Está en la página 1de 1

QUERIDO HIJO: Mientras vivas en esta casa obedecers las reglas.

Cuando tengas tu casa obedecers tus propias reglas. Aqu no gobierna la democracia, no hicimos una campaa electoral para ser tus padres: t no votaste por nosotros. Somos padre, madre e hijo por la gracia de Dios, y nosotros aceptamos respetuosamente el privilegio y la responsabilidad. Al aceptarla adquirimos la obligacin de desempear el papel del padre y madre. No soy tu cuate, nuestras edades son muy diferentes. Podemos compartir muchas cosas pero no somos compaeros. Somos tus padres Y eso es cien veces ms que un amigo!. Tambin soy tu amigo, pero estamos en niveles completamente distintos. En esta casa hars lo que yo diga y no debes cuestionarme porque todo lo que yo ordene estar motivado por el amor. Te ser difcil comprenderlo hasta que tengas un hijo, mientras tanto confa en m...

Tu padre y madre.