HISTORIA DEL PENTATHLÓN UNIVERSITARIO

CRÓNICAS DEL PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITARIZADO UNIVERSITARIO, NARRADAS POR QUIENES VIVIERON EL MOMENTO

Dr. Jorge Hernández Ibarra. Ex Comandante General

CAPITULO I ANTECEDENTES A LA FUNDACIÓN DEL PENTATHLÓN UNIVERSITARIO Dr. Jorge Hernández Ibarra El PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITAR UNIVERSITARIO, denominación que originalmente tuvo la Institución, nace en el seno de la UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO. Los que le fundaron fueron jóvenes estudiantes de la Facultad de Medicina, por lo que sus inquietudes, su ideología y sus vivencias, están muy relacionadas con la etapa histórica de aquellos momentos de nuestra “Alma Mater”. La idea de que la capital de la Nueva España tuviera un centro de estudios, fue concebida en 1537 por el arzobispo de México, fray Juan de Zumárraga; idea que secundó el virrey don Antonio de Mendoza. Felipe II rey de España, en cédula real dispone la creación de la REAL Y PONTIFICIA UNIVERSIDAD DE MÉXICO, con los mismos privilegios de la más célebre Universidad de España, la de Salamanca. El segundo virrey de la Nueva España don Luis de Velasco, inaugura los cursos el 25 de enero de 1553, el día de San Pablo, motivo por el cual será el Santo Patrono de la Universidad. Durante el virreinato así como en el México Independiente, por diversas causas, la Universidad se vio obligada a cerrar sus puertas. Ya en esta segunda etapa, se denomina UNIVERSIDAD NACIONAL Y PONTIFICIA y un poco más tarde UNIVERSIDAD DE MÉXICO. En 1869, es importante época para la Universidad, ya que se expide la Ley Orgánica de Instrucción Pública, basada en los principios del positivismo de Augusto Comte, brillantemente difundidos en México por su alumno Gabino Barreda, creador de la Escuela Nacional Preparatoria. En 1910 el Ministro de Educación, “El Maestro de América”, don Justo Sierra, obtiene del Sr. Presidente de la República Gral. Porfirio Díaz, el acuerdo para que la Universidad en forma definitiva, abra sus puertas y se denomine UNIVERSIDAD NACIONAL DE MÉXICO. En 1918 un grupo de intelectuales maestros de la Universidad, conocidos como “Los Siete Sabios”, formado por los maestros Alfonso Caso, Antonio Castro Leal, Manuel Gómez Morín, Vicente Lombardo Toledano, Jesús Moreno Baca, Teófilo Olea y Leyva y Alberto Vázquez del Mercado, todos ellos de ideologías diferentes, tratan de obtener el control en el gobierno de la Universidad. Es asesinado el Presidente Venustiano Carranza, y es rector interino de la Universidad el maestro José Vasconcelos, quien realiza brillante labor. Logra reintegrar a la Máxima Casa de Estudios, la Escuela Nacional Preparatoria y es autor del escudo universitario con su lema: “Por mi Raza Hablará el Espíritu”. Un grupo de maestros presentan a la Cámara de Diputados un proyecto de autonomía para la Universidad, que no es aceptado. Después en 1923, la Federación de Estudiantes de México presenta un segundo proyecto que ya es recibido con simpatía en el Congreso de la Unión. 2

En 1929 es rector de la Universidad el maestro Antonio Castro Leal y director de la Facultad de Jurisprudencia Narciso Bassols, y en ese mismo año en la ciudad de Mérida, Yuc., la Confederación Nacional de Estudiantes de México realiza el VI Congreso Estudiantil, donde surge la propuesta para que el Estado Mexicano otorgue a la Universidad Nacional, su autonomía técnica, administrativa y económica. En los primeros días de mayo de ese año, Narciso Bassols decide efectuar exámenes semestrales y no anuales como había sido la rutina, sobre todo sin tomar en cuenta a la masa estudiantil, la que protestó y manifestó su desacuerdo con huelga académica y administrativa durante dos meses. El 23 de mayo se reunieron los estudiantes en la Plaza de Santo Domingo para manifestar su inconformidad, acto que fue interrumpido por la fuerza policiaca y la acción del siempre sufrido Cuerpo de Bomberos. Hubo heridos y el líder estudiantil Gómez Arias, exige al Jefe del Departamento del Distrito Federal, Sr. Manuel Puig Casauranc, el retiro de la fuerza pública y que se mantuviera al margen de los actos estudiantiles, pues son meramente problemas de autodeterminación universitaria. Acto seguido, Puig Casauranc recomienda al Sr. Presidente de la República Lic. Emilio Portes Gil, que considerara resolver el problema, otorgándole a la Universidad Nacional de México, su autonomía. En el mes de junio, la Cámara de Diputados en periodo extraordinario de sesiones, estudió el proyecto de ley y el día 10 de julio de 1929 se expide la Ley Orgánica de Autonomía Universitaria, la que le otorga en forma absoluta, su libertad para resolver sus actos académicos, administrativos y económicos. Así nace la UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO En 1933 los estudiantes de la UNAM celebran su Primer Congreso Universitario al que son invitados estudiantes de todas las instituciones universitarias del País. Hay un acuerdo relevante, se pugna por el “Materialismo Histórico” en todas las actividades docentes, culturales y científicas de las universidades. En 1934 se dispone el estatuto, que reconoce la libertad de cátedra y el derecho a los profesores para participar en el gobierno de la UNAM. En 1936 ese estatuto se modifica para establecer un gobierno paritario, es decir, con el mismo número de representantes y con los mismos derechos, sistema que ocasionó muchos problemas. Son varias las corrientes ideológicas y políticas de los que pugnan por el control del gobierno universitario. Destacan varios personajes: Antonio Caso quien aspira a un nacionalismo social, el Lic. Vicente Lombardo Toledano, director de la Escuela Nacional Preparatoria, pugna por una ideología bolchevique y Manuel Gómez Morín que representa a una burguesía conservadora, es de fuerte tendencia católica. En el medio estudiantil a los de extrema derecha, se les conocía como “Los Conejos”, por su rapidez para reunir a sus agremiados por un sistema de comunicación piramidal (cada uno contactaba con unos diez), en alusión a la numerosa reproducción de estos mamíferos roedores. Renuncian el rector Roberto Medellín y el director de la “Prepa” Vicente Lombardo Toledano y es nombrado rector interino de la UNAM, Manuel Gómez Morín. La UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO, es la Casa de Estudios en donde todos los estudiantes del país pueden acudir, para aprender a pensar mejor y a vivir mejor. En la Universidad debe predominar el pensamiento crítico positivo, que conlleva libertad y conciencia cabales en todos sus aspectos: Psíquico, afectivo, moral y físico. En la Universidad se profundizan los conocimientos, se cuestionan y se actualizan. Es el recinto adecuado para analizar ideas, creencias; es la escuela del diálogo, donde vibra la esencia de la vida, donde prevalece la verdad, donde se transmite la cultura. 3

La Universidad es esencialmente humanista, forjadora de un ser integral, lugar donde se fomentan los valores y todos los elementos necesarios para la formación profesional. La Universidad en su autonomía, acepta ampliamente la voluntad de sus alumnos por saber y tiene la capacidad para darse internamente sus leyes y normas para sus cometidos. Tiene muy clara su relación con el Estado, el que le ha otorgado hasta la fecha, su libertad académica, financiera y administrativa, siempre bajo las leyes que rigen el país. Ahí nació el PENTATHLÓN UNIVERSITARIO.

4

DR. GUSTAVO BAZ PRADA

Guati Rojo, Óleo Palacio de Gobierno, Toluca, Edo. de México

Semblanza de un gran Maestro, de un gran Orientador de la Juventud Mexicana. Dr. Jorge Hernández Ibarra Alumno del Maestro. GUSTAVO BAZ PRADA es indiscutiblemente la figura más importante del PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITARIZADO UNIVERSITARIO Nace en Tlanepantla, Estado de México el 31 de enero de 1894; sin embargo, él reúne todas las fechas tradicionales y trascendentales de su vida, en una sola, la del primero de mayo. Sus primeras letras le son inculcadas por su madre, que era profesora de francés y por razones laborables de ella, se trasladan a la ciudad de Guadalajara, Jal. Posteriormente regresan a la ciudad de Toluca y estudia en el Instituto Científico y Literario, hoy Universidad del Estado de México. En 1912 Gustavo Baz termina la preparatoria y obtiene el título de bachiller. El país aun sufre la convulsión de la Revolución y en 1913 el Ejército le concede beca para continuar sus estudios, tiene el grado de sargento segundo y comisionado a la Escuela Práctica Médico Militar, la que por carecer de local para la enseñanza, se tiene que inscribir en la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional de México.

5

Al terminar el primer año de sus estudios, entre los estudiantes hay gran indignación por el asesinato del Sr. Presidente Francisco I Madero y del Vicepresidente Lic. José María Pino Suárez. Realizan reuniones ocultas con la finalidad de planear el derrocamiento del asesino y usurpador, el dipsómano Victoriano Huerta; pero el grupo al que asistía Gustavo es descubierto por lo que se ven obligados a huir. Unos lo hacen hacia el norte en busca del Gral. Felipe Ángeles y otros hacia el sur, con los generales sureños. Gustavo acude por ésta ruta. Por sus cualidades personales y la aplicación de sus conocimientos médicos, además de sus actos revolucionarios, pronto se gana la confianza, admiración y respeto de la tropa y sus superiores. En una entrevista que tuvo con el caudillo Emiliano Zapata, éste le ofreció su mano al despedirse, cosa insólita en el caudillo y que fue muestra de la confianza que depositaba en Gustavo Baz. Derrocado “El Chacal” Victoriano Huerta, en las capitales de los Estados de la República, se reunieron los correspondientes jefes revolucionarios para designar a los gobernadores interinos. El 14 de diciembre de 1914, Gustavo Baz Prada es nombrado gobernador interino del Estado de México. Tenía la edad de 20 años y es el gobernador más joven que ha tenido el país. La situación del Estado de México al igual que toda la del país era caótica y sin recursos económicos. Baz combate al bandolerismo, muy común en los caminos y pronto logra la paz en la entidad, porque además no tolera las reyertas políticas. Organiza la administración pública, los cursos de enseñanza en todos sus niveles, crea escuelas de oficios y artesanías. Tiene serios problemas, pues el Gral. Pablo González, levantado en armas toma Toluca y Baz tiene que refugiarse en San Juan de las Huertas. Triunfa el Gobierno Constitucionalista, termina el interinato de Baz y el 22 de octubre de 1915 pasa a la Brigada Nicolás Bravo del gobierno. Gustavo Baz tiene 21 años, su vocación es la medicina; pero fueron las circunstancias las que le hicieron revolucionario, militar y gobernador de su Estado. Gustavo medita y decide renunciar a su grado militar para continuar sus estudios y ser médico. En 1916 cuando se inscribe para cursar el segundo año de la carrera de medicina, la empleada le pregunta:- ¿Qué es usted del gobernador? – a lo que Baz respondió – “Ese soy yo”. 6

Regresa al ejército porque éste le apoya para que continúe sus estudios y forma parte del Cuerpo Médico Militar. Por su dedicación y conocimientos para 1918 ya es Capitán Segundo. El primero de mayo de 1920, a los 26 años de edad, recibe el título universitario de médico y cirujano. En 1922 obtiene por oposición la cátedra de jefe de clase en la Escuela de Medicina, donde imparte Anatomía Topográfica, Clínica Propedéutica Quirúrgica y después Clínica Quirúrgica. En 1923, la Secretaría de Guerra y Marina le envía a especializarse como cirujano al Augustana Hospital, en la ciudad de Chicago, Illinois, bajo la dirección del mundialmente famoso Dr. Ochner. Posteriormente estudia en Rochester, en la Universidad de Boston y en la de Harvard. Asiste al Congreso Internacional de la Cruz Roja en la ciudad de Berna, Suiza y más tarde estudia en la Sorbona de París, donde se especializa en cirugía del Aparato Digestivo. Complementa su preparación medico-quirúrgica en clínicas de Alemania, Bélgica e Italia. Recibe la toga del Colegio de Cirujanos de Norteamérica cuando asiste al Congreso de Cirujanos en Filadelfia, EU: En 1928, Gustavo Baz ostenta el grado de Teniente Coronel Médico Cirujano del Ejército Mexicano. En 1935 es Director de la Facultad de Medicina de la UNAM., y es ahí donde conoce a los jóvenes estudiantes que fundarán el Pentathlón Universitario. En 1936 es designado por el Ministerio de Guerra y Marina como Director de la Escuela Médico Militar. En ese año el Dr. Gustavo Baz instituye el Servicio Médico Social en la Facultad de Medicina, como un requisito a los estudiantes antes de obtener el título de médico. Este hecho fue de gran relevancia para el país. En esa época no se tenían los medios económicos, ni las condiciones que le permitieran al Estado, resolver en forma integral los ingentes problemas de salud en la población campesina, en especial la de aquellos compatriotas que se encontraban en zonas aisladas o de muy difícil comunicación, carentes de servicio médico alguno y sí en manos de hechiceros e ignorantes curanderos. El dinamismo que el Dr. Baz le impuso a este Servicio, permitió que el pasante de Medicina asociara sus conocimientos teóricos con la práctica de la realidad, y desarrollara cabalmente su responsabilidad al tener en sus manos la salud de toda una comunidad. Este hecho favoreció el descongestionamiento médico urbano, y el llevar un servicio médico a pequeñas poblaciones y rancherías. Con el tiempo se derivaron los Centros de Bienestar Social Rural, centros médicos que en colaboración con las Misiones Culturales y las Brigadas del Instituto Indigenista llevaron salud y cultura. En 1938 solicita licencia para separarse de sus cargos militares, por haber sido elegido como rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, la que se encontraba ante seria crisis. El Maestro Baz está conciente de que la Universidad no puede estar subordinada a grupos políticos, sectarios o de determinada ideología; él sabe que tiene que luchar para conservar toda la gama de valores humanistas, como la libertad de crítica y de cátedra. Apoya y orienta al grupo de estudiantes de la Facultad de Medicina que constituyen el Pentathlón Universitario, y con él, muestran a toda la juventud mexicana que se puede tener mente sana en un cuerpo también sano. En 1939 es ascendido al grado de Coronel Médico Cirujano y en 1944 a General Brigadier. Entre los numerosos grados académicos que se le otorgaron, destacan la investidura de “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Nacional Autónoma de México, en reconocimiento al impulso que dio a la investigación en los programas universitarios y a la 7

amplia labor editorial, cuyos libros fueron profusamente distribuidos entre los estudiantes. Fue presidente de la Academia Nacional de Medicina, máxima institución médica del país, que reúne a los médicos más destacados en los diversos campos de la medicina. Fue Fellow del American College of Physicians y miembro fundador de la Academia Nacional de Cirugía. Director médico y presidente del Patronato del Hospital de Jesús, el más antiguo del continente americano, fundado por Hernán Cortés en 1524. Fue personaje de dos hechos trascendentales como cirujano: El 5 de mayo de 1936, en el quirófano del Pabellón Gastón Melo, anexo al Hospital General de la S:S:A:, interviene quirúrgicamente y con éxito al Sr. Presidente de la República, Gral. Lázaro Cárdenas, por una apendicitis aguda. El segundo caso, se presenta cuando habían pasado las elecciones y el Sr. Adolfo Ruiz Cortines era el Presidente Electo para el sexenio de 19571963, pero un mal día se le estrangula una hernia inguinal que padecía, presentándosele cuadro agudo y grave, por lo que es intervenido quirúrgicamente de urgencia. El Dr. Baz consideró la situación política del paciente y la solución del problema fue en quirófano perfecto, improvisado en una habitación del domicilio del Sr. Ruiz Cortines. La intervención se realizó con anestesia local por la seria intoxicación del paciente y la técnica quirúrgica fue impecable. La evolución post-quirúrgica fue satisfactoria, se le informó al Sr. Presidente de la República y a los pocos días, el insospechado paciente atendía sus asuntos políticos y compromisos sociales. Nos regresamos al primero de diciembre de 1940, fecha en que rinde la protesta de ley como Presidente Constitucional de la República el Sr. Gral. Manuel Ávila Camacho para el periodo 1940-1946, y es designado el Dr. Gustavo Baz ministro de la Secretaría de Salubridad y Asistencia Pública. En éste nuevo cargo, el Maestro Baz impulsa y desarrolla moderno sistema de salud pública; construye hospitales en la República e inicia el Centro Médico Nacional en la capital del país. Posteriormente por falta de recursos económicos necesarios, para la terminación y funcionamiento del Centro Médico, el Gobierno lo vende al Instituto Mexicano del Seguro Social. Otro hecho también muy importante, fue la creación de los “Institutos Médicos Nacionales”, centros de alto nivel médico y académico, de investigación, y con características muy especiales, las que les han permitido tener su propia personalidad jurídica con la suficiente y eficaz autonomía, para poder funcional adecuadamente en beneficio de los enfermos. Todos estos institutos han adquirido prestigio internacional gracias a que Gustavo Baz, supo rodearse de un gran equipo de emprendedores y destacados médicos: Dr. Ignacio Chávez en el Instituto Nacional de Cardiología, inaugurado el 18 de abril de 1944, en donde el Pentathlón rindió los honores de ordenanza al Sr. Presidente. El Dr. Salvador Zubirán quedó al frente del Instituto Nacional de la Nutrición, inaugurado en 1946 y así distinguidos médicos manejaron el Instituto de Enfermedades Pulmonares, el Instituto de Neurología, el Hospital del Niño que dirigió el Dr. Federico Gómez, etc. Por último, resalto el hecho de que otorgó becas para que médicos jóvenes hicieran en el extranjero, estudios de alta especialización en beneficio de la medicina del país. El 16 de septiembre de 1957, fue elegido Gobernador Constitucional del Estado de México. Después de que recibí mi título como Médico Cirujano y Partero, en el año de 1952, por pocos meses fui ayudante del Dr. Baz en el Hospital de Jesús; pues me invitó a que ingresara al Hospital Francés de la Asociación Francesa, Suiza y Belga, como residente del hospital, además de ayudarle en la cirugía y cuidados de sus pacientes en dicho nosocomio. Me enseñó la clínica y la cirugía abdominal; colaboré con él tres años, pues después hice la 8

especialidad en Oftalmología. Siempre me distinguió con su confianza y se puso en mis manos para que le operara de una catarata que le disminuía su visión. Esta situación me brindó la oportunidad de conocer al Maestro en su intimidad. Hombre sencillo, práctico, altamente positivo, humano, alegre y jovial, aferrado enemigo de los elogios. Le recuerdo en los años 50, en que llegaba al hospital produciendo “chasquidos” con sus grandes y delgados dedos, ruidos que eran un verdadero himno a la alegría, un llamado a disfrutar de la vida. Era de charla jocosa, nunca hiriente, siempre respetuosa, de la que se desbordaba frecuentemente una enseñanza. El deporte preferido del Maestro fue jugar golf. Lo ejercitaba diariamente y muy temprano; después un baño en agua fría y a sus actividades cotidianas. Sin embargo, un día me comentó que era mentira que jugara a diario, pues el 25 de diciembre y el 1 de enero, no había en el campo con quien jugar. Cuando lo intervine quirúrgicamente, no quiso que se preocuparan por él. A su familia le dijo que se iría unos días conmigo al bello puerto de Acapulco, en mi automóvil. Por este motivo, mucho me desconcertó, cuando le recibí en la puerta del edificio de mi consultorio, que su chofer, al entregarme la pequeña maleta y una bolsa con manzanas, me dijera: -“Dr. Váyase con mucho cuidado”- me dije: ¿Por qué me estará indicando que lo opere con mucho cuidado? El Maestro partió a la inmortalidad el 12 de octubre de 1987. Jorge Jiménez Cantú en su Oración Fúnebre le dijo: “Descansa Maestro querido. Todos los que fuimos de alguna manera parte de ti, de tus pensamientos, de tus ideales y de tus ilusiones…, estamos aquí. Amaste y serviste al humilde, al doliente, al desamparado… Por ellos no esquivaste lucha ni combate”. Así fue el hombre ejemplar, el visionario mexicano, que en mucho contribuyó al desarrollo del PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITAR UNIVERSITARIO.

9

SEMBLANZA DE LOS FUNDADORES DEL PDMU

DR. JORGE JIMÉNEZ CANTÚ

Foto: Rodolfo Vera Mejía.

Dr. Jorge Hernández Ibarra

Jorge Jiménez Cantú no fue político de carrera, tampoco militó en partido alguno, simplemente fue un hombre que amó a su Patria, buen administrador en los cargos gubernamentales que se le encomendaron, acertado líder y eficaz orientador de la juventud mexicana. Se significó como buen estudiante y en la Facultad de Medicina pugnó por una juventud positiva y progresista. El Servicio Social, requisito necesario para titularse como médico, lo realizó en el pueblo de Villa del Carbón, municipio Nicolás Romero del Estado de México, en donde además de realizar su trabajo como pasante de medicina, realizó importantes y significativas gestiones en beneficio del pueblo, como lo fue la introducción del agua potable, que en aquel entonces se le consideró la más pura de la República. 10

Poco tiempo ejerció la clínica, pues se dedicó al magisterio en la cátedra de Propedéutica Médica en la Facultad de Medicina de la UNAM. Desde años anteriores ya era profesor de la Enseñanza Secundaria en las materias de Historia de México y Biología. Como dato curioso, en aquella época por no existir la carrera de Biología, eran médicos y estudiantes de medicina los que impartían estos conocimientos. Fue jefe del Servicio Médico de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, donde impulsó acertadamente la consulta a los trabajadores y sus derechohabientes, tanto en la Policlínica como en el moderno Hospital de Belén de las Flores. Fue llamado por el Dr. Gustavo Baz, Gobernador Constitucional del Estado de México para que ocupara el cargo de Secretario de Gobierno. Posteriormente, el pueblo mexiquense lo eligió para ser Gobernador Constitucional del Estado de México. Jiménez Cantú, brillante orador y acertado pensador, fue el redactor del PENTÁLOGO y del IDEARIO DEL PENTATHLÓN. Su ideología fue parte significativa de su personalidad, legado muy importante y necesario en el desarrollo de nuestra juventud que ama y anhela servir a México. Menciono las sentidas palabras que le expresó el Ex comandante de la Hermandad Pentathlónica, Comte. Delfino Ochoa Ángel al entregarle la espada con el águila bicéfala en la empuñadura y en la hoja la grabación de “Patria, Honor y Fuerza”, encontrándose ya el doctor en la enfermedad terminal:- “La herencia que nos ha dejado, nosotros la estamos disfrutando y es la guía y los preceptos de nuestro Pentálogo y Código Fundamental. Todos, en la medida de nuestra capacidad, hemos triunfado por esta guía; pero debemos hacer crecer esa herencia y seguir heredando a las futuras generaciones de jóvenes. A usted con cariño y admiración le llamamos “EL OSO” y al paso del tiempo reconocemos que sus acciones y trayectoria lo han convertido el “El Coloso del Pentathlón”- Fue el día 19 de julio del 2003; don Jorge falleció el 10 de noviembre del 2005. Cuando el Dr. Jorge Jiménez Cantú dejó de pertenecer al Activo de la Institución, para colaborar en el Gobierno del Estado de México, el Comandante General del PDMU, Dr. Jorge Hernández Ibarra y el Estado Mayor, acordaron la creación del único grado Institucional, el de COMANDANTE GENERAL “AD VITAM”, grado honorífico, que se le es otorgado al Dr. Jorge Jiménez Cantú, en reconocimiento a su brillante labor y dedicación DR. JORGE JIMÉNEZ CANTÚ Comandante General “ad vitam” del PDMU (Disertación sobre la Historia y Leyes del Pentathlón a los miembros de la Escuela de Reclutas en el año de 1950.) La Escuela de Reclutas me ha distinguido, invitándome a platicar con ustedes acerca de un tema extraordinariamente interesante, el que se refiere a la HISTORIA y LEYES del PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITAR UNIVERSITARIO. Con gusto hemos aceptado esta invitación y trataremos que nuestra plática les deje a ustedes un conocimiento cierto de lo que nuestra Institución es y de lo que nuestra Institución aspira. El conocimiento de la Historia del Pentathlón implica varios contenidos que podríamos también dividirlos en varios capítulos. El primero se refiere a los conmemorativos de la Institución, los antecedentes que le dieron origen; enseguida su 11

iniciación y sus primeros pasos, sus personas, su estructura, sus leyes, su Ideario, sus propósitos y sus esperanzas. Refiriéndome particularmente a sus conmemorativos quiero dejar establecido que los motivos que dieron origen a esta Institución juvenil se fincaron substancialmente en el amor a la Patria, y en el anhelo de servir a México. Un espíritu de constante inconformidad con lo existente, una satisfacción muy incompleta de los hechos pasados y de los hechos presentes motivaron, que un conjunto distinguido de juventud universitaria aspirara a realizar una tarea honda y trascendente, tarea dedicada a servir a México a través del entusiasmo y del trabajo de su juventud. Hasta poco antes de que el Pentathlón Universitario se fundara, los movimientos juveniles de nuestra historia, fueron fundamentalmente movimientos de facción, movimientos confesionales o movimientos que abarcaban una parcialidad de lo que es todo de la juventud. Generalmente los movimientos llamados juveniles, eran meros movimientos de carácter político, eran movimientos que tenían la característica del partido y sabemos que las partes nunca pueden superar el todo. Se exigía pues, que el movimiento juvenil mexicano fuera un movimiento de verdadera solidaridad y que tuviera el carácter de la unidad nacional de su juventud, pero para ello necesitaba estar desposeído de cualquier espíritu de facción o de cualquier parcialidad dentro del espíritu, era menester que se reunieran todas las afinidades de carácter positivo del joven, para así reunidas, agruparlas en un haz de voluntades y de fuerza. En este sentido, se tuvo que pensar en lo que constituye la personalidad humana, como una integridad indivisible y al pensar en esa personalidad humana, se reflexionó en que si al hombre, se le estudia como ente físico, como ente intelectual, o ente espiritual; este estudio de sus parcialidades, constituye exclusivamente un artificio, porque el fondo real de la persona humana es una unidad indivisible, ya que no es ni puramente materia, ni puramente intelectualidad, ni sólo espíritu, sino reunidas todas estas fuerzas y todas estas manifestaciones constituyen a la persona humana. Esta persona humana se debate siempre en un medio, medio que influye en él y que en muchas ocasiones lo estructura, y lo forma en bien o en mal; pero siempre determinando características, y en otras ocasiones él puede influir en el medio y puede en cierto grado modificarlo. Basándonos pues, en todas estas circunstancias, se pensó que cualquier acción que tuviera como finalidad reunir a la juventud mexicana, para un trabajo efectivo, se tenía que pensar en todas las circunstancias complejas, que constituyen la personalidad humana y en todas las circunstancias que integran su medio ambiente. Así pues, se creó el Pentatlhón Universitario con la tendencia de dirigirse a la persona en su valer físico, a la persona en su valer intelectual y a la persona en su valer moral, en un medio que es el nuestro, con el objeto de capitalizar lo que hubiera de capitalizar de los valores positivos, y tratando de que ese núcleo de juventud no solamente fuera un espectador, sino que fuera un actor que creara, y ese actor que creara influyera notablemente en el medio, pero siempre con tendencia hacia el bien, de aquí que al platicar y al reunirse distintos núcleos de jóvenes pretendiendo formar una institución “sui generis”, distinta a todas las formadas hasta entonces, de fuerza verdaderamente efectiva, se buscó un conjunto de disciplinas que motivaran un desarrollo físico y que ese desarrollo físico, paralelamente impulsara un desarrollo intelectual, y una mejoría moral en la vida actuante de la persona. Tratando de forjar la personalidad del sujeto habría que aceptar aquellas disciplinas, posiblemente las más duras, pero aceptarlas voluntariamente, con el objeto de establecer corrientes que pudieran permitir a la persona, en este caso al joven, sentirse fuerte y capaz de dominar todos los obstáculos. Dentro de esas disciplinas de carácter físico se pensó que la disciplina militar era la más aceptable, para el fin que se proponía; que en esta disciplina, a la par, que existiendo una base de amistad, existiera una base de respeto y al mismo tiempo, que el joven aprendiera a mandar, aprendiera a 12

obedecer y que estableciera una reciprocidad inteligente entre la obediencia y el mando, reconociendo la subordinación y un buen mando, como un buen un fin y como algo de mucho valer y muy superior; distinto al concepto de servidumbre, que siempre entraña un valor de carácter negativo. Fue en la Universidad Nacional de México donde brotaron estas ideas de organizar a la juventud mexicana. Fue en la tan querida Universidad, Universidad tan lastimada y vilipendiada, donde surgieron estas primeras ideas, que han cundido en toda la República y que tienen 18 años de estar reuniendo a jóvenes de nuestra Patria. La Universidad Nacional Autónoma de México crisol de ideas, cobijó los primeros entusiasmos del Pentathlón Universitario; siendo una Institución brotada de la Universidad, tendría que tener un carácter intelectual indiscutible, ese carácter intelectual ha venido tratándose de superar momento a momento, y día con día, dentro de nuestra Institución. Se ha podido establecer desde un principio que las características del hombre son insuperables, cuando tiene una meta intelectual por delante, bien definida y clara, y estas metas indiscutibles y bien definidas y claras, se refieren particularmente, a alcanzar no solamente los conocimientos que nos ilustren acerca de los adelantos de la época, sino a saber justipreciarnos y aplicarlos a favor de nuestro pueblo, a favor de la marcha evolutiva de nuestro País. El conocimiento científico no implica pues, exclusivamente un afán de acumular datos en un afán enciclopédico, en cuyo caso su carácter y su rango sería inferior, si se refiere particularmente al desarrollo de la intelectualidad con una finalidad de servicio. Pero la Universidad de México no es sólo un laboratorio experimental de ideas, sino la Universidad Nacional Autónoma de México es un recinto de inquietudes del espíritu. En la Universidad se dan todos los credos políticos y doctrinarios y una de sus premisas más valiosas que sustenta, es la que se refiere a la LIBERTAD DE PENSAMIENTO. El Pentathlón Universitario considerando que este es uno de los valores indiscutibles de nuestra Universidad Nacional, no podía ser oponente a lo que ha considerado como valor indiscutible y la libertad de pensamiento y la libertad de creencia y la libertad de credo político, constituyen dentro del Pentathlón Universitario una norma y una línea de conducta. Esta organización que nació como organización apolítica, no tiene el carácter de antipolítico sino de apolítica porque no define un credo político en especial y así obliga a todos sus componentes para que participen en él. Es apolítica y dentro de su seno se exige el respeto a todas y cada una de ellas. Dentro del Pentathlón , desde sus principios y hasta la fecha, sus componentes son libres de sustentar el credo político o religioso que mejor les convenga, por eso decimos que la palabra apolítica no quiere decir antipolítico, ya que no se está contra ninguna doctrina, ni política ni religiosa; por otro lado el hecho de manifestar que el Pentathlón Universitario fue, es y será Institución apolítica, no quiere decir esto que dentro de sus filas sus hombres sean hombres indefinidos, sino que siempre se les ha recomendado a los jóvenes del Pentathlón Universitario, que dentro de lo que es su propia convicción, sean buenos militantes, sean individuos definidos en su credo político o en su credo doctrinario y dentro de lo que a ellos los define, sean hombres actuantes y sean hombres dignos. Otra de las bases de sustentación que en los conmemorativos de nuestra organización habría de motivar sus primeros pasos, fue el de establecer las corrientes de amistad entre todos los jóvenes mexicanos, organizar un conjunto de jóvenes amigos, de jóvenes esforzados, de jóvenes intelectuales, siempre amigos, sin importar sus divergencias de criterio, sin importar las características especiales de sus lugares de origen y más aún, no importando ni su clase social ni su nivel intelectual, ya que el propósito del Pentathlón Universitario no iba a circunscribirse al recinto de la Universidad de México, sino desde el principio su propósito fue que nuestra Institución, nuestro anhelo, se hiciera extensiva a la juventud campesina de México y fuera también a alcanzar al joven obrero mexicano, en 13

consecuencia, ninguna diferencia de carácter económico, social o intelectual, podría determinar diferencias dentro del propósito que se perseguía, y así después de algunas reuniones previas se fijó una fecha y esa fue el 9 de julio del año de 1938, para que se reunieran los primeros elementos de esta Institución que posteriormente recibió el nombre de Pentathlón Universitario. En una calle adyacente al viejo Estadio Nacional de la ciudad de México, a las seis en punto de la mañana se reunieron doce estudiantes de la Facultad Nacional de Medicina. Fue invitado para formar parte de ese núcleo de fundadores otro estudiante de la Escuela Médico Militar, ex alumno del Heroico Colegio Militar, en aquel entonces era un Teniente de Infantería. La lista de los fundadores, de los primeros doce jóvenes que se reunieron ese 9 de julio de l938 es la siguiente: ANDRÉS LUNA CASTRO LUÍS SÁENZ ARROYO. ALFONSO DE ICAZA E ICAZA. CARLOS NIÑO DE RIVERA. CARLOS VON RETTEG. GINÉS NAVARRO DÍAZ DE LEÓN. FIDEL RUIZ MORENO. JORGE JIMÉNEZ CANTÚ. JOSÉ URBANO BLANCHET CECEÑA. ÁNGEL PÉREZ ARAGÓN. JOAQUÍN DE LA TORRE. BRAULIO PERALTA RODRÍGUEZ TENIENTE DE INF. GONZALO HIDALGO A partir de esa fecha, diariamente a las 6 de la mañana nos reuníamos en las calles adyacentes al Estadio Nacional (Hoy Multifamiliar Benito Juárez) como ya lo dije. Las prácticas eran particularmente de carácter militar de orden cerrado y de carácter deportivo. Un gran ambiente de alegría y de entusiasmo había entre este grupo pequeño de doce muchachos entusiastas. Se determino que las reuniones fueran mientras el Pentathlón existiera a las seis de la mañana, tratando de crear hábitos disciplinarios óptimos, uno de los más importantes en la juventud, que inclusive tienen una explicación de carácter fisiológico, en lo referente al aprovechamiento del día desde las primeras horas; la hora de levantarse siendo esta hora temprana, permite al muchacho cuando logra tener el hábito de levantarse casi a la madrugada, de poder dominar cualquier dificultad que se le presente en el transcurso del día, ya que aprovecha el día cabalmente. Poco tiempo después asistían muchachos de otras facultades universitarias; claro que muy al principio había ciertos obstáculos para pertenecer al grupo, pues se exigía cierta estatura, pues al tener jóvenes altos, grandes, si se llegaba a tener alguna dificultad, mejor defendieran la naciente idea, contra los malos entendimientos o algunas maquinaciones hostiles a este grupo. Al defender sus ideales estaban en un rango y característica de verdadera fuerza. En muchas ocasiones el grupo dio origen a burlas, choteos y ataques; los ataques fueron rechazados con ataques, de los que siempre salimos victoriosos, y las burlas fueron combatidas particularmente con una explicación serena de lo que el Pentathlón pretendía y de lo que trataba de hacer, mediante el convencimiento de la razón y mediante el respaldo de nuestra razón con nuestra fuerza, y así el Pentathlón que para entonces ya se le llamaba así, empezó a marchar con el paso firme que actualmente tiene, con la fibra que actualmente le caracteriza. 14

Entre las personas que se destacaron al principio y que no se incluyen en la lista de los fundadores, tenemos la obligación de mencionar a muchachos, muchachos entonces, como RAFAEL IZQUIERDO IBÁÑEZ, tenemos que mencionar a JORGE CEBALLOS LABAT, a ALBERTO LIMÓN, tenemos que mencionar también a JORGE GARIBAY ROMANILLOS, que posteriormente sería Comandante General del Pentathlón , mencionamos también entre las figuras destacadas en nuestros inicios a ALFONSO PADILLA, y entre los de mucha fibra y bondad a MARCELO MENDOZA PARADA, que también posteriormente fue Comandante General de la Institución, a JOSÉ TORRES VALADÉZ, uno de los muchachos más destacados en el aspecto militar. Sería muy larga la lista y en los anales del Pentathlón deberá conservarse una larga lista que incluya los nombres de los muchachos que más se destacaron en el principio, para que esta Institución pudiera ser realidad; pero en una plática como la presente, quizá fuera un poquito fatigoso para todos ustedes escucharla, pero si vale la pena que todos ustedes conserven una relación de los muchachos que más se destacaron. Alguno podría preguntar: ¿a quién se le ocurrió ponerle PENTATHLÓN UNIVERSITARIO?- ¿porqué esta Institución se llama PENTATHLÓN?- Como decíamos antes, se trataba que en el grupo se practicaran los deportes más adecuados a una formación integral de carácter físico y que al mismo tiempo estuviera de acuerdo con el carácter de acometividad de la propia Institución. Se pensó en los deportes que deberían practicarse que fueran de carácter formativo y se determinó que fuera la prueba del Pentatlón Olímpico la que se tratara de realizar. Esta prueba constaba de las cinco siguientes pruebas: Carrera a pie a campo traviesa, tres kilómetros. Carrera a caballo a campo traviesa, cuatro kilómetros. Natación, nado libre 300 metros. Tiro de pistola y Tiro de sable. Tratando de realizar estas pruebas se consideró que la Institución que podría ayudar a este conjunto, para que se realizaran, era la Secretaría de la Defensa Nacional y particularmente por lo que se refiere al tiro de pistola y a la equitación, y así se pidió esa primera colaboración a la Secretaría de la Defensa Nacional. Se tuvo acercamiento a una oficina que entonces existía que se llamaba de Remonta y Veterinaria, se le pidió ayuda para que los jóvenes del Pentathlón que ya sumaban algunos cientos para fin del año, de que pudieran ir a montar a los distintos regimientos establecidos en la ciudad de México o en el Distrito Federal, lo que se logró, y se estableció la obligación para los muchachos del Pentathlón , de ir a montar los días jueves y sábados y en algunas ocasiones hasta los domingos, fuera en el Segundo Regimiento de Artillería o en la Escuela Superior de Guerra, fuera en el Centro de Jefes y Oficiales en Instrucción, en Tacubaya, además de otros centros en los que se proporcionaban caballos e instructores. Así los muchachos se iniciaron en la equitación tratando de resolver uno de los puntos del Pentatlón Olímpico. La natación se practicaba en los Baños del Chopo que eran propiedad de los hermanos ALBERTO y RODOLFO LIMÓN. Rodolfo Limón un muchacho muy entusiasta y buen instructor de natación, cubrió este otro requisito. La carrera, pues esa la practicábamos todos los días y en cuanto al tiro de pistola no se pudo practicar en su conjunto, únicamente pequeños grupos y en distintos lugares. El tiro de sable, que también tenía algunas dificultades, se practicó en algunas ocasiones en los mismos Baños del Chopo, con equipo proporcionado por los hermanos Limón. De aquí se desprende que asistiendo los muchachos diariamente y con interés a practicar las pruebas del Pentatlón, sin que nadie quisiera ponerle un nombre especial al grupo por el momento, aunque sí ya se pensaba en ello, los mismos jóvenes, los mismos componentes de la naciente Institución, le llamaban ya PENTATHLÓN:-15

“vamos al Pentathlón “, “trabajamos en el Pentathlón “, y el Pentathlón por el hecho de haber nacido en la Universidad, se le quiso distinguir con una categoría especial y así nació la denominación de: PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITAR UNIVERSITARIO. Pero el Pentathlón no solamente era deporte y marcha; era una Institución que debía hacer un esfuerzo intelectual y moral, un esfuerzo social de equilibrio y de justicia, por lo que se estructuraron CINCO PUNTOS, que al mismo tiempo que simbolizaban cada uno de los deportes originales de la Institución, simbolizaran cinco puntos de una ley respetada y deseable dentro del Pentathlón Universitario. Cada uno de esos puntos en su aspecto ideológico se estructuraron en un PENTÁLOGO que es el siguiente: 1.- TENDRÉ AMOR ACRISOLADO A MI PATRIA, RESPETÁNDOLA ENGRANDECIÉNDOLA CON TODOS LOS ACTOS DE MI VIDA. Y

2.- SABRÉ HONRAR AL PENTATHLÓN CON EL VALOR DEL BUEN EJEMPLO Y LA SABIDURÍA DE LA CONSTANCIA. 3.- SERÉ FIEL A MI BANDERA, EMBLEMA DEL SUELO MEXICANO, NO TOLERANDO JAMÁS SU MENOSPRECIO, OFRENDANDO MI VIDA EN GARANTÍA. 4- NO MURMURARÉ JAMÁS NI PERMITIRÉ QUE ALGUIEN LO HAGA, EN DETRIMENTO DE MI GRUPO. 5.- HARÉ QUE MI VALER COMO HOMBRE QUE TRABAJA, QUE AMA Y QUE PIENSA, SEA UNA CONTRIBUCIÓN A LA GRANDEZA DE MI PUEBLO. Estos son los cinco puntos del Pentálogo que complementan ideológicamente las cinco pruebas iniciales. Por esas fechas se pensó en tener una bandera que fuera guión, no que substituyera la Bandera de México, sino que fuera eso, una bandera guión representativa de ese Pentálogo y de los puntos originales. Se creó la bandera guión que todos ustedes conocen y cuya bandera original se conserva aún. Esta bandera está representada particularmente por una águila bicéfala inspirada en el águila universitaria; el águila bicéfala universitaria que es una cabeza de águila y una cabeza de cóndor simbolizando la unión de las dos Américas en sus altos vuelos. La bandera guión nuestra es una águila bicéfala, con sus alas constituidas por barras rectas símbolo de la energía y sus garras símbolo de la fuerza. Las cabezas de estas águilas son enhiestas y atrevidas, como atrevida es la idea y la pujanza pentathlónica; simbolizan el pensamiento y la acción. Debajo de las garras de las águilas se encuentran cinco estrellas que simbolizan los postulados pentathlónicos implícitos en el Pentálogo que acaban ustedes de escuchar. Esta águila dorada, sobre un fondo azul, orlada por un margen de plata, simboliza la pureza del ideal, ideal del espíritu, ideal del intelecto, considerando que los ideales pentathlónicos están muy por encima del valor de las estrellas. Nuestra Institución crecía, nuestra Institución diariamente tenía mayores adeptos y diariamente a las 06.00 hrs. de la mañana, se reunían de 200 a 300 jóvenes que formando en sus secciones y en sus compañías, hacían sus ejercicios militares y deportivos. Terminada la instrucción, debajo de los árboles se tenía la oportunidad para platicar sobre los propósitos del Pentathlón. Al principio las reuniones eran en el Estadio Nacional; pero después en el Bosque de Chapultepec, siempre a las 06.00 horas de la mañana, con los primeros rayos del sol. Ya 16

toda la Universidad Nacional Autónoma de México sabía que había un grupo de esforzados que estaban trabajando por algo nuevo; ya teníamos representantes de todas las escuelas universitarias. De los núcleos más distinguidos podemos mencionar a los muchachos de la Facultad de Ciencias Químicas, que desde el principio se destacaron tanto por su prestancia, como por su asiduidad, como por su fibra en el trabajo. Pero a medida que crecía el número de muchachos, crecían las necesidades; se iba a montar y no se tenía equipo con que montar; entonces se pensó acercarse al Rector de la Universidad, el Dr. Gustavo Baz, con el objeto de platicarle que se había organizado una Institución, el Pentathlón Universitario; pedirle su ayuda franca y decidida, hacerle comprender cuales eran los ideales de la Institución y así mediante su apoyo aproximarnos a las esferas oficiales, particularmente a la Secretaría de la Defensa Nacional con el objeto de que pudiera ayudar para el desarrollo de los distintos deportes y se pudiera tener mejor resultado; y así tuvimos oportunidad de hablar del Pentathlón Universitario con el Dr. Gustavo Baz por primera vez. El Dr. Gustavo Baz después de enterarse de los propósitos del Pentathlón y de sus finalidades y del trabajo que empezaba a realizar, demostró un entusiasmo tan cabal y tan juvenil como el de cualquier pentathlónico, se consideró desde ese momento vinculado a la idea y a la acción y consideró que era ya una organización necesaria para el País; consideró que ese brote que había nacido de los jóvenes mismos tenía precisamente esa fuerza, la fuerza naciente de la propia juventud, no algo impuesto, ni algo determinado por un decreto, sino algo que había surgido de un espíritu de inquietud y de inconformidad con lo existente, pero de anhelo para obtener cosas grandes. El Dr. Baz nos puso en relación entonces con el Secretario de la Defensa Nacional, que en aquella época era el Gral. Manuel Ávila Camacho, a quien visitamos. Nos recibió con su habitual cordialidad, le enteramos concretamente de lo que el Pentathlón era y de lo que el Pentathlón pretendía a favor de la juventud de México y de lo que íbamos a pedirle para lograr algo de lo que eran nuestros propósitos. Con éstas o semejantes palabras el Gral. Manuel Ávila Camacho nos contestó:”Alabo y me entusiasma esta nueva organización juvenil, creo que todo movimiento grande de la juventud, debe surgir de la juventud misma. Si nosotros como gobierno tratáramos de imponer a la juventud una línea de conducta, aunque esa línea de conducta nos pareciera buena, probablemente la juventud no la aceptará, precisamente por ese carácter de imposición que nosotros sin querer dárselo pudiera atribuírsele; alabo y me entusiasmo con esta idea y en la medida de mis posibilidades y mis esfuerzos, cuenten ustedes con mi apoyo”. Todavía no sabía él exactamente lo que íbamos a pedirle; lo que le íbamos a pedir eran uniformes, uniformes para montar como teníamos que usar precisamente en nuestras prácticas de equitación; se pidió un uniforme de caqui, pantalón de montar y camisola y botas. Se pidieron 116 uniformes, porque en aquella época 116, un poco más, eran los muchachos que tenían la oportunidad de ser admitidos en los centros de instrucción. Él ordenó inmediatamente que se le dieran al Pentathlón esos uniformes y sugirió que los uniformes llevaran un color especial; nosotros habíamos pensado que fueran efectivamente de un color especial. El primer uniforme del Pentathlón Universitario fue de color caqui azul, azul marino. Se le pidió un uniforme completo y dio sus órdenes; entonces se comunicaron con la C.O.V.E. (siglas de la empresa que manufacturaba los uniformes del Ejército), para que los confeccionaran. Uno de los ayudantes del Gral. Ávila Camacho nos indicó que con toda seguridad nos serían entregados los 116 uniformes, pero que probablemente los 116 pares de botas de montar no sería posible; que si aceptábamos y nos conformábamos, nos podían dar tubos-botas de los que usaban los miembros de Artillería, 17

con un par de zapatones, para cada uno de nosotros. Como estábamos entusiasmados con el ofrecimiento del Gral. Ávila Camacho le dijimos:- O nos dan las botas de montar o mejor no nos den nada, pensando que nos iban a dar las botas de montar indudablemente. El resultado fue que no nos dieron nada, nos dieron los pantalones de montar, la camisola y gorra cuartelera. Nada de tubos-botas y zapatones en ésta vez. Así se uniformó el Pentathlón por primera vez; ustedes se pueden imaginar que el uniforme era un tanto abigarrado, pues unos iban con alpinas, otros con polainetas de lona, otros con botas federicas de montar, otros con botas mineras; en fin, pero más o menos el conjunto ya se veía uniformado. Sobre la manga del brazo izquierdo se pusieron formando un ángulo cinco estrellas simbolizando al Pentathlón y una estrella en la gorra cuartelera. Así se continuaron las prácticas. Estaba próximo el 5 de mayo de l939, nuevamente y a través del Dr. Gustavo Baz, tuvimos oportunidad de volver a hablar con el Secretario de la Defensa Nacional; le manifestamos que el Pentathlón Universitario ya estaba perfectamente organizado y trabajando y que deseaba hacer su primera presentación en público, para que la juventud de México tuviera noticia de los adelantos alcanzados y que deseábamos hacer nuestra primera manifestación en público en la Ciudad de Puebla con motivo del 5 de mayo, pero para que esto fuera posible, necesitábamos que él ordenara que se nos dieran uniformes de un modelo que ya se tenía previsto, para que el Pentathlón Universitario con todo decoro pudiera salir. A él le pareció bien y entonces ordenó la manufactura de los uniformes que les llamamos desde entonces de media gala; eran uniformes azules, de saco inglés, con botonadura pavonada, camisa gris, franja gris en el pantalón y gorra cuartelera. Únicamente los jefes llevaban gorra de visera, con visera de charol y sobre la gorra el escudo del Pentathlón bordado en oro. Eran uniformes escasamente para una Banda de Guerra, para la Escolta y una Compañía; ustedes pueden comprender que al aviso de que había uniformes muy bonitos en el Pentathlón, muchos de los muchachos que no se habían entusiasmado para levantarse a las 06.00 de la mañana pese a los magníficos propósitos del Pentathlón Universitario, cuando supieron que se trataba de los uniformes, hicieron cola para recibir uno, cerca de 500 muchachos; naturalmente se les dio exclusivamente a los que estaban en la Institución y que habían cumplido. Este fue un pequeño gancho que motivó que muchos fueran con el aliciente del uniforme. El 4 de mayo de 1939 el Pentathlón Universitario se reunió en el Monumento a la Revolución, con su gran bandera guión, con su primer abanderado que fue ANDRÉS LUNA CASTRO, ejemplar muchacho en todos sentidos, físicamente un atleta, un gran atleta, un hombre que medía más de 1.80 de estatura, considerado probablemente como el mejor amigo entre todos, intelectualmente como el muchacho más destacado y el mejor estudiante de la Facultad Nacional de Medicina; a él, por cariño y por simpatía y por considerarlo el mejor, se le designo como el primer abanderado del Pentathlón. La BANDERA GUIÓN del Pentathlón tenía más de dos metros de longitud, era una bandera que únicamente un muchacho como Andrés Luna Castro podría llevarla sin perder su marcialidad un solo momento. En ésta primera escolta forman parte con él, otro amigo dentro del Pentathlón, muy querido por todos ustedes, un gran entusiasta con las ideas, también otro atleta ejemplar, amigo ejemplar, GUSTAVO MUÑOZ MIRELES, además iba GINÉS NAVARRO DÍAZ DE LEÓN, el muchacho más cumplido; iba el que fue fundador de la Escuela de Reclutas, MARCELO MENDOZA PARADA y JORGE HORÍA HORCASITAS. Esos muchachos constituían la escolta de nuestra bandera guión. Se organizó la columna, en columna de pelotones y desfilamos por primera vez por las calles del Ejido, por la Avenida Juárez, por la calle de Francisco I. Madero a la Plaza de Armas o sea a la Plaza de la Constitución, hasta la calle de Academia, pasando el Pentathlón 18

Universitario desfilando marcialmente y provocando naturalmente el entusiasmo de la gente. La mayoría de las personas veían este desfile con desconcierto, al no saber que grupo era, ni de que se trataba, máxime con aquella bandera enorme y no sabían como interpretarla, ni a que correspondía. Por aquella época estaban de visita o iban a venir a visitar México, un grupo de marinos chilenos; entonces nos confundieron con ese grupo. Al pasar frente a la Escuela de Artes Plásticas, frente a la Academia de San Carlos, los muchachos de la Academia ya sabían de quien se trataba, y al pasar la columna frente a la Academia de San Carlos, a los últimos pelotones, se les propinó magnífico baño; desde las azoteas les echaron sus cubetazos de agua. Fue la primera salida del Pentathlón Universitario y naturalmente tenía que haber algún detalle con carácter universitario y ese carácter universitario fue un baño. Naturalmente como entonces la disciplina no tenía un gran arraigo, la última sección que fue la que recibió el baño, sin orden de su comandante, rompió la formación y se metió a la Academia de San Carlos y subió hasta las azoteas, con el objeto también en forma y con carácter universitario de demostrarles que ellos también eran universitarios y que no se dejaban bañar así como así y el Pentathlón Universitario en aquella ocasión, pudo responder en la misma forma e impidió que se le volviera a bañar en otra ocasión. Se abordaron los camiones que nos llevaron a Puebla y el 5 de mayo de 1939 el Pentathlón Universitario hizo un papel brillante. La Banda de Guerra del Pentathlón Universitario constaba como toda banda de guerra de cajas o tambores y cornetas; los cornetas no sabían tocar, así que llevaban las cornetas debajo del brazo, pero esto nadie lo sabía, exclusivamente nosotros y los tambores, únicamente lo que sabían era marcar el paso, así que marcando el paso, eso sí marcándolo muy bien y con mucha fibra, nos conquistamos los aplausos de toda la población de esa Ciudad. Terminado el desfile tuvimos la visita de los muchachos universitarios de la Ciudad de Puebla, que trataron de enterarse que cosa era el Pentathlón; se les explicó y entonces pidieron autorización para fundar ellos el Pentathlón en Puebla, autorización que les fue desde luego concedida, no solamente concedida sino que fueron alentados y así nació en ese día el propósito de fundar el Pentathlón en la Ciudad de Puebla. Ya antes habíamos recibido una comunicación de los muchachos de la Universidad de Guadalajara, de la Universidad Autónoma de Guadalajara, algunos que eran de allá y que al mismo tiempo pertenecían al Pentathlón Universitario, en esa carta enviada al Pentathlón, pedían también instrucciones y autorización para organizar el Pentathlón en Jalisco. Se les dio la autorización y organizaron el Pentathlón de Guadalajara. El primer Pentathlón que se organizó después del de la Ciudad de México fue el de Jalisco. El segundo núcleo que se organizó fue el Pentathlón de Puebla, a raíz del desfile del 5 de mayo. Así trabajando el Pentathlón Universitario, se pensó estructurarlo tanto en su organización interna, como darle un CÓDIGO que constituyera una esencia inconmovible para siempre; se pensó que el joven, fuera un joven de ideas nuevas, de ideas en evolución constante, que no fuera un espíritu estacionario, sino que fuera un espíritu inquieto, que el joven del Pentathlón y los conjuntos del Pentathlón, tendieran su mano de amigo, su mano fuerte, sus corazones de amigos, también sus mentes inteligentes a todo joven con el objeto de ayudarle. Pero era necesario que el Pentathlón tuviera una LEY, tuviera bases que lo pudieran explicar en forma correcta, aunque siendo una Institución en evolución constante no se le pudiera definir en forma acabada, porque es algo que se está haciendo día con día, pero sí, que hubiera la posibilidad de dar por lo menos las directrices de su conducta y las directrices de sus propósitos, y así se empezó a formular el CÓDIGO FUNDAMENTAL DEL PENTATHLÓN UNIVERSITARIO: 19

PREÁMBULO PARA EL CÓDIGO FUNDAMENTAL El Pentathlón Deportivo Militar Universitario es una organización fundada por Universitarios que, conscientes de la decadencia intelectual y de la degradación física y moral de la juventud mexicana, tuvieron la idea de crear un organismo que aunara una disciplina intelectual y colectiva, con la formación de un cuerpo resistente por medio del deporte y el desarrollo de una inteligencia sana, todo ello encaminado a la formación de un espíritu fuerte, digno de servir a la Patria. Adoptó el nombre de “UNIVERSITARIO” por el origen de sus miembros fundadores y porque de la Universidad, Institución Máxima de la Cultura en México, deben salir las avanzadas patrióticas que lleven a cabo la reconstrucción moral e intelectual de la Nación, sobre bases sólidas de verdadero patriotismo y sentido profundo de responsabilidad, que permitan edificar una Patria grande que ocupe el lugar que merece entre las demás naciones grandes del mundo. De ningún modo debe entenderse que para ingresar al Pentathlón sea necesario ser Universitario o haberlo sido, pues para la realización de esta patriótica labor deben unirse no sólo el elemento estudiantil de toda la República, sino toda la juventud nacional que ame sinceramente a la Patria y desee dignificarla, no importándole para ello aún el sacrificio de su vida. Es así como el Pentathlón Deportivo Militar Universitario se dispone a servir a México bajo el lema de: “PATRIA, HONOR Y FUERZA”

20

Capítulo Primero Finalidades Artículo 1.- El Pentathlón Deportivo Militar Universitario tiene como finalidad suprema la grandeza de la Patria. Lucha por su Libertad y su Poder, por su Honor y su Cultura, por la integridad de su Patrimonio y el valor de una Heroica Tradición. Lucha por el respeto y el progreso de las Instituciones que en los Sectores Moral, Científico, Artístico o Deportivo se forjen en el Trabajo, en el Orden, en el Deber y en la Fraternidad de sus Hombres. Artículo 2.- El Pentathlón Deportivo Militar Universitario trata de realizar e intuir en todos sus componentes las cuatro siguientes finalidades: I.- ESPIRITUAL, que comprende: a) Integridad moral b) Lealtad c) Amor intenso a la patria d) Fraternidad e) Valor y caballerosidad f) Sentido del deber g) Disciplina h) Sentido estético II.- INTELECTUAL, que comprende: a) Mejoramiento y ampliación progresiva de nuestros conocimientos b) Espíritu investigador III.- CORPORAL, que comprende: a) Salud b) Resistencia c) Fuerza d) Agilidad e) Campaña sistemática en contra del vicio IV.- MATERIAL, que comprende: a) Trabajo constante, constructivo y creciente b) Coordinación de esfuerzos para la obtención del máximo provecho c) Cooperación y auxilios recíprocos Artículo 3.- El Pentathlón Deportivo Militar Universitario colaborará eficazmente para la unificación de toda la juventud que sienta y aspire a los anteriores postulados, amparándose bajo una misma Bandera Ideológica: La Patria Artículo 4.- El Pentathlón Deportivo Militar Universitario basándose en las finalidades que persigue, adopta el lema de: “PATRIA, HONOR Y FUERZA”

21

El año de 1939, fue un año de particulares esfuerzos de parte de todos los integrantes del Pentathlón Universitario, como ya lo habíamos expresado, en ese año empezó a difundirse la idea del Pentathlón, en varios Estados de la República. Es de justicia hacer mención de las siguientes personas que se distinguieron en forma muy destacada en el período de 1939, entre ellos, todos cadetes distinguidos del Pentathlón, recordamos a JOSÉ URBANO BLANCHET, CARLOS NIÑO DE RIVERA, fundador del Cuerpo de Caballería del Pentathlón, los hermanos RODOLFO y ALBERTO LIMÓN, RAFAEL IZQUIERDO IBÁÑEZ, MARCELO MENDOZA PARADA, JORGE GARIBAY ROMANILLOS, ALFONSO ICAZA ICAZA, GINÉS NAVARRO DÍAZ DE LEÓN, FIDEL RUÍZ MORENO, GUSTAVO MUÑOZ MIRELES, JORGE CEBALLOS LAVAT, JOSÉ TORRES VALDEZ, ENRIQUE ORVAÑANOS, fundador del Cuerpo de Ingenieros, ARTURO SCHOEDER, RICARDO LARA, ROLANDO LARA, FERNANDO ACOSTA DE LA VEGA, ENRIQUE ZAPATA, ROBERTO URÍAS, ALBERTO YARZA, BRAULIO PERALTA, ANDRÉS LUNA CASTRO, RAFAEL DEL PASO REINERT, ALFONSO PADILLA, JORGE GARCÍA DOMÍNGUEZ, CLEMENTE HERRERA MONROY, MIGUEL AUGUSTO ARANDA, LUIS ERLICH FIGUEROA, ALFONSO CHÁVEZ. En este año y algunos meses después de haber hecho su aparición el Pentathlón en público, después de haber desfilado por primera vez en la Ciudad de Puebla y siguiendo las prácticas como los meses anteriores, siempre a las 06.00 de la mañana, prácticas deportivas y prácticas militares, se cambiaron impresiones acerca de la necesidad de que, el Pentathlón Universitario fuera abanderado oficialmente. Algunas personas discutían si debería entregarse la Bandera Nacional con Honores de Guerra o bien si no se debería recurrir al auxilio oficial para tener nuestra Bandera Nacional, sino el propio Pentathlón adquirirla. No obstante que la disciplina militar del Pentathlón, los conocimientos y la estructura del Pentathlón Universitario desde el punto de vista militar, nunca ha obedecido a una finalidad expresa, sino a uno de tantos medios para adquirir su finalidad fundamental, de la integración completa del desarrollo de la personalidad del joven, siempre se consideró que la base disciplinaria de tipo militar era una parte medular en nuestra Institución y en tal finalidad se pensó también, que habría que recurrir a las Autoridades Militares y seguramente comprenderían perfectamente bien este movimiento, para pedirle que el Pentathlón Universitario fuera abanderado con honores de guerra, ya que se trataba de una institución militarizada. Correspondió este mérito a BRAULIO PERALTA RODRÍGUEZ, uno de los doce fundadores del Pentathlón Universitario, el que realizó las primeras gestiones para que el Pentathlón tuviera su Bandera Nacional. En aquella época fungía como Director Técnico Militar el General JUAN FELIPE RICO, que aún no tenía conocimiento de lo que el Pentathlón era y lo que el Pentathlón pretendía. Braulio Peralta entrevistó al Gral. Juan Felipe Rico, le expresó cual era la finalidad suprema del Pentathlón Universitario. Cómo esta Institución ya empezaba a distinguirse en toda la República con el afán de reunir en un haz de voluntad a la juventud mexicana y no solamente a la juventud estudiosa del País, sino a la juventud obrera, a la juventud campesina, y realizar a través de la juventud una verdadera unidad nacional, dentro del orden, dentro del trabajo y del progreso. El General Juan Felipe Rico creyó lo que Braulio Peralta le dijo; pero quiso tener un conocimiento más claro teniendo la oportunidad de platicar con los Jefes del Pentathlón y al mismo tiempo teniendo la oportunidad de ver a los entonces cadetes del Pentathlón Universitario.

22

Así, ocho días después de la entrevista de Braulio Peralta, tuvimos la oportunidad de platicar con el General Juan Felipe Rico, conoció con más detalles del propósito fundamental del Pentathlón Conoció personalmente y pudo apreciar los adelantos que los miembros del Pentathlón Universitario habían alcanzado hasta ese momento. Cerca de 400 muchachos desfilaron frente a su casa, marcialmente, con gran gallardía y el entusiasmo de Juan Felipe Rico no se ocultó, ofreció en ese momento que sería el vector, sería el intermediario ante el Secretario de la Defensa Nacional, para pedir que se abanderara con honores de guerra a una Institución que él ya la consideraba desde ese momento distinguida. Fungía entonces como Secretario de la Defensa Nacional el General JESÚS AGUSTÍN CASTRO. Fue Juan Felipe Rico quien trasmitió al Gral. Jesús Agustín Castro lo que el Pentathlón era, pretendía y representaba. Después de una consulta al señor Presidente de la República, se aprobó que el Pentathlón Universitario fuera abanderado y el ABANDERAMIENTO DEL PENTATHLÓN Y LA PRIMERA JURA DE BANDERA de nuestra Institución tuvo lugar el 22 de julio del año de 1939, en el Parque San Martín de la Ciudad de México, con la asistencia de varios atachés militares de distintos países, con la asistencia de un Batallón de Infantería. El Pentathlón Universitario recibió su Bandera Nacional del entonces Secretario de la Defensa, General Jesús Agustín Castro. Fue una ceremonia emotiva e inolvidable. Los cadetes del Pentathlón recibieron su Bandera a los acordes del Himno Nacional. Se hicieron tensas las fibras más recónditas de nuestra alma, sentimos que el Pentathlón Universitario tenía un verdadero arraigo en nuestra Patria y que respondía a una verdadera necesidad, a un aliciente de unión, de fraternidad, de progreso, de orden y de bien para toda la juventud. Como entonces no se contaba con un local, la Bandera Nacional fue conducida por las calles de la Ciudad de México y entregada para su custodia a la Universidad Nacional; se depositó por primera vez en las oficinas de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México. En realidad, no podía haber lugar más adecuado para depositar la Bandera Nacional de México, que el de la Universidad Nacional, no contando para entonces el Pentathlón, por centro de reunión, ni por oficinas, sino la sombra de los árboles, los jardines, los parques, el Bosque de Chapultepec donde se realizaban las prácticas diarias, ahí mismo era donde el cuerpo directivo del Pentathlón, el ESTADO MAYOR que ya se le llamaba entonces, se reunían para cambiar sus impresiones y para pensar la forma en que el Pentathlón pudiera realizar sus mejores adelantos. Este abanderamiento del Pentathlón Universitario habría de tener magnífica repercusión dentro de la Universidad Nacional, todo el público se enteró de éste grupo bizarro de muchachos; el Rector de la Universidad Dr. Gustavo Baz, también tuvo conocimiento ya que fue él uno de los principales entusiastas y de los asistentes más destacados a la entrega de esa Bandera, pensó que con toda seguridad la Universidad Nacional Autónoma de México recibiría con gusto, con entusiasmo y con honor la Bandera de la Patria en cada una de sus Escuelas y Facultades y tuvo la oportunidad de plantear la posibilidad de que fuera abanderada íntegramente la Universidad Nacional, formando escolta el Pentathlón de todas las Banderas de las distintas Escuelas y Facultades Universitarias. El Presidente de la República, General Lázaro Cárdenas aprobó el propósito del proyecto el día 2 de septiembre para hacer entrega de 16 Banderas a las tantas Escuelas y Facultades Universitarias. El lugar de reunión habría de ser el Monumento de la Revolución; el grupo destacado para los honores: El Pentathlón Universitario. Ese fue otro día inolvidable, en la gran Plaza de la República estaban reunidos íntegramente el Colegio Militar, la Escuela Médico Militar, la Escuela de Transmisiones, algunos Batallones de Infantería, varias Bandas de Música, numerosas Bandas de Guerra y a los acordes del Himno Nacional y a 23

los Honores de la Bandera, el Presidente de la República hacía entrega de esas Banderas Nacionales, abanderando con Honores de Guerra a toda la Universidad Nacional Autónoma de México. Después de ese abanderamiento solemne, desfiló el Pentathlón escoltando todas esas Banderas, y desfilaron también todos los Cuerpos Militares que habían asistido para darle mayor relieve al Acto. Multitud de estudiantes universitarios, miles, aclamaban a las Banderas Nacionales; el sentimiento patrio se exaltaba en esta forma, se vinculaba así el estudiante universitario, dejando a un lado sus diferencias de políticas doctrinarias y tendía, al propósito de unidad de la Universidad; se sentía amparado por una sola Bandera Ideológica: LA DE LA PATRIA. Continuó la marcha del Pentathlón Universitario, continuaron sus esfuerzos y continuaron sus triunfos; podemos decir que, no había una sola Escuela de la Universidad que no estuviera representada dignamente dentro del Pentathlón. Para este año varios de los Estados de la República ya reunían jóvenes a las 06.00 de la mañana también, con los mismos propósitos nuestros. Para fines de 1939 en la Ciudad de México se reunían cuatro Compañías de Infantería, dos Compañías de Reclutas, una Fracción de Artillería y una Fracción de Enlaces y Transmisiones. Alrededor de 700 muchachos actuaban en el Bosque de Chapultepec. Este hecho daba ya la impresión de ser algo firme, de ser algo indestructible, de ser algo que iba trascendiendo y que iba causando honda huella en el ánimo de todos los estudiantes; pero fue unos pocos meses después en que, quizá algunos por agotamiento, otros porque había perdido el Pentathlón para ellos el valor de la cosa nueva, de la novedad, otros porque quizá no encontraron en el Pentathlón lo que quizá buscaban, algún provecho exclusivamente de carácter personal o algún movimiento de carácter político como los acostumbrados, sino exclusivamente una organización de trabajo, de esfuerzo, de dedicación. Por uno o por otro motivo, fue disminuyendo el número de pentathletas. Para el mes de marzo de 1940, después de haber tenido alrededor de 700 muchachos, se podían reunir en el Cuartel llamado del Cacahuatal, Cuartel destinado para las prácticas en virtud de que al Pentathlón, desde el año de 1939, ya se le habían entregado armas, habiéndose acudido primeramente al Cuartel de la Ciudadela, que era donde se guardaba el armamento, y posteriormente en el Cacahuatal; pues bien, asistían únicamente 80 muchachos, y entre esos 80 muchachos se contaban los viejos, los cadetes y los reclutas. No era una novedad y sin embargo aunque constituía un desánimo fundamental, un desaliento, para los que teníamos completamente arraigada la idea del Pentathlón, era una llamada de atención para redoblar los esfuerzos y los entusiasmos, ya que en otra ocasión, un poco después de haber alcanzado también un número más elevado, que fue a finales de 1938 y principios de 1939, hubo ocasión en que nos reunimos en el Bosque de Chapultepec, únicamente tres personas. Alguien pensó que era inútil seguirse reuniendo después de que se reunían cientos de muchachos, cuando solamente se reunían once y cuando les iba bien se juntaba una sección. Parecía que la idea pentathlónica se había consumado. Así que reunir en 1940 a 80 miembros no era novedad, pero aunque no nos causaba ninguna satisfacción; de lo que sí teníamos seguridad, era que dentro de esos 80 muchachos, había mucha decisión de vencer, y así, volvieron a reunirse viejos pentathlónicos. En 1940 con su esfuerzo y con su entusiasmo le dieron mayor carácter al Pentathlón Universitario una lista grande de amigos; me concretaré exclusivamente a mencionar algunos: EUGENIO FORTUL, GILBERTO ALCÉRRECA, MARCOS RUSSEK y a FERNANDO ZÁRATE. Para esta época, la Dirección Técnica Militar le había nombrado al Pentathlón Universitario a un asesor militar, pues GONZALO HIDALGO se había retirado del Pentathlón por actividades de índole personal incompatibles ya, con su actividad dentro 24

del Pentathlón. Fue nombrado el Capitán JESÚS SÁNCHEZ HERNÁNDEZ, hermano del Gral. Tomás Sánchez Hernández. Este Capitán representó dentro del Pentathlón un vínculo con los militares; comprendió la idea pentathlónica desde el principio y fue el mejor amigo de los muchachos, al mismo tiempo que magnífico instructor para impartir academias militares, hombre de un gran humor, alegre, de las personas que inspiraban confianza Fue muy importante la actuación del Capitán Jesús Sánchez Hernández en el primer ensayo militar que tuvo el Pentathlón, al formar parte del Escuadrón Motorizado con motociclistas del Departamento de Tránsito, pues fueron entrenados como ametralladoristas para participar en el simulacro, en el que el Ejército de México, atacaba a la Ciudad de Puebla, y el Ejército de Puebla le defendía en el Valle de Puebla. El Grupo Motorizado pasó por el Paso de Cortés y los muchachos del Pentathlón bien entrenados, tuvieron esta experiencia con todo éxito. Se hicieron acreedores de felicitaciones calurosas de Jefes y Oficiales del simulacro, por el ánimo y fibra que demostraron. Ya se había hecho también, una costumbre que el Pentathlón desfilara en Puebla el 5 de mayo. El 16 de septiembre de 1940 el Pentathlón Universitario desfila por primera vez en la Ciudad de México portando sus uniformes de gala. Podríamos seguir refiriendo pormenores de la vida pentathlónica, detalles, muchos serios, muchos chuscos, prácticas de campo, prácticas nocturnas, de dos, de tres días; el conocimiento que los pentathlónicos iban teniendo de sus montañas, de sus valles, de sus desiertos, en los contornos de la Ciudad de México, en los Estados circunvecinos al Distrito Federal. Podemos decir con absoluta seguridad que no hay lugar que rodee al Distrito Federal, que no hay cumbre por alta que sea, que no haya sido visitada por el Pentathlón Universitario. El Pentathlón Universitario era una Institución “sui generis”, o cuando menos así debía ser; por su estructura de carácter militar debería tener un Estado Mayor, donde los compromisos de los miembros del Estado Mayor se refirieran particularmente a las máximas necesidades de la Institución. Un Estado Mayor con un Jefe y ese Jefe era el Jefe del Pentathlón, que tenía la posibilidad de nombrar a sus colaboradores inmediatos, e incluso la posibilidad de nombrar a su sucesor, siempre y cuando los demás miembros de ese Estado Mayor estuvieran de acuerdo y por añadidura debería formar parte de ese Estado Mayor, el que sería el Subjefe del Pentathlón. La responsabilidad del Pentathlón está escalonada; pero hay un responsable fundamental, de lo bueno o de lo malo, que es el Jefe del Pentathlón El Jefe del Pentathlón que cargará todas las responsabilidades, que cargará y arrastrará con todos los éxitos y con todas las deficiencias, pero que así mismo, este espíritu de responsabilidad lo transmitirá a todos los pentathlónicos para hacerlos comprender sus deberes y para ejemplificarlo, porque es la mejor manera de predicar, con el ejemplo, para que todos los pentathlónicos supieran ubicarse dentro del lugar que les corresponde en la Institución. Así, pensando en el contenido, tanto estructural administrativo del Pentathlón, como en el contenido espiritual, se reunieron en un haz de ideas todo un conjunto, que en síntesis pudiera explicar lo que el Pentathlón Universitario es como organización de la juventud, y para entonces pudo concretarse en las siguientes palabras lo que el Pentathlón Universitario como organización de la juventud es y pretende: El PENTATHLÓN UNIVERSITARIO es la organización de la juventud mexicana que pretende la exaltación de la PATRIA y de los VALORES HUMANOS, la nobleza de sus ideales le conquistarán un lugar de honor en la Historia y uno muy señalado en la mente y en el espíritu de quienes sean capaces de conocer el bien y aspirar a la verdad. Los componentes del Pentathlón Universitario tienen conciencia de su misión y responsabilidad, con ánimo de soldado y de apóstol, lucharán porque la unidad de los 25

mexicanos sea real y permanente. En el Pentathlón la noción del valor del YO integral es clara y más aún, cuando se concluye que la grandeza de los pueblos es la resultante de la grandeza de sus instituciones y de sus individuos. Es pues, el ente fundamental para la formación de los conjuntos eficaces, no es una pieza aislada y sin discriminación oculta en una masa amorfa; es la célula vital componente de un organismo vigoroso: LA NACIÓN. De la Universidad crisol de ideas en evolución constante, nació esta idea que prolifera ya en toda la República; el joven del Pentathlón es un defensor de la libertad para practicar el bien, de la libertad ordenada, es enemigo de la libertad para practicar el mal, en este caso la libertad prostituida se llama libertinaje vil. La moral pentathlónica es de carácter afirmativa subordinada a la justicia social, el equilibrio ideal es un factor en el progreso verdadero, no hay Patria cuando existen dos castas, desposeídos y poseedores, el auxilio prestado a quien lo necesita es una obligación social imperiosa, dar lo que sobra en beneficio de los que nada tienen, no es generosidad, sino apenas un deber elemental. La fórmula “vivir de los demás” deberá transformarse en “ALLIS VIVERE”, “vivir para los demás”. La Patria tiene la necesidad de ser fuerte, sus ciudadanos tienen la necesidad de ser fuertes y capaces también, la Patria tiene la necesidad de ser Honrada y Grande, sus ciudadanos tienen la obligación de ser nobles y trabajadores, la Patria tiene la necesidad de ser UNA; la unidad nacional será posible en un ambiente de responsabilidad, de justicia, de trabajo y de mancomunados esfuerzos. Estos son los propósitos del Pentathlón al tratar de orientar la marcha de sus juventudes, creando los hábitos disciplinarios óptimos, reuniendo al mejor intelectual, al mejor atleta, al trabajador más apto, al hijo ideal, al noble amigo, al ciudadano responsable, al mejor hombre. Como ustedes han escuchado, en este conjunto de ideas se resumen muchos de los propósitos y muchas de las posibilidades, para expresar concretamente lo que el Pentathlón Universitario pretende, eso no obstante que data de muchos años, sigue teniendo el valor de actualidad; es una recomendación a todos los pentathlónicos, en particular a todos ustedes que fungen como Instructores de la ESCUELA DE RECLUTAS, que traten, no de aprenderse de memoria exclusivamente estas palabras, estos párrafos, sino que traten de conocer la parte medular que hay en cada uno de los párrafos, con el objeto de que lo puedan explicar en forma conveniente y amplia a todos sus subordinados. Es conveniente que hagan ustedes de cada uno de estos postulados, un propósito de vida dentro del Pentathlón y fuera de él; seguimos creyendo que las mejores realizaciones en la Patria, se inician dentro de la familia, se inician dentro del hogar, prosiguen en la escuela y creemos con toda seguridad, que el individuo que triunfa en el hogar, ha triunfado en la participación más clara y más íntima que le corresponde como patriota. Creemos en el muchacho, el estudiante que triunfa en el medio ambiente en el cual se va formando; creemos también que el hombre que triunfa en la amistad, en la amistad de hombre con hombre, en la amistad que pueda tener con la mujer, el que triunfa en sus amores, es también un buen patriota. (Conferencia efectuada por el Comandante General “Ad vitam” de la Institución, Dr. Jorge Jiménez Cantú, en la Primera Convención Nacional de Jefes del PDMU, durante los días 5 y 6 de diciembre de 1956). Seguramente ha sido un acierto de nuestro actual Comandante General, Dr. Jorge Hernández Ibarra, haber convocado a esta primera reunión de Comandantes del Pentathlón Universitario en la República. Es un primer intento que se refiere, no sólo a afianzar lazos 26

de amistad entre los miembros del Pentathlón, que tienen la elevada responsabilidad de dirigir los distintos grupos en la República, sino además de ello, establecer una efectiva unidad de doctrina. Esta unidad de doctrina constituye la base para elaborar los principios más importantes en la programación de las actividades del Pentathlón Universitario Creo que contando con una unidad de doctrina que dé base a una programación también uniforme, el Pentathlón Universitario tendrá una orientación de gran calidad, no sólo en la Ciudad de México, sino en todos aquellos lugares de la provincia donde ya existen organizados grupos del Pentathlón, algunos ya con cierto carácter de madurez, como en otros donde incipientemente existen grupos que van en proceso evolutivo y gradualmente ascendente. Una de las primeras situaciones que debemos plantear en nuestra Institución, es el conocimiento de lo que nuestra Institución es, de lo que pretende. Otro de nuestros propósitos debe ser el tener el cabal conocimiento de lo que nuestra Institución es, pero ligado al convencimiento de lo que pretende. No solamente conocer lo que la Institución es, sino estar plenamente convencidos de que lo que nuestra Institución pretende en sus bases fundamentales e ideológicas, son adecuadas y necesarias. Solamente en estas circunstancias podemos orientarnos con toda claridad, de cuáles son los medios del Pentathlón y cuáles sus fines, no confundiendo unos con otros. La historia misma del Pentathlón en distintos lugares de la provincia e inclusive en la Ciudad de México, en distintas épocas, nos exige por otro lado, precisar lo que el Pentathlón no es, ni quiere ser, ni pretende ser. Vamos en primer lugar a analizar qué cosa es lo que el Pentathlón pretende ser y en seguida, vamos a saber si eso que pretende alcanzar y realizar nuestra Institución, es digno de ser un aspecto de nuestro propio convencimiento. El Pentathlón Universitario pretende ser una organización “sui generis” de la juventud mexicana en servicio de la Patria, en servicio de nuestra generación, en servicio de nuestra Institución, en servicio de nuestra cultura. Pretende el Pentathlón Universitario desarrollar una Institución de juventud, donde los jóvenes logren significarse en todo lo que el concepto integral de la persona emana; en lo físico, en lo intelectual, en lo moral, en lo social. Pretende el Pentathlón Universitario significarse por el hecho de ser una Institución digna que oriente, una Institución que marque pautas y que trace trayectorias completamente claras. El Pentathlón Universitario, con base en el conocimiento mismo de lo que es la esencia del hombre y como esencia del hombre no podemos referirla exclusivamente a su animalidad, como tampoco podemos considerar la esencial del hombre como un pensamiento en marcha, prescindiendo de lo que pueda tener de vegetativo, de lo que pueda tener de físico, como tampoco podemos considerar que la esencia del hombre pueda ser única y exclusivamente emoción, si se caracteriza por un rasgo afectivo. La esencia del hombre, de ser considerada en su conjunto integral de ente que piensa, de ente físico, de ente emocional, que siente y que percibe a sus semejantes y al mundo. Considerando así a la persona humana, como unidad indivisible, como una unidad que solamente se identifica considerándola en su totalidad, es como el Pentathlón Universitario pretende establecer, una Institución que dignifique esa esencia de la persona humana, desarrollándola en todas las particularidades que definen al hombre mismo en lo físico, en lo intelectual y en lo moral y, necesariamente, como ente social, también trata de proyectarlo y desarrollarlo en lo social. Si la Institución Pentathlón Universitario dedicara sus esfuerzos en forma exclusiva al desarrollo de la musculatura, de la agilidad y resistencia del joven, indudablemente que habría realizado una buena labor; pero sería parcial, incompleta. Si el Pentathlón Universitario se dedicara a recordar los conocimientos en el orden universitario de sus 27

miembros, probablemente sería una confirmación en el aspecto intelectual de las cosas de estudio, pero su función en relación con la integridad misma de la persona, sería incompleta; y si por otro lado, el Pentathlón Universitario tratara de circunscribirse a dar normas de higiene moral, higiene mental, encarándose a una práctica más militante de la virtud, sería posiblemente el complemento de una acción religiosa, pero sería por necesidad, también incompleta su función ligada a su misma finalidad. De aquí que se insista y particularmente a todos los que me escuchan, a los que tienen la misión de dirigir y orientar, que traten de cimentar constantemente el propósito de la Institución, dirigiéndola y proyectándola en los aspectos que definan al hombre en su integridad, en el aspecto físico, moral, intelectual y social. Desde este punto de vista el Pentathlón Universitario ha aceptado normas disciplinarias para la consecución de sus propósitos. Desde este punto de vista, el Pentathlón Universitario ha considerado indispensables medios e instrumentos que le permitan la realización y el desenvolvimiento de una idea, de un propósito, para llegar necesariamente a una programación. El Pentathlón Universitario desde su iniciación, desde hace 18 años, no ha pretendido otra cosa que la que acaban de escuchar y para lograr precisamente esa finalidad, o sea el desarrollo integral de la persona, ha ejercitado a sus grupos juveniles en distintas actividades, unas de índole deportivo, otras de índole militar, íntimamente ligadas al propósito de robustecer la voluntad y el criterio, que debe ser perfectamente claro del Pentathlón Universitario; del equilibrio, considerado desde luego , en un plano de dignidad, el equilibrio entre la libertad y el orden. El Pentathlón Universitario quiere que se congreguen dentro de su Institución, conjunto de hombres que sientan la necesidad de defender los ideales de libertad y de justicia. Nunca ha pretendido congregar dentro de sus filas autómatas sin iniciativa, individuos con pobreza de ideas, que anden buscando a quién subordinarse para que los administren y organicen en sus actos. Por el contrario, dentro de la dinámica del ser, el Pentathlón Universitario quiere que su juventud sea una juventud inquieta, ambiciosa, inconforme con lo que tiene y que aspire a más, que aspire a mucho y que se considere digna de ser libre. Pero así, como desea el Pentathlón Universitario, que dentro de sus filas se congreguen jóvenes libres, también quiere que se congreguen juntamente con ese sentimiento de abarcar ideales de libertad, que se congreguen con ese sentimiento de ambicionar siempre lo mejor, individuos que estén cabalmente convencidos, de que la libertad no es una dádiva, ni es un otorgamiento gracioso del destino, sino que la libertad es una conquista diaria; la libertad es el producto de un esfuerzo consuetudinario, que se obtiene mediante los continuos actos, dirigidos hacia los valores positivos y es por ello que, los jóvenes deben aceptar que es indispensable para conservar todo lo bueno, que en sí se puede obtener, el arraigo de una disciplina dentro del trabajo. No podemos pensar en una disciplina, que no exija un orden para el desarrollo de sus propósitos; por esto decía que lo que el Pentathlón Universitario ha pretendido establecer, es un equilibrio entre los conceptos de libertad y de orden, de ahí que afirmemos que el individuo que más cabalmente tiene idea de lo que es libertad, en la misma forma tiene que aceptar la necesidad de que exista un orden y una disciplina para conservar e incrementar los beneficios que la propia libertad nos puede otorgar. El Pentathlón Universitario sabe que el mayor contenido espiritual, físico y moral y la mayor promesa en el destino de la Patria, existe en la juventud. Sabe también, que la juventud en cualquier lugar es una promesa, es la historia que todavía no se escribe. Pero también, sabe que esa puede ser una promesa de ventura o de indignidad. El joven puede llegar a tener perfiles de santo, de sabio, de héroe, o características de canalla y en este 28

sentido, puede ser el joven una promesa para el bien o para el mal; una promesa para las conquistas del espíritu o una promesa para las grandes derrotas de la humanidad. Sabemos que la juventud es capaz de realizar los mejores actos, cuando ésta se entrega y se ejercita en las disciplinas que le preparan para los mejores actos. La juventud que no acepta ninguna responsabilidad, por el hecho de ser juventud; la juventud que considera, que por el hecho de tener mérito de ser juventud, si es que puede llamarse, mérito, le da la categoría o le otorga el merecimiento de conquistar todo por asalto, de arrebatar lo que no se merece, de no sentir respeto por ninguna autoridad; esa juventud no puede ser promesa de la Patria, porque en lugar de serlo, se convierte en amenaza. Cuando la juventud acepta que la historia a escribirse, va a ser con todo el fuego de su entusiasmo, de su corazón, de pensamiento y el esfuerzo de sus músculos, esa juventud así, es una promesa. En consecuencia, el Pentathlón Universitario trata de imbuir a la juventud, la necesidad de que ella misma se exija el cumplimiento de esas obligaciones, no para el día de mañana o para dentro de dos o tres años, sino para su actividad presente, momentánea, de hoy. En ese sentido, el Pentathlón Universitario es una Institución del presente, no del pasado. Es una Institución del presente, porque a sus muchachos los obliga a trabajar con el íntimo convencimiento, de que lo que hagan todos y cada uno de ellos, es producto de una aceptación clara y razonable; para que surja lo que se ha dicho en muchas ocasiones y que ahora cabe repetir: El Pentathlón Universitario pretende ser una Institución con carácter de autogobierno; pretende gobernarse asimismo, pretende exigirse asimismo sus propias responsabilidades y considerar que la fuerza productiva de la Institución es de carácter inminente y que brota de sus propios manantiales. No es una fuerza que se le preste o que se le entregue, es una fuerza que el mismo Pentathlón aviva, que el mismo Pentathlón hace brotar y esa fuerza, la hace brotar de su función emocional, intelectual y de su realidad física. Considerando el Pentathlón Universitario en una forma esquemática y resumiendo lo dicho, en primer término, es una Institución que pretende organizar a la juventud mexicana para servir a México; segundo, que pretende organizar a la juventud mexicana tratando de desarrollarla, en el aspecto integral de lo que es la esencia de la persona humana, física, moral, intelectual y social; tercero, de que acepta el Pentathlón Universitario que la máxima promesa de la Patria y de la historia futura, radica en la juventud y que elaborar dignamente y con provecho el futuro, es trabajar en el presente activamente; cuarto, que es necesaria la aceptación de una juventud, con las características de una juventud inquieta y bulliciosa, de una juventud llena de ambición, inconforme con lo que tiene, de una juventud que quiere tener siempre más y mejor, pero al mismo tiempo esa juventud se convence, de que lo que va a obtener, no va a ser un regalo, sino una conquista y esa juventud alentada además por un ideal de libertad; pero clarificada esa idea, con el convencimiento de que la libertad se conquista también, y que para que dentro de la vida, en un ambiente libre se obtenga el provecho, es menester de disciplinas, de voluntad y orden estableciendo; en consecuencia, un equilibrio dinámico entre la voluntad y el orden. Esto es lo que el Pentathlón Universitario ha pretendido hacer y ser, desde su inicio en 1938, hasta la fecha. En estos conceptos pueden encontrar resumido el propósito del Pentathlón Universitario. Lógicamente si este propósito, referido a los puntos que acabamos de mencionar, se pretende darle un carácter de profundidad y de extensión a la Patria, no se puede excluir a ningún grupo juvenil de la República; no puede circunscribirse la idea a considerarla dentro de los muros de una Universidad, de una Escuela Preparatoria o de un Tecnológico, sino que debe trascender a la juventud de México, no solamente a la juventud universitaria o técnica, sino a la juventud obrera y campesina; pero para que trascienda a la juventud obrera y campesina es menester que la juventud intelectual lleve un cierto grado de 29

madurez en sus propósitos, en sus programas y en su acción, para que lleve esa simiente con un carácter de claridad, tan indiscutible que pueda ser fácilmente asimilada por campesinos y obreros y no se preste a tergiversaciones. El Pentathlón Universitario se vale de medios para alcanzar fines. Ustedes han mencionado en diversas ocasiones el nombre de nuestra Institución PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITAR UNIVERSITARIO o simplemente PENTATHLÓN UNIVERSITARIO; pero si preguntáramos a alguno de los muchachos cadetes y en algunas ocasiones a oficiales, de cual es el significado de Pentathlón Universitario, quizá algunos no nos lo pudieran decir. Efectivamente definir con claridad “Pentathlón Universitario”, es difícil, porque es una Institución de evolución constante; no es una Institución que se pueda definir como un monumento arcaico que se puede definir con unas cuantas palabras; sino un organismo en transformación y naturalmente sus conceptos básicos, los más sólidamente cimentados, se pueden exponer con claridad , pero en ocasiones necesitamos muchas palabras para hacerlo. Hay jóvenes que no tienen acopio de palabras para explicar el significado de Pentathlón Universitario y posiblemente entre los que me escuchan habrá algunos que lo hayan definido como un lugar al que se viene a marchar, nada más inexacto. Si el Pentathlón fuera un lugar para que vinieran los jóvenes a marchar, sería tan denigrante que a cualquiera de los que me escuchan, le daría vergüenza que fuera una Institución para enseñar a marchar, y esto nunca podría ser el Pentathlón. Por otro lado, habrá quien defina al Pentathlón como un lugar en donde se van a practicar determinados juegos de carácter deportivo y reciben alguna que otra recomendación para que se porten bien. Esto tampoco es el Pentathlón. Por otra parte, en aquellos lugares en donde existe un internado, podrán definir que la Institución es un grupo de jóvenes que tienen algunas casas en donde se les da de comer y tienen dormitorios y su finalidad es la de ayudar a los estudiantes escasos de recursos económicos para que puedan hacer una carrera. Tampoco eso es el Pentathlón Universitario. Otros más desorientados podrán opinar que el Pentathlón es una organización militarizada cuya finalidad es la de ayudar al Ejército a preparar muchachos en el Servicio Militar Nacional. Esa también sería una finalidad muy pobre, un artificio inútil, puesto que está en manos de nuestra Institución Armada, y no está tan necesitada como para que precisara la modesta ayuda del Pentathlón en este aspecto de carácter militar; sería tener un pobre criterio de lo que es la Institución, y finalmente, hay quien no puede definir al Pentathlón en ninguno de sus aspectos. Es por ello de necesidad imperiosa que todos ustedes que dirigen, que gobiernan, que orientan, estén en aptitud de contestar cualquier pregunta que se haga en cuanto a su organización, sus medios, a su estructura y a sus programas; a la significación misma del nombre Pentathlón Universitario. PENTATHLÓN quiere decir “cinco pruebas atléticas”. Se llama UNIVERSITARIO, por su liga con la Universidad Nacional Autónoma de México. Estas cinco pruebas atléticas que pueden tener una representación en el “pentatlón” de tipo deportivo que ha creado el propio Pentathlón Universitario, tiene además la significación de “cinco puntos ideológicos”, implícitos en el PENTÁLOGO de nuestra Institución y simbolizados en las “cinco estrellas de la Bandera Guión”; pero al mismo tiempo que escuchan cinco pruebas atléticas, escucharán que el Pentathlón tiene entre sus grandes propósitos organizar centros atléticos. Si juzgamos con un criterio riguroso, desde el punto de vista del deporte que el Pentathlón quiere practicar es el “Atletismo”. El Pentathlón va más allá: la palabra “atleta” quiere decir “combatiente”. El Centro Atlético del Pentathlón se refiere a ese propósito, a un “Centro de Combatientes”; pero, ¿para combatir a quién, con qué y a qué cosa?. Combatientes en todos los órdenes de la vida. Combatientes por la dignidad de la Patria, por la evolución y el progreso de la juventud. Combatientes por la riqueza de nuestro suelo, por su unidad e 30

integridad. Combatientes por alcanzar el ideal de lograr un desarrollo óptimo y pleno de la persona integralmente considerada. Combatiente por la dignificación de la familia que es la piedra angular de la sociedad y de la Patria. Es un Combatiente multiplicado que se proyecta en todos los órdenes de la vida social del hombre. Cuando decimos Pentathlón, pensamos en un Combatiente cinco veces digno. Cuando decimos Pentathlón pensamos en agresividad, porque el joven tiene que ser agresivo para conquistar. Los espíritus mansos nunca conquistan, parasitan, pero no conquistan. Los espíritus ambiciosos cuando luchan llevan la convicción de vencer y son los únicos que logran toda clase de conquistas. Cuando se menciona “Centro Atlético del Pentathlón”, se menciona un lugar donde se prepara al ciudadano para la lucha y lo llamamos así, porque consideramos que la vida diaria es una lucha donde triunfan los más capaces, los más aptos, los más fuertes, los más decididos, los más convencidos en la necesidad del triunfo y solamente perecen o no triunfan o se apagan, los más sumisos, los más serviles, los más perezosos, los más ineptos, los que tienen como ambición única vivir de los demás y no para los demás. Nuestras ambiciones de “Atletas”, se refieren a la lucha consuetudinaria y a la conquista diaria, y si hablamos de que el Pentathlón requiere para la resolución de sus propósitos, una juventud Atlética. Ahora sí lo comprendemos perfectamente bien. Esa juventud la queremos en función de su capacidad de combate, de lucha, de la íntima convicción de triunfo, para alcanzar la victoria. El Pentathlón Universitario, teniendo una clara idea de sus propósitos, la tiene también de sus méritos y ha considerado que toda organización seria, debe tener una estructura lógica, y así el Pentathlón ha aceptado una organización de tipo MILITAR, pero ha aceptado también una estructura perfectamente lógica. Para que lleguemos a la consecución de un programa, necesitamos estar enterados de nuestros propósitos, de lo que queremos. El Pentathlón tiene un primer principio que se refiere a informarnos de las condiciones que prevalecen en nuestro medio, para que de ésta información se deriven elementos de crítica y de juicio que permitan establecer una planificación dentro de sus propósitos. El Pentathlón está organizado en un conjunto de Secciones y Departamentos gobernados por un Jefe. El Jefe es el COMANDANTE GENERAL. Las Secciones y Departamentos constituyen un cuerpo directivo que tiene funciones generales. Ese Cuerpo Directivo que depende del Comandante General se llama ESTADO MAYOR DEL PENTATHLÓN UNIVERSITARIO. En la Ciudad de México se llama ESTADO MAYOR GENERAL y tiene un Jefe que funge como SUBCOMANDANTE GENERAL DE LA INSTITUCIÓN. Las Secciones y Departamentos son en orden lógico, la Sección que investiga las condiciones que prevalecen, la Sección que informa, que es la SECCIÓN DE INVESTIGACIÓN Y ESTADÍSTICA y que está colocada en dos extremos: primero la información para que se pueda planear, y en el otro extremo está la misma Sección tratando de recoger lo que el Pentathlón ha realizado o dejó de realizar, con el objeto de llegar a conceptos estadísticos que puedan perfilar leyes o normas. En toda organización de cualquier índole (comercial, administrativa, intelectual, etc.) es imperativa esta función de información. Las instituciones que no están informadas, están condenadas a desaparecer, elaboran programas inadecuados y cometerán graves errores. La segunda sección, la SECCIÓN TÉCNICA, tiene un cabal conocimiento de lo que es el Pentathlón, y lo que pretende ser; tiene una función muy elevada dentro de la Institución, porque recibe el acopio de informaciones y trata de planificar, de llevar a la práctica planeando, proyectando, pensando, los mecanismos que deben ponerse en juego para realizar sus propósitos, tomando como base la información que se tiene. Son tres aspectos los que trata de tomar en cuenta esta segunda sección, la información tanto interior como 31

exterior, y además de esa información el conocimiento íntegro de los propósitos de la Institución y en tercer lugar la proyección hacia una realización práctica de esos propósitos, tomando como base la realidad. Es la Sección Técnica a la que le corresponde elaborar instructivos, reglamentos, leyes, de acuerdo con la información y experiencia. Es una labor muy elevada, de carácter eminentemente intelectual. Una vez que nos hemos informado, planificado y que ya tenemos los proyectos, los vamos a poner en marcha. Viene una Sección que tiene a su cargo la aprobación, la difusión de los ideales del Pentathlón, la proyección y planeación de la Institución y la realización de sus programas. Esta tercera Sección es la SECCIÓN DE ORGANIZACIÓN Y PROPAGANDA., y es la que promueve, difunde, programa, que estimula y que al mismo tiempo se relaciona y se ramifica dentro de la Institución. Vienen en seguida las dos Secciones Operativas del Pentathlón Universitario. El personal de nuestra Institución está organizado en dos aspectos: Deportivo y Militar . Son las dos Secciones que tienen carácter operativo. La SECCIÓN DEPORTIVA, opera, actúa. La SECCIÓN MILITAR, también de carácter operativo: opera, actúa. Indudablemente que todas estas Secciones trabajan con la dirección y coordinación del Jefe del Estado Mayor y del Comandante General, quienes necesitan tener una idea clara de que no hay un solo paso que se dé, que no implique un gasto de energía y un gasto económico. No hay un solo programa que no pueda referirse a un estudio de economía; no hay un solo objeto que pueda considerarse fuera de inventario. El Pentathlón Universitario tiene la necesidad de controlar todo su programa y su actividad desde el punto de vista financiero y de control económico, vinculado con todas las Secciones y para eso está el DEPARTAMENTO HACENDARIO del Estado Mayor. No hay ninguna función que no pueda referirse a un registro de carácter administrativo y filiación; filiación de todos los miembros de la Institución y control de todas las actividades. Esa función administrativa está referida al llamado DETALL GENERAL del Pentathlón, que es la administración general con auxiliares para que el Comandante General del Pentathlón incluya algunos aspectos de sus programas, que no están dentro del Estado Mayor. Tiene el Comandante General la necesidad de coordinarse y controlar las actividades de grupos semejantes al Pentathlón Universitario que se organicen en toda la República, y para ello tiene un DEPARTAMENTO DE ZONAS y dentro de las funciones sociales del Pentathlón que tienen un carácter operativo y al mismo tiempo en el orden asistencial, están los INTERNADOS DEL PENTATHLÓN, que no pueden depender lógicamente de la Sección Administrativa, ni de la Sección Militar, sino que necesita de una organización que los controle y ésta es la DIRECCIÓN DE INTERNADOS DEL PENTATHLÓN UNIVERSITARIO, que depende directamente del Comandante General. Con el permiso de nuestro Comandante General, dejamos pendiente ésta plática para mañana. En síntesis hemos visto dos capítulos: Primero, lo que pretende el Pentathlón Universitario, lo que él mismo significa, y segundo, lo que el Pentathlón Universitario es desde el punto de vista de su estructura y su funcionamiento en un orden lógico. Mañana trataremos de desarrollar la motivación, la base, la exposición de motivos de los programas del Pentathlón Universitario y sus ambiciones futuras. Ciertamente resulta difícil en dos pláticas de aproximadamente 40 minutos, resumir lo que el Pentathlón es y lo que pretende ser. No obstante ello, trataremos de abordar los principales conceptos sin que al expresarlos en una forma sintética les restemos claridad, sino que trataremos de hacerlos lo más diáfanos posible, con el objeto de que quede una idea perfectamente centrada de nuestro propósito. 32

Ayer concluimos dos aspectos que hemos considerado fundamentales. El primero, que se refiere a las finalidades en términos muy generales de nuestra Institución, en suma de su razón de ser y tomando como base las finalidades y la razón de ser de nuestra Institución, la exigencia de tener una estructura consecuente con esas mismas finalidades. Esta segunda parte, que se refiere a la estructura consecuente con esas finalidades, lo esquematizamos en una forma extraordinariamente simple. Dijimos, refiriéndonos a esta segunda parte, que la estructura y el fundamento del Pentathlón Universitario tenía una organización “sui generis” y que esa organización característica estaba representada, en primer lugar, por un funcionario, por un ejecutivo, que es el Comandante General del Pentathlón Universitario, cuyo puesto recae en la actualidad en nuestro Comandante Dr. Jorge Hernández Ibarra. Agregamos que las funciones de gobierno que dependen de este ejecutivo, se comprenden en el llamado Estado Mayor de la Institución y que este Estado Mayor, tiene a su vez un jefe que funge como Subcomandante General de la Institución, que es el Jefe del Estado Mayor, cuyo puesto recae en la actualidad en el Primer Comandante de Infantería, Ingeniero Químico Jorge Gilling Cabrera y que este Estado Mayor está compuesto por Secciones y Departamentos que en orden lógico son: La Sección de Investigación y Estadística, que tiene a su cargo las funciones fundamentales de información interior y de información del medio ambiente circundante. La Sección Técnica, cuyo fin es eminentemente planificadora y que por un lado, advirtiendo los propósitos generales de la Institución y estando debidamente informada de las circunstancias que privan en nuestro medio, planea las actividades del Pentathlón, proyecta y formula reglamentos y leyes. Una tercera Sección es la que tiene a su cargo poner en marcha, promover lo que ha sido planificado, lo que ha sido elaborado como reglamento, como ley o como programa por la Sección Técnica y al mismo tiempo controlar y difundir la acción dinámica del Pentathlón, dentro de la Institución misma y fuera de ella; esta es la Sección de Organización y Propaganda. En seguida, existen las dos Secciones de carácter operativo en las cuales están comprendidos orgánicamente todos los miembros de la Institución, que constituyen el activo del Pentathlón: la Sección Deportiva y la Sección Militar. Todas las actividades que realiza el Pentathlón en el orden deportivo, militar, social, se realizan fundamentalmente a través de estas dos secciones operativas; y dijimos que todo movimiento tiene que ser calculado desde el punto de vista financiero o sea desde el punto de vista económico y por ello existe un departamento que se denomina Departamento Hacendario; pero como todas las actividades humanas son susceptibles de resolverse en una forma administrativa, existe una función que administra dentro del Estado Mayor y esa función se conoce con el nombre de Detall General del Estado Mayor. Agregamos que existían otros organismos que no podrían encuadrarse en forma exclusiva ni particular en ninguna de las Secciones ni Departamentos considerados aisladamente, sino que coparticipaban de todas las funciones implícitas de cada una de las Secciones y Departamentos del Estado Mayor General y que por este motivo esos organismos constituían un apéndice de la Comandancia General y que no formaban parte del Estado Mayor; circunstancia que puede ser referida en primer lugar al Departamento de Zonas, cuya función es coordinar la función dinámica del Pentathlón que trasciende a la provincia y en el aspecto asistencial; pero con modalidades y características de programa pentathlónico universitario, la Dirección General de los Internados, que es una dependencia de la Comandancia General. Ustedes habrán apreciado cómo dentro de nuestra Institución existe un orden lógico y perfectamente estructurado. Ese orden lógico fue necesario codificarlo, ligar la idea fundamental del Pentathlón a la idea de una estructura y funcionamiento lógico, y de esta 33

necesidad surgió la creación del Código Fundamental de nuestra Institución, que todos ustedes conocen y que la esencia del mismo, obedece a los rasgos fundamentales que hemos anotado. Ahora creo, que si ustedes han puesto todo su interés para tratar de comprender el fondo de nuestra exposición, perciban el mayor valor que le corresponde al Código Fundamental de la Institución, perciban con mayor claridad el por qué este Código promulgado en el año de 1940, después de 16 años de militancia no ha sufrido una sola enmienda, ni una sola alteración, ni en sus puntos principales ni en sus elementos accesorios, ni en su redacción, pese a que en la actualidad se pudiera pensar en darle quizá una redacción más elegante, más prolija, pero seguramente no más atinada. El Código Fundamental del Pentathlón no es un molde rígido, si esto fuera daría al traste con el interés evolutivo del organismo y por tanto debería ser eliminado. Es una pauta y un orden de trabajo que permite reglamentaciones de acuerdo con el proceso evolutivo de nuestro tiempo y de nuestra sociedad. Es una pauta de trabajo, una forma jurídica susceptible de adaptarse a cualquier clima, a cualquier latitud, tiempo y modalidad de carácter social que priven en nuestra Patria. Este Código Fundamental puede y debe tener valor en Nuevo León, Sinaloa, Puebla, Yucatán o Chiapas; pero su orden lógico es de tal manera dúctil en su comprensión que permite el desarrollo de reglamentaciones adecuadas o de instructivos que permitan al mismo tiempo el desarrollo o estructuración de programas particulares para cada región; de ahí que ese Código no se modifique ni en su esencia ni en sus proyecciones por considerar que se basa en las finalidades mismas de la Institución y sus proyecciones orgánicas obedecen a un orden lógico que privan en todas las organizaciones que tienen una base inteligentemente planeada. El hecho de respetar este Código, ha evitado que una enmienda y después otra, lleguen en un momento determinado a modificar la esencia de nuestra Institución y a perder el carácter que le dio impulso a su marcha originaria. 1. El Código Fundamental del Pentathlón es la pieza que todos ustedes deben tener al frente, con el objeto de regir en una forma debida, a sus distintos grupos en la República. Cualquier discrepancia con la finalidad del Pentathlón Universitario es una discrepancia con el propósito mismo de la Institución; cualquier discrepancia en el orden o estructura orgánica del Código Fundamental es una discrepancia con la estructura del Pentathlón Universitario; de ahí que si cada Comandante de Zona es totalmente autónomo dentro de su régimen interior y tiene la posibilidad de que a través de su Sección de Investigación y Estadística se elaboren los reglamentos, los programas e instructivos adecuados para que el Pentathlón sea una realidad en su lugar o provincia, ningún Comandante está autorizado para hacer enmiendas o modificaciones a la esencia o estructura del propio Código Fundamental. Esta circunstancia ha preservado a nuestra Institución de que conserve su genuina categoría desde 1938 hasta el momento actual, ya que le da carácter de permanencia. A nuestra Institución se le confiere un carácter de tipo ideológico particular, pero este carácter no es ni político ni religioso y a pesar de que nuestra Institución es apolítica y arreligiosa, no se significa con ello, que el Pentathlón Universitario esté en contra de algún partido político o de alguna religión, porque no es antipolítico ni antirreligioso. Pero como habíamos expresado ayer, que necesitamos que el Pentathlón esté constituido por hombres limpios, entes dinámicos, intelectuales y con un elevado espíritu de cordura, es menester que aclaremos lo que acabamos de exponer. El hecho de que el Pentathlón exija que el 34

joven dentro de sus filas sea un individuo de comportamiento apolítico y arreligioso sin que pretenda realizar labor de `proselitismo interior, ni que se diriman cuestiones políticas ni religiosas, no quiere decir que se exija que únicamente penetren en el ámbito del Pentathlón Universitario individuos anodinos, sin criterio, que no han llegado a darle un tono a sus propias características políticas o religiosas, sino todo lo contrario, el Pentathlón recomienda, ya que no puede exigir, que sus miembros sean definidos en el orden político y en el religioso. Pero al mismo tiempo que exige que se definan o que empiecen a tratar de definirse en el orden político o religioso, les recomiendan que lo hagan con sinceridad y con fuerte lealtad y que lleven una militancia activa digna y sobresaliente en lo que es producto de sus propias convicciones, no importa cuáles sean ellas y creemos que ésta es una fuerza que el Pentathlón tiene, ya que dentro de nuestra Institución, los individuos que la componen no temen manifestar sus ideas ni sus convicciones y al mismo tiempo se sienten alentados porque dentro de la Institución hay respeto a todo credo político y a todo credo religioso, lo que los obliga a respetar el credo del compañero, del hermano, que conviven dentro del Pentathlón, donde hay estudiantes que siguen distintas carreras tanto de la Universidad, del Instituto Politécnico Nacional o bien que se perfilan en la Escuela Nacional de Maestros, quienes encuentran en el Pentathlón la finalidad positiva de sus propósitos. Todo aquello que discrepa, no se encuentra en el Pentathlón; se encuentra aquello que une, que eslabona, que confiere un carácter de cohesión a la juventud dentro de lo que es positivamente valioso y si, un lazo es ya en sí la juventud y otro lazo es la mexicanidad, otro lazo es también la intelectualidad y el afán y deseo de servir a nuestra Patria y generación actual. Esas afinidades de carácter positivo que tratan de reunir al mejor hombre, al mejor amigo, al mejor intelectual, constituyen los eslabones de esta vigorosa cadena que es el Pentathlón Universitario. Pero esta Institución no solamente es teoría, sino es fundamentalmente práctica. Si el Pentathlón puede tener una falla en el orden administrativo, no contando con archivos voluminosos y perfectos, si pudiera ser atacado por carecer de una magnífica organización en el orden administrativo, jamás podría ser atacado por el hecho de no actuar. Podría en un momento determinado decirse que la Institución carece de archivos, pero nunca que carece de hombres de trabajo, de programa y acción, ya que lo que ha caracterizado siempre al Pentathlón Universitario es su acción. El Pentathlón ha actuado ininterrumpidamente desde el 9 de julio de 1938 hasta la fecha y no ha habido un minuto de receso en la Institución; siempre hay alguien que vigila las 24 horas del día y en todos los minutos del día y en todos lo segundos del año hay alguien que piensa en el Pentathlón y que lo vigila. Desde que los cuarteles o internados se inauguraron, que fue en el año de 1941 y hasta la fecha, nunca se han cerrado sus puertas y ha habido guardias permanentes las 24 horas del día durante 15 años. Así, podemos decir que ha habido actividades constantes del Pentathlón. Creo que muy pocas organizaciones, mucho menos juveniles, pueden afirmar lo que aquí se está afirmando. La solidez en la concepción de los ideales del Pentathlón, la solidez en la concepción de lo que es la estructura, funcionamiento y proyección del Pentathlón con respecto al orden jerárquico, permite darle énfasis a la siguiente afirmación categórica: Desde hace 18 años jamás se ha planteado un solo problema de carácter disciplinario que haya permitido una insubordinación, una labor de zapa, una agitación de orden político, que conmueva las actividades del Pentathlón; un movimiento huelguístico o un motín. Ningún problema de estos, se ha suscitado en 18 años de vida que tiene la Institución y creo que al hacer esta afirmación, cuando menos por lo que se refiere al Pentathlón del Centro, es afirmar que el camino que va siguiendo no es equivocado y que si existen otros mecanismos que permitan realizar la función de gobierno, que sean más 35

ágiles, no hay motivo para trastornar los mecanismos y las bases orgánicas del funcionamiento y la historia del Pentathlón que han dado lugar a este éxito inigualado de una institución juvenil. No hay motivo para ensayar un nuevo sistema de gobierno, ya que el que tiene, ha dado un éxito ciento por ciento; pero esta Institución activa tiene un programa de carácter general, que debe ser también consecuente con lo que es su propósito, su estructura y su militancia. Ese programa es extraordinariamente sencillo, adaptable a todos los tiempos y a todas las latitudes y con base en un hecho también incontrovertible de que el Pentathlón Universitario no es una Institución que cuente con grandes caudales o gran fortuna en el orden económico, aunque tiene una fortuna que supera a cualquiera otra y que son ustedes, la juventud, y esa vale más que ninguna otra. Tuvo, con base en ello, que buscar la forma de realizar un programa que no exigiera una gran erogación en metálico, pero que al mismo tiempo tuviera una suprema realización dentro de sus postilados y así la Comandancia General, inspirada en el Código Fundamental y después de trabajar y comentar en el plano de mesas redondas que ustedes están conociendo, llegó a la conclusión de puntos fundamentales para ser incluidos en un programa de actividades. Este programa puede modificarse de un año para otro, no tiene carácter de permanencia como debe tenerlo el Código Fundamental o Ideario de la Institución; puede modificarse según circunstancias, posibilidades, número de componentes del Pentathlón; pero el conocimiento de este programa nos afirma dos hechos o circunstancias muy dignas de tomarse en cuenta. La primera, de que es un programa hecho para la juventud, para que la interpreten los jóvenes y en seguida, que es un programa que tiene una proyección de carácter social, tiene un beneficio directo para el que lo ejecuta. Este programa es un programa de juventud, que se exige a todos los miembros activos del Pentathlón, y el primer miembro de él, es el Comandante General en su caso. Ustedes que conocen el Código Fundamental, en el artículo respectivo, se habrán dado cuenta de que no dice que el Comandante General deba de ser un joven de 20 a 25 años o un individuo que no pase de 30; no fija edad para el Comandante General, pero sí exige que sea un miembro activo de la Institución, y si es activo, tiene que cumplir con este programa y si lo cumple es porque es joven o porque tiene características de joven. El programa está dividido en tres partes:

36

Primera: Conocimientos y pruebas de carácter deportivo. Segunda: Conocimientos y pruebas de carácter social-pentathlónico. Tercera: Conocimientos y pruebas de carácter militar. Como ustedes comprenden, en este enunciado existen funciones operativas y éstas las comprenden las dos Secciones: Deportiva y Militar y secundariamente en forma operativa, la Sección de Organización y Propaganda. Los conocimientos y pruebas deportivas comprenden cinco temas: La primera se refiere a que el individuo que pertenece al Pentathlón, deberá tener la capacidad física para correr a paso veloz 3 kilómetros a campo traviesa. Esto a ninguno de ustedes les llama la atención, particularmente a los que hoy corrieron 12 kilómetros. Realizaron ustedes una prueba cuatro veces mayor que la que se exige; pero esta exigencia tiene una razón de ser, es lo menos que se puede pedir a un hombre normal en una carrera que no es de velocidad, pero que es de resistencia, es un motivo de entrenamiento para prepararlo a que tenga la resistencia suficiente para aguantar esta carrera, en realidad no es excesivo si recordamos que el Código Fundamental, en el aspecto de sus finalidades físicas tiene en primer lugar, la de conservar la salud, pero además trata de que la mejora y por consiguiente, de que el individuo mejore sus condiciones físicas en general, es decir, que sea más resistente a la fatiga, más ágil y más fuerte. En la segunda, exige el Pentathlón que todo individuo sepa nadar. Ustedes que gobiernan grupos del Pentathlón en la República, tienen la obligación de exigir a todos sus miembros que sepan nadar. Agrega el programa, que será requisito para Jurar Bandera que todo miembro activo del Pentathlón Universitario sepa nadar y esté en la posibilidad de recorrer una distancia de cincuenta metros a nado. La tercera exige nociones de box, sin pretender sacar boxeadores. El Pentathlón es una Institución de pelea, de ataque, de atletas. Necesariamente debe estar el individuo en posibilidad de repeler cualquier agresión, y si es una competencia que tiene liga en el aspecto militar, debe tener el joven del Pentathlón las nociones básicas para su defensa personal. Por tanto, se exige que todo miembro de la Institución esté en capacidad de sostener tres rounds con un individuo de su peso. La cuarta prueba se refiere a nociones de lucha, para que también estén en la posibilidad de repeler cualquier agresión. Se ha aceptado el tipo de lucha olímpica. La quinta prueba que no necesita ningún artificio, que no cuesta ni un centavo, sino exclusivamente voluntad, se refiere al salto de longitud. Estas cinco pruebas se realizan cada año, en el periodo en que la Institución celebra su aniversario. Todas estas pruebas las han realizado desde el Comandante General hasta el último miembro, y volvemos a insistir, que si tenemos un Comandante General de 60 años que esté en capacidad de realizar las cinco pruebas, tendrá derecho a ser miembro activo del Pentathlón Universitario, y derecho también, a ser Comandante, pero estamos esperando este prospecto. Los conocimientos y pruebas social-pentathlónicas que son de gran interés, son: Al finalizar cada curso se presentará una cuartilla que exprese concretamente la finalidad del Pentathlón y las ventajas que se derivan a favor del individuo, de la familia, de la cultura t de la sociedad. El Pentathlón trata de que todos sus miembros entreguen cuando menos una cuartilla que diga: Este es mi concepto del Pentathlón, me sirve para esto y creo que a la familia mexicana y a la Patria en general le es de gran provecho. Necesitamos que cada miembro del Pentathlón conozca su Institución y que sepa decir a donde va y qué es lo que pretende. 37

Cada trimestre de estancia en el Pentathlón, se exigirá a cada miembro del Activo, haber cavado 25 cepas o plantado 25 árboles en lugares previamente designados. Un año de estancia en el Pentathlón representa 100 árboles o cepas por persona. Sabemos que el problema de la deforestación es un problema nacional, y si este programa tiene realidad y en la Ciudad de México hay 1000 miembros del Pentathlón, podemos suponer que el Pentathlón dará al país 100,000 árboles cada año. El punto tercero de las pruebas social-pentathlónicas se refiere a la labor de carácter social en beneficio de la niñez. Si la juventud es una promesa que está próxima a cumplirse, la niñez actual posiblemente sea una promesa más fecunda, más brillante que la juventud de ayer y de hoy; indudablemente que la niñez de hoy que será la juventud y el hombre de mañana, podrá inspirarse en los ejemplos que una mejor generación le deje como herencia. El punto cuarto se refiere a la labor de carácter social en beneficio de la colectividad. Queremos hombres de iniciativa, de vigor físico e intelectual que aumenten su productividad intelectual y que contribuyan con nuevas ideas en beneficio de la colectividad. La quinta prueba se refiere al tema optativo que puede realizarse en cada lugar de la República con sus características tanto humanas como geográficas. Los conocimientos y pruebas de carácter militar comprenden cinco temas. Con relación a los miembros activos que ingresen al Pentathlón y que no hayan cumplido con el Servicio Militar Nacional, el programa de referencia estará sujeto al vigente que se refiere al propio Servicio. Es menester que cada miembro del Pentathlón tenga conocimiento de la organización del Ejército Mexicano, de sus deberes con el ceremonial y que esté siempre al día de las nociones de carácter militar que forman la exigencia de los conocimientos del soldado, que tenga nociones de armamento y balística, prácticas de orden cerrado y Reglamento General de Infantería, prácticas de orden abierto, marchas, organización de campamentos, prácticas de ocultación, saltos, organización del terreno, organización sanitaria, nociones de técnica y táctica de Infantería, prácticas de exploradores y patrullas. El vínculo que el Pentathlón tiene con la Secretaría de la Defensa Nacional, podemos considerarlo en tres aspectos: primero, que puede ser un vínculo de amistad. Una de las grandes fuerzas que tiene el Pentathlón es la amistad que reúne en todos sus miembros y está en posibilidad de proyectar esa fuerza amistosa a otras instituciones. El hecho de que el Pentathlón tenga una base disciplinaria de carácter militar, es un medio para alcanzar otros fines que permiten el otorgamiento de magníficas cualidades en el ejercicio de la voluntad del hombre. Al Pentathlón lo hemos considerado como una Escuela de Dirigentes y siendo así, podemos apreciar la importancia que tiene que dentro de nuestra Institución se aprenda a obedecer y a mandar con inteligencia y con acierto. Este tema de disciplina nos identifica con las bases disciplinarias del Ejército y nos enseña a respetarnos y conocernos unos a otros. El segundo punto de contacto con el Ejército es el que se refiere a la posibilidad de que grupos del Pentathlón funjan como centros de inspección del Servicio Militar Nacional y es menester que se declare que, la práctica del programa del Servicio Militar Nacional, por la ejecutoria que se refiere al Servicio Militar Nacional, deberá ser ciento por ciento subordinada a las directrices de la Secretaría de la Defensa Nacional, ciento por ciento subordinada a las pautas orgánicas del Ejército. El profesor Mendoza Pinzón en su Zona de Sinaloa, ha sabido mantener con gran inteligencia este primer punto y lo ha capitalizado admirablemente, pues ha estado vinculado en el aspecto militar, con la Secretaría de la Defensa y con la Zona Militar de su Estado. Respecto al segundo punto que se refiere a la cooperación al Servicio Militar, ha 38

establecido la pauta de contacto única y capaz de ser admitida por plena subordinación a un programa que está vigente por ley y que depende de la Secretaría, sin que haya tenido dificultades. El Prof. Mendoza Pinzón indica que ha ganado muchas simpatías de jefes y oficiales para la Institución, a través de ese cumplimiento del programa que les fue marcado por la Secretaría de la Defensa Nacional. El tercer punto se refiere a la posibilidad que dentro del Pentathlón, en forma optativa, estudiantes o profesionistas de distintas carreras, se capaciten para que sean asimilados como jefes u oficiales dentro del Ejército Nacional. Es una idea que no sabemos cuando se pueda poner en marcha, pero esos tres puntos de contacto “No significan que la Institución Pentathlón Universitario sea un apéndice de la Secretaría de la Defensa Nacional” en menoscabo de su autonomía, sino la comprensión inteligente y la práctica adecuada de los programas. Dentro del terreno que vaya correspondiendo permitirá una coordinación con la conservación plena de autonomía dentro del Pentathlón, que es uno de sus grandes valores. No sería posible que nos extendiéramos más hablando de un tema que se nos ha fijado de orientaciones de carácter general. Creo que hemos llegado al momento de haber realizado un una forma muy global, la síntesis de lo que es fundamental dentro de nuestra Institución. El Ideario del Pentathlón que es conocido por todos ustedes, trata de que sea comprendido, discutido y fundamentalmente practicado. La práctica del Ideario del Pentathlón Universitario le dará el mayor contenido humano a nuestra Institución, le dará el grado aristocrático en el orden espiritual e intelectual que le corresponde, y si hablamos de aristocracia, hablamos con toda intención. El Pentathlón trata de ser de aristocracia; pero entiéndase bien esto: No aristocracia que luzca galas o blasones, sino la aristocracia del saber y de la virtud que son las dos únicas magnitudes que podemos referir al carácter de aristócrata; lo demás es artificio. Virtud y saber no es artificio, es realidad. Este Ideario debe ser conocido, difundido, percibido por todos ustedes en su íntima esencia y así comprendido lo que el Pentathlón es como idea, como intención, como inspiración, como organización, como práctica, como militancia en todos los órdenes del vivir, de lo que el Pentathlón es como inspiración y realidad espiritual, podremos comprender con toda claridad la simplificación elevada de nuestro lema: “PATRIA, HONOR Y FUERZA”

Autor: Manuel Salvador Bibriesca

39

40

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful