CAPÍTULO XI BENEFACTORES, AMIGOS Y SIMPATIZANTES DEL PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITAR UNIVERSITARIO.

“Ley del Buen Electricista” “Haz buenas conexiones y tendrás luminosos resultados. Siempre y cuando hayas hecho, muy bien tu trabajo”. Dr. Jorge Hernández Ibarra DE CÓMO NOTABLES MILITARES CONOCIERON AL PENTATHLÓN UNIVERSITARIO Dr. Jorge Hernández Ibarra Exjefe Nacional del P.D.M.U. EXORDIO El PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITARIZADO UNIVERSITARIO es una Institución “sui generis”, que nació en singular ambiente y en un momento decisivo. México en 1938, aún se está restableciendo a su nueva vida, después de haber vivido por décadas en dictatorial sumisión y de haber participado en sangrienta lucha fraticida. México en 1938, todavía tiene alto grado de analfabetismo; se calculaba que de la totalidad de sus habitantes, un 85% no sabían leer ni escribir. El Pentathlón nace el 9 de julio de 1938 en ambiente cultural, nace en una Universidad. Son doce estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, los que le dan vida. Nace en una Universidad que nueve años antes, había obtenido su autonomía, lograda después de serios disturbios entre estudiantes y autoridades policíacas de la ciudad. El 10 de julio de 1929, el Gobierno Federal expide la Ley Orgánica de Autonomía Universitaria. Autonomía que le otorga a la Universidad, la libertad de cátedra, la libertad para su organización y la libertad para administrar los recursos económicos provenientes del Estado Mexicano, a través de un subsidio. En esa Universidad y en esos momentos, se manifiestan diferentes corrientes ideológicas y políticas, cuyos representantes buscan el control del mando universitario. Es Presidente de la República el Sr. General de División LÁZARO CÁRDENAS, que es simpatizante de la corriente de Izquierda y en la Dirección de la Escuela Nacional Preparatoria de la Universidad, está el Lic. VICENTE LOMBARDO TOLEDANO, fuerte exponente de esa corriente. Algunos años atrás, el Gral. Lázaro Cárdenas había manifestado interés por una juventud militarizada, argumentando que le sería útil a la patria. De octubre de 1933 a octubre del 34, fue Rector de la Universidad el Sr. Lic. MANUEL GÓMEZ MORIN, de ideología de Derecha, hecho que molestó al Presidente Cárdenas, al grado de contemplar la posibilidad de retirarle el subsidio a la Universidad.

235

Alarmado el Consejo Universitario, estudia la grave situación y decide buscar para la rectoría a una persona de características especiales para solventar el problema. Ese hombre idóneo fue el Dr. GUSTAVO BAZ PRADA, que había sido Director de la Facultad de Medicina, donde había mostrado ser persona recta y ecuánime, características ya conocidas desde su temprana edad. Gustavo Baz, cuando estudiaba el primer año de la carrera de medicina, había acudido a reuniones secretas de estudiantes, con la finalidad de coadyuvar al derrocamiento del gobierno espurio del asesino y usurpador VICTORIANO HUERTA; pero la conspiración fue descubierta y tuvieron que huir de la ciudad para salvar sus vidas. Gustavo Baz acudió con los guerrilleros sureños. Por su inteligencia, conocimientos médicos, eficacia en las operaciones que se le encomendaron y lealtad a la causa revolucionaria, se ganó la confianza de EMILIANO ZAPATA, y al derrocamiento del usurpador, fue Zapata quien se fijó en el joven Gustavo Baz, para que fuera designado Gobernador Provisional del Estado de México, cargo que desempeñó con bastante eficacia y al término de este, regresó a la Ciudad de México a continuar sus estudios médicos. El Dr. Gustavo Baz se dedicó a la práctica de la medicina y a la docencia universitaria. Brillante médico cirujano y notable maestro, amén de diligente administrador (páginas 5 a 9). Gustavo Baz pertenece en aquella época, a la nueva generación de jóvenes médicos que regresaron de haber hecho estudios en Europa, y con deseos de trabajar y de renovar la medicina en México. Como Rector se apega a los inconmovibles valores humanos, es justo y equitativo con las corrientes del pensamiento que prevalecen en la Universidad; descarta toda ingerencia política y esgrime todo esfuerzo para que la Universidad sea lo que debe de ser, un centro de estudios donde el pensamiento, la palabra, las ideas, convivan con el mayor respeto. Pienso yo, que el Consejo Universitario también debió haber valorado otro hecho, quizá poco trascendental, pero si digno de tomarse en cuenta, y fue el que poco antes, el Dr. Gustavo Baz había intervenido quirúrgicamente y con gran éxito, (página 8) al Sr. Presidente Lázaro Cárdenas de un cuadro apendicular agudo. El Gral. Lázaro Cárdenas por ser Presidente del país, no estaba carente de sentimientos de agradecimiento para el que le sanó o le salvó la vida, vamos que era un “enfermo agradecido” y que aceptó con beneplácito la designación del Dr. Baz. El Maestro Baz cuando fue Director de la Facultad, observó a esos inquietos estudiantes que pugnaban por reunir en un grupo a los universitarios de mejor calidad, y ya en la Rectoría de la Universidad, brindó todo su apoyo a esos muchachos sanos, respetuosos e inquietos, verticales, de principios nobles, cuyos actos buscaban servir a la patria. Así nació el PENTATHLÓN, nombre que se adecuó al grupo, porque físicamente se ejercitaban en las cinco pruebas del Pentatlón Olímpico; DEPORTIVO, porque en esa práctica buscaban tener un cuerpo sano y fuerte; MILITAR y ahora MILITARIZADO, por haber optado por esa disciplina y UNIVERSITARIO, por el origen de sus primeros militantes. El Pentathlón pronto ganó muchos adeptos, jóvenes de todas las escuelas y facultades ingresaron a sus filas y cuando se presentó por primera vez al pueblo de México, fue recibido con entusiasmo, admirado y aplaudido, pues se trataba de un grupo de civiles, estudiantes universitarios, disciplinados, con bonitos uniformes, que con gallardía ejecutaban movimientos militares, como los que hacían los cadetes del Colegio Militar. El Pentathlón desde sus inicios y hasta la fecha, pretende reunir los máximos valores del ser humano, que son los valores MORALES, FÍSICOS e INTELECTUALES, 236

por lo que es menester, capitalizar el VALOR INTEGRAL DEL INDIVIDUO, hecho que ha convertido al Pentathlón, en verdadera ESCUELA DE ENSEÑANZAS CIUDADANAS. Para el Pentathlón es fundamental, que todos sus miembros no se conformen con ser simples espectadores de la vida, sino que actúen, que participen en ella. Hemos tenido buenos resultados, somos buenos mexicanos, con nuestro proceder nos hemos ganado la simpatía de nuestros conciudadanos y en lo tocante a nuestro EJÉRCITO MEXICANO, muchos de sus miembros han simpatizado con nosotros, nos han brindado su amistad y no pocos, han sido benefactores de la Institución. En este apartado, me he permitido hacer un pequeño perfil de esos notables militares que comprendieron nuestra Ideología y nos apoyaron. TENIENTE DE INFANTERÍA GONZALO HIDALGO Habiéndose decidido por una disciplina militar, el Pentathlón requería de un instructor militar. Jorge Jiménez Cantú conocía al Teniente de Infantería Gonzalo Hidalgo que estaba recién egresado del Colegio Militar, por lo que fue invitado para que fuera el instructor. A las seis de la mañana y durante una hora, cada día, se impartía la instrucción del Orden Cerrado, en una calle aledaña al viejo Estadio Nacional en la colonia Roma, o bien, bajo la fronda de los milenarios ahuehuetes del Bosque de Chapultepec. En relativamente corto tiempo, el Tte. Hidalgo preparó entre los estudiantes, a los futuros instructores militares y asentó principios como la obligación de salvaguardar la libertad, defender la justicia y el honor. Hizo hincapié en el uso exacto de la disciplina: el que manda, sabe mandar y el que obedece, sabe obedecer. No se manda con despotismo ni se ejerce un mando autoritario; como tampoco se obedece en servil sometimiento. Las órdenes se cumplen, sin esperar a que se indique cómo hacerlo. El Teniente Gonzalo Hidalgo, a quien también consideramos fundador de nuestra Institución, se separó del grupo, para continuar sus estudios en la Escuela Médico Militar (página 51).

237

GENERAL DE DIVISIÓN MANUEL ÁVILA CAMACHO

Nació el 24 de abril de 1897, en la ciudad de Teziutlán, estado de Puebla y siendo muy joven, en 1914 se incorpora al movimiento revolucionario, bajo las órdenes del Gral. ANTONIO MEDINA. Ávila Camacho es persona disciplinada y muy activa; en 1920 ya es Coronel y Jefe del Estado Mayor del Gral. LÁZARO CÁRDENAS, el que funge como Jefe Militar y Gobernador del estado de Michoacán. En 1929 y bajo las órdenes del mismo Gral. Lázaro Cárdenas, combaten a los rebeldes escobaristas. Es ascendido al grado de General de Brigada. En los años de 1933 y 34, es Oficial Mayor de la entonces Secretaría de Guerra y Marina y en el período 1936-39, es Secretario de la Defensa Nacional, época en que conoce al Pentathlón Universitario. En una entrevista con los Jefes del Pentathlón, obtenida a través del Dr. Gustavo Baz, le solicitaron la donación de uniformes para sus prácticas de equitación. El Gral. Ávila Camacho se expresó ante ellos con palabras semejantes a las siguientes: “Alabo y me entusiasma esta nueva organización juvenil. Creo que todo movimiento grande de la juventud, debe surgir de la juventud misma. Si nosotros como gobierno tratáramos de imponer a la juventud una línea de conducta, aunque esa línea de conducta nos pareciera buena, probablemente la juventud no la aceptara, precisamente por ese carácter de imposición, que nosotros sin querer dárselo, pudiera atribuírselo. Alabo y me entusiasmo

238

con esta idea y en la medida de mis posibilidades y mis esfuerzos, cuenten ustedes con mi apoyo”. El General Manuel Ávila Camacho fue sincero con nosotros y siempre contamos con su apoyo. Cuando fue Presidente de la República (1940-46), tuvo el acierto de nombrar al Dr. Gustavo Baz como Secretario de Salubridad y Asistencia y durante su gobierno, tuvimos la fortuna de estar presentes en muchos de los actos trascendentales para nuestro país. Les relataré algunos de ellos: El Pentathlón rindió al Sr. Presidente, los honores de ordenanza en la inauguración del Instituto Nacional de Cardiología (página 107), así como en la de la Hemeroteca Nacional. Durante su mandato, el Pentathlón obtuvo dos internados, con todos los servicios necesarios para que los jóvenes provenientes de la provincia, carentes de recursos económicos, pudieran alojarse y realizar los estudios profesionales, en la Ciudad de México. El General de División don Manuel Ávila Camacho, fue uno de los presidentes más ilustres que ha tenido nuestro país. Manejó con inteligencia los problemas internacionales, relacionados con la declaración del estado de guerra a los países del Eje, en la Segunda Guerra Mundial (1939-43), reglamentó el Servicio Militar Obligatorio, necesario en aquel momento, para los jóvenes en edad militar. Con gran habilidad reafirmó la expropiación petrolera y luchó contra todo monopolio. Dictó importantes leyes como la Ley de Inafectabilidad de la Pequeña Propiedad, e impulsó campañas para acabar con el analfabetismo, para lo cual mejoró en mucho, todo lo relacionado con la educación, mejorando los salarios y la preparación de los maestros, tanto normalistas como rurales. Creó el Instituto de Capacitación del Magisterio. Otra gran obra científica, lo fue la creación del Observatorio Astrofísico en Tonanzintla, Puebla. En el orden político, supo moderar la fuerte tendencia que tenía el país hacia la Izquierda y logró la Unidad Nacional, incluyendo a los militares revolucionarios. En lo económico, supo mantener cierto equilibrio, logrando mantener la relación del cambio monetario con el dólar, de 1 dólar por $4,85 Lo que más me llamó la atención, como médico que soy, fue el extraordinario impulso que tuvo durante su Gobierno, la medicina moderna y el otorgamiento de la salud al pueblo. Indudablemente que el motor de estos grandes avances, lo fue el Dr. Gustavo Baz, el que siempre contó con todo el apoyo del Sr. Presidente. Y así se crearon los Institutos Nacionales en diversas especialidades, que aparte de beneficiar a la salud de los mexicanos, han adquirido gran prestigio internacional por sus programas en educación, en salud e investigación, todos ellos muy exitosos y que continúan hasta la fecha. Sin duda alguna, el éxito de los Institutos Médicos se logró y se ha mantenido, gracias a que en sus inicios, el Dr. Gustavo Baz supo rodearse de un grupo de notables y destacados profesionistas, que además de sus grandes conocimientos médicos, fueron excelentes administradores, realizando papel significativo; cómo no recordar a un IGNACIO CHÁVEZ en el INSTITUTO NACIONAL DE CARDIOLOGÍA, a un SALVADOR SUBIRÁN en el INSTITUTO DE ENFERMEDADES DE LA NUTRICIÓN, y podría seguir larga la lista, con otros destacados médicos. Otro hecho importante en materia de salud, fue la creación del CENTRO MÉDICO NACIONAL de la Ciudad de México, el que por razones económicas, posteriormente pasaría al servicio del Instituto Mexicano del Seguro Social, para la atención de sus afiliados.

239

Por último, no quiero pasar por alto, los numerosos hospitales que se construyeron en diversas ciudades de la República, todos ellos bajo el control de la Secretaría de Salubridad. Mi General don Manuel Ávila Camacho, ha pasado a la historia del Pentathlón como gran benefactor de la Institución. Admiramos y le rendimos homenaje, al hombre claro, sencillo, sincero, al hombre conciente de sus actos, al progresista y respetuoso, que bien supo ganarse el calificativo del “Presidente Caballero”. Mi Gral. Ávila Camacho dejó de existir el 13 de octubre de 1955 en la Ciudad de México y fue sepultado en el rancho “La Herradura”, en el Estado de México. GENERAL DE DIVISIÓN JUAN FELIPE RICO

El General de Div. Juan Felipe Rico al centro del grupo

Nació en la Ciudad de México el 5 de febrero de 1890. En 1906 ingresó a la Escuela Militar de Aspirantes y terminó sus estudios con el grado de Subteniente de Infantería. En 1912 combate al movimiento orozquista y en 1923, al movimiento delahuertista y en 1929 al movimiento del escobarismo. Ese año ya es General de Brigada. En 1939 el General Juan Felipe Rico es Director Técnico Militar, dependencia que controla la enseñanza militar. Y en ese año el Pentathlón Universitario consideró en base a su estructura militar, que debía ser abanderado y con honores de guerra, para lo cual había que realizar las gestiones necesarias en la Secretaría de la Defensa Nacional. BRAULIO PERALTA, uno de nuestros doce fundadores se entrevistó con el Gral. Rico, a quien le expuso lo que el Pentathlón era y lo que el Pentathlón pretendía y finalmente le solicitó el abanderamiento del Pentathlón con honores de guerra. El Gral. Juan Felipe Rico creyó lo que Braulio le expuso, pero quiso conocer más a fondo a la Institución, por lo que pidió tener una entrevista con los demás jefes del Grupo. Y así fue, pero además, todo el contingente pentathlónico, que lo eran unos cuatrocientos muchachos, en la calle frente a la casa del Gral. Rico, realizaron con entusiasmo, disciplina y gallardía, evoluciones militares del Orden Cerrado. Conmovido y entusiasmado, el Gral. Rico se ofreció ser enlace ante el Sr. Secretario, para que el Pentathlón fuera abanderado con honores de guerra.

240

En 1940, el General de Brigada Juan Felipe Rico, fue Gobernador del Territorio de Baja California, hasta 1952, en que pasó a ser el Estado Libre y Soberano de Baja California. En 1942 es General de División. Fallece en la Ciudad de México el 24 de diciembre de 1977 GENERAL DE DIVISIÓN JESÚS AGUSTÍN CASTRO

Vio la luz primera, el 14 de agosto de 1887 en el rancho “Eureka”, del municipio de Lerdo, Durango. Laboró como motorista y a la edad de 23 años, se inicia en la carrera militar como soldado, precisamente el 20 de noviembre de 1910. Habían integrado un grupo de 35 personas para iniciarse ese día, en el movimiento revolucionario en contra del Gobierno del Gral. Porfirio Díaz; pero el que les haría cabeza, no se presentó, por lo que los asistentes designaron como jefe del grupo a Jesús Agustín Castro. Su primer acto revolucionario fue ese día, pues por la noche tomaron por asalto a la Comandancia de Policía de Gómez Palacio, Durango.

241

Poco antes de cumplir dos años en la lucha revolucionaria, el inquieto joven Jesús Agustín, ya era coronel, y en 1911 por su capacidad combativa había sido jefe de varios sectores militares: Indé, Cuencamé, El Oro, Nazas y Mapimí, en el estado de Durango. Precisamente en la población de Mapimí, el que era el Jefe Político, imprimió varios folletos con la siguiente leyenda: “Se gratificará con la suma de diez mil pesos, a la persona que en cualquier forma, entregue a esta Jefatura Política a mi cargo, la cabeza del bandido Jesús Agustín Castro, quien se encuentra levantado en armas en contra del Supremo Gobierno”. Por ironía del destino y el jocoso escarnio, relato a ustedes el siguiente hecho: En 1920 el Gral. Jesús Agustín Castro era Gobernador del estado de Durango y el susodicho y ya exjefe político de Mapimí, se presentó ante el Sr. Gobernador para solicitarle solución a un problema particular. El Gral. Castro ordenó a su Secretario Particular, el Sr. Lic. RAMÓN MARTÍNEZ VERA, que despachara satisfactoriamente el asunto. El exjefe político le expresó al Sr. Gobernador: “No se imagina Sr. Gobernador, cuánto le agradezco sus finezas” - a lo que mi Gral. Castro contestó: -“Nada tiene usted que agradecerme y sepa que cuantas veces pueda servirle, con mucho gusto lo haré, porque yo, si que estoy agradecido con usted”. Sorprendido, el sujeto de marras contestó: “Pero mi General, si yo nunca he tenido la suerte de servirle en algo”. Acto seguido el Sr. Gobernador le dijo: “Es que usted no recuerda, pero tenga presente que cuando usted era el Jefe Político en Mapimí, ofreció la enorme suma de diez mil pesos por mi cabeza, cosa que de verdad se lo agradezco, al darle tanto valor, porque yo por la suya, no doy ni diez centavos”. Regresamos al año de 1911, en octubre es nombrado Comandante del 21 Cuerpo Rural, cuerpo que por acciones guerreras adquiere llamativa fama y cuando el funesto asesinato del Presidente MADERO y del Vicepresidente PINO SUÁREZ en 1913, presto desconoce al Gobierno del usurpador y dipsómano VICTORIANO HUERTA, a quien combate con éxito en varias plazas: Durango, Torreón, Saltillo, Piedras Negras, Matamoros y Monterrey. Cuando don VENUSTIANO CARRANZA formula el histórico documento del Plan de Guadalupe, con las bases a seguir para el derrocamiento del asesino y lograr el triunfo de la legalidad, uno de los primeros en apoyarlo es el Coronel Castro. Integra su 21 Regimiento Rural al Ejército Constitucionalista del Noreste, bajo las órdenes del pundonoroso General de División don PABLO GONZÁLEZ. Se suman más éxitos en campaña, en las plazas de Ciudad Terán, Matamoros y Tampico. Otra anécdota: Después del triunfo obtenido en el puerto de Tampico, él y el Gral. MURGUÍA recibieron órdenes de retirar sus tropas del puerto. La forma en como lo hizo el Coronel Castro, no fue del gusto del Gral. Murguía y de sus inmediatos subalternos, por lo que estando todos ellos reunidos en el restaurante de la estación del ferrocarril, se mencionó el hecho en forma no muy cordial para el Coronel Castro. Ante la expectación de los asistentes, mi Coronel Castro se dirigió al Gral. Murguía y expresó las siguientes palabras: “Estas barbas huelen a pólvora”, refiriéndose a las que él usaba. Para 1914, continúan los triunfos del 21 Regimiento Rural: Sabina Hidalgo, y más adelante Ciudad Victoria en donde arengó a sus tropas antes de entrar a batalla: “No tengan miedo de las balas enemigas, que no matan, porque nosotros estamos cubiertos por la coraza de la legalidad”. Por méritos en campaña, por su lealtad al Gobierno Representativo de la Patria, es ascendido en 1915 a General Brigadier y meses después a General de Brigada. Fue 242

nombrado Gobernador y Comandante Militar del estado de Chiapas donde se distingue por dictar el mismo día en que toma posesión, la nulidad de todo tipo de adeudo que los peones y servidumbre tuvieran para con sus amos. Es Comandante Militar de los estados de Oaxaca, Veracruz y poco después, Gobernador de Oaxaca. El 3 de mayo de 1917, el Presidente don Venustiano Carranza, le nombra Subsecretario Encargado del Despacho de la Secretaría de Guerra y Marina. En 1918 es Jefe de las Operaciones Militares de Oriente, destacándose en combates, en los estados de Puebla, Oaxaca, Veracruz y Tlaxcala y en noviembre del mismo año, es el Jefe de las Operaciones del Norte. Gobernador de su estado en 1920; Senador de la República de 1924 al 28 y en el periodo de 1934 al 40, el Sr. Presidente de la República lo nombra Secretario de la Defensa Nacional. El resumido perfil de mi General Jesús Agustín Castro, nos muestra un incansable revolucionario, leal a la legalidad, de ideología maderista, fiel a don Venustiano Carranza, hombre bien definido, magnífico soldado. Ese hombre en 1939 conoció al Pentathlón Universitario, hace empatía con nuestro Ideario y aquilata el valor de su juventud. Apoya y abandera a la Institución. Fue en hermosa mañana del 21 de julio de 1939, en el bello parque San Martín, de la colonia Condesa, Ciudad de México (páginas 23, 49, 60), cuando el General de División Jesús Agustín Castro toma la protesta de ordenanza al Pentathlón y le hace entrega de la bandera nacional al Jefe de ese Cuerpo, Dr. JORGE JIMÉNEZ CANTÚ. El 22 de marzo de 1953, murió mi General Jesús Agustín Castro en su casa de Tetelpan, D. F. Su cuerpo fue conducido a la estación del ferrocarril de Buenavista, para ser trasladado a Durango, su estado natal. El clarín, lanzó a los cielos las tristes notas del toque de Silencio, en el momento en que el ferrocarril partía para acercarse al infinito. El tronar de las salvas de la artillería, irrumpieron en los silenciosos siguientes momentos. El Estado de Durango, decretó tres días de luto, en memoria del ejemplar mexicano.

243

CAPITÁN DE INFANTERÍA JESÚS SÁNCHEZ HERNÁNDEZ Cuando el Pentathlón Universitario fue designado, para que junto con los oficiales motociclistas de la Dirección de Tránsito, del Departamento del Distrito Federal, integraran la Brigada Motorizada, que formaría parte del bando que atacaría a la ciudad de Puebla, en las maniobras militares, que se organizaron para celebrar un aniversario más, de la heroica Batalla del 5 de mayo, fue menester tener una preparación militar especial. La Secretaría de la Defensa Nacional, designo al Capitán Jesús Sánchez Hernández para que preparara al Pentathlón. Fueron festejos que culminaron con un desfile militar en la ciudad de Puebla el 5 de mayo de 1940. El Pentathlón manejó las ametralladoras instaladas en el “side car” de las motos, hábilmente conducidas por los oficiales de la Dirección de Tránsito. La Brigada cumplió bien su cometido, obteniéndose felicitaciones del Alto Mando de las maniobras, éxito que se logró, por la excelente preparación que el Capitán Sánchez Hernández, hizo en los jóvenes pentathlónicos. Supo bien, estimular a nuestros compañeros para ese desempeño. Corto tiempo, pero substancioso, fue el que tuvo con nosotros, el distinguido, cumplido, sencillo y alegre, Capitán Jesús Sánchez Hernández. Muchas gracias mi Capitán por habernos regalado sus enseñanzas y agradable amistad.

244

CAPITÁN ANDRÉS NEGRETE MUÑOZ

El Capitán Andrés Negrete Muñoz siempre estuvo presente en todo acto del Pentatlón, aquí le vemos en ceremonia realizada en el patio del cuartel general. Es el segundo de izquierda a derecha, le continúa el Dr. Jorge Jiménez Cantú, Comandante General del Pentathlón y a su derecha el Jefe del Estado Mayor General, Jorge García Domínguez.

Lamentablemente no logré obtener mayor información sobre mi Capitán Andrés Negrete Muñoz, el primer asesor militar del Pentathlón, asignado por las autoridades de la Secretaría de la Defensa Nacional. Los que le conocimos, estamos concientes del importante papel que desempeñó asesorándonos en los aspectos militares. Hombre íntegro, cumplido y respetuoso, muy buen observador, que aplaudía nuestros aciertos, al mismo tiempo que nos señalaba nuestros errores. Hombre de pocas palabras, pero elocuentes. Su paso por nuestra Institución, nos fue de gran beneficio: Muchas Gracias mi Capitán Andrés Negrete Muñoz.

245

GENERAL DE BRIGADA RODOLFO SÁNCHEZ TABOADA

Nació el 22 de marzo de 1895 en Acatzingo, Puebla. A la edad de 19 años ingresa al Colegio Militar y terminados sus estudios, causa alta bajo el mando del General coahuilense don PABLO GONZÁLEZ, para defender al Gobierno de don VENUSTIANO CARRANZA, contra los hombres de EMILIANO ZAPATA. También estuvo incorporado en la División de Oriente, bajo las órdenes del Gral. PILAR R. SÁNCHEZ. El Capitán Segundo de Caballería Rodolfo Sánchez Taboada, por méritos en campaña tuvo ascensos rápidos hasta ser Teniente Coronel. Destacó mucho en la política nacional; de 1937 al 44 fue Gobernador del Territorio Norte de Baja California y en el Gobierno de don ADOLFO RUIZ CORTINES, fue Secretario de Marina. Rodolfo Sánchez Taboada, hombre de especial personalidad, tuvo un rasgo muy importante: En política, le da gran valor y prioridad a los jóvenes mexicanos, lo que nunca antes había ocurrido en nuestro país. En 1946 es Presidente del Comité del Partido Revolucionario Institucional del Distrito Federal y es cuando conoce a dos distinguidos miembros del Pentathlón Universitario; los jóvenes preparatorianos AGUSTÍN ARRIAGA RIVERA y FEDERICO BRACAMONTES GÁLVEZ, a quienes invita a colaborar con él. Más adelante, ya en el cargo de Presidente del Comité Ejecutivo Nacional de su partido (1946-52), se hace rodear de un grupo importante de jóvenes, a los que inicia en la política nacional. En 1949, crea la Dirección de Acción Juvenil del PRI y designa para dirigirla a Agustín Arriaga Rivera. Fueron muy brillantes los Concursos Nacionales de Oratoria de la Revolución, que iniciaron en 1949. En ese primer concurso, destacó otro brillante pentathlónico, que ya antes había sido campeón de oratoria en el Pentathlón; me refiero a FLAVIO ROMERO DE VELASCO, quien continúo la carrera política, hasta llegar a ser gobernador de su estado. En una ocasión el Presidente del Comité Ejecutivo del PRI, fue duramente atacado por el líder zapatista PORFIRIO R. PALACIOS, el que en acto público, señaló que en la celada que el Coronel JESÚS MARÍA GUAJARDO “El Judío”, había preparado para asesinar a Emiliano Zapata, el entonces Capitán de Caballería Rodolfo Sánchez Taboada, le había disparado al cuerpo del Caudillo del Sur, con la pistola que le proporcionó su

246

ayudante el Teniente NORBERTO LÓPEZ AVELAR. Esta declaración fue publicada en esos días, por el periódico “Últimas Noticias”. En relación con esa publicación, el Lic. Agustín Arriaga Rivera pregunto al Sr. Gral. Sánchez Taboada, sobre su veracidad. El Gral. Sánchez Taboada guardó silencio por unos momentos y después pausadamente dijo: “Arriaga, ustedes son muy jóvenes, pero en aquellos tiempos de facción, uno cumplía con la orden, porque de lo contrario, la orden se cumplía en uno”. Cuando nos referimos a un BENEFACTOR, entendemos que hacemos referencia a un “bienhechor”, a una persona que protege o ayuda a alguien en la vida, ya sea una institución o a una o varias personas. En mi trayectoria pentathlónica, desde recluta hasta el honroso cargo de Jefe Nacional de la Institución, siempre medité sobre este concepto y ahora expongo a ustedes mis deducciones: Un benefactor, refiriéndome al Pentathlón, puede serlo en dos casos o situaciones; en el primero, como lo fue nuestro benefactor, el Gral. MANUEL ÁVILA CAMACHO, que favoreció la creación de dos internados para el Pentathlón, con todo lo necesario para su funcionamiento, que nos proporcionó uniformes y otras muchas cosas, para la realización de nuestras actividades, fue sin duda alguna un benefactor de la Institución. En el otro caso, que es el de mi General Sánchez Taboada que fue benefactor, pero únicamente de brillantes jóvenes de la Institución, al impulsarlos en la política; pero no directamente del Pentathlón. El General Rodolfo Sánchez Taboada, un gran hombre de su tiempo, dejó de existir el 2 de mayo de 1955 a causa de infarto al miocardio. GENERAL BRIGADIER ING. EMILIO R. OSORIO LAVIT

El Gral. Osorio es el que esta al lado del Comandante General del Pentatlón, Primer Comandante de Inf. Dr. Manlio Hernández Hernández.

Fue nuestro segundo asesor militar, en substitución del Capitán Andrés Negrete Muñoz. Mi Gral. Osorio había destacado en la Dirección Técnica Militar como excelente 247

maestro, enseñanzas que continuó impartiendo a los dirigentes del Pentathlón. Todavía más, acorde a la buena amistad que llevábamos con él, nos ofreció y así lo hizo, ser buen enlace con la Secretaría de la Defensa Nacional.

El Gral. Osorio siempre se comportó como un pentathlónico, en la presente acompaña a su izq. a los Dres. Gustavo Baz y Jorge Jiménez Cantú

GENERAL DE DIVISIÓN MIGUEL BADILLO VIZCARRA En 1943, el General Brigadier Miguel Badillo Vizcarra, era el Comandante de la Primera Zona Militar y es cuando conoce al Pentathlón. Puedo asegurar, que a partir de ese momento, le brinda al Pentathlón apoyo y ayuda en todo lo que él puede: fue el que más ayudó a nuestro Cuerpo de Caballería, al grado de que, cuando fue Intendente General del Ejército, se convirtió en el gran benefactor, del cuerpo de dragones. Tuvo cordial amistad con el Instructor y Comandante de Caballería GUILLERMO LACY LÓPEZ, por lo que en algunas ocasiones, tuve la oportunidad de tratarlo extraoficialmente. Era persona agradable; yo tenía que acudir a sus oficinas en Lomas de Sotelo, a que me firmara las órdenes para la consecución de la pastura de nuestros caballos. Cuando supo que yo era pasante de medicina en el Hospital General de Salubridad, centro médico muy próximo a su domicilio particular, me sugirió que fuera a su casa, para que ahí las firmara y así lo hice. Acudía por las mañanas y en el porche de la casa, platicábamos un rato, mientras disfrutábamos oloroso café. En una ocasión, sus vecinas ELSA y ALMA ROSA AGUIRRE, que después serían estrellas del cine, hijas del Gral. JAVIER AGUIRRE, pasaron frente a su casa y mi Gral. Badillo observó cómo se me iban los ojos ante esas bellas mujeres, les hizo venir y me las presentó con picaresca sonrisa.

248

GENERAL DE DIVISIÓN GILBERTO R. LIMÓN MÁRQUEZ

Nació en Álamos, Sonora, en 1895 y ya para 1913, es miembro del Ejército Constitucionalista bajo las órdenes del Gral. ÁLVARO OBREGÓN, combatiendo contra Victoriano Huerta. Participó en la famosa batalla de Celaya contra Villa y en 1916, le combatió en Chihuahua. Peleó contra los yaquis en Sonora, en el municipio de Bacadéhuachi. En 1920 fue uno de los firmantes del Plan de Agua Prieta, proclamado por el Gral. PLUTARCO ELÍAS CALLES, para desconocer al Gobierno de don VENUSTIANO CARRANZA. De 1928 al 31, fue Director del Colegio Militar, cargo que volvió a ocupar de 1942 al 45 del ya Heroico Colegio Militar y es cuando tiene trato, cordial y atento con el Pentathlón Universitario. Con el Gobierno del Presidente Lic. Miguel Alemán Valdez (1946-52), fue Secretario. de la Defensa Nacional y después Director del Banco del Ejército. El Gral. Limón falleció el 25 de noviembre de 1988.

249

GENERAL DE DIVISIÓN LEOBARDO C. RUIZ CAMARILLO

De los años 1928 a 32, El Gral. Leobardo C. Ruiz fue Gobernador del Estado Libre y Soberano de Zacatecas y terminado el período gubernamental, fue nombrado Comandante de la Fuerza Aérea Mexicana y poco tiempo después, Director de Materiales de Guerra. El General de División Diplomado de Estado Mayor don Leobardo C. Ruiz en 1938, realiza actividades diplomáticas; es Embajador de nuestro país ante el Gobierno Francés y en 1947, agregado militar en la Embajada en Washington, EE.UU. En los años 1952 y 53, actúa como Embajador Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de México en el Perú. Fue condecorado por el Gobierno de Nicaragua. Regresa a México para hacerse cargo de la Dirección del Heroico Colegio Militar y es cuando tiene mayor acercamiento con el Pentathlón Universitario, Institución a la que le da apoyo y asesoría, labor que continúa haciendo, cuando es Inspector General de Ejército. Tuve la satisfacción de tratar con él varios asuntos del Pentathlón; le recuerdo amable, agradable, muy espontáneo, características que influyeron en mí, para tenerle mucha confianza. Cuando la Secretaría de la Defensa Nacional nos retiró la custodia del armamento que usábamos en nuestras prácticas militares, acudí a él, en demanda de ayuda para recuperarlo. En esa entrevista Mi Gral. Leobardo C. Ruiz, gastó un buen tiempo en explicarme detalladamente, la razón por las cuales no era conveniente realizar trámite alguno, mismo que no nos llevaría a resultados satisfactorios por el momento. Me retiré de sus oficinas, triste, convencido de sus palabras.

250

GENERAL DE DIVISIÓN E ING. TOMÁS SÁNCHEZ HERNÁNDEZ

HONOR A QUIEN HONOR MERECE “Don Tomás”, como le decíamos con mucho respeto y afecto, fue gran simpatizador de las actividades y de la Ideología del Pentathlón Universitario. Hombre inteligente, poseedor de amplia cultura, respetuoso, cabal y muy práctico. Le daba gran valor a su tiempo y era muy respetuoso del tiempo de los demás. Muy estricto: Una vez que llegamos un poco tarde, nos hizo entender el valor del tiempo y nos dio nueva cita. Mi Gral. Sánchez Hernández era el Jefe del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional y en esa época se había acordado que el Pentathlón dependiera de su Jefatura, motivo por el cual con bastante frecuencia le tratábamos. En su oficina nunca conocí lo que llamamos “hacer antesala”, era y nos hizo ser muy activos. Cuando ambos disponíamos de “tiempo” charlábamos un corto rato. Sus enseñanzas me fueron de incalculable valor. En el Gobierno del General Manuel Ávila Camacho, fue Subsecretario de Educación Pública. También destacó como Attaché Militar ante los Gobiernos de Francia y después de Grecia. De 1950 al 53, fue Director del Heroico Colegio Militar. Los que conocimos y tratamos a “Don Tomás”, al “Gran Gigante”, lo recordamos con mucho cariño; sus observaciones e indicaciones, fueron para el Pentathlón importante reforzamiento de nuestra organización, disciplina y en el alto concepto de nuestra responsabilidad.

251

GENERAL DE DIVISIÓN ANTONIO SÁNCHEZ ACEVEDO Otro gran amigo del Pentathlón con el que tuve cordiales relaciones, después de habernos tratado en forma curiosa la primera vez y quizá irrespetuosa por parte mía, en la segunda entrevista. El General Sánchez Acevedo fue Jefe del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional; pero le conocimos cuando fue el Comandante de la Primera Zona Militar, adscripción que teníamos en aquel entonces, por nuestras actividades con el Servicio Militar Nacional. Fui citado por mi Comandante, en sus oficinas en Palacio Nacional y tan pronto me presenté ante él, sentí fuerte impacto, más bien “cubetazo de agua helada”, que me dejó perplejo. Mi General, con marcada ira en el rostro y fuerza en sus palabras, me inquirió: “¿Qué acaso ustedes los del Pentathlón están locos?”, “¿Acaso creen ustedes, que los caballos son coches?”. Acababa de pasar el desfile del 20 de noviembre, con la participación del Pentathlón Universitario y a los muchachos de Caballería se les ocurrió poner en los cascos de los caballos, unas cubiertas de hule a las que llamaron “zapatos”, que por cubrir la herradura, era muy probable evitar que los caballos resbalaran en el pavimento, frente al Palacio Nacional cuando al galope realizaban sus actos ecuestres. Sin esperar contestación a lo interrogado, continuó mi General, sin modificar el mal talante, para culparnos de actos fraudulentos que se estaban cometiendo con la liberación de las cartillas del Servicio Militar Obligatorio, de los jóvenes bajo nuestro control. Cuando me fue posible hablar, le explique los motivos ya señalados, por los que usamos los “zapatos” y en cuanto a la segunda increpación, le pedí que me permitiera ir a mi oficina para traerle la documentación que comprobaría la rectitud y honestidad de nuestra Institución en el manejo de los conscriptos. Al respecto, se corrían rumores de un hecho verdadero, que realizaban vivales deshonestos, verdaderos truhanes, al falsificar sellos y firmas para hacer aparecer liberadas oficialmente las cartillas en cuestión, mediante suma considerable de dinero y para no levantar sospechas, citaban a los interesados en el vestíbulo del importante Hotel Regis de la Avenida Juárez. Durante la conversación observé que mi General, en varias ocasiones con sus dedos se frotaba en el área de la ingle derecha. Al día siguiente, fecha que me indicó para que le mostrara la documentación de referencia, después de la fehaciente comprobación del correcto control y manejo de las cartillas del S.M.N., me armé de mucho valor, temeroso; sí, muy temeroso de incurrir en grave falta, pero algo interno me impidió detenerme; puse sobre el escritorio, un tubo de pomada de Lassar y con palabras trémulas y recelosas dije: “Mi General, esta pomada es muy buena para la sarna”. Estrepitosa carcajada brotó del General y con agradable sonrisa me dijo: “Usted es de los míos, no se anda con rodeos”. Siempre conté con su apoyo y asesoría, frecuentemente me bromeaba y me ayudó en todos los trámites del Servicio Militar Nacional. Lamentable accidente automovilístico en la carretera México-Veracruz, le quitó la vida. El Pentathlón perdió un gran amigo.

252

GENERAL DE DIVISIÓN MODESTO A. GUINARD

(Fotografía tomada de la Revista El Legionario) Órgano de la Legión de Honor Mexicana.

En 1920, el Mayor Modesto A. Guinard está en combate contra los movimientos subversivos que buscan destruir el Gobierno Constitucionalista de don VENUSTIANO CARRANZA. Son tiempos muy difíciles, en Sonora se pelea contra la rebelión de don ADOLFO DE LA HUERTA, en Guerrero contra el Gral. ÁLVARO OBREGÓN, por mencionar algunos. Cuando don Venustiano Carranza se vio impelido a abandonar el Valle de México, mi Mayor Guinard le despeja el camino, derrotando al grupo de ametralladoras que lo bloqueaban, al mando del Coronel ÁNGEL ESCOBAR. Asimismo, cuando el Presidente de la República Gral. MANUEL ÁVILA CAMACHO les declara la guerra a Italia, Alemania y Japón, el General Guinard se distingue por bien preparar a los cuerpos bajo su mando, resaltando por su eficacia, el Grupo Especializado en Asalto, el Grupo de Paracaidistas y el de Exploradores Especiales. En 1944, es Jefe del Estado Mayor de la Primera División de Infantería, con sede en la Ciudad de Puebla, al mando del Sr. Gral. DONATO BRAVO IZQUIERDO. De 1952 a 1958, ocupó la Subsecretaría de la Defensa Nacional, época en que es mayor el contacto con nuestra Institución. El 26 de octubre de 1958, asistió junto con otros distinguidos personajes, a la inauguración del Centro Hípico del Pentathlón, en donde nos honró, izando nuestro lábaro patrio en el asta-bandera del centro ecuestre.

253

El general de división Modesto A. Guinard, en el Centro Hípico del Pentatlón iza nuestro lábaro patrio. Le acompaña el Comandante General del Pentathlón Dr. Jorge Hernández Ibarra y próximo ellos, el Jefe de la Sección Militar Lic. Juan Manuel Mendoza Chávez.

En 1963, fue el Comandante de la Zona Militar en Veracruz. Mi General de División Modesto A. Guinard, el soldado fiel, el militar humano que cuando fue Subsecretario se preocupó, lográndolo, para que todos aquellos militares ya jubilados, muchos de los que habían expuesto sus vidas en las luchas revolucionarias, las viudas y los hijos de los que cayeron en el cumplimiento del deber, todos ellos, tuvieran una pensión digna, que dejó atrás la ridícula y mísera pensión que recibían. Mi General Guinard, que ayudó en todo lo que pudo al Pentathlón, el buen hombre que nos brindo sincera amistad, me dejó muy gratos recuerdos: “Ustedes los del Pentathlón no deben nunca darse por vencidos, luchen por las causas nobles y que esa manifestación, sea siempre la que rija sus conductas”. 254

El General de División Modesto A. Guinard hace su llegada al Centro Hípico del Pentatlón, su rostro refleja la alegría del amigo. Atrás de él, el Comandante General de la Institución, recibe al pentathlónico Dr. Gustavo Baz.

GENERAL DE DIVISIÓN MATÍAS RAMOS SANTOS

(Fotografía tomada de la revista El Legionario) Órgano de la Legión de Honor Mexicana

255

Nació en El Salvador, Zacatecas, el 24 de febrero de 1891 y siendo muy joven se dedicó a la minería, donde se capacitó en el manejo de explosivos. El 18 de marzo de 1911, se incorpora como soldado a la lucha revolucionaria, bajo las órdenes del Capitán GERTRUDIS SÁNCHEZ. Matías Ramos, muestra su valor y pericia al dinamitar trenes y es por eso, que en poco tiempo, escala todos los grados militares y así en 1914 ya es Coronel, destacando en el ataque de la plaza de Matehuala, San Luis Potosí, bajo el mando del General EULALIO GUTIÉRREZ, de las tropas constitucionalistas. Es General de Brigada en 1915 y Comandante de las Brigadas “El Rayo” y “Félix U. Gómez”. En 1920 organiza brigadas para defender el estado de Coahuila y es nombrado Jefe de las Operaciones Militares en ese estado. En 1921 en una batalla es lesionado y por estar incapacitado se retira del activo, para reincorporarse en 1923. El Sr. Presidente de la República Gral. ÁLVARO OBREGÓN, lo comisiona para reclutar soldados en el estado de Zacatecas, y combatir a las tropas de la asonada delahuertista. En 1928 el Gral. Matías Ramos, ocupan varias jefaturas de operaciones militares como las de Nayarit, Oaxaca y Tamaulipas. En ese año, es nombrado Oficial Mayor de la Secretaría de Guerra y Marina, cargo que deja en 1929 para ser el Jefe de la Quinta Jefatura de Operaciones Militares en Chihuahua. Destaca en la defensa que hace de Ciudad Juárez que con solo 200 soldados, derrota al rebelde Gral. VALLE que mandaba 800 hombres. En ésta operación muestra además, habilidad diplomática al obtener la autorización del gobierno norteamericano, para pasar con sus soldados por territorio del vecino país y atacar al enemigo por otro lado, argumentando que de dar la batalla en Ciudad Juárez, bien se podrían lesionar o matar a ciudadanos norteamericanos. En junio de 1929, el Gral. de División Matías Ramos Santos es Subsecretario de Guerra y Marina, y para el 15 de septiembre de 1932, toma posesión como Gobernador Constitucional del Estado de Zacatecas. Fue Diputado al Congreso de la Unión, Inspector de los Ferrocarriles Nacionales y Presidente del Comité Federal del Partido Nacional Revolucionario. En el periodo 1952-1958, es Secretario de la Defensa Nacional y es cuando tiene trato con el Pentathlón Universitario. En mal día, recibí un citatorio de mi Gral. Matías Ramos para que acudiera a sus oficinas. Una voz amiga me informó: “Le llaman para regañarlo”, por lo que me hice acompañar con dos de nuestros fundadores, el Dr. JORGE JIMÉNEZ CANTÚ que era Secretario de Gobierno del Estado de México y el Dr. FIDEL RUIZ MORENO, que era Diputado Federal y Secretario General del Sindicato de Trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social. Mi General Ramos estaba mal informado sobre lo que era el Pentathlón y cuales eran sus metas. Todo quedó solucionado sin regaño alguno. Se le invitó para que mejor nos conociera, a visitar nuestro cuartel general e Internado Sección “A”, así como el Centro Hípico en Belén de la Flores. Su visita fue el 31 de julio de 1957; se recorrieron las instalaciones y pasó revista de nuestro personal. Aprovechamos para hacerle de su conocimiento la necesidad que ya teníamos, de cambiar nuestra bandera. Mi General Matías Ramos Santos, quedó satisfecho al conocer lo que el Pentathlón era y con breves palabras nos exhortó a seguir trabajando con el mismo ahínco y disciplina.

256

El general de división Matías Ramos Santos, Secretario de la Defensa Nacional, pasa revista al contingente del Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario. Le acompañan el Comandante General del Pentathlón Dr. Jorge Hernández Ibarra y el Comandante General “ad vitam”, Dr. Jorge Jiménez Cantú. Atrás de ellos con gorra cuartelera el Director del Internado Sección “A” Dr. Isauro Martínez Gálvez. Atrás el Lic. Federico Bracamontes Gálvez, Armando Rodríguez Morado y el Jefe de la Sección Deportiva del EMG. Natividad Varela Silva. (Fotografía tomada del Diario de México)

GENERAL BRIGADIER DANIEL ROLÓN VEGA

Nació en Huatusco, Veracruz, en 1894. En 1911 causó alta en el Cuerpo de Carabineros de Jalapa, Veracruz, cuerpo en el que destaca por su inteligencia. En 1919, fallece en la ciudad de Montevideo el vate nayarita AMADO NERVO. Su cadáver fue transportado a nuestro país, en una corbeta del Uruguay y recibido en el puerto de Veracruz. En un homenaje sin precedente en el puerto jarocho, el Oficial Daniel Rolón Vega, fue comisionado para expresar públicamente, el reconocimiento que el pueblo de México sentía por el país hermano, que bien supo amar a nuestro poeta. En 1926 es Mayor de Caballería y se desempeña como Secretario Particular del Sr. Gobernador del Estado de Guerrero, Ing. ENRIQUE R. MARTÍNEZ. Terminado ese cargo, se le encuadra en el 21 Regimiento de Caballería, bajo las órdenes del Gral. JOSÉ MARÍA DORANTES y en 1939 pertenece al 10º Regimiento de Caballería, emplazado en Salinas, San Luis Potosí, al mando del General de División MIGUEL ENRIQUEZ GUZMÁN. En esas fechas, el Teniente Coronel Daniel Rolón, 257

participa en los combates contra el Gral. SATURNINO CEDILLO, último militar que en aquella época se levantó en armas, contra el Gobierno del Gral. LÁZARO CÁRDENAS. Saturnino Cedillo fue miembro de una familia de revolucionarios, que pelearon en San Luis Potosí y Chihuahua. Él había sido Comandante de la Zona Militar de Michoacán, amigo del Gral. Lázaro Cárdenas a quien ayudo durante la campaña política. Fue Gobernador del Estado de San Luis Potosí y Secretario de Agricultura. Pero el Gral. Saturnino Cedillo se dejó seducir por el “Canto de las Sirenas”, al escuchar a miembros de una derecha muy radical, quienes entre otras cosas pretendían recuperar las compañías petroleras, recién expropiadas por el Presidente Cárdenas. Mi Teniente Coronel Rolón Vega en 1939, forma parte del ejército que ataca al insurrecto en su cuartel, la hacienda “las Palomas” en Guadalcázar, San Luis Potosí.

General Daniel Rolón Vega.

Derrotada la insurrección, el Coronel Daniel Rolón fue Jefe del Estado Mayor de la Zona Militar en Jalisco. En 1957 es Comandante del 44 Batallón de Infantería con sede en la ciudad de Pachuca, Hidalgo. En una zona conocida como Pachuquilla, construyó amplia y moderna pista de entrenamiento para los cuerpos de Infantería y stand de tiro para el entrenamiento con diversas armas. Al poco tiempo de la inauguración, mi Gral. Rolón invita al Pentathlón Universitario, para que cada domingo, a temprana hora enviara un contingente, generalmente una sección, la que era entrenada bajo la supervisión de los instructores del batallón. Personal de la Escuela de Reclutas y de la de Cadetes, acudieron cada domingo; los entrenamientos fueron duros, pero nuestro personal regresaba contento con esa nueva experiencia, además terminadas las actividades, en el comedor del batallón se les ofrecía una comida, en convivencia con los instructores. Mucho deploramos el que mi General Daniel Rolón Vega fuera comisionado al 30 Batallón de Infantería en Zacatecas, porque se terminaron los entrenamientos en Pachuca. Mi General Brigadier Daniel Rolón Vega falleció en 1961. 258

ASOCIACIÓN DEL HEROICO COLEGIO MILITAR

Fundadores de la Asociación del Heroico Colegio Militar. De izq. a der. , con los grados que tenían en 1847. Cabo José T. Cuellar, alumno Antonio Sola, teniente Fernando Poucel, quien fuera el primer Presidente de la Asociación y con el tiempo obtuvo el grado de General, alumno Ignacio Molina, alumno Cástulo García, alumno Esteban Zamora, alumno Vicente Herrera, alumno Santiago Hernández y alumno Ignacio Burgoa. (Fotografía tomada de la Revista Chapultepec de septiembre de 1957)

Nota: El COLEGIO MILITAR a partir del 20 de noviembre de 1949 se denominó HEROICO COLEGIO MILITAR. La Asociación del Heroico Colegio Militar fue fundada en 1871 en la Ciudad de México. La fundaron un grupo de valientes defensores de la patria, que sobrevivieron en la batalla del Castillo de Chapultepec, en 1847. La Asociación del Heroico Colegio Militar, tiene como objetivo velar porque se conserven todas las tradiciones, emanadas de la heroica defensa del Castillo de Chapultepec y exaltar a aquellos Niños Héroes, que con su vida escribieron las páginas más puras de nuestra historia y que por ahora, son símbolo en la defensa de nuestra nacionalidad; epopeya que con sangre nos señalaron cómo es el sagrado amor por la patria. Cuando el Sr. Presidente de la República don ADOLFO RUIZ CORTINES inició su Gobierno, decretó que los días 13 de cada mes, se le rindiera homenaje a esos Niños Héroes 259

de Chapultepec, homenaje que se efectúa ante el Monumento de los Defensores de la Patria en 1847, situado en el Bosque de Chapultepec. El 13 de julio de 1958, acudió por vez primera una sección de cadetes de Infantería de la Escuela de Cadetes del Pentathlón Universitario, ante ese altar de la patria, para que con una guardia, les rindiéramos homenaje a nuestros héroes. Por la noche, a invitación del Sr. Presidente de la Asociación del Heroico Colegio Militar, Coronel e Ing. JOSÉ MANUEL CHÁVARRI (1951-1958), acudimos a un “vino de honor”, en las instalaciones de la Asociación. Asistí en mi calidad de Jefe de la Institución, acompañado por el Jefe de la Sección Militar, Comte. Instr. Lic. JOSÉ MANUEL MENDOZA CHÁVEZ. Honrosa distinción para el Pentathlón Deportivo Militar Universitario al considerársele como miembro honorario; hecho que mostró la empatía de sus distinguidos miembros con la juventud de nuestra Institución. En esa encomiable reunión, se le obsequiaron al Pentathlón, tres ejemplares de la novela histórica titulada “Cuando el Águila Perdió sus Alas”, del escritor guanajuatense FERNANDO ROBLES (1897-1974), obra que describe la ignominiosa invasión que culminó con el desgajamiento de nuestro territorio. Además, se nos obsequiaron varios ejemplares de la Revista “Chapultepec”, Órgano Oficial de la Asociación del Heroico Colegio Militar. Toda esta riqueza histórico-literaria, fue depositada en la biblioteca del Internado Sección “A” del Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario

260

Primer monumento erigido en memoria de los Niños Héroes en Chapultepec, cercano al pié “Caballero Alto”, del Cerro del Chapulín, lugar donde cayó el cuerpo inerte del cadete nayarita de 17 años JUAN ESCUTIA, envuelto con el sudario de nuestro lábaro patrio.

Magno monumento a los defensores de la patria en 1847

261

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful