Está en la página 1de 59

Correspondencia

entre los alumnos de


Martha Alejandra
Vega Velázquez
de Tyler, Texas
y
Enrique Parada,
Autor del Cuento:

Espartaco
Diciembre del 2007
Introducción
Conocí al Sr. Enrique Parada y a su esposa Linda cuando abrieron
una librería cercana al lugar donde yo tengo una imprenta, en
Cuautitlán Izcalli, Estado de México.

Enrique Parada es periodista y Linda, odontóloga a quien también le


gusta dibujar y pintar.

Es este tiempo convivía mucho con mi nieta, Valeria, la cual


necesitaba mucho material didáctico y de lectura; en la librería
“Tierra de Tesoros” encontré libros, materiales y orientación del Sr.
Enrique.

Por esa época me enteré acerca de su participación en un concurso


de literatura infantil del que resultó ganador “Espartaco”, por lo que
fue publicado. Desde entonces he adquirido varios ejemplares, los
cuales regalo a los niños de la familia y a los hijos de algunos de mis
clientes.

Es así como Alejandra, mi hija, recibió también un ejemplar, el cual


ha compartido con sus alumnos y amistades. Y es así como sus
alumnos, al enterarse que Alejandra conocía a Enrique Parada,
decidieron escribirle sus dudas, comentarios y opiniones, en espera
de respuestas, las cuales se encuentran a continuación.

El libro se consigue en las principales librerías de la Ciudad de


México.

Manuel Vega Velázquez

5 de enero del 2008.


Diciembre 25 del 2007.

Alejandra:

Muchísimas gracias por compartir con tus alumnos la


historia de Espartaco y yo. Desde el momento que el
señor Manuel me comentó que lo estabas haciendo
me alegró bastante.

Lo mejor que puede pasarle a un escritor es que su


propuesta sea leída, pero aún más que tenga la
posibilidad de retroalimentación con los lectores.

Gracias por hacerlo posible.

Deseo sinceramente que Espartaco y yo abra la


posibilidad de formar lectores, pequeños lectores que
descubran la posibilidad de emocionarse, disfrutar de
historias, aventuras y poemas.

Seguramente que al formar un lector también se forma


un ser más feliz.

Enrique Parada
Alumnos de Martha Alejandra
Vega Velázquez de Tyler, Texas
1

Alondra Álvarez
Diciembre 25 del 2007.

Estimada Alondra:

¡Hola¡ Qué bonito sobre. Pintas muy bonito. Si sigues


pintando después podrás ilustrar libros. Te comentó
que el ilustrador que es amigo mío empezó a dibujar
desde niño, estudió mucho y ahora se dedica a hacer
dibujos para libros.

El niño de la historia se llama Enrique, su mamá Linda,


su papá Enrique como él, y su abuelita se llamaba
Guillermina. Precisamente la maestra Alejandra te
lleva tu libro.

Me alegro bastante recibir tu carta.

Esperando que leas más libros, te mando un abrazo y


saludos.

Enrique Parada
2

Ashley Tinoco
Diciembre 25 del 2007.

Ashley:

Espero que te encuentres muy bien. Gracias por tu


carta. ¡Qué bueno que quieres escribir historias o
cuentos! Te recomiendo para empezar a hacerlo que
lleves un diario, para que practiques la redacción y la
observación. ¡Felicidades! A mi me hubiera gustado
empezar a escribir cuentos desde niño, pero comencé
a hacerlo de adulto.

Propónte hacerlo y lo lograrás.

Respecto a tus preguntas, quiero decirte que el niño


de la historia se llama Enrique. Y se me ocurrió escribir
la historia, después de que leí muchísimos libros
infantiles, pensé: “la historia de mi perro Espartaco
puede ser divertida”. Ya sólo recordé sus travesuras y
las escribí. Fue muy fácil.

Esperando que leas más libros y empieces a escribir.

Enrique Parada.
3

Dany
Diciembre 25 del 2007.

Estimado Dany:

Espero que te encuentres muy bien. Sobre tus


preguntas, quiero decirte que el niño de la historia se
llama Enrique. Y efectivamente la historia fue real, esto
quiere decir que Espartaco y sus travesuras fueron
verdaderas. Espartaco fue mi perro, era un doberman
negro como está descrito en el libro (con una oreja
gacha y otra parada; le gustaba jugar futbol, era
excelente portero).

Este fue el primer libro que escribí. Lo escribí hace


cuatro años. Lo mandé a un concurso y ganó (por eso
lo publicaron).

Me sentí bien cuando lo escribí, pero más contento


cuando ganó y muchísimo más cuando me enteré a
través de la maestra Alejandra Vega que lo leyeron en
clases.

También me alegró bastante recibir tu carta.

Esperando que leas más libros, te mando un abrazo y


saludos.

Enrique Parada.
4

Estefanía Hernández
Diciembre 25 del 2007.

Estimada Estefanía:

Espero que te encuentres muy bien y que también hayas


tenido una excelente navidad, igual que yo.

Antes que nada quiero agradecerte los dibujos tan bonitos


del sobre, al igual que tus compañeros, pintas muy bien.
¡Felicidades!

Coincido en lo que dices sobre la inteligencia de tu maestra.

Sobre tus preguntas, quiero decirte la historia fue real, esto


quiere decir que Espartaco y sus travesuras fueron
verdaderas. Quien no existe en la vida real, pero sí en la
historia, es el niño Enrique (posibilidades de la literatura; si
quieres saber más, Miss Vega te lo podrá explicar).

La abuelita, que se llamaba Guillermina, se fue al cielo; al


igual que Espartaco. Los papás del niño (Linda, ella es
pintora y Enrique, editor de una revista) ahora viven en
Cuautitlán Izcalli, Estado de México; ellos son amigos de la
maestra Alejandra y de su hija Valería y de los papás de ella
(la señora Martha y el señor Manuel).

Esperando que leas más libros, te mando un abrazo y


saludos.

Enrique Parada.
5

Gicela Aparicio
Diciembre 25 del 2007.

Estimada Gicela:

Espero que te encuentres muy bien. Agradezco tu carta y me


alegra que te haya gustado la historia.

Efectivamente esa historia me pasó. Eso quiere decir que la


historia fue real, Espartaco y sus travesuras fueron
verdaderas. Espartaco fue mi perro, era un doberman negro
como está descrito en el libro (con una oreja gacha y otra
parada; le gustaba jugar futbol, era excelente portero).

Después de Espartaco tuve otro perro, un labrador color


blanco que le puse Cometa, pero tuve que regalarlo porque
estaba creciendo mucho y como vivimos en un
departamento chiquito ya no cabía. Pero se fue a vivir con un
señor que le gustan los perros y lo tiene en un jardín muy
grandote donde corre todo lo que quiere. Ahora sólo tengo
un perro, pero de peluche parecido a Espartaco.

Mi cumpleaños es el 23 de noviembre.

Esperando que leas más libros, te mando un abrazo y


saludos.

Enrique Parada.
6

Giovana García
Diciembre 25 del 2007.

Estimada Giovana:

Gracias por tu carta y tus comentarios. El sobre con el


dibujo de Espartaco, cerca de una flora está precioso.

El niño de la historia se llamaba Enrique. Los papás del


niño y el niño se fueron a vivir a la Ciudad de México o
Distrito Federal, que es la capital de México. Ellos
vivían en una ciudad pequeñita, como donde vives,
que se llama Santiago Tuxtla, en el estado de Veracruz.

Miss Vega les lleva un libro a ti a tus compañeros para


que ustedes lo lean y lo compartan con sus hermanos,
primos y amigos.

Recibe un cordial saludo.

Enrique Parada.
7
Jonathan Landín
Diciembre 25 del 2007.

Estimado Jonathan:

Espero que te encuentres muy bien, agradezco tu


carta y tu opinión sobre el libro. Cuando lo escribí
también me parecieron divertidas las parte cuando
Enrique, el niño de la historia, bañaba a Espartaco.

Con la maestra Alejandra Vega les mando dos cuentos


cortos, uno es sobre un perrito llamado “Jueves” y el
otro sobre un viaje a Catemaco, donde hay una isla de
macacos, especie de changos.

Esperando que leas más libros, recibe un abrazo y


saludos.

Enrique Parada.
8

Jesús Salazar
Diciembre 25 del 2007.

Estimado Jesús:

Espero que te encuentres muy bien. Qué bueno que te


divirtió el libro.

He escrito más historias pero no están publicadas. Por


lo pronto le entrego a la maestra Alejandra dos
cuentos cortos, para que si cree conveniente y tiene
tiempo, se los pueda leer en clases.

Agradezco tu carta.

Esperando que leas más libros, recibe atentos


saludos.

Enrique Parada.
9

Kassandra Álvarez
Diciembre 25 del 2007.

Estimada Kassandra:

Espero que te encuentres muy bien.

Gracias por tu carta y tus comentarios sobre la historia


del niño Enrique y de su perro.

Los papás del niño se llaman Linda y Enrique.

He escrito otras historias que espero algún día las


conozcan, por lo pronto le entregué a Miss Vega dos
cuentos para que después se los lea.

Esperando que leas más libros, te mando un abrazo y


saludos.

Enrique Parada.
10

Luis Muñoz
Diciembre 25 del 2007.

Estimado Luis:

Espero que te encuentres muy bien. Agradezco tus


felicitaciones, eso me motiva a seguir escribiendo.
Deseo que te encuentres muy bien.

Sobre tus preguntas, quiero decirte que el niño de la


historia se llama Enrique. Y efectivamente la historia
fue real. Tuve a Espartaco hace 13 años, era una
mascota muy inteligente pero muy juguetón.

Lo escribí, como dice en la página inicial: “En deuda


con Espartaco”, por haberlo regalado y en “Memoria
de doña Guille”, que es la abuela del niño Enrique, el
relator y protagonista de la historia. En sí la inspiración
se explica en la dedicatoria y porque pensé que la
historia les gustaría a los lectores, como tú.

Este fue mi primer cuento, lo mandé a un concurso y


ganó (por eso lo publicaron).

Esperando que leas más libros, te mando un abrazo y


saludos.

Enrique Parada.
11

Mayra Sánchez
Diciembre 25 del 2007.

Estimada Mayra:

Espero que te encuentres muy bien. Agradezco tu carta y tu


amabilidad.

Sobre tus preguntas, quiero decirte que la historia fue real.


Empecé a escribir después que leí muchas historias para
niños, todas muy bonitas (te comunico que hace seis años
puse una librería y comencé a leer y leer, leí como mil
cuentos). De ahí pensé que era buena idea escribir la historia
de Espartaco que lo tuve hace 15 años.

Este fue el primer libro que escribí. Después he escrito unas


catorce historias. Todos los cuentos que he escrito me han
gustado, pero el que más satisfacciones me ha dado es
precisamente Espartaco, porque su historia se comparte con
miles de lectores, como ustedes. A Linda, mi esposa, le
gusta que yo escriba. Llevo escribiendo cuentos para niños
desde hace 5 años.

La historia se desarrolla en Santiago Tuxtla, un pequeña


ciudad que está en el estado de Veracruz. Quiero escribir
muchas más historias, pero sobretodo me gustaría que se
publicaran (en libro) para que lectoras como tú, las conozcan.

Esperando que leas más libros, recibe un abrazo y saludos.

Enrique Parada.
12

Johnny
Diciembre 25 del 2007.

Estimado Johnny:

Espero que te encuentres muy bien.

Sobre tus preguntas, quiero decirte que el niño de la


historia se llama Enrique.

Y quiero comunicarte que la historia fue real (no


ficción), Espartaco si existió e hizo esas travesuras.

Me dio mucho gusto saber que la maestra Alejandra


les leyó la historia y que ahora tendrás, como tus
compañeros, la posibilidad de leerlo en tu casa.

Gracias por tu carta.

Recibe saludos.

Enrique Parada.
13

Sherry García Jaimes Yáñez


Diciembre 25 del 2007.

Estimada Sherry:

Gracias por tu carta. Espero que te encuentres muy bien.

Veo que te gusta dibujar, lo haces muy bien. Si sigues


haciéndolo después podrás ilustrar libros como el de
Espartaco y yo. Precisamente lo ilustró un amigo (Victor
García, se apellida como tú).

El niño de la historia se llama Enrique. Y efectivamente la


historia fue real, esto quiere decir que Espartaco y sus
travesuras fueron verdaderas. Espartaco fue mi perro, era un
doberman negro como está descrito en el libro (con una
oreja gacha y otra parada; le gustaba jugar futbol, era
excelente portero).

Este fue el primer libro que escribí. Se me ocurrió escribir


todo lo que hacía mi mascota, porque creía que era gracioso
y que podía hacer reír a quien lo leyera, aunque algunas
partes son tristes. Pero así nos sucede en la vida, ¿no crees?

Empecé a leer cuando tenía veinte años, ya de adulto, pero


me hubiera gustado empezar desde niño. Te recomiendo
que leas muchos libros para que te diviertas muchísimo.

Te mando un abrazo y saludos.


Enrique Parada.
14

Yaira Cajero
Diciembre 25 del 2007.

Estimada Yayra:

Espero que te encuentres muy bien. Gracias por tu


carta y el sobre tan bonito. Dibujas muy bonito, ojalá y
sigas haciéndolo. Gracias, si me encuentro bien y
espero que tú y tu familia también. Eres muy gentil al
expresar que te gusto la historia de Espartaco y yo.

El niño de la historia se llama Enrique. Y te digo que la


historia fue verdadera. Si me gustaría leerles la historia
a más niños, pero no tengo tiempo disponible, porque
yo trabajo en una revista.

Tengo más historias, precisamente le entregué dos


cuentos a tu maestra para que se los lea.

Claro, que con muchísimo gusto te firmaré el libro y la


carta. Me alegro recibir tu carta.

Esperando que leas más libros, y sigue dibujando (para


que algún día ilustres libros) te mando un abrazo y
saludos.

Enrique Parada.
15

Osvaldo
Diciembre 25 del 2007.

Estimado Osvaldo:

Espero que te encuentres muy bien.

La maestra Alejandra me dijo que no pudiste enviarme


carta, porque te fuiste de vacaciones antes. Deseo que
te haya ido muy bien.

Ojalá y te haya gustado la historia de Espartaco y yo.

Esperando que leas más libros, te mando un abrazo y


saludos.

Enrique Parada.

Intereses relacionados