P. 1
Percepciones erróneas y terrorismo. El caso de la crisis de los rehenes en Lima, Perú

Percepciones erróneas y terrorismo. El caso de la crisis de los rehenes en Lima, Perú

|Views: 13|Likes:

More info:

Published by: Alfredo Tapia Garcia on May 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/24/2014

pdf

text

original

Preámbulo

Antes de profundizar sobre el tema de las percepciones erróneas y terrorismo, resulta de gran importan-
cia aclarar algunos conceptos relevantes del campo de estudio de las Relaciones Internacionales.
La Crisis de los Rehenes debe ser clasificada como un acto de terrorismo doméstico, debido a que esta
acción fue dirigida específicamente contra el Presidente Fujimori y porque el MRTA no estaba vinculado en
el momento de la toma con otras organizaciones en el exterior. Esta forma específica de conflicto -el
terrorismo doméstico- se caracteriza por ser una puja entre actores de fuerzas desiguales. La consecuencia
de este desequilibrio es la necesidad del más débil de utilizar los factores externos para crear presión, en
este caso contra la administración del Presidente Fujimori. Estos elementos internacionales, por ejemplo,
los Embajadores de los diferentes países, llevan a una internacionalización del conflicto, pero no por esta
razón se puede hablar de un conflicto internacional.
La clasificación de terrorismo doméstico no impide que este conflicto pueda ser analizado con herra-
mientas propias de las Relaciones Internacionales, debido a que el campo de estudio es más amplio que el
estudio de la guerra y del conflicto entre los países. Celestino del Arenal sostiene que “la investigación sobre
el conflicto ha supuesto una cierta convergencia entre el estudio de las causas de la guerra y el conflicto
internacional y el estudio del conflicto en el seno de las sociedades estatales y demás grupos, debido a que
la distinción entre lo interno y lo internacional ha perdido progresivamente importancia ante el incremento
constante de los conflictos transnacionales, la internacionalización de los conflictos internos y lo artificial y
acientífico que supone dividir la vida social en dos mundos autónomos”.28
Además la catorce hipótesis de Robert Jervis [1992] fueron elaboradas para el ámbito internacional. Al
aplicar estas hipótesis a un campo nacional, se requiere necesariamente de ciertas herramientas del campo
de las relaciones internacionales para descifrarlas correctamente.
Otro punto pertinente para nuestro caso es el campo del estudio de la toma de decisión. Graham Allison
[1971], gran teórico de dicho campo, distingue tres posibles modelos de toma de decisión: Modelo del actor
racional o modelo clásico, el modelo de proceso organizacional y el modelo de la política gubernamental.

27

MENDEZ, Miguel, “El Secuestro de la Embajada de Japón en Perú y la Mediación como Mecanismo de Solución de Controversias”,
en la Revista Venezuela Analítica, Número 16, Junio de 1997

28

También Dougherty y Pfaltzgraff opinan: “(...) un creciente número de especialistas en ciencias sociales se están convenciendo
de que es imposible construir una teoría adecuada del conflicto sin fusionar las dimensiones macro y micro en un todo coherente.
Ver: DOUGHERTY, James E., PFALTZGRAFF, Robert L., op. cit., p.200

Tesinas Percepciones erróneas y terrorismo. El caso de la crisis de los rehenes en Lima, Perú

14

En el modelo del actor racional, el modelo representa un esfuerzo por relacionar la acción con un cálculo
racional. Se asume que el tomador de decisiones procura actuar racionalmente; es decir, procura realizar la
opción óptima en situaciones perfectamente delimitadas y netamente definidas, así como jerarquizar y
maximizar las opciones eligiendo la alternativa más positiva. Ello supone distinguir claramente los objetivos,
las opciones posibles y las consecuencias de cada opción antes de tomar la decisión.
Al tomar la decisión de ordenar la incursión de los militares a la residencia del Embajador Japonés,
hubiera sido más fácil si la decisión hubiese sido el resultado de un análisis “objetivo” de “interés nacional”
en el contexto del vigente “equilibrio de poderes” para garantizar la “estabilidad regional”29
En esta línea de argumento, Graham Allison [1971] agrega que, aunque el modelo de actor racional
puede ser útil en muchos casos, es necesario que sea completado, e incluso sustituido, “por marcos de
referencia que se centren en la máquina gubernamental – las organizaciones y actores políticos implicados
en el proceso político”.30

El modelo del actor racional es importante para nuestro enfoque y hay que tenerlo

en cuenta a la hora de analizar las acciones de Alberto Fujimori.
Celestino del Arenal sostiene que muchos de los modelos o teorías sobre el proceso de toma de decisio-
nes que se han estudiado, fueron desarrollados en los Estados Unidos y se han centrado en experiencias y
situaciones políticas norteamericanas.31

Celestino del Arenal [1984] sostiene que “el gran peligro que se
deriva de esto es que existe una indudable tendencia a generalizar tales modelos, considerando que pueden
ser aplicados a unidades políticas con características culturales, políticas, ideológicas y socioeconómicas
diferentes a las propias de los Estados Unidos”.
Es importante resaltar que en cualquier parte del análisis de este trabajo no hay que olvidar que estamos
observando un país considerado en vías de desarrollo, lo que Carlos Escudé [1995] denomina un estado
periférico.32

Esta autor también agrega al respecto: “La teoría de las Relaciones Internacionales raramente
ha sido desarrollada desde la perspectiva del débil, sino más bien desde la del fuerte”. Y va mas allá al
denunciar la “importación acrítica al tercer mundo de la teoría anglo-americana de las Relaciones Internacio-
nales”. En el tercer mundo existe una ausencia de una teoría basada en las circunstancias locales.
No podemos dejar de mencionar en este párrafo, la corriente teórica de la “dependencia” que da crédito
a América Latina en las Relaciones Internacionales. La teoría de la dependencia surgió como una respuesta
a las teorías del desarrollo económico, que inspiraron la teoría y la política durante los años cincuenta y
sesenta. Su desarrollo se produjo principalmente en los países en vía de desarrollo y sobre todo en América
Latina. Autores típicos de esta corriente latinoamericana son Fernando Enrique Cardoso, Enzo Faletto y
Theotonio Dos Santos, que tenían como propósito “alentar políticas exteriores “independientes” que “quebra-
ran los lazos de dependencia”.
Las características generales de este paradigma fueron la desigualdad económica global y el intercam-
bio desigual entre el centro y la periferia. La unidad de análisis principal es el propio sistema capitalista
mundial, ya que todos los procesos y relaciones se producen en su seno y vienen determinados por ese
sistema global. 33

Se afirmó incluso que no es posible un cambio radical en las estructuras de un estado sin
que tenga lugar un cambio en el sistema global. De acuerdo con esto, la investigación se orienta más hacia
el desarrollo y problemática del sistema como un todo que hacia la problemática particular de los actores
que actúan en su seno. En este sentido no existe distinción entre la esfera estatal y la internacional.
Finalmente, la dinámica y los procesos del sistema se caracterizan en términos de conflicto, por un lado
y sobre todo, de explotación y dominación de creación continuada de lazos de dependencia entre el Norte

29

SICK, Gary, op. cit., p.230-244

30

Acerca de los otros dos modelos Celestino del Arenal opina: “Lo más interesante de los modelos desarrollados por Allison reside
en que no son considerados como alternativos, sino en cierta medida como vías complementarias de análisis. DEL ARENAL,
Celestino, Introducción a las Relaciones Internacionales, Techos, 3. Edición, 1984, Madrid, 495 páginas, pp. 254-255

31

“La toma de decisiones es el acto de elegir entre alternativas posibles sobre las cuales existe incertidumbre”. Ver: DOUGHERTY,
James E., PFALTZGRAFF, Robert L., op. cit., p.481

32

Carlos Escudé entiende por Estados Periféricos: los Estados de los países cuyas economías se hallan profundamente afecta-
das por los ciclos de expansión y contracción, sin participar significativamente en su gestación, y cuya posición en el sistema
interestatal es tal que juegan un papel modesto en el establecimiento de las reglas escritas de dicho sistema, y ningún papel en el
establecimiento de sus reglas no escritas. Por lo tanto el concepto de “Estados Periféricos” incluye a: 1.- Los Estados de todos los
países subdesarrollados o en vías de desarrollo (es decir, todo el llamado Tercer Mundo) y 2.- Los Estados de muchos países
desarrollados pequeños y medianos cuya vulnerabilidad económica sería grande si jugaran su juego político interestatal sin
prestar demasiada atención a las limitaciones sistémicas.

33

Responde a los nuevos fenómenos políticos y económicos de dominación y explotación que aparecen en las relaciones
internacionales a raíz del proceso de descolonización y de la afirmación a escala mundial del sistema capitalista. En este sentido,
el paradigma de la dependencia responde a una visión especialmente asimétrica y negativa de la interdependencia. Según Carlos
Escudé: El modelo de interdependencia compleja creado por Keohane y Nye, que condujo a la creencia de que la capacidad del
Occidente Industrializado (especialmente los Estados Unidos) para imponer sus deseos sobre el Tercer Mundo había disminuido
significativamente, dotando de tal modo a los Estados del “Sur” de una mayor capacidad de negociación y “margen de maniobra”.
ESCUDE, Carlos, ibidem

Tesinas Percepciones erróneas y terrorismo. El caso de la crisis de los rehenes en Lima, Perú

15

y el Sur, entre el centro y la periferia, y, por otro y en mucho menor escala, de lucha de los pueblos y clases
oprimidas contra la explotación y dominación. Tiende a dominar la visión de las relaciones internacionales
como un juego de suma cero, en el que siempre hay un ganador y un perdedor.34
Joaquín Cuadra Lacayo [1997], escribiendo un análisis sobre la Crisis de los Rehenes, sostiene que “con
el fin de la Guerra Fría se abrieron espacios inéditos para la democratización de sociedades que, como las
latinoamericanas, tradicionalmente se caracterizaron por el autoritarismo y caudillismo, la intolerancia y la
exclusión, el uso secular de la violencia para tomar el poder o perpetuarse en él, y los efectos distorsiona-
dores de la secular injerencia de intereses extranjeros.
Entendemos que muchas veces el análisis tradicional omite el concepto de que los tomadores de deci-
siones son individuos con diferentes motivaciones, experiencias y expectativas. Creemos que el análisis de
las percepciones del tomador de decisiones, del universo en el cual está insertado, sus causas y efectos,
puede brindar una explicación más efectiva de los modelos de conducta.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->