Está en la página 1de 2

Los efectos en la ganancia ocasional de comprar inmuebles por un

valor superior el escriturado

Una de las estrategias de los contribuyentes que venden bienes raíces para no
pagar impuestos por ganancia ocasional, es realizar la escritura pública por un
valor inferior el valor real de la venta.

Para ello, el comprador paga el valor escriturado con un cheque, y el resto la


paga en efectivo, de esta forma pueden evitar que la administración de
impuestos, mediante la información reportada por las entidades financieras,
detecte el monto verdadero de la enajenación.

El estado nos ha vendido la idea de que de esa forma el estado pierde plata
porque se deja de pagar un impuesto, pero no siempre es así y veremos porqué.

En estos casos, el impuesto que deja de pagar el vendedor, lo tiene que pagar el
comprador cuando con posterioridad venda ese bien raíz.

Supongamos que el contribuyente A, vende a B un edificio en $100.000.000, y lo


escrituran por $50.000.000, evadiendo de esta forma el impuesto por ganancia
ocasional correspondiente a $50.000.000.

Ahora, cuando B, en un futuro vende ese bien por $150.000.000, su costo fiscal
serán los $50.000.000 escriturados, por lo que deberá pagar el impuesto de
ganancia ocasional por $100.000.000, compensando de esta forma el impuesto
que inicialmente se dejo de pagar.

Para que B no pague ese impuesto, tendrá que seguir escriturando por debajo
del precio real de venta, pero llegará el momento en que eso no sea posible, y
entonces se deberá pagar el impuesto no pagado durante todo el tiempo
anterior.

Mediante esta estrategia, se podrá evitar temporalmente el pago del impuesto,


pero tarde o temprano este se deberá pagar, aunque no se pagará ni sanción ni
intereses.

Así, lo único que se logra con escriturar por debajo del precio de venta, es
diferir el pago del impuesto por ganancias ocasionales.
Siempre es mejor hacer las cosas correctamente, porque llegará el momento en
que todo se revierta, y el último vendedor será el que tenga que pagar los
impuestos que los anteriores no pagaron.
Para tratar de evitar un pago elevado por concepto de ganancias ocasionales, se
puede recurrir a otro tipo de estrategias sin tener que recurrir a realizar una
escritura por valor inferior al real, como es el caso de la planeación a la hora de
declarar el activo que será objeto de futura venta, teniendo en cuenta que el
valor declarado será el costo fiscal, y entre mayor sea este, menor será la
ganancia ocasional.