Está en la página 1de 1

Si no hay pureza no hay poder… El pecado sexual, es el ataque más frontal a Jesús.

Uno puede debilitar la influencia del espíritu santo en nosotros. Pornografía: Porno: amor que se vende, perversión sexual. Relación sexual ilícita. La pornografía es un barril sin fondo. Los ojos del hombre nunca estarán satisfecho. Se viene una oleada de demonios, que te dicen que eso es placer. Dios no nos creó para encontrar placer en el sexo ilícito. La pornografía es un oasis, como un regalo con muchos moños, y moños, y abres y no hay nada. Cualquiera que beba de esa agua volverá a tener sed. La pornografía destruye el propósito para el cual Dios creo el sexo. Prov 5 18 Destruye la futura vida sexual Prov 6 27