P. 1
Rousseau, Problema Del Ser Humano

Rousseau, Problema Del Ser Humano

|Views: 204|Likes:
Publicado porGermán

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Germán on May 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/12/2012

pdf

text

original

PROBLEMA DEL SER HUMANO

El pensamiento de Rousseau es especialmente crítico con el movimiento ilustrado, que va dirigido contra la idea optimista del progreso y al individualismo. En contra de lo que pensaban los ilustrados, Rousseau piensa que la ciencia y la inteligencia no son elementos de progreso y desarrollo humano. Para el autor, son mucho más importantes en el hombre los sentimientos morales naturales.. Las mejoras técnicas han ocasionado el aumento de la competitividad y el egoísmo, y han llevado al abandono de los sentimientos naturales. La vanidad, la envidia y la debilidad humanas son las que han ofrecido la falsa idea de que con ello los hombres serían libres, cuando son realmente esclavos de un orden social y político despótico y de unas exigencias sociales cada vez más insaciables: lujo, posición social, vanagloria, etc. Lo que está intentando poner en evidencia Rousseau son las contradicciones que se dan en la incipiente sociedad burguesa. El pensamiento ilustrado francés, por influencia de Locke, había defendido la existencia de unos derechos naturales, entre los que destaca el derecho a la propiedad. El valor de la comunidad estriba en que sirva para la protección de esos derechos naturales. Sin embargo, Rousseau, por influencia platónica, dice que la vida en comunidad es la que permite que el hombre tenga deseos de protección, de libertad y de egoísmo particular. Fuera de la comunidad, el hombre no adquiere las posibilidades de tener sentimientos morales, pues estos se forman desde la vida social. La sociedad es, por tanto, el factor de moralización más elemental, y no la suma de los intereses privados, sino el origen de los mismos. Va a defender posteriormente su idea de la superioridad de la comunidad sobre el individuo. El individualismo no es más natural que las necesidades sociales que llevan al hombre a vincularse en comunidades. Esto lleva a hablar sobre el concepto de hombre y el Estado de naturaleza. El problema del hombre lo sitúa en la perspectiva de entender qué es lo que hay de natural y qué de artificial en el ser humano. ¿Cuál es el estado natural del hombre? Para Rousseau, al contrario de lo que piensan los ilustrados, el hombre, antes que razón calculadora y egoísmo, es sentimiento. Los sentimientos dominantes son el de amor a sí mismo, o instinto de supervivencia, y la piedad hacia sus semejantes, esto es, el rechazo a producir el sufrimiento ajeno. No hay que confundir ese sentimiento de amor a sí mismo con el amor propio o egoísmo; es un sentimiento que se genera por la vida en sociedad y que lleva al hombre a darse un valor por encima de los demás, lo cual provoca odio y lucha. En este estado natural, el ser humano se mueve por un comportamiento puramente instintivo, carece de razón y lenguaje, pero tiene conciencia de su libertad. Este hombre natural no conoce el vicio o la virtud, y no es moral. El sentimiento que domina en él es el de piedad ante el sufrimiento ajeno. Por ello, el estado natural es un estado de paz, no hay posesiones o pasiones por las que enfrentarse. Las únicas diferencias que se observan son físicas. Entonces, el hombre solamente tenía una amenaza, la propia naturaleza, lo que llevó a los hombres a buscar el apoyo de otros. De estas asociaciones surgió la vida salvaje nómada. Los problemas empezaron a surgir con la aparición del sedentarismo y la agricultura, ya que surge la propiedad privada de la tierra y, por tanto, las primeras diferencias entre poseedores y no poseedores y la dependencia entre unos y otros por la consiguiente división del trabajo. Cuando las propiedades se tocaron unas a otras y el propietario no podía extenderse sino a costa de otros, surgieron los conflictos y el desorden y el hombre perdió su piedad original. De esta situación, se estableció así un contrato entre los ricos y los pobres (convencidos estos con razones engañosas por aquellos) por el que decidieron darse un poder supremo que los gobernara con leyes y que, en principio, debía proteger a todos, pero que, en realidad, lo que hace es garantizar el poder de los propietarios. Este es origen del Estado. A partir de aquí, se inició el deterioro moral de la humanidad y se implantó la desigualdad generalizada entre los hombres. También resuena aquí la crítica al liberalismo y al iusnaturalismo vigentes. Para Rousseau, la defensa de los derechos individuales como naturales es falaz y perjudicial para la sociedad. Sin embargo, no defiende la abolición de la propiedad privada, ya que la considera como un derecho fundamental en los que se asienta el orden social. En el horizonte de esta nueva sociedad, el papel de la educación es fundamental, ya que la comunidad política hay que fundarla desde abajo. El punto de partida de esta nueva educación ha de ser el hombre natural y el objetivo final del proceso pedagógico no puede ser el hombre culto y refinado de la sociedad ilustrada, pues en él confluyen todos los males de la sociedad, sino el desarrollo de los sentimientos innatos en la naturaleza humana, para su mejora y perfeccionamiento. Estamos hablando, pues, de una educación moral que permita al hombre distinguir entre el bien y el mal, y atender al bien común antes que al propio (patriotismo). Es preciso conocer el mundo del niño y sus capacidades de conocimiento para saber qué es lo que es capaz de aprender en cada momento sin forzar su naturaleza. Las dos premisas de la nueva educación son: atender al desarrollo personal del niño y educar para la formación moral de buenos ciudadanos. De esta manera, y mediante el principio de tolerancia, es posible crear una sociedad que esté de acuerdo con las ideas de los demás. Sin embargo, el hombre (que puede captar qué es el orden, la belleza y el bien), dirá Rousseau, es libre en sus acciones y está dotado de un alma inmortal e inmaterial con capacidad de elegir si hace el bien o el mal.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->