Está en la página 1de 1

gAceTA

Julio Bautista

Economía del lenguaje

onsiderada como una dote reservada sólo para algunos, la economía del lenguaje consiste en comunicarse con los demás de una manera simple, pero efectiva, utilizando los menores recursos lingüísticos y gráficos, pero logrando la comprensión del destinatario. La mímica puede aplicarse en muchos campos, entre ellos el cinematográfico, en el que debemos reconocer la habilidad nata que Charles Chaplin1 tenía para llevarnos de la risa a la nostalgia, así como sus análisis y críticas a través de sus filmes, siempre haciéndose con sólo un gesto y sin palabra alguna, al menos durante la época del cine mudo. Recordemos pues a este genio atrapado en los haluros de plata de la cinematografía mundial, y quien muriera el 5 de diciembre de 1977

C

Charles Chaplin (1889-1977) Actor, director y músico de la mayoría de sus películas
El circo (The circus)
dirEctor : charlEs chaplin país : Estados unidos año : 1928

Tiempos modernos (Modern times)
dirEctor : charlEs chaplin país : Estados unidos año : 1936

H 

0 ... 15 de diciembre / Número 29 ...

aciendo gala de sus capacidades mímicas y acrobáticas, Chaplin interpreta al típico vagabundo, Charlot, cuya única afición es enamorarse perdidamente y de manera recurrente de la chica equivocada; arruinado y hambriento va por el mundo observando con inocencia todo lo que le rodea, como si en cada lugar que visita descubriera escenarios nuevos. Su transitar es suave, sus pasos cortos y con “brinquitos” tendrá que acelerar su camino, ya que en su eterna amistad con la contrariedad será confundido con un ladrón y perseguido por un policía que viene siempre detrás “pisándole los talones”. Acorralado entrará al circo para transformarse en la estrella de la noche. Monos, payasos, trapecistas y la mujer que podría ser el amor de su vida le acompañarán a lo largo de la cinta para mostrarnos lo difícil que puede ser la vida en la “gran carpa de la sociedad”.
sir charlEs spEncEr chaplin

A

bsorbido por una vida mecanizada, Charlot, un obrero incapaz de adaptarse a la industrialización de las fabricas, hace todo lo posible por ser útil para la fábrica donde trabaja; finalmente no logra encajar en la cadena de montaje y es despedido acompañado sólo por su mala suerte. Pero su ánimo es mayor y continúa con su intento por adaptarse a este esquema, en el que el hombre ha pasado a segundo plano, hasta que es literalmente succionado por una máquina, convirtiéndose temporalmente en un engrane de este nuevo esquema. Como siempre, Charlot tendrá la posibilidad de encontrar el amor en donde manda la adversidad.

1