Está en la página 1de 2

EVANGELIO

Despus de que arrestaron a Juan el Bautista, Jess se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y deca: Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya est cerca. Convirtanse y crean en el Evangelio. Caminaba Jess por la orilla del lago de Galilea, cuando vio a Simn y a su hermano, Andrs, echando las redes en el lago, pues eran pescadores. Jess les dijo: Sganme y har de ustedes pescadores de hombres. Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco ms adelante, vio a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, que estaban en una barca, remendando sus redes. Los llam, y ellos, dejando en la barca su padre con los trabajadores, se fueron con Jess.

Palabra del Seor

REFLEXIN

El evangelio de este domingo nos sita en los inicios del ministerio de Jess en Galilea. Tras el arresto de Juan Bautista, Jess viene a predicar la Buena Noticia del Reino de Dios. As se cumple la misin que Dios ha confiado a Juan. l ha preparado el camino para la venida del Seor.. Toda la predicacin y la actividad de Juan estaban estrechamente vinculadas a la persona de Jess. Juan, conscientemente, se haca cada vez ms pequeo para dejar paso a Jess. Jess, desde el principio de su ministerio pblico, llama a cada hombre a tomar una actitud de apertura y de colaboracin con la obra de la salvacin. Para realizar su designio hacia nosotros, Dios necesita nuestra colaboracin. l no puede salvarnos sin la continua conversin de nuestros caminos equivocados. Dios se dirige a cada hombre y cada mujer de un modo muy personal y espera nuestra respuesta. En el Evangelio los discpulos estn dispuestos a abandonar, en las manos de Jess, su propia vida. Desde este momento de encuentro con Jess, sus vidas personales y la vida de la comunidad de los discpulos se desenvolver en torno a la persona del Maestro. Caminando con l, los discpulos madurarn en la escuela de Jess para poder realizar, en el futuro, la misin recibida. Para la reflexin: Ests dispuesto a vivir un encuentro con Jess? , Dejaras que tu vida tornara alrededor de su persona? Hasta dnde ests dispuesto a proclamar su palabra?

ORACIN Es bueno dar gracias al Seor, y cantar, Dios Altsimo, a tu Nombre; proclamar tu amor de madrugada, y tu fidelidad en las vigilias de la noche, con el arpa de diez cuerdas y la lira, con msica de ctara. T me alegras, Seor, con tus acciones, cantar jubiloso por la obra de tus manos. Qu grandes son tus obras, Seor, qu profundos tus designios!