Está en la página 1de 6

Docente : Jhonny Alex Silva Herrera

Sede : Huarmey
Curso : Derecho Tributario
Semestre : VIII
Turno : Vespertino
Dificultades del inicio en la
profesión
• A nadie se le escapa que el comienzo
profesional es difícil. La licenciatura en
Derecho no nos hace abogados sino que
es la experiencia en el ejercicio profesional
la que nos consolida en la profesión. Por lo
tanto para aquel que quiera ser abogado,
le podemos aconsejar que cuanto antes
entre en un despacho profesional, antes
acumulará la experiencia
El ejercicio individual de la
profesión
• Cabe que un profesional quiera ejercer en
solitario. En determinados ámbitos o situaciones
puede ser recomendable. Así el joven profesional,
con una determinada especialización, que
dispone de un despacho cedido por su familia, el
inicio en un pueblo donde unos ya es conocido, o
se da pronto a conocer... Dichas circunstancias
pueden hacer aconsejable tal elección. Sin
embargo cada vez serán menos los que elijan
esta fórmula sencillamente porque, hoy en día, el
cliente quiere confiar y unificar en un mismo
despacho sus diferentes asuntos.
Quien es el Abogado

• Persona con título de grado


habilitado conforme a la legislación
de cada país, que ejerce el Derecho,
en asistencia de terceras personas,
siendo un auxiliar activo e
indispensable en la administración
de la Justicia de un país.
El Abogado y su Colegio
Profesional
• El Abogado, al ser parte integrante de un
Colegio Profesional, a través del cual y en
su nombre presta sus servicios a la
sociedad, debe respetar las normas
relativas a dicho Colegio, así como a los
Órganos integrantes, y a los miembros que
los compongan. Una forma de respeto
hacia el colegio consiste en atender con la
máxima diligencia posible las
comunicaciones y citaciones emanadas de
aquellos en el ejercicio de sus funciones
El Abogado y los Tribunales
• El Abogado, en su relación con los
Tribunales tiene el deber de honestidad,
lealtad y veracidad en cuanto al fondo de
sus declaraciones o manifestaciones, y el
respeto en cuanto a la forma de su
intervención. Pero también debe exigir por
parte de los Tribunales un mayor rigor y
respeto hacia su profesión, teniendo estos
la obligación de cumplir los horarios
establecidos, para en caso contrario,
solicitar la suspensión del acto judicial.