ANTONIO SANT´ELIA: Manifiesto de la Arquitectura futurista (1914).

Después del 700 no ha habido arquitectura. Lo que se denomina arquitectura moderna es una estúpida mixtura de los más variados elementos estilísticos, utilizada para enmascarar el esqueleto moderno. La belleza nueva del hierro y el cemento es profanada por la sobreposición de incrustaciones decorativas carnavalescas que no están justificadas por las necesidades constructivas ni por nuestro gusto, y que tienen sus orígenes en la antigüedad india, egipcia o bizantina. Esta asombrosa erupción de necedades e impotencias se denomina "NEOCLASICISMO". En Italia, estos productos de alcahuetería arquitectónica son bien recibidos, y la más voraz incompetencia que llegue de fuera es reputada como inventiva brillante, como el último grito de la arquitectura. Los jóvenes arquitectos (los que ganan originalidad a través de las clandestinas maquinaciones de las publicaciones de arte) despliegan su talento en los barrios nuevos donde una alegre ensalada de columnas ojivales, follajes siglo diecisiete, arcadas góticas, pilastras egipcias o entumecidas cariátides de estuco del siglo quince, reclama su aceptación como estilo y como arrogante esfuerzo de monumentalidad. La caleidoscópica aparición y desaparición de formas, el multiplicarse de los automóviles, el aumento cotidiano de las necesidades impuestas por la rapidez de las comunicaciones, por la aglomeración de las gentes, por las exigencias de la higiene y cien fenómenos más de la vida moderna, no parecen afectar en manera alguna a tales renovadores de la arquitectura. Ellos continúan tozudamente aplicando las reglas de Vitruvio, Vignola y Sansovino, y con unas pocas revistillas alemanas de arquitectura en las manos tratan de imponer a nuestra ciudad la imagen de la imbecilidad, allí donde debería imponerse la directa y fidedigna proyección de nosotros mismos. Así, este arte expresivo y sintético ha llegado a ser en sus manos un huero ejercicio estilístico, un rumiar de fórmulas incompetentemente empleadas, para disfrazar de edificio moderno, el vulgar y habitual conglomerado de piedras y ladrillos. Como si nosotros, acumuladores y generadores de movimientos, con nuestras extensiones mecánicas, con el ruido y la velocidad de nuestra vida, pudiéramos vivir en las mismas calles construidas para los hombres de hace cuatro, cinco o seis siglos. La suprema estupidez de la arquitectura moderna estriba en que se repite constantemente a sí misma por la complicidad mercantil de las academias, esas prisiones de la inteligencia, donde los jóvenes están onanísticamente obligados a copiar modelos clásicos, en lugar de abrir sus espíritus a la búsqueda de los límites y a la solución del nuevo e imperioso problema: "la casa y la ciudad futuristas". La casa y la ciudad material y espiritualmente nuestras, en que pueda tener lugar nuestra turbulenta existencia sin parecer un anacronismo grotesco. El problema de la arquitectura futurista no es un problema de reajuste lineal. No es una cuestión de encontrar nuevos perfiles, nuevas formas para las puertas y ventanas, sustitutos para las columnas, las pilastras, las ménsulas con cariátides, las gárgolas. No es una cuestión de hacer las fachadas de ladrillo o cubrirlas de piedra; ni de establecer diferencias entre los edificios nuevos y los viejos. Es cuestión de crear la casa futurista según un plan riguroso, con ayuda de todos los recursos científicos y técnicos, de satisfacer hasta el límite de lo posible cada una de las exigencias de nuestros modos de vida y de nuestro espíritu, rechazando todo aquello que resulte grotesco, molesto o antiestético (tradición, estilo, estética, proporción), determinando formas nuevas, nuevas líneas, una armonía nueva de perfiles y volúmenes, una arquitectura cuya única razón de ser radique en las condiciones especiales de la vida moderna, cuyos valores estéticos estén en perfecta armonía con nuestra sensibilidad. Esta arquitectura no puede depender de ninguna ley de continuidad histórica. Debe ser tan nueva como nuevo es nuestro estado de ánimo. El arte de la construcción ha sido capaz de evolucionar en el tiempo y pasar de un estilo a otro manteniendo inalteradas las características generales de la arquitectura, porque, así como los cambios de moda o de movimientos religiosos sucesivos son frecuentes, los factores que causan cambios profundos en las condiciones del medio ambiente, que vuelcan lo viejo y crean lo nuevo —como el descubrimiento de leyes naturales, el perfeccionamiento de sistemas mecánicos, la utilización científica y racional de los materiales— son verdaderamente muy raros. En la vida moderna el proceso de la evolución estilística de la arquitectura ha comenzado. "LA ARQUITECTURA SE DISTANCIA DE LA TRADICION. SE RECOMIENZA DESDE EL PRINCIPIO POR FUERZA". El cálculo de la resistencia de los materiales, el uso del cemento armado, descalifican la

o la "VASTA DISPOSICION DE LAS PLANTAS". Toda la pseudo-arquitectura de vanguardia. con los basamentos. cristal y hierro. Todas las cosas deben ser revolucionadas. Sentimos que no somos ya los hombres de las catedrales. Los materiales modernos de construcción y nuestras ideas científicas no se corresponden con las disciplinas de los estilos históricos y son la causa principal del aspecto grotesco de los edificios "a la moda". Debe ser como un inmenso. esquemas para la demolición y la reconstrucción". del cristal. húngara. oscuro y embrionario aún. Toda la arquitectura clásica.'Hemos perdido el sentido de lo monumental. elevemos el nivel de la ciudad. galerías brillantemente iluminadas. serán desechadas. 2. las escaleras. Arrojemos lejos de nosotros monumentos. solamente enriquecida por la belleza innata de sus líneas y sus relieves. funeraria o conmemorativa. excavemos plazas y calles en la tierra. noble lugar de trabajo. austríaca. reducir la importancia de las fachadas. alemana y americana. pesadas. de la audacia temeraria y la sencillez. Acabemos con la arquitectura monumental. sin aquéllas es imposible una arquitectura dinámicamente integradora. sino los de los grandes hoteles. Debemos hacerlo con los techos. frívola y complaciente. pero cuya fascinación está comenzando a llegar a las masas. "LO DECORATIVO DEBE SER ABOLIDO". del hierro. sino que se hundirá en la tierra a varios niveles. enlazando los diversos niveles mediante pasarelas metálicas y escaleras mecánicas rápidas. solemne. ni atontándose con las reglas de Vitruvio. 4. decorativa. COMBATO Y DESPRECIO: 1. ya inútiles. de cemento. caminos libres. 5. sin escultura. la arquitectura del cemento armado. y los ascensores se encaramarán por las fachadas como serpientes de hierro y cristal. utilizar los subterráneos. Que las líneas oblicuas y elípticas son dinámicas. La tremenda antítesis entre los mundos antiguo y moderno está determinada por todo aquello que antes no existía. sino que debe conservarse como arte. de lo pesado y estático. opresivas y absolutamente ajenas a nuestra novísima sensibilidad. 2. se alzarán en el borde de un abismo tumultuoso: la calle. Que. de la misma manera que los antiguos obtenían su inspiración artística de los . PROCLAMO: 1. Las líneas perpendiculares o horizontales. bullicioso. y que por su propia naturaleza contienen un poder emotivo mil veces mayor que las horizontales y perpendiculares. hemos enriquecido nuestra sensibilidad con el "gusto por lo ligero. dinámico en todas sus partes. 3. como expresión. es decir. sin pinturas. La casa. los palacios. tumultuoso. Tenemos que inventar y reconstruir la ciudad futurista. el capitel o la puerta de entrada. Los ascensores no se ocultarán como gusanos solitarios en los vanos de las escaleras. lo efímero y lo veloz". teatral. hierática. Que la arquitectura futurista no es una combinación árida de lo práctico y lo utilitario. autopistas inmensas. los inmensos salones. estaciones de ferrocarril. como síntesis. 3. 4. que ya no se alargará como una alfombra a los pies de las edificaciones. arcadas o escalones. El problema de la arquitectura futurista no debe ser resuelto plagiando fotografías de la China. Que la arquitectura futurista es la arquitectura del cálculo. sino a golpes de genio y armados de una experiencia científica y técnica. y la casa futurista debe ser como una máquina gigantesca."arquitectura" en su sentido clásico y tradicional. extraordinariamente "fea" en su simplicidad mecánica. tan alta y extensa como sea necesario y no como prescriban las leyes municipales. monumental. lo práctico. Las posibilidades materiales y las actitudes espirituales han tenido mil repercusiones: la primera y principal es la formación de un ideal nuevo de belleza. El embalsamiento o la reconstrucción de monumentos y palacios antiguos. En nuestra vida han aparecido elementos que nuestros antepasados no hubieran podido soñar. aceras. puertos colosales. al más amplio de los grandes "AGRUPAMIENTOS DE MASAS". acogiendo a la circulación de la ciudad. de fibras textiles y de cuantas cosas sustituyen a la madera. trasladar los problemas del buen gusto del ámbito mezquino de la sección. la piedra y el ladrillo y que permiten obtener una mayor elasticidad y ligereza. del cartón. las formas cúbicas o piramidales: son estáticas. Que la decoración es un absurdo y que "EL VALOR DECORATIVO DE LA ARQUITECTURA FUTURISTA DEPENDERA SOLAMENTE DEL USO Y DISPOSICION ORIGINAL DE LOS MATERIALES DESNUDOS O NATURALES O VIOLENTAMENTE COLOREADOS". mercados cubiertos. Persia o el Japón.

una victoria por la que luchamos sin pausa contra el cobarde culto al pasado. 6. 7. De una arquitectura así concebida no puede originarse ningún hábito plástico. 8. la síntesis más completa. . la integración más eficaz. con libertad y gran audacia. nosotros —que somos espiritual y materialmente artificiales— debemos hallar esta inspiración en los elementos del novísimo mundo mecánico que hemos creado. CADA GENERACION DEBERA CONSTRUIR SU PROPIA CIUDAD". hacer del mundo de las cosas una proyección directa del mundo del espíritu. "Dinamismo plástico". del cual la arquitectura debe ser la expresión más bella. ya afirmado con "PALABRAS EN LIBERTAD". La arquitectura como arte de ordenar las formas de los edificios según criterios preestablecidos se ha acabado.elementos de la naturaleza. "LAS CASAS DURARAN MENOS QUE NOSOTROS. Esta renovación constante del entorno arquitectónico contribuirá a la victoria del "futurismo". "Música sin compases" y "El arte de los sonidos". La arquitectura debe ser entendida como el esfuerzo de armonizar. es decir. porque las características fundamentales de la arquitectura futurista serán la caducidad y la transitoriedad. el ambiente con el hombre.