P. 1
La Escuela de Comercio

La Escuela de Comercio

|Views: 1.707|Likes:
Publicado porEduarde25

More info:

Published by: Eduarde25 on Dec 17, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/04/2012

pdf

text

original

A LA ESCUELA DE COMERCIO “MAESTROS PAGADOY”

(Hoy , Escuela de Educación Media Nº 1) ( Reseña histórica) Por Aidor Miranda

SUS ANTECEDENTES. Encuadre temporal y circunstancial. Corría el mes de noviembre de l961.- En Veinticinco de Mayo, era Intendente Municipal el señor Pedro TIRONI, quien había accedido al cargo en las elecciones generales del año1958. Gobernador de la Provincia de Buenos Aires era el Dr. Oscar Alende, mientras que la Presidencia de la República era ejercida por el Dr. Arturo Frondizi, todos ellos ungidos como candidatos de la Unión Cívica Radical Intransigente (U.C.R.I).- A su vez, en la Provincia, al frente del Ministerio de Educación, estaba el Dr. Ataulfo Pérez Aznar, quien poco después renuncia al cargo en virtud de haber sido proclamado candidato a Senador Nacional para las elecciones que tendrían lugar el 24 de febrero de 1962. Asume en su reemplazo el Profesor Juan Martín Ametrano, quien hasta entonces se desempeñaba como Subsecretario de Educación Desde el año anterior, l960, yo había sido convocado por el Intendente Tironi, para cubrir la vacante de Secretario General, producida a raíz del alejamiento del señor Jorge Gilbert. En el mismo año, se aprueba mi proyecto de reestructuración, que disponía la división de funciones en las tres actuales secretarías: de Hacienda. Obras Públicas y Gobierno, ésta última a mi cargo.- Además, la Subsecretaría de Gobierno que sería desempeñada por el señor Roberto Antonio Ramón Oribe. De la promoción 1944 de nuestra Escuela Normal, con 36 egresados, solamente un compañero había ido a estudiar a la Universidad Nacional de La Plata. Era Macario García, quien había llegado a 25 de Mayo, procedente de la ciudad de Junín, y con quien mantendría una hermosa y larga amistad, hasta hace algo mas de un año.en que falleció en la ciudad de La PlataEl ingresó en 1945, a la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, donde obtuvo el título de Profesor de Historia, primero, y luego el de Escribano, en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, de la misma Universidad. Tres años después, en 1948, me puedo incorporar al “quinteto” de universitarios veinticinqueños” en La Plata, que en setiembre del año 1949 fundamos el C.E.V: (CENTRO DE ESTUDIAMTES VEINTICINQUEÑOS). Macario García, Enrique Raúl Soto, Héctor Luchelli, Manuel Fernandez, José García Fernández y Aidor Miranda, Macario García siguió vinculado a la actividad educativa, habiendo desempeñado la secretaría de la Fa-

cultad de Humanidades, funciones en el Archivo Histórico de la Provincia y en el Teatro Argentino de La Plata. Así es que en noviembre de 1961, me llama a la Municipalidad, y me hace saber que había una gran posibilidad de conseguir para 25 de Mayo, una de las dos interesantes alternativas¨ la creación de una Escuela Secundaria, o una de Estética. La definición debía ser urgente, para poder prever los recursos en el área de Educación, en la que se estaba desempeñando. Asimismo, me dió los lineamientos para formalizar un expediente y poder encauzarlos de inmediato. Ellas eran: solicitud firmada por autoridades educativas, representantes de entidades sociales, culturales, de la actividad privadas, y refrendada por la autoridad municipal. Cumpliendo con sus indicaciones, se convoca a una reunión en la municipalidad al personal directivo de los establecimientos educativos de todos los niveles de planta urbana, para informar sobre el particular y unificar criterios para cumplimentar las tareas. Del intercambio de ideas, se coincidió en que de la opción sugerida, se decidiera por una escuela secundaria, y siendo que ya existía una Escuela Normal y el ciclo básico de la Escuela Industrial, la especialidad faltante era la de Comercio, y así se acordó. A fin de realizar las gestiones del caso y recabar firmas de adhesión a la solicitud que debía elevarse al ministerio, se formó una comisión provisoria, “pro creación de la Escuela de Comercio” integrada por la directora de la Escuela Normal, profesora Noemí Cha de Lago, la señorita Antonieta Pirota, por el Colegio San José, el señor Raúl Rojas, por el Consejo Escolar, el señor Nicolás Di Caro, presidente de la Cámara de Comercio y. Aidor Miranda, Secretario de Gobierno Municipal. Con la firma de todas las autoridades escolares, instituciones culturales, sociales, cooperativas y gremiales, la solicitud fué entregada por los delegados de la comisión Nicolás Di Caro y Aidor Miranda, al Ministro de Educación Profesor Ametrano, quien se comprometió a dar trámite preferencial a la petición, habida cuenta la altura del año -era el mes de diciembre- para posibilitar el inicio de las actividades en el período lectivo de 1962.Iniciado el expediente, el Profesor García y el Dr. Miranda entrevistaron a la Directora de Enseñanza Superior, Media y Vocacional, profesora Carreras de Urréjola y a la Asesora, Profesora Agueda Zenettini, para interesarlas en la rápida tramitación del expediente, ya que era y es por todos conocido, que en el. receso de verano poco es lo que puede esperarse de cualquier tramitación en la Administración Pública. Justo es destacarlo, como se vería al poco tiempo, ambas funcionarias cumplieron cabalmente con el compro-

miso asumido, y fueron eslabones fundamentales de la concreción de la Escuela de Comercio. 1962.: AÑO ELECTORAL CON SORPRESAS.Como surge del relato precedente, todo estaba encaminado perfectamente, y en vías de concreción, pues del seguimiento que hicimos con el profesor García, teníamos conocimiento que los trámites burocráticos necesarios se cumplían regularmente Pero, nos habíamos olvidado de un dato que en Argentina siempre es un interrogante, difícil de desentrañar, de lo que el “mañana” nos puede deparar, cuando están en juego los factores políticos que mueven toda contienda electoral. El 24 de febrero, había elecciones generales en todo el país para la renovación de autoridades nacionales, provinciales y municipales .. Realizadas las mismas, se anulan las de la Provincia de Buenos Aires y ésta es intervenida por el gobierno nacional. Consecuentemente, se produce la renuncia del gobernador y de todos sus ministros, y obviamente, también la del profesor Ametrano. Mientras tanto, mi amigo Macario que no le había perdido pisadas a la tramitación, me hacía saber que la misma se había completado, y había quedado pendiente la firma de la Resolución Ministerial, pero,… ya no había Ministro que pudiera refrendarla Viajé enseguida a La Plata, y con Macario, expediente en mano, entrevistamos a Ametrano, que habiendo renunciado, estaba en aguardo de su reemplazante. Transcurrían ya los últimos días de marzo, por lo que le planteamos el problema que se nos creaba con la inscripción de alumnos, puesto que ya habíamos registrado- más de 30 ingresantes-, los que ante la demora generada , tuvieron que inscribirse en otras escuelas,. “ Miranda, yo lo siento como ustedes, pero, ya no puedo firmar nada, pues he dejado de ser ministro y tengo presentada la renuncia”, dijo apesadumbrado. Fué entonces, que inspirados mas por la impotencia que por agudeza mental, nos atrevimos a insinuarle : ”¿ Y si antidatamos la Resolución a la fecha en que era todavía ministro?. Por cierto, no dejó de sorprenderse ante una propuesta que entendíamos era audaz en demasía, y que si no fuera por que sabíamos del gran interés que tenía en solucionarnos el problema, podría aparecer como irrespetuosa de su investidura ministerial. Todos estábamos convencidos. que no obstante la irregularidad de la tramitación, teniendo en cuenta la trascendencia del objetivo, aquí si podíamos decir, que “el fin justifica los medios” Reflexionó un instante, y luego nos dijo. “ Sí, podría ser, pero mi firma está precedida por la de la Directora de Enseñanza Media. Hablen primero con ella., y de acuerdo

con su respuesta, veremos que podemos hacer”. Allá corrimos por los pasillos del ministerio de calle 13, a encontrarnos con la profesora Carreras de Urréjola, a quien le impusimos en detalles, lo que habíamos conversado con el ya ex –ministro. Nos escuchó atentamente, y sin titubeos nos dijo:” De mi parte no hay ningún problema, porque tengo la certeza que todos los requisitos están perfectamente cumplimentados y cuentan con mi visto bueno” … ¡Y firmó.! De nuevo al despacho de Ametrano. Era el último paso. Ya casi estábamos viendo abrirse las puertas de la Escuela de Comercio….¡Y también firmó.!, como “Ministro”, quien ya no lo era en esos últimos días de marzo , pero “retrocediendo en el tiempo”, ¡dos meses!!. hasta. el 29 de enero de 1962, fecha que tiene la Resolución Nº 00379 , cuyo texto, dice_ “LA PLATA, 29 de enero de l962 “VISTO el pedido formulado por representantes del comercio, la industria, entidades culturales y sociales del distrito de Veinticinco de Mayo, y CONSIDERANDO: Que la Dirección de Enseñanza Superior, Media y Vocacional, ha realizado un estudio de las necesidades de creación de un establecimiento comercial en el mencionado distrito; Que la carencia de una Escuela Secundaria, acarrea varios problemas Económicos y sociales a la población, por cuanto los numerosos egresados de las escuelas primarias deben recorrer largas distancias para atender a su educación media. Por ello, el Ministerio de Educación resuelve: 1ª) Crear una Escuela de Comercio ene. Distrito de Veinticinco de Mayo. 2º) Comunicar la presente resolución, notificar a las Direcciones de Enseñanza. Superior, Media y Vocacional y por su intermedio a quien corresponda, de Personal y “Estadística, de Administración, de Educación, a la División Contratos, Digesto Escolar y Propiedades, y al Consejo Escolar respectivo” LA DIRECCION Teníamos ya la partida de nacimiento de la Escuela de Comercio Nº 1, pero nada mas que eso. Había que darle vida al proyecto aprobado. Había que designar sus autori-

dades, formar el cuerpo docente, y “reclutar” los alumnos posibles para iniciar los cursos. Fue una carrera contra el tiempo, porque transcurrían ya los primeros días de abril. En la primera semana, se concierta una reunión en la Municipalidad con la Asesora de la Dirección de Enseñanza Superior, Media y Vocacional Profesora Agueda Zanettini, para acordar la forma de solucionar urgentemente dichos problemas. Esa reunión tuvo como protagonistas, además de la citada funcionaria, al Dr.Pedro Damiani, don Roberto Antonio Ramón Oribe, que era el subsecretario de gobierno municipal y jubilado como Inspector de Escuelas de la Nación , el Ingeniero Alfredo Rubén Di Caro, la señorita Olga Martha Iriberri que sería propuesta como Preceptora , y Aidor Miranda. El motivo de esta primera reunión, era la designación provisoria del Director, “Tiene que ser uno de ustedes” nos dijo la Asesora. porque tengo que llevarme el nombre para oficializar su nombramiento. Ninguno quería ser. Finalmente convencimos, a Pedro Damiani, para que fuera él, quien finalmente aceptó con la “condición” de que solo sería por dos años como máximo, pues no le gustaba la función directiva. Pese a su promesa, que no dejaría de respetar, debió continuar hasta fines de 1968, año en que presenta su renuncia al cargo, en el que es reemplazado provisoriamente por el Vice-director Ingeniero Di Caro, hasta el 20 de agosto de 1970, en que soy designado Director. A esta altura no puede dejar de aclararse, que todo esto era un procedimiento de excepción y fuera por completo de la normativa reglamentaria, pero que afortunadamente fue posible porque estaba la voluntad política de la autoridad ministerial, de no privar a la comunidad de 25 de Mayo, de un nuevo establecimiento secundario, que había sido requerido por sus instituciones mas representativas. EL CUERPO DOCENTE Cumplido este primer paso, y siempre siguiendo la vía de excepción, quedamos autorizados con el Dr. Damiani, para confeccionar el listado de los profesores que dictarían las materias de Primer año, todos los cuales ingresarían en la calidad de contratados. . Con la idea de no dejar de obrar con total imparcialidad, hicimos una convocatoria pública para que se anotaran quienes estuvieran interesados en dictar las distintas cátedras, pero todo ello sin dejar de invitar a que lo hicieran aquellas personas de ya tenían reconocidos méritos, como en el caso particular del Dr. Armando Unánue, quien declinó hacerlo porque aun pesaba sobre él la proscripción política de la época de la “Revolución Libertadora”.

El primero y ya histórico cuerpo docente y auxiliar quedó así integrado: DIRECTOR, Pedro Vicente Damián; SECRETARIO: Roberto Antonio Ramón Oribe; PROFESORES: MATEMATICAS, Ingeniero Alfredo Rubén Di Caro; CASTELLANO: Zunilda Casaza de Urdanavía; BOTANICA: Ingeniero Osvaldo H. Iacopini; GEOGAFIA: Dr. León Goldstein: EDUCACIÓN DEMOCRATICA: Aidor Francisco Miranda; HISTORIA: Dr. Pedro Vicente Damián; FRANCES: Adela Schall de Ferrari; INGLES: Eloísa Bouquet de Chiessa; CULTURA MUSICAL: Irma Urteaga de Casas; DIBUJO Y CALIGRAFÍA: Noelia Cirigliano de Grau; CONTABILIDAD: Domingo Viceconte; EDUCACION FÍSICA: Rodolfo Pirota. PRECEPTORA: Olga Martha Iriberri.- PORTERÍA : Elsa Minichiello de Sarratea. EL ACTO INAUGURAL Completada la planta funcional de la Escuela y cumplidos los trámites del reconocimiento ministerial de todo lo actuado, recién el 23 de abril pudimos dar iniciación a las actividades de la nueva Escuela. No fueron pocas las dificultades que debimos superar para ello en pocos días, prácticamente en horas, habida cuenta que ya había transcurrido algo mas de un mes de la iniciación del período lectivo en todos los niveles. En primer término, tratar de reunir el disperso alumnado que habíamos inscripto provisoriamente, pero que al llegar a la fecha de iniciación de las clases y no haberse concretado la creación de la escuela, debieron optar por el ingreso a los otros establecimientos. De los mas de 40 inscriptos que teníamos registrados, y con gran esfuerzo pudimos reunir 26 para primer año, la mayoría de ellos porque no habían podido ingresar en las otras escuelas. En forma paralela con esas gestiones, tratábamos de resolver otro problema no menos grave, el lugar para funcionar. Ninguna escuela tenía disponibilidad. Finalmente, conseguimos un “albergue transitorio” en el viejo edificio de la calle 27-10 y 11, donde funcionaba la Escuela Profesional, cuya directora Onelia H. Saldarini, nos facilitó un aula. Asi, desprovistos de los mínimos recursos materiales para el desarrollo de la actividad educativa, y a pesar de tanta precariedad, decidimos realizar en la mañana del 23 de abril de 1062 el acto inaugural”. Reunidos profesores y alumnos a las 8 de la mañana en el patio central junto al mástil, advertimos que nos faltaba el pabellón de la patria para izarlo, ya que no teníamos acceso a la Dirección de la Escuela Profesional. Corrimos hasta la Comisaría a pedir prestada una bandera, y poco después pudimos verla ondear al tope, mas linda que nun-

ca, mientras que “a capella”, pues no teníamos música- entonamos, con la emoción propia de las circunstancias, las estrofas de nuestro Himno Nacional Ahora sí: Como reza una placa de la Escuela, “Modesta en sus medios, pero altiva en sus fines” había nacido la Escuela de Comercio Nº 1 de 25 de Mayo. Dios nos brindó el halago de haber asistido a su gestación y alumbramiento… LOS PRIMEROS ALUMNOS La nómina de los 26 alumnos “fundadores”, de los cuales solo TRES arribarían al 5º año de estudios y obtendrían el título de Perito Mercantil ( María Delia Barrales, Luis Farina y Elida Clara Ledesma), era la siguiente: ALE, Marta Amelia ANTINORI, Celia Edith BARRALES, María Delia BERGAMINI, Mirna Mabel CANULLAN Mario Alberto CARRARA Oscar Aníbal CINGOLANI Beatriz Alicia DEL RIO Hilario Alberto FARACE Enrique Pedro FARINA Luis HERBON Rodolfo LEDESMA Elida Clara LEGUIZAMON, Blanca Esther LEGUIZAMON Héctor Marcial MINIERI María Alcira MINIERI, José Francisco MONTERO; Raúl MORA Amelia Aída MORA Noelia Beatriz PASQUALINO Zulema Edith PETRELLI Juan PORTILLA Juan Manuel QUINTANA Rodolfo José RASCHIA Juan Vicente SCATOLON Susana Mabel ZANOVELLO Ferruccio

De los nombrados, Héctor Marcial Leguizamón y Raúl Montero, reingresarían mas tarde -en 1964- cuando se crea el Turno Nocturno, en el que obtendrían también su título. A todos ellos, egresados o no, les alcanza nuestro agradecido recuerdo, porque en circunstancias excepcionales, su presencia hizo posible que nuestra Escuela pudiera iniciar esa primera etapa de las 45 que en forma progresiva y ascendente cumpliría después, para beneplácito de la comunidad y orgullo de los muchos que pudieron “arrimar un ladrillo” para lograr la infraestructura material y espiritual que hoy la tiene encumbrada en el ámbito socio cultural de 25 de Mayo. “ MAESTROS PAGADOY” Identificada oficialmente como “Escuela de Comercio Nº1, en una de las primeras reuniones del grupo de profesores que trabajaba junto al Director, se acordó en buscar un nombre como complemento,. Giraron las sugerencias en torno a los nombres de distintos próceres, como Sarmiento, Alberdi y Carlos Pellegrini, que en definitiva se fueron descartando, ante un propuesta mas original, que pretendía buscar en la historia local, el o los nombres de quienes por su aporte a la comunidad, merecían ser honrados con su recordación. Así fue que hurgando en el pasado, encontramos como antecedentes válidos e incuestionables, los que habían reunido en su trayectoria como educadores privados, los hermanos Juan Bautista y Pedro Pagadoy, vinculados a familias tradicionales de nuestro medio. Estos maestros, oriundos de Francia y radicados en 25 de Mayo, crearon su escuela e “hicieron escuela” por muchos años, con sucesivas generaciones de veinticinqueños Sobrados merecimientos para darle el nombre de “MAESTROS PAGADOY” a una escuela nacida con humildad y modestia, pero con miras tan elevadas que serían motivo de legítimo orgullo para todos los que habrían de transitar en tiempos distintos sus pasillos, educadores y educandos. LOS PRIMEROS AÑOS Transcurrido el primer año de la actividad escolar, con las peripecias propias de su tardío nacimiento y la precariedad de su estructura material y funcional, ya al año siguiente -1963- comenzó a consolidarse la vida institucional dentro del panorama educativo local en el nivel secundario, no sin tener que afrontar la resistencia o desconfianza que genera todo lo nuevo y desconocido.-

En sus primeros años, la conducción de la escuela, mas allá de las normas reglamentarias, estuvo a cargo de un equipo integrado por gran parte del primer cuerpo docente, realizando reuniones semanales o quincenales, para tratar tanto aspectos didácticos como los mas diversos problemas que se suscitaban en el quehacer cotidiano. Junto a Damiani y Oribe, colaboraron entusiastamente, entre otros, el Dr. León Goldstein, el Ingeniero Di Caro, el Dr. García Fernández, la señora Cirigliano de Grau y las Preceptora Olga Iriberri y María Delia Colamarino de Caivano,-ésta en el segundo año- como así su bibliotecaria inicial Lela Arrospide., dicho Esto a riesgo de incurrir en inevitables omisiones, pues nadie rehuyó su aporte .en la medida de sus posibilidades. Constituida la Sociedad Cooperadora bajo la presidencia del señor Víctor Tironi, de larga trayectoria como directivo del Centro Empleados de Comercio, se inició una intensa campaña de difusión sobre las características de esta nueva escuela secundaria, de los contenidos de sus estudios, de la calidad y validez del título que otorgaba, su analogía con los que se obtenían en las otras escuelas del mismo nivel, etc De esa manera, y con la permanente difusión de dichos temas a través de los medios de difusión a nuestro alcance, fuimos disipando dudas de los padres, que muchas veces desistieron de inscribir a sus hijos en nuestra nueva escuela. ¿Cuáles eran esas dudas? Nuestra escuela dependía del Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires, mientras que las ya existentes (Normal e Industrial) lo eran del Ministerio de Educación de la Nación. ¿Qué validez tenía entonces el titulo otorgado por una escuela provincial para poder ingresar a una universidad Nacional”? ¿Había que dar equivalencias? ¿Servía el título de Perito Mercantil que otorgaba nuestra Escuela para continuar estudios superiores? Eran comprensibles los temores, porque a nuestra Escuela le tocó históricamente la difícil pero honrosa misión de despejar esas dudas que acuciaban a los padres, que no dejaban de mirar con muy buenos ojos, la nueva expectativa laboral que implicaba la especialidad comercial. Pero, en los primeros años y pese a todo, siguió primando la máxima con que se define la prudencia ” Ante la duda, abstente”…. A fuerza de ser reiterativos, la convicción de que nuestro título tenía la misma validez que los otorgados por los establecimientos nacionales, por existir normativa legal que así lo tenía dispuesto, con el tiempo, llegó a todos, padres y alumnos, y año a año, por mas de veinte seguidos, nuestra escuela no dejó de crecer en su matrícula. “Los bichos verdes”, apelativo que caracterizó a nuestros alumnos por su uniforme (Saco verde y pantalón o pollera gris) llenaron las calles de nuestra ciudad, compartiéndolas sin pretender competir, con la legión de los tradicionales guardapolvos blancos

Una demostración cabal de lo que era “La Familia del Comercial”, lo constituyó sin dudas, las presentaciones que nuestros alumnos hicieron en los tradicionales desfiles de carrozas con que a partir de 1964 se celebraba la “Semana del Estudiante”, en el mes de setiembre Directivos y demás personal de la Escuela, vimos en esos eventos estudiantiles, la oportunidad para dar mayor difusión al conocimiento de la que era todavía una pequeña escuela, y el perfil institucional que habría de caracterizarla con los atributos propios de una singular “Familia”.que aceptaba como un dogma, el conocido enunciado: “Todos para uno, y uno para todos”. Fue así que en dichas celebraciones, a diferencia de otras escuelas que presentaban motivos distintos de cada curso, en la nuestra, todo el alumnado se reunía en un único conjunto, para la representación de un solo motivo dividido en varios cuadros. Es imposible dejar de recordar la espectacular presentación de “El Ejército Romano”, conformado por alumnos de los turnos diurno y nocturno, en el año 1965; en 1966, “Coronación de la Primavera”, en 1967, “Fantasía Oriental”; en 1968, “Historia de la danza “ , en 1969, “Las cinco hazañas del hombre”; 1970, “El Ejército de los Andes. Fue una hermosa experiencia, que sirvió de carta de presentación ante la comunidad, de una institución educativa con un nuevo modelo de integración interdisciplinaria entre docentes y educandos, alineados tras el objetivo común de hacerla conocer y trascender, para luego, en años siguientes, poder exhibir, ya consolidada, su credencial de identidad. La profesora Noelia Cirigliano de Grau, ofició en todos los casos como asesora en el diseño de las carrozas y vestuario, que los alumnos se encargaban de ejecutar. Obra suya fue también, la creación del original distintivo que habrían de lucir los alumnos en sus sacos verdes y que se reprodujo en los banderines, como sello que caracterizó desde entonces a la Escuela de Comercio EL TURNO NOCTURNO La receptividad que desde el primer momento tuvo la apertura de la Escuela de Comercio, con una especialidad que ampliaba el espectro para una salida laboral, nos hizo ver la necesidad de ampliar esta oferta educativa, para quienes por razones de trabajo y por su edad, estaban imposibilitados de iniciar la carrera de Perito Mercantil que se cursaba en el turno diurno con un plan de cinco años.

Nos abocamos por ello, a gestionar la apertura de un turno nocturno, previsto en los planes de estudio para adultos, con los mismos contenidos pero con una duración de 6 años. Con el importante respaldo de las dos instituciones mercantiles de la ciudad, el Centro Empleados de Comercio, presidido entonces por el señor Andrés Bergamini, y la Cámara de Comercio. Presidida por don Lorenzo Iriberri, se realizaron las gestiones pertinentes y en 1964, obteníamos la autorización para la apertura del Turno Nocturno. Al llamado de inscripción respondieron 41 alumnos, de las más variadas edades a partir de los 18 años, que era el mínimo exigido y todos ellos ya con vinculación laboral. Y, de nuevo a afrontar el problema propio de todo “carenciado” que no tiene casa propia. ¿Adonde nos “metemos”? por que en el edificio donde funcionaba el turno diurno., en el horario vespertino la Escuela Profesional tenía sus propios cursos. Después de peregrinar por posibles establecimientos con resultado adverso, recalamos finalmente en la Municipalidad, a cuyo frente estaba como Intendente el señor Fernando Garabano, a quien le planteamos lo que hasta ese momento era un problema sin solución a nuestro alcance. Así fue que como alternativa de emergencia y con la mejor disposición, nos ofreció un espacio en la planta alta del palacio municipal, que de muy buen grado aceptamos, y una vez adaptado, allí comenzó la vida institucional del Curso Nocturno de la Escuela de Comercio, que a partir de entonces y en forma ininterrumpida, siguió brindando hasta nuestro días, una inestimable oportunidad de superación por el estudio, para una vasto sector de nuestra población adulta Al frente del turno nocturno, alternaban en la función directiva, el titular de la dirección el turno mañana, Dr. Pedro Damiani y como secretario el Profesor de Educación Física, Rodolfo Pirota. En mayo de 1968, se crea la Vicedirección, y es designado para desempeñarla, el Ingeniero Alfredo Rubén Di Caro, en el turno noche. Seis años después, en 1969, tendríamos los primeros egresados del turno Nocturno, que fueron: ALBORNOZ, Eduardo APICELLA, Juan Carlos BORDA Susana Esther ESTENSORO Angélica R. LGUIZAMON, Héctor Marcial MONTERO Rodolfo SANTURION, Jorge P.

EN LA “CASA PROPIA” Año 1966.- A esta altura, transcurridos los primeros cuatro años, ya aparecía conformada la que por años sería distinguida como “ LA FAMILIA DEL COMERCIAL”, denominación que hacía honor al grupo humano de los docentes de cualquier función, desde el director a los preceptores, los auxiliares, padres y alumnos, que cohesionados firmemente, trabajaron sin desmayos por el crecimiento y la consolidación de la flamante escuela, instalándola en la comunidad como un claro exponente de calidad educativa No se puede dejar de recordar ciertos apellidos de padres de alumnos, que entre muchos otros cuyos nombres resulta inevitable omitir, desde la Asociación Cooperadora o desde el Club de Madres, fueron verdaderos puntales en la concreción de cada uno de los emprendimientos proyectados. Los Abriola, Dentice, D’Angelo, Dré, González,(Oscar y señora), Del Río, Picone, Rodríguez, Chacón, Brunero, Telechea, Cordioli, Almirón, Risé, Pinto, Serrano, Cryan, Vior, Tombolato, Andrade, Coscarelli, Raineri, Herrero, Uribarri, Badano, Marelli, Carrozo, Carona, Labolita, Melgar, Gagliano, Elorga, Faga, entre muchos otros, son nombres que hoy no pueden leerse en los paredes de la Escuela, pero que entre cada uno de sus ladrillos, su recuerdo asoma en la mezcla espiritual imperecedera que asegura su vitalidad y garantiza su permanencia.. Héctor Dentice presidía la Asociación Cooperadora cuando se resolvió realizar una rifa de 1000 números, con un primer premio de un automóvil Peugeot 303, a fin de recaudar fondos para emprender una verdadera cruzada para procurar adquirir nuestro propio edificio. El sorteo tendría lugar en una cena, en la que tenía derecho a participar cada adquirente, la que se llevó a cabo en el Club Sportivo, y fue beneficiario del premio el señor Antonio Farace Realizada la misma, se pudo reunir la cantidad de un millón de pesos, cifra importante pero insuficiente para poder concretar la compra del edificio que era propiedad de la sucesión de don Pedro Azcona. Ubicado en la calle 10 entre las de 26 y 27, con la que habíamos iniciado las conversaciones y tenían la mejor disposición para venderla. A partir de ese momento, se realizaron activas gestiones en el Ministerio de Educación, para obtener el aporte de los 2 millones de pesos que faltaban para completar el precio exigido por los propietarios, que era de 3 millones de pesos. Obtenida esta partida, se realiza poco después., el acto de escrituración en la Escribanía General de Gobierno, en La Plata, la que se hizo a nombre del Ministerio de Educación de la Provincia, pues no era posible que la Asociación Cooperadora figurara como adquirente. Era Gobernador entonces, el Dr. Anselmo Marini, de la UCR. quién había ac-

cedido al cargo en las elecciones que habían consagrado como Presidente de la Nación al Dr. Arturo llia. Con el Dr. Damiani, recordamos como hecho anecdótico de entonces, que parte del precio se pagó con un cheque de $ 700.000, de la cuenta de la Tesorería de la Provincia en la casa Central de su banco, y que al pretender hacer efectivo su importe por parte del señor Gofredo Andrade, familiar de los vendedores, le fue devuelto “por falta de fondos”, debiendo ser sustituido por otro con “fecha diferida”. ¡ La Provincia estaba “en descubierto” en su propio Banco¡ ¡Y nos mudamos a nuestra “propia casa”!, de la que saldría a fines de ese año1966- la Primera Promoción de Peritos Mercantiles, con tan solo cuatro egresados: María Delia BARRALES, Elida Clara LEDESMA, Luis FARINA y Silvio DAGLIO . En esa “casa”, que iríamos modificando en su estructura edilicia para adaptarla a los nuevos requerimientos de aulas para un creciente alumnado, estuvimos durante casi veinte años consecutivos, hasta que en l982, nos mudaríamos para inaugurar el flamante edificio de calle 13 y 25, que sería su asiento definitivo. El 21 de mayo de 1982, se lleva a cabo el acto inaugural de la nueva sede escolar. Era inocultable la satisfacción que experimentábamos todos -docentes, padres y alumnos-, por acontecimiento tan trascendente, aunque no existía ánimo ni disposición para festejos ¿La razón de ello? Otros acontecimientos acaparaban la preocupación de los argentinos, que asistían impávidos al desfile de miles de jóvenes que, inocentes, marchaban hacia el impensado escenario de guerra abierto en el Atlántico Sur, para jugar sus preciosas vidas en la contienda armada desatada con Gran Bretaña, en el intento de recuperación de nuestra soberanía, sobre las Islas Malvinas. El gobierno militar de turno, que una vez mas se habían encumbrado en el poder después de derrocar a un gobierno constitucional, con escasa o nula visión geopolítica del presidente, General Leopoldo Galtieri, había creído oportuno dejar de lado las gestiones diplomáticas y recurrir a las vías de hecho, sin medir en modo alguno las posibilidades y menos aun las consecuencias de una guerra desigual con una potencia del primer mundo como es Inglaterra. Mientras nosotros izábamos el pabellón patrio que daba la señal de apertura de un nuevo baluarte de la educación en nuestro medio, y entonábamos con profunda unción nuestro Himnos Nacional, latían en nuestros corazones la inquietud y tristeza, porque en ese mismo momento, a miles de kilómetros, en el Atlántico sur. El rugir de los cañones apagaba el eco de nuestras voces…, y miles de jóvenes que se habían visto obligados a

trocar su uniforme escolar por otros que los convertía en improvisados soldados de una inexplicable guerra, se debatían en una cruel alternativa de tratar de conservar su valiosa vida y evitar perderla sin siquiera llegar a saber por qué Y allá, en ese cruento escenario, añorando los recreos de su escuela, en las fangosas trincheras, uno de nuestros “ chicos”: jugaba en serio a la guerra: ROLANDO DANIEL TROCHE, quien a Dios gracias, no habría de contarse entre sus muchas inocentes víctimas., y pudo volver a nosotros, dejando atrás su terrible pesadilla. En honor de esa heroica legión y para perpetuar nuestros derechos a su soberanía, impusimos el nombre de “Islas Malvinas” al hermoso salón de actos, tal como lo recuerda la placa que desde ese día luce en uno de sus laterales. A partir de ese auspicioso hecho, los años sucesivos pusieron de resalto que el ritmo ascendente no ha sufrido alteraciones, y habiendo surcado ya los carriles de los 47 “kilómetros” de vida, todos quienes tuvieron algo que ver en ese largo tramo, pueden ostentar en el interior de sus pechos, la reluciente e innominada medalla que iluminando sus corazones, dice:¡¡¡ Yo también estuve…!!! ¡Y LA VIDA SIGUE¡¡¡ Se dice y no sin razón, que “lo que no avanza, retrocede; y lo que no progresa, se arruina”. , reflexión ésta tenida en cuenta, al decidirme a relatar hechos no por todos conocidos, que tienen que ver con la gestación, advenimiento y desarrollo de esta querida criatura institucional que se llamó “Escuela de Comercio MAESTROS PAGADOY”. a la que en el curso de sus jóvenes 47 años, varias veces le cambiaron su ropaje, sin que en modo alguno le hicieran perder su linaje ni opacar el brillo de su trayectoria. Por algo es para todos “Nuestra Escuela” y para cada uno de nosotros, los que la “vivimos” siempre será “Mi Escuela” Los hechos y cada una de las circunstancias conexas, no son simples recuerdos que la memoria ha movilizado para instalarlos en tiempo presente, sino que son vivencias que han dejado en el. alma su marca indeleble y acompañan mi existir.

Los relatados, no son hechos de la naturaleza, son hechos y actos generados por personas. Y precisamente por ello, porque en tiempos diversos personas distintas fueron sus valiosos protagonistas, pensé que era justicia asociar sus nombres, al modesto y sencillo pero a su vez rico historial de “ Nuestra escuela-“

“Sin recuerdos y sin proyectos nuestro presente, carente de sentido, sería incompatible con la vida” “La vida de uno mismo es demasiado poco como para dedicarle por entero nuestra Vida” (Luis Chiozza) A los que hoy no están y ya no podrán volver, quisiéramos hacerles llegar un “,mail” a la nube en que reposan, para decirles que siguen estando entre nosotros para que “vean” que no pasaron en vano por la vida terrenal, y que las semillas de su siembra cayeron en muy fértiles surcos, los mismos que abrieron con su saber, su vocación y su amor, y de los que año a año, cientos de jóvenes siguen cosechando los mejores frutos. Para MI ESCUELA Para ROBERTO RAMON ANTONIO ORIBE Para LEON GOLDSTEIN Para OSVALDO IACOPINI Para RODOLFO PIROTA Para ADELA SCHALL DE FERRARI… y para todos los que en verdad se sientan herederos y continuadores de su legado, dedico este modesto aporte, una reseña histórica dictada por mi corazón y procesada por mi memoria.-

En VEINTICINCO DE MAYO, EL 23 DE ABRIL DE 2007, A CUARENTA Y CINCO AÑOS DEL NACIMIENTO DE LA “ESCUELA DE COMERCIO Nº 1 “MAESTROS PAGADOY” “Pasado y futuro son ilusiones tenaces, pero, ilusiones al fin” .(EINSTEIN)

Aidor Francisco Miranda

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->