P. 1
paro cardiaco

paro cardiaco

|Views: 123|Likes:

More info:

Published by: Andrés Felipe Yepes Osorio on Apr 30, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/08/2012

pdf

text

original

Capítulo 7.2: Tratamiento del paro cardiaco (Circulation. 2005;112:IV-58-IV-66.

) © 2005 American Heart Association Este suplemento especial de Circulation está disponible de forma gratuita en http://www.circulationaha.org DOI: 10.1161/CIRCULATIONAHA.105.166557
El paro cardiaco sin pulso se produce como consecuencia de cuatro ritmos posibles: fibrilación ventricular (FV), taquicardia ventricular (TV) rápida, actividad eléctrica sin pulso (AESP) y asistolia. La supervivencia a estos cuatro ritmos de paro exige tanto soporte vital básico (SVB) como soporte vital cardiovascular avanzado (SVCA). La base de la atención en el SVCA es la buena atención con SVB, que comienza con una RCP rápida y de buena calidad por parte de los testigos circunstanciales y, en el caso de la FV/TV sin pulso, con el intento de desfibrilación minutos después del síncope. Para una víctima de paro cardiaco por FV, la rapidez con que los testigos realicen la RCP y una desfibrilación temprana pueden aumentar significativamente las probabilidades de sobrevivir hasta el alta hospitalaria. Por el contrario, no se ha demostrado que otras técnicas típicas de SVCA, como la colocación de dispositivos avanzados para la vía aérea o el soporte farmacológico de la circulación, aumenten la tasa de supervivencia hasta el alta hospitalaria. En esta sección se detalla el cuidado general de los pacientes con paro cardiaco y se ofrece una visión general del algoritmo para paro cardiaco sin pulso del “Soporte vital cardiovascular avanzado”.

Vías de administración de los medicamentos: prioridades
Durante el paro cardiaco, la RCP básica y la desfibrilación temprana son fundamentales y la administración de fármacos tiene una importancia secundaria. Son pocos los fármacos para el tratamiento del paro cardiaco que están avalados por evidencias sólidas. Una vez iniciada la RCP y el intento de desfibrilación, los reanimadores pueden establecer una vía intravenosa (i.v.), considerar el tratamiento farmacológico y colocar un dispositivo avanzado para la vía aérea.

Infusión por vía central y periférica
El acceso vascular central no es necesario en la mayoría de los intentos de resucitación. Si no se ha establecido una vía intravenosa, el reanimador debe insertar un catéter venoso periférico de diámetro grande. Aunque en los adultos las concentraciones farmacológicas máximas son menores y los tiempos de circulación más prolongados cuando los fármacos se administran por vía periférica que con el acceso vascular central, establecer un acceso periférico no exige la interrupción de la RCP.1,2 En general, cuando se administran fármacos por medio de una vena periférica se necesitan de 1 a 2 minutos para que lleguen a la circulación central y menos tiempo si se administran mediante un acceso vascular central. Si se administra un fármaco para resucitación por vía venosa periférica, se debe hacer mediante una inyección en bolo y continuar con un bolo de 20 ml de líquido por vía i.v.

Eleve la extremidad durante 10 a 20 segundos para facilitar la llegada del fármaco a la circulación central.3 La canulación intraósea (i.o.) da acceso a un plexo venoso no colapsable, lo cual permite un transporte del fármaco similar al que se logra con el acceso vascular central. Dos ensayos prospectivos (Nivel de evidencia 3), realizados en niños4 y adultos,5 y otros seis estudios (Nivel de evidencia 46; Nivel de evidencia 57–9; Nivel de evidencia 710,11) documentaron que el acceso i.o. es seguro y efectivo para la resucitación con líquidos, la administración de fármacos y la toma de muestras de sangre para realizar análisis de laboratorio, y se puede practicar en todos los grupos de edad. Los proveedores de SVCA pueden establecer un acceso i.o. si no se dispone de un acceso i.v. (Clase IIa). Se comercializan kits que facilitan el acceso i.o. en adultos. Si no se produce retorno a la circulación espontánea tras la desfibrilación y la administración de fármacos mediante un acceso vascular periférico o i.o., el proveedor de SVCA puede considerar la colocación de un acceso vascular central (a menos que existan contraindicaciones). Debe tenerse en cuenta que la cateterización por vía vascular central es una contraindicación relativa (no absoluta) para el tratamiento con fibrinolíticos en pacientes con ataque cerebral o síndrome coronario agudo. Si no es posible establecer un acceso por vía i.v. o i.o. es posible administrar algunos fármacos por vía endotraqueal. Un estudio realizado en niños (Nivel de evidencia 2), 12 cinco estudios en adultos (Nivel de evidencia 213–15; Nivel de evidencia 316,17), además de diversos estudios en animales (Nivel de evidencia 6),18–20 demostraron que la lidocaína,14,21 la adrenalina (epinefrina),22 la atropina,23 la naloxona y la vasopresina20 se absorben por la tráquea. Sin embargo, la administración de fármacos de resucitación en la tráquea da como resultado una concentración más baja en sangre que la misma dosis administrada por vía intravascular. Además, en estudios recientes realizados en animales24–27 se sugiere que las bajas concentraciones de adrenalina (epinefrina) alcanzadas cuando el fármaco se administra por vía endotraqueal podrían producir efectos β-adrenérgicos transitorios. Esos efectos pueden ser nocivos, causar hipotensión, menor presión de perfusión y flujo coronario, y reducir el potencial de retorno de la circulación espontánea. Por lo tanto, aunque es posible la administración endotraqueal de algunos fármacos para la resucitación, se prefiere la administración por vía i.v. o i.o. porque permite una administración más predecible del fármaco y de los efectos farmacológicos. En un estudio de cohorte con diseño no aleatorio en el que se analizaron casos de paro cardiaco fuera del hospital en pacientes adultos (Nivel de evidencia 4) 28 y se utilizaron controles aleatorios, la administración de atropina y adrenalina (epinefrina) por vía i.v. se asoció a tasas más elevadas de retorno a la circulación espontánea y de supervivencia hasta la hospitalización que la administración de estos fármacos por vía endotraqueal. Un 5% de los pacientes que recibieron fármacos por vía intravenosa sobrevivió hasta el alta hospitalaria, pero no sobrevivió ninguno en el grupo que recibió los fármacos por vía endotraqueal. Se desconoce cuál es la dosis óptima de administración por vía endotraqueal de la mayoría de los fármacos, pero en general la dosis por vía endotraqueal equivale a 2 a 2,5 veces la dosis recomendada por vía i.v. En dos estudios de RCP, la dosis equipotente de adrenalina (epinefrina) equivalente administrada por vía endotraqueal fue aproximadamente de 3 a 10 veces mayor que la dosis por vía i.v. (Nivel de evidencia 5 29; Nivel de evidencia 630). Los proveedores de SVCA deben diluir la dosis recomendada en 5 a 10 ml de agua o solución salina fisiológica e inyectar el fármaco directamente en el tubo endotraqueal. 22 Estudios realizados con adrenalina (epinefrina)31 y lidocaína17 demostraron que la dilución

(Figura). Los números de los recuadros en el texto se refieren a los recuadros numerados del algoritmo.en agua puede lograr una mejor absorción del fármaco que la dilución en solución salina fisiológica al 0.9%. Ritmos en el paro cardiaco El tratamiento del paro sin pulso se destaca en el algoritmo para paro cardiaco sin pulso del “Soporte vital cardiovascular avanzado”. . Algoritmo para paro cardiaco sin pulso del “Soporte vital cardiovascular avanzado”.

Give oxygen when available realice RCP Attach monitor/defibrillator when  Administre oxígeno si está available disponible  Conecte el monitor/desfibrilador si está disponible Check rhythm Verifique el ritmo Shockable rhythm? ¿El ritmo se puede revertir con una descara? Shockable Se puede revertir con una descarga Not shockable No se puede revertir con una descarga VF/VT FV/TV Give 1 shock Administre 1 descarga Manual biphasic: device specific Manual bifásico: específica para cada (typically 120 to 200 J) dispositivo (típicamente 120 a 200 J) Note: If unknown.o.v. or  Repita cada 3 a 5 min May give 1 dose of vasopressin 40 U o . use 200 J Nota: Si no conoce la dosis.v. give CPR  Algoritmo de SVB: Solicite ayuda./i. administre shock) un fármaco vasopresor durante la RCP (antes o después de la descarga) Epinephrine 1 mg IV/IO  Adrenalina (epinefrina) 1 mg Repeat every 3 to 5 min i. utilice 200 J AED: device specific  DEA: específica para cada dispositivo Monophasic: 360 J  Monofásico: 360 J Resume CPR immediately Reanude la RCP inmediatamente Give 5 cycles of CPR* Administre 5 ciclos de RCP* Check rhythm Verifique el ritmo Shockable rhythm? ¿El ritmo se puede revertir con una descara? Shockable No se puede revertir con una descarga No No Continue CPR while defibrillator is Continúe la RCP mientras se carga el charging desfibrilador Give 1 shock Administre 1 descarga Manual biphasic: device specific Manual bifásico: específica para cada (same as first shock or higher dose) dispositivo (dosis igual o superior a la de la Note: If unknown. give vasopressor la descarga drug during CPR (before or after the Si se dispone de una vía i.1 2 3 4 5 6 Texto correspondiente a la Figura Inglés Español PULSELESS ARREST PARO CARDIACO SIN PULSO BLS algorithm: Call for help./i. use 200 J primera descarga) Nota: Si no conoce la AED: device specific dosis utilice 200 J Monophasic: 360 J DEA: específica para cada dispositivo Resume CPR immediately after the Monofásico: 360 J shock Reanude la RCP inmediatamente tras When IV/IO available.o.

v.o.v.5 mg/kg./i. para reemplazar la primera o segunda dosis de adrenalina (epinefrina) Administre 5 ciclos de RCP* Verifique el ritmo ¿El ritmo se puede revertir con una descarga? Se puede revertir con una descarga No Continúe la RCP mientras se carga el desfibrilador Administre 1 descarga  Manual bifásico: específica para cada dispositivo (dosis igual o superior a la de la primera descarga) Nota: Si no conoce la dosis utilice 200 J  DEA: específica para cada dispositivo  Monofásico: 360 J Reanude la RCP inmediatamente tras la descarga Considere administrar antiarrítmicos.o.* vaya al Recuadro 5 Asistolia/AESP Reanude la RCP inmediatamente con 5 ciclos Si se dispone de una vía i. para reemplazar la primera o segunda  . use 200 J AED: device specific Monophasic: 360 J Resume CPR immediately after the shock Consider antiarrhythmics.o. administre durante la RCP (antes o después de la descarga) amiodarona (300 mg i. luego considere 150 mg i./i. maximum 3 doses or 3 mg/kg) Consider magnesium. para torsades de pointes Tras 5 ciclos de RCP.v./i.5 mg/kg first dose . luego 0. adicionales una vez) o lidocaína (primera dosis de 1 a 1.v./i. Repita cada 3 a 5 min o  Puede administrar 1 dosis de vasopresina 40 U i.o. then 0.5 a 0.IV/IO to replace first or second dose of epinephrine Give 5 cycles of CPR* Check rhythm Shockable rhythm? Shockable No Continue CPR while defibrillator is charging Give 1 shock Manual biphasic: device specific (same as first shock or higher dose) Note: If unknown.v../i. give during CPR (before or after the shock) amiodarone (300 mg IV/IO once.o.* go to box 5 above 7 8 9 1 0 Asystole/PEA Resume CPR immediately for 5 cycles When IV/IO available.v.75 mg/kg IV/IO.v. then consider additional 150 mg IV/IO once) or lidocaine (1 to 1. administre un vasopresor  Adrenalina (epinefrina) 1 mg i. máximo 3 dosis o 3 mg/kg) Considere administrar magnesio. loading dose 1 to 2 g IV/IO for torsades de pointes After 5 cycles of CPR.o. una vez.75 mg/kg i.o./i.5 to 0. dosis de carga 1 a 2 g i./i.o. give vasopressor Epinephrine 1 mg IV/IO Repeat every 3 to 5 min or May give 1 dose of vasopressin 40 U IV/IO to replace first or second dose of epinephrine Consider atropine 1 mg IV/IO Puede administrar 1 dosis de vasopresina 40 U i.v./i.

check pulse. Administre 8 a 10 respiraciones/minuto.for asystole or slow PEA rate Repeat every 3 to 5 min (up to 3 doses) 1 1 1 2 Give 5 cycles of CPR* Check rhythm Shockable rhythm? Not shockable If asystole. 5 ciclos = 2 min  Evite la hiperventilación  Asegure la vía aérea y confirme la ubicación del dispositivo * Una vez colocado un dispositivo avanzado para la vía aérea. los reanimadores ya no administran “ciclos” de RCP. go to Box 10 If pulse present. para la asistolia o para la AESP con frecuencia lenta Repita cada 3 a 5 min (hasta 3 dosis) Administre 5 ciclos de RCP* Verifique el ritmo ¿El ritmo se puede revertir con una descarga? No se puede revertir con descarga  En caso de asistolia./i. If no pulse. vaya al Recuadro 10  Si hay pulso inicie la atención posresucitación Se puede revertir con descarga Vaya al Recuadro 4 Durante la RCP  Comprima con firmeza y rapidez (100/min)  Asegúrese de que el pecho vuelva completamente a su posición original  Minimice las interrupciones en las compresiones torácicas  Un ciclo de RCP: 30 compresiones y luego 2 respiraciones. begin postresuscitation care Shockable Go to Box 4 During CPR Push hard and fast (100/min) Ensure full chest recoil Minimize interruptions in chest compressions One cycle of CPR: 30 compressions then 2 breaths. Check rhythm every 2 minutes Rotate compressors every 2 minutes with rhythm checks Search for and treat possible contributing factors: — Hypovolemia — Hypoxia — Hydrogen ion (acidosis) — Hypo-/hyperkalemia dosis de adrenalina (epinefrina) Considere administrar atropina 1 mg i. 5 cycles =2min Avoid hyperventilation Secure airway and confirm placement * After an advanced airway is placed.v. Give 8 to 10 breaths/minute. Give continuous chest compressions without pauses for breaths. Si no hay pulso. go to Box 10 If electrical activity. Verifique el ritmo cada 2 minutos  Los reanimadores deben turnarse para realizar las compresiones cada 2 minutos y deben verificar el ritmo  Compruebe y trate los posibles factores que contribuyen al cuadro: — Hipovolemia — Hipoxia . rescuers no longer give “cycles of CPR.o. Realice compresiones torácicas continuas sin pausas para respiraciones. vaya al Recuadro 10  Si hay actividad eléctrica verifique el pulso.

desfibrilación. Los fabricantes deben indicar este rango de dosis efectivas correspondiente al tipo de onda en el frente del dispositivo bifásico. los proveedores de SVCA deben administrar una descarga inicial de 360 J y utilizar esa misma dosis en las descargas siguientes. el personal del equipo de salud debe verificar el pulso tras administrar 2 respiraciones artificiales de rescate. consulte el Capítulo 5: “Tratamientos con dispositivos eléctricos: Desfibriladores externos automáticos. pero ésta reaparece en una etapa posterior del paro.32–34 Para más información sobre la secuencia de RCP primero frente a la descarga primero. En adultos con un paro cardiaco prolongado. pegar los parches (electrodos adhesivos) y verificar el ritmo (Recuadro 2). y la desfibrilación en cuanto sea posible realizarla (Clase I). Si se utiliza un desfibrilador monofásico. Si se dispone de un desfibrilador bifásico. Si el personal del equipo de salud no presencia un paro cardiaco que se produce fuera del hospital (por ejemplo. comenzando por las compresiones torácicas. Los desfibriladores bifásicos usan una variedad de tipos de onda y se ha demostrado que todas son eficaces para eliminar la FV dentro de un rango específico de dosis. debe encender el desfibrilador. En caso de que se produzca un paro cardiaco con testigos en un lugar donde se dispone de desfibrilador. Si el proveedor de SVCA desconoce el rango de dosis efectivas del dispositivo. Si el proveedor de SVCA no detecta el pulso en un lapso de 10 segundos. cardioversión y estimulación con marcapaso. los proveedores de SVCA deben utilizar la dosis con la cual el desfibrilador haya demostrado ser efectivo para eliminar la FV (típicamente la dosis seleccionada es de 120 J a 200 J). y los proveedores de SVCA deben utilizar ese rango de dosis para intentar la desfibrilación con ese dispositivo. el proveedor de SVCA debe realizar 5 ciclos de RCP antes de intentar la desfibrilación. Si una descarga elimina inicialmente la FV.” Si se presenta FV/TV sin pulso (Recuadro 3). el personal del sistema de emergencias médicas [SEM] llega al sitio donde se produjo el paro). administre las siguientes descargas utilizando el mismo nivel de energía que eliminó la FV anteriormente. puede utilizar una dosis de 200 J para la primera descarga y una dosis equivalente o superior para la segunda y siguientes descargas. la administración de la descarga tiene más posibilidades de ser exitosa tras un periodo de compresiones torácicas efectivas. los proveedores de SVCA deben administrar una descarga (Recuadro 4) y luego reanudar inmediatamente la RCP. cardiac — Tension pneumotórax — Thrombosis (coronary or pulmonary) — Trauma — Hidrógeno. Se seleccionó el nivel de energía de 200 J como “nivel preseleccionado” porque figura dentro del rango de dosis . ión (acidosis) — Hipocalemia/hipercalemia — Hipoglucemia — Hipotermia — Toxinas — Taponamiento — Neumotórax a tensión — Trombosis (arterias coronarias y pulmonares) — Traumatismo Fibrilación ventricular/taquicardia ventricular sin pulso Las intervenciones más importantes durante los primeros minutos de FV o TV sin pulso son la RCP inmediata por parte de los testigos circunstanciales (Recuadro 1) con las mínimas interrupciones en las compresiones torácicas.— Hypoglycemia — Hypothermia — Toxins — Tamponade.

los dos reanimadores ya no administran ciclos de compresiones interrumpidos por pausas para realizar ventilaciones. las evidencias son convincentes en cuanto a que la interrupción de las compresiones torácicas reduce la presión de perfusión coronaria. hemodinámica) se puede modificar esta secuencia a criterio del médico (véase el Capítulo 5). administrar la descarga y verificar el pulso puede interrumpir las compresiones durante 37 segundos o más37 (para más información véase el Capítulo 5: “Tratamientos con dispositivos eléctricos: Desfibriladores externos automáticos. el personal del equipo de salud administra 5 ciclos (aproximadamente 2 minutos de RCP) inmediatamente después de la descarga y luego verifica el ritmo. El tiempo necesario para cargar el desfibrilador. Con este cambio se debería evitar la fatiga del reanimador que realiza . los reanimadores deben realizar RCP (si es posible) mientras se carga el desfibrilador. verificar el ritmo o administrar las descargas. Se necesita una investigación continua para establecer con certeza la configuración inicial apropiada para los desfibriladores monofásicos y bifásicos. Aunque no se ha realizado una comparación directa entre la estrategia de administrar una descarga y la de administrar tres descargas. Combitube esofagotraqueal. y no de una dosis recomendada como ideal. hasta el momento en que es necesario “alejarse” del paciente para administrar la descarga. sin pausas para la ventilación. En cambio. desfibrilación. Lo ideal es que sólo se interrumpan las compresiones para realizar las ventilaciones (hasta que se coloque un dispositivo avanzado para la vía aérea). Inmediatamente después reanude la RCP (comenzando con las compresiones torácicas) sin demora y continúe 5 ciclos (o aproximadamente 2 minutos si hay colocado un dispositivo avanzado para la vía aérea). porque la tasa de éxito con la primera descarga de los desfibriladores bifásicos es elevada36 y es importante minimizar las interrupciones en las compresiones torácicas. y todos los desfibriladores bifásicos manuales disponibles en 2005 la pueden administrar. Administre la descarga tan rápido como sea posible. y luego verifique el ritmo (Recuadro 5). Si los dispositivos bifásicos están adecuadamente etiquetados y los proveedores de SVCA están familiarizados con los dispositivos que usan para la atención clínica. Una vez colocado un dispositivo avanzado para la vía aérea (por ejemplo tubo traqueal. cardioversión y estimulación con marcapaso”). Cuando la verificación de ritmo revela FV/TV. Dos o más reanimadores deben turnarse aproximadamente cada 2 minutos para realizar las compresiones (cuando se verifica el ritmo de la víctima). El reanimador que realiza las ventilaciones debe administrar 8 a 10 respiraciones por minuto y tener la precaución de no administrar una cantidad excesiva de ventilaciones. Se trata de una dosis preseleccionada consensuada. Las verificaciones del pulso y el ritmo son limitadas y no están recomendadas inmediatamente después de la administración de la descarga. En unidades intrahospitalarias con monitorización continua (por ejemplo electrocardiográfica. por el contrario. La estrategia terapéutica que muestra el algoritmo para paro cardiaco sin pulso del “Soporte vital cardiovascular avanzado” está diseñada para minimizar el número de veces que se interrumpen las compresiones torácicas y para permitir a los reanimadores administrar las descargas de la forma más eficiente posible. mascarilla laríngea). el reanimador que efectúa las compresiones debe realizar 100 compresiones por minuto de forma continua.seleccionadas que son efectivas para la primera y siguientes descargas bifásicas. Los proveedores de SVCA deben administrar una descarga en lugar de las tres descargas sucesivas (“seguidas”) que se recomendaban en las versiones anteriores de las Guías de ACE35 para el tratamiento de la FV/TV sin pulso. no habrá necesidad de utilizar una dosis preseleccionada de 200 J.

Si el ritmo del paciente cambia a asistolia o AESP. y lo antes posible después de verificar el ritmo. Si se administra un fármaco inmediatamente después de la verificación del ritmo (antes o después de la descarga) la RCP que se realiza antes y después de la descarga hace que el fármaco circule. En estas recomendaciones de 2005. Debe administrar los fármacos durante la RCP. pero no se logra mantener entre las repetidas descargas (FV/TV recurrente). en general. considere la posibilidad de administrar un antiarrítmico.” en la parte inferior del algoritmo) para identificar cualquier factor que pueda haber causado el paro o complicar los esfuerzos de resucitación. pero esto no debe interferir en la RCP y la administración de descargas. Como siempre. véase el Recuadro 6). pero el tiempo de administración de los fármacos no es tan importante como la necesidad de minimizar las interrupciones de las compresiones torácicas. una dosis de vasopresina puede reemplazar la primera o la segunda dosis de adrenalina [epinefrina]. durante el tratamiento del paro cardiaco las dosis de los fármacos se deben preparar antes de verificar el ritmo. si el ritmo es organizado (los complejos son aparentemente regulares o estrechos). Si no dispone de amiodarona puede utilizar lidocaína. analice nuevamente el ritmo (Recuadro 7) y esté listo para administrar otra descarga inmediatamente si está indicada. Si transitoriamente se restablece un ritmo de perfusión. Si existe alguna duda respecto a la presencia de pulso. inicie la atención posresucitación. Las verificaciones del ritmo deben ser breves y las verificaciones del pulso se deben realizar. Con las recomendaciones del año 2000 había demasiadas interrupciones de las compresiones torácicas.la compresiones y el deterioro de la calidad y frecuencia de éstas. como la amiodarona (Recuadro 8). en una secuencia de RCP–VERIFICACIÓN DE RITMO–RCP (mientras se administra el fármaco y se carga el desfibrilador)–DESCARGA (que se repite según sea necesario). Se pueden administrar antes o después de la descarga. Esta secuencia es distinta de la recomendada en el año 200035: está diseñada para minimizar las interrupciones en las compresiones torácicas. En presencia de un ritmo no desfibrilable. Los fármacos se deben administrar durante la RCP. el paciente podría ser candidato a un tratamiento rápido con fármacos antiarrítmicos (véase el Capítulo 7. intente palpar el pulso (véase el Recuadro 12). No interrumpa la RCP para administrar la medicación. Considere administrar magnesio para las torsades de pointes asociadas a un intervalo QT prolongado (véase más adelante). La verificación del ritmo debe ser muy breve (véase más adelante). “Durante la RCP. Si el paciente presenta retorno a la circulación espontánea. Después de 5 ciclos (o aproximadamente 2 minutos) de RCP. La secuencia recomendada descrita en el algoritmo se basa en el consenso de expertos. lo antes posible después de verificar el ritmo. administre un vasopresor (adrenalina [epinefrina] cada 3 a 5 minutos durante el paro cardiaco. No existen evidencias apropiadas para establecer la cantidad óptima de ciclos de RCP y descargas de desfibrilación que se deben administrar antes de iniciar el tratamiento farmacológico. Si la FV/TV persiste tras la administración de una o dos descargas más RCP. Establecer un acceso i. consulte “Asistolia y actividad eléctrica sin pulso” más adelante (Recuadros 9 y 10). para poder administrarlas lo antes posible después de esta verificación. el proveedor de SVCA debe recordar las “H” y las “T” (véase el recuadro de color verde. es importante (véase más adelante). reanude la RCP.3: “Tratamiento de la .v. Cuando la FV o la TV sin pulso persisten después de 2 o 3 descargas más RCP y administración de un vasopresor. sólo cuando se observa un ritmo organizado.

la AESP es consecuencia de afecciones reversibles se puede tratar si éstas se identifican y corrigen.38. Cuando hay varios reanimadores presentes deben turnarse cada 2 minutos para realizar las compresiones. La tasa de supervivencia al paro cardiaco con asistolia es pésima. El reanimador encargado de las respiraciones administra de 8 a 10 por minuto. Los dos reanimadores deben turnarse para realizar las compresiones y las ventilaciones aproximadamente cada 2 minutos (cuando se verifica el ritmo). ritmos idioventriculares posdesfibrilación y asistolia y ritmos bradicárdicos. ritmos de escape ventricular. Cuando una FV dura más de unos pocos minutos. Los reanimadores deben minimizar las interrupciones de las . Un periodo breve de compresiones torácicas puede aportar oxígeno y sustratos energéticos. los dos reanimadores ya no administran ciclos de RCP (es decir. Los proveedores de SVCA deben insertar un dispositivo avanzado para la vía aérea (por ejemplo tubo traqueal. El centro de la resucitación es realizar RCP de buena calidad con un mínimo de interrupciones e identificar causas reversibles o factores que complican el cuadro. el personal del equipo de salud debe practicar una coordinación eficiente entre la RCP y la administración de descargas. Durante el intento de resucitación pueden aparecer breves periodos de un complejo organizado en la pantalla de monitorización. pero son demasiado débiles como para producir una presión sanguínea detectable mediante palpación o control no invasivo de la presión sanguínea. se documentó que cuanto menos tiempo transcurra entre las compresiones torácicas y la administración de una descarga. a fin de evitar la fatiga del reanimador que realiza las compresiones y el deterioro de la calidad y frecuencia de éstas.39 La reducción del intervalo transcurrido entre las compresiones y la administración de una descarga. Como en el caso de la AESP. Las investigaciones mediante ecografía cardiaca y la inserción de catéteres para la medición de la presión han confirmado que los pacientes sin pulso que presentan actividad eléctrica tienen contracciones mecánicas asociadas. el reanimador que practica las compresiones torácicas debe hacerlas de forma continua a razón de 100 por minuto sin hacer pausas para la ventilación. compresiones interrumpidas por pausas cuando se realizan ventilaciones). lo que aumenta las probabilidades de que reaparezca un ritmo de perfusión después de la administración de la descarga.bradicardia y taquicardia sintomáticas”). Durante el tratamiento de la FV/TV sin pulso. mascarilla laríngea). En cambio. A menudo.40 Asistolia y actividad eléctrica sin pulso (Recuadro 9) La AESP abarca un grupo heterogéneo de ritmos sin pulso. pero rara vez reaparece la circulación espontánea. ritmos idioventriculares. aunque sea de unos pocos segundos. Dada la similitud en términos de causas y tratamiento de estos dos ritmos de paro cardiaco. más aumentan las probabilidades de que la descarga sea exitosa. Una vez colocado un dispositivo avanzado para la vía aérea. Combitube esofagotraqueal. puede aumentar las probabilidades de que la descarga sea exitosa.38 En el análisis de las características de las formas de onda de la FV que permiten predecir el éxito de una descarga. la esperanza de poder resucitar a la víctima estriba en identificar y tratar una causa reversible. entre los que se incluyen pseudodisociación electromecánica (pseudo-DEM). su terapia está combinada en la segunda parte del algoritmo para paro cardiaco sin pulso del “Soporte vital cardiovascular avanzado”. el miocardio no recibe oxígeno ni sustratos metabólicos. Los pacientes que presentan asistolia o AESP no obtendrán ningún beneficio de los intentos de desfibrilación.

basada en criterios específicos para cada sistema y bajo supervisión médica directa. Si no hay pulso (o si existen dudas respecto a ello).3: “Tratamiento de la bradicardia y taquicardia sintomáticas”). Si estos requisitos no son selectivos. debe ser una práctica estándar para todos los SEM. Existen pocos datos que sirvan de guía para esta decisión. El criterio clínico y el respeto por la dignidad humana son forzosamente parte de la toma de esta decisión. La adrenalina (epinefrina) se puede administrar aproximadamente cada 3 a 5 minutos durante el paro cardiaco. Con frecuencia. Administre el fármaco lo antes posible después de verificar el ritmo. No interrumpa la RCP para administrar ninguna medicación.v. reanude la RCP inmediatamente (Recuadro 10). resultan inapropiados. si no se logra resucitar a una víctima con SVCA sobre el terreno tampoco se logrará en una sala de emergencias. el proveedor de SVCA debe identificar el ritmo y dar el tratamiento apropiado (véase el Capítulo 7. Si no hay ningún ritmo presente o si no hay ningún cambio en el electrocardiograma. En pocas palabras. Si se presenta un ritmo desfibrilable administre una descarga (vaya al Recuadro 4). requisitos de los seguros médicos e incluso cuestiones relacionadas con reembolsos han motivado el traslado de todas las víctimas de paro cardiaco a un hospital o sala de emergencias. Si hay un ritmo organizado (Recuadro 12) intente tomar el pulso. inútiles e inaceptables desde la perspectiva ética. comience con la atención posresucitación. Si en la verificación del ritmo se confirma la asistolia o la AESP. El traslado con RCP continua está justificado si en la sala de emergencias se cuenta con intervenciones que no se pueden realizar sobre el terreno. en el caso del paro cardiaco fuera del hospital. ¿Cuándo deben cesar los esfuerzos de resucitación? El equipo de resucitación debe hacer un esfuerzo competente y a conciencia para dar a los pacientes RCP y SVCA.compresiones torácicas mientras insertan el dispositivo avanzado para la vía aérea y no deben interrumpir la RCP mientras establecen el acceso i. Tras la administración del fármaco y de aproximadamente 5 ciclos (o alrededor de 2 minutos) de RCP. tales como bypass cardiopulmonar o circulación extracorpórea para víctimas de hipotermia grave (Clase IIb). Considere la administración de atropina en pacientes con asistolia o AESP lenta (véase más adelante). A menos que se trate de una situación especial (por ejemplo hipotermia). o i. leyes civiles. las evidencias confirman que la atención de SVCA en la sala de emergencias no tiene ninguna ventaja respecto a la atención de SVCA realizada sobre el terreno. Si hay pulso. En este momento se puede administrar un vasopresor (adrenalina [epinefrina] o vasopresina). . La decisión final de parar la resucitación no se puede regir por algo tan simple como un intervalo de tiempo. continúe con la RCP (Recuadro 10). temas administrativos. Si el paciente parece tener un ritmo organizado con buen pulso. vuelva a verificar el ritmo (Recuadro 11). reanude la RCP inmediatamente. se puede administrar una dosis de vasopresina para reemplazar la primera o segunda dosis de adrenalina (epinefrina) (Recuadro 10). siempre y cuando estos no han expresado su decisión de renunciar a los esfuerzos de resucitación. no debido a traumatismo o debido a traumatismo contuso. Los sistemas de atención de emergencias médicas no deben exigir al personal sobre el terreno que traslade a toda víctima de paro cardiaco a un hospital o sala de emergencias. La finalización de los esfuerzos de resucitación en el ámbito extrahospitalario.o.

Fármacos para los ritmos del paro cardiaco Vasopresores Hasta la fecha ningún ensayo controlado con placebo ha demostrado que la administración de algún agente vasopresor en algún momento durante el tratamiento de la TV sin pulso.65 no lograron demostrar un aumento en las tasas de retorno a la circulación espontánea o la supervivencia cuando se comparó la vasopresina (40 U.v.5 mg.. Sin embargo. en comparación con las dosis estándar. en seres humanos (Nivel de evidencia 1) 64. AESP o asistolia aumente la tasa de supervivencia sin secuelas neurológicas hasta el alta hospitalaria. en ocho ensayos clínicos con diseño aleatorio en los que participaron más de 9000 pacientes con paro cardiaco. y dos estudios de gran escala. con diseño aleatorio y controlados. vasopresoras). principalmente por sus propiedades estimulantes de los receptores αadrenérgicos (es decir. como sobredosis de betabloqueantes o de bloqueantes de los canales de calcio. Si se demora o no se logra establecer un acceso i. Se han demostrado beneficios y efectos fisiológicos tóxicos de la administración de adrenalina (epinefrina) durante la RCP en estudios en animales y seres humanos.60 estudios adicionales de menor nivel (Nivel de evidencia 5). cada 3 a 5 minutos durante el paro cardiaco en adultos (Clase IIb). FV. 44–50 En ocasiones. repetida) como vasopresor inicial para el tratamiento .v. Se pueden indicar dosis más elevadas para el tratamiento de afecciones específicas. existe la evidencia de que la utilización de agentes vasopresores favorece el retorno a la circulación espontánea inicial. una alta dosis inicial o escalonada de adrenalina (epinefrina) ha mejorado el retorno a la circulación espontánea inicial y la supervivencia temprana. incluso en los subgrupos a los cuales se administró inicialmente una dosis alta de adrenalina (epinefrina). Sin embargo. las evidencias que demuestran que mejora la supervivencia en los seres humanos son escasas./i. Adrenalina (epinefrina) y vasopresina FV y TV sin pulso Adrenalina (epinefrina) El clorhidrato de epinefrina produce efectos beneficiosos en los pacientes durante el paro cardiaco.59 Pese a un importante estudio con diseño aleatorio (Nivel de evidencia 2). la adrenalina (epinefrina) en dosis elevadas no produjo ninguna mejora en la tasa de supervivencia hasta el alta hospitalaria o los resultados neurológicos. Vasopresina La vasopresina es un vasoconstrictor periférico no adrenérgico que causa también vasoconstricción coronaria y renal.o.o.43 Aunque la adrenalina (epinefrina) se ha utilizado universalmente en la resucitación.50–57 Lo apropiado es administrar una dosis de 1 mg de adrenalina (epinefrina) por vía i. 42 El valor y la seguridad de los efectos β-adrenérgicos de la adrenalina (epinefrina) son controvertidos porque pueden aumentar el trabajo miocárdico y reducir la perfusión subendocárdica. se puede administrar la adrenalina (epinefrina) por vía endotraqueal en una dosis de 2 a 2. o i.61– 63 diversos ensayos bien realizados en animales. 41 Los efectos α-adrenérgicos de la adrenalina (epinefrina) pueden aumentar la perfusión coronaria y cerebral durante la RCP. en un estudio se repitió la dosis) con la adrenalina (epinefrina) (1 mg.58.

AESP o asistolia. 54% AESP. un único análisis post-hoc de un estudio a mayor escala registró un beneficio superior con vasopresina que con adrenalina (epinefrina) en cuanto a la supervivencia. vasopresina: 12%) entre los grupos o subgrupos. En el caso de la asistolia. vasopresina: 39%) o hasta el alta hospitalaria (adrenalina [epinefrina]: 14%. En un estudio multicéntrico a gran escala en el que se analizaron 1186 paros cardiacos fuera del hospital que presentaron todos los ritmos (Nivel de evidencia 1). pero no un aumento de la supervivencia sin secuelas neurológicas. 67 Dado que no se ha demostrado que los efectos de la vasopresina sean distintos de los de la adrenalina (epinefrina) en el paro cardiaco. se puede reemplazar o la primera o la segunda dosis de adrenalina (epinefrina) por una dosis de 40 U de vasopresina i. De acuerdo con estos hallazgos. en el tratamiento del paro sin pulso (Clase indeterminada). 3% TV. en los pacientes que presentaron asistolia aumentó el retorno a la circulación espontánea en el grupo que recibió la combinación de adrenalina (epinefrina) y vasopresina.v. supervivencia a las 24 horas o supervivencia hasta el alta hospitalaria. 64 En un análisis retrospectivo se documentaron los efectos de la adrenalina (epinefrina) sola (231 pacientes) en comparación con una combinación de vasopresina y adrenalina (epinefrina) (37 pacientes) en casos de paro cardiaco fuera del hospital con FV/TV. 41% AESP. en comparación con adrenalina (epinefrina) (1 mg./i. Se puede administrar adrenalina (epinefrina) cada 3 a 5 minutos durante el intento de resucitación y se puede reemplazar la primera o segunda dosis de adrenalina (epinefrina) por vasopresina. que se repitió si fue necesario). No hubo diferencias en la supervivencia o el retorno a la circulación espontánea cuando el ritmo de presentación era FV o AESP. 200 pacientes fueron distribuidos al azar para recibir o 1 mg de adrenalina (epinefrina) (ritmo inicial: 16% FV. 27% asistolia) o 40 U de vasopresina (ritmo inicial: 20% FV. pero no lograron demostrar que la vasopresina o la adrenalina (epinefrina) sean superiores para el tratamiento de la AESP. los proveedores de SVCA pueden considerar la vasopresina para el tratamiento de la asistolia. pero no existe evidencia suficiente para hacer una recomendación a favor o en contra de su uso en la AESP. independientemente del orden de administración.o.del paro cardiaco. sin embargo. 34% asistolia).65 un análisis post-hoc del subgrupo de pacientes con asistolia mostró una mejora significativa en la supervivencia hasta el alta hospitalaria. cuando se administraron 40 U (y repitió la dosis si fue necesario) de vasopresina como vasopresor inicial. El análisis de subgrupos según el ritmo cardiaco inicial no demostró ninguna diferencia estadísticamente significativa en la supervivencia hasta el alta hospitalaria (Nivel de evidencia 1). Se necesitan más estudios. Atropina . Asistolia y actividad eléctrica sin pulso Vasopresores Los estudios descritos anteriormente incorporaron a pacientes con AESP y asistolia. 3% TV. No se registraron diferencias en la supervivencia a una hora (adrenalina [epinefrina]: 35%. pero no una supervivencia sin secuelas neurológicas. Un metaanálisis de 5 estudios de diseño aleatorio (Nivel de evidencia 1) 66 no mostró diferencias estadísticamente significativas entre la vasopresina y la adrenalina (epinefrina) en términos de retorno a la circulación espontánea.66 En un estudio intrahospitalario a gran escala del paro cardiaco.

afecta a los canales de sodio. En una serie de casos (Nivel de evidencia 5) 69 de adultos con paro cardiaco se documentó la conversión de la asistolia en ritmo sinusal en 7 de 8 pacientes. Sin embargo. se ha demostrado que la amiodarona aumenta la supervivencia a corto plazo hasta la hospitalización. la resistencia vascular sistémica y la presión arterial. La asistolia puede aparecer más rápido o exacerbarse en caso de tono vagal excesivo y la administración de un agente vagolítico es congruente con un enfoque fisiológico. además de tener propiedades bloqueantes -adrenérgicas y β-adrenérgicas. La administración de atropina para la asistolia está avalada por una revisión retrospectiva (Nivel de evidencia 4)68 de pacientes intubados con asistolia resistente al tratamiento que demostraron con atropina una mejora de la supervivencia hasta la hospitalización. que se puede repetir cada 3 a 5 minutos (máximo total de 3 dosis o 3 mg) si la asistolia persiste (Clase indeterminada). RCP y un vasoconstrictor. En un modelo de AESP en animales (Nivel de evidencia 6) 71 no se registraron diferencias en el resultado de la resucitación entre los grupos que recibieron una dosis estándar de atropina o placebo. La bibliografía que refuta la utilización de atropina también es escasa y de poca calidad.73 la administración de amiodarona (300 mg72 o 5 mg/kg73) por parte de los paramédicos mejoró la tasa de supervivencia hasta la hospitalización en comparación con la administración de placebo72 o 1. pero es posible que las dosis subterapéuticas y la demora hasta la administración de adrenalina (epinefrina) hayan tenido un impacto en la supervivencia en el estudio. La atropina es barata.5 mg/kg de lidocaína. La dosis recomendada de atropina para el paro cardiaco es 1 mg por vía i. FV y TV sin pulso Amiodarona La amiodarona por vía i.v. potasio y calcio.72. se la puede considerar para la asistolia o la AESP. . En un estudio prospectivo.El sulfato de atropina revierte la disminución de la frecuencia cardiaca mediada por factores colinérgicos. Se la puede considerar para el tratamiento de la FV o TV sin pulso que no responde a la administración de una descarga.73 Estudios adicionales (Nivel de evidencia 7)74–78 documentaron una mejora sistemática en la respuesta a la desfibrilación cuando se administró amiodarona en seres humanos y animales con FV o TV hemodinámicamente inestable. por lo que. La amiodarona produjo vasodilatación e hipotensión en uno de los estudios extrahospitalarios. Antiarrítmicos No existen evidencias de que ninguno de los fármacos antiarrítmicos administrados sistemáticamente durante el paro cardiaco aumente la supervivencia hasta el alta hospitalaria. En ensayos clínicos ciegos. con diseño aleatorio y controlados de pacientes adultos con FV/TV sin pulso resistente al tratamiento en el ámbito extrahospitalario (Nivel de evidencia 1). a pequeña escala (Nivel de evidencia 3)70 de pacientes con paro cardiaco fuera del hospital no se hallaron diferencias con el grupo de control cuando se administraron 1 a 2 mg de atropina como fármaco inicial para la resucitación. controlado.v.72 En un estudio realizado en perros (Nivel de evidencia 6)79 se mostró que la administración de un vasoconstrictor antes de la amiodarona evitaba la hipotensión.. en comparación con un placebo o la lidocaína. No existen estudios prospectivos controlados que avalen la utilización de atropina en el paro con asistolia o AESP lenta. fácil de administrar y tiene pocos efectos secundarios. de diseño no aleatorio.

v.Existe una nueva formulación acuosa de amiodarona que no contiene los solventes vasoactivos (polisorbato 80 y alcohol bencílico) que contenía la formulación estándar.84 y una mayor incidencia de asistolia85 con el uso de lidocaína. En estas condiciones. Si la FV/TV sin pulso persiste se pueden administrar dosis adicionales de 0.87 Cuando un paro cardiaco por FV/TV sin pulso está asociado a torsades de pointes.v./i. En un análisis de los datos combinados de 4 ensayos clínicos prospectivos de pacientes con TV (en algunos participaron incluso pacientes hemodinámicamente inestables). En resumen. La dosis inicial es de 1 a 1. controlado y doble ciego (Nivel de evidencia 1)73 que comparó la amiodarona y la lidocaína se demostró que la amiodarona mejoró la tasa de supervivencia hasta la hospitalización y que la lidocaína estaba asociada a una mayor incidencia de asistolia tras la desfibrilación. normalmente durante 5 a 20 minutos (Clase IIa para torsades de pointes). Se debe administrar una dosis inicial de 300 mg i.o.81 y la extrapolación de los registros históricos de la utilización de este fármaco para suprimir los extrasístoles ventriculares y evitar la FV tras el IAM. a intervalos de 5 a 10 minutos.v./i.75 mg/kg por vía i. No es probable que el magnesio sea efectivo para poner fin a la TV irregular/polimórfica en pacientes con un intervalo QT normal. no se ha demostrado la eficacia a corto o largo plazo de la lidocaína en el paro cardiaco. En el estudio extrahospitalario. Una serie de casos a pequeña escala en adultos (Nivel de evidencia 5)88 demostró que el isoproterenol o la estimulación ventricular con marcapaso pueden ser efectivos para poner fin a las torsades de pointes asociadas a bradicardia o a la prolongación del intervalo QT inducida por fármacos.v. Se puede considerar la lidocaína como un tratamiento alternativo a la amiodarona (Clase indeterminada). puede efectivamente poner fin a las torsades de pointes (TV irregular/polimórfica asociada a intervalo QT prolongado). por vía i. la lidocaína es un fármaco antiarrítmico alternativo con el cual el personal está familiarizado desde hace mucho tiempo. Esta dosis es la misma que se recomendaba en las Guías de ACE de 2000. con diseño aleatorio.87 demostraron que la administración de magnesio por vía i.83 tres estudios con diseño aleatorio en los que se compararon amiodarona y lidocaína demostraron tasas más bajas de retorno a la circulación espontánea73. 77 En resumen./i. Para más información sobre el tratamiento de las torsades de pointes no asociadas a paro cardiaco. y se puede seguir con una dosis de 150 mg i. descarga y un vasoconstrictor (Clase IIb).5 mg/kg i.o. los proveedores del SVCA pueden administrar sulfato de magnesio a dosis de 1 a 2 g diluidos en 10 ml de dextrosa al 5% en agua. Lidocaína La utilización de lidocaína para las arritmias ventriculares estaba avalada por estudios iniciales en animales (Nivel de evidencia 6)80.o. Sin embargo. se puede administrar más lentamente (por ejemplo durante 5 a 60 minutos por vía i.v. se puede administrar amiodarona para la FV o TV sin pulso que no responde a la administración de RCP.).v. con menos efectos secundarios inmediatos que los que se pueden presentar con otros antiarrítmicos.v. la amiodarona acuosa no produjo más hipotensión que la lidocaína. Cuando un paciente que tiene pulso presenta torsades de pointes.82 Aunque la lidocaína mejoró la supervivencia a corto plazo en un estudio prehospitalario (Nivel de evidencia 4). hasta alcanzar una dosis máxima de 3 mg/kg.5 a 0.. . Magnesio Dos estudios observacionales (Nivel de evidencia 5)86. se administra la misma dosis de 1 a 2 g mezclada con 50 a 100 ml de dextrosa al 5% en agua como dosis de carga.

la evidencia de un ensayo clínico a gran escala (Nivel de evidencia 2). 53 Golpe precordial en la FV o TV sin pulso No existen estudios prospectivos en los que se haya evaluado la utilización de los golpes precordiales (en el pecho). Nivel de evidencia 490–92. Tratamientos potencialmente beneficiosos Fibrinólisis Ha habido casos de resucitaciones exitosas de pacientes adultos tras la administración de fibrinolíticos posterior al fracaso inicial de las técnicas de RCP estándar. la adrenalina (epinefrina) a dosis elevadas y la noradrenalina (norepinefrina) a dosis elevadas.53. Los datos en seres humanos son limitados. Nivel de evidencia 593–97). En tres series de casos (Nivel de evidencia 5). No existen evidencias suficientes para hacer una recomendación a favor o en contra de la utilización sistemática de fibrinólisis en el paro cardiaco. 104–106 el golpe . cuando se sospecha una embolia pulmonar (Clase IIa). particularmente cuando la afección que derivó en paro era una embolia pulmonar aguda u otra causa supuestamente de origen cardiaco (Nivel de evidencia 389. la noradrenalina (norepinefrina) no se asoció con ningún beneficio.103 En el único ensayo clínico prospectivo en seres humanos en que se compararon la adrenalina (epinefrina) a dosis estándar.102 La administración de procainamida en el paro cardiaco está limitada por la necesidad de infundirla lentamente y por la falta de certeza en cuanto a su eficacia en circunstancias de emergencia. pero sugieren que produce efectos equivalentes a los de la adrenalina (epinefrina) en la resucitación inicial del paro cardiaco.98 no mostró ningún efecto terapéutico significativo cuando se administró un agente fibrinolítico a pacientes en el ámbito extrahospitalario con paro cardiaco por AESP no diferenciada que no respondían a las intervenciones iniciales. no se recomienda el marcapaso en los pacientes con paro cardiaco por asistolia. Sin embargo.véase el capítulo 7. Las maniobras que se están realizando de RCP no son una contraindicación para la fibrinólisis. pero sí con una tendencia a un peor resultado neurológico (Nivel de evidencia 1). Intervenciones no avaladas por evidencias de resultados Utilización del marcapaso en el paro cardiaco Varios estudios con diseño aleatorio y controlados (Nivel de evidencia 2)99–101 han fracasado a la hora de demostrar los beneficios del marcapaso en la asistolia. Hasta el momento.3: “Tratamiento de la bradicardia y taquicardia sintomáticas”. Noradrenalina (norepinefrina) La utilización de noradrenalina (norepinefrina) en el tratamiento del paro cardiaco se ha estudiado sólo de forma limitada. Procainamida en la FV y la TV sin pulso La utilización de procainamida en el paro cardiaco está avalada por un estudio retrospectivo y comparativo de 20 pacientes. Se puede considerar en casos individuales.

durante el paro cardiaco No existen estudios en seres humanos publicados en los que se evalúe el efecto de la administración sistemática de líquidos durante el paro cardiaco normovolémico. Según la limitada evidencia que avala su eficacia y los informes de posible lesión. Durante la resucitación. Administración sistemática de líquidos por vía i. No existen evidencias suficientes para recomendar la administración sistemática de líquidos para el tratamiento del paro cardiaco (Clase indeterminada). Se puede considerar la administración de magnesio para el tratamiento de las torsades de pointes (Clase IIa—ver antes). and intracardiac injections. No se recomienda el golpe precordial a los proveedores de SVB. tal como aceleración de la TV. Referencias 1. si es que pueden intervenir en la fase previa al paro. los reanimadores deben realizar buenas compresiones torácicas (con la frecuencia y profundidad adecuadas). Lidocaine levels during CPR: differences after peripheral venous. No se ha demostrado que los fármacos de resucitación aumenten la supervivencia hasta el alta hospitalaria. un SVCA bien realizado comienza con un SVB de buena calidad. Si ocurre el paro. Los reanimadores deben tener la precaución de no administrar una ventilación excesiva.v. Nivel de evidencia 7118) y estudios en animales (Nivel de evidencia 6)119–122 no mostraron un incremento en la tasa de retorno a la circulación espontánea con la administración sistemática de magnesio durante la RCP. pero no es efectiva para el tratamiento del paro cardiaco por otras causas. central venous. Levy RC. conversión de la TV en FV o desarrollo de bloqueo cardiaco completo o asistolia después de la utilización del golpe (Nivel de evidencia 5.precordial convirtió la FV o TV sin pulso en un ritmo de perfusión.105. y ninguno puede igualar el impacto de una RCP temprana y efectiva y una desfibrilación rápida. Nivel de evidencia 3117. y los resultados de cuatro estudios realizados en animales (Nivel de evidencia 6)123–126 fueron neutrales. no se puede hacer una recomendación a favor o en contra de su utilización por parte de los proveedores de SVCA (Clase indeterminada).107–111 Nivel de evidencia 6112). en particular una vez colocado un dispositivo avanzado para la vía aérea. Por el contrario. Resumen Lo ideal es que los proveedores de SVCA eviten el paro sin pulso. permitir la expansión completa del tórax entre las compresiones y minimizar las interrupciones de éstas. Se deben administrar líquidos si se sospecha hipovolemia. Weir H. en otras series de casos se documentó un deterioro del ritmo cardiaco. Ann . Barsan WG. Tratamientos electrolíticos en los ritmos de paro cardiaco Magnesio Estudios del paro cardiaco en adultos dentro y fuera del hospital y fuera del hospital (Nivel de evidencia 2113–116.

Simma B. Singh S. Robinson DJ. 1990. 7. Horwood B. Typing and screening of blood from intraosseous access. Lee PL. Smith DS. Crit Care Med. Howard RF. Hallfeldt KK. Crit Care Med. Lee BY. Leuwer M.16: 1138–1141. Kneifel HA. Five-year experience in prehospital intraosseous infusions in children and adults. Schmidbauer S. Ummenhofer W. 5. Prehosp Emerg Care.10:73–78. Brechelt G.19:911–915. Urwyler A. Rumball C. Prengel AW. Piepenbrock S.27:35–38. Maurer H. 1994. 3. Use of intraosseous infusion in the pediatric trauma patient. 9. Tebbenjohanns J. Haley K. Pollack C Jr. Rydesky MF. Ma Zui Xue Za Zhi. 2000. Niehaus M. Guinness M. Panning B. 16. Hahnel J. Ann Emerg Med. Raymondos K. Guy J. Glaeser PW. 14.65:449–450. 1994. 10. Resuscitation. 1981. Rega P.22:1119 –1124. Are laboratory values in bone marrow aspirate predictable for venous blood in paediatric patients? Resuscitation. Indian Pediatr. Emerman CL. Arch Dis Child. Effect of injection site on circulation times during cardiac arrest. Chao CC. Ellemunter H. Szewczuga D. Hoehner PJ. . The optimal dose of atropine via the endotracheal route. 12. radiographic analysis. Seibert JJ. 11. Whelan M. Kuhn GJ. 1992. Endotracheal and endobronchial lidocaine administration: effects on plasma lidocaine concentration and blood gases. 8. Tintinalli JE. Zuspan SJ. 80:F74 –F75. Macnab A. 1993. Jones L. Stair T. Christenson J. Tiffany B. Peripheral vs central circulation times during CPR: a pilot study. White BC. Yeh CY. 13. Brickman KR.31:1511–1520. Endotracheal compared with intravenous administration of atropine. Findlay J. Ann Emerg Med.21: 414–417. Chung YT. Bingham RM. Mumey JF. Trawoger R. Fiser RT.Emerg Med. Singh M. J Pediatr Surg. 1993. 1999. Singhi SC. Intraosseous lines in preterm and full term neonates. Lin SY. Lindner KH. 2000. Korte T. A new system for sternal intraosseous infusion in adults. The intraosseous route is a suitable alternative to intravenous route for fluid resuscitation in severely dehydrated children. Ann Emerg Med. Banerjee S. Frei FJ. Walker WM. 1991. Losek JD.28:158 –161. 4. 2.47:89. Hancock D. Endobronchial application of high dose epinephrine in out of hospital cardiopulmonary resuscitation. Hellmich TR. 1989. Krome RL. Hagen JF. Johnson D. 1988. 1981.10:417– 419.13:186 –188.27:123–128. Phillips K. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed. Tibial length following intraosseous infusion: a prospective. 1997. Ahnefeld FW. Swetnam RE. Drewe J. Pediatr Emerg Care. Alexander J. Fiser DH. Pinchak AC. Krupp K.4:173–177. Absorption and hemodynamic effects of airway administration of adrenaline in patients with severe cardiac disease. 15. McCarthy R. 6.

Ahnefeld FW.22:1174 –1180.92:1505–1509. 2005 21. Berkovitch M. Effects of different techniques of endotracheal epinephrine administration in pediatric porcine hypoxic-hypercarbic cardiopulmonary arrest. Barak A. Barak A. Hofmann WT. Plasma lidocaine levels and PaO2 with endobronchial administration: dilution with normal saline or distilled water? Ann Emerg Med. 1990. Barzilay Z. Stoeckel H. Modan-Moses D. Elizur A.25:43– 45. 1982. Barak A. Anesth Analg. 1994. 23. 26. 2002. Salzman SK. Ben-Abraham R.53:153–157. 18. Hornchen U. Kulka P. Manisterski Y.59:271–276. The efficacy of lidocaine in ventricular fibrillation due to coronary artery ligation: endotracheal vs intravenous use. 1997. Efrati O. Endotracheal epinephrine: a call for larger doses. Finkelstein MS. 1994. Inspiratory-cycle instillation of endotracheal epinephrine in porcine arrest. Lotan D. Ebeling BJ. Ben-Abraham R. Bartsch A. Nadkarni VM. 1987. 29. Wenzel V.19:1314 –1317. Cruz B. Finkelstein MS. 17. 2001. Lewis RJ. Pediatr Emerg Care. Endobronchial adrenaline: should it be reconsidered? Dose response and haemodynamic effect in dogs. Steinbach G. 27. Anesthesiology.Ann Intern Med. Proc West Pharmacol Soc. Barzilay Z. Lindner KH.132:800–803. Wenzel V.92:1408 –1412. Prengel AW.86:1375–1381. Niemann JT. 2003. 2000.1:340 –345. 1992. Ben-Abraham R. Lotan D. Schuttler J.] Anasth Intensivther Notfallmed. Endotracheal drug delivery. Lindner KH. Efrati O. Brown LK. Paret G.8: 94–97. 20. Nadkarni VM. Strohmenger HU. Ben-Abraham R. Diamond J. Rembecki M. Tracheal epinephrine or norepinephrine preceded by beta blockade in a dog model: can beta blockade bestow any benefits? Resuscitation. 19. Endotracheal drug administration during out-of-hospital resuscitation: where are the survivors? Resuscitation. Jasani MS. 25. Salzman SK. Resuscitation.95:1037–1041. Suhling B. Vaknin Z. Manisterski Y. Barzilay Z. Hahnel JH. Efrati O. Paret G. Stratton SJ. Barzilay Z. Prengel A. 24. Is endotracheal adrenaline deleterious because of the beta adrenergic effect? Anesth Analg. Vaknin Z.22: 63–68. 2001. Lotan D. 22. Paret G. Prengel AW. Efrati O. Endobronchial vasopressin improves survival during cardiopulmonary resuscitation in pigs. Paret G. Acad Emerg Med. Crit Care Med. Manisterski Y. Mandell GA.59:117–122. Johnston C. Norman ME. A comparison of the endotracheal tube and the laryngeal mask airway as a route for endobronchial lidocaine administration. [Endobronchial administration of adrenaline in preclinical cardiopulmonary resuscitation. Augarten A. Lurie KG. Jasani MS. 2002. 2003. Anesth Analg. . Schurmann C. Manisterski Y. IV-64 Circulation December 13. 28.

Niedermeyer E. American Heart Association in collaboration with the International Liaison Committee on Resuscitation. 2002. Ewy GA.15:1037–1039. Eftestol T. Povoas H.106:368 –372. Steen PA. Crit Care Med. Bossaert L.102:I1–I384. Delaying defibrillation to give basic cardiopulmonary resuscitation to patients with out-of-hospital ventricular fibrillation: a randomized trial. Olsufka M. Husoy JH. 42. Uchiyama Y.8: 157–163. Circulation. 2001. Weisfeldt ML. 34. Guerci AD.30. Predicting outcome of defibrillation by spectral characterization and nonparametric classification of ventricular fibrillation in patients with out-of-hospital cardiac arrest.281:1182–1188. Walsh TR. Hagio M.110:10 –15.7:293–296. 2003. Crit Care Med. Hallstrom AP. Moon TE. Klouche K. Sunde K.49:233–243.91:317–321. Taren DL. A comparison of distilled water and normal saline as diluents for endobronchial administration of epinephrine in the dog. 1999. Guidelines 2000 for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care: International Consensus on Science. Shi AY. Copass MK. Aase SO. Anesth Analg. Circulation. 39. Russell JK. Blitt CD. Influence of time and therapy on ventricular defibrillation in dogs. Wolcke B. Martens PR. Weil MH. Optimal Response to Cardiac Arrest study: defibrillation waveform effects. 35. Sunde K. Tsitlik J. 32. . 31. Steen PA. 2000. Circulation.102:1523–1529. Chamberlain D. Wik L. Koehler RC. Traystman RJ. Sun S. Steen T. Gliner BE. Mechanisms by which epinephrine augments cerebral and myocardial perfusion during cardiopulmonary resuscitation in dogs. Endobronchial instillation of epinephrine during cardiopulmonary resuscitation. 33. 36. Hansen TB. Hornchen U. Cobb LA. 2002. Eftestol T. Steen PA. Otto CW. Resuscitation. Adverse outcomes of interrupted precordial compression during automated defibrillation. Circulation. Schuttler J. Yakaitis RW. Weaver WD. Paschen H. Fylling F.289:1389 –1395. Influence of cardiopulmonary resuscitation prior to defibrillation in patients with out-of-hospital ventricular fibrillation. 1987. Chandra N. JAMA. Bisera J. Breskin M. Auestad BH.69:822– 835. Stoeckel H. Yu T. Fahrenbruch CE. Sunde K. Naganobu K. Tang W. Eftestol T. 2000. Eichelkraut W. Rogers MC. Hasebe Y. 1979. Wik L. 40. Steen PA. Yakaitis RW. 37. JAMA. Vaagenes P.105:2270 –2273. Circulation. Effects of cardiopulmonary resuscitation on predictors of ventricular fibrillation defibrillation success during out-of-hospital cardiac arrest. Relative importance of _ and _ adrenergic receptors during resuscitation. Crit Care Med. 2004. Schneider T. 41. Circulation. 38. 1980. Ogawa H. Hahn N. Effects of interrupting precordial compressions on the calculated probability of defibrillation success during out-of-hospital cardiac arrest. 1984. 2000. Kuisma M. Otto CW. Michael JR.

1996. Pepe PE. Dickinson GE. Buderer NM. Stiell IG. 54. Yang L. 52. Circulation. Cummins RO. Hilwig RW.327:1045–1050. High-dose adrenaline in adult in-hospital asystolic cardiopulmonary resuscitation: a double-blind randomised trial. Ewy GA. Moyes D. Brown CG. 49. Madsen CD. Scribante J. Lindner KH. Epinephrine increases the severity of postresuscitation myocardial dysfunction. Cody RJ. Chest. Kern KB. Blake HC. 1992. Circulation. 1995. J Cardiothorac Vasc Anesth. Gueugniaud PY. 51. Lewis RJ. Ahnefeld FW. Lae C. Hoekstra JW. Kraus P. JAMA. 44. Barr J. Callaham M. 46. 55.21:192–196. Petit . Stueven H.85:281–287. Ahuja J. 1994. Scheatzle M.78:382–389. Barbieux A. A comparison of standard-dose and high-dose epinephrine in cardiac arrest outside the hospital: the Multicenter High-Dose Epinephrine Study Group. Wilson W. Schuttler J. Lee C. 50. Henry CP. Stark RM. 1992. 1992. Ditchey RV. Lindenfeld J. Acta Anaesthesiol Scand. Prengel AW. Higginson LA. 53. Circulation. Weil MH.106:1499 –1507.327:1051–1055. 1988. Tang W. Kobilski S. Hornchen U. Lussi C. Anaesth Intensive Care. Potential risks of high-dose epinephrine for resuscitation from ventricular fibrillation in a porcine model. Wortsman J. blinded trial of high-dose epinephrine versus standard-dose epinephrine in a swine model of pediatric asphyxial cardiac arrest. N Engl J Med.43. 1993.35:253–256. Failure of epinephrine to improve the balance between myocardial oxygen supply and demand during closed-chest resuscitation in dogs.22:1385–1391. Sun S. 1992. N Engl J Med. Wells GA. Sanders AB. Brown CG. Niemann JT. Saunders CE. 48. Comparison of standard and high-dose adrenaline in the resuscitation of asystole and electromechanical dissociation.7:184 –187. Noc M. Lewis D. Barton CW. Crit Care Med. Ann Emerg Med. 1991. A randomized. Martin DR. The effect of the total cumulative epinephrine dose administered during human CPR on hemodynamic. 45. Otto CW. Sharma J. Raman S. Gazmuri RJ. Hebert PC. Cooper J. Jastremski M. and utilization variables in the postresuscitation period. oxygen transport. Dubien PY. Effect of standard-dose versus high-dose epinephrine on myocardial high-energy phosphates during ventricular fibrillation and closed-chest CPR. High-dose epinephrine in adult cardiac arrest. 47. Gonzalez E. Rady MY.268: 2667–2672.24:1695–1700.92:3089 –3093. Cairns CB. Rivers EP. Treatment of prolonged ventricular fibrillation: immediate countershock versus high-dose epinephrine and CPR preceding countershock. Kelley R. A randomized clinical trial of high-dose epinephrine and norepinephrine vs standard-dose epinephrine in prehospital cardiac arrest. Lipman J. 1993. Choux C. Weitzman BN. Berg RA. 1993. McGeorge FT. Pham E. Pointer J. Griffith R.

Stueven HA. Dirks B. 56. 1998. Takayasu M. Ensinger H. Dereczyk BE.P.63:277–282. Nadkarni V. Vergnion M. Arntz HR. Clement C.350:105–113. Mason S. Mann K. 2002. 59. High-dose versus standard-dose epinephrine treatment of cardiac arrest after failure of standard therapy. Whitcomb J.77:662– 668. Morris DC. European Epinephrine Study Group. Rutherford WF. Grzybowski M. Satoh S. Lancet. Vasopressin can increase coronary perfusion pressure during human cardiopulmonary resuscitation. Anesthesiology. Pham E. Vasopressin administered with epinephrine is associated with a return of a pulse in out-ofhospital cardiac arrest. Georgieff M. 66. Suzuki Y. N Engl J Med. Dubien PY. 64. Role of nitric oxide in the cerebral vasodilatory responses to vasopressin and oxytocin in dogs. 58. Mols P. Petit P. A comparison of vasopressin and epinephrine for out-of-hospital cardiopulmonary resuscitation. A comparison of repeated high doses and repeated standard doses of epinephrine for cardiac arrest outside the hospital. Lurie KG. Lindner KH. J Cereb Blood Flow Metab. Panacek EA. Sherman BW. Thompson BM. 57. Resuscitation. Martin GB. Wenzel V. 2005.339: 1595–1601. Vasopressin versus epinephrine for inhospital cardiac arrest: a randomised controlled trial. 68. Tang AS. Kastenson E. Stadlbauer KH. Ann Emerg Med. Randomised comparison of epinephrine and vasopressin in patients with out-of-hospital ventricular fibrillation.52: 149–156. Prengel AW. Hebert PC. 1993. 1996. Brinkmann A. Berg RA.358:105–109.13:815– 817. Weitzman BN. Deweerdt C.349:535–537. Standard doses versus repeated high doses of epinephrine in cardiac arrest outside the hospital. Pharmacotherapy. Stress hormone response during and after cardiopulmonary resuscitation. Beneficial effects of vasopressin in prolonged pediatric cardiac arrest: a case series. Dreyer JF. Hostler D. Prengel AW. Arch Intern Med.17:242–247. 65. Strohmenger HU. Kajita Y. Lurie KG. Watpool I. 1984. Vasopressin administration in refractory cardiac arrest.29:3–9.4:878–883. 2001. Lindner IM. Aprahamian C. Ahnefeld FW. Atropine in asystole: human studies. Resuscitation. 1995. Krismer AC. Sitter H. Amico JA. Oyama H. 1997. Lindner KH. Battram E. 67. Wortsman J. 63. Klassen T. Goldstein P. Rivers EP. Lindner KH. Gueugniaud PY. Lancet. Strohmenger HU. 1992. Vandemheen KL. 60. 1997. Munger MA. Aung K. Foulke GE. Strohmenger HU. Acad Emerg Med. Shibuya M. Carli P.165:17–24. Hetzel WD. Vasopressin for cardiac arrest: a systematic review and meta-analysis. Ann Intern Med.13:285–290. 61. 2004. N Engl J Med. Lindner IM. Htay T. Wells GA. Higginson LA. Sugita K. Tonsfeldt DJ. 62. Guyette FX.124:1061–1064. Callaway CW. Guimond GE. Lindner KH. 1997. . Stiell IG. Resuscitation. 2004.

Skrifvars MB. Effect of amiodarone on haemodynamics during cardiopulmonary resuscitation in a canine model of resistant ventricular fibrillation. Murray WA. Olsufka M. Bridges D. Am J Cardiol. Timerman S. Woosley RL. Gerstenblith G.2: Management of Cardiac Arrest IV-65 tained hypotensive ventricular tachyarrhythmias. Gelaznikas R. Spear JF. 77.46:65–73.341:871– 878. Timar S. Amiodarone for resuscitation after out-of-hospital cardiac arrest due to ventricular fibrillation. Cummins RO. 1995. Boyd J. Somberg JC. Use of atropine for bradyasystolic prehospital cardiac arrest. Intravenous Amiodarone Multicenter Trial Group. Tarjan J. 1998. Paiva EF. Petrovic T. 79.2:1034 –1041. Castren M. Beneficial effect of lidocaine on ventricular electrical stability and spontaneous ventricular fibrillation during experimental myocardial infarction. 1972. 1996. 1976. Lewis AJ. Walsh T. Clinton JE. Effect of lidocaine on the ventricular fibrillation threshold in the dog during acute ischemia and premature ventricular contractions. Cardoso LF. J Am Coll Cardiol.58:203–208. Schwartz B. Successful resuscitation of ventricular fibrillation after low-dose amiodarone. Copass MK. Brown DC. Cass D. Gomes A. Timar S. Repo J. Haffajee CI. 78. Acta Anaesthesiol Scand. Platia EV. Bridges DE. Perondi MB. Cobb LA. Rosenberg PH. Bailin SJ. 75. Lakatos F. Somberg JC. Bailin SJ. Intravenous amiodarone for recurrent susPart 7. Ruiz E. 2004.32:518 –519. Sarosi I. Goldstein RE. Spreng D. Asystole and its treatment: the possible role of the parasympathetic nervous system in cardiac arrest.10:462– 467. 80. Kerin NZ. 74. Molnar J. Kudenchuk PJ. 1981. Scheinman MM. 70. Standard and higher doses of atropine in a canine model of pulseless electrical activity.93:576 –581. Kuisma M. 1999. 2004.37:860–863. Barr A. 2003. DeBehnke DJ. Swart GL. Doherty AM. N Engl J Med.27:67–75. Epstein SE. Harrison LA. 71. Chilson DA. 2002. Winkle RA. Amiodarone as compared with lidocaine for shock-resistant ventricular fibrillation. Moore EN.48:582–587. The use of undiluted amiodarone in the management of outofhospital cardiac arrest. Aufderheide TP. Massumi A. .8:448–452.69. 76. Borer JS. Acad Emerg Med. Borbola J. Am J Cardiol. 73. Criley JM. 72. JACEP. Hallstrom AP. Kern KB. Cooper R. 2002. Paladino WP. Levine JH. Adnet F. Paladino WP. Maatta T. Berg RA. Intravenous lidocaine versus intravenous amiodarone (in a new aqueous formulation) for incessant ventricular tachycardia. Lapandry C. Molnar J. Levy R. Kerin NZ. Haffajee CI. N Engl J Med. Kent KM. Circulation. Dorian P. 1979. 81. Am J Cardiol. Coon GA. Ramirez JA. Ann Emerg Med. Fahrenbruch CE. Lack of a hypotensive effect with rapid administration of a new aqueous formulation of intravenous amiodarone.346:884–890.90:853– 859. Ann Emerg Med. Resuscitation.

115:930 –935. number of shocks delivered and survival. Martin E.64:1167–1174. 2003. Intensivmedizin. Riedmuller E. Holmberg S. Hallstrom AP. 2001.82: 2027–2034. Gries A. Resuscitation. 1974. Resuscitation. Kroesen G. 91. Klefisch F. Laggner AN. Kentsch M.291:1324 –1326. Benhorin J. Bode C. Copass MK. Axelsson A. 86. Johnson DD. Herlitz J. Lindkvist J. Intravenose Amiodaron-Applikation bei therapierefraktarem Kammerflimmern. Baubin M. 1988. Intravenous treatment with magnesium in recurrent persistent ventricular tachycardia. Wellens HJ. warning signs and therapy of torsade de pointes: a study of 10 patients. van Capelle FJ. Manz M. Bauer H. Banai S. Lederer W. Resuscitation. Lancet. 1995. Major bleeding complications in cardiopulmonary resuscitation: the place of thrombolytic therapy in cardiac arrest due to massive pulmonary embolism. 2001. Kurkciyan I.7:437– 442. Hilmer T. Berkel H. Kinzl J. 1990. Keren A.25:70 –74. Holzer M. Thrombolysis in resuscitated patients with pulmonary embolism. 90. . Praklinische ultima-ratio thrombolyse bei therapierefraktarer kardiopulmonaler reanimation. 1988. Cobb LA. Stern S. Lie KI. Stern S. Lederer W. Circulation. 88. Glatzer R. Gottlieb S. Lichtenberger C. Losert H. Circulation. Schuster S.357:1583–1585. 1981. Laczika K. Wojcik J. Pfeiffer D. 85. Effect of epinephrine and lidocaine therapy on outcome after cardiac arrest due to ventricular fibrillation. 89.82. Scholz KH. New Trends in Arrhythmias. randomized study of 212 consecutive patients. Pechlaner C.34:17–22. Schuger C. Tzivoni D. Holmberg M. Gust R. 87. Resuscitation.50: 71–76. N Engl J Med. Durrer D. Keren A. Benhorin J. 84. Fahrenbruch CE. Intensivmedizin. Tzivoni D. Lichtenberger C. Efficacy and safety of thrombolytic therapy after initially unsuccessful cardiopulmonary resuscitation: a prospective clinical trial. Long-term survival and neurological outcome of patients who received recombinant tissue plasminogen activator during out-of-hospital cardiac arrest.32: 155–162. Bang A. 93. 83.57:49 –55. Gottlieb S. 2004. Circulation. Lidocaine in the prevention of primary ventricular fibrillation: a double-blind. Motsch J. 92. 1997. Baubin M. Pikula B. Treatment of torsade de pointes with magnesium sulfate. Gavish D. Tebbe U. Levi J. et al. Weaver WD. 1990. Kreuzer H. Janata K. Jung W. Kroesen G. Lueritz B. Kern S. Rhythm changes during resuscitation from ventricular fibrillation in relation to delay until defibrillation. Pechlaner C. Etiology. Bottiger BW. 1991. 94. Dtsch Med Wochenschr. Bleifeld W.61:123–129.77:392–397. Recombinant tissue plasminogen activator during cardiopulmonary resuscitation in 108 patients with out-of-hospital cardiac arrest.

100. 1991. Puskaric J. Lindner KH. Olson D. Mechanical stimulation of the heart. Klumbies A. Comparison of different doses of epinephrine on myocardial perfusion and resuscitation success during cardiopulmonary resuscitation in a pig model. 1985. Wood VM. Horan S. Dannberg G. 99. Ahnefeld FW. 1987. Baldi N. 98. Befeler B. 1988. Hedges JR. Tissue plasminogen activator in cardiac arrest with pulseless electrical activity. 107. Kühnert H. Singer J. Innes GD.346:1522–1528. Morgera T. Aguayo de Hoyos E. Chest. Hallstrom AP. Syverud SA. Shultz B. Lange-Braun P. Simple mechanical methods for cardioversion: defence of the precordial thump and cough version. Serrano-Corcoles MC. McKnight RD. Association of drug therapy with survival in cardiac arrest: limited role of advanced cardiac life support drugs. Troiano P. Pacing Clin Electrophysiol. Stueven H. Graves JR. Ann Emerg Med. Larsen MP. 105. Die Regularisierung von Kammertachykardien durch präkordialen Faustschlag [The regularization of ventricular tachycardias by . 108.95. controlled clinical trial. Circulation. 97. 106. Dalsey WC. Nicola RM. 101. 1979. Chersevani D. Out-of-hospital transcutaneous pacing by emergency medical technicians in patients with asystolic cardiac arrest. 1995. Hebert PC. Hearne TR. Hendley G.Wells GA. Am J Emerg Med. Wanger KP. Quinn E. Sadowski RP. Siegert K. Feero S. [Terminating ventricular tachycardias by mechanical heart stimulation with precordial thumps. Abu-Laban RB.2:264 –273. Prehospital external cardiac pacing: a prospective. Chest thump and ventricular tachycardia. Christenson JM.] Z Kardiol.27:1050 –1057. Bolus thrombolytic infusions during CPR for patients with refractory arrest rhythms: outcome of a case series. 1978. Bowdler IM. Bodemann T. 291:627– 630. its therapeutic value in tachyarrhythmias. Der Einsatz von Thrombolytika in der Reanimation als Ultima ratio zur Überwindung des Herztodes. 2001. Tiffany PA. Ciliberti J. Intensiv-und Notfallbehandlung. Zeh E.9: 27–31.2:69 –75. Prehospital trial of emergency transcutaneous cardiac pacing. Medugno G. 1991.79:717–724. Cummins RO.328:1377–1382. Volkmann HK. 102.17:1221–1226. Ramos-Cuadra JA. Rahner E.16:134 –137. van Beek CA. Acad Emerg Med. Schultz M. Schechter MT. 1990. Hochrein H. 103. 1993. 2002. DiazCastellanos MA. Efficacy of thrombolysis in patients with acute myocardial infarction requiring cardiopulmonary resuscitation. 1998. Stiell IG. Intensive Care Med.76:1337–1343.31:124 –126. Easter R. Caldwell G. Gramann J.73:832– 838. 96. Ruiz-Bailen M. MacPhail IA. Camerini F. N Engl J Med. Barthell E. Millar G. Ann Emerg Med. N Engl J Med. Paliege R. Weitzman BN. Reina-Toral A. Stueven HA. 104. BMJ. Laupacis A.

2001. Gertsch M.56:199 –206. Kerber RE. Sclarovsky S. Brown CG.19:57– 62. Lindenfeld J. 122. Krijne R. Birnbaum G. 119. Resuscitation. Clin Cardiol. Yablonski M. Potential adverse effects of volume loading on perfusion of vital organs during closed-chest resuscitation. Magnesium sulfate in the treatment of refractory ventricular fibrillation in the prehospital setting.351:446. 118. Heinz S. Fatovich D. Dobb G. 114. Lancet. Serial chest thumps for the treatment of ventricular tachycardia in patients with coronary artery disease. Redding JS.69:181–189. Lefkowitz D. Walsh TR. Kracoff OH. Armstrong AL. Miller B. 1993. Battaglia C. The effect of intravenous magnesium administration on aortic. Use of a cardiocerebral-protective drug cocktail prior to countershock in a porcine model of prolonged ventricular fibrillation. 1981. 117. Neely D. Davies LR.30:3–14. Chest. right atrial and coronary perfusion pressures during CPR in swine. Hassan TB. Longstreth WT Jr. Emerg Med J. 109. Magnesium reduces free radical concentration and preserves left ventricular function after direct current shocks. Crit Care Med. Hartman A. Lancet. Cobb LA. 115. 113. A randomised trial to investigate the efficacy of magnesium sulphate for refractory ventricular fibrillation. Resuscitation.350:1272–1276. Randomised trial of magnesium in in-hospital cardiac arrest. 1997. Califf RM. O’Connor CM. Magnesium in in-hospital cardiac arrest. 2002.80:596 –599. 1978. Horowitz M. Am J Cardiol.26:3–12. Allegra J. Craddock L. 123. Griffith RF. or both after out-of-hospital cardiac arrest. Hobson J. Resuscitation. 2001. Menegazzi JJ. Brennan J. Prentice D. 1997. Siemkowicz E.35:53–59. 1995.15:181–188. Hess T. Randomized clinical trial of magnesium. McNulty SE. Thel MC. 111. 1984. Resuscitation. Acceleration of ventricular tachycardia induced by a chest thump. Yealy DM.1:22–26. 121. Resuscitation. 116. 2002. Bawaney IM. Fahrenbruch CE.53:964 –965. Nashed A. 1973. Neurology. Hoffenberg S. . Medizinsche Welt. 2003. MacLeod BA. 1984. Resuscitation. 110. Buettner GR. 120. Callender ML. Hottinger S. Check B. 1992. 112. diazepam. Masick D. Cody R. Martin SM. Duke Internal Medicine Housestaff. Precordial thumping during cardiac resuscitation.precordial thumping]. Copass MK. Agmon J.49:245–249. Miller B.51: 301–308. Barnett DB. Lavery R. Maines C. Circulation. 1998.59:506 –514. Ditchey RV. Olsufka M. Rate acceleration of ventricular tachycardia after a precordial chest thump. Yakaitis RW. Pilot study of intravenous magnesium sulfate in refractory cardiac arrest: safety data and recommendations for future studies.29:1659 –1663. Jagger C. Seaberg DC. Zhang Y. Magnesium sulfate solution dramatically improves immediate recovery of rats from hypoxia.

Early volume expansion during cardiopulmonary resuscitation. Voorhees WD. Kougias C.15:113–123. 2005 . Mateer JR. 1987. 125. Resuscitation. DeBehnke DJ. 1991. Effects of arterial and venous volume infusion on coronary perfusion pressures during canine CPR. Appleton TJ. Jameson SJ. Ralston SH. 126. Paradis NA. Gentile NT.26:243–250. Resuscitation. Nowak RM.124. Resuscitation. Martin GB. 1993.22:55– 63. Fluid loading with whole blood or Ringer’s lactate solution during CPR in dogs. Moeggenberg J. Schmitz PM. IV-66 Circulation December 13.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->