RECUERDOS DOLOROSOS, AMARGOS Y TRISTES… ¿QUÉ HACER? a. Sanación de los recuerdos dolorosos b. Sanación del miedo c.

Sanación de la tristeza y la amargura d. Sanación de los rencores y resentimientos e. Sanación atravesando el duelo
Partiendo del principio que Dios nos ama y él quiere todo lo bueno para nosotros, que nos quiere sanos y saludables, y quiere nuestro bien. Solo podemos pensar que Él permite que nos sucedan cosas negativas en nuestra vida. Pero en medio de la dificultad el dolor y la desesperanza nos muestra su propósito y su voluntad para que enfrentemos cualquier situación dolorosa o desastrosa que nos toque experimentar en nuestra vida. Las situaciones agradables y felices no tenemos dificultad en integrarlas inmediatamente a nuestra vida y guardarlas como buenos recuerdos que nos hacen bien, somos agradecidos con Dios por bendecirnos con sus regalos y detalles de amor para nosotros. La dificultad surge al momento de integrar a nuestra vida las experiencias dolorosas, muchas veces nuestra tendencia es a rechazar esas experiencias, no queremos aceptarlas y es ahí cuando surgen los sentimientos negativos, las emociones dolorosas y amargas, los miedos, traumas, fijaciones, regresiones, proyecciones, etc. Con frecuencia si has sido herido emocionalmente, el proceso de sanación psicológica va a tomar cierto tiempo te hieres físicamente el proceso de cicatrización va a llevar cierto tiempo hasta la curación completa. No podemos y no debemos acelerar el proceso natural de sanación porque es contraproducente. Los psicólogos han descubierto también un proceso natural en la sanación de las heridas emocionales. Sea que nos enfrentemos al dolor causado por la muerte de un ser querido, a la pérdida de una facultad o un miembro corporal, o la ruptura de una relación afectiva, por el profundo daño causado por alguien o en el caso de enfermedades terminales para aceptar la propia muerte. Estas son las cinco etapas por las que pasaremos nosotros como creyentes con la ayuda y el apoyo de Dios: Negación, enojo, regateo, depresión y finalmente la aceptación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful