Está en la página 1de 3

Lucas 4 14-30 Comienzo del Ministerio de Jesús

Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de
alrededor.
Jesús viene del desierto en donde fue tentado y vuelve a Galilea a continuar con su
ministerio.

Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.


Jesús tenía por costumbre visitar las sinagogas para enseñar en ellas. El hablar de nuestro
Señor Jesucristo era algo especial, porque podía hablar tanto en público como en privado y
lo que decía era lo que ellos necesitaban escuchar, además quien más tenia tal autoridad
para hablar de la Palabra de Dios que El. El Dios hecho hombre, el Hombre perfecto, que lo
que hacía hablaba y lo que hablaba hacía. El predicaba con sus actos y con sus palabras.

Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga,


conforme a su costumbre, y se levantó a leer.
Es muy lindo volver a nuestras raíces si es que un día salimos de allí. Volver a los
hermanos, a la congregación, a la Iglesia y ver el crecimiento de ellos y el de uno. Y mejor
si se comparte la palabra con ellos.

Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde
estaba escrito:
Un capitulo antes de Lucas, leemos otra parte de las profecías de Isaías en donde se
mencionaba el hombre que vendría a prepararle el camino al Señor, ahora lo vemos
hablando sobre el mismo Señor y de cuál sería su rol en este mundo.
Es realmente algo increíble que el Señor estuviera en el lugar y momento exacto para leer
la profecía que hacía referencia a sí mismo. Que mejor prueba que realmente El era el
mesías, el Salvador que habría de venir a este mundo.

El Espíritu del Señor está sobre mí,


Luc 3:22 y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino
una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.
Recordamos el momento cuando Juan el Bautista Bautiza a Jesucristo y se ve descender el
Espíritu Santo en forma como de paloma sobre El.

Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;


Stg 2:5 Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo,
para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?
Nuestro Salvador venia con el mensaje del Evangelio que significa Buenas noticias.

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;


2Co 1:4 el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también
nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación
con que nosotros somos consolados por Dios.
El vino a sanar las heridas que tenemos debido a estar lejos de Él, este mundo solo nos
daña y nos quebranta el corazón mas con El tenemos consuelo.

A pregonar libertad a los cautivos,


Gal 5:13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis
la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

1 | Página
Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl
El nos vino a enseñar que había una forma de ser libres, no dio los pasos a seguir para
ello.

Y vista a los ciegos;


Jn 9:40-41 Entonces algunos de los fariseos que estaban con él, al oír esto, le dijeron:
¿Acaso nosotros somos también ciegos?
Jesús les respondió: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís:
Vemos, vuestro pecado permanece.
Nos dio la vista, al poder saber que estábamos sucios, estábamos contaminados, estamos
muertos en delitos y pecados. Y nos mostros que bajo la ley todos estaban condenados.

A poner en libertad a los oprimidos;


2Co 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay
libertad.
No solo nos dice la forma de ser libres sino que también Él fue quien realizó la obra que
nos daría la libertar, nos amó, nos busco y nos salvo. Realizó la obra completamente.

A predicar el año agradable del Señor.


Estamos en el tiempo en que todavía es posible arrepentirse de los pecados, aun es el
tiempo aceptable, el tiempo de gracia, el tiempo agradable del Señor.
Algunos al escuchar las palabras de Cristo podría pensar que el seria un líder, liberador,
que lucharía contra el gobierno opresor, que lucharía por ellos, que vendría a hacer
grandes cosas. Pero lo que realmente se necesitaba era una lucha espiritual para ganar
realmente la lucha. Los tiempos y personas y reinados pasan, mas las palabras del Señor
no pasaran.

Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga


estaban fijos en él.
El Señor debe haber tenido algo muy especial al hablar porque lograba atraer muchas
personas y cautivarlas con sus palabras y lograr su total atención.

Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.


Realmente se había cumplido delante de ellos estas palabras, porque tenían frente a El al
mesías que vendría para libertarlos y que estaba comenzando su ministerio y se
cumplirían todas las palabras allí descritas.

Y todos daban buen testimonio de él, y estaban maravillados de las palabras de gracia
que salían de su boca, y decían: ¿No es éste el hijo de José?
Este era el pueblo que lo vio crecer, y quedaron asombrados que uno de sus hermanos
hablara palabras tan hermosas y celestiales, que el hijo de un hombre como ellos fuera el
mismo Dios hecho carne.

Él les dijo: Sin duda me diréis este refrán: Médico, cúrate a ti mismo; de tantas cosas que
hemos oído que se han hecho en Capernaum, haz también aquí en tu tierra.
Seguramente ellos querían, así como se dice, que comenzara por casa haciendo muestra
de sus poderes y los llenara de bendiciones y milagros.

Y añadió: De cierto os digo, que ningún profeta es acepto en su propia tierra.

2 | Página
Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl
Pero aunque fuera así nunca lo aceptaría su pueblo porque no podían aceptar que El fuera
Emanuel. La envidia no los dejaría poder aceptarlo sino que lo tratarían como cualquier
persona e incluso lo despreciarían. La gente esperaba alguien con mucho dinero, alguien
con poder, alguien con liderazgo, pero Jesús era pobre, humilde y venia para servir y no
para ser servido.

Y en verdad os digo que muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando el cielo
fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en toda la tierra;
pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón.
Y muchos leprosos había en Israel en tiempo del profeta Eliseo; pero ninguno de ellos fue
limpiado, sino Naamán el sirio.
Jesús venia por los que necesitaban de Él y no los que se creían justos. El mensaje es para
todos y solo los que realmente lo necesitan lo aceptan.

Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira;


Al hombre no le gusta oír cuando se le es reprendido, aquí Jesús mencionaba que de todos
los que eran de sus raíces no buscaban ni esperaban a Dios sino que la gente de afuera
que ni siquiera era del Pueblo de Dios. Que la salvación era para todos ya que a los suyos
vino, mas los suyos no le recibieron.

y levantándose, le echaron fuera de la ciudad, y le llevaron hasta la cumbre del monte


sobre el cual estaba edificada la ciudad de ellos, para despeñarle.
La reacción del mundo es silenciar la palabra, así como paso con Juan el Bautista que
Herodes al no soportar ser reprendido por la palabra decidió encarcelarlo mas su palabra
nos sigue hablando aun en este tiempo.

Mas él pasó por en medio de ellos, y se fue.


Aun no era el tiempo en que Cristo debía morir, y no sabemos como lo hizo, pero el paso
por al medio de la multitud, no creo que ellos quisieran dejarlo ir, sino que los atravesó y
se fue de ese lugar que aunque El le tenía aprecio por ser su lugar de nacimiento, su
pueblo no le aceptaba, lo rechazaba e incluso atentaban con su vida.

Jesús vino a este mundo para darte la vista, a librarte y a salvarte de la condenación
eterna, ¿Cómo reaccionaras tu ante tal acto tan maravilloso? ¿Lo rechazaras como la
gente de su pueblo o le recibirás como tantos que ya hemos creído en El?

3 | Página
Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl