P. 1
Nueve lecciones sobre economía y política en el marxismo

Nueve lecciones sobre economía y política en el marxismo

|Views: 430|Likes:
Publicado porJuan Builder

More info:

Published by: Juan Builder on May 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/19/2015

pdf

text

original

“Nueve lecciones sobre economía y política en el marxismo”, de José María Aricó, recupera un curso dictado en México en 1977, donde

el intelectual cordobés analizó cómo y en qué medida la teoría determina o condiciona la acción política. La edición de estas Nueve lecciones sobre economía y política en el marxismo es un singular acontecimiento editorial, que recoge un material precioso tanto para comprender mejor el propio marxismo de José María Aricó (1931-1991) como para emprender un balance de las grandes discusiones que sacudieron la historia del movimiento obrero desde Marx. Se trata de un curso que permanecía inédito, dictado por este escritor y militante cordobés durante noviembre y diciembre de 1977 en el Colegio de México mientras, junto a miles de compatriotas, Aricó transitaba el destino común del exilio. En este texto como en otros la impresionante erudición de Aricó está siempre subordinada a un propósito de comprensión; a la pasión por desentrañar de manera lúcida la implicancia de las ideas para la vida de los hombres; por aprehender el sentido de las luchas humanas afrontando siempre con la mayor honestidad intelectual las dificultades que la historia le opone a las convicciones y considerando cada derrota como una oportunidad para comenzar a pensarlo todo de nuevo.Son esas derrotas y esas dificultades las que imponen un trabajo en Marx, volver a él una y otra vez, lo que no equivale a repetirlo sino a resignificar la perspectiva abierta por sus escritos, nunca concebidos como una totalidad autoclausurada sino siempre como una pluralidad en expansión, como un pensamiento sensible a las singularidades del tiempo y capaz de dejarse afectar por lo que sucede. En cierto modo, Aricó sugiere aquí que Marx es posterior a la constitución del marxismo, e insiste en el hecho de que gran parte de los textos salidos de su pluma fueron publicados en el siglo XX y por consiguiente permanecían desconocidos cuando el movimiento socialista irrumpe en el mundo. Como ejemplo de ello: en vísperas de la Revolución de Octubre, Lenin escribe desde la clandestinidad en Finlandia El Estado y la revolución (1917), y antes el ¿Qué hacer? (1905), sin haber podido conocer un ensayo crucial del joven Marx sobre la teoría del Estado de Hegel, que sería recién publicado en 1927 por Riazánov. Según nuestro autor, a la luz de esos textos marxianos cae por tierra el economicismo imperante por décadas en el pensamiento socialista, así como, en sus diversas variantes, la teoría del “derrumbe” del capitalismo por sus solas contradicciones económicas –teoría que se hallaba en el centro de las discusiones de la Segunda Internacional y que Aricó evalúa con minucia en estas páginas. El interrogante más general que articula las Nueve lecciones refiere a la existencia o no de una teoría marxista de la política (es decir una explícita reflexión acerca del Estado, de la naturaleza del poder, de la acción humana, etcétera). Aunque no se halla citado en ningún pasaje es posible que la inspiración secreta de estas clases haya sido un artículo, muy discutido por la izquierda italiana de entonces, que Norberto Bobbio había publicado en 1975 en la revista Mondoperaio, bajo el título deliberadamente provocador de “¿Existe una teoría marxista del Estado?”, pregunta a la que el gran maestro de Turín respondía negativamente. Aricó encuentra una filigrana en la tradición teórica socialista que va desde los textos de Marx, pasa por Lenin (“Lenin fue un acérrimo enemigo de la teoría del derrumbe del

1

a contrapelo del dogmatismo con el que se confronta.capitalismo”. Si el argumento fascista para encerrar al autor de los Cuadernos de la cárcel había sido la necesidad de “impedir que esa cabeza piense”. Puede decirse del campo de reflexiones abierto por este curso lo mismo que en él se escribe acerca del horizonte de problemas en el que se coloca el pensamiento gramsciano: “Cómo remontar una derrota y cómo encontrar resoluciones alternativas a partir de las dificultades que se le plantea a revoluciones del tipo de la soviética. Más bien insinúa un Marx para tiempos de incertidumbre. me refiero a El otro Marx (1983) de Oscar del Barco y Karl Marx. También en Latinoamérica. ambos reeditados recientemente en la Argentina. contra el marxismo de la Segunda Internacional (y no solo) que independiza la esfera económica y absolutiza el sustantivo de la expresión “materialismo histórico”. Son estas preocupaciones las que nos llevan a reconocer que lo fundamental de Gramsci es haber sido el iniciador de una teoría marxista de la política”. la tarea sería la de una articulación de transformación del mundo y democracia. a la vez que recupera el concepto leniniano de “formación económico-social” (particularmente agudas las páginas de la lección sexta en las que contrapone esta noción de Lenin a la de “revolución permanente” que Trotsky había acuñado inspirado en Parvus). la historicidad. Como el de Gramsci. el conocimiento y el anhelo de cambiar el mundo. escritos también en el exilio y forma con ellos una especie de fraternidad conflictiva. 2 . El trabajo aricoísta en los textos marxianos presenta un Marx antirracionalista y antiilustrado. que confronta originales. considerado aquí como el primer pensador en quien la teoría marxista de la política y la afirmación de su autonomía se vuelven nítidas. Astucia de la razón mediante. precede el texto con un prólogo y agrega un apéndice con citas de Aricó y bibliografía editada por él (sobre “Austromarxismo”. tras la experiencia de feroces dictaduras. el recolector de señales (1984) de Horacio González. con ello logró paradójicamente lo contrario y creó las condiciones de aislamiento que hicieron posible se forjara un conjunto de ideas que –sugiere Aricó– no habrían prosperado si hubieran estado a merced de la censura ideológica que operaba la Tercera Internacional. La gran potencia creativa de su interpretación inscribe el libro que nos ocupa en una constelación con otros dos grandes textos argentinos sobre Marx. el análisis y el juicio. los anota con justeza. Así. Restituye pues un concepto complejo de economía que es inescindible de la política y que rompe con todo economicismo y positivismo. y recupera una lectura de El Capital que no permite disociar la ciencia y la política. fragmentario. su idea de socialismo es siempre resultado de una acción humana y no de una ineluctabilidad histórica) y se manifiesta plenamente en Gramsci. Mussolini habría realizado así una involuntaria contribución a la renovación teórica del marxismo. Aricó acentúa el adjetivo. el socialismo aricoísta es efecto de una derrota y nada concede al autoengaño. y promueve un marxismo como estudio de singularidades sociales. testimonio de lo cual es el trabajo cultural de Aricó tras la recuperación democrática en Argentina. Una mención aparte merece el impecable trabajo de edición de Horacio Crespo. prudente. revela el concepto de “historia universal” como efecto del capitalismo y desmonta la reducción de la teoría a un “modelo” capaz de dar cuenta por anticipado de los acontecimientos políticos.

con pequeñas modificaciones. Rusia y Europa Según Aricó “el análisis de Trotsky presuponía una sobrevaloración de la capacidad revolucionaria del proletariado europeo. y promueve un marxismo como estudio de singularidades sociales. el grado de conciencia. de que 3 . Tenemos que decir que Tatián se quedó corto en su reseña. por último. A tal extremo llega que acerca de Lenin escribe “nunca confió en que una revolución externa pudiera determinar la suerte de la revolución interna. 200) Agrega que esto “establecer sin discusión la dependencia de la revolución con respecto a la situación internacional. de organización. 203). porque debería haber agregado que Aricó “recupera” no sólo este concepto. no resulte desatinado sugerir que una interlocución con este libro y en general con el gramscismo de Aricó –cuyo objeto de trabajo y pasión fue siempre la actualidad histórica y no una documentación abstracta de ideas pretéritas– contribuye en más de un sentido a fecundar desde su propia tradición de pensamiento la intensidad del momento político argentino que nos toca vivir. Apuntes sobre “Nueve lecciones sobre economía y política en el marxismo” (libro de Aricó recientemente publicado) Este post surgió de un mail que el amigo Fernando Rosso nos mandó a los cordobeses a propósito de la nota que se publica acá. etc. Allí Diego Tatián. Quizá. actual decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC hace una reseña del libro “Nueve lecciones sobre economía y política en el marxismo”. no aporta nada distinto a sus ex camaradas del PC.). un tanto modificado. sino que incluso repite. En este aspecto el hijo dilecto de los “gramscianos argentinos”. En la reseña Tatián escribe sobre Aricó que éste “recupera el concepto leniniano de “formación económico-social” (particularmente agudas las páginas de la lección sexta en las que contrapone esta noción de Lenin a la de “revolución permanente” que Trotsky había acuñado inspirado en Parvus). 201) Aricó quiere mostrar un contrapunto entre Trotsky y a Lenin. hacen gala de un enorme desconocimiento histórico o. Subordinar la posibilidad del triunfo del movimiento socialista a la capacidad de extensión del movimiento revolucionario ruso a la socialdemocracia europea (…) era no comprender el nivel. por lo menos en esta Lección. de José María Aricó. por el contrario. pertinentes a los distintos temas tratados en el curso. Repite el viejo argumento. En esta misma sección no dejamos de hallar definiciones verdaderamente sorprendentes que bien. “Teoría marxista de la política”. Esta afirmación se choca contra la tradición histórica del marxismo revolucionario ruso. Este pensamiento siempre estuvo ausente del horizonte mental de Lenin” (pág. estableció un límite fundamental en la medida en que el resultado de la revolución e convertía en un interrogante” (pág. a contrapelo del dogmatismo con el que se confronta”. se tratan de una falsificación consciente de las cosas. editado hace pocos meses por FCE. de consistencia de este proletariado” (pág. muchos de los viejos argumentos estalinistas dirigidos contra Trotsky y la Teoría de la revolución permanente.“Derrumbe del capitalismo”.

Obras Escogidas. aunque tenemos dudas sobre si los “teóricos” del estalinismo llegaron tan lejos en su negación del pensamiento de Lenin como lo hizo Aricó. Contraponer a Lenin y Trotsky en este aspecto es la falsificación más lisa y llana de la historia. Ed. La “falsedad” de la afirmación de Aricó reside en que Trotsky planteaba “que los partidos pequeño burgueses con una base campesina pueden acaso asumir una apariencia de política independiente en los días pacíficos de la historia (…) cuando la crisis revolucionaria de la sociedad pone a la orden del día los problemas fundamentales 4 . Pág. aunque la revolución no había comenzado aún y si los bolcheviques cambiaban su táctica contando con ella “traicionarían al socialismo internacional”.H. 30-31. 204). Carr. E. durante las negociaciones de Brest-Litovsk. no se puede confundir con un pensamiento socialista nacional. Es indudable que esta futura revolución solo puede ser una revolución proletaria (…) no nos debe engañar el silencio sepulcral que ahora reina en Europa. intenta mostrar la continuidad entre ambos procesos. habremos de sacrificarnos. Campesinado y proletariado Como si no hubiera pasado la historia. y que no percibía Trotsky.Trotsky no confiaba en las fuerzas internas del proletariado ruso para edificar el socialismo. ante el aval de Zinoviev y Stalin a su posición. decía “El hecho de que estemos atrasados nos ha empujado hacia adelante. era la falsedad del argumento según el cual el campesinado no podía conformar su partido político. “Lenin rechazó el apoyo que le viniese basado en cualquiera de esos dos argumentos. hay una continuidad entre la revolución rusa y la revolución europea. puesto que la revolución alemana será mucho más poderosa que la nuestra” (citado en Cómo se armó la revolución. Existía “un movimiento de masas en “Occidente”. establecía una dependencia entre la revolución rusa triunfante y sus posibilidades de sostenerse frente a la presión del imperialismo mundial. y pereceremos sino sabemos resistir hasta el momento en que encontremos el poderoso apoyo de los obreros insurrectos de los otros países” (Lenin. pues existía en Rusia un partido que expresaba las pasiones del campesinado: el partido socialista revolucionario” (pág. Cartago) Como relata. El resaltado del propio Lenin. Lenin escribía “la revolución rusa sigue siendo un prólogo de la futura revolución europea. cuando surge la teoría del socialismo en un solo país. 36). Europa está preñada de revolución” (A propósito de las consignas. Pero al mismo tiempo. resaltado propio). Aricó repetirá los argumentos estalinianos cuando escribe “Otra cosa que preocupaba a Lenin. El profundo realismo político de Lenin que lo lleva a insistir en la firma inmediata de la paz. Anteo. En Lenin. Por otro lado. si Zinoviev tenía razón y si “el movimiento germánico es capaz de desarrollarse inmediatamente en el caso de una ruptura de las negociaciones de paz. En el Informe sobre la revolución de 1905. Argumento que el estalinismo va a reiterar constantemente a partir de 1924. que considerara que la revolución rusa era pasible de triunfar y desarrollarse en los marcos del retroceso de la revolución mundial. A principios de 1918. pág. Ed.

frente al bloque de todos los elementos pequeñoburgueses y oportunistas -sometidos a la influencia de la burguesía y que llevan dicha influencia al seno del proletariado-. En el pensamiento de éste. la historia enseña que. que debe poner el poder en manos del proletariado y de las capas pobres del campesinado (…) Reconocer que. 206) Sobre la estrategia del maoísmo hemos escrito recientemente acá y acá marcando los límites de la conquista del poder por parte de una guerrilla con base campesina. libro que Tatián y Aricó deberían haber leído) sirve al fundador de Pasado y Presente para justificar su apoyo al maoísmo. en la mayor parte de los Soviets de diputados obreros. 5 . De Lenin a Mao La contraposición entre Lenin y Trotsky sobre el problema campesino (que por otro lado Trotsky contesta en La Revolución Permanente. La formulación de Lenin es “permanentista” y señala claramente que los partidos que expresan “las pasiones” del movimiento campesino están subordinados a los que expresan los intereses de la burguesía en plena revolución. a su segunda etapa. en la cuestión relativa al problema campesino. desde los socialistas populares y los socialistas revolucionarios hasta el Comité de Organización”(resaltado propio).de la propiedad. que necesite imprescindiblemente de la presencia física del proletariado” (pág. Sólo entonces se verá con claridad que no es verdad que el movimiento campesino no tenga potencialidades propias. En otro post discutiremos el “uso político” que Tatián hace de esta falsa contraposición entre Trotsky que Aricó establece entre Trotsky y el análisis más concreto de Lenin de la formación social rusa. conoce este cambio que se expresará en las Tesis de Abril y que implicará una dura pelea política contra los “viejos bolcheviques” que defendían la fórmula de “dictadura democrática de obreros y campesinos”. en una minoría reducida. Que Lenin revisó su propia visión no es un secreto. nuestro partido está en minoría y. Sobre el marxismo de Aricó (y el de la corriente Pasado y Presente) se pueden consultar estos dos muy buenos artículos de Juan Dal Maso y Ariane Díaz. En las Tesis de Abril se señala “La peculiaridad del momento actual en Rusia consiste en el paso de la primera etapa de la revolución. tanto en el plano de la revolución socialista como tal como en el plano del internacionalismo proletario. por el momento. Todo aquel que haya leído la historia de la revolución rusa. Afirma “Lenin reconsidera el problema del movimiento campesino y se ubica ante las puertas de un tema cuyo reconocimiento habrá que esperar hasta la Revolución china. En este post volcamos las primeras impresiones surgidas al leer el capítulo. el partido pequeño burgués campesino se convierte en un instrumento de la burguesía contra el proletariado” (La Revolución Permanente) Pero además. que ha dado el poder a la burguesía por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia y de organización. hay un giro importante tras la revolución de Febrero. Trotsky “tuvo razón” contra Lenin. Si Aricó no lo sabía (algo realmente dudoso) Tatián debería saberlo.

Esto lo dice Aricó. partiendo de que el gran idealista alemán hacía una crítica inconsecuente pero tomaba de la economía política inglesa el trabajo como una categoría central. principalmente por el enfoque idealista predominante en Hegel: la figura de la lucha por reconocimiento y la de que el esclavo trabaja al servicio de una idea. a través de la reelaboración de Marx. tiene que ver en Marx más con la influencia del materialismo anglo-francés y no con Kant. como de la lucha de clases. el retorno al “intelecto” contra la tradición racionalista. Marx sostiene en los Manuscritos de 1844 que haber planteado el trabajo como autoproducción del hombre es uno de los grandes méritos de la Fenomenología del Espíritu. para continuar las reflexiones planteadas en estos dos posts. De todos modos. ubicaba este proceso como parte de la alienación del pensamiento abstracto respecto de sí mismo. es un poco lineal. que se objetivaba en figuras diversas para luego volver a la unidad en el Espíritu Absoluto. Me parece un mérito la forma en que Aricó traza una relación entre la crítica de Hegel a la sociedad burguesa y la realizada por Marx. rescatando una redefinición de “naturaleza” como naturaleza social del hombre o socialidad humana. que nos permite profundizar en la concepción teórica del referente de los gramscianos argentinos. que aparece en la dialéctica del amo y el esclavo como condición de posibilidad de la emancipación de éste último. me parece destacable cómo plantea las relaciones de Marx con Hegel y las características del materialismo de Marx. el abordaje de las Tesis sobre Feuerbach profundiza la idea del paso de la filosofía a la práctica revolucionaria. creo que lo positivo de este enfoque de Aricó es que plantea más concretamente un aspecto de las relaciones entre Hegel y Marx que muchas veces es soslayado por los marxistas cientificistas como Althusser o exagerado por los marxistas hegelianizantes como Lukacs. acá. Aricó rescata asimismo el pasaje sobre materialismo de La Sagrada Familia. para señalar que a diferencia de la tradición marxista italiana de posguerra. editado por Horacio Crespo. La Ideología Alemana profundiza esta orientación teórica planteada por Marx. aunque Hegel en lugar de criticar la alienación concreta. En el caso de la primera lección. cuya estrategia criticamos en un viejo artículo. pero en esta continuidad que traza tiende a ser un poco esquemático. Ligado a esto. que a su vez se relaciona con la definición del comienzo en la que sostiene que hay que pensar el marxismo como una teoría de la revolución. sino que la supera con una concepción mucho más concreta tanto del trabajo. voy leyendo a paso de tortuga (como le gustaba construir el socialismo a Bujarin) así que me propuse hacer un post por cada una de las “lecciones”. dejando de lado el proceso real.Estoy leyendo con gran interés Nueve Lecciones sobre economía y política en el marxismo. Quizás la forma en que Aricó plantea la continuidad entre la dialéctica del amo y el esclavo y la teoría de la lucha de clases entre burguesía y proletariado. Por la dispersión que me caracteriza. Marx no sólo reelabora la temática hegeliana sobre estos temas. que ligaba a Marx con Kant. tomando los temas que a mi entender más se destacan. Dice que Marx se ubica 6 . en la cual se aleja de la idea abstracta del trabajo en general para desarrollar la historia crítica del surgimiento de la propiedad privada.

tuvo que ocurrir ese fracaso para que se replanteara toda la estrategia de la Tercera Internacional. a diferencia del mencionado escrito de JDM. tuvo consecuencias. la creación de los partidos comunistas. ¿Tuvo consecuencias eso sobre la realidad? Sí. también haré mención acá a algunas cosas que me llamaron la atención de la “lección primera” –y. 7 . que acaban de ser publicadas. para que Lenin planteara que en las sociedades occidentales lo primero era ganar a las masas. tuvo que ocurrir en 1921 el fracaso de lo que se llama ‘la acción de marzo’ en Alemania. reivindicando el sano sentido común contra las abstracciones surgidas de la descomposición del hegelianismo. no era suficiente contar con minorías. una acción insurreccional desatada por los comunistas. Marx no plantea únicamente una salida de la teoría abstracta en beneficio de la práctica. que las Tesis sobre Feuerbach dejaron atrás. tendiendo a constituir una totalidad que supera las determinaciones del intelecto. En las Tesis. Adler y Cía. porque lo fundamental era la revolución en Alemania. Está buena la idea del camarada Juan Dal Maso: hacerse un post por cada una de las nueve “lecciones” del “gramsciano” argentino José Aricó. en lugar de la ‘teoría de la ofensiva’ generalizada. sin pretender tanto como 9 posts. Esto me parece interesante en cuanto al debate sobre las filiaciones de Marx con otros pensadores.decididamente del lado del intelecto contra la razón hegeliana. sino también como el mismo Aricó señala. La ruptura con los movimientos socialistas. porque el concepto de praxis une práctica y teoría de la práctica. porque razonamientos similares podemos verlos en la creación de la Tercera Internacional (1919). Se desataba la revolución en Rusia para apresurar la revolución en Alemania. Aricó dice que Marx tardará varios años en desarrollar una teoría del conocimiento superadora. Dice Aricó: “No se trata de que Bernstein. Yo. En adelante. no se podía ya dominar a las masas. es decir el socialismo era un hecho. Si bien es innegable la filiación de Marx con el materialismo anglo-francés. Kautsky. pero esta está planteada potencialmente en las Tesis sobre Feuerbach y hace a la concepción de ciencia que Marx desarrollará posteriormente. eran revisionistas. no se podía controlarlas. va más allá de la reivindicación del mismo planteada en el fragmento sobre materialismo de La Sagrada Familia. una concepción distinta de la teoría. de 1979. la revolución estaba al orden del día y si se apresuraba la revolución en Rusia no era porque Lenin y los bolcheviques creyeron que existían demasiadas condiciones para el establecimiento de una sociedad socialista en dicho país. oportunistas y demás. están basadas en una concepción: la concepción del derrumbe inevitable del sistema capitalista a partir de la Primera Guerra. Se necesitaba ganar a las masas. Separando estos aspectos. la crítica por Marx del “materialismo anterior” realizada en las Tesis sobre Feuerbach. por tanto. sino respecto a la historia del movimiento obrero socialista y marxista (cuando llega el momento de las preguntas de los asistentes)–. pero en cierto modo plantea más problemas de los que resuelve. Sobre la base de esta idea se creó un movimiento histórico que fragmentó a la clase obrera y que constituyó un nuevo grupo político. no a cuestiones más teóricas y metodológicas alrededor de los fundamentos mismos del marxismo: la relación Hegel-Feuerbach-Marx. Aricó tiende a crear un dualismo entre teoría de la práctica y teoría del conocimiento en el momento de “ajuste de cuentas” de Marx con su pasado filosófico.

no viendo la reestructuración del capitalismo alemán. Porque ese fenómeno no se veía. Y. Es decir que la III Internacional se funda no con una discusión política cualquiera –mucho menos por las crisis recurrentes del sistema–. y crisis generalizada. como se quiera. con el balance de cualquier lucha… sino con un gran evento bélico que pone al proletariado europeo y a sus direcciones agudamente a prueba. cuestionaba el propio surgimiento de la Tercera Internacional. ante la gigantesca oleada nacionalista (un tsunami de patriotismo donde los partidos socialistas y líderes sindicales llamaban a los trabajadores a hacer “causa común” con sus propias burguesías explotadores e imperialistas –para que decenas de miles de obreros y campesinos murieran en las trincheras defendiendo intereses ajenos–) nadaron contra la corriente. por decisión estratégica –y tras varios años de debates y conferencias preparatorias–. porque se creía que el capitalismo caía (exactamente en el mismo momento en que el capitalismo se reconstituía) la Tercera Internacional y los comunistas siguieron predicando la crisis general del capitalismo desde el año 1919 en adelante. como llamó Lenin a los de la II Internacional en bancarrota– demuestra que no había ningún interés en los partidos y en la dirección de la nueva internacional en dividir a la clase trabajadora. comunista y revolucionaria desde ya que no se dio en un solo acto. se convirtió en un partido de desocupados y facilitó que los obreros de las nuevas empresas que se estaban reestructurando se convirtieran en fascistas. resaltados míos). de la crisis de la sociedad capitalista. agrega que la fundación de la III Internacional habría sido un acto de sectarismo (basado en el mismo “derrumbe” del capitalismo). “el socialismo era un hecho”[?]. El Partido Comunista Alemán. por esto. Se llamará crisis general. 8 . La teoría de la defensiva debe dar paso a la teoría del frente único. pero esa teoría del frente único. y que además. como si fuera poco. y del derrumbe inevitable de la sociedad capitalista.) Pero sí de desarrollar una lucha contra las direcciones traidoras para llegar y ganar a las masas. el capitalismo. […] Puesto que predominaba una determinada concepción de lo que era la sociedad capitalista. la fundación de una nueva internacional. los fenómenos de recuperación capitalista no se podían ver. una nueva internacional. pero sí era clave la delimitación estratégica ante la artera traición (un hecho político de magnitud histórica) de la socialdemocracia alemana –especialmente– ante el advenimiento de la Primera Guerra Mundial. (Aricó además confunde acá a las direcciones (los partidos. de dar mi punto de vista –junto a las citas de algunos textos– sobre esto que he remarcado.en lugar de crear hechos que fueran provocando el sacudimiento de las masas. sus estrategias y programas) con la clase (que debe contar con organizaciones amplias y democráticas. mostraba posibilidades de desarrollo inesperadas. que la engloben lo más de conjunto posible). y fundaron. ya que se “fragmentó a la clase obrera y [s]e constituyó un nuevo grupo político”… Bueno. segunda crisis general. Voy a tratar entonces de responder. tercera crisis general. Por otra parte la misma adopción de la táctica del frente único –el “replanteo estratégico” fue más bien el romper con los “socialchauvinistas” o “socialpatriotas”. sin embargo. Lenin y un puñado de revolucionarios. a mi entender. Aricó sostiene que la III Internacional adoptó la “teoría del derrumbe”. bien pensada. era necesario ahora reconstituir la unidad del movimiento obrero. y de algunas cosas más… Para empezar. 39 y 40. imprevistas para el análisis que hacían los comunistas” (pp.

ya que no siempre un análisis “de izquierda” o “de derrumbe” conllevaba posiciones políticas “activas”. 9) admite que hubo “un paradojal quid pro quo de extremismo y de reformismo”. justamente. tenemos un claro ejemplo de esto que dice Marramao. para poder ajustar las tácticas de intervención en la crisis de la posguerra (recordemos que en 1923. estaba. el debate entre pasividad expectante y voluntad activa comenzó –según un artículo que publicó el mismo Aricó– ya con el “debate Bernstein”. De ahí la importancia que tenía un país como Alemania. como si fuera una perspectiva marxista “ortodoxa”… Si pensamos en cómo “el niño mimado de la III Internacional”. como una trinchera para comenzar la lucha internacionalista por el socialismo. y que sí vio las posibilidades “de desarrollo” del capitalismo (acá. el link al post del camarada Eduardo Castilla sobre la “lección sexta” – y contra la nota en Ñ de Diego Tatián– donde se falsean las posiciones de Trotsky respecto al campesinado). Por otra parte. siguió con el tema de las huelgas de masas (con Rosa Luxemburg tomando como gran experiencia los acontecimientos de la Primera Revolución rusa de 1905) y siguió en las décadas de 1920 y 1930 con la llamada “izquierda radical”. donde Trotsky busca la relación dialéctica que se establece entre los fenómenos objetivos (la “curva 9 . al “comunismo de los consejos” y al “comunismo de izquierda” (cf. 8 –parte de estas discusiones están comentadas en el artículo de Cecilia Feijoo. por “la ofensiva permanente” –una farsa de “política proletaria”–. batalla dada por Trotsky. Giacomo Marramao. En realidad. la afirmación de socialismo “como hecho” por la crisis del sistema. Para ir terminando. El mismo artículo de Marramao (p. con su industria y su cultura. pero al mismo tiempo una oportunidad para que las masas rompan con la clase dominante y pongan en pie su propio Estado. Pero sostener que en la III Internacional ya creía el socialismo “como hecho”… podemos decir que es una definición apresurada de Aricó… o si no. en estado de ebullición. a fines del siglo XIX. publicado en este mismo blog. en 1918 y 1919. Aricó no menciona en esta lección y en este tema –nada menos– que a Trotsky. la ocupación del Rhur por parte de Francia e Inglaterra generó una nueva situación revolucionaria en Alemania –Trotsky la equiparó a la “continuación” de la guerra de 1914-18–). y luego dio un rápido paso a la derecha –con una política pro-kulak en Rusia–. “De la III internacional a nuestros días (Primera Parte)”–). entre otros sectores. quien dio una cantidad de discusiones junto a Lenin en los cuatro primeros congresos de la III Internacional. Hay una cantidad de artículos de la década de 1920. Éste fue el famoso –aunque no para Aricó– debate sobre “la estabilización del capitalismo”. omitiendo que Lenin ya había comenzado el debate contra ellas desde su conocido trabajo El izquierdismo. “Teoría del derrumbe y capitalismo organizado en las discusiones del ‘extremismo histórico’”. en el terreno de la diplomacia y la guerra. Bujarin. Cuadernos de Pasado y Presente 78. p. infundada. con su poderosa clase obrera. y posiciones más analíticas acerca de la “reorganización” del capitalismo y los monopolios incluían “el lado activo”. tras el fracaso del putsch de 1921.Además Aricó pretende asimilar las posiciones “de derrumbe” y ultraizquierdistas a las de la dirección de la III Internacional. no tiene mucho sentido: desde ya que la concepción orgánicamente internacionalista de Lenin y los revolucionarios de la III Internacional los llevaba a definir a Rusia como un Estado “atrasado”: un “eslabón débil” del sistema internacional. al calor de la crisis militar y económica. y las enormes posibilidades que se abrían si allí se tomaba el poder (con o sin revolución triunfante en Rusia). o porque las masas entraran. que incluía. enfermedad infantil del comunismo en 1920.

por su parte (como factor de “estabilización”). pero. como parte de una colección junto a la Casa-Museo León Trotsky de México. ni es el fruto de un cambio automático en las condiciones de la economía capitalista mundial: es el resultado de un cambio desfavorable en la relación de fuerzas en el ámbito político entre las clases. cuando se están produciendo cambios bruscos” (pp. Inglaterra. Las situaciones revolucionarias no han faltado. Los errores de esta política en Alemania. En definitiva. la política del CE de la IC ha arrojado al proletariado a la trampa del Kuomintang en 1926-27. o incluso remitirse a décadas anteriores. ha sido engañado y traicionado en Inglaterra por una dirección con la que la IC formaba bloque todavía en 1926.vital” del sistema capitalista y los “ciclos” coyunturales) y subjetivos (las políticas de los Estados y los resultados de la lucha de clases). El proletariado ha sido debilitado en Alemania por la capitulación de la dirección en 1923. En particular. sobre la situación política. si bien en un período ordinario puede ocultar su inconsistencia. Dice allí Trotsky (en una de las muchas citas de este valioso trabajo del revolucionario ruso): “La causa fundamental de la crisis de la Revolución de Octubre reside en el retraso de la revolución mundial tras una serie de graves derrotas del proletariado. de forma crónica. debe provocar inevitablemente catástrofes en una situación revolucionaria. Ciertamente. Esta falta no es producto del azar ni tiene nada de especial: es la consecuencia inevitable del curso centrista que. en China. sino de derrotas de la política de la IC [Internacional Comunista o III Internacional]. los debates de Trotsky de todos estos años están plasmados en Stalin. y que en un par de semanas aparecerá publicado por Ediciones IPS. (Por ejemplo. la táctica y la estrategia como “el mejor bolchevique” –tal como lo llamó Lenin–. un libro que acaba de ser parte de un importante seminario de táctica y estrategia en la época imperialista. El retraso en el desarrollo de la IC se presenta como el resultado inmediato de la política falsa seguida en los cinco últimos años. Trotsky batalló esos años desde el análisis. 48 y 49 de la nueva edición). […] La estabilización no ha caído del cielo. de 30 volúmenes de “Obras escogidas”. el gran organizador de derrotas. para precisar la intervención del partido revolucionario. aislado al mismo tiempo en que se desarrollan los combates del proletariado en numerosos países: Hungría. Intentar demostrar que incluso con una política adecuada las derrotas resultaban inevitables es caer en un fatalismo sin esperanza y renunciar a la comprensión bolchevique del papel y la importancia de una dirección revolucionaria”. como así también la situación de “resistencia” en que se encontraba el Estado obrero ruso. A partir de 1923 la situación se modifica radicalmente: no se trata ya solamente de derrotas del proletariado. la consolidación de estas posiciones influye. Sigue Trotsky: “Las derrotas del proletariado producto de una política errónea han dado un respiro político a la burguesía. China. Inglaterra. la causa fundamental del ascenso del capitalismo durante estos cinco años de “estabilización” reside en el hecho de que la IC no se ha encontrado en ningún momento a la altura de los acontecimientos. no se supo sacar partido de ellas. China y en menor medida en otros países son tales que resulta imposible encontrar semejanzas en toda la historia del Partido Bolchevique: para lograrlo es necesario remontarse a la historia del menchevismo en los años 1905-17. del que esta se ha aprovechado para consolidar sus posiciones económicas. etc. los planteos ante la 10 . Estas son las causas inmediatas e indiscutibles de las derrotas. sin embargo. Hasta 1923 fueron las derrotas de los movimientos e insurrecciones de posguerra por causa de la desaparición de toda una parte de la juventud y como consecuencia de la debilidad de los partidos comunistas. Alemania. La III Internacional después de Lenin.

políticas ultraizquierdistas en momentos de reacción y retroceso de las masas. de aprovechar las “brechas democráticas” del régimen–.reacción en China siguen el “patrón bolchevique” de los períodos de retroceso –y por ende políticas de frente único. tanto Bernstein como Kautsky compartían la idea de el proletariado nadaba con la corriente del desarrollo histórico) tiene más que ver con una adaptación a las varias décadas de crecimiento del capitalismo en que se consolidó la socialdemocracia que con ciertos obstáculos epistemológicos. no parece hacer justicia a Engels la afirmación de que los socialistas tomaron el Anti-Duhring como una Biblia. como en 1907-1912 en Rusia. dado que Marx no cumplió su plan original que llegaba hasta el mercado mundial y el Estado. La Lección Segunda toma con bastante eficacia una discusión metodológica acerca de que el método de Marx no era un a priori. en alianza con el ala derecha de Bujarin. fundando la IV Internacional en 1938. condición de posibilidad para la transformación revolucionaria de la sociedad burguesa. al punto de que muchas de sus discusiones son incomprensibles sin tener en 11 . pero la comprueba a través de la crítica de la economía política. por oposición a El Capital. además de Engels obviamente. etc…) El curso zigzagueante adoptado por la dirección centrista stalinista. luego como Oposición de izquierda Internacional –vean en “El organizador…” la calaña del “personal dirigente” que reclutaba el stalinismo en “Quién dirige hoy la IC”– y terminaría luego. si bien es correcta no necesariamente lleva a la misma conclusión de Aricó: que los marxistas lo creyeron “terminado” y por eso lo tomaron como una Biblia interpretada en clave positivista. consideraron necesario desarrollar la teoría marxista en distintos aspectos no del todo sistematizados por Marx. Pero esa ya es “otra historia”… y este post quedó muy largo. provocaron una cantidad de derrotas en el proletariado que no permitió que los recién fundados partidos comunistas de la nueva internacional maduraran al calor de los acontecimientos. marxistas como Plejanov o Antonio Labriola. que devela el misterio del fetichismo de la mercancía y la contradicción entre el desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones sociales de producción. La interpretación “evolucionista y gradualista” (nótese que desde este ángulo. dentro del cual se injertan luego los contenidos. Baste recordar que el Anti-Duhring es una obra polémica y no una exposición dogmática de puntos de vistas abstractos. presente en la primera lección y también en la segunda. de la cual extrajeron una serie de leyes naturales. De allí que Trotsky terminara desarrollando su corriente como Oposición de izquierda en Rusia. adjudicando a Engels un espíritu positivista y evolucionista del que Marx carecía. más allá de las mejores o peores lecturas de El Capital. a la manera de las monografías universitarias. El llamado “período de sistematización” posterior a la muerte de Marx y coincidente en parte con los últimos años de Engels es expresión por sí mismo de que. pero no más fuertes que las fuerzas materiales a las que estaba sometida la evolución del movimiento socialista. La discusión de que El Capital no es un proyecto terminado. tras el ascenso del fascismo en Alemania (otro crimen de dirección del stalinismo). Aricó desarrolla bien cómo Marx trabaja con una hipótesis (que el funcionamiento del capitalismo supone una contradicción insalvable que se expresa como lucha de clases). existentes. En este sentido. Al contrario: cada lección de cada batalla era encubierta burocráticamente y “contrarrestada” –con iguales o peores resultados para el proletariado y sus luchas– con políticas opuestas igualmente negativas: políticas derechistas en situaciones revolucionarias.

es tratado superficialmente. el materialismo y el marxismo. 12 . la “foto” que planteaba Engels en su prólogo (táctica electoral y crecimiento orgánico). en tanto que Engels en ese texto no hizo más que pasar en limpio conclusiones de las experiencias de lucha de clases de los años previos. Bernstein planteaba una liquidación de la estrategia de poder obrero (que en esa época no tenía el desarrollo que tuvo después con la Tercera Internacional). Lenin. retomada por Trotsky. que trascienden el análisis de coyuntura. En este sentido. repetía muchos lugares comunes contra la dialéctica. El razonamiento de que si la táctica debe cambiar es porque la estrategia se demostró errónea. con el resurgimiento de diversas posiciones “campistas” (no del campo sojero sino del apoyo al campo supuestamente progresivo). que plantea la necesidad de revolarizar la cuestión de la estrategia en el marxismo. que condensa una gran parte de sus ideas y permite retomar debates sobre cuestiones importantes de la teoría marxista. debo continuar con la tarea de comentar el libro de José Aricó. me parece que Aricó (contrariamente a sus propias concepciones manifiestas) tiende a desarrollar una crítica “iluminista” del marxismo posterior a Marx: ubica la ignorancia del verdadero sentido del proyecto teórico de Marx en El Capital como la causa de los errores “fatalistas” y “derrumbistas” de la II y la III Internacional respectivamente. en el cual un problema central es el de las relaciones de oposición e integración con la sociedad burguesa de la segunda mitad del Siglo XIX. se volvió parte de un movimiento socialista. que Aricó toma como central para definir el evolucionismo socialdemócrata. Trotsky y la III Internacional en pleno Sturm und Drang de la revolución. Visto retrospectivamente. es a primera vista falaz. Además de que esto implica hacer abstracción de los desarrollos teóricos de ambas corrientes (no eran Marx. el marco estratégico de la II Internacional estaba cambiando por la consolidación del imperialismo. ¿no?). en tanto las relaciones de táctica y estrategia no tienen una jerarquía reversible. Y está en la base de las dificultades que tiene la clase obrera para dotarse de un estado mayor y se harán patentes en los primeros años de la Tercera Internacional. que dicho sea de paso.cuenta la polémica con Duhring. pero esto se manifestaría con toda crudeza recién en el estallido de la Primera Guerra Mundial. de que la política está siempre rezagada respecto de los procesos de la economía. pero subestima la calidad distinta de las posiciones de Engels y la de Bernstein: mientras Engels hacía hincapié en la táctica. remite a la separación entre economía y política en el capitalismo que dicho sea de paso motiva la reflexión de Aricó. el Prólogo a la edición de 1895 de La Lucha de clases en Francia. que tuvo que lidiar al mismo tiempo con el estallido de la revolución y el de la socialdemocracia En este sentido. Esta desigualdad entre el desarrollo del capitalismo y el del marxismo como teoría y movimiento social. que se adaptó a la “película” del desarrollo capitalista. tarea acometida por Lenin. La estrategia prima sobre la táctica y puede permanecer intocada en tanto las tácticas pueden modificarse con más libertad. siempre y cuando el marco estratégico se mantenga igual. pero alguna deben haber pegado. Siguiendo la propia idea de Engels. que todavía mucha gente sostiene sin sonrojo alguno. le asigna valor nulo a la relación entre el cuerpo teórico del marxismo y su desarrollo como corriente política. teoría y política hegemónica (sobre las lecciones 4 y 5 de José Aricó) Aunque queda pendiente retomar la discusión a propósito de YPF. Aricó lo toma como punto de partida de los desarrollos de Bernstein. anulándose como partido revolucionario.

que requiere detenerse en varias cuestiones. para oponerlos a la filosofía de la historia socialdemócrata. dando lugar a combinaciones originales. El marxismo debe estudiar las peculiaridades del desarrollo histórico que operan al nivel de una formación económico-social determinada que parte desde la estructura de clases hasta la determinación del carácter de la revolución y el sujeto que la dirigirá. la categoría de formación económico-social y la 13 . tomando las demandas de todos los sectores oprimidos. que mantienen una continuidad. lo que en ese caso significaba la imposibilidad total de separar la lucha por el socialismo.” (pag 159) De esta forma. contra cuya transformación en una filosofía de la historia “suprahistórica” ya alertaba Marx en su carta a la revista rusa Otiechéstvennie Zapiski. en la cual la claridad teórica relativa fue una condición para la formulación de una estrategia adecuada a las condiciones de la lucha de clases en Rusia (hegemonía de la clase obrera en la revolución democrática contra la autocracia.En este caso. en otras palabras la lucha social en Rusia adquiría necesariamente el carácter de una lucha por reivindicaciones económicas y políticas y todo intento de superar esta estrecha relación entre ambas conlleva el riesgo de conducir a una tradeunionización de la clase obrera rusa. Aclara que el debate entre marxistas y populistas no era sobre si el capitalismo iba a penetrar y dominar en Rusia. Este rescate de Lenin como teórico es muy atractivo y resulta pertinente porque establece una relación entre teoría y estrategia. el análisis concreto de la situación concreta que supone la utilización por Lenin del Libro II de El Capital. de la lucha económica. Presenta a Lenin como una excepción en el marxismo ruso. los tiempos con que se daría y qué sujeto dirigiría la revolución. abordaremos las Lecciones Cuarta y Quinta. según la formulación del ¿Qué Hacer?) Aricó remarca esta unidad de ciencia y revolución y su expresión en ¿Qué hacer? en el rechazo no de la espontaneidad de la lucha obrera sino del espontaneísmo teórico: “en primer lugar. en tanto su crítica del punto de vista populista parte de distintas consideraciones teóricas que la socialdemocracia tanto en su vertiente “revisionista” como “ortodoxa”: Lenin. por el debate sobre Trotsky. la variedad histórica no es la negación de la doctrina (“revisionistas”) ni una mera confirmación (“ortodoxos”). pero además lo llevó a reconsiderar la relación entre el capital y el trabajo como el punto central de referencia para un reconocimiento analítico del conjunto de las relaciones de clase que existían en una formación económico-social determinada. La sexta la tomaremos en un próximo post. los intercambios de Marx y Engels con los populistas rusos. sino acerca del impacto que tendría este proceso en el campo. De allí. el hecho de conocer profundamente el análisis que del proceso de reproducción del capital social global hace Marx lo llevó [a Lenin] a excluir de antemano toda hipótesis catastrófica. que consideraba que todos los países debían pasar por el mismo proceso que Inglaterra. igual que en su Marx y América Latina. entonces la afirmación del carácter irreductiblemente político de la acción de la clase obrera rusa. Aricó rescata. De esta forma. retoma la idea de que el capitalismo en su expansión subsume los modos de producción anteriores. Aricó opone este punto de vista histórico concreto al modelo de desarrollo “a la inglesa” extraído por la socialdemocracia del Libro I de El Capital. basándose en el Libro II de El Capital. que pueden estudiarse mediante la categoría de “formación económico-social”. como “tribuno del pueblo”. la lucha por la libertad política.

desplazando del centro la contradicción entre capital y trabajo entendida en forma corporativa. mediante la conformación de una organización partidaria que se basa en un conocimiento científico de la realidad en la que opera. que expresaba en su propia existencia el pasaje de la lucha económica a la lucha por el poder y Lenin posteriormente incorporaría en su teoría política como base del estado proletario en El Estado y la Revolución. ya que la experiencia histórica de la revolución rusa aportó una institución novedosa que no encajaba exactamente ni en el sindicato ni el partido: el soviet. es unilateral para dar cuenta del nexo establecido por el propio Lenin acerca de las relaciones entre espontaneidad y conciencia. Lenin amplió e introdujo mediaciones en la concepción expresada en el ¿Qué Hacer? después de 1905. incorporando la potencialidad creadora de la clase obrera a un nivel en el cual lo “espontáneo” está más cerca de lo “conciente” y el partido actúa con más eficacia en esa mayor proximidad.explicitación de las condiciones del desarrollo del movimiento obrero en Rusia. en que Lenin fundamentaba la necesidad de una estrategia hegemónica que superara el tradeunionismo. la relación discontinua entre desarrollo del capitalismo. se hace más compleja. institución clave de la revolución rusa. De esta forma. En efecto. si bien tiene el mérito de buscar el fundamento teórico de la estrategia política de Lenin. le permiten a Lenin adquirir un punto de vista distinto del evolucionismo socialdemócrata que trazaba una continuidad abstracta entre desarrollo del capitalismo. crecimiento de la clase obrera e influencia del marxismo. Aricó intenta resaltar el nexo entre teoría y estrategia cuando sostiene que Lenin concibe la conciencia de clase como conocimiento de la totalidad de las relaciones operantes en la formación económico-social. liga la conciencia de clase con la estrategia de hegemonía obrera en la revolución. Esta lectura. De esta forma. 14 . crecimiento numérico del proletariado e influencia de la socialdemocracia.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->