P. 1
Razones para Creer

Razones para Creer

4.75

|Views: 1.086|Likes:
Publicado porAntonio Colao

More info:

Published by: Antonio Colao on Dec 31, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

07/20/2013

El éxito estrepitoso es el que hace famosos a los
personajes que pocos conocían, y el infortunio dramático
también es capaz de hacer grabar el nombre de los que lo
sufren en la mente de una nación entera. ¿Quién no conoce
hoy el nombre de Indurain o el de Anabel Segura?. Y es
que el éxito y la desgracia son dos corrientes antagonistas
y con mucho poder comunicativo. Y son así porque la
monotonía es muyaburrida yno nos interesa. No es noticia.
El hombre, maltrecho por el pecado original, ha dejado de
ser él mismo ysiente la necesidad de despertar sentimientos
que afecten las emociones morales.

Son muchas las familias de la clase media que viven
en España, y exceptuando el entorno de sus convecinos,
nadie las conoce. Esto es lo que sucedía con la familia de
Anabel Segura, hasta que un día fatídico entró la desventura
en su feliz hogar.Ahora, atosigados porel sufrimiento, hasta
el Santo Padre los conoce y los ha recibido, y las revistas
del corazón, en España y en el extranjero, nos presentan
instantáneas ycomentarios de consuelo yadmiración, pues
no todos hacen leña del árbol caído, son muchos más los
que tratan de erguirlo y lo compadecen.

Tengo la impresión de que las familias más cristianas
son las más acrisoladas por las pruebas tormentosas que
Cristo les envía. Y esto se puede constatar leyendo las
biografías de los santos y de los mártires. Pienso y creo
que Jesús siempre ha querido añadir a su pasión las
aflicciones de los que le siguen fielmente. El fruto de la
sangre que ha derramado el Mesías equivale a la redención

113

de todos los que creen en Él, pues si lo hubiera pasado
bien en la Tierra, las tribulaciones y el dolor para los
cristianos no tendrían sentido de existir y, en consecuencia,
viviríamos maldiciendoal autordelas mismas.Inversamente
no son pocos los creyentes que agradecen al Señor el
hacerles partícipes de su cruz.

La madre de Anabel Segura, Sigrid, nos habla de
milagros. Pues considera milagroso el haber salido adelante
gracias a la fe inexpugnable que tienen en Dios.Yel mayor
consuelo que han tenido hasta hoy, después del drama que
todos conocemos, ha sido el poder asistir a la Misa privada
del Santo Padre (en compañía de su esposo José Segura y
su hija Sandra) y dialogar con él unos minutos.

- El Papa -nos dice Sigrid- es una persona entrañable,
me cogió las manos, me miró y nos dijo a los tres: “No
estéis tristes porque muypronto todos estaremos ahí arriba,
qué más da que sea un poquito antes que un poquito
después..., tened paciencia, hay que salir adelante”.

«La visita al Papa -dice Sigrid- me ha devuelto la
sonrisa. Hablar con él me ha confortado enormemente y
ahora me encuentro mucho mejor. Tengo la sensación de
limpieza, me siento más tranquila». Y es que el Papa les
expone la realidad de una vida efímera que, día a día, sin
detención, camina hacia la sepultura y la gloria de Dios.

Pensar en la muerte continuamente es una actitud
mórbida, pero no tener conciencia de que vivimos
temporalmente, llamados a servir al prójimo ya divulgar el
bien, nos parece absurdo. Bien es verdad que este concepto
de responsabilidad suele incrementarse al mismo ritmo que

114

pasan los años y crece la decadencia. Por eso es tan eficaz
la ancianidad y la decrepitud para desasirse de las cosas
mundanasyencauzarelpensamiento hacia lo transcendente.
«Si el joven supiera y el viejo pudiera...».

Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-Mayo-1996

115

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->