P. 1
San Agustín

San Agustín

|Views: 76|Likes:
Publicado porcanariomrs

More info:

Published by: canariomrs on May 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/29/2012

pdf

text

original

San Agustín

1. Vida y obras San Agustín sobresale entre los Padres de la Iglesia. Es uno de los nombres más grandes del cristianismo y de la filosofía. San Agustín ofrece la primera gran síntesis de la filosofía griega con el cristianismo. Aurelio Agustín (354-430) nació en Tagaste y su vida transcurrió cuando el Imperio Romano era asediado por los bárbaros. Estudió retórica en Cartago. Agustín se adhirió inicialmente al maniqueísmo, posteriormente siguió un periodo de acercamiento al escepticismo y las teorías de los académicos y finalmente obtuvo una cátedra en Milán, donde conoció a San Ambrosio que le hizo superar el materialismo y le condujo a la conversión al Cristianismo. Fue nombrado sacerdote y luego obispo de Hipona en el 395, donde muere. Entre sus obras, las más importantes son De vera religione (390), las Confesiones (397), De Trinitate (399-419), De Civitate Dei (413-427) considerada su obra maestra, De Libero arbitrio (388-395), Contra Faustum manichaeum (397-398), De spiritu er littera (412) y algún otro escrito menor como De diversis quaestionibus (388-396). 2. Tres órdenes del derecho: ley eterna, ley natural, ley temporal

a) Ley eterna San Agustín integro en el cristianismo la teoría platónica de las ideas, que serian modelos eternos de las cosas en la mente divina. Asimismo integró la concepción heraclitea y estoica de una ley universal cósmica, la lex aeterna. En su obra Contra Faustum manichaeum se define la ley eterna, además de contener la definición agustiniana de pecado. El pasaje de esta obra define lex aeterna como “la razón divina y voluntad de Dios, que manda conservar el orden natural y prohíbe su perturbación”. El pecado lo define como “acción, dicho o deseo contra la ley eterna”. El Creador estableció en el mundo n orden normativo, un principio regulativo o ley que en los seres irracionales actúa de manera necesaria y debe ser acatada libremente por el hombre en cuanto criatura racional. La idea del orden jerárquico de las criaturas está muy presente en la concepción agustiniana de ley eterna. Dios ordenó todas las cosas hacia determinados fines, creando un orden jerárquico de todo, y que preside el hombre sobre toda la escala del mundo animal y vegetal. Los hombres están dirigidos a Dios, siendo todos iguales. La definición agustiniana de ley eterna como razón divina o voluntad de Dios hace que se pregunten por su inclinación racionalista o voluntarista. San Agustín no pretendía distinguir entre razón y voluntad de Dios, ni contraponerlas, sino que para el eran la misma cosa. Sin embargo, la alternativa en su definición de la ley eterna sería el principal motivo en el ámbito moral de la división de la filosofía escolástica medieval en racionalista (intelectualista) y

La naturaleza del hombre. ya que siempre quedarán los contornos en la conciencia de los hombres. Con esta tesis se supera la idea de la corrupción total del hombre por causa del pecado original. 3. Y la función esencial de la sociedad es asegurar la paz y realizar la justicia dentro del orden natural. El dogma cristiano de la unidad de origen de los humanos le confiere todo su valor. Los hombres están naturalmente impulsados a la unión con sus semejantes con el fin de poder conducir una vida ordenada y pacífica. Ley natural y ley eterna son distintas. La Civitas Dei está . supratemporal. aunque esté corrompida. b) Ley natural En el concepto de lex aeterna se incardina el concepto de lex naturalis. Es la sociabilidad natural de la raza humana. que para ser verdaderas y obligatorias tienen que obedecer en todo a la lex naturalis que es reflejo de la lex aeterna. Una sociedad requiere autoridad al igual que la familia. Es la misma concepción iusnaturalista que encontramos en la Epístola a los Romanos de San Pablo. que es una multitud de seres racionales unidos por la comunidad de los objetos que aman. En otras obras insiste en el carácter innato de la ley natural. instituida por Dios en el paraíso terrenal antes del pecado original. Estos dos sujetos de la historia universal son sociedades en sentido místico. mientras que para los voluntaristas se identificaría con la voluntad de Dios y posteriormente también del Estado. esto es. La ley natural puede ser perturbada por las malas pasiones. pero no borrada totalmente. a la sociedad. Así pues las leyes temporales serán flexibles y variables. c) Ley temporal El tercer y último grado es la lex temporalis. Agustín hace suya la definición estoico-ciceroniana de ley natural como razón suprema que se manifiesta en el alma racional. es siempre buena en su origen. humanas o temporales. los estoicos y Cicerón. La paz es la tranquilidad del orden. Nacieron con la caída los ángeles rebeldes y su antagonismo hasta el juicio final. Las normas de la ley eterna están grabadas en nuestras conciencias como ley natural. La doctrina política y social: la civitas dei y la civitas terrena El pensamiento social y político de San Agustín va en la misma línea de Aristóteles. que es razón del hombre naturalmente grabada en su corazón. leyes positivas. ley natural. De esta idea se desprende la existencia de relaciones de subordinación de carácter primario. Para los intelectualistas la ley moral y el derecho natural se identificaría con la razón de Dios y del hombre como reflejo.voluntarista. como las que vinculan a los hijos con los padres. El derecho positivo se basa en el derecho natural que es aspecto de la ley eterna. San Agustín admite la idea de mutabilidad del derecho al exigir la ley natural una ordenación distinta de las cosas humanas dependiendo de las circunstancias históricas. conduce más tarde a la ciudad. La sociabilidad natural da lugar a la constitución de la familia. La ciudad de Dios y la ciudad terrena El orden jurídico natural previsto para los hombres se ve perturbado por la lucha permanente que sostienen el reino de Dios (Civitas Dei) y el reino del demonio (Civitas Terrena).

Pero la sociedad política también puede.integrada por ángeles buenos junto con los hombres santos de todos los tiempos. Egipto. porque dividen el linaje humano. en sus formas históricas concretas. Es lo que según San Agustín sucedió en el mundo antiguo con los grandes imperios. al asegurar a los miembros de ambas una zona común de convivencia pacífica y justa. San Agustín utiliza los términos “ciudad de Dios” y “ciudad terrena” para referirse a la totalidad de ambas sociedades o a su dimensión temporal. La posición de la sociedad política en la lucha de estas dos ciudades es neutral. La ciudad terrena no se identifica estrictamente con la sociedad política. Roma o Grecia. además la ciudad terrena sigue siendo una a pesar de la multiplicidad de las sociedades políticas. aunque no se identifica con ella. Pero su carácter puramente temporal la hace generalmente instrumento de la ciudad terrena. porque hay hijos de la Iglesia ocultos entre los impíos y falsos cristianos dentro de la Iglesia. ponerse al servicio de cualquiera de las ciudades. La Civitas Terrena está integrada por los ángeles caídos y por los hombres malos de todos los tiempos. haciendo suyos sus fines. La ciudad de Dios se realiza sobre la tierra en la Iglesia. porque en esta conviven hombres justos y perversos. Debe convertirse en sociedad política cristiana para alcanzar la plenitud ética. Tampoco se puede identificar con los Estados porque en ellos hay ciudadanos que pertenecen a los dos reinos. Ambas ciudades tienen una dimensión temporal y terrena. .

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->