P. 1
El Impacto de Las Armas de Fuego en Las Mujeres

El Impacto de Las Armas de Fuego en Las Mujeres

|Views: 63|Likes:

More info:

Categories:Types, Research, Law
Published by: Lierny Noelia Painemal Barbosa on Jun 12, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/31/2013

pdf

text

original

CAPITULO I

I .- INTRODUCCION
Desde los comienzos de la humanidad el ser humano ha sentido la necesidad de protegerse. Ha elaborado un variado número de artefactos con este fin, desde los simples elementos cortos punzantes hasta las complejas armas atómicas. En la antigüedad las armas estaban limitadas a los hombres, y la mujer estaba imperativamente destinada al ámbito domestico. Posteriormente la emancipación de las mujeres y su camino hacia la conquista de la ciudadanía, la lleva a desterrar los estereotipos femeninos y a quedar en un plano de igualdad con el género masculino. Actualmente tanto hombres como mujeres tienen acceso a las armas. Hoy en día la presencia de armas de fuego en la población es una realidad. Y constituye un riesgo para la seguridad nacional. La transferencia de armas al margen de la Ley y la confección de armas hechizas alimentan al delincuente común. Este fenómeno está relacionado directamente con los problemas de seguridad ciudadana, pues el aumento de los delitos va de la mano con el incremento en el uso de armas de fuego en la mayoría de los ilícitos delictivos. Debido a lo descrito precedentemente se ha generado en la población una sensación de inseguridad, por lo que las personas han comenzado a adquirir armas para defenderse. En Chile el uso de armas de fuego está asociado a hechos delictivos. La campaña del Gobierno destinada al desarmarse y regularizar la tenencia de armas ha sido efectiva. Sin embargo, la sensación de inseguridad que se vive en el país ha propiciado que la población se sienta indefensa y busque medidas para sentirse un

1

poco más protegida. Así una de las decisiones que han adoptado muchos es la adquisición de un arma de fuego. Las mujeres por su parte tímidamente han comenzado a interesarse en la adquisición de un arma con el objeto de prevenir y protegerse de la delincuencia; sin embargo, la población femenina que esta comprando armas de fuego no ha estimado que el tener un arma provoca una doble problemática, por una parte el arma puede ser utilizada como medio efectivo de defensa contra la delincuencia, pero por otro lado pueden resultar ser victimas de su propia arma. Por este motivo cabe preguntarnos: ¿Qué efecto tienes las armas en las mujeres? Para la realización de este trabajo tendremos como objetivos generales: desde diferentes Conocer los efectos de las armas de fuego en las mujeres,

escenarios, como victimas de violencia armada; autoras de violencia armada; y como precursoras del desarme. Del mismo modo se desarrollará un estudio relativo a las normas que regulan la tenencia y uso de armas en Chile. En lo relativo a los objetivos específicos estos se cumplirán a través del estudios de estadísticas que nos permitirán recopilar antecedentes sobre la cantidad de armas que se encuentran en circulación en Chile, de cómo estas armas han afectado a las mujeres y bajo que circunstancias estas se han visto involucradas con un arma de fuego. Se realizará un examen para determinar quien controla el uso de armas en Chile, que tipos de armas están sometidas a control, que armas están prohibidas, quienes pueden portar armas requisitos para inscribir un arma y las sanciones a que se expone el que infringe la ley de armas. Desde una perspectiva comparada se analizará el efecto de las armas en las mujeres en un contexto internacional, enfatizando el problema social existente respecto al tratamiento del tema. El tema en estudio se justifica en la necesidad de consolidar los datos acerca del efecto de las armas de fuego sobre las mujeres a fin de poder desarrollar directrices de

2

adiestramiento sobre la protección de los derechos y las necesidades especiales de las mujeres. Como también proponer programas nacionales de capacitación dirigidos a la sociedad con el fin de educar a la población en este contexto. Dicho de otro modo, son cuatro razones básicas que justifican la realización del presente estudio: 1.- La necesidad de investigar y de establecer diagnósticos objetivos de los factores que generan el aumento del uso de armas de fuego, por las mujeres. 2.- El análisis del impacto de la proliferación de las armas de fuego en el nivel de violencia prevaleciente. 3.- La comprensión de los factores individuales y socioculturales que inducen a la posesión y proclividad para el uso de armas de fuego en la población femenina. 4.- Necesaria conciencia de implementación de políticas preventivas – educativas a corto, mediano y largo plazo. El presente trabajo fijará su campo de acción en el análisis y recopilación de antecedente relacionados con el efecto de las armas de fuego en la mujer, comenzando por el contexto nacional y posteriormente algunas situaciones internacionales.

3

CAPITULO II “ANTECEDENTES DEL TEMA”.

1.- MUJERES FRENTE A LAS ARMAS.
La sensación de inseguridad que se vive en el país, es tema por todo conocido, la población se siente cada vez más indefensa, la búsqueda de medidas para sentirse un poco más protegido incluso dentro del propio hogar se ha convertido en una tarea interminable. Así, una de las medidas que han adoptado muchos es la adquisición de un arma de fuego o algún elemento de defensa personal. Lejos de lo que se pudiera pensar “las mujeres” son las más interesadas en el tema. Conforme a la encuesta sobre seguridad ciudadana dada a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) practicada en el año 2005 1donde se le pregunto a la población: ¿usted o alguien de su casa tiene un arma de fuego como: revolver, pistola o escopeta? Al respecto el 6.9% de personas encuestadas respondieron afirmativamente la pregunta. Durante el mismo año el 35.6% respondió que tenía un arma de fuego “para prevenir y protegerse de la delincuencia”. La campaña del gobierno destinada a desarmarse y regularizar la tenencia de armas ha sido efectiva desde ciertos parámetros, puesto que efectivamente se ha desarmado en gran medida a la población civil, sin embargo son los delincuentes los que permanecen con sus armas. Esto a impulsado al mercado a ofrecer un sin numero de alternativas para la adquisición de un arma de fuego y son las mujeres las que con la intención de sentirse seguras han adquirido un arma como defensa personal.
1

Ver anexo “A”.

4

Se estima que de cada 10 armas de defensa personal vendidas 8 son destinadas al uso de mujeres, principalmente mujeres solas y de estas 8 armas de defensa personal 2 son armas de fuego, las restantes corresponden a gas pimienta y electroshock. 2

2.- ARMAS DE FUEGO.
El concepto de armas de fuego. En un sentido amplio “arma” es todo objeto o instrumento destinado a atacar y defender. Por arma de fuego debemos entender como aquella que utiliza la presión de gas emanada de un cilindro hueco por razón de una carga de impulsión para expulsar con precisión y fuerza un proyectil hacia un objeto elegido. Este trabajo se centra en el uso e impacto de armas pequeñas entendiéndose por tales, aquellas convencionales destinadas al uso personal. Incluyen revólveres, pistolas automáticas, rifles y carabinas, pistolas ametralladoras, rifles de asalto y ametralladoras ligeras.

3.- ORIGENES DE LAS ARMAS DE FUEGO.
Los orígenes de las armas de fuego se remontan al siglo XI en China donde ya se desarrollaban mezclas de carbón, salitre y azufre utilizadas como explosivos. Hacia el siglo XIII estas mezclas fueron utilizadas como propelentes en armas primarias de bambú que arrojaban diversos proyectiles. Posteriormente durante el siglo XIV la pólvora y la comprensión de su empleo explosivo por los científicos árabes, llegó a Europa llegando a existir lo que hoy conocemos como armas de fuego.
2

Sandoval,M. (2008, Marzo 2). En la mira de una mujer. Diario La Crónica, p. A 4.

5

4.- REALIDAD ACTUAL EN TORNO A LAS ARMAS DE FUEGO.
La cantidad de armas ilegales circulando en nuestro país, pese a las campañas de desarme es bastante abrumadora. Se estima que casi todas las armas ilegales en circulación, empezaron siendo armas legales en manos del Estado, de grupos no estatales o de civiles. Cada año cientos son robadas y entran en el mercado ilegal. Los Gobiernos que participaron en el Estudio Internacional para la Regulación de Armas de Fuego, realizado por Naciones Unidas, informaron que más de 100.000 armas son robadas anualmente, de ello se deduce que estas armas robadas viajan por todo el mundo. A esto le sumamos el problema de la fabricación ilegal de armas o fabricación domestica donde componentes legales se transforman en armas ilegales. Este tipo de armas son de fácil acceso en forma ilegal, fáciles de esconder, fáciles de usar y difíciles de controlar. Las consecuencias pueden ser vistas todos los días en los diarios y en las noticias de la televisión. Mujeres y niños son los que corren el mayor riesgo. La presencia constante de armas de fuego en el mundo ha cambiado la naturaleza de la violencia. Tensiones como discusiones entre amigos o problemas con el transito culminan en tragedia. batallas. En el presente trabajo busca establecer desde el punto de vista femenino si las armas de fuego son una protección o por el contrario representan un peligro; y cuales son las razones por las cuales se adquiere un arma. Sociedades tranquilas pasan a ser campos de

6

5.- BREVE RESEÑA SOBRE LEGISLACIÓN CHILENA
La Constitución Política de Chile, en su artículo 92 dice: “Ninguna persona, grupo u organización podrá poseer o tener armas u otros elementos similares que señale una ley aprobada con quórum calificado, sin autorización otorgada en conformidad a ésta. El Ministerio encargado de la Defensa Nacional o un organismo de su dependencia ejercerá la supervigilancia y control de las armas en la forma que determine la ley.” La referencia a una ley de quórum calificado asegura la estabilidad de la norma en el tiempo. La Dirección General de Movilización Nacional, DGMN, es la encargada del control de armas y explosivos. Ley N° 17.798, “Ley Sobre Control de Armas Explosivos y Elementos Similares” del año 1972 fue promulgada con el principal objetivo de asegurar el respeto a los derechos humanos a todos y cada uno de los ciudadanos chilenos y con el fin evitar la violencia armada. Poco tiempo después en virtud de un decreto del ministerio de Defensa Nacional, se aprobó el reglamento complementario de esta Ley. Con posterioridad se han aprobado diversas leyes que han ido complementando la Legislación Chilena. Ley N° 20.014 del 13 de mayo del año 2005, promulgada por el gobierno de Ricardo Lagos Escobar, y en virtud de la cual se incorporan a la normativa chilena materias derivadas de la “Convención Interamericana Contra el Tráfico de Armas de Fuego, sus Componentes, Municiones, Explosivos y otros Materiales Relacionados”, CIFTA, que fue ratificada por Chile mediante el depósito del instrumento

7

de ratificación, el 23 de Octubre del año 2003. Se trata del único Tratado Internacional sobre estas materias del cual Chile es Estado Parte, hasta la fecha3.

CAPITULO III “EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL USO DE LAS ARMAS DE FUEGO EN CHILE”.

1.- EVOLUCIÓN HISTORICA DEL USO DE ARMAS DE FUEGO EN CHILE.
En nuestro país la tenencia de armas de fuego se remonta a la época en que nuestro país era colonia española. Ellas constituían un medio valioso para que los conquistadores pudiesen garantizar su presencia y gobierno. En 1810, se recurrió a las armas para lograr la Independencia y luego las utilizaron como instrumentos indispensables para mantener el orden público y evitar intentos revolucionarios4. Posteriormente en el año 1891, las armas de fuego fueron determinantes para derrocar al presidente de ese entonces José Manuel Balmaceda y asumir la presidencia de facto el Almirante Don Jorge Montt.

3

Elgueta,R(2006).El problema de las armas de fuego en Chile. Armas de Fuego en el Conosur: una amenaza a la seguridad Hemisférica. Chile: Ministerio de Relaciones Exteriores. 4 En 1891, estallo una revolución contra el presidente José Manuel Balmaceda. Los rebeldes se embarcaron en Valparaíso, hacia Iquique donde organizaron un ejército propio. Con ese objeto, y con los dineros de algunos empresarios mineros enemigos políticos de Balmaceda, compraron en Europa varios miles de fusiles de repetición, los que jugaron un rol histórico, en el triunfo de la revolución en las batallas de Concón y Placilla. Las Tropas Balmacedistas sólo disponían de fusiles que se cargaban por el cañón, y cuyos disparos eran efectivos hasta unos 500 o 700 metros de distancia. Los revolucionarios, con sus armas automáticas, y con un alcance superior a los 1.000 o 1.200 metros, produjeron desde esa distancia, especialmente en los márgenes del río Aconcagua, una gran mortalidad entre los soldados leales al Gobierno. Asumió la presidencia de facto, el Almirante Jorge Montt, y con él se iniciaron los gobiernos citados como “República Parlamentaria”, puesto que era el Congreso el que en definitiva resolvía las grandes decisiones que adoptaban los Presidentes Chilenos.

8

En cuanto a la regulación o control de la propiedad de las armas de fuego, no existía una legislación nacional precisa. Solo en 1970 con la llegada al Gobierno del Presidente Salvador Allende Gossens, y de los partidos políticos de la Unidad Popular, surgen diversos grupos opositores al gobierno, y partidarios de usar las armas como herramientas políticas para imponer por la fuerza sus ideas, realizando incluso asesinatos. Ante estos intentos y el creciente tráfico ilícito de armas de fuego, el gobierno inicio la tramitación de una ley que reglamentara el control de la tenencia ilícita de armas. Al aprobarse en el congreso chileno llevo el nombre de”Ley sobre el Control de Armas, Explosivos y Elementos Similares”, Ley N°17.798 del año 1972. En cuanto al papel que desempeñó la mujer para ese entonces y durante la dictadura del régimen militar 1973, según palabras del General Augusto Pinochet (1974), pronunciadas en el discurso inaugural del Secretaría Nacional de la Mujer, establecida por la Junta Militar y en cabezada por Lucía Hiriarte de Pinochet, era el de ser: “Activas y efectivas colaboradoras en la vida de los hombres y de acuerdo a las tradiciones de Occidente - señala en su discurso - su misión como mujer y madres ha sido y sigue siendo la de defender y transmitir los valores espirituales, servir como un elemento moderador frente a los impulsos bélicos de los hombres, educar y transmitir conciencia y servir como depositarias de las tradiciones nacionales”5. Aunque a la mujer se le reconoció el derecho por ejemplo a ejercer una profesión, el General reclamaba un mayor reconocimiento en el trabajo que les correspondía “el de educar a los hijos”.

5

Pinochet Ugarte, A.(1976) Mensaje a la mujer chilena: Texto del discurso, Santiago: Editorial Nacional Gabriela Mistral.

9

Claramente, se puede apreciar que la relación existente entre la mujer de ese entonces y las armas de fuego, era escasamente efectiva. Sin embargo no debemos olvidar que durante los 17 años del régimen de dictadura militar, el general Pinochet presidió una movilización social y política sin precedentes en la historia chilena, y probablemente en la historia Latinoamericana. Lo que llevó a la mujer integrar incluso las filas de las Fuerzas Armadas de Chile. Con esto queda establecido que las mujeres han ido infringiendo barreas construidas por una mirada masculina que les asignó imperativamente el ámbito domestico como el terreno de su realización.

2.- CAMPAÑA DE DESARME EN CHILE.
Al 09 de Septiembre de 2008, un total de 3.466 armas de fuego han sido entregadas voluntariamente por la población a las Autoridades Fiscalizadoras de la ley de Control de Armas y Elementos Similares. De ellas, 1.831 son armas inscritas, 1.560 no inscritas y 75 armas hechizas entregadas a dichas autoridades, bajo este concepto. Hasta ahora, dicha campaña logra sus frutos, puesto que ha superado la cifra de armas destruidas por el concepto de entrega voluntaria del año pasado, que alcanzó un total de 2.252 armas. Hay que precisar que las armas que se han entregado voluntariamente tanto a Carabineros de Chile, Parroquias y Autoridades Fiscalizadoras se encuentran bajo la custodia del Batallón Logístico Ejército Nº 2 “Arsenales de Guerra” y en las diferentes Autoridades Fiscalizadoras (AAFF) de la Ley Nº 17.798 sobre Control de Armas y Elementos Similares a lo largo y ancho de nuestro país.

10

Si bien es cierto, la campaña de desarme ha sido exitosa considerando las armas entregadas voluntariamente por la población civil y destruida. Sin embargo, este éxito es bastante subjetivo, ya que justamente es la población civil la que se encuentra desarmada, y son los delincuentes los que producto del mercado ilegal han adquirido armas con plena libertad. Para comprobar esta hipótesis, concurrimos a la Población emergencia situada en la comuna de Hualpén, donde se preguntó si era posible adquirir un arma de fuego, la respuesta fue sorprendente ya que por la módica suma de 15 mil pesos es posible adquirir un arma con 2 tiros.

CAPITULO IV “EVALUACIÓN ESTADÍSTICA”.

1.- RAZONES POR LAS QUE MUJERES Y HOMBRES COMPRAN ARMAS DE FUEGO.
En muchas ocasiones, el problema de las armas de fuego no está en ningún lugar de las agendas gubernamentales, hasta cuando por su gran magnitud adquiere relevancia social. En el caso de Chile las armas de fuego no han estado ni en la agenda pública ni de las organizaciones de la sociedad civil, aunque si parece estarlo en el ámbito privado, al menos en una parte de la población que busca seguridad por distintos medios. Como se señaló anteriormente, uno de ellos es la adquisición de armas de fuego para la defensa personal y del lugar de residencia. El tema adquiere relevancia esporádica a propósito de ciertos sucesos donde las muertes y lesiones producidas por armas de fuego son resaltadas por la prensa y en consecuencia, toman relevancia social, pero existe toda una serie de hechos delictivos con presencia de armas que no son revelados o que pasan al olvido.

11

En Chile, la preocupación por las armas de fuego está asociada a su uso en hechos delictivos y el aumento de la inseguridad, aunque en la realidad la mayoría de los robos se producen con instrumentos corto punzantes. Por ello en términos comparados la cuestión de las armas en Chile no parece un asunto de importancia (Dreyfus, 2003) “A pesar de la escasa relevancia del tema, las instituciones y normativas existen. Las primeras - instituciones - con un gran nivel en cuanto al control, almacenamiento y destrucción de armas; las segundas – norma- con falencias que es posible mejorar”. La situación de la delincuencia en Chile se ha caracterizado en los últimos años por el incremento de las denuncias, la politización del tema y la amplia cobertura que los medios de comunicación le dedican al tema. Si bien las denuncias han aumentado, no es posible tener un panorama temporal acerca de la evolución que ha tenido la delincuencia en el país, pues los sistemas de información carecen aún de muchas falencias. En 1999 el Ministerio del Interior diseñó un sistema de denuncias que integra la información de Carabineros de Chile y la Policía de Investigaciones; y recién el año 2003 se realizó la primera encuesta nacional de victimización que complementa los datos sobre denuncias6. Pese a esto se puede afirmar que ha habido una tendencia creciente en la tasa de delitos de mayor connotación social denunciados (especialmente en las grandes ciudades como la Región Metropolitana), es decir los delitos contra la propiedad y contra las personas, de los cuales los más comunes son las lesiones y el robo con fuerza. Así por ejemplo, en 2004 la mayor cantidad de hechos reportados fueron robo con fuerza (38%), hurtos (23.4%) y lesiones (21.7%). Los homicidios por su parte muestran una tendencia bastante estable: entre 1 y 3 homicidios por cada 100 mil habitantes entre 1997 y 2003, aunque nuevamente las cifras se refieren sólo a denuncias.
6

Dammert, Lucia. “Violencia Criminal y Seguridad Ciudadana en Chile”. En: Serie Políticas Sociales N°109 CEPAL.

12

Por medio de las encuestas de victimización no se puede tener un panorama temporal extenso pues la primera encuesta de este tipo fue realizada el año 2003 y la segunda el 20057. De estas encuestas se puede decir que en términos de percepción la “seguridad” se encuentra en los primeros lugares de temas que preocupan a la población, incluso antes que la salud y la educación. Esto se refleja por ejemplo en que el 80% de encuestados el 2003 que creía que la delincuencia había aumentado. En cuanto a los distintos tipos de delitos, sólo el robo de objeto de vehículo supera el 8%, en tanto el nivel promedio de denuncias es de 41.6%, siendo los delitos no violentos los menos denunciados. También se evidencia un alto nivel de temor y encierro, es decir, de personas que dejan de salir de sus casas –en especial mujeres y de noche - por temor a sufrir algún acto delictivo. Un hecho donde también es frecuente la presencia de armas de fuego son los suicidios, lamentablemente sobre este punto tampoco hay información sistematizada que permita tener un panorama detallado, sólo sabemos – de acuerdo a información del Servicio Médico Legal– que la cifra total de suicidios va en aumento. En Santiago, la cifra subió de 460 personas que atentaron contra su vida durante en 2002 a 514 en 2004, se trata de un 10% más de defunciones inducidas que las que se producen por homicidio. A pesar de estas cifras las armas de fuego no son aún de uso mayoritario. De hecho, los actos delictivos se caracterizan por un mayor uso de armas corto punzantes que de fuego, tanto en robos como en homicidios. De acuerdo a la información publicada por la Dirección General de Movilización Nacional8, en Chile las armas de fuego registradas han presentado una tendencia a la baja respecto de las 20.869 inscritas en 1993, pero han subido bruscamente en los últimos años. Del total acumulado existen 732.562 armas registradas al 2006. Si a éste
7 8

Ver anexo “B”. DGMN, Dirección General de Movilización Nacional. Encargada de permisos y registro de armas y explosivos.

13

número se suman las estimaciones de armas ilegales, que oscilarían entre las 100 y 300 mil, se llegaría a cerca del millón de armas en todo el país. De las más de 700 mil armas registradas legalmente en Chile el registro anual disponible desde 1993 muestra que los niveles de inscripción más altos se dieron hasta 1998 con más de 15 mil armas anuales. Luego estas cifras disminuyeron hasta alcanzar su punto más bajo el 2004 con un repunte el 2005 que fue magnificado por las más de 7 mil armas que fueron inscritas aprovechando el período de gracia que otorgó la modificación realizada a la Ley de Control de Armas y Explosivos. Respecto de la clasificación de las armas registradas, el 56% fueron inscritas como destinadas a la defensa personal, seguida por 34% de armas para la caza. Más de la mitad de las personas que han registrado legalmente sus armas las tiene por inseguridad, para defenderse de la delincuencia. Si bien las cifras de armas ilegales son siempre estimativas, y la cantidad de armas decomisadas e incautadas a delincuentes no son de conocimiento público, podemos suponer que muchas de las armas que son inscritas para defensa y seguridad, como señalan sus dueños, terminan en manos de los delincuentes, cambiando sustancialmente su uso inicial y volviéndose incluso en contra de sus dueños. Sobre este punto, un dato interesante es el referido a las denuncias de armas extraviadas, que pasaron de 535 en 2000 a 2.092 en 2005, lo que podría implicar que parte del mercado ilegal se abastece con robos a particulares. Además de los registros de la DGMN, la Encuesta de Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas, incluye un par de preguntas sobre tenencia de armas que complementan el análisis de la relación entre delincuencia y armas a pesar de los pocos datos y de las distintas fuentes. En esta encuesta se puede ver que las cifras no varían en demasía de un año a otro y tampoco indicarían un aumento en la tenencia de armas. De hecho, del 38% de los

14

encuestados manifestaron haber tomado alguna medida para protegerse de la delincuencia el año 2003, sólo un 2.6% declaró como primera medida la compra de armas. Esta cifra bajó levemente a un 2.3% el 2005 respecto de 35.7% de encuestados que dijeron haber tomado alguna medida de seguridad. Igualmente bajó el porcentaje de personas que declararon que ellos o alguna persona en su hogar tenían un arma de fuego, de 8.2% el 2003 a 6.9% el 2005 9. Pero estos cambios leves no se condicen con los números registrados por la DGMN donde se aprecia que el año 2005 la cifra de registro aumenta ostensiblemente de 10.848 el 2003 a 17.794 el 200510. Podríamos suponer que muchas personas poseedoras de armas no registradas no se atrevían a declararlas en una encuesta, pero si luego son registradas, ¿por qué no aumenta el porcentaje de personas que declara tener armas de fuego en su hogar? Quizá existe recelo y/o temor a declarar que se posee un arma de fuego. Si analizamos la tendencia de los últimos 6 años de hogares donde algún miembro de la familia ha sido víctima de robo dentro o fuera del hogar, - las denuncias y las armas inscritas- , tampoco se aprecia una tendencia que indique que a mayor victimización aumente la cantidad de armas registradas. De hecho, anualmente la cantidad de armas inscritas fue en descenso hasta el 2004, mientras iban aumentando la victimización y las denuncias. Sin embargo, para el 2005 aumentan en cerca de 2000 las armas inscritas, eso sin considerar las registradas extraordinariamente. Esta diferencia podría deberse a un efecto tardío entre haber sido víctima de robo, denunciar y comprar un arma de fuego, lo que podría indicar que se trata de una decisión que toma tiempo y que la compra de armas no es una reacción inmediata luego de haber sido víctima de un robo.

9

Anexo “A” y “B”. Auque este aumento notorio probablemente se debe a las 7.218 armas que, como se mencionó, fueron registradas producto del periodo de gracias que fue otorgado.
10

15

Al analizar los datos disponibles por región se aprecia que la mayor cantidad de personas que declara poseer armas no se encuentra en las regiones donde hay una mayor cantidad robos en el hogar, que son la primera región de Tarapacá y la segunda de Antofagasta en el norte del país. Por el contrario las regiones sexta, séptima y duodécima de las zonas centro y sur del país tienen la mayor cantidad de personas que declara poseer armas, aunque sus niveles de victimización son bajos en comparación a otras regiones. Quizás la razón para optar por la compra de armas de fuego no se encuentra solamente en la experiencia propia de haber sido víctima de algún delito, ya sea dentro o fuera del hogar, sino también en el temor y la inseguridad producido por factores externos, como la experiencia de conocidos o familiares o por la influencia de los medios de comunicación en la difusión de la delincuencia. Otros datos apuntan a que la decisión de comprar un arma también podría depender del tipo de vivienda. Esto porque los datos del tipo de arma registrada por región muestra que en las primeras tres regiones del país la tendencia mayoritaria es la compra de revólver en lugar de armas largas. En cambio, de la cuarta a la novena regiones la preferencia se encuentra en las escopetas, probablemente la razón de esto radica en la mayor presencia de terrenos agrícolas y parcelas, para lo cual parece más adecuada la defensa con armas de largo alcance. En la Región Metropolitana vuelve a tomar relevancia la adquisición de revólveres y pistolas y en tercer lugar las escopetas11. La adquisición de armas de fuego en zonas rurales parece ser más necesaria que en ciudades como Santiago donde una parte de la población vive en urbanizaciones cerradas, desde pequeños condominios a grandes barrios de parcelas y donde la presencia de rejas, alarmas y guardias privados evitaría una mayor sensación de inseguridad y por lo tanto, descartaría la compra de armas como una opción para defenderse de la delincuencia. Si observamos los datos por nivel socioeconómico el panorama indica otras tendencias: el estrato más bajo es el que declara mayormente haber sufrido robos en la
11

Anexo “B”.

16

casa y son los que menos armas poseen 12. Esto puede radicar en el costo de las armas y los requisitos de su inscripción legal. En tanto, en los estratos medios se registran los mayores porcentajes de personas que declaran tener armas, pero la menor cantidad de robos en el hogar y al mismo tiempo la mayor cantidad de personas que han sido víctimas de algún delito. Es decir, nuevamente parecen existir otros factores, no necesariamente asociados a la experiencia de robos en el hogar, que inciden en la decisión de adquirir armas, aunque las armas son esencialmente para la defensa del lugar de residencia, pues no pueden ser transportadas sin permiso. La citada encuesta de seguridad ciudadana preguntó el 2005 acerca de cuál era la razón para la tenencia de armas, entregando una serie de alternativas (como la cacería, el deporte, porque algún miembro de la familia pertenece a las Fuerzas Armadas o por trabajo), siendo la razón más mencionada en todos los niveles socioeconómicos la de prevenir y defenderse de la delincuencia, coincidiendo con los registros de la DGMN donde más de la mitad de las armas registradas están clasificadas con usos defensivos. Así, desde un 38% en el nivel socioeconómico más bajo, a más del 50% en el sector alto, dicen tener armas por seguridad. Ahora bien, la mayor cantidad de personas que declara poseer armas de fuego se encuentra en el nivel socioeconómico medio y alto, siendo también los grupos que tienen el menor porcentaje de personas clasificadas con temor alto, es decir, la tenencia de armas sería un medio para protegerse de la delincuencia y disminuir los niveles de inseguridad, a pesar de los riesgos de accidentes dentro del hogar o el robo del arma. En tanto, los grupos socioeconómicos más bajos presentan altos porcentajes de personas con alto temor pero muy baja adquisición de armas. Los medios que los ciudadanos adoptan para defenderse de la delincuencia son variados y entre ellos no está primeramente la adquisición de armas, ya que el alto costo o los requisitos de

12

Según el registro de armas inscritas, por que como se ha señalado es el lugar de mayor tráfico ilegal de armas.

17

inscripción, los cuales pueden ser un incentivo negativo para que las personas de menos recursos adquieran armas, pero positivo para el mercado ilegal.

2.- PRODUCCIÓN, IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN DE ARMAS
En materia de producción de armas, Chile no es un país tradicionalmente exportador de armas, sino un importador. La única fábrica de armas en Chile es estatal (Fábricas y Maestranzas del Ejército, FAMAE), por lo que destina su producción a las Fuerzas Armadas y de Seguridad (Carabineros de Chile), mientras que el resto del mercado se abastece con importaciones. Se aspira a que la industria de productos bélicos sea eficiente, se adecue a las necesidades de las Fuerzas Armadas chilenas, y que sus productos tengan competitividad en cuanto a precios y calidades. En esta actividad el país intenta ajustarse a los criterios internacionales procurando entregar una imagen internacional de país comprometido con la paz, por ejemplo Chile no exporta armas a países que promueven actividades de terrorismo internacional, aquellos que tienen una situación de guerra externa con países que son amigos de Chile -o con los que tiene relaciones diplomáticas- y a países que tengan prohibición de envío de armas por las Naciones Unidas. Las exportaciones de armas y material de uso bélico desde Chile, deben ser autorizados por una Comisión Asesora del Ministro de Defensa Nacional, cuya composición y facultades se establecen en los Decretos Supremos No. 80 del 20 de diciembre de 1991 y No. 43 del 29 de julio de 1994. Esta Comisión es presidida por el Subsecretario de Guerra y está integrada por el Subsecretario de Relaciones Exteriores, el Subsecretario de Marina, el Subsecretario de Aviación y el Subjefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, desempeñándose como secretario el Subjefe Militar de la Subsecretaría de Guerra.

18

Entre las responsabilidades de la Comisión está velar porque en estas operaciones se de cumplimiento a los compromisos internacionales que Chile haya suscrito sobre exportación de armas y elementos de uso bélico. Toda solicitud para exportar armas, debe ser dirigida al Ministro de Defensa Nacional a través de la DGMN y se debe acompañar a ella el certificado de destino final del material que se exporta y en el cual debe haber expresa constancia que no se venderá ni reexportará a terceros. Si se cree necesario –aunque no es obligatorio- se solicitará la opinión del Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de su Dirección de Política Especial (DIPESP), para tener certeza que no existan impedimentos para exportar, como podría ser el caso de un embargo de armas que se haya decretado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, u otro que se derive de algún Tratado Internacional del que Chile sea parte, en especial en materias que puedan afectar la plena vigencia de las materias vinculadas con Derechos Humanos. Entre las medidas de resguardo que se exigen, está el que el “certificado de destino final” sea refrendado por la representación de Chile en el país comprador y por la oficina de legalizaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Para mayor seguridad en este aspecto la Comisión recibe semestralmente un informe del Ministerio de Relaciones Exteriores, que contiene un listado de los países que tienen establecidas restricciones a la compra de armas, el que puede ser consultado por las empresas que deseen exportar desde Chile, para que ellas puedan orientar correctamente sus negocios comerciales.

19

CAPITULO V EFECTO DE LAS ARMAS DE FUEGO EN LAS MUJERES”.
1.- MUJERES VICTIMA DE VIOLENCIA ARMADA.
El desarrollo de este capitulo se basa en el plano familiar. Desde hace siglos existe la creencia errada de considerar la violencia hacia la mujer en el ambiente domestico como un tema privado entre la víctima, la familia y el maltratador. La cultura que tolera que los hombres empleen la violencia contra la mujer y el hecho de que la mayoría de los uniformados (carabineros) sean hombres hacen difícil que la mujer acuda en busca de ayuda. Afortunadamente hoy las denuncias efectuadas en torno al tema van en aumento. En todo el mundo la mujer ha sido sometida violentamente por sus parejas, sin distinción de clase, religión y nivel socio económico. De este modo se puede apreciar que la mayor violencia que sufren las mujeres proviene de los hombres con los que conviven. La Organización mundial de la Salud dice: “Uno de los factores de riesgo más importantes para la mujer, es estar casada o cohabitar con una pareja”13. Tradicionalmente se ha considerado el hogar como un refugio seguro, pero este espacio donde en muchas sociedades las mujeres pasan el mayor tiempo y donde a menudo se oponen a la presencia de armas, las expone a un riesgo especialmente elevado cuando hay un arma de fuego. La mayoría de las investigaciones disponibles sobre los factores que aumentan el riesgo de que la mujer sea asesinada en el hogar se han realizado en el hemisferio norte, principalmente en EE.UU. de ellos se desprende que:

13

Mercy,A.& Lozano,R. (2002)World report on violence and health.Organización Mundial de la Salud, Ginebra.

20

Hay factores que afectan a las posibilidades de que una mujer sea asesinada por su esposo o compañero, pero el acceso a un arma de fuego aumenta el riesgo 5 veces14. Del mismo modo, tener un arma de fuego en el hogar, aumenta el riesgo general de que algún miembro de la familia sea asesinado en un 41%; pero para las mujeres este riesgo aumenta en un 272%15. La proporción de homicidios domésticos en los que interviene un arma de fuego varía en el mundo. En Sudáfrica y Francia, por ejemplo, una de cada tres mujeres asesinadas por sus esposos, lo son por un arma de fuego. En EE.UU. en tanto esta cifra aumenta a dos de cada tres mujeres. Otros estudios, entre tantos, señalan que la proporción de mujeres victimas de homicidios por armas de fuego aumenta en aquellos países donde es fácil adquirir un arma16 Así, los datos muestran que la intervención de las armas de fuego hace mucho más probable que una agresión tenga consecuencias mortales. Pero cuales son las razones por las cuales las armas de fuego sean consideradas letales para las mujeres en especial. De la documentación17 analizada exhaustivamente se puede concluir que las razones podrían ser:  La gravedad de las heridas que provoca un disparo es sumamente destructivo para el tejido humano. Lo que nos lleva a concluir que gran parte de las heridas de bala traen como consecuencia la muerte de la victima.  Otra razón es que la presencia de un arma, reduce la capacidad de resistencia de la mujer, considerando la amenaza de mortalidad que involucra el arma de fuego. 
14 15

El empleo de un arma de fuego reduce considerablemente las posibilidades de escapar de la víctima.

Campell,J.(2003). Risk Factors for Femicide in Abusive Relationships. American Journal of Public Heath. Wiel,D.(2003) Homicida and suicide risks associated with firearms in the home.Annals of emergrncy Medicine. Vol.41 American Collage of Emergency physicians. 16 Hemeway, D. (2004).”Firearm availability and female homicide victimization rates among 25 populous high-income countries”, Journal of the American Medical Womens Association. 17 Basile,K. (1999). Rape by acquiescence: The ways in which women gicen to unwanted sex with their husbands. Violence Against Women, vol.5 No.9.

21

El arma de fuego infunde un temor tal al resto de la población que hace imposible que un tercero preste ayuda a quien es amenazado.

Consecuencia importante del empleo de un arma es que el trauma de la mujer amenazada por el esposo o pareja es mayor cuando se esgrime un arma de fuego. De estos antecedentes es que surge la imperiosa necesidad de desarmar a parejas maltratadoras. En nuestro país, esto no es posible ya que las conductas de violencia intrafamiliar solo configuran un impedimento para la adquisición de un arma en el evento que hallan sido condenados por la ley de violencia intrafamiliar, pero no existe en la norma disposiciones relativas al desarme de parejas, previo sentencia y condena por conductas constitutivas de violencia intrafamiliar. Sería necesario entonces dictar normas en las cuales las personas contra quienes se haya dictado órdenes de restricción por violencia familiar, relativas a acercarse al cónyuge o la prohibición de permanecer en el hogar común por periodo determinado, les sean confiscadas obligatoriamente todas sus armas.

2.- MUJERES ARMADAS
Según las estadísticas, el factor preponderante para la adquisición de un arma de fuego es precisamente la creencia de que “la tenencia de armas sería un medio para protegerse de la delincuencia y disminuir los niveles de inseguridad, a pesar de los riesgos de accidentes dentro del hogar o el robo del arma”. Este es el argumento esgrimido por las mujeres para adquirir un arma de fuego. La encuesta realizada por el Instituto de Seguridad Ciudadana de fecha 31 de Agosto

22

del año 2008 un total de 42.083 mujeres han adquirido e inscrito un arma de fuego como medio utilizado para defensa personal18. La imagen viril de un hombre fuerte con un rifle en las manos se ha utilizado en el mundo de la publicidad para vender muchas cosas: tabaco, automóviles, ropa, armas de fuego, etc. A los hombres de les ha representado, sobre todo en EE.UU., como si fueran inseparables de sus armas. En muchas plazas se han erigido estatuas de héroes Aunque no aparezca ningún victoriosos con un arma en las manos o al costado.

epígrafe, los cuadros que representan el oeste americano se identifican en seguida por la imagen del hombre con un revólver de seis tiros en una pistolera colgada de un cinturón calado hasta la cadera. Se han hecho muchas películas en cuyo título aparece la palabra arma. Programas de televisión y obras cinematográficas cobran vida con el sonido de tiroteos: los buenos y los malos se disparan en toda situación imaginable. Se ve a hombres enclenques que se hacen los valientes con una pistola o un rifle en la mano. Sin embargo, esta imagen ha variado. Cada vez son más las mujeres que llevan armas. En los últimos años se ha visto en televisión a mujeres que interpretan el papel de detectives y agentes secretos, y que disparan y vencen a elementos indeseables con una puntería y potencia de fuego muy superiores. Hoy, muchas mujeres acuden a campos de tiro y vacían una y otra vez el cargador contra la silueta de tamaño natural de un hombre, y le dan justo entre las cejas. No nos debe sorprender al oír que ya hay en el mercado pistolas con un diseño especial para mujeres, y que se venden muy bien. ….. “Señoras, ustedes no utilizarían un desodorante de hombre – escribió una periodista --, entonces ¿por qué utilizar un revolver de hombre? Ustedes
18

quieren un revólver ligero, que no tenga bordes donde

Anexo “A”. Gráfico No.3

23

puedan engancharse las uñas, un revolver elegante y a la vez potente. Un LadySmith en calibre 38, en color azul brillante o un reluciente plateado, con la longitud del cañón que prefieran”. Un estudio realizado en EE.UU. refleja como quieren las mujeres que sean las armas.—“La mujer quiere un arma elegante y que sea un objeto bonito para poner en el bolso. No quieren que choque con su polvera o espejo. A otras, les interesa que los colores coordinen bien. No quieren que tenga un aspecto malo o violento. Aunque la compran para protegerse, no quieren que sean feas”. Algunas pistolas diseñadas especialmente para las mujeres son del calibre 38, con capacidad para 5 disparos y la posibilidad de escoger entre dos diferentes longitudes de cañón, cinco y ocho centímetros. Algunas pistolas vienen con una suave empuñadora de palo de rosa, mientras que otras vienen en tonos pasteles. Una mujer dijo . “son muy bonitas y manejables”. Además, también hay nuevas creaciones de bolsos que llevan un compartimiento especial para el arma. La mujer que tiene un arma, pero no lleva un bolso especial se está buscando problemas – dijo cierta mujer estadounidense- terminará con el cañón lleno de migas de galletas y pastillas de menta, de tabaco, si es fumadora, o de cualquier otra cosa que suela acumularse en el fondo del bolso de una mujer”. Finalmente el estudio muestra que algún día el que una mujer lleve un arma será tan común como que lleve un paraguas. Lógicamente, en Chile no es tan frecuente que una mujer esté armada, principalmente por que quien adquiera un arma la debe mantener en su residencia o en el lugar destinado a proteger y no es de libre tránsito. Sin embargo ya es un hecho que la mujer chilena se esté armando, las estadísticas muestran que al año 2008 ya son 42.083 mujeres las que tienen armas debidamente inscritas para su protección19. En Temuco, IX región, comentó una mujer20: …”como muchísimas mujeres viven solas, o con sus hijos pero sin marido, se sienten especialmente vulnerables ante la violencia, y muchas veces con buena razón. En la mayoría de las ciudades grandes,
19 20

Anexo “A”. Gráfico No.3.

24

las violaciones van en aumento; a las mujeres les roban el bolso, con frecuencia a punta de navaja; se les ataca en las calles, en los estacionamientos, edificios y oficinas a plena luz del día, y los apartamentos y casas ocupados por mujeres que viven solas son objeto de escalo mientras la ocupante duerme. MEJOR ES QUE APRENDAMOS A CUIDAR DE NOSOTRAS MISMAS, por que al movernos más en una sociedad donde la violencia va en aumento, vamos a TENER que cuidarnos nosotras mismas”. Otra mujer comerciante en la ciudad de Concepción, dijo: “Estaba cerrando el local cuando alguien me agarró por detrás. Llevaba una navaja en la mano, me tiró al suelo y me arrebató el dinero de la caja. Allí mismo y en ese preciso instante me resolví a tomar acción. Solicité un permiso de armas e hice prácticas de tiro. Perdí todo sentido vulnerabilidad. Me dije: tengo un arma, la disparo y, es fabuloso, ya no tengo miedo. Con este trozo de metal en mis manos, ahora sí me protejo a mi misma”. Pero, NO solamente la seguridad ha sido la razón por la que las mujeres se han armado. Hoy, el 20% de las Instituciones Armadas está compuesta por mujeresmujeres armadas- concibiéndose esto por el feminismo, como una conquista más en el camino hacia la igualdad entre los sexos. Desde este punto de vista, el ingreso de mujeres a las filas de actores armados es una forma de disolver la diferencia de género21 para entrar en el juego de violencias y dominación que ha sido característico del ejercicio masculino del poder. Desde esta perspectiva, el derecho a las armas y su uso, es un derecho que tienen hombres y mujeres indistintamente. Este derecho – el derecho a las armas- se ha logrado, entre otras cosas, por la emancipación de las mujeres y su camino hacia la conquista de la ciudadanía plena que comienza por un esfuerzo conciente de desterrar los estereotipos femeninos, mujer – maternidad – intuición – emoción – sentimentalismo – abnegación – que han servido
21

Por género se entiende la construcción cultural que un orden hace de las diferencias sexuales. Si en el terreno de la biología existe el dato sexual de nacer macho o hembra, en el de la cultura el orden construye las relaciones en términos de géneros masculino y femenino. Estas relaciones culturales construidas entre los géneros dan lugar a un orden donde los vínculos entre lo femenino y lo masculino se organizan en términos de simetría, jerarquía, subordinación, inclusión y exclusión, dando lugar al juego del poder. Bedregal Ximena, “La feminización de los ejecitos”, en La Jornada, Ciudad de México, mayo 5 de 2003.

25

fundamentalmente para excluir lo femenino del mundo público en la democracias de Occidente. Un comienzo de superación de los estereotipos femeninos se alcanza cuando las mujeres transgreden fronteras y se abren camino hacia espacios vedados a su presencia. Si la ciudadanía se funda sobre principios de libertad e igualdad, las mujeres conquistarán mas altos grados de igualdad y de libertad en la medida en que ellas escojan los oficios y las profesiones donde se quieren desempeñar. El libre desarrollo de la personalidad, valorado hoy como uno de los fundamentos de la democracia, se aplica para hombres y mujeres por igual. De allí que un feminismo democrático debe propender por derribar estereotipos y conquistar el derecho a un acceso paritario y a la libre opción de las mujeres de construir ssu identidad en cualquiera de las esferas del saber y quehacer social.

3.- MUJERES PRECURSORAS DEL DESARME A NIVEL INTERNACIONAL
Para un sector de las mujeres, las armas legales son tan peligrosas como las ilegales. Al respecto un vocero de la Red de Mujeres contra las armas señala : “Nosotras desafiamos el tradicional discurso dicotómico que legitima la pertenencia y uso legal de un arma de fuego en la casa como defensa. Esta distinción es irrelevante para la seguridad de las mujeres”. Existe a nivel mundial un movimiento contra las armas denominado Red Internacional de Acción contra las Armas Ligeras,IANSA (Internacional Action Network on small Arms). Se creó en el año 2001 y agrupa a 500 organizaciones no gubernamentales de todo el mundo. Uno de los objetivos de estas mujeres es sensibilizar a las organizaciones acerca del peligro potencial que representan las armas ligeras en la actualidad.

26

No es preciso usarlas para que tenga efecto: la sola presencia de armas genera un clima de miedo e nseguridad que lleva, muchas veces, a demandar más armas. La acumulación de armas intensifica mucho conflictos. contaminando valores y actitudes. armas El uso de armas se está generalizando en las calles y los hogares de miles de familias y su presencia acaba El movimiento señala- que existen demasiadas 640 millones de armas ligeras circulando por el mundo. Argumentan que

auque es cierto que las sociedades dominadas por el hombre suelen justificar la posesión de armas pequeñas invocando la supuesta necesidad de proteger a las mujeres vulnerables, es un hecho que estas afrontan un peligro mucho mayor cuando sus familias y sus comunidades están armadas22. El fundamento de las movilizaciones de desarme llevada a cabo por este movimiento liderado por mujeres descansa en las siguientes razones: La mayoría de las armas de fuego son compradas y vendidas, poseídas y utilizadas por hombres. Y más hombres que mujeres son matados o heridos por las armas. Pero las mujeres sufren las consecuencias pesadas por la presencia de armas en sus hogares, comunidades y países. Las mujeres han tomado papeles de liderazgo en la construcción de paz, la prevención de la violencia y la educación sobre la violencia armada en todo el mundo. PERO estos hechos siguen siendo: • • • Las armas no tienen que ser disparadas para hacer daño, pueden ser utilizadas para amenazar e intimidar. Las mujeres aportan apoyo y cuidado cuando los parientes varones son matados o minusválidos por la violencia armada. Un arma de fuego en casa aumenta el riesgo de que la violencia doméstica sea letal.

22

FREY, Bárbara, relatora especial sobre prevención de las violaciones de los derechos humanos cometidas con armas pequeñas y armas ligeras, documento de la ONU E/CN.4Sub.2/2004/37, Junio 21 de 2004.

27

• • • •

Las armas de fuego agravan la amenaza de violencia sexual por parte de los hombres hacia las mujeres en tiempos de guerra y paz. La presencia de las armas después de las guerras impide la transición hacia una vida cotidiana segura. Las mujeres sufren los impactos negativos “indirectos” de la criminalidad armada, por ejemplo la presión sobre los servicios sociales y públicos. La tenencia de armas por hombres y chicos condiciona la sociedad a considerar la violencia como un elemento natural y necesario de la masculinidad.

De lo anterior se concluye que: la proliferación, difusión y mal uso de las armas ligeras es una crisis mundial. Resulta en 1000 fallecimientos al día e innumerables más heridas, minusvalías y perturbaciones de vidas y sociedades. Alimenta los conflictos, los abusos por las autoridades, los asesinatos, los suicidios, la intimidación y el miedo. Ningún país del mundo es inmune a la violencia causada por la disponibilidad fácil de armas de fuego. Aplicar una perspectiva de género a la cuestión de las armas ligeras — entendiendo las diferentes maneras en que los hombres y las mujeres, son afectados y responden a la violencia armada — es llave para el desarrollo de soluciones efectivas al problema.

4.- MUJERES VÍCTIMAS DE VIOLENCIA ARMADA. EL CASO CHILENO.
Durante los años 2005 y 2006, Amnistía Internacional –Chile. Realizó una investigación que llevó por nombre “AMORES QUE MATAN”23, donde se buscó establecer el impacto de las armas de fuego en la vida de las mujeres chilenas. La Doctora Sonia Vargas, fue investigadora responsable del estudio. La metodología aplicada a este estudio, consideró un rastreo de información 24 en instituciones como
23

Aministía Internacional – Chile. (2007). Amores que matan. El efecto de las armas de fuego en la vida de las mujeres. 24 La presente tesis se basa en datos proporcionados por las mismas instituciones del trabajo realizado por Amnistia Internacional – Chile.

28

Carabineros de Chile, Investigaciones, Dirección General de Movilización Nacional y el Ministerio de Salud. Además de considerar como fuente principal el diario La Cuarta por su énfasis en la llamada crónica roja. Paralelo a esto se entrevistó a 10 mujeres que vivieron situaciones de amenaza con armas de fuego por maridos y convivientes. Las entrevistas tuvieron lugar en Iquique, Chiloé, Santiago y Temuco. La investigación llevadaza a cabo buscó demostrar que la tenencia y uso de armas de fuego en las casas junto con escenas de violencia, resultan en riesgo mortal para la familia y especialmente para las mujeres. Sonia Vargas afirma : “ que al no ser los feticidios con armas de fuego la principal causa de muerte en contexto de violencia intrafamiliar, no existe una preocupación manifiesta ni de la sociedad civil ni del Estado por indagar las muertes, lesiones, intimidaciones y/o amenazas a mujeres con armas de fuego”. De la investigación se desprende que el acostumbramiento a formas de violencia incorporadas como partes de las relaciones humanas y de las que los medios de comunicación se encargan de sobredimensionar, lleva a incorporar como “NATURAL” el porte de un arma de fuego como un utensilio de primera necesidad dentro de las casas, bajo el supuesto que la familia estará más segura. En cuanto a las mujeres entrevistadas surgen datos reveladores. En primer lugar todas las mujeres entrevistadas son sobrevivientes. Todas fueron amenazadas o intimidadas con armas de fuego durante años, y sintieron que su vida corría peligro. Sonia Vargas sostiene: “En los relatos confluyen argumentos cercanos a la violencia de género y a la violencia sexual, es decir, fueron víctimas por ser mujeres. Los relatos denuncian la ineficiencia del Estado de Chile para activar los mecanismos necesarios que las proteja aún en sus casas”. De cada 10 mujeres entrevistadas 6 estuvieron casadas con miembros de la policía. Entrevistas: “Relatos Dolorosos”.

29

Son relatos de las mujeres entrevistadas por Amnistía Internacional – Chile. En ellos se muestra a mujeres que valientemente se decidieron a no volver a padecer violencia y los costos de sus decisiones. • Julieta. Santiago de Chile. Julieta vive escondida junto a sus hijas desde hace más de un año, en algún lugar de Santiago, para protegerse de un marido agresor. El hombre fue condenado a 6 meses de cárcel por intento de homicidio en contra de Julieta y porte ilegal de armas. Una vez en libertad interpuso una denuncia por presunta desgracia lo que hizo que Carabineros de Chile comenzara a buscar a Julieta, sin antes verificar los antecedentes penales del agresor. “Como el Estado Chileno, no tiene los medios para preservar la seguridad de Julieta y sus Hijas” dice Vargas, ella decidió autoexiliarse, situación que si bien le permite estar alejada de su ex marido, le impide ver a sus familiares y amigos”. LA VICTIMA VIVE EN CAUTIVERIO Y EL VICTIMARIO EN LIBERTAD. • Natalia. Temuco, Chile. Natalia contrajo matrimonio con un Suboficial de

Carabineros de Chile. Luego de ser amenazada y violentada durante años, logró la separación. Actualmente vive sola, sufre una depresión severa producto de décadas de violencia psicológica. • Gloria. Chiloé Chile. Fue esposa de un Jubilado de Carabineros. Contó que por el trabajo de su marido siempre hubo armas de fuego en la casa y que era normal. El día en que él amenazó al padre de Gloria con sacar el arma y disparar, empezó a sentir miedo, especialmente cuando su marido bebía y empezaba a disparar al aire diciendo que iba a matarse”. • Victoria. Temuco, Chile. Contó que al lograr la separación después de años de maltrato físico de parte de su marido, miembro activo de carabineros, este la

30

amenazó con matarse delante del hijo de ambos. Cuenta que esta situación era conocida por los jefes del agresor, pero que ellos lo reñían como si fuera un niño malcriado, minimizando las denuncias e incumpliendo los procedimientos. Del análisis estadístico realizado en “Amores que matan”. Se concluyó que en Chile, durante el año 2004, se utilizaron armas blancas en un 64% de los asesinatos de género; en un 18% con armas de fuego y en otro 18% las muertes fueron por estrangulamiento. En el año 2005, la situación se modificó. Se produjeron 51 asesinatos de género, donde en un 31% se utilizaron armas de fuego y en un 35% se utilizó armas blancas. En el 2006, la tendencia a usar armas de fuego se mantuvo en un 31%. Según Amnistía Internacional – Chile, la sociedad chilena se auto percibe desarmada, aún cuando existen aproximadamente un millón de armas de fuego legales e ilegales, lo que representa 1 arma cada 15 personas o 1 arma cada 5 hogares.

CAPÍTULO VI

1.- ARMAS DE FUEGO Y VIOLENCIA
El tema de la violencia suscita la atención de investigadores por sus elevados costos y efectos funestos para la sociedad. En nuestros días el fenómeno se convierte en un obstáculo para el crecimiento y desarrollo de los países a nivel mundial. La OMS en su informe mundial del 2003 considera la violencia como un problema de salud pública, ya que más de 1.6 millones de personas mueren anualmente por causa de ésta. Se estima que el 49% de los asesinatos se ha perpetrado mediante la utilización de un arma de fuego.

31

La violencia constituye uno de los problemas de mayor preocupación para los países latinoamericanos. En Chile, son los sectores marginales son los que reportan a la delincuencia como el mayor obstáculo en los barrios, sobre todo el robo con violencia y la presencia de armas de fuego en posesión de delincuentes. Se define comúnmente a la violencia como la utilización de la fuerza o amenaza intencional dirigida a provocar daño a sí mismo, a otros a grupos, pudiendo manifestarse de diversas maneras y con propósitos diversos. La violencia armada es un fenómeno social bastante complejo y multidimensional que requiere ser tratado con enfoques diversos. Podría afirmarse, que es el producto de múltiples factores, cuyos componentes individuales, familiares y socioculturales están estrechamente ligados a condiciones socioeconómicas y medioambientales típicas, pero no absolutas, de un entorno empobrecido, donde predomina la falta de oportunidades de supervivencia, inequidad y pobreza. el aumento de la violencia delictiva. Por otro lado el concepto de seguridad ciudadana está estrechamente vinculado a la criminalidad. Sin embargo, desde una visión estrecha se le considera como un conjunto de políticas, acciones coherentes y articuladas que tienden a garantizar la paz pública por medio de la prevención y represión de los delitos y las faltas contra el orden público, mediante el sistema de control penal y policial. En una visión más amplia se le define como la preocupación por la calidad de vida y dignidad humana en términos de libertad, acceso al mercado y oportunidades sociales. De este modo vemos como la pobreza y la falta de oportunidades, el desempleo, el hambre, el deterioro ambienta, la represión política, la corrupción, la impunidad, la violencia, la falta de políticas sociales adecuadas, la criminalidad y la drogadicción también pueden constituirse en amenazas para la seguridad ciudadana. De esta manera se asocia comúnmente el crecimiento de la pobreza urbana, los trastornos socioeconómicos con

32

2.- DEBATE INTERNACIONAL EN TORNO A LA VIOLENCIA Y ARMAS DE FUEGO.
En la literatura internacional encontramos dos enfoques principales en cuanto a la relación existente entre la violencia y armas de fuego. La primera sostiene que, contrario a lo que podría esperarse, en algunas regiones de los Estados Unidos el incremento en la tenencia de armas de fuego va acompañado de una reducción de la violencia homicida, que se explica por una supuesta inhibición en los delincuentes para cometer crímenes ante la posibilidad de que su víctima potencial pueda enfrentarlos25. Los partidarios de esa concepción pregonan por la libertad de las armas de fuego26, posición muy aceptada por los involucrados en el negocio de las armas. Otros, en cambio, demuestran y sugieren lo contrario, que el elevado índice de violencia y criminalidad está directamente asociada a la presencia de una mayor disponibilidad de armas de fuego. En el caso chileno, como se analizó en los capítulos anteriores, los datos parecen justificar ampliamente estos últimos argumentos. Es indudable que el fácil acceso a armas de fuego pequeñas facilita la violencia armada. Según informes del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo), en el año 2005 las armas de fuego pequeñas originaron a nivel mundial la muerte de 500.000 personas, es decir, la muerte de una persona por cada minuto. En el contexto internacional, la mayoría de los homicidios en Colombia se cometen con armas de fuego. El análisis estadístico de los crímenes para el año 2000 muestra que el 82.5% de estos fueron criminalidad armada, asociados principalmente a organizaciones criminales, narcotráfico y ajuste de cuentas27.
25 26

Teoría de los costos – beneficios y el fenómeno de la disuasión aplicada al crimen. Lott y Mustard 1997 entre otros. 27 Informe del ministerio de Defensa Nacional Colombiano, año 2001.

33

Investigaciones efectuadas en El Salvador en el año 2003, país con la Tasa de Homicidios más alta de América Latina donde existen 450 mil armas en manos de civiles, siendo el 60% ilegal, señalan que la mayor parte de los crímenes son cometidos con armas de fuego, hecho que se ha ido agravando cada vez más. En este mismo informe, Carlos Umaña Cerna menciona, “la utilización de armas de fuego aumenta la probabilidad de que los hechos de violencia terminen con la muerte de alguna persona. Esto es válido tanto para las victimas como para los victimarios. Las personas que utilizaron un arma de fuego para defenderse de un hecho de violencia cualquiera en el año 2000, murieron en una relación cuatro veces mayor en comparación con aquellas personas que no intentaron defenderse. Por su parte las personas que intentaron usar un arma de fuego para defenderse específicamente de un asalto o robo a mano armada murieron en una relación 48 veces más alta que quienes no intentaron defenderse del asalto”28. Las razones para la adquisición de un arma de fuego en el plano nacional son concordantes con el plano internacional, se podría mencionar en primer lugar, la disponibilidad de armas existentes para su adquisición provenientes del mercado ilegal. En segundo lagar, existe una gran desconfianza en los organismos públicos de seguridad y de protección ciudadana, lo que se ha convertido en un estimulo para la búsqueda de autoprotección y/o protección privada, sobre todo a través de la adquisición de armas de fuego como un mecanismo de defensa. A esto se agrega la errada percepción de poder que implica la posesión de un arma de fuego, sobre todo en aquellas sociedades con trascendencia de un autoritarismo arraigado y con valores culturales basados en el temor.

28

Umaña Crena, Carlos (2002). Sociedades sin violencia. Proyecto para el fortalecimiento de los mecanismos de control de armas ligeras. Publicación Indicadores de la Violencia en El salvador, Programa Hacia la Construcción de una Sociedad sin Violencia, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

34

CAPÍTULO VII

“MARCO JURÍDICO”

1.- LEGISLACIÓN CHILENA
En la Ley N° 17.798, “Ley sobre control de armas, explosivos y elementos similares”. Se definen los elementos que están sometidos a control: se norma el uso, la tenencia y el porte, así como la fabricación, el armado, la transformación, la exportación, importación, manipulación, almacenamiento, transporte y distribución de armas de fuego. Contempla las penalidades a que podrán ser condenados quienes infrinjan la normativa que ella establece. Las penas están en el rango de presidio menor a mayor en sus diversos grados, hasta alcanzar la sanción de presidio perpetuo en tiempos de guerra si el arma se destina a alterar el Orden Público o a atacar a las Fuerzas Armadas, a las de Orden y Seguridad Públicas o a Civiles. El Reglamento Complementario de la Ley N° 17.798, entrega a la DGMN el control de los siguientes elementos: Armas de Fuego, sea cual sea su calibre, partes y piezas de la misma; Municiones; explosivos; productos químicos que se determinen en al ley; las instalaciones destinadas a la fabricación, armadura, almacenamiento o depósito de los elementos indicados anteriormente. La supervigilancia se efectúa por la DGMN, la que sin perjuicio de ello, actúa como autoridad central de coordinación de las diversas autoridades que correspondan a comandancias de guarnición de Fuerzas Armadas y autoridades de Carabineros de Chile.

35

La legislación además establece que la DGMN, llevará un registro nacional de las inscripciones de armas y sólo ella podrá autorizar el porte de armas fuera de los lugares que se señalan expresamente en la Ley. El permiso para portar armas se concede solo por un año y solo permite portar una, bajo la condición de cumplir copulativamente con los requisitos establecidos en la ley. Algunos requisitos para portar armas son: ser mayor de edad, tener domicilio conocido, aptitud física y psíquica para tener un arma, no haber sido sancionado en procesos vinculados a violencia intrafamiliar. La ley no hace distinción de sexo para la adquisición de un arma de fuego, por lo que tanto hombres como mujeres que cumplan con los requisitos previamente establecidos en la norma podrán adquirir un arma. La Constitución Política chilena, señala que “ninguna persona, grupo u organización podrá poseer o tener armas u otros elementos similares que señala una ley de quórum calificado, sin autorización otorgada en conformidad a ésta. El Ministerio encargado de la Defensa Nacional o un organismo de su dependencia, ejercerá la supervigilancia y control de las armas en la forma que determine la ley” (Art.103). El organismo señalado es la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN) de las FF.AA y dependiente del Ministerio de Defensa. La DGMN es la entidad que está a cargo de la supervigilancia y control de armas, explosivos y fuegos artificiales. La referencia a una ley de “quórum calificado” implica que la ley que norma la materia señalada tiene rango constitucional, es decir, que su modificación requiere que sea aprobada por 4/5 del Congreso Nacional en ejercicio; lo que asegura bastante estabilidad de la normativa. La ley 17.798 sobre Control de Armas fue promulgada el 6 de diciembre de 1977 y publicada el 13 de abril de 1978 en el Diario Oficial. Posteriormente se le hicieron algunas modificaciones, pero la mayor y más difundida fue reciente: por medio de la Ley 20014 del 13 de mayo de 2005 se realizaron diversas modificaciones en vistas del nuevo contexto nacional y el uso y proliferación de las armas de fuego. La ley 17.798

36

define los elementos que están sometidos a control, se norma el uso, la tenencia y el porte, la fabricación, el armado, la transformación, la exportación, la importación, la manipulación, el almacenamiento, el transporte y la distribución de armas pequeñas y ligeras. Además, estas modificaciones incorporan a la normativa chilena materias derivadas de la “Convención Interamericana Contra el Tráfico de Armas de Fuego, sus Componentes, Municiones, Explosivos y otros Materiales Relacionados”(CIFTA), que fue ratificada por Chile mediante el depósito del instrumento de ratificación, el 23 de octubre del año 2003. Se trata del único Tratado Internacional sobre estas materias del cual Chile es Estado Parte, hasta la fecha, pues el Protocolo de Naciones Unidas contra el Tráfico de Armas Pequeñas y Livianas del año 2001 aún no ha sido firmado. La ley 17.798 determina que ninguna persona puede tener armas largas con cañón cortado, armas cortas de cualquier calibre que sean automáticas, ametralladoras, subametralladoras o metralletas y cualquier arma cuyo número de serie esté adulterado. Las únicas excepciones son los miembros de las FFAA y Carabineros, pero para civiles que posean alguna de las armas prohibidas las penas pueden ir desde presidio menor en grado medio a presidio mayor en grado mínimo, es decir de 541 días a 3 años de cárcel, excepto que se compruebe que el arma no estaba destinada a atacar a las FFAA o perpetrar otros delitos. En tanto, el porte ilegal de armas se penaliza con presidio menor en grado máximo a presidio mayor en grado mínimo, es decir, entre 3 y 10 años de cárcel. La ley señala que la inscripción “de una o más armas” se otorga a las personas que cumplan los siguientes requisitos: ser mayor de edad (menores sólo si son deportistas), tener domicilio conocido, acreditar los conocimientos necesarios sobre conservación, mantenimiento y manejo del arma que se pretende inscribir y aptitud física y psíquica compatible con el uso de armas, no haber sido condenado por crímenes o simple delito o por violencia intrafamiliar. No obstante, más adelante el artículo 7 dice que se pueden inscribir dos armas por persona, aunque puede haber excepciones para coleccionistas, cazadores, deportistas o comerciantes autorizados.

37

Un vacío en la normativa es que no se especifica la manera de acreditar las condiciones de aptitud física y psíquica, lo que es especialmente relevante cuando las armas son utilizadas en suicidios como el acontecido el 19 de septiembre de 2003 en la comuna de Providencia, donde el suicida también mató una mujer y dejó otra herida gravemente. Este hecho, que causó gran con moción por la amplia cobertura mediática, puso en la opinión pública la discusión sobre las modificaciones que en ese momento se estaban discutiendo en torno a la Ley de Control de Armas, que sin embargo no es específica sobre la acreditación, más aún, la ley señala que “las autoridades sólo permitirán la inscripción del arma cuando a su juicio su poseedor o tenedor cumplirá con los requisitos anteriores” y que el reglamento determinará el modo de acreditar dicha aptitud física y psíquica (Art.5 A), pero el reglamento no señala nada al respecto. La inscripción sólo autoriza a su poseedor o tenedor para mantener el arma en el bien raíz, casa, trabajo o lugar que se pretende proteger. Para transportar el arma se requiere autorización, este permiso de porte se concede sólo por un arma y tiene un año de duración y si el arma es extraviada el poseedor o tenedor tiene 5 días para hacer la denuncia. Las autoridades encargadas de la fiscalización pueden verificar la posesión del arma sin aviso previo. Las denuncias por los delitos tipificados en la ley deberán ser presentadas a los Tribunales Ordinarios que tengan competencia criminal, según lo establece el Código Procesal Penal chileno. En el caso de que sean conocidas por Tribunales Militares, las primeras diligencias de averiguación las hará el Juzgado Militar y la Fiscalía Militar que corresponda, a menos que la denuncia sea presentada ante el Ministerio Público, organismo de la esfera civil que deberá realizar las acciones de inmediato, sin perjuicio de dar aviso al Tribunal Militar correspondiente. Las armas que sean materia de investigación por el Ministerio Público, o por los Tribunales Militares, son almacenadas bajo estrictas medidas de seguridad en los Arsenales de Guerra del Ejército, hasta que

38

se termine el respectivo procedimiento. Para el caso que dichas armas sean decomisadas en virtud de una sentencia judicial, ellas no serán rematadas, sino que quedaran bajo control de las Fuerzas Armadas y una Comisión de personal técnico militar, propondrá el destino de dichas armas.

2.- AGENCIAS GUBERNAMENTALES Y POLÍTICAS DE CONTROL
Como se ha señalado, el organismo dependiente del Ministerio de Defensa Nacional que se ocupa del control y fiscalización de armas y explosivos es la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN). Tiene además funciones de registro y autorización de exportación e importación de armas, aunque las exportaciones de armas y material de uso bélico deben ser autorizados por la mencionada Comisión Asesora del Ministro de Defensa. El Reglamento complementario de la Ley de Armas Nº 17.798 de 1972 señala que la DGMN tiene el control no sólo de las armas de fuego, sino también de las municiones, explosivos, productos químicos que determina la ley y de las instalaciones que las fabrican, almacenan o depositan. Además, la legislación establece que la DGMN llevará un Registro Nacional de las inscripciones de armas y sólo ella podrá autorizar el porte de armas fuera de los lugares autorizados. En cuanto a la producción, además de FAMAE se encuentran decenas de empresas que se dedican a la fabricación y uso de explosivos. A su vez, existen otras instituciones y organismos que actúan como autoridades ejecutoras o asesoras de la DGMN. Las autorizaciones de porte, el registro de armas por parte de civiles; el transporte, el almacenamiento y la distribución, también pueden ser otorgadas por las autoridades de las Comandancias de Guarnición de las Fuerzas Armadas o de Carabineros de Chile que se determinen. En cuanto a los controles de calidad, la DGMN es asesorada por el Banco de Pruebas de Chile a través del Instituto de Investigaciones y Control del Ejército (IDIC) en la determinación de la peligrosidad, estabilidad y calidad de los productos, en tanto el

39

material de uso bélico fabricado por las empresas privadas será controlado y certificado por los Servicios Especializados de las Fuerzas Armadas. En el poder ejecutivo hay distintas instancias para cada aspecto. Así, dentro del organigrama del Ministerio de Defensa, se ocupan igualmente de estas materias las Subsecretarías, en especial las de Ejército, Marina, Aviación y Carabineros, con tareas específicas a desarrollar. Asimismo, el Estado Mayor de la Defensa Nacional debe considerar todos los aspectos técnicos del trabajo sobre control de armas de fuego que luego se ocupará de estudiar junto al personal especializado de las diversas ramas de las Fuerzas Armadas. Por otra parte, las Subsecretarías del Interior y Justicia considerarán, respectivamente, los aspectos vinculados a la aplicación de la normativa existente y la elaboración o modificación de textos legales que se requieran para poder mantener a Chile al día en materia de legislación sobre control de armas de fuego, tanto a nivel regional, como mundial. En materias jurídicas, el Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de su Asesoría Jurídica, se ocupa de todos aquellos aspectos que dicen relación con los compromisos de Chile en materia de tratados, acuerdos vigentes y por ser adoptados. Igualmente, el Ministerio Público participa en la consideración de diversas materias vinculadas al control de armas, no sólo en aquellos aspectos mencionados al hablar de la investigación sobre tenencia y porte ilícitos, sino también en cuanto al estudio de nuevas normativas legales que puedan ser adoptadas, tanto al tenor de las nuevas concepciones e instituciones penales que vayan siendo adoptadas por las legislaciones de otros países o a nivel mundial y regional, como de los Tratados y Acuerdos que Chile esté considerando ratificar o adherir en el futuro. Desde hace algunos años, la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) dependiente del Ministerio del Interior desarrolla tareas en torno al combate contra el crimen organizado, tanto a nivel nacional como transnacional, ocupándose igualmente de considerar y evaluar la eventual incorporación a nuestra legislación de normas que busquen adecuarla a los compromisos asumidos por Chile en materia de tratados y acuerdos internacionales en

40

cuanto a control de armas pequeñas y ligeras. Asimismo, los siguientes organismos ejercen importantes tareas de control sobre la tenencia y el porte lícito e ilícito de armas de fuego pequeñas y ligeras: • Servicio Nacional de Aduanas: tiene a su personal distribuido por todos los lugares de ingreso y egreso regular de personas y bienes, al territorio de Chile, cumpliendo las tareas que le son propias. • Carabineros de Chile: policía uniformada, hasta ahora con vinculaciones de dependencia tanto del Ministerio del Interior como de Defensa Nacional, cuyos funcionarios han sido distribuidos a lo largo de todo Chile -incluyendo zonas fronterizas- y que además colaboran con los Tribunales chilenos y con el Ministerio Publico en la investigación de delitos vinculados al tráfico, la tenencia y el porte ilegal de armas. • Policía de Investigaciones: dependiente del Ministerio del Interior, colabora directamente con los tribunales chilenos y con el Ministerio Público, en la investigación penal vinculada tanto al tráfico como a la tenencia ilícita de armas pequeñas y ligeras. • Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC): tiene a su personal cumpliendo sus tareas de control sobre personas y bienes que ingresan y salen del país, por los diversos aeropuertos existentes, por lo que también colabora en la prevención, impedimento y erradicación del tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras. • Dirección General de la Marina Mercante y Puertos (DIRECTEMAR): cumple sus funciones de control sobre el ingreso y egreso de personas y bienes a través de los puertos marítimos. Todos estos organismos han conformado, bajo la coordinación informal de la Dirección de Política Especial del Ministerio de Relaciones Exteriores (DIPESP), un Grupo de Trabajo que se reúne en forma ordinaria una vez al mes y en el que se desarrollan e incentivan diversas actividades vinculadas al control de armas pequeñas y ligeras que dicen relación muy especialmente con la necesidad de que Chile tenga y

41

desarrolle de la mejor manera posible sus sistemas de control. Hasta mayo de 2006 se habían efectuado doce Reuniones de dicho Grupo Informal de Trabajo y se han considerado numerosas materias. De todas formas, los puntos de contacto para Naciones Unidas y OEA son la DGMN del Ministerio de Defensa, la Asesoría Jurídica y la DIPESP del Ministerio de Relaciones Exteriores. En este sentido el Grupo de Trabajo ha ido considerando grandes temas y principios que orienten las actividades y compromisos que Chile puede asumir, a nivel mundial y regional, en todo aquello que diga relación con el control del tráfico y la fabricación ilícita de armas pequeñas y ligeras. Las áreas que se han considerado se refieren a la definición de conceptos y algunos principios orientadores, tales como la necesidad de lograr que la tenencia de armas esté controlada en su totalidad, sin orientarse por ello hacia un desarme total, sino a establecer normas efectivas sobre tenencia y porte. También se pretende establecer los factores que deben considerarse al momento de autorizar la tenencia de un arma, evitando que ello tenga un impacto negativo en materia de seguridad ciudadana, como la cantidad de armas máxima que puede tener una persona o un núcleo familiar y la cantidad de municiones que se autoriza adquirir en determinados períodos de tiempo. El objetivo es procurar que en el informe nacional que debe ser remitido a Naciones Unidas prime la más absoluta transparencia y que sean completos y veraces para el observador. Como resultado de los estudios, se han confeccionado y entregado a las Naciones Unidas los Informes Nacionales 2005 y 2006, sobre el sistema de control y su aplicación en Chile, ambos elaborados según los parámetros sugeridos por el PNUD. Por otra parte, dicho Grupo de Trabajo Informal ha acordado invitar a la sociedad civil a que se integre y conforme, bajo la coordinación al menos inicial de DIPESP, un

42

grupo de trabajo –también informal- que procure mantener al día las políticas chilenas en materia de control de armas de fuego pequeñas y ligeras. Se está cursando invitaciones y se han desarrollado diversas iniciativas al respecto, junto a académicos y especialistas en estas materias, representantes de ONGs y de otros sectores que pudieran contribuir. Otro aspecto que hace considerar importante que se cree dicho grupo es la necesidad de difundir en la sociedad chilena toda la actividad que se refiere al control de las armas, para que la sociedad contribuya a su vez a difundir la necesidad de dichos controles en aras de la paz, la seguridad ciudadana y el respeto a los derechos humanos. Entre otros temas que se han tomado en consideración, se destacan la adopción de nuevas medidas jurídicas que incorporen efectivamente a la legislación chilena los conceptos derivados de la “Convención Interamericana Contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros Materiales Relacionados”, y demás textos normativos que se adopten o acuerden en las Reuniones de su Comité Consultivo y sus Órganos Asesores especializados en el seno de la Organización de Estado Americanos (OEA). Otro tema es el rastreo y marcaje de armas de fuego y municiones, en el cual se está trabajando inclusive para lograr en el futuro próximo que la exigencia de marcaje sea aplicada a las armas y municiones que se importan y exportan, puesto que han surgido en el mercado mundial sistemas de marcado láser con costos relativamente bajos, y factibles de reducir, si las municiones se marcan por lotes. La formación de arsenales, la confiscación de armas para conformarlos y su futura destrucción, son también temas de constante análisis en dicho Grupo de Trabajo Informal. Sin perjuicio de tenerse presente que la definición normativa y legal al respecto, especialmente acerca de la destrucción de armas en Chile, la tiene la Comisión de Material de Guerra de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile, la cual a través del Director General de Movilización Nacional, propone al Ministro de

43

Defensa Nacional el listado de aquellas armas que deberán ser destruidas en cada oportunidad. En el ámbito interno, con la modificación legal del año 2005 se inició una importante campaña de destrucción de armas, llamando a la población a que de manera voluntaria y anónima entregaran sus armas, o bien que regularizaran las armas no inscritas. A los arsenales de guerra llegan estas armas de entrega voluntaria por parte de particulares o de personas jurídicas; armas decomisadas temporalmente o en forma definitiva por los Tribunales de Justicia y armas que proceden de Aduanas. Estas armas entregadas de manera voluntaria, sumadas a las armas incautadas y decomisadas definitivamente por sentencia judicial, son destruidas por la DGMN. El año 2005, se destruyeron un total de 7.673 armas, de ellas el 79%, es decir 6.045, fueron entregadas en forma voluntaria por particulares, el restante 21% correspondió a 1.628 armas que fueron decomisadas. Del total de armas 1,215 correspondían a pistolas, 934 a escopetas, 195 a rifles, 72 a carabinas, 91 a fusiles, 142 eran de fogueo, 83 eran máquinas recargadoras, 4.595 eran revólveres, 44 se clasificaron como “otras” y 302 “hechizas”29 Un dato interesante de estas estadísticas de la DGMN, es que de las 7.673, el 61%, o sea 4.702 estaban inscritas, mientras el 39% restante, es decir, 2.971 no lo estaban. En materia de cifras anuales y totales, desde 1990 a 2005, se destruyeron 34.972 armas. Durante el año 2006 se realizaron dos procesos de destrucción de armas llegando nuevamente a más de 7.000 la cifra. También en esta materia, la DGMN mantiene una información estadística acerca de las armas incautadas o entregadas voluntariamente por sus propietarios, desde el año 2000 y hasta el 2004.

29

en República Dominicana ese tipo de armas, por alguna razón que se desconoce, pero probablemente tenga relación con sus

fabricantes iniciales, son apodadas como “chilenas”, y como se sabe son de fabricación artesanal.

44

Así, de las 12.230 armas que se recibieron de los tribunales en ese período, 922 se entregaron en forma voluntaria, y de ellas, 3.781 estaban inscritas y 9.371 no lo estaban. También existen armas que son destruidas por el Ejército. Sobre ellas, la única estadística disponible, del año 2004 y proporcionada por la DGMN, es de 144 armas (16 pistolas, 1 revolver, 54 fusiles, 6 carabinas, 4 escopetas 37 rifles y 26 pistoletes). Otro tema que se ha considerado, se refiere a las autorizaciones o licencias para exportar, importar y trasladar armas. Sobre el particular, tanto la ley como su reglamento se ocupan de regular estas operaciones. Así, en el caso del tránsito de la exportación e importación -tanto de armas como de municiones- se exigen respectivamente la autorización del país que será receptor de la mercadería en tránsito, la recepción por los países importadores y también de tránsito de las respectivas licencias o autorizaciones, y cuando se recibe una importación, se entrega al país exportador que lo solicite, un certificado de confirmación de recepción de las cargas. Hay una permanente preocupación en los lugares de control de las exportaciones por fortalecer, hasta donde lo permitan los presupuestos pertinentes, los controles que aseguren que no habrá desviación de esas cargas de mercaderías hacia el tráfico ilícito. Existe, igualmente preocupación por tener a disposición información que por algún período de tiempo permita rastrear la mercadería e identificarla, contribuyendo a hacer más efectivo el control de esas exportaciones, para saber si ha habido algún desvío hacia brokers u otras formas poco precisas de comercializarlas de manera ilícita. Ello se realiza a través de los servicios policiales de Investigaciones y Aduanas. El tema de mantener la confidencialidad de la información que reciban las autoridades chilenas, se hace efectiva siempre que lo pida el Estado que ha entregado los antecedentes. En materia de intercambio de información, toda solicitud que se haga a las autoridades chilenas de información es atendida de inmediato, si se trata de tráfico

45

o ventas ilícitas. En cuanto a toda venta de armas que sea lícita es responsabilidad de los organismos estatales respetar y practicar total confidencialidad. Ello, para asegurar al ciudadano portador del arma que no sea víctima, en momento alguno, del posible mal uso de esa información, si se hubiera dado, por parte de delincuentes comunes. La cooperación respecto de armas ilícitas, se hace a través de los servicios policiales.

3.- CONTROL DE ARMAS – ESQUEMA BÁSICO.
Control del uso de armas en Chile. Está a cargo de La Dirección General de Movilización (DGMN), controla las armas explosivos, fuegos artificiales, artículos pirotécnicos y otros elementos similares. Tipos de armas sometidas a control. • • • • • • Las armas de fuego cualquiera sea su calibre. Las municiones y cartuchos. Los explosivos y bombas, sus partes y piezas. Las sustancias químicas que esencialmente son susceptibles de ser utilizadas para la fabricación de explosivos y municiones. Los fuegos artificiales, artículos pirotécnicos y otros artefactos similares, sus partes y piezas. Las instalaciones destinadas a su fabricación, armaduría, prueba, almacenamiento o depósito de estos elementos. Armas y artefactos bélicos prohibidos. • • Armas largas cuyos cañones hayan sido recortados. Armas cortas automáticas de cualquier calibre.

46

• • • •

Armas de fantasía, que se esconden bajo una apariencia inofensiva. Armas cuyo número de serie se encuentre adulterado o borrados. Ametralladoras y subametralladoras. Metralletas o cualquier arma automática con mayor poder destructor o efectividad, sea por su potencia, por el calibre de sus proyectiles o por sus dispositivos de puntería.

• •

Cualquier arma de fabricación artesanal, o armas transformadas respecto de su condición original. Artefactos fabricados sobre la base de gases asfixiantes, paralizantes o venenosos, de sustancias corrosivas o de metales que por la expansión de sus gases producen esquirlas, implementos destinados a su lanzamiento o activación, y artefactos incendiarios.

Armas especiales como las químicas, biológicas y nucleares.

Todas la enumeradas, a menos, que se cuente con una autorización de la Dirección General de Movilización Nacional. Quienes pueden portar armas. Las personas pertenecientes a: • • • • • • Fuerzas Armadas – Ejército, Armada y Fuerza Aérea. Carabineros de Chile. Policía de Investigaciones. Gendarmería de Chile. Dirección General de Aéreo Náutica Civil. Otros organismos estatales autorizados por ley.

Cuando está permitido TENER un arma.

47

Cuando esté debidamente inscrita a nombre del poseedor o tenedor para ser mantenida en el bien raíz declarado como su residencia, su sitio de trabajo o lugar que pretende proteger. La DGMN solo permite la inscripción de un arma cuando, a su juicio, presume que quien la tenga lo hará con el objeto de proteger el sitio o lugar declarado. Para solicitar la tenencia legal de un arma, la DGMN dispone de un formulario de permiso para portar armas de seguridad y protección. Además se debe acreditar conocimiento de su manejo, así como la aptitud física y psíquica, y no haber sido condenado por crimen o simple delito, o sancionado por la ley de violencia intrafamiliar, entre otros requisitos. El arma solo puede permanecer en el lugar que autorizó la DGMN, salvo para el caso de los cazadores y deportistas con algunas limitaciones. Carabineros de Chile es la institución que fiscaliza que el arma inscrita se encuentre en la residencia autorizada por la DGMN. Se presumirá que el arma no se encuentra en el domicilios el dueño se niega a mostrarla y será denunciado para que se inicie una investigación judicial. Carabineros podrá hacer control domiciliario sin previo aviso, así mismo, hará este control en polígonos de tiro. Requisitos para inscribir un arma. • • • Ser mayor de edad. Se exceptúan los menores que estén registrados como deportistas y estén debidamente autorizados por su representante legal. Tener domicilio conocido. Acreditar que se tienen los conocimientos necesarios sobre conservación, mantención y manejo de armas, además demostrar tener la aptitud física y psíquica compatible con el uso de armas (el reglamento determina el modo de acreditar dichas aptitudes). • Presentar certificado de antecedentes para acreditar:

48

a. No haber sido condenado por crimen o simple delito. b. No haberse dictado un auto de apertura de juicio oral c. No haber sido sancionado en proceso de violencia intrafamiliar. • Los cazadores y deportistas tendrán un permiso de transporte de 2 años, previa acreditación de su condición deportista, pero esta autorización no los faculta para llevar armas cargadas en la vía pública. Sanciones al que infringe la Ley. • Presidio mayor en cualquiera de sus grados para aquellas personas que organicen, pertenezcan, financien, doten, instruyan, inciten o induzcan la creación y funcionamiento de milicia privada, grupos de combate o partidas militares organizadas. Si estos delitos son cometidos por funcionarios de las Fuerzas Armadas o de Orden y Seguridad Pública, en retiro o en servicio activo, las penas serán aumentadas en un grado. • Presidio menor en cualquiera de sus grados, de 61 días a 5 años, para a. Quien no siendo poseedor de un arma, adquiera municiones. b. Quien siendo poseedor de un arma, adquiera municiones no correspondientes al calibre de su arma inscrita. c. Quien venda municiones sin contar con la autorización respectiva. d. Quien omitiera registrar la venta con la individualización del comprador y del arma respectiva. • • • Presidio menor en su grado media a presidio mayor en su grado mínimo, de 541 días a 10 años. Quienes porten armas de fuego sin la debida autorización. Presidio menor en su grado máximo a presidio mayor en su grado mínimo, de 3 años y 1 día a 10 años. Quienes posean armas hechizas o modificadas. Presidio menor en su grado medio a presidio mayor en su grado medio, 541 días a 15 años. Quienes fabriquen, armen, modifiquen o internen al país armas sometidas a control sin autorización de DGMN.

49

Presidio menor en su grado medio y presidio mayor en su grado mínimo. Quienes porten o tengan bombas incendiarias. Será la justicia civil no militar la que procese a estos infractores, salvo que la bomba se use en contra de uniformados en servicio activo.

Normas que regulan es uso, porte y tenencia de armas. • • • • Ley n° 17.798.- “Ley de Control de Armas y Elementos Similares”. Decreto n° 400.- Reglamento complementario. Ley n° 20.014.- Modifica la Ley 17.798, sobre Control de Armas. Ley n° 20.061.- Modifica la Ley 17.798, sobre Control de Armas.

VII CONCLUSIÓN.
Este proyecto de tesis muestra que existe un total desconocimiento del impacto que generan las armas en la vida de las mujeres. El impacto que generan las armas de fuego en las mujeres es diametralmente opuesto. Mientras un sector de la población femenina tanto a nivel nacional como internacional ven el uso de las armas de fuego como una alternativa viable como medio de protección. Otro por el contrario considera la existencia de un arma en el hogar como un riesgo mortal, que aumentaría los índices de maltratos, abusos y homicidios dentro y fuera del hogar. Ambos sectores, han esgrimido argumentos de peso que hacen difícil decidir finalmente cual sería la alternativa correcta. Lo cierto es que pese a que en nuestro país, el tema de las armas de fuego y su relación con las mujeres chilenas, no es un tema preponderante en las agendas gubernamentales, si cobra relevancia a nivel de medios de comunicación. Todo esto

50

según se analizó por el aumento en el número de mujeres que han adquirido armas de fuego como reacción y defensa a la delincuencia sumado a la gran desconfianza de la población sobre las políticas de Gobierno relacionadas al tema de la Seguridad. Descubrimos que poco a poco la mujer ha adquirido la entereza y se ha armado para auto defenderse. Venciendo el estereotipo femenino de la cultura de Occidente, el que encasillaba a la mujer a las labores netamente domesticas y donde era el hombre el que netamente cumplía el papel de defensor del hogar. De las estadísticas estudiadas podemos concluir que las principales razones para adquirir un arma son: el nivel de inseguridad existente en la población y el gran número de armas ilegales en circulación. Como antítesis a estas razones debemos considerar el alto riesgo que representa la tenencia de un arma en el hogar, principalmente en aquellos donde existen antecedentes de violencia no sancionados por la ley de Violencia Intrafamiliar. Del mismo modo el estudio de las estadísticas nos hace concluir el poco material existente y la necesidad de que el gobierno destine fondos necesarios para el desarrollo de investigaciones destinadas a conocer de manera cabal los efectos de las armas de fuego en las mujeres con el fin de fijar políticas de Gobierno destinadas a combatir la victimización de la mujer con armas de fuego. Existe una importante falencia por parte del gobierno destinada a dar protección a las víctimas de violencia armada. Se destaca la importancia de realizar modificaciones a la Ley de Violencia Intrafamiliar y a la Ley de Control de Armas, con el objeto de incorporar normas tendientes a desarmar parejas maltratadoras desde la denuncia del hecho delictual. Desde otro punto de vista, en necesario implementar charlas educativas a la población relativas al uso y porte de armas. No bastan las campañas de desarme

51

impuestas por el gobierno, por que con esto solo se consigue desarmar a la población civil, sino que, es necesario implementar medidas con el fin de desarmar a los delincuentes.

CAPITULO I........................................................................................................................................1
I .- INTRODUCCION.......................................................................................................................1

CAPITULO II “ANTECEDENTES DEL TEMA”.........................................................................4
1.- MUJERES FRENTE A LAS ARMAS............................................................................................4 2.- ARMAS DE FUEGO........................................................................................................................5 3.- ORIGENES DE LAS ARMAS DE FUEGO...................................................................................5 4.- REALIDAD ACTUAL EN TORNO A LAS ARMAS DE FUEGO..............................................6 5.- BREVE RESEÑA SOBRE LEGISLACIÓN CHILENA .............................................................7

CAPITULO III “EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL USO DE LAS ARMAS DE FUEGO EN CHILE”................................................................................................................................................8
1.- EVOLUCIÓN HISTORICA DEL USO DE ARMAS DE FUEGO EN CHILE...........................8 2.- CAMPAÑA DE DESARME EN CHILE.......................................................................................10

CAPITULO IV “EVALUACIÓN ESTADÍSTICA”......................................................................11
1.- RAZONES POR LAS QUE MUJERES Y HOMBRES COMPRAN ARMAS DE FUEGO.....11 2.- PRODUCCIÓN, IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN DE ARMAS........................................18

CAPITULO V EFECTO DE LAS ARMAS DE FUEGO EN LAS MUJERES”........................20
1.- MUJERES VICTIMA DE VIOLENCIA ARMADA...................................................................20 2.- MUJERES ARMADAS..................................................................................................................22 3.- MUJERES PRECURSORAS DEL DESARME A NIVEL INTERNACIONAL.......................26 4.- Mujeres víctimas de violencia armada. El caso chileno...............................................................28

CAPÍTULO VI ..................................................................................................................................31
1.- Armas de fuego y Violencia ...........................................................................................................31 2.- DEBATE INTERNACIONAL EN TORNO A LA VIOLENCIA Y ARMAS DE FUEGO.......33

CAPÍTULO VII “MARCO JURÍDICO”.......................................................................................35
1.- LEGISLACIÓN CHILENA...........................................................................................................35 2.- Agencias Gubernamentales y Políticas de Control......................................................................39 3.- CONTROL DE ARMAS – ESQUEMA BÁSICO........................................................................46

VII CONCLUSIÓN...........................................................................................................................50

52

53

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->