mandalaliteraria mandalaliteraria

revista
C O M P I L A T O R I O D I G I T A L D E P E N S A M I E N T O S

I B E R O A M E R I C A N O S

Número 29 • Año 3

MAYO DE 2012

arca de palabras
Carlos Fuentes Juan Rulfo El zapato izquierdo Puentes de sal El padre anterior El Ángel Las víctimas del juego A la búsqueda de los girasoles Joe conforte, Alías el Duro El día del Gran Zeppelín El libro y el hombre que no sabía leer Felipe Camiroaga

nuestro paisaje
Mágico castillo junto al Paraná

psicoactiva
Apocalípsis

ayudándolos a crecer
Un man llamado Drake

un alto en el camino
Celebración

opinión abierta
Cruz Andina dejando huellas Mi madre

poesía
Palabras Acecho Lacrando almas La vía Vaca Tora El ceño de la Medusa reconstruirme

bellas artes
Vilma Márquez

por un ambiente mejor
La Pachamama y el humano

prosa poética
De la soledad un Jueves en la tarde Tu, yo, nosotros No lo recuerdo, realmente no lo recuerdas Esas casas

recomendados
Magda Rodríguez Martín

las letras en la cocina

descubriendo paisajes
Sevilla, Andalucía 1a. parte

Asado criollo para el amigo coreano La masa de hojaldre
Publicación Mensual | COLOMBIA, ARGENTINA, URUGUAY, CHILE Y OTROS PAISES

4 Editorial 5 Arca de palabras Carlos Fuentes Juan Rulfo El zapato izquierdo Puentes de sal El padre anterior El Ángel Las víctimas del juego A la búsqueda de los girasoles Joe conforte, Alías el Duro El día del Gran Zeppelín El libro y el hombre que no sabía leer Felipe Camiroaga 18 Poesía Palabras Acecho Lacrando almas La vía Vaca Tora El ceño de la Medusa Reconstruirme 20 Prosa poética De la soledad un Jueves en la tarde Tu, yo, nosotros No lo recuerdo, realmente no lo recuerdas Esas casas 22 Descubriendo paisajes Sevilla, Andalucía 1a. parte 25 Nuestro paisaje Mágico castillo junto al Paraná 26 Psicoactiva Apocalípsis 27 Ayudándolos a crecer Un man llamado Drake 29 Un alto en el camino Celebración 30 Opinión abierta Cruz Andina 31 Dejando huellas Mi madre 32 Bellas Artes Vilma Márquez 34 Por un ambiente mejor La Pachamama y el humano 36 Recomendados Magda Rodríguez Martín 38 Las letras en la cocina Asado criollo para el amigo coreano La masa de hojaldre

Mandala Literaria Compilatorio digital de pensamientos iberoamericanos No. 29 - Año 3 Diagramación y composición: Ethel Saavedra García Concepto Carátula: Andrés Téllez Saavedra Registro: SafeCREATIVE Código:1205241696473 Fecha: 24-mayo-2012

Obras de: Diego Rivera Lidia Leventeris Fotografías: Oscar Gutiérrez Ogfhoto Martha Corso Wikipedia Ethel Saavedra G.

Esta revista puede difundirse sin ánimo de lucro. Solicitamos que los artículos siempre contengan el nombre de su autor.

mandalaliteraria@gmail.com http://facebook.com/mandala.literaria http://es.scribd.com/mandalaliteraria

Equipo Editor
Mirta Tagliatore de San Pedro, provincia Bs. As, Argentina. Técnica Superior en Narrativa y Guión de Cine - Técnica Superior en Narrativa Contemporánea con Orientación a la Investigación Informática Programa Educativo ESCUELA DE NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE - ARGENTINA - SADE Graciela Savickas, de San Luis, Argentina Técnica Superior en Narrativa y Guión de Cine - Técnica Superior en Narrativa Contemporánea con Orientación a la Investigación Informática Programa Educativo ESCUELA DE NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE - ARGENTINA - SADE Ethel Saavedra García, de Cali,Colombia. Técnica Superior en Narrativa y Guión de Cine. Técnica Superior en Narrativa Contemporánea con Orientación a la Investigación Informática Programa Educativo ESCUELA DE NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE - ARGENTINA SADE Loreto Silva, de Chile. Escritora y correctora Técnica Superior en Narrativa y Guión de Cine Técnica Superior en Narrativa Contemporánea con Orientación a la Investigación Informática Programa Educativo ESCUELA DE NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE - ARGENTINA - SADE

Colaboradores
Alejandro Rosales Lugo. México. Escritor José Luis Marrero. Argentina. Escritor Luis Carlos Garro. Argentina. Escritor Nélson Gómez. Chile. Escritor Gonzalo Salesky Lascano. Argentina. Escritor Enrique Sandri. Argentina. Escritor Juan José Oppizzi. Argentina. Escritor Jorge Lavezzari. Argentina. Escritor Ricardo Cesar Garay. Argentina. Escritor Eduardo Olate. Chile. Escritor Néstor Antonio González. Venezuela. Poeta Ana Navone. Argentina. Poeta José Antonio Martínez. Venezuela. Escritor y poeta Irel Faustina Bermejo H. España. Poeta Mónica Longueira Gionzález. España. Educadora Infantil. Escritora Martha Inés Hurtado. Colombia. Poeta Giovanna Chadid. Argentina. Escritora Elías Gutman, Argentina. Escritor Martha Corso. Argentina. Escritora Rodrigo Fernández Castrillón. Colombia. Docente Julio Andrés Pagano. Argentina. Escritor Alfredo Eguinoa. Argentina. Escritor Crstina Aráoz. Argentina. Escritora Jerónimo Castillo. Argentina. Escritor Magda Rodríguez Martín. España. Escritora

De nuestros lectores Gracias, apreciadas amigas, muy interesante y bien facturada su Revista, como siempre. Dios guarde a ustedes y a los suyos. Pedro Nel Mogollón, Colombia "¡Gracias Mandala Literaria! Es un círculo la vida y son sentimientos más las palabras que se suceden con amor. Hilda Chaulot, Argentina Mis hijos y yo los seguimos por este sistema, y reflexionamos de lo que ustedes nos envían, suerte para ustedes este año, un abrazo fraterno, Héctor Rodríguez. Argentina.

Editorial
La semana pasada un hecho conmocionó la escena mundial literaria: Carlos Fuentes, el gran escritor mexicano, nos había dejado físicamente; aunque él seguirá vivo a través de sus obras. Estará por siempre en su Aura, en La muerte de Artemio Cruz, en Terra Nostra... ha sido generoso con el tiempo: le ha dado varias vidas, míticas, apocalípticas, fantásticas, políticas, históricas. En sus manos el tiempo se hizo maleable. Mandala Literaria rinde un sincero homenaje e invita a sus lectores a sumergirse en sus libros. Seguramente él sonreirá desde el cielo. En cuanto a nuestro hacer, hemos finalizado con éxito el concurso en homenaje a Juan Rulfo. En esta edición podrán gozar de la lectura de las obras elegidas por un digno jurado. Mil gracias a: Fernanda Sánchez Arévalo de México, Ana Navone de Mar del Plata, Argentina y Federico Rodrigo Curbelo de Montevideo Uruguay. Felicitaciones a los ganadores. También el reconocimiento a todos los participantes y los esperamos en el próximo concurso. Es la manera de sentir viva nuestra revista. Como siempre agradecemos a quienes nos hacen llegar sus trabajos. Esperamos la colaboración de todos en cuentos, artículos, obras de arte, poemas, que siempre son bienvenidos. Los invito a transitar las páginas de Mandala y gozar de la obras de quienes día a día estrechan lazos publicando sus trabajos. Mirta S. Tagliatore Equipo Editor

Auspiciantes honoríficos Programa Educativo “Escuela de Narrativa y Guión de Cine/SADE”, Seccional San Luis Portal Literario Letras y algo más, Uruguay

arca de palabras
Carlos Fuentes, el escritor más trasparente de México
Alejandro Rosales Lugo México

Entre volcanes, el viento que amanece frío en los linderos de la Ciudad de México, las letras de Carlos fuentes surcan los cielos anunciando, la gloria, los presagios, el amor, el luto y la victoria de la ciudad levantada en el agua. Carlos Fuentes enraízo el lenguaje a su verdadera estela petrificada, humedecida por el tiempo guerrero. Su primer libro; “Los Días Enmascarados” fue el regocijo de la nueva literatura mexicana que abría sus compuertas a un cauce de río subterráneo, que permanecía dormido por décadas. Mirar interior a lo humano mexicano, aprender, si aprender a mirar entre ruinas, en los sacrificios de los obreros, de los campesinos, de la tragedia, de la inutilidad de nuestros políticos y su demencia del poder, en una psicología novelística que abundo en formidables ejemplos a partir de la aparición de un libro perpendicular; “La región mas trasparente del aire”, donde recobra la poesía urbana en una frase capital de Alfonso Reyes; “Amigos hemos llegado a la región más trasparente del aire”. En esta red subterránea dos figuras clave en el rostro de los personajes de Fuentes: William Faulkner y John dos Pasos. Dos novelas que considero Furentes imprescindibles en la novela mexicana y latinoamericana; “Palmeras salvajes” de Faulkner y “Manhattan Transfer” de Dos Pasos. Letras donde abrevo el genial escritor, como un reconocimiento a la influyente

www.wikipedia.com

literatura norteamericana. Dos aspectos sensibles permeados en la existencia nacional, el acercamiento a la visión latinoamericana, el conflicto del hombre de las ciudades, el arrastre de los hombres de la Revolución curtidos por el campo mexicano, la soberbia del poder y la expansión de la riqueza y la corrupción. Mundo urbano arrastrado en la potencias de la era industrial, la transformación política del mundo, y la crisis de los gobiernos nacidos de la Revolución en un panorama critico que dio origen al Movimiento Estudiantil de 1968. Hay una frase lapidaria de Carlos Fuentes en esos momentos: “Nuestras sociedades no quieren Testigos”, con referencia critica a los sucesos del 68 y la posición de los intelectuales. Pero el primer Fuentes estará enclavado en los famosos cuentos que se hilvanan en los “Días Enmascarados” donde el escritor mira a la fantasía, el encanto de nuestra cultura, la imaginación de las letras en un cuento maravilloso; “Chac Mool” que será todo

5

terreno y todo aire en la escritura contemporánea. Tras esto una novela de apreciación urbana, de critica acida, de la realidad escondida en aquel entonces a los “4 millones “ que poblaban el casco urbano de la “antigua y muy leal Ciudad de México”. La Región Más Transparente del Aire”, un recorrido a la historia, a los personajes, al desarrollo urbano e industrial de la ciudad en boca de nuestros poetas, escritores, artistas y políticos que respiran los encantos de Ixca Cien Fuegos sobre el Puente de Nonpalco, respiración contra el espejo, que enterrado mira luz entre los basamentos de smog, de piedra en lodo, de sangre podrida, de la belleza que se descuelga de los edificios coloniales y la trasparencia perdida de la vieja ciudad. Poética del barroco del lenguaje en el tejido de símbolos y hombresCarlos Fuentes fue un flor de este “Boom” latinoamericano, sus personajes, enraizados en el conflicto interior, chocando con la piel rural y urbana, personajes de la claridad y la acidez de un lenguaje fresco, transformador de la literatura universal fecundo en el Joven Fuentes, que atesoro en mucho este lenguaje peculiar, de letras expansivas. Carlos Fuentes reconoce siempre la presencia de Faulkner y Dos Pasos en Manhattan Transfer, que retrata la paranoia entre el acero y cemento de la urbe Neoyorkina, con sus personajes ensimismados, solitarios, conurbados a los sueños, a la epopeya diaria de sobrevivir en un interior de melancolía, de fascinación del confort y los embates del progreso. Carlos Fuentes fue desde entonces un escritor de lo critico con un formidable aderezo del lenguaje mexicano universal. Con historias de lo mágico, el sincretismo cultural, la personalidad y los sueños mexicanos escritos con pulsada belleza, donde el asombro legado en cada pagina aventuraba una y otra aventura más. Escritor admirado por el mundo. Hombre intelectual, figura vertebral de la letras latinoamericanas se ha ido a los espacios terrenales donde la frescura del río subterráneo, el encantado lago de su ciudad que recorre las islas de lo impredecible en un México de ayer y de ahora. En 1978 (cito de memoria) lo encontramos en una noche de la Ciudad de México, charlando con un escritor tan formidable como él, Julio Cortazar, el

impacto visual fue extraordinario ante dos figuras capitales en la literatura universal. Me acompañaba dos escritores chilenos, que más tarde serian estelares en la poesía y la novela chilena; Bruno Montane y Roberto Bolaños. Nosotros admiradores de la obra de estos monstruos de la literatura de Latinoamérica. Era un Carlos fuentes cordial, inteligente, con un Cortázar imaginativo, fantástico y total. La experiencia antojaba la fantasía ante dos escritores que eran un hito en las letras de nuestras países. Sin duda el mundo los vuelve a encontrar, porque ambos escritores reflejaban el panorama de la ciudades, los conflictos de existencia, la imaginaria y el sentido critico de los personajes frente al espejo de la conciencia. Carlos Fuentes en estos intensos y largos años desarrollo una novela crítica sin perder los encantos y la personalidad de caminos propios, aquellos que levantan el polvo de las alfombras, aquellos que se reflejan en la vanidad del poder y la locura de las dictaduras. Tiempos profanos de Aura, novela sincrética avallasadora fiel al hedonismo de Fuentiano, que tal vez el propio Artemio Cruz, recoge las cenizas de su propio espejo derrumbado en la nostalgia del poder. En esto el calibrador de la memoria del campo; Juan Rulfo y Pedro Páramo, y Al Filo del Agua de Agustín Yáñez. Tal vez la escritura de Carlos Fuentes sea la trasparencia de muchos autores que abrieron los ojos al mundo, pero no para reconocerlo, sino para inventarlo de nuevo en la fecundidad de una novela critica, maravillosa que nos acerco a lo real, tan indecible ahora como los tiempos que vivimos, que el propio Carlos Fuentes alcanzo a mirar. Tiempos prohibidos pero no tiempos perdidos. Tiempos de amor pero no perdidos, la novela de Fuentes es una página de una historia contada y por contar. Murió Carlos Fuentes, el hombre, que como Borges, esperó paciente el Premio Nobel de Literatura.

“Nuestras sociedades no quieren Testigos” Carlos Fuentes
6

Juan Rulfo
Este maravilloso escritor mexicano nació en 1918 y falleció en 1986 en la ciudad de México. Autor de la obra El Llano en llamas en 1970, que consta de 17 cuentos: “Nos han dado la tierra”, “La Cuesta de las Comadres”, “Es que somos muy pobres”, “El hombre”, “En la madrugada”, “Talpa”, “Macario”, “El Llano en llamas”, “¡Diles que no me maten!”, “Luvina”, “La noche que lo dejaron solo”, “Paso del Norte”, “Acuérdate”, “No oyes ladrar los perros”, “El día del derrumbe”, “La herencia de Matilde Arcángel” y “Anacleto Morones”. En su obra el lector logra compenetrarse maravillosamente con toda la vivencia de gentes sencillas, de campesinos de su tierra con todas sus penalidades. Su obra más conocida Pedro Páramo escrita en 1955 Rulfo hace un recorrido por la interiorización de su país, un maravilloso mundo donde mezcla el misterio y la realidad. Rulfo escribió también guiones cinematográficos como La Paloma herida y el Gallo de oro. en 1970 recibió el Premio Nacional de Literatura en México y en 1983 recibe el premio Príncipe de Asturias en las Letras. La obra de este insigne escritor ha sido denominada como memoriable y como una de las mejores de su época.

http://www.clubcultura.com

7

Primer premio

El zapato izquierdo
José Luis Marrero Argentina Desde que enviudó, mi madre se tomaba la vida con mucha calma. Lejos de convertirse en una anciana demandante, se las arreglaba sola para todo; o para casi todo. Nunca pudo lidiar con la muerte de mi padre, especialmente en cosas tales como qué hacer con los objetos personales de papá que ocupaban partes de la casa que ella quería destinar a otros objetos igualmente inservibles. Por esa razón me pidió, en un soleado domingo de octubre, que me ocupara de deshacerme de la ropa y otras cosas que habían quedado en estantes y placares. Considerando los años transcurridos, mi madre los comenzaba a percibir como objetos de un culto enfermizo al finado, su marido, mi padre. Aproveché la ocasión para almorzar con ella y más tarde, mientras ella dormía la siesta, me dediqué a clasificar minuciosamente todas las cosas que se tirarían o regalarían. Con cinco cajas llenas de ropa, calzados, libros rotos, papeles y muchas otras cosas, llamé a un buen amigo mío –dueño de una pequeña y pobrísima empresa de fletes- para que se las llevara e hiciera lo que quisiera con la carga. Estaba seguro de que él le daría buen destino a cada cosa a la vez que, por un módico precio, le reordenaba la casa a una viuda todavía algo confundida, mi madre. Cuando mi amigo se fue, dejándome envuelto en la nube de humo que exhalaba su camioneta asmática, advertí que algo se había caído de una de las cajas. Era un zapato izquierdo de mi extrañado padre, el marido de mi madre. Decidí dejar el zapato allí, justo en donde había caído, cerca del cordón de la vereda. Seguramente alguien se lo llevaría… Pero, en semanas, nadie se lo llevó. Pronto, a su alrededor y por encima del charolado zapato, empezó a formarse un creciente montículo de basura. Al cabo de un tiempo parecía casi un monolito. Decidí dejarlo un tiempo más…

como un ejercicio pueril para evaluar cuánto tardarían en reaccionar los empleados municipales, siempre famosos por su desidia y desprolijidad. Pero pude notar que, en toda la cuadra, el único montículo de basura sin levantar era el que se había formado en torno al caído zapato izquierdo de mi padre. Un día en que visitaba a mamá, a la hora del té, pude ver por la ventana que los niños del barrio orinaban, escupían y arrojaban chicles largamente masticados sobre el montículo que crecía y crecía. Nutrido, además, por basura que, disimuladamente, algunos adultos vecinos y transeúntes de paso, depositaban sobre él: colillas, envoltorios de caramelos, pañales sucios, excrementos de perros y gatos… hasta me pareció ver una noche que alguien, entre las sombras, defecaba directamente sobre la cúspide de toda esa inmundicia. Muy pronto la pequeña montaña me llegaba hasta la cintura. Yo no podía creer que, en un barrio céntrico y coqueto como ése, hubiera gente tan asquerosa. Pero ese mismo día me sorprendí a mí mismo aportando una etiqueta arrugada de Marlboro que quedó pringada en la cima del montículo, bien pegada en la mierda de un vecino que, por lo que yo sabía, era un prestigioso contador que vivía al lado de la casa de mamá. Estaba indignado. Cada vez que yo aportaba alguna basura, encontraba gente aportando la suya. Ante mis visibles muestras de enojo, respondían con extrañas onomatopeyas y

8

gestos que dejaban claro que, aún disculpándose por la bizarra situación, no podían evitarlo. Y lo peor es que era cierto. Hasta mi madre aportaba alguna que otra porquería; y mi hermano también. En realidad, todo el barrio y, según pasaba el tiempo, comenzó a venir gente del centro de la ciudad y de otros barrios lejanos; se bajaban de sus autos y aportaban al montículo alguna pequeña asquerosidad propia. En ocasión de comentar el extraño fenómeno con mi madre, ella me explicó -es que a tu padre lo conocía mucha gente, hijo. La descomposición de esa mezcla repugnante se podía oler desde la casa, aún con las ventanas cerradas. Los restos de pollo, choripanes, ravioles, preservativos usados, sopas de ayer, peines desdentados, maquinitas de afeitar, fideos macarrones, algún que otro vómito y sabe Dios qué más, decía, se hacían sentir con penetrante fuerza. Aún así, la gente y los animalitos de buena parte de la ciudad seguían aportando a diario sus miserias. Advertí que algunos “aportantes” usaban barbijos o pañuelos perfumados sobre el rostro para poder seguir con el irresistible y oloroso ritual de depositar amorosamente sus desechos allí, como si fuera un morboso santuario al que debían cumplirle una promesa. Yo, que por algún misterioso impulso me había mudado a vivir por unos días a la casa de mi madre, decidí que debía vigilar atentamente ese montículo. Dejé mi trabajo y casi no dormía. Estaba obsesionado por ese golem que ya había alcanzado, casi, mi propia estatura y que, día a día, mostraba formas extrañamente antropomorfas. En la base de toda esa basura brillaba impoluto aún, el viejo zapato izquierdo de papá. Los ciertos hechos que relato se prolongaron durante meses hasta que una noche, a la luz de una luna llena demencialmente extraña noté, sin dudas, que la parte superior del golem mostraba una cabeza bien definida y, lo podría jurar por mi madre, en la plateada luminosidad de la noche creí ver claramente el rostro irónico de papá que me sonreía con su sarcasmo de siempre. Lo extrañaba muchísimo, pero eso era demasiado…

Apenas se ocultó la luna, tomé una pala y deshice prolijamente el montículo de basura, coloqué todos sus asquerosos componentes en varias bolsas grandes y esperé pacientemente hasta comprobar que los municipales se lo llevaban, por fin, adonde quiera que debieran ir los zapatos izquierdos de la gente muerta. Sólo entonces regresé a mi casa y pude volver a dormir.

Segundo Premio

Puentes de Sal
Luis Carlos Garro Argentina Alcanzar las alturas del Godeón había sido una empresa por demás complicada, no sólo por lo escabroso del derrotero, sino por que hacía mucho tiempo que venían huyendo sin poder darse un momento de tregua. Posiblemente ahora que estaban en la cima de la meseta podrían tomar un descanso, desde que salieran de la comarca de Herisierca todo había sido una constante huida desesperada, el buitre del viento los aguijoneaba con sus saetas de hielo, los roquedales que habían atravesado les provocaron heridas en los píes, sólo importaba proteger la débil luz de vida que aún alentaba al pequeño niño sacro, su gemido lastimero era una sinfonía desgarradora que los impulsaba a continuar y mucho de sus vestimentas se quedaron desgarradas en las afiladas garras que, los gratones, poseían en su ramaje hirsuto y retorcido. Ílones les había encomendado esa última misión, salvar al niño sacro aseguraría que no todo

9

concluyera en ese día, la esperanza del resurgimiento estaba en mantener latiendo esa pequeña vida que agonizaba adentro del enfermo cuerpo, consumido por los efectos de la fiebre roja, esa enfermedad provocada por los frutos almibarados del cazacho. La marcha no perdió intensidad, los hombres sabían que debían alcanzar los puentes de sal antes del anochecer, una vez que cesara el viento estos comenzarían a absorber la humedad del rocío y se derrumbarían por su peso, si esto sucediera deberían aguardar hasta el siguiente día en que el viento secara las gotas de rocío tan rápidamente que se solidificarían en sal uniendo de esta manera las orillas que separaban el insondable vacío. Por fortuna el viento soplaba en la dirección en que los fugitivos marchaban. De tanto en tanto uno de ellos se aproximaban a la litera cubierta en la que el pequeño niño sacro era transportado y a la carrera, sin siquiera mermar la marcha, ponía entre sus labios, cruelmente agrietados por la fiebre, el ánfora con agua que bebía ansioso. Si lograban cruzar los tres puentes podrían detenerse a descansar, ya que la distancia que los separaba de sus perseguidores no podría ser descontada y llegarían a los puentes cuando estos ya no existieran. En dirección al poniente una nube de polvo amarillento los alertó, seguramente que sus perseguidores se habían separado en dos columnas y avanzaban en diagonal con el propósito de acortarles distancia. Eso los obligó a redoblar la marcha, los gemidos lastimeros del pequeño los desesperaba, su roncos estertores parecían piedras rodando al valle, un llanto herido corría como una sierpe junto a ellos, esa débil llama de vida estaba a punto de apagarse y si eso sucedía ya nada tendría sentido. Los pocos hombres que huían ya no sentían sus extremidades, sus miradas estaban clavadas en el horizonte que se escapaba de sus anhelos y sus agitadas respiraciones eran parte del viento cruento que los asolaba. Solamente prestaban atención a los gemidos y estertores que salían del camastro cubierto. Cada vez más leves y espaciados, ya convertido en un inagotable llanto apenas perceptible. La distancia comenzó a dibujar los puentes de sal, los últimos brillos del sol se despedazaban en sus encorvadas figuras, esa vista alentó a los hombres que se exigieron un

esfuerzo final. Ahora el paso desesperado los incitaba hacía adelante en una marcha desenfrenada que acompasaba el llanto casi inaudible. De repente el viento cesó, todos los sonidos dejaron de estar porque, desde adentro de la litera cubierta, ya no se escuchaba el llanto ni la respiración agónica. Los hombres detuvieron su paso. El que los comandaba se aproximó a la litera y descorrió sus gasas para verificar sus temores. Sobre las mantas, que lo contenían amorosas, yacía el sacro niño estático, su vida se había consumido en los agrestes desiertos de la fiebre. El universo se derrumbaba sobre los corazones de aquellos hombres extenuados que lloraban, desconsolados, la pérdida preciosa. Los que los seguían les dieron alcance llegando hasta donde ellos se habían detenido. Llegaron dando aullidos de furia, sus barbas mojadas de sudor y babas les conferían una bestial visión, enarbolaban sus armas ávidas de sangre. Cayeron sobre los guardias llorosos que no opusieron resistencia. Cuando el jefe de los perseguidores abrió la litera, todos los puentes de sal se derrumbaron y una cánula de luz perforó la distancia.

Tercer Premio

El Padre anterior
Nelson Gómez Chile Es inevitable, cada vez que alguien pronuncia la palabra”padre”, ésta golpea mis oídos y un oculto mecanismo de la memoria hace materializarse en mi cerebro la figura del espantapájaros que por varios meses substituyó a mi progenitor sin rostro. Sí, es la misma figura que fisgoneaba desde la

10

chacra vecina hacia el interior de nuestro reducido dormitorio, y que cada noche velaba el descanso de tres almas. Es ese ser mágico del sombrero alón, el de las grandes ropas móviles que me atraía como un poderoso imán, ese que, poco a poco, fui convirtiendo en el padre bueno y afectuoso que yo necesitaba. Es el mismo ser impertérrito que silbaba dulces melodías cuando arreciaba la tormenta. Ése, ése al cual mi ilimitada fantasía, de los ocho años, admiraba como a un poderoso dios volador que fue encadenado a la Tierra por las fuerzas del Mal. Cómo no recordar la de lágrimas que derramé porque sus amplios brazos nunca llegaron a acunarme. La de veces que en puntillas me acerqué a él y permanecí mudo, quieto, expectante a una señal suya. A él le pedía consejos y sólo a él le contaba mis penas y mis secretos. Dicen que junto con asomar mis primeros dientes de leche, mi padre se echó un atado de ropas al hombro, y dijo: “Necesito conocer Santiago y el mundo; cuando haga fortuna regreso”. Con mi madre y la abuela Rosalía esperamos en Curanilahue, inútilmente “al hombre”, como ellas le decían. Pasaron los años y murió la abuela, se casó mi madre con el herrero, y me dejé bigote. Es inevitable no resisto oír la palabra “padre”.

Primera Mención

El ángel
Gonzalo Salesky Lascano Argentina Durante mucho tiempo tuve la misma pesadilla. En ella, viajo en un tren de alta velocidad, aunque los asientos parecen los de un autobús. Es medianoche.

Lo sé por la altura de la luna. Quiero preguntar hacia dónde nos dirigimos, pero todas las personas están durmiendo. Intento hablar con mi compañera de asiento. Ella está de espaldas pero… parece un ángel. Dormida, su pelo rubio y suelto recorre su hermosa silueta. Lleva un vestido negro ajustado a su cuerpo. Sus piernas largas se estiran al compás de sus sueños y tocan el asiento de adelante. Siento el impulso de tocar su hombro y despertarla. Imagino su cara. No llego a rozarla pero ella empieza a moverse. Gira su cabeza y su cara… Dios, su cara es plana, vacía. No tiene boca, pero sé que sonríe. No hay ojos, pero su mirada me atrae. En ese instante tengo infinitos deseos de besarla. Dudo, pero me acerco igual. Cuando mis labios están por tocar ese rostro oscuro y sin forma, peligroso y atractivo al extremo, siento como si un rayo cayera sobre mí y toda mi energía fuera hacia ese lugar prohibido. Hacia eso que deseo pero no debo. Allí despierto, gritando. Solo como siempre, con el cuerpo agotado y dolorido. Como si hubiera sido arrollado por ese tren de mis sueños, lleno de fantasmas que duermen en silencio. Me pregunto quién será ese ángel de cabello rubio que aparece tan seguido en mis noches… Siento las mariposas en el estómago que describen algunos. ¿Algún día sentiré eso por otra persona, además de ella? ¿Mi destino será el de estar enamorado de un ángel invisible que sólo veo en mis sueños? La soledad me acompaña desde hace tanto tiempo… Por eso la busco, de día o de noche, despierto o dormido. Me fuerzo a soñarla, me obligo a pensar en ella tanto que quiero ir más allá de lo que puedo. Aunque he perdido tanto por vivir soñando… Hoy, otra vez me siento cerca. Como siempre. Como nunca. Ha llegado el momento y vuelve a caer sobre mí esa descarga eléctrica. Vuelvo a percibir su rostro, aunque no lo vea. Aunque ahora, algo falla. Algo ha cambiado. Sigo viajando pero no en el mismo tren. Casi

11

todo es blanco y la luz me ciega. Hay más gente despierta. Estoy de pie. De fondo se escucha una sirena. Veo alguien en el suelo. Un cuerpo débil, pálido, enjuto. Varias personas lo asisten. Parece que no va a volver en sí y ya no respira. Una mujer solloza sobre él. Creo que lamenta que ese hombre esté partiendo, que no se pueda hacer nada por él. No veo los rostros de quienes lo rodean, pero empiezo a entender… Sin abrirla, me asomo a la ventanilla y el viento da en mis ojos. La mujer rubia sigue llorando y al fin veo su cara. Dios mío… ¡es ella! Dios mío, siempre fue ella. Llora sobre mí. Sabe que me voy. Me alejo y el ángel ya no es ella... Ya no es ella y lamento que ahora sea tan tarde para los dos.

Siempre lo mismo con esta puerta; la humedad de esta casa es terrible. Es un desastre este ropero. Qué me pongo, esta campera esta bien. Qué carajo le digo a Lucia. Vieja; cierro con llave. Gracias Miguel.

Sí. Gracias por todo o por nada; por lo de Luis o lo de Luisito. Mirá Lucía la cosa se puso difícil. Mi hermano no acepta lo del pibe, me culpa a mí. Yo no tuve nada que ver; vos sabés que jamás me hubiese imaginado esto. Era entre nosotros. Nunca obligué a nada. Luis sabía supuestamente que hacíamos; ustedes manejaban la psicosis que establecía las reglas, y yo no reparaba en la posibilidad del error. -Señor. Adónde cree que va. -Qué pasó acá. -Lo de siempre. -No, seguro que no. Fin del concurso

Segunda Mención

Las victimas del juego
Enrique Sandri Argentina -Miguel, andá a la casa de Luis. -A esta hora vieja. No te parece un poco tarde. Ya estuve con él y te mandó la foto de Luisito. -Están pasando por un mal momento y precisan de nuestro apoyo. -Yo no tengo que limpiar la conciencia escuchando los llantos de mi hermano. Lo que paso, paso; es ineludible el destino. -Me parece que va a ser muy difícil para todos. Ya te dije lo que tenes que hacer. A la puta que lo parió con toda esta mierda, me voy para allá y que sea lo que Dios quiera.

12

A la búsqueda de los girasoles
Juan José Oppizzi Argentina Siendo muy chico, yo acompañaba todo viaje de mi padre desde la casa campestre en donde vivíamos hacia cualquier lugar a donde él tuviese que ir. Me aguijoneaba el deseo de ver otros horizontes. Las horas de coche podían ser llenadas con diálogos (papá no era muy hablador) o con observaciones silenciosas de mi parte. En esta última opción, mis apuntes mudos eran atraídos por el panorama de sembradíos y de hacienda, el escenario cotidiano de las idas y los regresos. Recuerdo un atractivo especial: los girasoles. Los campos llenos de esos pequeños astros vegetales me azuzaban particularmente la atención. Les conocía todos los ciclos, desde los primeros esbozos florales, hasta la madurez de las tortas de granos, que hacían curvar el tallo. En esta última faceta parecían indagar en el suelo; multitud de plantas miraban al piso, como si –agregado mío que aún me provoca nostalgia– buscaran algo perdido. Y un día imaginé que, efectivamente, todos los girasoles se habían puesto de acuerdo para ubicar un elemento que les era necesario. Se me ocurrió que el utensilio perdido debía de ser una cuchara (objeto que para mis tiernos años era el casi único auxiliar en la mesa). El detalle de por qué las plantas de girasol debían de necesitar una cuchara requirió de una vuelta argumental que ya no recuerdo; pero cada vez que pasaba frente a un campo atestado de girasoles

maduros, automáticamente yo le ponía ese contexto. Luego, tal vez algunos años más tarde, agregué los comentarios que las plantas debían de hacer en su búsqueda: cada una, o cada grupo de ellas, se atribuía haber dado con rastros de la famosa cuchara, y emitía los correspondientes llamados a las otras para que buscaran en el mismo sitio. Tampoco recuerdo cómo solucionaba yo argumentalmente el eventual traslado de una planta de un ángulo a otro del campo; quizá el diálogo entre ellas equivalía a ese traslado, o tal vez yo suponía que una planta era todas las plantas (¡qué vano intento el mío de dilucidar ahora los secretos mágicos de aquellas épocas!). Sí puedo evocar con mucha claridad que las conversaciones entre los girasoles tenían un aire preocupado, como si el no hallar la cuchara fuese un contratiempo serio; aunque jamás se intercambiaban reproches por no lograr el hallazgo; más bien era un lamento general, una aceptación de la realidad esquiva de la cuchara. Ayer pasé por un campo de girasoles maduros. Parece que aún siguen buscando.

JOE Conforte, Alias El Duro
Jorge lavezzari Argentina

Joe Conforte es oriundo de Chicago, Estado de Illinois. Tiene treinta y tres, es ancho de hombros y fornido; su mandíbula cuadrada y gesto fiero lo delatan como un sujeto de pocas pulgas. Su conducta agresiva y contradictoria, fruto de una infancia conflictiva, fue seguida de una adolescencia sin contención en las peligrosas calles y una adultez exacerbada por vivencias en un entorno marginal e impiadoso. A pesar de toda esa mierda, no dejan de sorprender sus cambios de humor. En ocasiones se comporta como un ser noble y tierno y en otras como un vulgar hijo de perra. Tomemos un par de ejemplos para ir conociéndolo: Es incapaz de descargar su razonable furia en un anciano, o en un niño,

13

después de perder la serie su equipo de béisbol en una tarde vergonzosa. Prefiere patearle el trasero al lanzador, o al bateador, o en última instancia acogotar y romperle la cara al coach si tiene la fortuna de alcanzarlo. Otro rasgo de hidalguía: Jamás permite a un ciego cruzar la calle si su perro se hace el estúpido. Vacía directamente el cargador de su Bersa automática en el fucking lazarillo y le obsequia otro guía al no vidente, sin apretarlo para que cargue con la cuenta. Como vemos, su comportamiento atesora gestos ejemplares y otros dejan mucho que desear. UN HOMBRE NUEVO Los cuarenta minutos que le demandaron acicalarse frente al espejo, fueron suficientes para repasar los últimos años de su miserable existencia y tomar una determinación. Renunciará hoy mismo a su maldito trabajo. Perdón, la palabra “renuncia” no figura en el contrato de hecho que mantiene con Gorovsky; “desaparición” es la acepción más acertada. Nadie se retira por su cuenta de ese negocio sin decir agua va. A Joe lo pueden hallar con un par de zapatos más pesados y de distinto número que los suyos en el fondo del Washington Lake, o en un basural de la West Area con sendos agujeros en su anatomía. Joe odia a muerte a su jefe, a pesar de que en la “Empresa” ocupa un puesto relevante; es el Encargado de las Relaciones Públicas. Su tarea consiste en recordarle a la distinguida clientela: adictos, proxenetas, asaltantes, la obligación de pagar la cuota de “asistencia económica” en tiempo y forma. Los cabrones que no toman en cuenta ese detalle son candidatos firmes a las clínicas traumatológicas o directamente, sin cargo alguno, de las funerarias. Pero esto llegó a su fin, arriesgará su pellejo y cambiará su forma de vivir. Volverá con Lucy - su eterna prometida- quien lo está esperando para arreglar algunas tropelías y se convertirá en detective privado. ¡BUENA SUERTE JOE! Sale de su apartamento y ahí está; es el gato negro del vecino del 47. Entre los dos guardan un acuerdo tácito. Cuando intenta bajar por la escalera,

el animal lo está esperando; Joe invariablemente exclama: ¡Shit, you once again! (¡Mierda, otra vez tu!) Es como una señal. El felino comienza su rutina de pasar y volver a pasar entre sus piernas y Joe responde a sus caricias como de costumbre; le aplica una fuerte patada en las costillas estrellándolo contra la pared. El minino queda maullando y retorciéndose de dolor y él desciende sonriendo. ¡Es todo muy gracioso! Esta vez no lo patea; cree que llegó la oportunidad de mostrarle su cambio de actitud. En un acto de amor lo levanta para acariciarlo y expiar en parte los atropellos cometidos en su contra; en contra del gato, se entiende. Como si hubiese esperado ese momento, el animal aprovecha para clavarle sus garras asesinas; la corpulenta humanidad de Joe no puede conservar el equilibrio y rueda escaleras abajo. Cuando aterriza en el último escalón del piso tercero tiene la clavícula derecha fracturada, dos costillas rotas y una falange del pié dislocada. ¡Joe Conforte, pobre iluso!; querer enmendarse y revertir su mala suerte con un gato negro, y del vecino del “47”, cabalísticamente “El muerto”. La cita con Lucy y la apertura de la Oficina de Detective Privado deberán esperar.

Lidia Leventeris

14

Lidia Leventeris

El día del Gran Zeppelín
Mirta Tagliatore Argentina Veo manchas en mis manos cuando voy a tomar el maletín para partir hacia la Universidad. Me acerco a la ventana y la luz del sol corrobora las sospechas: “Vejez”. El espejo devuelve la imagen de un rostro surcado por tenues arrugas enmarcadas con hilos de plata que caen como cascadas. Ella todavía descansa, envuelta en el camisón rojo que le regalé para el aniversario de bodas. Detengo el ojo en su cuerpo, delgado, hermoso, con largos cabellos rubios que parecen no querer despertar. “Es la razón de mi existencia”, pienso. No imagino la vida sin mi amor. La conocí en una de las tantas “caminatas filosóficas” que realizaba en los atardeceres por el boulevard. María Antonia estaba con un grupo de amigas en un banco leyendo “Caras y Caretas”. Cuando la miré se sonrojó y me enamoré de su candidez, de esa inocencia que se reflejaba en sus actos. “Cuidado, Marcelino, es muy joven. Sólo tiene dieciocho”, sentenció Adolfo. No me importó la aclaración del colega. Fui consecuente hasta que

el padre permitió las visitas. Al año nos casamos. Abro el ventanal y el perfume de las glicinas penetra en la habitación. La música de Bach acompaña los pensamientos. ¿Por qué habré permitido que mi sobrino Jean se hospedara en nuestra casa? El muchacho había arribado de Francia con un bagaje de sueños portando un atril, pinceles y una caja de colores. Buenos Aires lo recibió sin muchas esperanzas. Me solicitó que le diese hospedaje por un tiempo hasta que encontrara trabajo. Así comenzamos una convivencia formado un triángulo del cual era el vértice mayor. Cierta mañana lluviosa de julio lo encontré en el living frente a un lienzo trazando algunas líneas indefinidas. “Voy a retratar a tu esposa ¿Tienes nconvenientes?” dijo decidido. Tuve que habituarme a ver cada día a María Antonia sentada frente a Jean sonriendo, insinuándose. A los pocos días noté que la representación tomaba forma: El rostro pálido, los labios seductores, la boca invitando a besarla. Enciendo el habano porque la tristeza me envuelve. Tomo el periódico pero es imposible concentrarme en la lectura. Un pájaro se posa en la ventana para acompañar esta soledad. Las imágenes vuelven a mi mente como si fuese ayer. Había salido muy temprano y cuando recorría las calles vi cómo las personas iban presurosas a la Plaza Victoria. Desde allí verían el aterrizaje del Gran Zeppelín. El entusiasmo me contagió. Miré la hora y comprobé que tenía quince minutos para pasar a recoger a María Antonia y juntos contemplar al dirigible. Casi corriendo llegué a nuestro hogar. Abrí la puerta principal y los vi abrazados en la sala. Ellos no se dieron cuenta. Preferí callar de lo contrario la perdería para siempre. Desde ese día comparto este secreto con el jilguero que trina sin cesar comprendiendo mi angustia.

15

El libro y el hombre que no sabía leer
Destacado en Letras y algo más Ricardo Cesar Garay Argentina

Allí estaba el libro, inalcanzable, tan cerca y tan lejano, encerrando en sus páginas el misterio. Un saber latente, oculto en un idioma mudo. Allí estaba el hombre, el deseo insaciable del descubrir, aprender y conocer la luz que se oculta en las sombras, página tras página hasta el final. Esa noche mágica los puso frente a frente, alguien tomó el libro, lo abrió y comenzó a leer en voz alta. Las letras mostraron su alma en imágenes, colores sonidos y aromas. Un universo de luz se extendió a sus pies y el hombre lloró de emoción cuando… descubrió su propia voz.

Felipe Camiroaga
Destacado en Letras y algo mas Eduardo Olate Chile Casi han transcurrido 24 horas desde el accidente que sufrió el avión militar que llevaba al Archipiélago de Juan Fernández a un grupo de buenos chilenos dispuestos a continuar con la reconstrucción de Chile, después del terremoto y maremoto del 27 de febrero del año pasado. ¿Por qué estoy escribiendo reflexiones acerca de tan trágica evento? Porque como chileno mi corazón sangra por los 21 compatriotas que iban alegremente a la Isla Robinson Crusoe a continuar la tarea de poner en pie a la pequeña población que habita el pueblo de San Juan Bautista. Recordemos que ese lugar fue conocido por la

heroica acción de una muchachita que dio la alarma para salvar a la mayoría cuando venía un maremoto. De esos 21 chilenos tres se destacaron: El joven y alegre periodista de Televisión Nacional ROBERTO BRUCE, fácilmente ubicable como uno de los mejores en ese trabajo en medio del tráfago de noticias de la pantalla chica. Ahí lo veíamos en las tragedias, ya llevando en brazos a una anciana, ya entrevistando a los siniestrados, sin perder su aspecto lleno de fortaleza física y simpatía. Su figura elegante y su humor fino oportuno no será olvidado por quienes le conocimos a través de la televisión. El empresario FELIPE CUBILLOS, que encabezó a sus pares para ayudar a quienes sufrieron los embates del terremoto y posterior tsunami. Un hombre joven, tan sencillo que se veía hasta tímido, con un enorme corazón que, sin egoísmo, dio comienzo a la entrega gratuita de colegios y casas a quienes la fuerza de la naturaleza los arrasó. Impresionante en su sencillez, grande en su generosidad, es conocido a través de la televisión por su enérgico trabajo que no espera recompensa. Y, el más conocido, también sencillo y grande en su simpatía FELIPE CAMIROAGA, (a) El Halcón de Chicureo, presentador de Televisión

16

Nacional de Chile. Lo recuerdo como un muchacho alto, más bien largo, y flaco que en la década de 1980 apareció en un canal pequeño que conquistó al público con su figura de galán, una personalidad y enorme modestia que lo hizo ser quitado de bulla. Las mujeres suspiraban por él, nosotros los varones le teníamos cierta envidia y creo que tomamos lecciones de un maestro conquistador. Hoy, transcurrido un día del accidente del avión que lo transportaba, me hace recordar al gran actor y cantante Pedro Infante, seguramente a menor nivel, por cuanto “Felipín” era tan sencillo que no quiso salir a trabajar fuera de las fronteras de Chile. El dolor de los chilenos ante la increíble y repentina desaparición de un verdadero astro de la televisión chilena, se hace presente. Chile detuvo su afán, el país lo llora desde el desierto del norte hasta las heladas tierras de la Antártica chilena. Será imposible olvidar sus personajes, sus disfraces, sus gestos que hacían reír y, sobre todo, esa calma ante las riñas de los que se creen divos en el mundo del pequeño espectáculo chileno; se limitaba a sonreír suavemente cuando lo querían atacar en su virilidad (era nuestro amigo

consentido con sus salidas de madre que en otros eran groseras, pero en él resultaban graciosas), sólo por ser solterón. Vivía en su casa de campo donde era visitado por las más bellas mujeres chilenas y extranjeras. Amigo Felipe Camiroaga… imposible olvidarte, los hombres aprendimos de ti para ser generosos, caballeros y galanes. Los chilenos y extranjeros que te conocimos, seguiremos con la esperanza que estés vivo en alguna parte de la isla que cobijó al marinero Alejandro Selkirk, que dio vida al mítico Robinson Crusoe.

Libertad es búsqueda de libertad. Nunca la alcanzaremos completamente. La muerte nos advertirá que hay límites a toda historia personal. La historia, que perecen y se transforman las instituciones que en un momento dado definen la libertad. Pero entre la vida y la muerte, entre la belleza y el horror del mundo, la búsqueda de libertad nos hace, en toda circunstancia, libres Carlos Fuentes

Estas pláticas que yo tengo con mi conciencia son a veces muy largas, duran días enteros; por eso no resulta que me ponga a contártelas en esta pobre carta. De verdad, cuídate mucho, come y duerme bien y sueña con los angelitos y no en esta cosa maligna que soy yo. Pero no me olvides. Juan Rulfo
17

poesía
Palabras
Martha Inés Hurtado Colombia Las palabras en mil formas se deslizan vagabundas de la torre de Babel hablan del estruendo de la muerte de este tiempo impune que predice tumbas y cicatrices de guerra hablan en el agua en el miedo de cualquiera benévolas extensas hablan en los pájaros en el desplazamiento de la huida En un vientre perseguido por la muerte en cruces anónimas decapitadas forman provisionales ritos Ojos que vislumbran el fuego y se preguntan ¿Quién llorará por nosotras?

Lacrando almas
José Antonio Martínez Venezuela Memorias del acaro loco, subastas de calcetines, rompe cristales, burlones. Habitando limbos, paisas. Toches, carros. Noches desperdiciadas, fechas tras la ventana, ¿A qué te dedicas? Me pasó el tiempo, lacrando almas. Como la luz invisible, de los bosques antiguos. El poder, la codicia. Las abejas, tu miel. Mi espada, tu luna. Haz de la virtud una victoria, no la derrota de nadie, olvida, y aprende a perdonar. Nada es eterno.

Acecho
Martha Inés Hurtado Colombia Una promesa desciende y se alza en el suspiro de un pecho sueño elegido de misericordia y designio tejido en la morada vigilante al paso de las tinieblas que busca la ración para los buitres de turno.

La vía
Nesfrán Antonio Gonzales S. Venezuela Mis versos destellos vacíos llegarán a tu mundo bajo un resplandor imperceptible

18

Vaca Tora
Poesía gauchesca Ana Navone Argentina Me trajeron desde un pago, desde un pago muy lejano Soy vaca muy disgraciada, Ellos se llevan mi leche, Usté se lleva mi carne, Todos mis cueros, mi vida pa' fortuna de su raza A sabiendas de mi suerte, sin dolor voy a espichar Me van a carnear de una y voy a muerte segura, sin naide que me cubije ¡Ni por carambola, se salva la Vaca Tora! No nos dejan por istinto elegir macho en el celo ¡Diaónde salió esta gente que me deja un entripao! ¡Estoy furiosa!, aunque dicen que soy tonta, mi refocilo, mi refocilo es temido, cuando atrapada me siento, Me pregunto: “¿Pa' qué me sacan mi leche?” ¡Es mía, es de mi cría! ¡Qué tristona va mi vida! sin consulta, ni opinión Un tiempo llega siguro que me voy a retobar como gaucho maltratao Y mi cuero se va abrir como potro en ruedo chico ¡Ahijuna! no voy a dejar humano que me doblegue Aunque me sienta asustada, atorada por el miedo, ¡Les voy a clavar mis guampas en nombre de mis hermanas!, Porque no olvide mi amo que la taba se da vuelta.

El ceño de Medusa
Nesfrán Antonio Gonzáles S. Venezuela Quedo petrificado ante las mujeres de fuego y los hombres de ceniza. Inmóvil en el centro del Cosmos. Donde se forman los remolinos.

Reconstruirme
Irel Faústina Bermejo Hernández España Reconstruirme, a pesar de la derrota; alzarme sobre los escombros de mi torre derribada. Hállame la soledad, entre sombras, como niña asustada, aterrada por tanto dolor no asimilado ni comprendido, mucho menos expresado. De pronto, un destello de luz me abre los ojos cansados de tanto llanto. Ya no es tiempo de lágrimas, no es la estación de las margaritas, no hay azar ni astros que nos acorralen. No he encontrado tréboles de la suerte. Decido escalar este pozo profundo, empapándome de sudor. Abandono la torre destruida. Declaro el giro que doy a mi vida, ¡La única vida que poseo!

.Ethel Saavedra G.

19

prosa poética
De la soledad un Jueves en la tarde
Giovanna Chadid Argentina

Tu, yo, nosotros
Destacada en Letras y Algo más

Mónica Longueira España

Miro, observo, anoto, realizo, no soy yo; soy una onda espacial ilimitada de color rosa, uñas rosa, y parpados rosa. No soy una rosa tampoco, soy más bien oscura, pesimista, lúgubre; pero no encasillada aburrida o temerosa de ser yo. Grito desde el infinito al cubo, no me gustan las cosas cuadradas y disonantes, me pierdo en la distancia de una nota, de un adagio, de una capsula de tiempo y de antibiótico contra todos los males que me aquejan, que no son muchos, pero son poderosos. Me escondo en las páginas de un libro moderno, corrosivo, punk, no es extraño a mí; yo lo invente, yo escribí cada línea perjudicial. Esto soy yo, una materia rosa infinita pudriéndose en el vacío.

Esta noche quiero olvidar atada a tu piel desnudar mi pensamiento como primera vez aún no siendo tal. Aprovechemos al máximo nuestro minuto de gloria porque puede que haya más o puede que no. He sido vampira nocturna alimentando mi alma, drogadicta de lujuria de roces fantasmas, castigadora furtiva y sueño de amaneceres húmedos. Fuí cuna de anhelos carnales embriagada de recuerdos destellantes, dama y puta, luciérnaga y amante, diosa de paraísos, dueña de suspiros locos. Moribunda en busca de un abrazo, sensualidad y candidez a tus pies Acaricio tu rostro despacio - mírame dulcemente..... y deja que penetre en tí. Soy yo quien cose tus heridas con hilos de plata y bronce, quien te devuelve las alas, quien cuida tu soledad y te alza. Te miro con cariño y respeto, araño suavemente tu espalda y te regalo el oído..... Tu hielo derretido en un sorbo ,soy calma de tempestades con atardeceres divinos y noches culminantes de sentir y de silbidos. Miel ,manjar de sensaciones y corazón palpitante, fuego, lava, temblor, beso o mordisco, furia y pasión. Soy media huella imborrable hoy y huella entera mañana. Aún así nada ya importa, tú, yo, nosotros ....el vaivén de las olas y el descanso del guerrero.

20

No lo recuerdas, realmente no lo recuerdas
Destacado en Letras y Algo más

Esas casas
Ethel Saavedra G. Colombia Aquella primera casa grande donde la familia nació a pesar de los infortunios, se quedó grabada en nuestras memorias como símbolo paterno admirable. El sol mañanero reflejado en el piso, iluminaba los rostros familiares llenos de ilusiones futuras. Algunas tardes, la lluvia dejaba sus gotas en los ventanales humedeciendo los pasillos por donde caminamos plácidamente, esperando encontrarnos con la noche que acompañada por la luna formaba sombras juguetonas. Perenne en los patios el cariño de unas manos femeninas, limpiaron hierbas inservibles, adornando y sembrando en materos grandes pequeñas plantas que luego florecían en acción de gracias al amor depositado. Se tejió el jardín de las ilusiones como amor a la naturaleza. Las gallinas con su cloc, cloc y las palomas que revoloteaban sin cesar a la espera de un grano de maíz peleado entre sí, se enquistaron en mi memoria como momentos sagrados donde el amor familiar fue tejido cada minuto. En las cocinas la sazón de los alimentos convertió los resultados en rituales perfectos. Y en las alcobas, el olor a limpio que emanaban las sábanas blancas y la bendición de la madre augurando sueños perfectos y respirando paz cual sagrario de una iglesia. Casas grandes, casas pequeñas, los espacios no importaron porque el amor de la familia crecíó a pesar que las desventuras se tejieron a deshoras invirtiendo el destino feliz concebido, pero siempre se alzaron los ojos y dimos gracias por la vida. Así como la alegría rondó, también las penas surgieron. Sin embargo todas, todas esas casas estuvieron llenas del amor del padre, del amor de la madre y del amor de las hijas.

Elias Gutman Argentina Sin embargo yo los guardo como un tesoro, de vez en cuando los desempolvo les quito las telarañas, los froto y saco brillo y los dejo un momentito fuera en aire, sobre mi cama para que se oreen. Eso hago con mis recuerdos, apuesto que tú ni los tienes, no te acuerdas. Voy a visitar a esos muertos, en las calles donde reíamos, en los charcos de lluvia que caminábamos, ahí están esos muertos, mirándonos, esperándonos, respirando una y otra vez del aire que dejamos disperso en nuestro lugares. Apuesto que no los tienes ni te acuerdas, pero yo, los desempolvo de vez en cuando, los toco y los acaricio y se que acaricio tu rostro.

.Ethel Saavedra G.

21

descubriendo paisajes
Sevilla, Andalucía
PRIMERA PARTE

Martha Corso Corresponsal viajera de Mandala Literaria

Hola amigos lectores y lectoras mandaleros, como ya se me pegó decir. Se los había anticipado en el número anterior, estamos en Andalucía; y toda esta zona del sur de España, de enorme influencia árabe, es conocida por sus días de sol, sus bellas tradiciones y su original folklore. Diríamos que es la romántica tierra donde encontraron inspiración novelistas y compositores de óperas tales como “El Barbero de Sevilla”, “Don Giovanni” o “Carmen”. Un drama como “Don Juan Tenorio” transcurre, precisamente, en Sevilla, capital andaluza, bañada por el Guadalquivir y que es una de las más lindas ciudades de España. A Sevilla se la identifica por sus naranjos en flor, los ojos de sus mujeres morenas, sus mantillas, sus castañuelas, los toreros y sus patios de rejas y flores. Hay un proverbio español que dice “Dios da casa en Sevilla a los que ama”. Esta ciudad, como muchas otras de España, refleja su tradición árabe en las casas sevillanas que encierran hermosos jardines moriscos. El monumento más significativo y símbolo de la ciudad es la Giralda. Les cuento que en el siglo XIII, cuando Fernando III expulsó a los moros, hizo destruir la mezquita, pero el pueblo sevillano se opuso a la

Desfile de jinetes en la expo-feria de Sevilla en abril

destrucción del minarete del siglo XII porque habían aprendido a querer. Más tarde esta torre mudéjar se completó con un campanario y una estatua representando el triunfo de la Fe, que gira movida por el viento. De ahí el nombre de Giralda, que es una veleta de torre rematada por una figura humana o animal. La torre tiene 93 metros de altura, no tiene escalones y se accede a lo alto por una larguísima rampa que nos gratifica al terminar el ascenso, con una bellísima vista de la ciudad. Al lado está la catedral que reemplazó a la mezquita, y es el mayor edificio gótico del mundo, similar en dimensiones a la Basílica de San Pedro, en Roma y a la Catedral de San Pablo, en Londres. Es riquísimo su interior, con cinco amplias naves y un gran crucero donde está la capilla

22

Hoy les cuento de Sevilla y aquí estamos, mayor, con una magnífica reja. El retablo es el más sintámonos juntos en esta tan hermosa como grande de toda la cristiandad. En la capilla real hospitalaria y particular ciudad española, así lo reposan los restos de Alfonso X el Sabio, y de su apreciaremos más; pero les confieso –y guárdenme el madre, y del rey Fernando III el Santo. También en secreto en la dirección de Mandala Literaria- que me su interior está la tumba de Cristóbal Colón, y, vine de Andalucía y les escribo lo visto y vivido a mi aunque hay discrepancia en los historiadores, paso por allí, desde mi estar del primer piso de mi porque algunos afirman que fue llevado en el siglo casa, con ventanal y vista a la plaza Terán en la ciudad XVI a la República Dominicana, existen de Buenos Aires… documentos que acreditan Pero estamos todos en que estando los restos en la Sevilla, imaginémoslo así, y Habana (Cuba), fueron en Semana Santa, el domingo trasladados en 1902 a la de Ramos, cuando la Catedral de Sevilla. Otros celebración se inicia, para lugares interesantes de terminar una semana conocer son el Alcázar, que es después. Impacta el un palacio de estilo mudéjar, dramatismo con que se donde residieron los Reyes desarrollan los actos que Católicos, quienes junto con culminan en la Catedral el Carlos V influyeron en su Jueves y Viernes Santo. evolución arquitectónica. Durante esta semana hay La Torre de Oro, junto al procesiones todas las tardes, Guadalquivir, llamada así que recorren la ciudad y que porque estaba revestida de realizan asociaciones azulejos dorados, se construyó religiosas llamadas cofradías. Parque María Luisa en 1220 para defender el Cada parroquia exhibe puerto y hoy es el Museo Marítimo. una imagen o grupo escultórico, que representan El Barrio de Santa Cruz, que fue un gueto de escenas de la Pasión de Cristo. Entre estos están, judíos españoles, hoy es un aristocrático de la entre otros: ciudad vieja, con callejuelas, balcones con flores y Jesús ante Anás, conocido como “la bofeta”. patios con rejas y fuentes. Allí vivió el pintor Jesús de la Pasión (Jesús cargando la cruz), de la Murillo. Parroquia del Salvador. El Parque de la María Luisa, donde hay un El Santísimo Cristo de la Expiración, conocido precioso monumento a Gustavo Adolfo Bécquer. como “El Cachorro”, que es una talla en madera, de Sevilla fue planificada para transitarla a Cristo en la Cruz. caballo o en calesa. Los vehículos modernos tienen Nuestro Padre de la Salud, el Santo Cristo de las 7 dificultades porque las calles corren en una sola palabras, el Cristo de la Buena Muerte; y nuestra dirección hacia el Guadalquivir. Tiene bellísimos Señora de la Hiniesta, la que, por ser antiquísima, jardines y una alegría innata en su gente, que muchos –quizá la mayoría– la consideran la Patrona encuentran cualquier ocasión propicia para su del Ayuntamiento de Sevilla. canto y su danza típica, “las sevillanas”… Sevilla tiene iglesias con imágenes muy valiosas, que ricamente ataviadas van sobre plataformas llamadas “pasos”, con cantidad de velas y flores. Los “pasos”, o “andas”, son llevados a hombros y acompañados por cortejos de 400 a 2000 nazarenos, penitentes descalzos, con túnicas negras o de azul pálido, blancas o púrpuras, según la cofradía a la cual

SEMANA SANTA EN SEVILLA

Hay muchas ciudades de España donde la Semana Santa cobra una dimensión increíble, como Valladolid, Mazarrón en Murcia, y Sevilla en Andalucía, entre otras.

23

pertenezcan, con altas caperuzas y máscaras que ocultan su rostro. Los hermanos cófrades llevan cirios encendidos y las multitud observa el paso de las procesiones, quebrado a veces por clarines o tambores de las bandas de música que van detrás de los pasos y que ejecutan marchas fúnebres. Todo este silencio emotivo también se quiebra por aplausos de la gente ante el paso de determinadas imágenes, muy caras a los sentimientos de los sevillanos. Al paso de la procesión, a la entrada de las iglesias, se escuchan “las saetas”, coplas tristes desgarradoras, que canta una persona y que recuerdan la pasión y muerte de Nuestro Señor. La cofradía más antigua es la del Silencio, de 1356, llamada así porque a los penitentes no se les permite hablar. La más conocida es la de la Macarena, que es la Virgen de la Esperanza, y pertenece al Barrio de Triana, poblado de obreros y gitanos. La Macarena es protectora de ellos y de los toreros, que llevan ofrendas a su altar, pidiendo su protección. Esta bellísima imagen sale en procesión el Viernes Santo, de madrugada. Hay una impresionante imagen de Jesús del Gran Poder, que carga la Cruz y lleva una túnica púrpura y dorada. Sale también el Vienes Santo a la madrugada. Las cofradías sevillanas agrupan barrios y oficios, desde los más humildes hasta los más aristocráticos. En todos los actos de Semana Santa, de intenso dramatismo, participa todo el pueblo sevillano y los innumerables fieles que llegan de todas partes del mundo. Este gran dolor colectivo se transforma en júbilo y sonar de campanas el domingo, cuando se celebra la Pascua de Resurrección y toda Sevilla estalla de alegría en calles, plazas, y a la vera del Guadalquivir, que besa la tierra sevillana y se desliza, como dijo Federico García Lorca… “entre láminas de flores”… El mes próximo nos encontraremos en Colonia, Alemania y sin duda ha de ser un placer para mí descubrirla.

Real Alcázar

Jesús del Gran Poder

Esta zona del sur de España, de enorme influencia árabe, es conocida por sus días de sol, sus bellas tradiciones y su original folklore. Diríamos que es la romántica tierra donde encontraron inspiración novelistas y compositores de óperas tales como “El Barbero de Sevilla”, “Don Giovanni” o “Carmen”. Un drama como “Don Juan Tenorio” transcurre, precisamente, en Sevilla, capital andaluza, bañada por el Guadalquivir y que es una de las más lindas ciudades de España.

24

nuestro paisaje
Mágico castillo junto al Paraná
Mirta Susana Tagliatore Argentina

Cuenta la leyenda, que el poeta Rafael Obligado (escritor del poema épico-gauchesco Santos Vega) quería reavivar el fuego de la literatura romántica que a su mujer le fascinaba. Su pluma no podía acceder al estilo gótico de Poe, entonces decidió que no le escribiría una historia victoriana, sino se la haría vivir construyéndole un edificio que se yergue solemne, esperando que algún fantasma se apersone a reclamar algún amor perdido.

Imagen enviada por la autora del texto

El Castillo se encuentra en el Partido de Ramallo, próximo a Vuelta de Obligado, San Pedro ( Provincia Buenos Aires)

25

psicoactiva
Apocalipsis
Ethel Saavedra G. Colombia

http://www.fullfondos.com/animales/caballos_apocalipsis/caballos_apocalipsis.htm

A sus tres años de edad, escuchaba todas las noches las palabras que salían de la boca de su mamá. Ella después de quedar viuda a los dos años de matrimonio, se refugió en la lectura del gran libro sagrado. En la memoria de Constanza se gravaban frases que en voz alta su madre leía: “El sol se puso negro como un saco de pelo de cabra y la luna se volvió toda como sangre…Y las estrellas cayeron del cielo sobre la tierra a la manera como una higuera deja caer sus brevas… llegado el día grande de la cólera ¿Quién podrá mantenerse en pie? … Y siguieron relámpagos, voces y truenos y un gran terremoto tal y tan grande como jamás lo hubo en la tierra desde que hay hombres sobre ella…” Y Constanza a sus 85 años de edad, vivió atemorizada y llena de miedo esperando el minuto en el cual el gran rayo partiera al mundo en dos.

26

ayudándolos a crecer
Un man llamado Drake
Rodrigo Fernández Castrillón Colombia En ocasión alguna el rector de la Institución con voz segura e inimitable, había referido que algo importante estaba por ocurrir al interior de las aulas. El tiempo pasó inadvertidamente y todos absortos en sus tareas olvidaron tal presagio. Un día, de esas mañanas oscuras, donde solo se espera el descanso para robustecer nuestro ánimo con un apetitoso y caliente refrigerio, la relativa calma escolar se ve sorprendida por una potente luz incandescente, semejante a los reflejos amenazadores de los rayos en las amenazantes lluvias. El ruido que acompañó esta grandiosa luz, curiosamente tuvo una imperceptible tonada musical que no estropeó el interior auditivo humano. Los estudiantes corrieron hacia la mitad de la cancha de fútbol desde donde se originó el fuerte resplandor. Todos queriendo ser los primeros y campeones de la curiosidad, para poder contar a profesores y padres lo sucedido. Segundos después del estruendo melodioso, una figura emerge del centro del campo deportivo. Su figura es apenas comparable con la que cuando niños nos mostraron las historietas aparecidas en cuentos, revistas y periódicos. Su atuendo de color negro, solo deja percibir que se trata de un man de mediana contextura, de pelo arisco que se resiste a cualquier tipo de gel y de bigote poco poblado y negro. Nadie se espantó de semejante acontecimiento, la gente observó en calma la llegada de Drake y solo atinó a compararla con la llegada de Amstrong a la luna, solo que sin la apoteosis de los estudiantes espectadores. Rector y coordinadores se hacen cargo de la situación, explicando públicamente que se trata de un espectáculo fríamente calculado, hecho a esa hora para abofetear a la rutina que nos corroe hasta los huesos. El ser invencible, llegado desde la estratosfera es conducido a la oficina del rector seguido por cientos de estudiantes que quieren tocar y entrevistar a Drake, lo que se convierte en misión imposible, porque los coordinadores tienen mas fuerza y poder de convicción para alejar a los azarosos muchachos. Oficialmente el rector se dirige a la comunidad educativa por los altoparlantes, que aunque están muy bajos logran enviar el mensaje claramente. Explica que esa llegada inesperada estaba premeditada por la administración y que desde ese momento se aspiraba que la educación en el colegio debiera empezar a cambiar radicalmente. Hubo aplausos, champaña, risas y satisfacción de deber cumplido. Ese día aunque con anormalidad académica, se terminó la jornada normalmente, sin que faltaran los comentarios de asombro de los docentes. Drake resultó ser un docente envidiable y envidiado. Sus primeros pasos los dio como profesor en diseño, donde mostró fortaleza. Pero ese no era su único fuerte. También se dijo que era un man tenaz en soldadura, en ebanistería, en motores, en matemáticas, en refrigeración, etc. En competencias técnicas, ningún maestro logró equipararlo. Pero su sapiencia no estaba únicamente en lo técnico. Resultó ser especialista en clavados, wáter polo, tenis de mesa y muchos deportes más. Todo esto es apenas obvio y tiene su explicación extraterrestre. Su atractivo y simpatía cautivó a mujeres y no se sabe si a hombres también. A nadie le consta pero se dice que tiene título en ciencias ocultas, título que esconde para que no se lo vean y clonen. La institución educativa como tal y a pesar de sus avatares se desarrolló con normalidad hasta que cierto día un docente cercano a Drake por asuntos de trabajo, resolvió una situación disciplinaria con uno de sus alumnos a física bala. Por fortuna Drake que se las sabe todas, había cargado el 32 corto con balas de salva, esas que únicamente hacen ruido, pero que asustan como un putas.

27

Llamado a descargos el profesor con munición en lugar de convicción, explicó a sus superiores que él si disparó el arma, pero que lo hizo no contra el estudiante, sino contra el Satán que vestido como el mismo diablo, le provocó pánico e ira, porque pretendía atacar a sus estudiantes que estudiaban muy juiciosos. El pabellón donde labora Drake empezó a tornarse sospechoso e insalubre. Dicen sus profesores que desde hace algunos días, el olor cadaverino es la loción diaria de los que allí laboran. Otros dicen que desde la llegada de Drake, las cosas empezaron a ponerse misteriosas. Drake es un especialista en eso de la magia, no se define aún si es la negra o la blanca, pero es un misterio que los maestros afectados por esos olores demoníacos, hayan cambiado en su forma normal de actuar. Cuentan que en ese taller se pierden las llaves de los candados. Pareciera que los visitantes de otras dimensiones pretendieran encontrar las puertas abiertas para llevarse las herramientas que allí se utilizan. Cuentan también que el esmeril se enciende sin que nadie lo accione. Los profesores se sienten afectados y temerosos y le solicitan al rector una inmediata fumigación para espantar los espantos. Alguien sabedor de esos temas de profundidades y oscuridades le señaló al rector con toda seguridad haber visto arder el fuego al lado de una máquina que usan a diario Drake y compañeros de trabajo, señal inequívoca de que allí HAY UN ENTIERRO. El rector inteligente en este tipo de cosas, pero con la prevención necesaria y la preocupación para con las afugias permanentes que se maneja en la Institución, no podía desaprovechar esta oportunidad de resolver tantos problemas que solo resuelve el billete en el colegio. Yo me la juego. Afirmó. Autorizó perforar ese sitio y de paso arreglar las cañerías que no soportan mas lustros de vida y excretas recorriéndolas. Cinco arduos días de trabajo para lograr llegar hasta el preciado metal o hasta la guaca, con la cual dotaríamos y modernizaríamos talleres, entregaríamos una linda cafetería para uso de la comunidad educativa. Con lo que encontremos financiaremos con nuestros propios recursos una enfermera y un odontólogo de cabecera, etc. muchos planes hacía el rector con ese entierro. La semana estaba terminando a las siete y media del día viernes, los administradores y profesores

solo esperaban se perforara los últimos centímetros. El viento traía desde la calle el olor característico de la marihuana que se mezcla con el olor a cementerio, resultando un olor indescifrable. Cuando la perforadora neumática alcanzó su meta, la confusión fue total. Pareciera que Drake hubiera salido por esa brecha. Todos se protegían, la presión era muy fuerte, nuestros corazones se enfriaron con tan potente chorro. Petróleo! PETRÓLEO! Se decía al unísono. Alegría, abrazos, saltos….gritos. Y ese olor?????? Olor cadaverino? ME DESPERTÉ!!!!!!! Mi despertador sonó con el ruido que provocan 30 decibeles, despertándome a mí y a los vecinos de mi casa. No pude concluir el sueño o pesadilla que tuve. Quise continuar durmiendo para ver el fin de la película, pero la obligación es obligación. El centro de mi preocupación lo representaba el chorro último que brotó del fondo de la tierra. Chorro negro que impide detectar su color verdadero cuando emana a más de cien libras de presión. Quisiera haber descubierto si lo encontrado era petróleo o si rompieron la cañería de aguas negras con esas herramientas. Me espera una jornada completa de trabajo en la Institución y lo hago con toda devoción. Son las seis y diez de la mañana y frente a mi taller con fuerza solo controlable por los bomberos, una tubería de acueducto provoca una torrencial lluvia artificial. Drake lucha contra el fuerte torrente, logrando tan solo empapar su traje negro y enlodar sus nuevas botas de vaquero.

Drake resultó ser un docente envidiable y envidiado. Sus primeros pasos los dio como profesor en diseño, donde mostró fortaleza. Pero ese no era su único fuerte. También se dijo que era un man tenaz en soldadura, en ebanistería, en motores, en matemáticas, en refrigeración, etc.
28

un alto en el camino

Celebración
Julio Andrés Pagano Argentina ¿Acaso alguien dijo que tu trabajo fue en vano y que tu esfuerzo no sirvió? Sentí. Esto no es una quimera. No es locura ni ilusión. Es la danza sagrada, alumbrada por la bella vibración que emite cada corazón cuando se abre y resplandece. Esta es la gran fiesta dorada, llamada “Celebración”, a la que son convocados quienes tienen el coraje de dejar sus armaduras y confiar, de manera consciente, en la fuerza alada del amor. Sentí. Santa es tu tarea. Persistí alentando a que otros también laven sus vestiduras y asistan a la reunión, pues todos son invitados a este evento inmaculado, en donde la ilusión de la separación se desvanece. Anímalos a comprender que son merecedores, pues las ropas internas quedan limpias al cambiar la percepción, ya que las culpas y pecados son maestros disfrazados, en el camino del dolor, para poder sensibilizarte. Estas palabras constituyen un ardiente llamado que activa en tu interior la profunda emoción del esperado reencuentro, en donde luego de un transformador peregrinar volverás a sentir la conmovedora experiencia de moverte sin ataduras en medio de la hermosura de un océano infinito de extraordinarias vibraciones. Este evento luminoso no puede describirse, pues fue creado para sentirse con todo el corazón. Ayúdalos a recordar que todos son peregrinos. Olvidaron que la Tierra es un gran centro de peregrinación que recorren las almas en su camino de ascensión. Nadie se queda aquí para siempre. Interiormente todos van dando pasos para poder crecer, de ahí que florecer sea el destino de los peregrinos que abren su corazón y sienten. Luego de tanto caminar, es hora de estar limpios y preparados para celebrar, pues la brillante fiesta se aproxima. Reconociendo que todo comienzo lleva implícito un final, que a modo de señal anuncia que una etapa se ha cumplido, este mágico hito fue elegido como el punto de quiebre que marcará el cierre de un largo período de fuertes aprendizajes. Seres de gran linaje lo llamaron “Celebración”, pues todos celebrarán por el camino recorrido. Sentí. Se acerca el tiempo del reencuentro iluminado, del festejo ansiado, lo sabe tu corazón.

29

opinión abierta
Cruz Andina
Alfredo Eguinoa Argentina

Numerosos son los amuletos que cubren el mundo Andino en su representación, su visión cosmológica de la vida cotidiana de las comunidades, y en la mayoría de ellos tiene una significación específica. Hoy nos referimos a la CHAKANA (CRUZ ANDINA), símbolo escalonado que fue resultado de la evolución del movimiento de la constelación de la Cruz del sur. Junto a las medidas también fueron creadas estructuras y, entre ellas, que mantuvieron la continuidad estelar, fueron las escalonadas. Los sabios astrónomos andinos miran como miran las estrellas de las constelaciones, para predecir cómo serán las cosechas, en base al gran ciclo de la CHAKANA que es el calendario ritual agrícola. La cruz cuenta con ocho puntas, que coinciden con el igual número de ceremonias que se realizan. Cuatro son principales y las otras cuatro de segundo orden. La primera ceremonia es la WILLKA HATCH LAIMI, del 21 de junio, y representa el inicio de un nuevo año (solsticio de invierno). La segunda es la AUTIWILLKA CHIKA, y es el 21 de septiembre, equinoccio de primavera. La tercera es el WILLKA KUTA, el 21 de diciembre (solsticio de verano). Es el retorno del sol y es el día mas largo del año. En esta fecha se observa como el DIOS INTI cambia de dirección. La cuarta y la ultima, la gran fiesta, se denomina HALLU WILLKA CHIKA y se efectúa el 23 de marzo, en equinoccio de otoño, época que se muere el verano y nace el otoño.

Las otras cuatro ceremonias de segundo orden son: la de agosto, llamada WILANCHA, que tiene la función de pedir permiso a la PACHAMAMA para retirar la tierra e iniciar la siembra. La segunda es el Día de los Difuntos, el 2 de noviembre, ceremonia en la que se manifiesta el respeto por los SHAKATAS y HIWATAS, alma y espíritu. La tercera se lleva adelante los primeros días de febrero y es la de los ANATAS o carnavales, SECHALLAN las cementeras y se marcan a los nuevos animales. La ultima ceremonia de la cosecha se llama fiesta de la CRUZ, que es el 3 de mayo; ese día se solicita a la PACHAMAMA autorización para recoger los frutos y se le agradece por los alimentos que da a sus hijos, que viven bajo su protección. Este símbolo, la CHAKANA, es transmitido de familia en familia y por varias generaciones. Las culturas americanas buscaron el denominador común del mundo físico y social de los antiguos ANDES, y construyeron sus amuletos y le dieron un significado que tenía que ver directamente con el universo.

30

dejando huellas
Mi madre
Graciela Savickas Argentina
Ethel Saavedra G.

¡Qué mejor que una madre para dejar huellas en el corazón y la vida de una hija! Cuando mi madre nació, lo hizo en una zona de Lituania con varios siglos de dominio alemán. Pero justo en esa fecha la Liga de las Naciones la había tomado para decidir a cuál de las dos naciones la entregaba. Esto la ha hecho decir con orgullo en reiteradas oportunidades. -“Yo soy ciudadana del mundo” Y siempre miró con desprecio y también compasión toda actividad nacionalista, desde las guerras a las más pequeñas manifestaciones... –“Pertenecemos a una sola raza, la raza humana” solía agregar. Otra cosa que me marcó fue su concepto de la edad. En una oportunidad yo contaba 27 años y ella más de 60. Acababa de atravesar una crisis sentimental muy dolorosa y le confié. -Me siento vieja -Y yo joven- me contestó rápidamente, a modo de advertencia. Siempre me dijo que la edad no es una relación matemática con la fecha de nacimiento. La juventud tiene que ver con la capacidad de aprender y cambiar nuestros hábitos por otros mejores. Cuando me casé, pasamos con mi esposo, como la mayoría de las parejas que se inician, por ese período de adaptación que trae consigo muchos roces. En un momento me desahogué con ella. Pero solo permaneció en silencio y luego agregó: “-Si. Pero tienes que comprender que él….” Y me explicó detalladamente lo que creía su

punto de vista psicológico de la situación. No para justificarlo sino para ayudarme a encontrar un escalón más cercano desde donde conseguir el diálogo que superara la crisis. “Hay que comprender y comprenderse”- repetía sin descanso.- “Nadie o muy pocos son malos naturalmente. Tenemos que aprender a ver las cosas también desde los ojos del otro”. Todas las mañanas, aun hoy con sus 92 años cumplidos, medita en su cama al despertar y luego hace una secuencia de ejercicios gimnásticos suaves. También vigila prolijamente su dieta. -Debo cuidar mi cuerpo, mi cuerpo es mi caballito y debo estar sana. No puedo pretender que los otros dejen sus obligaciones para cuidarme. Y con respecto a la dieta es vegetariana “por compasión”. A su expresión, no desea alimentarse con sufrimiento animal. Hace poco le pregunté si tenía sueños por cumplir y me respondió sin pensarlo mucho. -Sí. Quiero estudiar y comprender mejor la filosofía de filosofía de Krishnamurti (tiene y lee ávidamente todos sus libros) y aprender a vivir mejor. Lee con placer y conversa de ello entusiasmada. Un día me dijo; “Amo los libros porque es allí donde cada escritor puso lo mejor de sí mismo.” Su alegría de vivir, su optimismo por el mañana (Dios no ha muerto, me repite con frecuencia) y su amplitud de pensamiento me han marcado un camino que intento transitar. ¡Gracias Mamá!, ojala pueda lograrlo. 31

bellas artes
Vilma Márquez
Cristina Aráoz Argentina Aquí, en la ciudad de Zárate, en esta tarde que preanuncia un frío invierno; al amparo, junto al fuego y en compañía de mi gata Monik, nos encontramos, para hablar de Arte Vilma Márquez (cantante) y yo que algunas veces suelo escribir algo. Comienzo preguntándole: ¿A qué edad comenzaste a caminar la senda del canto? Cerca de los 13 años, integré un coro, aprendí guitarra, teatro y danzas clásicas, luego , a los 16 comencé como solista debutando en la Fiesta Nacional de la Flor, en la ciudad de Escobar (Pcia. De Bs. As.) Sé que desde aquél entonces, hasta hoy, un mar de canciones fue brotando de tu alma y has cantado en diversos escenarios nacionales muy importantes por decime cuáles. Actué en la “Fiesta del Folclore” (invitada por la Comisión organizadora) en Cosquín Pcia. de Córdoba, donde obtuve la calificación como “Revelación” del mismo, otorgado por el jurado, pero principalmente del público.

La música, sus sueños, su entrega, su arte…

32

Participé en el Escenario Folclórico de Baradero Pcia. De Bs. As. También en Córdoba en el Escenario “ Hernán Figueroa Reyes” y en los escenarios de Luján, (Pcia. de Entre Ríos), en el Zambódromo de Gualeguaychú (Pcia. Ente Ríos). En Villa Mercedes (Pcia. de San Luis) en el Festival de la Calle Angosta; donde también fui “Revelación” y en esa misma ciudad al año siguiente actué en el “Festival de Doma y Folclore” a nivel nacional e internacional. Recientemente realicé un recital personal en el “Salón Italo Sergiani” de la localidad de Concarán (San Luis). ¿Y aquí en nuestra ciudad? Acá he actuado en varios sitios en el Anfiteatro “Homero Expósito”, en el Teatro Coliseo, En las bibliotecas del “Círculo Popular de Cultura” y “José Ingenieros”, En actos organizados por SADE. En la localidad de Lima, (Partido de Zárate) en la vecina la ciudad de Campana en el teatro “Pedro Barbero” y en radios y los dos canales televisivos de Zárate en Capital en Canal 7, en canal TN 26 en el programa “Viví lo nuestro”, otra vez en canal TN 26 en el programa “Folclorísimo” conducido por Carlos Giachetti . Canal “TV Local de la Pcia. de San Luis. Actué en Radio 1º en el programa de Baby Echecopar. También en Radio Nacional (Bs. As y en varias radios del país. Edité tres Placas discográficas (para C.D) 1° “Eternamente Argentina”, 2do. “Vilma Márquez en concierto” y 3ro. “Toda una vida con la música” debiendo hacer una reedición de los mismos. Además de teatro, que lo has hecho muy bien, también escribís y has editado en varias antologías del taller literario “Entre Todos” y ahora sé que has incursionado en el cine ¿Cómo es eso? Bueno, fui invitada para actuar en el film: “Tango: Pasión, amor y sexo. Que cuenta la “Historia del Tango” dirigida por el cineasta Abel Beltrami, en la misma personifico a la primer mujer cantante de tangos.

Mandala Literaria desea muchos éxitos en la carreta de Vilma Márquez y agradecemos esta gentil entrevista. 33

por un ambiente mejor
La Pachamama y el humano Eugenio Raúl Zafaroni
Jerónimo Castillo Argentina Desde siempre existió la preocupación por PACHAMAMA Y EL HUMANO”, editado en mantener una calidad de vida constante en el noviembre de 2011 por Ediciones Colihue en hábitat de cada comunidad, según se haya Buenos Aires, Argentina. entendido lo necesario de este equilibrio. Sin Pero la mirada del escritor en este libro, tiene embargo la manifestación expresa de esta una particularidad que pone en el tapete la preocupación no ha conformado un acervo preocupación filosófica que ha servido para que documental y bibliográfico en el pasado de gran pensadores a lo largo de la historia universal, envergadura, aunque no podemos negar la hayan tomado diversas posiciones por las que los existencia de todos los estudios que en diferentes pueblos fueron estableciendo quienes eran los épocas los pensadores han dedicado al sujetos responsables o no de las tema, y podemos fijar la inmediatez de acciones objeto de estudio. la puesta en escena en la mitad del siglo El libro de Zafaroni comienza con pasado, por poner una fecha que tenga la pregunta si el ser humano es el relación con la destrucción masiva de las único que puede ser titular de los detonaciones nucleares en dos ciudades derechos. japonesas, donde conjuntamente con las Véase aquí como un tratado personas sufrieron sus consecuencias ambientalista toma un sesgo de ecosistemas de toda índole. filosofía jurídica, lo que es Diferentes organizaciones han connotante con el universo del tomado cartas en el asunto, y un derecho penal en que el autor se ha progresivo accionar ha creado la especializado, habiendo conciencia de los daños que la actividad desarrollado diferentes tesis para humana viene infiriendo al medio, demostrar la existencia de los delitos habiéndose multiplicado la difusión de ecológicos. Sus doctorados h.c. en Ethel Saavedra G las consecuencias y señalamiento de las diferentes universidades se acciones perjudiciales al planeta, el que a través de relacionan con el tema. la globalización ha dejado en claro que las De este modo el autor avanza en el estudio, comunidades dejaron de serlo individuales para primero tratando de dilucidar si los titulares de pasar a ser una sola diseminada por el globo derechos son y han sido solamente los seres terráqueo. humanos, trayendo a colación algunos principios Esta preocupación ha llevado a Eugenio Raúl que sin considerar esta exclusividad, si bien no le Zafaroni a tratar de establecer las responsabilidades adjudicaban derechos a seres no humanos, los de este maltratamiento, y lo pone en su libro “LA

.

34

consideraban responsables de actos delictivos, como en el caso del juzgamiento de animales o la imposición de sanciones religiosas a diversas plagas. Aquí el autor hace una breve reflexión si ello no era para evadir la responsabilidad que pudiera caber a los humanos, tal el caso de la madre del niño muerto por una cerda o el señor feudal que no tendría el alimento que su gente necesitaba. Esta incongruencia tuvo lugar en momentos en que no se admitía discusión o prueba en contrario. Si bien la lectura nos lleva a considerar que no todos los seres humanos fueron titulares de derecho en las diferentes épocas, situación que ya tenía antecedentes en la Roma antigua al otorgarle derechos a una parte de la población que ostentaban el pomposo título de ciudadanos, pero en la escala social se llegaba a un quiebre con los esclavos quienes ni siquiera eran considerados seres humanos, lo que los llevó a catalogarlos como “cosa de naturaleza humana”, aunque con el tiempo su situación fue variando y adquirieron algunos derechos como exigir ante el Pretor que fuera vendido cuando se comprobaba maltrato o un resarcimiento cuando el amo hubiera inferido un perjuicio a sus bienes, y siguiendo con la línea de las luchas por los derechos volvemos a otro hito como fue la Carta Magna inglesa ante el jaqueo de la corona por razones económicas, para continuar con 1789 donde la monarquía absoluta francesa tuvo razones cortantes para ceder derechos al pueblo y se pudo establecer la calidad de ciudadanos como hoy la conocemos, pero siempre con un retaceo a la universalidad de ser titular de derechos, lo que nos traslada a 1947 cuando la ley 13.010 pone a la mujer argentina en paridad de condiciones para ejercer el derecho a voto. En grandes pantallazos Zafaroni nos va mostrando quien podía ser titular de derechos, pasando por quienes estaban equiparados con los animales al decir que no podían ser titulares de ellos, lo que lo lleva a decir que estos seres eran medio animales, entre los que bien podían situarse las mujeres, además de los esclavos, no ciudadanos, etc. Todo este magnífico introito no hace sino dejar en claro que hay seres o cosas no necesariamente humanas, que pueden ser titular de derechos, tal el caso de nuestra madre tierra, la Pachamama, o

Gaia, como la denominan los científicos defensores europeos de sus derechos. Ya desde sus comienzos el tratado hace una valoración sobre dos textos constitucionales. La Constitución de Ecuador del 2008 y la de Bolivia, de 2009, que incorporan los delitos contra el medio ambiente. Habiendo comenzado con los delitos de los seres vivos no humanos, puede Zafaroni llegar a la conclusión de que también hay delitos contra otros elementos, en este caso los seres aparentemente inanimados como es el suelo que habitamos. Si los hay por ocasionar daños a seres animados no humanos, lo mismo pueden existir delitos contra otros elementos, como es la Pachamama, la que es referida en su culto por todas las civilizaciones andinas y las relaciones que la misma ha tenido en los rituales y actividades del hombre americano. Cuando la palabra de Zafaroni nos hace ver que la titularidad de los derechos no es privativa del ser humano, nos queda en claro que esta exclusividad se limita al ejercicio de los derechos. Por ello el humano deberá también ser el portavoz de la tierra en el ejercicio que ella no puede ejercer, representándola, defendiéndola y haciendo que sus derechos se respeten. Este comentario tiene como objeto dar una referencia del libro de Raúl Eugenio Zafaroni, pero dista mucho de constituir un análisis que la magnitud de la obra del penalista argentino requiere, quien ha sido prologado por Osvaldo Bayer, con epílogo de Matías Bailone, quienes primero nos presentan al autor y la orientación de la obra, y en segundo lugar Bailone pone de manifiesto la consustanciación de Zafaroni con un tema tan arduo, que ha sido tratado con la altura de los grandes pensadores y adhiere a lo expresado en el texto. No nos cabe duda que “LA PACHAMAMA Y EL HUMANO” ha abierto un nuevo capítulo de la historia, y nos congratulamos por haber podido leer definiciones de alto contenido estético y con un dominio más que destacable del lenguaje.
LOS INVITAMOS A VISITAR EL SIGUIENTE LINK http://www.youtube.com/watch?v=CBw9XrQ4R8A

35

recomendados
Magda Rodríguez Martín

¿Existe la reencarnación? La ciudad de Segovia es el marco para el reencuentro de unas vidas que conocen su personalidad actual, pero ¿han existido en esa misma ciudad en otros tiempos y con otras personalidades?

Serie de doce cuentos ilustrados de animalitos humanizados cuyos protagonistas son la babosa Milagritos y el caracol Tadeo. Historias con un punto irónico sobre la vida diaria y siempre con un final didáctico o moraleja.

36

Es una novela para leer con calma, para disfrutarla con paciencia, frente al fuego de una chimenea en las tardesnoches otoñales, en soledad, porque crea una comunión increíble entre el lector y los personajes

Pedro Martín Rodero, el tercero de los siete hermanos de la familia Martín Rodero, decide buscar, después del fallecimiento de sus padres, los orígenes familiares encontrándose con un misterio insospechado que cambia todos sus esquemas con respecto a la

Esta es una novela de sentimientos, es la historia de unos amores que cambian el destino de una mujer. María sufre un trauma emocional en su juventud que esconde en su subconscient e para evitar el dolor. Esta situación le lleva a creer en su falta de capacidad para amar aunque su corazón rebosa un amor escondido al que no permite exteriorizars e hasta que, ya casi en la ancianidad, por un golpe sorprendente del destino, descubre la verdad y la realidad de su vida se hace patente. Este descubrimiento cambia todos los esquemas de su vida y llena su mente de preguntas sin respuesta pero ya no hay posibilidad de recuperar los años perdidos. La vida prosigue su camino inexorable.

37

las letras en la cocina
Asado criollo para el amigo coreano

Mirta Susana Tagliatore Argentina
www.utilisima.com

Había llegado al país hacía dos meses y estaba intrigado por saber qué era un asado a la parrilla. No sentamos junto a la chimenea y mientras los leños se consumían y el olor a castañas impregnaba el ambiente mi padre comenzó el relato: “Un asado, querido amigo, no solo es una simple comida sino una excusa para que los amigos, la familia se junte y recuerde anécdotas. Es una invitación al deleite y los argentinos tenemos una ventaja: la carne nacional es un manjar. Chung- Mae seguía le relato con tanta atención que no se había dado cuenta que su bufanda había caído al suelo y se había transformado en cama de nuestro gato. “Quien juega un papel fundamental es el parrillero que debe estar pendiente de parrilla. -¿Parrilla? – preguntó Chung- Mae - Es un utensilio de hierro en forma de rejilla, que se coloca sobre el fuego y allí van a parar los chinchulines, las mollejas, el vacío. - ¿Dejan todo hasta que este cocinado?

- Algunos lo prefieren jugosos otros más seco. También algunos lo acompañan con chimichurri, una salsa que la hacemos con perejil, ajos, pimientos rojos todos picados luego se le agrega aceite, vinagre y lo condimentamos a gusto; por supuesto lo acompañamos con ensaladas. Vimos que Chung- Mae se pasaba la mano por la boca como esperando probarlo lo más pronto posible. “Chung, el domingo es el día ideal y desde ya piensa en aprender a jugar al truco que casi siempre está presente en un día de buen asado criollo. El coreano se levantó lentamente. Extendió la mano hacia mi padre y con una sonrisa dijo: - El domingo estaré firme junto a la…parri ...Parrilla ¿no?

38

La masa de hojaldre
(De la serie El Tío Gabriel) Ethel Saavedra G. Colombia Renata se había vuelto aficcionada a todas las preparaciones a base de masa de hojaldre. Generalmente su mamá acostumbraba a preparar para algunas ocasiones especiales hojaldras para tomar con café hacia el medio día. Sebastián propuso que para la próxima vez, en la elaboración de ellas estuviéramos presentes para aprender a hacerlas y que el tío nos fuera contando su historia. En efecto así sucedió y nuestro tío llegó una tarde a nuestra casa. Se había colocado un delantal blanco recién planchado y sobre la mesa había colocado huevos, harina, mantequilla, etc. etc. Empezó así la historia: “Mis queridos sobrinos la historia que les voy a contar, quizás los llene de asombro. No fue ningún panadero quien inventó la masa de hojaldre. Su inventor fue el pintor Claude Gelée, Le Lorrain, nacido en el siglo XVI en Château de Chamague cerca de Toul en Lorena, Francia. -Tío pero es que no entiendo por qué un pintor hace este invento, dijo inquieta Marianita. Muy sencillo: Él fue pastelero pero también pintor de obras de gran magnitud como: El desembarco de Cleopatra, Vista de un puerto de mar a la puesta del sol, entre otras. Desde siempre se inclinó por la pintura y debido a su demasiada pobreza no pudo dedicarse a ella desde temprana edad. Por tal circunstancia se desempeñó desde los 15 años en una panadería en contra de su voluntad, pero en sus ratos libres empezó a pintar. Por ser tan joven necesitó de un maestro quien fue enseñándole poco a poco la elaboración de pasteles. Un día se le ocurrió separar un trozo de masa elaborada a base de huevos, harina y levadura, la estiró y colocó sobre ella un trozo de mantequilla y le dijo al maestro que haría un bollo para su padre quien estaba enfermo. De inmediato el maestro le replicó que era mejor amalgamar la masa y la mantequilla con las manos porque la mantequilla se escaparía por su

www.recetasgratis.com

consistencia resbaladiza. Sin embargo Claudio no quiso hacerlo y a propósito envolvió la mantequilla con la pasta e hizo un agujero porque era un ensayo que estaba haciendo y la metió al horno. Al sacarla se convirtió en una masa mucho más grande que la inicial. Quedaron todos muy satisfechos con el experimento volviéndolo a repetir. Claudio un día que su maestro no estaba volvió a preparar la masa manejándola a su antojo, así la estiró y volvió a doblarla diez veces sobre sí misma, luego la aplastó quedando menos subida en su cocción final. Con estos experimentos logró finalmente acercarse a la pasta de hojaldre hasta perfeccionarla. -Tío aquí se demuestra que el que persevera alcanza y el pintor a pesar de no ser esta profesión de su gusto le colocó amor a su trabajo, dijo Renata. -Así es, contestó el tío Gabriel. Y lo más triste de la historia es que el maestro

www.wikipedia.com

39

murió sin ver terminado el invento de este famoso pintor. Luego fue a trabajar a la pastelería de Francisco Rotabant y Claudio ya había resuelto el resultado de la pasta, se lo comunicó a Francisco quien no le puso mucha atención. En esta pastelería había un empleado que tenía un hermano en Italia e invitó a Claudio a viajar, pero al enterarse que este hombre llamado Angelo se había hecho conocer en Italia como el inventor de la pasta no fue con mucho agrado. Trabajaron juntos y por la demanda abrieron tres pastelerías. El pastelero Rotabant cuando se dio cuenta del triunfo de Claudio se suicidó por haber despreciado su invento. -Daniel preguntó: Hay algo que no entiendo ¿si Angelo ya había descubierto la pasta entonces qué fue a hacer Claudio? Simplemente porque Angelo en teoría había descubierto el invento pero quien la preparaba de manera oculta en una especie de cueva era Claudio. - !Ah ya, Ya!... dijo Daniel Pero como la envidia existe, a Claudio se le jugó un acto de traición: Angelo le dio tres días libres mientras organizó una especie de mirilla dentro de la cueva para descubrir el secreto de Claudio. Y una vez logrado el secreto se deshicieron de Claudio invitándolo a Nápoles. Al entrar su coche fue asaltado y Claudio raptado dejando libre a Angelo. Fue encerrado en un subterráneo durante tres meses, dándole de comida un trozo de pan esperando que el escaso aire lo matara. Los guardianes no se preocupaban mucho por él pues esperaban su muerte. Claudio para no dejarse morir y como la tierra era húmeda, buscó la forma de salir haciendo un hueco y se escapó de ahí”. El tío nos tenía atrapados a todos con la historia mientras seguía dándole dobleces a la masa que tenía en sus manos. -Y qué pasó después? Preguntó Salomé. Llegó como pudo a Nápoles y por la falta de fuerzas cayó sin conocimiento y al abrir sus ojos se encontró en una buena cama y con un médico a su lado y contó lo sucedido. Pasó varios días con fiebre alta pero su juventud logró sacarlo del peligro. Y aquí viene la parte bonita de la historia. El dueño de la casa, un alemán de buen corazón era pintor y Claudio agradecido ofreció servirlo a cambio de comida y vivienda. Ahí se quedó durante 5 años y debido a su buena amistad, sirviéndole mucho para la

pintura a Claudio esta vivencia. El dueño de la casa murió y de inmediato Claudio quiso volver a Nápoles para saborear su venganza encontrándose con la enorme sorpresa que Angelo y su hermano habían fallecido debido a un voraz incendio de la pastelería. -Ufff, tío tenaz esta historia, dijo Sebastián. El tío prosiguió: “Claudio se obsesionó por la pintura olvidándose de la famosa pasta de hojaldra y poco le importó que otros dijeran que habían sido sus inventores. Vivió hasta los 86 años en Roma donde se le consideraba como el “Rafael del paisaje” y mucho más conocido como Lorrain”. Julián hizo la siguiente observación y preguntó: -Vi que a esta cantidad de preparación le agregaste sal en vez de azúcar, ¿Por qué? -Julián porque de esta masa pueden salir cantidad de preparaciones diferentes, unas saladas y otras dulces; con esta pasta a la cual no le he dado dobleces voy a preparar las famosas hojaldras. Y Renata dijo: -Es verdad, el otro día me invitaron a comer una especie de torrecitas huecas que estaban rellenas y dijeron que se llamaban Vol-au-vent. Si, hoy en día en las pastelerías encuentran diversidad de postres a base de esta masa. Luego el tío metió una parte de su preparación al horno, mientras en su estufa colocó aceite y se dedicó a freír las famosas hojaldras que comimos con gran satisfacción dejando algunas celosamente guardadas para él.

wikipedia

40

SOCIEDAD ARGENTINA DE ESCRITORES – S.A.D.E. SECCIONAL PROVINCIA DE SAN LUIS, ARGENTINA Programa Educativo “Escuela de Narrativa y Guión de Cine/SADE” SEDE LEGAL: “Casa del Escritor” – Biblioteca Popular y Municipal “Serranías de Villa Larca”Villa Larca (Sierra de los Comechingones), departamento Chacabuco, San Luis, Argentina

OFERTA EDUCATIVA
A. TECNICATURAS: 1. 2. 3. 4. TECNICATURA SUPERIOR EN NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE TEC. SUPERIOR EN NARRATIVA CON ORIENTACIÓN A LA INVESTIGACIÓN INFORMÁTICA TECNICATURA SUPERIOR EN NARRATIVA Y EDUCACIÓN A DISTANCIA TECNICATURA SUPERIOR EN HISTORIA DEL CINE Y DIRECCIÓN DE ACTORES B. CURSOS INDIIVIDUALES (a la vez cátedras con crédito horario para tecnicaturas): 1. NARRATIVA CONTEMPORÁNEA. 2. TEORÍA Y TÉCNICA DEL CUENTO 3. DISEÑO ESTRUCTURAL DE LOS CUENTOS 4. COORDINACIÓN DE TALLERES LITERARIOS DE NARRATIVA 5. EDUCACIÓN A DISTANCIA Y TUTORÍA VIRTUAL 6. GRAMÁTICA DEL IDIOMA ESPAÑOL PARA ESCRITORES 7. GUIÓN DE CORTO Y MEDIOMETRAJE 8. GUIÓN DE CINE 9. ADAPTACIÓN DEL TEATRO AL CINE Y DE LA LITERATURA AL CINE 10. EL PERSONAJE EN EL GUIÓN DE FICCIÓN 11. HISTORIA UNIVERSAL DEL CINE – NIVEL 1 Y NIVEL 2 12. HISTORIA DEL CINE NORTEAMERICANO – NIVEL 1 Y NIVEL 2 13. DIRECCIÓN DE ACTORES 14. INTRODUCCIÓN A LA DRAMATURGIA TEATRAL 15. CAPACITACIÓN EN EXPRESIÓN TEATRAL INFANTIL 16. DIÁLOGO EN EL CINE Y LA TELEVISIÓN
CURSO OPCIONAL PARA LOS PARTICIPANTES DE LA CONVOCATORIA MUNDIAL AL PREMIO “ANTONIO ESTEBAN AGÜERO” (CONCURSOS DE RELATO Y ENSAYO) VENCIMIENTO EL 31 DE DICIEMBRE DE 2011

17. CURSO DE CAPACITACIÓN “ANTONIO ESTEBAN AGÜERO”. Declarado de Interés Educativo por el Ministerio de Educación de la Provincia de San Luis (Resolución N° 133 ME-2011). Requiere trabajo práctico final (que concursará con seudónimo).Otorga Diploma que certifica los estudios aprobados. CURSO GRATUITO DE INICIO INMEDIATO.
PARA MAYORES CONSULTAS O INSTRUCCIONES PARA EL PAGO DIRIGIRSE A:

escuela@sadeprovinciadesanluis.com - contacto@sadeprovinciadesanluis.com _______________"ESCUELA DE NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE/SADE"_______________
AULAS VIRTUALES VISITAR NUESTRO BLOG

http://engc.campusinstituto.com.ar

http://escueladenarrativayguiondecine.blogspot.com

”CASA DEL ESCRITOR” BIBLIOTECA POPULAR Y MUNICIPAL “SERRANÍAS DE VILLA LARCA” (SIERRA DE LOS COMECHINGONES) VILLA LARCA (SAN LUIS) ARGENTINA

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful