P. 1
Cartografía

Cartografía

4.5

|Views: 24.256|Likes:
Publicado porGaia Misiones
Conceptos básicos a ser tenidos en cuenta en la Cartografía
Conceptos básicos a ser tenidos en cuenta en la Cartografía

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Gaia Misiones on Dec 24, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/25/2013

pdf

text

original

ELEMENTOS BASICOS A CONSIDERAR EN LA CARTOGRAFÍA Con la Ley Federal de Educación Nº 24.

195/93, que entró en vigencia al promediar la década del noventa en la mayoría de los distritos escolares del país, trajo beneficios a la educación de los argentinos por la incorporación de nuevos contenidos en la enseñanza-aprendizaje, pero a la vez, afectó a algunos contenidos clásicos por la falta de claridad en los diseños curriculares provinciales y por las dificultades en la capacitación docente. Muchas disciplinas se vieron afectadas, especialmente Historia y Geografía que pierden su autonomía en la Enseñanza General Básica (EGB) como integrantes del área de las Ciencias Sociales. Contenidos que eran desarrollados por la Geografía: el Universo, el Sistema Solar, La Tierra como una esfera celeste y terrestre, sus movimientos y otros descriptores pasaron al área de las Ciencias Naturales. Esto permitió que se soslayen algunos temas, que con el transcurrir de los años se observen las muchas lagunas que presentan los alumnos en conocer conceptos básicos que forman parte de su vida cotidiana, como por ejemplo, la aplicación práctica de los elementos que brinda la Cartografía. En las escuelas del nivel primario y secundario el estudio de los elementos de la cartografía están a cargo de la escasa carga horaria de la Geografía, por ser una ciencia espacial que se ocupa de observar, analizar, interpretar y explicar los espacios geográficos, o sea, la interrelación que se da entre el medio natural y los grupos humanos que en el habitan. A esta altura de los eventos no existe ánimo de analizar las debilidades de la transformación educativa, será un aporte más que valioso si recordamos algunos conceptos elementales que favorecen al manejo de mapas, objeto de uso corriente en las investigaciones científicas, en la ordenación del territorio y en las actividades de la vida cotidiana del ser humano. La Cartografía, primero como herramienta luego como disciplina, ha ejercido un rol importante en la vida del ser humano desde la más remota antigüedad. El hombre, externamente a su cultura, utilizó distintos elementos de su medio para representar su sitio con los componentes tangibles e intangibles percibidos que intervinieron en su modo de vida y, al mismo tiempo, para organizar y dominar el espacio. En algunas sociedades primitivas estas representaciones manuales evolucionaron y dieron origen a la escritura, al lenguaje hablado y a una gran variedad de grafismos que hoy utilizamos. Las representaciones adquirieron características transitorias cuando se trazaron en el suelo o sobre un elemento perecedero utilizando trozos de rocas, maderas, tallos, ramas, savia de vegetales y sangre de animales, flores, semillas, plumas de aves, esqueletos de animales y otros, muy utilizado por culturas primitivas. En cambio se tornan duraderas en inscripciones grabadas en rocas, tablas de arcillas, maderas, metales, papiro, cueros, para finalizar en el papel y en la digitalización en computadoras. En definitiva, los grafismos utilizados por las diferentes culturas a través del tiempo para representar lo percibido, tuvieron como objetivo ubicarse y orientarse en el espacio, y a partir de entonces, conocer nuevos lugares.

Lic. Elida H. A. de Romagosa

1

Ubicarse es saber donde estamos, es memorizar las imágenes concretas, marcas visuales, olores y ruidos, que nos indican que estamos en tal o cual lugar. Es una apropiación del espacio a través de los sentidos. Podemos reconocer por medio de sus componentes y la función que cumplen, si estamos en un desierto, en el campo, en una autopista, en una cancha de fútbol, en una plaza, en una escuela o en un templo religioso. Orientarse es saber hacia donde vamos, es situar los lugares en un espacio de referencia más amplio y abstracto. Esto estará determinado por cada sociedad, por el sistema que utilizan para definir su posición y la manera que miden las distancias. Así es como desde la antigüedad se utilizan para orientarse: las estrellas (Cruz del Sur, Osa Mayor); el Sol (naciente, medio día, poniente); orientación de las sombras (en el hemisferio Sur se orientan en sentido SO-SE); por un río (río arriba, río abajo, hacía el río, opuesto al río); por el relieve (tierras altas, tierras bajas, detrás de las montañas); por la brújula (indica el Norte y la Rosa de los Vientos); los mapas (latitud, longitud, altitud, distancias) y más recientemente los radares con el práctico Sistema de Posicionamiento Global (GPS), incluido en los sistemas de navegación. Todo mapa, carta o plano debe orientar el norte hacia la parte superior del usuario. Así, como a través del tiempo evolucionó la gráfica de representar las formas y las relaciones espaciales de los elementos de un determinado lugar, también en la actualidad esa representación gráfica va depender del objetivo final del grafismo y del nivel de instrucción de quien lo realiza. Ubicarse y orientarse en el espacio se completan con dar nombre propio al lugar, a los componentes y a las variaciones de aspecto que se registran en el ambiente. En otras palabras es proceder al bautismo, utilizando toponimia cultural propia o extraña. Esta puede perduras a través del tiempo o sufrir algunas modificaciones. De esta manera llegamos al mapa, palabra que proviene del latín mappa, significa toalla, porque en la época medieval los mapas se representaban sobre tela, y los encargados de llevar a cabo esa tarea eran los cartógrafos. En la actualidad, diversas son las disciplinas que intervienen en la elaboración de mapas y cada una de ellas le da el enfoque inherente a su objeto de estudio, a pesar de ello, todos los mapas contienen dos elementos imprescindibles: la localización y el atributo. • la localización en el espacio bidimensional, representados por las coordenadas geográficas (abscisa x y ordenada y): los paralelos determinan la latitud Norte o Sur y los meridianos la longitud Este u Oeste. Son líneas imaginarias y carecen de materialización en el terreno. Fueron trazadas por el hombre al estudiar la Tierra (Geoide) como un cuerpo geométrico. • el atributo, cualidad o magnitud, es lo que se localiza: curso de agua, precipitaciones, áreas sísmicas, ciudad, plantaciones, delincuencia, utilizando signos o símbolos, que se aclaran en las referencias del mapa. Podrá haber atributos iguales sobre la faz de la Tierra, pero no existen dos atributos iguales con la misma localización. Como es imposible representar total o parcialmente la superficie terrestre con sus atributos en su verdadera dimensión, se recurre a la reducción. La relación en proporción de reducción que existe entre la realidad y

Lic. Elida H. A. de Romagosa

2

la que se representa en el mapa se llama escala. Es un dato importante que el usuario debe considerar en un mapa., porque de acuerdo a ella será la representación del lugar. Todos los mapas traen una escala numérica (por ej. 1: 20.000.000) y/o una escala gráfica (es una recta dividida en segmentos consecutivos iguales) y sirve para medir la distancias entre dos puntos considerados, siempre en línea recta. Cuando más grande es el denominador de la escala numérica, mayor es la reducción y se utiliza para representar mayores superficies; cuanto más pequeño es el denominador de la escala, menor es la reducción y se observan mayores detalles del lugar que se representa. Ej. En un mapa de la Argentina a Escala 1:20.000.000, nos dice que 1 mm en el mapa equivalen a 20.000.000 mm en la realidad, o sea 20 Km. Al realizar un cambio de escala en un mapa también se hace un cambio del sistema gráfico, es decir, recurrimos a la generalización de los detalles que representamos, ejemplo: al reducir la escala en un plano urbano, se juntan las manzanas de casas y quedan eliminadas las calles menos importantes. Una buena cartografía es aquella, que en la generalización, conserva el sentido geográfico de los elementos que se representan en el mapa. Los elementos de la realidad (material e inmaterial) que se representan en un mapa reciben el nombre de símbolos o signos cartográficos. Muy pocos signos y palabras que se utilizan tienen una significación universal. Según la forma de representación los símbolos o signos cartográficos se clasifican en: 1. Punto (o puntual). Es una ubicación no dimensional. Se refiere a representaciones individuales, a datos de lugar, altura de un lugar, el centro de distribución de algo, el volumen conceptual en un lugar. Ej. Ciudad, mina, iglesia, punto acotado, cada punto representa 100 personas, etc 2. Lineal. La característica distintiva es la asociación a líneas y su unidimensionalidad, a pesar de la extensión que puede alcanzar. Ej. Rutas, líneas férreas, límites, ríos, línea costera, ruta de migración, curvas de nivel, etc 3. Zonal (o de áreas). La característica más importante es la extensión del área del fenómeno que se representa Ej: bosques, climas, lenguas, religiones, cultivos, regiones censales, regiones contaminadas, etc. El color en los mapas permite mayor detalle, potencia el interés visual y aumenta la posibilidad de jerarquizar el grafismo. Los colores deben acompañar a los objetivos del mapa. Estamos acostumbrados a observar los mapas físicos, que representan las formas de relieve de las tierras emergidas y sumergidas, a través de una escala cromática aceptada por convención que se leen en las referencias. Son pocos los colores que se respetan por convención. Los más aceptados son: • Azul: agua, frío, valores numéricos positivos. • Verde: vegetación, tierras bajas (llanuras, depresiones), bosques. • Amarillo, canela: sequía, escasez de vegetación, elevaciones intermedias (mesetas), período terciario • Marrón: relieves (montañas, colinas), curvas de nivel • Rojo: calor, elementos importantes (carreteras, ciudades, pueblos), rocas ígneas.
Lic. Elida H. A. de Romagosa
3

Rosa: rocas metamórficas.

En el momento de trabajar con un mapa es importante considerar la proyección cartográfica, definida como la representación de paralelos y meridianos en un plano. Debido a la esfericidad de la Tierra y la imposibilidad de traspasar simultáneamente todas las características de la red de coordenadas geográficas a una superficie plana, se recurre a las distintas proyecciones con el fin de reproducir la superficie con mayor fidelidad. En general las superficies menores no presentan problemas de representación. Las deformaciones se manifiestan cuando se quieren representar grandes superficies (hemisferios, continentes y países que tienen un desarrollo latitudinal –Argentina- o longitudinal –Rusia). En la tradicional proyección Mercator (Cilíndrica Conforme) como los paralelos son líneas rectas distanciadas progresivamente hacia los polos, y los meridianos son líneas rectas equidistantes, mantiene las formas (de los continentes, islas) pero exagera las áreas hacia los polos. Por tal motivo Groenlandia aparece más grande que México, cuando ambas tienen la misma superficie. Se usa para la navegación y otros usos en que la línea de rumbo sea necesaria. Obviamente, esta no será la proyección adecuada para mediciones de áreas y representar fenómenos de distribución, siendo aconsejable el uso de la proyección Peters (Equivalente), que distorsiona las formas, pero conserva las áreas. La confección de mapas se puede realizar bajo distintos enfoques según sea la disciplina que la utilice como medio para plasmar su objetivo, pero hay elementos básicos que deben ser respetados. En la Argentina, el Instituto Geográfico Militar, reglamenta los elementos de la cartografía oficial. Los grandes descubrimientos geográficos, la perfección de las mediciones y los avances de la tecnología, permiten definir a la cartografía como ciencia, arte y técnica.

Proyección Peters

Lic. Elida H. A. de Romagosa

4

Proyección Mercator Lic. Elida H. Arenhardt de Romagosa Departamento de Geografía Instituto Superior “Antonio Ruiz de Montoya”

BIBLIOGRAFÍA • • CLAVAL, Paul. La Geografía Cultural. Buenos Aires. Eudeba. 1999. 378 p. Geografía siglo XXI serie espacios de teoría y reflexión. ISBN 950-230921-9 ERRAZURIK, A. M.; GONZALEZ J.I. Proyecciones Cartográficas. Manejo y Uso. Universidad Católica de Chile. Facultad de Historia, Geografía y Ciencia Política. 1992. 112 p. Colección textos universitarios. ISBN 956-14-0296-3 JOLY, Fernand. La cartografía. Barcelona. Oikos-tau. S.A. 1988. 134 p. Colección ¿qué sé? Nueva Serie. IBSN 84-281-0633-9 ROBINSON, Arthur H. et al. Elementos de Cartografía. Barcelona. Ediciones Omega S.A. 1987. 543 p. IBSN 84-282-0768-2

• •

Lic. Elida H. A. de Romagosa

5

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->