San Jorge de Capadocia

(El Gran Mártir) Vida de Jorge de Capadocia
Se cree que la leyenda de Jorge se originó en el siglo IV: habría nacido en una familia cristiana. Geroncio, su padre, originario de Capadocia, servía como oficial en el ejército romano. Su madre Policromía volvió a su ciudad natal (Lydda, en Palestina) con su joven hijo tras enviudar. Aun así fue capaz de darle una buena educación a su hijo. El joven siguió los pasos de su padre y se unió al ejército poco después de llegar a la mayoría de edad. Debido a su carisma subió pronto de grado, llegando antes de los 30 a ser tribuno. Hacia esa época ya se le había destinado en Nicomedia como miembro de la guardia personal del emperador romano Diocleciano (quien gobernó entre el 284 y el 305). En 303, Diocleciano emitió un edicto autorizando la persecución sistemática de los cristianos a lo largo y ancho del imperio. Su césar Galerio fue el responsable de la decisión y continuaría la persecución durante su propio reinado (del 305 al 311). Parece ser que Jorge recibió órdenes de participar en la persecución, pero que prefirió dar a conocer su condición de cristiano y criticar la decisión del emperador. Diocleciano reaccionó ordenando la tortura y ejecución del traidor. Tras diversas torturas, Jorge fue decapitado frente a las murallas de Nicomedia el 23 de abril del 303. Los testigos de sus sufrimientos convencieron a la emperatriz Alejandra y a una anónima sacerdotisa pagana a convertirse al cristianismo, que pasarían a unirse a Jorge en el martirio. Su cuerpo fue devuelto a Lydda para ser enterrado. Su veneración como mártir comenzó relativamente pronto. Se tienen noticias a través de relatos de peregrinos de una iglesia construida en Diospolis (la antigua Lydda) en su honor durante el reinado de Constantino I, que se convirtió en el centro del culto oriental a Jorge. Durante el siglo IV, la veneración al santo se extendió desde Palestina al resto del Imperio Romano de Oriente. En el siglo V su popularidad llegó a la parte occidental del imperio. En 494 Jorge de Capadocia fue canonizado por el papa Gelasio I, mas lo incluyó junto con «...aquellos cuyos nombres son justamente reverenciados, pero cuyos actos sólo son conocidos por Dios».

La leyenda de San Jorge y el dragón
En el siglo IX aparece la leyenda de San Jorge a caballo como vencedor de un dragón. Esta historia, que es parte de la leyenda áurea, también es conocida como «San Jorge y el dragón». Comienza con un dragón que hace un nido en la fuente que provee de agua a una ciudad. Como consecuencia, los ciudadanos debían apartar diariamente el dragón de la fuente para conseguir agua. Así que ofrecían diariamente un sacrificio humano que se decidía al azar entre los habitantes. Un día resultó seleccionada la princesa local. En algunas historias aparece el rey, su padre, pidiendo por la vida de su hija, pero sin éxito. Cuando estaba a punto de ser devorada por el dragón, aparece Jorge a caballo en uno de sus viajes, se enfrenta con el dragón, lo mata y salva a la princesa. Los agradecidos ciudadanos abandonan el paganismo y abrazan el cristianismo. Esta historia contiene un rico simbolismo religioso, para el que se han propuesto diversas interpretaciones. • Una antigua interpretación cristiana del mito: Jorge sería el creyente, el caballo blanco la Iglesia y el dragón representaría el paganismo, la idolatría, la tentación y Satanás. Por otra parte, la historia de Jorge y el dragón tiene muchos elementos comunes con el antiguo mito griego de la princesa etiope Andrómeda y su salvador y posterior esposo Perseo, vencedor de un monstruo marino que iba a devorar a la joven. En ambos casos hay un dragón / monstruo con su muerte, una princesa y una recompensa, en un caso el matrimonio, en el otro la conversión de la ciudad. Algunas de las leyendas sobre Jorge y el dragón sitúan la acción en Libia (antiguamente, toda África del norte al oeste de Egipto), es decir, la acción en ambos casos se sitúa en distantes reinos «mágicos». También se la relaciona con la leyenda de Belerofonte, un héroe que mató al monstruo llamado Quimera para defender al país de Licia. Finalmente, el origen podría estar en una manifestación alternativa de Miguel Arcángel, que está al frente de las huestes celestiales.

• •

San Jorge en Occidente
Se puede demostrar que en el reino Franco merovingio ya se veneraba a Jorge de Capadocia en el siglo VI. Sin embargo, no fue hasta la época de las cruzadas cuando se extenderá el culto en Europa. Jorge se convirtió en el protector de los cruzados en la conquista de Jerusalén como miles Christi, es decir, 'soldado de Cristo', se convirtió en patrón de los caballeros y soldados, y en protector de algunas órdenes religiosas militares, como la Orden Teutónica (siglo XII) o los templarios. Hacia el siglo XII, la leyenda áurea se extendió por Europa. Jacobo de la Vorágine, arzobispo de Génova escribió la Legenda sanctorum, una colección de fábulas sobre distintos santos que contenía la leyenda de San Jorge. El libro, por el valor que tenía a ojos de los lectores del siglo XIII, acabó conociéndose como Legenda aurea. La información contenida se considera falsa, pero de notable valor literario. Este libro tuvo una profunda influencia en la extensión de la leyenda en Occidente, tanto a nivel popular como en la literatura y la pintura de Europa Occidental. En los últimos siglos de la Edad Media, San Jorge se convirtió en patrón de naciones, ciudades y casas nobles. Es patrón de Aragón. Bulgaria. Cataluña, Georgia, Inglaterra, Lituania, Portugal, Moscú, Cáceres, Reggio di Calabria, Génova, Friburgo de Brisgovia, etc. En Castilla-La Mancha es patrón de Aldea del Rey, Graja de Iniesta, Golosalvo y Madrigueras.

San Jorge (Madrigueras)

San Jorge (Golosalvo)

San Jorge (San Petersburgo)

Varias órdenes militares portan su nombre o sus símbolos: la Orden de la Jarretera, la Orden Teutónica, la de Calatrava, la Sacra Orden Constantiniana, la de San Jorge de Alfama, entre otras.

San Jorge en el escudo de Rusia También es patrono de diversas otras profesiones y actividades: agricultores, soldados, arqueros, prisioneros, herreros, gentes del circo, escultistas (Scout), montañeros, etc..Igualmente se le considera protector de los animales domésticos. Su nombre es invocado contra la serpientes venenosas, las enfermedades de la piel, el herpes, las quebracías, la peste, la lepra y la sífilis, y en los países eslavos contra el mal de ojo

Iconografía
San Jorge se suele representar a caballo, habitualmente blanco, vestido al modo militar medieval, con palma, lanza (partida), espada y escudo. Era el portaestandarte vencedor, el caballero campeón de dragones, con el símbolo de la maldad, el dragón vencido, a sus pies. Cerca suele aparecer una muchacha, una mocilla desamparada, unas veces orando, otras con los ojos vendados. Esta iconografía recuerda los héroes o personajes como Perseo, Belerofonte y San Miguel. Los «colores de San Jorge» (o lo que se llama más habitualmente la «Cruz de San Jorge») es una bandera blanca con una cruz roja cuyos brazos llegan hasta los extremos. Se puede ver a menudo en el escudo de San Jorge en cuadros y otras representaciones. También se ha adaptado en las diferentes entidades de las que es patrono, como la bandera de Inglaterra, la de Georgia, etc.

Perseo

Belerofonte

San Jorge

San Miguel

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful