P. 1
La Inserción De America

La Inserción De America

|Views: 6.323|Likes:
LA INSERCIÓN DE AMÉRICA EN EL MUNDO OCCIDENTAL
PROCESO DE CONQUISTA.Parece evidente que, con mucha anterioridad a la conquista de Colón, los pueblos marineros y comerciantes establecidos en las cercanías del Pacífico, a la sazón desconocidos para el europeo, realizaron viajes al litoral; después llamado América. Fenicios, Japoneses, Árabes y Vascos, probablemente, figuraron en semejantes empresas. Tal vez, antes, los polinesios. Pero nada reportaron a la ciencia en sí, y el mundo occidental igno
LA INSERCIÓN DE AMÉRICA EN EL MUNDO OCCIDENTAL
PROCESO DE CONQUISTA.Parece evidente que, con mucha anterioridad a la conquista de Colón, los pueblos marineros y comerciantes establecidos en las cercanías del Pacífico, a la sazón desconocidos para el europeo, realizaron viajes al litoral; después llamado América. Fenicios, Japoneses, Árabes y Vascos, probablemente, figuraron en semejantes empresas. Tal vez, antes, los polinesios. Pero nada reportaron a la ciencia en sí, y el mundo occidental igno

More info:

Published by: Juan Esteban González Inm on May 30, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/11/2015

pdf

text

original

LA INSERCIÓN DE AMÉRICA EN EL MUNDO OCCIDENTAL

PROCESO DE CONQUISTA.Parece evidente que, con mucha anterioridad a la conquista de Colón, los pueblos marineros y comerciantes establecidos en las cercanías del Pacífico, a la sazón desconocidos para el europeo, realizaron viajes al litoral; después llamado América. Fenicios, Japoneses, Árabes y Vascos, probablemente, figuraron en semejantes empresas. Tal vez, antes, los polinesios. Pero nada reportaron a la ciencia en sí, y el mundo occidental ignoró el resultado de su curiosidad y su codicia. En cambio, no se puede negar que, hacia los siglos X y XI de la actual era, los normados o vikingos habían establecido colonias en la parte septentrional de nuestro continente, particularmente en Groenlandia, y que llegaron hasta la región de Masachusetts, en los Estados Unidos. Se supone que las exploraciones normandas o vikingos llegaron hasta el Cabo Cod, a 38º de latitud norte. En realidad, tales viajes aportaron poco al conocimiento de las nuevas tierras. Bien sea por el aislamiento de los normandos, bien por su codicia, bien porque no tuvieron noción de haber descubierto un nuevo mundo. Descartado el concepto geográfico ptolomeico de que la tierra es plana; admitido que ella es redonda, Colón, compilando experimentos ajenos y cálculos propios, se afirmó en la idea de que a las islas de las Especias, se podría llegar lo mismo por oriente que por el occidente. La Conquista de América es el proceso histórico por el que se impuso el dominio europeo en el Nuevo Mundo después del contacto entre Europa y América en 1492. Este proceso comprende la exploración geográfica, la invasión y ocupación europea de territorios ya habitados por los indígenas. La Conquista permitió el establecimiento de regímenes coloniales en América, que implicaron la asimilación cultural de los indígenas y su sometimiento a las potencias coloniales por diversas vías. A los

europeos, la conquista les permitió asegurar bienes materiales que tuvieron un papel fundamental en la acumulación originaria que fue la base del desarrollo del capitalismo en los siglos siguientes, principalmente en los Países Bajos, Gran Bretaña y Francia. La Conquista de América fue un proceso permanente, dado que algunas sociedades indígenas opusieron una gran resistencia o bien, nunca fueron sujetas a los europeos. España fue la potencia europea que llegó a conquistar la mayor parte de América. En parte, esto se debió a que el descubrimiento del nuevo continente para los europeos fue realizado con el apoyo de la Corona de Castilla y la de Aragón. Cristóbal Colón dio parte del hallazgo a Juan II de Portugal en 1493, al volver de su primera expedición. Los pueblos americanos presentaron resistencia a la ocupación de los europeos, sin embargo, se hallaban en desventaja. La tecnología bélica de los recién llegados era más avanzada y mortífera que la tecnología indígena. Los europeos conocían la fundición, la pólvora y contaban con caballos y vehículos de guerra. Los americanos contaban con una tecnología lítica y carecían de animales de carga, pero eran superiores en número y en conocimiento del terreno. Las enfermedades que los europeos llevaron a América —para las cuales los indígenas carecían de defensas— cobraron miles de vidas y fueron un factor que pesó en contra de las sociedades americanas, que en medio de la guerra también enfrentaron el desastre epidemiológico.

CONSECUENCIAS:
 

Desaparición de los sistemas políticos y organizativos de los pueblos amerindios. Pérdida definitiva de su soberanía

DESARROLLO CIENTÍFICO, TECNOLÓGICO, ORGANIZACIÓN SOCIOPOLÍTICA DE LOS PUEBLOS AMERICANOS DURANTE LA CONQUISTA
DESARROLLO CIENTÍFICO.A los avances geográficos realizados a través de la obra de Tolomeo y el desarrollo de la cartografía (portulanos y cartas marinas) hay que añadir la utilización de la brújula, el astrolabio y el sextante, aparatos de precisión que facilitaban la navegación por mares abiertos y por otra parte la aparición de embarcaciones como la nao y la carabela que permitieron la navegación en aguas más turbulentas que las del Mediterráneo, así como nuevos aparatos de navegación capaces de dirigir más fácilmente las naves con la invención del timón de codaste. Se aprovecharon una serie de inventos, no siempre europeos, imprescindibles para la navegación de altura: el astrolabio, la brújula, el cuadrante y el sextante. Hubo también un gran desarrollo de la cartografía. Los portugueses inventaron la carabela, mejor para la navegación atlántica. El desarrollo científico durante la conquista fue similar al que se da en la Alta Edad Media de Europa, debido principalmente al dogmatismo de la religión y a la estructura divina del Poder del Estado, que no permitía discusión sobre el Poder ni el conocimiento en tanto que éste provenía de Dios y era anatema ponerlo en duda. Eso explica que haya funcionado en los principales reinos y virreinatos de la colonia el Tribunal de la Inquisición, que era el más alto organismo encargado de velar por el cumplimiento de la dogmática religiosa.

DESARROLLO TECNOLÓGICO.Los pueblos americanos presentaron resistencia a la ocupación de los europeos, sin embargo, se hallaban en desventaja. Pero siempre aisladas del resto del mundo, sin tener influencia de las filosofías chinas o greco-romanas, sin los descubrimientos tecnológicos durante la conquista como la pólvora o el acero, con una concepción de la economía basada más en la fuerza humana y agricultura que en los metales preciosos.

Debido a estos factores, el desarrollo de las civilizaciones humanas en el continente fue muy peculiar y su estudio se realiza de forma muy particular. Durante la conquista de América la tecnología bélica de los recién llegados era más avanzada y mortífera que la tecnología indígena. Los europeos conocían la fundición, la pólvora y contaban con caballos y vehículos de guerra. Los americanos contaban con una tecnología lítica y carecían de animales de carga, pero eran superiores en número y en conocimiento del terreno. Nuevos instrumentos de navegación, como el astrolabio o la brújula que permitían orientarse en el mar junto con el seguimiento de las estrellas, así como los avances en cartografía, fueron fundamentales para permitir la conquista de América. El desarrollo tecnológico durante la conquista no rebasó el que tuvieron los pueblos agrarios de los feudos europeos. La astronomía precolombina es el desarrollo de esta ciencia en los pueblos que habitaban el continente americano antes de la llegada de Cristóbal Colón y su posterior colonización por las potencias europeas. Las diversas civilizaciones que habitaban América tenían grados de desarrollo muy diferentes. Algunas de ellas estaban técnica y científicamente muy desarrolladas e incluso había civilizaciones, ya desaparecidas para entonces, que habían tenido una compleja estructura social y técnica. El estudio del firmamento mediante la observación y su entrelazamiento con mitos es un proceso importante en la confección de las cosmovisiones de los pueblos preindustriales, y ciertamente desempeñó un papel destacado en las civilizaciones más complejas de la América precolombina. Ese estudio fue la base para el desarrollo técnico y económico al poder dar las pautas sobre los trabajos agrícolas y así incidir, con su producción, en el mantenimiento de una "casta" destinada a la investigación y planificación.

ORGANIZACIÓN SOCIAL Y POLÍTICA.La organización social de los diferentes grupos indígenas se basa en la familia. Algunas sociedades indígenas conceden gran importancia a la cooperación económica entre marido y mujer, y otras a la que se origina entre hermanos y hermanas. Las sociedades más pequeñas se dieron históricamente en las regiones en las que escaseaban

los alimentos. Valgan como ejemplo los cree y los pueblos de habla athabasca de la región Subártica de Canadá, los paiute del desierto de Nevada y los ona de Tierra del Fuego. Desde el momento en que se practicó la agricultura, las comunidades aumentaron en número hasta llegar a estar formadas por miles de individuos. En Norteamérica y en la región de la selva tropical los diversos grupos indígenas vivían en poblados y formaban una alianza más o menos organizada con las comunidades vecinas. Cada una de las comunidades y la propia alianza estaban gobernadas por consejos, formados a su vez por representantes de cada una de las familias, y el consejo de la alianza estaba constituido por los representantes de cada comunidad. El consejo elegía a un hombre o a una mujer (especialmente en el sureste de Norteamérica y en la selva tropical de Sudamérica) que actuaba como jefe, es decir, presidía el consejo y actuaba como portavoz principal a la hora de negociar con otros pueblos. En muchas regiones las familias de los poblados se agrupaban en clanes, denominados ayllus en Perú. Éstos solían disponer de recursos como terrenos agrícolas y pozos de pesca que asignaban, según las necesidades, a las familias. En México y Perú, los reinos que habían contado con cientos de miles de súbditos quedaron estratificados en clases y se fundaron imperios de millones de personas. Los ciudadanos admitían la religión oficial, aunque a veces se permitía que las prácticas religiosas locales coexistieran con la religión oficial, mientras que los prisioneros de guerra y los deudores se convertían en esclavos. El Imperio Inca de Perú estaba férreamente organizado y controlado, trasladando a las personas e incluso a los pueblos por todo su territorio según las necesidades del Imperio. En México, por el contrario, a los grupos locales de tipo clan se les solía conceder un poder limitado.

COLONIZACIÓN AMERICANA E IMPLEMENTACIÓN DE MODELOS EUROPEOS
El encuentro de estos dos mundos, con la consecuente inserción de América en el mundo occidental, fue complejo y tuvo muchas repercusiones. Simplificando la situación, podemos enumerar algunas de ellas. Desde el punto de vista demográfico, para América la llegada de los españoles significó una fuerte

mortalidad de la población por diversas causas. Entre estas podemos mencionar las guerras de conquista, el nuevo sistema de trabajo al que debieron someterse los indígenas, el contacto con nuevas enfermedades europeas frente a las cuales no tenían anticuerpos para su defensa, etc. Para Europa representó la posibilidad de insertar población excedente o colocar población que era perseguida por motivos religiosos, como sucedió con los primeros colonos que profesaban el calvinismo y los ingleses, que se establecieron en América de Norte. Por otra parte, la existencia de algunos sistemas de producción económica que requerían numerosa mano de obra reactivó el fenómeno del esclavismo, por lo que se trajo población desde distintos lugares de África para poder mantener la producción agrícola. En este encuentro étnico se encuentra uno de los orígenes del mestizaje, que constituye una característica esencial de todo nuestro continente. Se produce, también, un intenso intercambio de productos entre los dos continentes. De América se llevaron a Europa productos como el cacao, la papa, el maíz, el poroto y el tomate. De Europa llegaron a América la vid, el olivo, el trigo y el caballo entre otros. En América se explotaron yacimientos de minerales preciosos, lo que produjo un importante cambio en la economía Europea de aquel momento. Estos nuevos recursos sustentaron las guerras de las monarquías absolutas de diferentes países europeos. En el viejo continente se produjo la tendencia a atesorar estas riquezas, provocando una fuerte alza de los precios de ciertos productos. El oro y la plata americana, en constante flujo con Europa,...

La colonización europea de América comenzó a finales del siglo XV después de
que Cristóbal Colón, llegara en 1492 con el apoyo de la Corona de Castilla. A partir de ahí, el Imperio español, el Imperio portugués, y desde comienzos del siglo XVII el Imperio Británico (1607), Francia (1608) y los Países Bajos (1625), conquistaron y colonizaron una gran parte del territorio americano, sometiendo a sus pobladores nativos. El Imperio español y el Imperio portugués fueron los primeros en realizar la

conquista, y se asentaron principalmente en el sur de Norteamérica, sur de michi, Centroamérica y en el área andina de Sudamérica (imperios Azteca e Inca, respectivamente). España fue la potencia que mayor presencia colonial impuso en América. En el Caribe, dominó sobre todo Cuba, La Española, Puerto Rico, Jamaica, incluyendo a la península de Florida dentro de sus posesiones caribeñas. Desde los asentamientos antillanos, tomó posesión por la fuerza de los grandes estados existentes en América en ese momento: en América del Norte llegó a apropiarse del Imperio azteca, en el actual México, estableciéndose en sus ciudades, además de dominar a Tlaxcaltecas, Tarascos, Mixtecas y Zapotecas. A partir de ahí controló una gran parte de América Central, dominando a las poblaciones de lengua maya, a los pipiles, los niquiranos y los pueblos de habla ngäbe de Veragua(Panamá). Desde Panamá se emprendió la conquista de la zona andina de América del Sur hasta la zona central de la actual Chile. Al mismo tiempo, en busca de la Sierra de la Plata y las tierras del Rey Blanco, se fundaron ciudades en el estuario del Plata y sobre las márgenes de los ríos Paraná y Paraguay, siendo la más importante de ellas; Asunción. Portugal se apropió de la mayor parte de la franja costera atlántica de la parte norte de América del Sur, que más tarde originaría el Estado de Brasil. Inglaterra estableció trece colonias en la franja costera atlántica norteamericana, además de en algunas islas caribeñas. Francia ocupó la actual Guayana Francesa en Sudamérica (aún bajo su dominio), Luisiana en el Golfo de México, algunas islas del Caribe, y la región canadiense de Quebec. Holanda estableció colonias en Norteamérica (Nueva Ámsterdam que luego sería Nueva York), norte de América del Sur (Guyana holandesa hoy Surinam) y algunos asentamientos en islas caribeñas (Antillas Neerlandesas y Aruba).

EL MESTIZAJE COMO NUEVA DINÁMICA SOCIAL
Usando la metáfora del tejido hablaremos de los procesos de mestizaje. De esta manera, las imágenes del sentido amplio que queremos darle aquí al mestizaje, en cuanto proceso –y competencia– de entrecruzar, de readaptar, de hacer existir y coexistir aquello que es diferente, se expresarán por medio de las asociaciones entre mezclar y tejer, combinar y tramar, urdir o entretejer. Esta manera de tejer – de mestizar– las prácticas dejará una huella histórica visible. Si tuviésemos que elegir un elemento para caracterizar la historia colonial de la América española, sería sin duda el mestizaje, considerando las múltiples formas y posibilidades de las que dan testimonio los procesos americanos. Varios signos dan testimonio de esta orientación que podríamos calificar de original, si originalidad existe. No obstante, si el fenómeno de adaptaciones y mezclas es más que evidente –y la historiografía americanista da testimonio de ello–, lo que no lo es tanto es el hecho de usar la denominación “mestizaje” como término para caracterizar estos fenómenos. ¿Por qué razón “dinámicas mestizas” y no simplemente “americanas” o “iberoamericanas” o incluso “locales”? A nuestro entender, la pertinencia de esta denominación está íntimamente ligada al hecho, bien conocido en América, de los fundamentos “raciales” de las jerarquías sociales, en el sentido de un orden jerárquico en función de la “blancura”. Si tomamos la institución en su sentido extenso, como responsable de una estructuración más o menos estable de la vida en sociedad, capaz de prescribir ciertos comportamientos y de establecer otros, podemos considerar la jerarquía en función de la blancura como tal. Esta institución reguladora de la vida en común nos remite, a su vez, al alcance social de las dinámicas mestizas, que revisitaremos en estas páginas, en función de las relaciones entre trabajo, honor y jerarquía, en un barrio mestizo de la ciudad de Santa Fe de Bogotá, al final del período colonial. En este sentido, nuestro tratamiento se limitará a las relaciones de trabajo, consideradas como expresión de los particulares lazos interpersonales que limitaban o posibilitaban las dinámicas mestizas. Sin pretender abordar en su complejidad la “socio-génesis” de las jerarquías y de los mestizajes, señalaremos algunas líneas del proceso histórico general para ubicar nuestro caso particular en su contexto.

Dinámicas de estratificación social en América colonial: la “jerarquía del color”
Los emigrantes peninsulares en América se enorgullecían del prestigio que les daba, en el Nuevo Mundo, su posición de vencedores y el concomitante sometimiento de los indios. Esta configuración les permitía ubicarse automáticamente en una posición de prestigio que no siempre correspondía con la que tenían en sus lugares de origen. Venían a las Indias para ser señores; la condición de peninsular coincidía con la posición jurídica de hombres libres de toda obligación o tributo, ya que el lugar de los “pecheros” ibéricos había sido ocupado, real y simbólicamente, desde el principio, por los nativos. Paralelamente, otro criterio de diferenciación social entra en juego: se trata de la tradición ibérica que otorgaba todos los derechos y honores a las viejas familias cristianas frente a los Moros y Judíos, separación antigua entre lo puro y lo impuro, que encontrará en el Nuevo Mundo un nuevo sentido: se guarda la fórmula peninsular «limpios de mala sangre de judíos, moros…» y se le suma el criterio local «…indios, mulatos o mestizos». Como era este último criterio el que tenía toda pertinencia y lugar, la tensión terminará por definirse en función de una “blancura” –asociada a la Limpieza– que se convierte a su vez en el criterio principal de evaluación de la “pureza de sangre”, del linaje, es decir de la jerarquía colonial. Es así como la transposición de la “limpieza de sangre”, se convierte naturalmente en ausencia de mezclas que contaminan. De esta manera, la blancura terminará representando la excelencia, la virtud, la “calidad” destinada a diferenciar aquellos que ameritaban el acceso a los privilegios de aquellos que, por el contrario, eran excluidos. Ahora bien, en el contexto de instalación colonial en América, los dos tipos de diferenciación no sólo se adaptan a las nuevas situaciones (particularmente a la de Conquista) sino que los dos extremos negativos de estas diferenciaciones se superponen y se concentran en los indios, en la población africana esclavizada y en todos aquellos “manchados” por su “sangre”. Esta población va a terminar encarnando tanto a los sometidos de la relación jerárquica como a la fuente de impureza que

contamina, que excluye y aleja de la blancura. Por consiguiente, se trata de un proceso que articula inclusión y exclusión en una misma población, particularidad que anuncia la complejidad del juego social que contendrá, desde el origen, una cierta contradicción y ambigüedad. Las conciliaciones y acuerdos terminan dándose de manera particular, caso por caso, con relación a las diferentes formas de organización grupal e intergrupal; pero también en función de la situación política, que -según las necesidades del momento- puede acentuar uno u otro aspecto, sin que ninguno llegue a desaparecer completamente. De esta confluencia de criterios de estructuración social surge, lentamente, una situación que quizás represente una de las particularidades más significativas de las nacientes sociedades coloniales: de la articulación entre relación de inclusión y exclusión, desarrollada a partir de un parámetro principal de referencia socio-racial, resultará socialmente posible encontrarse en una posición intermedia, fenómeno innovador si lo comparamos con la experiencia peninsular. En efecto, como lo señala Jean-Paul Zúñiga, antes del descubrimiento de América, las referencias de integración social peninsulares reposaban en tres criterios principales, “Su tierra, Su Rey, Su Fe”, y sobre estos resultaba inconcebible una situación intermedia. Por ejemplo, la Fe no permitía el estar “entre-dos”: “se era cristiano, musulmán o judío y no medio-judío o medio-cristiano”. Contrariamente, vemos surgir en América “medios blancos”, “medios indios”, “medios negros”, es decir mestizos. A partir del criterio inicial de orden colonial en dos repúblicas, República de Españoles y República de Indios, el rápido desarrollo de los mestizajes termina desplazando la relación binaria de tipo “español/indio”, europeo/no-europeo” o “blancos/no blancos”, hacia un posicionamiento relativo en función de matices de proporción: más o menos blanco, más o menos indio, más o menos negro, e incluso más o menos mestizo.

La estructura jerárquica hispánica colonial hará reposar sobre la “raza” la división entre sometidos al trabajo y vasallos libres, entre nativos tributarios y peninsulares conquistadores, entre criollos descendientes de peninsulares y negros indios y

mestizos “marcados” de condición servil. El opuesto de los oficios nobles de los blancos es aquí el trabajo propio de indios, mestizos, mulatos y negros. La idea general según la cual el trabajo es asunto de negros e indios se declinará en una variedad de distinciones que asocian, directa o indirectamente, no solamente la designación racial de los individuos y el tipo de trabajo o actividad, sino incluso el comportamiento frente aquel: la fuerza o la debilidad, la lentitud o la eficacia, la aceptación o la resistencia. En esta lógica, se fijarán en el pensamiento común ideal tales como que los indios son perezosos y débiles, los negros resistentes y aptos a los trabajos rudos, los mestizos inconstantes e indolentes, etc.

ORGANIZACIÓN SOCIAL Y POLÍTICA DE LA AMÉRICA COLONIAL
ORGANIZACIÓN SOCIAL.La estructura social de la Colonia es el resultado de la confluencia étnica que se dio en nuestra América mestiza y de la organización económica de la misma, que a su vez es producto de un desigual reparto de las riquezas. Una vez conocidos los aspectos económicos de la colonia, nos referiremos a las distintas clases sociales de esta época. La estructura social en la Colonia era una pirámide, en cuya cúspide y como grupos humanos privilegiados estaban los blancos españoles, llamados chapetones, si habían nacido en España y criollos si eran nativos del Nuevo Mundo. Las más altas dignidades del Gobierno español americano, las mayores fortunas, los grandes latifundios que se fueron construyendo, estaban en manos de estos blancos europeos. Por debajo de este estrato privilegiado estaban los mestizos, indios, afrodescendientes, mulatos y zambos, respectivamente. En este ámbito de estratificación social, la instrucción académica (filosofía, derecho, ciencias) solo fue accesible para los chapetones y criollos. Para los mestizos y aborígenes, apenas con posibilidad de acceso a una escuela de primeras letras, solo estaban las artesanías u oficios y las faenas agrícolas; éstos, sobre todo para los nativos, en un marco de inhumana explotación.

Por la terrible explotación que sufrió el indígena durante la Colonia, se produjeron algunos levantamientos que se caracterizaron por su crueldad, debido al odio que los indígenas alimentaban por los abusos que sufrían, algunos de esos levantamientos se dieron en el Cañar (1537), Píllaro (1700), Riobamba (1797), por citar unos pocos.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA.A su llegada, los españoles impusieron formas seviles de trabajo que explotaron de manera cruel al aborigen; consideraban que el trabajo físico era una función propia de la gente baja (situación en la que se ubicaba a todas las capas no blancas de la población, que era la mayoría); por ello prefirieron establecerse en la regiones con mayor población indígenanuestra región interandina, por ejemplo-para lograr el mejor beneficio de la explotación del trabajo del aborigen americano. El trabajo indígena posibilitó el desarrollo urbanístico de las ciudades americanas ya que los nativos, como albañiles y peones, hicieron posible la construcción de grandes edificaciones (templos, conventos y casas señoriales); el trabajo del aborigen fue explotado también en las faenas agrícolas, mineras, artesanales e industriales. Tres formas de explotación indígena fueron las más frecuentes en América durante la colonia: La Encomienda, la Mita y el Obraje.

Las Encomiendas, el Latifundio y el Concertaje. Las tierras fueron distribuidas entre los españoles mediante el organismo llamado encomienda, que incluye a los nativos. La encomienda es el uso de la tierra del encomendado. El encomendero debía proteger, cuidar, educar y evangelizar al indio (encomendado). En 1724 fue suprimida por su excesiva cruel explotación. Se forman los grandes latifundios. Se establece el sistema llamado concertaje. El concertaje consistía que el indio y su familia vivían en la haciendas.

     

   

A los indígenas se les entregó pequeñas extensiones de tierra (huasipungo) El indígena solicitaba préstamos (socorro) al latifundista, estos préstamos eran imposibles de pagar. Las deudas eran heredadas por su familia. El concertaje se elimina en pleno siglo XX, en el gobierno del Dr. Alfredo Baquerizo Moreno.

Las Mitas.    Este impuesto existía desde tiempos de la civilización Inca. La mita obligaba al nativo (mitimayo) a trabajar para beneficio de su amo. Trabajaban de preferencia en la explotación minera. José Joaquín de Olmedo abogó en las Cortes de Cádiz por la supresión de las mitas.

Los Obrajes.     Fueron talleres textiles. El trabajo textil estaba bien desarrollado en América desde tiempos anteriores a su conquista. Estaban en los conventos, haciendas y ciudades. Los nativos trabajaban en condiciones inhumanas. Trabajaban 15 horas diarias.

ORGANISMOS DE ADMINISTRACIÓN EN ESPAÑA.El Supremo Consejo de Indias. Nombra autoridades: civiles, militares y religiosas en América.  Formula leyes que regían en América La Casa de Contratación de Sevilla. Se encargaba de la actividad marinera española – americana.  Cobra impuestos.  Controla la migración.

ORGANISMOS DE ADMINISTRACIÓN EN AMÉRICA.Los Virreinatos. Ejercieron la máxima autoridad en América.
    El rey era la persona que designaba al Virrey. Se encargaban de fundar nuevas ciudades. Controlaban el cobro de impuestos. Virreinato de Nueva España, Virreinato de Nueva Granada, Virreinato del Perú, Virreinato del Brasil, Virreinato del Río de la Plata.

Las Capitanías Generales.   Organismos de carácter militar. Se encargaban de la seguridad. Capitanía General de Cuba, Capitanía General de Santo Domingo, Capitanía General de Guatemala, Capitanía General de Venezuela, Capitanía General de Chile.

Los Adelantados y Gobernadores.   Persona a quien se confiaba el mando de una empresa militar. Tenía que tener autorización del rey para realizar conquistas. Los gobernadores fueron los representantes de las jurisdicciones.

Los Cabildos. La vida colonial giró en torno a los centros urbanos.  Administración ciudadana, higiene pública, policía, reparto de tierras, aspectos
 urbanísticos, salarios de trabajadores. Hacer cumplir leyes que regían las urbes.

Las Audiencias. Eran tribunales de justicia.

 Buscaban la legalidad y garantía del orden en las colonias.  Tenían como obligación proteger y defender a los indígenas.  Real Audiencia de Charcas en Bolivia,
Real Audiencia de Lima, Real Audiencia de Buenos Aires en Argentina, Real Audiencia de Quito en Ecuador, Real Audiencia de Panamá.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->