P. 1
120 Testimonios Cristianos

120 Testimonios Cristianos

5.0

|Views: 23.171|Likes:
Publicado porAntonio Colao

More info:

Published by: Antonio Colao on Dec 30, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

02/16/2013

INDICE ARTÍCULOS

1.- LOS ANTICONCEPTIVOS NO LOS QUIERE DIOS 2.- LA PENA DE MUERTE 3.- GUSTAVO BUENO Y EL ATEISMO 4.- REPLICA DE UNA LECTORA A DON ELOY GONZALEZ DE PEDRO 5.- ANTONIO COLAO Y SU LIBRO “TIERRA SANTA” 6.- ABSOLUCIONES INVALIDAS 7.- ENSEGUIDA TENDREMOS MÁS ABORTO 8.- LA LEY DEL ABORTO EN SUECIA 9.- EL MAYOR APÓSTOL DE SATANÁS 10.- FRANCISCO UMBRAL, EL OBISPO SETIÉN Y LA IGLESIA 11.- JAMES BENSON IRWIN TAMBIÉN CREÍA EN DIOS 12.- EL CUARTO GRUPO DE LOS MÁRTIRES DE LA GUERRA CIVIL
SERÁN BEATIFICADOS

13.- EL ABORTO ES UNA TRAGEDIA MUNDIAL 14.- DIOS QUIERE QUE EL HOMBRE SEA FELIZ 15.- CARMEN ROMERO Y LOS ROSARIOS O LA INCONSECUENCIA
RELIGIOSA 16.- EL ARZOBISPO DE CUZCO Y “LUMEN DEI" 17.- CURSILLOS DE CRISTIANDAD 18.- PEDRO OSINAGA Y LA MUERTE DE SU HIJO 19.- UN OVETENSE SERÁ BEATIFICADO 20. - SOBRE LA CARTA “AYUDA PARA SALVAR A UNA HIJA" 21.- GORBACHOV TAMBIÉN CREE EN DIOS 22.- CONFLICTOS DEL MATRIMONIO CIVIL 23.- ¿SOMOS CONSECUENTES LOS CATÓLICOS? 24.- EL ARCIPRESTE DE IRÚN Y ETA 25.- SEA MÁS FELIZ 26.- LA VIRGEN DE FÁTIMA Y LA ANTIGUA URRS 27.- M. CABALLÉ Y PAVAROTTI CREEN EN DIOS 28.- EL PECADO Y LA PENITENCIA 29.- 51 CLARETIANOS SERÁN BEATIFICADOS 30.- ERA AHIJADA DEL REY DE ESPAÑA 31.- NUESTROS HIJOS NO HAN MUERTO 32.- DIOS QUIERE QUE EL HOMBRE SEA MÁS FELIZ 33.- COLÓN TAMBIÉN ERA CATÓLICO 34.- INDURAIN: HUMILDE Y CRISTIANO

1

35.- LA IMPORTANCIA DE LA VOLUNTAD 36.- JAVIER BASILIO ENCONTRÓ LA SALVACIÓN EN EL DOLOR 37.- ¿EXISTE EL INFIERNO? 38.- EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA 39.- ¿POR QUÉ FALTAN VOCACIONES? 40.- 127 ESPAÑOLES SERÁN BEATIFICADOS 41.- NO PUEDE SER COINCIDENCIA EL DOLOR QUE A TODOS NOS
VISITA

42.- FEDERICO CARVAJAL Y SU HIJA PARALÍTICA 43.- EL NUEVO “CATECISMO” Y LA PENA DE MUERTE 44.- MEDITACIONES 45.- RESPUESTA A LAS HEREJÍAS DE DON ANTONIO H. D’OLIVEIRA 46.- RESPUESTA A DON ANTONIO H. D’OLIVEIRA 47.- A DON ANTONIO H. D’OLIVEIRA 48.- LA CRISIS DE LA IGLESIA 49.- JUAN PABLO I Y JUAN PABLO II 50.- LOS BENEFICIOS PSÍQUICOS DE LA PRÁCTICA RELIGIOSA 51.- ¿SERÍA BUENA LA SUPRESIÓN DEL CELIBATO EN LA IGLESIA? 52.- LAS DESGRACIAS SUFRIDAS POR RAYMOND BURR 53.- CONSAGRACIÓN DE RUSIA 54.- ¿ES BUENA LA ABSTINENCIA? 55.- EL SANTO PADRE E INDURAIN 56.- ¿EXISTE EL VERDADERO ATEO? 57.- ¿ES BUENO QUE HAYA MUJERES SACERDOTES? 58.- LOS ERRORES DEL ABORTO 59.- LECH WALESA: UN EJEMPLO A SEGUIR 60.- CUBA SUCUMBIRÁ DE HAMBRE 61.- SOBRE LA RELIGIÓN 62.- EL PADRE POVEDA SERÁ BEATIFICADO 63.- LA PRINCESA CRISTINA SE CONVIERTE AL CATOLICISMO 64.- ¿EXISTEN LOS MILAGROS? 65.- EL DEBER DE SER SANTOS 66.- ANTES CORONEL, AHORA SACERDOTE 67.- TAMBIÉN HAY POLÍTICOS SANTOS 68.- EL CORDOBÉS EN LOS BRAZOS DE DIOS 69.- EL VALOR DE LA ORACIÓN 70.- LA MORAL DE DON FAUSTINO F. ÁLVAREZ

2

71.- SÓLO PARA CREYENTES CON MÁS DE 50 AÑOS (¿ES MEJOR EL NACIMIENTO O LA MUERTE?) 72.- LA VIDA PRIVADA DEL SANTO PADRE 73.- LA LÓGICA DE LOS OBISPOS 74.- LOS CUATRO VOLARON AL CIELO 75.- LAS ABSOLUCIONES COLECTIVAS 76.- LOLA FLORES Y JESUCRISTO 77.- LA REINA SOFIA Y LA DROGA 78.- UNA SEÑORA CON FE, ROSE KENNEDY 79.- A DON ANTONIO COLAO GRANDA 80.- DESPUES DE CONFESAR, INGRESÓ EN LA PRISIÓN 81.- SÁNCHEZ DRAGÓ SE CAYÓ DEL CABALLO 82.- NEGARSE A BLASFEMAR LE COSTÓ LA VIDA 83.- MÁS SOBRE RELIGIÓN 84.- LA IGLESIA VA BIEN 85.- MONJAS VIOLADAS 86.- TERESA DE CALCUTA ENTRARÁ EN CHINA 87.- MEDITACIONES SOBRE EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL 88.- NO A LA EUTANASIA 89.- EL PRIMER GITANO, MÁRTIR, SERÁ BEATIFICADO 90.- LOS PRINCIPES DE LUXEMBURGO 91.- EL PECADO Y EL SIDA 92.- CARTA AL SEÑOR ALCALDE 93.- EL FUTURO DE LA IGLESIA Y EL DOLOR 94.- MIL SACERDOTES MÁS 95.- ¿ES COMPATIBLE LA PENA CON LA SANTIDAD? 96.- LOS CATÓLICOS AUMENTAN 97.- SEVERO OCHOA NO ES ATEO 98.- SVETLANA STALIN Y AZUCENA 99.- LA PRINCESA ILEANA EN EL CONVENTO 100.- EN BUSCA DE UNA HERMANA QUE NO CONOZCO 101.- ¿SOLIDARIDAD?: PATRAÑA 102.- MONS. JOSÉ SÁNCHEZ CREEMOS QUE ESTÁ EQUIVOCADO 103.- UNA NIÑA MADRILEÑA SERÁ BEATIFICADA 104.- LA SANGRE DE SAN GENARO 105.- ANTONIO COLAO Y SEVERO OCHOA 106.- LA PRINCESA LADY DIANA 107.- IRENE VILLA Y Mª JESÚS GONZÁLEZ

3

108.- ÁLVARO DOMECQ Y LA CARTUJA 109.- UNA ASTURIANA SANTA 110.- CARMEN SEVILLA Y EL CÁNCER 111.- ¿POR QUÉ LA PENITENCIA? 112.- ANGUITA, SANTA TERESA Y SAN JUAN DE LA CRUZ 113.- “CREO EN UN DIOS ALEGRE Y VIVO” 114.- JULIO APARICIO ES UN BUEN CRISTIANO 115.- LA IGLESIA ANGLICANA TERMINARÁ SUCUMBIENDO 116.- DON JUAN DE BORBÓN 117.- SAN PEDRO Y SAN PABLO 118.- SANTA ISABEL DE PORTUGAL 119.- SAN ENRIQUE DE OSSÓ 120.- AVISO A LAS SEÑORAS ENCINTA
APÉNDICE: CON MUCHO CARIÑO, PARA MI NIETO ANTONIO MARÍA BLANCO COLAO

***
INFORMACIÓN PUBLICADA EN LA PRENSA SOBRE EL AUTOR

1.- CATORCE MIL VERSOS DE TEMAS RELIGIOSO Y MORAL. 2.- EDITADO EL LIBRO “CATORCE MIL VERSOS DE TEMAS RELIGIOSO Y MORAL”. 3.- LIBRO DE VERSOS DE ANTONIO COLAO GRANDA 4.- LOS CATORCE MIL VERSOS DE DON ANTONIO COLAO 5.- ANTONIO COLAO Y SU LIBRO: «TIERRA SANTA». ***

4

1.- LOS ANTICONCEPTIVOS NO LOS QUIERE DIOS He leído el artículo publicado por el señor Tomás Montero Entrialgo, en este mismo semanario, la semana pasada. En él deja en entredicho las decisiones tomadas por la Iglesia y por el Santo Padre. Sus expresiones dejan vislumbrar el deseo de contradecir las palabras del mismo Dios: "Procread y multiplicaos, y henchid la tierra" (Gén 1, 28). Por lo cual se deduce la falta de un ideal cognoscitivo en materia religiosa, y al reflexionar como él nos sugiere en su artículo, no encontramos otra salida que no sea la que exponemos a continuación: Los anticonceptivos, señor Entrialgo, permiten el acto sexual sin riesgo de fecundación, sí; pero además de dejar una secuela mórbida en quienes habitualmente los aprovechan, también abren las puertas a la prostitución, ya que muchas jóvenes se lanzan al ruedo sabiendo que no corren el riesgo de quedar embarazadas. Y no son como usted dice- algunos sistemas los autorizados por la Iglesia. Es uno y único para que los matrimonios -y sólo los matrimonios- puedan llevar a la práctica una vida sexual SANA. Es -como bien dice usted- el método Ogino; es decir, que los matrimonios se abstengan cuando la mujer corre el riesgo de fecundizar. ¿Que ésto es pedir peras al olmo?. Claro que sí, como lo ha sido el hecho de que el Santo Padre les haya dicho a los gobernantes y a los dos millones que le acompañaban que "nunca se puede legitimar la muerte de un inocente". Pero la Iglesia tiene la obligación de regirse por su "constitución" evangélica; es decir, gobernar el pueblo de Dios de acuerdo con las palabras de ese mismo Dios que la fundó y la viene sosteniendo dos mil años. Pero como ese mismo Dios nos ha dado toda clase de libertad para hacer 5

y deshacer, así también la Iglesia no obliga a nadie a cumplir sus preceptos, allá cada cual con su conciencia. Ahora está de moda el concubinato, la droga, el divorcio, el aborto, la pornografía, y no parece que se encuentre muy lejos la eutanasia. Y a todo esto, lo que hace la Iglesia es seguir predicando y enseñando a las gentes el camino que nos conduce, para ser absueltos, en el juicio final, como Cristo lo hacía. Y si a usted no le van bien los consejos sabios y santos que la Iglesia nos da, siga su rumbo y déjela en paz, pero no quiera tornarse centro de atención infundiendo ideas perturbadoras que no van al unísono con los 266 Papas que ha tenido la Iglesia y los miles de obispos, cardenales, santos y doctores que todos le reprocharían a usted su artículo, salvo cuatro ridículos disidentes. Y ese tópico que tantos materialistas señalan como lo ha hecho usted en su artículo- acerca del problema catastrófico a que puede llevarnos una superpoblación, no es más que una evasiva para justificar lo que no tiene justificación, pues con los despojos que se tiran a la basura en Europa, sobrarían alimentos para salvar la vida de los cien mil niños que diariamente se mueren de hambre. Pongamos como ejemplo Brasil, donde todavía no han llegado a cultivar el 10 por 100 de un territorio que supera a nuestra nación en diecisiete veces, y donde toda la riqueza nacional se encuentra distribuida sobre el 5 por 100 de la población. Por otra parte, señor Entrialgo, razone conmigo y piense en los miles de millones que se gastan en armamento los mandatarios políticos para complacer su complejo y sostenerse en el poder. 6

Si el mundo elitista y avanzado no tiene cabeza para gobernar y estamos viviendo la justicia que apoya a la injusticia porque el hombre no quiere posponer su mira personal al servicio de los pueblos, no podemos culpar a la Iglesia. La única institución en el mundo que sabe gobernar sin armas, sin cárceles y sin esos desmanes demenciales que cometen los grandes partidos. Y no me refiero a la izquierda ni a la derecha, no; cada uno que examine su conciencia, pues ser de izquierdas como ser de derechas -como nos ha dejado escrito Ortega y Gassetes una de las infinitas maneras que el hombre busca para demostrar, una vez más, su imbecilidad. Publicado en "LA HOJA DEL LUNES" 27-11-89

7

2.- LA PENA DE MUERTE En el artículo publicado por don Tomás Montero Entrialgo, con este mismo título, se afirma resueltamente en contra de la pena de muerte. Es posible que tenga razón, pues no estoy en contra ni a favor. Mi voto sería en blanco, hasta el momento. Pero si una circunstancia especial me llevara a decidir, procuraría hacer un estudio estadístico y minucioso, sin dejar de bucear en lo más íntimo de mi conciencia para auscultar la voz silenciosa de aquello que Dios nos pide a todos de alguna manera. Lo que nunca haría es dejarme llevar de ese "impulso visceral" que le mueve al señor Entrialgo. Decisiones tan serias como esta que tratamos -y aún siendo mucho menores- tienen que ser meditadas con la razón iluminada por la fe. Y cuando la fe no tiene sentido para los ateos, sus razonamientos pueden seguir fácilmente los mismos derroteros, todo depende del buen sentido o de las anomalías cerebrales. La vida es un don de Dios -creada por Él- para brindarnos con ella la oportunidad de ser eternamente felices. Todo depende de obedecer fielmente a sus preceptos, que no son pocos ni poco exigentes, resumiéndolos El mismo en uno solo: "Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto". Esta es la meta que tiene que proponerse el creyente, y aunque nunca la vamos a alcanzar, al menos hagamos el esfuerzo para probar nuestra buena voluntad. Volviendo al tema tan macabro que dejamos atrás, me hago estas preguntas: ¿Sería más cristiano y humanitario dejar que un criminal armado asesinase a 8

otro ser humano para robarle, o disparar contra él para suprimirlo y salvar la víctima?. ¿Si dentro de unas leyes en vigor un jefe de Gobierno (o un Rey) está convencido de que las ejecuciones de cuatro criminales convictos y confesos pueden llevar a los miles de colegas de éstos que andan por la calle a no perpetrar los crímenes que tienen proyectados, sería anticristiano o antihumano escoger de los males el menos?. ¿Será que la supresión de la pena capital en España ha dado resultados positivos para salvar más vidas y con ello ser los reos más humanos o más creyentes? Yo lo dudo mucho. Y pienso que si las estadísticas nos hablaran, tal vez nos encontraríamos con que por cada ejecución que se dejó de hacer, han muerto más de uno en enfrentamientos con la policía, y muchas víctimas inocentes. Pues terminada la guerra civil española y el expurgo sangriento y brutal que han sufrido los vencidos, han sido fusilados 73 criminales convictos y confesos en un lapso aproximado de treinta años, y ocho años después de la supresión de la pena capital, han caído más de un millar de inocentes, sin contar los criminales que sucumbieron en enfrentamientos con la policía, de forma inevitable. Dicho esto que saque sus conclusiones el lector y analice si los santos que se inclinaron por la pena de muerte tenían razón al decir que cuando un miembro del cuerpo está gangrenado hay que cortarlo para salvar la vida del paciente. Todos sabemos que matar por venganza es un crimen bien poco distanciado del que comete el asesino 9

por dinero; pero buscar un mal menor para una sociedad en general es la finalidad de toda ley justa. Es necesario cuidarse un poco para no caer en el Evangelio del administrador infiel. Aquel que todo lo perdonaba con el sudor de su amo. Y termino con dos preguntas más: ¿Es aceptable la pena capital conforme a los preceptos de Dios? Posiblemente si. Pues en el libro del Éxodo, capítulo 21, vs. 14, copiado literalmente dice así: "Si de propósito mata un hombre a su prójimo traidoramente, de mi altar mismo le arrancarás para darle muerte". También hay que señalar lo dicho en el Nuevo Testamento: "No matarás". Pero ¿a quién se refiere Jesucristo?. Al criminal que traidoramente mata a su prójimo o a quienes lo hacen dentro de la más estricta ley. Publicado en "LA HOJA DEL LUNES" 11-12-89

10

3.- GUSTAVO BUENO Y EL ATEISMO He leído la entrevista que le han hecho a don Gustavo Bueno en este mismo semanario la semana pasada. De sus declaraciones se destila una gran obsesión en descristianizar a los creyentes. Es francamente lamentable que un hombre culto y buena persona viva siempre haciendo resurgir los resentimientos infundados que lleva a flor de piel. Y conste que, por más que él lo manifieste, no me parece ateo. El ateo (si es que existe) es indiferente ante las cosas de Dios. Para el ateo Dios es la nada, y la nada no molesta a nadie. Don Gustavo es el enemigo número uno de Dios, de ese Dios que -queramos o no- existe. ¿Quién le ha dicho al señor Bueno que no hay Dios? ¿Cómo lo sabe él?. Si por lo menos hubiese dado una vuelta por el cosmos y se distanciara de la Tierra a cien millones de años-luz y nos explicara quién es el que conduce los astros y planetas para que guarden su ritmo y su distancia -y su velocidad- sin las hecatombes que se producirían sin esa mano poderosa que los guía -y que nosotros llamamos Dios-, nos daría en qué pensar. Pero esa idea fija y obsesiva que aflora en todas sus entrevistas es más propia de hombres paranoicos que de ateos, como él se dice. Nosotros -los cristianos- tenemos razones tan claras para saber que Dios existe como lo es el hecho de que la historia de la Iglesia reconozca más de quinientos testigos -y muchos santos- que han visto a Cristo después de crucificado y muerto. También tenemos miles de mártires que han dado la vida por esa verdad. Y si vamos a los hombres de 11

ciencia o filósofos, le podemos poner dos ejemplos como muestra de los miles que existen: Veamos lo que nos dice, al respecto de Dios, el ilustre matemático y premio Nobel de Física, Albert Einstein: "Mi religión consiste en una humilde admiración hacia el espíritu superior y sin límites que se revela en los más mínimos detalles, que podemos percibir con nuestros débiles y frágiles espíritus. Esa profunda convicción sentimental de la presencia de una razón superior revelándose en el universo es mi idea de Dios." Y si ahora nos referimos al escritor y filósofo, don Miguel de Unamuno, veremos que pasó buena parte de su vida filosofando sus dudas y viviendo angustiado y lleno de contradicciones en su "fe". Sus principales problemas han sido el hombre y la inmortalidad del alma. El gran escritor quería llegar a Dios a fuerza de talento; es decir, de una forma racionalmente intelectual, pero infelizmente no encontró la meta de su vida. Pienso que le faltó ponerse de rodillas y obedecer a la Iglesia milenaria y sabia, que tiene sus raíces en el libro más sencillo de todos: el Evangelio; esas palabras de Dios que todos conocemos un poco y que nadie consigue llegar a lo profundo de sus raíces. Por eso la vejez y la enfermedad son tan buenas para la conversión y la humildad. Pues este hombre tan ilustre que venimos refiriendo, cuando su cuerpo y su talento se había agotado, cuando la vanidad había llegado a su fin, cuando vio claramente que nada había hecho que valiera la pena para levantar su cuerpo moribundo, cuando vio su "grandeza" rendida a los pies del Omnipotente, cuando, en fin, vio la hora de partir para el otro mundo, entonces, 12

seguramente arrepentido de las dudas que dejó sembradas por el mundo -como está haciendo don Gustavo-, escribió el epitafio que luce la losa que cubre sus huesos, y que dice así: "Méteme, Padre eterno, en tu pecho, misterioso hogar, dormiré allí, pues vengo deshecho del duro bregar". Por eso me permito el atrevimiento de sugerirle al señor Bueno que medite un poco sobre la vida del rector perpetuo de la Universidad de Salamanca para que un día, no tan lejano, pueda presentarle a Dios -al que tanto niega- algo más provechoso que un manojo de arrugas inertes y un montón de libros descristianizantes para sus ingenuos admiradores. ¿Ha pensado alguna vez en el paraíso que formaríamos en la Tierra si todos fuésemos cristianos de verdad?. Publicado en "LA HOJA DEL LUNES" 26-2-90

13

4.- REPLICA DE UNA LECTORA A DON ELOY GONZALEZ DE PEDRO He leído con verdadera fruición el artículo publicado por don Antonio Colao Granda el pasado día 26 de febrero y también con asombro la carta que le escribe don Eloy González el pasado día 5. Desde hace muchos años vengo leyendo los escritos publicados por el señor Colao y ha demostrado siempre un ideal cognoscitivo con los preceptos de Jesús. Y es precisamente en este artículo o carta donde con más acierto responde a don Gustavo Bueno, en defensa de la Iglesia y de todos los creyentes que se hayan tomado a Cristo en serio. La carta en cuestión no tiene desperdicio y somos muchas las señoras, señores y religiosos que la hemos comentado como algo que no tiene fisuras que permitan la réplica. Tal vez por eso a don Eloy le resbale el contenido y no pueda dar solución a nada, pues realmente su escrito está destituido de sentido y la inconsecuencia en sus alusiones es total. Nos dice el señor Eloy que se le han puesto los pelos de punta al leer: "¿Han pensado en el paraíso que tendríamos en la Tierra si todos fuésemos cristianos de verdad?". Qué realidad más grande encierra esta pregunta, señor Eloy. Pues un cristiano verdadero lleva consigo el seguir a Cristo. Y si esto fuese así, dónde estaría la droga, el crimen, el robo, los secuestros, los abortos, los concubinatos, el divorcio, los pobres que se mueren de hambre, los miles de millones que se gastan en armamento, las injusticias que a diario se cometen y todo ese mundo lleno de odio y de egoísmo. También nos 14

dice don Eloy que se preocupe de temas interesantes. Pero, ¿es que puede existir un tema más interesante que lo que es el barrer de la Tierra todo lo referido?. Terminaré diciendo que yo también apelo a la reflexión responsable del pueblo en general. Publicado en "LA HOJA DEL LUNES" 12-3-90

15

5.- ANTONIO COLAO Y SU LIBRO "TIERRA SANTA" Antonio Colao Granda es un ferviente católico que, habiendo encontrado a Dios, no lo quiere perder, antes al contrario, quiere llevar hacia Dios a todos los buscadores de perlas preciosas. Colao es un hombre con hambre de saber, mejor dicho, con hambre de saborear; por eso, medita y contempla como un monje en medio del mundo y ha roto los moldes de la comodidad y de la ambición de los bienes materiales del mundo que le rodea, para no perder ni una partícula de tiempo en la búsqueda infatigable de la Verdad. Colao es un hombre forjado en el yunque del cumplimiento del deber, que siente y escribe lo que siente; que comunica lo que abunda en su corazón; que se agarra a la cruz ante las dificultades, y que mira convencido hacia el más allá sin demora en el espíritu de fe, esperanza y amor. Acaba de publicar (1.990), un libro titulado "Tierra Santa", magníficamente editado, en el que recopila gran parte de sus artículos de prensa y revistas con una gran variedad de temas, desde los familiares e intimistas a los frecuentes viajes de peregrino; desde los marianos a su admiración por los santos; desde las glosas evangélicas, a la búsqueda de Dios en las criaturas; del aborto y del divorcio; de la Religión y la política; de la ética y de la moral cristiana. No sabe uno si se entusiasma más ante los monjes de clausura o ante la vidente de Fátima, Lucía. 16

II. Es exigente consigo mismo y con los demás a la hora de demostrar la coherencia con la fe. Por eso mismo, es enemigo acérrimo de la inconsecuencia religiosa. Como patriota le duele España y como cristiano le duele el pasotismo fariseo de tantos bautizados. Así es el libro de Antonio Colao: un alma viajera infatigable que, en cualquiera de sus páginas nos brinda un mensaje. Un cristiano sencillo que no presume sino de los deseos de amar a Dios. Un hombre que aprieta el paso cuanto sus fuerzas se lo permiten en seguimiento legítimo de la ambición que vale la pena, la búsqueda de la virtud. Un pecador que sabe ponerse de rodillas con humildad disfrutando de la buena nueva de Jesús. Y un creyente que no admite el zarandeo de la duda, porque vibra con el optimismo que proporciona la seguridad de la fe... Por estos senderos discurre su libro "Tierra santa", como un reportaje de un viajero infatigable en buscar y tocar la verdad, que al mismo tiempo, siente la necesidad de comunicarnos con un estilo sencillo sus viajes en meditación contemplativa para alcanzar amor. Artículo sobre el autor, firmado por Don Ángel Garralda, párroco de San Nicolás de Bari, de Avilés. Publicado en "LA VOZ DE AVILES" 28-8-90

Es un apasionado admirador del Papa Juan Pablo

17

6.- ABSOLUCIONES INVÁLIDAS Somos muchos los católicos que lamentamos profundamente el hecho de que algunas iglesias de Gijón -y de muchas partes de España- vengan dando la absolución comunitaria sin causas justificadas y, consecuentemente, en contra del Código de Derecho Canónico y del Santo Padre que lo firma. Y para disuadir las dudas que puedan tener los fieles, copiamos literalmente del canon 961: "No puede darse la absolución a varios penitentes a la vez sin previa confesión individual y con carácter general a no ser que: 1º Amenace un peligro de muerte, y el sacerdote o los sacerdotes no tengan tiempo para oír la confesión de cada penitente." Y sigue diciendo: "de manera que los penitentes, sin culpa de su parte, se verán privados durante notable tiempo de la gracia sacramental o de la sagrada comunión; pero no se considera suficiente necesidad cuando no se puede disponer de confesores a causa sólo de una gran concurrencia de penitentes, como puede suceder en una gran fiesta o peregrinación". Quien esto escribe se confiesa todas las semanas por ser un pecador empedernido, y en ningún momento se ha visto privado de este magnífico sacramento por falta de confesores, y digo más: no pocas veces encuentro los sacerdotes leyendo dentro de los confesonarios por falta de penitentes. Siendo así -como todos los católicos que vamos diariamente a misa lo sabemos- ¿dónde están los casos de emergencia o peligro de muerte como lo sería en el caso de un edificio incendiado o un barco que se hunde?, por poner dos ejemplos. El pasado mes de julio, se celebró la Semana Teológica de Espiritualidad en el Seminario 18

Metropolitano de Toledo, bajo la presencia del primado de España, cardenal González Martín. Allí trataron de forma exclusiva el sacramento de la penitencia y, naturalmente, se ha escudriñado el tema de las absoluciones generales sin oír en confesión. Y es que en la diócesis de Toledo sólo se ha dado una absolución general. Pues un carmelita destinado en Toledo, se le ocurrió -como pasa en Gijón- dar la absolución general, pero el cardenal no titubeó en dejarlo suspenso a divinis. Seguidamente se presentó el superior del carmelita llorando ante el cardenal y pidiendo perdón para el fraile, el prelado pidió la presencia del religioso y cumpliendo los preceptos de Jesús lo perdonó inmediatamente. Creo que si el cardenal de Toledo y Primado de España hace esto con las absoluciones generales, la confusión en que quieren meternos tantos sacerdotes está clara para los católicos, así pues, abramos los ojos y confesemos en los confesonarios si es que queremos comulgar y vivir en gracia de Dios. Pues las confesiones generales en las condiciones antedichas son inválidas y van contra la Iglesia y contra el Papa, por lo tanto tampoco Cristo las quiere. Publicado en "LA HOJA DEL LUNES" 10-12-90

19

7.- ENSEGUIDA TENDREMOS MAS ABORTO El pasado día 14 del actual mes nos informaron por TVE que los Poderes Públicos pretenden ampliar el aborto al cuarto supuesto; es decir, cuando se justifique que los medios económicos del hogar no sean suficientes para educar y sostener el hijo no deseado. Se ve claro que vamos camino del aborto libre, si bien que con las leyes que ya tenemos en vigor sobre este tema tan macabro ya han conseguido un coladero donde los más inocentes mueren asesinados por millones en todo el territorio español y en muchas partes del mundo. Estoy convencido de que el ser humano cuando vuelve la espalda a Dios se puede convertir en un monstruo terrorífico. Veamos la evolución creciente y rápida de un embrión recientemente fecundado para dar a conocer una información clara a los abortistas ingenuos que también los hay: Tres semanas después de haber sido fecundado el óvulo, el corazón empieza a funcionar. Se forman los ojos, la columna vertebral y el cerebro, los pulmones y el estómago, el hígado y los riñones. En la cuarta semana se va formando la cabeza, los brazos, la columna vertebral ya está completa, igualmente ocurre con las piernas. Y el corazón ya está trabajando. En la quinta semana los ojos tienen retina y cristalino, el tórax se separa del abdomen, los oídos comienzan a formarse. Aparecen los dedos de las manos y de los pies.

20

En la sexta semana ya tiene todos los órganos completos; la cara formada, la boca y la lengua, la cabeza desarrollada; el cerebro está completo. El niño ya siente las cosquillas o cualquier daño que se le haga. En la octava semana se completan los dedos de los pies y de las manos. Comprobándose que sus huellas serán siempre las mismas. En la undécima semana todos los sistemas funcionan; músculos y nervios se sincronizan. Los brazos y las piernas se mueven. A esta altura comienzan a formarse las uñas de los dedos. El niño ya siente perfectamente el dolor. Cumplidos los tres meses el pequeño está completo. Sólo le falta crecer. Es ahora precisamente cuando normalmente comienza su madre, su padre y el médico a estudiar la forma de matarlo. Cuatro son los métodos que pueden practicar el asesinato del inocente, a saber: 1.- Usando lo que podríamos llamar un aspirador que lo absorbe en pedazos. 2.- Descuartizarle a trozos para conseguir extraerlo, usando para ello una especie de tijeras. 3.- El médico abre el vientre de su madre y lo saca vivo para matarlo después. 4.- Le inyectan una solución de sal en el saco embrionario y el niño es quemado vivo en tres horas.

21

A estos hechos que el Santo Padre conoce perfectamente, nos ha dado las respuestas que todos conocemos: -Quien negare la defensa de la persona más inocente y débil, a la persona humana ya concebida, aunque todavía no nacida, cometerá una gravísima violación del orden moral. Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente. Se minaría el mismo fundamento de la sociedad. ¿Qué sentido tienen hablar de la dignidad del hombre si no se respeta la vida del inocente no nacido? ¿Cómo pueden presentarse medios privados y públicos para destruir vidas humanas indefensas?. A todo esto hay que recordar que la Iglesia ha excomulgado a todas las mujeres que voluntariamente se sometan al aborto y a quienes lo procuren; es decir, a quienes hagan diligencias directas o indirectas para que el aborto sea posible. Publicado en "LA PRENSA" 22-2-91

22

8.- LA LEY DEL ABORTO EN SUECIA Gran polémica se ha levantado en Suecia acerca del aborto. Las nuevas normas de la Dirección General de Sanidad han hecho posible que los niños abortados sean enterrados en "tierra santa", es decir, en los mismos cementerios donde son sepultados los demás seres humanos. Esta nueva ley ha hecho que los médicos que practican el aborto se sientan como verdugos o asesinos, es decir, lo que realmente son. También las mujeres que voluntariamente se someten al aborto sienten en su conciencia la culpabilidad de un crimen, y esto les proporciona el "síndrome post-aborto" o angustia que casi siempre terminan con graves depresiones. Pues con el entierro del nonato sienten más vivamente la presencia del cadáver que ellas han traído a este mundo y que lo han hecho matar. Con la ley antedicha parece que ha bajado bastante el número de abortos que se realizan desde hace muchos años, pues esta legislación bien acertada les ha dado consciencia del crimen que parecen no haber comprendido hasta ver los entierros de sus hijos y el trabajo de los verdugos. Esto nos hace recordar que también los individuos que preparaban el terreno para los nazis eran los médicos que certificaban la deficiencia mental de los pobres judíos. La diferencia que existen en ambos crímenes para un católico que haya tomado las palabras de Dios en serio- es que los nazis ejecutaban pecadores supuestamente bautizados y cristianos, mientras los abortistas ejecutan niños incipientes que no han sido 23

bautizados y consecuentemente nunca podrán ver el rostro de Dios. A propósito de lo dicho, me recuerda una entrevista que mantuve el año pasado con una religiosa universalmente conocida, y al preguntarle qué le decían las sesenta o setenta cartas que recibe diariamente de todas partes del mundo, me respondió: "De todo hay en las viñas del Señor; pero la mayoría me escriben pidiéndome oraciones; otras dicen que le pida a Dios la muerte de su hijo por no verlo en pecado mortal. Ayer entre las sesenta y dos que me enviaron había una carta conmovedora, pues se trata de una joven que abortó y dice que siente todas las noches los gemidos que sintió cuando le mataron al niño, y que no soporta la vida a causa de tan grave suplicio". Esperemos que en España también copien algo bueno de los suecos y propugnen esa ley para que los embriones no sigan siendo un desecho lanzado a la basura, y así disminuyan un poco los trescientos mil abortos que, según la televisión, se practican por año. Publicado en "LA HOJA DEL LUNES" 6-5-91

24

9.- EL MAYOR APÓSTOL DE SATANÁS Si el nombre de apóstol también se puede dar a cualquier propagandista de una doctrina, no cabe duda que la TV es el mayor apóstol de Satanás. Millones de españoles nos sentimos contristados sabiendo que con la TV tenemos dos caminos: no hacer uso de la misma o permitir que nuestros hijos reciban una "cultura" sin moral que -como se ha dicho- sólo nos puede dar gamberros o criminales inteligentes, pues sabido es que la TV promueve la sensualidad y la depravación, el incitamiento al adulterio, la prostitución, la homosexualidad y todo lo que sea el deterioro a las buenas costumbres. Y para propagarnos esta “escuela” de descristianización y hedonismo, no solamente lo hacen en los horarios en que los niños y adolescentes se encuentran retirados en sus alcobas, sino que tienen el cinismo de llevar a millones de hogares el aprendizaje que va mentalizando a la juventud para una futura sociedad verdaderamente depravada al proyectarlo también en las horas de mayor audiencia. De qué nos sirve que la Constitución establezca como límite a la libertad de expresión el derecho reconocido en el Título I, como es el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la “protección de la juventud y de la propia infancia” (artículo 20, número 4). Y es que la sociedad española se queda indefensa ante los atentados al pundonor y las buenas costumbres, incumbiendo “a los poderes públicos asegurar la protección social, económica y jurídica a la familia” (artículo 39, número 1).

25

El Estatuto de la Radio y la Televisión, en su artículo 4, reconoce que la “actividad de los medios de comunicación social del Estado se inspirarán en el principio de la protección a la juventud y de la infancia”. Más adelante, en el artículo 8 nos dice que “corresponderá al consejo de administración velar por el cumplimiento de la programación”, es decir, de lo dispuesto en el artículo antedicho (ley 4 / artículos 4 y 8). También nos dice la Constitución “que todos tienen derecho a la vida”; pero se ha indultado al señor Sáenz de Santa María, mientras él presume de haber practicado más de treinta mil abortos. ¿Es que estos niños incipientes -y los trescientos mil abortos que se practican por año en España- no tienen una vida tan real y verdadera como los que vamos caminando por las calles? ¿Estamos realmente viviendo el régimen democrático que todos deseamos por ser el menos malo o estamos subyugados a un poder arrollador con una gran parcela dictatorial que burla y obstruye la Constitución que ha sido respaldada por la inmensa mayoría del pueblo español?. Que el lector saque sus conclusiones. Publicado en la “HOJA DEL LUNES” 27-5-91 y en "LA VOZ DE AVILÉS" 18-8-91

26

10.- FRANCISCO UMBRAL, EL OBISPO SETIÉN Y LA IGLESIA. Los comentarios hechos por don Francisco Umbral en el diario “El Mundo”, y en su columna habitual, sobre las declaraciones del obispo vasco, señor Setién, quien defiende a los etarras que perpetraron el atentado que causó la muerte a los niños de Vich, nos parece una aberración contra la Iglesia en general. Es claro que en la imagen de ambos personajes que aparecen en un diario madrileño se dibuja el perfil del poder personal y materialista de los protagonistas. El texto denostador y afrentoso del señor Umbral muestra su repulsa e intento de destruir la Iglesia, y con ello su falta de ateísmo y la enemistad con Dios, pues al verdadero ateo le es indiferente el crecimiento de la Iglesia, la destrucción de la misma o la religiosidad de los fieles. Pienso que el hecho de que un obispo, o cuatro, simpaticen con la banda terrorista ETA y, consecuentemente nieguen los preceptos de Dios, no es bastante para involucrar a los mil millones de católicos que componemos la Santa Iglesia, diciendo que “la filosofía antiabortista de la Iglesia es mentira, farsa, publicidad, política, conveniencia y engaño”. La Iglesia, señor Umbral, sin excluir las nebulosas o lagunas que haya sufrido a través de la Historia por infiltrarse en la misma personajes como el señor Setién, nos viene dejando una secuela con miles de santos que han muerto por la verdad y la justicia, centenares de Papas y obispos que no solamente han contribuido a la moral, al pundonor y a la cultura, sino que han sido 27

piezas claves en la defensa de los marginados y oprimidos por las dictaduras marxistas y fascistas, por la corrupción y el poder que todavía existe en algunos países comunistas y ateos. ¿Le parece a usted que Juan Pablo II vienen luchando poco en favor de la democracia, de la libertad, de la paz y de la justicia social? ¿Cree que la labor de la madre Teresa de Calcuta no es digna de admiración en todo el orbe? ¿Piensa que el premio Nobel de la Paz -Juan XXIII- no ha realizado una obra a nivel mundial digna de tener en cuenta por todos los vivientes? ¿Cree usted que la Iglesia en general, merece los calificativos pérfidos que usted le da en el diario El Mundo?. Publicado en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 21-6-91 y en “LA VOZ DE AVILÉS” 10-8-91.

28

11.- JAMES BENSON IRWIN TAMBIÉN CREÍA EN DIOS. El ex astronauta James Benson Irwin se ha convertido cuando caminaba sobre la superficie lunar. A 360.000 kilómetros distante de nuestro planeta nos ha dicho que “sintió la presencia de Dios”. Y ¿cómo es sentir la presencia de Dios? No sé cómo se habrá realizado este misterio en su persona, pero humildemente yo también me permito decir que cuando la he sentido a través de unos cursillos de cristiandad -hace 32 años- despertó en mi mente un hervidero pasmoso dándome a conocer que los 29 años que tenía de vida en aquella época no solamente los había perdido por completo, sino que habían sido maltrechos por vivir ofendiendo a Dios y en pecado mortal desde el comienzo de mi adolescencia. Y es que esa Luz que transmite el Altísimo cuando quiere y la persona está apta para recibirla, nos pone de manifiesto toda la mugre o ponzoña en la cual nos hemos ido envolviendo a través del pecado, el cual ha ido contrariando nuestra conciencia paulatinamente sin querer darnos cuenta por la falta de voluntad y lo “cómodo que parece” seguir la corriente de la vida mundana y moderna. James Irwin supo aprovechar el misterioso momento de su conversión para consagrar su vida al sacerdocio y proselitismo de todos los que han querido tomar en serio su valioso testimonio. Pues no se conformó con aprovechar su fama mundial y sus creencias religiosas como apóstol seglar, sino que se consagró -repito- sacerdote para luego fundar un grupo llamado Alto Vuelo para divulgar la palabra de Dios hasta su muerte, relativamente prematura, pues ha fallecido a los 61 años el pasado día 8 del actual mes. 29

Este hombre de ciencia obtuvo un máster en ingeniería aeronáutica y también en ingeniería instrumental de la Universidad de Michigan en 1957. Y esto me recuerda al premio Nobel de Física, Alberto Einstein, cuando nos dice: “Mi religión consiste en una humilde admiración hacia el espíritu superior, y sin límites que se revela en los más mínimos detalles, que podemos percibir con nuestros débiles y frágiles espíritus. Esta profunda convicción sentimental de la presencia de una razón superior revelándose en el universo es mi idea de Dios”. Por aquí vemos que la verdadera sencillez afluye más frecuentemente en los grandes talentos. Es el jugo que sale de la Vid y alcanza hasta las inteligencias más privilegiadas. Es el sedimento del genio que llega a las cumbres más altas y al ver lo escampado se queda sumido en la poquedad que todos representamos delante de nuestro Dios y Creador. Volviendo a James Irwin, cuando regresaron a la Tierra, después de la mayor aventura que acaso registre la Historia, no se ha jactado en absoluto de su gran proeza, limitándose a decir: “Lo que realmente me conmovió es que sentí la presencia de Dios mientras estuve en la Luna”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 17-8-91

30

12.- EL CUARTO GRUPO DE LOS MÁRTIRES DE LA GUERRA CIVIL SERÁN BEATIFICADOS. El mayor privilegio que puede tener un verdadero cristiano es ser mártir a causa de su fe. Y este privilegio lo han tenido los setenta y un hermanos de San Juan de Dios, de los cuales podemos contar con sesenta y cuatro españoles y siete colombianos. Este es el cuarto grupo de mártires que serán beatificados por Juan Pablo II el próximo año. Tengo para mí que la vida efímera, angosta y costana que penosamente vivimos la mayoría de los seres humanos sólo merece la pena cargarla dignamente y sembrando el bien por la magnificencia de lo transcendente. Pues cuando falta el ideal cognoscitivo que proporciona la confianza en los preceptos de Jesús, el resultado puede ser catastrófico. Un ejemplo muy reciente lo tenemos con el suicidio del ministro de Interior ruso, Boris Pugo. Es claro que esta determinación absurda y trágica no la hubiera tomado si conociera el don de Dios. Son muchos los que creen que este mundo está mal hecho, y muy pocos los que se dan cuenta que la inmensa mayoría de los problemas son creados por el hombre y por él tienen que ser resueltos. Dios es el campeón de la libertad, y como nunca es viejo, nos deja actuar libremente hasta el día de la sentencia en el juicio final. Lo peor que puede pasarle al hombre es querer apresar los misterios de Dios en las mallas de su inteligencia, pues como bien ha dicho el Santo Padre: “Si esto fuera posible lo habríamos convertido en las dimensiones mezquinas de un ídolo”. Sabemos que ha habido presiones para que los mártires de la guerra civil española no sean elevados a los 31

altares. Y es que este proceso de beatificación en honor de los que han dado la vida por Cristo, deja de manifiesto la perfidia y atrocidad de los asesinos. Pero estamos seguros que a nuestro Santo Padre no lo mueve otro interés que no sea el de hacer justicia a los mártires y propugnar el catolicismo y el bien de los hombres y de las almas en todo el orbe. También sabemos que en principio se abrió el proceso de beatificación para setenta y siete religiosos, pero seis de ellos fueron retirados del mismo por falta de pruebas en el examen de los teólogos, es decir, por ignorar los pormenores de sus muertes y no poder constatar la libre aceptación de las mismas y desconocer el móvil de los homicidas. Lo que sí está claro es que la mayoría de los sacrificados encontraron la ejecución por no querer dejar de prestar servicio a los enfermos que cuidaban en el hospital de la orden. Termino sugiriendo a mis compañeros católicos que lejos de despertar en ellos ese odio o repulsa visceral a los homicidas, recen mucho por ellos para que Dios tenga piedad, pues los beatos no necesitan de oraciones o sufragios. Publicado en “LA NUEVA ESPAÑA” 29-8-91, en "EL ORIENTE DE ASTURIAS" y en la Revista "SOL DE FÁTIMA" Enero-Febrero 1992

32

13.- EL ABORTO ES UNA TRAGEDIA MUNDIAL Dada la información tan completa que nos viene transmitiendo LA VOZ DE ASTURIAS de todas las ciudades y pueblos asturianos, no podían faltar las estadísticas de los abortos que se practican en el Principado y en España también. Es realmente pasmoso saber que en el año 1990 se han llevado a la práctica en España 36.092 abortos, y más todavía enterarse de que nuestra querida Asturias marcha a la cabeza del dislate con 17.340 abortos desde 1987. Si ahora tenemos en cuenta -como su diario nos informaque el 98 por 100 ejecutan los niños incipientes en clínicas privadas a razón de 50.000 pesetas cada uno, tendremos unos ingresos en las desdichadas clínicas asturianas por la masacre realizada de 85.000.000 de pesetas. También tendremos 17.340 niños menos para alimentar y cuidar de los mismos, así viviremos temporalmente- con más opulencia y menos parados, disfrutarán más del sexo las abortistas y con la cintura más angosta tendrán más éxito para practicar la promiscuidad y sentirse más libres. Pero aún viendo todo esto objetivamente y desde el punto de vista del más férreo materialismo dialéctico, tendremos que pensar que cuando llegue el cuarto supuesto socio-económico para que los pobres puedan abortar libremente y sólo se penalice la muerte de los ricos, la mano de obra puede disminuir tanto que la longevidad de la población llegará a la miseria y al deterioro total sin haber quién elabore el sostenimiento de las pensiones. Hasta aquí sólo nos hemos referido a la praxis de los agnósticos y ateos que carezcan de ética y moral. Ahora nos parece conveniente informar al lector 33

por si alguno lo desconoce- cómo se llevan a la práctica los abortos antedichos; para que nadie se rasgue las vestiduras por las atrocidades del nazismo de Hitler: Tres semanas después de haber sido fecundado el óvulo, el corazón empieza a funcionar. Se forman los ojos, la columna vertebral y el cerebro, los pulmones y el estómago, el hígado y los riñones. En la cuarta semana se va formando la cabeza, los brazos, la columna vertebral ya está completa, igualmente ocurre con las piernas. Y el corazón ya está trabajando. En la quinta semana los ojos tienen retina y cristalino, el tórax se separa del abdomen, los oídos comienzan a formarse. Aparecen los dedos de las manos y de los pies. En la sexta semana ya tiene todos los órganos completos: la cara formada, la boca y la lengua, la cabeza desarrollada; el cerebro está completo. El niño ya siente las cosquillas o cualquier daño que se le haga. En la octava semana se completan los dedos de los pies y de las manos. Comprobándose que sus huellas serán siempre las mismas. En la undécima semana todos los sistemas funcionan: músculos y nervios se sincronizan. Los brazos y las piernas se mueven. A esta altura comienzan a formarse las uñas de los dedos. El niño ya siente perfectamente el dolor. Cumplidos los tres meses el pequeño está completo. Sólo le falta crecer. Es ahora precisamente cuando comienza su madre y el médico a estudiar la forma de matarlo. Cuatro son los métodos que 34

pueden practicar para el asesinato del más inocente, a saber: Primero.- Usando lo que podríamos llamar un aspirador que le absorbe a pedazos. Segundo.- Descuartizarle a trozos para conseguir extraerlo, usando para ello una especie de tijera. Tercero.- El médico abre el vientre a su madre y le saca vivo para darle muerte después. Cuarto.- Le inyectan una solución de sal en el saco embrionario y el niño es quemado vivo en tres horas de dura agonía. Si esto es la libertad y el progreso que tanto se paladea en el mundo actual, mejor sería volver a los tiempos cavernícolas cuando las mujeres y los hombres no eran excomulgados como lo son ahora por las susodichas atrocidades. Amén de sufrir el síndrome postaborto o angustia que casi siempre termina con graves depresiones. Pues ¿qué madre no terminará siempre recordando los años que tendría su hijo abortado cuando vaya pasando el tiempo que le lleva a la vejez y posiblemente a la soledad?. Es una pena que el aborto no tuviera carácter retroactivo, pues en ese caso los abortistas serían los más acérrimos defensores de la vida, pero como éstos ya no pueden volver a las entrañas de sus madres, por eso se empecinan en no dejar vivir a los que pueden entorpecer sus placeres e impedirles una libertad que lleva consigo la más férrea dictadura para las víctimas indefensas. Que Dios les perdone. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 11-9-91 35

14.- DIOS QUIERE QUE EL HOMBRE SEA FELIZ Cuando alguien le dijo a Sor Lucía (la vidente de Fátima) que el Evangelio era duro, la respuesta fue ésta: “Los preceptos de Jesús pueden parecer demasiado estrictos y penosos para llevarlos a la práctica, pero en realidad no lo son; la dureza está en el corazón del hombre, porque la soberbia y el orgullo le impiden erradicar el “yo”; es decir, las raíces de donde sale el pecado y las contradicciones al camino recto y suave que Cristo nos enseña para nuestra feliz existencia caminando hacia la salvación”. Pienso que las actuales circunstancias que nos rodean en España -y en un porcentaje muy elevado de países en todo el mundo- dan testimonio de las verdades antedichas por la vidente. ¿Qué bienestar o felicidad nos puede aportar los desmanes que se cometen con el aborto, el latrocinio, el terrorismo, la droga y la apología que se hace en algunos medios de difusión totalmente contrarios al Evangelio de Jesús? ¿No nos damos cuenta que cada día están más repletas las cárceles a causa de una libertad mal entendida? ¿No pensamos en lo felices que vivían aquellas familias que trabajaban día y noche para sostener el hogar con una familia unida y numerosa? ¿No caemos en la cuenta que no está en la opulencia la felicidad que todos anhelamos y luchamos por ella día y noche? ¿Es que no puede existir la democracia -a mi parecer, el menos malo de todos los sistemas políticoscon una libertad condicionada a la ética y a la moral? ¿Es que no era previsible a todas luces los resultados que aportarían a la sociedad en general la despenalización de la droga blanda?. La verdad es que la gente de a pie no podemos comprender que cabezas tan preclaras, como es de suponer que nos gobiernan, puedan cometer errores 36

que sólo parecen imputables a jóvenes inexperientes o subnormales. Estoy totalmente convencido que no existe un camino más corto para hallar el bienestar que todos deseamos, que lo es el pundonor, la ética, la moral y, concretamente, todo lo que nos enseña la Iglesia a través de su “constitución”, es decir, de los Evangelios de Cristo. Y aquí volvemos a lo mismo, los “intelectuales” que nos gobiernan quieren hacerlo como si Dios no existiera. Y ¿quién puede probar que Dios no existe? ¿Quién lo ha dicho con sentido fundamental? ¿Cómo lo saben? Pues nosotros -los católicos- tenemos bases para creer en la existencia de Dios. Y es que la Iglesia reconoce más de quinientos testigos que lo han visto después de muerto y resucitado, y entre ellos una porción de santos que han dado la vida por Él. Publicado en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 15-11-91

37

15.- CARMEN ROMERO Y LOS ROSARIOS O LA INCONSECUENCIA RELIGIOSA Carmen Romero, esposa del presidente del Gobierno, don Felipe González, visitó recientemente los Santos Lugares de Tierra Santa. La visita comenzó en la basílica del Santo Sepulcro, deteniéndose en la Piedra de la Unción, donde se dieron los últimos óleos a Jesús después de crucificado y muerto. Hasta aquí todo nos parece casi normal , pues puede tratarse de una visita turística y cultural condecente con su profesión y también con el cargo que ostenta. Lo que nos parece inconsecuente es que haya adquirido varios rosarios en un bazar palestino. Pues el Santo Rosario no es un objeto de ornamentación o adorno que pueda embellecer lo exterior. Es, sí, para recitar una oración maravillosa en su sencillez y profundidad. Oración en la que repetimos varias veces las palabras que la Virgen María oyó del Arcángel y de su prima Isabel. Palabras a las que se asocia toda la Iglesia. Y en la palabra “Ave María” pasan ante los ojos del alma los episodios principales de la vida de Jesús. Al mismo tiempo, en las decenas del Rosario nuestro corazón puede recoger todos los hechos que componen la vida del individuo, de la familia, de la nación, de la Iglesia y de la humanidad. Hechos personales y del prójimo, y en modo especial de aquellas personas a las que más amamos. Así vemos que la oración del Rosario sigue el ritmo de la vida más familiar y sublime. 38

Y ahora viene la inconsecuencia religiosa que yo no acierto a comprender, y es que siendo diputada -y esposa de un presidente ateo- de un partido que cien días después de subir al poder, su mismo esposo, suscitó la gran polémica con la elaboración de un proyecto de despenalización del aborto. Proyecto que se ha convertido en ley y se está llevando a la práctica en todo el territorio español con la alevosía de decenas de miles de crímenes que claman al cielo. Pues ¿qué delito han cometido esos niños incipientes para que sean vilmente asesinados? Y ¿qué puede significar un Rosario para una señora que defiende y ampara desde su escaño al Gobierno que lo practica? ¿Cómo es posible que esto suceda en personas supuestamente cultas e inteligentes? ¿Es que no conocen el Evangelio donde Dios nos dice taxativamente: “No matarás”?. Que Dios los perdone y que todos esos rosarios que adquirió le sirvan para meditar y conocer su actitud y pedir a Dios perdón por la masacre diaria que se practica en las clínicas amparadas en la ley que promovió su partido. Publicado en “EL COMERCIO” 14-12-91 y en "EL ORIENTE DE ASTURIAS" 3-1-92

39

16.- EL ARZOBISPO DE CUZCO Y “LUMEN DEI” El pasado día 7 fui invitado para asistir -en Barcelona- a una conferencia de monseñor Alcides Mendoza Castro, arzobispo de la Archidiócesis de Cuzco (Perú) y también para presenciar la ordenación sacerdotal de tres misioneros. Uno, natural de Gijón, José Manuel Macho Fernández, joven médico que ejercía su profesión con dos empleos en nuestra ciudad gijonesa, pero que al asistir a los magníficos ejercicios espirituales que bimestralmente viene dando “Lumen Dei” en Asturias, encontró la perla preciosa que conduce a la vida eterna y, persuadido de haber hallado el camino cierto, abandonó la vida plácida y mundana que llevaba para adentrarse en el austero seminario de Cuenca y comenzar los estudios de sacerdote. Estos milagros espirituales que Dios hace con sus elegidos son muy pocos los que tienen ojos para verlos, pero la gracia santificante suele derramarse sobre los ejercitantes cuando el sacerdote que predica vive literalmente el camino del Evangelio, como vienen haciendo los sacerdotes de “Lumen Dei” (obra actualmente autorizada por más de cuarenta diócesis españolas y extranjeras, fielmente vinculada a la Iglesia Católica) y tantos otros que creen ciertamente en el Cristo resucitado. Acerca de la conferencia de monseñor Alcides puedo decir que he sido absorbido por la fruición que despierta su sinceridad oratoria y su sencillez, al ir desdoblando la miseria que aumenta día a día en progresión geométrica y especialmente en su Archidiócesis de Cuzco. Como uno de los muchos ejemplos que allí se encuentran nos dijo que un padre de 40

familia con seis o siete hijos cobra una media de medio dólar por semana y las enfermedades provocan un 45 por ciento de mortalidad en la población infantil. Esto me hace pensar que con los despojos que se echan a la basura en tantas partes del mundo, y muy especialmente en Europa, estos cien mil niños que mueren diariamente de hambre se salvarían todos. Los países desarrollados debieran tomar conciencia de lo que pasa en el tercermundismo y así poder apreciar mejor los privilegios que disfrutamos y colaborar más en la distribución de nuestras riquezas, sobre todo los que nos preciamos de católicos y sabemos que: “Lo que hiciéreis con uno de estos más pequeños, Conmigo lo hacéis”. Sobre la acción apostólica y bienhechora que desarrolla “Lumen Dei” en su Archidiócesis nos ha dicho: “Cuando yo subía por la sierra montado en un caballo y acompañado de varias misioneras siguiéndome a pie, una de las mismas fue herida en una rodilla por una coz de la bestia. Viendo que sangraba le pedí que diera media vuelta para seguir el tratamiento adecuado y recuperarse, a lo que la misionera respondió: -”Señor arzobispo: Jesucristo no dio la vuelta cuando lacerado y vertiendo su sangre subía hacia el Calvario, por eso seguiré a visitar los campesinos moribundos”. Otra lección más -nos dijo el arzobispo- me ha sido dada cuando entramos en un tugurio para visitar una enferma moribunda, pues yo no he podido aguantar más de un minuto aquel olor pestilente que despedía la pobre anciana, mientras las misioneras estuvieron dentro de la choza más de una hora para limpiarla, curarla y rezar el rosario junto a la paciente. Esto me llevó a postrarme 41

delante de un sagrario y darle gracias a Dios por la magnífica lección que me había dado ante las misioneras de “Lumen Dei”. Después de escuchar la conferencia tan provechosa que nos dio el señor arzobispo de Cuzco a los 54 asturianos que viajamos a Barcelona y tantos otros de diversas provincias de España, tuve la oportunidad de hablar a solas con el prelado en cuestión y hacerle algunas preguntas. - Monseñor Alcides, ¿qué me dice de “Sendero Luminoso”?. - Para que tenga una idea de las monstruosidades de la banda, le diré que han sacado de su casa a un campesino por hospedar a un guardia civil y después de sujetarlo con cuerdas al tronco de un árbol, se reunieron todos en torno a él diciendo: “Es reo de muerte por albergar en su casa a un guarda civil”. Seguidamente con una cuchara al rojo vivo le sacaron los ojos torturándole hasta la muerte. A otros les cogen y les meten hierros candentes por las fosas nasales hasta darles muerte. -¿Y qué hace el Gobierno?. - El Gobierno no puede hacer nada. No tiene fuerza suficiente. Y a todo esto hay que sumar la miseria antedicha de mi país, donde sólo en la Archidiócesis de Cuzco afecta al 95 por ciento de la población. También me manifestó su deseo de encontrar en España una actitud solidaria. Mi voz -me dijo- reclama ayuda a los españoles que Dios ha llenado de bienestar. 42

A juicio del señor arzobispo, una de las vías más eficaces para ayudar en este momento a su diócesis son los llamados “apadrinamientos”. Consisten en la aportación de 5.000 pesetas al mes, destinadas a cubrir todas las necesidades de un niño de Cuzco, que se convierte en ahijado del donante, con lo cual se salva una vida. Y para obtener más información de esta iniciativa puede acudirse a la sede de “Lumen Dei” en Madrid, calle de Zurbano 20, 2º derecha. Teléfono (91) 3193096, o también en el teléfono 5344033 de Gijón. Publicado en “EL COMERCIO” 18-12-91

43

17.- CURSILLOS DE CRISTIANDAD Hace algunas semanas, los obispos españoles -más de 40- han decidido hacer ejercicios espirituales, teniendo como orador un compañero del cardenal Suquía, el reverendo Oyarzábal. Una semana estuvieron encerrados, oyendo las verdades eternas que les iba transmitiendo con gran acierto el fervoroso disertador. Y como los asuntos de los prelados siempre son interesantes para las personas sencillas como el que suscribe, fray Junípero, que estaba en conexión con la casa de ejercicios, logró colocar a su monaguilla como sirvienta de los obispos ejercitantes para que pudiera escucharlo todo sin que nadie se diera cuenta. La doméstica se quedó tan pasmada ante las verdades que propugnaba el orador en defensa de los preceptos de Jesús que pensó en meterse en un convento de religiosas. Pues ella nos cuenta que el orador les exhortaba a meditar sobre la vida postrimera y la coherencia con que vivimos en este mundo para ganar el paraíso, mientras que en otra conferencia les invitaba a decidir taxativamente qué bandera pensaban seguir. Seguidamente les planteó el problema de la humildad. ¿Qué eres tú, alma pecadora, aunque te veas ahora vestida de morado o de púrpura?. Y continuaba diciendo a los piadosos obispos el fervoroso predicador: ¿Piensas que el capelo o el solideo te salvarán? ¿Cómo reaccionas ante las críticas que algunas veces te dirige la prensa? ¿Las aprovechas para aumentar tu humildad o pierdes la calma con ellas? Recuerda, alma fiel, -añadió el orador- que el hombre es lo que es ante Dios y no lo que digan los hombres. Ríete de vez en cuando de ti mismo, y 44

para ello nada mejor que ponerte un pantalón de deporte y mirarte al espejo recién levantado. También les hizo reflexionar sobre la forma de recibir y escuchar a los sacerdotes: ¿Les escuchas, les comprendes, eres accesible a ellos, les regañas?, o más bien ¿eres de esos que están siempre tras una barrera infranqueable, de los que dicen: Ahora no puede ponerse porque está muy ocupado, déjame el recado y se lo pasaré cuanto termine su ocupación?. La doméstica o monaguilla antedicha me trae a la imaginación el grato recuerdo de mi conversación a través de unos cursillos de cristiandad, hace 33 años, fecha en la que comencé a colaborar con ese movimiento. Invitaba y llevaba amigos y conocidos a los mismos. También asistía a las clausuras y oía con atención las impresiones y testimonios maravillosos que daban los que habían estado encerrados algunos días oyendo la palabra de Dios. La verdad es que este movimiento católico y bien organizado por la Diócesis de Oviedo ha dejado una secuela en más de 10.000 cursillistas que se cuentan hoy en Asturias y que tiene gran influencia en la Iglesia y en las generaciones que van surgiendo en esos 10.000 hogares, pero tenemos que reconocer que los medios de difusión han hecho y siguen haciendo mucho daño a la Iglesia y, consecuentemente, a las familias en general. Y al escribir esto, algunos compañeros se preguntarán el porqué no continuo colaborando con un movimiento que tanto bien ha hecho en Asturias, en España y en muchas naciones. La respuesta es delicada y de difícil comprensión. Y es que hace diez años fui invitado a hacer ejercicios con el padre Rodrigo Molina, 45

jesuita y fundador de la Unión Sacerdotal Lumen Dei. Un verdadero santo, como normalmente lo son todos los fundadores de órdenes religiosas. No voy a extenderme demasiado hablando de los 50 seminaristas que tienen en la más austera formación, ni de las 7.500 comidas que distribuyen diariamente a los niños del Tercer Mundo, que realmente se están muriendo de hambre, pero sí quiero decir lo que me contó un sacerdote que hizo ejercicios espirituales con el padre Rodrigo Molina: “·Estuvimos 60 sacerdotes, el arzobispo de Cuzco, monseñor Alcides, y el obispo, en unos ejercicios que nos ha dado el padre Molina, y cuando éstos terminaron, nos dijo un religioso franciscano: “nunca oí hablar así”. Y a continuación nos habló el arzobispo, monseñor Alcides, diciendo entre otras cosas: “Estos ejercicios han sido la mayor gracia de Dios que recibió mi diócesis en todos los años que la gobierno”. Por todo lo dicho, creo que Dios me pide continuar como delegado de Lumen Dei hasta que me digan lo contrario. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 8-2-92

46

18.- PEDRO OSINAGA Y LA MUERTE DE SU HIJO Pedro Osinaga es uno de los pocos actores que en mi familia admiramos desde hace varios años. Pues aún conservamos el autógrafo que le dio a mi hijo, cuando éste se diplomaba en dirección de Cine y Teatro, ahora también muerto en accidente de tráfico, con los mismos 24 años que contaba el hijo de Pedro Osinaga. Señor Pedro: la triste experiencia que nos infunde la separación temporal de nuestro queridísimo hijo, me hace comprender la consternación que también ustedes vienen soportando. Pero hemos de creer que los muertos no existen, sólo hay vivos aquí y vivos allá: “Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para El todos viven” (Lc 20, 38). También hemos de creer que el dolor es una misericordia de Dios, confirmada por los grandes santos y doctores: “Nos quejamos de sufrir y más bien tenemos motivos para quejarnos de no sufrir, toda vez que nada nos hace más semejantes a Jesús que llevar su Cruz. Dígnese Nuestro Señor concedernos la alegría del sacrificio; jamás nos da pruebas más señaladas de su amor que con los sufrimientos, como si no pudiera llegar al cumplimiento de sus designios, sino por ese camino, único que conduce al Cielo” (Santo Cura de Ars). “Una vida sin cruz es una vida sin amor, y una vida sin amor es el infierno” (Santa Margarita María de Alacoque). “Cuanto más uno aprovecha en el servicio de Dios, tanto más crece en el padecer. Esa fue la vida de Cristo y esta es la vida de sus siervos verdaderos. Abrazad, por tanto, con buen corazón la Santa Cruz” (San Pablo de la Cruz). 47

“No llores si me amas, ¡si conocieras el don de Dios y lo que es el Cielo! ¡Si pudieras oír el cántico de los ángeles y verme en medio de ellos! ¡Si por un instante pudieras contemplar, como yo, la belleza ante la cual las bellezas palidecen! ¿Me has amado en el país de las sombras y no te resignas en el de las inmutables realidades?. Créeme, cuando llegue un día que Dios ha fijado y tu alma llegue a este cielo en que te ha precedido la mía, volverás a ver a aquél que siempre te ama y encontrarás su corazón con todas las ternuras purificadas. Transfigurado, feliz, no esperando la muerte sino avanzando conmigo por los senderos de la luz. Enjuga tu llanto y no me llores si me amas” (San Agustín). Bien sé que la fe no es una vacuna contra el dolor y los recuerdos, pero sí lo es contra la rebeldía y la desesperación. Nosotros, los católicos que practicamos asiduamente todos los días, sabemos que Dios todo lo dispone o permite para un bien muy superior al que nosotros anhelamos. No es lo más importante que el corazón se desgarre o arrugue; todo es efímero en este pobre mundo, gracias a Dios. Lo que ha de contar dentro de poco -cuando mueran los cuerpos- es la aceptación de todo ese dolor que va lacerando vuestras vidas para que impregnados de humildad y unidos a la Cruz del Resucitado, podamos librarnos de los expurgos postrimeros que se hacen necesarios para esa purificación que Dios exige al que ha de contemplar su rostro y vivir eternamente esas maravillas que “ni ojo vio ni oído oyó”. Publicado en “EL COMERCIO” y en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 21-2-92

48

19.- UN OVETENSE SERÁ BEATIFICADO Hace muchos años me visitó un amigo que frecuentaba nuestra casa desde hacía algunos meses. Traía un libro viejo y desgastado, de papel muy tosco y grueso volumen. Se sentó con él en las manos, dándole vueltas mientras me explicaba el contenido inmejorable que guardaba en sus hojas; luego pensé en un compromiso más para consumir el poco tiempo que tenía y, mientras tanto, el buen amigo declaró: - Se lo voy a dejar. Léalo, léalo -me dijo-. ¡Le gustará mucho!. Se trata de un monje trapense que cuenta su vida sin reservas. Unos días después, temiendo que me preguntara por el libro, lo abrí por el medio y leí en una página, de la cual recuerdo estas palabras: “Hoy he conocido un hombre sabio y feliz: el portero de la Trapa”. Pasé un puñado de hojas y observé otro trozo, donde decía, entre otras cosas: “Pelo nabos por amor a Jesucristo”. Esta diminuta lectura me llevó al principio de aquel libro tan manoseado. Allí vi que era la “Vida y escritos de fray María Rafael”. Un joven sensible, elegante y dinámico que vivía lleno de alegría y espiritualidad en el seno de una familia residente en la calle Argüelles, en Oviedo. Su padre era abogado y prestigioso ingeniero de Montes. Su madre -Mercedes Barón- era escritora y colaboraba con algunos diarios de la provincia. Rafael era el primero de cuatro hermanos y cursaba sus estudios en la Escuela Superior de Arquitectura en Madrid, hasta que un día sus tíos, los duques de Maqueda, le aconsejaron pasar unos días en la Trapa de Venta de Baños (Palencia) con todos los monjes que allí había y sigue habiendo hasta hoy. Fue en aquel monasterio de San Isidro de Dueñas donde 49

Rafael, con 23 años, sintió esa llamada misteriosa y encontró el camino, la verdad y la vida de gracia. Poco tiempo después consigue el permiso de sus padres para cambiar su vida de opulencia y bienestar social y familiar por las frías paredes de un convento y la estrecha celda donde duermen vestidos encima de camastros con tablas y jergones de paja u hojas de maíz. Esta severa situación, donde impera el trabajo, la oración, el amor y un silencio que sólo les permite hablar por señas, le inspira a Rafael para escribir el diario de su mayor intimidad. Pues el libro está repleto de aquellas verdades tan claras y sencillas que todo el mundo ama en los demás. Las mismas que tanto nos repelen cuando alguien las penetra y apunta en nuestra vida. Es claro que “Vida y escritos de fray María Rafael” ha sido el móvil del comienzo para que sus compañeros trapenses iniciaran el proceso de beatificación en el año 1962, ante la veneración que manifestaban los visitantes que se acercaban a la Trapa. Pero el hecho de que Juan Pablo II haya marcado la fecha de su beatificación para el próximo mes de septiembre ha sido decisivo por el informe para las causas de los santos, donde se reconoce un milagro realizado por Rafael Arnáiz Barón en la joven palentina Carmen Argüelles en el año 1981. En junio de ese mismo año, Carmen sufrió un accidente cuando un camión derribó un semáforo y le causó fractura de cráneo a la joven, quien rápidamente ingresó en el Hospital de Valladolid en coma 5 y trombo cerebral. La familia de Carmen Argüelles visitó el monasterio de la Trapa solicitando una reliquia del hermano Rafael. Al día siguiente, los síntomas de recuperación anunciaban el 50

milagro y pocos días después la joven se levantó de la cama, cuando en verdad los médicos viendo la gravedad insostenible habían decidido, unos días antes, desconectar a la paciente todas las ayudas mecánicas para no prolongarle más el sufrimiento y la vida. Actualmente, Carmen, con 27 años, ha terminado dos carreras universitarias y se encuentra perfectamente bien, sin la más mínima secuela del afortunado accidente, y digo afortunado porque Carmen ha sido el móvil de llevar a los altares al joven asturiano que falleció a los 27 años, en 1938. Un verdadero ejemplo para toda la juventud actual, como ha puesto de manifiesto Juan Pablo II en Santiago de Compostela al referirse a Rafael. A la ceremonia de beatificación, que tendrá lugar en Roma en el referido mes de septiembre, también asistirá el cartujo padre Fernando Arnáiz Barón, hermano de Fray María Rafael, con quien me une una sincera amistad desde hace más de 20 años y con quien termino de hablar por teléfono. También conocí personalmente a su tía, la madre Clemencia, duquesa de Maqueda, de la cual conservo más de 50 cartas. Y en la última visita que le hice en el convento de la Encarnación de Avila, me dijo entre otras cosas: - Yo soy optimista (esto era cuando Franco estaba próximo a la muerte), en España no pasará nada. Aquí se pide mucho diariamente y Dios escucha nuestras oraciones y las de toda España. - Y su sobrino Rafael también intercederá desde el cielo, ¿verdad, madre Clemencia?.

51

-¡Claro que sí! Y en cuanto yo me muera (murió un año después), ya verá usted que pronto le ayudo a subir a los altares. Nota: Para completar la verdad diremos que fray María Rafael nació en Burgos, pero es hijo adoptivo de Oviedo, donde llegó en brazos de su madre. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" y en “LA NUEVA ESPAÑA” 9-3-92

52

20. - SOBRE LA CARTA “AYUDA PARA SALVAR A UNA HIJA” He leído con interés cristiano y humanitario la carta publicada por doña María del Carmen Lobo en su diario el pasado día 5 del actual mes. Y como padre de familia que soy comprendo perfectamente la tragedia que viene soportando esa buena madre. Los hijos siempre son un don que Dios concede a sus padres, pero cuando se desgajan del ambiente afectivo y cristiano que es donde reposa un poco nuestra temporal felicidad, los corazones se desgarran de tal forma que nos hacen clamar al Altísimo. Tal vez por eso Dios permite nuestras caídas y el dolor que conllevan para muchos. Pero no quiero quedarme en este preámbulo y sí quiero darle a doña María del Carmen Lobo el consejo o ayuda que ella solicita en su carta. 1º.- Como ella apela al deber cristiano, le diré que confíe siempre en Dios y no dude que -en esta vida o en la otra- todos los males vienen para un bien mayor al que nosotros anhelamos. 2º.- Cuando un hijo toma una decisión contrariando a sus padres -los que más lo quieren en este mundo- es inútil y contraproducente intentar torcerle el camino por la fuerza de la razón ni por la razón de la fuerza. Pues los jóvenes se sienten incomprendidos por sus padres y son capaces de vivir debajo de un puente. Y es que ciertamente no podemos comprender el estado de ánimo en que se encuentran y les impulsa a seguir la senda que conduce a la perdición.

53

3º.- Póngase usted y todos los familiares que quieren bien a su hija en gracia de Dios -si es que creen en El- y no dejen la oración diaria y meditada que tanto necesita para salvar a su hija de esa ola diabólica en que la han metido los de la droga blanda y la dura. 4º.- Como delegado que soy de la unión sacerdotal Lumen Dei le invito a que haga ejercicios espirituales con el rector del Seminario de Cuenta del 16 al 19 de abril en Oviedo; allí nos conoceremos e intercederé para que la lleven a la casa de religiosas que tenemos en Guadalajara, pues allí encontrará otras jóvenes como ella que se han recuperado al ser comprendidas y tratadas con gran esmero y dilección, sin otro interés que la limosna que voluntariamente usted quiera darles. Piense que todo lo que no es posible para los hombres es siempre posible para Dios. El mejor remedio en estos casos y tantos otros. Como ejemplo le diré que estuvo comiendo con nosotros hace pocos días un joven y sacerdote ejemplar de Lumen Dei, que ha sido un verdadero gamberro toxicómano antes de pasar por todas las sugerencias que le hago a usted, y así le podría poner muchos ejemplos que nos viene dando esta bendita Obra. Terminaré exponiéndole que si no tienen medios económicos para sufragar las ocho o nueve mil pesetas que cuestan los ejercicios antedichos y todos los gastos que esta solución pueda ocasionarle, nosotros los sufragaremos todos a cambio de sus oraciones. Si siente algún interés en todo lo que le expongo, póngase en contacto conmigo llamándome al teléfono 5344033 (Gijón). Publicado en “LA NUEVA ESPAÑA” 11-3-92 54

21.- GORBACHOV TAMBIÉN CREE EN DIOS En una extensa entrevista que ha publicado la revista ¡Hola! sobre la vida de Mijail Gorbachov y su esposa Raisa, se deduce claramente que el ex-mandatario soviético también cree en Dios. Lo mismo se podría decir de su esposa. Pues a la pregunta del periodista sobre los motivos que la llevaron a contraer matrimonio con su esposo, responde entre otras cosas: “Dicen que es uno de los misterios de la naturaleza humana, gracias a Dios”. En otra de las preguntas que Basile Greogoriev le hace a Gorbachov sobre el noviazgo que precedió al actual matrimonio, Mijail contesta: “Ella llegó de Siberia y yo del norte del Cáucaso, pero tenemos las mismas raíces. Es algo extraño, como si Dios lo hubiese dispuesto así”. También nos dice Gorbachov que escuchando la música del compositor Mahler -prohibida en aquella época- es cuando aquellas melodías le llevaron a pensar en la “perestroika”. Y es que en la música no diabólica se encuentra tal profundidad de cosas que nos hace despertar el espíritu. Es algo que baja del cielo. El periodista antedicho también le pregunta si alguna vez ha pensado en su destino, y Mijail le contesta: “Pero ¡qué es el destino! El destino depende de Dios. Aquí sobre la Tierra, siendo hombre político, yo trataba de prever los acontecimientos y los peligros, pero si hablamos de destino en general, depende de Dios, y si nosotros supiéramos lo que nos espera, la vida sería muy triste. Y al ser preguntado nuevamente Gorbachov de los momentos de más dicha en su vida, le responde de forma poética y sublime: “Imagínese el campo ruso, la estepa, el 55

bosque y la caída del sol, no hay nadie alrededor, no se escuchan más que los pajarillos. No hay sensación igualable. No se puede comparar esta sensación con los acontecimientos políticos. Y todo esto porque somos criaturas de Dios. Son momentos en que se siente la eternidad”. Al escribir el tema que nos precede, me hace recordar al doctor Vallejo-Nájera cuando sostenía que muchas enfermedades psíquicas no eran tales más que en apariencia. Lo que allí latía -nos dice- era un desgarrón tremendo del alma, producido por las mil formas de pecado en que de hecho sucumbe el hombre moderno que, al no encontrar salida correcta en el perdón del sacramento de la Penitencia, termina minando la salud de modo alarmante. Muchos se imaginan que todo esto sólo es válido para los creyentes. En este sentido me permito recordar al doctor Ortiz de Landázuri: Los hombres no son animales. Ni son ni podrán serlo nunca por grande que pueda ser su degradación. Y esto es así para todos los hombres. También para los ateos (si es que realmente existen), agnósticos e increyentes. Publicado en "LA NUEVA ESPAÑA" y en la “HOJA DEL LUNES” 30-3-92

56

22.- CONFLICTOS DEL MATRIMONIO CIVIL La esposa de Luis Miguel Dominguín -Rosario Primo de Rivera- habla extensamente de su “matrimonio” con Luis Miguel. La buena señora siente profundamente encontrarse en una situación irregular frente al magisterio de la Iglesia. Y afirma que su mayor ilusión en la vida es poder algún día contraer matrimonio canónico. -Yo no creo en el matrimonio civil -nos dice-, que sólo tiene validez social, al no ser un sacramento y, por lo tanto, para mí sólo es válido el matrimonio ante Dios. Pues tengo una fe sin límites que me ha dado Dios. El no tiene la suerte que tengo yo, porque mi fe es inamovible. Sería maravilloso para él, porque le daría felicidad. Una de las cosas que te da la fe es paz interior y felicidad. Yo deseo que Luis Miguel conozca esa gran felicidad por él mismo. Rosario y Luis Miguel se casaron civilmente hace cinco años en el Juzgado de Madrid. Y a raíz de su “matrimonio” con Rosario, Luis Miguel presentó ante los tribunales de la Sacra Rota la demanda de nulidad de su matrimonio canónico con Lucía Bosé, pero estos procesos -tal vez debidos a los millares de conflictos semejantes que llegan al Vaticano- llevan consigo la lentitud que va corroyendo la conciencia de los que saben que viven en pecado grave. Por eso en la entrevista que le hace el periodista Angel Llamazares nos pone de manifiesto el dolor que siente al tener que autoexcluirse de una serie de sacramentos.

57

-Yo -nos dice- me niego a la confesión, porque ¿cómo me voy a acusar de algo que voy a seguir haciendo?. Por otra parte, tiene el inconveniente, como queda dicho, de que Luis Miguel es agnóstico y sólo intenta la nulidad para complacer a su “esposa”. La causa presentada no parece demasiado clara. Luis Miguel alega que cuando se casó con Lucía Bosé no pudo hacerlo civilmente porque entonces las uniones que no se hacían por la Iglesia no se consideraban matrimonio. Y nos quiere dar un testimonio diciendo que no le invitaban a las cacerías con Franco. Además su ex-esposa, o mejor, su esposa legítima, nos ha dicho que se casaron por los condicionamientos sociales de la época. Pero aquí parece infiltrarse un poco de contradicción, pues si realmente estaban enamorados -como es de suponer- y el matrimonio fue consumado normalmente como lo prueba su descendencia, y sumado a todo esto los dos estaban bautizados, todo parece que la anulación continuará archivada en el Vaticano indefinidamente. Pues el canon 1055 nos dice que “la alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio para toda la vida, fue elevada por Cristo a la dignidad de sacramento entre bautizados”. Publicado en “LA NUEVA ESPAÑA” 22-5-92

58

23.- ¿SOMOS CONSECUENTES LOS CATÓLICOS? Si todos los creyentes hiciéramos una reflexión profunda sobre nuestra responsabilidad cristiana y social, es bien posible que -sin deturpar la democraciaconsiguiéramos ese civismo que tanto necesitamos por el bien que conlleva para todos los ciudadanos civilizados. Pues las contradicciones que se viven son tan anómalas que se las puede calificar de diabólicas. Pienso que nunca se habló tanto de los derechos humanos y pocas veces han sido tan conculcados como ahora. Pongamos como ejemplo el aborto en el Reino Unido, donde se practica hasta las 28 semanas. Y sabiendo que siempre se utiliza la anestesia para eximir el dolor de la madre, no se tiene en cuenta que ésta -la anestesia- carece de efecto para el nonato por existir la barrera placentaria -conforme al dictamen de los médicos especialistas-; siendo así, vemos cómo los niños incipientes son descuartizados vivos, sintiendo enteramente el dolor terrorífico al que lo somete la misma madre y el verdugo que lo practica. Pues bien, de todo esto no estamos muy lejos en España. Por eso los obispos polacos, conscientes de su deber pastoral y cristiano, han escrito una carta a los fieles donde manifiestan que “no les está permitido a los cristianos votar por aquellos que están de acuerdo o que admiten el derecho al aborto o a la eutanasia. Peca el hombre no sólo en el momento de cometer el mal, sino también cuando lo prevé o lo planea”. Asimismo, recuerdan los obispos que “una sociedad democrática ha de aceptar principios morales básicos, fuera de toda discusión, de lo contrario esa sociedad causaría su propia ruina”. 59

También se habla mucho de la dignidad humana, mientras se propugna la degradante pornografía y la prostitución. Estas son las actitudes del progresismo que nos hacen vivir el dislate que no vivieron los cavernícolas. Se rompen la cabeza los “genios” economistas para paliar el desempleo y se gastan sumas astronómicas en armas nucleares. Asimismo, vivimos en la era de los viajes espaciales y no logramos acabar con el hambre y el analfabetismo. Se proclama la libertad continuamente y nunca hemos tenido tantos reclusos oprimidos en las celdas carcelarias como ahora. Se conocen perfectamente los efectos nocivos de la droga y no estamos lejos de ser el número uno en medio de las 175 naciones que hay sobre la tierra. Pidamos a Dios que nos ilumine para no caer en una dictadura y poner remedio a tantos males, dentro de la democracia que todos deseamos. Publicado en “EL COMERCIO” 26-5-92

60

24.- EL ARCIPRESTE DE IRÚN Y ETA La Iglesia siempre ha tenido baches y lagunas. Los personajes denuestos y afrentosos que se han ido infiltrando a través de la historia en nuestra querida Iglesia siempre han sido la vergüenza y el escándalo de la misma. Y estas fisuras que van abriendo, lejos de ser extrañas al Evangelio, están previstas en los preceptos de Jesús, y son las que sirven de entrada a los enemigos del Maestro. Téngase en cuenta que si de los doce apóstoles han fallado a Jesucristo el 8 por ciento -Judas-, hoy con novecientos millones de católicos no puede haber menos de setenta y dos millones de Judas infiltrados dentro de la Iglesia. “No quiera ser el discípulo más que su Maestro”. Pero este preámbulo no puede dar la razón al arcipreste de Irún, José Ramón Treviño Aguirrebarrena. Lo que no sabemos son las circunstancias que lo llevaron a dar alojamiento a los dos etarras en su domicilio. ¿Puede ser el miedo a ser una víctima más de los asesinos de ETA? ¿Puede ser que como ministro de Dios tenga obligación de perdonarlos, guardar el secreto y cargarlos a hombros como el buen Pastor hizo con la oveja perdida?. Todo esto requiere una reflexión muy profunda y teológica que ignoro si estará prevista en la legislación vigente. Lo que trae a mi mente ideas sospechosas y perturbadoras es el hecho de que el sacerdote 61

mencionado puso en contacto a los dos asesinos con otro cura de Francia, detenido recientemente por su colaboración con ETA. Lo que sí está claro es que estos matadores de niños, albañiles, mecánicos, guardias civiles, señores, soldados, militares, señoras y todos cuantos sean seres humanos con tanto derecho a vivir, les importa un bledo, con tal de que sus crímenes sean bien pagados con el rescate de los secuestros y que el escándalo y popularidad aparezcan en las primeras páginas de los rotativos y en las pantallas de la TVE. ETA me hace comprender mejor lo que Dios dice en el libro del Exodo, capítulo 21, versículo 14, y que copiado literalmente dice así: “Si de propósito mata un hombre a su prójimo traidoramente, de mi altar mismo le arrancarás para darle muerte”. También hay que señalar lo dicho en el Nuevo Testamento: “No matarás”. Pero ¿a quién se refiere Jesucristo? ¿Al criminal que traidoramente mata a su prójimo o a quienes lo hacen dentro de la más estricta ley?. Terminaré diciéndole al susodicho sacerdote que aproveche bien el tiempo de su encarcelación para reflexionar y confesarse de sus posibles errores, teniendo en cuenta la situación tan desconsolada y triste que viven los miles de familiares que han perdido a sus seres más queridos para toda esta vida, viviendo ahora enlutados, afligidos y contritos hasta el fin de sus días. Lo mismo les 62

diría a los etarras y a cuantos con ella colaboran o simpatizan. Publicado en “LA NUEVA ESPAÑA”, en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” y en la “HOJA DEL LUNES” 6-4-92

63

25.- SEA MÁS FELIZ Hay algo en común que nos caracteriza a todos los seres humanos, y es esa lucha constante por la felicidad, pero la forma de perseguirla es tan dispar que muchos jóvenes -y mayores también- más bien parece que se obstinan en destruirla. Y estos son los que buscan el placer inmediato que les ofrece el alcohol, la droga, la pornografía y todo cuanto la naturaleza termina rechazando por la secuela que todos los vicios van dejando en el organismo humano. Y es ahí donde tan frecuentemente viene la angustia, la ansiedad, la aflicción, la congoja, el desconsuelo y hasta la desesperación y el suicidio. Es cierto que los problemas y el dolor a todos nos visitan, tarde o temprano, pero si estos se canalizaran con el sentido espiritual que nos enseña el Magisterio de la Iglesia, es posible que la mayoría de los males desaparecieran de nuestras vidas. Por otra parte, también hay que lamentar el despilfarro del dolor y de los contratiempos de la vida. Hombres tan universales como Dante Aliguieri nos dicen que “quien sabe del dolor, todo lo sabe”. Lo mismo se podría decir del padre Mendizábal acerca de lo que nos cuenta en su libro “Misterio del dolor”, donde concluye diciendo que “el cristianismo es una religión de alegría y gozo, pero no porque permita eliminar el sufrimiento o enseñe como lección suprema a huir del sufrimiento, sino porque nos enseña el valor del mismo, su sentido y eficacia”. Y el hermano Rafael Arnáiz Barón, que será beatificado el próximo día 27 de septiembre, nos dice en el diario de su mayor intimidad (Vida y Escritos de Fray Mª Rafael): “No quieras aliviar el sufrimiento, tampoco 64

quieras aumentarlo, no quieras nada. ¡Qué bueno es tener que sufrir! ¡Benditas lágrimas, penas y enfermedades, que son nuestro tesoro!”. Pues bien, este joven trapense que ha pasado casi toda su vida en Oviedo y ha muerto en el año 1937 en la Trapa de Palencia, nos lo ha puesto Juan Pablo II como ejemplo para toda la juventud. Pienso que todos los hombres necesitamos de alguien que pueda darnos una orientación más clara de la que recibimos connatural para conducirnos por el buen camino aceptando con humildad y de buen grado los problemas y el dolor, sabiendo, por otra parte, que con la desesperación y la rebeldía sólo conseguiremos agravar el mal que nos acecha. Vallejo-Nágera se presentó en la televisión pocos días antes de su muerte -de la que era bien conscientepara decirnos que le agradecía mucho a Dios la lenta agonía a la que lo había sometido para darle tiempo a reconciliarse con Él y prepararse para la otra vida. Y creo que a este hombre merece la pena estudiarlo, por el bien que ha hecho a sus enfermos, con sus libros y artículos y con la esperanza y entereza con que enfrentó los últimos días de su vida sin dudar que Dios es bueno y nos espera con los brazos abiertos a todos los que intentamos cumplir sus preceptos. Y termino citando el más universal de todos, Cristo Dios, cuando nos dice: “Venid a Mí todos los que estáis cansados y afligidos, que Yo os aliviaré, porque mi yugo es suave y mi carga ligera”. Publicado en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” y en “LA VOZ DE ASTURIAS” 28-4-92 65

26.- LA VIRGEN DE FÁTIMA Y LA ANTIGUA URRS A los devotos de la Virgen de Fátima que tenemos conocimiento de todas las apariciones y también de los mensajes de la Virgen nos parece lo más normal que la antigua URSS haya abierto las puertas a la religión, después de setenta y cuatro años de ateísmo oficial. Pues cuando Nuestra Señora hizo su segunda aparición el 13 de junio de 1917 a los tres pastores, Lucía le imploró este pedido que habían formulado por acuerdo tomado entre los tres: “Quería pedirle que nos llevara al cielo”. - Sí, a Jacinta y a Francisco los llevaré, pero tú te quedarás por más tiempo. Jesús quiere servirse de ti para hacerse conocer y amar. El quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Poco tiempo después la Virgen lleva a esos dos niños a ese cielo anunciado por Ella. Francisco falleció el 4 de abril de 1919 en su casa de Aljustrel, y su hermana Jacinta dejaba de existir el día 20 de febrero de 1920, en un hospital de Lisboa, en la calle que lleva su nombre desde hace 12 años. Lucía ha cumplido 85 el pasado 22 de marzo, y el Ejército Azul de Nuestra Señora de Fátima cuenta actualmente con veintitrés millones de socios. La vidente es el centro mundial de esa asociación, pues recibe de 60 a 70 cartas diarias de todas partes del mundo. Como bien ha dicho hace poco: “Vivo enterrada entre cartas”. En junio de 1929 -cuando Lucía estaba en Pontevedra- la Virgen le pidió, en una aparición, la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón, prometiendo que de este modo se prevenía la difusión de 66

sus errores y se adelantaba su conversión. Pero sólo el 20 de diciembre de 1940 Lucía recibió permiso para escribir a Pío XII pidiéndole esta consagración y la forma de hacerla, conforme al pedido de María. Pío XII cumplió en parte este deseo de la Virgen consagrando el mundo con mención especial a Rusia, el 31 de octubre de 1942, y haciendo la consagración especial sólo de Rusia el 7 de junio de 1952, con estas palabras: “Como hace algunos años consagramos todo el género humano al Corazón Inmaculado de la Virgen, Madre de Dios, así ahora, de un modo especialísimo, dedicamos y consagramos todos los pueblos de Rusia al mismo Inmaculado Corazón”. Y hemos dicho “en parte” porque no fue en unión con todos los obispos del mundo, como la Virgen lo pidió. Pasados algunos años Pablo VI también hizo la consagración con algunas reservas que no coincidían con el pedido íntegro de la Virgen. Finalmente, Juan Pablo II, asesorado por Lucía, decidió hacer la consagración plenamente conforme con el pedido de la Virgen. Acto que ha tenido lugar en la plaza de San Pedro de Roma el día 25 de marzo de 1984, ante la imagen de la Virgen de Fátima, traída de Portugal con este fin. Fue a partir de entonces cuando los acontecimientos en los países del Este europeo comenzaron a precipitarse con asombrosa celeridad. Merece una reflexión profunda el hecho de que todos los países del Este y la práctica del cristianismo en ellos comenzara a suceder durante el pontificado de un Papa también procedente del Este, siempre con el lema “Totus tuus, María”, confirmando así la devoción que siente por la Virgen. Esta fe de Su Santidad en los mensajes de Fátima se deduce claramente cuando antes 67

de recibir al presidente de la URSS -Gorbachov- en el Vaticano, se retiró a su capilla privada para repetir las palabras de la Virgen: “¡Al fin Rusia se convertirá!”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” y en la “HOJA DEL LUNES” 11-5-92

68

27.- M. CABALLÉ Y PAVAROTTI DIOS

CREEN EN

No es precisamente entre los artistas o actores donde más abunda la religiosidad. Tal vez la vida de opulencia y bienestar social sean el primer trasunto de la rémora que les impide el acercarse a ese Dios pobre y humilde que todos conocemos. Sin embargo, está claro que en el mundo agnóstico y en el cristiano también existen gentes de todas las clases sociales: actualmente Montserrat Caballé es una figura conocida y admirada en España y en otras naciones. Y la famosa soprano nos ha dicho que “no podría calcular el montante de su remuneración, pero que es muy importante”, algo que le permite mantener las fundaciones que ha creado y que llevan su nombre. La primera alberga una agrupación de niños mongólicos, que como bien nos dice Montserrat: “Son niños como ángeles que necesitan más que otros de la ternura y el amor”. La segunda fundación es para llevar chicuelos desfavorecidos de vacaciones y para que estén ocupados durante el verano, así -nos dice- me hago la ilusión de que sirvo para algo. - ¿Debe usted este entusiasmo a la fe que tiene en Dios? -le pregunta el periodista. - Sí. Y mañana más que ayer. Ya sé que vendrán días nuevos. Tengo fe en Dios, pero también en la vida. Saber que habré transitado por la Tierra dejando huellas y que he pasado entre los hombres regalándoles un poco 69

de felicidad también contribuye a la mía. Aquí, abajo, no espero nada más. Estas expresiones de la señora Caballé -consciente o inconscientemente- están entretejidas en las palabras de Dios: “No niegues un beneficio al que lo necesita, siempre que en tu poder esté el hacérselo” (Prov 3, 27). Y “lo que hiciéreis con uno de estos pequeñuelos, conmigo lo hicisteis”. Otro personaje de fama internacional -Luciano Pavarotti- que lo tendremos en Gijón dentro de pocos días, y que las filas para conseguir las entradas han sido interminables, también nos dice que “la voz es un instrumento que Dios me ha dado, tan frágil ‘como un stradivarius’”. Se trata de un tenor italiano de proporciones gigantestas, pues mide más de 1’90 y su peso sobrepasa los 130 kilos. Es el artista que no canta más de 100 veces por año con el fin de cuidar su voz, una de las más caras del mundo. ¡Ojalá sepa hacer buen uso de la misma para ese bien que tanto necesita el mundo de hoy, y de siempre!. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 16-5-92

70

28.- EL PECADO Y LA PENITENCIA Desearía escribir lo que pienso adelantando el respeto que siento por los que no piensan como yo. Reconozco -como católico- que Dios es el campeón de la libertad. Y si esto es así ¿cómo puedo repugnar con menosprecio las personas que discrepan de los pensamientos o escritos que publico?. Actualmente cuento 62 años y me repugna y atemoriza recordar los 28 maltrechos que viví sin conocer a Dios. Estas dos etapas -agnosticismo y catolicismodibujan dos caminos en dirección tan contraria que se ve claramente cómo el primero nos conduce al abismo, mientras el otro nos infunde la consoladora esperanza de llegar un día al paraíso. Y es un deber cristiano testimoniar públicamente lo que tanto bien puede hacer a los que se encuentran metidos en el lodazal donde nosotros hemos vivido conculcando la voz de la conciencia hasta sentir la llamada sobrenatural, después de pasar cuatro días encerrados en unos Cursillos de Cristiandad. Pienso que una parcela del secreto que nos lleva a la permutación de una vida disoluta por un camino de ética, moral y religión es el reconocimiento de nuestros errores. Y esto me recuerda al Buen Ladrón. Él -igual que su colega- también sufría la crucifixión por sus delitos, pero este malhechor reconoció que la muerte terrorífica que llevaban era justa por las barbaries cometidas, mientras su compañero se afirmaba en lo hecho y blasfemaba contra el peso de la justicia. He ahí cómo Jesucristo responde al que arrepentido de sus pecados sabe aquilatar la penitencia de los mismos: “En verdad te digo que hoy mismo estarás 71

Conmigo en el paraíso”. Y el Buen Ladrón ha sido canonizado con el nombre de San Dimas, pero no debemos olvidar que la penitencia fue tan dura como lo es la muerte de un hombre clavado vivo en la cruz. Sin dejar de considerar que existen agnósticos que nos dan ejemplo a los cristianos en muchas virtudes, nos permitimos describir lo ocurrido al senador Miguel Renaud cuando fue a hospedarse a un hotel; allí alquiló dos habitaciones y el dueño le pidió por adelantado el pago de doscientos francos. Al recibir los billetes, preguntó el dueño: “¿Le daré recibo?”. “Dios nos ve contestó el senador-, no hace falta”. Sonriendo el dueño y mirándolo con malicia le dijo: “¿Pues, qué? ¿el señor cree en Dios?”. “¿Que si creo? ¡con toda mi alma!. ¿Usted no?”. “Yo no, señor”, respondió el dueño con satisfacción. “Entonces”, replicó el senador, “haga el favor de darme recibo del dinero que le he dado”. Y ante la extrañeza del otro, añadió: “Si, señor, porque es costumbre mía no creer yo en los que no creen en Dios y exigirles recibo”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-6-92

72

29.- 51 CLARETIANOS SERÁN BEATIFICADOS Desde que ha sido elegido Papa Juan Pablo II -en 1978- hasta la fecha presente, han sido elevados a los altares más de 500 santos. Pienso que ésto es muy bueno para propagar la fe y las virtudes heroicas en todas las personas que lean su biografía de los beatos o canonizados. Ahora están próximas las beatificaciones de Pío XII y Juan XXIII. Según el postulador de la causa de Juan XXIII, el español Juan Folguera, ésta se encuentra “en un buen punto”. Están trabajando intensamente y frente a las críticas que se han levantado por lo que muchos fieles consideran injusta la demora del proceso. La causa de Pío XII está también muy avanzada. Pero los fieles tenemos que tener en cuenta que el expediente de un Papa abarca una serie de volúmenes y que se hacen necesarias décadas para el estudio profundo que requiere un decreto papal tan importante. La última etapa, antes de la beatificación, será la aprobación de la autenticidad de uno de los numerosos milagros atribuidos a la intercesión de Juan XXIII. Se trata de una religiosa llamada sor Capitani, que todavía está vida después de haber curado milagrosamente de una enfermedad irreversible. Fue Pablo VI quien anunció la apertura de las causas de beatificación de los Papas antedichos. La de Juan XXIII fue introducida hace 18 años. Y el postulador de Pío XII ha comentado que está de acuerdo con Juan Folguera para ir en paralelo y “evitar carreras de Papas en la pista de la santidad”. Y continúa diciendo: “Es probable 73

que se llegue a una beatificación simultánea”. Por otra parte, los obispos italianos anunciaron su decisión de abrir la causa de Pablo VI, pues parece que goza de gran multitud de seguidores, especialmente en Italia. También ha sido aprobado el decreto de beatificación de los claretianos de Barbastro. Cincuenta y un religiosos fueron martirizados durante la guerra civil. Y el Vaticano hizo público el decreto de beatificación de los religiosos susodichos, que fueron martirizados en Barbastro durante la guerra civil española, y que serán elevados a los altares el próximo 25 de octubre. Pues todos ellos murieron sin otra causa que la de ser religiosos y no renegar de su fe. Los 51 claretianos fueron ejecutados en Val de Martín el 20 de julio de 1936, y según los historiadores que han seguido la causa, el proceso estuvo paralizado en Roma durante mucho tiempo, más por motivos políticos que religiosos. Sabemos que las causas para que la Iglesia católica considere como martirio son dos: que el motivo sea la fe que profesa la víctima y que muera perdonando a sus verdugos. Y los estudiosos de lo tratado llegaron a la conclusión de que los claretianos tuvieron la oportunidad de salvar sus vidas si accedían a luchar en el bando republicano. Terminaré diciendo que ante estas atrocidades que cometen algunos seres humanos, lo concerniente a los católicos es rezar siempre por los verdugos para que Dios tenga misericordia de los mismos como la tuvo del Buen Ladrón, pues los mártires han conseguido la mayor gloria a la que puede aspirar un verdadero cristiano. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 13-6-92 74

30.- ERA AHIJADA DEL REY DE ESPAÑA Tengo para mí que la muerte es también el testimonio continuo que Dios nos muestra para que todos sus hijos reflexionen y no olviden cuál es su verdadero destino. Pensar continuamente en morirse es una actitud mórbida. Olvidarse de que un día seremos pasto de los gusanos es una postura irresponsable. Lo normal es ajustarse a la realidad de lo que diariamente sucede. Viene este preámbulo a mi mente cuando leo la extensa entrevista que le hacen a Lady Romsey sobre la muerte de su hija Leonora, ahijada del Rey de España. Una hija de 5 años llena de simpatía, belleza y felicidad que ha sido víctima de un cáncer después de un prolongado tratamiento en las clínicas de varias naciones, sin faltar el trasplante de médula. El catedrático de Psiquiatría Enrique Rojas, que también sufrió la muerte de su hijo, nos ha dicho por TVE que la pérdida de un vástago es el mayor dolor al que un ser humano puede ser sometido, y esta aterradora experiencia también la está sufriendo el que suscribe al perder un hijo de 24 años en accidente de tráfico. Pero a los que tenemos la dicha de creer en lo transcendente, nos consuela saber que los muertos no existen, sólo hay vivos aquí y vivos allá: “Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para El todos viven” (Lc 20, 38). Y esto es precisamente lo que manifiesta sonriente la buena madre de Leonora: - Hay gente que me pregunta cómo puedo creen en Dios después de haberme pasado esto, pero lo importante 75

es ver cómo Dios ha estado contigo en esos momentos terribles. Todo esto ha reforzado mi fe. Y como dice el viejo y certero adagio: “No hay mal que por bien no venga”. He ahí cómo los Romsey después de la tragedia- están trabajando muy activamente en la Fundación Leonora Contra el Cáncer Infantil. “Querer ayudar -nos dice- es un modo de pagar con muy poco a aquellos que nos ayudaron tanto. La Fundación surgió como una flor silvestre. Cuando Leonora murió, la gente llamaba para decir que en vez de mandar flores mandarían donaciones. Nos inundaron las de amigos y extraños”. Pienso que la vida es un don de Dios, creada por El, para brindarnos con ella la oportunidad de ser eternamente felices. Todo depende de obedecer fielmente sus preceptos. No es lo más importante que el corazón se desgarre o arrugue; todo es efímero en este pobre mundo, gracias a Dios, lo que ha de contar dentro de poco cuando mueran los cuerpos- es la aceptación de todo ese dolor que va lacerando nuestras vidas terrenas para que, impregnados de humildad y unidos a la cruz del Resucitado, podamos librarnos de los expurgos postrimeros que se hacen necesarios para esa purificación que Dios exige al que ha de contemplar su rostro y vivir esas maravillas que “ni ojo vio ni oído oyó”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” y en “LA NUEVA ESPAÑA” 22-6-92

76

31.- NUESTROS HIJOS NO HAN MUERTO Cuando Dios llama a un ser humano a participar de la vida eterna, los que seguimos viviendo en la tierra decimos que ha muerto. Nada más lejos de la realidad. Los muertos no existen, sólo hay vivos aquí y vivos allá: “Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para El todos viven” (Lucas 20, vs. 38). Y no escribo este preámbulo para persuadir o animar a la señora Pepita Caballero, no. Pues en su artículo publicado en esta misma revista y en el número 128, deja muy clara su fe inquebrantable y el conocimiento de todo lo dicho. Lo que si quiero es agradecerle el sentido pésame que me envía en su escrito por la muerte física de nuestro queridísimo hijo. Por eso quiero reintegrarle nuestro sentimiento de dolor y de emoción al leer su carta. Y es que la fe no es una vacuna contra el dolor y los recuerdos, pero sí lo es contra la rebeldía y la desesperación. Nosotros -los católicos que practicamos asiduamente todos los días- sabemos que Dios todo lo dispone para un bien muy superior al que nosotros anhelamos. No importa que el corazón se desgarre y arrugue; todo es efímero en este pobre mundo. Gracias a Dios, lo que ha de contar dentro de poco -cuando mueran los cuerpos- es la aceptación de todo ese dolor que va lacerando nuestras vidas terrenas para que impregnados de humildad y unidos a la cruz del Resucitado, podamos librarnos de los expurgos postrimeros que se hacen necesarios para esa purificación que Dios exige al que ha de contemplar su rostro y vivir esas maravillas que “ni ojo vio ni oído oyó”. La vida es un don de Dios, creada por El, para brindarnos con ella la oportunidad de ser eternamente 77

felices. Todo depende de obedecer fielmente a sus preceptos, que no son pocos ni poco exigentes. Resumiéndolos El mismo en uno sólo: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”. Esta es la meta que tiene que proponerse el creyente, y aunque nunca la vamos a alcanzar al menos hagamos el esfuerzo para probar nuestra buena voluntad. Señora Pepita, la triste experiencia que me infunde la separación de nuestro queridísimo hijo, me hace comprender la consternación que también usted viene soportando. Pero hemos de saber que el dolor es una misericordia de Dios confirmada por los grandes santos y doctores: “Nos quejamos de sufrir y más bien tenemos motivos para quejarnos de no sufrir, toda vez que nada nos hace más semejantes a Jesús que llevar su Cruz. Dígnese nuestro Señor concedernos la alegría del sacrificio; jamás nos dé pruebas más señaladas de su amor que con los sufrimientos, como si no pudiera llegar al cumplimiento de sus designios, sino por ese camino, único que conduce al cielo”, Santo Cura de Ars. “Una vida sin cruz es una vida sin amor, y una vida sin amor es el infierno”, Santa Margarita María de Alacoque. “Cuanto más uno aprovecha en el servicio de Dios, tanto más crece en el padecer. Esta fue la vida de Cristo y ésta es la vida de sus siervos verdaderos. Abrazad, por tanto, con buen corazón, la santa Cruz.

78

La vida religiosa es una cruz y el que quiera vivir en ella con perfección debe estar crucificado”, San Pablo de la Cruz. Ahora copio el texto de un recordatorio que me entrega la señora María Teresa Rojas, con motivo de la muerte de su maravilloso hijo en accidente de moto. Ejemplar cristiana, madre, esposa y, consecuentemente, asidua lectora de la revista “SOL DE FÁTIMA”. “No llores si me amas. ¡Si conocieras el don de Dios y lo que es el cielo! ¡Si pudieras oír el cántico de los Ángeles y verme en medio de ellos! ¡Si por un instante pudieras contemplar, como yo, la belleza ante las cual las bellezas palidecen! ¿Me has amado en el país de las sombras y no te resignas a verme en el de las inmutables realidades? Créeme, cuando llegue un día que Dios ha fijado y tu alma llegue a este cielo en que te ha precedido la mía, volverás a ver a aquél que siempre te ama y encontrarás su corazón con todas las ternuras purificadas. Transfigurado, feliz, no esperando la muerte sino avanzando contigo por los senderos de la luz. Enjuga tu llanto y no me llores si me amas”, San Agustín. Y termino comunicándole a la señora Pepita Caballero, que mi teléfono es el 34 40 33, de Gijón. Si tiene a bien el comunicarme su dirección le enviaré con mucho gusto un libro de mi autoría que acaba de ser publicado con el título de “Catorce mil versos de temas religioso y moral”. Publicado en la Revista “SOL DE FÁTIMA”, nº 129. Año 1990.

79

32.- DIOS QUIERE QUE EL HOMBRE SEA MÁS FELIZ Cuando alguien le dijo a sor Lucía (la vidente de Fátima) que el Evangelio era duro, la respuesta fue ésta: “Los preceptos de Jesús pueden parecer demasiado estrictos y penosos para llevarlos a la práctica, pero en realidad no lo son; la dureza está en el corazón del hombre, porque la soberbia y el orgullo le impiden erradicar el “yo”; es decir, las raíces de donde sale el pecado y las contradicciones al camino recto y suave que Cristo nos enseña para nuestra feliz existencia caminando hacia la salvación”. Pienso que las actuales circunstancias que nos rodean en España -y en un porcentaje muy elevado de paganos en todo el mundo- dan testimonio de las verdades antedichas por la vidente. ¿Qué bienestar o felicidad nos pueden aportar los desmanes que se cometen con el aborto, el latrocinio, el terrorismo, la droga y la apología que se hace en algunos medios de difusión totalmente contrarios al Evangelio de Jesús? ¿No nos damos cuenta que cada día están más repletas las cárceles a causa de una libertad mal entendida? ¿No pensamos en lo felices que vivían aquellas familias piadosas que trabajaban día y noche para sostener el hogar con una familia unida y numerosa? ¿No caemos en la cuenta que no está en la opulencia la felicidad que todos anhelamos y luchamos por ella día y noche? ¿Es que no puede existir la democracia -a mi parecer, el menos malo de todos los sistemas políticos- con una libertad condicionada a la ética y a la moral? ¿Es que no era previsible, a todas luces, los resultados que aportarían a la sociedad en general la despenalización de la droga blanda?. 80

La verdad es que la gente de a pie no podemos comprender qué cabezas tan preclaras, como es de suponer que nos gobiernan, puedan cometer errores que sólo parecen imputables a jóvenes inexperientes o subnormales. Estoy totalmente convencido que no existe un camino más corto para hallar el bienestar que todos deseamos, como lo es el del pundonor, la ética, la moral y concretamente, todo lo que nos enseña la Iglesia a través de su “constitución”, es decir, de los Evangelios de Cristo. Y aquí volvemos a lo mismo, los “intelectuales” que nos gobiernan quieren hacerlo como si Dios no existiera. Y ¿quién puede probar que Dios no existe? ¿Quién lo ha dicho con sentido fundamental? ¿Cómo lo saben? Pues nosotros -los católicos- tenemos bases para creer en la existencia de Dios. Y es que la Iglesia reconoce más de quinientos testigos que lo han visto después de muerto y resucitado, y entre ellos una porción de santos que han dado la vida por él. Publicado en la Revista “SOL DE FÁTIMA” EneroFebrero 1992, en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” y en “LA VOZ DE ASTURIAS”

81

33.- COLÓN TAMBIÉN ERA CATÓLICO Pienso que sin ese ideal cognoscitivo que poseían en común los Reyes Católicos y Cristóbal Colón -la unión confiable en un mismo Dios-, tal vez nunca hubieran llegado a un acuerdo para uno de los acontecimientos más importantes que registra la historia: El descubrimiento de América. Pues todos sabemos que los profesores de la Universidad de Salamanca desaprobaron el proyecto de Colón por considerarlo como una locura. Y en contra de la opinión más generalizada creyendo que la Tierra era plana, Colón estaba convencido que se trataba de esa esfera que todos conocemos. Seis años llevaba en su empeño queriendo convencer a los Reyes Católicos para obtener el visto bueno y la colaboración que se hacía necesaria. Finalmente, doña Isabel, aconsejada por un hombre de gran personalidad (el Prior del Monasterio de la Rábida), concedió 20.000 maravedíes a Colón. Poco tiempo después -el 3 de agosto de 1492- Colón, al mando de las tres carabelas, embarca en Palos de Moguer (Huelva) para cruzar el océano Atlántico y encontrarse con el nuevo mundo. Todo lo que podemos imaginarnos sobre las aventuras y heroicidades de Colón y de todo su equipo, no es posible resumirlo en un solo folio, pero el lector puede sacar sus conclusiones ante la inmensidad del mar, la soledad, el desconcierto, el pesimismo y el riesgo de la vida que habrán sentido en los 69 días de navegación a vela, sin vislumbrar nada de lo soñado. Pienso que esta excelsa aventura tenía sus profundas raíces en la religiosidad del Almirante y todo su equipo, pues antes de partir todos confesaron y comulgaron después de oír la Santa Misa, rogando a Dios y pidiendo en nombre de la Santísima Trinidad. Y esta 82

confianza y devoción se muestra también repetidamente en las cartas de Cristóbal Colón. Si ahora nos acercamos a doña Isabel, veremos que sus pensamientos en este sentido eran los mismos, pues en su magistral testamento nos da pruebas evidentes de su religiosidad y preocupación por los pobres: “Quiero y mando que mi cuerpo sea sepultado en el monasterio de San Francisco, seyendo de religiosos o religiosas de dicha Orden, bestida en el hábito del bienaventurado pobre Jesu-Christo Sant Francisco, en una sepultura baixa que no tenga bulto alguno, salvo una losa baxa en el suelo”. Y continúa diciendo respecto a su esposo: “Porque el ayuntamiento que tuvimos viviendo y que nuestras almas espero en la misericordia de Dios tendrán en el cielo. Y quiero y mando que ninguno vista xerga por mi y que las exequias que se hiciesen por mi, las hagan llanamente, sin demasías, y todos los ahorros sean para los pobres”. Y añade en una de sus cláusulas sobre cuestión de leyes que “a los indios se les trate con dulzura y benevolencia”. Rápidamente se siente debilitada por la enorme carga de sus ocupaciones de Estado y también por las desgracias familiares, pues en muy pocos años vio morir a sus seres más queridos: su madre, en 1496, su único hijo varón, a la edad de 19 años, en 1497, y su hija Isabel, Reina de Portugal, también murió joven, en 1498. Y es que los que mueren en olor de santidad -y ahí está la historia para demostrarlo- son aquellos que se han metido hasta el cuello en los problemas de su época y han dejado su cuerpo lacerado de dolor y a veces la vida en el martirio. Por eso nos dice la madre Teresa de Calcuta que 83

“el que quisiera seguir a Cristo encontrará muchas y muy penosas dificultades”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 28-6-92

84

34.- INDURAIN: HUMILDE Y CRISTIANO No sé si habrán sido las circunstancias que condicionaron mi vida las que me han impedido ser deportista o por lo menos aficionado a los deportes, pero esto no me impide sentir gran admiración por Miguel Indurain. Un joven de 27 años con 1’88 mts. de estatura, que cuenta con varios triunfos importantes: en la tercera etapa, del Giro de Italia, conquistó la “maglia” rosa, que todos conocemos, y supo mantenerla a lo largo de las dieciocho jornadas, hasta Milán. Con este motivo, Miguel, que el pasado año también conquistó el Tour de Francia, se ha coronado como el mejor ciclista de la actualidad. Pues Indurain es el primer español que gana el Giro de Italia. Él ha sido también el más joven corredor que vistió, en su momento, el “maillot” de líder en la Vuelta Ciclista a España. Y lo que más admiro en este magnífico atleta es la humildad que nos transmite en todas las entrevistas que le hacen. Una de las virtudes más difíciles de alcanzar para el hombre. Pienso que la humildad requiere una gran fuerza bien controlada, pues cuando es innata tiene poco mérito. Quien obedece con gusto sometiéndose a la voluntad de los demás de forma servil no se puede considerar humilde. Es un ser más bien inferior que acepta complacido su puesto. Ser humilde es hacer esta misma labor por comprensión al deber ascético o moral que tenemos los hombres, lo que sólo es posible realizar con una superioridad contenida por la fuerza misma de nuestra personalidad. Pienso que esta virtuosa edificación la lleva arraigada en su religiosidad: “Soy una persona católica 85

nos dice- y me gustaría casarme por la Iglesia, tener hijos y formar una familia maja: eso es lo que le pido a Dios”. Y es que los sobresaltos de la vida, los baches y lagunas que a todos nos acechan, tarde o temprano, encuentran su mejor lenitivo en el centro de una familia cristiana y numerosa donde todos se entiendan para compartir el peso de las amarguras y disfrutar de la corriente que conlleva un ideal cognoscitivo y sublime. Pues en mis años de emigrante en Brasil recuerdo los grandes carteles que se exponían en muchas iglesias, donde se leía: “La familia que reza unida, permanece unida”. Y esto es lo que de verdad le deseamos al gran campeón. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" y en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 3-7-92

86

35.- LA IMPORTANCIA DE LA VOLUNTAD Pienso que son muchas las personas responsables que encuentran dificultad cuando llega la hora de educar a sus hijos. Y este obstáculo se viene agravando en los últimos años cuando en la TVE se dice que no hagan caso a sus padres, y también cuando la máxima responsable de un Ministerio se enorgullece públicamente de abortar en Londres, etc. La Reina Margarita de Dinamarca y su esposo el príncipe Henrik, nos dan una pequeña lección cuando manifiestan: “¿Qué hay de malo en un cachete?. A veces no hay que decirles a los niños que han hecho algo mal, sino demostrárselo. Quizá muchos piensen que una bofetada es odiosa porque en nuestra sociedad hay muchos ejemplos de abuso, donde se dan casos de violencia. Y un cachete no es violencia”. Por otra parte su consorte -Henrik- nos cuenta cómo la persecución tras su hijo Joaquín, cuando éste terminaba de romper un jarrón chino muy valioso, le costó a su hijo una gran bofetada. - Soy partidario del castigo -nos dice el príncipe Henrik- por razones psicológicas. Creo que si los niños no son castigados al hacer algo mal le pierden el respeto a sus padres y se hacen inseguros. Piensan que si sus padres no REACCIONAN, es que les son indiferentes. Creo que lo fundamental para educar bien a los hijos es la práctica religiosa. Y esta imagen que nos da el ilustre matrimonio se encuentra entretejida en la religiosidad de los cónyuges. No sólo porque dan gracias a Dios por la felicidad obtenida durante los veinticinco 87

años de su matrimonio, sino porque la palabra de Dios así lo testifica en el libro de los Proverbios: “La vara y el castigo dan sabiduría; el muchacho consentido es la vergüenza de su madre” (Prov. 29, 15). “La necedad se esconde en el corazón del niño, la vara de la corrección la hace salir de él” (Prov. 22, 15). “No ahorres a tu hijo la corrección, que porque le castigues con la vara no morirá” (Prov. 23, 13). Y Sócrates ya le decía a su amigo Hipócrates que “un sabio es un comerciante que vende géneros de los que se nutre el alma”. Por ser amante de la sinceridad tengo que decir que no ha sido este el método que practiqué cuando educaba a mis niños, pues cuando hacían una cosa mal o se peleaban, les obligaba a transcribir la tercera página de ABC subrayando todas las palabras técnicas o desconocidas para ellos, buscando después el significado en el diccionario. Creo que este castigo que les ha sido impuesto centenares de veces, ha contribuido a que mi hijo comenzara a publicar artículos a los 14 años, y dejara una serie de guiones escritos cuando poco después se diplomaba en dirección de Cine y Teatro, y nuestra hija colaborara -hace varios años- con La Nueva España y también un poquito con ABC. Terminaré diciendo que sin la voluntad perseverante no conseguirán nada los padres de sí mismos ni podrán transmitir a sus hijos lo que tienen. El hombre con voluntad siempre va más lejos que los intelectuales. Pienso que todo lo grande es fruto de la renuncia. El orden, la constancia y la disciplina son los aderezos que conducen a la meta soñada. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" y en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 3-7-92 88

36.JAVIER BASILIO SALVACIÓN EN EL DOLOR

ENCONTRÓ

LA

Las enfermedades prolongadas y dolorosas que tanto nos preocupan a todos, especialmente a los que se peinan con una toalla, también llevan consigo sus ventajas. Pues no pocas veces nos dan tiempo a reconciliarnos con el Altísimo y entregarle la vida con la paciencia y la dulzura que un Padre Santo se merece. El ilustre reportero y periodista Javier Basilio, después de pasar su vida en el mundo de los agnósticos, encontró la perla preciosa en la penosa enfermedad de un cáncer. “Aunque no era creyente -nos dice su esposa- en los últimos días recobró la fe y, tras recibir la absolución, tuvo una muerte tranquila que afrontó con valentía. Desde que vino un sacerdote a confesarlo, Javier entró en una fase de total tranquilidad y sin dolor. Yo estoy convencida de que esa paz que sintió hasta su muerte, en la que no sufrió, sino que se quedó como dormido, se la debemos a Dios. El le ayudó. Mi gran preocupación había sido su falta de fe, pero al final creyó en Dios”. Es claro que la naturaleza nunca se acostumbra al sufrimiento. Instintivamente, el cuerpo rechaza los males. Desde esta perspectiva, tenemos la impresión de que todos hemos nacido para disfrutar de la vida y pasarlo lo mejor posible, pero hay algo más que el cuerpo mortal. Comprendámoslo o no, todos tenemos un alma que salvar. Y a juzgar por los miles de santos que nos miran desde los altares, el dolor es lo más eficaz para la salvación del hombre cristiano. Y digo cristiano porque el ateo frecuentemente se rebela contra el dolor y las 89

adversidades de la vida, sin comprender que sólo alcanzan el éxito quienes comprenden que toda adversidad conlleva la semilla de un gran sacrificio. Pues se ha demostrado que si las abejas sacan miel de las flores, el cristiano puede sacarla de las espinas, pero esta ciencia sólo la religión nos la da a conocer. Jesús ya nos ha dicho que “si el grano de trigo no muere, no da fruto, pero si muere dará fruto abundante”. Y el Santo Cura de Ars nos dice que “nos quejamos de sufrir y más bien tenemos motivos para quejarnos de no sufrir, toda vez que nada nos hace más semejantes a Jesús que llevar su cruz”. Y Santa Teresa de Lisieux, después de algunos relatos, manifiesta: “Comprendí entonces que todo lo mejor que puede darnos el Señor es el sufrimiento y que no se lo da más que a sus amigos más escogidos”. Algo parecido nos dice San Felipe Neri: “No hay nada tan glorioso para el cristiano como padecer por Cristo. A quien ama de veras a Dios, lo que le puede suceder de más desagradable es no tener ocasiones de padecer por Cristo. La mayor tribulación del cristiano es no tenerla”. Es comprensible que a alguien pueda parecerle masoquismo todo esto, pero en ese caso Jesucristo sería el rey de los masoquistas. Y de lo que se trata es de la vida ascética que tantos miles de santos han vivido y con ella llegaron a la gloria. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" y en “LA NUEVA ESPAÑA” 14-7-92

90

37.- ¿EXISTE EL INFIERNO? Hace pocos días asistimos a unos ejercicios espirituales mi esposa y yo con 36 ejercitantes más. El predicador era un joven médico gijonés que se ordenó sacerdote hace unos 6 meses. Allí estaban sus padres, radiantes de alegría, y también algunos familiares más del orador. Quince han sido las conferencias que nos dio en las 48 horas que estuvimos en la casa de ejercicios. Las dos primeras fueron discurriendo enteramente sobre el amor de Dios. Pero como el Evangelio debe ser predicado en todo su conjunto para cumplir fielmente el encargo de Jesús, no faltaron los males que conlleva el pecado ni los hechos perversos que pueden llevarnos al infierno. Y comprendo muy bien que esto de la ‘gehenna’ o el fuego eterno no encaja en el 99% de la sociedad, pero Jesucristo no era embustero y lo menciona 15 veces en sus Evangelios y la Iglesia lo reconoce como un dogma de fe. Sí es verdad que el Vaticano pide sobriedad al hablar del infierno. “El infierno existe -nos dice el Vaticano II- y los predicadores deben explicar esta verdad de fe con ánimo abierto y mucha sobriedad”. Esto lo afirma un documento de la Comisión Teológica Internacional, que también dice que se puede invocar la ayuda de los santos y beatos, al mismo tiempo que ratifica la condena del espiritismo. Y esta Comisión Teológica Internacional es un comité de 39 teólogos designados por el Papa. Ahora acaba de aprobar un documento, reproducido por la revista ‘Civita Cattolica’ de los jesuitas, sobre el más allá, en el que se denuncia cómo entre los católicos hay “una penumbra teológica” sobre las cuestiones escatológicas, junto con una “debilitación de la esperanza”. 91

La cultura actual, afirma el documento, trata por todos los medios de hacer olvidar el tema de la muerte. Se tiende a no creer en una vida después de la muerte, y esto es una realidad que testifican más de 500 personas, entre ellos una porción de santos y mártires que han dado sus vidas por la verdad que han visto, es decir, por la visión, el contacto y el diálogo con Jesucristo después de muerto y resucitado. Y por si todo esto no fuese suficiente, y alguien pudiera decir que el único resucitado era Dios, Él ha querido resucitar a Lázaro, al hijo de la viuda de Naím y a la hija de Jairo, dejando muy claro que todo el que se esfuerza en cumplir sus preceptos ha de ser eternamente feliz. Pienso que todos los sacerdotes deberían predicar el Evangelio entero, ajustándose bien a la palabra de Dios, no sea que al exponer la salvación demasiado fácil, nos sorprenda el abismo después de muertos los cuerpos. Y esto es lo que quiere el Vicario de Cristo en la Tierra. Publicado en "EL COMERCIO" y en “LA VOZ DE ASTURIAS” 19-7-92

92

38.- EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA Conociendo la historia de Fátima en profundidad es increíble que pueda haber hombres increyentes, pero como la fe es un don de Dios que se concreciona misteriosamente en determinadas personas por obra del Espíritu Santo, también es posible que quien no está apto para recibirla, no se consolide en él aunque resuciten los muertos. Digo esto porque si tres niños pastoreando ovejas en medio de la sierra han decidido ser víctimas en una caldera de aceite hirviendo antes de negar lo que habían visto y descubrir el secreto que la Virgen les había confiado, es evidente que no podían mentir ni tratarse de una alucinación triplicada en tres mentes tan equilibradas e ingenuas como hoy lo demuestra la única superviviente. Pues Lucía está cerrada a cal y canto en el convento de Coimbra con 85 años y sigue manteniendo correspondencia con las 60 ó 70 cartas diarias que recibe de todas partes del mundo. Y su hermana María dos Anjos falleció con toda lucidez a los 93. Si nos referimos al hermano de Jacinta y Francisco, Joäo Marto, tiene 87 años y lo encontré con un equilibrio mental y una tranquilidad impresionantes. Pero esto no es todo, recuérdese cuando la Virgen profetizó la muerte casi inmediata de Jacinta y Francisco y cómo 20 meses después los dos dejaban de existir para llevarlos al cielo que les había prometido, mientras a Lucía le dijo que se quedaría en la Tierra por más tiempo para divulgar la devoción a su Inmaculado Corazón, y hoy el Ejército Azul de Nuestra Señora de Fátima cuenta con más de 23 millones de socios inscritos en todo el mundo. También tenemos que recordar otro mensaje de gran importancia histórica: 93

“No quieren hacer la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, pero la harán y Rusia se convertirá”. Y esta consagración sólo fue hecha -de acuerdo con el pedido de la Virgen- por Juan Pablo II en 1984. Poco después comenzaron los comentarios sobre la ‘perestroika’ y hoy tenemos libertad de religión en Rusia. Acerca del secreto, el día 12 de febrero de 1982, la agencia Efe divulgaba el llamado ‘Secreto de Fátima’. No faltó quien recortara de un diario regional la página entera, donde todo aparecía lleno de hecatombes, y se la enviara a sor Lucía, quien, en respuesta al contenido, la vidente manifestó que todo era falso. Esta misma persona le envió las declaraciones que Juan Pablo II había hecho en la República Federal de Alemania el día 15 de noviembre de 1980 sobre el tan traído y llevado ‘secreto’, lo cual no ha sido desmentido ni confirmado por sor Lucía, de ahí se deduce que lo único que parece cierto sobre el Tercer Secreto es esto y nada más. Pregunta hecha al Santo Padre, frente a la catedral de Funda en Alemania, por una multitud de jóvenes católicos: “¿Qué hay de la tercera parte del secreto de Fátima, Santo Padre?”. “Debería haber sido publicado en el año 1960, pero a causa de la gravedad de su contenido y para no incitar la potencia mundial del comunismo a ciertas acciones, mis predecesores en la cátedra de San Pedro han preferido llevar el asunto diplomáticamente. Además de eso, un buen cristiano debe contentarse con saber lo siguiente: si decimos que los océanos inundarán extensiones del mundo, que desaparecerán de un momento a otro hombres por millones, entonces ya no debemos suspirar por la revelación del secreto. Muchos 94

quieren saber solamente por curiosidad y sensacionalismo, olvidándose que el saber implica responsabilidad. Pretenden apenas de esta forma satisfacer su curiosidad. Y eso es muy peligroso si, al mismo tiempo, no se procura hacer nada por el mal”. En este momento el Santo Padre levantó el rosario afirmando: “Aquí está el remedio contra ese mal. Rezad y no me hagáis más preguntas. Confiad todo en la Madre de Dios”. Los jóvenes le preguntaron a continuación: “¿Qué ocurrirá después a la Iglesia?”. - Tenemos ciertamente que contar con grandes provocaciones que pueden incluso exigirnos el sacrificio de nuestras vidas y la entrega total a Cristo por Cristo. Pueden, no obstante, ser atenuadas por vuestras y nuestras oraciones, pero no evitadas por completo, porque sólo así se podrá realizar la verdadera renovación de la Iglesia. ¡Cuántas veces se ha renovado con sangre!. Y esta vez no será diferente. Debemos de estar preparados y fuertes, confiemos en Cristo y en su Santa Madre. Recemos el rosario muchas veces. Así, aunque parezca que hacemos poco, de hecho estaremos haciendo mucho. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 3-8-92

95

39.- ¿POR QUÉ FALTAN VOCACIONES? Hace pocos días un seminarista de Oviedo nos predicaba en la Iglesia del Sagrado Corazón, en Gijón. Habló con sencillez y humildad, de forma que todos parecíamos oírlo con circunspección y silencio. Nos explicaba el número tan bajo de seminaristas que tiene el seminario de Oviedo. Sólo 34 para las novecientas parroquias que hay diseminadas por todo el Principado de Asturias, las cuales son atendidas solamente por unos quinientos sacerdotes. También nos exhortaba a todos los padres de familia para concienciar a nuestros hijos de la necesidad que tiene la Iglesia de vocaciones y el bien que todos los creyentes recibimos de los clérigos. Asimismo hizo referencia a la oración rogando a Dios que nos envíe obreros para la mies. El problema no se centra solamente en el seminario de Oviedo; esta deficiencia es casi de ámbito nacional. Por eso los señores obispos -en su mayoría- nos vienen pidiendo a todas las familias creyentes que planteemos a los jóvenes la vocación sacerdotal con insistencia. Y para que todos los creyentes despreocupados tengan una idea más clara de que la situación en la mayoría de las diócesis es grave y en algunas particularmente preocupante nos permitiremos algunos datos concretos: Madrid (sin Alcalá y Getafe en 1992) 150 seminaristas, mientras que en 1990 contaba con 182. Oviedo en 1989 estaba con 49, actualmente sólo tiene la cifra antedicha. Valencia en 1989 estaba con 120, actualmente sólo cuenta con 108. La diócesis que nos viene dando un ejemplo optimista es la de Toledo, pues en 1989 contaba con 132 seminaristas, y actualmente tiene 136. 96

Sobre todo lo escrito que nos precede me permito una reflexión muy particular, de la cual tengo la mayor convicción y estoy totalmente persuadido. Y es que cuanto más exigentes sean los profesores de los Seminarios con sus alumnos -me refiero al cumplimiento del Evangelio- más se consolidan las vocaciones y más aumenta el número de seminaristas. Conozco varios conventos de monjas, entre ellos las Carmelitas Descalzas del convento de la Encarnación de Avila, donde siempre tienen más vocaciones que vacantes. Asimismo tengo contacto directo con las Carmelitas de Coimbra, donde está la vidente -Sor Lucíay me consta que todos los meses mandan vocaciones para diversos conventos por exceso de religiosas. Y es que estos conventos y tantos otros de clausura se esfuerzan denodadamente para cumplir los preceptos de Jesús, viviendo en la más estricta austeridad y la más ferviente vocación: duermen en el santo suelo, no falta disciplina y el cilicio, tienen cuatro horas diarias de oración y dan la vida por la obediencia a sus superiores, sabiendo por las biografías de los santos que la obediencia y disciplina es fundamental para la unión de la Iglesia y el cumplimiento de un deber que voluntariamente se cargan los que son llamados a la vocación sacerdotal para ser víctimas propiciatorias y completar la pasión de Jesús buscando siempre las ovejas perdidas. Como bien ha dicho Monseñor Suquía: “Las crisis de la Iglesia siempre han sido resueltas por los santos”. Y esto es lo que el pueblo de Dios y los increyentes esperan de los sacerdotes y también de los que vamos a misa y no damos ejemplo de buenos cristianos. Publicado en “LA VOZ DE AVILÉS” 21-8-92 97

40.- 127 ESPAÑOLES SERÁN BEATIFICADOS Después de los canonizados, los beatos son los hombres que han conseguido alcanzar la cumbre más alta que puede conquistar un ser humano. Y no se trata de extraterrestres. Todos los hombres somos hechos del mismo barro, pero éstos han sabido practicar la virtud en grado heroico y se han abstenido de las cosas mundanas. Movidos, naturalmente, por los preceptos de Jesús, es decir, por frases como estas: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”, “Da a quien te pida”, “Si te pegan de un lado, pon la cara del otro”, “Apartaos de Mi, malditos, al fuego eterno, porque tuve hambre y no me disteis de comer...”, etcétera. Sí, los santos han tomado en serio el Evangelio y han tenido luz para ver que la vida terrena es inferior a un grano de arena comparado con todas las playas del mundo; es decir, con la eternidad. Por eso, la Iglesia les otorga ese título de beatos y los inscribe en la Historia para ejemplo de los que somos católicos y vivimos tergiversando y casi burlando el Evangelio. Por todo lo dicho, el próximo 27 de septiembre, Juan Pablo II celebrará en la plaza de San Pedro la beatificación del hermano Rafael Arnáiz, nacido en Burgos e hijo adoptivo de Oviedo. Y el mismo día serán beatificadas las religiosas Josefa Sancho de Guerra, fundadora de la Congregación de las Hermanas Siervas de Jesús, y Nazaria Ignacia Mach Mesa, fundadora de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia.

98

Y el 25 del próximo mes de octubre les tocará el turno a dos grupos de religiosos asesinados durante la guerra civil española “por odio a la fe”, según consta en los respectivos decretos de la Congregación para las Causas de los Santos. Se trata de 73 hermanos de San Juan de Dios y 51 religiosos claretianos. Y en fecha próxima también será canonizado el beato Ezequiel Moreno y Díaz, agustino recoleto que fue obispo de Pasto (Colombia). Asimismo también se encuentran avanzadas las causas, entre otras, de la venerable madre María Rafols, de Barcelona, monseñor Luis Amigó, de Masamagrell (Valencia), la agustina recoleta Mónica de Jesús de Monteagudo (Navarra) y María Teresa, del Instituto de las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación. Nos faltaba decir que don Gabino Díaz Merchán ha recibido un escrito de la Congregación para la Causa de los Santos donde consta la apertura del proceso de canonización de Eufrasio del Niño Jesús, natural de Oviedo y sacrificado por la fe el 12 de octubre de 1934 en Oviedo. Como hemos visto, no se puede decir que en España no sobreabunde la gente santa y buena. Acaso sea la nación -entre las 175 que hay sobre la Tierra- que más santos y religiosos ha dado a Dios y para el cielo. Pues la bondad es tanto más profunda cuanto más perfectamente se cumple la voluntad de Dios, ya que según las palabras de Jesús: “Sólo Dios es bueno”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 24-8-92

99

41.- NO PUEDE SER COINCIDENCIA EL DOLOR QUE A TODOS NOS VISITA En este mundo hay incrédulos y creyentes para todos los gustos, pero hay algo tan común a todos los seres humanos que a nadie pone en duda: el misterio del dolor y la muerte. Y estos temas -especialmente el dolortan importantes casi nadie los comenta en sus escritos, si bien los hombres más destacados por su genialidad y talento casi siempre nos dejan miles de páginas escritas que abarcan infinidad de temas, sin que nadie consiga enseñarnos a huir y librarnos de la cruz que Cristo nos promete. Sólo el Santo Padre y sus secuaces -los profundamente católicos- nos dan una explicación bíblica que la mayoría de los hombres no comparte. Pues cuando la Iglesia les habla del pecado original y el castigo que por él ha venido al mundo, la respuesta más generalizada es ésta: “¿Qué culpa tengo yo de lo que han hecho Adán y Eva?”. Y es que casi nadie quiere sentirse heredero de los males que nos dejaron nuestros primeros padres, y sí de los bienes que heredamos de nuestros queridos familiares. Y es curioso que tanto se desmienta la palabra de Dios y nadie haya conseguido replicarla con motivos que clarifiquen el porqué de tantos males como diariamente suceden en el mundo: hace algunos días dos familias quedaron enlutadas para toda la vida por la muerte ignominiosa y horrenda de dos guardias civiles, asesinados por las bestias de ETA. A continuación, 45 familias más por el accidente de un autobús que parece se atribuye a la imprudencia del conductor. 100

Por otra parte, las guerras nos dan cuenta de miles de muertos y esclavos del poder, mientras tanto millones de niños y hombres se mueren de hambre en los países del Tercer Mundo por el egoísmo y la irresponsabilidad de los que tanto tienen y sus conciencias embotadas no son capaces de desprenderse ni siquiera de lo más elemental y superfluo. Y como la “justicia y la paz se besan" (Salmos 85, 11), mientras continúe la injusticia se besará con la guerra, el hambre y el crimen. He ahí dónde nos lleva el pecado original cuando falta la verdadera religiosidad para paliarlo y arreglar un poco este mundo egoísta y feroz. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 28-8-92

101

42.- FEDERICO PARALÍTICA

CARVAJAL

Y

SU

HIJA

Desde hace muchos años observo cómo las familias cristianas se resignan más fácilmente para soportar las tragedias que la vida nos depara. Esta vez le tocó a Helena Boyra, esposa del que fue presidente del Senado durante dos legislaturas, don José Federico de Carvajal. Contemplo en una fotografía el rostro bonito y majestuoso de esta madre con su hija en los brazos, colmándola de cariño y comprensión, mientras la niña, Clara, de 3 años, pierde la mirada a corta distancia por la parálisis cerebral que ha sufrido cuando apenas contaba diecinueve días. Y aunque la enfermedad es irreversible conforme al dictamen de todos los especialistas que la trataron, su madre no ha perdido la calma en ningún momento y lo lleva con conformidad y sumisión al deber ascético que la caracteriza y manifiesta en la primera entrevista que concede para tratar de este tema tan lúgubre e infausto, pues lo normal es que esta desdicha les acompañe a sus padres hasta el fin de sus días. En otra fotografía que aparece en la revista que nos orienta, se puede ver a Helena Boyra con una sonrisa candorosa y abierta, mientras su mano derecha y con tierna dilección, abarca el cuello de la niña sosteniéndole el rostro para dejarlo en postura normal. Es triste y lamentable pensar que a estas almas inocentes y vírgenes se les dé muerte en el vientre de sus madres por la injusticia de una ley que proyectan los que sólo ven el egoísmo y la materia. 102

Y a la pregunta que le hace la periodista a Helena Boyra sobre lo que ha supuesto la religión en este trance tan duro de su vida, la señora de Carvajal responde: “Dios ha sido mi mejor ayuda. Cuando ocurren estas cosas te preguntas el porqué y no le encuentras explicación. Un padre jesuita amigo mío vino expresamente desde Barcelona y en un breve encuentro me dijo: ‘Gracias a estos niños descubrimos una capacidad de entrega, de ternura, de contemplación, de paciencia, ... una serie de cualidades de las que no nos creíamos capaces. Dios pone estos seres en el mundo para hacer aflorar en el ser humano esos sentimientos desconocidos que tenemos en el fondo de nuestro corazón’”. Viendo la misericordia que Dios infunde en las almas que se abren a El, como Helena Boyra, es muy triste pensar que algunos mandatarios políticos se gasten tantos millones en tergiversar el ideal cristiano que tantos bienes ha hecho al mundo en general, mientras por falta de ese mismo caudal tantos se mueres de hambre. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" y en “LA NUEVA ESPAÑA” 2-9-92

103

43.- EL NUEVO ‘CATECISMO’ Y LA PENA DE MUERTE Pienso que todos los católicos que se precien de serlo y conozcan en profundidad la trayectoria de justicia, libertad, circunspección y religiosidad de Juan Pablo II, se sentirán satisfechos con el nuevo ‘Catecismo universal’ que él ha mandado elaborar para luego leerlo, corregirlo y firmarlo. Es claro que no faltarán los disidentes, como Leonardo Boff, que hace poco abandonó el sacerdocio e identifica a Cuba como el Reino de Dios en la tierra. Tampoco faltarán los abortistas que se rasguen las vestiduras al saber que proclama la pena de muerte, y que dice así: “Se reconoce a los detentadores de la autoridad pública el derecho a la obligación de castigar con penas proporcionadas, comprendida la pena de muerte”. Y continua diciendo: “En la medida en que otros medios... basten para defender las vidas humanas contra el agresor... estos procedimientos no sangrientos son preferibles...”. Si ahora tenemos en cuenta que la palabra de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamento establecen la constitución de la Iglesia, veremos que no podía ser de otro modo, pues todos sabemos que la Iglesia es infalible en materia de fe y costumbres, y como Dios no puede engañarse ni engañarnos, tampoco se puede cambiar la verdadera doctrina católica. Consecuentemente a lo referido, veamos lo que nos dice Dios en el Libro del Éxodo 21, 12-14: “El que hiera 104

mortalmente a otro, será castigado con la pena de muerte... Si de propósito mata un hombre a su prójimo traidoramente, de mi altar mismo le arrancarás para darle muerte”. Y Jesucristo por cinco veces se pone como ejemplo de un rey o señor que ordena la pena de muerte contra malhechores que han asesinado. Tampoco queremos olvidar el aserto o versículo donde nos dice: “No matarás”. Pero ¿a quién se refiere?, ¿a los que matan traidoramente con un tiro en la nuca o a los que lo hacen tan lícitamente como queda dicho?. Es posible que personas sensibles y de buena intención no comprendan estas leyes de Dios, pero la historia nos da ejemplos clarísimos: sabemos por las estadísticas que después del expurgo sangriento y brutal que se practicó tras la Guerra Civil española, en los últimos 30 años han sido condenados a muerte 73 criminales convictos y confesos. Y una vez abolida la pena capital, en un lapso de 12 años aproximadamente, han muerto en enfrentamientos con la Policía más de cien criminales; por aquí vemos que la pena de muerte también beneficia a los mismos malhechores, y si ahora sumamos a todos estos males las mil víctimas que han sido presas de la organización ETA, de los GRAPO y tantos otros asesinos que han practicado el crimen escudados en que su ejecución era imposible de acuerdo con la ley vigente, veremos la razón siempre contundente de Dios y el error de los hombres. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 7-9-92

105

44.- MEDITACIONES El hombre perfecto mantiene su modo de pensar independientemente de la opinión pública. Es tranquilo, afable, pacífico, apacible; no grita ni desespera nunca. Piensa con claridad, habla con mesura e inteligencia, vive con modestia, no murmura de nadie porque comprende todo. Se inclina hacia el futuro y no quiere recordar el pasado para evitar resentimiento. Siempre tiene tiempo para servir. No desprecia ningún ser humano. Causa la impresión del vasto silencio de la naturaleza: el cielo. No es vanidoso. Y como no anda en busca de los aplausos jamás se ofende. Posee siempre más de lo que juzga merecer. Está dispuesto a aprender, aún de los niños. Vive siempre dentro de su aislamiento espiritual, donde no llega el elogio ni la censura. No obstante, su aislamiento no es frío; ama, sufre, piensa, comprende y enseña al que no sabe. Lo que los otros poseen: dinero, posición social, lujos y placeres, nada significan para él. Sólo le importa lo que el hombre es. Desprecia su propia opinión tan pronto como descubre su error. No respeta costumbres establecidas o veneradas por espíritus mezquinos. Respeta, sí, siempre la verdad.

106

Tiene mentalidad de hombre completo y corazón de niño. Se conoce a sí mismo tal cual es porque conoce a Dios. Cuando todo se oscurece en su vida él sabe que está llegando el amanecer. Y cuando parece que Dios le abandonó, él comprende que nunca lo ha tenido más cerca. Conoce perfectamente el Evangelio y sabe que cuando el Hijo se sintió abandonado por el Padre, sólo le faltaban unos minutos para morir su cuerpo y sentarse a la diestra del Señor. Todos los males que pesan sobre su vida los considera -y acierta- que son bienes retrasados. Firme en la penitencia y la oración, jamás duda de todo cuanto manifiestan los preceptos de Dios. Y es libre y feliz porque, viviendo en el mundo, su alma vuela y disfruta de las alturas celestiales. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS", en "EL ORIENTE DE ASTURIAS" y en “EL COMERCIO” 16-9-92

107

45.- RESPUESTA A LAS HEREJÍAS DE DON ANTONIO H. D’OLIVEIRA Sr. Director: Le agradecería la publicación de mi carta en respuesta a don Antonio H. D’Oliveira, publicado su escrito el pasado día 12 del actual mes. ¿Es posible que alguien se atreva a destruir de un plumazo el ideal cognoscitivo de 266 papas, miles de cardenales -vivos y muertos- decenas de miles de obispos que han ido desapareciendo de la Iglesia, sin excluir los 3.600 que la gobiernan actualmente?. Y a todo esto hay que sumar los miles de santos y doctores que nos miran desde los altares después de gastar sus talentos escudriñando la Sagrada Biblia hasta lo más profundo de sus raíces y buceando en lo más esencial de la filosofía, sin tener en cuenta los buenos católicos que se pueden contar entre los 926 millones de bautizados. Pues bien, todo esto lo invalida don Antonio en tres folios con su pobre filosofía. El quiere tergiversar y dilucidar los misterios de un Dios que con verdad él mismo considera infinito. Y a este respecto Juan Pablo II ya nos ha dicho “que si el hombre pudiera apresar en las mallas de su inteligencia los misterios de Dios, lo habrían convertido en las dimensiones mezquinas de un ídolo”. Con todo lo dicho no intentaremos persuadirlo con medios o palabras humanas, sino con las mismas palabras de ese Dios infinito: En su escrito nos dice que “según los doctos teólogos y demás responsables de la enseñanza de la fe, pecado es todo aquello que ofende a Dios. Vana y equivocada pretensión del hombre. ¿Puede el hombre ofender a Dios?. Rotundamente no”. 108

Y ahora nos encontramos que no solamente puede el hombre ofender a Dios, sino que puede ultrajarlo, es decir, ajar, insultar, mancillar o injuriar, como lo demuestran sus palabras en el Libro 2º de Samuel 12, 14: “Pero por haber ultrajado a Dios con ese hecho, el hijo que te ha nacido morirá sin remedio”. ¿No es esto castigo por el pecado de David?. Y continúa diciendo don Antonio que “no sólo se ha mantenido el falso concepto de pecado, sino que se le agrega el castigo divino, trastocando la infinita misericordia de Dios en finita, pues donde hay castigo no hay misericordia”. Veamos otro castigo que Dios impone en el libro del Éxodo 21, 12-14: “Pero el que se atreva a matar a su prójimo con alevosía, hasta de mi altar le arrancarás para darle muerte”. Con respecto a la salvación parece -según don Antonio y lo que copia de otro compinche- que hasta Satanás será perdonado al final de los últimos tiempos. Acerca de lo dicho líbreme Dios de hacer juicios sobre las almas que puedan condenarse o ir al cielo, y por eso le sugiero reflexionar sobre las palabras de Dios en Mateo 7, 14: “Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella; más ¡qué estrecha la entrada y qué angosto el camino que lleva a la vida!; y qué pocos son los que la encuentran”. Y continua don Antonio en otro aserto de su escrito: “Rechazamos esos falsos y equívocos conceptos de la ira de Dios”. 109

Respuestas de Dios: Romanos 1, 18: “En efecto, la ira de Dios se revela desde el cielo contra la impiedad e injusticia de los hombres...”. Romanos 2, 5 y 6: “Por la dureza y la impenitencia de tu corazón vas atesorando contra ti cólera para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios...”. San Juan 3, 36: “...¿Será acaso injusto Dios al descargar su ira? ¡De ningún modo!...”. Romanos 4, 15: “... Porque la ley produce la ira”. Colosenses 3, 5 y 6: “Por tanto, mortificar vuestros cuerpos terrenos: fornicación, impureza, pasiones, malos deseos y la codicia, que es una idolatría, todo lo cual atrae la ira de Dios...”. Efesios 5, 6: “Que nadie os engañe (como don Antonio) con vanas razones, pues por eso viene la ira de Dios...”. Y sigue diciendo don Antonio: “Desde milenios se nos viene inculcando el temor a Dios. A Dios no hay que temerle, hay que amarle”. Ciertamente hay que amar a Dios sobre todas las cosas, pero al negar el temor a Dios cae en otra herejía como lo prueban las mismas palabras de Dios. Veamos: Hechos de los Apóstoles 10, 22: “Ellos respondieron: El centurión Cornelio, hombre justo y temeroso de Dios”. Hechos de los Apóstoles 10, 34 y 35: “Dios no hace acepción de personas, sino que en cualquier nación el que le teme y practica la justicia es grato”. Romanos 11, 20: “...Tú, por la fe te mantienes. ¡No te engrías!; mas bien teme”. Efesios 5, 21: “Sed sumisos los unos a los otros en el temor de Cristo”. Apocalipsis 14, 7: “...Temed a Dios y dadle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio...”. Salmos 111, 10: “...Principio del saber, el temor de Dios”. 110

También nos dice don Antonio que “el blasfemo ofende al creyente y no a Dios”. A esto también responde Dios en Levítico 24, 10 y 16: “Quien blasfema el nombre de Dios, será muerto”. Terminaré diciendo que todos los asertos que anteceden han sido copiados literalmente de la Biblia más fidedigna que posee la Iglesia. Biblia de Jerusalén, edición 1.967. Y no continúo haciendo citaciones en consideración a la falta de espacio periodístico. Le saluda cordialmente. Publicado en “EL COMERCIO” 24-9-92

111

46.- RESPUESTA D’OLIVEIRA

A

DON

ANTONIO

H.

En mi carta publicada en este mismo diario el pasado día 24 de septiembre le hablaba de las herejías que centraba en la suya. Si ahora tenemos en cuenta que herejía es un error en materia de fe sostenido con pertinacia, veremos por lo que ahora le replico -una vez más- que mi calificativo no puede ser más exacto ni más benévolo, sin miel y sin vinagre, pero impregnado de oración. Pues si de las dieciséis citas bíblicas que le presenté no se dignó aceptar ni una sola, es claro que trata de pasar por encima de los preceptos de Dios con pertinaz herejía. Piense que en todas las iglesias católicas del mundo, después de hacer públicas las lecturas que le he citado en mi carta y algunas de las que usted señala y rehúsa del Génesis, el sacerdote termina siempre con la misma frase: “Es palabra de Dios”. Pues bien, usted indirectamente las llama farsantes y embusteras a todas las iglesias. ¿No le parece demasiado atrevimiento ese dicterio en una nación donde las últimas encuestas nos dicen que el 90 por 100 de los españoles somos católicos?. Es claro que Hans Kung ha sido un eminente teólogo dentro de la ortodoxa doctrina católica y un colaborador del Concilio Vaticano II, nombrado por el Sumo Pontífice que actualmente se encuentra en proceso de beatificación, Juan XXIII, pero todo parece que no ha sabido digerir con humildad la fama y los honores mundanos, por lo cual se ha ido degradando en su religiosidad y terminó siéndole prohibido hablar en nombre de la Iglesia Católica por Juan Pablo II. Y si usted 112

pondera y admira a los disidentes como éste, es claro que se encuentra en el grupo de los mismos o pertenece a alguna de las sectas que andan por ahí. Pues de católico le aseguro que tiene muy poco, si es que tiene algo. Los católicos de verdad respetan las palabras de Dios y no cometen la osadía de tergiversarlas o corregirlas como viene haciendo usted en sus escritos. Ya sabemos que la Sagrada Escritura no es un dictado literal por el Espíritu Santo, pero sí un mensaje revelado por El mismo y expresado en palabras por los autores de los Sagrados Textos. San Pedro -ese Santo gigante que murió crucificado por defender las verdades del Hijo de Dios- ya nos advierte en su carta 2, 1-2: “Pues debéis ante todo saber que ninguna profecía de la Escritura es objeto de interpretación propia (personal), porque la profecía no ha sido jamás proferida por humana voluntad, sino porque, llevados del Espíritu Santo, hablaron los hombres de parte de Dios”. Su falta de amor a la Iglesia católica y de religiosidad, se destila con los papas que menciona como ovejas negras de la Iglesia. Y esto a los verdaderos cristianos nos aumenta la fe en Cristo Jesús, pues todo ha sido advertido por El en sus Evangelios. Téngase en cuenta que a Jesucristo le han fallado y traicionado el 8 por 100 de sus doce apóstoles, Judas, y “como el discípulo no puede ser más que su Maestro”, es claro que ahora con 929 millones de católicos, tengamos 74 millones de Judas dentro de la Iglesia. Siendo así se cumple, una vez más, la palabra del Señor, porque “pasarán el cielo y la tierra, pero mis palabras no pasarán”. 113

Me complace que usted haya mencionado el nombre del premio Nobel de Física, Albert Einstein, pues no pertenecía a ninguna secta y sí creía en Dios: “Mi religión consiste -nos dice- en una humilde admiración hacia el espíritu superior y sin límites que se revela en los mínimos detalles que podemos percibir con nuestros débiles y frágiles espíritus. Esta profunda convicción sentimental de la presencia de una razón superior revelándose en el universo es mi idea de Dios”. Por aquí vemos que la verdadera sencillez (sin la osadía de intentar corregir los Sagrados Textos) también afluye en los grandes talentos. Y es el jugo que brota de la inteligencias más privilegiadas, es decir, el sedimento del genio que alcanza las cumbres más altas y al ver lo escampado se queda sumido en la poquedad que todos representamos frente a la palabra de Dios. Publicado en “EL COMERCIO” 11-10-92

114

47.- A DON ANTONIO H. D’OLIVEIRA En primer lugar quiero agradecer las cartas de apoyo que han sido publicadas por los señores Constantino Rivero Fraga y Cándido Romero Fergusón, discretas, sencillas y bien asentadas sobre la roca de Pedro. Intentaré ser lo más breve posible por respeto y consideración al Decano de la Prensa Asturiana que tantos miles de hojas desparrama desde Gijón hasta Madrid, donde lo compra mi yerno. A don Antonio me permito sugerirle que abandone el “comunismo blanco” que propugna y se acerque al partido que menos lejos se encuentre de los preceptos de Dios, para no contribuir a la matanza de los nonatos en el seno materno, si es que su “biblia” particular no está de acuerdo con los abortistas. También nos dice que lee las primeras lecturas y dice al final “palabra de Dios” para arrancar a los fieles, “te alabamos, Señor”, y no está de acuerdo con lo que dice. Pues bien, si usted no cree en lo que dice a los fieles y lo hace público en un diario con varias decenas de miles de tirada, es hora de que caiga en la cuenta de la situación en que deja a los fieles con las mentiras que practica y divulga, y esto es propio de un filosofastro. Vuelve usted con el teólogo Hans Küng y ya le di mi respuesta el pasado día 11 del actual mes. Acerca del que ahora me refiere, Leonardo Boff, el franciscano que abandonó el sacerdocio e identifica a Cuba con el Reino de Dios en unas declaraciones publicadas por el semanario cubano “Bohemia”. Creo que 115

con esto todo queda dicho sabiendo las monstruosidades cometidas por el tirano comunista y la situación caótica y hambrienta en que se encuentra el pueblo noble y sincero de la Isla. Pero hay más: Leonardo Boff en su tratado de eclesiología quiere una Iglesia para Latinoamérica independiente teológicamente y democrática, es decir, que el Santo Padre sea elegido por un plebiscito de cristianos, ateos y abortistas. Siendo así se habría convertido la santa Iglesia de Dios en miles de partidos políticos desparramados por todo el universo. Y esto es lo que pretende su ponderado compinche. Queriendo ignorar que la Iglesia es jerárquica por Derecho divino. Y sigue diciendo por segunda vez don Antonio: “Habrá leído que corto la relación (de las ovejas negras de la Iglesia se entiende) para no romper las tejas de nuestro tejado”. Acerca del aserto ya le di mi respuesta y ahora le repito que por Derecho Divino no pertenece usted a la Iglesia de Cristo al negar la palabra de Dios y sí al grupo de los disidentes o sectarios como los personajillos mencionados en lo sobredicho. Iglesia somos todos los que la amamos, la seguimos con la obediencia que Cristo nos exige y no la murmuramos públicamente -aún cuando haya motivos para hacerlo- para que con la buena conducta que a pesar de todo se merece vaya acrecentando el Reino de Dios, que no es Cuba, don Antonio. Continúa usted comentando la imposibilidad de que Moisés encontrara tiempo para escribir los cinco libros sagrados en papiros o pergaminos y no sé cuantas fatuidades más como lo matar los cabritos, despellejarlos, curtir las pieles, etcétera. Y ahí tenemos a San Agustín ese hombre gigante y doctor de la Iglesia- que nació el 13 de noviembre del año 354, cuando tampoco había 116

máquinas de escribir, y nos dejó escritos con su puño y letra en papiros los 24 tomos que publicó la BAC y los que aún faltan sin publicar. Y este eminente fenómeno de santidad, teología y letras -como tantos miles de santosdespués de escudriñar día y noche los Sagrados Textos todos llegaron a la conclusión de que son palabra de Dios, pero ahora nos viene un filosofastro a corregir la Iglesia universal y tenemos que aguantarlo sembrando la confusión entre la gente piadosa y sencilla, como hacen todos los disidentes y enemigos de la verdadera Iglesia de Cristo Jesús. También nos dice que perteneció a la Adoración Nocturna, perteneció, sí, perteneció, pero como en la Adoración Nocturna no hay “comunistas blancos” ni hombres osados que nieguen la palabra de Dios, ya no pertenece. Presume mucho, don Antonio, de haber ostentado cargos y de bendecir los alimentos en voz alta en los restaurantes, mientras otros católicos -según dice ustedno lo hacen. Y yo le digo que los alimentos deben bendecirse en nuestros hogares y discretamente sin que nadie lo perciba en los lugares públicos, pues ya sabe que “lo que haga tu mano derecha no lo sepa la izquierda”. Porque “en verdad en verdad os digo que ya recibisteis vuestra recompensa”. Terminaré diciéndole que con el importe de esa media botella de vino que supongo la beberá todos los días, puede salvar dos vidas en los suburbios del Perú o en Somalia, donde con cinco mil pesetas mensuales visten, calzan, alimentan, catequizan y le dan un oficio a uno de esos niños desgraciados que terminarán muriendo de hambre o robando -o matando- porque los gobiernos 117

de derechas y de izquierdas se lo gastan en armamento -y un poco en pagar abortos- y los dejan así. Y esto se hace muy fácil. Apadrina usted un niño más de los ocho mil que cuida la Asociación Sacerdotal LUMEN DEI en los Andes del Perú y deje el vino, pues a usted le vendrá mejor la tila. Y como le han dicho mis colegas católicos en sus cartas, rece, rece, rece mucho y verá como llega a usted la luz del Espíritu Santo y se pone en línea con la Iglesia de Cristo y de Juan Pablo II, quien nos ha dicho: “La oración es para mí la primera tarea y como el primer anuncio; es la primera condición de mi servicio a la Iglesia y al mundo”. Y que Dios nos bendiga, don Antonio. Publicado en “EL COMERCIO” 29-10-92

118

48.- LA CRISIS DE LA IGLESIA La motivación de la crisis que padece la Iglesia actualmente suele atribuirse a los mandatarios políticos y sus secuaces. No cabe duda que los medios de difusión van mentalizando a las gentes sencillas y se forma el gran confusionismo que se vive en la actualidad. Pero toda la culpa no es de los dirigentes políticos, pues ¿qué hacemos los católicos para paliar tantos males e incertidumbres? ¿Contribuimos eficazmente con la Iglesia para sacarla de la crisis económica y espiritual que atraviesa? ¿Dedicamos nuestro tiempo de ocio y especialmente de nuestras vacaciones para extender el reino de Dios y cumplir con los preceptos de Jesús? ¿Nos preocupamos mucho de llevar gente a los cursillos de cristiandad y a los ejercicios espirituales que la Diócesis de Oviedo y Lumen Dei proyectan frecuentemente en Asturias?. Veamos lo que escribió un fanático comunista francés, acerca de la comparación que establece entre el comunismo y el cristianismo: “El Evangelio de Cristo es un instrumento mucho más poderoso de renovación que el programa revolucionario de Marx. Sin embargo, seremos al fin nosotros, los comunistas, quienes ganaremos el mundo... ¿Por qué? Porque de nuestras ganancias y salarios nos reservamos sólo lo absolutamente necesario y entregamos el resto por la causa del comunismo. A la propaganda comunista dedicamos nuestro tiempo libre, y una parte de nuestras vacaciones. En cambio, vosotros, apenas reserváis ningún tiempo, ni entregáis ningún dinero para la predicación del mensaje de Cristo. ¿Cómo 119

va a creer nadie en el insuperable valor de ese Evangelio si no lo practicáis ni lo propagáis, ni sabéis sacrificar tiempo ni dinero por él?. Lo que pasa es que tenéis miedo a mancharos las manos trabajando por vuestro Dios”. Aceptando la objeción que nos lanza el marxista sin desperdicios, pienso que para mantener un ideal cognoscitivo en el ámbito espiritual y sesgar las dudas que entorpecen el camino recto, el primer paso es la práctica religiosa que se hace necesaria para no perder el contacto con ese Dios que huye de nosotros cuando disfrutamos de una vida mundana ilícita. En segundo lugar -y muy importante- tenemos que seguir fielmente el magisterio del Santo Padre y de todos los obispos que viven en comunión con el mismo y lo defienden siempre. Pues si nos dejamos influir por sacerdotes y obispos disidentes que con frecuencia nos presenta la TVE y los diarios marxistas, es claro que perderemos el rumbo y la fe se diluye rápidamente. Luego vienen esas preguntas que los llamados pensadores que no piensan bien se hacen con tanta frecuencia: ¿Por qué me llevó el único hijo que tenía? ¿Por qué permite que tantos niños se mueran de hambre? ¿Por qué no pone fin al terrorismo? ¿Por qué, después de pecar un corto período de 80 años, me va a condenar para toda la eternidad? Y así podríamos llenar muchos folios, pero pocos piensan con sensatez y admiten que Dios nos ha dado toda clase de libertad para que cada uno actúe a su manera, y por eso los problemas que vamos creando tienen que ser resueltos por nosotros mismos. Y como las leyes de Dios se deturpan, en medio de esta anarquía espiritual nos viene lo que merecemos.

120

Y a todo esto que torpemente describo alguien pensará que todo me va bien, y no es así. Pues Dios también me llevó el único hijo varón que tenía con 24 años y nos dejó enlutados para toda la vida, pero como la fe me dice que Dios es bueno y mi pobre talento no puede dilucidar sus misterios, esa fe me lleva a creer que Él todo lo hace bien, y que este dolor que ahora nos desgarra el corazón, lo he de considerar como una bendición de Dios cuando llegue mi hora postrimera y mi espíritu sea iluminado por la sabiduría divina. Publicado en “EL COMERCIO” 24-9-92 y en “LA VOZ DE ASTURIAS” 9-11-92

121

49.- JUAN PABLO I Y JUAN PABLO II El día 28 de septiembre de 1978 fallecía Juan Pablo I. Un Papa que en su fugaz pontificado nos había llenado de esperanza a los católicos y a muchos que no lo eran, pues su antecesor -Pablo VI- no había sido tan bien acogido como el vicario de Cristo se merece. Y esto hacía que la sonrisa y alegría de Juan Pablo I incrementara la esperanza de una Iglesia más acorde con el mundo actual. El designio que Dios había permitido desbordarse sobre el Papa Luciani y toda la Iglesia en general, habían ensombrecido la fe poco viva de muchos creyentes, y más de un pensamiento habría volado hacia el cielo queriendo corregir al Altísimo por la desgracia que tanto aparentaba lo extravagante y absurdo. Sin embargo, 18 días después, cuando ya se habían expuesto todo tipo de juicios y cábalas acerca del porvenir de la Iglesia y del nuevo sucesor que esperábamos, surgió otra noticia no menos sorprendente e inesperada -esta vez de júbilo- de un Papa polaco que pocos conocían y menos esperaban que podría venir a gobernar los destinos de Roma -y del mundo- con tanta eficacia. Era el hoy mundialmente famoso -Karol Vojtyla- el que ha sido cardenal arzobispo de Cracovia, en Polonia. Era un Papa joven y fuerte; filósofo, poeta (véase el libro titulado ‘Karol Vojtyla, Poesías”), periodista, políglota, y también había sido operario de trabajo bracero y manual en una cantera; un empleado de fábrica; un trabajador más en aquellos tiempos. Este es el Santo Padre del que hoy tanto nos enorgullecemos una gran mayoría de los 900 millones de fieles con que cuenta la Iglesia católica.

122

Sí, Juan Pablo II es un hombre del mundo y de Dios. Un Papa que va desdoblando y practicando el Evangelio de Cristo por todo el mundo. Es Cristo disfrazado que pasa por la Tierra llevando los mensajes del Señor: “Id al mundo entero y predicad el Evangelio”. Pues bien, él ha visitado 103 naciones de las 175 que hay sobre la Tierra, y ha publicado 1.759 discursos en múltiples lenguas. Es el Papa de la democracia y de la libertad. Él sabe que Dios es el campeón de la libertad con todas las criaturas creadas por Él; por eso se opone a las dictaduras y va consiguiendo desmantelar el dislate de los opresores y tiranos que esclavizan las masas y no les dejan ni siquiera conformarse con adorar a Dios. Juan Pablo II es un hombre de fe. Recuérdese cuando María Wanda llegó de Cracovia, confusa y despistada por la gran emoción que sentía al saber que el hombre a quien ella había servido durante 18 años era el nuevo Papa, los periodistas se lanzaron sobre ella con un aluvión de preguntas para conocer la vida íntima de Karol Vojtyla, y esta campesina humilde -sin darse cuenta que sus declaraciones serían noticia en todo el mundo- les declaró: “En la capilla se pasaba horas interminables. No se daba cuenta del frío del invierno. Se olvidaba del almuerzo. En la capilla hay un reclinatorio pero él se arrodillaba en el pavimento con el rostro pegado al cemento”. Y en otras declaraciones nos contó que la cama del entonces cardenal Vojtyla aparecía intacta algunas mañanas por pasarse la noche entera en penitencia y oración. De estos hechos se puede deducir claramente la obediencia a la vida de Cristo (“Orad, orad para no caer en la tentación”), y es de ahí -de Cristo- donde la Iglesia nos presenta el hombre que los intelectuales han dado en llamar “fenómeno Vojtyla”. 123

Terminaré diciendo, con todo respeto y desde lo más íntimo de mis convicciones religiosas, que todos los males que sufre la Iglesia en su interior es por falta de oración de tantos fieles y muy especialmente de algunos sacerdotes y religiosas. He ahí el móvil de las discrepancias que sufre el Santo Padre con los que le debemos la misma obediencia que Cristo le debía y practicó con su Padre Dios. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 29-9-92

124

50.- LOS BENEFICIOS PRÁCTICA RELIGIOSA

PSÍQUICOS

DE

LA

El que ha sido superior provincial de los jesuitas, Gregorio Sánchez Céspedes, frecuentaba nuestra casa y nos iba dedicando los buenos libros que con frecuencia escribía. Un día, después de la sobremesa, me dijo: “Si todas las personas practicaran la religión y se confesaran con frecuencia, las clínicas psiquiátricas tendrían que cerrar”. Y el eminente doctor Ortiz de Landázuri nos ha manifestado que no pocas veces ha tenido que decirles a sus enfermos: “Váyase a casa, haga las paces con su mujer y deje de tomar pastillas, porque su enfermedad (dolor de estómago, ansiedad, dolores precordiales, rechazos profesionales, etcétera) está en el alma, no en el cuerpo”. En no pocas ocasiones -concluía- me hacían caso y al cabo del tiempo volvían para darme las gracias por un remedio tan sencillo y tan eficaz. Y el gran doctor Vallejo-Nágera afirmaba -y actuaba en consecuencia- que muchas enfermedades psiquiátricas no eran tales más que en apariencia. Lo que allí latía era un desgarrón tremendo del alma, producido por las mil formas de pecado en que de hecho sucumbe el hombre moderno que, al no encontrar salida correcta en el perdón del sacramento de la Penitencia, terminan minando la salud y en ocasiones de modo alarmante. Pienso que no hace falta ser médico para llegar a los razonamientos de los doctores antedichos. Pues ¿cómo no va a resentirse el sistema nervioso ante las tensiones internas que produce la infidelidad conyugal y el uso del matrimonio cuando se practica con fines contrarios para los que fue creado?. 125

Y es que la razón espiritual de creer una cosa y practicar otra ya es suficiente para dar comienzo al desequilibrio mental. Y ¿cómo no van a surgir enfermedades psíquicas al simular honradez cuando en verdad se practican negocios sucios que perjudican a centenares o miles de personas que nuestra conciencia -la voz de Dios en el corazón humano- está rechazando constantemente?. Todo esto puede parecer utópico para los increyentes, pero si volvemos a las observaciones del doctor Ortiz de Landázuri, veremos que los hombres no son animales por grande que sea su degradación. Por eso, agnósticos, indiferentes y practicantes, debieran de considerar su valoración, teórica y práctica, del sacramento de la Penitencia. Pues cuando la culpa se perdona, deja de generar complejos de culpabilidad, y sí estado de ánimo sereno y optimista. Los complejos de culpabilidad suelen ser consecuencia de un remordimiento que no ha sido ni confesado ni perdonado. Y esto es aplicable a todos los ámbitos de la vida. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-10-92 y en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 11-12-92

126

51.- ¿SERÍA BUENA LA SUPRESIÓN DEL CELIBATO EN LA IGLESIA? El arzobispo emérito de Viena, cardenal Franz Koenig, hizo unas declaraciones sobre el futuro del celibato en la Iglesia católica, y expresa su convicción de que dicha normativa podría desaparecer en el futuro. Y es de notar que el ex arzobispo de Viena -se dice- ha sido uno de los obispos europeos más influyentes y destacados en la Iglesia cuando Pablo VI la gobernaba, pero esta influencia se fue desmoronando cuando accedió al Solio Pontificio Juan Pablo II. No sólo por estas ideas que germinaban en el purpurado, sino porque Koenig fue uno de los impulsores de la llamada ‘ostpolitik’ que encomiaban el diálogo con los regímenes comunistas, lo que dio lugar a graves enfrentamientos en el seno de la Iglesia católica. También hubo grandes tensiones en Austria a raíz de los últimos nombramientos episcopales, pues los progresistas levantaron duras críticas y llegaron a bloquear la entrada a la catedral en la que se iba a celebrar la consagración de un obispo diocesano designado por Juan Pablo II. Y es que Juan Pablo II encauza el progreso verdadero por el camino que Jesucristo nos dejó enmarcado en sus Evangelios, pero ese progresismo liberal que quiere deturparlo no lo aceptará nunca. Acerca del celibato sacerdotal, también es cierto que nada se opone directamente en la Constitución de la Iglesia, es decir, en la Sagrada Biblia, pero el Eterno Sacerdote -Cristo- (Salmos 110, 4) ha vivido 33 años con nosotros anonadando las pasiones y permaneciendo 127

célibe hasta el fin de sus días. Y San Pablo -en 1Co 7, 38nos dice que el matrimonio es bueno pero la virginidad es mejor. Si ahora razonamos sobre la supresión del celibato para los sacerdotes, veremos que los inconvenientes le dan la razón al estado que Cristo escogió para su persona. ¿Puede un sacerdote, con esposa e hijos, dedicarse plenamente a las misiones escalando decenas de pueblos en los montes andinos del Perú? ¿Es una forma de religiosidad perfecta -la que Cristo exige- el hecho de que un sacerdote frecuente las discotecas o lugares donde se reúne la juventud para piropear a las chicas entre las que busca su futura esposa? ¿Puede la Iglesia sostener los gastos que conllevan las supuestas familias numerosas que constituirían los cientos de miles de sacerdotes con que cuenta la Iglesia universal? ¿Continuarían existiendo las comunidades religiosas donde ahora sólo conviven los clérigos? ¿Seguirían aportando limosnas las familias humildes para sostener la prole de los sacerdotes que ciertamente intentarían vivir confortablemente y educar a sus hijos en colegios más selectos que los de muchos de los que hoy colaboran con el óbolo de su pobreza?. El cuestionario de preguntas sería interminable, pero que el laico y el religioso saquen sus conclusiones y examinen si los 266 Papas se han equivocado al sostener el celibato hasta hoy. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-10-92

128

52.LAS DESGRACIAS RAYMOND BURR

SUFRIDAS

POR

El dolor que acecha y padece el ser humano es bien conocido de todos, pero la disparidad entre unos y otros se refleja claramente en las biografías que se escriben sobre las personas importantes, y no hace falta ser experto en hechos históricos para comprenderlo, basta con observar un poco el entorno que nos rodea para ver la desproporción que existe entre las familias conocidas por los consideradores, pues mientras unos sonríen y disfrutan del bienestar social y familiar, otros lloran amargamente por las desgracias y las miserias que les acosan hasta el fin de sus días. Tal vez por eso el viejo adagio nos dice que ‘hasta el fin nadie es dichoso’. Y eso me recuerda la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro que todos conocemos (Lucas 16, 19-31). Me sugiere este preámbulo la historia del actor Raymond Burr, el conocido intérprete de ‘Ironside’ y ‘Perry Mason’. Un hombre recio, grave, optimista y de carácter fuerte y majestuoso; con todo, se dibujan en su semblante las huellas del dolor sufrido por las desgracias que viene padeciendo a lo largo de sus 75 años. Pues cuando contaba 13 tuvo que abandonar la escuela, al perder su padre el empleo; seguidamente se trasladó a Nuevo México, donde trabajó como bracero. Algún tiempo después, seguro de sí mismo por las cualidades antedichas, y la fuerza sobrenatural que le daba su ideal cristiano, se fue a Canadá para luego comenzar su carrera profesional. Cuatro años después, ya comienzan sus primeros frutos dando clases en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

129

En 1942, trabaja en Hollywood y se casa con una joven inglesa llamada Annette, que pronto le dará el primer hijo. Su esposa falleció en accidente de aviación en 1943. En 1950, se casa en segundas nupcias con Laura Morgan. En plena luna de miel, Laura cae enferma. El diagnóstico no dejaba lugar a dudas: cáncer. Las desgracias se sucedían cuando, en 1952, su hijo Michael fallece a los diez años, víctima de leucemia. Dos años más tarde, su esposa Laura dejaba de existir. “Nadie puede saber de la intensidad de mi sufrimiento -dice Raymond-. Si no me caracterizase por mi optimismo, yo, que viví una infancia y adolescencia miserable, hace tiempo que me hubiese suicidado”. En el año 1975, protagonizó la biografía televisiva del que había sido su amigo y admirador, Juan XXIII, titulada ‘Un hombre llamado Juan’. Así consiguió una gran fortuna que le permitió comprar las islas de Naituba, en las islas Fiji. Allí favoreció a los habitantes de la isla piadosamente y construyó una iglesia y una escuela. También pagó los estudios a 24 chicos y chicas de las Fiji. Finalmente, el actor, que lucha contra el cáncer de colon que padece, confiesa con serenidad no albergar el menor temor a la muerte. En estos momentos nos dice: “Sólo deseo ponerme en paz con Dios. Toda mi fortuna irá destinada a mis familiares, amigos y, sobre todo, a obras benéficas. Trataré de ser justo y que las personas menos favorecidas no estén ausentes en mi última voluntad”. 130

Sintetizando lo máximo posible, hemos descrito torpemente la historia de un santo varón que ha sido privilegiado por Dios según el parecer de todos los santos, y como botón de muestra termino copiando literalmente un párrafo del santo cura de Ars: “Dígnese Nuestro Señor concedernos la alegría del sacrificio y el dolor; jamás nos da pruebas más señaladas de su amor que con los sufrimientos, como si no pudiera llegar al cumplimiento de sus designios sino por ese camino, único que conduce al cielo”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 31-10-92

131

53.- CONSAGRACIÓN DE RUSIA Quisiera rectificar la noticia divulgada por la Agencia EFE el pasado día 14 del actual mes en el diario ABC. Pues acerca del incidente ocasionado por el sacerdote canadiense Nicholas Grunner frente a las puertas del Convento de las Carmelitas Descalzas de Coimbra, cuando la vidente (sor Lucía) se disponía para recibir a la ex-presidenta de Filipinas, Corazón Aquino, no tiene razón de ser, toda vez que este clérigo pretende presionar al Santo Padre para que haga correctamente la consagración de Rusia. Y en un coloquio entre la vidente de Fátima y una familia asturiana que se relacionan con sor Lucía desde hace 16 años, la religiosa iluminada les manifestó: “La consagración de Rusia la hizo Pío XII cumpliendo en parte este deseo de la Virgen con mención especial a Rusia, el día 31 de octubre de 1942, y haciendo la consagración sólo de Rusia el 7 de julio de 1952” en la forma que sigue: “Como hace algunos años consagramos todo el género humano al Corazón Inmaculado de la Virgen, Madre de Dios, así ahora, de un modo especialísimo, dedicamos y consagramos todos los pueblos de Rusia al mismo Inmaculado Corazón”. Y ha dicho “en parte” sor Lucía porque no ha sido en unión con todos los obispos del mundo, como la Virgen lo pidió. Y al preguntarle a sor Lucía, la familia antedicha, si Rusia se convertiría en la fecha mencionada si Pío XII hiciera la consagración al unísono con el pedido de María, la vidente afirmó: “Es claro, para Dios no hay imposibles”. Finaliza la vidente diciendo que también la hizo Pablo VI en condiciones parecidas. Pasados unos años asistió el que subscribe a la consagración que hizo Juan Pablo II en Fátima, mencionando especialmente a Rusia. Algunos meses después, la jerarquía eclesiástica -pienso 132

que el nuncio de Su Santidad en Portugal- le preguntó a sor Lucía si había sido hecha conforme al pedido de la Virgen, y la vidente respondió con las palabras de María: “Ha venido el momento en que Dios pide al Santo Padre que en unión con todos los obispos del mundo haga la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, prometiendo salvarla por este medio”. Informado Juan Pablo II de lo sobredicho, decidió llevar la imagen de la Virgen de Fátima a Roma y hacer a sus pies la consagración en unión con todos los obispos del mundo. Y sor Lucía le dijo a la referida familia asturiana que por fin todo había sido hecho con perfección. En Asturias también ha sido hecha la consagración por el señor arzobispo, don Gabino Díaz Merchán, en Covadonga, donde tuvimos el placer de asistir los asturianos. Ahora todos sabemos que después de cumplirse el pedido de Nuestra Señora, comenzó la noticia de la llamada “perestroika” y gracias a Dios y al Santo Padre hoy tenemos libertad de religión en Rusia. Asimismo se cumplió la primera Profecía de la Virgen, cuando anunció que a Jacinta y a Francisco los llevaría en breve al cielo, cumpliéndose su promesa veinte meses después, mientras que a sor Lucía le prometió dejarla en la tierra para divulgar la devoción a su Corazón Inmaculado, y hoy cuenta sor Lucía 85 años, y en el Ejército Azul de Nuestra Señora de Fátima ya somos 23 millones de socios en todo el mundo. Sólo falta por cumplirse el castigo anunciado si el mundo no se corrige. La forma del castigo se encuentra escrita en el llamado “Secreto de Fátima”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 7-11-92 133

54.- ¿ES BUENA LA ABSTINENCIA? Dejando de lado el mérito que tiene el sacrificio que cuesta la abstinencia recomendada por la Iglesia, es conveniente para la buena salud el comer y beber con la máxima prudencia. Y aunque parezca pueril el decirlo, nuestra frágil naturaleza ha sido deturpada por el pecado original y necesita estar sujeta a la razón de la experiencia y a la sabiduría eclesiástica. Uno de los alimentos más codiciados y apetitosos que cuenta con abundantes proteínas, es la carne. Y el Papa Urbano V, creyendo que era muy perjudicial para la salud la carencia absoluta de carnes, propuso a los conventos de cartujos que tal disposición se anulase. Los silenciosos formaron entonces una embajada con los miembros más robustos y ancianos de la Orden, que se presentó al Papa en Aviñón, para decirle: “Acudimos a Vos para demostrar que el deleite de comer carne no fortalece en nada el cuerpo del hombre, sino que encima de conturbar las luces del espíritu, hace la vida de aquél muy propensa a las enfermedades, y por lo mismo la acorta... Sin gustar en mi vida de monje, por cierto algo larga, bocado de carne, este humilde siervo que os habla, pasó ya de los cien, y ninguno de los que venimos aquí es menor de los noventa años”. Conmovido el Pontífice ante aquellas razones, dijo a los cardenales: “Dejemos en paz a los cartujos en la ruda simplicidad de sus costumbres”. Y revocó el anterior acuerdo. Por eso los cartujos se abstienen de comer carne hasta hoy. La princesa Luisa, hija de Luis XV, que entró de carmelita, a pesar de la continua abstinencia y ayuno habitual y demás austeridades de la nueva vida, adquirió 134

un fuerte vigor que nunca tuvo en la vida regalada del palacio de su padre. Fue a visitarla el rey Gustavo de Suecia, y al ver la pobreza y estrechez de su celda, exclamó: “¿Es ésta por ventura la morada de una princesa de Francia?” “Ciertamente -contestó ella-. Y aquí duermo mejor que en Versalles, y logro la robustez que antes no tenía”. Hipócrates, eminente médico de la antigüedad, en tiempos anteriores a Jesucristo, vivió muchos años y lo atribuía a su moderación en el comer. “Nunca -decía- me levanté harto de la mesa; siempre quedaba algún rinconcito vacío”. Y Galeno, también famoso médico de la antigüedad, acostumbraba a ayunar todas las semanas para conservar mejor la salud. El Papa León XII decía “que muchos no comen para vivir, sino para acortarse la vida”. Otro famoso médico francés, al visitar por vez primera la casa de un cliente, pidió que le llevasen a la cocina. Saludó a la cocinera con mucha cortesía y le dijo en tono de guasa: “Nosotros, los médicos, lo debemos todo a las gentes de cocina. Nuestro agradecimiento debe ser eterno, porque, a no ser por los buenos cocineros, los médicos tendríamos que pedir limosna”. Y todo esto no solamente debiéramos de llevarlo a la práctica porque de “cenas buenas están las sepulturas llenas”, sino porque los miles de niños que diariamente se mueren de hambre lo hacen reclamando los excesos alimenticios de los países más desarrollados, independientemente del mérito cristiano que realmente tiene. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 19-11-92 135

55.- EL SANTO PADRE E INDURAIN No se puede negar que también la vida terrena tiene sus etapas de felicidad, si bien que la felicidad nunca completa- tiene dos vertientes que la minimizan: lo poco que cunde el tiempo cuando se pasa bien y la prontitud con que se avecinan los inconvenientes o infortunios. Esta vez la dicha ha sido para Indurain, su esposa y familiares, me alegro. Cuando estas líneas sean publicadas, Miguel Indurain y su bella y simpática esposa -Marisa- estarán pasando la luna de miel y recordando el encuentro dichoso y risueño que han tenido con el Santo Padre el pasado día 28 de octubre. Sí, Miguel -el mejor del momento en el mundo y el mejor corredor español de todos los tiempos- y su novia, acompañados de los padres del ciclista, Isabel y Miguel, y el director del equipo Banesto, José María Echávarri, ocuparon la primera fila, y Juan Pablo II, tras su alocución, se acercó a nuestro campeón, felicitándole, bendiciéndole, al igual que a su familia y les entregó sendos rosarios (el de Marisa de perlas blancas). Por su parte, Indurain le regaló al Papa una bicicleta de montaña y los jerseys de líder del Tour y del Giro. - He venido a Roma -le dijo Miguel al Santo Padrellevado por mi condición de cristiano y por el amor que desde pequeño me inculcaron por la figura del Papa. Yo estaba emocionado -sigue diciendo Miguel-. Le regalé la bicicleta diciéndole: “Tome, Santidad, para que se anime a hacer ciclismo.” Y él sonrió cariñosamente. Miguel se suma con esta visita a Juan Pablo II a la lista de los grandes campeones del ciclismo que han sido 136

recibidos por los Papas. Recordemos a Fausto Coppi cuando le regaló una de sus bicicletas a Pío XII. Igualmente hizo el belga Eddy Merckx con Pablo VI. Juan Pablo II también ha recibido en varias ocasiones a grandes campeones, el anterior ha sido el italiano Francesco Moser, récord mundial de la hora, precisamente una marca que Miguel Indurain -se diceestá en condiciones de poder superar. También recibió en París el Velo de Oro Mundial. Después -como todos sabemos- viajó a Oviedo para recibir el Premio Príncipe de Asturias de Deportes. Terminaré diciendo que siento una especie de envidia sana por este famoso deportista. No tanto por los éxitos obtenidos como por la humildad con que los subordina a la protección de Dios y a su religiosidad sin hacer alarde de nada. Y es que a mi parecer -y estoy convencido- nadie consigue realizarse plenamente en su vocación si le falta un ideal cognoscitivo en dirección a lo transcendente y al Rey de la misericordia y la bondad: Cristo Jesús. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 26-11-92

137

56.- ¿EXISTE EL VERDADERO ATEO? Pienso que sólo existe un número muy exiguo de personas agnósticas que no sientan la curiosidad o deseo de reunirse con el Santo Padre y dialogar con él, como lo prueba el hecho de que tantos personajes ateos hayan solicitado audiencia a los distintos papas que se vienen sucediendo. Y lo que nadie puede dudar es el privilegio que sienten todos los católicos que son recibidos por el Vicario de Cristo. Cuántos seglares -y religiosos también- me han dicho llenos de ilusión y ufanía: “¡Estuvimos con el Santo Padre! ¡Me cogió la mano! ¡Me regaló un rosario!”, etcétera. Y es que cuando una persona sencilla y humilde practica y vive la religión, a casi todos nos pasa desprevenidos, pero cuando se trata de un católico que ha sido elegido entre 1000 millones de fieles para substituir a Cristo en la Tierra, a todos les da qué pensar, y no pocos personajes y personajillos -ateos y agnósticos- se habrán preguntado después de dejar el Vaticano y dialogar con él: “¿Tendrá razón este hombre y tantos millones de secuaces?”. Y esto me recuerda la entrevista que le hicieron al señor Carrillo en TVE hace unas semanas, cuando la hija de Lola Flores (Lolita) le interrogó: “¿Rezó algo la noche del 23-F?”, “No, -respondió Carrillo- me puse en paz con mi conciencia”. Y ahora me parece oportuna la frase de Albert Einstein cuando decía: “Si no existe infierno ni pecado, ¿por qué se siente el hombre tan insatisfecho con su conducta?”. Es decir, si para el señor Carrillo no existe la vida postrimera ¿para qué se puso en paz con su 138

conciencia?, ¿no es esto una prueba de que en su conciencia existe un temor a lo transcendente?. Es decir, a Ese que los católicos llamamos Dios. Hechos como este me hacen creer que el verdadero ateo no existe. Algo parecido me recuerda el señor Fernández Ordóñez cuando en la última entrevista televisiva próximo a la muerte- decía a la interlocutora: “He cumplido con mi deber y estoy tranquilo”. Y a todo esto me pregunto: ¿Qué importa al que tiene certeza que todo termina con la muerte, que tiene encima, el haber cumplido o no con su deber? ¿Qué importa lo que diga la conciencia al moribundo que niega taxativamente todo lo transcendente? ¿Qué importa pasar a la historia como un héroe honrado y valioso si todo se termina con la muerte? ¿Qué importan las calles que nos recuerden o monumentos que nos ‘inmortalicen’ mientras un cuerpo sin alma se lo comen los gusanos y hasta las cenizas desaparecen?. Pero ¿quién no siente la mayor o menor preocupación del libro de su vida que ha dejado escrito en el papel o en el aire?. Y vuelvo a preguntarme el porqué de estas preocupaciones cuando la vida del cuerpo le llega el momento de fenecer. Creo ciertamente que estos porqués tienen sus raíces en el juicio final y en el castigo que según los hechos se puede merecer. Concretando: ¿No será el temor de Dios que subyace en el subconsciente del que se dice ateo?. Publicado en “EL COMERCIO” 15-11-92, en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 4-12-92 y en “LA NUEVA ESPAÑA” 15-12-92 139

57.- ¿ES BUENO SACERDOTES?

QUE

HAYA

MUJERES

Pienso que los cristianos debiéramos ser más comprensivos con todos los que no piensan como nosotros. Esto no quiere decir que les vayamos a dar la razón, que no tienen, a los que contradicen al supremo Maestro y tratan de deturpar la figura más perfecta que registra la Historia en todas las generaciones habidas y por haber, pero comprender a los que ignoran todo esto, o quieren ignorarlo como acto de defensa propia, conlleva consigo la mayor de las virtudes: la caridad. Por eso, cuando falta la gracia infusa que nos puede infundir el Espíritu Santo, se sobrepone la inteligencia material y discurre por cauces prácticos y convenientes conforme al deseo o instinto corporal. Creo que algo parecido está ocurriendo en la Iglesia anglicana al convocar un “plebiscito” para decidir si las mujeres pueden ser sacerdotes, no sólo sin tener en cuenta el peso de la tradición bimilenaria de la Iglesia católica, sino que no han tenido en cuenta que el mensaje de Cristo no es solamente lo que Él dijo, y sí también lo que hizo. En Jesucristo todo es revelación y doctrina, lo mismo cuando se expresaba en parábolas o alegorías que cuando practicaba los milagros. ¿Es que el verdadero cristiano puede creer que Cristo se equivocó cuando sólo se reunió con hombres para la Última Cena sin incluir a su propia Madre? ¿Alguien puede pensar que se dejó influir por la mentalidad machista de aquella época al no haber escogido una sola mujer en el grupo de sus apóstoles?

140

Bien sé que las señoras feministas y tantas otras culparán al Santo Padre y a los obispos y sacerdotes tratándoles de machistas y retrógrados, pero hemos de tener en cuenta que el Vicario de Cristo y todos sus adeptos tenemos que posponer todo lo que nos rodea si queremos ser verdaderos cristianos (Lc 14, 26). Y no hay que olvidar que Cristo ha sido el valiente defensor de la dignidad que la mujer se merece. Pero si rechazamos apartados del Evangelio o destruimos hojas que nos parecen anticuadas, porque algunos dicen que han sido asociadas a valores culturales de aquélla época, todo se desmoronaría y a Cristo lo habríamos convertido en un personaje histórico más, desapareciendo la divinidad que es la esencia misma de Dios. Terminaré diciendo que la Iglesia siempre ha sido tradicional, respetando y cumpliendo la doctrina de Cristo. Si a esta posición fiel y sincera a los preceptos de Jesús alguien la califica de machista, a los cristianos nos toca hincarnos de hinojos y pedir por ellos sin críticas o murmuraciones: “No juzguéis y no seréis juzgados” (Mt 7, 1). Publicado en “EL COMERCIO” 2-12-92", en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 4-12-92 y en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-12-92

141

58.- LOS ERRORES DEL ABORTO He leído con frecuencia las dificultades que los médicos encuentran para detectar con “certeza” la subnormalidad o deficiencia mental en los niños incipientes que se encuentran ocultos en los vientres de sus madres. Y este porcentaje de errores que muestran los análisis correspondientes, no pocas veces les induce a las madres a practicar un aborto no deseado. Ayer, precisamente, hablando con una de mis sobrinas, Domitila Colao Álvarez, residente en Pravia, me contaba la triste historia del quinto hijo. - Mire, tío Antonio, cuando me dijeron que mi hijo sería subnormal, no puede imaginarse las lágrimas y depresiones que sufrí, y un mes después decidí volver a la clínica y hacer un segundo análisis en busca de la más mínima esperanza, pero tristemente el resultado fue el mismo: subnormal. Perdí las ganas de comer y el sistema nervioso cada día se debilitaba más. En esas circunstancias me recomendaron visitar un psicólogo de prestigio, y la solución que me dio fue muy clara: “Usted no tiene otra salida que no sea el aborto, pues si ya tiene cuatro hijos normales ¿para qué quiere más?”. Reaccionó con gran furor e indignación, mientras le decía: “No dejaré que maten a mi hijo aunque venga al mundo con dos cabezas. Dios lo ha creado y a Él corresponde su vida. Lo importante es que muera bautizado.”

142

Y continúa diciendo: “Dejamos al psicólogo, mi esposo y yo, para dirigirnos a la iglesia y postrarnos a los pies de una imagen de la Virgen y dialogar con Ella. ¡Madre! -le decía- bien sé que los cuatro hijos que tengo podrán ofenderte a Ti y a tu Hijo, pero éste no te ofenderá nunca; por eso vengo a darte las gracias y pedirte -si eso es posible y conviene para gloria de Dios y bien de su alma- que nuestro hijo se pueda defender en el mundo, pero tú sabes que aceptamos la voluntad del Altísimo con toda la sumisión que le debemos. Créeme, tío Antonio, no tuve más depresiones ni más tristeza. Me sentía feliz de saber que nuestro hijo jamás pecaría e iría al cielo cuando llegara su hora. Cuando llegó el momento del alumbramiento y los doctores me dieron la gratísima noticia de que mi hijo era completamente normal, me corroía el tiempo que necesitaba para ir corriendo a la capilla y darle gracias a la Virgen por todo lo sucedido. Hoy cuenta cuatro años, José García Colao, y es el más experto de los cinco hermanos, tanto en el colegio de Pravia como en su solicitud, eficacia y celeridad en la convivencia amistosa y familiar.” Terminaré diciendo que debiéramos de aceptar las pruebas que Dios nos envíe por el bien que conllevan para acercarnos más a El y comprobar su misericordia y su bondad. Publicado en “LA 25/Diciembre/1992 VOZ DE ASTURIAS” 24-

143

59.- LECH WALESA: UN EJEMPLO A SEGUIR El presidente de Polonia Lech Walesa en una entrevista concedida a la radio de su país manifestó que se negaría a sancionar una ley que aprobara el aborto, incluyendo en su negativa los supuestos de amenaza para la salud de la madre, violación o malformación del feto. Tampoco aceptaría que la interrupción del embarazo fuera sometida a referéndum, pues actuar de otra forma iría en contra de su conciencia de católico. Las declaraciones del premio Nobel de la Paz se han hecho públicas mientras se elabora un proyecto de ley para la defensa de la vida concebida. Y lo que nos parece admirable es que el Parlamento polaco rechazó por mayoría una moción abortista y desautorizó las pretensiones de la diputada Bárbara Labuda de someter el asunto a referéndum. Entretanto la hija de Jaruzelski está defendiendo a capa y espada algunos movimientos de determinados sectores favorables a lo que Walesa llama “mal del aborto”. Y es que para un católico responsable e instruido en la doctrina de Cristo, lo que es verdad lo es aunque el mundo entero diga lo contrario. La verdad no depende de votos o plebiscitos con mayorías absolutas, sino que reside en la naturaleza misma de las cosas y por eso es inmutable y no se encuentra sujeta a pactos o componendas. Es necesario que las autoridades legislativas y las señoras abortistas se convenzan de que el hijo que llevan en sus entrañas no es un lobaniño que arrastran en su cuerpo como parte del mismo, o del padre que lo engendró; es sí una vida distinta de todas las demás, con el mismo derecho a vivir y disfrutar que tenemos todos los que vamos caminando por las calles. 144

Tertuliano ya nos decía que “el que estorba el nacimiento de un niño, comete homicidio anticipado, porque viene a ser lo mismo destruir una vida ya nacida que impedirla que nazca”. Y el filósofo y poeta cordobés Séneca- que nació en el año 4 de nuestra era, en una misiva de consolación a su madre le dice cariñosamente lo que sigue: “Nunca, siguiendo la costumbre de otras mujeres, preocupadas en exceso por su belleza, escondiste tu vientre hinchado como si fuese una vergonzosa carga, ni abortaste dentro de tus entrañas una esperanza concebida de hijos”. Y el filósofo y académico de la Lengua Española, Julián Marías, nos ha dicho “que a veces siente la tentación de hacer una lista de las personas que no han dicho nada sobre la cuestión del aborto; se entiende -sigue diciendo- de las que por su condición tenían que tomar posición justificada ante lo que me parece la cuestión más grave del siglo en que vivimos”. También el obispo de Mondoñedo-Ferrol Monseñor Gea Escolano- ha escrito hace algunas semanas la carta pastoral que todos conocemos, donde nos dice entre tantos asertos que “los parlamentarios con la frialdad de sus votos autorizan la supresión de vidas humanas, aparte de dar carta de legalidad a estos crímenes, lo que hacen es añadir a sus madres un nuevo problema”. Y es que además de los males que conlleva la intervención quirúrgica, es claro que el pecado o remordimiento de conciencia les recordará siempre la futura presencia del hijo que han eliminado en busca de una comodidad inmediata y efímera. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 27-12-92 y en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 8-1-93 145

60.- CUBA SUCUMBIRÁ DE HAMBRE Una isla tan próspera en otros tiempos se encuentra al borde del abismo después de más de treinta años de comunismo férreo. Las dictaduras que tanto han hecho sufrir en el mundo y que felizmente están a punto de desaparecer en todo el planeta, han fracasado el 99 por 100 de las mismas y siguen demostrando que, a pesar del poder absoluto que tanto les facilita la libre actuación, su ideología opresiva y autoritaria no consigue que los esclavos forzosos produzcan con amor y abundancia lo que no saben quién lo disfrutará. Se ha dicho muchas veces que Dios es el campeón de la libertad, y los que se oponen frontalmente y se obstinan en destruir sus preceptos, tarde o temprano terminan en un callejón sin salida y no pocas veces ponen fin a sus vidas con un tiro en la sien, como hemos visto en Rusia. Creo que todos deberían aprender la lección y tomar ejemplo de Voltaire que, después de haber pedido en vida que “aplastaran a la infame”, refiriéndose a la Iglesia, terminó sus días pidiendo a gritos un confesor que le perdonara los pecados. No hay necesidad, por éllo, de herir al pueblo cubano practicando una política de acoso y prohibición religiosa totalmente opuesta a la que tanto desean los fieles y humildes cubanos. En Cuba no hay medicinas, no hay alimentos, y los países libres que poseen las mayores riquezas intentan presionar al dictador para que los habitantes caribeños consigan la libertad que llevan soñando toda la vida, y sobre todo para muchos miles de presos que no han hecho otra cosa más que defender sus derechos, y hoy 146

viven en condiciones infrahumanas y no pocas veces torturados por el gobierno de un paranoico tirano que todavía tiene algún desaprensivo y fanático que lo defiende. Por eso Juan Pablo II ha enviado al cardenal Etchegaray para conseguir que Castro deje a la Iglesia que les ayude, pero Fidel hasta el momento lo ha rechazado. Quizás alguien se pregunte por qué la Iglesia no transige y da al Gobierno comunista las toneladas de alimentos y medicinas que tanto necesita, pero la experiencia demuestra que en las naciones donde así se ha hecho, la caridad no ha llegado al necesitado, sino que ha servido para enriquecer más a los que mandan y también para comprar armas. Por aquí vemos que si Cuba lo pasa mal es por culpa de Fidel, pues sabemos que la Iglesia católica de todo el mundo está sedienta de ayudarles con todos los medios a su alcance, pero el dictador lo impide por miedo a la luz que puede iluminar las tinieblas en que tiene al pueblo sumergido y sujeto. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-12-92, en “LA NUEVA ESPAÑA” 28-12-92 y en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 15-1-93

147

61.- SOBRE LA RELIGION He leído con asombro el escrito publicado en su diario el pasado día 17 del actual mes, firmado por la señora María Isabel García López. Me parece una osadía querer devastar de un plumazo la religión católica que, según las últimas estadísticas, cuenta actualmente con 929 millones de fieles. Y a todo esto se pregunta: “¿Religión? ¿Por y para qué?”. ¿Ignora la señora María que la religión católica solo en España- cuenta con más de un millón de personas que reciben asistencia médica en hospitales dependientes de los religiosos, y que cerca de dos millones de alumnos estudian en sus colegios y centros universitarios?. ¿Ignora usted que las monjas -sólo en Gijón- de San Vicente de Paúl en la Cocina Económica están dando miles de comidas todos los meses al precio de 95 pesetas por almuerzo para los indigentes y drogadictos que desean alimentarse bien en sus dignos comedores?. ¿Ignora usted que la Unión Sacerdotal LUMEN DEI distribuye gratuitamente ocho mil comidas todos los días a esos desgraciados que nos muestra la TVE con huesos cubiertos por la piel barnizada?. ¿Ignora usted que las Hermanitas de los Ancianos Desamparados -sólo en Avilés- cuidan y alimentan a más de trescientos ancianos que han sido abandonados por sus hijos o familiares, y que estos pobres -en su mayoríareciben todo gratuitamente a costa de las limosnas de los 148

católicos, exceptuando los que tienen una pequeña pensión?. ¿Ignora usted que entre tanto bien como hace la Diócesis de Oviedo (y las 2.500 que hay diseminadas por todo el mundo), también promueve varias veces al año los llamados Cursillos de Cristiandad que tanto beneficio han reportado a más de diez mil familias asturianas arrancándoles a muchos hijos del barrizal donde se encontraban?. ¿Ignora usted que tenemos en España cincuenta y cuatro mil monjas y más de veintitrés mil frailes, es decir, un poderoso ejército de mujeres y hombres que llevan adelante cientos de colegios, hospitales, orfanatos, asilos, parroquias y todo tipo de obras sociales y religiosas, gracias a esa creencia en ese Dios que usted desconoce?. Todo lo sobredicho no es más que un botón de muestra que prueba la necesidad que todos tenemos de la religión católica, incluyendo agnósticos y ateos como usted, pero nada de lo susodicho es importante si lo comparamos con lo transcendente. Y ya que nos habla de Jesús, si es que creen en El, recuerde lo que sigue: “Id y referid a Juan lo que habéis oído y visto: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan” (Mt 11, 3). Y esta última frase que reconocen más de 500 testigos -entre ellos muchos santos y mártires que dieron sus vidas por estas verdades- es la que más nos mueve a la caridad que practican los que pagan el diezmo y los que entregan sus bienes a los marginados antedichos. Acerca de que todos somos iguales ante Dios, (sin diferencia de sexo sí, pero cada uno en su puesto), es una 149

herejía por su parte, recuerde el Evangelio de Juan, capítulo 1, versículos 11 y 12, donde nos dice: “Vino a los suyos, pero los suyos no le recibieron. Mas a cuantos le recibieron dioles poder de venir a ser hijos de Dios, a aquellos que creen en su nombre”. Es decir, que los hombres que vuelven la espalda a Dios y no le reciben, no tienen poder de ser sus hijos. Con respecto a la intransigencia fanática que usted refiere, es una falacia por su parte, si tenemos en cuenta que la Iglesia nunca ha sido ni será coactiva. Lo que sí hace la Iglesia, con el nuevo catecismo y todos sus preceptos, es orientar a sus fieles por el camino que conduce al cielo, y el que tiene fe y se esfuerza en seguirlo buscando la gloria de lo transcendente lo conseguirá, y el que no -como usted que considera que todo es una farsavive su vida mundana. Lo que sí le pido taxativamente es que nos deje en paz a los católicos y no haga proselitismo para la legión de Satanás, pues ya tiene bastantes en su embajada sin necesidad de aumentar más el grupo de los “hijos de la perdición”. Terminaré diciéndole que la palabra religión nunca será eliminada, como usted pretende, pues “el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”, nos dice el Señor en Mc 13, 31. Publicado en “LA NUEVA ESPAÑA” 29-12-92

150

62.- EL PADRE POVEDA SERÁ BEATIFICADO Con el carácter martirial de su muerte no son necesarios los milagros exigidos a los que de muerte natural fallecen en olor de santidad. El padre Poveda tiene derecho a ser beatificado por doble vía: como portador de grandes virtudes cristianas por la fundación de la Institución Teresiana y como mártir de la guerra civil española. Pedro Poveda Castroverde nació en Linares, Jaén, en 1874. Fue ordenado sacerdote en Guadix en 1897, y tres años después recibió el grado de bachiller en Teología en esa misma ciudad, trasladándose después a Sevilla para completar sus estudios. En 1906 regresó a Jaén y de allí partió hacia Asturias para formar parte del Cabildo de la basílica de Covadonga. Cuando contaba 47 años fue nombrado capellán real, y desde entonces fijó su residencia en Madrid. El padre Poveda ha trabajado mucho para la transformación humana y social en línea recta con el Evangelio de Jesús. También valoraba considerablemente el papel de las mujeres. En Oviedo pone en marcha Academias y Centros Pedagógicos que fue programando dentro de un plan de formación cristiana de profesorado y Magisterio. La prueba del ideal cognoscitivo y sublime que le mueve es la respuesta que les da a sus verdugos cuando éstos le interrogan: “Soy sacerdote de Cristo por la gracia de Dios”. Ha sido un hombre de fe inquebrantable y devotísimo de la Virgen, como siempre ocurre con todos los santos. 151

Poco tiempo después de comenzar la guerra Pedro Poveda fue detenido y rápidamente fusilado, mientras rogaba a Dios el perdón para sus verdugos, condición que muestra el grado heroico de su santidad y la gracia infusa derramada sobre su alma por el Altísimo, sin la cual, el instinto de conservación de la vida -el más fuerte de todos- no resiste nunca a la saña, el odio y el miedo que tanto nos separan de la auténtica benevolencia y del perdón. Ahora, sus restos mortales -desde 1965- descansan en la casa de espiritualidad que la Institución Teresiana tiene en Los Negrales, Madrid. También serán beatificadas, con el Padre Poveda, otras víctimas de la guerra civil española. Se trata de los obispos de Almería, Diego Ventaja, y de Guadix, Manuel Medina, y los sacerdotes Isidoro Primo, Justo Zariquiegui, Marciano Herrero, Adrián Sáinz, Eusebio Alonso, Bienvenido Villadón y Bonifacio Rodríguez. Asimismo será beatificada Gianna Beretta, que falleció en 1962 después de haber dado a luz por no querer abortar. Su heroísmo y santidad la llevaron a dar su vida para que pudiera disfrutarla la niña que llevaba en su vientre. Esta señora italiana nos muestra con su heroico ejemplo lo que significa la tragedia mundial del aborto libre o limitado. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 2-1-93 y en “EL COMERCIO” 6-1-93

152

63.- LA PRINCESA CRISTINA SE CONVIERTE AL CATOLICISMO La hermana de la Reina de Holanda -Princesa Cristina- se ha convertido al catolicismo. Con esta acertada determinación ha roto la tradición protestante de la familia real holandesa y deja en entredicho la doctrina del protestantismo que tanto mal viene haciendo a nuestra religión católica. La hija pequeña de la ex Reina Juliana de Holanda, actualmente ciega y casada con Jorge Guillermo, un profesor y economista cubano, ha visto la verdadera luz con los ojos del alma, y decidió venerar a nuestra Madre, la Virgen María. Tal vez le haya ocurrido como a Concha Espina, cuando al quedar ciega manifestó: “Sólo después de no poder captar con los ojos físicos la luz natural, he podido ver con los ojos del alma la grandeza de Dios”. La diferencia fundamental entre protestantes y católicos estriba en la negación de la virginidad de María antes y después del parto. Asimismo la Madre de Dios es acusada por muchas sectas de ser madre de varios hijos, y cuando nos visitan los testigos de Jehová enseguida nos presentan la Biblia donde se habla de los hermanos de Jesús (Mt 12, 46-47), ignorando que para entender estos pasajes bíblicos debemos de tener en cuenta que hermano en la Biblia tiene el sentido amplio de pariente próximo, primo, sobrino, además del específico de hermano. La razón de esta ambigüedad radica en el hecho de que en hebreo y arameo no hay términos equivalentes para decir primo. Como ejemplos tenemos el caso concreto de Lot, al que se le llama hermano de Abraham: “Y como supo Abraham que había sido hecho cautivo su hermano Lot” (Génesis 14, 14). Y en este mismo capítulo en su versículo 12 dice así: “Capturaron a 153

Lot, sobrino de Abraham”. También tenemos el ejemplo de Jacob cuando se le llama hermano de Labán, y es también sobrino de éste. Por consiguiente, nada tiene de particular que en la catequesis primitiva aramaica se les llamase a los parientes, o primos de Jesús, hermanos. Por otra parte, nada en los relatos evangélicos sugiere que María, la madre de Jesús, tuviera otros hijos además de éste. Al contrario, todos los indicios prueban que María no los ha tenido. Y cuando Jesús fue hallado en el templo a los doce años de edad, aparece como hijo único de María (Lc 2, 41). Otro indicio claro de que Jesús es el Unigénito de María lo tenemos en el momento que Jesús confía a San Juan evangelista el cuidado de su Madre (Jn 19, 26-27), lo que no es concebible si Jesús tuviera más hermanos verdaderos. Y aunque mi talento es realmente muy limitado, llevo treinta y dos años estudiando los Sagrados Textos y a fuerza de machacar también he sacado mis conclusiones, pero no podemos ignorar lo que tanto han escudriñado los 266 Papas y millares de prelados y exegetas eminentes a través de los dos mil años que la Iglesia católica proclama a María como Madre de Dios que ha sido engendrado en sus entrañas por obra y gracia del Espíritu Santo. Y es de lamentar que sectas con menos de cien años quieran devastar el edificio que ha sido construido sobre la sangre del Mesías que derramó para redimirnos del pecado y mostrarnos con sus obras el verdadero camino que un día nos conducirá a ese cielo que “ni ojo vio ni oído oyó”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 6-1-93 154

64.- ¿EXISTEN LOS MILAGROS? El milagro es un hecho sobrenatural que sólo puede realizarse con el poder divino porque sobrepasa las fuerzas humanas y toda la ciencia en general. Y es de ahí que los agnósticos y ateos se vean obligados a criticarlo y buscar fisuras para dejar bien sentada su contraria postura a la que los creyentes creemos y aceptamos como acto del poder de Dios, ya que sólo El puede realizarlo y nadie más. Los santos y la Virgen sólo pueden interceder y conseguir que se realice con el poder del Altísimo. La idea de lo sobredicho me ha sido suscitada por un hecho histórico de lo más relevante en este tema y que nadie puede poner en entredicho. Miguel Juan Pellicer Blasco, natural de Calanda, provincia de Teruel, nació el 25 de mayo de 1617, y al cumplir los veinte años sufrió un grave accidente cuando se dirigía a las faenas del campo en un carro de mulas. Sus padres consiguieron internarlo en el hospital de Nuestra Señora de la Gracia, en Zaragoza, donde treinta días después se verificó que la pierna derecha estaba gangrenada. Fue atendido por el cirujano Juan de Esteban, quien después de consultar a sus colegas decidió amputarle la pierna. Terminada la operación, el practicante Juan L. García enterró dicha extremidad en el cementerio del hospital. Miguel, impedido de poder seguir trabajando en el campo tuvo que someterse a pedir limosna en las puertas del templo de Nuestra Señora del Pilar, donde pasaba las mañanas extendiendo su mano y observando cómo la gente piadosa le ayudaba a vivir y veneraba a Nuestra Señora del Pilar. Influido por el fermento de los fieles, se 155

acercaba todos los días a los pies de la Virgen y comulgaba con frecuencia después de confesar y asistir a la Santa Misa. Su fe candorosa le llevaba a suplicar a la Virgen que le devolviese la pierna. Dos años más tarde decidió regresar nuevamente a la casa paterna. El 29 de marzo de 1640, Miguel se retiró a su alcoba. Antes de acostarse -como era su costumbreseguía suplicando a la Virgen del Pilar que le devolviera su pierna. A las once de la noche, los padres de Miguel entraron con un candil en la habitación del hijo al sentir un olor con extraña fragancia, cuando estupefactos pudieron constatar que su hijo tenía restituida la pierna que le había sido amputada treinta meses antes. Enterados los vecinos y el párroco de Calanda del hecho prodigioso, dieron cuenta a las autoridades eclesiásticas y civiles del suceso inaudito. Las autoridades jerárquicas pidieron que se levantase acta notarial de todo lo sucedido, y el Notario don Miguel Andreu lo hizo con fecha 2 de agosto de 1640. El original del acta se conserva hoy depositado en el despacho del alcalde de Zaragoza. Los principales testigos -además de los fieles que le socorrían y los vecinos que diariamente lo veían con la pierna amputadafueron el propio Miguel Juan Pellicer con su extremidad restituida y los cirujanos Estanga y Millaruelo, acompañados por el equipo médico que le había amputado la pierna. Y hoy existe en el Templo del Pilar un lienzo de Bernardino Montañés y un fresco de R. Stolz representando el momento de la curación y el prodigioso milagro. Amigo agnóstico y ateo ¿No crees en este milagro y en los 102 físicos que reconoce la Iglesia sólo en Lourdes 156

según me han informado en la Sala de Prensa del Santuario- y en tantos miles como han llevado a millares de santos a los altares?. Dios quiera que un día lo comprendas y te conviertas. Verás qué malos somos los cristianos y qué bueno es Dios. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 8-1-93

157

65.- EL DEBER DE SER SANTOS Parece una razón poderosa la expresión de muchos católicos, cuando se les trata de encauzar a la benevolencia y el perdón de los adversarios o malhechores que les han perjudicado moralmente o disminuido un poco su bienestar social, y la respuesta más común es ésta: “Yo no soy santo”. Y es que la santidad a muchos creyentes les parece obra de seres extraterrestres, cuando en verdad sólo se trata de erradicar el “yo” dejando de lado la murmuración y los juicios sobre nuestros hermanos; pues según se concluye de las palabras de Dios “el que no murmura es santo”. Hace poco estuve en la provincia de Cuenca para conocer de cerca el Seminario de la Unión Sacerdotal Lumen Dei, donde se instruyen en la fe católica y se purifican cuarenta jóvenes seminaristas de varias naciones. Por fortuna me encontré con un sobrino, Juan Carlos Colao, que cuenta treinta años y está fielmente vinculado a su esposa y cuatro hijos. Y digo “por suerte” teniendo en cuenta que había llegado recientemente con toda su familia de las misiones en los Andes del Perú. Se interesó por llevarme a su modestísima vivienda y dialogamos mucho sobre las misiones y las dificultades del misionero, y después de expresarme el dolor que sienten al convivir en la altiplanicie de aquella nación con los campesinos, viendo que el 70 por 100 de los niños se mueren de hambre por falta de los despojos que los europeos lanzamos a la basura, me dijo: “La mayor dificultad del religioso o misionero, que quiere ser consecuente con su vocación, es vencerse a sí mismo”. Y 158

esto me recuerda la frase de un gran filósofo cuando nos decía: “Véncete a ti mismo y vencerás el mundo”. Volviendo al camino de la santidad, puede parecer una utopía o engreimiento, pero nos parece necesario que los sacerdotes prediquen el deber que todos los católicos tenemos de perfeccionarnos y aspirar a la santidad. Meta a la que todos somos llamados por Aquel que cargó con la más pesada de las cruces y nos ha dicho taxativamente: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mt 5, 48). El santo no es solamente un filántropo o un humanista, es alguien que comprende las obras y palabras de Jesús y lo sigue. Es un pecador, sí, pero un enamorado de Dios y sus verdades. Es un hombre sincero y consecuente con su vocación religiosa, ese es el santo de hoy y de siempre, al que la Iglesia debe contribuir más eficazmente para formarlo y cumplir su misión. Pues es de notar el gran número de creyentes que no pisan la Iglesia amparándose en el mal ejemplo que les dan algunos sacerdotes y la inmensa mayoría de los que diariamente asistimos a misa y predicamos lo que no vivimos. Es claro que si las homilías que se predican se quedaran disminuidas ante las obras de los sermoneadores, esos creyentes -y muchos que no lo sonfrecuentarían la Iglesia con la sinceridad que los caracteriza y el mundo se convertiría en su totalidad, pero como bien dijo Mohandas Karamchand Gandhi: “Me gusta Cristo, pero no me gustan los cristianos, me huelen mal”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 10-1-93 159

66.- ANTES CORONEL, AHORA SACERDOTE Hace algún tiempo tuve que desplazarme a Madrid, cogí el tren que sale de Gijón al anochecer, y cuando alboreaba el día llegamos a la capital de España. Me dirigí a la sede de la unión sacerdotal Lumen Dei para resolver problemas que no tendrían ningún interés para el lector. Allí me presentaron un señor de pelo blanquecino y mediana estatura, Cándido Corrales García, vestido de luto riguroso y dibujando una sonrisa candorosa que bien dejaba traslucir la negrura del atuendo que llevaba vestido y el dolor de su alma. Dialogamos un rato sobre las vocaciones sacerdotales de la Obra antedicha y enseguida me preguntó si había desayunado para invitarme con gran atención al café que queda a la vuelta de la esquina. Me impresionaba su afabilidad paternal y el afecto sublime con que se interesaba por conocer mis andanzas personales y familiares. Después de darle algunos detalles, con gran naturalidad y una expresión brillante y sencilla, me fue precisando una síntesis biográfica de su persona: “Nací en un pueblo de la provincia de Cádiz, Ubrique. Durante la guerra, como tenía sólo 14 años, estudié la carrera de Comercio en Málaga. Al terminar la guerra comencé la carrera de Farmacia y terminé en 1943, haciendo luego las oposiciones al Cuerpo de Farmacia del Ejército. El día 2 de febrero de 1948 contraje matrimonio con una chica -farmacéutica- de Burgos, Asunción. Tuvimos en nuestro matrimonio ocho hijos maravillosos. Me enorgullezco al decirle que los ocho tenían carrera universitaria. Tengo en casa desde 160

ingenieros hasta médicos, pasando por farmacéuticos. Y un servidor es coronel Director del Instituto Farmacéutico del Ejército. Pero como no puede existir tanta felicidad en la tierra, en un desgraciado accidente de carretera falleció mi esposa y dos de mis hijos. Después de la terrible tragedia me dirigí al jesuita y fundador de Lumen Dei, padre Rodrigo Molina, para desahogar con él. Seguidamente hice unos ejercicios espirituales con el padre referido y me di cuenta que Dios me llamaba con más fuerza una vez más (teniendo en cuenta que mi vocación sacerdotal se manifestó claramente cuando estaba soltero), para ponerme en sus manos en cuerpo y alma. Ahora estoy estudiando teología y pronto entraré en el Seminario de la Obra susodicha.” En efecto, el coronel Corrales, pocos meses después, ingresaba en el Seminario de Cuenca para ordenarse sacerdote cinco años más tarde y consagrarse a Dios (dejando la pensión de coronel al servicio de los más famélicos), y dedicarse enteramente a prestar ayuda material y espiritual a los más pobres del mundo en los Andes del Perú. Se levanta a las cinco de la mañana. Dedica cuatro horas a la oración y santa misa. Imparte clases de religión a niños de 6 años a 16. Por la tarde recorre los pueblos a caballo, siempre con la sotana encima y el crucifijo grande al descubierto sobre el pecho, y es feliz por la desgracia que le llevó a practicar el bien que Dios nos pide en su Evangelio. Y es que como bien ha dicho Narciso Irala: “Las abejas sacan miel de las flores. Los religiosos pueden sacarla de las espinas, pero esta ciencia sólo se encuentra en el cristianismo”. También hay que recordar que “no hay mal que por bien no venga” y que “Dios siempre escribe derecho con renglones torcidos”. 161

Tengo para mí que el padre Corrales un día será venerado en los altares, porque la cruz es muy propicia para la santidad, y la santidad nos conduce al cielo. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 14-1-93

162

67.- TAMBIEN HAY POLÍTICOS SANTOS Si tenemos en cuenta las múltiples necesidades que tiene el ser humano para vivir dignamente, comprenderemos que todos los oficios o profesiones exceptuando los de naturaleza pecaminosa- son necesarios y dignos de respeto y consideración; por eso no existen fronteras para encauzar nuestras vidas en el camino de la santidad, sea cual sea la ocupación que nos consume el tiempo y la vida. Y aunque la profesión de los políticos no goza del respeto y consideración que tantos repúblicos se merecen, no es en absoluto incompatible la vocación cristiana con la vocación política, pues la labor que los laicos cristianos pueden llevar a cabo en el ámbito social y político es fundamental. Por eso la Iglesia considera digna de alabanza y atención la labor de quienes se consagran al servicio de los hombres para el bien común. Un ejemplo -entre tantos otros- lo tenemos en el fundador de la Comunidad Europea, Robert Schuman, actualmente camino de los altares, pues si la Unión Europea echaba de menos un santo a quien venerar cuando el camino se presenta angosto o costano, nadie mejor que su propio fundador. Sí, el estadista francés Robert Schuman, creador de la actual idea europea y desde hace dos años candidato a los altares, ha sido un político excelente. Por eso su proceso de beatificación, abierto en Francia, hace poco que recibió el “nihil obstat” (nada lo impide) de Roma. 163

El proceso de Schuman se abrió camino el 9 de junio de 1990 en la ciudad de Metz, donde el fundador de la CE comenzó a ejercer con éxito arrollador la carrera de abogado. Y es ahí donde reposan sus restos mortales desde 1963, cuando falleció. Robert Schuman ha sido diputado y héroe de la resistencia, asimismo llegó a ministro de Asuntos Exteriores de Francia en el período fundacional de la Comunidad Europea, desde 1953 hasta 1958. Seguidamente fue elegido presidente del Parlamento Europeo. Su biografía nos muestra la talla de un santo moderno que vivió heróicamente defendiendo los derechos humanos y la libertad de un catolicismo impregnado de la misma religiosidad que él ha vivido hasta el último aliento, pese a las persecuciones y encarcelamientos que ha sufrido a manos de la Gestapo, mientras imploraba a Dios el perdón para sus feroces adversarios. En su biografía se dice que Robert Schuman era capaz de discutir en latín la “Summa Teologica” con los mejores especialistas, y que nunca faltaron en su bolsillo las cuentas del Rosario, devoción que aprendió de su santa madre y que supo encajar siempre en su apretada agenda de trabajo junto a la santa Misa. En su capilla privada se pasaba horas interminables en penitencia y oración. Mi filosofía política -nos dice- es el realismo sin ideología. Así ha sido calificado por los postuladores de la Causa como un místico realista. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 17-1-93 164

68.- EL CORDOBÉS EN LOS BRAZOS DE DIOS Manuel Benítez Pérez, más conocido con el apodo de El Cordobés, nació en Palma del Río (Córdoba) en 1937. Hijo de una familia de campesinos humildes se quedó huérfano en su adolescencia con varios hermanos, llegando a trabajar como peón albañil. Y es posible que la necesidad de vencer la miseria -en la que él y sus hermanos vivían- le llevara a pensar en la gran fortuna que un día conseguiría, cuando llegó al cenit de la fama en España y en el extranjero. Pero ha sabido asimilar la riqueza con el deber de un cristiano responsable y consecuente, guardando los preceptos de la fe que practica en compañía de su esposa Martina y sus cinco hijos. El Cordobés todos los días sube desde Córdoba -la llana- hasta su bellísima finca de “Tierna Alta” (donde cultiva la plantación de 60 mil olivos), pero siempre se detiene, antes de pasar el portón, para venerar la imagen de Nuestra Señora de Fátima que se encuentra enclavada en una encina inmediata a la portalada de su casa o mansión. El mejor recuerdo de tantos éxitos cosechados a través de más de ciento veinte corridas, que normalmente toreaba todos los años, lo lleva en el corazón cuando el padrino de su hijo -Julio Iglesias- le hizo subir al escenario para recibir la ovación de aquella multitud de su pueblo que se congregaba en las gradas de la plaza de Córdoba. Hemos visto en una fotografía la bellísima capilla privada con la imagen de la Virgen y el Niño sobre una peana en el centro del altar, y en el frontispicio mirando 165

de frente y sonriendo se ve claramente al Cordobés abrazando a su esposa y los cinco hijos que cariñosamente le rodean. Por eso nos dice que no hay nada en el mundo como la familia: “Es la auténtica verdad de la vida. Yo sé hasta donde tengo que llegar, porque Dios me lo dice, me ayuda y es sabio”. Pero el hombre se empecina en tergiversar los preceptos del que más nos ama y ahí tenemos el SIDA, el cáncer, la lepra, la ETA, el GAL, los GRAPO, los mil hombres que ham muerto en España con un tiro en la nuca, las guerras atroces, el aborto, cinco mil muertos en las carreteras el pasado año, tres millones de parados, los miles de personas que diariamente mueren de hambre, la droga, las separaciones conyugales y las desavenencias familiares. He ahí el valle de lágrimas que nos predica sabiamente la Iglesia a través de la Salve. Y no demos vueltas a la cabeza para resolver tantos problemas como nos acechan, la única solución que existe está en las manos de Dios y no la soltará mientras el mundo continúe burlando sus leyes. Por eso me gusta testimoniar la paz que respiran las familias que saben posponer sus inclinaciones pecaminosas al camino recto que nos muestran las verdades evangélicas y las obras del Autor. El Cordobés nos da un ejemplo claro en los treinta años que lleva vinculado fielmente a su matrimonio, y su esposa Martina nos dice: “Lo nuestro, después de casi treinta años, sigue siendo una historia de amor”. Y el interlocutor pregunta: “¿De aguante también, Martina?”. “Sí, porque el aguante es una forma de amor”. Y es que el hombre moderno no quiere soportar el 166

aguante que le debe a su consorte y enseguida se lanza en busca de otra que lo soporte a él, ignorando que al final de las andanzas todas las cruces que ahuyentó volverán juntas con mayor peso sobre sus hombros, y si no es en esta vida será en la postrimera. Terminaré diciendo que busquemos la protección en Aquel que la tiene y nos la puede dar, pues como bien dice el Cordobés: “A mi Dios no es que me haya puesto la mano encima de la cabeza, es que me ha cogido en sus brazos.” Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 21-1-93

167

69.- EL VALOR DE LA ORACIÓN Hace aproximadamente doce años conocí a la señora María Luisa Campos. Se presentó en los coros que semanalmente celebramos en la sede de Lumen Dei, en Gijón, para rezar el rosario con nosotros y glosar un capítulo evangélico que previamente estudiamos durante la semana para instruirnos en la fe que transmite el Nuevo Testamento y conocer mejor la palabra de Dios. Y como soy el orientador, tuve la oportunidad de tratar a esta señora durante los años antedichos. Es difícil explicar lo que una mujer devota y ferviente, como ella, es capaz de hacer por sus hijos para darles a conocer el verdadero camino del cristiano. Y como su hija, Charo Pascual Campos, pensaba muy distinto a su madre y consiguió hacerse popular en España a través de la TVE, donde trabajaba como “la chica del tiempo”, su madre se consumía en oración y penitencias para transmitirle la fe inquebrantable que tiene y arrancar a su hija de la vida mundana. Y es ahora cuando tantos diarios y revistas incluyendo ABC y TVE- nos dan la noticia de que Charo Pascual se encuentra encerrada en un convento de Londres desde el pasado día 7 del actual mes. En una revista de actualidad, Charo Pascual nos dice: “Yo creía en los hombres, estaba convencida de que el hombre y la mujer habían nacido para vivir en pareja y me he dado cuenta de que no funciona nada. No encuentro el amor, no encuentro absolutamente nada que justifique mi vida terrena, así que marcho a un convento directamente, porque la vida es una tomadura de pelo”. 168

Su último libro publicado recientemente ”Sedúceme otra vez”- parece haber sido la última decepción en su vida mundana, cuando nos dice que “este texto ha sido como mi último grito” y que después de escribirlo se dio cuenta que “no funciona nada”. La joven de 34 años que tanto le gustaban las ostras, tiene que comenzar con las oraciones y penitencias a las 7 de la mañana, para luego desayunar gachas, obedeciendo fielmente a la madre superiora y vivir en una comunidad austera donde se distribuye el tiempo entre el trabajo y la oración. Esperemos que en los limitados ratos de ocio le permitan leer el montón de libros de San Juan de la Cruz y de filosofía que cargó en sus maletas. Pienso que este cambio tan presuroso y dispar en la vida de Charo se debe fundamentalmente al valor de las oraciones y súplicas de su buena madre. Y esto me recuerda a Santa Mónica cuando iba consumiendo su vida postrada de hinojos en fervientes plegarias para que su hijo -Agustín- dejara de vivir amancebado y se convirtiera. Pues clamando a un obispo por los pecados que su hijo cometía, con los ojos llenos de lágrimas, el prelado le dijo: “Cálmese y confíe, señora, pues el hijo de tantas lágrimas no se puede perder”. Y hoy es el santo gigante que todos conocemos: San Agustín. Y esto es lo que debieran hacer todos los padres con los hijos en descarrío. Es la mejor solución. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-1-93 y en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 12-2-93

169

70.- LA MORAL DE DON FAUSTINO F. ÁLVAREZ Hace quince años aproximadamente que vengo siguiendo los artículos de don Faustino F. Álvarez. No siempre estoy de acuerdo con el contenido de los mismos, pero he llegado al convencimiento de que sin llegar al dogmatismo religioso, es un defensor de los derechos humanos, de la moral y de la verdadera libertad, sin perder el respeto por todos los que no piensan como él. Una prueba evidente de lo sobredicho es la página completa de cartas que infaliblemente dedica todos los días a las opiniones tan dispares que diariamente se vierten en su entrañable diario. Por algo lo habrán nombrado también director general de la empresa editora LA VOZ DE ASTURIAS, S.A. Por ese cargo importante y por renunciar -en perjuicio económico de su diario- a los anuncios del teléfono erótico, quiero felicitarlo con sinceridad. Y este preámbulo aflora en mi mente, de forma casi incontenible, cuando el pasado día 23 leí con verdadera fruición el artículo que nos transmite en la última página de su diario, donde brillantemente impugna el libro publicado por Andrés Vázquez de Sola, que ha sido distribuido en el extranjero y costeado por el Ministerio de Cultura español, como muestra de la descristianización que se propugna en este Ministerio. Y hay frases en el artículo susodicho que me parecen dignas de recordar una vez más: “Resulta vergonzoso que se pague con dinero de todos los españoles la difusión de libros-basura que, a la vista de algunas viñetas publicadas en distintos medios de comunicación, contienen una lamentable falta de respeto 170

hacia una religión profesada, con más o menos entusiasmo, por una mayoría de españoles”. Y continúa diciendo: “Los hijos de emigrantes españoles, que han sido los receptores del libro, tienen otras necesidades y otras demandas, entre ellas un puesto de trabajo en el país de origen de ellos mismos o de sus padres, pero es más fácil intentar anestesiar sus inquietudes con irreverencias que plantear una seria política de empleo”. El artículo en cuestión no tiene desperdicio y siento la gran satisfacción de que decenas de miles de periódicos que diariamente salen desde Asturias hasta Benidorm, donde lo compraba mi hermana, lo hayan divulgado en el diario que prospera con gran celeridad, gracias a la mesura y buen juicio del que ha sabido ponerlo en marcha después de llegar a sus manos la dirección del rotativo democrático. Desconozco si don Faustino es católico o agnóstico, pero le doy mi más sincera enhorabuena porque parece reconocer que la Iglesia es una congregación piadosa y benéfica que a todos favorece y merece el respeto que demuestra su loable artículo, aunque sólo fuera por los 929 millones de fieles con que cuenta, según las últimas estadísticas. Agradeciéndole la publicación de la presente, le saluda atentamente su seguro servidor. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 27-1-93

171

71.- SÓLO PARA CREYENTES CON MÁS DE 50 AÑOS (¿Es mejor el nacimiento o la muerte?) La pregunta parece destituida de sentido y absurda, pero la realidad es otra. Y es que el día del nacimiento lo celebramos y festejamos sin ajustarnos a la realidad. Precisamente el próximo mes de mayo esperamos el primer nieto y todo son felicitaciones por parte de amigos y familiares. Alegría para sus padres y también para nosotros, los abuelos... ¡Qué alegría! ¡Qué enhorabuenas!. Y, sin embargo, ¡cuántas veces deberíamos de llorar!. Preguntémonos ante la cuna del niño qué porvenir le espera. Si lo hacemos así, todas las ilusiones vanas pueden desvanecerse, pero entrar en la realidad es unirse fielmente al Salvador (Jn 14, 6) y lograr que una vida efímera y dura nos lleve a la eterna felicidad; todo es cosa de coherencia cristiana. Pero ese deber y esa coherencia ¿los vivirá mi nieto?. Esperamos inculcárselo bien y confiamos en que Dios nos ayude, pero como Él es el campeón de la libertad y no coacciona a nadie, es el hombre quien tiene que optar por los tres puntos de partida donde ha de dirigirse su alma cuando la muerte física la separe del cuerpo. Sí, es el cielo, el purgatorio y el tenebroso infierno; todo depende de sus andanzas, porque los muertos no existen, sólo hay vivos aquí y vivos allá: “Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para El todos viven” (Lc 20, 38). Casi todos los sacerdotes o clérigos nos hablan con mucha razón de la misericordia de Dios, pero no así de la justicia divina que se cumplirá hasta la última tilde (Mt 5, 18). 172

Y volviendo al orden espiritual sobredicho, lo mismo..., tampoco hay razón para enhorabuenas y felicidades. Apenas comience a vivir es esclavo del demonio, pues ha de nacer manchado del pecado aunque parezca inocente; es decir, privado del cielo. Y si ahora se muere no hay paraíso para él. Lo bautizaremos lo antes posible y con el bautismo recibirá la gracia, pero ¿cuánto le durará?. Tanto cuanto le dure su inocencia. Y apenas tenga uso de razón comenzará a pecar. ¿Nos damos cuenta cuando tiene uso de razón?. Pues es precisamente cuando tiene malicia para pecar engañando a sus padres y ocultando sus travesuras. ¡Qué pena!. Pero es así: el dolor, las lágrimas, la incertidumbre, el pecado y la concupiscencia rodearán su cuna. ¿Dónde está el motivo para alegrarnos?. La Iglesia obra siempre de modo distinto. Nunca celebra el nacimiento de sus hijos; inversamente cuando el mundo se viste de luto, ella celebra el día que mueren los santos, porque nacen para el cielo, y establece en ese mismo día su festividad. Principios diametralmente opuestos. ¿Quién tiene más razón?. Convenzámonos que el punto de vista de la Iglesia es el verdadero, pues el día en que se nace comienza el camino del dolor, de la enfermedad y de la muerte. No cabe duda que tendrá que sufrir. Nadie le enseña a llorar y es lo único que todos aprendemos sin maestro. ¿Cuáles son los otros fundamentos que tiene la Iglesia para pensar así?: “Mejor es el día de la muerte que el del nacimiento” (Eclesiastés 7, 1). ¿Que soy pesimista?, tal vez, pero prefiero un optimismo espiritual, sano, realista y bien asentado sobre la roca de Pedro, que unas ilusiones temporales e 173

infundadas con raíces mundanas que siempre terminan deshojándose para cuando pueda ser tarde descubrir el tronco de la verdad, porque la verdad es la verdadera vida (Jn 14, 6) y la verdadera cruz que nos conduce al cielo. Cuando en mis años de estancia en Brasil, recuerdo que casi todas las iglesias tenían un letrero en las carteleras donde se leía: “Busca la verdad y la cruz ya te la pondrán”. Y pidiendo perdón a los incrédulos -yo también lo fui hace 32 años- por la pesadez de mis escritos les manifiesto que no pienso como tantos políticos o catedráticos, sino como Cristo nos manda, la pena es que no lo vivo. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 3-2-93 y en "EL ORIENTE DE ASTURIAS" 23-4-93

174

72.- LA VIDA PRIVADA DEL SANTO PADRE El hombre que ha sido capaz de cambiar el rumbo de la política internacional y conducir la barca de Pedro por aguas apacibles y leales al querer de ese Dios que tan vivamente representa, como Vicario de Cristo en la Tierra, es asistido por cinco monjas polacas que pertenecen a la Congregación del Sagrado Corazón. Vestidas con hábito riguroso y limpieza impecable, reflejan en sus rostros límpidos y sublimes el semblante de la pureza que aflora del alma, cuando ésta es dueña y señora de las tendencias pecaminosas de nuestra ególatra naturaleza humana. Estas religiosas son la verdadera familia de Juan Pablo II. Téngase en cuenta que Karol Vojtyla perdió a su madre cuando apenas contaba nueve años, y tres más tarde falleció su único hermano con veintiséis. Si ahora tenemos la oportunidad de ver las cinco profesas en una fotografía rodeando el Belén que cuidadosamente ellas mismas elaboraron, es por el reportaje que nos presenta una revista de actualidad con las mismas fotos que las monjas referidas se han hecho; pues viven como eremitas sin salir nunca de las dependencias privadas del Papa, donde todo es austeridad y mesura. La zona reservada al Pontífice tiene veinte habitaciones, todas ellas de una gran sobriedad. El dormitorio donde descansa Juan Pablo II es el más diminuto y austero de todos. También se puede constatar la gran erudición que transmiten las cinco religiosas en el semblante de su faz; pues todas son políglotas y algunas llegan a dominar perfectamente seis idiomas. Con ejemplar diligencia y austeridad saben realizar todas los quehaceres de amas 175

de casa. La cocinera también ostenta la noble profesión de enfermera. Todas son famosas en el círculo de las recepciones papales y nadie las conoce fuera de su comunidad, si no son los personajes que tienen que servir en la intimidad con el Santo Padre, desde hace catorce años. El personal del Vaticano las llama cariñosamente “los ángeles del Papa”. Karol Vojtyla ha celebrado la natividad del Señor con una cena típicamente polaca que se ofrece en vigilia, y cuando todos estaban reunidos en el comedor, el Papa dio lectura al pasaje evangélico donde se narra el nacimiento de Jesús, recordando hechos familiares y también las personas más queridas que han ido desapareciendo. La jornada del Papa comienza a las cinco de la mañana para hacer gimnasia todos los días. Seguidamente se dedica a la oración hasta las siete, cuando comienza a celebrar la Santa Misa. A continuación se encierra en su despacho para intentar resolver los múltiples problemas que diariamente aparecen en la Iglesia que tan sabiamente gobierna. Después atiende las audiencias privadas, mientras las monjas preparan el almuerzo para compartirlo en la mesa con las religiosas o personajes invitados, pues no le gusta la soledad en el refectorio. Tal vez la falta del calor familiar que ha sufrido en su infancia y juventud le hayan infundido en el ánimo la necesidad del cariño, compañía y respeto que le prestan las religiosas antedichas, pues todas las debilidades tienen psicológicamente su explicación. Y ¿quién es el hombre perfecto que lo tiene todo?, exceptuando a Cristo y su Santa Madre.

176

La jornada de la tarde: Después del almuerzo sestea media hora sentado en un sofá para despertar enterrado entre las mil cartas que diariamente recibe de las 2.600 diócesis que tiene la Iglesia diseminadas por todo el mundo y de los millares de conventos, sin faltar las de los laicos acribillándolo a preguntas para que les desvele los misterios de Dios. A las diez de la noche retorna nuevamente a la capilla para hacer oración y penitencia hasta las once, cuando se retira a su celda para descansar. Así es la vida del Santo Padre. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 7-2-93

177

73.- LA LÓGICA DE LOS OBISPOS Aunque todavía no han sido publicadas las cifras del número de abortos que se han practicado en España el pasado año, sí conocemos las estadísticas de los años anteriores: 16.766 en 1987, 26.069 en 1988, 30.552 en 1989, 37.231 en 1990 y 41.896 en 1991. Y a toda esta masacre se dice que el 96 por 100 se han llevado a la práctica amparándose en el supuesto de riesgo para las madres. Pero este coladero infame no ha llegado a saciar la sed de nuestro desgobierno y por eso quieren un cuarto supuesto que permita el aborto libre. Prescindiendo de lo transcendente, que tanto me preocupa, no entiendo que algunos ciudadanos no se den cuenta de que si los socialistas nos siguen gobernando, pasadas dos décadas más tendremos una nación donde a poco que nos descuidemos envejecerá de tal forma que la mayoría de los vivientes serán pensionistas, y ¿quién va a elaborar el producto para las pensiones?. La farsa de algunos seres humanos llega al extremo de sentirse condolidos por las gaviotas que perecieron impregnadas de petróleo en las costas gallegas, y se dice que la recuperación de las que han sobrevivido nos ha costado medio millón de pesetas por cabeza, mientras que no se dispone de medios económicos para las mujeres que no quieren abortar. Con todo lo dicho continúan llamando progreso al derecho de las madres a poner fin a la vida de sus hijos. Tengamos en cuenta que, si bien hay mujeres que quieren abortar, también las hay que claman al cielo por tener un hijo. Pues bien: concédase la posibilidad de adoptar los niños no nacidos de las madres que no los desean, y constrúyanse centros benéficos para los 178

alumbramientos de los niños no deseados y propáguese la adopción de los recién nacidos para esos matrimonios que tan cariñosamente desean adoptarlos. Una sobrina mía -por poner un ejemplo- estuvo esperando, junto con su esposo, tres años para conseguir una niña y, como sinceramente ha dicho mi hermano: ¡Nunca he visto a mi hijo con la alegría desbordante que nos transmite hasta que adoptaron esta hermosa niña! Como católico que soy, desde hace algún tiempo vengo observando que los señores obispos parecen dispuestos a darnos una orientación clara sobre el deber que tenemos los católicos de votar el partido que menos se distancie del querer de Dios. Creo que esta decisión de los prelados merece el elogio de todos los católicos que se precien de serlo con la responsabilidad que entraña un ideal cognoscitivo y sublime. Pero esta resolución de la jerarquía eclesiástica tan benévola y reposada-, creo que debiera de haberse puesto en práctica desde el momento en que los socialistas nos prometían que si llegaban al poder tendríamos aborto. Pues nos parece obvio que un cristiano no puede entregar su fuerza psíquica y moral a un partido o Gobierno que permite eliminar impunemente millares de niños en los vientres de sus madres, e incluso han llegado a indultar a quienes lo practicaron decenas de veces burlando la legislación actual. Y no conformes con este coladero infame, ahora como queda dicho-, con mucha sutileza, quieren implantar el aborto libre. Y es muy posible que lo consigan si continúan en el poder. Atentamente. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 11-2-93, en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 12-2-93, en la Revista EPOCA nº 419, 8-3-93 y en la Revista TRIBUNA nº 260, 12-3-93 179

74.- LOS CUATRO VOLARON AL CIELO Cuando alguien decide quemar su vida en holocausto , como Carla Levati, para defender la vida incipiente de su hijo, no solamente el heroísmo de su madre es positivo para el nonato que pudiera haberla disfrutado, sino que la publicidad divulgada en la Prensa, radio y televisión, que se ha extendido a todos los sectores de la sociedad, nos invita a reflexionar sobre la permisión que tantos Gobiernos han dado para que la tragedia mundial del aborto se practique hasta las 28 semanas, como ocurre en Gran Bretaña, donde estampa la firma la jefa de la religión anglicana. Sí, la inconsecuencia religiosa parece tanto mayor cuanto más ilustres sean los personajes que se infiltran de forma artificial y aparente. Carla Levati ha decidido morir con veintiséis años víctima de cáncer antes de poner en peligro la vida de su hijo sometiéndose a una operación que bien podría salvar su vida eliminando la del niño que llevaba en su seno. Esta joven italiana que ha preferido morir antes que dejar que le hicieran un aborto terapéutico (aunque ahora haya fallecido su hijo también), ha vuelto a poner de actualidad la interrupción voluntaria del embarazo. Ella ha aceptado la muerte para engendrar la vida, sabiendo que una vida incipiente tiene un porvenir más prolongado que los adultos, y por ley natural siempre nos toca ir delante a los que primero hemos nacido. Pero no es éste el fundamento principal de la joven, es, sí, la religiosidad de Carla la que le ha hecho comprender “que nadie tiene más amor que el que da la 180

vida por sus amigos”. Y más que amigos, cuando de hijos legítimos se trata. El sacrificio de la señora Levati ha revitalizado una polémica muy positiva en torno a la interrupción legalizada impunemente del embarazo. Otro ejemplo parecido al de Carla, nos lo dio la española Teresa Urquijo en 1985, pues cuando esta señora se encontraba embarazada de su decimocuarto hijo y enferma de cáncer, rehusó el tratamiento para impedir el aborto. El niño murió a los pocos días de nacer y Teresa falleció también pocos meses después. Ahora, su hija, Carmen Mazzuchelly, recuerda el caso de su madre como el de “una verdadera santa”. Adoraba a su familia y sus hijos -nos dice-, pero sabía que tenía que dar la vida por uno de ellos. “Si la he dado por mis otros trece hijos decía la señora Urquijo- no tengo ahora derecho de negársela a éste”. Y así los cuatro volaron al cielo. Otro acto ejemplarizante nos viene de Juan Pablo II, pues también él ha sido operado de cáncer y exhortado por los médicos a descansar lo máximo posible si quiere prolongar la vida; mientras tanto ha regresado después de recorrer tres naciones con el proyecto de viajar nuevamente para predicar el Evangelio en otros tres países dentro del año actual. Y es que el Santo Padre es muy consciente de que sólo merece la pena vivir para poner freno al desgobierno que existe en el mundo modernista plagado de corrupción, de injusticia y criminalidad. Fiel a los preceptos de Jesús (“Id al mundo entero y predicad el Evangelio a todas las gentes”), continuará ofreciendo su vida hasta cumplir su misión en la Tierra. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-2-93 181

75.- LAS ABSOLUCIONES COLECTIVAS Hace algún tiempo, todos vimos a Juan Pablo II dentro de su confesonario, como ejemplo del deber que tienen los sacerdotes de confesar individualmente a cada penitente que debe acercarse en busca de la absolución, porque la confesión es la expresión de nuestras ideas perturbadoras, de nuestros actos pecaminosos y del arrepentimiento o pesar de haber hecho cosas ilícitas ante la Ley de Dios que tan claramente se expresa en el nuevo Catecismo, y en los anteriores también. Y para cumplir fielmente este bendito sacramento, es necesario e imprescindible el dolor de contrición por haber ofendido a Dios, reconociendo un poco la grandeza inconmensurable del que todo lo sabe y todo lo puede. Y hemos dicho este bendito sacramento porque sabemos por experiencia la paz que se siente cuando, después de haber hecho una confesión concienzuda, nos reconciliamos con Dios. Y este deber que nos exige la conciencia es la misma ley del Señor escrita en el corazón humano, ley y Dios que sólo la religión nos dan a conocer. Después de lo dicho, queremos recordar que, con relativa frecuencia, leemos en las carteleras de algunas iglesias anuncios para la confesión comunitaria o colectiva, y en el Código de Derecho Canónico, canon 961, dice así: “No puede darse la absolución a varios penitentes a la vez sin previa confesión individual y con carácter general a no ser que amenace un peligro de muerte, y el sacerdote o los sacerdotes no tengan tiempo para oír la confesión de cada penitente”. Es decir, es válida la absolución colectiva -por poner dos ejemplos- cuando un barco se hunde y los 182

tripulantes reclaman el perdón a Dios, también cuando surge un incendio en un edificio y los sacerdotes no tienen acceso para confesar a los que esperan la muerte, pero esta absolución no impide que los que no hayan sucumbido tengan que confesarse nuevamente de forma individual. Y no podemos concebir estas normas o leyes eclesiásticas como una exigencia caprichosa y dura de la Santa Iglesia, sino como fidelidad en materia grave y oportuna para que el pecador pueda abrir el centro infeccioso y sentirse amado por Dios, reposado y curado de su malestar espiritual y concienzudo. Esta garantía sacramentalmente tan eficaz para el perdón de Dios, tras la contrición humilde del penitente, está bien constatada en el Evangelio: “Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atares en la tierra será atado en los cielos, y cuanto desatares en la tierra será desatado en los cielos” (Mt 16, 19). Se deduce de lo sobredicho que el primado de los papas ha sido legítimamente constituido por el mismo Dios, por eso la Iglesia no cesa de pedir oraciones por la unión de “... un solo rebaño y un solo pastor” (Jn 10, 16), es decir, de todos los creyentes de distintas religiones, bajo el primado del sucesor de Pedro, actualmente -como todos sabemos- Juan Pablo II. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 17-2-93

183

76.- LOLA FLORES Y JESUCRISTO En este mundo hay gentes para todos los gustos y todos los disgustos, pero de los que nos aborrecen no conviene hablar nunca, porque se pierde el tiempo, se incita el malestar y el resultado es siempre nocivo. Aflora en mi mente este preámbulo porque conozco artistas que sólo con verlos me producen aversión, mientras que algunos -muy contados- me acercan a la pequeña pantalla y consiguen distanciarme de las preocupaciones que la imaginación (“la loca de la casa” como diría Santa Teresa de Jesús) parece recrearse en darles vueltas hasta ponerlas hinchadas como globos. Por eso quiero hablar de esta actriz folklórica teatral y cinematográfica que tantos éxitos ha cosechado en su vida desde que nació en Jerez de la Frontera allá por los años 20, si bien que su edad sólo Dios y ella la saben. Lola Flores inició su carrera teatral muy joven como artista de variedades en la compañía de la malograda bailarina Mari Paz. Algún tiempo después formó compañía con el cantor flamenco, Manolo Caracol, y juntos recorrieron España en pleno éxito e interpretaron en el cine escenas que llamaron poderosamente la atención por las excelentes facultades de esta “faraona” que cantaba y bailaba coplas de castizo flamenco con éxito desbordante. Cuando llegó a su verdadero auge el “folklore teatral”, Lola Flores fue la indiscutible figura de este género. Ella ha hecho populares muchas canciones de la Baja Andalucía, que las cantaba y bailaba con el arte incomparable que sólo lo llevan en las venas los de la raza calé. 184

Las películas interpretadas en Méjico y en otros países hispanoamericanos y también europeos le han dado fama internacional por el éxito que siempre ha tenido. La primera película que interpretó en Méjico fue “La niña de la venta”, a la que han seguido otras muchas, y casi todas producidas por Cesáreo González, productor que la ha tenido en exclusiva. Ahora la tenemos en Antena 3 TVE disfrutando y sonriendo con la naturalidad que la caracteriza y la sinceridad que tanto nos deleita a los que amamos la verdad y la sencillez. Ella nos ha dicho que La vida le ha dado muchas cornadas físicas y morales, pero ha de sobrellevarlas -nos dice- con fe en Dios. - La verdad es que la fe que yo tengo en Jesús de Nazaret me ha ayudado mucho en las enfermedades y en las operaciones que he tenido. He sido una mujer muy castigada. Pero las visitas y oraciones al Cristo de Medinaceli me confortan y siempre me llevan a conseguir mis buenos propósitos. Y es que Lola Flores lleva veinte años sufriendo con enfermedades cancerosas externas y también con los problemas familiares y las críticas desmesuradas de algunos desaprensivos que sólo buscan la noticia, caiga quien caiga. Pero Lola Flores es una artista excepcional que nos ha dado ejemplo como madre, como esposa y como mujer cristiana que sabe posponer la fama y el éxito por debajo de la humildad que Cristo nos exige para seguirle literalmente en sus preceptos, sin deturpar las alegrías que transmite a cuantos la contemplan con la simpatía que se merece. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 18-2-93 185

77.- LA REINA SOFIA Y LA DROGA La discreción, mesura y sobriedad de nuestra Reina, es algo tan bello y valioso que a mi me parece que se ha granjeado el respeto, simpatía y estímulo de la inmensa mayoría de los españoles. Esa candidez con que responde siempre a sus interlocutores, nos muestra una persona completamente desposeída de la Majestad que le corresponde y posee. Su forma de vestir con sobriedad y cordura debieran servir de modelo a todas las damas españolas y al porvenir de las juventudes. La Reina Sofía es una persona inteligente porque consigue pasar siempre desapercibida por la aparente mediocridad donde cobija su talento. Cuando hace dos años aproximadamente se trasladó a Roma para participar en el Congreso Internacional sobre la Droga y Alcoholismo contra la Vida, celebrado en el Vaticano con la organización del Consejo Pontificio para la Sanidad, donde han tomado parte cerca de dos mil científicos, entre ellos varios Premios Nobel, investigadores y destacados políticos, la Reina doña Sofía, les ha sorprendido a todos con su brillante intervención de forma pausada y serena, como siempre. - La droga y el alcohol son un freno radical a la libertad, la convivencia y la felicidad de los hombres en el mundo. La droga altera las aspiraciones de la persona humana en la búsqueda de la felicidad, las degenera y destruye, ofreciendo sugerentemente una fórmula engañosa para librarnos de nuestros males. Engañosa, porque para evadirnos de las dificultades que encontramos en la vida nos quita la propia vida. Es un 186

mito al revés. Y ha elegido prioritariamente la juventud, porque es en ella donde se da el terreno más fértil y permeable para esa seducción que proporciona un paraíso que llega rápido y secuestra eficazmente. La Reina terminó su discurso deseando “que el título genérico de aquella conferencia fuese la esperanza contra la desesperanza”. Es decir, como la luz que ilumina el mal que nos acecha para que podamos ahuyentarlo con fuerzas a su lugar de origen, al demonio. Y continuó diciendo: “Estas plagas sociales tienen una amplitud y unas proporciones aterradoras, no sólo por el alto número de vidas truncadas, sino por la extensión del contagio moral”, y calificó de “mercaderes de la muerte” a los traficantes. “La solución -dijo el Papa- sólo llegará si se consiguen recuperar los valores humanos del amor y de la vida”. Y como no pueden faltar en mis escritos los eficacísimos medios espirituales con que conseguí escabullirme del pasotismo en que me encontraba abismado hace 32 años, me permito sugerir a esa juventud maravillosa que, entre todas las experiencias que tienen de una vida, que puede parecerles destituida de sentido, no dejen de experimentar los llamados Cursillos de Cristiandad que, sabiamente, organiza la Diócesis de Oviedo cuatro o cinco veces por año. Asimismo me permito encomiar los Ejercicios Espirituales que la unión sacerdotal Lumen Dei nos dará en el Seminario de Oviedo del 8 al 11 de abril, pues esa sed que normalmente tiene la juventud de aprender y saber, puede quedar saciada si esfuerzan un poco la voluntad para intentar adentrarse en esos benditos 187

movimientos. La experiencia de lo dicho pueden testificarla los diez mil cursillistas asturianos que han conseguido una vida ejemplar y llena de sentido. Si desean más referencias les oiremos con mucho gusto por el teléfono, 5344033. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 22-2-93 y en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 5-3-93

188

78.- UNA SEÑORA CON FE, ROSE KENNEDY Qué difícil es resumir en un folio el contenido extenso de un libro titulado “Tiempo de redordar”, escrito por la matriarca del clan Kennedy. Esta ilustre señora que cumplirá ciento tres años el próximo 22 de julio, dejará un recuerdo en la historia estadounidense -y universalque servirá de lección para las futuras generaciones. Rose Kennedy ha experimentado a lo largo de su vida las mayores glorias que raramente se hacen posibles en la vida terrena, pero como todas las flores tienen espinas, siempre les llega el momento de deshojarse y quedar con los pinchos clavados en el alma recordando los pétalos que se fueron y no volverán en esta vida. Sí, la señora Kennedy se ha visto rodeada de sus nueve hijos, junto a su esposo, José, cuando éste ostentaba el cargo de embajador en la Corte de San Jaime, y por si ésto fuese poco, en 1952, Pío XII le concedió el título de condesa papal en reconocimiento a su vida ejemplar: como esposa, como madre y sobre todo como mujer devotísima de la Virgen. Rose Kennedy es una señora de fe inquebrantable y sabe sacar miel de las espinas. Por eso nos dice que todavía mantiene el optimismo y asiste a misa todos los días en su propia casa, legado que entre tantos otros ha heredado de su buena madre, quien le inculcó su fe en Dios y en la Iglesia. Pero si recejamos unas décadas veremos que de los cuatro hijos muertos, los cuatro encontraron su fin de forma dramática: José, en la segunda guerra mundial; John, asesinado en Dallas; Robert, muerto en Los 189

Angeles a tiros cuando iba camino de la Presidencia, y Kathleen en accidente de aviación. Además, Rose Mary, internada desde hace muchos años en un hospital psiquiátrico. - Ser madre de un gran hombre -se refiere a su hijo John- es mucho más importante que realizar una obra de arte. Por eso cuando tuvo noticias de su muerte se hizo las preguntas normales que sólo omiten los santos: “¿Por qué? ¿por qué? ¿por qué?. Y así salí caminando y recé, recé, recé, preguntándome sin cesar: ¿Por qué le había sucedido aquello a Jack? ¿Por qué? ¿por qué?...”. Y hace algunos descubrimientos tan pequeños, pero a la vez tan grandes, que configuran claramente la ferviente devoción y el espíritu sobrenatural que lleva arraigado en su alma. - El día del entierro de John no comulgué en la catedral porque ya lo había hecho aquella misma mañana, antes, en otra Misa, muy temprano. Después de perder este hijo que tantas alegrías le daba cuando llegaba -siendo presidente- en helicóptero a los jardines que ornamentan su residencia, todavía le quedaban muchas cosas hermosas y tristes que ver, y que vivir, y que contar. Pero quizá nos sirva de ejemplo este rápido espigueo por la vida de esta gran mujer que confiesa que sus tres grandes pilares de la fe han sido, sobre todas las cosas, el Rosario, la meditación y el Vía Crucis.

190

Y es que los católicos somos como la hiedra, escolimados y endebles en nuestra ególatra naturaleza, pero seguros y fuertes cuando vamos creciendo espiritualmente y nos enraizamos en la muralla de hormigón armado. Es decir, cuando nos volcamos en las manos del que todo lo puede, Dios. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 26-2-93, en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 26-2-93 y en “EL COMERCIO” 8-3-93

191

79.- A DON ANTONIO COLAO GRANDA Como no encuentro en la guía telefónica la dirección del señor Colao, me complace felicitarlo por sus escritos piadosos y llenos de verdades, si es que LA VOZ DE ASTURIAS tiene a bien publicar esta carta que le dirijo. Mis compañeros y yo vamos coleccionando todos sus escritos y nos sirven de meditación. Él siempre nos da ánimo para perseverar en la fe cristiana. También los damos a leer a nuestros hijos como ejemplo de la moral que reflejan y las buenas costumbres, que ya parecen trasnochadas. La verdad es que no nos entusiasman los periódicos porque casi todos los escritos se refieren a la política, y es muy difícil encontrar algo que nos guste a tantos miles de personas como frecuentamos la Iglesia. Por eso hacemos fotocopias de sus escritos y los leemos con mucho gusto. También quiero felicitar al director por dirección de un diario realmente democrático, que esfuerza en complacernos a todos y demuestra imparcialidad y pluralismo todos los días en la página las cartas. la se su de

Si no fuera mucho pedir, le rogaría al señor Colao que se pusiera en contacto conmigo para dialogar personalmente, pues también tengo dos libros que publicó hace dos años: Tierra Santa y Catorce mil versos de temas religioso y moral. Manuel M. Herías (Avilés) Carta escrita sobre el autor y Publicada en “LA VOZ DE ASTURIAS” 26-2-93 192

80.- DESPUES DE CONFESAR, INGRESÓ EN LA PRISIÓN Se ha dicho muchas veces que la conciencia es la ley de Dios escrita en nuestros corazones. Y este conocimiento o luz de la razón -cuando no está embotado con las mil fechorías de una vida disoluta- nos produce un sentimiento de culpabilidad a causa de nuestros actos pecaminosos que, sin la expiación necesaria del pecado, puede conducirnos al borde de una neurosis o depresión con timidez y recelo. Un ejemplo de lo que antecede se ha dado recientemente en Estocolmo, entre el religioso Fredrik Westerlund y un desconocido que sirviéndose del teléfono le comunicó a media noche que necesitaba confesarse con urgencia, pues el remordimiento de conciencia no le dejaba dormir ni soportar el pecado que había cometido. Westerlund, que no conocía de nada al individuo, comprendió que se trataba de un alma completamente atormentada y, a pesar de las horas intempestivas, resolvió encontrarse con él. Se presentó en la parroquia a las dos de la mañana y seguidamente comenzó la confesión. Cuatro horas de diálogo para explicarle el crimen que había cometido, son muchas horas. La víctima era un hombre de negocios que le había negado una suma importante, y el estafado homicida le disparó dos tiros a quemarropa.

193

La policía llevaba varios meses investigando para detener el móvil del crimen, pero todo fue inútil hasta después de la confesión. Pues el religioso, Fredrik Westerlund, en las cuatro horas de confesión, consiguió persuadirlo para entregarse a la policía y expresarles el suceso con todos los atenuantes que él había escuchado en el confesonario. En principio, el homicida arrepentido, se resistía a la exhortación del clérigo sabiendo la pena carcelaria que le esperaba y el deshonor que sería divulgado por toda la prensa de Estocolmo. Pero viendo que no era posible la absolución para perdonar el pecado cometido, decidió entregarse a las autoridades, no sin antes hacerle prometer al religioso que le asistiría espiritualmente todos los años de condena que la ley vigente en Estocolmo le sentenciara. Todo esto me recuerda una anécdota que me contaba el cartujo, Fernando Arnáiz Barón (hermano del beato Fray María Rafael), cuando almorzábamos juntos, pues dialogando sobre la confesión me dijo: “Cuando llega un penitente y me manifiesta sus pecados, al terminar la confesión y absolverlo -si no hay inconveniente- siempre les digo: vete en paz y preparado para expiar tus pecados”. Es decir, Dios perdona todo, pero la deuda, en esta vida o en la otra, tenemos que saldarla. Por eso los santos luchan tenazmente contra el pecado y todos prefieren la muerte antes de cometerlo con alevosía. ¿Quién tendrá razón, ellos o nosotros? Publicada en “LA VOZ DE ASTURIAS” 28-2-93 194

81.- SÁNCHEZ DRAGÓ SE CAYÓ DEL CABALLO Este hombre de aspecto recio y carácter rudo ha vivido los altibajos más sobresalientes que puede experimentar un ser humano con 56 años: un chico progresista cuando apenas contaba 14 años, comunista empedernido con 20, hippy a los 24, mágico a los 34, anarquista a los 42, precisamente cuando estaba elaborando el Premio Nacional de Literatura, católico practicante y Premio Planeta cuando cumple los 55. Y ahora nos dice que su sueño dorado es retirarse a la vida monástica. Es el hombre que nos transmite los testimonios cristianos más brillantes y fluidos de todos los católicos que intervienen en los programas televisivos. Defiende el derecho a la vida de los nonatos con todos los argumentos que se merecen los niños incipientes para seguir viviendo dentro y fuera del vientre de sus madres. Me temo que don Fernando Sánchez Dragó y la pobre parlamentaria de Izquierda Unida, Cristina Almeida, terminen azotándose públicamente, pues el comunista empedernido del año 56 encontró -como San Pablo cuando se cayó del caballo- la perla preciosa y parece dispuesto a perder la vida antes de volver a las andadas. En el programa de Jesús Hermida titulado “Lo que hay más allá de la muerte” ha tenido dos intervenciones que la inmensa mayoría de los telespectadores escuchamos con verdadera fruición, como ha quedado demostrado en las 2.700 llamadas telefónicas, al pronunciarse en favor de la resurrección más del 85 por 100 de los comunicantes. Y es que -a mi parecer- el ateo clásico y puro no existe. 195

Una de las personas más acérrimas en este sentido que nos ocupa es la de la señorita Cristina Almeida, y en ese programa referido ella misma ha declarado que en su ateísmo también había fisuras, porque ¿quién puede probar que Dios no existe? ¿Con qué fundamento se puede afirmar lo que para los respetables increyentes es completamente desconocido?. Nosotros -los católicos- tenemos pruebas evidentes de la existencia de Dios, no solamente por las miles de revelaciones divinas que relatan los santos, ya que no son dogmas de fe y puede suponerse que hayan sido entreoídas después de tantos años de meditación y deseo de confirmar el anhelo de una vida entera, si bien que el guerrero que perseguía tenazmente a los cristianos -San Pablo- no estaba inserto en nada de lo transcendente y todos sabemos que Jesús le habló con toda claridad. Pero volviendo a lo antedicho, ¿no es bastante, para probarlo, el hecho de que más de 500 testigos, reconocidos por la Iglesia, y entre ellos una porción de santos que han sido mártires entregando sus vidas por testificar la resurrección de Cristo, le hayan visto resucitado después de crucificado y muerto?. ¿No se prueba que ha sido reo un individuo que haya sido visto por dos o más testigos en el momento de perpetrar el crimen? Si esto es así en la justicia de los hombres ¿cómo se puede negar que hayan mentido los 500 testificantes? ¿Quién les ha dicho a los “ateos” que no hay Dios? ¿Cómo lo saben? Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 4-3-93 y en "EL ORIENTE DE ASTURIAS" 12-3-93 196

82.- NEGARSE A BLASFEMAR LE COSTÓ LA VIDA Si alguna vez hemos llevado al periódico hechos abominables ocurridos en el periodo de la guerra civil española, no lo hemos hecho como revancha contra ninguno de los dos frentes, teniendo en cuenta que las dos Españas no han aniquilado más contrarios por falta de posibilidades. Este es el ejemplo de las malditas guerras. En el año 1936, se encontraba en España don Carlos Vela, Doctor en Derecho y corresponsal de un periódico de su país, Ecuador. El carnet de periodista le ha sido muy útil para moverse con relativa facilidad entre los milicianos y sus superiores. Y cuando un día se encontraba en un bar de Santander, mientras un grupo de soldados comentaban los sucesos del día, pudo escuchar cómo habiendo encontrado un joven que guardaba una ermita con gran diligencia y respeto, intentaron que les abriera las puertas del templete. El chico, amedrentado, accedió a la petición de los guerreros, pero no conformes con eso, se enfurecieron contra él ordenándole que blasfemara contra Dios. El joven les dijo que eso no lo haría jamás. Los cuarteleros se llenaron de cólera y le señalaron dos caminos: “O blasfemas contra Dios o te pasamos por las armas”. - Prefiero morir antes que ofender al que me ha dado esta vida y me promete la otra en la eternidad. Inmediatamente hicieron dos disparos y lo dejaron tendido en el suelo a la puerta de la capilla que con amor 197

sublime guardaba. Y como los soldados se jactaban de su proceder, el periodista ecuatoriano les replicó: - El jovencito fue noble y deberíais haberlo respetado. Además, no tenía defensa contra vuestras armas. Más bien deberíais haber admirado la lealtad a sus sentimientos religiosos de un hijo de la montaña, como sois vosotros. Los combatientes bajaron la cabeza y ninguno respondió al periodista. El mencionado corresponsal ha sido posteriormente sacerdote y profesor de Sociología en la Universidad Católica de Quito (Ecuador), dejando varios libros de su autoría donde en uno de ellos nos narra el trágico episodio. La pena es que no haya datos suficientes para que fuese candidato a los altares. Por todo lo dicho nos parece que la blasfemia nunca debiera ser despenalizada. ¿Cuál es la cultura o civismo que puede dar un hombre a sus hijos o convecinos al proferir estas injurias en la calle o dentro de su propio hogar?. Quien por cultura entiende que se trata de ejercitar los conocimientos humanos y con ellos humanizar a los demás, se dará cuenta de la inconsecuencia que vive quien blasfema contra Dios. Y en el sentido bíblico, la blasfemia es fuego sobre la cabeza de quienes la profieren y muerte (Levítico 24, 14-16). Pienso que la ética que nos ha subrayado el señor presidente -don Felipe- también incluye el respeto por los que ciertamente creemos en la inconmensurable grandeza de ese Dios que protege los buenos y los malos. 198

Terminaré copiando las palabras de Santo Tomás, y también una de mis pobres estrofas: “La blasfemia es pecado del orden de los opuestos a la religión (que no de los ateos indiferentes). Es pecado mortal: en comparación con ella, todo pecado es leve”. Quien injuria a su Dios o al vecino, / enciende la guerra en su persona, / encuentra la desgracia en el camino / y tiene a Satanás como corona. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 4-3-93

199

83.- MÁS SOBRE RELIGIÓN Señor director: Le agradecería hiciera pública la presente carta, si es que se digna concederme el derecho de réplica. Después de pasar unos días en la ciudad de Valencia con mis parientes, me encuentro sobre la mesa el escrito que me envía, a través de su diario, don José Molina Leonato, con fecha 16 de enero. De su carta se destila claramente la adversidad que lleva en su alma contra la Iglesia católica y, consecuentemente, contra Aquel que ha derramado su sangre para que dos mil años después la Iglesia continúe haciendo el bien en todo el universo, especialmente en las beneficencias, asilos y misiones donde tantos mártires han dejado sus vidas por los hermanos separados de Dios, por la justicia, por la libertad, por la equitativa distribución de las riquezas, por la paz, y muy especialmente por extraer las almas del abismo donde las han metido la izquierda y la derecha, mientras los mandatarios políticos se construyen mansiones y palacios al mismo tiempo que descristianizan los pueblos y les estrujan con impuestos que tanto necesitan para sobrevivir, excluyendo las raras excepciones. Pero no parece que la madre Teresa de Calcuta ni las decenas de miles de santos que nos miran desde los altares signifiquen nada para un señor que también a mí quiere meterme en esa secta de obsesivos que se ubican en el Palmar de Troya. Y ese rebufe impregnado de inquina que aflora en el escrito de don José Molina, no es un síntoma de ateismo, sino la repulsa que siente hacia la justicia de Dios, a la que todos hemos de ser sometidos en 200

nuestra vida postrimera. Pues al verdadero ateo le es indiferente la religión y el Dios que la gobierna, ya que si Dios es la nada para el ateo, la nada no puede ofender a nadie. Pero es así: nadie mejor que Satanás conoce a Dios y nadie como él lucha con más sagacidad para arrancarle las almas que siguen sus preceptos. En el escrito que ustedes me han publicado con fecha 29 de diciembre hice las citaciones evangélicas que refiere el señor firmante, señalando los capítulos y los versículos, los cuales me reprocha diciendo que los he “sacado de contexto sin ninguna capacidad teológica”. Si por contexto se entiende todo el contenido del Evangelio ¿cómo podría copiarlo en todo su conjunto?. También me acusa de fanática al ver que defiendo la Iglesia de Cristo con el amor y la benevolencia que se merece el Hijo de Dios que ha dado la vida por usted y por mi. Y en los seis interrogantes que hice en mi escrito con claridad y realismo, no menciona ni una sola palabra, sólo entra como león rugiente por esa fisura de la inquisición, ignorando que todos los desmanes que haya podido tener la Iglesia católica, hacen más inquebrantable nuestra fe cristiana, pues si a Jesús le han fallado el 8 por 100 de sus elegidos apóstoles (Judas), es claro que “el discípulo no puede ser más que su Maestro” (Mt 10, 24), y así tendremos hoy introducidos ilícitamente dentro de la “iglesia” 72 millones de Judas. De no ser así el Evangelio se desmoronaría al no convertirse en realidad las palabras del Mesías. Pero vayamos por partes: Sobre mi afirmación de que la Iglesia Católica “no es, no ha sido, ni será coactiva”, el Sr. D. José Molina Leonato se remonta a la Inquisición para sacar 201

estadísticas de víctimas del inquisidor Torquemada. Supongo que el Sr. José Molina sabrá distinguir al inquisidor Torquemada, que ni siquiera era Obispo, de lo que es propiamente la Iglesia católica. En 1981, en la Gran Enciclopedia GER, Tomo 22, pág. 608, se dice: “La caricatura y la calumnia de Torquemada, personificación de la Inquisición española, han venido a ser casi un tópico. Sin embargo, la realidad histórica, amplísimamente do- cumentada, nos presenta a Torquemada como a un religioso observante y carente de ambiciones terrenas, íntegro, celoso de la pureza de la fe, gran organizador y con un estricto sentido de la justicia. Juzgado a la luz de los criterios históricos y al margen de burdas leyendas, Torquemada no es ni un fanático ni mucho menos un sanguinario, sino un hombre altamente ejemplar, muy superior, por supuesto, a sus enemigos”. Probablemente habrá que contar entre los enemigos a los que se refiere al Sr. N. López Martínez, el autor de la “Historia de la Inquisición” que Vd. cita y no dice su autor. Lo mismo decimos del escrito del Sr. Castillo, editado en 1835 (imagino que algo más serio se habrá escrito desde entonces). Supongo que el Sr. Molina tampoco confundirá al militar Tancredo, que guerreó en las Cruzadas, con la Iglesia Católica. Comparto la conclusión del Sr. José Molina, cuando concluye: “La historia cambia. Los buenos no lo son siempre ni los malos eternamente”. Seguramente la Iglesia no puede afirmar que “no ha sido nunca coactiva” porque en aquellas épocas se mezclaba más de la cuenta lo político y lo religioso. Tampoco los malos “lo son eternamente” porque no pocas veces el tiempo descubre 202

la humanidad de quienes el rencor ha presentado como crueles. Resulta extraño que el Sr. Molina afirme la existencia de “muchos sangrientos hechos no olvidados aún y trasladados en el recuerdo de generación en generación”... y para ello se remonta a la Inquisición y las Cruzadas, que acontecieron hace más de 500 años. ¿No le parece demasiado trabajo pasarse esa conciencia de “generación en generación”? ¿No se tratará más bien de una mala digestión de una no menos mala historia?. Pero hay más: Esa intolerancia que pudo producirse en nuestra historia pasada, y no tanto, achacada por Vd. a la religión, poco tiene que ver la intolerancia con la vida cristiana. El Evangelio invita, casi ordena, a todos los creyentes a amarse los unos a los otros. Y el mismo Jesús recuerda que la obligación de amar está especialmente indicada de cara a los que nada pueden devolver de amor y amistad, a saber, los enemigos y los pobres. Y sin embargo, en Roma, durante momentos determinados, no se toleró que unos hombres, los cristianos, vivieran su credo. Y no tolerar las creencias significó no tolerar las formas de vida que ponían en práctica esas ideas. La intolerancia es un sentimiento y una actitud que tienen motivaciones sencillamente humanas, no religiosas. Y cuando estas se mezclan, son aquéllas las que prevalecen. La Inquisición, como Vd. no ignora, surgió en un ambiente de intolerancia. Al final de la Edad Media, en la vida social no se acepta ya la intolerancia que había existido, por ejemplo, con musulmanes y judíos, en toda la etapa anterior. Y en el mundo musulmán, no se toleraron, durante largos períodos, a los que no seguían el Corán. “Si la verdad es la verdad, no se podía tolerar el error y, por eso mismo, a los que vivían 203

según el error”. Pero esta actitud racionalista de búsqueda de la verdad, poco tiene que ver con un Jesús que dice: “Yo soy la Verdad y la Vida”. Y si de víctimas de la intolerancia hemos de hablar, no se olvide, por no hablar de otras situaciones que, por ejemplo, en Gran Bretaña, si hubo víctimas durante el breve reinado de María Tudor, católica, más hubo antes, con su padre Enrique VIII, y después, con Isabel I. Más tarde, Cronwell, en 1650, devastó Irlanda, y la intolerancia puritana llevó a la deportación a cientos de miles de irlandeses. Es indigna del hombre la intolerancia. Sólo cuando uno cae en la cuenta de lo difícil y laborioso que es la búsqueda de la verdad, es capaz de valorar los esfuerzos, aciertos y desaciertos, del prójimo para alcanzarla. No se trata de ser indiferentes, pues la indiferencia no es sinónimo de tolerancia. Pero sí tolerantes. El Evangelio de Jesús así nos invita. Y creo, que los hombres, a trancas y barrancas, vamos descubriéndolo. Cuando López Ibor fue recibido por Juan XXIII para exponerle sus dudas sobre los misterios de la religión, el Papa Roncalli le dijo: “En los momentos apacibles, busque la verdad y en ella encontrará a Cristo”. Tome usted el consejo de ese Papa gigante y cambiará de mentalidad. Atentamente le saluda. Publicado en “LA NUEVA ESPAÑA” 12-3-93

204

84.- LA IGLESIA VA BIEN Todos sabemos que los tiempos han cambiado mucho en pocas décadas. Cuando yo era niño y una persona vivía acomodada en la opulencia o bienestar social, el pueblo sencillo y esclavo se pronunciaba siempre con el mismo aserto: “Vive como un cura”. Y es que vestir con sombrero de teja y sotana negra con finura y donaire, sin callos en las manos y bien alimentado, era la categoría del señor con mayúsculas. He ahí que la posición social del sacerdote, del médico o del farmacéutico brillaba en la sociedad de aquella época. Ahora los “pobres” sacerdotes vestidos con humildes atuendos y retribuidos con poco más de treinta mil pesetas por mes, no están lejos del menosprecio en medio de una sociedad consumista y pomposa. Y esto ha hecho que las “vocaciones” religiosas disminuyeran en consonancia con el progreso. Pero esta disminución de clérigos constituye una garantía para las verdaderas vocaciones. El seminarista que se dispone a cursar una carrera superior sabiendo el triste porvenir que le espera en medio de una sociedad materialista y boyante, no lo puede hacer para “vivir como un cura”, sino para servir al pueblo de ese Dios a quien ama por encima de todo, y considero que los 36 mil jesuitas -por poner un ejemplo- que teníamos hace unas décadas, prestaban un servicio a la Iglesia muy inferior al que ofrecen hoy los 21 mil que quedan, teniendo en cuenta que la Iglesia prospera espiritualmente con el fermento y no con la masa ázima. El cardenal Suquía ya nos dijo que las crisis de la Iglesia siempre fueron resueltas por los santos, y estas sacudidas tempestuosas que trae el viento de los 205

programas televisivos irreverentes, como algunos periodistas desaprensivos y adversarios a los preceptos de Dios, son los que, queriendo hacer lo contrario, mueven violentamente la fronda de los árboles para que todos los frutos infectos o pútridos se vengan abajo y sólo lo sano o salubre se conserve como único provecho que la Iglesia necesita y reclama. A pesar de todo lo dicho, el hombre de hoy que está viendo la degradación moral con el aborto, con la droga, con el crimen cometido por adultos y adolescentes, con las violaciones que incita la pornografía publicitaria, con la corrupción y tantos desmanes que todos conocemos, parece darse cuenta y recejar a los tiempos de su infancia. Pues en 1985 contábamos con 403.480 religiosos, es decir, sacerdotes diocesanos y religiosos, en 1989 con 401.930, en 1990 con 403.178, y en 1991 ya teníamos 404.031. Estas últimas estadísticas nos muestran el aumento que se ha producido en todo el mundo por segundo año consecutivo. Y es que la persecución del maligno, lejos de conseguir sus propósitos de des- cristianización (reflexionemos sobre el ejemplo de Polonia), nos viene acrisolando la verdadera fe que tanto necesita la Iglesia para ejemplarizar la doctrina de Cristo. La única constitución inmutable que Dios ha hecho con sabiduría infinita para el hombre de hoy y de siempre, al que tanto ama. Está claro que todas las constituciones que tienen los 175 países que hay sobre la Tierra, necesitan ser reformadas cada dos por tres. Y es que el hombre sin Dios siempre termina en el abismo que el Evangelio insistentemente nos anuncia. Cultivemos la fe y todo irá mejor. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 13-3-93 206

85.- MONJAS VIOLADAS Las lenguas mendaces que descargan sus calumnias contra la Iglesia y contra el Santo Padre no son siempre las de los laicos o ateos. Desgraciadamente también existen los que cubiertos con capa de religiosos buscan la popularidad o la fama con imposturas sobre el hombre que ostenta el cargo de mayor responsabilidad moral que hay sobre la tierra, Juan Pablo II. Un ejemplo claro de lo que precede nos lo ha dado el capuchino italiano, padre Aldo Bergamaschi, cuando en una conferencia pública intenta persuadir a laicos y religiosos de que el Santo Padre ha legitimado el aborto para las misioneras que habían sido violadas. El Vaticano no se hizo esperar desmintiendo el rumor. Un rumor que es más que una ofensa o que una vulgar calumnia, pues se trata de una patraña inventada para crecer el enano y hacerse conocido internacionalmente. Ahora -con el desmentido del Vaticano- las cosas han quedado en su sitio, pero no faltarán los detractores de la Iglesia que busquen la fisura para extraer de la misma la inexistente incoherencia del Santo Padre. Cuando en verdad la Iglesia siempre ha sido y será la defensora número uno del derecho a la vida desde el momento de su concepción hasta la muerte natural, exceptuando los criminales natos sin posibilidad de reinserción con los métodos incruentos que la Iglesia desea. Y en el caso de las monjas violadas y embarazadas, si es cierto que no existe el menor atisbo de culpabilidad por parte de las mismas, también lo es que no existe el menor indicio de pecado por parte del niño incipiente que 207

llevan en su seno. Por eso, ¿con qué autoridad o principio se le puede dar muerte al inocente no nacido?. Como vemos, el problema entraña una solución muy compleja. ¿Se les puede obligar a las religiosas a que críen el hijo no deseado en una comunidad de monjas? ¡No es posible!. ¿Se les puede exclaustrar para amamantar y criar el hijo de un desalmado que forzosamente lo ha engendrado? ¡No es posible!. ¿Se les puede obligar a llevar el niño a un orfanato y proseguir sus vidas de religiosas y misioneras? ¡No es posible!. Entonces ¿cuál es la solución?. Pienso que -sin adelantarme a los juicios o decisiones de la Iglesia que tanto respeto y admiro- lo mejor es concederles a las religiosas la misma libertad que Dios nos concede a los hombres para actuar libremente sin la más mínima coacción, exceptuando, claro está, la muerte del inocente, pues las aberraciones de un salvaje no pueden ser expiadas con la sangre de los inocentes. Es lamentable y triste saber que más de veinte mil mujeres han sido víctimas en medio de la guerra que se practica en Bosnia, y entre ellas un número considerable de religiosas que viven exclusivamente para servir a los desharrapados, enfermos, ancianos y moribundos. Este es el servicio que presta la verdadera Iglesia y el pago que algunos hombres le dan. Que Dios les perdone y continúe derramando las gracias suficientes sobre las siervas que entregan sus vidas por extender el Reino de Cristo. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 13-3-93

208

86.- TERESA DE CALCUTA ENTRARÁ EN CHINA Son muy contadas las personas que se puede dar la cara por ellas sin temor a la réplica de los críticos desaprensivos. Pero la madre Teresa de Calcuta -un manojo de arrugas con 82 años- es una religiosa de cuerpo entero (por eso se la puede defender) que sabe vivir fielmente el contenido literal del Evangelio. Y es consciente de que para conocer la pobreza hay que vivirla de forma práctica y paupérrima. Por eso la hemos visto, a través de la televisión, hace años, salir de la Casa Blanca, después de dialogar con Reagan, con la toca y el hábito de basta crehuela, y en la mano derecha cargando una maleta o valija sujeta con cuerdas para impedir que los harapos que contenía se desplomaran en el despacho del presidente. Esto es lo que nos exigen los increyentes a los que presumimos de católicos para convertirse con nuestro ejemplo, y como realmente vivimos distanciados del Evangelio, ellos -los llamados ateos- encuentran el pretexto omitiendo el ejemplo de Cristo y de sus verdaderos secuaces. Así surgen las críticas desmedidas y la confusión entre los dos bandos, sin diálogo posible y resultados nocivos. Se dice que el número de detenidos en los campos de prisioneros chinos es de cinco millones, repartidos en unas mil instituciones penitenciarias. El director del Centro de Estudios e Investigaciones Internacionales de París, Jean-Luc, nos afirma que la persecución contra los católicos “fue terrible y desconocida en el extranjero durante mucho tiempo”. Primero fue contra los sacerdotes y cuando éstos fueron expulsados o encarcelados se dirigió contra los creyentes locales. 209

Según Jean-Luc, los católicos “han tenido una valentía increíble, ante el silencio del mundo”. Fueron los católicos los únicos que han resistido aferrados a su fe cristiana. “He aquí -nos dice- uno de los capítulos más gloriosos del cristianismo mundial”. Y es el día de hoy que hay bastantes obispos en prisión, varios centenares de sacerdotes y miles de fieles. Y cuando algunos logran salir de la prisión, inmediatamente se disponen a reorganizar su Iglesia con la mayor fidelidad a Juan Pablo II, arriesgando sus vidas al celebrar misas en los mismos campos de concentración; pero, gracias a Dios, ayer se supo que han sido liberados 18 obispos y algunos sacerdotes de la Iglesia católica. A pesar de todo lo que antecede, la madre Teresa de Calcuta aseguró que “el tiempo llegará e iremos a China”. Ella quiere abrir un orfanato en ese país inmenso, y hostil a la palabra de Dios, pues ha conseguido dialogar con las autoridades chinas y según manifiesta “parece que ahora están acercándose a nosotros”. El prestigio mundial de la monja, a quien se le ha concedido el Premio Nobel de la Paz en 1979 con la mayor justicia, no encuentra fronteras en el mundo para extender sus fundaciones piadosas sin mezcla de política partidista que sólo sirve para dividir la unidad de todos los vivientes: Cristo. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 18-3-93

210

87.- MEDITACIONES SOBRE EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL Los evangelistas se extienden en algunos temas reiteradamente. El demonio o Satanás lo mencionan más de veinte veces. Cristo ha querido prepararnos para la defensa del bien que Luzbel siempre quiere aplastar. El infierno aparece quince veces en el Evangelio, la comunión, tres. Y es que el Santísimo es el bien sobrenatural o Cuerpo de Cristo que se consume para incrementar la vida de gracia a quienes se nutren del mismo sin pecado grave. Por eso es muy fácil aceptarlo. Pero el infierno es un dogma de fe que la mayor parte de los creyentes no pueden concebir porque supera la razón de la justicia humana. Y es posible que Cristo, conociendo nuestro limitadísimo raciocinio, haya querido mencionarlo tantas veces para que no dudemos del mismo y nos libremos del mal eterno. Inversamente, los evangelistas son muy parcos en hablar de la vida privada de Jesús en Nazaret. Apenas nos dicen que “el Niño crecía y se desarrollaba”. Y juntamente con El, tengo para mí que también su Madre crecía espiritualmente. Pues el crecimiento es natural en cualquier clase de vida, es algo esencial. En la vida vegetativa se demuestra que las plantas están aferradas con vitalidad cuando crecen. Y en la vida animal nos ocurre algo parecido. ¿Qué sería de un animal, o de un cuerpo humano, que después de nacido no creciera, ni se desarrollara? Sería un monstruo, o no viviría. Por eso el crecimiento es la señal de vida. Pues bien, la vida espiritual, aunque muy interna, es también vida y, por consiguiente, requiere y exige el crecimiento hasta la muerte para evitar males mayores. Y es que si no avanzamos en la vida espiritual, retrocedemos. Detenerse, pararse por la tibieza o 211

frialdad, es tanto como retroceder. Es estacionarse en las mismas imperfecciones o pecados y dejar de cumplir la misión a la que nos invita el Evangelio. No nos engañemos los católicos, si no avanzamos, damos pasos atrás, si no aumentamos, perdemos todos los días. Jesús crecía siempre. En su vida pública aparece creciendo y aumentando hasta la pasión y muerte en la cruz, donde agonizando pospone todos sus tormentos para pedir al Padre el perdón para sus verdugos. Y es el único que nada justifica su crecimiento si no es el ejemplo que nos quiere dar, porque El es el camino por el cual nos invita a seguir. Y digo que El no podía crecer porque lo tenía todo y lo poseía desde la eternidad en grado infinito. No era capaz de adquirir nuevas perfecciones. Pero El quiere ser nuestro modelo y enseñarnos a crecer. Y así quiso manifestarse como si realmente creciera. Y ¿cómo crecer espiritualmente? Para crecer en la vida espiritual no hay que poner nada. Sólo es quitar. Quitar las ideas perturbadoras, quitar las murmuraciones, quitar las palabras ofensivas y ociosas, quitar el exceso de alimentos que sólo conducen al deterioro de la buena salud, quitar la altanería que tanto repele a nuestros contertulios, quitar los gastos supérfluos para ser más generosos con los indigentes, quitar los lujos que tanto escandalizan a los que esperan, razonablemente, nuestro ejemplo cristiano, y quitar, en fin, todo lo que rehúsan los preceptos de Jesús. Cuando -sin poner nada- lo quitemos todo, seremos santos y convertiremos muchas almas, mientras tanto aumentaremos el número de los ateos que tanto criticamos. Y ¿dónde podemos encontrar la fuerza para quitarlo todo? En el sagrario. Fuera de allí -en la vida mundana- lo aumentaremos más. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 21-3-93 212

88.- NO A LA EUTANASIA Reiteradamente nos ha dicho la Iglesia el peligro que representa para la humanidad legitimar la eutanasia. Pero los holandeses han conseguido aprobar el homicidio que practicarán los médicos y el suicidio que reclamarán algunos pacientes, tal vez por falta de la caridad de sus deudos y también de suficientes analgésicos que les mitiguen el dolor y les den esperanza. Me temo que los españoles continúen copiando, entre otras cosas, las aberraciones que conlleva el modernismo extranjero. Fruto de tantos males como padecemos en España. Todo parece que sufrimos un complejo de inferioridad, como los adolescentes que se esfuerzan y disfrutan intentando elaborar los mismos quehaceres que realizan sus ídolos, los mayores. Tal vez por eso nos dijo Juan Pablo II en la primera visita que nos hizo: “¡España, sé tu misma!”. Pero este aserto que nos ha expresado el Santo Padre ha sido chasqueado por todos los mandatarios políticos, y el resultado nos lo muestra la droga, el aborto, las películas mórbidas y corruptas, el nudismo, la pornografía, el concubinato, la corrupción, y todos los desmanes que han sido importados de los países europeos. Es una pena que los repúblicos no acepten la más mínima orientación de las leyes establecidas por Dios. En este sentido me permito recordar la respuesta que Yavhé le dio a Moisés cuando éste le dijo: “Pues si voy a los hijos de Israel y les digo: El Dios de vuestros padres me envía a vosotros, y me preguntan cuál es su nombre, ¿qué voy a responderles?”. Y Dios dijo a Moisés: “Yo soy el que soy” (Éxodo 3, 12-14). 213

Es decir, que Dios no es copia o imitación de nadie; pues toda copia o imitación que no procede del mismo que nos creó a su imagen y semejanza, nos hace perder la identidad de nuestro propio “yo”. Y es que lo afectado o ficticio destruye lo auténtico y nos desvía del lugar que nos corresponde sin un mínimo de nuestra verdadera personalidad. Ningún hombre sería poco si supiera ser el que es, y nadie vale la pena cuando huye de él mismo para parecerse al que admira. Volviendo a la eutanasia, todos sabemos que la Iglesia no quiere el “encarnizamiento terapéutico” para la prolongación artificial de la vida mediante técnicas sofisticadas (como lo demuestra el Documento recién publicado). El enfermo tiene derecho a la compasión humana y divina muriendo con el mínimo sufrimiento, rodeado de los suyos, y también asistido por los auxilios espirituales si es creyente. Pero de ahí a sentirse atemorizado por ignorar cuándo toman la iniciativa para la inyección fatal, sin el consentimiento de sus familiares y el beneplácito del propio paciente, como ocurre con la ley holandesa, existe el abismo de lo que claramente se puede llamar homicidio. Por eso la Iglesia defiende la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural querida por Dios. No debemos de engañarnos. Hemos comenzado con el aborto, ahora viene la muerte sobre los ancianos, luego vendrán sobre los minusválidos y seropositivos. Y como bien dice André Frossard: “Si es lícito impedir que los no nacidos vengan al mundo, ¿en nombre de qué principio se juzgará al asesino que los pudiera matar más tarde?” 214

Pidamos a Dios que nuestros dirigentes políticos reflexionen sobre estas barbaries que ellos intentan disfrazar con los eufemismos de “una muerte digna” o “interrupción del embarazo”, cuando en verdad es matar a los niños en el vientre de su madre y matar a los ancianos enfermos. ¿Nos quedará autoridad moral para condenar el nazismo de Hitler?... Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 22-3-93

215

89.- EL PRIMER BEATIFICADO

GITANO,

MÁRTIR,

SERÁ

Pienso que ningún antecesor de Juan Pablo II ha subido a los altares tantos santos como Karol Vojtyla. Se ve claro que los procesos de los candidatos a los altares que se encontraban en los archivos del Vaticano -y tantos otros que duermen esperando- se han ido desdoblando con mesura, sí, pero con gran celeridad. Y es que un proceso de beatificación es un acontecimiento que transciende en la prensa, radio y TV de casi todo el universo. Y estas noticias de primera página que recorren el mundo, siempre llevan el fermento del Evangelio a todas las almas que no se oponen a la gracia que Dios quiere infundirnos a todos sus hijos para extender su Reino. He ahí el gran apostolado que promueven los que han muerto en olor de santidad. Ceferino Jiménez -el gitano- sufrió tormentos y martirio en 1936. Aunque no era sacerdote, estuvo con los claretianos de Barbastro -que ya son beatos- predicando la palabra de Dios que llevaba arraigada en su alma. Era natural de Fraga (Huesca), donde se crió y pudo contraer matrimonio, pero la documentación que se conserva no es demasiado extensa porque los gitanos en aquellas fechas no iban muy documentados. No obstante todos los escritos coinciden en afirmar que Ceferino tuvo una vida ejemplar como esposo y como cristiano. El fue encarcelado unos quince días antes de ser asesinado. Se le detuvo por defender a un sacerdote en plena calle. Y en el momento de su detención le encontraron en el bolsillo dos rosarios. Al ver esto, un miliciano benévolo le 216

exhortaba a simular su fe cristiana, pero él se negó rotundamente y esta firmeza le llevó al martirio. También nos parece noticia de júbilo al saber que don Gabino Díaz Merchán ha recibido oficialmente la solicitud para que sea iniciado en su Diócesis el proceso de beatificación de los nueve seminaristas asturianos muertos durante la revolución de octubre de 1934 y en el transcurso de la Guerra Civil. El postulador de la causa, Andrés Pérez Díaz, ha manifestado que “la fama del martirio ha acompañado a esos seminaristas desde fechas inmediatas a su muerte”. Teniendo en cuenta el gran número de familiares asturianos que están vinculados a la sangre de los jóvenes mártires, nos permitimos mencionar los nombres de los nueve bienaventurados: José María Fernández Martínez, Angel Cuartas Cristóbal, Mariano Suárez Fernández, Jesús Prieto López, César Gonzalo Zurro-Fanjul, Juan José Castañón Fernández, Manuel Olaya Colunga, Sixto Alonso Hevia y Luis Prado García. Pienso que el ejemplo de los seminaristas de Oviedo servirá de aliciente a todos los colegas que cursan sus estudios sacerdotales para consagrar sus vidas a Dios, así como de modelo, perdón y convivencia pacífica. El Evangelio así nos invita y casi nos lo ordena. El próximo mes de junio -el día 12- llegará Juan Pablo II a Sevilla, y el día 13 clausurará el Congreso Eucarístico Internacional. En esta ciudad mantendrá contactos con las personas consagradas, sacerdotes, religiosas, religiosos y miembros de instituciones seculares. También ordenará 30 presbíteros, entre ellos existe la posibilidad de que se encuentre un sobrino mío, Javier Mahía Colao, a quien deseamos desde aquí que se 217

vaya despojando día a día de todos los desabrimientos y asperezas que le impidan la santidad, a la que todos debiéramos de aspirar: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”. El lunes 14 visitará la diócesis de Huelva para coronar la imagen de la Virgen de la Rábida o de los Milagros y, a continuación, también visitará la ermita de El Rocío. El martes 15 lo tendremos en Madrid para, entre otros actos, entrevistarse con don Juan Carlos y doña Sofía. Y como expreso deseo de Su Santidad, consagrará la Catedral de La Almudena. Por la tarde celebrará la Eucaristía en la que será canonizado el beato Enrique de Ossó, sacerdote de la diócesis de Tortosa, fundador de las Hermanas Teresianas. Es el Papa viajero que lleva recorridas 110 naciones, y esperamos que termine con las 65 que le faltan, si bien que las barbas de Fidel Castro siguen siendo el alambre farpado que le cierran las fronteras de Cuba. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 30-3-93

218

90.- LOS PRINCIPES DE LUXEMBURGO La perseverancia en el amor conyugal necesita ser cultivada todos los días y en cada momento oportuno, mientras el amor en las parejas incipientes surge de forma espontánea y puede crecer sin el menor esfuerzo; tal vez por eso es tan normal la gran ilusión de llegar al matrimonio y tan frecuentes las dificultades que los llevan a la separación o divorcio. Un ejemplo ejemplarizante lo tenemos en el matrimonio del príncipe Henry de Luxemburgo y su esposa, María Teresa Mestre, nacida en Cuba, futuros Duques de Luxemburgo. El idilio comenzó en la Universidad de Ginebra, donde los dos estudiaban Ciencias Políticas. Algún tiempo después -el 14 de febrero de 1981- se casaron acompañados de la simpatía de este pequeño país que sólo cuenta 350.000 habitantes y una extensión de 2.586 kilómetros cuadrados. La princesa y su esposo disfrutan del amor marital sin cicatear el número de hijos, y ambos declaran que les gustaría tener una familia más numerosa aún, si bien que en los once años de matrimonio feliz, el fruto de la pareja se puede considerar numeroso, teniendo en cuenta los cinco angelitos que juegan en los jardines del Palacio de Fichbach construido en el siglo XVII. Sonriendo con angelical candor la princesa declara que “antes de acostar a los niños, rezamos juntos, y les leo algún cuento y ellos me confían sus secretos. Educarlos como cristianos es darles lo mejor que se puede ofrecer en esta vida. Si la religión se vive de verdad, impregna todo lo que se hace en la vida. Para superar las dificultades del matrimonio y perseverar en el amor, la fe 219

en Dios es el mejor lenitivo para la estabilidad conyugal, especialmente hoy en día con la crisis de valores morales que hay en la sociedad.” Y cuando le preguntan ¿cómo educarlos en la austeridad rodeados de la opulencia y bienestar social?. La respuesta no deja lugar a dudas: “Los niños reciben muchos regalos, así que cada cierto tiempo mirando sus juguetes les pido que elijan los más bonitos para dárselos a los que no tienen nada. Y aunque no les guste, poco a poco lo van asumiendo”. Y continúa diciendo: “Recibo muchas cartas cariñosas y me ocupo personalmente del correo. Y cuando en algunas veo la gente sufrir y no puedo ayudarles, mi único consuelo es rezar por la persona que lo está pasando mal, pues hay veces que no se puede hacer nada mejor.” Este modelo o lección, que de alguna manera nos sugieren los príncipes de Luxemburgo, tiene sus raíces fundamentales en las palabras de Jesús, cuando en tantos versículos nos invita a la oración: “Orad, orad, para no caer en tentación. Rogad al Dueño de la mies para que envíe obreros a la mies”. Y es que la familia que reza unida, permanece unida. Esto es lo que Cristo nos aconsejó y El sabía lo que hacía. Hagamos la prueba que nos manda el Rey de los reyes y todo irá mejor. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 1-4-93

220

91.- EL PECADO Y EL SIDA Sería un desatino o crueldad decir que todos los que padecen esa enfermedad lacerante y mortífera están expiando los pecados cometidos, teniendo en cuenta los miles de inocentes que lo han heredado de sus progenitores. Asimismo se puede decir de los que sufren la misma dolencia a causa de una transfusión de sangre. Pero sí debemos de reconocer que el SIDA es una consecuencia del maldito pecado, porque a los ojos de la fe ningún mal es más grave que caer en la tentación, y nada tiene peores consecuencias para los pecadores mismos, para la Iglesia y para el mundo entero. Todos los seres humanos formamos el Cuerpo místico de Cristo, y cuando un miembro desgajado por el pecado se separa del Cuerpo, lo mismo su Cabeza que los demás órganos directa o indirectamente- sufren las consecuencias. Por eso todos los santos nos dan la misma respuesta en este orden: “¡Antes morir que pecar!”. Pero Jesucristo, conociendo bien nuestra endeble y ególatra naturaleza, nos ha dejado solución para todos los pecadores, pues la confesión individual e íntegra de los pecados graves, seguida de la absolución, es el único medio ordinario para la reconciliación con Dios y con la Iglesia, para la paz de conciencia, para el bienestar del alma y para la esperanza que dulcifica el dolor y transciende todas las fronteras que objetivamente parecen insolubles. Volviendo al tema que nos ocupa -el SIDA-, doña Matilde quiere remediarlo sin disminuir el raudo placer y persistir en el pecado, y así se sigue haciendo apología del amor libre en la TVE, mientras propagan la campaña de “póntelo, pónselo”, creyendo que con los preservativos 221

todo quedará resuelto, y para esa inmoralidad -según informes de la prensa- se han despilfarrado 600 millones de pesetas, cuando en verdad estos métodos abyectos están fallando en todos los sentidos, y el SIDA sigue aumentando en España. Pues Gonzalo Robles dijo que en estos momentos hay 17.029 casos de SIDA en España, más del doble de los registrados en 1991, de los cuales el 2’95% corresponden a niños menores de trece años, el 67% a toxicómanos por vía parenteral, el 7% a heterosexuales y el 14% a homosexuales. ¿Cuál es la solución que nos da sabiamente la Iglesia?. La castidad. No hay otra solución. Y en este sentido el señor ministro de Sanidad, don José Antonio Griñán, coincide plenamente con la Iglesia en que la castidad es lo único que previene el SIDA; por eso han ofrecido gratuitamente a la Iglesia espacios radiofónicos para que pueda transmitir ese mensaje en cohesión con el Gobierno, pero hay regalos que pueden estar envenenados, aunque a primera vista se presenten muy atractivos. Y en esos casos lo mejor es pagar con el bolsillo de los católicos y no deber nada a nadie, no sea que en esa mezcolanza de preservativos y castidad se puedan confundir los radioyentes siguiendo el camino más fácil y pecaminoso que la Iglesia condenó, condena y condenará siempre. Y si el joven lector me lo permite, le diré que soy un hombre heterosexual y apasionado, no obstante después de convertirme al catolicismo- me pasé algunos años, hasta que me casé, viviendo con toda pureza la castidad, y lejos de perjudicarme el sacrificio que conlleva en plena juventud, rejuvenecí al reflejar mi rostro la castidad que vivía. Por eso me permito sugerirles a esa juventud sincera, inteligente y dinámica que no caiga en la lujuria. Más vale un sacrificio benemérito que una 222

enfermedad lacinante, prolongada y mortífera. He nacido 40 años antes que vosotros y conozco un poco vuestras dificultades. Pero Dios os protejerá. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 5-4-93 y en "EL ORIENTE DE ASTURIAS" 9-4-93

223

92.- CARTA AL SEÑOR ALCALDE Señor Alcalde: Tengo un inquilino ubicado en Gijón. Actualmente me paga una renta de un millón ochocientas mil pesetas por año. Siempre me ha pagado puntualmente, pero el año pasado comenzó a contarme las dificultades que tiene con los impuestos del Ayuntamiento y la renta. Con este motivo le he bajado el alquiler en dos ocasiones. Y el mes pasado me dijo que pronto me entregará la llave del local comercial porque no consigue soportar los impuestos y hacer frente a los derechos que tienen sus empleados. Pienso que cuando esto suceda, Hacienda no recibirá las 270.000 pesetas anuales de IVA. No recibirá 360.000 pesetas del impuesto sobre la renta del local. No recibirá el Ayuntamiento, que usted preside, los impuestos que ahora le impone, y encima de todo esto el Gobierno tendrá que pagar el paro de los tres empleados que trabajan en el comercio, es decir, unos 3.000.000 de pesetas por año. Piense, señor alcalde, cuántos han cerrado ya y cuántos se encuentran en la situación antedicha. ¿Cree usted, señor Alcalde, que esta forma de gobernar nos puede sacar de la crisis que padecemos, o se agudizará más cada día? ¿Cree usted, señor Alcalde, que tenemos condiciones económicas para gastar decenas de millones en monumentos y obeliscos, y levantar todas las aceras, paseos, plazas y alamedas, incluyendo el Muro de San Lorenzo y el Paseo de Begoña que se encontraban en condiciones más que suficientes para las posibilidades económicas que cada día son más deficientes en nuestra querida ciudad?

224

Reflexione un poco, señor Alcalde, y piense que son muchos lo que cobran de 50 a 100 mil pesetas por mes y les pasan ustedes facturas relacionadas con las reparaciones de las calles de 50.000 pesetas, y que han tenido que dejar sus cuentas bancarias con números rojos para contribuir a los lujos que ustedes se permiten en la ciudad. Pienso que si continúan así, pasado algún tiempo, nos dejarán una ciudad maravillosa, sí, pero terminaremos siendo indigentes el 90% de los gijoneses. Desciendo de familia de labradores, y desde muy niño, mis padres y abuelos me educaron siempre inculcándome el ahorro. El primer regalo que recibí de mis abuelos fue una hucha, para darme a conocer que nadie se enriquece con lo que gana, sino con lo que ahorra. Y esa responsabilidad de tener algo para no ser una carga sobre los demás, es la que ha faltado en este Gobierno, y también la que nos está llevando a la ruina. En tiempos del franquismo, mi esposa y yo, estuvimos como emigrantes en América y gracias a los sacrificios que me avergüenza decir, conseguimos unas pesetas para invertirlas en ese bajo comercial, y ahora, con los métodos administrativos que ustedes llevan, terminaremos limpiando escaleras si esto continúa y quede alguien que pague por limpiarlas, pues cada uno tendrá que limpiar las suyas. Presiento su buena intención y el mejor deseo de renovar toda la ciudad, pero nunca olvidé el adagio aldeano que mis abuelos me contaban: “Nunca estiréis la pata más de lo que da la manta”. ¿No será este el motivo de que económicamente nos resfriemos todos? Le saluda respetuosamente. Publicado en “LA NUEVA ESPAÑA” 8-4-93 y en “LA VOZ DE ASTURIAS” 11-4-93 225

93.- EL FUTURO DE LA IGLESIA Y EL DOLOR Aunque todos sabemos que el último de los profetas ha sido San Juan Bautista, no cabe duda que los hombres somos proclives a profetizar. Y desde esa perspectiva me permito augurar el futuro de nuestra Iglesia. Desde hace quince años Juan Pablo II viene regentando los destinos de Roma con la virtud de la fortaleza, con pulso bien templado, con prudencia evangélica, con gran mesura, con carisma reconocido universalmente, y con algo más que supera todos los adjetivos: la santidad. Y el hombre impregnado de santidad se inclina instintivamente por los santos, y como la Iglesia es jerárquica y los que ascienden son designados a dedo, que duda cabe que todos los cargos importantes que han dejado los purpurados y obispos, han sido y serán substituidos por los prelados más relevantes en la vida espiritual. Si ahora tenemos en cuenta que Karol Vojtyla era uno de los cardenales más jóvenes del cónclave cuando ascendió al Solio Pontificio, veremos que si Dios preserva su vida diez años más, no tendremos un solo cardenal que no haya sido nombrado por Juan Pablo II. Algo parecido -aunque no tan exacto- ha de ocurrir con los 3.600 obispos. Pues bien, si toda la jerarquía eclesiástica queda seleccionada como la flor y nata de fidelidad a los preceptos evangélicos de Jesús, es obvio que la Iglesia en general tendrá que obedecer siguiendo la línea enmarcada por su fundador: Cristo, exceptuando las sectas o cismas superficiales que puedan surgir entre los 226

rebeldes que quieran posponer las verdades evangélicas para hacer prevalecer sus ideas perturbadoras. Pero esta minoría de los llamados progresistas, que quieren llegar a Dios por la fuerza de sus talentos, sin la humildad y obediencia que El nos exige, terminarán claudicando frente al éxito, que sólo consiguen -en este sentido- los que siguen literalmente el Evangelio, como lo muestra la madre Teresa de Calcuta y todos los santos. Desde esta perspectiva, nos parece que en el próximo cónclave que han de componer los purpurados elegidos por Juan Pablo II, tendremos otro Papa en la misma línea evangélica que sigue tan fielmente Carol Vojtyla, y concluida la próxima etapa, la Iglesia puede ser tan buena como Cristo quiere y se merece. Y el primer bien que tiene que aceptar un cristiano es el dolor o la cruz, que realmente se contrapone a nuestra endeble naturaleza. Algo que normalmente todos detestamos, porque la cruz sólo nos salva después de muertos. Recordemos lo que nos dijo el Santo Padre después de sufrir el atentado: “Dios me ha permitido comprender claramente y hasta el fondo, que este atentado ha sido una gracia especial suya para mí mismo como hombre y, a la vez, una gracia para la Iglesia. Sé que he recibido un gran favor piadoso. Jesucristo me ha concedido una chispa luminosa para poder, mediante el sufrimiento y con el peligro de perder la vida o la salud, dar testimonio de su verdad y de su amor. Esto, precisamente, juzgo que ha sido una gracia particular que me ha hecho y por esto expreso de modo especial mi gratitud al Espíritu Santo”. 227

Y acerca del dolor nos dice Benavente: “El dolor no es el que procede de nosotros mismos; es el que nos sorprende, el que creemos no merecer, el que no viene de nosotros, sino de lo alto, el que abate nuestra soberbia y nos hace humildes”. También nos dice el historiador, poeta y novelista italiano -Cesar Cantu- que “el dolor tiene un gran poder educativo; nos hace mejores, más misericordiosos, nos vuelve hacia nosotros mismos, nos persuade que esta vida no es un juego, sino un deber”. Y Concepción Arenal nos dice que “el dolor es la dignidad de la desgracia y el bien de un futuro que puede ser lejano”. Entretanto, algunos santos nos manifiestan que “padecer con Cristo o morir”. Comprendo que todo esto es casi un misterio para la mayoría de los fieles, pero resulta que Cristo ha elegido este camino, y Él sabía lo que hacía, y todo lo hacía bien. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 12-4-93

228

94.- MIL SACERDOTES MÁS Juan Pablo II contará con mil sacerdotes más en la Iglesia católica. Un millar de sacerdotes anglicanos disconformes con la decisión del Sínodo de su Iglesia, al autorizar la ordenación de las mujeres, han decidido pedir la admisión en la Iglesia de Roma. El cardenal Basil Hume, arzobispo de Westminster y máxima autoridad de la Iglesia católica en Inglaterra, ha expresado su confianza de que la crisis en el seno del anglicanismo se resuelva de manera positiva. Y como el tema es de suma importancia, no sólo intervienen las autoridades católicas inglesas, sino también las del Vaticano al más alto nivel. Los sacerdotes anglicanos, humildemente, esperaban ser aceptados en nuestra Iglesia como laicos, pero ya tienen garantías de que les será respetada su condición sacerdotal, añadiendo una ordenación presbiterial suplementaria. Teniendo en cuenta que el “mensaje” práctico y silencioso que Jesucristo nos ha dejado con sus obras, no incluye las mujeres en el sacerdocio después de dignificarlas como realmente se merecen, es claro que los sacerdotes anglicanos que quieran ser fieles al itinerario de Jesús, no acepten las decisiones que Cristo no ha tomado en la Iglesia que fundó sobre su propia sangre. Y con esta decisión de los sacerdotes, la Iglesia anglicana pierde lo mejor que le quedaba. No cabe duda que el verdadero fermento de la religión lo llevan siempre los que más se acercan al querer de Dios, porque “nadie va al Padre si no es por Mí, y el que me conoce a Mí, conoce al que me envió” (Jn 14, 6-7). Sin condenar a nadie de los que pertenecen a otras religiones, tenemos que pensar que Jesucristo no solamente ha dejado solución, para todos los problemas 229

que nos acechan, a través de los mensajes evangélicos, sino que todo lo ha demostrado con su vida y sus obras. Hace pocos días celebramos la resurrección del Señor, y por si alguien encontraba una fisura para decir que El resucitó porque era Dios, también ha querido resucitar al hijo de la viuda de Naím y a la hija de Jairo, a todo esto hay que sumar las decenas de milagros que realizó en los tres años de su vida pública, siempre rodeado de centenares de testigos que aparecen en los Evangelios. ¿Quién con más autoridad puede decir estas palabras?: “Y yo te digo a tí que tu eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré Yo mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atares en la tierra será atado en los cielos, y cuanto desatares en la tierra será desatado en los cielos” (Mt 16, 18-20). Estas palabras del crucificado, muerto y resucitado, son las que han dado poder a San Pedro y a los 265 Papas que le vinieron sucediendo para gobernar la Iglesia con la autoridad que Dios le ha concedido. Por eso los católicos tenemos que agradecer -siempre y todos los días- al Altísimo el hecho de pertenecer a la Iglesia católica como hijos predilectos de Dios. ¿Que el Evangelio de Jesús es duro? No tanto: “Mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11, 30). La dureza se encuentra en vivir distanciados del mismo practicando un cristianismo mediocre y dudoso, es decir, vivirlo entre la luz y las tinieblas, porque el Evangelio todo es luz: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no anda en tinieblas, sino que tendrá luz de vida” (Jn 8, 12). Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 17-4-93 y en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 30-4-93 230

95.- ¿ES COMPATIBLE SANTIDAD?

LA

PENA

CON

LA

Cuando la vida nos depara tragedias terribles como lo son la muerte de seres tan queridos como los hijos, los cónyuges o los padres, no hay optimismo que no se desvanezca para sumirse en la penosa nostalgia que nos trae el grato recuerdo de lo que un día no hemos sabido apreciar cuando lo disfrutábamos. Y en estas circunstancias suelen llegar personas conocidas que nos dicen a los que somos cristianos: “Parece que os encuentro tristes. No, hombre, vuestro hijo está en el cielo. Un santo triste es un triste santo. Tenéis que alegraros. No se puede pensar en eso.” Estas sugerencias animosas bienintencionadas las he tenido que escuchar de muchas personas amigas y conocidas cuando en accidente de tráfico falleció nuestro queridísimo hijo con 24 años, y lo que más me dolía era la frase de Santa Teresa de Jesús: “un santo triste es un triste santo”, ya que Santa Teresa, como todos los seres humanos, ha tenido sus altibajos en la vida, y es claro que lo decía cuando todo eran consuelos espirituales y las cosas le iban bien. Pero hay que recordar que cuando llegó a Alba de Tormes, enferma y moribunda, también les dijo a sus hermanas: “Creo no tener un hueso sano en todo el cuerpo”. Y es bien posible que el dolor y la pena que también le acecharon a ella, sin perder la sublimación, le llevaran a escribir algo que parece contradictorio a primera vista, cuando nos habla de “esta cárcel y estos hierros donde el alma está metida”, o la estrofa donde manifiesta lo que sigue: “Oh muerte ven escondida/ Que no te sienta venir/ porque el placer de morir/ no me vuelva a dar la vida”. 231

Y a todas estas insinuaciones antedichas yo me preguntaba con frecuencia, transido de dolor: ¿es que Dios nos ha llevado a nuestro hijo para que vivamos alegres?, ¿es que Jesús no lloró la muerte de su amigo Lázaro? (Jn 11, 33), ¿es que Cristo no exclama en Getsemaní “Triste está mi alma hasta la muerte”? (Mc 14, 34), ¿es que no lloró también viendo la destrucción que se le venía encima a Jerusalén? (Lc 19, 41), ¿es que alguien puede señalar en todo su Evangelio que Cristo haya carcajeado o reído en los tres años de su vida pública?, ¿es que no son bienaventurados los que lloran porque ellos serán consolados? (Mt 5, 5). Y todo esto me llevaba a reflexionar en el libro del Eclesiastés, donde copiado literalmente dice así: “Mejor es la tristeza que la risa, porque la tristeza del rostro es buena para el corazón. El corazón del sabio está en la casa de luto; mas el del necio, en la de la alegría, porque cual el crepitar de zarzas bajo la olla, tal es la risa del necio; y también esto es vanidad” (Eclesiastés 7, 1-7). Basado en la Palabra de Dios, como hemos visto, me permito sugerir a las viudas, a los huérfanos, a tantos padres que pierden sus hijos y a las señoras y señores que viven en la soledad y en los asilos, sufriendo penas y depresiones, que Dios también elogia el dolor y la pena cuando lo encauzamos bajo el contenido de sus palabras: “El día del bien goza del bien, y el día del mal reflexiona, que lo uno y lo otro lo ha dispuesto Dios” (Eclesiastés 7, 14). Y así, vemos que las penas también son compatibles con la santidad, porque dolorosa ha sido la vida de Cristo y todos sabemos que Él es el Camino que nos conduce a la eterna felicidad. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 19-4-93 232

96.- LOS CATÓLICOS AUMENTAN Aunque en España haya disminuido el número de católicos en los últimos años, tal vez debido a la permisividad exacerbada que propugnan algunos medios de difusión, en el ámbito universal de la Iglesia católica tenemos cien millones más de cristianos, pues según las últimas estadísticas nos vamos aproximando a los mil millones de fieles. Un ejemplo a seguir lo tenemos en Suecia, donde según nos confirma un reciente estudio sobre la fe de los suecos, el sentido religioso de este pueblo ha aumentado en más de un 30 por 100 en los últimos meses y nada menos que el 48 por 100 de la población total se declara creyente y religiosa. Los etnólogos piensan que este súbito incremento de la fe cristiana se debe a la crisis económica por la que pasa este reino. Y es posible que a menor seguridad personal, mayor esfuerzo en buscar el auxilio del Omnipotente. El bienestar social y económico engendran autoconfianza y pueden llevarnos al egocentrismo o suficiencia de un “yo” que no necesita de nadie. Los expertos en este tema nos dicen que cuando los humanos pierden la base material sólida a la que están acostumbrados, o sienten angustia por las peripecias de la vida, lo único que les tranquiliza o consuela es el contacto con Dios para resolver o mitigar sus tribulaciones. Yo conozco una orden religiosa de sacerdotes y laicos donde acuden con mucha frecuencia hombres y mujeres que han sido abandonados por sus respectivos cónyuges, y ante la desolación y el abandono de sus 233

semejantes, se consagran a la Obra para servir y adorar al que siempre nos acoge y nunca nos defrauda. Por eso los santos aplauden el dolor y nos dicen que “la mayor tribulación de un cristiano es no tenerla”. Las estadísticas nos dicen que en los países donde el catolicismo sufre persecuciones o es una minoría, es donde se da un mayor número de vocaciones. También existe un aumento considerable en aquellos países que tienen un nivel de vida más bajo. Con respecto al aumento de los religiosos, el número total de sacerdotes diocesanos seculares, que en el año 1985 era de doscientos cincuenta y tres mil, está ascendiendo a razón de quinientos más por año, de tal forma que en la actualidad supera la cifra de doscientos setenta y cinco mil. Si a estos datos se añaden los sacerdotes religiosos, en el mundo existen más de cuatrocientos mil presbíteros. Cifra que ha sufrido un importante incremento desde que el año 1978 se diera el número más bajo de sacerdotes diocesanos y religiosos del postconcilio. Después de todo lo que antecede, tengo para mí que la base fundamental del crecimiento cristiano se debe a la fe y al equilibrio mental del Santo Padre. Emilio Romero ya nos ha dicho que “El Papa Juan Pablo II es el más formidable de lo que podríamos llamar modernidad o contemporaneidad”. Y Mijail Gorbachov reconoció que sin el actual Papa no hubiera ocurrido el milagro del Este europeo y la apertura rápida y casi incruenta de la libertad y la civilización. Si recordamos la reunión de Yalta, en la que los tres grandes vencedores de la segunda guerra mundial se 234

repartieron el mundo, Churchill les preguntó qué le parecería al Papa la decisión tomada, sobre todo porque naciones católicas como Polonia quedaban entregadas al comunismo. Stalin respondió con ironía, preguntando a su vez: “¿Cuántas divisiones tiene el Papa?”. Y es cierto, la Iglesia no tiene divisiones ni armamento, pero sí tiene el Espíritu Santo que la conduce inerme por todo el orbe dándonos ejemplo de paz, de concordia y de triunfo perpetuo; a ver si un día los mandatarios políticos se dan cuenta y comienzan a fomentar el catolicismo y las leyes de Dios, para distribuir los billones que se gastan en armamento con los millones de seres humanos que se mueren de hambre, precisamente por el despilfarro de tanto ingenio que sólo sirve para derramamiento de sangre y extensión de miseria e infierno. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 21-4-93 y en "EL ORIENTE DE ASTURIAS" 14-5-93

235

97.- SEVERO OCHOA NO ES ATEO En el suplemento Dominical del pasado día 11, de La Voz de Asturias, aparece una larga entrevista con el Premio Nobel de Medicina, Severo Ochoa, en la que, transido de dolor por la muerte de su esposa Carmen García Cobián, y con el peso de sus 87 años, se destila claramente el deseo incontenible de “morirse lo antes posible”; pero lo curioso de todo esto -sabiendo que ha declarado repetidas veces y públicamente su ateísmo incondicional- es que espera encontrar en la otra vida el bien que en ésta no ha conseguido, y cada día menos. Pues a la pregunta de don Juan Ramón Iborra: “¿Cuál es el límite para la investigación sobre el ser humano?”, el diálogo que sigue nos confirma su esperanza de la inmortalidad del alma. - Esa investigación no tiene límites ni fronteras. A dónde llegará, no lo sé. ¡Quién pudiera despertar brevemente dentro de 200 años y ver cómo está la cosa!. - ¿Le gustaría esa experiencia? - Hombre, despertarme y largarme rápidamente, sí. Sería interesante. - Si le parece interesante, ¿por qué tanta prisa en marcharse? - No lo sé. Creo que del otro lado se debe estar bastante bien. lado. 236 - Pero no habíamos quedado en que no había otro

- Bueno, llámelo como quiera. Pero en ese no lado se está bastante bien. Como todos sabemos, ateo es el que niega la existencia de Dios y afirma consecuentemente que todo termina con la muerte. Siendo así la muerte sería la extinción o consumación total de nuestra existencia, es decir, que no puede existir bien donde no existe nada, ni bien ni mal. Pienso que el descubridor de la “síntesis biológica de los ácidos nucléicos”, conquista científica merecedora del Premio Nobel de Medicina correspondiente al año 1959 -compartido con su discípulo, el doctor Arthur Kornberg-, es un hombre sencillo y sincero, moderado y casto, trabajador y honrado. Y estas cualidades que se columbran en las decenas de entrevistas que le han hecho y vengo leyendo, se distancian totalmente del ateísmo que propugna con bastante frecuencia. Pues como bien ha dicho el moralista y escritor, Juan de la Bruyere: “Quisiera que quien niega a Dios, fuese un hombre sobrio, moderado, casto, justo; al menos éste hablaría desinteresadamente. Pero ese ateo no existe”. Tengo para mí que la mayoría de los hombres que hacen apología del ateísmo, lo propugnan como autodefensa de una vida disoluta que siente la necesidad de abrogar las leyes de Dios para verse libres de un juicio justo que puede llevarnos a la felicidad eterna o al abismo perpetuo. El pensador, filósofo y escritor, don Miguel de Unamuno, nos ha dejado escrito que “nadie ha logrado 237

convencerlo racionalmente de la existencia de Dios, pero tampoco de su no existencia; los razonamientos de los ateos me parecen de una superficialidad y futileza mayores aún que los de sus contradictores. Y si creo en Dios o, por lo menos, creo creer en El es, ante todo, porque quiero que Dios exista, y después, porque se me revela, por vía cordial, en el Evangelio y a través de Cristo y de la Historia. Es cosa de corazón.” Y aunque la mayoría de los increyentes nos dicen que la filosofía descubre racionalmente la inexistencia de Dios o la deja en entredicho, hemos visto lo contrario en el párrafo anterior, y si nos acercamos a Savage Landor, nos manifiesta que “la religión es la hermana mayor de la filosofía”. Asimismo tenemos a Julián Marías, académico y filósofo, que confiesa públicamente su religiosidad. Así podríamos enumerar miles de filósofos que nos dicen cómo la filosofía y la religión caminan al unísono. Por eso la Iglesia aprecia y estima el progreso de la ciencia, sabiendo que todo progreso encauzado hacia la búsqueda de la verdad, es querido por ese Dios que tanto nos ama, y es la verdad plena. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 23-4-93

238

98.- SVETLANA STALIN Y AZUCENA La hija del dictador Stalin rompe su silencio penoso de tantos años y analiza la convulsa realidad que vive la antigua Unión Soviética, manifestando que se encuentra al borde de una guerra civil. Entretanto defiende a Boris Yeltsin y piensa que Gorvachov es un comunista renovado. Svetlana, la única descendiente viva del dictador soviético -su hermano, alcohólico, murió joven- es una señora que ha sentido y descubierto la existencia de Dios y, consecuentemente, defiende los derechos humanos que propugna la democracia y combate de forma pertinaz el comunismo ateo que ferozmente practicó su padre después de haber sido seminarista hasta los 19 años, costeando sus estudios el padre de Stalin con el noble oficio de zapatero, pero el rector del seminario descubrió que se trataba de un revolucionario comunista y rápidamente fue expulsado. Svetlana Stalin pudo escapar de su pasado. Primero en Estados Unidos, después en la India, más tarde en Londres. Ella se declara anticomunista visceral, una “loca indigna” según manifiestan los comunistas ortodoxos, y explica la dramática situación que vive actualmente su país. Nos habla de los entresijos del poder de Moscú, de las relaciones con su padre y de su descubrimiento de Dios, quien le hizo reconocer las atrocidades del dictador. Y Azucena Hernández ha sido una actriz de belleza deslumbrante a quien Dios ha querido acrisolar con el dolor (recuérdese que clamaba a los médicos que le dieran muerte cuando sufrió el accidente) y la impotencia 239

que la llevaron a una silla de ruedas para meditar y encontrarse con El, pues en 1986 sufrió un terrible cambio a consecuencia del accidente de tráfico que la dejó postrada hasta el fin de sus días, pero su rostro virginal y apacible sonríe candorosamente con sublime sentido de un consuelo sobrenatural. Su aspecto angelical muestra la dulzura de una vida sublime que pospone el encierro y el dolor ante Aquel que tanto la conforta después de arrebatarla de una vida pomposa, con fama de excelente actriz y la opulencia y bienestar social que tanto se cosecha en el mundo artístico. Hay muchos que lejos de creer en los milagros, los niegan taxativamente, hay otros que sólo creen en los que Jesucristo ha hecho, y yo creo que teniendo ojos para ver, estamos tratando de un milagro espiritual que sobrepasa todas las leyes naturales. Pues si una joven y bellísima actriz es obligada a vivir el resto de su vida en una residencia de minusválidos y siente una felicidad incomparablemente mayor a la que le ofrecía el mundo artístico, es claro que sólo el Omnipotente puede hacer tan prodigioso milagro, por eso nos dice: - Aquí -en la residencia- estoy con gente que me han acogido con mucho cariño y con la que no paro de hablar. No estoy nunca sola. Dios me acompaña siempre. Tenía que agarrarme a algo, porque estaba muy mal. Ahora soy más religiosa. No tengo una fe tan profunda como quisiera, pero pienso en Él y me sirve de apoyo y me ayuda, sí, sí, debo de reconocerlo. Pues todos los actores que han sido amigos, aunque parezca increíble, todos me abandonaron. 240

Este testimonio de Azucena Hernández, viene al unísono con lo que nos dice Santa Teresa de Jesús: “Nada te turbe/ nada te espante/ todo se pasa/ Dios no se muda/ la paciencia/ todo lo alcanza/ quien a Dios tiene/ nada le falta/ Sólo Dios basta”. Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 27-4-93

241

99.- LA PRINCESA ILEANA EN EL CONVENTO El fundador de la unión sacerdotal Lumen Dei -un santo como normalmente lo son todos los fundadores de órdenes religiosas-, nos ha dicho en unos ejercicios espirituales que el hombre se ha quedado informe después del pecado original, es decir, sin la perfección que le correspondía a su anterior connatural. Y una prueba contundente de nuestras inclinaciones desordenadas nos viene de San Pablo: “El bien que quiero hacer, no lo hago, y el mal que no quiero hacer, eso es lo que hago” (Rm 7, 19). He ahí la lucha del ser humano que intenta cumplir los preceptos evangélicos. Por eso cuando la luz de la fe es exuberante y nos muestra la desolación que nos brinda el entorno de la vida mundana, la más provechosa solución es retirarse a un convento, donde se encuentran los cofrades que piensan y actúan con la misma piedad que anhelan los novicios. Pienso que algo de lo que antecede le ha ocurrido a la princesa Ileana de Rumanía, hoy conocida como la madre Alexandra, y superiora de un monasterio en Pennsylvania, en Estados Unidos. Ahora, en este remoto y solitario lugar, recuerda a su madre, Marie, la última Reina de Rumanía y nieta del zar Alejandro II de Rusia. También recuerda a su padre, el Rey Ferdinand, descendiente de la familia real española y alemana que sucedió a su tío, el Rey Carlos I. La princesa Ileana se quedó viuda del archiduque austríaco y con seis hijos. Trabajó como enfermera de los heridos rumanos durante la Segunda Guerra Mundial y como exiliada al ser expulsada de su casa en 1948 por el Gobierno comunista. 242

Estas peripecias de la vida -el dolor- despertaron su vocación y juntamente la búsqueda incontenible de ese Dios misericordioso que nadie ha visto y tantos confiamos en El. Ahora, con rostro majestuoso y sublime, con hábito impecable de negro reluciente que va desde la toca hasta las sandalias de los pies, se pasa seis horas diarias de meditación y plegarias implorando al Altísimo la salvación de sus deudos y de su propia alma. Pero la paz que refleja su rostro sólo se consigue en lo que San Ignacio de Loyola llamaba “indiferencia religiosa”, es decir, lo mismo me da riqueza que pobreza, salud que enfermedad, dolor que placer, porque “lo uno y lo otro, todo viene de Dios” (Eclesiastés 7, 14), el que más nos ama. Y ¿cómo perseverar en esta vida tan austera y rodeada por las paredes frías de un convento y las losas desgastadas o consumidas que cubren el suelo después de tantos siglos y recuerdos?. ¡Sólo hay una solución para soportar con dulzura y consuelo todo esto!: La oración. Cuentan que un día un monje le preguntó a otro monje octogenario y experimentado: “Padre, ¿cómo es que tantos comienzan esta vida de oración, y tan pocos los que perseveran?”. Y el anciano le contestó: “Pues, mira, aquí sucede como en una cacería donde aparece una liebre y todos los perros comienzan a ladrar, y echan a correr detrás. Y poco a poco, se van cansando unos y otros. Y al final sólo sigue corriendo aquél que ve la liebre”. Pues en la vida cristiana ocurre lo mismo, sólo persevera aquél que ve a Cristo, es decir, el que está en contacto directo y vivo con Dios a través de la oración profunda y meditada todos los días de su vida. He ahí que “el que persevere hasta el fin, ese será salvo” (Mt 24, 13). Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 29-4-93 243

100.- EN BUSCA DE UNA HERMANA QUE NO CONOZCO Señor director: Cuando la guerra civil española estaba en la mayor contienda, nuestro querido padre se encontraba cercado en Oviedo luchando en el frente de batalla. Mi pobre madre y todos sus hijos estábamos refugiados en Candamo, en la casa de mis abuelos, sin saber noticias de nada. Y al liberarse Asturias y terminar la guerra, nuestro padre llegó de Oviedo para vernos. Después de darle por muerto ya puede ver usted el júbilo desbordante entre nuestra madre y sus once hijos, no dudando que se quedaría con nosotros, pero le dijo a mi madre que era funcionario del Estado en Oviedo y se quedaría allí con su empleo. Algún tiempo después, viendo la frialdad y la poca frecuencia con que nos visitaba, se descubrió que estaba unido sentimentalmente a una señora de Llanes que también vivía en Oviedo. Su nombre era Elena Puerta. Así continuó pasando un año más y luego tuvimos noticias que de ese amor sentimental nació una niña. También sabemos que por aquellas fechas -no sé si fue de partofalleció la señora Elena Puerta, quedando la niña con sus tíos o familiares. Esta niña cuenta hoy -si vive- con unos cincuenta y seis años. Y es posible que viva en Madrid o en alguna de las provincias españolas donde ABC llega rápidamente todos los días. A mi hermana le diría -si es que no quiere hacer contacto con nosotros llamándonos al teléfono 534 40 33, de Gijón- que aunque se venga propugnando una campaña de descristianización a través de algunos medios de difusión estatales, no nos quitarán el gran consuelo de saber que Dios existe y espera con los brazos 244

abiertos a todos los que se esfuerzan en cumplir sus preceptos dejando que sea Él quien disponga de nuestras vidas sin quitarle el poder que solamente Él tiene sobre las mismas. Al mismo tiempo le envío un fuerte abrazo a nuestra querida hermana y me alegraría inmensamente de conocerla. Publicado en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 10-4-92 y en el “ABC” 12-4-92

245

NOTA DEL AUTOR: Cuando contaba apenas nueve años entreoía los comentarios de nuestra queridísima madre sobre la situación adúltera en que se encontraba nuestro queridísimo padre en Oviedo, así fui tomando conocimiento de que teníamos una hermana más (léase la vida de “San Pepito” en mi libro titulado TIERRA SANTA), y como siempre he sido muy afectuoso con todos mis familiares, especialmente con mis padres y hermanos (sin omitir que el amor más puro y desinteresado -de tejas abajo- es el que se profesa a los hijos y a la esposa), nunca me olvidé dónde se encontraría la hija de mi padre. Pensé muchas veces en que tal vez estuviera ubicada en la ciudad de Llanes, el pueblo natal de su madre. Asimismo se me cruzaba en la imaginación la idea de desplazarme a Llanes y preguntar por la familia de Elena Puerta, siendo este el nombre de la madre de mi hermana (d.e.p.). Posteriormente llegó a mis manos el semanario local de la ciudad de Llanes; comencé a colaborar con ese rotativo (El Oriente de Asturias), y algún tiempo después decidí enviar la carta que antecede al semanario antedicho, y también al diario ABC de Madrid. Las dos fueron publicadas de inmediato. La noticia no se hizo esperar: Una buena señora amiga de nuestra hermana- me llama por teléfono y me dijo que residía en Gijón. Me dio la dirección, el nombre y el teléfono. Inmediatamente me puse en contacto, preguntando por Ana María Puerta. Me respondió el marido diciéndome que su esposa se encontraba en el comercio que tienen en Pumarín. Le expliqué los motivos de la llamada y se quedó absorto al saber que su esposa 246

tenía doce hermanos más, pues lo que nuestra hermana sabía es que su difunta madre la había tenido con un hombre soltero. Unas horas más tarde volví a llamar por teléfono y estuve dialogando un buen rato con nuestra hermana. La invitamos a casa, como es natural, y me dijo que aceptaba la visita, pero que su padre, para ella, había estado muerto siempre. Unos días después nos visitaba con su esposo y nos dimos un fuerte abrazo. Cenaron con nosotros y dialogamos extensamente sobre lo que bien merecería la pena escribir una novela. Procuré por todos los medios justificar la actitud endeble de nuestro padre, teniendo en cuenta nuestra ególatra naturaleza y las circunstancias en que todo había sucedido, pues los dos (él y su madre) se quedaron solos en la casa de nuestros primos, en Oviedo, y en medio de la contienda de la guerra civil. Así continuamos con muy buenas relaciones las dos familias y nos reunimos con frecuencia. Pero creo que en el fondo, lo que más me movía al encuentro era la parte ascética que me infunde la práctica religiosa, pues desde hace treinta y tres años siento profundamente el deber de cristianizar a cuantos me rodean, máxime a todos aquellos con quienes tengo un vínculo consanguíneo, y en este sentido creo haber sido un instrumento válido para un buen número de familiares, sin omitir que en una familia tan numerosa no faltan los adversarios que rechazan el ideal cognoscitivo y sublime que llevo arraigado en lo más profundo de mi alma. Convicción que me lleva a intentar parsuadir a todos los familiares, amigos y conocidos; y esta razón que les expongo, sólo me la darán después de muertos, en la otra vida. Pero Ana María y sus deudos son personas nobles y humildes que poco a poco espero que se den 247

cuenta de que la vida sólo es la oportunidad que Dios nos brinda -en medio de un valle de lágrimas- para ganar la eterna felicidad. Y volviendo a esta hermana (56 años desconocida para nosotros), tengo que decir que su fe tenue se viene acrecentando con los ejercicios espirituales que hizo después de que la conocimos. Ahora ya reza por el alma de nuestro padre. También asiste todos los meses a los retiros espirituales que nos da Lumen Dei en Gijón. Esto me parece lo más importante del encuentro, y espero que Ana María sea el fermento de sus hijos y esposo, pues todos son buenos y humildes y terminarán cayendo en la cuenta que la vida sólo vale la pena vivirla y morir por Cristo, al que después de crucificado y muerto lo vieron resucitado más de quinientos testigos, entre ellos muchos mártires que han dado la vida por esa Verdad. Hace pocos días nos visitó el hijo de nuestra hermana (prestigioso abogado en Gijón), junto con su novia, para invitarnos a la boda. Cenaron con nosotros y estuvimos dialogando unas cuatro horas. Es un chico extravertido, sincero y espontáneo, que no niega la existencia de Dios, y confiamos en que él y su futura esposa harán pronto ejercicios espirituales para encauzar el matrimonio y los futuros hijos conforme al querer de Dios. Igualmente pensamos de su padre y de sus dos hermanos. Esto es lo más importante para que el encuentro sea fecundo y feliz. Gijón, 5-5-93

248

101.- ¿SOLIDARIDAD?: PATRAÑA El Gobierno -o los medios gubernamentales- nos presenta en la TVE escenas patéticas de lo que sucede en los países del “cuarto mundo”. Imposible me parece que un cuerpo humano pueda resistir tanto antes de sucumbir por inanición, y encima de la miseria que desola la población de tantos suburbios y causa la muerte de cien mil niños todos los días, según las últimas estadísticas, tienen como sobrecarga los parásitos que se van alojando en el intestino incubados por las aguas contaminadas o pútridas que con escasez pueden beber. He ahí cómo nos presentan esqueletos humanos barnizados de pellejo y cargados de moscas queriendo absorber el flujo o excreción de las llagas que cubren sus rostros, para mayor dolor de las víctimas que claman al cielo por la injusticia de los poderosos políticos, y también por el exceso de alimentos que se consumen en Europa y los desperdicios que se lanzan a la basura, con lo cual se podrían salvar millones de inocentes. Algunos ejemplos de lo que antecede los tenemos en el fuerte incremento de los excedentes de carne de vacuno, que supera el millón de toneladas, y en el caso de los cereales, en el mes de septiembre había almacenados 8’9 millones de toneladas de trigo blando y 4’3 millones de trigo duro. En lo que respecta a la cebada había 6’1 millones de toneladas de excedentes. Pienso y creo que no se puede ser insensible ante gigantesco atropello, cuando estamos hartos de tanto oír hablar de solidaridad y derechos humanos. Si la Comunidad Europea tuviera vergüenza, o un mínimo de conciencia, tendría que distribuir todos los 249

excedentes y algo más de lo necesario entre sus hermanos moribundos. ¡Quién puede entender la postura de la Comunidad Europea de acumular, retener y almacenar productos tan básicos como lo son la carne, el trigo, la cebada, etcétera!, mientras actualmente -como queda dicho- millones de seres humanos están en las últimas y no pueden subsistir. Ni como cristianos, ni como humanos, ni como hombres civilizados se puede justificar esta postura insolidaria de la Comunidad Europea. No me extraña en absoluto que Santa Teresa de Jesús haya visto bajar las almas al infierno como copos de nieve cuando súbitamente cubren los campos, máxime teniendo en cuenta lo que Jesús nos dice en su Evangelio: “Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me disteis de comer”. “Apartaos de Mi, malditos, al fuego eterno, porque tuve hambre y no me disteis de comer”. “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y no te socorrimos?: En verdad os digo que cuando dejasteis de hacer eso con uno de esos pequeñuelos, conmigo dejasteis de hacerlo” (Mt 25, 41-46). Estas palabras que pronuncia el Mesías para el juicio final, no excluyen a nadie que tenga un mínimo de posibilidades económicas para colaborar un poco con las misiones, usando con buen sentido la perspicacia que actualmente se necesita para saber en quién se puede depositar la limosna, pues no todas las instituciones que se dicen benéficas tienen las manos limpias para que nuestra dádiva llegue donde Dios nos manda entregarla. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 7-5-93 250

102.- MONS. JOSÉ SÁNCHEZ CREEMOS QUE ESTÁ EQUIVOCADO Según las últimas informaciones, el pasado día 21 de abril, don José Sánchez, secretario general de la Conferencia Episcopal, impugnó las declaraciones de José María Aznar, sabiendo que el líder del Partido Popular manifiesta que no cambiará la legislación actual con respecto a los tres supuestos del aborto. Es cierto que esta decisión del señor Aznar nos ha decepcionado a todos los que nos sentimos católicos de verdad. Pues como bien dice el magnífico Catecismo que ha sido publicado recientemente: “La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. La Iglesia sanciona con pena canónica de excomunión este delito contra la vida humana”. Con estos motivos don José Sánchez nos deja muy claro que la Conferencia Episcopal no apoyará ningún partido. He ahí lo que nos parece un error por parte del señor Obispo, teniendo en cuenta que los católicos sólo tenemos dos opciones para votar: Partido Popular o PSOE. Y como el deber de votar es un acto ineludible de todo ciudadano que tenga un mínimo de discernimiento, se hace imprescindible entregar nuestra fuerza psíquica y moral a uno de los dos partidos que anteceden, y si uno mata y el otro hiere, es claro que tenemos que apoyar al que nos hiere profundamente por ser el que menos se distancia de Dios. Pienso que esta actitud del señor Obispo puede provocar la abstención de muchos electores por la confusión que despiertan sus declaraciones, y esto no es bueno. 251

Pues todos sabemos que el PSOE ha sido el promotor de la ley del aborto que padecemos actualmente, con un saldo superior a los cuarenta mil abortos por año, y no solamente en los tres supuestos que todos conocemos, sino que han llegado a indultar a quienes practicaron más de sesenta abortos burlando la legislación actual, y no conformes con este coladero macabro e infame, se está incubando un proyecto de ley que permitirá el aborto libre, ley que puede ser promulgada si los socialistas llegan nuevamente al poder, contando -como cuentan- con el apoyo masivo de Izquierda Unida. Y esta tragedia mundial supera la despenalización de la droga blanda y la práctica de la dura, supera la corrupción más exagerada en los últimos 50 años (como bien ha dicho el antifranquista Cardenal Tarancón), supera los tres millones de parados y toda la degradación moral que padecemos, gracias a la permisividad de las leyes y a los medios de difusión, especialmente la televisión. Pienso y creo que todas estas aberraciones no serán erradicadas por el Partido Popular si consigue el poder, pero sí serán mitigadas. Pues el señor Aznar también nos ha dicho que fuera de los tres supuestos abortivos no permitiría un coladero ilícito. Estamos de acuerdo con don José Sánchez cuando nos dice “que los partidos no quieren identificarse con la defensa de un valor religioso por lo que puedan pensar los otros”. Pero tengo la certeza absoluta que ningún católico que se precie de serlo dejará de votar al Partido Popular o a otros de minoría absoluta que se identifiquen más con el querer de la Iglesia y de Dios.

252

Y si el Santo Padre leyera esta humilde carta que escribe un pobre hombre, creo que me daría la razón, pues quiero estar en línea recta con Juan Pablo II hasta la muerte. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 11-5-93 y en la Revista "EPOCA" 17-Mayo-93

253

103.UNA BEATIFICADA

NIÑA

MADRILEÑA

SERÁ

¡Quién tuviera dos páginas disponibles en un periódico para resumir el libro más emocionante y sublime que he leído en mi vida!, titulado ALEXIA. Se trata de una niña madrileña de catorce años que será beatificada en breve por Juan Pablo II. Alexia González Barros ha sido una criatura predestinada para el dolor y la santidad. Desde mediados de enero de 1985, hasta el día 5 de diciembre del mismo año, en que falleció, fue sufriendo el martirio lento y encarnizado que demandan ocho operaciones quirúrgicas. Su enfermedad verdadera ha sido descubierta en los últimos meses de su vida. Un tumor canceroso en las vértebras cervicales: Sarcoma de Ewing. Rodeada de una familia impregnada de religiosidad y sufriendo el desprendimiento del amor más puro -de tejas abajo- que nos vincula a nuestros hijos, acompañaron a su hija -como María a Jesús- hasta el último aliento. También el capellán del hospital, Miguel Angel Monge, quien ha escrito esta magnífica biografía, donde recoge, momento a momento, todos los detalles de los últimos seis meses de su vida lacerante, heroica y piadosa. Y según este biógrafo, la niña -ALEXIA- había hecho lema de su vida esta frase: “Jesús, que yo haga siempre lo que tu quieras”. Los favores y milagros, que testimonian el grado de santidad de Alexia, llegan de todas partes de España y de muchas naciones. La Sierva de Dios, que desde el primer momento supo aceptar con sumisión y complacencia el dolor que sentía uniéndose a la cruz de 254

Cristo, todo lo ofrecía al Altísimo por la Iglesia, por el Papa y por los pecadores de todo el mundo. Como era habitual en la niña comulgar todos los días, así lo hizo momentos antes de entrar en el quirófano. Serena, tranquila, muy contenta de que la intervención fuera un sábado -día consagrado a la Virgen. Duró diecisiete horas la operación. Fue muy complicada y difícil, pues el lugar -las cervicales- la hacían especialmente peligrosa. Por otra parte, era necesario hacerle un injerto, para lo cual le sacaron una pequeña cantidad de huesos de la cadera. Durante las diecisiete horas sus padres y hermanos permanecieron en la capilla orando, pues cuando la fe es el clima habitual en que vive una familia, siempre brota espontáneamente la oración de súplica. Es el único medio que Dios nos concede a todos para paliar el irremediable suplicio. Otra de las operaciones tuvo lugar el día 9 de agosto a las ocho de la mañana, después de haber comulgado. En los últimos cinco meses le habían abierto ocho veces: dos por delante y dos por atrás, en el cuello, tres en la cadera -dos veces para sacarle huesos para el injerto y una para retirarle las gasas olvidadas en la anterior operación- y por último, la pequeña escisión en el pecho para ponerle su “porta-cats” (catéter fijo en vena). Y a todos los suplicios que viene sufriendo nos dice: - Me alegro mucho de que me haya ocurrido esto. Me estaba volviendo muy presumida. Me encantaba estar delante del espejo arreglándome el cabello bonito que Dios me había dado. Ahora, con la quimioterapia, el Señor me dejó la cabeza pelada; pero estoy en los brazos de la Virgen rezando todos los rosarios que puedo. 255

Alexia amaba mucho al Papa y a la Iglesia, y tuvo el privilegio de que Juan Pablo II la besara y le hiciera la señal de la cruz en la frente cuando estuvo en Roma. Así son los santos que vuelan al cielo después de un purgatorio lacinante en la tierra para completar la pasión de Jesús en el Calvario, haciéndose corredentores con El para nuestra feliz salvación. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 11-5-93

256

104.- LA SANGRE DE SAN GENARO Hace treinta años -cuando mi creencia religiosa dejaba en entredicho los dogmas de fe- le decía a un sacerdote ferviente y piadoso que mucho me gustaría ver un milagro. Y el buen religioso me dijo: “Viaje usted a Nápoles el sábado que precede al primer domingo de mayo y podrá contemplar un milagro patente. La sangre del mártir San Genaro que se conserva en dos ampollas de cristal en la catedral de Nápoles, dejará de ser polvo sólido para entrar en efervescencia después de su licuefacción, alcanzando la temperatura normal de la nuestra. También podrá ver las manchas sanguinolentas que se observan en la piedra sobre la que fue decapitado el santo, y que está custodiada en una iglesia de la provincia napolitana”. Me trae este recuerdo a la imaginación las noticias que se vierten en la prensa estos días pasados con respecto al milagro antedicho, pues toda la fama mundial de San Genaro radica en este suceso maravilloso que se viene reproduciendo periódicamente desde hace cuatrocientos años. La reliquia -como queda dicho- consiste en una masa pulverizada, oscura y opaca, que llena hasta la mitad una redoma de cristal sostenida por un relicario de metal. En varias ocasiones durante el año, relacionadas con la traslación de los restos a Nápoles, con la fiesta del santo (19 de septiembre), y el aniversario de la salvadora intervención del mismo para evitar los catastróficos efectos de una erupción del Vesubio en 1631 (16 de diciembre), un sacerdote expone la famosa reliquia sobre el altar, frente a una urna que contiene la cabeza de San 257

Genaro, mientras una multitud de fieles se agolpan en la Iglesia para contemplar el milagro. Y no sólo se realiza todo esto a la vista de las personas que están en el templo, sino de aquellas que les conceden el privilegio de poder ver el prodigio a menos de un metro de distancia. En aquel momento el sacerdote anuncia con solemnidad: “¡Ha ocurrido el milagro!”. Pero este año los creyentes napolitanos han tenido que hacer oraciones y penitencias suplicando que se realizara el milagro. Noventa y dos horas de retraso han dado lugar a varios presagios del cardenal-arzobispo de Nápoles, Michele Giordano, pues dirigiendo los rezos de los fieles pronunció palabras muy duras antes que los napolitanos se retiraran decepcionados. El cardenal que dirigía los rezos afirmó “que la sociedad actual está excesivamente erotizada, y que el placer se ha convertido en el nuevo dios, por eso no debemos escandalizarnos ante los espectáculos de robos, corrupción y arribismo que nos ofrece el país a todos los niveles”. El cardenal también afirmó que un retraso en la licuación de la sangre no era el presagio de que algo mal sucedería, “sino la invitación de San Genaro a que reflexionemos y reconozcamos nuestros pecados”. Terminaré diciendo que siempre dejo en entredicho todos los milagros que se propugnan entre las gentes milagreras, pero cuando la Iglesia los reconoce y un príncipe de la misma encabeza los fieles y nos hace estas declaraciones, como asimismo un grupo de científicos de la Universidad de Turín aseguró “que la sustancia contenida en las ampollas es sangre auténtica”, 258

no me cabe duda de que se trata de un verdadero milagro, pese a las discrepancias que puedan surgir entre los queridos lectores que tanto respeto me merecen. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 12-5-93

259

105.- ANTONIO COLAO Y SEVERO OCHOA Vengo leyendo con verdadero interés los escritos del señor Colao Granda desde hace varios años. Primero en las cartas de “ABC”, “Tribuna” y “Epoca”, cuando residía en Valencia, y ahora lo sigo continuamente en LA VOZ DE ASTURIAS. Somos varios colegas los que comentamos sus escritos por la veracidad y la prudencia con que los ilumina con la fuerza de su fe. Pero la señora Mª Ángeles Suárez lo rechaza, entre otras cosas, “por su mal disimulado proselitismo”. Que fatuidad decir que el señor Colao trata de ocultar lo que propugna a los cuatro vientos y en cada uno de sus artículos, sabiendo que los católicos tenemos que ser luz (Mateo 5, 14), y no ignorando que “si la sal se desvirtúa, para nada aprovecha ya, sino para tirarla y que la pisen los hombres” (Mateo 5, 13). Pues de todos sus escritos se destila que el señor Colao viene haciendo apología del ideal sublime que defiende a capa y espada, teniendo por seguro que no existe un bien mayor que sentirse hijo de Dios y defenderlo como Padre bueno y misericordioso, porque “a todo el que me confesare delante de los hombres, yo también lo confesaré delante de mi Padre Dios, pero a todo el que me negare delante de los hombres, Yo le negaré también delante de mi Padre” (Mateo 10, 32 a 34). Tengo recortado el artículo titulado “Severo Ochoa no es ateo”, como lo venimos haciendo con todos los escritos del señor Colao, y su afirmación queda clarísima si tenemos en cuenta que don Severo ha declarado que “del otro lado (después de la muerte) se está bastante bien”. Y, ¿cómo se puede estar bien o mal si para el ateo todo termina con la muerte? ¿No es bastante esta 260

expresión para concluir que este señor espera que Dios resucite su alma?, o ¿es el diablo el que ha de situarlo en otra vida donde esté bastante bien? Por otra parte el título de su carta es inconsistente con respecto al texto, pues en ningún apartado nos demuestra que don Severo sea ateo. Vd. copia mucho, sí, de sus libros, pero las afirmaciones del señor Colao sobre el premio Nobel quedaron impunes. Al respecto de don Gustavo Bueno, también se puede decir que no es el ateo puro y clásico, pues lo que se deduce de sus escritos y entrevistas es una aversión hacia Dios y la Iglesia, cuando en verdad al ateo le es indiferente todo lo que a Dios se refiere porque para él se trata de la nada, y la nada no molesta a nadie ni puede ser tiranizada. Acerca del pensador, filósofo y escritor, Miguel de Unamuno, permítame transcribir el epitafio que luce la losa que cubre sus huesos: “Méteme, Padre eterno, en tu pecho, misterioso hogar, dormiré allí, pues vengo deshecho del duro bregar”. También nos dice la señora Mª Ángeles que no es atea, ¡la felicito!, pero no haga apología del ateísmo porque, con la mejor intención, está sirviendo a Satanás sin caer en la cuenta del daño que hace a los que tienen una fe tenue y leen el mal ejemplo de Ernst Bloch o de Gustavo Bueno, en lo que respecta a la religión, claro. Por último, quisiera felicitar al director de LA VOZ DE ASTURIAS, por la pluralidad que permite en su diario. Y como ejemplo de la verdadera democracia que se vierte en sus hojas, tenemos los brillantes artículos de 261

don Gerardo Iglesias defendiendo el materialismo dialéctico de su predilecto partido, y las cartas sublimes del señor Colao que tanto nos confortan a las decenas de miles de católicos que residimos en Asturias. P. Antonio Blanco Oliver Carta sobre el autor publicada en "LA VOZ DE ASTURIAS" 16-5-93

262

106.- LA PRINCESA LADY DIANA Existen dos posturas muy comunes entre los seres humanos cuando la vida nos depara infortunios o tragedias; unos optan por el abandono o desaliño para entregarse a una vida disoluta o licenciosa que los lleva a la total desesperación, y hasta el suicidio. Otros razonan sabiamente sabiendo que la vida continúa y es necesario enfrentar las calamidades superando lo que no tiene remedio. Esta postura es la que racionalmente debemos de adoptar para no agravar más el descaecimiento y el dolor. Pero, a lo que vamos: la Princesa Diana es una señora que nos muestra un equilibrio mental sobresaliente, y lucha heroicamente para superar la muerte de su padre -el Conde Charles Spencer- y también para eclipsar la separación conyugal con el príncipe Carlos, heredero de la Corona británica. Estas desdichas que viene asumiendo con resignación, acatamiento y coraje la llevaron a la búsqueda de la verdad en lo transcendente. Por eso nos dicen que la Princesa Diana la encontraron muy recogida en una iglesia católica en París. El dolor -no siempre- produce la luz que ilumina el futuro estíptico y desconcertante que nos ofrece esta pobre vida. De ahí que la Princesa se apoye en las amistades piadosas que pueden exhortarla para encontrar el camino suave y la carga ligera que nos enseña Jesús, y en este sentido mantiene una fuerte amistad con el cardenal Basil Hume, primado de la Iglesia Católica en Inglaterra, y con la madre Teresa de Calcuta. Asimismo, en una reciente visita secreta a París, la Princesa Diana, actualmente miembro de la Iglesia Anglicana de Inglaterra, oró 263

detenidamente en la capilla de Notre Dame la Medaille Miraculeuse, donde están los restos mortales de Santa Catalina Labouré. Diana también viajó a París acompañada de su amiga íntima y católica Lucía Flecha de Lima, esposa del embajador brasileño en Londres. Asimismo sabemos que Diana ha estado visitando en secreto a un monje benedictino en la universidad de Oxford, Henry Wansbrought, prefecto del colegio St. Bennet’s Hall, y se dice que éste la está instruyendo en la fe y la liturgia católica. Pienso que la madre de la Princesa Diana, Frances Shand Kydd, que abandonó la Iglesia Anglicana y ahora es católica practicante, también le dará sus consejos para buscar el consuelo a los pies del Crucificado. Y es que, creámoslo o no, los católicos somos los únicos que tenemos como Cabeza de nuestra Iglesia al que ha tenido poder para resucitar los muertos y demostrarnos con sus obras que El y el Padre son una sola cosa, aunque misteriosamente sean personas distintas. Y como representante en la Tierra del mismo Jesús, tenemos un hombre prodigioso que parece el mismo Cristo disfrazado, Juan Pablo II. El que hace pocos días, con una gran emoción y un gesto de enfado que se reflejaba en su voz, gritaba fuertemente en Sicilia, dirigiéndose a los mafiosos: “¡No matarás!” “En nombre de Cristo crucificado y resucitado, desde este Cristo que es la vida, digo a los responsables: ¡convertíos! ¡Un día os llegará el juicio de Dios!”. Pienso y creo que la Princesa Diana, gracias al dolor, está siendo iluminada por el Espíritu Santo para encontrar la única fuente de todas las verdades 264

transcendentes, Cristo, y por eso la tendremos en breve unida a la Iglesia Católica, mientras el pobre marido continúe su vida licenciosa sin rumbo y sin timón, unido a la Iglesia Anglicana que regenta su madre. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 17-5-93

265

107.- IRENE VILLA Y Mª JESÚS GONZALEZ Uno de los atentados que más ha conmovido a la opinión pública en España ha sido el de Irene Villa y su madre, Mª Jesús González, el 17 de octubre de 1991. Las dos resultaron gravemente heridas en un atentado terrorista de ETA. Irene perdió las dos piernas y tres dedos de una mano. Su madre, Mª Jesús, una pierna y una mano. Después de año y medio de dolor físico y moral, llevado con estoicismo sin perder la sonrisa, Irene ha cumplido los 15 años y consigue mantenerse en pie gracias a unas prótesis especialmente modernas para reemplazar las piernas que no tiene. Y no solamente la sociedad española ha sido caritativa con la niña y su madre, haciendo suya la desgracia y el dolor que les causaron los bárbaros de ETA, sino que la solidaridad se ha extendido en el ámbito internacional, pues Irene fue nombrada “Niña europea del año”, recogiendo el premio de Lady Diana, y hace poco viajó a EE.UU. para recibir de manos del Presidente B. Clinton el premio “Victory Award” (Premio de la Victoria) por su intrepidez y coraje. Irene, actualmente, asiste a las clases del Instituto Ntra. Sra. de Lourdes, en Madrid, donde cursa 1º de BUP. Y como la unión sacerdotal Lumen Dei no ceja en promover la caridad para socorrer a los más pobres, entre los que menos tienen, el misionero seglar José Luis Jiménez estuvo en el colegio antedicho mostrando las imágenes paupérrimas de los campesinos de los Andes del Perú, video al que asistieron las víctimas mencionadas, y las dos, sensibles a las necesidades del Tercer Mundo, decidieron hacerse AMIGAS DE LAS MISIONES, pues ellas no se olvidan de las muchas 266

personas que les apoyaron moral y económicamente en su desgracia. Por eso han decidido apadrinar dos niños del Tercer Mundo pagando cinco mil pesetas mensuales cada una. Esta importancia insignificante es suficiente para recoger los misioneros de Lumen Dei a dos niños y ofrecerles una vida digna en guarderías y colegios de esta asociación misionera. Pues con esa cuota mensual, donde el nivel de vida es bajísimo, Lumen Dei consigue vestir, calzar, alimentar, catequizar y darles un oficio a los apadrinados que se benefician con la aportación económica de los que adquieren el carnet de AMIGOS DE LAS MISIONES, y los padrinos reciben una síntesis biográfica con la fotografía del niño que apadrinan para mostrarles el cambio deslumbrante del atuendo y fisonomía del niño poco tiempo después del apadrinamiento. Gracias a esas almas buenas, como Irene y su madre, Lumen Dei consigue distribuir 8.000 comidas todos los días entre las víctimas del hambre y la miseria. Es de notar un matrimonio anónimo que les hizo, como regalo de boda, el apadrinamiento de 50 niños por un plazo de cinco años, asimismo, una familia asturiana que vive humildemente, a pesar de la economía boyante que poseen, han apadrinado cien niños, mientras puedan hacer frente a las quinientas mil pesetas mensuales que les importa el centenar de niños que sostienen. Estos ejemplos nos enseñan a reducir los gastos supérfluos, disponiendo de ese dinero para ser más generosos con los niños misérrimos del Tercer Mundo y algunos españoles también. Y como “la justicia y la paz se besan” (Salmos 85, 11), esforcémonos en ser justos para 267

obtener la paz: “Felices los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mt 5, 9). He ahí como Teresa de Calcuta ha conseguido el Nobel de la Paz. ¿Es que las guerras no son todas motivadas por la miseria y el poder?. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 19-5-93

268

108.- ALVARO DOMECQ Y LA CARTUJA En el año 1979 fui invitado a pasar unos días en la cartuja Porta-Coeli (puerta del cielo), en Valencia, por el padre Fernando Arnáiz Barón (hermano del beato Rafael). Les pedí permiso para hacer un reportaje ilustrado con fotografías que después sería publicado en “La Voz de Avilés”. Allí conocí a un miembro de la familia de don Alvaro, Pedro Soto Domecq. Confesé con él mientras dialogamos un rato. Sentí que el sacerdote setentón concentraba un campo demasiado vasto y desconocido para mí; y ya de pie, me atreví a pedirle me dijera algunas palabras para la prensa, donde yo pretendía publicar todo aquello que con tanta sorpresa y cariño había vivido. dijo: - Es mejor que no diga nada. Bueno... si cree que esto puede hacer bien a alguien... sólo puedo decirle que soy diplomático y he sido un modesto colaborador de don Alfonso XIII. Nada más. - ¿Ha venido a verlo alguna vez el Conde de Barcelona? - Sí, ha estado aquí unos días conviviendo con nosotros, pero eso ya lo dijo la prensa. Llegada la noche, el prior del convento me advirtió que cenaríamos juntos. Le hice algunas preguntas, entre ellas me interesé por saber el grado cultural de los cartujos. Me habló de catedráticos que habían dejado el mundo para consagrarse a Dios en la cartuja hasta el fin 269 Se detuvo un momento y después de pensarlo me

de sus días. De hermanos, barriendo y cultivando la tierra, con carreras brillantes de médicos. Y luego al seguir dialogando sobre la cultura de los cartujos me explicó: - ¿Ve ese hombre que usted ha confesado con él?. Pues es Pedro Soto Domecq. Lleva 31 años de cartuja y pertenece a una de las familias más ricas y poderosas de España. Es licenciado en Ciencias Económicas y abogado. Hizo la carrera de sacerdote; es diplomático, Conde de Puerto Hermoso, ha estado en varias embajadas, fue un importante colaborador de don Alfonso XIII, y recibe con frecuencia la visita del padre de nuestro Rey. Aquí las categorías no existen, ante Dios todos somos iguales. Y, aunque con retraso, no quiero olvidar a don Alvaro Domecq. Un hombre de carácter fuerte y bien templado, depurado por el dolor que causa la muerte de cuatro nietas en accidente de automóvil. Sí, hace dos años volaban al cielo María José, Esperanza, Valvanera y Patricia, y a este respecto manifiesta con rostro ensombrecido y penitente: - Después del accidente pensé que esta era una jugarreta del destino. Después comprendí que Dios nos tiene preparadas inconmensurables sorpresas que debemos de aceptar con resignación como buenas para la vida postrimera. Los Domecq estamos muy unidos. Cada uno conoce sus obligaciones, y todos sabemos que a las nueve los domingos nos reunimos todos en la Iglesia para escuchar la Santa Misa. Y como buena familia cristiana, en la fotografía que nos orienta se puede ver una hermosa capilla de la Virgen del Recuerdo. Sobre el altar cuatro cirios 270

encendidos nos muestran, a toda hora y cada día, que las cuatro nietas de don Alvaro Domecq son luceros encendidos que ayudan a soportar la ausencia, sabiendo que viven como el fuego de los cirios que alumbran. Pero el dolor de saber que sólo las verán después de muertos es inevitable. Que Dios nos conserve la fe para que nunca nos falte la esperanza y la alegría de vivir. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 22-5-93

271

109.- UNA ASTURIANA SANTA Pienso que el concepto desdeñoso que algunas personas tienen de los mineros es un prejuicio despectivo e injusto. Conozco casos muy concretos de los mineros asturianos y tengo que decir que todos han sido ejemplares para mi. El más insignificante ha sido el de un inquilino que durante quince años viviendo en un modesto piso que le alquilé, nunca retrasó el pago del alquiler una sola semana en 180 meses, aparte de otros detalles ejemplarizantes. Conozco otro minero -ahora jubilado- que nos viene dejando boquiabiertos a todos los de la unión sacerdotal Lumen Dei. Es un hombre de 70 años, soltero, que vive solo en un modesto piso digno de salir en televisión, pues nunca he visto un apartamento más limpio y mejor aliñado en toda mi vida, lo que corresponde perfectamente a la pulcritud de su vida y a su religiosidad. Pues conozco su vida privada por el frecuente contacto que mantenemos y casi me avergüenzo de detallarla: se levanta a las cuatro de la mañana y de rodillas sobre una guía telefónica se pasa tres horas haciendo oración mental. A continuación empieza la limpieza de la casa para terminar a las nueve en la misa de los Carmelitas, donde permanece hasta las diez en acción de gracias por los beneficios recibidos. Seguidamente hace sus compras para preparar la comida y volver a ponerlo todo en orden. De cuatro a siete de la tarde adora -siempre de rodillas- el Santísimo que tienen expuesto en la capilla de la Cocina Económica de las monjas de San Vicente de Paúl, en Gijón. A esa hora -cuando cierran la capilla- sale con paso ligero y su atuendo siempre límpido en dirección a su 272

casa para preparar la cena y volver a dejarlo todo ordenado. Terminada la faena de la tarde, se queda hasta las doce de la noche leyendo y meditando las biografías de los santos. Y cuando una vez me permití sugerirle el porqué no comía el plato del día para no verse tan agobiado, la respuesta fue esta: -Jesús nos dice que entremos por la puerta estrecha, porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición (Mt 7, 14). Y me dice “que con las trescientas pesetas diarias que se ahorra elaborando él los alimentos, consigue salvar dos vidas en los Andes del Perú”. Me consta que de las ciento cuarenta mil pesetas que recibe de su jubilación, más de cien mil las entrega todos los meses para las misiones. Es un hombre con luz y sabe que los tesoros deben de acumularse “donde ni la polilla ni el orín los corroen” (Mt 6, 20), él conoce muy bien el Evangelio. ¡Bendito minero!. Otro ejemplo concreto lo tenemos en la señora Práxedes Fernández, pues ella también estaba vinculada a todo lo minal, ya que todos sus hermanos varones fueron mineros. También ella era madre de mineros, y en la mina trabajaba su esposo. Pues bien, esta bella señora se encuentra en proceso de beatificación. De ella se han escrito, en siete lenguas, más de trescientos artículos. La televisión, media docena de emisoras de radio, dos de ellas internacionales, agencias de noticias mundiales, boletines de información, periódicos de fama como “L’Osservatore Romano”, “ABC”, “Ya”, de Madrid, etc., se han hecho eco del interés de su vida. También nueve cardenales, un patriarca, dos 273

generales de institutos religiosos y ciento veinte obispos de veintinueve naciones y cuatro continentes han enviado cartas llamadas pastorales suplicando su pronta elevación a los altares, y sabemos que su causa de beatificación sigue adelante con celeridad. Uno de sus hijos, sacerdote, lo ha testificado. Práxedes Fernández nació el 21 de julio de 1886 en el pueblecito de trece casas llamado Puente de la Luisa, a dos kilómetros de la industriosa Villa de Mieres, en el centro mismo de la cuenca minera asturiana. Y, como todos los santos, ha sido acrisolada por el dolor y la miseria que reinaba en España cuando la guerra civil. Perdió su esposo en un desgraciado accidente tres días después de nacer su último hijo. Asimismo murió en accidente de tren uno de sus hijos. Estas dos tragedias sobre los seres que amaba con locura, lejos de protestar o distanciarla de Dios, la llevaban a decir con resignación y paciencia, como Job: “Dios me los ha dado, El me los llevó, suyos eran, ¡bendito sea el nombre del Señor!”. Y con el dolor moral más terrible al que puede ser sometido un ser humano, ayunaba tres días por semana; no tomaba nada condimentado con azúcar; del jueves santo al sábado santo no tomaba alimento alguno; rara vez desayunaba; al mediodía tomaba solamente un plato; se disciplinaba cruelmente con correas de cuero, y para no ser notada se iba al gallinero a practicar este género de mortificaciones. También asistía a misa dos veces por día y rezaba diariamente tres rosarios. “Hay que hacer penitencia -decía- para obtener la conversión de tantos pecadores”. El día 4 de octubre de 1934, después de administrarle la unción de los enfermos y darle la 274

absolución, expira diciendo: “¡Qué pena que los hombres se maten los unos a los otros, cuando debieran de amarse como hermanos!”. Entretanto, su madre exclama: “¡Esta hija era una santa! ¡Esta hija era una santa!”. Así son de nobles los mineros, aunque algunas veces su vocabulario no lo demuestre. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 29-5-93

275

110.- CARMEN SEVILLA Y EL CÁNCER Una de las enfermedades más aprensivas y mortíferas, que a todos nos puede acechar en cualquier momento, es el cáncer. Y cuando parece que la medicina preventiva encuentra soluciones para remediarlo en un porcentaje considerablemente elevado, viene a reemplazarlo el SIDA. Así viene la ciencia luchando para poner remedio a tantos males como padecemos, intentando diferir o aplazar nuestra efímera existencia hasta la máxima longevidad. Y estas dolencias trágicas, que tanto nos preocupan, también tienen su parte positiva en el mundo espiritual. ¡Cuántos habrán llevado su alma a la eterna felicidad al conocer que sus vidas se extinguen lentamente y a plazo fijo! Vallejo-Nágera y tantos otros han sabido agradecerle a Dios por conocer, con tiempo suficiente, el fin de sus vidas para reconciliarse con El aceptando buenamente lo que siempre aparenta una tragedia irremediable. Otros, inversamente, llegan a la desesperación y el suicidio. ¡Qué pena no reconocer que Dios todo lo permite -exceptuando el pecado- para un bien mayor al que nosotros anhelamos!. He ahí la inconmensurable riqueza que nos aporta la fe en lo transcendente y el sacrificio que merece el mantenerla sin fisuras cumpliendo fielmente sus exigencias, es decir, las que nos brinda el catecismo de la Iglesia católica con la oración constante y meditada para poder vivir en plenitud de conciencia y de paz. Y quien así lo vive jamás podrá comprender a los detractores de la religión, queriendo ignorar el bien que nos hace en la vida terrena -aunque todo fuese mentira- y muy especialmente en el otro lado, 276

como nos ha dicho Severo Ochoa, a pesar de su conocido agnosticismo. Pero, a lo que vamos: Carmen Sevilla, esa bellísima actriz cinematográfica que ha pasado a la historia en 1953, y que actualmente nos presenta el “Telecupón”, sigue con el recelo de llevar incubado un cáncer, y lejos de la desesperación y el suicidio, unida a su marido, Vicente, hicieron promesa de visitar todas las vírgenes en todos los santuarios de España; todos los Cristos y todos los santos, pues dando públicamente testimonio de su fe nos manifiesta: - Hicimos promesa a todas las vírgenes, a todos los santos y a todos los Cristos de visitar todos los templos, capillas y basílicas que se extienden por toda la geografía española, así es que tengo ya ocupados los fines de semana de aquí a noviembre. - ¿Vicente irá contigo?- le pregunta el interlocutor. - A unos, sí; por ejemplo, a Santiago de Compostela, y a otros no, pero él ha hecho otra promesa todavía: dejar el café. Y por mi padre te juro que cumpliremos todas las promesas... ¡Faltaría más!. Cuando voy de iglesias, la cosa siempre queda entre Dios y yo, y más ahora considero que tengo motivos muy serios para pasar mucho tiempo orando, suplicando y agradeciendo a Dios. Como vemos, estos altibajos tan dolorosos que atenazan nuestros cuerpos, no pocas veces nos llevan a suplicar al Omnipotente para que El ponga remedio donde la ciencia se siente impotente. Son trances misericordiosos que la Providencia engarza en el camino 277

tortuoso que llevamos algunas veces para que reflexionemos como hijos de un Dios que nos ama y viene a nosotros, pues como bien dice Jesús: “No me habéis elegido vosotros a Mí, sino que Yo os he elegido a vosotros y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto sea abundante” Jn 15, 16. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 5-6-93 y en "EL ORIENTE DE ASTURIAS" 18-6-93

278

111.- ¿POR QUÉ LA PENITENCIA? Cuando un cuerpo excesivamente fuerte y vigoroso se siente dueño y señor de su persona, es muy difícil que se someta al poder del Autor que le dio las energías (sin omitir la gran virtud de la fortaleza cuando ésta vive en cohesión con la prudencia y la templanza). He ahí las barbaridades que se pueden hacer con una pujanza sin control. Muchos ejemplos nos muestra la Historia en este sentido: veamos las atrocidades de Hitler, la tiranía de Stalin o las barbaries de Nerón. Tal vez por eso la Iglesia y el Evangelio nos exhortan a sacrificar los instintos o inclinaciones que nos arrastran al pecado. Asimismo Nuestra Señora de Fátima insistió repetidas veces a los pastorcitos para que ofrecieran sacrificios y penitencias por la conversión de los pecadores y por la paz del mundo, de tal suerte que los niños no solamente lo llevaban a la práctica durante las horas del día, sino que dormían con cuerdas ceñidas en las piernas la noche entera. Esto me recuerda el aserto de Reagan siendo presidente de los EE.UU.: “Las oraciones de los pastorcitos de Fátima tenían más poder que todos los ejércitos del mundo”. Y con motivo del LXXVI aniversario de las apariciones, más de 25 mil peregrinos llegaron a pie desde las distintas provincias de Portugal y de las naciones vecinas. Y más de un millón de fieles se agolparon frente al Santuario el pasado día 13. Reflexionemos el mérito que tiene y el bien que hace una visita de la Virgen a la Tierra. Hemos visto que el triunfo en la opulencia y bienestar social que tanto deseamos, nos pueden llevar a una vida díscola sin tener conciencia de la misma. 279

Inversamente, el sacrificio y el trabajo dignifican nuestra personalidad y nos hacen humildes y comprensivos con los desamparados. Por eso Jesús, en su naturaleza humana, con 33 años, fuerte y vigoroso, estuvo 40 días y 40 noches en el desierto sin comer, y en esa cuarentena fue precisamente cuando el tentador intentó persuadirle para hacerle caer en la vanidad, pero -como hombreestaba bien preparado por la inanición y la humildad que ésta conlleva. La mejor forma de combatir al tentador. De ahí que la Iglesia tanto nos recomienda el ayuno y la abstinencia hasta que las fuerzas vitales se van desmoronando, después -cumplidos los 60 años- nos concede dispensa por ser innecesarias las normas antedichas. Acerca de lo dicho, nos parece noticia el sacrificio realizado por don José Ferrer Figueroa. Un hombre que esperaba el quinto hijo con la mujer enferma, y como todo está en las manos de Dios, resolvió ofrecerle -si todo salía bien- al Altísimo el sacrificio de salir caminando desde Castellón de la Plana hasta Roma, y para llegar hasta el Vaticano tuvo que andar 1.600 kilómetros a pie. Un viaje de treinta y cinco días, a una media de 40-50 kilómetros diarios, sin contar los once días que pasó hospitalizado en Francia, después de ser asaltado al anochecer por unos árabes que le golpearon y le robaron todo lo que tenía. Y acerca de los despiadados nos dice: “No quiero que quede mal recuerdo de nadie, ni de ningún país. Los policías franceses se portaron maravillosamente conmigo. Sólo quiero recordar lo bueno. Mire, Santo Padre, vengo de España a pie para recibir su bendición y agradecer a Dios la salud de mi esposa y el feliz nacimiento del quinto hijo”. “¡Bravo 280

hombre! -le dice Juan Pablo II-. Te bendigo a ti, a tu santa familia y al pueblo español”. José Ferrer, treinta y cinco años, nacido en Valencia, alcanzaba con creces su objetivo cuando el Papa, informado previamente de la gesta del español, le puso las manos sobre los hombros, le bendijo y le dedicó unas palabras de cariño. En la fotografía, que nos muestra una revista de actualidad, se puede ver el rostro del Santo Padre concentrado y atónito mirando al peregrino humilde, sumiso, dócil, obediente al Vicario de Cristo y con la mirada piadosa que infunde el sacrificio penitenciario. He ahí ¿por qué las penitencias? Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 7-6-93

281

112.- ANGUITA, SANTA TERESA Y SAN JUAN DE LA CRUZ Pienso que los sabios algunas veces pueden ser hombres que no han llegado a traspasar las fronteras de la madurez. Disfrutan de esa potencia del alma que se llama memoria, y consiguen grabar en la mente el fruto de los eruditos y pensadores con una facilidad semejante a la que tiene una cinta magnetofónica. Que duda cabe que Julio Anguita es un sabio político que ha sabido coordinar su partido y llevarlo al auge que le ha permitido fusionar su ideología materialista y atea con un conjunto bien superior al que profesaban espontáneamente sus fieles adictos. Ahora, después de sufrir un infarto y una angina de pecho, les pide a sus acompañantes (con permiso de los médicos para leer) que le den las obras de San Juan de la Cruz y de Santa Teresa de Jesús. Y uno se queda estupefacto pensando en el contenido que encierran los dos textos de gran volumen plagados de ascética y misticismo. Quien sabe haya recordado a San Ignacio de Loyola cuando éste se encontraba hospitalizado y llegó a sus manos la biografía de Jesús. Motivo por el cual ha dejado una secuela en la historia que todos conocemos. Pero los que hemos leído las obras de Santa Teresa y de San Juan de la Cruz, y comprendemos los espíritus gigantes de los grandes doctores de la Iglesia de Roma, nos preguntamos: ¿es que Julio Anguita siente que puede pasar a la otra vida y necesita arrepentirse de la lucha titánica que viene propugnando en favor del aborto, del divorcio y de todo cuanto los santos mencionados rechazan frontalmente y la Iglesia condena?. 282

¿Qué dirá Julio Anguita cuando encuentre en las obras de Teresa los diálogos que tuvo con Jesús donde en uno de ellos le dice: “No quiero que converses con los hombres, sino con los ángeles”. Y cuando recitaba el “Veni Creator Spíritus” y se quedó en éxtasis suspendida en el aire viendo un coro de ángeles, mientras nos transmite: “Dios no parece contentarse con arrebatar el alma a Sí, sino que levanta también este cuerpo mortal, manchado con el barro asqueroso de nuestros pecados”. Y cuando Julio Anguita llegue a la página en que San Juan de la Cruz nos muestra su filosofía mística, recordará los placeres de la vida mundana en la doctrina de San Juan: “Para venir a gustarlo todo, no quieras tener gusto en nada. Para venir a poseerlo todo, no quieras poseer algo en nada. Para venir a serlo todo, no quieras saber algo en nada. Para venir a lo que gustas, has de ir por donde no gustas. Para venir a lo que no sabes, has de ir por donde no sabes. Para venir a lo que no posees, has de ir por donde no posees. Para venir a lo que no eres, has de ir por donde no eres. Cuando reparas en algo, dejas de arrojarte al todo. Porque para venir del todo al todo has de negarte del todo en todo. Y cuando lo vengas del todo a tener, has de tenerlo sin nada querer. Porque, si quieres tener algo en todo, no tienes puro en Dios tu tesoro. En esta desnudez halla el espíritu su quietud y descanso, porque, no codiciando nada, nada le fatiga hacia arriba y nada le oprime hacia abajo, porque está en el centro de su humildad. Porque, cuando algo codicia, en eso mismo se fatiga”. 283

Que Dios le dé mucha salud a don Julio Anguita y pueda asimilar el contenido de las obras que él mismo pidió para leer. Quien sabe si la misericordia de Dios le haya llamado, a través del infarto, para que reflexione y pueda encontrar la verdadera vida que Dios quiere para todos los hombres después de esta peregrinación efímera y dura. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 10-6-93

284

113.- “CREO EN UN DIOS ALEGRE Y VIVO” Rosario Palacios, condesa de Montarco, es una de las mujeres más elegantes de España, así lo reconocen las encuestas realizadas por las revistas del corazón. Pero, felizmente, ella es consciente de que la belleza física, como la buena estatura o la inteligencia privilegiada son cualidades que no tienen mérito ninguno por parte de las personas que las poseen. Son dones connaturales que Dios concede a determinadas personas para mostrar las maravillas de su creación, y mientras los egocentristas los exhiben como mérito personal de su propio yo para seducir a los menos dotados, otros los explotan para servir a los desamparados con los intereses de los talentos que Dios les concedió gratuitamente. Y esto narrado en las dos últimas líneas es lo que hace la condesa de Montarco al no dejarse arrastrar por el fuerte ritmo que debiera imponerle el ambiente en que vive. Ella -nos dice- cree en un Dios alegre y vivo. Y esta creencia religiosa es la que le hace no poseerse de la belleza e inteligencia que le acompañan. Rosario Palacios es una persona impregnada de humildad, es decir, tiene conocimiento de la verdad porque conoce a Cristo, y como la humildad es sencillamente la verdad, El es quien nos puede dar a conocer su grandeza y nuestra poquedad. - ¿Cómo es su fe? -le pregunta su interlocutor. - Me temo que sea un poco como la del carbonero, aunque intento estar cada día más informada en ella. Cuando profundizo y me encuentro con cosas para las que no hallo contestación, entonces las acepto porque creo que Dios es más listo que yo. 285

Infelizmente los misterios que encierra la religión católica son innumerables, y estos secretos inaccesibles a la razón humana, no pocas veces llevan a los intelectuales -y a los que no lo son- a disgregarse de algo que realmente resulta arcano para el intelecto del hombre. Y este dilema que se plantea entre la obscuridad de los misterios y la inteligencia limitadísima del hombre, es algo que ha llegado en miles de cartas a Juan Pablo II, buscando una respuesta aclaratoria, a lo que el Papa con voz universal respondió: “Si consiguiéramos apresar en las mallas de nuestra inteligencia los misterios de Dios, lo habríamos convertido en las dimensiones mezquinas de un ídolo”. Volviendo a la condesa de Montarco, cuando le preguntan: “¿Cómo es el Dios en el que cree?. - Es un Dios alegre y vivo, misericordioso y justo. Pero sobre todo creo en Jesucristo; El es el rostro amigo de Dios. Y luego también es muy importante para mí la Virgen de Fátima, porque al ser madre me compenetro muy bien con ella; le cuento mucho mis cosas y sé que me escucha. Le rezo todos los días y me siento muy bien venerándola en una pequeña iglesia donde huele a cera. Me encuentro feliz allí y experimento una gran ternura. Apostillando el interlocutor sobre las normas morales y difíciles que nos exhorta la Iglesia, Rosario Palacios nos da su parecer: - No debe la Iglesia quitar las normas morales difíciles. Debemos nosotros acercarnos más, porque si lo hiciéramos así seríamos mejores y más felices. 286

El último aserto me hace pensar en lo poco que tuvimos los jóvenes de los años 50 y lo mucho que tiene la juventud actual, pero tal vez sean menos felices que nosotros, pues a pesar de la libertad que disfrutan, algunos carecen de algo tan básico como es la confianza en Dios a través de la fe. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 10-6-93

287

114.- JULIO APARICIO ES UN BUEN CRISTIANO Con el mayor respeto por todos los que se sienten prendados por el arte taurino, tengo que decir que me parece un “deporte” macabro y brutal. No comprendo que una sola vida que tiene cada hombre se pueda jugar a cambio del dinero, de la fama y de las ovaciones o aplausos. También me cuesta comprender que mientras un animal airoso y gallardo lo torturan para terminar con las vísceras atravesadas por la espada arrojando sangre, rendido por la muerte, una muchedumbre de gente se regocijen por lo que me parece fruto del complejo del hombre para disimular su poquedad. Recuérdese que el gran Papa -San Pío V- abolió en Roma las corridas de toros por considerarlas paganas, llegando a excomulgar a todos los que asistían a estas fiestas. Pero todo esto no me implica en la admiración que siento por Julio Aparicio. Un joven de 24 años que comenzó toreando cuando apenas contaba 18, y como la mayoría de los toreros, es un católico ferviente con buen sentido de las exigencias cristianas. Por eso nos dice que todo lo que sabe de Cristo lo aprendió en el colegio de religiosos donde estudió. “Me impresiona especialmente -nos dice- que haya nacido de una forma tan sencilla, en una cueva, que muriera y resucitara por nosotros. Su mensaje es el amor. Pero lo que más me gusta es él mismo, su ejemplo, su hombría. Se dejó crucificar por nosotros para hacernos comprender su amor, para que creyéramos en El.” Julio Aparicio también es muy devoto de la Virgen de la Macarena y siente una especial devoción que parece llevar incubada desde que lo bautizaron en ese templo de 288

Sevilla. “Aunque sólo existe una Virgen -nos dice- yo acudo a la Macarena. Ella es como mi madre. Le rezo bastante. Me gusta ir a misa antes de torear y, además, otros días. Me parece importante hacerlo.” Julio no oculta el miedo que siente cuando tiene que enfrentarse a los toros, y este miedo se ha comprobado en todos los diestros. Tal vez ese riesgo de vida al que se someten todos sus colegas, les infunda la necesidad de una protección que sólo puede venir de lo alto. Acerca de lo dicho, Julio Aparicio manifiesta que “sería muy triste si sólo fuera religioso por miedo, pero también está ese motivo. Yo creo -continúa diciendo-, al menos en mi caso, que el miedo ha hecho aumentar mi fe. Yo antes era un cristiano más rutinario, pero una vez que ves el peligro te hace pensar un poco y, como yo creo en ese Dios todopoderoso, acudo a El también en esos momentos de peligro.”. Tenemos que reconocer cuántos jóvenes se meten en la droga y en otras peripecias porque no tienen ideales, mientras la religión, vivida con responsabilidad y esmero, siempre nos conduce por el buen camino que todos los jóvenes desean y tanto les suplican sus queridos padres. Pues hoy -más que nunca- son innumerables las familias disgregadas y tristes por falta de un ideal sublime. Pienso que si este periódico concede un espacio al contenido religioso de algunos escritos, es porque quiere colaborar con el bien común del pueblo asturiano y practicar el pluralismo que nos exige un Estado democrático. Y esto debemos de reconocerlo los lectores y agradecérselo al Sr. Director. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 23-6-93 289

115.- LA IGLESIA ANGLICANA TERMINARÁ SUCUMBIENDO No hace falta ser muy experto para reconocer que todas las leyes son tanto mejores cuanto más copioso sea el número de personas al que favorecen. Inversamente, son tanto peores cuanto mayor sea el número de personas al que perjudican. Y como el hombre es imperfecto, jamás conseguirá legislar una ley que beneficie a todos los ciudadanos. Tampoco puede existir una Constitución creada por el hombre- sin fisuras que pueda resistir sin enmiendas indefinidamente. Sólo Jesucristo -el carpintero de hace dos mil años- nos ha dejado una Constitución (el Evangelio) que siempre será actualidad y jamás existirán enmiendas que puedan mejorarla. Por eso el poder del Santo Padre tiene que circunscribirse siempre a los preceptos de Jesús, so pena de posponer las enseñanzas de Dios a las suyas. Aflora este preámbulo en mi mente cuando leo en la prensa que el primado anglicano ha declarado en una entrevista a la cadena de televisión BBC que el divorcio no es malo, y la Iglesia de Inglaterra acepta que el vínculo matrimonial se puede romper en el caso de que un divorciado se quiera volver a casar, pues la Iglesia Anglicana bendice esa unión. Siendo así, vemos claro que ni el Antiguo Testamento ni el Nuevo se respetan como palabra de Dios, pues en Génesis 24 nos dice: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se adherirá a su mujer; y vendrán a ser los dos una sola carne”. Y en el Nuevo Testamento Jesús nos lleva la ley a su lugar de origen diciendo: “Por esto dejará el hombre a su padre y a su 290

madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre” (Mt. 19, 5-7). Y es bueno que estas leyes sagradas no se acepten solamente porque Dios así lo ha dispuesto, sino porque nuestro entendimiento las escudriñe hasta encontrar en ellas la poderosa razón del Omnisciente. Permítaseme un cuestionario de preguntas para demostrar que la religión anglicana terminará sucumbiendo: 1º) ¿No existe un buen número de matrimonios que hoy viven felices unidos con una familia muy digna porque no se les ha concedido separarse cuando vivían en constantes desavenencias? 2º) ¿El hecho de que un matrimonio sea indisoluble no constituye una mayor responsabilidad para entrar en él de forma más comedida y convincente? 3º) ¿Sabiendo que existe la posibilidad de divorciarse, no habrá muchos novios que se lancen al matrimonio como una aventura más, para conseguir lo que de otra forma no les sería posible por tratarse de una chica que quiere mantener viva su religiosidad y pundonor?. 4º) ¿No es lo más probable que al no conseguir vivir juntos un matrimonio en sus primeras nupcias tampoco lo consigan por segunda vez y vuelvan a destruir otra familia más? 5º) ¿No es más justo que sufran su equivocación el hombre y la mujer que han llegado a la madurez, que no 291

que les impongan esta desgracia a sus pequeños hijos que no han hecho nada para merecerla?. 6º) ¿No se ha comprobado infinidad de veces que la mayor parte de la delincuencia juvenil y el crimen se da en los hijos que han vivido separados de sus padres?. 7º) ¿No es el divorcio una forma injustísima de sacrificar el amor que los niños les tienen a sus padres para estos buscar una supuesta felicidad a la que Dios y los hijos les niegan el derecho de tener fuera del hogar al cual se deben ambos cónyuges?. 8º) ¿Es que puede existir alguna mujer en el mundo capaz de sustituir a la verdadera madre por muy vieja y anticuada que esta sea? Apelo al buen juicio de los lectores amigos para que todos caigamos en la cuenta de que cuando las leyes de Dios se posponen al juicio de los hombres, no podemos quejarnos de las desgracias y desmanes que sufrimos. Pues como bien nos dijo Pablo VI: “El hombre es el principal artífice de su propio destino”. Y en Brasil hay un adagio que dice: “Cada uno tiene la suerte que escoge, y el pueblo el Gobierno que merece”. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 23-6-93

292

116.- DON JUAN DE BORBÓN No sé si por falta de una información exacta sobre el Conde de Barcelona, confieso que nunca he simpatizado con él durante muchos años, pero en los momentos cruciales de su tribulación agónica, me sentí conmovido por el ejemplo cristiano y valiente que nos anunciaba la prensa, si bien que la vehemencia reiterativa con que nos informaba ABC sobre la trayectoria política y biográfica de don Juan siempre me ha parecido exagerada, subjetiva y parcial. A pesar de lo dicho he llegado a la conclusión de que se trataba de un hombre honrado, humano, humilde, liberal y bonachón; y sobre todo de un personaje patriótico y ejemplarizante en su religiosidad. Motivo por el cual me siento arrepentido de no comprenderle mejor cuando fielmente luchaba, con la mejor de las intenciones, por lo que creía sinceramente que nos convenía a los españoles. Y aunque sus convicciones políticas no me parecen tan loables viendo el resultado de los últimos diez años, sí merecían respeto por la sinceridad bienintencionada con que lo hacía. Y si es que nos dejan hablar en un Estado democrático y liberal, yo me pregunto: ¿Qué nos ha traído la democracia que vivimos actualmente propugnada y patrocinada por el Conde de Barcelona? Un Rey que tiene que circunscribirse a todas las decisiones del Gobierno, y hasta su poder moderador y arbitral precisa el refrendo del Jefe de Gobierno o sus Ministros, según el artículo 64 de la Constitución. ¿Qué nos ha traído esta democracia por la que tanto ha luchado el Conde toda su vida?

293

El tiro en la nuca, el atraco, el terrorismo de ETA, el asalto a los comercios, el aumento de treinta mil reclusos más sin contar los que entran por una puerta y salen injustamente por otra, el nudismo y la pornografía, la corrupción de la Administración, la droga, el hundimiento de la economía, tres millones trescientos mil parados, la deuda pública de 27 billones de pesetas, la ruina de la agricultura, de la pesca, de la industria y el comercio, la descomposición y degradación de las familias por el divorcio, el asesinato de niños en el seno materno por el aborto, la descristianización de millones de españoles propugnada por los mandatarios políticos, las violaciones y la inseguridad ciudadana que sufrimos. Todo, en suma, es el fruto de un desgobierno que se mantiene en el poder a costa del despilfarro del dinero de los ahorradores y el sudor de los obreros que levantaron España hasta la décima potencia industrial entre las 175 naciones que pueblan la Tierra. ABC ha exaltado mucho el patriotismo de don Juan. No dudamos que haya sido una de sus grandes virtudes, pero la renuncia de sus derechos a la Corona no tenía otra alternativa. El pueblo español había aceptado la Monarquía que Franco instauró y el Monarca que Franco designó. Ante esta actitud, don Juan de Borbón no podía enfrentarse al pueblo español ni a su propio hijo, y sólo le quedaba una opción para salir airoso: renunciar a la Corona voluntariamente en favor de su hijo y del pueblo español.

294

Siento que alguien pueda sentirse dolido por nuestra opinión, pero si no reconocemos los errores, difícilmente conseguiremos el remedio para consolidar la democracia que todos deseamos, corriendo el riesgo de volver a perderla. Se ha comprobado que los dictadores siempre aprovechan los desmanes políticos y la miseria para subir al poder férreo e indefinido. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 25-6-93 y en "EL COMERCIO" 5-7-93

295

117.- SAN PEDRO Y SAN PABLO El día 29 del actual mes se celebra la festividad de San Pedro y San Pablo. Dos santos gigantes y poco parecidos en sus temperamentos. Pedro era un hombre impulsivo y apasionado, vehemente y eufórico, pero carecía del conocimiento de sí mismo. Su pasión ardiente por el Señor le lleva a comprometerse más allá de sus posibilidades connaturales. Por eso le promete a Jesús que aunque todos le nieguen él lo confesará, e insiste que dará la vida por Él. Pero el Señor sabe que nadie da la vida por Él si la fuerza no le viene de lo alto, y por eso le advierte que antes que el gallo cante dos veces él lo negará tres. Esta afirmación del Mesías deja perplejo a Pedro. No lo cree. Promete con amor y sinceridad, pero el instinto de preservar la vida, que Dios ha puesto en el hombre -y en los animales también-, es el más fuerte de todos. He ahí que aquélla misma noche Pedro le niega tres veces para salvar su vida. Pero el canto del gallo le hace recordar las palabras del Maestro. Ahora conoce mejor al Mesías y empieza a conocerse a sí mismo. Esto le hunde en el abismo y el manantial de sus lágrimas llegaron a crear surcos en sus mejillas. Pero el Señor conoce nuestra endeble naturaleza y la fidelidad de Pedro. Por eso no sólo le perdona, sino que le hace esta promesa solemne: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella, y te daré las llaves del reino de los cielos, y lo que atares en la Tierra será atado en los cielos, y lo que desatares en la Tierra será desatado en los cielos”. Este es el poder de Juan Pablo II y de todos los Papas.

296

Pedro era viudo (al menos el Evangelio nada nos dice de la esposa y sí nos habla de la suegra), pescador, galileo; tenía una casa en las inmediaciones del lago Tiberíades -en Cafarnaum- donde se dedicaba a la pesca con su hermano Andrés. Entonces llevaba el nombre de Simón, pero en el primer encuentro que tuvo con Jesús, le dijo que se llamaría Cefas, el equivalente -en arameode la palabra griega que viene a significar ‘piedra’ y que fue derivando en nuestra lengua hasta convertirse en Pedro. Su pontificado comenzó el año 35 y terminó en el 67. Pablo es un hombre de carácter fuerte, flemático y valeroso, egocentrista y sincero. Él está seguro de que todos los creyentes merecen la muerte o desaparición, y actúa en consecuencia. He ahí la falta de responsabilidad ante Dios de las barbaries que comete. El desconocimiento total de lo transcendente le deja su conciencia en paz, actuando como un malhechor. No es responsable de sus actos porque actúa sobre una conciencia totalmente embotada. Y acerca de lo dicho Jesús nos manifiesta: “Antes no me conocíais y no teníais pecado, ahora me conocéis y vuestro pecado permanece”. Pienso que esto justifica la gracia que Cristo le concedió camino de Damasco, cuando se vio rodeado de una luz del cielo; y al caer en tierra oyó una voz que le decía: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”. Él contestó: “¿Quién eres, Señor?”. Le responde esa voz: “Yo soy Jesús, a quien tu persigues. Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que tienes que hacer”. Se levantó de tierra y con los ojos abiertos nada veía. Lleváronle de la mano y lo introdujeron en Damasco, donde estuvo tres días sin ver y sin comer ni beber. Poco después entró en contacto con un discípulo de Jesús, Ananías, y rápidamente recobró la vista y fue instruido por ese 297

enviado de Dios para explicarle todo lo que tenía que hacer y padecer por Cristo. De entre los santos cuyos datos nos proporcionan las Sagradas Escrituras, San Pablo es el que se conoce más íntimamente. No sólo poseemos un registro exterior de sus hechos, proporcionado por su discípulo San Lucas en los Hechos de los Apóstoles, sino que contamos con sus revelaciones íntimas de sus cartas que, si bien tienen el propósito de beneficiar a los destinatarios, también ponen al desnudo su alma. Pues él mismo preanuncia su martirio con estas palabras: “Mi sangre va a ser derramada como el vino de una copa. ¡Qué importa! He combatido la buena batalla; he consumido mi carrera. Sólo me resta recibir la corona que me dará, en el último día, el Señor, justo juez; y no sólo a mí, sino a todos los que esperan con amor su venida”. Así, siguiendo fielmente a Jesús, San Pedro y San Pablo, los dos fueron martirizados el mismo año para ser eternamente felices y darnos ejemplo dos mil años después. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 26-6-93 y en "EL ORIENTE DE ASTURIAS" 2-7-93

298

118.- SANTA ISABEL DE PORTUGAL Me apasiona leer las biografías de los santos por la realidad con que viven las verdades que han ido dilucidando a la luz de la fe, pero confieso que también me siento -algunas veces- humillado o deprimido por la distancia que me separa de los mismos. Y es que no existe un solo santo que no haya sido acrisolado por las humillaciones, y no pocas veces por las desgracias y el dolor; como si Dios no tuviera otros medios para ensalzarlos a la cima de la santidad. En este momento termino de leer la biografía de Santa Isabel de Portugal, sabiendo que su festividad se celebra el día 4 de julio. Isabel era hija de Pedro III de Aragón. En el bautismo recibió el nombre de Isabel en honor de su tía abuela, Santa Isabel de Hungría. El nacimiento de la niña fue ya un símbolo de la actividad pacificadora que iba a ejercer durante toda su vida, pues gracias a su venida al mundo, hicieron la paz su abuelo, Jaime, que ocupaba entonces el trono, y su padre. La joven princesa era de carácter amable. Desde sus primeros años dio muestras de gran inclinación a la piedad. Trataba de imitar todas las virtudes que veía practicar a su alrededor, porque le habían enseñado que era conveniente unir a la oración la mortificación de la voluntad propia para obtener la gracia de vencer la inclinación innata al pecado. Pero, desgraciadamente, en la actualidad, los padres de familia nos olvidamos de todo esto y acostumbramos a los hijos a desear con vehemencia las cosas de este mundo y a satisfacer todos sus caprichos.

299

Bien es verdad que la niñez no es la edad de los ayunos, pero sí es la época en que se puede aprender la sumisión, la obediencia y el respeto del prójimo. Una penitencia para un niño es acostumbrarle a no comer entre comidas, a soportar con paciencia que no se cumplan todos sus deseos y a no complicar la vida a los demás. La victoria de Santa Isabel sobre sí misma se debió a la educación que recibió en su niñez. A los doce años, Isabel contrajo matrimonio con el rey Dionisio de Portugal. Pero este monarca admiraba más la belleza y las riquezas de su esposa que las grandes virtudes que poseía la joven. No obstante, no le impedía practicar las devociones, si bien que nunca trató de imitarla. Isabel se levantaba a las cinco de la mañana para rezar maitines, laudes y prima antes de la misa; por la tarde, continuaba sus devociones después de las vísperas. Pero la vida de religiosidad y la unión espiritual que la reina mantenía con uno de sus pajes, indujeron por envidia- a un escudero del rey a ponerle sobreaviso de la unión sentimental que su esposa mantenía con el criadillo de su confianza, de tal suerte que decidió ordenar a los dueños de un horno de cal que lo incineraran vivo, advirtiéndoles que cuando llegase el joven con una carta del rey, lo introdujeran en la hoguera. El paje salió con la carta en la mano pero al sentir tocar las campanas de una iglesia que había en el camino, decidió aprovechar la Santa Misa, seguidamente se celebraron dos más y el fiel cristiano se quedó hasta terminar las tres. Como las horas pasaban y el Rey no recibía noticias de los dueños del horno, envió al escudero referido para preguntar al jefe del horno si habían cumplido con su mandato. Convencido este de que el mensajero venía enviado del rey para ser quemado, lo metieron al horno y le dieron muerte. Poco después se 300

presentó con la carta el que estaba sentenciado a muerte por el rey, al cual le dijeron que el mandato del monarca se había cumplido. Cuando el inocente llegó al palacio e informó al rey que todo estaba hecho, el soberano se quedó estupefacto, al mismo tiempo que le increpaba por la demora, pero el paje le explicó humildemente lo sucedido con las misas. Entonces el reinador se dió cuenta de la amistad piadosa del joven y su santa esposa. La reina continuó fundando instituciones de caridad en diversos sitios del reino; entre ellas se contaba un hospital en Coimbra, una casa para mujeres arrepentidas en Torres Nova y un hospicio para niños abandonados. Sumida en la carrera de la santidad, imploraba constantemente al Altísimo por la conversión de su marido, mientras tanto éste iba dejando hijos naturales con las concubinas, a los que Santa Isabel atendía con esmero y les persuadía continuamente para que practicaran la religión católica y el camino de la santidad que ella tan fielmente vivía. Isabel sólo tuvo dos hijos: Alfonso, que sería el sucesor de su padre, y Constancia. Alfonso se rebelaba sabiendo la preferencia que su padre daba a los hijos naturales, así las malas lenguas comenzaron a esparcir el rumor de que Isabel apoyaba en secreto la rebeldía de su hijo, y el rey la desterró de la corte. Por aquí vemos las humillaciones y el dolor que siempre padecen todos los santos. ¿No será este el precio que todos tenemos que pagar -en esta o en la otra vida- para alcanzar la eterna felicidad? Dios quiera que no sea tanto, si bien que merece la pena. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 30-6-93 301

119.- SAN ENRIQUE DE OSSÓ La canonización de un cristiano es la sentencia definitiva de la Iglesia católica, decretando que un católico debe inscribirse en el catálogo de los santos y puede recibir culto público en la Iglesia universal. Es el honor más exaltado que se le puede conceder a un fiel. Y este decoro lo ha recibido el pasado día 16 el entonces beato Enrique de Ossó y Cervelló, nacido en Vinebre (Tarragona) el 15 de octubre de 1840. Este hombre ha dejado una secuela de apostolado con sus fundaciones y sus libros que servirán de orientación y ejemplo a la Iglesia y a todos los fieles. Profesor de Matemáticas en el seminario de Tortosa. Apóstol de los suburbios, periodista, director y jefe del periódico “El Amigo del Pueblo”. Autor de libros doctrinales, de devoción, de pedagogía, de catequesis, de propaganda religiosa y social, y de libros de texto. A sus treinta y dos años funda la “Revista Teresiana”. Y así, desde Tortosa, se van extendiendo sus escritos por toda España. En la biografía que nos presenta el cardenal arzobispo de Toledo, Marcelo González Martín, se ve claramente que Enrique de Ossó ha sido un predestinado para santo y maestro, pues cuando contaba catorce años fue coaccionado por su padre para ser comerciante, mientras su santa madre lo persuadía para ser sacerdote. Pero Dios lo quiso sacerdote y maestro. El niño llevaba esculpida en su alma la gracia santificante para alcanzar la corona que Juan Pablo II le otorgó en presencia de un millón de personas que asistieron a la Santa Misa mientras lo canonizaba. Enrique de Ossó, con catorce años, se escapa a Montserrat con el propósito de ofrecerse a la Virgen y 302

darlo todo, hasta las ropas que llevaba cambió durante el camino por los harapos de un pobre niño mendigo. Siendo seminarista, en sus temporadas de vacaciones se adivina ya en él al genial catequista que sería pocos años después, como bien dijo Juan Pablo II en el día de su canonización. Hugo Galli, curado milagrosamente por el Beato Ossó, estuvo presente en el acto de la canonización con la biografía del santo en la mano. Pues la historia del milagro comienza en Paraguy, en el mes de marzo de 1984. El asma del doctor Galli, degenerado en quistes pulmonares, uno de los cuales se había infectado, apenas le permitía moverse. Los médicos que lo atienden no ven otra salida que la cirugía, algo muy complicado de realizarse en su país. Pero Hugo Galli es un hombre de fe y encomienda su vida a Enrique de Ossó. La respuesta del santo no se hizo esperar, y unos días después se confirma que su salud es completa y todos los males desaparecen. Asimismo le ocurrió a don Antonio Barrera, quien vio como sus pulmones, gravemente afectados por una tuberculosis, quedaron totalmente reconstruidos tras ser colocado sobre la tumba del padre Enrique de Ossó. Confirmada la desaparición de la enfermedad -y sin explicación científica posible- el doctor Hugo Galli afirma que se trata de un milagro más. También asegura que se siente muy feliz por ser el receptor del milagro, pero no quiso sentirse protagonista. “Agradezco -nos dice- al santo su intercesión en mi curación, y espero que este no sea el último de los milagros que se le atribuyan. Así espero que todos aquellos que tengan algún problema le recen a él, con devoción y humildad, pues ya saben lo que es capaz de hacer”. Publicado en "LA VOZ DE ASTURIAS" 30-6-93 303

120.- AVISO A LAS SEÑORAS ENCINTA Hace algún tiempo me lamentaba en estas mismas páginas del error que cometieron en una residencia sanitaria al detectar la subnormalidad de un niño incipiente que llevaba en su seno una sobrina mía. Felizmente se negó rotundamente al aborto y el niño es hoy el más experto de los cinco que tiene. Pues bien, mi hija, Fé Colao, después de un año de matrimonio también se encontraba encinta. Comenzó los exámenes correspondientes y a los cuatro meses de embarazo le hacen un análisis de hormonas para detectar posible anormalidad en el feto, sin ella saberlo. La sorpresa y el disgusto no necesitan explicación, si bien que es una chica paciente, resignada y sufrida que todo lo ve con optimismo, confiando siempre en la misericordia de Dios, al igual que su esposo. Pero al comunicarle después del análisis- que su primer hijo sería subnormal, llegó a casa y con lágrimas en los ojos me dijo: “Papá, la doctora me dijo que el nieto que vas a tener no será normal”. No te preocupes -le dije- los errores que se cometen con estos análisis son innumerables. Por otra parte -y poniéndose en lo peor- somos católicos y tenemos que aceptar los designios de Dios con esa entereza que siempre has demostrado en las horas luctuosas que nos ha tocado vivir. Pero, ¿te lo aseguró la médico? -le pregunté-. “No. Ella me dijo que haríamos un análisis más preciso extrayendo una muestra del líquido amniótico y la certeza sería de un 90% con este análisis, aunque se corre el riesgo de abortar en el 1% de los casos”.

304

Y tú, ¿qué le dijiste? “Le dije que no aceptaba ningún riesgo de aborto para nuestro hijo y que daba por terminados todos los análisis”. Y ahora, ¿sabes lo que tenemos que hacer? -le pregunté-. “Sí, papá, rezar mucho”. Al día siguiente llamó por teléfono al eminente doctor don Pedro Zaldívar, de la residencia de Oviedo, para solicitar consulta y explicarle todo lo sucedido. El buen doctor le dijo: “Es el timo de la estampita. No te preocupes. Muchas han venido como tu y el resultado de los análisis que te hicieron no responde a la verdad en el 96% de los casos”. Concretando: El niño nació hace 40 días y todas las pruebas que se le han realizado demuestran su completa normalidad. Pesa cerca de los cinco kilos y se le notan ya indicios de sonrisa y muchas ganas de vivir felizmente. Gracias a San José que nos ha escuchado en las novenas que le hicimos durante cinco meses. Gracias al doctor Zaldívar por el ánimo que nos dio, y muchas gracias a Dios por concedernos un nieto que nos preanuncia el consuelo y la alegría de un hogar enlutado por la muerte de nuestro queridísimo hijo hace seis años. Y termino sugiriéndoles a los doctores/ras que adoptan esta actitud haciendo estos análisis, que antes de dar noticias tan funestas como la que antecede, se cercioren bien de lo que hacen.

305

En primer lugar porque pueden llevar a la muerte a un niño completamente normal, y en segundo lugar porque si la madre no es abortista, no es necesario adelantarle la cruz y el dolor cinco meses antes que comience, lo que puede agravar el estado de la supuesta subnormalidad del feto. Por eso nos permitimos sugerir a las futuras mamás que no desesperen por unos análisis que son -en la mayoría de los casos- como el timo de la estampita.

306

APÉNDICE CON MUCHO CARIÑO PARA MI NIETO ANTONIO MARÍA BLANCO COLAO GIJÓN 11-Julio-1993 Nos ha llegado el bautizo de nuestro nieto querido, que reemplaza nuestro hijo, al que muero y no lo olvido. Mi nieto, Antonio María, has nacido en buen hogar, y nos das mucha alegría y una esperanza estelar. Esperando hablar contigo para hablarte de Jesús, y salir a pasear conmigo cuando el sol irradie luz. Ya cuento el tiempo pasado, los meses que van pasando, y el mucho amor y cuidado que tus padres te están dando. Naciste privilegiado de cariño y hermosura, y eres muy afortunado con tanto amor y mesura. 307

Te enseñaré religión si vivo cuando me entiendas, y Dios será tu ilusión cuando Su amor lo comprendas. El todo no vale nada si te falta ese ideal, y el alma está presionada si no eres hombre leal. Si conoces a Jesús, con su amor y su bondad, no te faltará la cruz, pero tendrás caridad. La caridad es amor y es vida en la eternidad, y en la tierra es el fulgor de una gran sensibilidad. No existe nada más triste que ser un hombre pagano, por negar a quien insiste que debes ser buen cristiano. Escucha bien tu conciencia, busca siempre la verdad, y en momentos de paciencia descubre la realidad. La realidad es Jesús, luz del mundo y de tu vida, el que cargó con la cruz, la zozobra y la fatiga. 308

Todo por nuestro pecado para llevarnos al cielo; por eso, aunque estés cansado, en Él hallarás consuelo. No busques otro camino que no sea Su parecer, porque hallarás un destino que te lleva a perecer. Convéncete, nieto mío, que todo pasa volando, y sólo el Dios Santo y pío es quien nos va confortando. Nunca dejes la oración, es fuente de todo bien, engrandece el corazón y nos une a Dios también. Tu medita diariamente, visita siempre el Sagrario, lleva a Jesús en tu mente y reza mucho el rosario. Sin oración no hay cristianos, son creyentes mentirosos, que viven como paganos en ambientes tenebrosos. Conserva la castidad como tesoro precioso, y detesta la maldad como pecado morboso. 309

Bien sé cuánto habrá cambiado cuando comprendas a tu abuelo, pero es lo mismo el pecado, y pecar es desconsuelo. No existe mayor desgracia que caer en el pecado, ni puede haber mayor gracia que vivir purificado. Verás que pasa la vida, verás que la muerte viene, verás que no hay más salida si no es Dios quien te sostiene. Los bienes que has heredado de tus padres en el mundo, te pueden hacer malvado y hasta un niño vagabundo si no sabes conducirte por caminos de verdad, estudiar e instruirte con tesón y claridad. Es don de Dios la riqueza si se sabe administrar, y condena con certeza a quien la ha de aprovechar para gula y fantasía de su gusto y su placer, porque es como apostasía que nos lleva a perecer. 310

Todo el dinero es de Dios, nosotros administramos, siguiendo su vida en pos, dando pan a los hermanos. Hazte un hombre limosnero, respetuoso y bonachón, y administra tu dinero con mesura y compasión. Piensa en los pobres hambrientos, y el porqué Dios te lo ha dado, y socorre a los sedientos para paliar tu pecado. Cuando seas mayorcito y en ti afloren las pasiones, esfuérzate en ser estricto con filiales ilusiones. Rechaza lo modernista que te conduce al placer, y lucha por la conquista de un fúlgido amanecer. Busca una mujer cristiana que conforme tu ideal, y no aceptes la pagana que puede no ser leal. No juegues con el amor de mujeres casquivanas, porque al fin está el dolor del mal hecho a tus hermanas. 311

Cuando te aceche el dolor piensa que Dios te lo ha dado, para sufrir con amor los males de otro malvado, también para corregirte, y completar la pasión del que vino a redimirte y darte la salvación. Bendice siempre al Señor la mano con que te hiere, porque lo hace por amor a las almas que más quiere. La vida es ingrata y dura para aplacar el orgullo, y hacer al alma más pura con gemido y con murmullo. Si todo fuera placer, todo sería vanidad, sin llegar a comprender lo grande de la humildad. El dolor es provechoso, aguza la inteligencia, hace al hombre candoroso y lo llena de paciencia. Pero ¡ay! de aquel que protesta y lo considera injusto, pues quien los males detesta acrecienta su disgusto, 312

vive siempre endemoniado, se rebela contra el cielo, se hace un hombre despiadado y nunca halla el consuelo. Nunca sigas la corriente del hombre desaprensivo, ni te hagas indiferente ante el mal del agresivo. Busca siempre la justicia que nos viene de la altura, y rechaza la estulticia como jifera y basura. Si el Evangelio te guía, serás un hombre perfecto, vivirás con gallardía e infundirás buen respeto. Piensa que ser honorable sólo consiste en creer en ese Dios admirable: el que te ha de socorrer. Y si tienes vocación para ser buen sacerdote, afronta con ilusión tan preciado y tan buen dote. Ser ministro del Señor es una gracia del cielo, que supera todo honor con universal consuelo. 313

El poder transubstanciar el pan en cuerpo de Dios, y el poder de perdonar los pecadores en pos, es un poder superior al de la Virgen María, con la gracia y el honor que el mismo Cristo tenía. Cuando leas este poema, reza mucho por mi alma, y aunque no te guste el tema reflexiónalo con calma. ANTONIO COLAO GRANDA

314

INFORMACIÓN PUBLICADA EN LA PRENSA SOBRE EL AUTOR 1.- CATORCE MIL RELIGIOSO Y MORAL. VERSOS DE TEMAS

“Catorce mil versos de temas religioso y moral” es el primer libro del asturiano Antonio Colao Granda, habitual colaborador en periódicos y revistas españoles, que acaba de imprimirse en los talleres gráficos de la Imprenta La Versal, de Gijón. A esta obra, ya en las librerías, seguirá otra en prosa referida a sus viajes a Tierra Santa, Fátima, Lourdes y sobre su estancia en la Cartuja y en la Trapa. Los posibles beneficios del libro irán con destino a las misiones. Nota publicada en la prensa local de Gijón. 1989.

2.- EDITADO EL LIBRO “Catorce mil versos de temas religioso y moral”. Ha sido editado el libro Catorce mil versos de temas religioso y moral, del que es autor el asturiano Antonio Colao Granda y al que seguirá, próximamente, otro en prosa sobre viajes por Tierra Santa, Fátima, Lourdes, la Cartuja y la Trapa. Nota publicada en la prensa local de Gijón. 1989.

315

3.- LIBRO DE VERSOS DE ANTONIO COLAO GRANDA Antonio Colao Granda es un asturiano nacido en Candamo que se fue a Brasil como emigrante, donde permaneció once años. En el año 1976, ya en España, publica su primer artículo periodístico en el diario “Región”. A partir de ahí, sus colaboraciones en periódicos y revistas ha sido de continuo, y en estos momentos acaba de sacar a la luz su primer libro, que lleva el título de “14.000 versos de temas religioso y moral”, cuya recaudación irá destinada, por expreso deseo del autor, a las misiones. Me cuenta don Antonio que tiene gran facilidad para hacer versos. “Un día hice 500 versos en diez horas, pero eso no tiene mérito, porque es como cuando Dios te da buena voz, o te hace alto, rubio y guapo. Tú tienes poco mérito en eso”. Este libro quería haberlo publicado cuando ya no estuviese en este mundo, pero su hija le dijo que para ella sería muy duro colocarlo en las librerías cuando él ya no estuviese con ella, razón por la cuál lo ha editado y ya se le puede ver en los quioscos y librerías de Oviedo, Gijón y Avilés. -¿Tiene buena acogida un libro de poesía? - La verdad es que tiene poca, pero como todavía quedan personas que se interesan por ella, por eso me decidí a publicarlo en estos tiempos. - ¿Es su primer libro? 316

- Es el primero, aunque a lo largo de mi vida escribí en dieciséis periódicos y semanarios más de 1.000 artículos. - ¿Habrá segundo libro? - Sí, tratará del viaje a Tierra Santa, Lourdes, Fátima, la Cartuja, y saldrá a primeros de julio; y ahora en lo que estoy metido es en buscarle un título. Alvarez-Buylla Entrevista hecha al autor, ilustrada con su foto y publicada en “LA HOJA DEL LUNES” 29-5-89

317

4.- LOS CATORCE MIL VERSOS DE DON ANTONIO COLAO He leído con verdadera fruición el libro titulado “Catorce mil versos de temas religioso y moral”, de don Antonio Colao Granda. En él se destila la fe inquebrantable de un hombre que nos muestra el camino a seguir para todo el que intente vivir un cristianismo perfecto. Ciertamente, la facilidad que tiene el autor para versificar y decir las verdades cristianas y morales, no es corriente en un hombre laico o seglar. Me interesé por comprar el libro sabiendo por los comentarios de la prensa que las supuestas ganancias serán destinadas a las misiones. Y, según parece, el próximo mes de julio presentará otro en prosa comentando sus viajes a Tierra Santa, Lourdes, Fátima, Brasil y también de sus vacaciones en la Cartuja y en la Trapa. Esperemos que al estilo de éste no nos defraude y tengamos el placer de leerlo también. Creo sinceramente que todos los que somos religiosos -y también los seglares y ateos- debiéramos aceptar esas sugerencias que aparecen en el libro y que tanto bien nos pueden hacer para la vida práctica y fundamentalmente para el espíritu. Sabemos por el prólogo que le ha escrito el ilustre periodista Julio González García, que se trata de un hombre nacido en un pueblo de Candamo y que desciende de padres labradores, con lo cual ha pasado su infancia y juventud pastoreando vacas y ovejas al mismo tiempo que alternaba ese trabajo con las faenas pesadas del campo. Por aquí vemos que la poesía -y la prosa también- es un arte que nace con la persona y difícilmente se consigue con la cultura si la musa no viene engendrada al nacer. 318

En el referido libro dedica varios poemas -con ascética y acierto- a la vidente de Fátima, sor Lucía. También le ofrece dos páginas a una monja invidente de las Salesas de Oviedo y en una de sus estrofas dice así: “¡Cuánto mejor es ser ciego / sin una gota de luz / que estar viendo el mundo entero / sin conocer a Jesús!”. Y termino con uno de sus sonetos: EL PECADO A LA LUZ DE DIOS Sentado en mi despacho muy sereno, mirando la “limpieza” del ambiente, entró un rayo de sol, como tangente de forma circular, y un claro lleno de trizas a millones, bien relleno, rozando mis pestañas y mi frente, y vi tanta basura ante mi mente, que me hizo comprender que todo es cieno. Pedíle a Dios su luz para el pecado, y vi todo mi ser tan corrompido, que me hizo en un momento desdichado, por el más claro ejemplo que he vivido; pues era un pecador muy desgraciado, y gracias a Su Luz me he convertido. P. Luis Outeiriño Núñez, S.J. (Profesor de Literatura Francesa. Colegio de la Inmaculada. Gijón). Carta publicada sobre el autor en “EL COMERCIO”, en “LA VOZ DE ASTURIAS”, en “EL ORIENTE DE ASTURIAS” y en “EL CORREO 7 DÍAS”. 319

5.- ANTONIO COLAO Y SU LIBRO: “TIERRA SANTA” Antonio Colao Granda acaba de editar un nuevo libro que lleva por título “Tierra Santa”, en que relata las impresiones recibidas a través de su recorrido por las tierras que pisó Jesús, dedicando también numerosas páginas a Lourdes y a Fátima, lugares que conoce a la perfección, tras varias peregrinaciones. - ¿Cuál es el motivo principal que le ha movido a escribir este libro? - Cuando tanto se escribe de forma nociva para el bien común, creo que es bueno responder con un libro de quinientas páginas que abarca los principios fundamentales de la ética y de la moral y que también describe los Sagrados Lugares que Cristo fue recorriendo, para que siga teniendo mil millones de seguidores y también para ensalzar la religión que tanto molesta a los que ignoran sus frutos temporales y eternos. - Sabemos que la finalidad económica de los libros que escribe es para colaborar con las misiones. ¿Qué piensa de los misioneros? - Pienso que son los verdaderos legionarios de la Iglesia Católica. Su labor es la que más se centra en los preceptos de Jesús y el motor principal para que hoy se extienda la Iglesia en todo el mundo y, consecuentemente, la palabra de Dios hecho hombre. - ¿De qué manera cree que puede solucionarse el problema del tercer mundo? 320

- La pregunta es demasiado compleja para mí, pero, modestamente, creo que si consiguiéramos mentalizar a los electores para llevar al poder a los hombres más idóneos y honrados todo cambiaría mucho. También los países más pudientes (y nosotros con nuestros esfuerzos limosneros) debiéramos contribuir espléndidamente para salvar tantas vidas como se pierden por faltarles los despojos que se lanzan a la basura en los países más desarrollados. - ¿Seguirá escribiendo más libros? - Me gustaría escribir una novela en torno a mi vida de emigrante, también relacionada con la actitud de mis parientes acerca del ideal que mueve mi vida, pero como no sé escribir si no es movido por la sinceridad que brota del corazón, podría herir la cerrazón de esos a los que no interesa lo profundo de la verdad, o la desconocen. Por eso lo estoy pensando. - ¿Qué piensa del mensaje de Fátima y del cambio que están experimentando los países del Este? - Aunque pueda parecer pueril, pienso que el mensaje de Fátima se viene cumpliendo al pie de la letra, pues por mediación de sor Lucía la Virgen le pidió a Pío XII que lograra la consagración de Rusia (en unión con todos los obispos del mundo) al Corazón Inmaculado de María. Pero Pío XII no la hizo como la Virgen le mandó. Muchos años después la hizo Pablo VI de forma parecida. Finalmente, Juan Pablo II, exhortado por la vidente, se decidió a hacerla tan fielmente como la Virgen lo pidió. Esto ha sido el 25 de marzo de 1984. 321

Ahora, seis años después, se cumplen las palabras de la Virgen: “No quieren hacer la consagración. Como el rey de Francia, se arrepentirán y la harán. Entonces Rusia se convertirá y habrá un tiempo de paz”. Así considero yo todo lo que viene ocurriendo en los países del Este. Conviene recordar que la Virgen también profetizó que a Jacinta y a Francisco los llevaría al cielo en breve, y se los llevó veinte meses después. Igualmente les dijo que Lucía se quedaría en la tierra por más tiempo para divulgar la devoción a su Corazón Inmaculado, y ahí está, con 83 años, en el convento de Coímbra, recibiendo de sesenta a setenta cartas por día de todos los países del mundo y con veintitrés millones de socios que tiene el Ejército Azul de Nuestra Señora de Fátima. A la pregunta de cuál es el epitafio que le gustaría poner en su tumba, nos responde que ya lo tiene hecho y que dice así: “Cuánto dinero he ganado. Cuánto ahorré para mí. Y ahora, al verme enterrado, sólo tengo lo que di”. Julio González García, Ex-director de la “HOJA DEL LUNES” y del diario “REGION” Entrevista hecha al autor, ilustrada con su foto y publicada en “EL COMERCIO” 19-4-90 322

323

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->