CAPÍTULO IX LAS ZONAS DEL PENTATHLÓN Dr.

Jorge Hernández Ibarra El CÓDIGO FUNDAMENTAL del PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITARIZADO UNIVERSITARIO, en el apartado “De las Zonas”, en cuatro artículos dispone lo correspondiente, para formar grupos de la Institución en la República Mexicana. ARTÍCULO 46.- El Pentathlón en las diversas zonas de la República Mexicana, lo integrarán jóvenes que simpaticen y lleven a cabo las finalidades del Pentathlón Deportivo Militar Universitario de la Ciudad de México. ARTÍCULO 47.- Serán autónomos en su régimen interno dependiendo del Estado Mayor General, en lo que concierne a disposiciones generales. ARTÍCULO 48.- Para ser reconocidos por el Estado Mayor General, deberán regirse por el presente Código, aceptándolo en todas sus partes. ARTÍCULO 49.- Los Pentathlones de zonas deberán estar siempre en contacto con el Estado Mayor General, para lo cual periódicamente mandarán un informe. Antes de cumplir un año de fundado el Pentathlón en la Ciudad de México, un grupo de estudiantes de la UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE GUADALAJARA, simpatizantes con la Institución y sus principios, solicitaron la autorización, que les fue concedida, para fundar el PENTATHLÓN ZONA JALISCO. Pocos días después se creó el PENTATHLÓN ZONA PUEBLA; y en corto tiempo se constituyeron las ZONAS de SINALOA, TAMAULIPAS, SONORA, NUEVO LEÓN, ESTADO DE MÉXICO, CHIHUAHUA, etc. En el presente capítulo no pretendo relatar la historia de cada una de las zonas, me es imposible por obvias razones y simplemente les presentaré la aportación testimonial de circunstancias o hechos, que nos relacionaron, en el periodo de los años 1939 a 1966. Durante los primeros quince años de la vida del Pentathlón de la Ciudad de México, sus relaciones con las zonas establecidas, fueron muy pobres. Visitas ocasionales por unos cuantos días, que realizaban algunos de los comandantes de zona, fueron el mayor contacto. Me recuerdo que una vez vino el Comandante del PENTATHLÓN ZONA SONORA, ÁNGEL SOLARES a quien apodaban “Pulgarcito”, y en varias ocasiones observé que nos visitaba el Comandante del PENTATHLÓN ZONA SINALOA, el profesor FRANCISCO MENDOZA PINZÓN. Se tenían referencias de dos importantes zonas, en las que sus comandantes realizaban un juicioso y mesurado trabajo en beneficio de las mismas, me estoy refiriendo al Comandante FEDERICO DINGLER G. Jefe del PENTATHLÓN ZONA COAHUILA, con sede en la ciudad de Torreón y al Comandante Dr. MANUEL TREVIÑO MONTERO, del PENTATHLÓN ZONA NUEVO LEÓN, con sede en la ciudad de Monterrey. 196

Otras dos zonas que habían destacado sobremanera, eran el PENTATHLÓN ZONA TAMAULIPAS al mando del diligente Comandante Dr. JOSÉ SIERRA FLORES, con sede en la ciudad de Tampico, y la primera zona que se había constituido, el PENTATHLÓN ZONA JALISCO conducida brillantemente por el Lic. ANTONIO LEAÑO ÁLVAREZ DEL CASTILLO, cuya sede es la ciudad de Guadalajara. Favorables circunstancias acudieron al Pentathlón; el Comandante Dr. José Sierra Flores se trasladó por varios meses a la Ciudad de México, para realizar estudios de especialización de su profesión, en el Instituto de Cardiología y en el Instituto de Enfermedades de la Nutrición, por lo que en sus tiempos libres acudía al cuartel del Pentathlón. También acudió en dos o tres ocasiones por esas fechas, el Comandante del Pentathlón en Sinaloa, el Prof. Francisco Mendoza Pinzón. Los tres jefes de Pentathlones, tuvimos la oportunidad de platicar en numerosas ocasiones, nos comentábamos los problemas que teníamos, hicimos reflexiones y hasta encontramos soluciones, que aplicadas a los programas que realizábamos en nuestros grupos, les fueron muy útiles al Pentathlón. El Dr. José Sierra Flores tuvo la idea, que llevamos a cabo, para reunirnos periódicamente; pero ya con todos los comandantes de la Institución. Así fue como iniciamos los coloquios periódicos entre los jefes. Acordé llamarles convenciones ya que este titulado, compaginaba con nuestros intereses, hacer una reunión de jefes de la Institución para “convenir” o acordar acciones que nos llevaran a óptimos resultados.

I Convención Nacional de Jefes del Pentathlón, celebrada en 1956. De Izq. a Der., sentados: Ramírez, Rodríguez Rebolloso, Varela Silva, Mendoza Chávez, Hernández Ibarra, Sierra Flores, Álvarez Castro, Martínez Gálvez. De pié: Uniformado P.M., González Vallejo, uniforme oscuro y con gafas, Mendoza Pinzón, atrás de él, con flecha sobre su cabeza, Héctor Arias Fuentes. Después del nicho de la bandera, con uniforme claro, Treviño Montero, de traje oscuro, Govea Álvarez del Castillo. Les recuerdo que mi memoria es muy flaca , por lo que pido mil disculpas por no mencionar al resto de participantes, presentes en la fotografía.

197

PRIMERA CONVENCIÓN NACIONAL DE JEFES DEL PENTATHLÓN La Convención se caracterizó por el dinamismo que le imprimieron sus participantes. Desde su inicio, acordamos que actuaríamos con la VERDAD, manifestada exenta de cualesquier excusa, pues si no nos manifestábamos llanamente, si alguno de nosotros guardaba silencio por así convenirle, estaría en una forma sofisticada de una mentira. Contribuyó también al éxito de la Convención, el hecho de que nos conducimos con LIBERTAD, conscientes de que la libertad es la facultad que todos tenemos para elegir nuestras propias líneas de conducta, de tal manera que especificamos muy claramente, que era ineludible compromiso u obligación, el respetar la libertad del prójimo, en base de que nuestra libertad termina, donde empieza la libertad del otro. A esta Primera Convención únicamente asistieron CINCO ZONAS: NUEVO LEÓN, SAN LUIS POTOSÍ, SINALOA, TABASCO, TAMAULIPAS y el PENTATHLÓN DE LA CIUDAD DE MÉXICO, al que se le empezó a llamar ZONA CENTRAL, que fue la sede de la Convención (página 74). Con las consideraciones ya mencionadas, hubo intercambio de experiencias, manifestamos nuestros criterios y programamos acciones para un Pentathlón más sólido, más unido, que realizara un trabajo más eficaz y obviamente estrechamos nuestras relaciones de amistad. Ahí estuvo el gran acierto de nuestra Convención. Dentro del programa de la Convención, destacaron las dos conferencias que impartió el Comandante “ad vitam” de la Institución Dr. JORGE JIMÉNEZ CANTÚ (página 11), que las expuso los días 5 y 6 de diciembre de 1956 (páginas 26 a la 39). Entusiasmados por el éxito de la Convención, el Comandante General y el Estado Mayor General del Pentathlón Universitario, dispusimos que para un buen control de las subsiguientes reuniones, todo debiera estar englobado en un DEPARTAMENTO DE ZONAS, para coordinar todos los trabajos. El Comandante del PENTATHLÓN ZONA TAMAULIPAS, Dr. JOSÉ SIERRA FLORES, fue nombrado Jefe de ese Departamento, cargo que desempeñó con mucha eficacia. SEGUNDA CONVENCIÓN NACIONAL DE JEFES DEL PENTATHLÓN Se realizó en la ciudad de TORREÓN, sede del PENTATHLÓN ZONA COAHUILA. Otro éxito inusitado, logrado por todo el Pentathlón de la Zona, dirigido por el Comandante de Zona: FEDERICO DINGLER G., el Subcomandante RODOLFO RUELAS y el Estado Mayor de la Zona, donde destacó el que fuera instructor de la Escuela de Reclutas y Jefe del Grupo de Comandos del Pentathlón Ciudad de México, MARGARITO SILVA ORDUÑA. La Convención se llevó a cabo del 23 al 25 de mayo de 1958 y ya se reunieron DOCE ZONAS: el PENTATHLÓN DE LA CIUDAD DE MÉXICO, CHIHUAHUA, JALISCO, MICHOACÁN, NUEVO LEÓN, PUEBLA, QUERÉTARO, SAN LUIS POTOSÍ, SINALOA, SONORA, TABASCO, y la anfitriona la ZONA de COAHUILA. Los temas preponderantes de la reunión fueron de los Estados Mayores de las Zonas. Se insistió en el ejercicio de la disciplina pentathlónica, acorde con los reglamentos militares vigentes y de como alcanzar una mejor preparación física. 198

En coloquio, durante la II Convención Nacional de Jefes del Pentathlón De izq. a der. Comandante de la Zona de Coahuila Federico Dingler, un miembro del EMZ., el Comandante General Dr. Jorge Hernández Ibarra y el Lic. Sergio Álvarez Castro del EMG.

La Zona de Coahuila realizó diversos eventos con motivo de la convención. Uno de ellos fue la ceremonia en donde se hizo la reposición de su bandera guión, emotivo acto que culminó con la jura de bandera del reclutamiento en turno. La Comandancia General y el Estado Mayor General del Pentathlón, otorgaron el 26 de octubre de 1958, al Comandante de la Zona, Federico Dingler, la Condecoración del Mérito al Trabajo, por la brillante y bien organizada II Convención. Las relaciones continuaron su productiva marcha; el 31 de mayo de 1959, asistieron varias zonas a la ceremonia de jura de bandera del Reclutamiento Nº 20, ceremonia que se efectuó en el parque deportivo San Isidro, de la ciudad de Torreón. Juraron CUATRO COMPAÑÍAS de Reclutas. El Subcomandante del Pentathlón Ing. JORGE GILLING CABRERA, con la representación del Comandante General Dr. Jorge Hernández Ibarra, les tomó la protesta y les dirigió las siguientes palabras: “El Pentathlón Universitario, cumple una cita más con el destino de la Patria”. “Cada vez que en algún punto del Territorio Nacional un grupo de esa realidad del presente, que es la juventud del Pentathlón, protesta fidelidad y veneración a la Enseña Patria, México se acercará al más alto sitio, destinado para él, en el concierto de las jóvenes naciones de América. Porque podemos asegurar, que cada recluta del Pentathlón al Jurar Bandera, es ya un ciudadano digno, sabedor de sus derechos y conciente de sus obligaciones cívicas; siempre dispuesto hasta el sacrificio en beneficio de la familia, de la sociedad en que vive”.---“JÓVENES DEL PENTATHLÓN”:--- “Al pronunciar esta

199

protesta con vuestras voces, vibrantes de emoción y al pasar bajo la gloriosa Enseña, que amorosamente besa vuestras sienes, ya sois seres diferentes. Tenéis la obligación de ser siempre los mejores, en cualquier sitio y circunstancia en que os encontréis, para poder así cumplir nuestra finalidad suprema: ¡LA GRANDEZA DE LA PATRIA!” “PUEBLO DE MÉXICO”: ---“Podéis confiar en este grupo selecto de nuestra juventud, es el patrimonio más valioso del país, en sus manos esta el futuro. Tened fe en ellos y al amanecer del nuevo día, será la más bella realidad de nuestra Patria”. Por esas fechas se efectuó un torneo cuadrangular de basquetbol en la ciudad de Gómez Palacio, Dgo., en donde participaron el equipo del Pentathlón de la Ciudad de México y el de la Zona de Coahuila. Hospitalidad, competencias y amistad, fue lo relevante; pero por parte de la afición gomezpalatina hubo una aceptación apoteósica y ovaciones para ambos equipos, no tanto por lo deportivo, sino por estar representando al Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario. Cuando renuncié como Jefe Nacional del P.D.M.U., la Comandancia y el Estado Mayor de la Zona de Coahuila, me distinguieron designándome REPRESENTANTE OFICIAL DE LA ZONA DE COAHUILA, ante el Estado Mayor General del Pentathlón.

Primer Comandante de Cadetes de Infantería FEDERICO DINGLER G. Comandante del PENTATHLÓN ZONA COAHUILA

El Comandante Federico Dingler fue un capaz pentathlónico, ameritado por su total entrega a la Institución en el Estado de Coahuila. Su labor se hizo tradición de un espíritu impulsor en todo lo que le fuera benéfico a la juventud del Pentathlón. Hombre de cortés y de generoso trato. Todos los que te conocimos, Federico, te recordamos con mucho cariño y sabemos que ahora estas, descansando, en el sitio de los grandes benefactores de la Patria.

200

El Comandante General del P.D.M:U. felicita al Comandante del Pentathlón Zona Coahuila, Por haberse hecho acreedor a la Condecoración del Mérito al Trabajo Pentathlónico.

Nuestro reconocimiento al Pentathlón Zona Coahuila y a los habitantes de la ciudad de Torreón, por las numerosas manifestaciones de amistad y distinciones para todos los que asistimos a la convención. En avenidas y calles principales se colocaron mamparas en las que nos deseaban agradable estancia en la ciudad y éxito en nuestra convención. Algunos de los comandantes fuimos entrevistados en la radiodifusora local, así como por periodistas del diario de Torreón. Fue una gran fiesta pentathlónica.

201

Memorable fotografía que muestra muy satisfechos a los asistentes a la Segunda Convención de Jefes del Pentathlón, realizada en la ciudad de Torreón

TERCERA CONVENCIÓN NACIONAL DE JEFES DEL PENTATHLÓN La ZONA DEL PENTATHLÓN DE NUEVO LEÓN, con sede en la ciudad de Monterrey, fue la anfitriona del importante evento pentathlónico, que se realizó del 2 al 4 de octubre de 1959. Fue una Convención muy bien organizada por el Comandante de la Zona Dr. MANUEL TREVIÑO MONTERO y el Subcomandante TEODORO LOZANO y realizada con dinámico entusiasmo por los integrantes del Pentathlón Zona Nuevo León. Asistieron NUEVE ZONAS: CHIHUAHUA, COAHUILA, JALISCO, MÉXICO D.F., NUEVO LEÓN, PUEBLA, QUERÉTARO, SAN LUIS POTOSÍ y SONORA. La inauguración fue muy solemne, se realizó en el Salón Verde del Palacio de Gobierno, con la asistencia del Sr. Gobernador del Estado, Lic. RAÚL RANGEL FRÍAS. El Comandante de la Zona, Dr. Manuel Treviño Montero hizo uso de la palabra para darles a todos los convencionistas la bienvenida y expresó lo siguiente: “Nuestro Excomandante General, Dr. Jorge Hernández Ibarra, tuvo la acertada idea de iniciar estas reuniones anuales de todos los jefes que encabezan los grupos del Pentathlón en diferentes estados de nuestra República, y acertada también y encomiable es la labor de nuestros actuales dirigentes que han sabido continuar esa trayectoria iniciada por él, luchando constantemente porque estas reuniones se sigan verificando”.

202

“En ellas tenemos la oportunidad de convivir, toda la familia pentathlónica mexicana, y al mismo tiempo, conocer recíprocamente los problemas e inquietudes, proyectos y esperanzas de todas y cada una de nuestras zonas”. “Al iniciar hoy la III Convención Nacional de Jefes del Pentathlón en esta ciudad, que ha sido honrosamente designada sede de la misma, nos es muy grato ofrecer, en la medida de nuestras posibilidades, a todos los convencionistas aquí reunidos, una pequeña muestra de nuestros esfuerzos para hacer placentera su estancia en esta ciudad. Conocemos el espíritu que los impulsa para honrarnos con su presencia, y sabemos el sacrificio que implica para algunos de los presentes el poder acompañarnos”. “Hacemos los votos más fervientes por que esta convención sea fructífera en todos sus aspectos; porque sirva de aliciente en el ideal que nos anima y por que se encuentre solución adecuada a los múltiples problemas que nos afectan”

.
Inauguración de los trabajos de la Tercera Convención Nacional de Jefes del Pentathlón En el presidium de izq. a der.: El Sr. Gobernador del Estado de Nuevo león, Lic. Raúl Rangel Frías, el Jefe del Estado Mayor General Lic. Sergio Álvarez Castro que llevó la representación del Comandante General de la Institución Ing. Jorge Gilling Cabrera, y el Comandante de la Zona de Nuevo León, Dr. Manuel Treviño Montero.

En esta Convención, se constituyeron comisiones dictaminadoras para analizar los proyectos presentados. Dichas comisiones estuvieron integradas por los jefes de los Estados Mayores de las Zonas quienes aceptaron los acuerdos y posteriormente se dictaminó con el Estado Mayor General. Una de las ponencias aceptadas lo fue la presentada por la ZONA

203

DE PUEBLA, en donde todo el Pentathlón de la República participaría en la Campaña Nacional de Alfabetización. La convención fue clausurada después de solemne ceremonia en donde se le entregó a la Zona su nueva bandera guión. Tras esta convención, ya se vislumbra la realidad de un Pentathlón Nacional más unido. BOSQUEJO HISTÓRICO DE OTRAS ZONAS DEL PENTATHLÓN PENTATHLÓN ZONA JALISCO

Lic. Antonio Leaño Álvarez del Castillo. Fundador y Primer Comandante de Zona en Jalisco.

El Pentathlón del Estado de Jalisco nació también como el de la Ciudad de México, en una universidad. Su fundación data del 17 de agosto de 1939 y sus integrantes eran estudiantes de la primera universidad privada del país, universidad que se había constituido apenas unos años antes, se trata de la UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE GUADALAJARA. Formaron el grupo fundador: ANGEL LEAÑO ÁLVAREZ DEL CASTILLO, ROBERTO FRANCO RUIZ, LUCIO FRANCO RUIZ, BENJAMÍN RON MONROY, MIGUEL SOTOMAYOR REYES, FERNANDO J. VALENCIA GUZMÁN y el Primer Comandante de la Zona ANTONIO LEAÑO ÁLVAREZ DEL CASTILLO, quien después sería Rector Vitalicio de la Universidad. El Lic. Antonio Leaño Álvarez del Castillo, siempre ocupó significativo lugar en la Zona, por la extraordinaria labor que desarrolló en beneficio del Pentathlón. La Zona de Jalisco siempre se ha caracterizado por ser un grupo destacado, diligente, siempre en

204

beneficio de la juventud tapatía, juventud dinámica, entusiasta y de mucha fibra. El Lic. Antonio Leaño Álvarez del Castillo, falleció el 3 de julio del 2010, a la edad de 94 años. En 1943, año en que yo era recluta del Pentathlón de la Ciudad de México, conocí al Comandante de la Zona Jalisco, ROMUALDO CABEZA DE VACA CURIEL, hombre agradable que mostraba bien cimentada la ideología pentathlónica; muere en 1962. Han bien dirigido los destinos de la Zona los jefes: JAVIER PINTO CASTRO, MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ, MARTÍN DE LA ROSA LIMÓN y el Dr. ÁNGEL RODRÍGUEZ LINO quien tuvo el acierto de crear el PENTATHLÓN MENOR de la Zona. En la Segunda Convención de Jefes del Pentathlón, realizada en la ciudad de Torreón, destacó la Zona de Jalisco con excelentes trabajos y cuando tomó el mando del Pentathlón de la Ciudad de México, el Ing. Jorge Gilling Cabrera, en 1959, una distinguida comisión de la Zona estuvo presente. En el Internado del Pentathlón Sección “A”, recibimos a un pequeño grupo de pentathlónicos de la Zona Jalisco, que pretendían constituir el PENTATHLÓN CAMPESINO. Eran muchachos sanos, muy fuertes, todos ellos gente de campo, que rápidamente hicieron amistad con nosotros. Por problemas económicos, se vieron en la necesidad de trabajar en la Ciudad de México. LORENZO AGUILAR VILLALVAZO era el que dirigía al grupo y se les presentó la oportunidad de trabajar en estudios cinematográficos. Por dominar a la perfección el manejo de caballos, se les empleó como extras de cine, para que realizaran las escenas violentas y peligrosas de tipo ecuestre. No pudieron regresar a su estado natal a organizar el Pentathlón Campesino.

En el año 2005, el Comandante General del P.D.M.U. Lic. Ángel Gutiérrez González y el fundador y primer comandante Del Pentathlón Zona Jalisco, Lic. Antonio Leaño Álvarez del Castillo, al centro de la fotografía. (Tomada de la revista Insignia Nº. 42.

205

PENTATHLÓN ZONA SINALOA La ZONA SINALOA DEL PENTATHLÓN DEPORTIVO MILITARIZADO UNIVERSITARIO, con sede en la capital del Estado, es la cuarta zona que nace en una universidad, la UNIVERSIDAD DE SINALOA. Desde sus inicios fue una zona muy activa, su Comandante el profesor FRANCISCO MENDOZA PINZÓN, fue factor determinante en la significación de la Zona. Supo aglutinar los valores físicos e intelectuales de la juventud sinaloense con los de los profesores de la Universidad. Mendoza Pinzón, además de bien coordinar las actividades del Pentathlón con las universitarias, tuvo buen acierto al llevar relaciones cordiales con las autoridades gubernamentales y en forma muy especial con los integrantes de la Zona Militar. El Jefe de la Zona de Sinaloa, Comandante y profesor de Educación Física Francisco Mendoza Pinzón, fue un hombre de regia personalidad. Serio, congruente en todos sus actos, hombre que siempre iba al grano, eliminaba los rodeos, hombre de mucha fibra, siempre activo, de razonamientos lógicos que bien fundamentaba; era de palabra convincente. Todas estas características con algunas otras que escapan a mi memoria, se reflejaron o repercutieron en la buena marcha del Pentathlón Zona Sinaloa. El Prof. Mendoza pinzón con relativa frecuencia nos hacía visitas, observaba cómo trabajábamos, nos hacía observaciones; pero eso sí, hacía un buen bagaje pentathlónico y se regresaba a Culiacán. Le traté cuando yo era Director de la Escuela de Reclutas, de inmediato me impactó su norteña franqueza, por lo que nos hicimos buenos amigos. Reitero en este espacio, que la agradable convivencia que llevamos el Prof. Mendoza Pinzón, su servidor y el dinámico Dr. José Sierra Flores, Comandante de la Zona de Tamaulipas, fue importante factor, para un Pentathlón más firme y unido en nuestro país. En la Primera Convención de Jefes del Pentathlón, celebrada en la Ciudad de México, el Comandante Prof. Mendoza Pinzón presentó interesante ponencia, que en cierta forma sugería un agregado al Código Fundamental, o una modificación a la estructura del mismo. Ponencia que le llevó muchos meses de trabajo, en la que colaboraron magistrados y profesores especializados de la Universidad. De haber tenido favorable aceptación la ponencia, es muy probable que el Pentathlón se hubiera evitado los problemas que años más adelante se le presentaron. Dada la importancia de la ponencia, creímos conveniente con antelación a su discusión, presentársela al Comandante General “ad vitam” Dr. JORGE JIMÉNEZ CANTÚ, por haber sido él, principal coautor del Código Fundamental. El Dr. Jiménez Cantú nos manifestó que no era necesario hacerle modificación o adición al Código, pues hasta la fecha había muy bien funcionado con sus enunciados. ANÉCDOTA DE UN BUEN AMIGO Y EJEMPLAR NIÑERO.- Quiero compartir con ustedes esta anécdota de la íntima amistad que llevábamos el Prof. Mendoza Pinzón y su servidor. Resulta que jugando frontenis, el Prof. Mendoza sufrió fuerte contusión en uno de sus ojos, dejándole entre otras secuelas, molesta fotofobia que le obligaba al uso casi constante de lentes oscuros para atenuarla. Aprovechando una larga estancia en la Ciudad de México le practiqué intervención quirúrgica, misma que nos dio buenos resultados. Tenía que estar hospitalizado por varios días en el Hospital Francés, y en uno de esos días, la persona que me auxiliaba en el cuidado de mi pequeño hijo, de un poco más de un año, tuvo la urgente necesidad de salir de la ciudad, dejándome el problema de no tener 206

quien cuidara de mi hijo. Le hice el comentario al Prof. Mendoza Pinzón cuando acudí a practicarle la curación correspondiente. Francisco, con toda la tranquilidad que le caracterizaba en todas sus decisiones y sin darme oportunidad de otra opción, me indicó que él estaba en la mejor disposición y condición para ayudarme; me recuerdo de sus palabras: “Un amigo es como la sangre, acude sin que le llamen”. Considerando que la evolución del acto quirúrgico era buena y que el paciente aceptó que no haría esfuerzo alguno, le dí de Alta hospitalaria, lo trasladé con cuidado a mi domicilio, lo instalé cómodamente en una habitación, su cama al lado de la cuna del pequeño y se le reiteró la irrefutable consigna de cero esfuerzos. Parte de novedades: Todo, sin excepción, con buenos resultados. Parte humanitario: “La Güera”, como así le llamábamos a la chica que me auxiliaba, pronto regresó, por lo que le tocó convivir con el Prof. Mendoza Pinzón, y cuando mi Comandante regresó a Culiacán, le despedimos en la puerta de la casa. Unas lágrimas rodaron por las mejillas de “La Güera”, en un rostro entristecido, le oí que musitaba con tiernas palabras: “Lo voy a extrañar mucho, tan bueno que es”. El domingo 10 de agosto de 1957, en la Ceremonia efectuada en la explanada del Monumento a la Madre, el Comandante de la Zona de Sinaloa, Prof. Francisco Mendoza Pinzón, premió con la medalla correspondiente, al campeón del concurso de oratoria, AUGUSTO PONCE CORONADO.

El Comandante del Pentathlón Zona Sinaloa Prof. Francisco Mendoza Pinzón, hace entrega del diploma al campeón de oratoria Augusto Ponce Coronado. (Tomada del periódico Diario de México)

En 1959, el Comandante de la Zona de Sinaloa y su Jefe de Estado Mayor de Zona TOMÁS GONZÁLEZ VERDUZCO, otro brillante y muy positivo pentathlónico, acordaron enviar a la Ciudad de México, a un curso de capacitación, a su Director de la Escuela de Reclutas, el Suboficial de Cadetes de Infantería RAFAEL VALDÉS 207

AGUILAR. Buena decisión, pues conocimos a un brillante penta que convivió con nuestros directivos de la Escuela de Reclutas, el Comandante JESÚS IBARRA GARCÍA y el Subdirector de la misma Comandante HÉCTOR ÁRIAS FUENTES. Rafael Valdés Aguilar, estudiante de la Universidad de Sinaloa, sin fatuidad alguna nos mostró ser excelente pentathleta y capaz Director de la Escuela de Reclutas de Sinaloa. En 1961, tres miembros del grupo de alpinismo del Internado Sección “A” de la Ciudad de México MANUEL CORTÉS ALDANA, ANTONIO ROMERO y VICTOR BLANCO, planearon llevar a cabo extenso recorrido por las cimas de las montañas de la Península de Baja California. Se encontraban en Sinaloa y se les presentó serio problema económico que les impedía continuar. El Comandante de la Zona de Sinaloa, les prestó toda clase de ayudas, lo que les permitió realizar con éxito su meta. Así es un pentathleta. PENTATHLÓN ZONA PUEBLA La ZONA DE PUEBLA del Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario, fue la segunda zona en constituirse (página 19); el hecho tuvo lugar cuando el Pentathlón de la Ciudad de México, desfiló en la ciudad de Puebla, el 5 de mayo de 1939. Es el tercer grupo pentathlónico que nace en una universidad; pero por diversas causas al poco tiempo entró en receso, hasta que en el mes de abril de 1957, un grupo de diez entusiastas jóvenes poblanos, buscaron la reestructuración de la zona. El nuevo grupo pentathlónico, logró tener el apoyo del Sr. Rector de la UNIVERSIDAD DE PUEBLA, Dr. MANUEL S. SANTILLANA; además lograron también entusiasmar al Sr. Gobernador del Estado, Sr. FAUSTO M. ORTEGA. La Zona Militar les ayudó en la persona del Sr. Teniente Coronel ASCENCIO CALDERÓN. El Estado Mayor General del Pentathlón Universitario con profunda satisfacción reconoció el esfuerzo del nuevo grupo, por lo que se organizó la ceremonia del reconocimiento oficial en 1958. La Comandancia General designó al Jefe del E.M.G. JORGE GILLING CABRERA, al mando de una Compañía de Instructores de la Escuela de Reclutas, para que se trasladaran a la ciudad de Puebla, a llevar a cabo el reconocimiento. La Universidad de Puebla fue el escenario de la solemne ceremonia; acto seguido se les otorgó la bandera guión del Pentathlón, la que simboliza todos los ideales de la Institución. Todo el nuevo personal de la Zona protestó fidelidad al Pentalogo. En el Centro Escolar Niños Héroes, se realizó la ceremonia de jura de bandera del primer escalón de Cadetes del Pentathlón Zona Puebla. En festival atlético que desarrolló el nuevo personal, se puso de manifiesto la buena preparación adquirida y el entusiasmo y fibra de sus integrantes. Fue muy relevante la actuación del PENTATHLÓN FEMENINO, constituido por unas cuarenta jóvenes, muy entusiastas, activas, que indudablemente mostraron la gran importancia que tiene la integración de la mujer a nuestra Institución.

208

PENTATHLÓN ZONA TAMAULIPAS. Dr. Jorge Hernández Ibarra con información Del 2º Oficial de Art. Fernando Cerecedo González. La ZONA DEL PENTATHLÓN en TAMAULIPAS, desde sus inicios se caracterizó por constante actividad pentathlónica, buscando el desarrollo integral de su juventud. La sede de la Zona está en la ciudad de Tampico. Es probable que la Zona se fundara por el año de 1942 y uno de los fundadores y comandante de la misma, fue el Dr. JUAN GÓMEZ LEMUS, cuyo padre también médico, había sido alumno del Dr GUSTAVO BAZ. La Zona del Pentathlón tuvo el apoyo de la VIII Zona Militar, de la que era jefe el Sr. General de Brigada PASCUAL CORNEJO BRUN y de las autoridades portuarias al mando del Contralmirante ANTONIO VÁZQUEZ DEL MERCADO. Para el entrenamiento militar, tanto en orden disperso como en el cerrado, la Zona Militar les proporcionó armamento y asesoría; así como, en relación a lo marino, la Capitanía del Puerto, les dio gran ayuda. Hicieron prácticas de tiro en altamar, en simulacros de guerra, en los barcos cañoneros Durango y Querétaro. En abril de 1943, en la entrevista que tuvo el Sr. Presidente de la República Gral. Manuel Ávila Camacho, con el Sr. Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Franklin D. Roosevelt, en la ciudad de Monterrey, se le distinguió al Pentathlón Zona Tamaulipas, al participar en la valla que se les formó. En el Pentathlón Zona Tamaulipas se formaron muchos pentathlónicos que le dieron renombre a la Institución, mencionarlos a todos no me es posible, pero como ejemplo están: JORGE GILLING CABRERA quien fuera instructor y director de la Escuela de Reclutas en el Pentathlón de la Ciudad de México, notable jugador de futbol americano, impulsor del deporte en nuestro país y comandante general de la Institución (páginas 79/81), que junto con sus hermanos DAVID y GUILLERMO, se trasladaron a la Ciudad de México para realizar sus estudios profesionales. CARLOS DEGRES, quien participó en el rescate de los marinos del barco Faja de Oro, hundido por un submarino. De nuestro informante FERNANDO CERECEDO GONZÁLEZ, del que escribiré más adelante y de su compañero JOSE SIERRA FLORES. El Comandante de la Zona que yo traté, fue el Primer Comandante de Infantería Dr. JOSÉ SIERRA FLORES, el hombre idóneo para el brillante impulso de la Zona. José Sierra Flores nació el 7 de enero de 1928 en el puerto de Tampico. Estudió la carrera de medicina y le conozco cuando se traslada a la Ciudad de México, para hacer estudios de especialización en los famosos Institutos de Cardiología y en el de Enfermedades de la Nutrición. En el año de 1970, creó en la ciudad de Tampico la UNIVERSIDAD DEL NORESTE, de la que fue rector en dos periodos. Esta Universidad, en el año de 1997, le nombró Decano de la misma y por el excelente impulso que le dio a la carrera de medicina en la Universidad, el Consejo Universitario, dispuso que se le pusiera a esa Escuela, el nombre de “DR. JOSÉ SIERRA FLORES”. De éste inquieto pentathlónico, brotó la idea de reunir a los jefes de los Pentathlones de la República, después de valorar las grandes aportaciones que hicimos junto con el Prof. Mendoza Pinzón. 209

El Dr. Sierra Flores es hombre sencillo, respetuoso, prudente y tozudo; refleja un carácter independiente, pero es decidido y emprendedor. Es fácil detectar en él, su inclinación por ayudar a la juventud en su progreso (página 109) y su gran amor por su patria. Otra gran característica del Dr. Sierra Flores, es su notable sensibilidad artística, que en mucho ha manifestado en la música, en la poesía y la pintura. Es el autor de la bella alabanza poética y musical dedicada al Pentathlón Universitario, homenaje a nuestra Institución, que la hemos llevado al sagrado nicho de nuestros himnos; bello elogio que al cantarlo o al oírlo, saltan de nuestros cuerpos esas agradables sensaciones que involucran al amor y la alegría (página 84). Suman centenares sus canciones, mencionarlas todas me es imposible, pero sí, las más conocidas: “El Navegante”, “Mi Lindo Tampico”, “El Maderense”, “En Altamira Nací” y “El Labrador”. No debemos desconocer que en el terreno médico, ha escrito libros y trabajos sobre cirugía. Considerando todo lo anterior, se pueden ustedes explicar, el porqué fue acertada su designación en 1956, como Jefe del Departamento de Zonas. Enorme distancia geográfica nos separa del Comandante Dr. José Sierra Flores y quiero hacer patente ante ustedes, la gran admiración que le tenemos al extraordinario pentathlónico, que con sus inquietudes, con sus partituras, poemas y escritos bajo su brazo, siempre tiene ocupada su mente, buscando lo útil y lo mejor para ésta juventud; y en ese enorme corazón muy suyo, ha sabido muy bien guardar con cariño, a todos los que nos aceptó como sus amigos. “Pepe, al poner en palabras estas realidades, te damos las gracias por ser como eres”. El Segundo Oficial de Artillería FERNANDO CERECEDO GONZÁLEZ, nacido en mayo de 1929, cuando era estudiante del tercer año de secundaria, junto con su amigo José Sierra Flores que estudiaba el primer año de preparatoria, a invitación del Dr. Juan Gómez Lemus, ingresan al Pentathlón Zona Tamaulipas. Fernando me refiere que realizaban la instrucción militar y naval con mucho entusiasmo, y portaban con orgullo el uniforme de gala que se les había proporcionado. Lo que le llamó mucho la atención, fue el salvamento de los marinos de El Faja de Oro, hundimiento que se le atribuyó a un submarino alemán, así como el dragado que se realizó en el río Panuco para la protección de los barcos petroleros. . Cerecedo juró bandera el 24 de febrero de 1944 y manifestó su interés para que fuera integrado a la banda de guerra; tuvo que acudir para su adiestramiento, al 49 Batallón de Infantería de nuestro Ejército Nacional. Posteriormente llegó a ser el instructor de la banda del Pentathlón. En 1945 se traslada a la Ciudad de México con de deseo de ingresar al Colegio Militar, pero no lo logra e ingresa al Internado del Pentathlón Sección “A”, en calidad de medio interno y asignado a la banda de guerra bajo el mando del Instructor CARMONA y posteriormente con JUAN DOMINGUEZ y OTTO MORALES. Colabora con el Comandante General, Primer Comandante de Inf. Dr. JOSÉ URBANO BLANCHET CECEÑA, y es en esa época en que se hace acreedor al sobrenombre con el que es mejor conocido en el Pentathlón: “El Capitán Maravilla”. Por aquellos años, era muy conocida una historieta o tira, que se publicaba en un periódico los domingos del “Mago Maravilla”, personaje que con su mozo Lotario siempre realizaban actos en beneficio de la humanidad, lográndolos siempre y con éxito total.

210

Como Fernando Cerecedo resolvía todo lo que se le encargaba, sus compañeros empezaron a llamarle “Capitán Maravilla”, mote que perdura hasta la fecha. Se traslado a la ciudad de Guadalajara para estudiar en dos años, la carrera de piloto aviador, en la Escuela Militar de Aviación, en calidad de alumno oyente. Regresa al Pentathlón de la Ciudad de México, se da de Alta en el efímero Cuerpo de Artillería del Pentathlón, que dirigía el Comandante RICARDO RODRIGUEZ REBOLLOSO; Cuerpo que realizaba su entrenamiento en el Primer Regimiento de Artillería, del Ejército Mexicano, en San Juan Teotihuacan. Se adhiere a la invitación que hizo la Secretaría de la Defensa Nacional, para ser instructor en el Servicio Militar Nacional (páginas 194 y 195), por lo que en 1961 es Capitán Primero de Complemento en la División del Servicio Militar Nacional, bajo las órdenes del General Brigadier JESÚS GAYTÁN ESPARZA, siendo instructor por ocho años. Posteriormente se dedica a la aviación civil, laborando en Aeronaves de México y más tarde otro brillante pentathlonista el General de División Diplomado Piloto .Aviador, RAFAEL NAVARRO MENDOZA, le invita a colaborar en el Escuadrón 201.

PENTATHLÓN ZONA CHIHUAHUA En la ciudad de Chihuahua el 29 de julio de 1940, se fundó el PENTATHLÓN ZONA CHIHUAHUA, en el paraninfo del INSTITUTO CIENTÍFICO LITERARIO, que posteriormente sería la UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CHIHUAHUA. Fue una cincuentena de jóvenes, los que con mucho entusiasmo constituyeron el primer escalón de cadetes de la Institución. Muchos de ellos muy distinguidos; mencionaré a unos pocos: GONZALO GONZÁLEZ GAVALDÓN que se trasladó a la Ciudad de México a cursar la carrera de Ingeniería y que fue ejemplar miembro del Internado Sección “A” del Pentathlón de la Ciudad de México. Otro distinguido pentathleta lo fue RAFAEL NAVARRO MENDOZA, que en 1943 ocupo el cargo de Jefe del Estado Mayor de la Zona. Nace el 23 de noviembre de 1921, y

211

fallece el 24 de mayo del 2011. Fue un hombre muy activo que demostró en toda su vida que llevaba al Pentathlón en su corazón.

Rafael Navarro Mendoza, mucho amó a su patria

Rafael Navarro Mendoza pide licencia en la Institución, para ausentarse y estudiar la carrera piloto aviador en la Escuela Militar de Aviación en la ciudad de Guadalajara, Jal. Terminada, cursa estudios de postgrado en Francia, Italia y los Estados Unidos de Norteamérica. En la Escuela Superior de Guerra de nuestro país, obtiene el título de Diplomado de Estado Mayor Aéreo, y la licenciatura en Administración Militar. En su larga trayectoria militar fue profesor de Tácticas: General Aérea, de Aviación de Pelea, de Aviación de Bombardeo, de Aerotropas y de Aviación de Reconocimiento. Profesor de matemáticas, de Leyes y Reglamentos Militares, Civismo y Derecho Militar. Reconocido instructor de aviación en naves como la Beachcraft AT-11 y las Northamerican AT-6 y T-28. Por sus incuestionables méritos, alcanza el grado de GENERAL DE DIVISIÓN PILOTO AVIADOR, DIPLOMADO DEL ESTADO MAYOR AÉREO y LICENCIADO EN ADMINISTRACIÓN MILITAR. Desempeñó cargos muy importantes: Integrante como reemplazo del Escuadrón 201 en la Segunda Guerra Mundial, piloto de campañas contra el tráfico de enervantes, piloto de la IV Región Militar, de Bases y Aeródromos, así como Oficial de Operaciones del escuadrón de Entrenamiento Táctico. Comandante del Escuadrón Aéreo 209, del Escuadrón Mixto de Entrenamiento Táctico, de la Base Aérea Nº 5 en Zapopan, Jal. Ocupó numerosos jefaturas: Jefe del Curso de Aplicación y Adiestramiento Táctico, de la Sección Segunda del Estado Mayor Aéreo y después del Estado Mayor Aéreo. Fue Subdirector de la Escuela Militar de Aviación. Por sus conocimientos y el dominio de los idiomas inglés, italiano y francés, ocupó diversas comisiones internacionales, de las que destaco la visita al Estado de Israel para conocer su industria aérea y sus bases de defensa. Fue edecán de altos jefes militares que han participado en actividades en nuestro país, del subsecretario de la Fuerza Aérea Rusa en visita a México, así como en la del Sha de Irán. Se le han editado conferencias en las que participó así como libros, todos ellos sobre Tácticas Aéreas, sobre psicología del Mando, Aeropuertos, etc.

212

En reconocimiento a su labor fue condecorado con las medallas al Mérito Facultativo Militar, con la de Perseverancia Militar, la de la Legión de Honor, la de Al Mérito por el Gobierno del Estado Libre y Soberano de Tamaulipas y la Medalla de oro de la Dirección de Policía y Tránsito del Distrito Federal, por útil colaboración. Diplomas de mención honorífica, por haber actuado como observador en el conflicto de los países hermanos de Nicaragua y Costa Rica (1955), y por su destacada actuación en apoyo a la población civil, durante el desastre ocasionado por el ciclón “Inés”, en el Estado de Tamaulipas. Agregado Militar y Aéreo en la República del Perú, Coordinador en el puente aéreo con Nicaragua, durante el siniestro ocurrido en 1972. Miembro de la misión militar a Cuba en 1974 y 1976. Comisionado para visitar en los Estados Unidos de Norteamérica, las fábricas e instalaciones que reparaban los aviones de la Fuerza Aérea Mexicana. Nuestro pentathleta también se distinguió en el terreno deportivo, fue un buen jugador de futbol americano participando en la liga intermedia y con el equipo del Heroico Colegio Militar (1951), gustó también de practicar el futbol soccer, béisbol, natación y tiro. Mi General Piloto Aviador, miembro de las Reservas del Pentathlón, en 1977 ingresa a la Hermandad Pentathlónica. Al partir al más allá, el Pentathlón le rinde homenaje meritorio, pues toda su vida fue fructífera y es un gran ejemplo de coraje, constancia, fibra, trabajo, sencillez, honestidad, para alcanzar nuestras metas y por ende servir a nuestra patria.

213

PENTATHLÓN ZONA NAYARIT La ZONA DEL PENTATHLÓN en el Estado de NAYARIT fue creada por un gran pentathleta que de su Estado, vino a la Ciudad de México a estudiar la carrera de medicina; perteneció al Internado Sección “B” y ocupo varios cargos institucionales donde se distinguió por su eficacia. Fue Gobernador de su Estado, Senador de la República y actualmente, es el Presidente del Patronato del Hospital de Jesús de la Ciudad de México. Me estoy refiriendo al Comandante Dr. JULIÁN GASCÓN MERCADO (página 146), del que en el Capítulo VI de estas crónicas he hecho una corta y sencilla reseña de su vida pentathlónica, profesional y política.

Dr. Julián Gascón Mercado, distinguido pentathlonista que fundó en la ciudad de Tepic, El Pentathlón Zona Nayarit.

En 1947 fue fundada la Zona y la han dirigido el Profesor MANUEL CARRANZA, el Profesor VILLARREAL y el también profesor ANTONIO CAMARENA.

214

PENTATHLÓN ZONA TABASCO

Comandante del Pentathlón Zona Tabasco. Primer Oficial de Inf. Instr. Armando Govea Álvarez del Castillo (Fotografía cortesía de Ricardo Ruiz Sánchez)

El Primer Oficial de Infantería Instructor egresado de la Escuela de Reclutas del Pentathlón de la Ciudad de México ARMANDO GOVEA ÁLVAREZ DEL CASTILLO, tuvo a bien trabajar intensamente para fundar una zona en PARAÍSO, pequeña población del Estado de TABASCO, que por no existir algún otro grupo pentathlónico en el mismo, la consideramos sede del Pentathlón en Tabasco. Govea Álvarez del Castillo fue un instructor exigente, pero humano; astuto sin rayar en maquiavelismos. Hombre con características de un buen líder. Por razones de trabajo se tuvo que trasladar a la ciudad de Paraíso y en corto tiempo solicitó a la Comandancia General del P.D.M.U. el permiso para crear la zona. El 20 de noviembre de 1956 se inaugura la ZONA TABASCO del PENTATHLÓN UNIVERSITARIO, con un pequeño grupo de jóvenes que se distinguieron por su laboriosidad, fibra y aplicación a todos los programas que se asignaron. Al Comandante de la Zona, en una visita que nos hizo al cuartel general del Pentathlón, se le hizo notar que en los informes que había enviado al Estado Mayor General, no había ninguna señalización de uno de los puntos obligatorios para las zonas, y que era el de la reforestación. Con una seriedad extrema, el Jefe Govea, y después de pensar en silencio por un rato, dijo: “No cumplí con el programa señalado porque no tenía que cumplirlo. Si hacía la reforestación programada, mi Comandante, -“Me cuelgan”-, pues en Paraíso lo que sobran son árboles”. Por razones también de trabajo, se vio en la necesidad de trasladarse a otra población, por lo que presentó al Estado Mayor de la Zona su renuncia al cargo de Comandante de la Zona. Le substituyó el Sargento 1º de Infantería Instructor FRANCISCO SALAZAR, que también se había trasladado de México a Paraíso. Cuando el Sgto.1º Salazar renunció, hubieron seis meses sin jefe en la Zona, hasta que fue designado el Profesor VICTOR JESÚS SEGURA LÓPEZ. Más adelante el Jefe de la Zona Tabasco del Pentathlón lo fue el también profesor ALEJANDRO VOLTAIRE SUÁREZ.

215

PENTATHLÓN ZONA CHIAPAS Fueron tres chiapanecos miembros del Internado Sección “A” del P.D.M.U., JORGE GARCÍA SARMIENTO, HERMENEGILDO CASTILLO LÓPEZ y JORGE BAÑUELOS CHANONA, los que planearon crear la Zona del Pentathlón en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, con la idea de tener también un internado para estudiantes de las diferentes regiones del Estado de Chiapas. Estos tres pentathletas influyeron en el ánimo de jóvenes chiapanecos y así en marzo de 1959 se organizaron en dos comités para ese fin. El “Comité Pro-construcción del Internado Estudiantil Chiapaneco”, integrado principalmente por pentathlónicos de la Ciudad de México: JORGE GARCÍA SARMIENTO, CÉSAR ESQUINCA MUÑOA, HERMENEGILDO CASTILLO LÓPEZ, OSMÁN ORTIZ BARRIOS, JORGE BAÑUELOS CHANONA, ARTURO VALLS HERNÁNDEZ, MARTE RUIZ y JORGE ORTEGA. La mayoría de ellos, estudiantes en la Facultad de Derecho de la UNAM. El otro comité, se formó con jóvenes residentes en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, encabezados por JORGE NARVÁEZ DOMINGUEZ, FRANCISCO ORANTE, ADALBERTO CALDERÓN, RICARDO COUTIÑO y MARIO RUIZ. Su capacidad y entusiasmo les llevó a realizar meritorio trabajo, logrando convencer y hacer buenas relaciones con el Sr. Gobernador del Estado, Dr. SAMUEL LEÓN BRINDIS, y con el representante del Gobierno en la Ciudad de México, el Sr. Diputado ESTEBÁN CORZO BLANCO. Con la finalidad de que el pueblo chiapaneco conociera al Pentathlón, lograron obtener la invitación por parte del gobierno estatal, para que 45 elementos de la Escuela de Reclutas, al mando del Subdirector de la misma, el Oficial HÉCTOR ÁRIAS FUENTES, en mayo de 1959, se trasladaran a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez. La representación de la Comandancia General del P.D.M.U., le fue encomendad al 2º Comandante de Inf. Inst. Lic. JUAN MANUEL MENDOZA CHAVEZ. El contingente pentathlónico fue colocado a la vanguardia de la columna que desfiló por la ciudad, para conmemorar la batalla del 5 de mayo en la ciudad de Puebla. El Pentathlón fue muy aplaudido y admirado por parte de todos los chiapanecos y terminado el desfile, en la explanada frontal del Palacio de Gobierno, nuestros muchachos realizaron numerosos actos de tumbling, mostrando el buen adiestramiento y precisión deportiva, del grupo. Posteriormente, en otra representación atlética, los instructores de la Escuela de Reclutas, en la Cancha Matías de Córdoba, reafirmaron su buena condición física ante el numeroso público que les admiró. En este acto, el Sr. Gobernador Dr. Samuel León Brindis, le entregó al pentathlónico Jorge Narváez Domínguez, el plano del terreno que su gobierno cedía, para la construcción del Internado del Estudiante Chiapaneco. El domingo 30 de agosto de 1959, el Sr. Gobernador del Estado de Chiapas Dr. Samuel León Brindis, visitó las instalaciones del Pentathlón en la Cuidad de México. En su recorrido por el cuartel general, por el Internado Sección “A” y el Internado Sección “B”, así como por el cuartel de Caballería en donde fue atendido por el Comandante del Cuerpo SAÚL RUIZ, pudo constatar la eficacia y disciplina de una institución que actúa con autogobierno y carácter autónomo. No le quedó duda alguna de lo positivo de nuestra Institución, por lo que acordó colaborar en la fundación de una zona en su Estado y solicitó para que un grupo de instructores de la Escuela de Reclutas, se trasladara a la ciudad de 216

Tuxtla Gutiérrez, para realizar un intensivo programa de preparación de los jóvenes chiapanecos, que formarían el Pentathlón en Chiapas. Fueron seis instructores de la Escuela de Reclutas los que el 14 de septiembre de 1959 se trasladaron a Tuxtla Gutiérrez para dar cumplimiento al programa mencionado, que incluyó aspectos militares, deportivos y académicos, en un periodo de diez días. Los instructores realizaron exitoso trabajo y vivieron interesantes y agradables momentos con los jóvenes chiapanecos, pié veterano del Pentathlón Zona de Chiapas.

Buena mezcla de responsabilidad con insuperable fibra, que fue lo que hicieron nuestros instructores en Chiapas.

En nuestro cuadro de honor, en nuestra mente y como ejemplo del trabajo de grupo pentathlónico, están aquellos seis brillantes instructores de la Escuela de Reclutas: 2º Oficial de Inf. Inst. JORGE PIZAÑA ARANDA Sgto. 1º de Inf. Inst. HÉCTOR MORENO MONTAÑO Sgto. 2º de Inf. Inst. JOSÉ ÁNGEL MEZA HERNÁNDEZ Sgto. 2º de Inf. Inst. RAÚL RODRÍGUEZ NAVARRO Sgto. 2º de Inf. Inst. EDUARDO RANGEL FLORES Cadete de Inf. Inst. MIGUEL O. VALDÉZ PADILLA.

217

Es importante destacar que contaron con el interés y gran apoyo de las autoridades militares de la Zona, cuyo Comandante era el Sr. General de Brigada GUSTAVO LARRIVA Y ARÉVALO, con la notable colaboración del Sr. Lic. ALBERTO MARÍN BARREIRO, Director del INSTITUTO DE CIENCIAS Y ARTES DE CHIAPAS. En estas crónicas históricas, el Pentathlón hace patente una vez más, el reconocimiento a los esforzados pentathletas, hombres de fibra y mucho corazón, de gran capacidad y entusiasmo, que en una u otra forma intervinieron en la formación de la Zona.

Los instructores de la Escuela de Reclutas invitan a la juventud chiapaneca a formar el grupo del Pentathlón Zona Chiapas.

218

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful