Está en la página 1de 4

AQUÍ NO PASA NADA, NI SIQUIERA POR CORTESIA

Se cumplió este 3 de abril un mes calendario después de haber sido asaltada la oficina del Observatorio ubi-
cada en las instalaciones de la U. siendo sustraído el computador personal del coordinador cuando se encon-
traba en cumplimiento de sus funciones-

La perdida material, personal, fue repuesta por la solidaridad familiar que no institucional.

El hecho ha afectado la seguridad de los integrantes del Grupo de Investigación Conflicto Social y Prevención
de la Violencia y la Criminalidad y hasta la fecha desde ese 3 del pasado marzo, fuera de algunas muy esti-
mulantes y valiosas expresiones de solidaridad de algunas personas en la U., parece que las directivas de la
U. no se han querido dar por enteradas pese a que el hecho fue materia de noticia en medios regionales y
nacionales.

De parte del aparato de justicia hasta la fecha solamente se ha producido la acción quien digitó la denuncia la
cual fue registrada como querella dentro del esquema de “pequeñas causas” de acuerdo a la ley 1153 de
2007, tal vez sea esta circunstancia la que excuse a nuestros superiores jerárquicos inclusive de cualquier
gesto de elemental cortesía.

En la estructura orgánica de la UTP existe un comité de seguridad que lidera el Vicerrector Administrativo
quien y pese a que debió ser enterado por el funcionario Sr. Orlando Cañas, quien en una primera instancia
una vez producido el hecho se mostró solícito e interesado en procurar los primeros elementos para la investi-
gación del caso, no ha expresado ni solidaridad ni interés en desatar lo aconsejable que sería un estudio de
seguridad y sobre los riesgos que de lo ocurrido pueden derivarse para las instalaciones y las personas que
aquí laboran.

En lo que corresponde al suscrito coordinador del Grupo de Investigación que sustenta el proyecto OBSER-
VATORIO DE LA CONVIVENCIA, SEGURIDAD CIUDADANA Y DERECHOS HUMANOS, dada su formación
militar y como investigador en materia criminológica, resulta apenas lógico que personalmente pusiera en
marcha su propio esquema de seguridad contando con valiosas y oportunas cooperaciones de parte de ami-
gos de la fuerza pública, pero no es esta la misma situación de los otros colegas que hacen parte del obser-
vatorio y de los estudiantes de la UTP que se han integrado a esta iniciativa quienes no tienen ni la formación
ni el entrenamiento adecuado para responder a los riesgos que se desprenden de lo ocurrido.

Guillermo Aníbal Gärtner Tobón


Profesor Asociado UTP
Coordinador del Grupo de Investigación C.S. y P. de la V. y C.