ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA César Astuhuamán Gonzál-es

Introducción La presente investigación Lrata sobre los asentamientos incas en l-a Sierra de Piura, tierra de 1os grupos étnicos denominad.os Huancapampas, Bracamoros, Caxas y Ayahuacas, principalmente de 1os asentamientos ubicados en tierras de 1os dos últj-mos, en las que se constituyeron provj-ncias incas. La Sierra de Piura, debido a su ubicacj-ón estratégica, constituye una zona de articulación y transición cul-tural entre 1os Andes Central-es, Ios Andes Septentrionales y la Amazonia, siendo además poco conocida arqueológicamente,- de ahí su importancj_a. A través de las referencias etnohistóricas, que no son muchas, proporci-onadas por Cieza de León, Garcil-azo de l-a Vega, Francisco de Jeré2, Cristóba1 de Mena, Miguel de Estete, ,fesuita Anónimo y otros documentos coloniales, conocemos algunas características de los Caxas y Ayahuacas af traLar de ser anexados al Imperio del- Tahuantinsuyu, así como de 1os edificios construidos por 1os incas en sus tierras, principalmente en Caxas o Caxamarca. Las primeras descripciones detall-adas y graficadas de los asentamientos incas ubicados en Ayabaca y Huancabamba son proporcionadas por von Humboldt (1802), guien siguiendo el Camino fnca, tramo señalado por Cieza de León como uno de l-os más importanLes de1 Imperio, recorrió 1a zorta, estableciendo regularidades para dichos asentamientos, como su ubicación en lugares fríos, Ia secuencia seguida por los incas en su anexión de nuevas tierras,- esbozando una tipología de asentamientos (palacios rodeados de aldeas o ciudades, habitaciones residencj-ales dispersas, fortalezas) ; su detallada descripción de Caxas no queda ahí, pl-ant.ea Ia posrble función de l-a arquj-tectura que describe. Von Humboldt, esboza algunas caracLerísticas del patrón de asentamiento inca en 1a Si-erra de Piura. Ramiro Matos (1965-66) describe A),?ate, destacando su arquitectura, 1o considera un Tambo estata] inca" La contribución de ilustino Ramirez (1,966) sobre fos Caxas merece ser destacada, especialmente al señalar l-a ubj-cación de 1a ciudad de Caxas y E1 Chícuate, así como las características de su arquitectura. Entre L97L y 1993 las exploraciones efectuadas por Mario Polia y Celso Acuña reportaron asentamientos winculados aI Camino Inca o ramaLes de éste, de los que nos han transmitido descripciones y planos parciales de algunos de ellos, especialmente de Aypate; últimamente se ocuparon de 1a exploración de dos posib1es centros administrativo-ceremoniales en Huancabamba (Mitupampa y Huarmichina) . Pero los trabajos de Polia han incldido en el- "descubrimiento" de nuevos sitios arqueológicos, con un claro afán de notoriedad y publicidad, sin como si hacer Arqueología en el Perú de los noventa se redujera a eIlo; embargo sus datos no dejan de ser importantes, especialmente en eI plano etnográfico y antropológico, pero en el plano arqueológico no va más allá del nivel descript.ivo (posibl-emente por un problema de formación). Desde f" con prospeccaones arqueológicas, "ttotistoria, "o*p1.*.r,.tlda

SEQUILAO 8

permitiendo su anáIisis durante e1 Trabaio de Gabinete, parte del cual es presentado en esta ocasión. Las principales interrogantes a l-as que planteamos hipótesis son: ¿Cómo, cuándo y porqué los grupos étnicos de l-a Sierra de Piura son anexados a1 fmperio del Tahuantinsuyo? ¿Cuáles son l-as normas cul-turales gue generaron e1 oatrón de asentamiento inca en la Si_erra de Piura? Las hinól-esis elaboradas antes del Trabajo de Campo, respondían así Ia primera interrogante: alrededor de 1470 los grupos étnicos empiezan a ser anexados al imperj-o, en expansión, de forma gradual, subordinándose 1os cul-tos l-ocales al culto solar y construyéndose asentamientos planificados con fines administrativoceremoniales, como parte de los mecanismos de control. La segunda interrogante es contestada mediante 1o sagrado,. dentro de esta lógica se entendía y trataba de controlar 1a realidad, l-os asentamientos incas en la Sierra de Piura son muestra de ello. Iniciamos el texto con l-a revisión bibliográfica, agrupando 1a ínformación disponj-bIe en Etnohistoria y Arqueología. Seguidamente adoptamos algunas premisas metodológicas y pasamos a explicar los tres niveles que íntegran eI método utitizado,. a continuación desarrollamos eI primer nivel con cada asentamiento (anáIisis intrasitio), a partir de1 cual efectuamos eI análisis int.ersitio; f i-na1mente en 1as conclusiones planteamos algunas características del pat.rón de asentamiento inca en 1a Sierra de Piura.
f¡¿}/vuup¿p,

Cuando decidimos investigar un tipo de sitio arqueológico, e1 asentamiento donde se desarrollaron actividades socio-económicas durante un período de tiempo, establecimos delimitaciones temporales y espaciales,. temporalmente elegimos el Horizonte Tardío y espacialmente 1a parte afta de l-a Cuenca del río Quiroz, !¡r€ es atravesada por el Camino Inca o sus ramales, a 1o largo del- cual se encuentran los asentamientos incas, de cuyo análisis comparat.i-vo obtendremos eI patrón de asentamiento, patrón generado por un conjunto de reglas cul-t.ural-es denominadas Sistema de Asentamiento, que esperamos dil-ucidar para comprender 1a presencia inca en l-a Sierra de Piura. Si bi-en la investigación desarroll-ada presenta restrj-cciones derivadas de1 tiempo de duración del trabajo de campo y de 1a falt.a de excavaciones a gran escala que proporcione materiaf asociado a 1a arquitectura, dichas restricciones son parcialmente subsanadas por e1 trabajo de Gabinete Preliminar, donde se puso énfasis en 1os recursos naturales, 1os topónimos y la el-aboración de croquis a partir de l-as f otos aéreas,. son subsanadas también por el cuidadoso registro arquitectónico, cerámico (recolección de material de superficie asociado a edificios) y fotográfico; 1o que está

Hocquenghem (l-989-1994) ha reunido la dispersa información exisLente sobre l_os guayacundos de Caxas y grupos étnicos vecinos, planteando la fil-iación jívara de éstos, su dominación por e1 Tmperio del- Tahuantinsulru, 1a ruta del Camino Inca y describiendo algunos asentamientos, que contrariamente a l-o que sostiene, resultan ser incas (como Huancacarpa y pueblo Viejo).

2.REVISION BIBLIOGRAFIGA:

2.I La fnformaci-ón Etnohistórica Las fuentes de i-nformación etnohistórica conocidas para Ia zona son: l.Textos de cronistas: Francisco de Xerez (1534), Cristóba] de Mena (1534),
B6

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

Miguel de Est.ete (1534), Diego de Trujil-lo (1571) , pedro pizarro (1_s72), Diego silva Guzmán, eI Jesuita Anónimo (¿1600?), Cj-eza de León (1553), .Tuan de Betanzos (1551), Cabello de Bal_boa (1586), Garcilazo de 1a Vega (1G09), Diego Fernández (1571). 2.La Lista de Tambos de cuaman poma (1616). 3.La Lista de Curacas y Repartimientos de Piura en 1548, publicada por Loredo
(19s8).

4.Las visitas:

la realizada por Diego de Pineda a 1a provincia de caxas (no está publicada) y 1a efectuada en 1561, utilizada por Hampe Martinez para establ-ecer las encomiendas. 5. Las Relaciones Geoqráficas de Indias.
Una de 1as primeras investigaciones es la de ilustino Ramírez (1966) en su trabajo sobre Huancabamba, considera que el sitio inca denominado Caxas se ubica en 1a ex-hacienda Chulucanas, en La euinua, al que describe detal-l-adamente; además señala tramos del Camino Real de l-a Sierra y sitios arqueológicos de Huancabamba, como Chicuate.

Polia (1973) dest.aca la dob]e conquista mil-itar de la Sierra de Piura efectuada por Tupac rnca (1473-1-493) y Hualma Capac (a493-i.525), a 1a que se opuso una feroz resistencia focal por parte de las provlncias de Caxas, Ayahuaca y Calvas; incide en l-a información del Camino Real- de 1a Sierra que recorre esta zona.
Espinoza (1975) sostiene que el Señorío de Caxas fue anexado durante e1 gobierno de Tupac fnca, convirtiéndose el- curaca principal (Apo Guacale) en aliado de Hualma Capac, estando a su servicio, aconsejándole sobre problemas políticos y económicos de 1a zona o zonas vecinas. Por eIIo los mitimaes de Caxas, en regiones recj-én anexadas eran privilegiados, realizando funciones
da acni an¡.ia

Caxas la parcial-idad dominante era la de Pampamarca (Co1l-ana) . Denomina Huayacuntus a l-os Caxas y Ayahuacas, enLendiéndolos como un solo grupo étnj-co. Durante Ia guerra entre Huascar y Atahualpa 1os guayacundos de Caxas que eran partidarios de Huascar, fueron reprimidos por Atahualpa, durante esta guerra fueron gobernados por Carguat.anta (curaca de Pampamarca)
"

^^nf ról

no] ¿ urvv,¡n ít- .i }/v¿

económi eevr¡vLLLruu

r.o rz rvur ¿f , )/ snoi

Dent.rO

de1

SeñOfíO

de

Los trabajos de Caillavet (1985, L9B7) sostienen que la conquista inca del- Sur de Ecuador fue difíci1, atacándose por dos frentes, por el Norte (Hanan Cañar) y por e1 Sur (Huancabamba y ,Jaén de Bracamoros) Para vencer la resistencia de l-os grupos focales, que aprovechaban l-a geografía accidentada, se instalaron alineamientos de pucaras o fortalezas. Los incas penetraron a territorios de de fos Paltas uti-lizando 1a vía tradicional pasaje. La colonización inca de 1os Pal-tas se realizó mediante l-a instalación de mitimaes (los Collonas de caxas en Cariamanga) y 1a puesta en marcha del sistema socio-económico inca.
Hocquenghe¡n (1989) sostj_ene que }a conquista incaica se produce a partir 0 , durando l-a lucha entre l-os incas y la " conf ederación" de 1os Guayacundos ("Confederación" preparada para la guerra unida bajo e1 mando de

de

I4'7

B'i

SEQUILAO 8

Slls

-lFtFs)

crncñ

se rebelarían ante Hualma Capac. EIIa utiliza conquista militar.

meses- ,

los ¿vo

Cev:s

sc snmctFn DE Dvlrrsusl¿

r¡'lrta^^ y lusYu

el- pl-anteamiento de la doble

f1n¡ áydIlU4Ud5, UD ^rz¡1-rrr¡a¡¡

norn !,g!v

á<fn< LÉLvo

Hocquenghem destaca, entre otras, las sigui-entes expresiones de la aculturación andina en la zoÍrai -La reintroducción del quechua. -EI Camino Real de l-a Sierra que permi-tía l-a dominación y e1 control de los grupos étnicos local-es. -La construcción de centros administrativo-ceremoniales incas a 10 largo deL Camino Real-: Caxas (para la provincia del mismo nombre) , A)pate (en Ayahuaca) y Carj-amanga (Calvas) .
Hocguenghem recoge la información que dan cronj-stas y viajeros sobre elasentamient.o inca denominado Caxas, sosteniendo que son l-as ruinas ubicadas en l-a ex-hacienda Chul-ucanas; además descríbe otros sitios l-ncas, como

Huancacarpa, Tambo de Jicate, Pueblo (Viejo), etc.

Taylor (1990) en la crít.ica que realiza aI texto de Hocquenghem (1989) señala que 1a conquista incaica no era puramente mil-j-tar (1o cual es un refato estereotipado de una doble conquista), se habría utilizado una modalidad de penetración más compleja. Plantea que las tierras de 1os guayacundos eran productivas para e1 pastoreo, siendo 1os mitimaes guayacundos, pastores; sostj-ene que 1os caxas no son de1 conjunto jívaro. Los Caxas, Ayahuacas y Paltas no formarían una confederación organizada, desarrollarían una especJ-e de "guerra de guerrillas", l-l-evadas a cabo por cada parcialidad, en contra de
'l¡ nrc<an¡ir in¡.

Anrñ;r'imader¡gnlg entre ]-470 w 15?? di\¡érsós orrrn.)s étnicos v territorios son incorporados al Imperio del- Tahuantinsüyu, estableciéndose en sus tierras asentamientos incas caracterizados por su arquitectura púb1ica y por encontrarse vinculados entre sí por la red vial inca. Los asentamientos incas ubj-cados en el Chinchaysuyu que han sido investigados son: Tomebamba (Uhl-e 1923), Huánuco Pampa (Morris 1-973,1980, 1,987), Pumpu (Matos 1994), Ingapirca
Jr qPvp

lFréqcñ

l qR?)

éló

Con 1a finalidad de entender a 1os asentami-ent.os incas como parte de un proyecto imperial dirigido desde Cusco, pasaré a señalar los asentamientos construidos por los gobernantes incas a 1o largo del Tahuantinsu)'u. -TUPAC INCA (L471,-L493): Durante su gobierno se construyeron los asentamíentos más importantes de la costa y sierra, aunque quizá no 1as de
Eclredor.
,

el u¿

imncriñ rrrrlre

se s^}Jq¡ruau Fyrlándió

L^^!-Ld tI4D

ñ--^--*<6 I uu uLttdtt,

Entre los asentamientos construidos destacan: Incahuasi- (Lunahuaná), Fortaleza de Herbay, Paramonga, Pachacamac (conclusión del Templo del SoI y construcción de las Mamaconas), Vilcashuamán, Ica, Tambo Colorado, Truji11o, Tumbes, Machu Picchu (terminado por é1), Sacsahuaman (la cabeza del puma), Chinchero, Tambo rr-^l-^.. l -.^!^-.+ ¡'¡qerrqy, vrra¡ruay;anibo, San Pedro de Cocha, Pilko Kayma (Isla del So1) , Inak^l Uyu (Coatí), Tnca Raccay e Incal-facta (Bolivia), Huánuco Viejo (construcción de1 palacio), Hurín Xauxa, Huancabamba, Cajamarca, etc.
¡1

ur¡q! vqr ^harr':as

w e¿ el J

río ! ¿v

Mau1e.
¡

ii

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

Durante e1 gobierno de Tupac fnca, l_a construcción de algunos edificios presenta mayor complejidad en las habitaciones interconectadas, asociadas aI uso experiment.al de l-a falsa bóveda y 1a ornamentación de l-as hornacinas. La arquitectura inca (Kendall 1-976) se complejíza y embellece. Hyslop (1990), sostiene qnre las construcciones son más complejas, 1os nichos fueron más el-aborados, empleandose varias jambas en l-os accesos, hay una mayor tendencia hacia 1a ornamentación y complejidad, se util-izan columnas, se combinan varios tipos de mamposLería y e1 ushnu se encuentra aj-slado (plataformas superpuestas ubicadas en grandes plazas)
.

Inca en Ecuador. Entre l-os asentamienLos cuya construcción se le atribuye, destacan: Amarucancha o Cassana (Cusco), Yucay, Sacsahuamán (Io terminó),
qtlrlrrrqv¿urr án amnl i:ci dc ug Tnc^ rrrua Fenc¡r¡ ¡\qvLqy a c Tn¡¡'l rtrv--**--*,I ¡¡l¡ 'Trrmhaq lracnnql\!uvv¡¡uu!uruvrrri rln r¡ )/ i -l^\ -'--.l dtltPlI4uv/,

Chachapoyas, etc.

-HUAWA CAPAC (a493-L525): Consolidó l-a anexión de Ecuador (Tomebamba), Amplió y concluyó los asentamientos iniciados por Tupac

Palacio de Cal1o (guit.o), Ingapirca, eLc. Durante e1 gobierno de Huayna Capac, según Kendall (1,976), se incremenLaron las construcciones civj-1es, empleándose materiafes de menor prestigio; poniéndose énfasis en 1a decoración, ornamentación de Ias superficies y en eI uso del- color. La falsa bóveda, 1a calidad decorativa de l-as hornacinas y eI uso de varias jambas comparten una actitud más creativa y libre en la construcción con roca y mampostería semj--encajada. Por su parte Hyslop (1990) plantea que Hualma Capac continua la tradición anterior, en la mampostería se emplearon pequeños bloques y se incrementó el uso de adobes.
Tomebamba,

Según Cabel-fo de Balboa (ed. 1951: 438-440) durante 1a guerra entre Huascar y Atahualpa, se construyó un asenLamiento mifitar en tierras de los Bracamoros denominado Moronoma.

describiéndolo.

A Atahualpa se 1e atribuye Ia inicial destrucción de Caxas, en represalia por haber apoyado a Huascar durante 1a guerra fratricida. 2.2 I'a Información Arqueológica Matos (1963, 1965-66) efectuó una prospección arqueológica a Aypate,
Las invest.igaciones realizadas por Po1ia (1,973) sobre el- Camino Reaf de l-a Sierra (comprendido enLre 1a frontera con Ecuador y Huancabamba), así como I ^^ - ^^..! -'-i ^-^L rus cr;rerrLd.rur-errLos vinculados a éste, permiten i-dentif icar dos centros admini-strativo-ceremonial-es principales: Aypate y Chulucanitas (Caxas) , además vari-os asentamientos secundarios (posiblemente tambos) . Descripciones detalladas de 1os asentamientos, planos parciales de estos, así como l-a ruta del Camino Reaf de l-a Sierra, son proporcionados en su trabajo. Entre 1987 y 1988 explora asentamientos incas ubicados a1 Este de1 Camino Inca.

Fresco (1983) realizó investigaciones sobre la red vial inca en el sur de Ecuador (comprendido entre la frontera con Perú e rngapirca) y los asentamient.os incas vinculados a éste, entre los que destacan dos centros administrativo-ceremoniales principales: Tomebamba (cabecera de provincia y "otro Cusco") e Ingapirca (cabecera de provj-ncia) y una serie de tambos incas.
89

SEQUILAO 8

Además

de descripciones detalladas de 1os asentamientos proporciona planos de algunos de eIIos. A comienzos de siglo, Uhle excavó y levantó planos de varlos de eI1os.

Guffroy ¡9gj) en base a sus trabajos en Loja sost.iene que el impacto de Ia conquista incaica pudo haber sido muy d.iferente de una zor.a a otra,. mientras que hacia el oeste y a1 centro l-a población sería poco afectada por

I ^^ ^l ^^ ^^*Li r-os calnDlos' aJ- este (a lo largo del camino incaico) se producirían numerosos conflictos. En e1 territorio se implantarían fortalezas y asentamientos con fines estrat.égicos, así como mitimaes en diversos valLes.

Hocquenghem (1989, J.993) , su trabajo de prospección a 1o largo del Camino Real de la Costa y e1 Camino Real de l-a Sierra y 1os ramales que conectan estos caminos, 1e permitió ubicar asentamientos incas entre Morropón y Huancabamba, uno de los cua]es es un cenEro administrativo-ceremonial principal: Chulucanitas (para el-l-a corresponde a Caxas) y otros que serían f¡mhne ¡nm¡ al de.licate. . uu reciente trabaio rrrufug Su incide gII eI t4 en el ramal crue une Pabur, Caxas, Huancabamba y Serran. En estos sitios encontró material cerámico del estilo inca v hachas de metal_.

rlal

En recienLes investigaciones realizadas por Polia (1,992, l-993 ) en Sondorillo (luitupampa), se l-Ievaron a cabo excavaciones en la reocupacíón inca
frrFamnl n Aa
I

ós ,Táa¡l:req¡r

.

éqtá

reña,lln¡c,i !svLu}raLfv¡¡

ón r-OnSiStía uvrrrrDUfq

cubria dos "templos" anterj-ores, a 1a cual se accede por escalinatas (se trata de un ushnu) . Con el sellamiento de "templos" anLeriores, utilizando tierra volcánica roja, se trataba de evitar rebeliones (arLiculadas alrededor de cuftos l_ocales) , se cambió el_ cul_to en vez de arrasarlo, introduciendo el cul-to al- so1. otras construcciones para Ios servidores del- "Lemplo" y pucaras defensivos se vinculaban al "templo'r. En cuanto al- material cerámico, es del estilo inca. Así mismo ha encontrado otros asentamientos incas y tramos de1 Camino Real de 1a Sierra para esta zoria; bastante publicitado fue el"descubrimi-ento" de Huarmichina en Sondor (Yanqua) , rea]-izado en octubre de
1-994
.

slf en

Una urrq

l_ uL!!q¿q

Frre 7.A yuu Í1r?

En resumen, en este período, los señoríos de la Sierra de Piura y eI Sur de Ecuador son anexados gradualmente al- Imperio del Tahuant.insuyu,.esta anexión que incidió en e1 aspecto religioso, es manifestada en 1a red vial j-nca y l-os asentamientos incas construidos a 1o largo de el1a, los que
nl.aÁa¡an

los asentamientos focales, correspondientes a fos señoríos subordinados, ya sea mediante el- conLrol reliqioso, militar o Ia presencía de mitimaes leal-es aI imperio.
3.¿COMO SE ESTUDIAN LOS ASENTAMIENTOS ARQUEOLOGICOS?

.i n¡ni ^] a¡rrr f rvqgrvr¡ Án }/f =n.i

.' y

iorarcllíe J sr qryuf

a .

F:sf LUr !D nq

anf -ñ^hFrmi aDgrrLaLrrrgl¡uvD aa

uu ^^ntfOlaban

a

básicos (Silverman, 1-992) : 1.Una cultura se organiza mediante l-as Lécnicas de Ia
90

Antes de optar por rrn méfodo nera abordar e] estudio de los v*asentamientos arqueológicos es importante tener en cuenta algunos principios
A^^..-^l ^l '.^'.r^ sD¡;quraarrrsrrus ué Una manera qüe eS deteCtable Ar¡rranl ¡cí ¡

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

2.TaI organización (espacial) no es aI azar sino conforme a las necesidades y realidades sociales, polítícas y económicas de 1a sociedad; por eso refleja ta1 organización. Así mismo, Canziani_ (1989) afirma que existe una relación de correspondencia recíproca entre una forma de producción y un modelo de asentamiento (tamaño, forma, organización); considera gue e1 carácter socioeconómico de una sociedad es el agente principal que determina y transforma eI modelo de asentamiento, es decir 1a caractetiza en sus diversos aspecEos.
En nuestro trabajo optamos por 1os lineamientos planteados por Cornejo, Gallardo y Suárez (1998), quienes consideran qnre Ia unidad básica de anál_isis es el- sitio arqueológico, planteando tres nivefes de integración de datos:

natural-eza y tipo de actividades socj-ales que pueden ser ínferidas a partir del análisis del registro de un asentamiento arqueológico. Este análisis es desarrollado de 1a siguiente manera: 1.Aislar 1os sitios arqueológicos que corresponden a una ocupación singular. Se procedió a identificar los asentamientos incas mediante

A)Análisis Intrasitio:

el objetivo de este nivel es determinar la

su vinculación al- sistema vial inca, por su disposición arguitectónica característica y su asociación a materj-al cerámico inca,' todo el1o se efectuó durante una prospección arqueológica llevada a cabo de Diciembre de L994 a
E'ahrarn
-1

2.Determinar l-os diversos tipos de arquitectura y sectores que forman eI asentamiento argueológico. Procediéndose a: dibujar croquis de cada asentamiento, la sectorización del mismo (sector, unidad y sub-unidad), e1 análisis arquitectónico, e1 registro fotográfico y 1a recolección de material cerámico de acuerdo a l-a sectorización establecida. Dicha información registrada durante }a prospección es procesada durante e1 trabajo de Gabinete. 3.Determinar e1 área de cobertura relacionada con e1 asentamiento en estudio y el conjunto de fuentes de materias primas de 1os recursos utilizados en eI asentamiento. Esto se real-izó recurriendo al i-nventario de recursos natural-es de la ONERN (1978) y durante l-a prospección, incidiéndose en el aspecto
ecológj-co.
4
. Mediante el significado de l-os topónimos, establecer las posibles características que le asignaban sus ocupantes a los asentamientos y a su

ootr

entorno.

Teniendo en cuenta estos cuatro aspectos es posible inferi-r actividades sociales que pudieron efectuarse en cada asentamiento.

1as

B)AnáIisis fntersitio: tiene por objeto la definición empírica del patrón de asentamiento arqueológico. Deben establ-ecerse e1 conjunto de rel-aciones entre los asentamientos j-ncas a partir de un análisis comparativo de los mismos, que, en cuanto articulación espacía1r son e1 reflejo materj-aldel- uso del ambi-ente por una cultura en un momento determinado del- tiempo (fase arqueológica). Este análisis incluye 1a formulación de una tipología y una jerarquía de 1os asentamientos incas.

91

SEQUILAO 8

C) Análisis de articulacíón inferencial_: f iene nnr nlricl- n dgfg¡mina1. sistema de asentamiento (conjunto de prácticas humanas que dan coherencia patrón de asentamiento arqueológico) .

e1
^l

4. ANALISIS INTRASITIO

Enseguida realizaré e1 análisis intrasitio de I ^^ identificados en eI área de estudio, empezando de Sur a Norte.

- ^^'^!

--i

^'.-^^

TAMBO DE JICATE
¡'Pero ef mejor conservado de todos es ef edificio de Xicate saTiendo de Angostura de Guantaní, en un vaLfe profundo. EJ- tiene todavía más de 72 pies
7a de
1

aLto, se ye affí nichos. . .,,

las divísiones de fos

áanArfamFnf^a

7:c

iranl2na<

n<

von Humbofdt (1802)

Se ubica en Ia comuni-dad de ,ficat.e, Provinci-a de Huancabamba,' en l-a margen izquierda de 1a Quebrada Angosturas, próximo a la unión con 1a Quebrada ,Tacocha, a 2725 m. s.n.m.

Los material-es constructivos predominantes son 1a roca util-ízada en los cimientos y en un muro circundante, así como el barro empleado en los adobes de l-as paredes que alcanzan los 4 mts. de altura. El- asent.amienLo, ubicado sobre una terraza construct.iva, presenta, al- ínterior del muro circundante, tres cuartos cuyos vanos de acceso dan hacia una cancha; dichos cuartos estan decorados en su interior por hornacinas trapezoidales, cuyo fondo estaba pintado de color rojo. Para entenderlo mejor los remito a 1a Fig. 1.
MonLano

La zoÍra de vida en l-a que se encuentra corresponde aI bosque húmedoBajo Tropical,' actualmente es utilizado como campo de cul-tivo por los

campesl-nos.

Respecto al topónimo JICATE podría derivar de1 quechua KICHAY (abertura o abra) en a]usión a 1a geografía que rodea eI asentamiento, pero la terminación CATE o ATE es característ.ica de una lengua pre-inca poco estudiada

(Torero 1989) .

Es posible que 1as actividades l-lewadas a cabo en Tambo de ,ficate se encuentren vinculadas a 1a admínistración 1ocal efectuada por 1as autoridades que residian en é1, aunque l-a actividad ceremonial no es del todo excluyente

debido a l-a orientación Este-Oeste del- asentamiento y al exceso
ornamentación.

de

92

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

HUANCACARPA
"EL edificio en l-a cima de7 Guamaní (de hezmoso pórfido como tod.o 7o precedenEe) es muy espacioso y tiene todavía más de < pies de afto... Se encuentra en la cima de l-os Andes y se goza aLlí de una vista i¡mensa sobre fos Llanos de Piura y Lambayeque...,, von HunboJ-dt (7802)

entre l-os 3400 y 3450 m.s.n.m., situado estratégicamente donde se unen las cuencas del Quiroz, Piura V el Huancabamba.
EI material constructivo predomj-nante es 1a roca, en a1gunos casos tosca y en otros semi-canteada, util-izándose barro como mortero,' en la construcción de l-as paredes se empleó la técnica denominada pachj-I1a (rocas grandes y pequeñas dispuestas en hileras alternadamente), al-canzando una altura de 4
mE.s.

Se ubica

en Ia comunidad de Huancacarpa A1to,

Provincia

de Huancababa,

Se dist:-nguen cinco sectores en el asenLamiento; 1os sectores A y B presentan una disposición en forma de U, encontrándose en extremos opuestos del asenLamiento, las unidades que forman dichos sectores dan hacia una cancha; no se registró material- cerámico asociado a dichas unidades. EI sector C está conformado por grandes recintos rectangulares denominados Kal-lankas (característicos de la arquitectura inca), 1os cuales se encuentran formando canchas, las dos Kallankas más impresionantes (alcanzan casi los 1oo mts. de largo) presentan sus accesos orientados hacia un gran espacio abierto; el sector D ubicado en dicho espacio está conformado por dos conjuntos de subunidades paralelas entre sí, cuyo espesor y altura de muros es mucho menor que en fos demás sectores, se registró materj-al cerámico doméstlco y fragmentos de carbón. EI sector E, vincul-ado a1 sector C, ocupa una posición dominante respecto a éste, se distingue de 1os demás secLores porque su técnica constructiva es a Ia vez técnica decorativa (externamente) Como una j-magen vale por miI palabras, obsérvenlo en 1a Fig. 2.
TJrrannaa=rn,¡ jcsje cl nrlntO de ViSta gggl Áai cn qp cndrrent1.a en
1¡n

bosque muy húmedo-Montano Tropical, presentando tierras de protecciónproducción y tierras aptas para pastoreo continuado, actualmente se cultiva en las canchas y sub-unidades que conforman el asentamiento.

El topónimo quechua de HUANCACARPA proviene de WAI\IKA (roca grande erguida) y KARPA (toldo o ramada), en directa alusi-ón a l-as estructuras techadas que conformaron el asentamiento.
En Huancacarpa se ll-evaron a cabo actividades de residenci-a de tropas deI Tmperio; infíero esto de la ubicación estratégica del asentamiento y de la información etnohistórica relativa a 1a ocupación de Kallankas por parte de las tropas imperiales, 1o cual se habría producido en e1 sector C. Actividades administrativas debieron l-l-evarse a cabo en los sectores duafes A w R. árrn.nrF en áste r-rlf imo nnsibfemente Se desarrol-laron además act.ividades ceremonial-es (sector hanan que ocupa una parte más el-evada) . En el sector E habrían residido l-as autoridades de est.e asentamiento. Respecto af sector D,
93

SEQU¡LAO 8

posiblemente

se

mantenimiento de CAXAS

trate
1 ra l-as

de "cocinas " o depósitos, necesarios para
-ñ^ñ!^. ^'. ^l erl el- dtjetrLdml-ento.

f -^^--1 ^-i -l-^ E.rOpaS aIOlaL¡d.!;

'tE7 puebTo de Caxas está en un vaffe pequeño entre unas sierras,... se ha77ó en aqueT puebTo de Caxas una casa grande, fuerte y cercada de tapias, con su.s puertas, en fa cuaT estaban muchas mujeres hiLando y tejiendo ropa para 7a

hueste de AtabaTipa, sin tener varones. . .,'

Francisco de Xerez (7534)

Se extiende en arnbas márgenes del río Rey Inca, fa margen derecha pertenece a Ia comunidad de Chulucanas y 1a margen izquierda a l-a comunidad de La Quinua, ambas situadas en la Provincia de Huancabamba; encontrándose comprendido entre ]-os 2'725 y 2850 m.s.n.m.
Dependiendo de 1os sectores, se encuentra como. material- construcLivo roca tosca o roca labrada y argamasa de barro. Hacia el- Nor-Oeste se encuentra una Kallanka que flanquea el- Camino fnca, el cual atraviesa y se bifurca en el asentamiento. Siguiendo en la marg'en izquierda se llega a un sector caracterizado por presentar seis unidades (compuestas por cuartos cuyos accesos dan hacia una cancha) y una unidad de planta rectangul-ar Lransversal-mente dividida, e1 acceso a este sector es rest.ringido por tres estructuras alargadas. También se registran sectores que presentan cuartos cuyos accesos dan hacia canchas,' un sector que presenta dos conjuntos de cuartos con canchas,' un sector de planta trapezoidal, con diferente número de accesos. Hacia el sur, ubicados en partes el-evadas, se encuentran una larga estructura rectangular con sub-divisiones y otro sector formado por tres estructuras de la forma anteri-or. Lo mostrado en l-a Fiq. 3 es más el-ocuente.

En la margen derecha, de Nor-Oeste hacia Sur-Este¿ se encuentran dos sectores que present.an cuartos cuyos accesos dan haci-a canchas; oLro sector con accesos restringidos y una cancha asociada,. próximo a este sector se encontraba un edíficio de planta circul-ar al que los lugareños llamaban rftorrer'. Asociados a una plaza se encuentran dos sectores formados por terrazas superpuestas, a 1as que se accede mediante escalinatas,- 1a primera, que presenta orientación Este-OesLe se encuentra formada por dos terrazas superpuestas con una escalinata central y una cana]eta en Ia parte central de l-a plataforma superior; la segunda, de mayor dimensión, presenta tres o cuatro Lerrazas superpuestas, a l-as que se accede por una escalinata central, en l-a Lerraza superior se hall-a una estructura tronco-piramidal y cuartos. PrÓxi-mos a estas estructuras se encuentran cuartos de baja altura, elaborados en roca labrada.
En la marg,en izguierda de 1a Quebrada Hualtaco (que se une al- río Inca) se encuenLra un conjunto de estructuras de planLa ovoida], las que no guardan un ordenamiento aparente.
húmedo-Mont.ano

La zona de vida en la que se encuentra Caxas corresponde aI bosque Bajo Tropical, present.ando tierras aptas para pastoreo y cul-tivo.
91

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

En fa actual-idad eI t.opónimo del- asentamj-ento no se conserva, en vez de Caxas l-os lugareños l-o llaman Baños del Inca,. e1 significado de Caxas se relaciona a lugar espinoso o espinas. En su tiempo 1a provincia inca en la que se encontraba se llamaba Caxamarca, compuesto por CAXAS y MARCA (Iugar).

La información etnohistórica proporcionada por Xerez, Mena, Estete y Truj iJ-Io señala que en Caxas se encontraban l-os siguientes edif ic j-os : depósitos, acllahuasi, portazgo, guarnj-ción para tropa,. €s posible deducj-r que si existía un acl]ahuasi tuvo gue haber un templ-o del soI, así como una pl-aza ceremonial asociada a un ushnu. Infiero que 1os sectores conformados por cuartos, cuyos accesos dan hacia canchas, o por dos conjuntos de cuartos con cancha, se encuent.ran vinculados a actividades de residencia. Las largas estructuras rectangulares con sub-divisiones comunj-cadas entre sí, habrían sido utilizadas como depositos en un caso, y en el otro para alojar a una guarnición militar o a mitimaes. Respecto al sector conformado por seis unidades posibJ-emente se trate del acllahuasi (Guaman Poma alude a seis grupos de edad que residían en 1os acllahuasi) y Ia unidad de planta rectangular sea e1 lugar donde se depositaban l-os productos elaborados por l-as ac1las (textiles, recj-pientes conteniendo chicha, etc.). El acllahuasi guarda semejanza con el_ registrado por Morris (1987) en Huánuco pampa y con la descripción proporcionada por Ruiz de Arce (1534) para el- Cusco. En el acllahuasi se llevaban a cabo actividades productívas tales como 1a elaboración de textiles y chicha,' 1as actividades ceremoniales tales como cantos, danzas, e1 servicio al Templo del So1, posiblemente no se restringían aI acllahuasi, pudieron desarroll-arse en 1a plaza ceremonial y el Templo de1
SO-L
.

Las estructuras formadas por terrazas escalonadas y superpuestas se encuentran vinculadas a actividades ceremoniales, propias del calendario agropecuario andino; en eI primer caso se trata del ushnu vincul-ado a1 pago a Ia

tierra con ofrendas líquidas y a la observación astronómica (cfc Zuidema 1989),' en el otro se trata de1 Templo del- So1 (comparar con otros temp]os ubi-cados en Pachacamac, Paramong'a, Vilcashuaman, Sacsahuaman, etc.) en el que se efectuaban ritules vinculados al culto solar por parte del sacerdocj-o y a ''I
¡q ¡¡'l l ¡c

Las estructuras de plant.a ovoidal posiblemente sean Ios depósitos del étnicos (locales o miti-maes) . Respecto a l-os cuartos de baja altura, se trata de l-os baños, 1os cuales por 1o general se ubican en el cauce de una quebrada.
asentamj-ento o l-as viviendas de grupos

CHICUATE
't. . . (Topa Inga) dió una vuefta a 7a tierra
antanrlia<an nta Yuu áamÁc sur¡qu nrnnÁ<iiPLvPvpL aa léc aría 1a

de fos Pacamoros, y porque
dirFrra a1 aña ¡¡cnirfera (si Pnfrc

tanto no se reducían a sus servicios) espanto de todo aqueTTa tierra, y en eJ dejaron guarnición..." CabeLLo de Bafboa (7586)

7es dejo hecho un Pucara para pavot y

9i)

SEQUILAO 8

Posibl-emenEe se encuentre en una cadena montañosa al- norte del distrito de Carmen de 1a Frontera, Provincia de Huancabamba, a 3400 m.s.n.m., en Ia cuenca del río Chinchipe.

El- asentamiento se encuentra próximo a un rama1 del- Camino Inca, ef cual dirigiéndose desde Huancacarpa continúa por La Huaca, Tambil-lo y Coipa, lugar de donde asciende a 1a Laguna del Rey Inca rodeándol-a por su lado derecho, sube hasta Ia cima de la Cordillera de los Andes, siguiéndo1a con orientación Norte, hasta un punto en el que el ramal enrumba hacia eI Este, a Chicuate. Los informantes seña1an que ri.o es un asentamj-ento de gran extensión, que se encuentra parcialmente j-nundado, cubierto de nebl-ina, siendo su acceso difícil-. Como material constructivo se habría utilizado roca.

laguna aurífera.

Se ubicaría en un bosque húmedo-Montano Bajo Tropical, próximo a una

Respecto al topónimo CHICUATE, no se trata de un término guechua sino de una lengua l-ocaf caract.erizada por su terminación CUATE o ATE, de1 cua1 no conocemos su significado. Para zorras próximas se regi-stran topónimos mochica como Muchcapan y Mojica (¿o Irlojicat?)

La información etnohistórica proporcionada por Cabelto de Ba1boa (1951:331) sostiene que Tupac rnca en su intento de conquistar a los Bracamoros construyó un pucara o asentamiento militar de gran envergadura, q¡ie provocó pánico entre 1os Bracamoros; un pucara similar fue construido en tiempos de l-a guerra entre Huascar y Atahualpa en Ia misma zorra, según Cabello de Balboa (1951:439-440). El Chicuate, mítica ciudad perdida de l-os incas, tiene l-as características de un asentamiento mi-1itar situado en los confines de1 Imperio, en las tierras de grupos amazónicos (Bracamoros); se trataría de un puesto de avanzada vÍgilado por tropas provenientes de zonas vecinas ieales al Imperio. Este tipo de asentamiento ha sido reportado en otros confines del Tahuantinsuyo, para proteger a los grupos étnicos incorporados a1 Imperio de 1as incursiones de grupos amazónicos.
PUEBLO (VtEJO)
ItEf primer sitio, con casas rectangufaz:es de cinco a seis metros de Largo sobre unos cuatro metros de ancho, oarece haber sido un puebfo...,, alne uarie Hocquenghem (7989:27)

Ubicado en l-a Comunidad de Ia Quinua o Chulucanitas, Provincia de Huancabamba, se encuentra próximo a la unión del río Palo Blanco y 1a Quebrada

Honda, sobre una superficie 1Iana, a

27OO

m.s.n.m.

La roca tosca es el- material consLructivo predomj-nante, uLíIizándose tierra como argamasa. El asentamiento destaca por su planta ligeramente trapezoidal, su patrón ortogonal, Ia proximidad al camino Inca, su orientación Este-Oeste y su bipartición. De Este a Oeste, destacan dos accesos flanqueados por recintos, los que conducen a un gran espacio cercado por e1 muro perimétrico que rodea el asentamiento; af centro de dicho espacio se
0rl

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

levantan un cuarto rectangular y dos montícu1os elevados. Un cuarto dual conduce a una cancha que presenta un pozo de planta cuadrangular, l-a cual deriva al- recinto principal y central- de Ia mi-tad ubicada hacia eI OesLe,' en dicha mitad también se encuentran tres recintos de planta cuadrangular al-ineados entre sí. Hacia el Nor-Oeste se hatla otro montículo elevado rodeado de cuartos. Un cuarto, que rompe e1 patrón de orientacj-ón, control-a el- acceso a 1a parte ubicada hacia el Oeste.
Hacia el Nor-Oeste deI asentamiento, en un lugar más bajo y próximo a 1a confluencia entre eI río y 1a quebrada, se ha11a otro conjunto de cuartos. Creo que la Fig. 5 habla por sí misma.
lugareños.

El- topónimo no fue de mucha utilidad,

no .es como 1o conocen l-os

La pl-aza, l-os montículos e1evados, eI pozo de planta cuadrangular y Ia orient.ación general del asentamiento, l-e confiere a éste un rol ceremonial, así como residencial y posiblemente de almacenaje de productos. El control del Camino Inca parece ser otra de las actividades l-l-evadas a cabo en el asentamiento, actual-mente situado en el lindero de las TAMBO GENTILERO
"Visitamos Las ruinas conocídas por Los naturafes con ef nombre de Tanbo GenEilero, disLante unos treinta minutos de camino de7 puente que actuafmente
arttza e7 ría v tthi ra.la <ahre 1a i zmti aráa .lal ¡ami na T.a< narerla< áal

edificio

se encuentran casi comoLetamente caidas,, Mario PoTia (7973:64)

Dominando la fértil marg'en izguierda del río AraÍrza, en eI sector del mismo nombre, Comunidad de San Pab1o, Distrito de Paca)apampa, Provincia de Ayabaca, se hall-a éste asentamiento a 1350 m.s.n.m., a1 pie del- camino actual ,

en 1as laderas de un cerro.

En su const.rucción se empleó roca tosca y barro como argamasa. cercado por un muro perlmétrico destaca un n¡l- i n ñ^n l- rac ni r¡a ]ac n ].r¡nnrral- áq nnr a cual se accede a un recinto, cuyo patio presenta dos niveles, y a otros dos cuartos vinculados entre sí. Para il-ustrar la descripción observen 1a Fiq.5.
sv, yva v+ ]

tierras de cultivo.

tllcicado en un bosque seco-Premontano Tropical, está próximo a fértiles antepasados no

Los lugareños l-e conocen como GENTILES, es decir crisLianos, no como TAMBO GENTILERO.

EI acceso restringido a los reci-ntos, así como el- uso de ni-ve1es (que bien puede ser una respuesta a Ia topografía) sugiere actividades residenciales y de control sobre l-as tierras fértiles de1 grupo étnico loca1.

9-t

SEQUILAO 8

GENTILES DE PORTACHUELO
¡¡Subiendo más, pasando e7 portachuefo que sepaz:a ef vaLLe (¿de7 rÍo Aranza?) def río Tomayacu, se l,Legaba a otras ruinas¡,. Anne Marie Hocquenghem (7989:57)

Se sitúa en eI sector San 'Juan de Portachuelo, comuni-dad de YanLa, DistrÍto de Ayabaca, Provincia de Ayabaca, en una planicie desde 1a que se domina estratégicamente 1os valles del- Ararrza y del Tomayacu, a 1500 m.s.n.m.
En su edifj-cación se emplearon rocas y barro. E1 asentamiento presenta una planta alargada, por su lado sur pasa ef Camino Inca" En exLremos opuestos del- asentamiento se encuentran dos estruct.uras, en un caso es un cuarto, y en eI otro dos terrazas superpuestas cercadas por un muro. También se reglstraron recintos de plant.a rectangular, así como dos estructuras de planta circular. La Fiq. 7 acl-ara 1a descripción.

EcolÓgicamente se encuentra en un bosque seco-Premontano Tropical, simultáneamente controla las fértiles tierras del río Tomayacu y eI Aranza; próximo además a un importante cruce de caminos.
GENTIIJES es el nombre que reci-be el material arqueológi-co (arquitectura, cerámica, etc.) por parte de los lugareños, aludiendo a sus antepasados no cristianos.

E1 asentamlento parece estar vinculado af control- de l-as fértiles tierras de los valles próximos, a actividades ceremoniales expresadas en l-os mont.ícul-os elevados ,' 1as estructuras de planta circular parecen ref l-e j ar actividades de almacenaje; actívidades residencial-es estarían desarrollándose en parte de 1as estructuras de plant.a rectangul-ar, otras servj-rían para al-ojar una g'uarnición militar.
AYPATE
I'AT este de Aypate está sítuada sobre 7a CordiTTera una pJanicie flanada la Pfaza deJ Inga, con ruinas de un palacio y de todo un puebTo Peruano... Este paTacio aJ

este de Aypate está ciertamente situado en ef camino que va de1 Azuay a Cajamarca y quizás aJ- Cuzco...,, Von Hunbojdt (7802)

"A77í están muchas hijas de señores retraidas. La costumbre qr.:e tienen es ésta: cada una tiene su ceTda y sus mujeres de servicio. En medio del monasterio está un patio grande: en ef medío deJ patio esEá una fuente, y junto a 7a fuenEe está un escaño.
,,

Ruiz de Ar:ce (7534)

Estratégicamente situado, dominando las sub-cuencas del- Quíróz y del Macara (Ecuador), se encuentra en el lindero de l-as comunidades de Cujaca,
r--'.FldYurrd r^ uE

El asentamiento se extiende entre l-os 2600 v

Ld¿rry ^--r--

r¡ Ol'leros.

r^ ¡,,-L.-^Distrlts^uu ue HydDdvdl f

prOvinCia deI miSmO nombre. 28'75 m.s.n.m.

9B

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INGAS EN LA SIERRA DE PIURA

En la construcción del asentamiento se utilizó diferenciafmente (de acuerdo a1 sector y a las unidades que l_o conforman) roca labrada, semilabrada y tosca, empleándose barro como argamasa. Es posible distinguir, entre la espesura de Ia vegetación, algunos sectores que se diferencian entre
Hacia el Este, a un costado del Camino Inca que conduce a l-a plaza de1 asentamiento, se encuentra una larga estructura integrada por veinte cuartos.
Srrh i an¡ln eu!rur¡uv

rectangulares con orientación Este-Oeste y Norte-Sur; próximo a éste sector, pero en partes elevadas, se aprecian dos estructuras formadas por Eerrazas escalonadas superpuestas, a las que se accede por escalinatas. Al- Oeste de Ia plaza se encuentra una larga estrucLura de planta rectangul-ar, a espaldas de dicha estructura se erigen dos coniuntos de recíntos al_rededor de canchas.
A1 Este de l-a plaza, asociada a cuartos pequeños, se levanta imponente una est.ructura, formada por dos terrazas superpuestas y muros de contención, accediéndose a Ia parte superior mediante una escalinata, a l-a que se une una escalinata menor; una canalet.a central, cavada en Ia Lerraza superior, tiene

ñ^r t/v!

a] Ld.tn-Lno Tñ^E¿ ^--.i -^ l-nca,

Sc

1 'l rrEVd ^^-

d

ur¡ DECLOI. COmpUeStO pof

CUal:tOS

orientación

SO-NE.

Haci-a el Sur de Ia pl-aza, atravesando un al-to muro perimétrico, se asciende por escalinatas, pasando dos accesos, a un sector formado por cuaLro canchas rodeadas de cuartos; dos de las canchas (situadas en Ia parte más el-evada) presentan pozos de planta cuadrangular, siete cuartos con su pozo exponen Ia roca mejor labrada del sector. E1 dibujo de planta del sector reproduce una conopa (escultura hueca de camélido) .

Situadas al Este del sector anterior, s€ aprecian terrazas constructj-vas, l-evantándose cuartos sobre el-1as, donde se recolectó material cerámico de caráct.er doméstico. A1 Nor-Este de las terrazas constructi-vas regl-sLramos estructuras de planta baja, elaboradas con rocas labradas,' estas estructuras se ubican en e1 cauce de una cruebrada.
La descripción de Aypate, es complementada con el plano general mostrado en la Fiq. B.

La cadena montañosa en 1a que se encuentra el asentamj-ento pertenece al Bosque húmedo-Montajo Bajo Tropical, tierras aptas para e1 pastoreo y e1 nrr"l 1- i¡¡a acf án nr- oxlmas.

El topónimo AYPATE puede provenir de AYA (cuerpo muerto) y PATA (poyo, grada o rel-ax de edificio); pero podría ser un topónimo pre-inca, debido a la terminación ATE cuvo siqnificado nos es desconocido.
En A)pate se desarroll-aron diversas actividades social-es a l-o largo del año agro-pecuario, es posible establecer las actividades vincul-adas a cada sector, a part.ir de 1o que se conoce de fas investigaciones efectuadas en otros asentamient.os incas, y de 1a información etnohlstórica.

99

SEQUILAO 8

La larga estructura q¡:e cont.rol-a e1 acceso hacia 1a plaza debió servir para alojar tropas, sería e1 portazgo (registro o tributo de quienes sa1ían y entraban al- asentamiento) . En el sector que presenta orientación hacia los cuatro puntos cardinales, debieron desarrollarse actividades residenciales o
ceremoniales.

El sector de terrazas superpuestas está estrechamente vinculado a las actividades ceremoniales, una de e1las podría ser el Templo de1 sol (caracterizado por sus cinco Lerrazas constructivas y sus escalinatas de acceso); sabido es que en Ayahuaca residía uno de los diez Villcas de todo
al
¡¡l

Tmnari

Armat-a

erigirse un Templo del- So1, así
I ¡q\

ñ^r .L1vr

avi qlj s^rüe¿!

r

une

nresti y!seur9fuDd

como

edificaciones para sus servidoras (las

ci ^--

L,,-^trudu4

*-^ P!e'

_

inca

debió

El acllahuasi sería el- sector con acceso restrinqido, ubicado hacia el sur de la plaza, 1o argumento por 1o siguiente: -La i-nformación proporcionada por el ,Jesuita Anónimo indica que en Ayahuaca residía un Vill-ac, por 1o que debió edificarse un Templo del Sol y un acllahuasi -El acceso restringido al interior del sector, especialmente a la unidad principal formada por seis cuartos fateral-es, uno frontal y un pozo de planta cuadrangular,' dicha unidad sería 1a parte principal del- acl-lahuasi. Guaman Poma señaIa que en el acllahuasi residían seis grupos de mujeres de diferente edad dedicadas al culto al So1. -En l-as unidades que forman el acllahuasi, así como en las sub-unidades que integran 1a unidad principal, es posibl-e reconocer una jerarguía a partir deI diferente trabajo de las rocas que conforman l-os muros de l-os cuartos. Dicha jerarquÍa es característica de los acllahuasi o mamacuna, según 1o indica Guaman Poma (1616). -La forma encajonada de l-os cuartos que conforman l-a unidad principal, produce el- efecto acústico del eco, apropiado para una de 1as actividades de l-as acllas: e1 canto. Semejante disposi-ción se presenta en el acllahuasi de Huánuco Pampa (Morris 1987). -La descripción proporcionada por Ruiz de Arce (1-934) para ef acflahuasi del Cusco coincide con 1a de dos de Ias unidades de1 sector analizado. -Los acllahuasi por 1o general tienen acceso hacia 1a plaza principal, esto ocurre en Cusco, Pachacamac, parcialmente en Caxas, y Huánuco Pampa.
"

Un sector vinculado a 1a plaza ceremonial, es l-a larga estructura de planta rectangular denominada Kal-lanka, destinada al alojamiento de mitj-maes o tropas imperiales, también se le usó durante l-as festividades. Semejantes esLructuras han sido registradas en Cusco, Vil-cashuaman, Pumpu, Huánuco Pampa, etc. La estrucLura escalonada, ubicada af Este de la plaza, es el ushnu de Aypate, €ñ eI que efectuaron actividades ceremoniales, de acuerdo al cal-endario agropecuario; "pag:os" a l-a mamapacha mediante ofrendas 1íquidas, que eran vertidas en la canaleta central; rituales vinculados al- culto solar. Desde 1o al-to de la plataforma el gobernador inca recibía a las tropas imperiales; desde ahi se llevaban a cabo observaciones astronómicas destinadas a1 pronóstico de las actividades agropecuarias (cfc. Zuidema 1989).

100

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

En los cuartos edifícados sobre terrazas constructivas, se desarrol-Iaron actividades residenciales de carácter doméstico.

Las estructuras ubicadas en el cauce de una quebrada son 1os baños, característicos de 1os asentamientos incas, destinados a actividades de higiene de l-a éIite gobernante.
S.ANALISIS INTERSITIO

Para Ia Sierra de Piura, luego de efectuar eI anál-isj-s de cada asentamiento, a partir de un estudio comparatj-vo de 1os mj-smos, estableceré una tipología util-izando los siguientes criLerios: ext.ensión, actividades efectuadas en Los sectores que conforman el asentamj-ento (expresadas en l-a arquitectura), tj-empo entre asentamientos, distribución en 1as I'provincias" incas de Ayahuaca, Caxas y Huancapampa.
Complementaré la información manejada con la proporcionada por Von Humboldt (L802) , Polia (I973-1-994) y Hocquenghem (1989), obteniendo para 1a distribución de 1os asentamientos incas en dichas provincias el siguiente
esquema:
Socchabamba

La Huaca Aypate
Lt- caDatao Bfanco
c^rr¡
1

é<

¡la

*_ ñ1, I -rr _*-_*pampa

C' Pajonal
AYAHUACA

CAXAS

---Gentiles de Portachuelo--Tambo

B
R

Gentilero Cachiaco Totora

A

Paredones

c
A
M

o chicuate
R

o

San Francisco

S

Puebfo Viejo
Caxas

Tambillo
Hr,.ñ^i^.7ñr

HUANCAPAIIÍPA

Tambo de Jícate

Huancapampa

101

SEQUILAO 8

- -J.

La distrlbución de l-os asentamienLos Ia Sierra de Piura.

en

las nrovincias incas

de

Respecto a1 tiempo, medj-do en horas de caminata, entre 1os asentamientos ubi-cados en eI tramo principal del- Camino Inca, se registraron los tiempos
exnresadns cn al CUadfO 1.

TIEMPO
ASENTA}ÍTENTOS

Huancabamba actua] Tambo de .ficate
TJrr¡nc¡¡¡rnr

Tambo de ,ficate
TJtr¡¡n¡n¡rn¡

Tambil-l-o

Tambillo
TJrlánda^trñá Drrah'l n \7i¿eJ v ain v

Totora
Drrahl a \/i ai¡

4 4 6 2 3

horas horas horas horas horas
h^ra

1 rl

San Francisco
Paredones Tambo Gentilero

t hora
12 horas
1 rl h-rA

Paredones Tambo Gentilero

Gentiles

de

Portachuel-o

hora
de
5
A Á

Gentiles de Portachuelo-Corrales
Culcapampa

Corrales de Culcapampa-Aypate A\má | é - La Huaca La Huaca - Pircas
Cuadro 1:

3

horas horas horas horas

Tiempo empleado para recorrer Ia distancia entre asent,amientos.

Consideré que e1 tiempo de caminata era mejor criterio que la distancia lineal enLre asentamientos, debido a que 1o variado y accidenLado del relieve determina eI esfuerzo realízado para llegar de un punto a otro; es decir, que dos distancias lineales iguales pueden ser cubiertas en diferentes tiempos, dependiendo esto del- relieve del terreno y de 1a época del año.
Respect.o a l-as activi-dades efectuadas en los asentamientos, el siguiente cuadro nos mostrará comparativamente esto, de acuerdo al análisis ya

efectuado:

102

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

CUADRO

2 :

Las actividades incas.

social-es desarrolladas

en los

asentamientos

ACTIVIDAD SOCIAL
ASENTAIVIIENTO

RESI DENALMACENA.JE

PRO-

VINMILI - TAR
CULAC

ADMINIS
TRACION

CEREMO_

DUC_

CIAL

NIAL

CION

ION
AGUA

Tambo

de ,ficate
X

Huancacarpa

x x

Totora
Chicuate

x

x
PUeD-LO Vl_el
O

x x

x

x

San Francisco
Paderones
Tambo

x

x

x
X X X X

Gentilero

Gentil-es de P.

Corra]es de
A}/I)ate

C.
X

x

La Huaca

Pircas
C" Caball-o Bfanco x

X X

x

x

X

La extensión de los asentamientos será proporcionada en hectáreas (10,000 m') de acuerdo a los planos, croquis y descripciones existentes,' los remito a1 siguiente cuadro:

103

SEQUILAO 8

AREA EN
ASENTA}ÍIENTO
HECTAREAS

Tambo de Jicate Huancacarpa

0.L4
30

Totora
Chicuat.e
ud^d>

0.24

¿?
a20

Pueblo Vi-e j o San Francisco
Paredones

Genti-lero Gentiles de P. Corrales de C.
Tambo

.45 o.2 0.2 0.08 0.75 0.15
3

Aypate

130

La Huaca Pircas C' Caballo Blanco C'Pajonal
CUADRO

0.88 o .32
3

6

3:

La extengión de los aeentamientos incas

En cada provincia inca se construyeron asenLamientos principales y secundarios vinculados al Camino Inca o a ramales (paralelos o transversales) de éste. En la provincia de AYAHUACA el- asentamiento principal fue Alpate, en e1 Camino fnca principal se encontraban otros asentamientos secundarios como Corrales de Culcapampa, La Huaca y Pircas,- en el ramal del Este C" Caballo Blanco y C" Pajonal, mientras que hacia el Oeste se ubicaban Socchabamba y Yant.a, también secundarios. En l-a provincia de Caxas, el asentamiento de1 mismo nombre fue e1 asentamiento principal, hall-ándose a 1o largo de1 Camino Inca: Paredones, Tambo Gentj-lero y Gentil-es de Portachuelo; en el ramal del Oeste se encontraban Pueblo Viejo y San Francisco,. af Este: Huancacarpa, Totora, Tambillo y Cachiaco.
Huancapampa (La Vieja) habría sido el principal asentamiento de la provincia del mismo nombre, encontrándose Tambo de ,Jicate, Huarmichina (Sondor) y Mitupampa (Sondorillo) en e]la. En tierras de los Bracamoros se hallaría el- asentamiento o avanzada militar denominado Chicuate. Con relación aI tiempo empleado para llegar de un asentamiento a otro, en Ayahuaca éste fluctúa de 3 a 5 horas, encontrándose Aypate equidistante de l-os linderos de esta provincia (los ríos Tomayacu y Calvas). Para Caxas el tiempo empleado varía de media hora a 12 horas, debido a dos asentamienLos no registrados entre Caxas y Paderones: Cumbicus y Curilcas, de los que Hocquenghem (1989) proporciona referencias; de existir, eI tiempo empleado varíaría de L % hora a 4 horas, 1o que indica una mayor densidad poblacional que en Ayahuaca,' para eI ramal- del- Est.e, eI tíempo varía de 2 a 6 horas. En
L \'':

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

Huancapampa

el tiempo es de 4 horas. El- tiempo empleado para llegar de un asentamiento principal a oLro es 23 horas entre Caxas y Aypate; sólo 13 horas entre Caxas y Huancapampa (considerando que estuviera en l_a ciudad actual_).

Las actividades efectuadas en cada asentamiento me permiten esLabfecer una tipología de acuerdo a dicho criterio: -Tipo 1: se desarrollaron en ef asentamiento todas 1as actividades, es e1 caso de Caxas y Aypate. -Tipo 2: incluye a 1os asentamientos en los que se efectuaron todas l-as actividades, excepto 1as vincul-adas aI agua y a Ia producción, sería el- caso de Huancacarpa y Gentiles de Portachuelo.

-Tipo

3

¡aramnni

: incluye actividades residenciales, almacenaje, administrativas,
¡ l ac ^^mO en PUeblO VieiO.

Huaca, Pircas.

-Tipo 4: donde se desarrollaron actividades residenciales, ceremoniales y administrativas: Tambo de Jicate, San Francj-sco, Corrales de Culcapampa, La

-Tipo 5: incluye a l-as actividades residenciales, administrativas y de producción: Paderones, C" Caballo Blanco. -Tipo 6: considera a las act.ividades residenciales y administratj-vas: Totora, Tambo Gentilero. -Tipo 7: incluye las actividades residenciales y militares: ChicuaLe. La extensión de los asentamientos me permite también formular otra tipología, pdrá Io cual estableceré los si-guientes intervalos en hectáreas: l0, 0.51, 10.5, 11, l1,1ol, l10, BOI y lBo, 1501, de acuerdo a estos interval-os obtengo 1os tipos: - r'r-po r80, 1501: Aypate y Caxas -Trpo TI: 10, B0l: Huancacarpa -Trpo III: I, 101 : Pueblo Viejo, C'Caballo Bl-anco, C'o Pajonal -Trpo IV: 0.5, 1l : Gentiles de PorLachuefo, La Huaca. -Tipo v: 10, 0.51 : Corrales de Culcapampa, Totora, San Francisco, Paderones, Tambo Gentj-l-ero, Tambo de,ficate, Pircas.
:

La tipología de tambos y asentamientos propuesta por Guaman Poma (L6L6), válida y vigente para comj-enzos de1 siglo XVII puede ser de util1dad, tomada con l-as reservas del- caso, é1 manejaba 1a siguiente tlpología, que a Ia vez es una jerarquía de asentamientos: -Ciudad con tambo real.

-Pueblo con tambo rea1. -Tambo real si-n pueblo.
-Tambil-1o.

Extrapol-ando dicha jerarquía aI Horizont.e Tardío, de modo tentativo, plantearía 1a siguiente propuesta: -Ciudad con tanüo real: incl-uiría a1 Cusco, los "otros Cusco" y lasrrcabeceras de provincias". -Pueblo con tambo real. subdívidido en: -Pueb1o principal con tambo real o centro administrativo-ceremonial principal. -Pueblo secundario con tambo real, o centro administrativo-ceremonial
secundari-o.

105

SEQUILAO 8

-Tambo real sin pueblo, subdividido en: -Tambo real principal sin pueblo -Tambo real- secundario sin pueblo -Tambi11o

Añadiré a estas categorías, l-a de pucará o asentamiento militar.
Tomepampa constituían

Para el Norte del Perú y e1 Sur de Ecuador, Tunües, Huancapampa y 1as ,'cabeceras de provincias", por 1o que corresponderían a la ciudad con tambo real.
Los centros administrativo-ceremonia1 principales estarían representados +.i h^ñ E.r-pos rr * T . ñ^-.^ ^ y Aypate. y r: uaxas

"l aa nnr por ros

simultáneamente a los tipos 2, 3, 4, II, La Huaca y Gentiles de portachuelo.

Los centros administrativo-ceremoniales secundarios pertenecerían III y IV: Huancacarpa, pueblo Viejo,

Los tambos rea1es principales sin pueblo serían aquellos asentamientos que no presentan todas l-as características de los tipos 2, 3, 4, II, III y IV: Tambo de ,Jicate, San Francisco, Corrales de Culcapampa, Pircas, C' Cabal-Io Blanco, C" Pajonal, aunque éste último presenta más bien rasgos de un centro

admini-strat.ivo-ceremonial secundario.

Los tambos reales secundarios sin pueblo, pert.enecerían simul-táneamente a l-os tipos 5, 6 y V, estos serían Paderones, Totora y Tambo Gentil-ero.

Los tambillos, que según la descripción de Guaman Poma corresponden a cuartos rectangulares sin depósitos, a l-os que era necesario 1levar provisiones a1 pasar por eIlos, no han sido registrados, 1o que no descarLa su exist.encia en Ia zona.

Los asentamientos militares parcialmente por Huancacarpa.

estarían representados por Chicuate y

La distribución de los asentamientos anteriores en el- espacio geográfico investigado es representada en la Fig. 10.

Nuestra t.ipología preliminar concuerda con la esbozada por Von Hr:¡nboldt (1802) para Ios asentamientos incas de Ia sierra de Piura, é1 sugería 1o si-guiente: -Pal-acios rodeados de ciudades (para nosotros cenLro administraLivo-ceremonial
nri n¡i na l \

-Pal-acios rodeados de aldeas (centro administrativo-ceremonial- secundario) . -Habitaciones residencial-es dispersas (tambo reaf, prj-ncipal o secundario, sin pueblo) . -Fortalezas (pucara o asentamiento militar).
más
I

Para l-a Sierra de Piura Ia propuesta de Von Humboldt (1802) se aproxima a la realidad que la de cuaman Poma (1616).

r'l

fi

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

6.CONCLUSIONES

Durante el Período Intermedio Tardío l-a sierra de Piura estaba densamente poblada por los grupos étnicos Huancapampas, Caxas, Ayahuacas y Bracamoros (hacia el Este), dichos grupos se caracterizaron por asentarse en 1as partes altas de los cerros, posiblemente en t.iempo de conflicto, desde ahí controlaban sus tierras de cultivo, desde algunos cerros se accedía a dos val-l-es simultáneamente. En estos cerros se encontraban las "huacas" y Huancas (grandes rocas erguidas) que identificaban a dichos grupos, al_rededor de las cuales se desarrol-l-aron cul-tos l-ocales. Los asentamientos registrados revelaron el uso de roca tosca y argamasa de barro en los muros de las edificaciones. así como la utilizacíón de cerámica burda de carácter

doméstico.

Los linderos de los grupos étni-cos están determinados por l-as cuencas hidrográficas; para eI caso de 1os Huancapampas por Ia del río Huancabamba,' los Caxas que se ubicaban en 1a Cuenca del Quiroz estaban restringidos por las cuencas del- Piura y de1 Huancabamba; 1os Ayahuacas compartían con los Caxas la Cuenca del Quiroz, pero se encontraban hacj-a el- Norte del río Tomayacu y del- Santa Rosa, siendo a su vez separados por e1 río Calvas del- grupo étnico del- mismo nombre,' por su parte l-as tierras de los Bracamoros se situaban en Ia cuenca del- río Canchis (Chinchipe). Es necesario considerar estos linderos, pues en el1os se estabecerán provincias i-ncas cuyas evidencias
investigamos.

Bajo el gobierno de Tupac Yupanqui, alrededor de L4'7O, los grupos étnicos de la sierra de Piura empiezan a ser incorporados al- Imperio de1 Tahuantinsuyo, en proceso de expansión, no queda claro si mediante una doble conquista mil-itar (Tupac Yupanqui y luego Huayna Capac) o por un complejo proceso de anexión gradual; parece ser más cfaro el- orden de incorporación,' Los Huancapampa habrían sido 1os primeros en ser anexados, empezándose la construcción de una "cabecera de província" (Huancapampa) y 1a instalación de asentamientos militares (pucaras) en lugares estratégicos, sería el caso de Huancacarpa, Chi-cuate y posiblemente una avanzada en Aypate; luego l-os Caxas habrían sido j-ncorporados. Final-mente Ayahuaca, en sus tierras se construyeron centros administrativo-ceremonial-es (Caxas y Aypate), asentamientos secundarios, eI Camino Inca y sus ramales que vinculaban estos asentamientos. La incorporacj-ón de Caxas y Ayahuaca (especialmente) habría sido bastante inestabl-e, manifestándose variantes en ta anexión de dichos grupos y en su posterior consol-idación como provincias del- fmperio. La provincia inca de Caxas, constituida en tierras de dicho grupo
él- n i ññ eu¡¿rvv, nraqanl}J!uosr¡uq á m.\/^r LLLqyv! ar¡¡ln y!auv da uc i nnnrnnra¡i rr¡uvryv!qgrvrr Án ¡l ar Tmnari n arrrpsrrv. T,¡ !a ¡i rrd^l uruUdu l^ ue d-"^a ua^eD

se encuentra más próxima a Huancapampa; Caxas no ocupa una posición defensiva (como eypate); a Caxas 11ega un ramal del Camlno Inca de Ia Costa (1o cual no ocurre con Ayahuaca) ,. 1os mitj-maes provenientes de Caxas recibieron privilegios por parte del Imperio debido a su lealtad,' en Caxas reglistramos mayor cantidad de topónimos quechuas que en Ayahuaca. Lo anterior se expresa -^^'^!-*i ^ ^^ eu I-LOS d.serrLd.{nr-entos, estos guardan menor distancj-a entre sí (evidencia de
10'i

SEQUILAO 8

mayor densidad pob]acional-); su ubicación en el encuentro de dos ríos (Tlnkuy), dominando un río o quebrada, o en una colina dominando dos valles simultáneamente, vinculan estos asentamientos a las actiwidades agrícolas. Mj-entras los gue se sitúan al- Este se relacionarían con actividades ganaderas q, ceremoniales, por su proximidad a Ias huancas y lagunas (paqarinas); dichos asentamr-entos se encuentran a 1o larqo de un ramal- del camino rnca.
Con la finalldad de controlar a los diversos sub-grupos que conformaban a l-os Caxas o para regular las tensiones entre e1Ios, 1os asentamientos se sitúan en los linderos de éstos, ya sea un cruce de caminos o en el- encuentro de dos ríos; eI caso más notorio es el- de Caxas emplazado en Lorno a1 río Rey Inca, cuya margen derecha está en tierras de la comunidad Chulucanas, mientras gue 1a margen izquierda pertenece a La Quinua; dichas comunidades se reconocen como cult.uralmente diferentes en 1a actualidad, pero colaboran entre sí durante 1as actividades aqro-pecuarias.

Los asentamientos sit.uados a 1o largo del Camino Inca o sus ramales, permitieron el- abastecimiento de quienes transitaban por é1, registrándose tambos reales (principates o secundarios) antes, después o entre l-os cenLros administrativo-ceremoni-ales secundarios; estos a su vez se encontraban entre dos centros administrativo-ceremoniales principales (Caxas y Aypate) .

En Caxas, fo mismo que en otras provincias, l-as actividades desarrolladas deben haber estado regidas por el calendario ceremonlal agropecuario y por los avatares del Imperio. En la ciudad de Caxas, a1 igual que en los centros administrativo-ceremoniales secundarios, 1a actividad ceremonial se desarro11ó en torno a 1as plazas o grandes canchas cercadas en las que se erigían montículos elevados (terrazas superpuestas escafonadas); en el ushnu, que presenta orientación Este-Oeste (ocurre 1o mismo en Pueblo viejo y san Francisco) y en el Templo del_ sol_ se desarroll_aron actividades rel-acionadas aI culto solar, en el- que participaban 1as acllas. Las acll-as, cuyo número variaba entre cien y quinientas, habrían el-aborado la chicha (utilizada en l-as festividades y convites) y e1 material textil (exnresión de rlrésj-iain) formanclo rlárte de una de las j-nstrtucioneS más importantes del Imperio: e1 acll-ahuasi, dedicado a Ia producción, a 1as activj-dades ceremoniales (ritual, danza, canto, etc.),' estando a1 servício de los intereses imperiales aI ser entregadas a fos guerreros prestigiosos y a los señores étnicos como sus mujeres (alianzas matrimoniales) .
9!Jrv/ , !v!¡lLq¡¡gv PgI u9

Las acllas, Ia guarnición militar, el- sacerdocio, 1os gobernadores y un mínimo de servidumbre, debieron constituir l-a escasa población permanenLe que habitó Caxas; dicha población se habría incrementado notablemenLe durante las festividades y los convites (expresión de la reciprocidad andina, necesaria para retribuir eI trabajo y fortafecer l-as alianzas con los señores étnicos),

en Ios cuales se habrían util-izado además de Ia chicha y el materiaf textil, Los los productos almacenados en l-os depósitos (sa1, manjares, maí2, etc.) productos a1macenados además habrían proporcionado apoyo 1ogístico y abastecimiento a 1as tropas imperiales y mitimaes desplazados a 1o largo del Imperio. Como expresión materiaf del tránsito de mi-timaes o de la residencia
lna ]UU

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

de éstos en la ciudad de Caxas, ha sido regisLrado abundante materj-al- cerámico del estilo Tal-lan, Chímu-inca y de un est.il-o propio de grupos amazónicos,. los remj-to a la Fig. 4 .

La guarnición militar encargada de controlar el- acceso a Ia ciudad. mediante e1 portazgo, debió brindar seguridad a Ia misma contra 1as rebeliones
Hua),TIa

de los sub-grupos l-ocales, 1o cual habría ocurrido durante e1 gobierno de Capac; además debió estar a las órdenes deI gobernador de l-a provincia en l-o concerniente a Ia administración y control de l-a población local, así como de sus tierras.

De Ayahuaca, 1a provincia inca constituída en tierras de1 grupo étnico del mismo nombre, a diferencia de Caxas, tenemos escasa información etnohistórica que nos dé pistas sobre los asentamientos situados en ella. Luego de su forzada i-ncorporación al imperio, en Ia que su población fue diezmada notablemente al oponer resistencia a 1as tropas imperiales, sus tierras fueron repobladas con mitimaes quechuas. E1 dato más valioso, proporcionado por eI ilesuita Anónimo, referido a l-a residencia en Ayahuaca de una de las diez más importantes aut.oridades religiosas del- Imperio, hace suponer gue e1 cu1to solar (propiciado por el- Estado Inca) habría aprovechado un prestigioso cu1to pre-inca (posiblemenLe una huanca) al cual se habría superpuesto; materialmente esto se muestra en A)pate (considerado un apu hasta Ia actualidad) y en La Huaca (p1aza ceremonial con huancas, reutilizada por los incas) . En Ayahuaca, e1 orden imperial se habría apoyado en cultos locales prestigiosos
"

arm¡fa

Ayahuaca, donde se efectuaron ceremonias vinculadas a1 culto so1ar, aI calendario agro-pecuario, 1os convites, etc., en las que se utilizaron l-a plaza ceremonial, el Templo de1 So1, las canchas de diversos sectores,. dichas festividades eran abastecidas por los al-imenLos provenientes de 1os depósitos y l-os productos elaborados por l-as acl-l-as. En el cul-to solar debieron partici-par las acllas y el Vilac. Semejantes ceremonias debieron llevarse a cabo, en menor intensidad, en l-os centros administrativo-ceremoniales secundarios como Socchabamba y La Huaca, así como 1a peregrinación periódi-ca a 1os centros de culto local- controlados por los incas, como en e1 caso de
n!ñ-F^ A),?are y La Huaca.

^^nstituwó

el

centro

administrat.ir¡n-r-ercmonial

}/!

nrincin¡l r¡¿ur}/qr

rle

En Ayahuaca, a1 igual que en Caxas, 1os asent.amientos se ubicaron en los linderos de sub-grupos étnicos, cruces de caminos, próximos a ríos (dominando un vall-e o dos simultáneamente),' encontrándose a 1o largo del Camino fnca o sus ramales. Controlar l-as tensiones entre fos sub-grupos étnicos, directamente a e11os y a sus tierras agrícoIas, debió ser función de los asentamientos; esto es evidente en A)pate cuya plaza ceremonial constituye el- l-lndero ent.re l-as comunidades de Otleros y Laguna de Canly; no se trata de una del-imitación reciente, debió ser un Lindero pre-inca gue perdura hasta nrréqi-r^q rlí¡c s¿ep, motivo permanente de disputas territoriales subfimadas posiblemenLe en batal-las ritual-es (Morris L98'7, t992) o en encuentros festivos y competitivos para obtener prestigi-o.

109

SEQUILAO 8

La presencia de t.ambos reales principales y cent.ros admj-nistrativoceremoniales secundari-os es más evidente en Ayahuaca que en Caxas, por 1o gue se habría ejercido mayor control en Ayahuaca; ef lindero entre dichas provincias es también controlado por centros administrat.ivo-ceremoniales secundarios.
empleadas por 1a élite dirigente del fmperio, para incorporar a los Caxas y Ayahuacasr por 1o gue guardan diferencias y semejanzas entre sí al ser parte de un proyecto imperial que supo adaptarse a 1as caract.erísticas de l-os grupos
ór.ni¡nc arra t-r={-f de anexar. Amh:s nnrrieron uv!!fs!vrr
rY

Caxas y Aypate expresan variantes de las estrategias y políticas

idual- suerte

de diverso

modo.

Caxas, leaL a Huayna Capac y posteriormente a Huascar (durante la guerra fratricida), padeció las iras de Atahualpa, siendo, parte de 1a ciudad, destruida y su población mermada,. durante 1a Colonia y 1a República sus edificios fueron desmontados, debido a su codiciada roca labrada; en 1a actual-j-dad (especialmente a parLir de 19BB) los muros de sus edificios (1o poco que quedaba de ell_os) están pasando a formar parte de las pircas que dividen l-as chacras de cultivos de los campesinos, interesados en subsistir, mj-entras las autori-dades de Huancabamba y Piura realizan 1o que siempre han hecho por su preservación, conservación y difusión, o sea NADA, siendo Caxas 1a mejor expresión de 1a política sobre patrímonio arqueológico gue han tenido los diversos gobiernos: dejar hacer, dejar pasar, destruir.

Aypat.e, cuya población local- siempre se opuso a 1a presencia inca, fue arrasada por e1 fuego (Or1ando Angulo, 1995, Comunicación Personal), causado posiblemente por l-os mismos Ayahuacas, abandonado por los incas tras Ia desest.ructuración de1 fmperio; devorado por la tupida vegetación y temido por sus encantos, esto facilitó su conservación hasta l-a actual-idad. Luego de Ia 1i-mpieza efectuada por Mario PoIia (t973), quien presenta un estudio descripti-vo y sin informe de excawación; el- asentamiento es declarado Zona Arqueológica Intangible por parte de1 INC en 1989. En 1-994, mediante convenio suscrito entre el INC y Ia Municipalidad Provincial de Ayabaca, se da inicio

a los trabajos de limpieza de Ia plaza ceremoniaf (extracción de árboles), restauración del ushnu y posiblemente de 1as portadas, trabajos llevados a cabo por eI profesional equipo que dirige Orlando Arrguto. La puesLa en valor de Aypate, es la mejor muestra de 1o que puede hacerse por nuestro patrimonio arqueolÓgico al trabajar coordinadamente la Municipalidad, el- INC y l-os
¡r¡rraÁ l anne

AI investigar el pasado no deseamos sól-o conocerl-o, queremos encontrar nuestras raíces, nuestra fuente de identidad, soluciones a1 presente, razones de esperanza para el futuro y mejores condiciones de vida para fos herederos
l^t uEf -.-^^r^ P4Ddq9.

110

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

BIBL¡OGRAFIA
AGURTO CALVO,

Santiago 1-987 Estudioe acerca de la const,rucción, arquitectura
CAPECO. Lima.

y planeamiento incas.

ASTTIHUAMAN GONZALES, CésaT

1994 Asentamientos Humanos en l-a Sierra de Piura Intermedio TardÍo y e7 Horizonte Tardío. Sequilao, Año 3, N' 6, pp. 1,1,2-11-4. Lima.
CANZIANf AMICO, ,fosé

durante

el- Período

1989 Asentamientos Humanos y Formaciones Sociales en la Costa Norte de1 Antiguo Perú. fNDEA. Lima.
CAYCHO,JIMENEZ, Abraham

1980 Chicuate Grande y 7as Huaringas de Huancabamba Bo1etín de Lima, N" 7, ,Tu1io de 1980. Lima.
CORNEJO,

Luis; GALLARDO, Francj-sco; SUAREZ, Loreto 19Bg La arqueoTogia de asentamiento y 7a reconstrucción Perspectiwas de investigación. Chungara, Chil-e. I975

etnográfica.

ESPINOZA SORIANO, Vüaldemar

Los mitmas Huayacuntus en Quito o guarniciones para l-a represión armada, sigTos XV y XVI. En Revista del Museo Nacional. T. XLI. Lima. 1987 Loa Incas. Economía, sociedad y Estado en Ia era de1 Tahuantinsuyu. Amaru Edit.ores . Lima.
F]GUEROA,

Guillermo 1988 Sitios arqueoTógicos de Cajas. En Apuntes de Campo N' 10, pp. I7-31,. CEPESER. Piura. Antonio 1983 La red viaf incaica en l-a sierca sur de7 Ecuador; aTgunos datos para su estudioEn Cul-Lura. Vol. 5, N' 15, pp. L09-I25. Quito. a9"77 Arquit,ectura Inca. Universi-dad Central- de Venezuela. Investigaciones Históricos y Est.éticas. Caracas. Centro de

FRESCO,

GASPARINI, Graciano y MARGOLIES, Luise

GONZALES HOLGUIN, D.

1989 Vocabulario de la lengua general de todo eI Perú llamado quichua del Inca. U.N.M.S.M. Lima.

o

tlt

SEQUILAO 8

GUAMAN POMA

DE AYALA, Felipe (1616) Primer Nueva Coronica y Buen Gobierno. (1.944) Publicado por Arthur Pasnowsky. Editorial de Antropología, Etnografía y prehistoria.

d.eI Instituto

"Tihuanaco"

GUFFROY, .Jean

1,987 Loj a préhispanique. Synthése N' 27. Paris.
HOCQUENGHEM,

Anne Marie 1989 Los Guayacundos de Caxas y la sierra piurana. Sigtos XV y XVI. ur_t/uA- l-¡.EiA. Ll-ma 1,993 Rutas de Entrada deL mul_l_u en eJ Extremo Norte de7 perú. Bolet,ín del Instituto Francés de Estudios Andinos. V.22, N' 3, Lima.

HUMBOLDT,

I99I

Al-exander Von en el Perú; Diario de Alejandro de Hr¡¡nboldt durante su permanencia en el Perú (agostso a diciembre de 1-802). CIPCA. Piura.
HumboLdt,

HYSLOP, .fohn

1990 Inka settlement planning. University of Texas Press.
KENDALL, Ann

Austin.

USA.

L976 "Descripción e inventario de 7as formas arquitectónicas. Patrones de distribución e inferencias cronoTóqicas ". Revigta del Museo Nacional. T. XLIf. Lima. L978 ttlnterpretación de 7a función de 7a arquitectura inca: un modelo 1^-^^ '.-..-:-1:-^-^ Actas del fII Congfreso r)dLd dlldl!zar Los restos arquitectónicos". Peruar¡o el Hombre y Ia Cultura Andina. Tomo I. Editor Ramiro Matos.
MATOS MENDIETA,

Ramiro; GALVEZ SAAVEDRA, Florentino 1963 Informe Preliminar prese¡rtado por 1a Comisión Arqueológica aI Depart,amento de Piura; deL 24 de Enero al 1- de Febrero de 1953. Comisión nombrada por e1 Patronato Nacional de Arqueología. Lima. L965-66 "ATgunas consideraciones sobre e7 EstiTo Vicus',. Revista deL MuEeo Nacional. T. XXXfV. Lima.

MATOS MENDTETA, RamJ-To

MORRIS, Craig

L97I

of function inca architecture and ceramic". "The identification Revista del Museo Nacional. T. XXXVII. Lima. 1-987 Arquitectura y estructura deL espacio en Huanuco Pampa. En Cuadernos Instituto NacionaL de Antropología N" 12, pp. 27-45. Buenos Aires. a992 Huanuco Pampa; ciudad administrativa Inka (7200-7500 d.C.). En Arquitectura Panamericana pp. 34-41.

112

ASTUHUAMAN/ ASENTAMIENTOS INCAS EN LA SIERRA DE PIURA

ONERN

L978 Inventario y Evaluación de los recursos naturales de Ia cuenca delrÍo Quiroz y la margen izguierda del río Macará. 2 L. Lima.
POLIA MECONI, Mario

L972 Las ruinas de Aypat,e. Colección Algarrobo N' 10. Universidad de piura. 1,973 Investigaciones arqueoTógicas en La Sierra de piura',. BoleLín del Seminario de Arqueología, N' 14. Lima. Instituto Riva Agüero. 1-987 Informe de TrabajoE Arqueológicos-1987. Investigaciones del "Centro Studi E Ricerche Ligabue" de Venecia, Ital-ia. Dpto. de piura, Prov. de Ayabaca. Informe presentado al Instituto Nacional de Cultura del
Peru.

198B Informe de las expJ-oraciones e investigaciones realizadas en los meses de.Iulio a Oct,ubre de 1-988- Provincias de Ayabaca y Huancabamba. Dpto. de Piura. fnforme presentado al Instituto Naciona] de Cul-tura del perú. 1988 Las lagunas de Los Encantosi medicina tradicional andina de1 Perú septentrionaL. CEPESER. Piura. L990 ttApuntes de campo: cinco mitos huancabambinos,'. Perú IndÍgéna, v. !2, N" 28, Lima.
RAMIREZ, Miguel,fustino

L966 Huancabamba: su historia, su fo1klore, su geografía. Ministerio de Hacienda v Comercio. Lima.
REGAL, Alberto 1936 Los caminos del Inca en eI antiguo Perú. San Marti y Cía. S.A. Lima.
ROWE,

Imprenta

de1

.fohn H. L99L Los monumentos perdidos de 7a pTaza mayor del Cuzco incaico. En Revista de1 Museo e Instituto de Arqueología N' 24. Universidad Nacional San Antonio de Abad. Cusco.

SILVERMAN,

Helaine a992 Estudio de Los patrones de asentamiento y reconstrucción de 7a antigua sociedad Nazca. En Boletín de Lima N' 82, pp. 33-44. Lima.

TAYLOR, Anne-Christine 199L Les Pal-ta-Les Jivaro Andins PrécoLombiens á La Lumiére de J' ethnographie contemporaine. En Boletín del Institsuto Francés de Estudios Andinos. VoI. 20, N"2, pp. 439-459. Lima.

I9B9 Areas Toponímicas e idiomas en La sierra norte peruana. Un trabajo de recuperación Tingúística. En Revista Andina, Año 7, N" 1, pp. 2L1-25'7. Cusco.
113

IUK!;I<U,

A1ITCClO

SEQUILAO 8

UHLE. Max

1963 Las ruinas de Tomebamba. En Estudios sobre Historia incaiea, del perú. U.N.M.S.M. Lima.
ZUIDEMA, Tom R.

pp. 79-122.

Serie:

Comentarios

r>óY Er usnnuEn Reyes y Guerreros; ensayos de Cultura Andina. Manuel Burga, compilador. FOMCIENCIAS. Lima.

pp.

402-454.

L

I

,,

"t\ jt it
t\

¡AMIO DE JICAIE
PR

OrtCO ON l¡tO:\'lElRlCA

E[¡sio

:

FIG.

1

EsE¡t¡:
Fecl¡¡

l:{00 : fc b. 1915

c¿$tr A¡tuhu¡.rrán

a
a.l

(}
Lu

\W t7\
fu!

ffl

"t','trt*
o-

ffi\
%

I ^oo*

oq¡'
i

'g

--/

{¡Glt ,a:it:r,

:rsi
-e..:
c*.3 s.€
ú.F 6

ÉE

¿q

4 !

f,

É

b
l¿
,
I

orüucnH.r

I

\

*,t
ff,

\..*.\
I

ct
+l
l-t-

v
- ?119

Y

\ \
I

it
c:

+'\

r¡ rtl rl

i

Yc

\1,

\
t

./f

,'#i
l'"'

al

,¡i

s s

Y&----\

st

{

'ct fl\)
,..,.

{ a

u#)

'-.i
ct

s

L L\ , <!¿ ¿ f ¿ --a't.rt '6c'l u.

t

-.-**rli .¿¿¿'¿'¿- \.
,L/'
!

;'l ,3 í-l Y¡ ir
4^¡
,/ {

,i,
s{'Bi¡$*¡*r\

)

-:.---*J
..--\
1

á'\
¿' '\\

-hÉu.\-4€¡+1ÉY.*'.-1!4 1\

t,"-,"_.. -. l a;'{:iji.eÉ'ffi

---.__*---_-*
-1'...(t'

.. \ .{n'uq_,r ¿ ;¡1 d."*-.-- --."

uir

r;.]ri

q

1cm.

Dibujo : 0¡n'ret C¡br.l.

F-

i S, /* a.

M¡le¡iat c:¡á¡iito rtcoiÉ'l¡do tn C¡xas'

3 't'

t---4
1ctn.

Diuujo: D¡ni¿t ü¡brri

F I G. It b. M¡lcri ¿t ce'¡;rrir'; '1(:r)'r.¡l.rr'c ":;t c'r;(as'

ra

p
o

¿-{¿.*-*\

\ --T----\\ \

,r-1--',, ¿\l tl
+\i
t\l It

¡

'il
rJ
¿

al

--.-lI
i

t.i

I

i* r E:iiÉ
t||l
-. I

5

iEE; Eb
3.

T
F)

g,

?T9

gg: s

¡r;Ei
Éí"H

i

d

i
o

3

3E

\ d

tI
l
I

-i]

,4

s)

{

'L%
\
\+

H5
íÉ 3¡
glO

tráH
E'F

- l'. nq¡B

E

= in

{

. --+
tt ¿t

/l

-./

'¿

A* g

, :

,{l 1 i*'

+

\,,,,

r i I t

I

q?

a

t_f
+

ñ

-TJU\
gt,T

*.2

€)

-

-r

r*-..?10(]

.¡i".i,)

J
,t'*\
,¿'

"r

L
i

,t/t /tt

/\ ,,/ .,/'

I

\

\

t

¿/+
¿z¿tF

úÚ,
*b*_
I

I

\

)r?e.n I
I

-

f

\-\/*-"..'.-tr,u'
+
ú 5

i;
t.!
3.;l

[:Iü S'

,.---.651.3 "+. J\. t' \t

{

*rr{

\\

FIG 10
\

Tipo

t

a*rr^5,fu*

t";\" - ^*-^.*;ff/ { 1^*r.,,,
I w -"rL."¿'
Irrs{¡'

\.f C0*.{.,;;;;;ii"'""1'
^.

r..'¡ ' I

. * }.rh(.

s

*,y'*r'1
\

oc

Á1r--*-

i.!¡ü!or ..J . .-..r,|r-i1 "l':..r-.z"

,*

Tt'.".*.J .

f- \^ ( ¡ .o'."ü--\
r\rñi

'"T:,
':'.11t.-..-.\

-...--(qr,,ur,r.zt'r\i'r , / 'flll¡-\\

,tot't*"".,.{,.--.

s,ccffi, *.*i.
¡r

c'cbÉ'"'r' ",ffi,{'t,"u-.}il -^lill,n . ¡r}¡íms;p,#,:1if.$Sf'. ,,J V''

o':ilf

o,fx,"r'--1 ár'ril.".'; a t.l?"tffí. .1' \"1 o CoU. ocrl¡¡. r .. cñar{ ¡t4üc. ó,o¿_r, \'\ ,/ cuYAS Cu,)!;aYO {

*

¡h:q'#r'!¡'
fls!+r I
trl

$trt
! L

rn,,'u

oo*n

j'-**'
i.
,&
ar¡¡.,

.

'i:';l#.\'.,^*."
*
"'
*.J"6 c

"y.--..
.\'*'*'\

ond,o'."¡r,.

*".*^rrl¡-¡rs.-r.*i. I'\. 'o.r' R(etni¡ladr 1,¡.,** |

-\,\

.oL^"|"''^tH

J$:

I

ittt:a

c.t@t

.","

t\'l*,r'# ¡tti,:l\

::1?:

',:::)\-

\: t*-1,'.,',n'* "

rriüi!!r.

g¡,, I r¡r¡'o .-r.!(.,ir ! i

ii
I
i J ..'

_i .. ,l ,,-" ":
O

^''o', f¡'""0"'^'uu''
'.s.¡n..¡r¡ft \¡,,.fttt fr.
"',.11r,r.

L¿qr¡'bk,

'rt--- '-

¡''

/'

I

I

-*-¿;)i*,,'d,1-di*i""J)'),"* rc c mu/*'fsJit

iÍ)-****'^' Ift***rpt t

p;\

-ñ1.*"i"'j*

l
/

irt,trc^, _-- --:i,,2t ''..,,r*r"u-¡ *u",:t-.-i'i, i,*-'- rí.:' ' ¿" .\-r,.,,.L ¡o¿¡¡d'¡)¡ I .',."1,t,'li]'l'"'"
'1( ;¡ tt ¡iñá I ':

,.-."."-ii.'1"'". ".,, r,,., *rr,,,.J' ".,r,;',¡.,.' )):"' ..-.- ,
"

lf

i

I

I

, g G 0 & O ¿

Asrntarnic¡io$

inean ciud¡o roñ trnrbo ¡.¡l c¡ntro ¡dm..ccr. ¡rincip¡l Cenlro ¡dm.-cc¡. sccunrl¡¡io Fuc¡ca

I
i I I I I

::-l :m ,t./. *r-"-'--''-'--r*--'i;ifi4 r*"..i* .,/' /'
:

"''

I

.J

J

-{1

"r

I

*dg

T¡mio rcat prin ciprl tin p'rebto l*rnbc r*al sccur.rÍa¡io lin ¡lr"rebto I

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful