P. 1
Trabajo Mafia Rusa

Trabajo Mafia Rusa

|Views: 1.527|Likes:

More info:

Published by: Elena Vasquez Vargas on Jun 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/31/2015

pdf

text

original

MAFIA RUSA

MAFIA RUSA

2

A nuestros padres, maestros y todas aquellas personas que hicieron posible realizar este trabajo con objetividad. Las autoras.

A todas aquellas persona que perecieron en su causa Inocentes, Involucradas en el las mafias. Las autoras

MAFIA RUSA

3

“Si hay algo seguro en esta vida, si la historia nos ha enseñado algo, es que se puede matar a cualquiera”. Al Pacino (El Padrino III)

MAFIA RUSA

4

RESUMEN La Mafia Rusa (en ruso: Русская мафия, Russkaya Mafiya) o Bratva (Братва) son nombres usados a menudo para designar una gama de organizaciones del crimen organizado originarios de la ex Unión Soviética, Rusia y la CEI. Desde la caída de la Unión Soviética en 1991, estos grupos han acumulado un considerable poder e influencia en todo el mundo.[1] Son activos en la mayoría de los sectores de la sociedad rusa.[2] Los criminales rusos son también activos internacionalmente en el comercio ilegal de petróleo, tráfico de personas, narcotráfico, tráfico de armas y de materiales nucleares y en el lavado de dinero.[2] En diciembre de 2009, Timur Lakhonin, el jefe de la Oficina Central Nacional de Interpol en Rusia, declaró: "Ciertamente, no hay crimen que involucre a nuestros antiguos compatriotas en el extranjero, pero no hay datos que sugieran que una antigua estructura organizada de grupos criminales rusos haya existido en el extranjero".[3]

El crimen organizado ha existido en Rusia desde la época de los zares y la Rusia Imperial en la forma de bandidaje y hurto. En el período soviético surgieron los Vor v zakone o "ladrones en la ley". Esta clase de delincuentes tenía que cumplir ciertas normas en el sistema penitenciario. Una de esas reglas era que estaba prohibida la cooperación con las autoridades de cualquier tipo. Pero durante la Segunda Guerra Mundial, algunos presos hicieron un trato con el gobierno para unirse a las fuerzas armadas a cambio de una sentencia reducida, lo que provocó que a su regreso a la cárcel fueran atacados y asesinados por los reclusos que permanecieron fieles a las reglas de los ladrones.[4] [5] Durante la época en que la economía soviética tomó un giro hacia abajo, el Vory asumiría el control del mercado negro con la ayuda de funcionarios corruptos, suministrando productos tales como la electrónica o comida extra durante la época de Brézhnev, que eran de difícil acceso para el ciudadano soviético.

MAFIA RUSA

5

Hoy en día la mayor actividad ilegal involucra la venta o intercambio de materiales crudos, incluyendo el aceite, a precios extremadamente bajos, luego su posterior venta a precio de mercado. La mafia Solnsevskaya domina el submundo criminal en Moscú incluyendo el mercado de drogas y tiene operaciones alrededor del mundo que involucran tráfico de armas, narcóticos, y operaciones de lavado de dinero. Sin embargo, las redes internacionales de crimen organizado ruso parecen ser reacciones de alianzas convenientes y temporales, no necesariamente de carácter permanente, es decir no estratégicas. A final de los 90 el departamento de control de crimen organizado del ministerio del interior ruso reportó que existen más de 8,000 grupos criminales rusos, euroasiáticos y ente 750 y 800 ―jefes de la ley‖ crearon la llamada Mafia rusa. Para el 2001 entre 200 y 300 de estos grupos de mafia rusa, variando en tamaño, operan transnacionalmente; y al menos 150 grupos criminales étnicos han sido identificados, incluyendo los chechenios, georgianos, armenios y ruso coreanos, de los cuales 25 estaban activos en varias partes de los Estados Unidos, América Latina y el Caribe.

MAFIA RUSA

6

CAPITULO I HISTORIA MAFIA RUSA
1. HISTORIA DE LA MAFIA RUSA

DE

LA

Como otras Organizaciones Delictivas no existe un inicio marcado con fecha del inicio de sus actividades delictivas, pues esta comenzó de forma atenuada que con el paso del tiempo y las circunstancias económicas, políticas que se fueron dando sobretodo en el periodo antes y después de la disolución de La Unión Soviética, fue fortaleciéndose cada vez más y ampliándose a nivel internacional. Para dar un inicio en sí de la mafia Rusa es necesario, al parecer del grupo, remontarse un poco antes y hacer una relación de algunos hechos que marcaron a la sociedad Rusa, y que permitieron su formación y desarrollo. Las organizaciones delictivas en Rusia iniciaron relativamente con el decaimiento y estancamiento de la economía Rusa , esta economía en un principio era centralizada con el objeto de satisfacer las necesidades de la población, teniendo como órgano planificador al Ministerio de Planificación conocido como Gosplán; Tras la Guerra civil era necesario un cambio en la economía Lenin impuso una política económica que no funciono y a esto se impusieron Planes Quinquenales; los cuales eran una Serie de proyectos internacionales centralizados en el eficiente desarrollo económico de la creciente unión soviética . Estos proyectos desarrollados por el Gosplán, basándose en la ―Teoría de las fuerzas productivas‖ que era parte de las directrices generales del partido comunista para el desarrollo económico. Tras la Guerra se da una relativa recuperación de la economía anterior en algunos sectores como la agricultura por ejemplo, sin embargo la brecha entre ricos y pobres crecía. Uno de los objetivos prioritarios de la Nueva política económica era reconciliar a los campesinos con el nuevo gobierno bolchevique y desarrollar la industria estos objetivos se cumplieron, pero a costa de ello se reconstituyó una clase acomodada, cuyo papel en la economía, tendía a ser fundamental. No solo no se había cimentado el Socialismo, sino que las "renacidas" clases acomodadas, propias del Antiguo régimen, amenazaban con una reaparición del Capitalismo. En 1929, la situación es casi desesperada; en estas circunstancias, el XV Congreso del Partido Comunista de la unión soviética declara la aplicación urgente, del Primer Plan Quinquenal. Para 1941. Ya se habían aplicado tres planes quinquenales; En el momento en el que el ataque de la Alemania nazi, arrastra a la Unión Soviética a la Segunda Guerra Mundial, la industrialización es un hecho consumado y la colectivización

MAFIA RUSA

7

agraria está prácticamente finalizada. Las industrias y el comercio privado han sido eliminados y la Unión se ha convertido en una potencia económica; en 1932 la Unión se había convertido en la segunda potencia económica; en 1937 Alemania supera de nuevo a La Unión, pero a pesar de ello en 1940, la Unión ha consolidado su posición de tercera potencia mundial (y segunda europea), dejando atrás a Francia y Gran Bretaña, pero a una distancia, aún considerable de EE.UU; su producción en 1941, es el 85 % de la de Alemania. Dándose también una muy buena mejora en la extracción y procesamiento de minerales e industria automovilística. Para el año 1945 se comienza la aplicación del cuarto plan quinquenal, es en este periodo que la economía rusa sufre un estancamiento; A comienzos de los 60 se dan inicios de la actividad de el crimen organizado en Rusia comenzando con suplir bienes de lujo como jeans, vodka, goma de mascar, cigarrillos a aquellos que pudieran pagarlos. La asfixiante burocracia supervisada por un grupo de hombres cada vez más ancianos dirigiendo al país; la corrupción política, los atascos en el suministro y otros problemas estructurales en la economía sin resolverse bajo el gobierno de Brézhnev estas circunstancias permitió que dos grupos importantes de crimen organizado comiencen a desarrollarse Vor v zakore o "ladrones en la ley•"- Esta clase de delincuentes cumplían cierto reglamento o código cuando se encontraban dentro de un centro penitenciario, como por ejemplo no podían realizar ningún tipo de trato con las autoridades. Durante la segunda guerra mundial varios de estos presos hicieron tratos con las autoridades, al unirse ellos a las fuerzas armadas recibían una sentencia menor, el tomar esa decisión les trajo problemas a estos presos a s regreso al centro penitenciarios fueron golpeados, asesinados por los demás reclusos que siguieron las " reglas de los ladrones". En el Periodo en que Leonid Brezhnev que se desarrollaba como secretario General del Comité central del partido comunista de la Unión Soviética, la influencia global de la Unión Soviética creció considerablemente, en parte debido a la expansión militar que tuvo el país durante este período, pero su desempeño como líder a menudo ha sido criticado por marcar el comienzo de un período de estancamiento económico, con vistas a graves problemas económicos que finalmente llevaron a la disolución de la Unión Soviética en 1991. Fue a mediados de los 80, durante el periodo presidencial de Gorvachev, quien "promovió"...la empresa privada dando así ciertas oportunidades para el desarrollo de empresas privadas. En la era de Gorvachev dos legislaciones se pusieron en marcha: la ley de trabajo individual (1987) y la ley de cooperativas (1998) afectando la economía clandestina ya que estas leyes legalizaban negocios privados, para el 1 de enero de 1990, 200,000 cooperativas estaban operando, algunas de las cuales eran ex empresas clandestinas que se hicieron legales. Muchas de estas reformasen un principio ayudaron a pequeños grupos criminales que más tarde se convertirían en redes criminales; Al finalizar la unión soviética y apertura la economía hubo una

MAFIA RUSA

8

pequeña estabilidad gracias a un pequeño grupo denominado "Padrinos" o "Coordinadores" ;Quienes aseguraron la estabilidad del emergente sistema de crimen organizado. En el año de 1991 se dio el derrumbe del imperio soviético el nuevo Estado ruso que asumió el poder en Moscú fue desde el principio un estado débil, y su flaqueza institucional hizo de Rusia, lo mismo que de la mayoría de los otros 14 estados independientes que habían surgido de la antigua URSS, un semillero para la delincuencia organizada durante los años noventa. A final de los 90 el departamento de control de crimen organizado del ministerio del interior ruso reporto que existen más de 8,000 grupos criminales rusos, euroasiáticos y entre 750 y 800 "Jefes de la ley" crearon la llamada Mafia rusa. La expansión internacional del crimen organizado en Rusia durante la década de los 90 esencialmente se refleja en tres patrones: 1.- Enfocado en los nuevos estados independientes de la ex Unión soviética o lo que también llamaban ―Extranjeros próximo‖. La infraestructura y las redes soviéticas remanentes constituyeron una ―autopista para el crimen‖ ideal, que dio fácil entrada a nuevos mercados situados fuera de Rusia propiamente dicha; Hubo casos en que funcionarios que habían sido honestos se vieron atraídos por los tratos por ―trueques o sobornos‖ debido a su pérdida de poder, ingresos y prestigio de manera muy rápida Comenzando así su expansión a demás países... 2.-Enfocado hacia Asia, intentaron establecer alianzas con las triadas Chinas en Macao, Hong, Kong y Malasia. Haciendo uso del puerto de Vladivostok usando esta como base de operaciones y utilizando sus contactos con las autoridades rusas corruptas y oficiales navales estacionados allí, estos grupos de la mafia trataron de aprovechar la creciente actividad mercantil legal entre ese importante puerto ruso y los lucrativos mercados de China y Corea. Este plan no resulto ser productivo como pensaron ya que la relación entre ambas organizaciones no creció como se esperaba, en la práctica los arraigados y poderosos lazos entre triadas chinas con los oficiales corruptos del partido comunista chino imposibilitaron establecer una estrecha colaboración efectiva entre las organizaciones delictivas rusa y chinas a medio plazo. 3.-Expansión de la Mafia Rusa centrada en la penetración del hemisferio occidental comenzando por Estados Unidos y Canadá a mediados de los noventa tras su entrada frustrada a Asia, viéndose interesados en América Latina y el Caribe, debido al mercado abierto a las armas rusas y fácil acceso a redes financieras globales para el lavado de dinero otro factor eran los estados relativamente débiles y la corrupción arraigada en la región, lo cual brindaba un ambiente ―propicio‖ para la entrada al hemisferio y muy similar a Rusia post soviética y donde habían florecido estas organizaciones. Esta mafia tomo tácticas de la era soviética anterior para establecer lazos en el continente americano comenzando así con la venta de armas a precios más cómodos y ofreciendo

MAFIA RUSA

9

―Asistencia Técnica‖ en el campo de lavado de dinero más que en el uso de armamento soviético. Para el año 2001 entre 200 y 300 de los grupos de mafia rusa, operan transnacionalmente y alrededor de 150 grupos étnicos han sido identificados incluyendo los chechenos, georgianos, armenios y ruso coreanos de los cuales 25 están activos en varias partes de los Estados unidos, América Latina y el Caribe. Se ha identificado una problemática y tendencia la introducción de la Mafia Rusa en países con una estructura democrática debilitada esta misma debilidad institucional de la mayoría de países en América Latina y el Caribe, junto con la existencia del narcotráfico clandestino genera grandes ganancias en el hemisferio occidental, esto hizo que los países de la región se convirtieran en objetivos de enorme atractivo para las organizaciones criminales rusas de corte internacional Al hablar de la transnacionalización de esta organización criminal es necesario tocar el tema de la Globalización que de hecho fue un factor que permitió su entrada este hemisferio y su Crecimiento internacionalmente.

2. MAGIA RUSA EN LA ACTUALIDAD
En la actualidad la Mafia Rusa continua operando; Se sabe que se encuentra bien implantada en Europa, también se sospecha que tiene contactos con miembros del poder político Moscovita, se preocupan diplomáticos estadounidenses, según cables obtenidos por Wikileaks y revelados por el diario Le Monde (Francia) La embajada Estadounidense en España destaco en agosto la realización de dos operaciones importantes llamadas Avispa (2005-2007) y Troika (2008-2009) contra las redes rusas , que llevaron a la detención de aproximadamente 60 sospechosos, entre ellos 4 de los ocho o diez de los jefes de la Mafia Rusa en el exterior. Durante la reunión en Madrid del Grupo de trabajo estadounidense español sobre crimen organizado el fiscal José ―Pepe‖ Grinda Gonzales, que dirigió la operación Avispa, ―considera a Bielorrusa (Belarús), Chechenia y Rusia casi como estados mafiosos y advierte que Ucrania está en camino en convertirse uno de ellos‖ (informa la embajada de Estados Unidos en España el 8 de Febrero del 2010). Según Grinda Gonzales, la mafia rusa ejerce un ―enorme control‖ sobre los sectores estratégicos como el aluminio por ejemplo. Este fiscal español se refiere a los lazos que pueden existir entre algunos de los mafiosos en España y los altos dirigentes rusos y plantea ―el interrogante no resuelto‖ de ―la amplitud de la implicación del primer ministro Vladimir Putin en la mafia rusa‖, según un memorándum estadounidense.

MAFIA RUSA

10

La criminalidad organizada en Bulgaria, que ingresó en la Unión europea el 1 de Enero de 2007, también fue objeto, el 7 de julio de 2005, de un telegrama inquieto de la embajada estadounidense en Sofía. ―Rusia sigue ejerciendo una influencia significativa en la economía búlgara a través de importaciones de energía, incluido el petróleo crudo, el gas natural y el combustible nuclear‖, se lee en uno de los telegramas. La embajada estadounidense se refiere a las actividades de Bulgaria de una compañía petrolera Rusa, que habría tenido en esa época ―lazos fuertes con los servicios rusos de inteligencia y el crimen organizado‖

3. OPERACIÓN AVISPA (2005.2007)
Agentes de la Policía Nacional detuvieron en Madrid, Las Rozas, Yuncler de la Sagra y Marbella a nueve individuos de nacionalidad ucraniana, rusa, georgiana y española, que integraban la red financiera en España del georgiano Zakhar Kalashov. Entre los arrestados se encuentra el coordinador económico , Kalachov, el ucraniano Olev V. Los integrantes del grupo blanqueaban enormes cantidades de dinero en su mayoría procedente del juego ilegal de casinos en Rusia. En las primeras inspecciones realizadas se han intervenido y bloqueado numerosas cuentas, un millón de euros, 90.000 dólares y más de cincuenta tarjetas de crédito. La Agencia Tributaria ha abierto una investigación que determinará el volumen de lo blanqueado. Con estas detenciones se ha culminado la segunda fase de la Operación "Avispa", desarrollada durante los últimos seis meses en estrecha colaboración con la Fiscalía Anticorrupción. La primera fase se desarrolló en junio de 2005 por investigadores policiales en la costa mediterránea contra grupos mafiosos de la antigua URSS. Las actuaciones entonces realizadas permitieron el arresto de 28 individuos, en su mayoría originarios de la República de Georgia, asentados en Cataluña, la Costa del Sol y Alicante, que formaban parte de la más alta categoría de la criminalidad de los países del Este, los llamados "Vor Z Konen" (ladrones de ley). Los arrestados estaban implicados en los delitos de blanqueo de capitales, asociación ilícita y quiebra fraudulenta.

4. OPERACIÓN TROIKA (2008-2009)
Dirigida contra ―Tambovskaya‖, un grupo criminal ruso que toma su nombre de Tambov la intervención se ha saldado con detenidos.

MAFIA RUSA

11

El juez de la audiencia Nacional Baltasar Garzon y la fiscalía anticorrupción han coordinado esta operación, en la que han participado de forma conjunta más de 400 operativos de la Policía Nacional de España incluido el Grupo especial de Operaciones (GEO), miembros de la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera. Según han informado fuentes policiales, la Policía Nacional han practicado 15 detenciones todas ellas máximos responsables d la mafia, mientras que a guardia Civil ha arrestado a otras 5 personas. Todos ellos ocupaban puestos de responsabilidad en la Organización mafiosa, los denominados `Vor v Zàkone´, aquellos que ocupan la ―más alta categoría de la criminalidad‖ de los países del Este, y mantenían contacto directo y permanente con otro miembros de la organización en Rusia. Entre los arrestados también figuran varios abogados españoles. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha destacado, en una rueda de prensa que la operación ha permitido conseguir, por primera vez, pruebas de que los detenidos forman "una estructura organizada" de la mafia rusa. Uno de los capos detenido en Baleares en el marco de la operación se encontraba en libertad provisional pendiente de juicio. Vitoli Izgilov fue detenido en 2005 en la Operación Avispa realizada por la Audiencia Nacional también contra la mafia rusa. Pese a su situación procesal, desde hacía un año, Izgilov, que fue detenido en un chalé de la localidad balear de Calviá, había "nuevo entramado financiero" en el último año en el que presuntamente blanqueaba los ingresos de sus actividades ilícitas. Estas son algunas de las últimas operaciones q se realizaron en España para combatir a algunos grupos de la mafia Rusa; La policía de España sobretodo continua el seguimiento a grupos de la Mafia Rusa detectando ya algunos de sus movimientos en la actualidad.

CAPITULO II ESTRUCTURA ORGANIZACIÓN
1. ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN

Y

La red de investigación de crímenes financieros ha proveído un modelo de estructura de los grupos en Rusia. El principio de esta estructura es minimizar las

MAFIA RUSA

12

posibilidades de contacto con otras células que podrían llevar a la identificación de la organización. Cada "jefe" es llamado "pakhan" y controla cuatro células criminales mediante u intermediario llamado "Brigadier". El próximo en rango es llamado Consejero o "Sovetnik". El jefe emplea dos espías que vigilan las acciones de los brigadieres para asegurarse de la lealtad de los mismos y evitar que adquieran demasiado poder. Luego se encuentran células criminales conocidas como Boevik / Okhrannik o soldados especializadas en varios tipos de acciones criminales o funciones como las drogas, la prostitución, y contactos políticos. Al final de la estructura se encuentran los Shestorka, usualmente conocidos como los asociados u observadores. En la cúspide de la estructura se encuentra un grupo elite de jefes que son protegidos por los operadores o soldados que están cometiendo los crímenes. Los objetivos de los grupos criminales Rusos son más que todo altamente lucrativos, como ya se mencionaba, la Mafia Rusa geoestratégicamente tiene tres patrones de expansión, cada uno de los cuales viene determinado más que todo por las ventajas monetarias que la región implica o por la impunidad con la cual se pueda actuar dentro de la misma. Casi todas las acciones realizadas por las mafias llevan implícitas las ganancias monetarias o de carácter estratégico. Según los teóricos la Mafia Rusa comparte tres atributos comunes aplicados a las mafias transnacionales que son: No tienen ideología, no están relacionadas con ningún partido político Tiene una jerarquía vertical: un jefe controla cuatro células de crimen organizado Tiene membresía limitada existen restricciones para aquellos que desean pertenecer a la mafia basadas en etnias, record criminal, raza, y otras variantes. Poseen un código de honor llamado el código de los ladrones o Vorovskoy Zakon el cual contiene 18 puntos y su violación es pagada con muerte

2. CLASIFICACIÓN
Para clasificar a la mafia rusa se tendrá en cuenta dos factores muy importantes: Como ya se había hablado antes se tiene la idea de que la expansión de la Mafia Rusa vino dada más que todo de un crecimiento de la misma a nivel interno y de

MAFIA RUSA

13

una necesidad de expandir sus actuaciones a otros países de esto sacaremos dos criterios para la clasificación de la Mafia Rusa: La Movilización de la Mafia Rusa (búsqueda de nuevos mercados o no) La temporalidad de la Mafia Rusa, teniéndose en cuenta información en la cual se expresa que en algunas ocasiones la Mafia Rusa ha buscado más que todo vínculos de manera eventual más que definitiva. Nuestra primera clasificación basada en la movilización no resulta en 2 clases: La Mafia Rusa Local, aquella que debido a diversos factores no moviliza sus actividades a un ámbito transnacional, sino más bien las deja a escala local. La Mafia Rusa Transnacional, que es aquella que al ver expandida su influencia dentro del mercado local decide trasladar sus actividades a regiones geoestratégicamente importantes para el desarrollo de sus actividades. Nuestra segunda clasificación de acuerdo a temporalidad de aquellas bandas Rusas que buscan hacer de sus vínculos algo más duradero y aquellos que desean hacer lo contrario. La Mafia Rusa temporal que es aquella que busca más que todos vínculos pasajeros en el extranjero o al interior de la misma Rusia. La Mafia Rusa Permanente que busca entablar vínculos duraderos en su región de influencia.

MAFIA RUSA LOCAL

PROVISIONAL REALISTAS

PERMANENTE VISIONAROS

TRANSNACIONAL

NO ESTRATEGICA

ESTRATEGICA

MAFIA RUSA

14

CAPITULO III LOS TATUAJES DE LA MAFIA RUSA
Por lo que he leído, cada tatuaje en cada miembro simboliza algo, desde la representación jerárquica de un rango hasta la denigración de un integrante por violar ciertos códigos de la mafia. En sí, cada tatuaje es una especie de código que ofrece información valiosa sobre quien lo porta. Estos son algunos ejemplos: El tatuaje de iniciación: Generalmente consiste en un diseño en el pecho al que se le agrega una rosa. Los farsantes que tienen hecho uno de estos sin pertenecer a la mafia generalmente son asesinados por la hermandad, lo mismo con los ex miembros arrepentidos que se los borran. Los tatuajes de estrellas: Suelen tenerlas en la parte delantera de sus hombros y en las rodillas. La cantidad de estrellas que tengan tatuadas y la cantidad de puntas que tenga cada estrella representa muchas cosas, como el lugar jerárquico que se ocupa en la mafia, cuánto están dispuestos a dejar por ella, o la cantidad de personas a las que mataron. El tatuaje de un alambre de púas: Un tatuaje como estos en la frente significa que el preso tiene cadena perpetua, sin posibilidad de libertad condicional.

Calaveras en los dedos de la mano: Representan el número total de asesinatos cometidos por esa persona.

Catedrales, iglesias, monasterios, castillos, etc.: Ese tipo de tatuajes representan la cantidad de años que esa persona ha sido encarcelada.

Arañas o telarañas: Un tatuaje

de este tipo indica que dicha

MAFIA RUSA

15

persona es adicta a las drogas.

Insignias militares: Representan los logros obtenidos por parte del portador. Si en medio de la insignia hay calaveras es porque su mérito es ser asesino, si tiene una cresta es porque tiene un rango alto en la mafia y si tiene una ―SS‖ es porque el preso es respetado por nunca haber delatado a nadie.

Gatos: Representan que el preso es ladrón (es amuleto de buena suerte). Un gato significa que actúa solo, varios gatos advierten que roba en grupo.

Puesta de sol: Este tipo de tatuaje simboliza que la persona que lo porta nació libre de hacer lo que quiera.

Cruz: Símbolo de esclavitud, subordinación, y son un castigo, una sanción ante las transgresiones.

Lo más insólito de todo esto es la forma tan peculiar en la que hacen los tatuajes, pues utilizan tinta hecha de orina, hollín y shampoo. Agujas y máquinas de afeitar eléctricas. No todos sobreviven.

CAPITULO IV EXPANSIÓN Y OPERACIONES DE LA MAFIA RUSA
1. EXPANSIÓN DE LA MAFIA RUSA

MAFIA RUSA

16

La expansión de la Mafia Rusa vino dada más que todo de un crecimiento de la misma a nivel interno y de una necesidad de expandir sus actuaciones a otros países La expansión internacional del crimen organizado en Rusia durante la década de los 90 esencialmente refleja 3 patrones: El primero enfocado a los nuevos Estados independientes de la Ex Unión Soviética. La infraestructura y las redes soviéticas crearon una "autopista para el crimen" ideal que dio fácil entrada a nuevos mercados situados fuera de Rusia, a través de vínculos con ex agentes locales de la KGB y otros miembros corruptos del antiguo régimen. El segundo enfocado hacia Asia, a principios de los años diversos grupos de la mafia intentaron establecer acuerdos o alianzas con las "triadas" específicamente en Macao, Hong Kong y Malasia. Sirviéndose del puerto Vladivostock como base de operaciones y explotando sus contactos con las autoridades rusas corruptas y los oficiales navales estacionados ahí, estos grupos de la Mafia trataron de aprovechar la creciente actividad mercantil legal entre ese importante puerto Ruso y los lucrativos mercados de China y Corea. Contrariamente a lo esperado el plan asiático no resulto tan productivo como se había supuesto ya que trabajar con las organizaciones chinas, y coreanas no creció tan rápidamente como se había previsto, en la práctica los arraigado y poderosos lazos entre las triadas chinas con los oficiales corruptos del partido comunista chino imposibilitaron establecer una estrecha colaboración efectiva entre las organizaciones delictivas rusa y chinas a mediano plazo. El tercer patrón es la expansión estratégica de la mafia rusa centrada en la penetración de le hemisferio Occidental, inicialmente En Estados Unidos y Canadá, a mitad de los noventa frustrados por los resultados de su estrategia asiática, los grupos criminales rusos se vieron interesados en América Latina y el Caribe. La región ofrecía mercados abiertos para las armas rusas (que podrían cambiar por drogas para ser llevadas a Europa y Rusia y también notaron el fácil acceso a redes financieras globales para lavar dinero. Además los Estados relativamente débiles y la cultura de corrupción de profundas raíces en la región constituían un ambiente que recordaba al que había predominado en la Rusia postsoviética, donde habían surgido y florecido organizaciones delictivas rusas.

2. OPERACIONES DE LA MAFIA RUSA EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
Introducción
Revisando lo expuesto anteriormente sobre los patrones de expansión de la Mafia Rusa, se tiene que debido al crecimiento de la Mafia Rusa a nivel interno se busca expandir el área de influencia, y si bien es cierto los patrones expuestos anteriormente son

MAFIA RUSA

17

geoestratégicos, hay que recordar que la Mafia Rusa ha buscado desde un principio relaciones con países de un alto contenido de corrupción dentro de Estados débiles o de presencia de crimen organizado, se explicó que la elección de las ex Repúblicas Socialistas Soviéticas, habían sido basada más que todo en la existencia de contactos con funcionarios corruptos de las mismas, la elección de Asia fue también geoestratégica, pero no hay que olvidar que se buscó un contacto con el crimen organizado de la región o las Triadas Chinas. Siguiendo el mismo parámetro de análisis anterior se tiene pues que el atractivo que presentaba América Latina en el periodo de la post-guerra Fría, era su debilidad institucional junto con la existencia de un narcotráfico clandestino, que genera colosales ganancias en el hemisferio occidental, la falta de transparencia y de auténtico control estatal de los sistemas bancarios permitió que los sistemas financieros de muchos países de la región se tornaran vulnerable a la penetración de los agentes de lavado de dinero ruso. La corrupción y la ineficacia de los sistemas de administración judicial permitieron que los grupos criminales rusos operaran en numerosas jurisdicciones nacionales con impunidad casi total. Incluso la práctica de algunos países de América Latina de vender literalmente la ciudadanía permitía el establecimiento de los operativos de la Mafia Rusa en América Latina. El crimen organizado transnacional refleja el generalizado deterioro y reorganizaron de la autoridad del gobierno. Están mostrando rasgos de convertirse en un peligro sustancial para la estabilidad política y social de los Estados, especialmente si se toma encuentra el enorme poder financiero que tienen las mafias. En pocas palabras el Atractivo de América Latina se dio por cinco razones fundamentales: Debilidad Institucional La vulnerabilidad de los Sistemas Financieros El deterioro y reorganización de los gobierno La presencia de Corrupción Y por último la ineficacia de los sistemas de administración judicial

2.1.

Concepto y operacionalización

OPERACIONES DE LA MAFIA RUSA: "Acción y efecto de operar. Ejecución de una cosa." "Son aquellas acciones y efectos realizadas por la Mafia Rusa para obtener ganancias comerciales y financieras a través de ejecuciones licitas e ilícitas. Estas acciones en América Latina son: Lavado de dinero, narcotráfico, prostitución y tráfico de armas." OPERACIONALIZACIÓN: Son aquellas acciones y efectos realizadas por la Mafia Rusa en América Latina, a mediados de los 90‘s los grupos de Mafias Rusas, se interesaron en expandirse hacia América Latina, sus intereses eran obtener ganancias ilícitas y eludir a las autoridades de justitas nacionales del país donde se establecían e internacionales, las organizaciones criminales rusas establecen alianzas o asociaciones con sus contrapartes

MAFIA RUSA

18

en América Latina (Los Carteles de Colombia y México), estos vinilos permiten reducir riesgos de arrestos, detenciones, infiltraciones y perdidas de utilidades. "Según la INTERPOL en América Latina y el Caribe las primeras operaciones de la Mafia Rusa fueron el Narcotráfico, el lavado de dinero llegando a tener ganancias mayores al 30%, la prostitución y el tráfico de armas." De acuerdo con Interpol, lo que atrajo a los grupos de la mafia rusa y en lo que participaron primero en América Latina y el Caribe fueron el narcotráfico, el lavado de dinero, la prostitución y el tráfico de armas. Aunque en 2003 Rusia y Europa Central y del Este sólo representaban 10% de las ventas mundiales de drogas (un total aproximado de 15000 a 20000 millones de dólares estadounidenses), hoy son un mercado en rápida expansión y las ganancias ya resultan enormes. Las estadísticas oficiales revelan que en 2002 había unos 500000 adictos en Rusia, pero las autoridades gubernamentales reconocieron tácticamente que el verdadero número de drogadictos del país podría llegar a entre tres y cuatro millones. El mercado de las drogas es aún mayor en Europa Occidental (quizá de 50000 o 60000 millones de dólares estadounidenses). Además de estas cuatro actividades básicas, también hay pruebas de que la participación rusa está creciendo en otras empresas delictivas latinoamericanas como prostitución, trata de blancas, pornografía infantil, usura, extorsiones, secuestros, fraudes con tarjetas de crédito, fraudes informáticos, falsificaciones y robo de autos, para mencionar sólo lo más notorio. El verdadero alcance de la participación de la Mafia en estas actividades delictivas en América Latina es, por supuesto, difícil de especificar con precisión e indudablemente varía de un país al otro. Para obtener ganancias comerciales y financieras a través de ejecuciones licitas e ilícitas Dado que América Latina se presenta como una región con un control bajo de los sistemas financieros, con una amplia política migratoria, con carteles ya determinados de droga, los vínculos o alianzas con bandas criminales de América Latina o el establecimiento de operaciones en América Latina se presenta como una fuente de ganancias monetarias y financieras ya que les permite una penetración casi indetectable en los mercados financieros, es una fuente de importantes insumos ilegales (droga, prostitución, trata de blancas). Se puede decir por lo tanto que sus operaciones en América Latina vienen fundamentadas en una búsqueda de ganancias en los diversos mercados, por ejemplo en el lavado de dinero, en el cual se insertan en el mercado financiero favorecidos por la poca fiscalización de esos mercados.

2.2.

Operaciones en México

Informes de la INTERPOL sugieren que diversas organizaciones delictivas rusas operan en México a través de miles de células, operando en accione como: Tambovskaya dedicada al robo de autos para enviarlos al continente africano, trafica con heroína y cocaína, trata de blancas, pornografía infantil, organizan contrabando de migrantes y secuestro.

MAFIA RUSA

19

Podoskaya utiliza la usura, venta de protección, falsificación de papel moneda, cobro a deudores morosos y clonación de tarjetas. Mazukinskaya realiza trueque de armas por cocaína, venta clandestina de elementos químicos, robo de autos y venta de órganos humanos. Izamailovskaya comercia con cocaína y heroína, comete delitos cibernéticos, produce pornografía infantil y organiza contrabando de migrantes. Solntsevskaya especializada en el lavado de dinero, tiene instituciones bancarias propias en el Caribe, trafica con drogas, armas y trata de blancas. Solntsevskaya tiene su base en Moscú, opera en México, lo mismo que otras bandas de Chechenia, Georgia, Armenia, Lituania, Polonia, Croacia, Serbia, Hungría, Albania, Rumania y Corea. Entre sus actividades principales están el tráfico de drogas y armas, el lavado de dinero, la prostitución, la trata de blancas en Europa del Este y Central y en Rusia, así como el contrabando de emigrantes, el secuestro y las estafas con tarjetas de crédito Las conexiones con uno o más de los siete principales cárteles criminales mexicanos que operan en el país permiten que estas bandas rusas obtengan drogas (sobre todo cocaína y metanfetaminas) a bajos precios y en circunstancias relativamente seguras (muchas veces en complejos vacacionales, hoteles o casas particulares que pertenecen a sus socios mexicanos y donde cuentan con su protección); además les brindan asesoría y apoyo en el lavado de dinero, a cambio de que las bandas rusas puedan operar con libertad. Las tácticas de los narcotraficantes en el Pacífico han adquirido un alto grado de profesionalización y constituyen un gran desafío para las autoridades judiciales estadounidenses, mexicanas y de otros países de la región, a diferencia de las que solían utilizar los traficantes en el Caribe. Durante los últimos cinco años, las rutas de contrabando del Océano Pacífico han ido suplantando a las rutas del Caribe, más congestionadas y donde la vigilancia es mayor, como opción de contrabando más lucrativa para los traficantes de cocaína. Hoy se sospecha que más de la mitad de toda la cocaína que entra en Estados Unidos pasa por el Pacífico. La mayor parte de la cocaína sudamericana que pasa por México tiene como destino incuestionable el mercado estadounidense. El crimen organizado ruso no ha tenido, sin embargo, un papel protagónico en el tráfico ilícito de cocaína a Estados Unidos, al menos hasta ahora. La participación rusa en el contrabando de cocaína a través de México parece orientada sobre todo a los mercados de Europa Occidental, Rusia y Europa del Este. Las bandas rusas disponen de numerosas rutas de contrabando de droga para sacar la carga de México. Parte del atractivo de México para la mafia Rusa son las siguientes características:

MAFIA RUSA

20

En primer lugar, el atractivo de México, y por lo tanto, comparativamente, mucho más difícil de patrullar que el más pequeño y limitado Caribe. En segundo lugar, en general la cocaína se transporta en el Caribe en lanchas a motor abiertas que son relativamente fáciles de detectar a causa de sus poderosos motores y sus depósitos de combustible adicional. En el Pacífico, en cambio, la cocaína muchas veces se esconde en el casco de los buques pesqueros o entre el cargamento, a bordo de grandes barcos contenedores, que son de por sí más difíciles de identificar y registrar. La consecuencia de estas características es que ha permitido que la participación rusa en el contrabando de cocaína a través de México, además parece estar orientada sobre todo a los mercados de Europa Occidental, Rusia y Europa del Este. Las bandas rusas disponen de numerosas rutas de contrabando de droga para sacar la carga de México. Una de ellas, bien conocida, consiste en embarcar la droga en buques de carga que recorren el Pacífico hasta el puerto de Vladivostok, en el extremo oriental ruso para, desde allí, enviarla al interior de Rusia. Una segunda ruta, también del Océano Pacífico, parte de Colombia hacia el sur, siguiendo la costa occidental sudamericana, traspone el Cabo de Buena Esperanza y luego cruza el Atlántico Sur hasta llegar a los puertos rusos o europeos (trayecto conocido por los rusos como la "ruta occidental"). Una tercera ruta transporta los embarques rusos de droga en buques que se cargan en la costa este de México y atraviesan el Golfo de México y el Caribe para llegar a los puertos de España, Portugal, Sicilia y el Mar Báltico (la "ruta báltica"). Las agencias policíacas mexicanas advierten que en el noroeste del país los grupos rusos mantienen fricciones con narcos mexicanos, a quienes pretenden arrebatarles los espacios que controlan, sobre todo la ciudad de Tijuana, donde buscan establecer un puente de tráfico de drogas, armas, usura, lavado de dinero y trata de blancas hacia territorio estadounidense. Luego de los atentados terroristas del 11 de setiembre del 2001 a Washington y New York, el panorama para la Mafia Rusa con respecto al narcoterrorismo fue un poco perturbadora puesto que se replegaron guardacostas y las fuerzas navales estadounidenses del pacifico oriental a sus aguas territoriales para la defensa del territorio nacional. El caso más sonado fue el producido el 3 de mayo de 2001, donde la Guardia Costera de Estados Unidos detuvo (frente a la costa del Pacífico mexicano, 1000 Km. al sur de Acapulco) a un barco pesquero tripulado por rusos y ucranianos, con bandera de Belice, llamado Svesda Maru, con 12 toneladas de cocaína colombiana; ello es una prueba concluyente de la presencia de la Mafia en el tráfico de cocaína a México. Con la sospecha de que el barco podría estar involucrado en el narcotráfico, las autoridades estadounidenses lo abordaron el 28 de abril y permanecieron cinco días en él buscando mercancía de contrabando. Las 12 toneladas de cocaína se encontraron en los tanques de combustible del barco sólo después de que un ingeniero experto en estructuras de la

MAFIA RUSA

21

Guardia Costera estadounidense efectuara "resonancias" en las diversas cavidades del navío. Resultó ser la mayor captura de cocaína en la historia marítima de Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses sostienen que la tripulación, compuesta por ocho ucranianos y dos rusos, debe haber tenido permiso del cártel de Tijuana (encabezado por el lamentablemente célebre clan de los Arellano Félix) para transportar semejante cantidad de cocaína hacia la Costa Oeste de Estados Unidos.

2.3.

Operaciones en América Central

De los siete países de América Central (Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y Belice), que son de tránsito y relativamente pequeños, seis (la excepción es Panamá) recibieron hasta hace poco mucha menos atención que México de parte de las organizaciones de la mafia. De todos modos, en 2001 se capturaron en el Pacífico oriental, por la zona de América Central, dos grandes cargamentos de cocaína en buques cuya tripulación era mixta, formada por rusos, ucranianos, salvadoreños y nicaragüenses, lo que hizo que todas las autoridades del Istmo lanzaran la voz de alarma. Y de hecho, en marzo de 2001, Interpol advirtió que varios ciudadanos de la antigua URSS vinculados con la delincuencia organizada habían fincado su residencia en diversos países de la subregión. Con la intensificación del narcotráfico entre Colombia y México a lo largo de la costa del Pacífico, muchos analistas temen que la actividad del crimen organizado ruso aumente también en toda América Central. A principios de la presente década, la situación en América Central favorecía de algún modo la expansión del crimen organizado ruso y de otros tipos, dada la generalización de la pobreza en la subregión (tres cuartos de los aproximadamente 30 millones de centroamericanos viven con menos de dos dólares por día) y la debilidad y corrupción de las instituciones políticas en todo el Istmo. El narcotráfico es la empresa ilegal más lucrativa de América Central. En 2000, la DEA informó que de las 645 toneladas métricas de cocaína que, según se estima, se introdujeron en Estados Unidos, unas 425 toneladas métricas pasaron por el corredor de América Central y México. Estos enormes volúmenes de cocaína colombiana (y en menor medida peruana) que se transportaron por la subregión alentaron en años recientes la aparición de unas 2000 bandas juveniles y violencia, sobre todo en Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala. Buena parte del ascenso de los crímenes violentos que devoran las frágiles democracias de América Central, desalientan la inversión extranjera y retardan el crecimiento económico el cual se relaciona directamente con la actividad de las bandas juveniles. En El Salvador, por ejemplo, las autoridades de la Policía Nacional consignaron 735 homicidios entre enero y abril de 2001; de ellos, 599 tenían relación con la violencia entre las bandas y con el tráfico de drogas. En 2001, el gobierno salvadoreño estimó que las actividades delictivas costaban al país el equivalente a 13% del PIB anual. El número de miembros de todas estas bandas en los cuatro países de América Central se calcula en 400000 jóvenes, que en su mayoría son hombres de entre 12 y 24 años. La policía de Honduras, por ejemplo, confirmó que hay 489 bandas juveniles distintas, y funcionarios de

MAFIA RUSA

22

Guatemala identificaron unas 500 en su país, que tendrían unos 100000 miembros activos en total. Muchas de estas pandillas, o "maras", como se les llama en la subregión, están dirigidas por jóvenes o adultos jóvenes que antes pertenecieron a bandas de Estados Unidos, pero fueron declarados culpables y se les deportó a su originaria América Central. Algunas de estas bandas, como la temida y despiadada "Mara Salvatrucha", también tienen extensiones en las grandes ciudades estadounidenses, participan en el tráfico de armas y drogas, y cumplen contratos de asesinatos para organizaciones de Colombia y México que trafican con drogas. Estos vínculos con los cárteles colombianos y mexicanos han permitido a las bandas de América Central actualizar sus arsenales y formar organizaciones criminales más profesionales que nunca. Sus lazos con la delincuencia organizada de las ciudades de Estados Unidos, junto con sus conexiones con los cárteles mexicanos y colombianos, facilitaron a las "maras" de América Central ampliar sus contactos con las organizaciones delictivas rusas en los últimos años, en especial en las áreas del narcotráfico, la venta ilegal de armas y el lavado de dinero. En consecuencia, las bandas violentas de América Central que contaban con conexiones internacionales, eran financiadas por el dinero de la droga y estaban equipadas con rifles de asalto AK-47 (algunos, aunque no todos, de fabricación rusa) y granadas de propulsión, actualmente desafían (y muchas veces sobrepasan) al equipo con que cuentan los organismos no militares encargados de perseguir el delito en el Istmo. Los gobiernos de la subregión han tratado de detener esta espiral de delincuencia, pero cada uno de ellos enfrenta serias restricciones en sus presupuestos nacionales que han limitado su capacidad de responder con eficacia (y ello no cambiará en el futuro previsible). Los gobiernos de El Salvador y Honduras decidieron en 2001 recurrir a sus ejércitos para reforzar sus inadecuadas instituciones judiciales y policiacas civiles. Después de un sangriento motín en una prisión en junio de 2001, el presidente Portillo de Guatemala declaró que su gobierno pediría más asistencia a Estados Unidos, el Reino Unido e Israel, entre otros países. También recientemente, tanto el gobierno de Nicaragua como el de Costa Rica se empeñaron en atacar la actividad criminal en sus países. Por lo tanto, es probable que en los próximos años haya más intervención de las fuerzas armadas en la administración de la justicia civil en América Central. Sin embargo, las economías nacionales de la subregión soportan una presión tan fuerte que cualquier aumento de la inversión en aplicación de la justicia y la seguridad necesariamente implicará una reducción del gasto social que, a su vez, podría resultar socialmente explosivo y desestabilizador desde el punto de vista político. Además, una mayor participación militar en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado en la subregión podría conducir a que las fuerzas armadas de cada nación se contaminen y corrompan, como ha ocurrido en México, Perú, Bolivia y otros países de América Latina en las últimas dos décadas.

2.4.

COLOMBIA, EL CARIBE Y LA COCAÍNA DE LOS ANDES

MAFIA RUSA

23

Los grupos de la mafia que operan desde Los Ángeles, Nueva York, Miami y San Juan de Puerto Rico, entre otras ciudades de América del Norte, establecieron diversas alianzas con las organizaciones de tráfico colombianas desde 1992, por lo menos, para adquirir cocaína, enviarla a Europa y los territorios de la antigua URSS y para proporcionar armas a los narcotraficantes y las organizaciones guerrilleras de Colombia. El primer encuentro "cumbre" entre el célebre cártel de Cali colombiano y los capos de la mafia rusa se habría realizado en Moscú a finales de 1992, aunque hay pruebas de que el cártel de Cali enviaba cocaína colombiana a Rusia y a otros países del Bloque del Este al menos desde 1991. Antes de que se forjara esta conexión rusa, a finales de la década de los ochenta y principios de la siguiente, el cártel de Cali ya había establecido una alianza con las organizaciones criminales de Sicilia que fue fundamental en la apertura del mercado europeo a la cocaína colombiana. En efecto, la conexión siciliana constituyó una alianza estratégica entre los grupos de Colombia y los de la mafia siciliana que permitió a las organizaciones de traficantes del país sudamericano diversificarse en los nuevos y lucrativos mercados europeos en un momento en que el mercado de cocaína estadounidense se había saturado. Estas nuevas alianzas con los grupos de la mafia dieron a los colombianos un acceso aún mayor al creciente mercado europeo de cocaína. A mediados de los años noventa, las organizaciones delictivas rusas abrieron más de una docena de bancos y compañías pantalla en el Caribe para lavar cientos de millones de dólares provenientes de la venta de la droga colombiana y otras actividades delictivas. Mediante operaciones secretas, los organismos judiciales y policiacos de Estados Unidos también pudieron detectar, desde mediados de los noventa, varios intentos de mafiosos rusos de vender submarinos, helicópteros y misiles tierra-aire a los narcotraficantes colombianos. En un encuentro que mantuvieron en febrero de 1997 el mafioso ruso Ludwig Fainberg (alias "Tarzán") y representantes del cártel de Cali en un cabaret propiedad de la mafia rusa llamado Porky's, en Miami, Florida, "Tarzán" les ofreció un submarino a diesel, soviético, clase Tango, de 5.5 millones de dólares, con tripulación incluida, para que el cártel de Cali lo usara en el transporte de cocaína de la costa colombiana del Pacífico hasta México o California. Pero Fainberg fue arrestado poco después y el trato nunca se consumó. Al menos dos helicópteros de combate rusos, junto con muchas armas pequeñas, fueron vendidos al cártel de Cali a mediados de los noventa. A finales de la misma década, buques rusos atracaron repetidas veces en el puerto caribeño de Turbo, en el norte de Colombia, para descargar embarques de rifles de asalto AK-47 de fabricación rusa y granadas de propulsión para la guerrilla de las FARC y, posiblemente, para los grupos paramilitares de derecha, a cambio de cocaína. El descubrimiento de un submarino a medio construir en un suburbio de Bogotá a finales de 2000, con planos y especificaciones rusos, agregó elementos a la especulación sobre la cada vez mayor conexión rusa con el narcotráfico colombiano, aun cuando nunca se demostró la presencia directa de figuras criminales rusas en este caso. En abril de 2001, según se informó, la policía colombiana capturó unos 700 gramos de uranio enriquecido del tipo que se usa en los submarinos rusos y que podría haberse obtenido a través de miembros de la mafia.

MAFIA RUSA

24

Los pequeños estados del Caribe han resultado ser especialmente atractivos para los sindicatos delictivos rusos. Ya muy instaladas en Europa Occidental, donde hay un lucrativo y floreciente mercado de cocaína, y en Rusia y otros países del antiguo bloque soviético, las organizaciones criminales rusas utilizaron cada vez más a diversas naciones del Caribe como puntos de tránsito para las actividades de contrabando de drogas y armas y como centros de lavado del dinero de sus crecientes operaciones internacionales desde mediados de los noventa. Con leyes de estricto secreto bancario y flexibles mecanismos de aplicación de las leyes financieras, islas del Caribe como Antigua o Aruba, donde los rusos abrieron numerosos bancos offshore a mediados de los noventa, ofrecían un atractivo resguardo para lavar grandes sumas de dinero proveniente de las operaciones de la mafia. Panamá, Costa Rica y las Islas Caimán también sirvieron como santuarios para el lavado de dinero ruso. Las presiones cada vez mayores del gobierno estadounidense y de la comunidad internacional sobre estos destinos seguros del Caribe y América Central hicieron, a finales de los años noventa y comienzos del nuevo siglo, más difíciles las operaciones de los lavadores del dinero ruso, pero no detuvieron de ninguna manera este tipo de actividades de la mafia rusa (ni de otras organizaciones criminales internacionales) en toda la subregión. Los esquemas de lavado de dinero de la mafia no se limitaron, por cierto, al Caribe y a América Central. El sistema financiero ruso, poco institucionalizado y mal regulado, es reconocido como un importante paraíso para el blanqueado de dinero. El escándalo por el lavado de 10000 millones de dólares de dinero ruso, en que se vio involucrado el Bank of New York y que golpeó a Estados Unidos en 1998-1999, mostró claramente que tampoco las instituciones bancarias estadounidenses son inmunes a la penetración y manipulación de los grupos criminales rusos. La acusación que en agosto de 2001 lanzó en Europa Occidental un antiguo socio de negocios del actual presidente ruso Vladimir Putin, por lavado de dinero y fraude, provocó serios cuestionamientos del desempeño que tuvo Putin en una oscura compañía rusogermana de propiedades inmobiliarias. Fuentes de inteligencia estadounidenses y europeas sospechan que la empresa, la St. Petersburg Real Estate Holding Company (conocida por su acrónimo en alemán, SPAG), tiene vínculos con las operaciones de lavado de dinero de los mafiosos rusos y los narcotraficantes colombianos. Hasta el momento en que asumió la presidencia de Rusia, Putin formaba parte del consejo de asesores de la SPAG, y hay informes de que aún después de haber entrado en funciones mantenía estrechas relaciones con quien fuera director de las operaciones rusas de la SPAG, Vladimir Smirnov. Hasta hoy, no hay pruebas de que Putin haya recibido alguna vez dinero de la SPAG. Los funcionarios estadounidenses creen, más bien, que Putin ayudó a la SPAG a cambio de la promesa de que en el futuro recibiría apoyo político de algunos de los hombres influyentes de la compañía. La conexión Putin-SPAG puede ser un reflejo de la incipiente influencia de los famosos padrinos de la mafia rusa o "ladrones de la hermandad de la ley". La reunificación alemana a principios de los noventa dio a las organizaciones criminales rusas excelentes oportunidades, muchas veces en colusión con los antiguos comunistas de Alemania del Este, de establecer máscaras empresariales

MAFIA RUSA

25

legítimas para actividades delictivas de la mafia como la prostitución, el narcotráfico y el lavado de dinero en Alemania. Como indicio de una nueva gran fase de la participación de la mafia en el comercio colombiano de cocaína, en el periodo 1999-2000 un nuevo círculo contrabandista ruso (que vincula directamente figuras militares corruptas, jefes de la delincuencia organizada y diplomáticos, todos rusos, con las guerrillas de las FARC) hizo embarques regulares de hasta 40000 kg de cocaína hacia la antigua URSS, que cambió por cargamentos de armas rusas y de Europa del Este. De acuerdo con funcionarios de inteligencia estadounidenses, la mayor operación de contrabando ruso-colombiana de la que se tiene noticia fue como sigue: 1. Aviones de carga de fabricación rusa IL-76 despegaron de varias pistas de Rusia y Ucrania cargados con misiles antiaéreos, armas pequeñas y municiones. 2. Los aviones, que tienen las dimensiones aproximadas de un Boeing 707, hicieron escala en Ammán, Jordania, para abastecerse de combustible. Allí, eludieron las aduanas regulares de Jordania con ayuda de diplomáticos corruptos en el exterior y mediante el soborno de funcionarios locales. 3. Después de cruzar el Atlántico, los aviones de transporte usaron pistas de aterrizaje clandestinas o lanzaron en paracaídas el cargamento para entregarlo a las FARC. 4. Las aeronaves volvieron cargadas con hasta 40000 kg de cocaína. Parte se distribuyó en Ammán como pago por la mediación diplomática y se vendió en el Golfo Pérsico. El resto se envió a la antigua URSS para su venta allí o en Europa. En 1999-2000, ingresaron a Europa por esta ruta cientos de miles de kilogramos de cocaína colombiana con un valor de 50000 dólares estadounidenses por kilogramo. Una fuente de inteligencia estadounidense de alto nivel identificó a Luiz Fernando Da Costa (alias Fernandinho o Fernando Beira Mar), uno de los mayores capos de la droga de Brasil hasta que fue capturado por las fuerzas armadas colombianas y luego deportado a una prisión brasileña a principios de 2001, como un actor fundamental en el envío de estos cargamentos de armas rusas a las FARC. En Colombia, Fernandinho aparentemente coordinaba los envíos de armas a las FARC a través de su base en el poblado de Barrancomina, Vichada, que también había sido el cuartel general del Frente número 16 de las FARC al mando de Tomás Medina Caracas (alias el Negro Acasio) e importante centro de procesamiento de cocaína operado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Da Costa también introdujo armas en Brasil y Colombia desde el poblado de Pedro Juan Caballero, en Paraguay, donde trabajaba con Fuad Jamil, empresario libanés que operaba en la misma localidad paraguaya. De hecho, fuentes estadounidenses sostienen que Hezbollah (la organización militante chiíta respaldada por los iraníes y cuyo centro está en Líbano), mejor conocida por sus actividades guerrilleras contra las fuerzas israelíes en el sur de Líbano, también podría estar involucrada. Hezbollah tiene raíces en las comunidades de inmigrantes árabes de Paraguay, Ecuador, Venezuela y Brasil, y

MAFIA RUSA

26

muchas veces se vale de operaciones comerciales legítimas para encubrir transferencias de armas ilegales. Además de la conexión brasileña en esta actividad rusa de introducción de armas en Colombia a cambio cocaína, también hubo una participación peruana. Ya en mayo de 1996, la policía estadounidense había hecho una captura de 170 kg de cocaína peruana (que en las calles de Estados Unidos tienen un valor de alrededor de 17 millones de dólares) en un avión DC-8 de la Fuerza Aérea Peruana que iba a Rusia pasando por Miami. Trece miembros de la Fuerza Aérea Peruana fueron arrestados en esa ocasión. En julio de 1996, se encontraron 130 kg en dos barcos de la Armada Peruana, uno en Vancouver, Canadá, y otro en el principal puerto de Perú, El Callao. De hecho, se investigaron los antecedentes de los oficiales peruanos, y a lo largo de la década docenas de ellos fueron aprehendidos y acusados de tráfico de armas y drogas. Según Vladimiro Montesinos, destacado colaborador del ex presidente de Perú Alberto Fujimori, al menos en cuatro ocasiones distintas, en 1999 se transportaron clandestinamente por vía aérea desde Ammán, Jordania, donde habían sido adquiridas, hasta Colombia, armas del mercado negro ruso. En total, declaró Montesinos, a través de esta red peruana las FARC recibieron un total de 10000 rifles automáticos Kalashnikov AKM fabricados en Alemania Oriental. Los aviones hicieron escalas de abastecimiento de combustible en diversos países del Caribe, entre ellos Trinidad y Tobago, luego procedieron a lanzar en paracaídas sus cargamentos de armas sobre el territorio controlado por la guerrilla en Colombia, y finalmente aterrizaron en la ciudad peruana de Iquitos, situada en la cuenca alta del Amazonas. Luego de la entrega de las armas, la cocaína con que las FARC las pagaron se transportó presuntamente por vía aérea partiendo desde Colombia, por Iquitos, hasta la costa atlántica de Surinam; ahí fue estibada en buques de carga, camuflada entre contenedores de miel de exportación y llevada a Europa Occidental y Rusia para su venta en los mercados de droga. Si bien Montesinos no identificó más que cuatro vuelos de contrabando, otros informantes sostienen que en realidad hubo hasta 20 vuelos entre 1999 y 2000 y que podrían haberse entregado a las FARC unos 40000 rifles. Revelaciones posteriores indicaron que Montesinos podría también haber sido responsable de la venta a las FARC de al menos cuatro misiles tierra-aire Sam-16 de fabricación soviética. De hecho, el mismo Montesinos estaba tras este círculo de contrabando de armas. La información sobre sus negocios relacionados con el tráfico de armas comenzó a filtrarse en julio de 2000, luego de que funcionarios aduaneros de Trinidad y Tobago detuvieran uno de los vuelos como parte de una inspección de rutina y descubrieran misiles, rifles y paracaídas rusos, en vez de las provisiones médicas que figuraban en el manifiesto de embarque. Cuando se le echó en cara por primera vez esta información, el ministro del Exterior peruano negó que el avión perteneciera al gobierno de su país. Varias horas más tarde, el entonces presidente de Perú Alberto Fujimori rectificó la versión de su ministro y reconoció oficialmente que el avión era propiedad peruana. Entonces la aeronave fue liberada y se le permitió seguir su camino. Sin embargo, el escándalo internacional que siguió a la revelación pública de la participación personal de Montesinos en esta

MAFIA RUSA

27

operación ilícita provocó, en septiembre, su caída y, a fin de cuentas, el derrumbe del propio gobierno de Fujimori en noviembre de 2000. En los primeros seis meses posteriores a la caída de Fujimori, fueron arrestados y encarcelados por corrupción, contrabando de drogas y tráfico de armas 18 generales peruanos, además de otros 70 funcionarios militares y de inteligencia de alto rango del gobierno de Fujimori. La escala de estas operaciones de contrabando de armas por cocaína subrayan el enorme desafío que enfrentan las autoridades judiciales en Rusia y en los estados independientes de la antigua URSS, donde en muchos casos los agentes de inteligencia de la era soviética prácticamente abandonaron las operaciones de espionaje o inteligencia militar de la Guerra Fría y se pasaron a la delincuencia organizada. De acuerdo con funcionarios de inteligencia estadounidenses, el origen de las armas introducidas en Colombia desde Rusia son el crimen organizado y las fuerzas armadas. Aunque hacia mediados de 2000 las autoridades judiciales nacionales e internacionales interrumpieron las operaciones de contrabando antes descritas, la continuación de la desenfrenada actividad ilegal de la delincuencia organizada en la Rusia de hoy y en otros países del antiguo bloque soviético significa que en cualquier momento podrían surgir nuevos esquemas de intercambio de armas por drogas, si es que no lo han hecho ya. En efecto, la actual política del gobierno de intensa promoción de las exportaciones de armas bélicas, en especial a América Latina, con el fin de obtener las divisas que tanto necesita, mientras sistemáticamente pasa por alto o hace la vista gorda a la generalizada corrupción de las mismas fuerzas armadas rusas, prácticamente está sentando las bases para que este tipo de tratos se repita en el futuro. En agosto de 2001, en el aeropuerto de El Dorado, en Bogotá, las autoridades colombianas arrestaron a tres miembros del Ejército Republicano Irlandés (IRA, por sus siglas en inglés) que viajaban con pasaportes falsos, pues se sospechaba que habían llegado al país para entrenar a los guerrilleros de las FARC en el uso de explosivos y tácticas terroristas urbanas. Niall Connolly (uno de los detenidos) había sido desde 1996 el representante oficial en Cuba de Sinn Fein, el partido político asociado al IRA en Irlanda del Norte. Otro, James Monaghan, había sido miembro del comité ejecutivo de Sinn Fein y, hasta el momento de su arresto, era "director de educación" del IRA, responsable de desarrollar nuevas armas y entrenar en su uso a los integrantes del IRA. Al tercero, Martin McCauley, quien junto con Monaghan había cumplido una condena en prisiones británicas por actos terroristas en Gran Bretaña, ya se le había visto con los guerrilleros de las FARC desde 1998. Si bien el alcance de los contactos del IRA con las FARC sigue sin quedar del todo claro, la captura de estos tres militantes del IRA en territorio colombiano revela de manera inequívoca que las conexiones internacionales de las FARC van mucho más allá de los narcotraficantes y las organizaciones delictivas y llegan también a los grupos terroristas. Con la decisión del IRA (luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos) de iniciar el desarme para evitar que fracase el proceso de pacificación en Irlanda del Norte, no puede descartarse la posibilidad de que los radicales recalcitrantes y desempleados del IRA acepten trabajar como "asesores" de las FARC en el futuro. En la práctica, muchas facciones del IRA en Irlanda del Norte parecen

MAFIA RUSA

28

menos preocupadas por concretar el acuerdo de paz que por beneficiarse de los intereses que han depositado en las actividades delictivas internacionales. Durante los años noventa y principios de la década siguiente floreció en Estados Unidos y muchas ciudades de América Latina el comercio de la "droga de diseño" o "de club", comúnmente conocida como "éxtasis" [MDMA, siglas de 3,4metilenodioximetaanfetamina], lo que ofreció nuevas oportunidades de ganancias a las organizaciones criminales rusas que operan en el hemisferio occidental. La mayor parte del suministro mundial de éxtasis se fabrica en Holanda y Bélgica, aunque cada vez hay más indicios de que la producción comenzó a propagarse hacia Rusia y varios países de Europa del Este. Durante la última década, las organizaciones rusas e israelíes de tráfico de MDMA dominaron este mercado en Estados Unidos. Pero la alta rentabilidad del comercio comenzó a atraer a otras organizaciones narcotraficantes originarias de Colombia, República Dominicana, México y Asia. Es probable que estos grupos, quizá mediante alianzas temporales o a través de intercambios de éxtasis por cocaína, incursionen en las redes de tráfico de MDMA controladas por israelíes y rusos en los próximos años. Pero incluso si esas incursiones tienen lugar realmente, los analistas coinciden en que Europa, por su superioridad tecnológica en la producción del éxtasis, probablemente siga siendo la región de origen de la droga, al menos en el corto y mediano plazos. Las organizaciones de narcotráfico dominicanas, aliadas con los cárteles colombianos, tuvieron una fuerte presencia en el comercio de cocaína en la Costa Este de Estados Unidos por más de una década. A mediados de los noventa, los dominicanos se convirtieron en los primeros contrabandistas latinoamericanos en desempeñar un papel importante en la distribución de MDMA, seguido de los grupos delictivos de México y Colombia. Los traficantes de éxtasis que tienen la mira puesta en los mercados de Estados Unidos y América Latina se sirven de correos humanos (o "mulas"), que viajan en avión desde Europa a ciudades como Miami, Santo Domingo, Bogotá o México, pero también se han confiscado cantidades mayores de droga enviadas por mar en buques de carga. Los correos se tragan las píldoras de MDMA envueltas en globos de plástico o condones, o se las atan al cuerpo o a los equipajes. La DEA cree que los grupos criminales colombianos y dominicanos pueden haber comenzado a intercambiar cocaína por MDMA con traficantes europeos, israelíes y rusos, y que es probable que dichos intercambios incrementen de manera sustancial la oferta de MDMA en Estados Unidos y otras zonas del hemisferio en los próximos años.

2.5.

CUBA

En el archipiélago caribeño, en contraste con los estados capitalistas y democráticos que ostentan instituciones débiles y que fueron, sin distinción, presas fáciles para las mafias rusas transnacionales durante los años noventa, el Estado comunista de la Cuba de Fidel Castro, de carácter muy centralizado y autoritario, permaneció esencialmente inmune a la penetración criminal rusa en esa década. A finales de los ochenta, el gobierno cubano se

MAFIA RUSA

29

vio involucrado con narcotraficantes colombianos cuando el general Arnoldo Ochoa, un prominente y renombrado comandante militar cubano en Angola, junto con otros oficiales que estaban a su mando, participaron presuntamente en el contrabando de narcóticos para apuntalar los escasos fondos destinados a sus tropas en Angola y, según se dijo, para lograr fortunas personales. Antes del juicio de alto perfil que tuvo lugar en 1989 en La Habana y en el que se condenó a muerte a Ochoa por narcotráfico, hubo múltiples rumores de que Fidel y su hermano Raúl, jefe de las Fuerzas Armadas de Cuba, habían pasado por alto, por lo menos, las actividades de tráfico de drogas de Ochoa como modo de evadir el embargo estadounidense contra Cuba y obtener las divisas que tanto necesitaban para sostener la presencia militar de su país en África. Aún no se ha determinado si estas acusaciones contra los hermanos Castro tenían fundamento o no. Sea cual haya sido la verdad, sin embargo, el considerable ascendiente de Ochoa entre las tropas cubanas instaladas en Angola y entre los veteranos de la Isla, la mayor autonomía respecto de los hermanos Castro y del alto mando cubano que les confería el dinero de la droga, así como el sonoro oprobio desatado en el plano internacional por la revelación del papel de los oficiales militares cubanos de alto rango en las operaciones ilícitas de narcotráfico, todo ello, al parecer, hizo que el régimen de Castro terminara con la participación cubana en este tipo de tráfico a principios de los años noventa. A pesar de los cerca de 30 años de estrechas relaciones cubano-soviéticas durante la Guerra Fría -tras la Revolución cubana de 1959-, el derrumbe de la URSS en 1991, el concomitante fin del dominio del Partido Comunista en Rusia y la progresiva cancelación de los antiguos subsidios soviéticos a Cuba iniciada en tiempos del primer presidente de Rusia, Boris Yeltsin, dañaron seriamente las relaciones cubano-rusas en los años noventa. Irónicamente, la latente antipatía cubana hacia los rusos, presente de manera inconfundible entre los cubanos aún en el momento de mayor cooperación con los soviéticos en los años setenta y ochenta, se hizo más palpable en los noventa, haciendo de Cuba un país de destino potencialmente hostil para las organizaciones criminales rusas que buscaban establecerse en el Caribe. La cautela y vigilancia impuestas por el Estado cubano luego del caso Ochoa respecto de cualquier participación de Cuba en el narcotráfico internacional también debilitaron el establecimiento de las operaciones de la mafia rusa en la Isla. Por último, el embargo estadounidense contra Cuba y la limitada intervención del país en la economía capitalista global redundaron en que Cuba resultara muy poco atractiva como para que los mafiosos rusos intentaran instalar sus actividades delictivas transnacionales en la región. Sin subsidios soviéticos importantes para mantener la economía cubana a flote (estimada en unos 10000 millones de dólares anuales a principios de los ochenta), durante los noventa Fidel Castro y la jerarquía comunista cubana se vieron forzados a buscar inversiones extranjeras de origen europeo (sobre todo español) en la industria estatal del turismo para tratar de diversificar la alicaída economía nacional. Una consecuencia no deseada del crecimiento del turismo extranjero en Cuba en esa década fue la aparición de un mercado ilegal de drogas (y prostitución) para atender al floreciente comercio turístico. Pequeñas bandas delictivas cubanas que trabajan con traficantes de Colombia, de países vecinos del Caribe como Haití, República Dominicana o Jamaica, e incluso de México,

MAFIA RUSA

30

introducen drogas en Cuba para su distribución y venta en el país o como escala en su tránsito a Europa. El represivo aparato de seguridad del Estado cubano, sin embargo, ha tenido bastante éxito tanto en prevenir la aparición de poderosas bandas delictivas de alcance nacional como en frustrar los intentos de las mafias transnacionales rusas o de otro origen de usar el territorio cubano como punto de tránsito para el narcotráfico de gran escala hacia Europa. De todos modos, dados los graves problemas de la economía cubana durante los años noventa (entre ellos la escasez del muy caro petróleo importado), la Marina y la Guardia Costera cubanos no han podido contar con el equipo o el combustible necesarios para patrullar de manera efectiva las aguas cubanas en las 12 millas del límite territorial. Los consecuentes huecos en el patrullaje costero cubano han permitido que traficantes colombianos y de otras nacionalidades usen las aguas cubanas como puntos de "entrega" de los cargamentos de narcóticos (las drogas son arrojadas por la borda de los barcos o lanzadas en paracaídas desde aeroplanos que sobrevuelan el mar) destinados al mercado estadounidense. Una vez que un cargamento, de acuerdo con lo convenido, está en el agua, los traficantes estadounidenses, que operan en "lanchas rápidas", recogen la droga y la transportan a los cayos del sur de Florida, impidiendo que las autoridades los detecten pues actúan al amparo de la noche o en la confusión del tráfico de los botes recreativos durante los fines de semana o las vacaciones. Aunque en los últimos años de los noventa y en los primeros años de la década actual los cubanos se acercaron numerosas veces a Washington con propuestas de una colaboración bilateral más estrecha e intenciones de compartir la información en el área del narcotráfico, los congresistas de línea dura de Estados Unidos rechazaron en general sus ofrecimientos, ya que se negaban de manera indeclinable a cualquier forma de colaboración con el régimen de Castro, incluida la cooperación en el área del control de drogas. El gobierno de George W. Bush que hoy está en la Casa Blanca ha mantenido esta política de no cooperación con el régimen de Castro en temas del combate a las drogas.

2.6.

BRASIL Y EL CONO SUR

Desde mediados de la década de los noventa hubo diversos informes de prensa que señalaban la creciente presencia de la delincuencia organizada rusa en el tráfico de armas y drogas y el lavado de dinero en Brasil y los cuatro países del Cono Sur (Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay). Las muy publicitadas detenciones de alrededor de media docena de delincuentes rusos y de otros países del antiguo bloque soviético, que tuvieron lugar en los últimos años en las naciones de la subregión, otorgaron cierto crédito a estas alarmas periodísticas. Sin embargo, según un informe de mediados de 2000 sobre la mafia rusa preparado por funcionarios de seguridad nacional de Argentina, no había pruebas fidedignas de que las organizaciones criminales rusas que operaban en el territorio argentino afectaran seriamente al país. Pero a pesar de los desmentidos oficiales, la presencia de la mafia en Argentina (específicamente, de bandas chechenas) se ha relacionado ante todo con el uso

MAFIA RUSA

31

de ese país como lugar de tránsito para embarques de cocaína de los Andes hacia Europa (en buques pesqueros o cargueros), tráfico de armas a Brasil y Colombia, y lavado de dinero. En la llamada área de "triple frontera" donde coinciden Argentina, Brasil y Paraguay, fuentes de inteligencia argentina detectaron contactos entre grupos separatistas chechenos y "terroristas islámicos"; y sospechan que los chechenos usan esas redes con propósitos de contrabandear armas. La frontera entre Argentina y Paraguay es tristemente conocida por el contrabando de todo tipo y ofrece condiciones prácticamente ideales para las operaciones de la mafia. A la luz de su meta de independencia política, sin embargo, los chechenos deberían considerarse distintos de la mayoría de las demás organizaciones criminales rusas. En junio de 2000, el diario brasileño O Globo publicó informes sobre la creciente participación de grupos de la mafia rusa en el reclutamiento de mujeres brasileñas para el ejercicio de la prostitución en Europa, sobre todo en España, y en Israel. También se informó que las redes criminales rusas eran responsables del contrabando de rifles AK-47 rusos a las favelas de Rio de Janeiro y São Paulo a cambio de cocaína colombiana, aunque las armas de fabricación rusa de todos modos no eran más que una pequeña parte de las armas introducidas en Brasil desde el extranjero, en comparación con las originarias de países como Estados Unidos, España, Bélgica y Argentina. En 2001, el general Rosso José Serrano, ex director de la Policía Nacional Colombiana, declaró que las redes criminales rusas también estaban introduciendo armas en Colombia a través de Brasil por las mismas rutas de contrabando que se habían creado para sacar cocaína de Colombia hacia Brasil, y de ahí a Europa. El creciente papel de Brasil como importante punto de tránsito de cocaína ha hecho que el país se haya inundado con cocaína barata. Un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimó que cerca de 900000 habitantes de Brasil, de una población total de 170 millones, usan cocaína con regularidad (0.7%). Aunque este porcentaje está muy lejos de la tasa de consumo de Estados Unidos, que llega a 3% (5300000 personas), excede las tasas de consumo de países europeos como Francia o Alemania y hace de Brasil la segunda nación consumidora de cocaína en el mundo. En la larga y desprotegida frontera que separa a Brasil de Bolivia, Perú y Colombia, el kilogramo de cocaína refinada cuesta 2000 dólares estadounidenses o menos. En las principales áreas urbanas de Brasil, como Rio de Janeiro o São Paulo, un kilogramo se vende a sólo 4000 dólares, 80% menos que el precio al que se consigue en las calles de Nueva York o Chicago. Debido al aumento del tráfico y consumo de drogas, las tasas de crímenes violentos aumentaron en los grandes centros urbanos de Brasil, y muchas barriadas suburbanas dispersas del país se volvieron reductos armados controlados por bandas, llamadas "comandos de la droga", que muchas veces actúan como gobiernos alternativos en sus áreas de influencia. La corrupción relacionada con la droga penetró también en la economía nacional brasileña y su sistema político. En 2001, una investigación del Congreso brasileño sobre corrupción vinculó a 827 brasileños prominentes con el narcotráfico y el lavado de dinero; entre ellos figuraban dos diputados federales, 15 legisladores estatales, cuatro alcaldes, seis directores de banco y muchos oficiales de policía y jueces. Este ambiente de corrupción oficial generalizada ha sido propicio para que

MAFIA RUSA

32

las mafias rusas se expandieran a la par de las organizaciones criminales brasileñas de alcance nacional e hicieran alianzas con ellas. La presencia de la mafia, sin embargo, aún es relativamente reducida en comparación con las organizaciones delictivas del propio país. Uruguay, por su parte, se habría vuelto el sitio preferido de las actividades rusas de lavado de dinero en el Cono Sur durante los noventa debido a las regulaciones bancarias relativamente débiles del país. La laxa aplicación de la justicia uruguaya permitió a los mafiosos rusos tomar el control de varios bancos y obtener visas y pasaportes uruguayos con relativa facilidad. Según se ha informado, la mafia también usa el sistema bancario boliviano para lavar dinero por las mismas razones. A pesar de la drástica reducción en la producción de la hoja de coca boliviana durante los gobiernos del presidente Banzer (que renunció a su cargo el 6 de septiembre de 2001, a causa de un avanzado cáncer) y sus sucesores, Jorge Quiroga y Gonzalo Sánchez de Lozada, las bandas de la mafia y la mafia italiana (junto con traficantes peruanos y bolivianos) habrían continuado usando las rutas de contrabando del norte de Bolivia para introducir cocaína boliviana y peruana en Brasil y, desde ahí, embarcarla en buques de carga destinados a Europa, sobre todo a España y Portugal, y a Rusia. El 17 de enero de 2000, en el puerto chileno de Arica, en la costa del Pacífico, agentes aduaneros chilenos capturaron nueve toneladas de cocaína colombiana que estaban a bordo del buque mercante Nativa, de bandera panameña. El capitán del barco era colombiano, pero su tripulación estaba compuesta por ucranianos. La cantidad de cocaína capturada era 15 veces mayor que la asegurada en cualquier confiscación previa llevada a cabo por autoridades chilenas, y cinco veces mayor que cualquier captura que se hubiera hecho hasta entonces en Argentina. En ambos países, el episodio se consideró un ominoso indicador del creciente uso criminal conjunto de rusos y colombianos de las rutas costeras del Pacífico y el Cono Sur para introducir droga en Europa y en los países del antiguo bloque soviético.

3. CLASIFICACIÓN DE LAS OPERACIONES DE LA MAFIA RUSA EN AMERICA LATINA
Según lo antes expuesto y tomando en cuenta los mercados a los cuales las mafias rusas se internan para realizar aquí sus fundaciones. Se han tomado dos medidas para clasificar las operaciones de la Mafia Rusa en América Latina, para empezar y tomando en cuenta el tema del establecimiento de la Mafia Rusa en diversos países con un enfoque geoestratégico se tiene una clasificaron nominal, se ha venido hablando mucho de las operaciones de las mafias en áreas vulnerables, de lo cual se clasifica nominalmente y de acuerdo a la incidencia de la Mafia Rusa en: Colombia, ya que se analizaran casos Colombia México se considera prudente dentro de la clasificación nominal incluir a Colombia.

MAFIA RUSA

33

La segunda clasificaron es la que se ha realizado en función de los ámbitos en los que se realizan las operaciones de la Mafia Rusa en los casos antes expuestos es decir que se hará una clasificación de acuerdo a su acción en Mercados Ilegales (Narcotráfico, Tráfico de Armas, Prostitución, Pornografía, etc.) Merados Legales ( Inserción en empresas legales con el propósito de lavar dinero, creación de empresas fantasmas, apertura de cuentas corrientes)

4. EL IMPACTO DEL CRIMEN ORGANIZADO RUSO EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
El ascenso que durante la última década y media ha experimentado la mafia hasta alcanzar las dimensiones que tiene hoy en Rusia puede atribuirse directamente al desplome de la antigua URSS y a la extrema debilidad del Estado ruso contemporáneo y de sus principales instituciones económicas y judiciales. La intensidad y velocidad de la globalización luego de la Guerra Fría facilitaron la rápida expansión de la delincuencia organizada rusa en el exterior. Las limitaciones y deficiencias que han mostrado las medidas y los organismos judiciales rusos han permitido que las bandas delictivas de su país operen prácticamente sin freno en el sistema global. Su geografía, las drogas, las débiles instituciones estatales y la corrupción, pobreza y violencia generalizadas hicieron de muchos países latinoamericanos y caribeños objetivos especialmente vulnerables y atractivos para los grupos criminales rusos. Ya en 2003, el espectro de la cada vez mayor penetración de las organizaciones delictivas rusas de alcance transnacional en buena parte de América Latina y el Caribe ha adquirido una ominosa y fuerte presencia. ¿Cuáles son las probables consecuencias de esta profunda penetración? Para responder esta pregunta, es esencial destacar en primer lugar que quienes componen las organizaciones criminales rusas, en general, no son terroristas ni revolucionarios. Buscan ganancias ilegales a partir de actividades delictivas ilícitas en el marco del sistema capitalista global y protección ante acusaciones legales, no derrocar gobiernos de estados existentes. Sus empresas criminales tienden a ser estructuras laxas y descentralizadas más que jerárquicas y estrictamente disciplinadas. Sus estrategias delictivas preferidas implican la formación de alianzas oportunistas y temporales, más que estratégicas y permanentes, con mafias y autoridades políticas de los países latinoamericanos que les permitan operar sin ser objeto de las acciones de los organismos policiacos locales o internacionales. Sus tácticas predilectas son el soborno, la extorsión y la intimidación, más que la violencia y el asesinato indiscriminados, aunque si están muy presionados ciertamente pueden ser despiadados. Por lo tanto, en general no constituyen amenazas directas para la estabilidad y seguridad de los países de América Latina y el Caribe en cuyos territorios operan.

MAFIA RUSA

34

Los peligros y riesgos que implican para los gobiernos y las sociedades latinoamericanas las actividades de la mafia en proceso de expansión dentro y fuera de sus fronteras nacionales son más indirectos que directos, aunque no por su oblicuidad son menos reales. En Colombia, por ejemplo, las operaciones de intercambio de la mafia de armas por cocaína tuvieron el efecto innegable de mejorar el arsenal de las FARC y aumentaron su poder de fuego en relación con la policía y las fuerzas armadas colombianas, contribuyendo por lo tanto a la intensificación de los conflictos internos del país. El hecho de que la mafia rusa parezca igualmente dispuesta a vender armas a los paramilitares colombianos de derecha puede poner de relieve su falta de compromiso ideológico en la lucha civil colombiana que ya lleva varias décadas, pero de ninguna manera mitiga las consecuencias profundamente negativas que sus actividades ilícitas representan para la estabilidad política colombiana y la seguridad del Estado. Los servicios internacionales de lavado de dinero ruso se ofrecen de modo igualmente no partidista (por una tarifa, los rusos lavarán dinero de narcotraficantes, guerrilleros o paramilitares, con igualdad de oportunidades para todos). Al hacerlo, por supuesto, facilitan el movimiento clandestino de los narcodólares que ayudan a alimentar la permanente violencia de Colombia. Incluso en los países de América Latina que no se debaten en brutales guerras internas como la que padece Colombia, el tráfico ilegal de armas rusas y los intercambios de armas por drogas mediante la conformación de alianzas con bandas delictivas locales aumenta de manera significativa el poder de fuego con que cuentan los elementos violentos de las sociedades en cuestión y hacen que, para los organismos judiciales, resulte más difícil y peligroso controlarlos. Las favelas brasileñas, por ejemplo, se volvieron zonas de guerra virtual, al menos en parte, debido a las conexiones entre el tráfico ruso de armas y drogas y las organizaciones delictivas locales. De manera similar, las "maras" centroamericanas mejoraron progresivamente sus arsenales y amenazan la estabilidad social y la seguridad del Estado en todo el Istmo, a consecuencia de sus vínculos con las organizaciones rusas de delincuencia transnacional (a las que se suman las estadounidenses, mexicanas y colombianas). La mafia rusa no es, de ninguna manera, la única fuente de armas en la región. El mismo Estados Unidos es un gran proveedor de armas pequeñas en América Latina y el Caribe y otras partes del mundo. Además, de acuerdo con la Small Arms Survey, organización con sede en Ginebra, Estados Unidos es el principal exportador mundial de armas pequeñas y livianas, y vendió cerca de 1200 millones de dólares de los 4000 a 6000 millones de dólares que se comerciaron en todo el mundo en 1998. Pero dados el caos político y la relativa disponibilidad de armas del mercado negro en Rusia y en la mayoría de los países del antiguo bloque soviético, las mafias rusas disfrutan de significativas ventajas comparativas en el mercado clandestino y, por eso, se han establecido como protagonistas en el comercio internacional de armas ilícitas. Las consecuencias para América Latina y el Caribe se ven todos los días, en el aumento de las tasas de guerra entre bandas y de crímenes violentos registrados en todas las grandes áreas urbanas de la región. Independientemente del mercado negro de armas, las estrategias y tácticas criminales de la mafia rusa para penetrar en la región representan una amenaza

MAFIA RUSA

35

inherente, aunque sea indirecta, para la estabilidad institucional y la seguridad del Estado. Por lo regular, los grupos de delincuentes rusos no tratan de desplazar a las organizaciones delictivas locales ya instaladas en cada país de América Latina o el Caribe, sino más bien buscan cooperar con ellas para facilitar sus propias operaciones ilícitas y así eludir ser detectados y arrestados. De esta manera, fortalecen a los grupos delictivos locales con los que se asocian al proporcionarles mercados ampliados en Europa y Rusia para productos de contrabando como cocaína, heroína y metanfetaminas, al compartir con ellos nuevas rutas de tráfico hacia estos lucrativos mercados (así como redes de distribución y protección en ellas), y al ayudar a lavar las ganancias resultantes de sus empresas ilegales en todos los canales en la propia Rusia y en el exterior. El "matrimonio por conveniencia" de la mafia con el cártel de los Arellano Félix, cuyo centro de operaciones está en Tijuana, México, muestra el peligro potencial de estas alianzas. La confiscación, en mayo de 2001, de 12 toneladas de cocaína en el Svesda Maru, cuya tripulación era rusa y ucraniana, fue la mayor en toda la historia marítima de Estados Unidos. El dinero y las armas que obtuvo la pandilla de los Arellano Félix a través de sus vínculos con los grupos delictivos rusos con toda seguridad aumentó la riqueza del cártel de Tijuana y su capacidad de comprar a la policía mexicana y la "protección" política, y le proporcionó mejores armas y equipos para frenar a bandas rivales o resistir las operaciones en su contra por parte de los organismos judiciales mexicanos o estadounidenses. Los muy sonados éxitos que en 2002 logró el gobierno del presidente mexicano Vicente Fox en el combate contra la banda de los Arellano Félix, si bien notables, de ninguna manera acabaron definitivamente con la expansión de las conexiones ruso-mexicanas de la delincuencia organizada. Las tácticas rusas predilectas de soborno, chantaje e intimidación ejercen corrosivas presiones en las instituciones del sector público y privado, y de ese modo socavan las posibilidades de los distintos países de preservar un clima económico y social estable, las capacidades efectivas de aplicación de la justicia y la igualdad de oportunidades necesarias para impulsar las actividades comerciales legales y atraer la inversión extranjera esencial para el crecimiento económico de largo plazo. Los modelos tradicionales y de larga data de gobierno patrimonialista, caudillismo, clientelismo y corrupción burocrática en toda América Latina alentaron e hicieron más fácil que los grupos delictivos rusos recurrieran a estas tácticas consagradas (como ocurrió con las organizaciones delictivas locales). Una y otra vez, muchos (si bien no todos, por cierto) agentes de aduana, oficiales del ejército, jueces, políticos y empresarios de países grandes y pequeños de toda la región demostraron ser susceptibles de dejarse seducir por estas tentaciones. La cada vez mayor presencia de la mafia rusa en América Latina y el Caribe no constituye en la actualidad una amenaza directa para la seguridad de los distintos países de la región ni para Estados Unidos. Sin embargo, contribuye indirectamente a la inseguridad y a la creciente perturbación económica, social y política de todo el conjunto (y se alimenta de ellas), y por lo tanto es parte de un creciente desafío al crecimiento económico, la efectiva gobernabilidad democrática y la estabilidad de largo plazo en el hemisferio. En el futuro, las redes criminales transnacionales rusas y de otros orígenes que operan en América Latina y el Caribe podrían convertirse en amenazas más

MAFIA RUSA

36

directas para la seguridad estatal en la región y en el mismo Estados Unidos. No es inconcebible que las redes que en un principio se establecieron para transportar drogas y armas livianas se reconfiguren para trasladar armas pesadas como aviones caza de combate o submarinos, distribuir armas químicas o biológicas de destrucción masiva, o introducir asesinos a sueldo y/o integrantes de la red terrorista Al Qaeda, si hacerlo proporcionara el lucro suficiente. A finales de octubre de 2001, por ejemplo, la prensa de Estados Unidos y Colombia reprodujo rumores según los cuales representantes de "grupos árabes" se habían acercado a narcotraficantes colombianos con el propósito de pagarles para que mezclaran ántrax en la cocaína antes de introducirla en Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses desestimaron inmediatamente esos informes por carecer de credibilidad. Si bien este tipo de reconfiguraciones es concebible, a menos que los beneficios esperados sean tan importantes como para resultar irresistibles, la lógica del mercado clandestino (altos beneficios y pocos riesgos) hace que las organizaciones delictivas transnacionales no se vinculen con proyectos terroristas. Los narcotraficantes, por regla general, no están interesados en destruir sus propios mercados o exponerse a una intensa persecución internacional. Hoy día, no hay pruebas fidedignas de que estas reconfiguraciones ya hayan ocurrido en algún sitio de América Latina o el Caribe. La tendencia a borrar la distinción entre el crimen organizado y los grupos terroristas es más pronunciada en los países de la antigua URSS. En el caso de los "terroristas" chechenos, por ejemplo, no queda del todo claro si están más interesados en crear un Estado-nación independiente o en perpetuar la inestabilidad regional, de modo que pudieran continuar beneficiándose del comercio de drogas y otras empresas ilegales. De manera similar, mientras algunos miembros del Movimiento Islámico de Uzbekistán son partidarios de promover una rama militante y extremista del Islam, la mayoría parece concentrarse sobre todo en sacar provecho del tráfico de drogas de Afganistán y Asia Central. Por el precio adecuado, sin embargo, seguramente uno u otros grupos podrían convencerse de trabajar para Osama Bin Laden y la red terrorista Al Qaeda, si no son ya parte de ella. La guerrilla de las FARC es la manifestación en el hemisferio occidental de la fusión potencial de narcotráfico, guerrilla y actividades terroristas dentro de los límites de un solo país.

5. RESPUESTAS DE POLÍTICA PÚBLICA A LA GLOBALIZACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES DELICTIVAS RUSAS
Tal como ocurre con otras formas de delincuencia organizada transnacional en el mundo, enfrentar con éxito el creciente desafío de la mafia exigirá grandes reformas institucionales en áreas como aplicación de la justicia, lavado de dinero, control fronterizo y medidas anticorrupción en el nivel de cada uno de los distintos países de la antigua URSS, y cooperación multilateral sostenida y trabajo de inteligencia común entre los organismos judiciales de nivel subregional, regional e

MAFIA RUSA

37

internacional. También exigirá un entendimiento mucho más claro por parte de las élites políticas y judiciales en todos los países de América Latina y el Caribe sobre la naturaleza transnacional de las amenazas que enfrentan en sus propias naciones y de la consecuente necesidad de revisar las nociones tradicionales y muchas veces anticuadas de soberanía nacional y el muy arraigado, pero cada vez menos funcional, rechazo pseudonacionalista a la cooperación internacional. Hasta hoy, no ha habido avances ni en las reformas nacionales necesarias ni en la coordinación adecuada de nivel multilateral (y mucho menos en los cambios necesarios de modos de pensar). En consecuencia, las organizaciones delictivas rusas han sido capaces de propagarse por toda la región latinoamericana prácticamente sin limitaciones por más de una década. Los primeros pasos que se dieron en la arena internacional en respuesta a los devastadores ataques terroristas en suelo estadounidense indican que podría darse un nuevo impulso a una mayor cooperación multilateral. En términos específicos, el impulso adicional que dieron Estados Unidos y la Unión Europea a los aspectos multilaterales de la aplicación de la ley en el caso de llegar a la "guerra" contra el terrorismo global fue la promesa de una nueva era de coordinación internacional contra el terrorismo y la delincuencia organizada. Para afrontar efectivamente esta nueva etapa de terrorismo global y al mismo tiempo combatir al crimen organizado transnacional, sin duda será necesaria la paciente construcción de nuevos y más eficaces mecanismos multilaterales para la supervisión y la vigilancia internacional de los movimientos terroristas, el tráfico de estupefacientes, la venta ilegal de armas, los flujos ilícitos de capital y el lavado de dinero. La actual controversia internacional precipitada por las amenazas de la administración Bush de invadir Irak a principios de 2003 con una "coalición de los dispuestos", aun sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, desafortunadamente, podría dañar seriamente los intentos de alcanzar mayores grados de cooperación y coordinación multilateral en el área de la aplicación de la ley. Los dos elementos comunes al terrorismo global y a la delincuencia organizada transnacional (es decir, lavado de dinero y proliferación de armas) podrían terminar catalizando acciones serias y sostenidas de coordinación multilateral en el ámbito de la aplicación internacional de la justicia. Pero el entusiasmo actual por los esfuerzos multilaterales también podría evaporarse demasiado pronto. La verdadera clave del éxito, tanto en la "guerra" contra el terrorismo como en el combate a la delincuencia organizada transnacional, dependerá de que la comunidad internacional en su conjunto tenga la capacidad y la voluntad necesarias para elaborar e institucionalizar sistemas eficaces de coordinación y cooperación multilaterales de largo aliento. Los estados de América Latina y el Caribe probablemente sean llamados a desempeñar papeles de envergadura en este proceso. No actuar pronto y de manera efectiva podría tener un precio muy alto en términos del debilitamiento de la prosperidad nacional y la estabilidad democrática en cada uno de esos Estados-nación, así como de las presiones y sanciones internacionales, ya sea que Estados Unidos las aplique unilateralmente o, en forma multilateral, la comunidad internacional.

MAFIA RUSA

38

CONCLUSIONES

Mafia Rusa: ―Termino de origen Siciliano, que asegura su poder y poderío por medios deshonestos recurriendo a la violencia e incluso al crimen.‖ ―Puede entenderse como una asociación de individuos o grupos combinados que surgieron en la ex-URSS con el propósito de obtener ganancias monetarias y comerciales mediante medios ilegales mientras protegen sus actividades mediante un patrón de corrupción en el sistema legal.‖ la Mafia Rusa ha buscado desde un principio relaciones con países de un alto contenido de corrupción dentro de Estados débiles o de presencia de crimen organizado, se explicó que la elección de las ex Repúblicas Socialistas Soviéticas, habían sido basada más que todo en la existencia de contactos con funcionarios corruptos de las mismas, la elección de Asia fue también geoestratégica, pero no hay que olvidar que se buscó un contacto con el crimen organizado de la región o las Triadas Chinas. Siguiendo el mismo parámetro de análisis anterior se tiene pues que el atractivo que presentaba América Latina en el periodo de la postguerra Fría, era su debilidad institucional junto con la existencia de un narcotráfico clandestino, que genera colosales ganancias en el hemisferio occidental las primeras operaciones de la Mafia Rusa fueron el Narcotráfico, el lavado de dinero, la prostitución y el tráfico de armas.‖ Vulnerabilidad Democrática ―Se entiende como el riesgo democrático de un país determinado relacionado con el grado de conflictividad de su estructura social, con el grado de vulnerabilidad de su estructura económica y con la capacidad de sus instituciones políticas para procesar positivamente los conflictos y para reconocer y reordenar las jerarquías de actores y de poder. HIPOTESIS: Los Países vulnerables democráticamente presentan una rentabilidad para el crimen organizado ya que al tener poco control para procesar los conflictos positivamente, caen dentro de un perfil de países dentro de los cuales cualquier tipo de crimen organizado puede trabajar prácticamente impune

MAFIA RUSA

39

SUGERENCIAS

Surgida de entre los escombros de la ex Unión Soviética, la Mafia Rusa se ha establecido como la más joven de las organizaciones delincuenciales en todo el mundo. No precisamente como una herencia del desgastado régimen bolchevique, sino que se convirtió en la rémora de la corrupción que viajó paralela a la apertura de ese país al gran capital hacia finales de la década de 1980. La perestroika, es cierto, fue el golpe maestro que la historia política contemporánea asestó al comunismo o lo que quedaba de él, pero el paso que dio hacia el capitalismo terminó por convertir a esa nación en una productora de pobres al por mayor. Ello, debido a los impunes saqueos de los recursos públicos y privados --incluyendo préstamos que había concedido el Fondo Monetario Internacional (FMI) para programas sociales--, destinados a cuentas privadas al exterior. En efecto, tanto ex funcionarios como la nueva gente en el poder combinada o convertida en mafia –entre los cuales siempre se mencionó el nombre de la familia del ex presidente Boris Yeltsin-- tenían que convertir todos esos recursos obtenidos de manera ilícita en algo productivo. El lavado de dinero, entonces, se volvió una prioridad: según cálculos de la justicia internacional, hacia finales de la década de 1990 habrían sido ‗lavados‘ alrededor de 200 mil millones de dólares, básicamente en bancos europeos y estadounidenses. A ello se han sumado las jugosísimas ganancias por concepto de tráfico de drogas, contrabando de armas de fuego y el fomento de la prostitución en la Europa del Este, negocio que ha fructificado por la combinación de dos factores: la extrema pobreza de las mujeres y su belleza envidiada en vastas regiones del mundo, a las cuales son destinadas como parte de un negocio que no tiene fin. Y es que la Mafia Rusa supo enquistarse de tal modo en el nuevo poder, que ha sido imposible desplazarla, a pesar de la guerra desatada en su contra a mediados de los 90, cruzada que dejó centenares de muertos y gente tras las rejas. Sus raíces –sus tentáculos— tienen tanto poder e influencia, que incluso las mismas autoridades rusas han tenido que aceptar que más del 90% del desempeño en el ámbito

MAFIA RUSA

40

de los negocios de Rusia es dominado por dicha mafia, que en tan poco tiempo se ha profesionalizado y extendido a todo el mundo. Y ha sido Estados Unidos, precisamente, uno de los países de mayor destino de la Mafia Rusa, no sólo porque ha sabido cómo ―lavar‖ millones de dólares en bancos tan prestigiosos como el de Nueva York, sino que han podido pasar prácticamente inadvertidos, pues el estereotipo de ―mafiosos‖ en este país siempre se acomoda más a naciones en desarrollo de América Latina, como México y Colombia, por ejemplo. Por otra parte, la excusa de los altos ejecutivos bancarios estadounidenses ha sido que ―no sabían‖ que sus clientes se dedicaran a negocios ilícitos, lo cual ha sido interpretado por autoridades judiciales como algo sumamente ilógico, pues las transferencias no son menores, sino que alcanzan los miles de millones de dólares. Y eso no puede pasar inadvertido. Pero la vasta red que han tendido, la que incluye extorsiones a quienes se han enriquecido con dinero del pueblo ruso, se fortalece cada vez más. Y es que se trata de un círculo vicioso del que nadie puede salir tan fácilmente, pues dichas extorsiones – presentadas como ―protección‖ a los nuevos ricos que han saqueado al país—se amplían al ofrecimiento de servicios para obligar a los deudores del ―jefe‖ a pagar las cuentas pendientes, o bien a eliminar a sus enemigos para que no les obstaculicen sus actividades ilícitas. Suiza, Alemania, Israel, Grecia, Chipre, Estados Unidos o los Emiratos Árabes Unidos – país este último en el que se identifica a sus miembros por las grandes cadenas de oro que usan al cuello, los tatuajes, las nucas rapadas y sus chamarras de cuero color guinda--, son los países donde la mafia rusa ha establecido una especie de doble poder Y si los antiguos soviéticos vivían de sus fronteras hacia adentro sin poder influir en el resto de las naciones, ya sea ideológica o comercialmente, sus descendientes ya adecuados al capitalismo ha logrado penetrar con sus negocios casi todos los ámbitos de los países donde tiene mayor influencia. Un poder que muchos temen se esparza aún más con la apertura de la Unión Europea, pues aunque no es miembro de dicho bloque, su control de las economías de otros países integrantes le permitirá participar indirectamente en el porvenir de tal región.

MAFIA RUSA

41

Es en ese momento en que puede dar un salto cualitativo y pactar o luchar con otros grupos del crimen organizado, a fin de auto garantizarse su sobrevivencia como mafia. Y esta tarea va en un vertiginoso progreso.

MAFIA RUSA

42

BIBLIOGRAFÍA
   

         

Anderson, Amelis, ―The Red Mafia: A legacy of communism.‖, 1999 htpp//members.tripod.com/~orgcrime/ruslegacy.htm Barba, Jaime (Compilador), ―La Democracia hoy‖, Istmo Editores, 1994, San Salvador, El Salvador. Artículos 1 y 2. Bartolini, Stefano. ―La metodología de la investigación política.‖ Bagley, Bruce Michael, ―Globalization and Translational organized crime: The Russian Mafia in Latin America and the Caribbean.‖ Miami, United States of America, November, 17, 2002. BBC News http://news.bbc.co.uk/1/hi/special_report/1998/03/98/russian_mafia/70095.stm Diccionario de Francés, Cle Internacional, Paris, 1999. Diccionario Jurídico Espasa Fundación Tomas Moro, Madrid, 2001 Diccionario Océano de Sinónimos y Antónimos Equipo Editorial Océano, España 2000 Diccionario Ilustrados Océano de la Lengua Española, Equipo Editorial Océano, Barcelona, 1994. htpp://www.every2.com/index.htm http://glasgowcrew.tripod.com/russian.html http://www.ncjrs.org/pdffiles1/jr000247b.pdf. htpp://members.tripod.com /~orgcrime/ruslegacy.htm Prats Joan ―Previniendo crisis de de gobernabilidad democrática, un aspecto olvidado de la cooperación política‖ http://www.iigov.org/dhial/?p=3_07,

MAFIA RUSA

43

Tabla de contenido
RESUMEN ............................................................................................................................................ 5 CAPITULO I HISTORIA DE LA MAFIA RUSA........................................................................................... 6 1. 2. 3. 4. HISTORIA DE LA MAFIA RUSA ...................................................................................................... 6 MAGIA RUSA EN LA ACTUALIDAD ............................................................................................... 9 OPERACIÓN AVISPA (2005.2007) .............................................................................................. 10 OPERACIÓN TROIKA (2008-2009).............................................................................................. 10

CAPITULO II ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN.................................................................................... 11 1. 2. ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN ................................................................................................ 11 CLASIFICACIÓN .......................................................................................................................... 12

CAPITULO III LOS TATUAJES DE LA MAFIA RUSA ............................................................................... 14 CAPITULO IV EXPANSIÓN Y OPERACIONES DE LA MAFIA RUSA ........................................................ 15 1. 2. 3. 4. EXPANSIÓN DE LA MAFIA RUSA ................................................................................................ 15 OPERACIONES DE LA MAFIA RUSA EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE...................................... 16 CLASIFICACIÓN DE LAS OPERACIONES DE LA MAFIA RUSA EN AMERICA LATINA .................... 32 EL IMPACTO DEL CRIMEN ORGANIZADO RUSO EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE .................. 33

5. RESPUESTAS DE POLÍTICA PÚBLICA A LA GLOBALIZACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES DELICTIVAS RUSAS............................................................................................................................. 36 CONCLUSIONES ................................................................................................................................. 38 SUGERENCIAS .................................................................................................................................... 39 BIBLIOGRAFÍA .................................................................................................................................... 42

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->