P. 1
Actividades Permanentes. Sumar acciones con la biblioteca de aula para formar lectores y escritores

Actividades Permanentes. Sumar acciones con la biblioteca de aula para formar lectores y escritores

|Views: 381|Likes:
Publicado porProfrJuan

More info:

Published by: ProfrJuan on May 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/17/2013

pdf

text

original

Dirección General de Materiales Educativos Dirección de Bibliotecas y Promoción de la Lectura Programa Nacional de Lectura

Actividades Permanentes
Sumar acciones con la biblioteca de aula para formar lectores y escritores

Guía para el Director de escuela y el Docente de grupo

2011

Subsecretaría de Educación Básica José Fernando González Sánchez Dirección General de Materiales Educativos María Edith Bernáldez Reyes Dirección de Bibliotecas y Promoción de la Lectura David Acevedo Santiago

Coordinación del proyecto
Subdirección de Acervos para Maestros y Promoción de la Lectura del PNL

Amílcar Saavedra Rosas

Redacción de contenidos
Equipo Técnico-Pedagógico de la Subdirección de Acervos para Maestros y Promoción de la Lectura

Yara Citlali De la Fuente Fragoso María Celina Martínez Delgado Nallely Mastachi Cortez Francisco Quirván Toledo Amílcar Saavedra Rosas Carlos Sánchez Servín Tania Vanesa Eunice Sánchez Vázquez

México 2011
1

Entre el “pasado imperfecto” y el “futuro simple” está el germen de un “presente continuo” que puede gestar un futuro complejo: o sea, nuevas maneras de dar sentido (democrático y pleno) a los verbos “leer” y “escribir”. Que así sea, aunque la conjugación no lo permita.

Leer y escribir en un mundo cambiante Emilia Ferreiro

2

Esta guía pertenece a

_____________________________________________________________

Escuela
_____________________________________________________________

3

Contenido

Presentación

5

Instalar la Biblioteca de Aula y ofrecer los servicios bibliotecarios 10

La Biblioteca como recurso de apoyo para la planeación de las clases 14

Lectura en voz alta

17

Círculo de lectores en el aula

22

Lectura de cinco libros

27

Cartilla de Lectura. Leyendo juntos

32

Índice lector del grupo

36

Bibliografía

38

4

Estimado Director de escuela y Docente de grupo
El Programa Nacional de Lectura propone mejorar las competencias comunicativas en los estudiantes de educación básica, al favorecer la lectura y escritura de manera cotidiana como actividad que despierta el interés de los alumnos por acercarse al contenido de los libros y textos diversos. Tiene como objetivo conducirlos al ejercicio de la lectura independiente, por medio del desarrollo de prácticas de lectura que motiven su reflexión, análisis y opinión.

De igual forma, a través del ejercicio cotidiano de la lectura y la escritura, dentro y fuera de las escuelas, se estimula e impulsa en los niños y jóvenes el interés por la cultura escrita de manera recreativa, lo que contribuye de forma progresiva en el proceso de desarrollo de sus competencias comunicativas. A través de la Estrategia Nacional 11+1 Acciones para leer, escribir y aprender con la biblioteca escolar y de aula, ciclo escolar 2010-2011, se sugieren actividades de fomento de la lectura y escritura desde la biblioteca escolar a cargo del maestro bibliotecario y el comité de la biblioteca; asimismo, de manera simultánea se proponen Actividades Permanentes a cargo del docente de grupo para desarrollar en el salón de clases con la biblioteca de aula.

Las actividades en el aula, a cargo del docente de grupo, tienen el propósito de garantizar que los alumnos consoliden una biografía lectora que les permita el desarrollo de las competencias comunicativas como están planteadas en el perfil de egreso de la educación básica, el cual se enuncia de la siguiente manera: Como resultado del proceso de formación a lo largo de la escolaridad básica, el alumno mostrará los siguientes rasgos1:  Utiliza el lenguaje oral y escrito con claridad, fluidez y adecuadamente, para interactuar en distintos contextos sociales.  Reconoce y aprecia la diversidad lingüística del país.

1

SEP Programa de Estudios 2009,

Educación Primaria, Sexto grado, pág. 13 y 14.

5

 Emplea la argumentación y el razonamiento al analizar situaciones, identificar problemas, formular preguntas, emitir juicios y proponer diversas soluciones.  Selecciona, analiza, evalúa y comparte información proveniente de diversas fuentes y aprovecha los recursos tecnológicos a su alcance para profundizar y ampliar sus aprendizajes de manera permanente.  Emplea los conocimientos adquiridos a fin de interpretar y explicar procesos sociales, económicos, culturales y naturales, así como para tomar decisiones y actuar, individual o colectivamente, en aras de promover la salud y el cuidado ambiental como formas para mejorar la calidad de vida.  Conoce los derechos humanos y los valores que favorecen la vida democrática, los pone en práctica al analizar situaciones y tomar decisiones con responsabilidad y apego a la ley.  Reconoce y valora distintas prácticas y procesos culturales. Contribuye a la convivencia respetuosa. Asume la interculturalidad como riqueza y forma de convivencia en la diversidad social, étnica, cultural y lingüística.  Conoce y valora sus características y potencialidades como ser humano, se identifica como parte de un grupo social, emprende proyectos personales, se esfuerza por lograr sus propósitos y asume con responsabilidad las consecuencias.  Aprecia y participa en diversas manifestaciones artísticas. Integra conocimientos y saberes de las culturas como medio para conocer las ideas y los sentimientos de otros, así como para manifestar los propios.  Se reconoce como un ser con potencialidades físicas que le permiten mejorar su capacidad motriz, favorecer un estilo de vida activo y saludable, así como interactuar en contextos lúdicos, recreativos y deportivos.

Para formar alumnos con el perfil de egreso que se establece a partir de la Reforma Integral de la Educación Básica (RIEB), se hace necesario transformar la escuela y el aula, a fin de que los educandos dispongan, de manera

6

inmediata, de recursos y medios que apoyen el aprendizaje, pero además que el docente implemente escenarios didácticos que reconozcan dichos retos. Si releemos cada uno de los rasgos propuestos en el perfil de egreso, nos damos cuenta que un eje de conocimientos tiene que ver con el desarrollo de la lengua y otro con las competencias comunicativas, los cuales están presentes de manera transversal en toda la educación básica.

Por tal motivo la escuela, en particular el trabajo en el aula, debe contribuir al desarrollo de estos dos ejes de conocimiento: el primero se identifica claramente como campo formativo de Lengua y Comunicación a través de las asignaturas en cada uno de los niveles educativos; el segundo eje se identifica como competencias comunicativas, de tal manera que los procesos de aprendizaje deben considerar escenarios que permitan a los alumnos conversar sobre los temas, leer textos diversos para buscar información, elaborar escritos con narrativas distintas y con información recopilada; esto no debe ocurrir sólo en la asignatura de Español, sino en todas las asignaturas, incluso en Educación Física y Educación Artística.

Para lograr el desarrollo de las competencias comunicativas se cuenta con la biblioteca de la escuela, dividida en dos acervos, el de la biblioteca de aula y el de la biblioteca escolar, el cual se ubica en las aulas y en la escuela respectivamente. En esta ocasión pondremos el énfasis en la biblioteca de aula y en sus objetivos.

La biblioteca de aula tiene como propósito convertir la lectura, la escritura y las actividades asociadas, en prácticas cotidianas en el salón de clases. Algunas funciones y características de la biblioteca de aula son:  Está conformada por acervos que responden, de manera más directa, a las necesidades del currículo y a las etapas lectoras de los alumnos del grado donde se ubica. Apoya la construcción de una biografía lectora en cada alumno.  Está al servicio cotidiano de las necesidades temáticas y de contenidos del grado. Garantiza a los docentes la disposición de libros y materiales para

7

preparar su clase y para dinamizar las actividades que se proponen en el aula.      Enriquece la metodología del docente, mejorando la planeación y trabajo en el aula; lo que permite diversificar las formas de interacción con los textos. Está organizada de manera sencilla para facilitar la consulta y el préstamo de libros. La cantidad de materiales no es amplia. Permite lecturas compartidas y enriquece, fundamentalmente, los espacios de trabajo y lectura en grupo favoreciendo el auto aprendizaje. Permite a los docentes mostrar a los alumnos cómo la consulta de libros y materiales complementa el trabajo académico. Integra acervos que muestran a los alumnos los conocimientos y saberes desarrollados por la humanidad, con diferentes narrativas, puntos de vista, profundidad, complementando los contenidos expuestos en los programas escolares y libros de texto.  Pueden hacerse préstamos entre bibliotecas de aula y con la biblioteca escolar.

Para que la biblioteca de aula cumpla su función, se debe garantizar que el docente y los alumnos se organicen para instalarla y ofrecer los servicios bibliotecarios. Pero sobre todo, que el docente la aproveche de manera sistemática y explícita en la planeación de clases de las distintas asignaturas de educación básica.

8

Actividades Permanentes
Sumar acciones con la biblioteca de aula

1 Una biblioteca de aula instalada y con servicios bibliotecarios. 1 Un docente que planea su clase

considerando la biblioteca de aula y la

+

biblioteca escolar como recurso de apoyo. 15 Minutos de lectura en voz alta por el docente y diálogo grupal. 10 Libros leídos y comentados en el círculo de lectores en el aula. 5 Libros leídos por decisión personal y con la participación de los padres. 1 Índice lector del grupo.

=

Alumnos lectores y escritores

9

Instalar la biblioteca de aula y ofrecer los servicios bibliotecarios

10

Instalar la biblioteca de aula y ofrecer los servicios bibliotecarios
El lugar de la biblioteca de aula es el salón de clases, previo consenso con los alumnos, se ubicará en un lugar estratégico para garantizar condiciones de acceso y uso. Para lograr la disponibilidad de la biblioteca de aula2, le invitamos a usted, docente, a reconocer las siguientes pautas:  Integre. Los libros de la colección Libros del Rincón son un pie de biblioteca el cual se debe integrar con toda la información que se disponga: materiales impresos, informáticos y audiovisuales. Como regularmente no se cuenta con espacio suficiente en los salones de clases, es necesario que en la biblioteca de aula, estén incorporados únicamente los materiales que se van a emplear, el resto hay que retirarlos del salón.  Instale. Busque el mejor lugar para colocar los libros y materiales en el aula, considere un lugar accesible para todos los alumnos. Los libros y materiales deben quedar colocados a una altura no mayor a la del hombro del alumno más bajo del grupo, de tal modo que permita que todos puedan mirar las portadas, lomos y tomar los libros de manera autónoma. Para colocar los libros se pueden emplear repisas o un librero, otras sugerencias pueden ser consultadas en la Página de la Lectura en la sección Instala y Mueve tu Biblioteca. Aseguremos una sección que permita mostrar las portadas, actualizando periódicamente los libros y materiales.  Organice. Es necesario identificar secciones para los recursos de la biblioteca. En una coloque los recursos impresos, como son los Libros del Rincón, los de la biblioteca, los libros adquiridos en años anteriores, las revistas, folletos, etc.; en otra, el material informático como programas (software), listados de fuentes de información en Internet y blogs de interés para las diferentes asignaturas; en una más pueden estar los materiales audiovisuales en distintos formatos. Hay una decisión difícil, pero necesaria

Consultar el artículo “La biblioteca escolar como Centro de Aprendizaje” en la página electrónica: http://basica.sep.gob.mx/dgme/start.php?act=articulos

2

11

para disponer de espacio y garantizar la funcionalidad de la biblioteca de aula, deseche o done todos los recursos obsoletos.  Clasifique. Para que la biblioteca de aula verdaderamente sirva de apoyo al logro de los propósitos curriculares y de la formación de lectores es necesario clasificar los libros, ya sea empleando el código de colores propuesto por Programa Nacional de Lectura o considerando una clasificación por contenido o temas. Lo importante es saber dónde iniciar la búsqueda de la información.  Planee. Actividades cotidianas que animen y fomenten la lectura y la escritura, así como actividades de vinculación con los contenidos curriculares.

En el proceso de instalación es necesaria la participación de los alumnos, aportando ideas y soluciones para lograr una biblioteca al servicio del grupo; de esta manera fortalecemos su formación como lectores, más aún, estas actividades forman parte de los contenidos de los primeros grados de la educación básica

Los servicios bibliotecarios para lograr la accesibilidad Para que una biblioteca de aula funcione durante todo el ciclo escolar es necesario establecer acuerdos de uso y de ofrecimiento de servicios bibliotecarios, donde los alumnos pueden participar organizados en

comisiones, a fin de garantizar que el acervo se mantenga clasificado, se preste de manera sencilla y ágil, se registre la devolución de los libros y materiales, se promuevan los libros menos leídos, se mantenga decorado con temas alusivos; así como, conservar limpio el lugar asignado. A cada servicio bibliotecario se puede corresponder una comisión, por ejemplo:

Préstamo interno Préstamo a domicilio Comisión de Promoción de los libros Registro de lecturas Mantenimiento y limpieza del acervo

12

Cuando los alumnos participan activamente, la pérdida y maltrato de los libros y materiales se reduce, pues identifican el acervo como un bien, patrimonio de la comunidad escolar.

Ciertos son los retos que hay que enfrentar en las escuelas secundarias para garantizar la accesibilidad al acervo, donde los docentes imparten su cátedra por horas, en este caso la integración del comité de la biblioteca se puede realizar con la representación de un alumno por grupo y con el docente asesor del mismo, los cuales se encargarán de organizar a los alumnos para lograr un acervo accesible. No deje de lado la participación de los jóvenes alumnos, esta es una oportunidad de fortalecer el desarrollo de las Competencias para la convivencia y para la vida en sociedad.

13

La Biblioteca como recurso de apoyo para la planeación de las clases

14

La Biblioteca como recurso de apoyo para la planeación de las clases
La presencia de la biblioteca de aula requiere estar incorporada en la planeación de las clases del docente de grupo, con el propósito de que se emplee de manera sistemática y explícita en las actividades cotidianas de la clase.

La biblioteca de aula debe estar presente en la planeación de clase para desarrollar los contenidos correspondientes al campo formativo de Lenguaje y Comunicación; así como para desarrollar las competencias para la vida, en particular las Competencias para el manejo de la información las cuales contribuyen al logro del perfil de egreso y deben desarrollarse en todas las asignaturas de educación básica.

Las Competencias para el manejo de la información. Se relacionan con la búsqueda, identificación, evaluación, selección y

sistematización de información; con pensar, reflexionar, argumentar y expresar juicios críticos; con analizar, sintetizar, utilizar y compartir información; con el conocimiento y manejo de distintas lógicas de construcción del conocimiento en diversas disciplinas y en distintos ámbitos culturales.3

La biblioteca de aula, junto con otros recursos de apoyo como son la biblioteca escolar, Enciclomedia, Habilidades Digitales para Todos (HDT) y aquellos programas que ofrecen los niveles educativos, las modalidades y los propios servicios educativos en las entidades, deben armonizarse y potencializar su presencia en el aula a través del plan de clase que realiza el docente, a fin de diversificar y enriquecer las estrategias de aprendizaje que se ofrecen a los alumnos.

3

SEP, op.cit., p. 12.

15

Un buen ejemplo de una planeación de clase que reconoce la biblioteca de aula y la biblioteca escolar como un recurso de apoyo es la propuesta desarrollada desde el Programa Educativo para Escuelas Multigrado, a través de la Guía Didáctica Multigrado de Español, la cual propone secuencias didácticas por tema o proyecto, donde el Lenguaje se trabaja como eje transversal de todas las asignaturas.

Formar alumnos competentes de la lengua demanda que en el aula, de manera permanente, se consulten los libros de la biblioteca y otras fuentes como Internet, lean periódicos y revistas, escriban sus opiniones, dialoguen sobre lo leído, colaboren en la corrección de los textos de sus compañeros y las producciones personales, argumenten sus aseveraciones y escritos, y más actividades a fin de “movilizar conocimientos” (Perrenoud, 1999).

En este contexto invitamos a los docentes a que adquieran el compromiso de planear y desarrollar acciones permanentes en el aula durante todo el ciclo escolar: Lectura en voz alta Círculo de lectores Preescolar Lectura de cinco libros La Cartilla de lectura. Leyendo juntos Índice lector del grupo

Lectura en voz alta Círculo de lectores Primaria Lectura de cinco libros La Cartilla de lectura. Leyendo juntos (1° y 2°) Índice lector del grupo

Lectura en voz alta Círculo de lectores Secundaria Lectura de cinco libros Índice lector del grupo

16

Lectura en voz alta

Lectura en voz alta
17

En todos los grados de la educación básica, desde preescolar hasta secundaria, es importante que el docente de grupo prepare y lleve a cabo la lectura en voz alta, al menos dos días a la semana, 15 minutos antes de iniciar sus actividades, para compartir con sus alumnos: cuentos, novelas, artículos, notas periodísticas u otros textos de interés. La lectura debe ser de calidad atendiendo las necesidades de los alumnos.

Los docentes de grupo, con apoyo del maestro bibliotecario, motivarán la participación de los alumnos en las actividades de lectura en voz alta mediante la animación y la representación, al mismo tiempo desarrollarán en los alumnos estrategias y habilidades que faciliten la lectura en voz alta y los induzcan al desarrollo de una formación lectora de creciente nivel de complejidad.

Es importante la participación de los padres y familiares de los alumnos en las actividades de lectura en voz alta, a fin de fortalecer esta actividad dentro y fuera de la escuela.

Selección de lecturas Al inicio del ciclo escolar realice un reconocimiento de las experiencias lectoras de sus alumnos para aprovechar sus aprendizajes previos, antes de elaborar un plan mensual de lecturas, con el propósito de atender sus intereses, necesidades, gustos, inclinaciones y habilidades de lectura.

Con base en la información del grupo y con apoyo del maestro bibliotecario, elabore un plan mensual de lectura en voz alta con actividades y estrategias que generen condiciones y ambientes propicios que motiven la participación de los alumnos y contribuyan al desarrollo de experiencias lectoras gratificantes.

A través del plan mensual de lectura en voz alta, podrá establecer criterios para seleccionar los títulos que motiven y apoyen los propósitos y la formación de hábitos lectores, que desarrollen la creatividad, la imaginación, la sensibilidad y los valores, así como ofrecer a los alumnos orientaciones que les permitan seleccionar sus propias lecturas.
18

Seleccione libros que transmitan mensajes y que logren desarrollar emociones, sentimientos y la imaginación de los escuchas. De igual forma, que motiven la participación y la creatividad para que ellos elaboren sus propias historias.

Elija libros para leer en voz alta de acuerdo al grado y nivel escolar, de acuerdo a la edad, el momento psicoafectivo que viven, que junto con las estrategias, tendrán como propósito motivar y contagiar a los lectores para continuar las lecturas autónomamente, a fin de que se adentren en la historia, en los personajes o en el tema que les parezca interesante.

Para realizar una buena selección, revise la clasificación de la colección Libros del Rincón y la información del Catálogo de Selección de las bibliotecas escolares y de aula, que se puede consultar en la página electrónica del Programa Nacional de Lectura: http://www.lectura.dgme.sep.gob.mx

En la elección de libros considere: la coherencia de la historia o el tema que se aborda, empleo eficaz de la lengua; calidad del texto (narrativo, poético, expositivo, de divulgación); calidad de la ilustración, éstas también son contenido, y por ello tienen un valor significativo; alguna vinculación con los contenidos curriculares.

Una vez concluido el listado de libros que integran el plan de lectura en voz alta, preséntelo a los alumnos y propóngales que sugieran la integración de otros títulos. Otra opción puede ser la lectura por entregas, en la que en cada sesión se lee un capítulo o sección del libro hasta terminarlo.

Preparar la lectura Previamente lea y ensaye la lectura en voz alta, identifique el tema y las características narrativas. Su voz servirá para caracterizar a los personajes. Lea el texto en voz alta varias veces para que identifique la cadencia de la lectura, los énfasis y entonación más adecuada en cada momento de la historia. Señale en el texto las pausas que le permitirán mirar a sus
19

interlocutores, como un acto de ofrecimiento de lo que se está leyendo y para provocar la predicción y anticipación de sucesos.

Tenga presente que al leer en voz alta ante sus alumnos, usted estará prestando su voz al texto seleccionado, finalmente el acto de lectura comprensiva lo realizará cada uno de los alumnos, usted facilitará este propósito al ofrecer una lectura de calidad. Recuerde que usted es un “modelo” a seguir en los comportamientos lectores de sus alumnos.

El día de la sesión de la lectura en voz alta Proponga a los alumnos cambios en el salón que propicien un ambiente favorable para la escucha de la lectura, pueden organizar las bancas en un semicírculo o todos en sentados en el piso en torno a usted.

Al iniciar la lectura garantice que todos estén en su lugar, cómodos y prestando atención. Presente los datos del libro: autor, ilustrador, año de edición, ciudad y país, y los que considere que pueden ser interesantes. Realice la lectura en voz alta, según lo ha planeado, sin prisa, el tiempo es de usted como lector. Al terminar la lectura, guarde silencio un par de minutos para que las imágenes sugeridas a través de la lectura logren el desenlace final en cada uno de los escuchas.

El cierre de la sesión de lectura en voz alta Una actividad complementaria debe tener el propósito de reforzar el sentido y comprensión de la lectura, lo cual significa que se pueden realizar diferentes actividades o asumir diversas actitudes por parte de usted, las cuales pueden ser desde el silencio, hasta una sesión guiada, donde se invite a los alumnos a comentar sobre la historia, el tema y la identificación de las características de los personajes o se motive la participación, a través del intercambio de ideas y la reflexión sobre la lectura.

20

Para concluir la actividad, presente nuevamente los datos del libro para que los alumnos puedan localizarlo en la biblioteca.

Una forma de observar el avance de los alumnos en el interés por la lectura, es registrando los libros solicitados para la lectura personal.

21

Círculo de lectores en el aula

Círculo de lectores en el aula
22

La experiencia lectora que está a punto de llevarse a cabo tiene la finalidad de dialogar entre compañeros y comunicarse con los otros. ¿Por qué la lectura libera del silencio a las personas? Bueno, porque el acto de leer en un sentido amplio, interpreta la vida para poder orientarse en ello; es decir, leer es interpretar la realidad para abrirse caminos en el accionar diario y en el camino de la vida.

Los Círculos de lectores tienen el propósito de promover y mantener el diálogo entre compañeros, el interés por compartir impresiones, puntos de vista, relaciones de los contenidos y significados construidos a partir de la lectura; además de aclarar dudas sobre lo leído.

¿Cómo se organiza? Al inicio del ciclo escolar, proponga una exploración de los libros de la biblioteca de aula que tenga en su salón de clases para que usted y sus alumnos tengan una aproximación sobre algunos que puedan ser opción para ser seleccionados. Programe una visita a la biblioteca escolar. Pida ayuda al maestro bibliotecario para que sus alumnos conozcan el acervo y, de igual manera, seleccionen algunos libros para la lectura. Junto con los alumnos, identifique 10 libros de la biblioteca escolar y de aula, los cuales estarán comprometidos para que todos los lean, uno cada mes, durante el ciclo escolar. El último jueves hábil de cada mes, se organiza un círculo de lectores en el salón de clases con la finalidad de que los alumnos y usted conversen sobre el contenido del libro seleccionado. Cuando usted y sus alumnos hayan llegado a un consenso sobre los 10 libros seleccionados, elabore en una cartulina el calendario mensual donde se especifique el título, el autor y el día en el que cada uno de ellos será comentado en el Círculo de lectores. Coloque la cartulina en un lugar visible a fin de que el grupo tenga presente los libros que corresponden a la lectura de cada mes. Elabore una estrategia para que en el aula exista más de un ejemplar para leer; es decir, puede recurrir a los otros profesores, del mismo grado, para que le presten el título que tendrá que leerse en ese mes o solicitarlo en la biblioteca
23

escolar, según sea el caso, y así sucesivamente. De igual manera, es importante que usted revise con frecuencia los avances de lectura de los alumnos sobre el título que habrá de comentarse, con la finalidad de que esa lectura se lleve a cabo. Al inicio de cada mes recuerde a sus alumnos sobre el libro a leer. Acuerden un rol para que la mayoría de ellos pueda leer el libro y después comentarlo. Es importante que usted lea el libro y que esté atento para garantizar que el texto se esté leyendo; por ejemplo:    Un día haga una breve presentación del libro. Otro día comente, brevemente, algún contenido del libro. En otra ocasión motive a sus alumnos para que comenten sobre lo que han leído. El último jueves de cada mes… es el día del Círculo de lectores  Disponga, junto con sus alumnos, de un espacio para comenzar la actividad. Coloque las sillas o bancas a los alrededores del salón de modo que quede un espacio amplio en el centro del aula. Cuando el espacio esté habilitado pida a sus alumnos que formen un círculo, si el espacio queda reducido, pida que éste sea concéntrico, la intención es que literalmente se forme un Círculo de lectores.  Considerando las instalaciones de su escuela, verifique si existen espacios como: el salón de ritmos y cantos, un aula de usos múltiples, la biblioteca e incluso un área del patio, que favorezca la realización de la actividad.     Intégrese al Círculo, recuerde que forma parte de él junto con sus alumnos, participe como promotor del diálogo. En la primera sesión, explique la importancia de realizar esta actividad. Exponga lo que significa y el objetivo de formar este Círculo de lectores. Inicie la sesión con alguna lectura gratuita o dinámica de grupo para que sus alumnos se relajen y presten atención a la actividad. Tome el libro sobre el que se va a comentar. Muestre el libro: la portada, la contraportada, el lomo; tal vez pueda mostrar alguna que otra página

24

del interior. Cuando sus alumnos tengan la intención de participar, pregunte quién quiere comenzar con:  ¿De qué creen que trate el libro?  Indague sobre el tipo de referentes que cada participante expresa.  ¿Qué les pareció el libro?  ¿Qué les gustó del libro? ¿Por qué? Estas y otras preguntas que usted pueda formular le ayudarán a iniciar el diálogo, para después retomar lo que a la mayoría le llama la atención sobre la historia misma, los personajes y sus actitudes y acciones, los paisajes. Los alumnos compartirán sus comentarios e ideas con todo el grupo respecto de lo que les pareció el libro.    Estimule la participación de los alumnos poniendo atención a cada comentario que surja. Enfatice la capacidad que los participantes demostraron al crear frases creativas sobre lo que el libro les sugirió. Cuando la conversación parezca agotarse, invite a otros alumnos a expresar situaciones o ideas relacionadas con el texto; es decir, promueva la vinculación con experiencias personales pasadas. Si es necesario, relean y comenten algún texto seleccionado.  Integre al diálogo a los alumnos que, por alguna razón, no alcanzaron a leer el libro seleccionado para esta reunión. Una vez comprendido el texto pueden manifestar sus sentimientos, emociones y deducciones, así como plantear preguntas a sus compañeros.  Para cerrar la sesión presente nuevamente el libro: su título, autor, ilustrador, el país donde fue editado, etcétera, para que, quienes no leyeron, se animen a hacerlo.

Otras formas de iniciar el Círculo de lectura  Permita que sus alumnos se animen a plantear preguntas al texto, unas 10, para seleccionarlas es importante que todos escuchen las razones por las cuales se han propuesto. Finalmente, vayan descartando las

25

preguntas, hasta que queden tres y, a partir de ellas, comiencen con el diálogo.  Proponga que cada alumno mencione una palabra, la cual sirva para representar alguna característica de la lectura. A partir de las palabras propuestas se inician los comentarios del libro. Esta es una manera de garantizar una participación más equitativa.  Cuando la lectura tiene diversos personajes, se puede proponer elaborar una biografía rápida de alguno de ellos a partir de la información del texto. Se puede iniciar comentando cómo vivió la historia cada personaje.

Para el cierre  Invite a sus alumnos a expresar sus testimonios sobre esta experiencia lectora. Luego, dé voz a aquellos que por algún motivo no lo hicieron, invitándolos a expresar una conclusión o reflexión final. Es importante que todos sean coparticipes del Círculo de lectores en el aula.  Expréseles la importancia de compartir sus experiencias sobre la lectura y pídales que escriban sobre ellas para después publicarlas en el periódico mural del salón de clases. Difundir estos textos será motivo para que otros alumnos se animen a leer y a escribir.  Cuando la lectura tenga una carga afectiva podemos invitar a que cada uno de los alumnos exprese sus sentimientos y emociones en una hoja que puede ser pegada en alguna pared.

La apuesta será que, en un futuro, los alumnos decidan voluntariamente reunirse para interactuar, compartir e intercambiar ideas, experiencias y opiniones en torno a la lectura de un texto escrito. Donde se lea libremente y se permita escoger la lectura para compartirla.

26

Lectura libros

de

cinco

27

Lectura de cinco libros
Esta actividad tiene como propósito que los alumnos seleccionen, libremente, cinco libros de su preferencia para leer durante el ciclo escolar, en el que establezcan sus tiempos y lugares de lectura, y que en casa se reconozca y fomente su comportamiento lector.

Motivar para elegir Para que sus alumnos seleccionen los cinco libros que van a leer, invítelos a explorar el acervo de la biblioteca escolar, muéstreles las series por los que está integrado: Al sol solito, Pasos de luna, Astrolabio y Espejo de urania; clasificado por géneros: literarios e informativos; y reconocido por categorías, las cuales sirven para acercarse a los temas de interés y orientar la selección del libro a leer. En una sesión permita que exploren, hojeen, lean y comenten los libros, que tomen nota de aquellos libros que les interesan. Este mismo ejercicio realícelo con los libros de la biblioteca de aula. Para que, finalmente, cada alumno determine que estará leyendo cinco libros durante el ciclo escolar. Sugiera que cada alumno registre en su libreta o en una hoja, la cual puede formar parte de su carpeta de evidencias, los cinco títulos que se compromete a leer durante el ciclo escolar como mínimo, esto quiere decir que pueden seleccionar más libros. Este compromiso puede resultar más significativo para los alumnos si se realiza una ceremonia en el grupo. Usted indicará a los alumnos que los libros seleccionados se leerán uno a uno, de tal suerte que cada estudiante determinará su ritmo comprometido de lectura.

Leer en casa con la participación de los padres Una vez seleccionados los libros, es necesario informar a los padres de familia que sus hijos estarán llevando a casa libros para ser leídos, dicha comunicación es importante para que los padres se comprometan; primero, a proporcionar condiciones mínimas para la lectura en casa, como son tiempo, respeto a los espacios que su hijos elijan para leer, incluso garantizando el silencio para realizar la lectura individual; segundo, que ellos también lean los

28

libros, que comenten sobre las lecturas en fin que generen un ambiente familiar propicio para la lectura.

Una forma en que los padres y familiares pueden participar de forma comprometida y acompañar a sus hijos en su proceso de formación como lectores autónomos es instalando una biblioteca familiar que integre los libros, revistas, información, incluso con los mismo libros de texto que contengan lecturas y todo aquel material de lectura que resulte interesante para los niños. En el caso de los alumnos de preescolar, y tal vez para los de primero y segundo grados de primaria, es necesario involucrar a los padres y familiares para que ayuden a sus hijos a solicitar el préstamo a domicilio de los libros; de igual forma, que lleven registro de sus lecturas realizadas; así como de sus comentarios, reflexiones, dudas y avances en la Cartilla de Lectura. Leyendo juntos. Consultar en: http://www.lectura.dgme.sep.gob.mx/11mas1_2010/doctos_preescolar/Cartilla_ de_Lectura_Preescolar.pdf

Algunos aportes que la lectura en silencio, también llamada independiente o autónoma, ofrece a los alumnos son:  Les permite reconocerse como lectores capaces de elegir y de disfrutar, de leer placenteramente, considerando su experiencia personal como motivo para actuar.  Ser protagonistas de su lectura, en otras palabras, aprenden a ser activos ante la lectura hasta resignificarla a partir de la propia experiencia.    Perseverar en los objetivos personales ante las condiciones adversas, favoreciendo el aprender a aprender. Ejercitarse en descubrir la organización y sentido de un texto como un reto personal. Crear condiciones en casa que favorezca su comportamiento lector.

29

Promover la lectura individual en la escuela En la biblioteca escolar se puede acondicionar un espacio para que los alumnos hagan sus lecturas. Buscando un lugar ventilado, con buena iluminación, confortable, que invite a mantener un diálogo reflexivo entre el lector y el libro. El espacio físico elegido debe estar ambientado y señalizado, con la finalidad de hacerlo atractivo. En este espacio no debe faltar papel, lápiz, pluma y lápices de colores. En el grupo es deseable que, una vez a la semana, se disponga de 45 minutos, mínimo, para llevar a cabo una sesión de lectura individual y de comentarios entre alumnos en pequeños grupos, además de los que usted realice. El propósito es dar seguimiento al avance de las lecturas de los alumnos.

Compartir las lecturas con los compañeros Para dejar una huella visible y sensible de los libros leídos, experimentada por cada uno de los alumnos, invítelos a que elaboren una reseña de cada libro, la cual además, servirá para invitar a otros compañeros a leerlos. Se propone elaborar las reseñas porque a través de ellas los alumnos aprenden a escribir sus propias ideas y a organizar información de sus lecturas, pero también porque es un recurso para invitar a otros a leer. Mencione a los alumnos que la reseña tiene que reflejar su opinión personal sobre el libro leído y una reflexión final. La opinión se puede construir desde diferentes miradas, por ejemplo:        ¿Por qué me gustó el libro? ¿Por qué recomendaría este libro a un compañero? ¿Qué le preguntaría al autor del libro si estuviera aquí? ¿Qué sentimientos me despertó la lectura del libro? ¿Qué eventos del libro recuerdo mejor? ¿Por qué me interesa este tema? ¿Qué puedo escribir acerca de las ilustraciones y gráficos?

Asimismo, invítelos a ilustrar sus reseñas utilizando diferentes recursos como: dibujos, recortes, fotografías, estampas, postales y más.

30

Al final de cada reseña el alumno incluirá la ficha bibliográfica de cada uno de los libros; independientemente de cómo se decida presentar cada ficha, se recomienda que al menos contenga los siguientes datos: autor, título, editorial, acervo (biblioteca escolar o biblioteca de aula), categoría y año.

Los alumnos colocarán sus reseñas el primer viernes de cada mes en el salón de clases, en un lugar previamente acordado, ya sea en el periódico mural o en tableros, por ejemplo, con el título “Hecho en la Biblioteca Escolar y de Aula”. Permanecerán durante unos quince días para que los demás compañeros las conozcan y lean. Ese viernes, además de colocarlas, compartan y comenten su contenido. En otra ocasión, trabajando en equipo, se pueden revisar y corregir las reseñas para que se mejore su redacción. Identifique cuáles son las dificultades en ortografía y sintaxis más recurrentes, para que haga recomendaciones al grupo a fin de superarlas.

Registro de libros leídos Junto a las reseñas expuestas, también se elaborará e incorporará un Registro de Libros Leídos por cada uno de los alumnos-lectores. Es importante visibilizar el desempeño lector de los alumnos, para lo cual se pueden emplear diversas estrategias como:   Colocar en una hoja la fotografía o dibujo del alumno-lector e ir agregando los títulos de los libros leídos. El “Árbol lector”, el cual es muy recurrente en las escuelas y consiste en que cada alumno se representa como una rama de un árbol y cada lectura de un libro se representa como fruto.

31

Cartilla de Lectura. Leyendo juntos

Cartilla de Lectura. Leyendo juntos
32

Tarea fundamental de padres, familiares y educadores es apoyar el desarrollo de las habilidades comunicativas de los alumnos en edad preescolar y los primeros grados de primaria, a través de actividades de mediación para incidir favorablemente en su acceso a la cultura escrita, como la lectura de libros y narraciones orales tradicionales en el hogar por parte de los padres y familiares cercanos, actividades que se van fortaleciendo en la escuela y en otros espacios cotidianos de la comunidad y contribuyen a formar hábitos lectores.

Al mismo tiempo es importante que los padres y familiares mediadores de la lectura lleven un registro de los libros y de las actividades que se realizan durante este proceso que permita acompañar y facilitar el acceso de los niños a la lectura y escritura; así como anotar observaciones, comentarios, dudas y preguntas sobre lo que se está leyendo y sobre los progresos detectados, que genere información para intercambiar con la educadora o profesor de grupo y contribuya a valorar los avances en el desarrollo de las competencias comunicativas dentro y fuera del aula; así como, proponer nuevas estrategias de lectura, de selección de libros, de animación, de recreación y de comprensión de textos.

En este sentido, el Programa Nacional de Lectura, propone la Cartilla de Lectura. Leyendo juntos, para preescolar y los dos primeros grados de primaria, con el propósito de ofrecer a padres y familiares de los alumnos de estos niveles, una herramienta de registro de las lecturas efectuadas, así como un espacio para anotar sus observaciones y valoraciones sobre las actividades de lectura realizadas y para dar seguimiento al comportamiento lector de los niños.

Esta Cartilla la reciben los padres y familiares al inicio del ciclo escolar con recomendaciones básicas sobre la actividad de lectura en casa, información de cómo utilizarla en el hogar y de las fechas en que la educadora la solicitará durante el año para intercambiar información sobre las lecturas y los avances observados, se recomienda que esto último se realice cada dos meses.

33

Leer en casa Algunas recomendaciones que puede ofrecer a los padres y familiares de los alumnos para que en casa exista un ambiente favorable para el desarrollo de la cultura escrita son:  Organice e instale su biblioteca familiar agrupando libros, revistas, periódico y folletos conforme a la edad de sus hijos, se pueden integrar algunos libros de texto que contengan lecturas. Puede preguntar en la escuela sobre la clasificación de la biblioteca escolar para identificar cómo organizarlos en casa, por ejemplo, en literarios e informativos.     Seleccione un libro de la biblioteca de aula o de la biblioteca escolar y solicítelo en préstamo a domicilio. En casa, revise y lea previamente el libro seleccionado para identificar el título, autor, tema o historia. Practique la lectura en voz alta. Antes de llevar a cabo la lectura, elija un lugar adecuado, cómodo y agradable, donde el niño pueda mantener la atención en la lectura. Realice la lectura en voz alta e invite al niño a que pregunte sobre el libro, el tema, la historia, el personaje, sobre las ilustraciones o las nuevas palabras. Comente el tema de la lectura y propóngale que lo relacione con las actividades cotidianas que realiza.  Organice sesiones de 15 minutos de lectura en casa de manera permanente, así como otras actividades en las que estén presentes los libros, la lectura y el diálogo.

Registrar las experiencias de lectura Invite a que los padres y familiares registren en la Cartilla de Lectura. Leyendo juntos, los libros leídos por los niños de acuerdo al ciclo escolar y al grado en el que está inscrito. Enseguida que anote sus observaciones sobre la actividad realizada: los comentarios sobre el libro, el tema, el personaje, las imágenes, las palabras; cómo identificó la historia y el personaje, cómo relaciona el tema, la historia o el personaje con las actividades cotidianas que conoce o realiza; cuáles fueron sus dudas, cómo lograron aclararlas, cómo le hubiera gustado que terminara la historia, entre otros.

34

Que cada padre de familia anote, en la carátula de la Cartilla, el nombre de la escuela, del alumno, del lector acompañante (padre, madre o algún familiar), de la educadora o profesor (de acuerdo al grado en el que está inscrito el alumno).

La cartilla, un enlace entre la educación preescolar y la educación primaria Al egresar de educación preescolar, la Cartilla es un recurso que permitirá al docente de educación primaria reconocer la experiencia lectora del alumno, con el propósito de continuar estimulando su biografía lectora.

La cartilla en primaria se propone para el primer ciclo, primero y segundo grado, con el propósito de que los padres continúen con el compromiso de acompañar la lectura de sus hijos, al pasar al tercer grado se debe mostrar la Cartilla al docente, con el propósito de que reconozca la experiencia lectora del alumno.

Por este motivo, le solicitamos a usted, educadora o profesor, que invite a los padres de familia a mostrar la Cartilla al docente del primer grado de educación primaria.

35

Índice lector del grupo

Índice lector del grupo
36

El sentido de pertenencia es importante en las personas, particularmente en los niños y los jóvenes, el reconocerse como parte de un proyecto estimula su participación. En este sentido, es primordial promover en los alumnos del grupo un reto colectivo que represente mejorar el desempeño lector y la cantidad de actos de lectura y libros leídos, para lo cual es necesario instrumentar un mecanismo de registro de los libros leídos en el grupo.

El Índice lector del grupo corresponde a la relación del número de libros leídos por el grupo entre el número de alumnos. En coordinación con los alumnos se llevará un registro de los libros que cada alumno lee y se determinará el Índice lector del grupo el cual se compartirá con el maestro bibliotecario para que integre la información de todos los grupos mensualmente, a fin de obtener el índice lector de la escuela; de esta manera en el grupo y en la escuela sabremos cuántos libros ha leído en promedio cada alumno y en esta medida valorar los resultados de las acciones que realiza la escuela a favor de la formación de lectores escritores.

Bibliografía
37

Ferreiro, Emilia, Pasado y presente de los verbos leer y escribir, México, Cuadernos BAM-SEP-FCE, 2001.
INEE,

Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora en primaria, México, 2007. Perrenoud, Philippe, Diez nuevas competencias para enseñar, México, SEP-Grao, 2004.
BAM-

Perrenoud, Philippe, Construir competencias desde la escuela, Chile, Dolmen, 1999.
PNL-SEP,

Estrategia Nacional 11+1 Acciones para leer, escribir y aprender con la biblioteca escolar y de aula, ciclo escolar 2010-2011. Programa Educativo para Escuelas Multigrado- SEP. Guía Didáctica Multigrado de Español, 2008.
SEP,

Programa de Estudios 2009, Educación Primaria, Sexto grado.

En Internet
IFLA/UNESCO.

Directrices de la IFLA/UNESCO para la Biblioteca Escolar www.ifla.org/VII/s11/pubs/sguide02-s.pdf

Saavedra, Amílcar, “La biblioteca escolar como Centro de Aprendizaje”, en Revista Correo del Maestro, núm 163, diciembre de 2009. http://basica.sep.gob.mx/dgme/start.php?act=articulos

38

Esta guía se puede consultar en la página electrónica del Programa Nacional de Lectura:

http://www.lectura.dgme.sep.gob.mx

en la sección Estrategia Nacional 11+1 Acciones para leer, escribir y aprender con la biblioteca escolar y de aula, ciclo escolar 2010-2011.

Si desea compartir algún comentario relacionado con este documento o evidencia fotográfica de la instalación de su biblioteca de aula, lo puede hacer en la Coordinación Estatal del Programa de Lectura en su entidad o con el equipo técnico del Programa Nacional de Lectura al correo electrónico:

formacionpnl@sep.gob.mx

o a la dirección del Programa Nacional de Lectura

Av. Viaducto Río de la Piedad No. 507, P.B. Col. Granjas México, Delegación Iztacalco, México, D. F., C.P. 08400 Tel.(01 55) 36 01 40 00 Ext. 24125

39

25 AÑOS

1986 – 2011

41

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->