Está en la página 1de 3

Lucas 6 27-42 El amor hacia los enemigos, y la regla de oro - El juzgar a los

demás
(Mt. 7.1-5) (Mt. 5.38-48; 7.12)

Luc 6:27 Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a
los que os aborrecen;
Al recordar el antiguo testamento nos damos cuenta que esto es un cambio radical de lo
que decía la ley, y debe haber sido algo que costó asimilar en el momento.

Luc 6:28 bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.
¿Cómo actuar con las personas que nos dicen cosas ofensivas? Bendiciéndolos y orando
por ellos.

Luc 6:29 Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la
capa, ni aun la túnica le niegues.
¿Cómo actuar con él que te dañe físicamente? Aguantando el dolor y entregando todo lo
que te quiten.

Luc 6:30 A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo
devuelva.
¿Cómo actuar ante alguien necesitado o ante un robo? Se le debe dar sin esperar nada a
cambio ni devolución.

Luc 6:31 Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced
vosotros con ellos.
¿Cómo debe ser mi actuar para con las otras personas?

Luc 6:32 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los
pecadores aman a los que los aman.
¿Tiene alguna ganancia amar a los que me aman?

Luc 6:33 Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? Porque también
los pecadores hacen lo mismo.
¿Tiene alguna ganancia obrar bien con quien nos hace bien?

Luc 6:34 Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque
también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto.
¿Tiene alguna ganancia prestar de quien esperamos recibir?

Luc 6:35 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de
ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno
para con los ingratos y malos.
La misión que nos deja Jesucristo es algo difícil de realizar para nosotros los humanos que
somos rencorosos, somos indiferentes y poco benevolentes con nuestros semejantes. Solo
nos preocupamos por nuestros cercanos, menospreciando lo que le sucedan a los demás.

Luc 6:36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.
Este mandato tan grande solo podría dejarlo Jesucristo establecido ya que el sufrió cada
uno de estos actos, de burlas, calumnias y blasfemias, maltrato físico y despojo de lo poco

1 | Página
Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl
que tenia sin decir una sola palabra ofensiva sino lo único que recordamos que dijo en
aquellos momentos en la cruz fueron:

Luc 23:28 Pero Jesús, vuelto hacia ellas, les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí,
sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos.
Luc 23:34 Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron
entre sí sus vestidos, echando suertes.

Luc 6:37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados;


perdonad, y seréis perdonados.
En el pasaje anterior vimos que cosas no debíamos hacer si es que nos hacían algo, ahora
vemos que cosas debemos hacer para que otros actúen bien conmigo.
Hablar bien y perdonar, para tener un buen trato de vuelta y perdón.

Luc 6:38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en
vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.
Este concepto de dar para recibir, que seremos medidos con la misma medida que
medimos, nos hace recordar lo que decía la ley, que algo parecido pero en sentido
contrario.

Exo 21:23 Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida,
Exo 21:24 ojo por ojo, diente por diente,(F) mano por mano, pie por pie,
Exo 21:25 quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

Luc 6:39 Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán
ambos en el hoyo?
Si estamos en pecado nuestro camino es ir caernos una y otra vez, pero cuando
encontramos a Dios, se dice que tenemos vista, podemos ver el mundo de otra forma,
tenemos la guía de la luz de Dios y la luz de su escritura, y ver las lumbreras de otros
hermanos.

Luc 6:40 El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado,
será como su maestro.
No se puede comparar a dos personas más cuando uno se supera puede llegar a ser como
su maestro, al seguir un buen ejemplo nos hacemos mejores personas y dejamos un buen
ejemplo a las personas que vienen después de nosotros.

Luc 6:41 ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la
viga que está en tu propio ojo?
Una tendencia muy común entre las personas es mirar al de al lado, el que él tiene más,
es que él es así, es que porque no hizo esto, y porque hizo aquello. A Jesús los fariseos y
escribas le cuestionaban todo lo que hacía o no hacía, decía o no decía. Pero no se veías a
ellos mismo, no veían su estado espiritual no veían lo que era importante de ver.

Luc 6:42 ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está
en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de
tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.
Si yo digo que no hago nada malo y critico a mi vecino, es porque tengo un problema o no
quiero ver la realidad. Todos somos pecadores y todos tenemos faltas, mas eso no nos da

2 | Página
Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl
derecho a seguir por ese camino, Dios nos manda a seguir sus pisadas, a seguir sus
camino y buscar la perfección día a día.

En todas estas cosas Cristo no pecó, el cumplió todas estas cosas al pie de la letra y nos
deja a nosotros su ejemplo, ¿Por qué no tratamos de adaptarlo para nuestras vidas? Pero
para eso es necesario primero recibir al Señor en nuestros corazones.
¿Por qué no lo recibes hoy y disfrutas de sus beneficios hoy mismo?

3 | Página
Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl