Cuentos despiadados

13 de jun.

La buena hija

La buena hija
Hoy me vi en el espejo y eras tú. Ayer no estaba esa arruga en mi cara. Las arrugas parecen cicatrices de vida, heridas de la batalla inútil por conservar la juventud, que no me di cuenta en qué momento abandonó ésta piel. En este momento no tengo ganas de hacer nada, pero mi cuerpo se mueve mecánicamente. Si la inercia no me hiciera levantarme y pudiera elegir el uso para mi cama, optaría por abandonarme entre las sábanas, cobijada por un sueño que no pueda recordar. Se nota que ya no soy tan joven. Quizá en otra ocasión la cama me hubiera servido de soporte para un acompañante, pero el amor ya no me parece interesante. A mi edad, el sexo aburre; por lo menos en eso somos distintas, a tus cincuenta años, aunque te des tus baños de castidad, te conozco y lo chistoso es cómo después te sorprende- e incluso te ofende- ser catalogada “dama de la vida alegre”. Tengo en mente que debo limpiar la alcoba, lavar la ropa, hacer la comida, recoger a los niños del colegio, darles de comer, fregar los trastes, esperar a que mi día llegue a su fin, indiferente hasta que anochece y en mi cama no haya novedades. Como si fuera una condena de por vida, contigo a mi lado, aunque nos pese a ambas, y aunque estoy aquí, nadie nota mi ausencia. Pero, realmente hoy no quiero hacer nada, ni pararme de la cama, ni desnudarme, ni bañarme, ni elegir algo para vestir. Por supuesto mi ropa no se parece a la tuya, -eso es algo que agradezco también-, odio las minifaldas vulgares, las risas escandalosas y sobre todo, los vestidos con cierre al frente y un gran escote. A ti ya se te olvidaron muchas cosas y ¡cómo quisiera tener tu mala memoria! Ya se te olvidó el vodka interminable en aquel bar de mala muerte, entre prostitutas y homosexuales, bamboleándote con tu bien formado cuerpo empapado en vómito en ese vestido entallado, cuyo cierre del escote no se quedaba en su lugar y que, antes de recibir su caluroso final de ácidos gástricos, dejó de obedecerte liberando tus dos grandes senos frente al escenario de la cantina a la que me llevaste a festejar mi décimo tercer aniversario de vida. Tus palabras de cumpleaños fueron: ¡Por tu culpa dejé ir a tu padre, tú siempre te interpusiste entre nosotros, por ti ya no me quiere! Ese día, en lugar de un abrazo efusivo, recibí un apretón violento en mi mano. Si el vodka no hubiera minado tu coordinación

La Gusana Rodríguez

1

Cuentos despiadados
13 de jun.

La buena hija

motriz, seguro hubiera recibido una maternal bofetada como felicitación por existir más de una década. Y al regresar de tu borrachera te diste el lujo de decirme “tú no eres nadie para juzgarme, los hijos no deben juzgar a los padres”. Si no soy nadie en tu existencia, entonces ¿qué haces estorbando en mi vida siempre? Nunca fue suficiente nada para ti, ni los costosos obsequios de papá, ni la ropa de boutique, ni estar en casa todo el día como diva, despreciando los quehaceres domésticos: “eso es cosa de viejas”, decías, pero alguien lo tenía que hacer –para eso tenías hija-. Pero las divas siempre tienen que pagar un precio caro por sus extravagancias y estoicamente lo soportaste “por amor”. Las gotas de sangre de tu boca, golpe tras golpe, yo tenía sólo nueve años, ¡cómo esperabas que te defendiera! – “¡Nadine, ayúdame, tu papá me quiere hacer daño!” Y corrías a la cocina para no sé qué y un brazo invisible y veloz aprestaba un certero trancazo en tu mejilla y sin perder tiempo buscaba algún instrumento improvisado para terminar la tarea y pintar de morado otro rincón de tu cuerpo, hasta que se le acababan las fuerzas. Entonces, sigilosamente salía de puntitas a buscar ayuda, con el corazón en el estómago, viendo con impotencia como se destruían ambos, tratando de no ser percibida por esa mirada en blanco, que no era papá; Pero -para ser honestas- yo te vi besando a tu amigo en la boca, papá también lo vio al salir del baño. Esa no fue la única vez. También vi cuando llegaste en taxi con la minifalda enrollada hasta la cintura, perdida en ron, sin saber ni siquiera de dónde venías y hubo que sacarte así frente a los vecinos, pagar el servicio y limpiar tu vómito y aromatizar la casa por tres días, soportando tu mal humor y tu resaca. Supe de la ocasión en que dijiste que habías sido violada por tu jefe en la fiesta de la empresa, en un cuarto de la casa de una de tus mejores amigas y llegaste con un chupetón en el cuello y nuevamente recibiste tu acostumbrado castigo. ¡Nadine, dile a tu papá que no me haga nada! Gritaste otra noche en la que me tocó verlos desnudos y a gatas en el suelo de su habitación “Míralo, me quiere meter su cosa” y mirabas quisquillosa su pene erecto, luego me detallaste que además quería meterte un plátano por experimentar nuevas alternativas sexuales, la mirada de papá en blanco nuevamente, ni siquiera oyó que me pediste ayuda, mi presencia en el cuarto, no bajó su libido tampoco. Ya es tarde y aún no te he hecho el desayuno. Mírate, ¡inútil hasta el día de hoy, me repugnas! Tengo que cambiarte hasta los pañales. ¡Ni siquiera eres buena para morirte! No me vengas con esas lágrimas que no te creo nada, lo único bueno de ti, es que ahora te callas. ¡Ahora, aunque no quieras, me escuchas! y tengo todo lo que te dure de vida para seguírtelo diciendo: ¡das asco!

La Gusana Rodríguez

2

para venderlas y comprar algo de comer. La Gusana Rodríguez 3 . A pesar de tus estupideces todavía no pierdes el porte de diva. Te dije que era muy pronto para que ya tuvieras novio nuevo y arremetiste nuevamente “¿Tú me vas a dar lo que él me da? Yo tengo necesidades. ¡Mírate ahora. quien en lugar de mantenerte con los lujos que estabas acostumbrada sólo te ofreció un trabajo mediocre para que tú me mantuvieras a mí y te diste cuenta que el dinero no se gana por ser bonita y ya. ja se me olvido que no puedes moverte. Pero llegó tu héroe. lo siento ya te salpicó el aceite hirviendo. preferías las adulaciones y las fiestas. soy mujer y el hecho de que ya no esté con tu padre. al que insististe en que llamara padre a tan sólo seis meses de haber echado a papá. en una camioneta en medio de la nada. se atora! ¿Te acuerdas cuando la necesidad sometió a la diva? Lamentablemente las diosas no saben fregar pisos. francamente no entiendo como tuviste el descaro de exigir. me ignorabas y seguías haciendo las cosas a tu antojo. pero si había un reconocimiento de excelencia tampoco te aparecías. ya casi sale tu desayuno ¡quítate. Una calificación baja. No es de sorprenderse que siempre tomaras malas elecciones. alcohólico. nunca sacaste más del mínimo requerido para aprobar. Llegamos a recoger latas de aluminio de la basura. lo que jamás pudiste dar de ti misma. cuidar a mis primos y la escuela. Ya deja de lagrimear. eres una piltrafa humana! ¡Maldita silla de ruedas. no te bastó presionarme siempre. porque no te quejas. pese a que te dejó borracha a merced de sus amigos excitados y drogados. y en consecuencia tuviste que trabajar de intendente para mantenerme. La buena hija ¡María Magdalena purificada! Te volviste “beata” al conocer un imbécil diez años menor que tú.Cuentos despiadados 13 de jun. pero tampoco quisiste estudiar cuando pudiste. e hiciste lo que pudiste para seguirlo viendo. el último fue tu médico. no te vaya a quemar! Ja. para ti era una vergüenza firmarla. la señora de la casa con cuerpo de señorita. tuviste que aceptar ser la “conserje de un kínder”. Aunque duraste más tiempo con el cara de jicote aguamielero. No te me quedes viendo. casado y también te golpeaba. lo bueno es que no te duele. a quien le tuve que cerrar la puerta después de empacarle sus cosas y despedirlo para no volverlo a ver. vamos a cambiarte de ropa a tu cuarto. ¡Puerca! ¡Tonta! Bien te mereces el golpe que te acabo de dar. porque siempre estuviste acostumbrada a ser la esposa del dentista. Tu siempre presionas y presionas. ¡Hueles a mierda! Quizá porque estás hecha de eso. no quiere decir que no tengo derecho a rehacer mi vida”. entre el aseo de la casa. no tengo tiempo de andarte limpiando. Una vez encontré tus boletas. si al hacer cualquier comentario al respecto. después de ese novio siguió otro y otro y otro y era desconcertante que me pidieras aprobación de cada uno.

pero tonta porque nunca cobrabas. con el que me imaginaba que iba a envejecer. cuatro pisos no eran suficiente obstáculo para alejarme de mi libertad y no me creíste. Lo triste. En su momento. por mi culpa” y pasaron los años con tu ánimo decaído. pero que tenías que dejarme con algún familiar y repentinamente te afloró el sentimiento maternal. Ya habías hecho tu vida tal y como tenías derecho. porque llegabas de trabajar extenuada y “yo no hacía nada”. agradeciendo las migajas de cariño. si esa era tu vocación. porque no estaba tendida la cama. la irresponsabilidad. frustrada día con día. En ese momento. entonces lo puedo abortar. Siempre fuiste sexual. Tuve una pareja y luego se convirtió en mi primer esposo. necesitaba alejarme de ti. pero ahora solo pienso que -¡Cómo siempre!. ahora seguía la mía. pero estaba harta de tus maltratos. Te dije que si no me dejabas salir por la puerta me iba a salir por la ventana. alejarme de ti. lo que hubiera dicho tu familia. siempre he intentado alejarme de ti. si eso es lo que ibas a hacer en tu vida. pero no me dejaste abandonar tu departamento en el cuarto piso de un edificio descuidado y mi boca habló todo lo que le ordenaba mi corazón. tengo un amigo que es médico”. pero a donde iba me seguías. para sufrir contigo. Un día me contaste que te ofrecieron trabajo como prostituta cara.Cuentos despiadados 13 de jun. Empecé a huir de ti. No te bastó echar a perder tu vida. Cambié de residencia. me sentí agradecida porque decidiste quedarte a mi lado. ¿Para qué querías estar a mi lado? ¿Para tenerme controlada siempre? ¿Para castigarme por llegar cinco minutos tarde a tu hora de advertencia? ¿Para quejarte de mí? ¿Para lastimarme? De pequeña estuve ahí como cachorro esperando aceptación. de la soga que tenía atada al cuello. gritándome porque no tenía la comida hecha. el mal ejemplo que me hubieras dado al enterarme de tu nuevo oficio. es que no esperaras mi respuesta y actuaras y eternamente me acusaras de haber sido quién te había obligado a hacerlo. Como un huracán arrastras a todos en tu desorden. hasta que puse un pie en la ventana sin barandales. Me diste dos años de descanso. te dijeron que te educarían. para cuidarte y lamerte las heridas. ¡la hubieras admitido! Y seguro le habrías sacado más provecho. yo no te busqué. La Gusana Rodríguez 4 .me pusiste de pretexto para no hacer algo bueno por tu vida. Con dieciocho años en la bolsa y algo de ropa. tú sabías que lo hubiera hecho y derrotada me dejaste marchar con dos golpes de tu frustración en mi cara. los más felices que recuerdo pese a las adversidades de la libertad. de las constantes disculpas por tus exitosas agresiones y crecí. el egoísmo. el amor y la aceptación que patéticamente necesitaba y como en una pesadilla apareciste tú. nuevamente. Eres el caos andando. en donde encontré el refugio. La buena hija odiándome pero regodeándote de tu heroísmo y siempre dejando en claro “todo lo que hacías por mí” y “lo que te perdiste. porque terminas haciendo daño de una manera u otra. como aquella ocasión en que producto de tu amorío quedaste embarazada y me pusiste en entredicho “Si no quieres tener un hermanito.

la imagen que no te gusta ver de ti misma y viene a mi mente tu advertencia: “Si te vas a suicidar. porque si no solamente vas a quedar paralítica y dando lástima”. no son suficientes para matarse. satisfechos de su aventura. Verlos desnudos en la cama. al punto de atraer la atención de unos patrulleros que me detuvieron pensando que te estaba asaltando o agrediendo y después de dejarme con los policías simplemente. Los arranques de culpa pasaron de tiernos a violentos. fue como estar drogada y pisar algodones. ni lo que me hizo él. enfrentar la verdad ¡era increíble! Por mucho tiempo pensé que sólo estaba soñando y esos segundos me parecieron eternos. Pero el hombre es fuego. sé que me equivoqué contigo. Ahora. Y si era verdad esa afirmación de que el hombre llega hasta donde la mujer quiere.Cuentos despiadados 13 de jun. Entonces comenzó tu acoso. luego tuviste el descaro de convertirte en “la buena madre” y el asedio regresó disfrazado de buenos consejos “Yo nunca me hubiera alejado de mi madre. Exagerabas cuando pensaba irme y mírate parapléjica en silla de ruedas. desprevenidos de mi visita. ¡Hazlo bien! Procura matarte. era mi turno y comencé a hablar. era tu dicho pedagógico para explicar las relaciones eróticas entre un hombre y una mujer. El silencio duró sólo unos meses. me ordenabas que te perdonara. Me querías contigo para siempre y aquí estoy. Tuviste una crisis e intentaste lanzarte contra los automóviles en movimiento y traté de detenerte pero comenzaste a gritar y forcejear conmigo. por más que desees salir de aquí. por más tristes que se vean tus ojos. llega el diablo y sopla y sopla. ¡Hay que matarse bien. mamá! Ya basta de no confrontar las consecuencias de tus actos. lo demás es historia. La buena hija “Cuando termines de jugar a la casita te regresas a la casa”. ¡Qué mal que no seguiste tus propios consejos! Cuatro pisos mamá. pero soy tu madre”. Nadine uno nunca sabe lo que tiene. fue tu primer comentario frente a él. no eres tan libre como acostumbrabas. La Gusana Rodríguez 5 . la mujer estopa. No te voy a ayudar a morir. comencé a ser tu espejo. desapareciste. Ya no suplicabas. sólo que ahora. entonces no tiene perdón lo que me hiciste. como tu sirvienta sempiterna.

Cuentos despiadados 13 de jun. es mi esposo el que lo debe. tendré que decirle a tu… ¿Sabes qué. tuut) ¡Qué la chingada! La pinche moto está fallando. de madera vieja y despostillada. Se detiene frente a una puerta improvisada. o ve pensando qué le vas a decir a tus hijos esta noche cuando ya no tengas trabajo ¿Cuántas visitas llevas? Siete. tuut) ¡Pinche calor de mierda! Otra vez el puto teléfono: ¡bueno. (Arranca la moto y busca otro cliente. Es mediodía y todavía tienes 45 clientes para la ruta del día de hoy ¿y tú nada más llevas siete? Pues yo ya te dije. haz tu trabajo bien. deja de hacerte pendejo y aplícate. Hay joven. vengo del banco. ahí tú sabes. no tengo nada más que mis gallinitas y estos muebles viejos. La buena hija La deuda Cap.) Buenos días.tuut. Se quita el casco y toca. ¿pero qué se va a llevar? Pásele. Pero ¿cómo quiere que le pague joven? si yo ni debo nada. Con la pena señora. Rita? Estoy trabajando. ¿dónde estás? Te falta mucho chavo.tuut.! Hola Samuel. Discúlpeme joven. usted firmó de aval. no le vengo a pedir nada que no me corresponda. por eso le digo: mejor vaya viendo cómo consigue dinero La Gusana Rodríguez 6 . o me deja llevarme las cosas que amparen el monto de la deuda o llamo a la fuerza pública para que me auxilien con el embargo. señora. Señora. lleva más de tres días esperando que lo visites Samuel. mi esposo no está y no puedo dejarlo pasar. 1 - - - - - - - Samuel.. pero usté no se va a llevar nada. no estás dando el número. tiene 13 pagos atrasados y como establece su contrato vengo a realizar el embargo. ¿porqué no has realizado la investigación de crédito de mi cliente? El señor Garza. entonces tendremos que demandar por su propiedad. (tuut.. lo visito. porque en San Pedro Huichuchilote no hay calles y nadie lo conoce en la zona y por cierto. los árboles de capulín no pueden ser tomados como referencia en una zona donde cada habitante tiene uno en su casa. (tuut. Pues lo siento mucho señora. todos tus compañeros ya recuperaron su cuota de hoy y tú no llevas ni el dos por ciento. habla Rita. No tengo tiempo de atenderte. señor ¡Siete! No mames Samuel. de la sucursal 499. Cuando me mandes el croquis del domicilio del cliente. Tú sabes que el protocolo establece que tienes que realizar la visita en menos de 24 horas ¿es personal? Porque si es así.

no voy a fallar la próxima. estaba borracho. que no falle la pinche moto. pues llama una ambulancia. 3 ¿Qué no lo encuentran? Si el señor estuvo ahí toda la tarde. buscamos y buscamos y se juyó. ¡son unos ineptos! No puedo creer que no atrapen a alguien en un pueblo de 300 personas. usté ya lo conoce y yo he estado muy enferma. frente a los clientes atónitos que acudían a pagar su deuda. 7 - - - - La Gusana Rodríguez . total qué le apura. 2 Señor. La buena hija - Si usté supiera. Cap. (Los brazos sangrantes no le respondían. ya lo empeñamos todo joven. Rita! (Lánguido y a punto de perder la conciencia. Mire oficial. Pero el milagro se dio a tiempo. Pos ya le dije doñita. ya no puedo trabajar No se ofenda señora. disculpe que lo moleste pero es una emergencia… Rita estoy en medio de una junta ¿cómo…? ¿Y qué esperas. Por favor. porque te juro que. eres retardada o qué? ¿Y la moto cómo está? Y más te vale que no le digas a nadie Rita. la moto arrancó. mejor deje de llorar y háblele a su marido porque usted no me resuelve nada Pero joven… Ya me tienes hasta la madre. no quiero que les entre el espíritu navideño y me dejen botada la chamba por andar de solidarios. porque de por sí son unos flojos que nada más andan buscando pretextos para no trabajar. ¡Te voy a matar cabrón! (Volteó inmediatamente siguiendo el olor a alcohol y mugre.Cuentos despiadados 13 de jun. ¿entendido? Sí. que ese desgraciado piensa que no nos debe nada! Cap. pero sus brazos entendieron más rápido que sus ojos y los levantó veloz para protegerse la cabeza) ¡Lárgate de mi casa. gracias por venir. antes de ser alcanzado por el borracho cliente ofendido y con pistola en mano. mejor cuide a su esposo mientras está de incapacidad. ¡ah! y avísale a su familia. no lograban tener la fuerza suficiente como para emprender camino. no pudo ir muy lejos. pero necesito dinero. Pálido llegó a la sucursal bancaria del pueblo) ¡Rita. señor. su marido sigue vivito y coliando. mi marido… mi marido. si… Señor gerente. mi hijo no tiene trabajo. alcanzó a dejar un charco de sangre. (Sus manos temblorosas tiraron el hacha) ¡Natalio! ¿qué hiciste? ¡Tú cállate pendeja! Porque si no también te toca. no quiero volver a verte por aquí. no saber de su vida personal. ¿usted puede creer que no encuentran al culpable? El banco ya está tomando cartas en el asunto señora. no tardó mucho en desmayarse). dile al licenciado González que prepare la demanda ¡Ahora resulta. usted no se preocupe. entumidos.

¿acaso el banco no ha tenido dinero para pagar el seguro médico de mi marido y sus incapacidades? ¿quién más me puede atender? Me tienen aquí parada desde en la mañana ni siquiera he podido ir a darle de comer a mis hijos ni a mi marido enfermo por culpa de su empresa. no es problema del seguro. ¡qué pena que no le de vergüenza hacer escándalos en oficinas privadas! Cap. eso que le hicieron a su esposo se llama despido injustificado. póngase en mi lugar. 4 (Un mes después en la ventanilla del seguro social) ¿Cómo que no le han pagado? Pero si está de incapacidad. aquí está su firma y él aceptó esta modalidad de trabajo. acompaña a la señora a la salida. por favor. Cap. el banco no ha cometido ningún delito. vaya a ver al de recursos humanos. todos tenemos problemas. ¿En dos horas llega? Lo que tengo que arreglar con él es importante. - - - - - La Gusana Rodríguez 8 . lleva un mes sin pago y tengo que alimentarlos y pagar mis deudas y todo.Cuentos despiadados 13 de jun. Tranquilícese señora. el señor Samuel trabajaba a destajo para esta empresa y si no trabaja. por eso la empresa tiene diferentes áreas. regrésese a su casa y atiéndalas y vuelve a venir cuando tenga más tiempo. quiero que me expliquen por qué el seguro médico dice eso. algo se tiene que hacer. 7 Es muy sencillo licenciado. La buena hija - Gracias.6 No se preocupe. vaya a ver al patrón de su esposo. ¿cómo que el gerente no me puede recibir? Pero si él siempre ha sido buena persona conmigo . 5 Sí. por su apoyo señor. Tengo cuatro hijos que mantener y mi esposo fue agredido con un hacha por un cliente alcohólico. no hay ningún despido. pero ya le dije que no es problema del gerente. No me haga decirle una grosería señorita. yo también tengo una suegra a la que odio y una vieja que no me deja de pedir dinero y no le ando contando mis intimidades a nadie. ya no quieren darme el dinero de la incapacidad y ni siquiera el tratamiento que porque dicen que ya no es derechohabiente. (Sollozó la joven mujer con su niño en brazos y el silencio se interrumpió por el llanto de ambos en el ministerio público). Señorita. Cap. Cap. Si tiene cosas más importantes que hacer. todo está en su contrato. simplemente no podemos pagarle nada. ojalá que… (tiit) Pablo. yo le digo al de recursos humanos que usted vino.

porque durante la operación le dejaron una gasa. estoy en su domicilio para que lleguemos a un acuerdo. Si lo entiendo. gracias a ustedes y ahora me quieren quitar la casa. ¿Pero cómo me pide que acepte algo tan injusto? La empresa no pagó el seguro médico y no quisieron seguir atendiéndolo pese a su condición y por negligencia médica ahora le van a tener que amputar los brazos. pip. tss) Envíen refuerzos. qué está pasando? ¡Lárguese de mi casa. porque se las arreglaron mañosamente para contratarlo por outsourcing. todo el tiempo está sedado por el dolor. así que por favor retírese antes de que me colme la paciencia Oficial. Ni yo señor. pero su marido firmó el contrato bajo esos términos Pero le están dando una bicoca y ni siquiera puedo consultarlo con él. el banco no puede seguir esperando los pagos Ya le dije que haga lo que se le antoje. La buena hija - - Mejor acepte el acuerdo señora. Ese cuchillo está muy filoso doña y ya le sacó sangre del cuello al enviado del banco Me importa su vida lo mismo que este güey le importa la mía o la de mis hijos. repito - - La Gusana Rodríguez 9 . Cap. no tengo con qué pagar. Yo no puedo hacer nada. la señora se ve decidida) (tss. tenemos un rehén en un embargo. tss. déjenlas sobre la mesa y lárguense (Los policías obedecen y toman distancia. ya se lo advertí! ¿Mami. 8 ¡Hagan lo que se les hinche su gana! Me da igual Entienda señora. la señora se volvió loca. hay niños adentro. envíen refuerzos. Samuel era el único sostén de la familia. se infectó la herida y tiene un absceso. porque la empresa tiene todas las de ganar. acabo de enterrar a mi esposo quién trabajó para su banco y no me quieren pagar la pensión de viudez. pip. por favor: procedemos al embargo y desalojo ¿Desalojo? Pero si ni siquiera me citaron ¿Es que usted nunca lee los contratos? Quítese de la puerta o entramos por la fuerza ¿Mami. Bajen sus pistolas.Cuentos despiadados 13 de jun. qué haces? Ya tuve suficiente de ustedes o se van a degüello a este pendejo del banco y tu métete al cuarto mocoso. ¡pero ya! ¡Señora cálmese! ¡Cálmese madres! Lárguense o les entrego la cabeza de este cabrón dentro de su culo para que ahorren espacio al enterrarlo. debo hasta la caja y el espacio en el panteón. tampoco los del seguro se quieren hacer cargo de nada y todo por que la empresa no pagó la mensualidad a tiempo.

Tú. pero te vas conmigo hijo de tu puta madre. ¡Que no mamen. déjalos. como tus jefes. la doña ya se peló también. no se nos vaya dar a la fuga. pinches güeyes de la Cruz Roja siempre se tardan un chingo! Como si hubiera tantos heridos en la ciudad. los niños siguen en el cuarto con unos papeles en la mano Lleven a los niños al Hospicio. tengo esposa ¡Me vale madre que tengas que mantener a tu abuelita! Así como tú. Me llegó mi hora. pip. ora se tardaron nomás tres horas. repórtense inmediatamente Otro asalto a banco mi comandante. Mamá se tiene que ir. en lo que encuentran familiares cercanos. ¿qué hacemos? Nada cabrón. tss. perdóname (Silencio) ¡Pinche vieja! Manda traer la ambulancia y al forense Sí. en fin. pero ahora no tengo nada más que la posibilidad de cargarte conmigo a la chingada. ándale cuida a la muerta. Noooooo!… (silencio) Y para colmo me rompen los cristales con sus pinches gases lacrimógenos ¡Yo no soy la delincuente! ¡Yo no empecé a joder a nadie! Hijito recoge los papeles del seguro de vida. ¡Llevan más de cuatro horas y todavía no se dignan en honrarnos con su presencia! Llegó más rápido el forense. en lo que llega el forense. total: el muerto al pozo y el vivo al gozo. señor. por mierdas como tú que sólo piensan en el dinero. (tss. Quédate en el cuarto con tus hermanos. tengo hijos. por favor.¡ jódete! Ya deberías estar acostumbrado: ¡la vida no es justa! ¡No. a ver si al rato se mochan. La Gusana Rodríguez 10 . pip. repórtense al 340 probable 646 en proceso. repito. yo tenía familia y tenía casa. La buena hija - - - - - Por tu culpa cabrón. por favor! Le juro que voy a ver con quién resuelvo lo de su hipoteca pero por favor no me mate. ¡No señora. Ataquen! ¡Mami te ama! Te juro que lo hago porque te amo. tss) A todas las unidades. pero el gusto que me da es que me voy. ¡Mató al rehén. por pendejos como tú. ni modo que dejemos así no’más a la difuntita (ríe) ándale ve a ver que te sirve. Te quiero mucho.Cuentos despiadados 13 de jun.

Nuevamente escuché la voz reverberante que por alguna razón me sonaba familiar: ¿Por qué lloras? ¿Por qué sufres? En un pestañeo me encontré en una furgoneta Volkswagen. vestida de negro. la lápida era muy pesada para abrirla yo sola y de repente todo se puso negro. Absorto cada quién en su propio mundo. parecía que iba a llover pronto y mucho. un yermo estéril. todas iguales. Todo era desierto. con caras tristes y enojadas. y el aire frío movía un montoncito de polvo de cuando en cuando. ni una flor. tanto como el adorno de flores que estaba sobre el ataúd. El color me puso muy nerviosa. con una lápida también de granito pero con motes blancos y grises del que seguía escurriendo la sangre. todo era gris. mientras recorría el pasillo de aquél lúgubre hotel en busca de mi habitación. Inevitablemente se mancharon mis zapatos en el incesante río de sangre. rodeada de gente que no conocía.Cuentos despiadados 13 de jun. gritando por ayuda sin que nadie apareciera. Aunque tenía miedo y curiosidad. por todo el perímetro. La buena hija Lo que se olvida ¿Por qué lloras? ¿Por qué sufres? Me decía una voz lejana. ni siquiera la mirada y sentí frío y dentro de mí. jaloneé. el abrasador vacío que se experimenta ante una pérdida. hecho de granito negro. sin nombre que las distinguiera. ni una hoja verde. como un eco. En el centro de la habitación no había una cama -como en cualquier otro cuarto-. No recuerdo si era la 413 o 713. pero las tumbas estaban alineaditas en una perfecta cuadrícula. inhóspito y desolado con crucifijos torcidos de varas chuecas y olvidadas… y la misma voz: ¿Por qué lloras? ¿Por qué sufres? La Gusana Rodríguez 11 . ahora ya estaban rojos y húmedos mis pies. pero mi cerebro me gritaba: ¿qué hago aquí? Ni siquiera sé si conozco al fallecido ¿Quién me puso en este vehículo? ¿Quién me cambió la ropa? ¿A dónde me llevan? ¿Dónde estoy? El panorama era igualmente triste. sin dirigirnos la palabra. No me gusta ir a los eventos sola. especialmente si se trata de un asunto formal. por el anónimo inquilino del féretro. ¿Alguien corre peligro? Y sin pensarlo mucho intenté abrir la pesada puerta de madera antigua. de las que usan en los pueblos como colectivos. no me habían advertido que éste fuera el caso. sólo un par de ramas torcidas simulando una cruz improvisada sobre cada una de ellas y afuera estaba nublado. Antes de llegar a la habitación que me correspondía. empujé y finalmente se abrió. Hirviendo como lava roja se escapaba de la habitación 709 o algo así. Parecía un cementerio improvisado. me detuvo un charco de sangre. Algo estaba obstruyendo la entrada y giré la perilla a la derecha e izquierda. no sé si el número importe. sino un gran pedestal fúnebre de mármol negro y un ataúd gris como de mi estatura.

Se escuchaba el llanto de un bebé. sin saber en dónde estaba. que alguien más hiciera algo. una rabia de esas que destruyen lo que existió. No tenía caso pensar un castigo en la voz de la culpable. que metieran el féretro. no la conocía. con el sadismo y la malicia de la venganza por una falta cometida. su resignación culposa y estoica irrita a cualquier verdugo. para ser olvidado. Otra voz inmóvil. Sea lo que fuera. esperando que alguien se moviera. listo. que le aventaran tierra. pero la maldije. Después de un silencio prolongado. Parecía que provenían del ataúd que ya estaba siendo enterrado. queríamos quedarnos pero irnos. que se ocultara todo ese dolor hasta el fondo del sepulcro improvisado. que estuviese dentro del ataúd. No importa que uno se esfuerce en ejecutar el peor castigo. Que se vaya junto con la tierra árida. los pasajeros de la furgoneta llegamos a una fosa solitaria donde esperaba a un lado aquél extraño nicho del hotel y lloramos en silencio. Se oyeron golpes. Ignorarla tampoco tendría sentido para ella. La Gusana Rodríguez 12 . En medio de esa multitud desconocida. estuve de acuerdo con ella y todo lo que estaba sufriendo: se lo merecía. La buena hija Comenzaba a molestarme tanta incertidumbre. sin saber a qué me enfrentaba. da igual. pase del miedo al coraje. sin embargo sólo el viento frío se movió. pero parecía que así era. sólo coraje. con la indiferencia. ni por qué me llevaron ahí. ignoro si los demás hubiesen sido traídos a la fuerza como yo.Cuentos despiadados 13 de jun. hubo un momento en el que ya no sentí miedo. Pero todos los ignoramos. sino para mí y dejé de hacerle caso a su no solicitada confesión. seria y dolida. después de la incertidumbre y en presencia de un muerto anónimo. ya estaba muerto. me confesó al oído que todo esto era su culpa. para el que sufre.

Pero las cosas no salieron tan bien como lo planeé pues al día siguiente me enfermé de gripa. pero si te sientes muy intranquila ¿porqué no le hablas a tu familia? -me dije. corrían por toda la casa dando saltos en el sofá. patinando en el piso.¡Como alegran la vida. los pulguientos esos! Con su carita de juguetones. Quizá sólo estaba exagerando por un mal sueño. Será para el siguiente fin de semana. La última vez que nos vimos andaba pasando un mal trago en la oficina. Sólo fue un sueño. mordiendo cables. Todo había sido un sueño horrible y a mi lado estaba mi perro calmándome con una certera lamida a mitad de mi cara. se me ocurrió que podía gustarle un cachorrito de regalo. Joan encontró una violación a los derechos humanos de un interno del penal al que prestaba sus servicios como psicóloga y denunció el abuso. pues me comentó que incluso habían amenazado con correrla. ese fin de semana. de esos lugares donde la La Gusana Rodríguez 13 . el nuevo novio y yo fuimos a comer un pozole riquísimo. pero su jefa la ignoró y cómo siempre le han irritado las injusticias. lo mejor era volver a la normalidad y olvidar esta ridiculez infantil-pensé. y reservé el mejor perrito para Joan. Elena. La buena hija Ella me besó primero Desperté llorando. fui con el veterinario a preparar al cachorrito para su nueva dueña. ya me quedaban muy pocos. mi nuevo hogar era un sitio pintoresco. Por la tarde. Salvatierra. sé que a Joan le encantan los perros y su última compañera “la Charamusca” había sido enviada al rancho de su papá. verlos crecer se convirtió en mi pasatiempo favorito. Pobre Joan.Cuentos despiadados 13 de jun. No pasa nada. necesita distraerse. del puesto de la señora de la esquina y sobraron enormes huesos que le reservé a mi perrito y al cachorrito de Joan. afortunadamente todos tuvieron un buen hogar.y cómo mi perrito había sido papá de diez hermosos cachorritos y todos me los dejaron a mí. apenas era jueves y podía planear bien mi viaje. así que no me sentía muy bien como para ir de viaje.me dije. Así que empecé a hacer planes para visitar a mi amiga Joanna. el nuevo novio y un montón de pretextos más. escaló el asunto con el inmediato superior de su jefa y las cosas estaban muy tensas. Tenía tiempo que nos habíamos distanciado por el trabajo. cálido. me dije optimista. No le avisé que la iba a visitar. Los sábados generalmente dábamos la vuelta en el jardín del pueblo. después del trabajo. como adivinando que tuve una pesadilla. pero tenía que ser sorpresa: su regalo de reyes magos.

hasta se me estaba quitando la gripe. te pienso. Así que mi día estuvo muy relajado.Cuentos despiadados 13 de jun. cansada. pues nadie puede circular en coche a más de 5 km/hr. ahora que ya no te tengo? De camino al funeral. Yo aquí te espero. será mañana a las cuatro de la tarde. Y en domingo en la mañana. Mi mejor amiga ni siquiera se acordó de mí. lo siento mucho. ni qué decir de los dulces de guayaba que en el centro tienen nueces con leche condensada. manjar de cualquier goloso. no lo podía creer. toda una delicia. Joan también con tu pareja. es como una avalancha y no puedo evitar que se acumulen más y más ideas al mismo tiempo en torno al mismo tema. Una vez que una idea se desata en mi cabeza. tienes que estar aquí. balbuceó: -¡Ay. le digo al aire. me despertó el sonido del teléfono. fue ese estúpido sueño ¿Joan eras tú? ¡Qué idiota eres! ¿Por qué lloro? ¿Por qué sufro? ¿Es burla? ¿Me duele por ti o por mí. con un hilo de voz. La Gusana Rodríguez 14 . ni siquiera sabía por qué lo sabía. Petrificada colgué el teléfono. si me necesitabas iba a estar a tu lado. En la plaza del pueblo guanajuatense se ponen los puestos de helado casero. están arreglando todo para el funeral. hechos con fruta natural. simplemente no entendía nada. a oscuras. Sabía que tenías problemas en el trabajo. te siento y siento que como tú no habrá nadie. no sé cómo decirte esto pero tu amiga…! Ni siquiera la dejé completar la frase Joan ¿se suicidó? Si hija. te busco. pero ¿suicidarte? Yo te dije que no estabas sola y aunque eran cuatro horas de camino. Era mi mamá y se le oía desconcertada. La buena hija gente se conoce y se saluda de camino a misa y los niños pueden jugar fútbol en las calles sin peligro. hijita. con miedo y este frío nadie me lo quita. porque el muy vaquetón decía que ninguna empresa lo merecía. justo en el momento en el que la voz de mi pesadilla me volvía a decir adiós. con mi cajita de la vida. Pero en la noche volví a soñar lo mismo. me acaba de llamar su hermana. en mi mente sonaba una canción de Bebe: Te echo de menos. –Seguía pensando sin darle importancia al camino.

cada paso que daba era un violento dolor en el vientre y todo para recibir mal trato en el hospital. de hablarte. La Gusana Rodríguez 15 . Quizá… Tengo razones para buscarte. Que repetía las imágenes dolorosas de la sorpresa de hallar sangre en su ropa interior y no poder detener la hemorragia. tuvo que caminar hasta el hospital cerca de kilometro y medio. ella aún no había sido penetrada vaginalmente. que había sido asesinada. estaba bien. y le dije que la apoyaba. tampoco tenía dinero para el pasaje. cierta vez compartimos habitación en un hotel. No hubo alcohol de por medio. En mi defensa puedo decir que ella me besó primero. Cuatro horas pensando en cientos de posibilidades y de repente creí que mi amiga no estaba muerta. era una hermana mezclada con amante. Me sentí tan culpable de su muerte. Recordé entonces nuestros momentos íntimos. separada del inepto novio y se concentró en trapear el piso donde dejó un rastro rojo y no había nadie a quién pedirle ayuda. Pero estábamos en un curso de historia y bromeábamos sobre su virginidad. sin trabajo. sin dinero. Como si hubiera sido un rito de iniciación. Tengo razones. Incluso le habían prescrito antidepresivos pero ella quiso superarlo sola. Obviamente eso lo sabíamos sólo ella y yo. Tengo razones para no quererte olvidar porque el trocito de felicidad fuiste tú quien me lo dio a probar. Intentó limpiar la sangre del baño y era una época dura. la casa estaba sola. tengo necesidad de verte. Tengo razones para esperarte porque no creo que haya en el mundo nadie más a quien ame.Cuentos despiadados 13 de jun. Joan era más que una amiga. ni drogas. sólo fue el gusto por experimentar algo nuevo. El aire huele a ti. razones de sobra para pedirle al viento que vuelvas aunque sea como una sombra. Llegué a la central de autobuses de Toluca. La buena hija La última vez que nos encontramos Joan me confesó que aún no superaba lo del aborto espontáneo de un año atrás. mi pelo. mi ropa te buscan a ti. mi casa se cae porque no estás aquí. de cierta manera machista: “era virgen”. mis sábanas. ya estaba acostumbrada a caminar. Fue una muestra de amor. Se le escaparon las lágrimas al contármelo nuevamente. pero en esas condiciones. ambas necesitábamos ser amadas y nos amábamos. de oírte. que si creía que podía hacerlo sola.

era necesidad de saber por qué. Quería saberlo todo y al mismo tiempo tenía mucho miedo. Mi casa se vuelve a caer. como indigente. por días. Sentada en uno de los sillones del velatorio. si… Y más viejo que de costumbre. dicen que no era la primera vez que lo intentaba. te mando besos de agua para que bañen tu cuerpo y tu alma. Casi lo logra.Cuentos despiadados 13 de jun. había mucha gente que no conocía y sentí culpa nuevamente: “si la hubiera llamado el día en que tuve esa pesadilla”. - - La Gusana Rodríguez 16 . mi cama se hace fría y gigante y en ella me pierdo yo. Mis pies son como cartón que voy arrastrando por cada rincón. Llegué a la hora indicada al funeral. Se les escapaba a sus hermanas de la casa y caminaba. mis flores se mueren de pena. La primera vez lo intentó con una soga pero entraron a su cuarto y se dieron cuenta a tiempo. su padre salió de un rincón anunciando que por voluntad de Joan no sería abierto el féretro. La buena hija pues me contó que si no renunciaba la iban a obligar a hacerlo con pistola en mano como sucede a menudo con los trabajadores del centro de readaptación social. si el otro. o fingieron su muerte por las repetidas amenazas del trabajo. Por ahí escuche también que la segunda vez lo intentó con un cuchillo. Mi cabeza se aferró nuevamente a la idea ¡La asesinaron! Por eso no quieren que la vea. ¿Cómo le preguntaría a su familia? ¿Con qué derecho les haría revivir todo ese dolor sólo para satisfacer mi curiosidad? No era morbo. si esto. y tuvieron que recoger todos los objetos filosos de la casa. Te mando besos de agua que hagan un hueco en tu calma. ¿Figúrese? ¡Jesucristo! ¡No diga! Pero su hermana es enfermera ¿porqué no la llevaron al hospital? La hubieran sedado o algo. Todo me pareció posible. mis lágrimas son charquitos que caen a mis pies. muda de pensamiento escuché: Pobre Joan. que dejó un regadero de sangre por todos lados.

tenía la mirada perdida todo el tiempo. te mando besos de agua pá que curen tus heridas. Toda la vida nos acompaña y revive cuando lo pensamos. Como si estuviera drogada. si! El andrajoso hippie ni se apareció aquí. pero que de mal que la vieron. Pero uno aprende a convivir con él. ni una ventanita donde le entrara la luz. Incluso hasta lo pensaron en su familia y la revisaron todas. pos no se le veía ella misma. Mañana seguiré pensando en ti. re feo. Fue una decisión difícil de aceptar. encerrado. que hasta se acostumbra a la ausencia de un ser amado. te mando besos de agua de esos con los que tanto te reías. pero de paso está la cocina y agarró el cuchillo grandote. tan jovencita tenía 26 apenas. le digo porque ahí le ayudamos a escombrar con m’hijo y’hace que se fue a vivir como tres años. pues se fue a encerrar a su cuarto. el ser humano es tan adaptable. ¡Hay. nomás dicen que traía la garganta rebanada esa mujercita. parecía cueva. antes de que se enredara con el mugrosito ese. porque la tía andaba cortando carne y vaya usté a saber lo que estaría pensando en sus últimos momentos. la embarazó y ¡pura mota! Bueno. La buena hija - - - Es que creo que el papá dijo que no. No necesitaba escuchar más. después quién sabe. La Gusana Rodríguez 17 . pero ¿qué iba a hacer la viejita? Ella ya no estaba para cuidar sino para que la cuidaran. obscuro. pero nada de tachas que le encontraron. la tenían escondida en casa de unos familiares en el rancho para ver si se reanimaba y la muchacha. No necesitaba entender más. El dolor no se quita. húmedo. Pero si se suicidó en Toluca.Cuentos despiadados 13 de jun. podía controlar. la dejaron tantito en casa de su tía. lo único de lo que eras dueña y que nadie más que tú. Pero era tu vida. se fue la chamaca a encerrar al cuartito que le había dado la tía al principio. ¿cómo estuvo eso del rancho? Pues sí. todas. le dio vergüenza. ya la traían al hospital.

ni en centros de rehabilitación: en ningún lado y si ella no quiere ayuda.-llegaba a la puerta de mi casa a juzgarme por lo que ella hacía. un fetiche. cuando bajaba el nivel del río. perfumadas de vómito añejo. . entre las zanjas de los tiraderos clandestinos.¿Señora. La Gusana Rodríguez 18 .Pero es una anciana. parece como si una niña olvidada jugara a la mamá. La buena hija Arrullo para mi niña ¿Crees que algo va a cambiar si me siento culpable? ¿Qué mágicamente va a revivir a causa de mi arrepentimiento? ¿Qué si lloro. que todas las mañanas se aguanta el frío y se mía sin darse cuenta.¡Claro que me da pena! Pero ¿qué quiere que haga? Siempre se escapa y no sé cómo. que la encierro. a nadie molesta. no como el otro loco de la ciudad que insulta a la gente y se masturba frente a los que pasan. con el hígado destrozado. ni psiquiátricos. Tras un sucio basurero de Celaya. Te mentiría si digo que diario era lo mismo. y siempre la encontraba tirada en alguna banqueta o atorada en la bragueta de algún desconocido. yo no puedo hacer más. a pedir un taquito aquí a la casa. no le da pena que su madre ande deambulando por las calles de la ciudad en ese estado? . dipsómanas irremediablemente irresponsables. Ella no pide ni de comer. frente a la central de autobuses. Debajo del puente Tres guerras. viene de cuando en cuando. pero le juro que no sé de dónde saca el dinero. vestidas con andrajos orinados. olvidando por completo que tienen hijos de verdad.Cuentos despiadados 13 de jun. en todos lados. acurrucada con su muñeco de plástico. Pero con nadie se mete. y diario -no faltaba quién. Sobran los lugares para tirar basura. por instinto si usted quiere. arrullando un muñeco viejo de plástico. Al principio sí la busqué. Dios me va a perdonar por haberla matado o me van a reducir la puta condena? ¡Qué imbécil! ¡Nada de eso va a pasar! Lo único cierto es que está muerta. arrullándolo tiernamente. consigue dinero para seguir tomando. Ya la intenté internar pero no me la aceptan ni en hospitales. Por más ancianas que sean. de alguna manera. tengo hijos que cuidar. ¿Quien dijo que las madres tenían que ser amorosas y contarte cuentos en las noches y estar al pendiente de ti? Que no deben de andar deambulando por las calles. Había semanas en que no sabía de ella. tampoco me esforzaba por buscarla. perdidas completamente en alcohol de caña. hasta consigo mismas. aunque sea un poco. no es la primera vez que la meto. . en sus alucinaciones. pero se pone violenta. . incluso me ha golpeado.Pero ya se lo dije. por los baldíos.

inconsciente. basura. pero ella seguía con energías para seguir vagando sin rumbo borracha por las calles. con un cartón pachoncito que sacó de los desperdicios de las tiendas de por aquí. porque pese a su salud-. hasta se le subían las garrapatas. La buena hija Olía mal. por las callejuelas. ella sí que era buena señora. alcohol. en la morgue y lloraba por horas. y luego una loca más. nunca pregunté por ella. sintiéndome impotente y estúpida. A veces se iba muy lejos. si es que alguna vez la tuve conmigo. lueguito la teníamos que bañar porque si no. Me cansé de buscarla. no dejaba de tomar. que si ya se me iba la hija con el novio. no le importaba nada. Llegando.Cuentos despiadados 13 de jun. sentía mucho alivio. desde muchos lugares de la ciudad. Yo sólo me di por vencida. nos apestaba la casa a semen. las noticias me llegaban solas igual que las críticas mal intencionadas. Un día llegó llorando por los niños pobres que había en el mundo. Cuando se perdía. cualquier cosa. que la leche estaba muy cara. a todo. como corcholata. la pura botella. pero algo de mí se arrugaba dentro de mi corazón y vivía un poco. en los lotes baldíos. La llevé a jurar. otro porque “no era posible un gobierno tan corrupto”. en los hospitales. La Gusana Rodríguez 19 . me di cuenta que me había quedado sin hombre también. Las señoras ya hasta la conocían y a mí también. a un lado de las ratas y los perros callejeros. que si ya encontraba trabajo para los frijolitos. me estafaron con la acupuntura: ella no quería parar. La molestia no estaba. entonces le hablaban para que se llevara por lo menos un caldito a la panza. ¡Pero qué quería de comer! Si nunca le andaba de hambre. en las milpas aledañas. Se paseaba por el mercado. de las que todos se alejaban porque cantaba canciones de cuna en voz alta. Pasaba mis noches en vela. porque cuando agarraba más frío se le iban a acurrucar los perros. tanto como las cosas que me imagino que hizo. en los parques. rogándole a mi marido que saliéramos a buscarla a cualquier bar. si me crió la vecina. Como que hasta las garrapatas se hicieron sus amigas. En veces. pero ya ni comezón sentía. pagué medicina homeópata. la hechicé. hasta por el Tecnológico. pretextos le sobraban incluso hasta sentirse culpable de ser una mierda de madre. Hasta que un día. una piltrafa de mujer. Ni siquiera recuerdo el momento en que la perdí. La traíamos en calidad de bulto. No sé ni siquiera porqué le digo mamá.

pero nomás vivíamos las dos juntas. se mudaron de paracaidistas a su legítimo hogar. moribundo. Un día no pudo caminar más. como otras veces. Todavía de buscarla donde fuera. cuyo orificio -alguna vez maternal. hacía muchos años la había perdido. los nuevos inquilinos eran invasores y se mostraba sin pudores. Abrirle las piernas. la que cuidó también a su madre en la vejez y me dejó su casa. lo único que no se podía contener después de eso. eran las náuseas. Cada día se hinchaba más y se ponía también más enferma. guardaba litros de agua que le colgaban dolorosamente. a su manera. se fueron con algún tío y fue cómo la vecina me adoptó de dicho. Al saberla viuda. Entonces él pasaba las vergüenzas. al fin nunca la trataron bien. seguíamos siendo vecinas. así que el chofer eso hizo. Doña Came me dio un hogar. sus muebles con cada historia por la cual aún los conservaba y sus obligaciones. Era una arrimada. porque salía más caro dejarlo vivo y la empresa no estaba pa’ pagar pensiones. pero no hubo testigos valientes. no le importaban. A la larga. le bajaba la borrachera y se iba a trabajar de “viene. tal cual era. Por eso. porque descubrió que les intimidada con sus desvergüenzas. Los hermanos mayores que yo. no hubo manera de moverlos. La casa que le dejó mi padre. pese a ser la dueña.pos no más seguía tunca por dentro. devolviera el favor de haberme cuidado. su cuñada y familia. Se los traía pintitos. Si algún alivio tenía con su ausencia. Estaba muy chamaca. Ya bien instalados. gorda. pero cuando si lo vio ya tirado. salió el dueño de los camionzotes a decirle al chofer que lo rematara. sin rumbo por la vida. maltratada. viene” a la terminal de los trailers de carga. me juzgaban con la mirada. La buena hija Medio me acuerdo cuando alguna vez tuve papá.Cuentos despiadados 13 de jun. Para ella. ella era la solterona de su familia. Como pudo. contener la respiración y ponerle medicamentos para acabar con su pucha purulenta. no tuve que ir muy lejos. yo la busqué a ella. desafiante. Como sapo viejo. porque todos necesitaban su trabajo. pero me hizo prometer que cuando llegara el momento. despojándola de un techo donde cubrirse de la lluvia. La Gusana Rodríguez 20 . Ella no podía hacerse cargo de nadien. pero las formalidades de los demás. Era una vergüenza llevarla al hospital. muy caro lo pagué cuidándola a diario los últimos meses que le tomó morirse porque debajo de su piel inerte. “la Chotis” tenía ganas de continuar. Pero como dijo Zapata “la tierra es de quien la trabaja”. Dicen que un tráiler no lo vio. aunque yo ya no le siguiera el juego y se perdía hasta la inconsciencia. y “la Chotis” –como le decían a mi jefa. que ni qué. gorda.despedía todo lo podrido que llevaba dentro.

mmmm. la extraña que la cuidaba. no quería a nada ni a nadie. pero en todas las noches de dolor. estaba como poseída y gritaba cosas que todavía me duelen. La buena hija Hidropesía dijo el doctor. mmmmm. los días difíciles de visita médica. En el sopor balbuceaba. y digo “alojábamos” porque mis hijos me dieron permiso no’más de eso. se arrancaba las mangueras desesperadamente. pero seguía buscando su juguete de plástico. Dormida y quejándose. entonces me autorizaron la morfina y dormía perezosamente. pero le ayudaba en algo. ya no llores. el alcohol no era suficiente. la viejilla perdida en su vida imaginaria. porque pese a todo. la piel se le volvía tan delgada hasta el punto de ser una garrafa donde se podía apreciar el nivel de agua que almacenaba su cuerpo. me duele mucho. la que la castigaba sin su pegue. picantes al olfato.Cuentos despiadados 13 de jun. acompañados de rabia. se portaba mal y sabía que le negaba lo único que la hacía feliz. No sé a quién le hablaría. ¿Cómo no la deje morir en el primer ataque? Luego era el colmo el remedio para sus males. Y aunque ya no tenía nada por qué vivir. seguro a mi no. o no sé si la hacía feliz. lo que la envenenó. la aliviaba. me quiero morir. amenazante le sorrajaba lo que encontrara al ingenuo que se atreviera a entrar a la bodeguita donde la alojábamos. nunca se aprendió mi nombre. fue lo más tierno que hizo la anciana. a verla con morbo y burla. el drenaje de su hígado desecho. usté no se va a morir hasta que le pida perdón a todos los que les hizo daño”. Realmente estábamos solas. ya me quiero ir. rorro ya. no le importaba la sangre. porque nunca supo quién era yo. pero la seguía matando despacito. se aferraba a seguir chingando. la manguera de sus orines. hasta que perdió su efecto sanativo. ahora más que nunca porque la teníamos sobria. Primero los gritos. pero se seguía hinchando. tenía que comprarle sus alepuces por instrucción del doctor. “mi niña. le quise dar una muñeca más nueva pero exigía su muñeco sucio y viejo como ella. no me reconocía. La Gusana Rodríguez 21 . duérmaseme ya”. la extirpación de su pus subcutánea. luego los temblores. duérmase mi niña. seguía siendo sensible al dolor. Afanosamente la enfermera la inyectaba para sacar con la jeringa el agua y en cada piquete vociferaba. una noche le dije al oído “Chotis. estábamos sólo ella y yo. a veces venían sus hermanos. su enfermera. se portaba bien y le daba otro poquito de ron. pero seguía dando de gritos. Comenzaron a inyectarle xilocaína. pensando por dentro que: “Dios sólo hacía justicia”. los constantes vómitos amarillos y amargos. me ignoró y se seguía quejando. a la rorro. sin poder despertarse de los mililitros de morfina que me autorizó el doctor. ese era su diagnóstico. mmmm.

por eso reza el dicho que los niños. seguía sin pedir de comer. su cara estaba ya muy chupada. mi marido. además que seguía agitando sus extremidades. El tiempo corrió lento pero tan sólo fueron los minutos restantes para terminar lo iniciado. su gran peso de agua hizo el resto. ella y yo. pero se le veía muy poco cuero macizo. quise voltearla. pero algo se le atoró y estaba muy pesada para moverla sola. mis noches en vela. mis cuidados. la Chotis tenía dos de esas tres cualidades. Fue nuestro secreto. pero yo de verdad quería dejar de sufrir. A mí me urgía vivir. no había más sospechosos porque siempre estuvimos solas. mi compromiso saldado con Doña Came. los borrachos y los locos siempre dicen la verdad. se despertó de la morfina y se sentía angustiada como cuando uno no sabe lo que le espera pero está seguro de que ha llegado el momento de algo importante. mi caridad. La Gusana Rodríguez 22 . La buena hija La Chotis estaba gorda de agua. no tenía fuerza para defenderse como antes.Cuentos despiadados 13 de jun. Me arrepentí. Pero nadie sabe guardar un secreto. mi tiempo. el ministerio público se dio cuenta que no podía girar sola. pero escuché como manoteaba. la volteé como pude. El rostro contra la almohada. y cerré los ojos. para moverse. ya le había dado mi dinero. sí quería morirse pero no podía. igual que ella.

La Gusana Rodríguez 23 . pero con una nueva amante. puse mis manos en su cuello y dejó de respirar. La buena hija Deshechable Comenzó a convulsionarse después del golpe. Hoy también te amo ó Todo por amor: Le ayuda a deshacerse de la cabeza de su amante y cuando han terminado de quemarla y paso el tiempo de búsqueda de la policía ella espera que él vuelva a su lado y lo hace.Cuentos despiadados 13 de jun.

pero no lo hace porque la va a continuar castigando hasta que se canse. La buena hija Un favorcito no se le niega a naiden. nuestro amor no va a depender del deseo. Arrullo para mi niña: la borracha anciana de Celaya que no quería que nadie la ayudara 6. Los motivos del suicidio 5. Todo era desierto. Usté perdone: La secuestradora 10. Ella me beso primero. debe cuidarla hasta que muera. pero con una nueva amante. la vejez siempre asoma y la muerte también. la ropa planchada. Papá en alcohol: Los grilletes de la familia 7. Cuando le de permiso a las arrugas: batalla que siempre vas a perder es la batalla contra la vida. Affair de una sidosa y un abuelo moribundo “pa mi k ni cancer tiene y nomas tiene una pinche amibiasis culera k ya le anda comiendo las tripas por eso huele re gacho cuando sus lombrices salen a respirar por cualquiera de sus cavidades” Otros cuentos: 1. la comida hecha. Como Nadine es hija única.Cuentos despiadados 13 de jun. Hoy también te amo ó Todo por amor: Le ayuda a deshacerse de la cabeza de su amante y cuando han terminado de quemarla y paso el tiempo de búsqueda de la policía ella espera que él vuelva a su lado y lo hace. cuando seamos viejos. de la potencia sexual. es una especie de tortura mutua porque la existencia de la mamá de Nadine también es doloroso para ella. siempre que quiere salir él no quiere porque está cansado. -es lo que su madre desea y en el fondo también Nadine-. en su ausencia ella tiene muchos amantes 10 años más jóvenes que ella. pero el intento falló y ella quedó parapléjica. podría ayudarla a morir. la casa limpia. pero es el pretexto para devolverle todo el dolor causado y la tortura día a día con palabras y golpes que dejan huella. no declarar: usted está histérica 9. de los regalos. la La Gusana Rodríguez 24 . 3. 2. La deuda: hachazo impune. La pedrada: En un taxi son bajadas del vehículo y agredidas por dos mujeres al final todo tiene sentido y la mamá confiesa que ella era amante del taxista 11. El asalto: violación. sale mucho por cuestiones de trabajo y llega a dar órdenes y hacer observaciones. sino de las horas que pasemos juntos amándonos porque hemos estado así toda la vida muere su pareja repentinamente mientras ella lucha contra la vejez y no tienen hijos 8. Sueño previo al suicidio 4. 12. Cuando me dejas sola: el es mayor que ella por veinte años. Nadine relata cómo orillo a suicidarse a su mamá.

la sobajan por su orientación sexual y llega al periódico en la madrugada a pedir ayuda. nadie me pidió que te amara. moretones. heridas en las manos. sin comida con dos niños hace de todo se prostituye para conseguir leche pero cuando ya está muy flaca y fea ni siquiera puede brindar esos servicios decide suicidarse con sus hijos bebiendo insecticida robado. magulladuras de las esposas. después la encarcelan.Cuentos despiadados 13 de jun. La buena hija relación se vuelve tensa. yo lo hice porque necesitaba dar de mi 17. pero solo muere ella. Amar a un muerto. ni qué comer. 16. cuando termina de dar su declaración simplemente no tiene a dónde ir. Un favorcito no se le niega a naiden. y se vuelve drogadicta 15. Tú me regalaste la guitarra. Affair de una sidosa y un abuelo moribundo “pa mi k ni cancer tiene y nomas tiene una pinche amibiasis culera k ya le anda comiendo las tripas por eso huele re gacho cuando sus lombrices salen a respirar por cualquiera de sus cavidades” Fecha de recepción 29 de octubre doble espacio 12 ptos arial más de 60 cuartillas y menos de 150 imágenes en cd rgb tiff o psd respuesta 31 marzo de 2011 IMC 2128709 y 2128741 La Gusana Rodríguez 25 . Ya no puedo mantenerlos: La madre está en una situación desesperada. al punto en que ella lo mata mientras está dormido 13. la hacen perdediza. dí lo que quise dar. la agreden físicamente. Te dije que ya casi soy mayor de edad: Eli mata a sus abuelos y su hermana 14. aún con los ojos llorosos por el gas lacrimógeno. sin trabajo. poco a poco. la guitarra es mía y yo puedo hacer con mis cosas lo que yo quiera. uno de ellos morado. Muy machito: Irma es homosexual y entra la policía a su casa por la denuncia de su familia.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful