Está en la página 1de 1

Hornos Bessemer

Es un horno en forma de pera que está forrado con refractario de línea ácida o básica. El convertidor se carga con chatarra fría y se le vacía arrabio derretido, posteriormente se le inyecta aire a alta presión con lo que se eleva la temperatura por arriba del punto de fusión del hierro, haciendo que este hierva. Con lo anterior las impurezas son eliminadas y se obtiene acero de alta calidad. Este horno ha sido substituido por el BOF.

Ventajas y desventajas

El proceso de Bessemer de hierro refinado tenía ciertas ventajas. Por un lado, reducir el tiempo para refinar hierro. Además, no era un proceso costoso. Por otro lado, tenía sus desventajas, también. Este proceso no elimina todas las impurezas, por ejemplo. No refinar el hierro de azufre, por ejemplo. Además, el proceso de oxidación se produce muy rápidamente y es difícil de controlar. La principal ventaja de este procedimiento radica en su rapidez y economía, (ya que no requiere de combustible), sin embargo, es su elevada rapidez su principal inconveniente puesto que impide un adecuado control de la composición del producto final, además de que el producto final puede resultar no homogéneo en lo que se refiere a su composición. Otro inconveniente es que no pueden eliminarse aquellos elementos que forman óxidos ácidos, en especial el fósforo y azufre, al ser el recubrimiento interior de sílice, que también es de naturaleza ácida. Para solventar este problema, Thomas (1887) introdujo una modificación consistente en cambiar el recubrimiento interior de sílice por uno de dolomita, con lo que al quemarse el fósforo se forma una escoria de fosfato cálcico.

Los factores indicados hacen que los aceros obtenidos por este procedimiento sean de baja calidad, pero más barato, Los productos obtenidos se emplean para la fabricación de vigas para la construcción u otros materiales que no requieran buenos tipos de aceros.