P. 1
Felipe Guamán Poma de Ayala

Felipe Guamán Poma de Ayala

|Views: 77|Likes:

More info:

Published by: Leslie Vallejos Vilchez on Jun 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/30/2012

pdf

text

original

Felipe Guamán Poma de Ayala

- Primer cronista que escribe la historia desde el punto de vista del indígena. - Nace probablemente en 1535 en San Cristóbal de Sorondo, Ayacucho. - Fue hijo de Guamán Mallque. Se dice que el nombre Felipe lo tomó pensando en el Rey Felipe II y el apellido Ayala, por respeto a Martín (su hermano de madre). - Sus apellidos son de noble ancestro: Guamán: Halcón. Rey de las aves. Poma: Rey de los animales - Fue un hombre culto a pesar del vacío educativo de la época. Su hermano Martín de Ayala le enseñó a leer y escribir, además de los principios católicos. - Nunca asistió la escuela. Fue un autodidacta. - Su idioma materno fue el quechua. Tuvo dificultades en el castellano. - Conoció una serie de dialectos peruanos, lo que le permitió recoger historias y tradiciones de diferentes partes. - En las bibliotecas leyó a diferentes cronistas. Su autor preferido fue Bartolomé de las Casas y aprovechó sus argumentos en defensa del indio. - Aproximadamente los 33 años es expulsado de Huamanga por litigios de tierras. - Visita de minas, campos, ciudades, recogiendo testimonios y dibujando, después de 30 años regresa a su pueblo viejo y enfermo. - Fallece posiblemente en Lima, dónde había llegado a terminar escribir su obra. - Para Guamán Poma el mundo andino representa el orden mientras que el mundo virreinal con sus abusos e injusticias representa el caos.

U

O B R A

B I O G R Á F I C A

A

"NUEVA CRÓNICA Y BUEN GOBIERNO" Se cree que fue concluida entre 1611 y 1615. Fue descubierta casi 300 años después en los anaqueles de la Biblioteca Real de Copenhague por el erudito alemán Richard Pietschmann (agosto 1908). El documento constaba de 1178 páginas ilustradas con 459 dibujos. Poma consideró tres títulos diferentes: - Primer Nueva Corónica de las Indias del Perú. - Primer Nueva Corónica y Buen Gobierno deste reyno. - Primer Nueva Corónica y Buen Gobierno. Al considerar el tercer título, Guamán poma resalta la idea de que su crónica es nueva y auténtica, ya que él conocía el Perú mejor que los otros cronistas. Sus principales fuentes fueron: - Ancianos que le mostraron quipus, fuente para historia andina antigua. - Datos sobre las guerras civiles que leyó de algunos cronistas. - La Biblia: Antiguo Testamento aprovechado para informes históricos - Observación directa producto de casi 30 años de andanzas por el Perú. Mención aparte merecen los dibujos que aparecen profusamente en la Nueva Crónica: figuras delineadas con aparente ingenuidad, pero que constituyen un relato paralelo. Gracias a ellos se ha podido reconstruir no sólo la historia personal de Guamán Poma, sino también hechos del pasado indígena y de la época de la conquista.

Maestros de coros y escuelas
Los Maestros de Coro y Escuelas de este reino, están encargados de la enseñanza de los muchachos: niños, niñas, mozos y doncellas; dando las elecciones a los varones en escuela y a las niñas y doncellas en sus casas. Es enseñar el escribir, a fin de que sean buenos cristianos y al morir vayan al cielo. La enseñanza se llevará a cabo de acuerdo con un convenio establecido por año en cada doctrina, debiendo efectuarse el pago según dicho convenio y con las entradas de la Iglesia o tomando de los bienes que posee esta. Los Maestros serán exceptuados de los servicios personales y el pago de los tributos según tasa; debiendo estar en su condición de maestro independiente del control de los Padres de la doctrina, quienes tienen la costumbre de servirse de ellos y de las muchachas de la escuela en otros trabajos ajenos a la enseñanza, de manera que éstos no aprenden ni siquiera a hacer la señal de la Cruz. Por los Maestros que permiten eso, los Padres dicen, " es un buen maestro" porque los tienen contentos de ellos pero con perjuicio de la instrucción de los muchachos: asimismo los Caciques también llaman buenos Maestros a los que se emborrachan con ellos. El trabajo de los Maestros no será considerado como mita, si no debe ser abonado como salario, pagándose 12 pesos, seis medias de maíz, seis de papas y seis pacos por año; pero si se llega a comprobar que no ha enseñado o no ha aprendido, durante el año ninguno de sus discípulos en la escuela, no debe pagársele en plata. Como la cantidad que se abona por este concepto es de la doctrina o de los pueblos, es preciso que el contrato no se haga con los Padres ni con los Caciques, sino con el Administrador de la iglesia o con el esta; porque aún que el maestro sea muy bueno, si no quiere servirle, el padre con los muchachos le levantarán falsos testimonios; lo mismo harán también los Caciques principales, porque no se emborrachan con ellos, valiéndose de cualquier pretexto lo echarán del cargo. Si enseña cristianísimamente y no es borracho ni coquero, puede ser maestro toda la vida y procurará enseñar a los indios niños y niñas la cristiandad y la letra de Dios; por eso en todo pueblo debe protegerse esta clase de Maestros, para que enseñe en la escuela la doctrina cristiana y haya policía y orden en todo el reino; aunque no quieran los Padres, Caciques ni los Corregidores. Es preciso que en todo el reino, tanto en los pueblos chicos como grandes existan escuelas donde puedan aprender a leer, escribir, contar y sepan tocar el órgano todos los niños y niñas, porque así conviene para el servicio de Dios y de su Majestad, a fin de que haya orden, cristiandad; haciéndose obligatorio si es posible la enseñanza o estudio de los hijos de los principales. Como ya hemos dicho, no debe intervenir los Padres ni los Caciques en los convenios con los Maestros, sino el Corregidor y el Administrador de la iglesia. Si se llegara a contratar a un maestro en un pueblo; el Cabildo, alcalde o cacique pagará por cada muchacho un patacón, un almúd de maíz y otro de papas; si es pobre cuatro reales y un almúd de maíz y si es huérfano no debe pagar, en cambio los domingos y fiestas le traerá un atado de leña, y le ayudará en los trabajos de sementera y todo cuanto servicio sea necesario durante el año; asimismo, las muchachas deben pagar por enseñanza, pero que no sean ocupadas en traer leña, ni mascar maíz para chicha. Es necesario e indispensable que aprendan a leer y escribir los niños y niñas en el mundo, con mayor razón los de este reino, a fin de que desaparezcan las idolatría y las ceremonias celebradas en honor del demonio; que hasta la fecha ya deberían haber desaparecido; pero no ha sido así y todo por culpa de los sacerdotes; quienes por este motivo merecen ser castigados debiendo imponérseles penas a todos ellos en este reino. (…) Los Maestros están obligados a rezar en las iglesias con los discípulos que ya saben, todas las mañanas misas cantadas; el salve y vísperas todas las tardes. Debiendo los Maestros en todo el reino ocuparse en rogar en coro por vivos y muertos. De: Nueva Crónica y Buen Gobierno

Entierro del Inca
Y lo embalsamaron sin menearle el cuerpo y le pusieron los ojos y el rostro si estuviera vivo y le vestían ricas vestiduras. Y al difunto le llamaron Yllapa, que todos los demás difuntos les llamaban Aya; y lo enterraban con mucha vajilla de oro y plata. Y a los pajes y camareros y mujeres que él quería, les matan; y a la mujer, la más querida, la llevaba por señora coya. Y, para ahogar esto, primero les emborrachaban y dicen que le hacían abrir la boca, y le soplaban una coca molida hecha en polvo. Todos iban embalsamados y los ponían a su lado, tenía todo un mes el cuerpo y en todo el pueblo hacían grandes lloros y llantos con canciones y músicas. Bailando y danzando, lloraban; y, acabado el mes, lo enterraban y lo llevaba a la bóveda que llaman pucullo, con grande procesión y solemne. Todo aquel mes, hasta enterrarlo, ayunaban sal y todo lo acostumbrado y ofrecen oro o plata y ganados, ropa, comida en todo el reino. Acabado de enterrar, el otro mes entran en penitencia y ayunan todos los hijos legítimos o bastardos y los principales en todo el reino. El tercer mes entran a sacrificar al templo de Cori Cancha a la casa del Sol, a sus oraciones, los legítimos, si es un hijo dos o tres o cuatro hijos del dicho Inca Cápac, para que sea elegido por el Sol: al menor y al mayor. Si le llama al menor, aquel alza la borla: es señor y rey Cápac Inca. Y los otros que quedan, quedan por auquicona, príncipe; y sobrinos y nietos son príncipes. Obedecen al elegido sus hermanos y los demás señores el reino.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->