P. 1
Razones para Creer

Razones para Creer

4.75

|Views: 1.086|Likes:
Publicado porAntonio Colao

More info:

Published by: Antonio Colao on Dec 31, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

07/20/2013

Una vez más he leído con verdadero interés el libro
de la Sabiduría. La historia nos dice que lo escribió un judío
helenista deAlejandría, pero no tiene mayor importancia
conocer el origen del autor ni saber que fue manuscrito cien
años antes del nacimiento de Jesús. Lo más importante es
aceptar con júbilo espiritual la sabiduría que encierra y
ponerla en práctica, sintiendo en el alma la ilustración del
autor y el movimiento sobrenatural con que lo redacta
impecablemente, dejando enparvedad todo el conocimiento
humano.

Si sabemos que el principio de la sabiduría es el temor
de Dios (Proverbios 2, 5-6), muy poco nos pueden enseñar
los que no le temen.Ycomienza diciendo: «Amad la justicia
los que gobernáis la tierra; pensad rectamente del Señor y
buscadle con sencillez de corazón, porque en el alma
maliciosanoentrarálasabiduríani moraráen cuerpo esclavo
del pecado». Si ahora tenemos en cuenta que la última
novedad de muchas generaciones vivientes es el placer
hedonista y la corrupción, veremos que la verdadera
sabiduría ha desaparecido -en buena parte- de la tierra y
vivimos en un callejón sin salida dando palos de ciego.

Es claro que existen numerosas excepciones. Hay un
sinnúmero de jóvenes y mayores que rechazan el
permisivismodeformaexacerbada ydoblansus rodillas ante
el Poderoso, huyendo de la degradación moral que están
viendo todos los días en su entorno, pero el ambiente
contaminado ycontagioso que nos propinan la mayoría de
los gobernantes y repúblicos, lejos de detraer los males,
los van extendiendocomo el riego sobreel pavimento. Pero,

94

«el espíritu del Señor llena el universo, y el que todo lo
abarca, tiene conocimiento de cuanto se hace.Por esto nadie
que hable impiedades quedará oculto, ni pasará de largo
ante él la justicia vengadora» (Sabiduría 1, 7 y 8).

Lo que me parece más importante en el libro de la
Sabiduría es que en él nos encontramos por vez primera en
la Biblia con todo el espectáculo de la felicidad en la otra
vida, como recompensa a las adversidades y
consternaciones que vamos soportando en esta.

La Providencia nos deja muy clara la nueva luz que
nos espera, mientras los griegos de aquella época no se
atrevían a pensar en la inmortalidad, temerosos de
ilusionarse con un sueño. Pero el autor de la Sabiduría no
duda en afirmar que los que mueren «parecen estar muertos,
pero están en paz, viven para siempre».

ElautordelaSabiduríatambiénhaceunaexhortación a
los reyes, aunque la cita es un poco larga, merece la pena
reproducirla: «Oíd, pues, reyes, yentended.Aplicad el oído
los que imperáis sobre las muchedumbres, porque el poder
os fue dado por el Señor, y la soberanía por el Altísimo,
que examinará vuestras obras y escudriñará vuestros
pensamientos; porque, siendo ministros de su reino, no
juzgasteis rectamente, y no guardasteis la ley, ni según la
voluntad de Dios caminasteis.

Terrible repentina vendrá sobre vosotros, porque de
los que mandan se ha de hacer severo juicio, pues el
pequeño hallará la misericordia; pero los poderosos serán
poderosamente atormentados» (Sabiduría 6, 1 a 6).

95

A los que todo esto les parezca un cuento de hadas,
les ruego me perdonen por la seguridad que tengo en todo
lo que Dios nos revela, yme lo confirma más aún la confusa
panorámica que nos rodea, y nos quiere arrastrar al mismo
lodazal donde viven los hombres disolutos y voluptuosos
por falta de luz.

Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 28-Abril-1996

96

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->