nacimiento de Gustavo Roldán fue en... Este escritor argentino, nacido en..., escribió... Entre muchas otras.
Luego, en el desarrollo el desafío es organizar temporalmente la información marcando claramente el paso del tiempo y también causalmente, señalando motivaciones, intereses y sucesos en la vida de Roldán que lo hayan llevado a tomar determinadas decisiones, a escribir, a viajar, a estudiar, etcétera. En la primera versión, el docente anota distintas posibilidades, se preocupa por la coherencia global del texto: que no falten datos, que sean pertinentes e interesantes para contar a otros la biografía de Roldán, pero no por cuestiones de cohesión del texto, que se revisarán posteriormente.

Un tema que se despeja en la escritura por dictado al docente es la ortografía. En esta situación de escritura la organización didáctica (los niños dictan y el docente escribe) permite focalizar en la producción de un texto coherente y complejo, así como en la revisión de su entramado. Pero no habilita a cuestiones ortográficas, pues el docente escribe sin errores. Para no entorpecer el dictado, se recomienda no incluir preguntas sobre cómo se escriben las palabras, pues la atención se centra en cómo se escribe el texto10.

Revisar el texto: En otra sesión de escritura el docente les propone a los niños revisar en la biografía aspectos del contenido y de la forma de presentarlo. ¿Están todos los datos que queríamos poner? ¿Pusimos correctamente las fechas y lugares? ¿Queda claro para un lector que no conoce su vida el paso del tiempo y por qué Roldán hace determinadas cosas? Luego, puede pasar el texto en computadora y darles a los alumnos una copia cada dos para revisar la cohesión del texto11.

En muchos casos, cuando los niños no tienen frecuentación en la situación de escritura al dictado, comentan qué podría ir en el texto y le dicen al docente qué incluir: “Poné que Roldán era de Saénz Peña”, el docente puede escribir en un primer momento como le dictan y luego revisar junto con los alumnos estas partes del texto en las que se nota el dictado, así el docente no reformula solo, sin la discusión y el aporte de los alumnos, lo que estos le dictan transcribiendo por el sentido en el lenguaje que se escribe lo que estos le están queriendo decir. 10 Para profundizar en los contenidos involucrados en esta situación, se puede consultar el Diseño Curricular de Prácticas del Lenguaje en primer ciclo: 2. Prácticas de la escritura, 2.3. Quehaceres del escritor y adquisición del sistema de escritura, Dictar, pp. 399-400. 11 Para determinar qué se puede focalizar en las revisiones, se puede consultar el DC de Prácticas del Lenguaje, primer ciclo, 2. Prácticas de escritura, 2.2. Quehaceres del escritor, estrategias discursivas y recursos lingüísticos, pp. 393-397.
9

· 23 ·

Leer y escuchar leer novelas

¿Qué se revisa sobre la cohesión del texto? Se discuten las distintas revisiones y se acuerdan posibles cambios, expansiones, aclaraciones, sustituciones, achicamientos. El docente pasa la nueva versión en computadora y la lee por última vez a los alumnos para acordar con ellos que ese es el texto definitivo.

Presentación del texto (edición) Luego, se discutirá cómo se presenta a otros alumnos y docentes de la escuela. Por ejemplo: · En un folleto con la lista de los libros disponibles del autor. · En una cartelera con resúmenes de los cuentos favoritos. · En una presentación oral el día del libro o en otra ocasión propicia para dar a conocer a un autor literario. · Entre otras que se podrían promover institucionalmente. Las distintas maneras de publicar el texto suponen tomar decisiones sobre la especialización y organización del texto, tipo de papel, formato, recursos gráficos, ilustraciones, fotografías, dónde ubicar los avisos o distribuir los folletos, entre otras decisiones que deberán tomar los alumnos como escritores12.

6. Lectura de otros autores literarios relacionados. Rudyard Kipling, Horacio Quiroga y Javier Villafañe
El seguimiento de la obra de un autor no se agota en la lectura única de sus obras. Por lo tanto, no habría que pensar que seguir un autor priva a los alumnos de leer otras obras. Por un lado, en la biblioteca del aula o de la escuela pueden circular otras ofertas variadas y seleccionadas por los alumnos para leer o escuchar leer. Por otro, dentro de la secuencia es enriquecedor para las interpretaciones y los intercambios conocer otras obras de autores relacionados. En este caso se sugieren obras y autores que el propio Roldán reconoce como inspiración y como sus maestros. Por ejemplo, la historia del “Hijo del elefante”13 de Rudyard Kipling. Este cuento transcurre en la sabana africana, en las cercanías del gran río Limpopo, en el que un día un elefantito decide emprender un viaje por que quiere saber qué comen los cocodrilos. Esta pregunta lo llevará a conocer muchos animales y volver transformado de su viaje. Kipling escribió esta y otras historias sobre animales para su hija y las recopiló en un libro plagado de historias de viajes, muchos de los cuales buscan responder a extraños porqués de la naturaleza, como es el caso de este cuento en el que se da una respuesta poética a la cuestión de por qué los elefantes tienen la trompa larga. Los encuentros, las preguntas, las peleas, las descripciones de los lugares del viaje podrán ser objeto de discusión y confrontación entre los lectores de Roldán. Así, los alumnos podrán comprobar por su propia experiencia de lectura cómo Roldán retoma motivos e historias de otros relatos. Otras historias famosas de la selva son los Cuentos de la selva de Horacio Quiroga. En estos relatos también se cuenta para los niños variadas historias de animales. El estilo de Quiroga puede llamar la atención a los alumnos acostumbrados a los cuentos de Roldán. En los cuentos de la selva el narrador en tercera persona solo cede su voz para hacer dialogar a los personajes, se desarrolla menos el humor, el doble sentido y los giros del habla cotidiana. Por otra parte, la historia se narra más en detalle y las peripecias de los personajes aparecen contadas en toda su complejidad, como por ejemplo, el plan que hace el cazador y el loro pelado para vengarse del tigre o cómo hicieron los flamencos para conseguir sus medias y qué los motivó a hacerlo. Los alumnos pueden apreciar a través de la lectura del docente y de los comentarios y relecturas posteriores algunas de estas diferencias de formas de contar historias sobre animales en la selva. La lectura de cuentos del sapo y otros cuentos u obras de teatro de Javier Villafañe también podrán ser vinculadas con las obras de Roldán. Don sapo no es solo un personaje entrañable de este autor, tal vez Gustavo Roldán se lo pidió prestado a otro gran autor argentino: Javier Villafañe. Como se explica en esta recomendación del libro de Villafañe “Sueños del sapo. Cuentos y leyendas” es posible establecer muchos puntos de encuentro en las maneras en que ambos autores dan vida a este personaje popular:
12 En las prácticas de escritura se contempla en el Diseño Curricular de Prácticas del Lenguaje desde primer ciclo, contenidos relativos a la edición de los textos como parte del proceso de escritura (p. 392). 13 Disponible en Internet en: http://www.ebicentenario.org.ar/documentos/mat_lengua/El%20hijo%20del%20elefante.pdf

· 24 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

En Los sueños del sapo, la narración deliberadamente sencilla y coloquial, sostiene la tercera persona, sin embargo no hay neutralidad en quien cuenta. Los lectores podemos sentir la proximidad al mundo de los particulares personajes que pueblan estas historias: animales, artistas de circo, niños, títeres y el viejo titiritero (alter ego del autor). A menudo la voz que narra cede la palabra a los personajes, y estos hablan como lo harían en el teatrino de títeres. La profusión de diálogos, y una narración a la que no parece sobrarle una sola palabra, otorgan a estos textos el vuelo ágil de los relatos propios de la tradición oral. También de esta fuente parecen provenir los personajes-animales portadores de sentimientos tan humanos como la fidelidad y el amor a la libertad. “La tijera que cortaba la tierra” nos atrapa desde el delirio poético que promete el título; a la manera de un relato mítico, una simple tijera en manos de una mujer muy hermosa es capaz de crearlo todo. En “Maese Trotamundos”, un accidente con los títeres olvidados bajo la lluvia, se transforma en una conmovedora historia de muerte, culpa e impotencia. No importa cuanto sufra el viejo presentador por la muerte de sus compañeros, no podrá decir lo que siente al público, “...es inútil. En las manos del titiritero es un muñeco. Un muñeco que obedece y afirma las palabras que llegan de abajo”. En “El caballo que perdió la cola”, nos sorprende la libertad del narrador frente a sus lectores, a quienes interpela a la manera de un auditorio: “(Señoras, caballeros, niños; hay que darle fin al cuento. Tengo un papel, una lapicera; puedo escribir —éste es mi oficio—: ‘Al despertar, el caballo blanco no tenía cola; la había perdido entre unos tréboles; fue a buscarla, y no la encontró’. O bien, escribir: ‘Al despertar, el caballo blanco encontró su cola; se le había perdido y la halló al pie de un cardo, o a la orilla del agua, y fue feliz’.)”. Un final feliz para el caballo, con una cola razonable y útil será el desenlace elegido por el narrador. El cuento del sapo que sueña muy poéticamente con ser árbol, río, caballo, viento... y finalmente descubre lo maravilloso que es soñar con ser sapo, es el que da nombre al volumen. Las caricaturescas ilustraciones de Tabaré acentúan el ingrediente humorístico ya presente en estos cuentos; va como ejemplo de esto último las dos versiones del popular pícaro Pedro Urdemales: “La olla mágica” y “El árbol de la fortuna”. El cuento folklórico, la picaresca, el teatro de títeres, la poesía... se dan cita en estas imperdibles narraciones de uno de nuestros más grandes escritores para chicos.
Fragmento de la recomendación del libro, escrita por Marcela Carranza para la revista virtual sobre literatura infantil y juvenil, Imaginaria. Disponible en Internet: http://www.imaginaria.com.ar/14/5/suenios-del-sapo.htm)

· 25 ·

Leer y escuchar leer novelas

Posibles continuaciones del seguimiento de la obra de un autor. Escribir como lector para compartir la obra con otros. Seguir a través de la lectura y los intercambios la obra de un autor pueden dar oportunidad y sentido para que los alumnos participen en proyectos de escritura ficcional y no ficcional.

Como es sabido, los proyectos de lectura y escritura —ya clásicos en la literatura didáctica— puede caracterizarse como secuencias de acciones organizadas hacia determinados propósitos, que culminan en la elaboración de un producto final. Se orientan a enseñar ciertos contenidos constitutivos de las prácticas sociales de lectura y escritura, al mismo tiempo que tienden a poner en acción un propósito comunicativo relevante desde la perspectiva actual del alumno. Gracias a esta articulación de propósitos didácticos y comunicativos, tanto el docente como los alumnos orientan sus acciones hacia una finalidad compartida.
Delia Lerner, Paula Stella y Mirta Torres (2009) Formación docente en lectura y escritura. Recorridos didácticos. Buenos Aires: Paidós, p. 18.

Por ejemplo: · Escribir recomendaciones de obras Roldán y preparar la lectura de obras del autor para un catálogo. · Escribir a la “manera de” Gustavo Roldán y hacer una antología de cuentos.

· 26 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

SUGERENCIAS DE NOVELAS PARA LEER COMO UNA ACTIVIDAD HABITUAL EN PRIMER CICLO

Carlo Collodi, Las Aventuras de Pinocho. Roald Dahl, Las Brujas, Charlie y la fábrica de chocolate. Michael Ende, El secreto de Lena. Graciela Montes, Tengo un monstruo en el bolsillo. Elsa Isabel Bornemann, Cuentos a salto de canguro, El último mago o Bilembambudín. Graciela Montes, La batalla de los monstruos y las hadas. María Elena Walsh, Dailan Kifki. Mario Méndez, El tesoro subterráneo. Esteban Valentino, El hombre que creía en la luna Oche Califa, La vuelta de Mongorito Flores, Relato de aventuras o de una peripecia Ricardo Mariño, El héroe y otros cuentos, El mar preferido de los piratas.

· 27 ·

Leer y escuchar leer novelas

DOCUMENTOS CONSULTADOS

Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
MINISTERIO DE EDUCACIóN, DIRECCIóN GENERAL DE PLANEAMIENTO, DIRECCIóN DE CURRíCULA.

M. E. Cuter, S. Lobello y M. Torres; rev. crítica: D. Lerner. Aportes para el desarrollo curricular: Leer y escribir en el Primer Ciclo. Yo leo, tú lees, él lee. (2001) Coordinadora: D. Lerner, M. Castedo, M. Elena Cuter, Silvia Lobello, Liliana Lotito, Nelda Natali, María Elena Rodríguez, Mirta Torres, Hilda Weitzman de Levy. Diseño Curricular, Primer Ciclo de la Escuela Primaria, Prácticas del Lenguaje. (2004) A. Zaina. Diseño Curricular, Nivel Inicial, Niños de 4 y 5 años, Prácticas del Lenguaje, Literatura. (2000) D. Lerner, H. Levy, L. Lotito, E. Lorente, S. Lobello y N. Natali. Documentos de Actualización Curricular N.° 2. (en el Área de Lengua.) (1996) D. Lerner, L. Lotito, E. Lorente, H. Levy, S. Lobello y N. Natali. Documento de Actualización Curricular N.º4. (en el Área de Lengua.) (1997)

Otros links de interés de literatura infantil www.revistababar.com www.cuatrogatos.org www.educared.org.ar www.imaginaria.com.ar www.lecturayvida.org.ar

Documentos de otras jurisdicciones y organismos
MINISTERIO DE EDUCACIóN DE LA NACIóN

Castedo, M.; Molinari, C.; Torres, M. y Siro, A. Propuestas para el aula. Material para docentes. Lengua. EGB1. 1er. Ciclo. Programa Nacional de Innovaciones Educativas. Ministerio de Educación de la Nación. Buenos Aires. (2001).
PROGRAMA ESCUELAS DEL BICENTENARIO

“Proyecto de lectura y escritura de cuentos con animales. Catálogo de recomendaciones de cuentos de: Horacio Quiroga, Rudyard Kipling y Gustavo Roldán” (2009) http://www.ebicentenario.org.ar/lengua.php
DIRECCIóN GENERAL DE ESCUELAS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Dirección de Educación Primaria: “Leer novelas a lo largo de toda la escolaridad” (2008) http://abc.gov.ar/lainstitucion/sistemaeducativo/practicasdellenguaje/paraeldocente/leernovelas.pdf

· 28 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

APÉNDICE
Biografías de Gustavo Roldán

1 2 3

Gustavo Roldán nació en el Chaco, en 1935. Es profesor de literatura, periodista y carpintero. Ahora, también es aprendiz de mago, algo que quería hacer desde chico. Reparte su tiempo entre la escritura, los talleres literarios y la aparición y desaparición de naipes y monedas. Todo acompañado con un buen mate amargo.
En El carnaval de los sapos, Colección Pan Flauta, Primera Sudamericana, Argentina, 1995.

Nació en Argentina, en 1935. Es Licenciado en Letras, docente, periodista y editor. Ha recibido diversos premios nacionales e internacionales por su obra. Entre sus libros más destacados se pueden mencionar Historia del pajarito remendado, Como si el ruido pudiera molestar, Sapo en Buenos Aires y Crimen en el arca.
En La leyenda del bicho colorado, Alfaguara Infantil, Argentina, 1998.

Gustavo Roldán nació en el Chaco. En Fortín Lavalle, junto al Bermejo, aprendió a jugar con los animales y a decir mentiras. Nunca se olvidó de esas dos cosas. Ahora también es aprendiz de mago y es experto en hacer desaparecer monedas. Lo que nunca consigue es que la plata aparezca. Entre sus libros figuran: Prohibido el elefante, El carnaval de los sapos, Todos los juegos el juego, Sapo en Buenos Aires, Crimen en el arca, La noche del elefante.
En Animal de patas largas, Colección Pan Flauta, Primera Sudamericana, Argentina, 2000.

4

Gustavo Roldán nació en el Chaco, en 1935, y vivió en el monte, en Fortín Lavalle, cuando la tierra era plana y la luna se apoyaba en la copa de los árboles, aunque siempre en el que estaba un poco más allá. Además de escritor, es carpintero y aprendiz de mago. Por su libro Como si el ruido pudiera molestar mereció el Tercer Premio Nacional de Literatura (1992); por Todos los juegos el juego, el Segundo Premio Nacional de Literatura (1995), fue Premio Konex en 1994 por la totalidad de su obra y en 2002 obtuvo el Premio Pregonero de Honor.
En Dragón, Primera Sudamericana, Argentina, 1997.

5

Carta a los chicos El monte era una fiesta cuando yo andaba por el río Bermejo, por Fortín Lavalle, ocupadísimo espiando bichos. Andaba descalzo y con poquísima ropa por las orillas de ese río del Chaco que tiene las aguas marrones. Después tuve que ponerme los zapatos, porque ni en la escuela de Sáenz Peña ni en la Universidad de Córdoba me dejaban entrar así. Hoy escribo algunas cosas que me imaginaba entonces y otras que se me ocurrieron después, pensando en ese chico que siempre volvía con los pantalones rotos de tanto trepar a los árboles. Y las pongo en estos libros sin dibujos. Los dibujos los pondrán ustedes. Si logran trepar a un árbol, entonces, para ustedes y para mí, el monte será una fiesta.
En El monte era una fiesta, Libros del malabarista, ediciones Colihue, Argentina.

· 29 ·

Leer y escuchar leer novelas

· 30 ·

Ministerio de Educación GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

· 31 ·

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->