P. 1
Vida y Obra de Ricardo J Alfaro

Vida y Obra de Ricardo J Alfaro

|Views: 2.177|Likes:
Publicado porDayana Grace
UNIVERSIDAD DE PANAMA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

VIDA Y OBRA DE RICARDO J. ALFARO

POR: DAYANA SUMOSA C.I.P: 8-823-345

PROFESOR: VICTOR VEGA

FECHA DE ENTREGA:

INTRODUCCIÓN

Biografía del Dr. Ricardo J. Alfaro: Dra. Patricia Pizzurno Dr. Celestino Andrés Araúz Nació el 20 de agosto de 1882 y murió el 22 de febrero de 1971. Estudió Abogacía en Colombia, pero terminó obteniendo su título en la Escuela Libre de Derecho. Fue Secretario de Estado en di
UNIVERSIDAD DE PANAMA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

VIDA Y OBRA DE RICARDO J. ALFARO

POR: DAYANA SUMOSA C.I.P: 8-823-345

PROFESOR: VICTOR VEGA

FECHA DE ENTREGA:

INTRODUCCIÓN

Biografía del Dr. Ricardo J. Alfaro: Dra. Patricia Pizzurno Dr. Celestino Andrés Araúz Nació el 20 de agosto de 1882 y murió el 22 de febrero de 1971. Estudió Abogacía en Colombia, pero terminó obteniendo su título en la Escuela Libre de Derecho. Fue Secretario de Estado en di

More info:

Published by: Dayana Grace on May 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/03/2013

pdf

text

original

UNIVERSIDAD DE PANAMA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

VIDA Y OBRA DE RICARDO J. ALFARO

POR: DAYANA SUMOSA C.I.P: 8-823-345

PROFESOR: VICTOR VEGA

FECHA DE ENTREGA:

INTRODUCCIÓN

Biografía del Dr. Ricardo J. Alfaro: Dra. Patricia Pizzurno Dr. Celestino Andrés Araúz Nació el 20 de agosto de 1882 y murió el 22 de febrero de 1971. Estudió Abogacía en Colombia, pero terminó obteniendo su título en la Escuela Libre de Derecho. Fue Secretario de Estado en diferentes oportunidades y es una de las figuras más representativas de nuestra vida intelectual, social y política del siglo XX. Reconocido internacionalista de prestigio mundial, representó a Panamá en los Estados Unidos y ante los Organismos Internacionales. Fue negociador de Tratados y, en 1931 fue llamado para ocupar la Presidencia de la República después del golpe de Acción Comunal. En 1932 organizó las primeras elecciones presidenciales "limpias y puras" que conoció la República. En 1940, fue candidato a la Presidencia , torneo que lo enfrentó a Armulfo Arias. Después de una campaña virulenta y amañada, se exilió en los Estados Unidos, regresando a Panamá en 1944. Fue Magistrado de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Presidente de la delegación panameña a la Primera Asamblea General de la ONU, en San Francisco, en la que propuso una Carta de Derechos Fundamentales y presidió el Comité que revisó la traducción al español de la Carta de las Naciones Unidas. Sus contribuciones en el campo de las letras, , el derecho, la historia y la filología hablan a las claras de su amplia cultura. Entre sus obras se destacan: Vida del General Tomás Herrera; Diccionario de Anglicismos; Esbozos Biográficos; Historia Documentada de las negociaciones para la celebración del Tratado de 1926 (obra póstuma); El Fideicomiso; Los últimos días del Libertador; Contribuciones de América al Derecho Internacional, y muchas otras.

Vida y Obra del Dr. Ricardo J. Alfaro

Reseña sobre el Dr. Alfaro

Ricardo J. Alfaro provenía de familias de intelectuales, mientras estuvo en la escuela elemental y secundaria, estuvo en las mejores escuelas que el Istmo podía ofrecer, al momento de iniciar los estudios superiores este tuvo que trasladarse a Cartagena de Indias para dedicarse al estudio del Derecho. En 1899 estalló la guerra civil en Colombia, forzando al plantel a cerrar, al suceder esto, Ricardo J. Alfaro regresa a Panamá dónde se empeña por seguir los estudios y se inscribe en cursos de duración incierta.

Fue el Dr. Ramón M. Valdés, secretario de instrucción pública en el gobierno departamental quién lo incorporó al grupo de escribientes de su despacho. En el periodo de 1905 a 1908 ocupó cargo en la subsecretaría de relaciones exteriores. Ricardo J. Alfaro participó en los en los incidentes del tratado en donde la zona del canal era declarada como área abierta al comercio mundial, sujeta a la legislación fiscal estadounidense.

Ricardo J. Alfaro se mantuvo haciendo sus estudios y el país posteriormente pudo cosechar los frutos ya que a la edad de treinta y cuatro años, éste estuvo encargado de la composición del Código Judicial con tres libros de organización de la judicatura, procedimiento civil y procedimiento penal, el mismo ha regido el país en materia procesal por más de cinco décadas y sólo ha sido modificado parcialmente.

Ricardo J. Alfaro y su lucha por la soberanía panameña

Fue jefe en los periodos de 1922 – 1930 y de 1933 – 1936 de la primera representación diplomática del país en donde tuvo la difícil tarea de luchar por la soberanía del país en la mesa de negociaciones para liberar a la nación de la convención canalera de 1903. En las negociaciones de 1925 a 1926 el Departamento de Estado de Estados Unidos se rehusó a discutir la mayoría de los puntos presentados por los comisionados panameños (Ricardo J. Alfaro, Eusebio A. Morales y Eduardo Chiari). Esta discusión el Dr. Alfaro la resumió en su libro inédito “Historia documentada de las negociaciones llevadas a cabo entre Panamá y los Estados Unidos para la concertación del Tratado de 1926”.

En el periodo de 1934 a 1936 se iniciaron nuevamente negociaciones por la soberanía de Panamá sobre la convención canalera, en estas segundas negociaciones los resultados fueron diferentes a los de las primeras negociaciones obteniendo resultados favorables para Panamá, en estas negociaciones participaron Ricardo J. Alfaro y Narciso Garay , ambos enfrentaron dificultades en la conciliación de los intereses Panameños, pero lograron concertar el tratado de 1936, éste dejó asuntos pendientes, pero logró avances importantes para la solución del problema canalero.

Más tarde en 1947 el Dr. Alfaro negociaba sobre las bases como ministro de relaciones exteriores, el mismo se negó a firmar el documento que era rechazado por el pueblo panameño y la Asamblea Nacional, luego en 1955 participó como asesor en la concertación del convenio y en las negociaciones de los proyectos de tratados de 1967.

Ricardo J. Alfaro y su labor en la materia de los Derechos Humanos

El Dr. Alfaro defendió oralmente la necesidad de adoptar la Declaración de los Derechos Humanos Esenciales, del Instituto de Filadelfia ya que en la Conferencia de San Francisco de 1945 varios Estados Latinoamericanos propusieron que se adoptara, con motivo de la constitución de las Naciones Unidas una Declaración de los Derechos del Hombre, y Panamá formuló la propuesta concreta de la declaración que repetía los 18 artículos del documento de Filadelfia. Gracias a los esfuerzos de Ricardo J. Alfaro que ejercía sus funciones de Ministro de Relaciones Exteriores de Panamá en 1945 y sus gestiones personales se logró incluir el artículo 16 del Documento de Filadelfia. Considero que un gran aporte del Dr. Alfaro como internacionalista a la comunidad mundial fue que en los primeros años de funcionamiento de las Naciones Unidas, algunos estados se oponían a que se ventilaran denuncias sobre violaciones a los Derechos Humanos en la Asamblea General ya que consideraban que se trataba de asunto de “competencia interna” y que según el artículo 2, párrafo 7, de la carta “ninguna disposición de esta carta autorizará a las Naciones Unidas a Intervenir en los asuntos que son esencialmente de la jurisdicción interna de los Estados”. Nuestro Dr. Alfaro sostuvo la necesidad de interpretar el Artículo 2, párrafo 7 en el Boletín de las Naciones Unidas, Tomo IV, No. 9, de 10 de mayo de 1949, y sostuvo que uno de los propósitos de las Naciones Unidas era “realizar la cooperación internacional en el desarrollo y estimulo de respecto a los derechos de los hombres y a las libertades fundamentales de todos”. Y es que según García Bauer “Alfaro subrayó que era evidente que las Naciones Unidas tenían competencia para intervenir en aquellos casos de violación de los derechos del hombre, pues de lo contrario las mencionadas disposiciones carecerían de valor”. La labor de Ricardo J. Alfaro está documentada en el libro “Los Derechos Humanos y la Organización de los Estados Americanos” escrito por Humberto E. Ricord, este autor hizo un resumen para el diario La Estrella de Panamá en dónde señala en su último párrafo las siguientes líneas “Las intervenciones de

Ricardo J. Alfaro en el foro internacional, con relación a la teoría y la práctica de los derechos humanos, integran una página brillante de su actuación de internacionalista destacado. Nunca ha tenido la República de Panamá en este foro una voz más autorizada que la del doctor Alfaro; y nunca se ha colocado a mayor altura el nombre de nuestro país, gracias a la versación erudita de que ha hecho gala en esas instancias el Dr. Alfaro como abogado internacional de los derechos humanos”.

Ricardo J. Alfaro y como Historiador

El Dr. Alfaro sobresalió en el género biográfico, su obra “Esbozos Biográficos” según Rodrigo Miró es “un invaluable instrumento para la educación ética de la juventud, urgida de estímulos capaces de compensar el cavío de historia en medio de cual languidece confundida la juventud” agregó también que son “un vivo testimonio de la juventud de Alfaro, ingrediente clave y soporte de su persona”. Ricardo J. Alfaro relató biografías del General Tomás Herrera, Justo Arosemena, Manuel Hurtado Gil Colunje y Bolívar, quienes eran sus contemporáneos. Otra de las obras de Alfaro fue “Historia Documentada de las Negociaciones para la Celebración del Tratado de 1926”. Esta obra fue uno más de los esfuerzos del Dr. Alfaro por reconstruir uno más de los capítulos de la vida nacional de nuestra república.

Ricardo J. Alfaro y sus aportes al Derecho Procesal
El profesor Jorge Fábrega en la revista lotería nos señala que para el año de 1916 en la República de Panamá mediante la Ley 2 se aprobó el nuevo Código Judicial ya que anteriormente el que regía era el de Cundiramarca. El nuevo Código fue inspirado en el de Cundiramrca y en las Leyes 105 de 1890 y 100 de 1982, pero el Dr. Alfaro introdujo innovaciones al Código, las más sobresalientes fueron:

1. Introduce medidas de saneamiento (“Despacho Saneador”) para depurar el proceso de vicios o defectos. 2. Reconoció expresamente la sentencia declarativa en el artículo 360. 3. Elimino las dilaciones al aceptar que las actuaciones se surtan en papel simple en vez de papel sellado 4. Reguló de forma más adecuada las acciones precautorias. 5. Ejecución forzosa en el mismo expediente. Eliminaba la necesidad de un juicio ejecutivo si la parte demandada no cumplía dentro del término de los seis días dentro de los 30 días de la ejecutoria resolución, ya que la parte beneficiada sólo tenía que denunciar los bienes de la parte demandada para que se dé el remate de los mismos, este juicio se daba en el mismo expediente y no uno aparte, reflejando así la economía procesal. 6. Substanciación oficiosa: en resumen se refiere a que el juez, una vez presentada la demanda debe notificar al demandado u ordenar su corrección. 7. Se simplificó el proceso ejecutivo: extrayendo partes del proceso ordinario y perfeccionó el proceso ejecutivo hipotecario. 8. Se estatuyó el desacato: (investigar desacato y agregar aquí en diccionario jurídico, agregar norma en el código judicial) 9. Se consagró la posibilidad de proponer ante los tribunales comunes, las acciones civiles para la reparación del perjuicio causado por delitos. 10. El régimen de las excepciones: Explica el Jorge Fábrega “La excepción perentoria excluye definitivamente, para siempre, el ejercicio de la pretensión. La excepción dilatoria, en cambio, es suspensiva o retardante, ya que se opone sólo temporalmente a la pretensión, pero ambas afectan el fondo”.

Ricardo J. Alfaro y sus aportes al Derecho Civil

El antecedente histórico a la relación entre el Dr. Ricardo J. Alfaro y el Derecho Civil se da porque en 1918 gracias a su iniciativa se crea en la ciudad de Panamá la “Facultad Nacional de Derecho” que constaba con su “Escuela de Derecho y Ciencias Políticas”, considerada como su obra más valiosa para la patria, fue aquí donde el Dr. Alfaro impartió las clases de Derecho Civil y en dónde profundizó en esta rama del Derecho. En 1918 publicó un trabajo titulado “El Divorcio” que era el tema de actualidad para la época. El Dr. Alfaro no sólo se dio a conocer como un civilista en Panamá, sino que sus aportes también se vieron en las legislaciones de otros países ya que en 1920 el Instituto Nacional realizó un concurso en dónde éste participó y triunfó con un ensayo sobre el “Fideicomiso” en el cual desarrolla esta institución y “la necesidad y conciencia de introducir en la legislación de los pueblos latinos una institución civil nueva semejante al trust del Derecho inglés” el que finalizaba con un proyecto de ley que más tarde se logró ser la Ley 9 del 6 de enero de 1925, en 1941 esta ley fue ratificada con leves modificaciones por la Asamblea Nacional y pasa a ser la Ley 17 de 20 de febrero de 1941. Al tratarse de una materia nueva, Ricardo J. Alfaro se encarga de darla a conocer en foros internacionales y así capacitar a los juristas internacionales que no tenían dominio sobre esta materia. Estas conferencias se dieron alrededor de 1924 en donde parte de ellos aceptaban la ley de Alfaro mientras que otros refutaban sus teorías, pero a pesar de las críticas algunos de los países que agregaron esta institución a su legislación fueron: México, Puerto Rico y Venezuela. Para 1964 Alfaro escribe “Las Tres Figuras del Fideicomiso” para hacer aclaraciones en las partes donde el consideró que era necesario prestarle atención y a la vez “salirle al paso a las críticas que se hacían a su ley” como lo menciona Dulio Arrollo.

Entre sus aportaciones al Derecho Civil están:     Proyecto de Ley: “Venta de Bienes Muebles a Plazo con Reserva de Domino” Trabajo: “La Venta con Reserva de Dominio” Análisis: “Las Reglas Generales del Derecho”; “Observaciones Acerca del Artículo 33 del Código Civil” Escritos en la revista Cuadernos: “La Doctrina de los Actos Propios”.

Conclusiones: Cabe destacar que el Dr. Ricardo J. Alfaro fue un ilustre jurista para la nación de Panamá, y que su gran conocimiento y amplia formación jurídica nos dieron - a mi concepto, después de haber realizado este trabajo de investigación - uno de los mejores juristas de Latinoamérica. Ricardo J. Alfaro hizo contribuciones importantísimas a la legislación panameña todavía hoy en día vigentes como lo son: el Código Judicial, las instituciones del fideicomiso, el divorcio y la más importante para todos los Panameños contribuyó en las negociaciones que iniciarían la lucha de los panameños por la soberanía de nuestro Estado. Mientras estuvo con vida se le conoció como un hombre bueno, bondadoso, paciente, ligado a los principios de equidad, Como muestra de su generosidad y su lucha por el mejoramiento del país quiero finalizar con los últimos dos párrafos del profesor Dulio Arrollo en la revista Lotería que dicen así: “Corría el año de 1971 y desempeñaba el cargo de Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá, cuando un día de la segunda semana del mes de febrero mi secretaria me anuncia la sorpresiva visita del Dr. Alfaro. Lo hago pasar inmediatamente a mi despacjo y aunque sus labios fluye su simpática y característica sonrisa, lo noto un tanto fatigado. Después del saludo de rigor entra en materia y me dice –Dulio, vengo a comunicarte que he redactado mi testamento y que en él he dispuesto donar todas mis obras jurídicas a la Biblioteca de esta Facultad, a la cual he estado vinculado por tantos años. Seguro estoy que ustedes sabrán hacer buen uso de ellas. – luego de agradecerle su patriótico y filantrópico gesto, y de conversar brevemente sobre otros asuntos, se retira con paso lento. Lo acompaño hasta su auto y nos despedims, sin sospechar siquiera que era ésta la últoma vez que tendría el grato placer y el privilegio de conversar con él. Pues unos ocho (8) o diez (10) días después, falleería este insigne e iluste panameño,l que tanto hiciera por nuestro país, y al cual, la patria agradecida, deberá rendir tributo permanente de admiración, respeto y cariño”.

Bibliografía: Revista Lotería No. 317 Agosto, 1982, Editorial Litho, Panamá 1982 Periódico Panamá América, edición 15 de abril del 2005

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->