P. 1
La Cultura Politica de Los Cuadros

La Cultura Politica de Los Cuadros

|Views: 609|Likes:
Publicado porInvestigacionFFM

More info:

Published by: InvestigacionFFM on Jun 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/30/2013

pdf

text

original

LA CULTURA POLITICA DE LOS CUADROS.

Autor: Jorge Luís Guasch Estévez.

“Si no tenemos claro y sólido como el acero el principio del ¿para qué la política? Nos vamos a perder en el complicadísimo campo de batalla, el campo político nos traga y nos subsume a la vieja política. Los viejos valores capitalistas y burgueses que se infiltraron en el partido, que siguen infiltrados, permanecen como capas que seguiremos reduciendo”. Chávez La cultura política revolucionaria no surge por generación espontánea. Es un proceso de creación en la práctica cotidiana y de inculcación desde afuera mediante la formación y el debate público. No es casual entonces que el lineamiento estratégico 1 del PSUV sea precisamente “De la “cultura política capitalista” a la militancia socialista”. Es que la política como la expresión concentrada de la economía, en el socialismo tiene primacía por encima del resto de los elementos constitutivos del complejo tejido social. Si se pierde la orientación política de para qué en el socialismo se pierde el rumbo estratégico, en el economicismo y se puede caer en una copia defectuosa de la socialdemocracia o peor aun de la cultura burguesa más primitiva. Es muy interesante seguir de forma detallada lo que establece el lineamiento estratégico 1:  Esta “cultura capitalista” se expresa en el hecho de considerar que pertenecer a un partido equivale a “invertir” en él, a través de sus contribuciones financieras o con su trabajo militante, y que esa “inversión” debe ser “recompensada” o “remunerada” con puestos, cargos, prebendas o influencias en el Estado, en el terreno de los negocios o en el mismo partido”. “Entre las posibles causas de esta situación, es posible verificar, en mayor o menor medida, algunas actitudes o desviaciones características de los partidos tradicionales, tales como el burocratismo, el oportunismo, el sectarismo, el nepotismo y el gradual alejamiento de la base social bolivariana, resultantes de la persistencia de la “cultura capitalista” en el seno de la sociedad”. “Esta cultura es reproducida a lo interno del partido, y se expresa en que algunos sectores lo conciben como un medio para el “ascenso social” de los y las militantes con responsabilidades de dirección a distintos niveles. Algunos camaradas se consideran líderes absolutos e indiscutibles en sus espacios, y asumen la discrecionalidad de excluir del Partido y hasta de la Revolución a quienes se atrevan a diferir o a disentir de ellos y ellas”.

Vivimos una época de un enconado enfrentamiento ideológico y político. Todo ello se refleja en la Batalla de ideas entre las fuerzas del capitalismo decadente y las fuerzas progresistas y revolucionarias que buscan nuevos horizontes de progreso humano. La Cultura política transverzaliza toda batalla en el campo de las ideas. “La batalla del conocimiento, la batalla de la conciencia, la batalla de las ideas, debemos arreciarla; eso es fundamental para la liberación, la integración, la unión verdadera de nuestros pueblos; para la salvación del mundo, incluso un deber”. Chávez

BATALLA DE IDEAS
Objetivo Estratégico
Desarrollar, divulgar y afianzar el
Pensamiento y la práctica revolucionaria frente a la hegemonía avasalladora del imperialismo

HACIA ADENTRO

HACIA AFUERA
Fomentar el pensamiento emancipatorio y otras alternativas al mundo unipolar.

Perfeccionar
La Práctica de

la construcción del socialismo (Humanismo)

Sembrar en el corazón las ideas revolucionari as Socialistas.

Desmontar la ideología y la geocultura imperial

¿Qué es la Cultura política? “Pongamos por delante la gran pasión: la Patria, el interés de la Nación”. Chávez
El concepto de cultura política fue introducido inicialmente por Gabriel Almond y Sidney Verba a inicios de los años 60. Con el mismo se buscaba valorar el tipo de cambio cultural necesario para sostener el andamiaje democrático que se había construido a partir de la finalización de la segunda guerra mundial. La Cultura política está condicionada por el escenario socio histórico, la estructura económica, los intereses de las clases y todo el tejido social en un contexto determinado. Para Marx "...las ideas dominantes en cualquier época no han sido nunca más que las ideas de la clase dominante..." La famosa expresión de Marx al enunciar la concepción materialista de la historia no significa una visión determinista a ultranza de los factores materiales sobre los ideológicos sino la interrelación orgánica de todo el tejido social interactúa de forma dialéctica y donde los llamados factores ideológicos y superestructurales juegan también un papel de primer orden.

Para Marx “El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia” En medio de esas relaciones complejas emerge la cultura política como una esencia diversa que refleja todas las contradicciones y matices de la vida social. Ella refleja los intereses y objetivos de las calses. La cultura política es un conjunto de valores, concepciones y actitudes que se orientan hacia el ámbito específicamente político, es decir, el conjunto de elementos que configuran la percepción subjetiva que tiene una población respecto al poder. La cultura política “es el conjunto de actitudes, creencias y sentimientos que dan orden y sentido a un proceso político y que provee los supuestos y las reglas implícitas que gobiernan el comportamiento en un sistema político” Es muy interesante la definición que da el doctor Carlos Cabrera-profundo estudioso de esta rama del saber: “….la cultura política constituye una resultante de la interacción sistémica de las determinantes cognoscitivas, informativas, valorativas, y conductual-participativas, que conformadas en los procesos de socialización y comunicación políticas, se catalizan a través de comportamientos, creencias, normas, valores, universos simbólicos, pautas culturales, visiones del mundo, hábitos y habilidades políticas, todo los cuales configuran un conjunto de significados compartidos que el sujeto utiliza en la construcción de sus estrategias de acción.

Cultura general Integral

Cultura política

Cultura histórica

Así se tiene, que al definir la cultura política resulta de vital importancia el concebirla como una resultante de los procesos de socialización y comunicación política por los cuales atraviesa el sujeto. Por otra parte, se destacan en la misma cuatro dimensiones básicas que devienen variables fundamentales para la comprensión de la misma: los conocimientos políticos, la información política, la valoración política, y la participación política. Socialización política Es el proceso a través del cual el sujeto social va incorporando todo un conjunto de conocimientos, normas y valores políticos que le posibilitan la adopción de una participación política activa en la vida política de la sociedad, y en particular en su sistema político. Comunicación política Constituye el proceso a través del cual los sujetos (individuales o colectivos) interaccionan comunicativamente a través del intercambio de un tipo particular de información (mensajes) que circula dentro del sistema político, condicionando toda su actividad (desde la formulación de las demandas hasta los procesos de conversión y toma de decisiones sobre las mismas por parte del sistema ¿Cuáles son los elementos constitutivos de la Cultura política?  Conocimientos políticos. Estos se refieren al sistema de ideas y postulados políticos generales basados en una teoría política demostrable, que una vez asimilados por el sujeto social, le permiten explicar y fundamentar racionalmente los distintos objetos, procesos y fenómenos políticos que intervienen en su vida cotidiana.  Información política Es la exposición analítica de ideas y concepciones políticas que, ya sea a partir de los medios de comunicación masiva o de la comunicación intersubjetiva, tiene como objetivo consolidar y/o cambiar las orientaciones y representaciones de los sujetos sobre los objetos, procesos y fenómenos políticos que intervienen en su vida cotidiana.  Valoración política Es el proceso a través del cual el sujeto, como resultado de su reflejo subjetivo de la realidad, así como de sus intereses, asigna determinada significación a los formación y toma de decisiones políticas objetivando con ello su posición política ante determinados objetos, procesos y fenómenos políticos que intervienen en su vida cotidiana.

 Participación política Es la actividad a través de la cual los (individuos o colectivos) se involucran directa o indirectamente e inciden en los procesos de formación y toma de decisiones políticas objetivando con ello su posición política ante determinados objetos, procesos y fenómenos políticos que intervienen en su vida cotidiana. La participación puede ser reactiva o sustantiva. Una cultura política madura y desarrollada como fenómeno social debe corresponderse con una participación sustantiva en todos los aspectos concernientes a la práctica socio histórica. Un elemento central en la cultura política es la cultura histórica. Un pueblo sin memoria y compromiso con la historia patria es como un árbol sin raíz. Un elemento fundamental dentro de la Cultura política son los valores políticos, aquello que es valioso para el cuadro y el militante:

¿Cuáles son las dimensiones de la formación de la cultura política? Cultura política se construye desde la familia, la escuela, los medios de difusión, los partidos, los sistemas de formación política, religiosa, jurídica y ética entre otros.
La cultura política es un sistema multidimensional donde la formación socio política ocupa un lugar esencial. En general las dimensiones son las siguientes:

a) Orientación cognitiva: en la cual existe un notable predominio del factor conocimiento referido al sistema político, a sus insumos y productos, a los actores y sus relaciones dentro del mismo. La formación sociopolítica no es neutra. Como toda acción social necesariamente está orientada por una doctrina que sirve de guía a la intervención socioeducativa. El desarrollo de las orientaciones políticas debe hacerse desde una base de valores y principios fundamentados en una perspectiva humanística y cristiana del hombre y de la vida social. Principios como la dignidad de la persona, el bien común, la solidaridad y la subsidiariedad deben fundamentar la lectura e interpretación de nuestra historia y nuestra vida social. El conocimiento directo de las estructuras organizativas de la sociedad (leyes, instituciones, actores, etc.), así como de la dinámica de las relaciones entre los sujetos (condiciones socioeconómicas, conflictos sociales, etc.) deben formar parte de los contenidos presentados para el debate y la discusión dentro del aula. Hacer de este conocimiento algo relevante para la vida y la acción de las personas demanda del educador la capacidad de desarrollar el pensamiento crítico en la asimilación de los contenidos del aprendizaje. Orientación afectiva: La cual se caracteriza por los sentimientos que los sujetos experimentan frente al sistema político, sus actores, sus roles y sus resultados. Es necesario desarrollar la identificación afectiva con los valores y la práctica democrática de la convivencia social. La formación de los sentimientos positivos hacia el socialismo, el pueblo y la democracia participativa debe estar fundamentada en la inteligencia emocional, favoreciendo un apoyo positivo hacia la revolución, pero desarrollando al mismo tiempo una conciencia crítica de su organización y su dinámica concreta que se construye en el país. Una adecuada formación en esta dimensión no sólo debería traducirse en una percepción o declaración positiva respecto a la democracia, sino en la acción concreta y efectiva en la construcción de un marco social y jurídico favorable al ejercicio de la ciudadanía de todos los miembros de la sociedad. La dimensión afectiva debe traducirse en una participación ciudadana efectiva, o lo que es lo mismo, en un compromiso social por el cambio revolucionario. c.- Orientación evaluativa: La cual se define por los juicios y opiniones desarrollados sobre los objetos políticos. Se necesita crear un sujeto de poder responsable, crítico, propositivo, innovador, comprometido, leal a los ideales revolucionarios.

La formación de la conciencia social revolucionaria requiere el crecimiento en las valoraciones y prácticas éticas. La capacidad de participar en el debate de los hechos y en la formulación de soluciones a los mismos, requiere el desarrollo de nuevas competencias educativas y sociales: la capacidad de comunicación y diálogo, la tolerancia, el análisis de situaciones complejas, el interés por estar adecuadamente informado, etc. Todo ello demanda asumir la política y lo político como una necesidad existencial sin la cual es imposible comprender y participar activamente en las necesarias transformaciones sociales revolucionarias.

¿Cuáles son las funciones de la Cultura política?

Integrativa-Regulativa: Integra los diferentes elementos del tejido social así como regula su funcionamiento.

Trasmisión de la herencia política : Permite salvaguardar la cultura histórica y socio política, el mundo simbólico y emocional en un contexto determinado

Normativa-valorativa:
Establece determinadas pautas reguladoras a la vez que valora la realidad en dependencia de los intereses de las clases.

FUNCIONES DE LA CULTURA POLÍTICA.

Movilizativa: es un poderoso estímulo para la movilización a partir de automotivasiones ideológicas y políticas.

Instructiva-educativa: Crea la conciencia político ideológica, los métodos de lucha y construcción y los valores políticos y éticos.

Protección del sistema:
Es un importante protector de las agresiones externas al sistema y desde los malestares y contradicciones que se producen en el interior del mismo.

¿Qué deformaciones de la Cultura política burguesa persisten aun en algunos compañeros en nuestras filas?
En las Líneas de acción estratégicas del PSUV se destacan algunas de las deformaciones que se pueden producir en la cultura política de los revolucionarios y militantes si no están suficientemente las convicciones y principios. Manifestaciones de la cultura política burguesa en las filas revolucionarias:  La subvaloración de la teoría y la falta de estudio: Para Lenin esta era una de las principales deformaciones y carencias que podían ocurrir: “Nuestro peor enemigo interno es el burócrata, el comunista instalado en

un cargo de responsabilidad, un tanto severo, pero “virtuoso”: no aprendió a combatir la burocracia y la encubre” En otra parte apuntaba: “A mi juicio, hoy se alzan ante el hombre, independientemente de las funciones que ejerza y de las tareas que tenga planteadas como instructor político, si es comunista, y la mayoría lo son, tres enemigos principales, y son los siguientes: la altanería comunista, segundo, el analfabetismo, y tercero, el soborno”  El individualismo: Es una zaga pequeñoburguesa asociada relacionada casi siempre con una visión economicista-inmediatista que derivan al pragmatismo instrumental más allá de las valoraciones políticas y éticas. “Si dejamos que la representación política nos pudra, el proceso de la putrefacción social será mayor, implicando un aumento de la corrupción. No podemos dejar que la interpretación ideológica caiga en la representatividad, porque se asume el poder como propio y ese no es el fin último de la política, allí es cuando comienza la corrupción, siempre hay excusas de los políticos. Nos debemos a la obediencia al pueblo. Ese debe ser el principio de la República, todas las demás provienen de esa”. Chávez  La falta de una clara conciencia sobre su papel social no como un receptor pasivo de beneficios sino como un servidor desinteresado, como ejercicio de la “servidumbre honrosa” como enseñaba Martí “Quién busca la sobrevivencia, se encarga del despliegue de lo material. Nadie que tenga alguna necesidad podrá trascender en la lucha intelectual para comprender la vanguardia ideológica de los principios de la República”. Chávez  El sectarismo y el fraccionalismo: La división de las fuerzas revolucionarias en grupos y grupitos de acuerdo a preceptos ideológicos particulares o simpatías personales en detrimento de las grandes estrategias y objetivos de la revolución. “Necesitamos conocer las fases del despliegue político, preguntarnos ¿para qué ostentamos los cargos? ¿para el conflicto político con el camarada del partido? La política es la herramienta de la liberación de los pueblos, no para el conflicto, las divisiones sectarias. Es vital tener claro el concepto de política y el objetivo que busca. La consolidación del poder popular”. Chávez  El conservadurismo: Que se refleja en el pensamiento y la práctica profundamente contraria a los objetivos del cambio revolucionario, del enfoque contextual y dialéctico, a la superación positiva de las etapas y tareas. El conservadurismo puede sobrevenir por la enfermedad

ultraizquierdista o la penetración en nuestras filas de los prejuicios y vicios de la derecha. “Si no tenemos claro y sólido como el acero el principio del ¿para qué la política? Nos vamos a perder en el complicadísimo campo de batalla, el campo político nos traga y nos subsume a la vieja política. Los viejos valores capitalistas y burgueses que se infiltraron en el partido, que siguen infiltrados, permanecen como capas que seguiremos reduciendo”. Chávez  Burocratismo: La falta de unidad con el pueblo, la cultura pichón de esperar permanentemente las decisiones “desde arriba”, la cultura de la justificación a todas las insuficiencias incluyendo las subjetivas y organizacionales, la subestimación de este, el papeleo, el espíritu de casta, el cifrismo desmedido, las excesivas restricciones y controles innecesarios para frenar las potencialidades creadoras del pueblo son manifestaciones propias del burocratismo en nuestras filas. “La interpelación como herramienta fundamental de hacer política, es la clave para la construcción de las ideas entre el pueblo y sus líderes. Es la batalla moral de darle la cara al pueblo, de conocer sus necesidades y nunca perder la esencia de su compromiso recíproco”. Chávez  La prevalencia de la cultura economicista: La cultura de privilegiar los intereses materiales individuales y de los grupos por encima de los grandes objetivos políticos son manifestación de inmadurez política y a la vez de la penetración en nuestras conciencias del “bichito” pequeño burgués que todo lo valora a partir de objetivos inmediatistas y sobre todo materiales y no de la ética del ser, el servicio a los demás y el amor al pueblo como un apostolado irrenunciable para los revolucionarios. “El verdadero líder político no puede pensar en el futuro económico de sí mismo. La corrupción parte de las necesidades personales y personalistas, como la procreación o pensar en el futuro de la familia. Para ser un verdadero líder revolucionario hay que desprenderse de todo interés material, luchar obedeciendo al pueblo sin procurar el interés material”. Chávez.  El puetismo: Asociado a ascender en la escala social a cualquier precio y a costa de todos. “Serruchar” permanentemente el piso a los compañeros a partir del chisme, las intrigas, las mentiras y la creación de visiones distorsionadas sobre los demás para alcanzar aviesos objetivos personales que no están sustentado en la ética, en los resultados de trabajo y las competencias generativas para ascender en las organizaciones.

“No debe haber sectarismo posible cuando se trata de un esfuerzo como el que estamos haciendo, en el cual lo importante es el colectivo mucho más que el protagonismo de alguien…. No puede haber espacio para las bajas pasiones en el corazón de los revolucionarios” “Desprestigiar es la conducta propia de la contrarrevolución. Es bajo quien acude al desprestigio para la conflagración del adversario. Hay que ser ético en los principios de todos los revolucionarios”. Chávez  El egocentrismo político: Se manifiesta en la actitud de algunos compañeros que creerse el centro del universo, poseer iluminaciones divinas que no están al alcance de los demás, ser imprescindibles e insustituibles a partir de la sobrevaloración de las capacidades individuales. Para ellos, en su confusión existencial, una persona (la suya) es más importante que la organización y el colectivo. “Hay que olvidar las peleas tontas y las diferencias entre nosotros mismos. Tenemos que unirnos para defender la Revolución y la Patria. Llamo a la unidad de todos los venezolanos para defender nuestra patria, nuestra soberanía y darle continuidad a este proyecto de transformación profunda”.  La mentira: Un mal heredado que causa daños devastadores a la revolución y el ideal socialista. Existen cuadros e incluso grupos en las organizaciones que todo lo que no realizan con el esfuerzo diario por desinterés, indisciplina o falta de competencia lo resuelven mediante la adulteración de los datos y valoraciones. Son verdaderos especialistas en maquillar y transfigurar los informes e incluso decir lo que los jefes quieren oír para estar en paz con ellos. Su mayor realización personal está asociada al trabajo con los papeles y el cifrismo y no el trabajo fecundo con el pueblo en la lucha revolucionaria diaria. “Bienvenido el error, para reconocerlo, combatirlo y convertirlo en nueva invención; mal venido el engaño, porque es mortal para un proceso revolucionario”. Chávez  La politiquería y la demagogia. Propia de una subcultura burguesa asociada a un discurso ampuloso y maquillado que encubre las verdades y los hechos. Se fundamenta en la mentira, las falsas promesas. El uso reiterado de los testimonios de autoridad de los líderes que gozan de verdadera credibilidad en el pueblo y su utilización con fines personales, el decir mucho y hacer poco. En ese sentido tienen total vigencia las palabras del Che: “ debemos formarnos como personas, que trabajemos más y critiquemos menos, que construyamos más y destruyamos menos, que prometamos menos y resolvamos más, que esperemos recibir menos y demos más, que digamos más ahora y no mañana”.

¿Qué cambios se han producido en la cultura política de los venezolanos con la Revolución?
Se han producido profundos y crecientes cambios en la cultura política del venezolano con la revolución: La política dejo de ser coto privado de élites para convertirse en un fenómeno social. La socialización de la política es tal vez la mayor conquista y aporte de la revolución Bolivariana.

La mayor contribución de la construcción del Socialismo en Venezuela no se encuentra sólo en la nueva arquitectura de poder que emerge por todos los contornos del país, sino en los cambios culturales, éticos y políticos que se han estado gestando en el seno del pueblo. Ahora la política no es un sucio negocio sino un sentido de la vida al servicio de los demás. Una nueva cultura política emerge como una fuerza socializadora de los que antes eran invisibles y no tenían voz. Ahora el pueblo sabe, el pueblo quiere, el pueblo puede, el pueblo dispone, el pueblo participa, es sujeto activo de sus propios destinos. Nada ni nadie podrá arrebatarle lo que ha alcanzado en épica contienda. Él propone, decide, controla, aporta nuevas ideas para el perfeccionamiento continuo de la gesta emancipatoria. El pueblo es una fuerza viva y decisiva en movilización permanente para asegurar sus destinos. Es un volcán de fuego revolucionario inextinguible. Se ha rescatado el sentido de la historia, de la venezolanidad, del deber con la comunidad, la nación y el mundo. Una nueva ética política florece por todos los contornos de la patria. La igualdad, la inclusión, la justicia, la identidad nacional, la laboriosidad, la corresponsabilidad social, el amor al prójimo, el sentido del deber, el servicio a los demás, el humanismo, la sensibilidad, la solidaridad, valores socialistas que se han convertido en patrimonio de todo un pueblo. La revolución ha permitido a las mayorías- antaño olvidadas y despreciadas, reconocerse como una fuerza con un alto potencial de transformación revolucionaria, de identificación plena con lo público; de compromiso fundante, de orgullo nacional. El pueblo hoy tiene la posibilidad real de soñar el futuro luminoso de la patria socialista que es su futuro. Hoy más que nunca tiene toda la certeza de que sus utopías se

harán realidad con el esfuerzo colectivo. Como el Cóndor remonta el aire hacia nuevas cumbres. Marcha inhiesto e indetenible hacia la conquista del Chimborazo. Bibliografía de consulta complementaria:  Hugo Chávez Frías. Orientaciones a los cuadros del Partido. Marzo del 2011.
   Discursos del Comandante Chávez. Recopilación de Aló Presidente. 204-2011. Caracas, 2011. Guevara, Ernesto: El cuadro Columna vertebral de la revolución. Editorial de ciencias Sociales, Ciudad Habana, 2008. Lenin, Vladimir: La enfermedad infantil del “izquierdismo” en el comunismo, en Obras escogidas. Ed. en Lenguas Extranjeras, Moscú, Tomo III, pp. 367-456. MARX, K. Prefacio a la Contribución a la Crítica de la economía política. En Sociología y Filosofía Social. Editorial Península. Barcelona. 1963.

 Lenin, Vladimir I. En torno a la política. Obras escogidas, Edición de Ciencias Sociales, Moscú, Tomo 3, 1969.  Jorge Luís Guasch Estévez: La Cartilla delo Activista Político. Publicado por el Ministerio del Poder Popular para las Comunas. Ciudad Caracas, 2011.  Jorge Luís Guasch Estévez: El Sistema de trabajo político ideológico hacia la Gran Victoria del 7 de Octubre del 2012. Publicado por el FFM, Ciudad Caracas, 2012.  Carlos Cabrera: La Cultura Política en los jóvenes de la Universidad de la Habana. 2001. Soporte digital.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->